Invernadero

Tema en 'Planta baja' iniciado por Yugen, 9 Abril 2020.

  1.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Flores y plantas de todo tipo se anexionan en este espacio sacado de un cuento. El invernadero se encuentra al norte de la academia, en el exterior, conectado al resto de edificaciones por un sendero de piedra.

    Es un lugar relajante, perfecto para buscar privacidad y concentrarse. En su centro, hay un pequeño estanque con carpas koi.

    Su cuidado y mantenimiento está a cargo del club de jardinería
    .

    unnamed.jpg

    Por el camino de piedra: Patio norte
    Sureste: Dojo de kendo
     
    • Fangirl Fangirl x 2
  2.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Las horas se sucedieron con celeridad. Antes de lo previsto la campana irrumpió el silencio y una vez las presentaciones terminaron, la extraña y exuberante tutora les encomendó una tarea.

    Qué deseaban lograr en la academia. Suzumiya escuchó la breve descripción con cierta curiosidad en su semblante.

    ¿Qué deseaba ella lograr allí después de tres años? ¿Ser presidenta? No, sonaba demasiado presuntuoso. Ella no era así. Era un alma cándida, servicial y humilde. Lo que Konoe más deseaba en el mundo era la felicidad de los demás. La añorada, la ansiaba. La deseaba intensamente.

    Era casi una necesidad.

    En cualquier caso no pudo terminar la redacción a tiempo. Una vez la campana sonó, tomó sus cosas y se marchó del aula. Tenía una reunión a la que asistir. No podía dejar desatendidas las carpas koi del estanque del invernadero... aunque sabía que estaban bien atendidas.

    Cuando se internó en el camino de piedra las enredaderas abovedadas sobre su cabeza formaron una especie de techo natural que apenas dejaba pasar el sol en pequeños haces de luz cálidas. Haces que se colaban entre las hojas y los frágiles tallos, rozando apenas su rostro.

    Y allí, sentada elegantemente en una silla frente a una elegante mesa, disfrutando de una tisana como aquellas que tanto amaba hacer, se encontraba la hermosa y delicada presidenta del club de jardinería.

    Ai Mamiya.

    Su largo cabello rubio caía en hermosos bucles sobre sus hombros y espalda. Era grácil, de belleza serena y madura. Todo en ella infundía temple, serenidad y elegancia.

    Konoe esbozó una pequeña sonrisa.


    —Mamiya-san.

    Los ojos claros de la presidenta no tardaron en fijarse en los suyos. La miró un instante antes de cerrar los párpados con calma y darle un nuevo sorbo a la taza de tisana.

    —Ah, Cerasus-chan.

    Las pálidas mejillas de Suzumiya enrojecieron ligeramente. Como detestaba ese apodo extraño. Hizo un pequeño mohín.

    —Oh cielos... no me llame así—pidió—. Sabe la vergüenza que me da.

    Pero Mamiya solo rio. Una risa maternal, suave, clara como el mismo día.

    —Fufu~ Eres tan linda cuando te sonrojas, Suzumiya-chan—convino dulce—. Tus mejillas toman el color de los cerezos en flor.

    >>Oh, dejé un mensaje para buscar nuevos miembros para el club de jardinería. ¿Piensas que vendrá alguien? Voy a abrazar bien fuerte a la primera perso~na que venga.

    Y soñadora, apoyó la palma de su mano sobre su mejilla. Parecía más una manía que un acto consciente.

    Aquella joven jamás iba a cambiar. Era tan delicada como la primavera, tan dulce como las flores de cerezo. Su amistad se cimentaba en eso. Ambas tenían un carácter similar.

    Aunque Mamiya podía ser ciertamente burlona si se daba el caso.

    —Siempre tan efusiva...—replicó la otra y se llevó un mechón oscuro tras la oreja en un además grácil y tímido— me recuerda a alguien.

    —¿Huh? ¿Y quién podría ser esa encantadora persona, me pregunto~?

    —No sé si encantadora... pero definitivamente tiene mucha energía. Como usted.

    Ah, Alisha-san. Realmente la preocupaba. Ai Mamiya sonrió.

    —¿Huh?

    Hubo cierta curiosidad en su semblante. Y entonces juntó las palmas de ambas manos.

    >>¡Ah, Suzumiya-san! Tienes que hablarme más de esa personita especial—le dijo—. Sabes que adoro las trepidantes historias románticas. Esas que te atrapan como la hiedra, en las fauces de una dionaea...

    Su voz tuvo cierto tono de ensueño, como el de una imaginativa niña después de leer un cuento.

    Konoe suspiró con resignación, una leve y pequeña sonrisa nerviosa en sus labios. Sí, ella también amaba esas historias. Sin embargo...

    —Pero no es un romance.

    Aunque solo la brisa y el rumor del estanque pareció prestar atención a sus palabras.
     
    • Adorable Adorable x 4
  3.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Hey Adora~

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    9,468
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Sus pasos se detuvieron sobre el camino de piedras, el eco de sus pisadas perdiéndose entre las enredaderas que, con un influjo propio de un sueño, la protegían con delicadeza del exterior. La tenue luz que se colaba a través del cristal barría hacia los rincones más oscuros todos sus temores. Sus inseguridades. Los sollozos de aquella joven de cabello exótico y mirada cristalina que removieron retazos de sí misma que deseaba enterrar.

    "Ya no hay marcha atrás, Rach"

    Lo supo cuando, de un rápido vistazo, la entrada al invernadero quedó sorprendentemente atrás. Guíada por dulces fragancias que reconocía y distinguía con claridad, aquel camino de piedra que la conduciría hacia su primer club comenzó a proyectar en su lugar retazos de imágenes que creía olvidadas. La lavanda y su fiel compañia en sus noches de insomnio, la viveza de las magnolias anunciando la primavera tras su ventana, las gardenias marchitas sobre la cama del hospital.

    Cerró sus ojos, acuclillándose con cuidado frente al jazmín que florecía con timidez entre el resto de flores. Sus delicados dedos acariciaron sus pétalos con mimo, acercándolos hacia sí con suavidad. Tan abstraída había estado reparando en cada una de las especies cultivadas que las cálidas voces de alguien más la sacaron de su ensimismamiento. Rachel alzó la mirada, reparando en las jóvenes que parecían conversar amablemente hasta su llegada, y sus mejillas se tiñeron de un tenue carmín al verse envuelta en una atmósfera que creyó interrumpida.

    Sus labios se entreabrieron ligeramente, dudosos.

    —Es asombroso —murmuró. Y a pesar de su timidez usual, su voz fluyó como un río en calma. A juzgar por su pequeña sonrisa, pareció percibir la esencia inofensiva de ambas con tan solo un primer vistazo—. Todas estas plantas... se sienten felices, puedo notarlo.

    Volvió su mirada al jazmín que acariciaba entre sus dedos. La inocente curiosidad reluciendo en su mirada.

    >>¿Todas están bajo su cuidado?
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
  4.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,515
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Por supuesto, el primer día siempre era emocionante. Aunque, a decir verdad, desde que habían empezado las clases solo tenía una cosa en mente: el receso. ¡Y no es que fuese una chica irresponsable, de verdad que no! Me gustaba estudiar, tenía buenas notas... y haría aquella redacción, por supuesto que sí.

    Pero... pero... ¡ay! Casi tiré la silla cuando me puse en pie al momento de escuchar la campana. ¡Tenía que darme prisa, no quería perder la oportunidad! Así que salí prácticamente disparada de la clase, sin despedirme de nadie, corrien-digo, caminando a una velocidad moderada por los pasillos hasta que llegué a mi destino.

    El Invernadero.

    Tuve que pararme en seco cuando llegué a las puertas y practicar los ejercicios de control de aire que había estado aprendiendo aquellos días.

    "Coger aire... soltar el aire... Repite... Repite... ¡Bien, ya estás tranquila! ¡A por ello, Em!"

    Una vez logré controlar mis nervios, entré al edifico y no pude evitar admirar todo con ojos brillantes. Oh, era tan bonito... Aquello que sentí en mi pecho al admirar la belleza de las plantas... aquello era algo que nunca había sentido.

    Me acerqué entonces a lo que parecía ya un grupo de tres personas, cogiendo una vez más aire a unos pocos metros de ellas para poder llegar con una sonrisa calmada ante ellas.

    —Buenos días —saludé, con una leve inclinación, sorprendida por la voz tan estable que había conseguido expresar—. Me llamo Emily Hodges y soy de segundo. Me gustaría mucho unirme a este club.

    Me quedé unos segundos en silencio, manteniendo la sonrisa pero con un leve rubor extendiéndose sobre mis mejillas.

    >>R-realmente quise unirme el año pasado pero me dio mucha vergüenza... ¡Pero este año no pensaba dejar pasar la oportunidad!
     
    • Adorable Adorable x 4
  5.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    —¡Oh mira eso Cerasus-chan! ¡Ha venido alguien!

    Konoe volvió a suspirar.

    —No me llame así, por favor...

    En cualquier caso era cierto. Habían arribado dos jovencitas al camino de piedra del invernadero. Una de ellas era menuda, de aspecto frágil, con una larga melena rubia que caía sobre sus hombros y espalda como una cascada de sol. Observaba el entorno con cierta fascinación en sus ojos azules. La segunda era una joven de amables ojos morados y larga melena negra.

    Ai clavó en la jovencita rubia sus calmos ojos claros. Sonrió.

    —Así es—convino—. Todas estas hermosas flores y plantas están a nuestro cargo. Son nuestros pequeños bebés. Adoro escuchar que alguien más puede entender sus emociones.

    Como si respondiese a su voz la brisa que se coló en el invernadero meció las hojas de la cúpula abovedada y la luz hizo juegos de sombras caleidoscópicas. El rumor del agua en el estanque invitaba a la paz y al sosiego. Era un lugar enormemente relajante.

    —Ah, ¿oyes eso?—dijo de pronto Ai y con una sonrisita suave apoyó la palma de su mano en su mejilla—. Te dan la bienvenida.

    —Mamiya-san, la va a asustar—declaró Konoe con un nuevo suspiro. Ah, esa chica... tomó aire y con una leve sonrisa se volteó ante ambas recién llegadas—. Bienvenidas al club de jardinería. Es un honor ver que aún hay personas interesadas en este arte.

    >>Yo soy Suzumiya Konoe—se presentó e hizo una pequeña inclinación con las manos en su regazo—. Ella es Mamiya Ai, la presidenta del club.

    >>Hodges-san y...—miró a la otra jovencita que no había dicho su nombre con cierta curiosidad en sus facciones.

    Jasminium-chan.

    Aquella fue la voz de Ai. Konoe se volteó.

    —¿Jazmín?

    >>Es grácil y hermosa como una flor de jazmín—respondió con calma—¿No es maravilloso?

    ¿Jasminium-chan? Bueno, parecía que no solo había entrado en su primer club... si no que había obtenido su primer apodo.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Hey Adora~

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    9,468
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]


    La fascinación en sus ojos pareció cobrar fuerza a medida que sus sospechas fueron confirmadas: aquellas dos jóvenes de mirada tranquila y presencia amable eran las únicas cuidadoras de todas aquellas especies de flores y plantas. No necesitaba prestar demasiada atención a su alrededor para notar el enorme cariño y mimo con el que parecían haber sido tratadas. Una pequeña risa brotó de sus labios, enternecida por el apelativo cariñoso que Mamiya-senpai había dotado a sus plantas. La fresca brisa de la mañana meció sus cabellos al son de sus palabras.

    "Ah, ¿oyes eso?" —Rachel agudizó el oído, observando con genuina admiración a su interlocutora. Pudo sentir una acogedora calidez instalarse en su pecho—. "Te dan la bienvenida".

    Y a pesar de la réplica de Suzumiya-senpai, la joven menuda no pareció cohibida en lo más mínimo. Murmuró un suave "¿De verdad?", tan puro y genuino que escapó de sus labios sin permiso, haciendo que desviase la mirada con cierta vergüenza. La llegada de alguien más al invernadero, una joven algo mayor que ella, de cabello oscuro y aspecto amable hizo que se irguiese en su lugar, apartando con una breve caricia las flores entre sus dedos. Le dirigió una tenue sonrisa, y se volvió hacia Suzumiya-senpai al recordar que no se había presentado en su momento.

    Jasminium-chan.

    Sus palabras se silenciaron en su boca, viéndose sorprendida por las palabras de Mamiya-senpai. ¿Jazmín? Konoe y ella parecían haberlo pensado al mismo tiempo. Cuando la joven se explicó, sus mejillas no tardaron en recuperar esa suave tonalidad propia de los cerezos en flor.

    —Mi nombre es Rachel Gardner, pero acepto encantada su apodo, Mamiya-senpai. Es un placer conocerlas —su mirada se desvió durante un instante, recorriendo cada una de las flores que crecían a su alrededor—. Y a vosotras también.
     
    • Adorable Adorable x 5
  7.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,515
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    Tan ensimismada estaba en aquello de conseguir apuntarme al fin a un club que ni siquiera me di cuenta que la otra chica era una estudiante menor. Y yo presentándome así... qué vergüenza...

    Ah pero pronto recuperé la sonrisa, entre alegre y aliviada. ¿A-así que ya era parte del club de jardinería? ¿Oficialmente? ¡Eso parecía!

    —¡E-encanta! —dije, haciendo una inclinación ante cada una de las chicas—. Ah, seguro que nos lo pasamos bien juntas~ Pero, ¡oh! Creo que tengo que irme ya, lo siento mucho... —añadí, tras dar un rápido vistazo a mi reloj—. ¡Ha sido un honor, de verdad! ¡Nos vemos~!

    Y tras despedirme con la mano, salí del Invernadero por el camino de piedra, sin dejar de admirar con ojos brillantes las plantas que decoraban el lugar.
     
    • Adorable Adorable x 2
  8.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Era tan lindo tener incorporaciones nuevas en el club. Konoe lo adoraba. Poder compartir su pasión por el cuidado de plantas y flores con otras personas interesadas en la misma actividad. ¿Les gustaría también el Ikebana, el arreglo floral? ¡Ah~ tantas preguntas!

    Parecían chicas encantadoras. Una muy enérgica y dulce como un terrón de azúcar. La otra tímida, algo silente... y su voz le recordaba a la leve brisa entre las hojas. Iban a forjar una linda amistad.

    —Gardner-san—la llamó con una leve sonrisa y señaló con un pequeño ademán de cabeza la mesa en el centro del invernadero sobre la que reposaban una tetera de porcelana. La impoluta superficie estaba cubierta de pinceladas azules que simulaban rosas. Junto a esta, había una bandeja con pastas de té y macarons. Todo desprendía elegancia y sofisticación— ¿Quieres almorzar con nosotras?

    —Será un honor, Jasminium-chan—sonrió Mamiya-senpai y se llevó a los labios la taza de tisana. Sus ojos azules, calmos, se clavaron en Suzumiya—. Cerasus-chan hace postres deliciosos.

    Las pálidas mejillas de Konoe realmente parecieron cerezos en flor.

    —No es para tanto, Mamiya-san—declaró con suavidad. En sus labios se dibujó una pequeña y tímida sonrisa mientras se llevaba tras la oreja un mechón oscuro— solo disfruto especialmente de la cocina. Me gusta hacer felices a los demás.
     
    • Adorable Adorable x 4

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso