Restaurante

Tema en 'Distrito Comercial' iniciado por Kaito, 26 Marzo 2020.

  1.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    Ubicado en: Calle Principal

    Un sencillo restaurante del pueblo, ubicado en el centro del distrito comercial. Este lugar está abierto desde hace años; prácticamente desde que se fundó la ciudad. Originalmente un café, se ha expandido para incluir múltiples tipos de comida en el menú... puede llegar a ser un poco caro, pero los deliciosos platillos ciertamente lo hacen valer la pena.

    [​IMG]
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Sanji Allende

    La suerte quiso que terminara frente a las puertas del famoso restaurante del lugar. Era bastante pintoresco, a decir verdad, con ese aire rústico de pueblo que lo volvía atractivo. Sin embargo, parecía demasiado amoblado y bien cuidado para la situación actual de mi bolsillo. Además, seguramente tenía comida en casa. Simplemente lo que necesitaba era un manojo de servilletas para secarme, o pasar al baño, para usar una toalla. Con eso en mente, me adentré en el local, y me dirigí directamente a la caja.

    — Buenas, perdón por incomodar.— dije, apoyándome en la barra y sonriendo.— Pero ando precisando de su baño, si no es mucha molestia. Y si no es posible, si me podrían dar un manojo de servilletas, se lo agradecería. Tengo un desastre que arreglar. ¿Sí? Gracias.

    Dicho eso, me di vuelta, y pasee la vista por el lugar, esperando una respuesta.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —¿Eh? Ah, sí, primera puerta a la derecha —dijo el tipo detrás de la barra, indicando un pasillo hacia su derecha.

    También había, en la barra junto al hombre, lo que parecía ser un menú del lugar. Al pasar, Sanji le echó un vistazo...

    Menú para comer aquí
    -Pan Yakisoba [Un apetitoso pan que es muy popular entre estudiantes.] [Efecto: +5 Fuerza] [Precio: 900 Yen]
    -Sopa Miso [Una sopa servida con la cantidad justa de sal.] [Efecto: +5 Magia] [Precio: 900 Yen]
    -Carne Primaveral [Un lujoso platillo que te hará recordar a tu infancia; exclusivo durante la primavera.] [Efecto: otorga +50 HP y +20 MP] [Precio: 5000 Yen]

    Menú para llevar
    Café Común [Efecto: Restaura 30 MP a un aliado.] [Precio: 1000 Yen]
    Porción de Curry [Efecto: Restaura 50 MP a un aliado] [Precio: 2400 Yen]

    Restaurante

    El menú para comer aquí dará aumento de estadísticas inmediatas. El menú para llevar consiste de ítems que podrán consumir en mazmorras/batallas.
    El menú cambiará según la estación del año.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  4.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Akiko Brooks

    A decir verdad, quedé algo impactada por la conversación con Hinata. Parecía una chica tan... misteriosa. Me suscitaba mucha curiosidad, y si bien no logré sacar de ella ningún tipo de información útil, sí que me sirvió para conocerla un poco mejor. No mucho, porque era bastante opaca y no dejaba que los demás calasen en su coraza demasiado, pero... logré deducir por su frase muchas cosas:

    "No es justo".

    Que dijese eso una chica que se dedica a ser sacerdotisa en un templo religioso respecto al hecho de que Dios no escuche las plegarias de sus feligreses era... revelador, en cierto modo. Revelaba no solo que Hinata, en el fondo, parecía compadecerse, sino que quizá, y solo quizá, se cuestionaba muchas cosas. Sin duda, parecía una chiquilla muy interesante con demasiadas capas como para llegar fácilmente al fondo. En cierto modo suponía... que yo era igual. Quizá no tanto. Quizá en estos días estaba abriéndome un poco más, pero...

    Pero poca gente me conocía de verdad.

    Mis pasos me llevaron a salir del Santuario y recorrer el distrito comercial, acabando en la puerta del restaurante. Me debatí durante un tiempo si debía o no entrar y comer algo, pero el rugir de mi estómago respondió por mí. Comer sola no era algo a lo que no estuviese acostumbrada; en Tokyo solía comer sola en el bar de al lado cuando Lukas no estaba, que solía ser casi siempre. Así pues, no era para tanto... m-me seguía dando algo de vergüenza, pero...

    De modo que me senté, revisé la carta (los platos eran un poco caros...) y decidí qué pediría.

    —E-Ehm, hola, sí —le dije al camarero—. T-Tomaré una... sopa miso, ¿sí?
     
    • Adorable Adorable x 2
  5.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —Bienvenida, jovencita —saludó el camarero—. Por aquí, por favor...

    Akiko fue guiada a una mesa donde el camarero tomó su pedido. Al cabo de unos momentos, ella tenía delante suyo un humeante plato de Sopa Miso.

    La joven Brooks terminó de comer tras unos breves instantes. La sopa estaba deliciosa; su sabor era único, no era exageración describirla como mágica... [+5 Magia].

    Nota: El día terminará en breve.
     
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Akiko Brooks

    Dicho y hecho, allí estaba. Con Nagi, juntas, entramos al restaurantes dispuestas a trabajar allí.

    Joder. Y pensar que hace unos días comí aquí... aunque se sintió como meses desde que vine. El tempo pasa de forma extraña cuando andas pensando en parques siniestros y enfermedades demoníacas, supongo.

    —A-Aquí es —le expliqué a Nagi mientras miraba a mi alrededor conforme entrábamos. Sabía dónde quedaba, pues, como digo, vine una vez a comer aquí...—. Se come bien aquí... la sopa de miso está muy buena. A-Ahora supongo que nos tocará hablar con la persona a cargo... Sato-san, creo que era.

    Y quedé allí, paralizada. Como esperando a que Nagi fuese la que se adelantase para preguntar por Sato-san. Como esperando a que lo hiciese por mí. Cuando la vi algo distraída, sin embargo, tragué saliva. Mierda, Akiko, ¿es que no eres la mayor, acaso?

    Tomé aire, me dirigí a la barra y dije, en voz alta:

    —¿H-Hola? Andábamos buscando a Sato-san, por lo del trabajo... ¿h-hay alguien?

    Ay, madre mía. El corazón me latía a mil por hora. Y eso que solo era preguntar por un maldito trabajo. Dónde estaba Lukas cuando le necesitaba. Él siempre era el que hacía estas cosas, no yo.

    ... aunque supongo que precisamente vine aquí para ser algo más independiente, ¿no?
     
    Última edición: 9 Enero 2021
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  7.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —Ah, bienvenidas, jovencitas.

    Un hombre de no menos de 50 años salió de la parte trasera del restaurante y se dirigió a ambas jóvenes. Se presentó como Sato, el encargado del restaurante, y las guió hacia el fondo del Restaurante. Les explicó un poco el trabajo, el cual no era muy difícil por fortuna; solamente tendrían que tomar las órdenes de los clientes, y luego llevárselas a sus mesas. Había poca gente el día de hoy... parecía ser que lograrían hacerlo bien.

    Después de tomarse un tiempo para estudiar la carta del restaurante y recibir más instrucciones de su empleador, comenzó el horario laboral.

    Akiko se encontró en una mesa que tenía a dos señoras de mediana edad que cuchicheaban entre ellas sobre distintos rumores del barrio. Sí, parecían ser ese tipo de señoras. El tema de conversación en aquel momento parecía ser Izagawa, el herrero del pueblo.

    —Te digo, Hanako, ese fortachón está soltero. Estoy segura de esto, lo juro por mis hijos —aseguraba una de ellas.

    —No bromees conmigo; si ese tío estuviese soltero, todas las mujeres de la cuadra estarían haciendo fila en esa herrería —aclamó la otra.

    Estaban tan absortas en su conversación que parecían no haberla notado... pero aún necesitaba tomar su pedido. No parecía educado interrumpirlas, pero necesitaba escuchar su órden... ¿qué debía hacer?

    >> Disculpe, ¿ya decidieron qué pedir?

    >> Ah, yo conozco a Izagawa, y sí está soltero.

    >> *hacer silencio hasta que noten su presencia*
     
    • Fangirl Fangirl x 3
  8.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    En otra parte del restaurante, Nagi se encontraba atendiendo otra mesa. Sus clientes eran dos chicos y una chica, que parecían ser compañeros de trabajo. Estaban los tres mirando el menú... y no podían decidirse en qué comer.

    —La Carne Primaveral se ve deliciosa —dijo uno de ellos; a juzgar por su traje costoso y su reloj plateado, parecía ser el que tenía más dinero de los tres.

    —¡¿Has visto el precio?! —se quejó la mujer, que parecía un tanto más tacaña—. Joder, vamos por otra cosa... ¿qué tal unas brusquetas?

    —Ah, eso suena bien —asintió el tercero, quien intentaba mantener la paz entre los otros dos—. Pero hay de dos tipos... de Brusqueta Salmón y Brusqueta Carne... ¿cuál pedimos?

    Parecían estar teniendo dificultades. Nagi recordaba la carta y sabía que... la Brusqueta Carne era un poco más barata, pero la Brusqueta Salmón era considerada como mucho más deliciosa entre los clientes, aún cuando era un poco más cara. ¿Debía hacer una sugerencia?

    >> Sugerir la Brusqueta Carne.

    >> Sugerir la Brusqueta Salmón.

    >> Sugerir la Carne Primaveral.
     
    Última edición: 9 Enero 2021
    • Fangirl Fangirl x 2
  9.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Akiko Brooks

    F-fue muy rápido, muy abrupto. Antes siquiera de que me diese cuenta, ahí estaba, vestida de camarera y con dos señoras sentadas en una mesa que parecían completamente ajenas a mi presencia. Sato-san, el jefe, nos había explicado brevemente cómo funcionaba aquello (tampoco era algo muy difícil de deducir, ciertamente no era un trabajo muy complicado) y ahora ahí estaba. Y lo peor es que ni siquiera sabía cómo había llegado allí... ay, Akiko, en qué líos te metes. Ni que necesitases el dinero. Lukas tiene suficiente para mantener la casa y mantenerme... aunque no tenga mucho dinero propio.

    Pero en fin, divago.

    —... —al principio no supe qué decir cuando quise acercarme a las señoras. Estaba algo tensa, porque parecían super centradas en su conversación sobre cotilleos. Cotilleos sobre Izagawa, nada menos.

    El herrero, ¿eh? Sí, bueno, entendía que les resultase atractivo. Era algo mayor, pero oye, el hombre era todo un fil-

    U-Ugh, a veces me sorprende lo que yo misma puedo llegar a pensar. Vaya mente sucia, Akiko.

    —Uhm... —susurré, desviando la mirada. Dios, todas las opciones que tenía me parecían malas. Si me metía en la conversación, podían llamarme descarada. Si las interrumpía, podían llamarme maleducada. Si me quedaba callada, igual me pasaba allí un cuarto de hora sin hacer ni un pedido. Algo había que hacer, supongo. ¡¿Por qué las interacciones sociales eran tan difíciles?!—. D-Disculpen por intervenir en la conversación, p-pero, ¿hablaban de Izanawa? L-Le conozco, he estado un par de veces en su tienda... y hasta donde sé, es cierto que está soltero, sí.

    ... vale, vale, vale, ya lo has hecho, lo has hecho. Ya está. Ahora que digan su orden, y listo. Liiiisto. Que no me arrastren a dos horas de conversación sin parar, por favor. No es mucho pedir, ¿no?

    >> Ah, yo conozco a Izagawa, y sí está soltero.

    Mira, no sé cómo lo haces para que siempre me parezca que ninguna es la respuesta buena (?
     
    • Adorable Adorable x 2
  10.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe

    Seguí a Akiko y tal, en silencio y con la seriedad con el deje de humor de perros que me cargaba desde que salimos del Parque de Pesadillas, aunque era para aparentar apariencias; me cubría con un fino velo de sobriedad. Como cuando tenía entre 8 y 9 años, por ahí, y junto a Haruka empezamos a aislarnos de todo el curso. Aunque ahora sentía calma, y me sentía algo más segura debido a la fuerza que ahora parecía poseer, aunque siempre estuvo en mí.

    Reaccionaba lento, porque pensar en una respuesta idónea mientras intentaba mantener mi pulso en su lugar, pues bueno, estaba lejos de ser fácil. Más para mí, que siempre viví con miedo, y ahora simplemente parecía haberse esfumado. La cosa es que, a pesar de que me hubiera atrevido a preguntar por Sato solo por ser Akiko, ni me dio tiempo a reaccionar y con una mirada anonada y silenciosa tan solo le seguí la corriente. Luego volví de a poco a mi seriedad que cada vez asimilaba más. Me alegró y alivió en demasía y por igual que nos aceptaran en el trabajo, sí debía ser sincera, y la oportunidad de un primer y nuevo comienzo volvía a entusiasmarme un poco; por lo que no olvidé en agradecer formalmente al señor Sato por el trabajo y tal, para luego ir a lo mío con la mejor de mis disposiciones, mayores pulsaciones y el velo de sobriedad ambivalente cada vez más grueso.

    Me acerqué con cautela, pero manteniendo la mejor postura que pudiera, para no parecer asustada y mucho menos; pues eso no sería lo ideal, debía demostrar confianza. En cuanto estuve al frente de los tres, centrada demasiado en mi respiración para que no me ganaran los nervios, escuché en silencio sus intercambios. No lo pensé dos veces, a pesar de que no se me reflejara en el rostro había descartado por completo La Carne Primaveral, porque... dios, no todo el mundo podía ir por ahí derrochando el dinero, y en casa lo teníamos más que claro.

    En cambio, sí eran compañeros de trabajo y tal, y estaban en busca de llegar a un acuerdo formal o algo por el estilo; esos embrollos en los que no me interesaba meterme, pues tampoco convendría mucho ser tan tacaño; señora, es cosa de mantener las buenas apariencias, y podían ser amigos de confianza y ahí ya no habría tantos problemas, pero tal vez no lo eran y, bueno: ahí estaba yo, buscando con rapidez el peor de los escenarios otra vez.

    —Buenas tardes —opté entonces por saludar con cordialidad, mientras hacia una leve reverencia al más estilo japonés o mesero a secas; para luego levantar todo el torso, con la cabeza algo inclinada hacia un costado, y una sonrisa suave y amigable que tenía más de impostada que de genuina—. He escuchado su debate y, sí no les importa que me entrometa; diría que entre las tres, la Brusqueta Salmón es lo más idóneo —logré mantener el tono amigable y suave sin vacilar, asombrándome demasiado de mí misma en el proceso, aun incrédula de que yo fuera la que estaba en carne y hueso ahí mismo. Volví abrir los ojos, enderezando la cabeza y mirándolos con una confianza algo más genuina.

    >>Pues, aunque es algo más cara que la Brusqueta Carne—. Volví a cerrar los ojos, ladeando otra vez la cabeza apenas intuí que ya tenía su atención; no es que me agradara mucho hacerme la "linda" de buenas a primeras, con cualquiera de por ahí, pero bueno; era parte del trabajo, y ahora mismo eso me era lo más relevante—... creo que es un muy buen platillo para una ocasión como esta; un almuerzo entre colegas, camaradas; donde cada uno debería tener la accesibilidad por el gustito de la semana, y así poder disfrutar aún más de la compañía entre usted. Esa sería toda mi propuesta.

    Volví a reverenciar una vez más, dándoles a entender mi gratitud mínima por la atención a mis palabras, para luego volver a la postura correcta; con un velo ahora de calma y amabilidad sobre mí.

    Era algo difícil, pero tal vez podría acostumbrarme a la larga.
     
    Última edición: 9 Enero 2021
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  11.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Sanji Allende

    Abrí las puertas del lugar, con todas las ganas que una hermosa tarde arrebatada podían darme para conseguir empleo. Me acomodé el sombrero, para luego rascarme la nuca y bostezar mientras, con el ukelele en la mano, me dirigí hacia el que parecía el dueño. Me había atrasado debido a que me había puesto a vaguear, simple y llanamente. Tuve una tremenda batalla interna para decidirme si al final iba a acudir al llamado del deber o no. Al final, las ansias para conocer más gente lograron anteponerse a mi modorra, y me había dirigido hacia el restaurante.

    Algunos clientes ya se habían sentado, decidiendo que iban a comer. No parecía ser un día muy ocupado, lo cual era genial en varios sentidos. Mis pasos me guiaron directamente hacia el viejo que parecía el dueño. Durante el camino, por el rabillo del ojo noté a cierta persona, inconfundible con su altura y el temblequeo de su voz. Giré el rostro, con una sonrisa, y le dediqué un guiño y un beso en el aire a Akiko, aunque seguramente no debía haberme visto. Estaba muy ocupada se ve intentando tomar el pedido de dos señoras que no dejaban de cotillear.

    Y por extraño que fuera, Huitaca no me había mandado una patada eléctrica al cerebro hasta ahora. Era algo que podía llegar a agradecer.

    Me presenté ante el dueño, con una reverencia teatral.

    — Vengo por lo del anuncio, viejo. Creo que todavía tienes una vacante, ¿no es así? Soy Sanji, un placer.— dije, con una sonrisa que bien podía tomarse como amable y viperina al mismo tiempo.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  12.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    Las dos mujeres se voltearon hacia Akiko, como notándola por primera vez... y sus ojos se abrieron de la sorpresa.

    —Vaya, así que tenías razón. Pero esta es información valiosa... hm, quizás debería dejar a mi marido al fin de cuentas.

    —¡Oh, Hanako! Jo jo jo —rió exageradamente la otra, para luego volverse a la chica—. Gracias por eso, querida. Ah, creo que ya estamos listas para ordenar...

    Las dos damas le pidieron un café. Parecían estar contentas con tu respuesta... ¡buen trabajo!

    Akiko llevó el pedido y tras un rato las mujeres se marcharon. Akiko incluso descubrió que le habían dejado una propina... ¡que amable de su parte! Luego de eso, no quedó mucho más, y antes de darse cuenta ya había terminado su turno y recibió su paga del día.

    ¡Jornada completa!
    Recibes:
    +1500 Yen
    +20 Exp
    +150 Yen de propina

    ¡Akiko sube a Lvl 9!
    Mejoras en estadísticas:
    +2 HP
    +2 MP
    +1 Fuerza
    +1 Magia
    +1 Defensa
    +0 Agilidad

    ¡Kaguya aprendió Patra!

    Tu ficha será actualizada para reflejar esto.

    —Ah, Brusquetas de salmón suena delicioso —opinó el tipo adinerado.

    —Hm, supongo... —musitó la mujer tacaña.

    —¡Lo que ustedes prefieran! —concluyó el sujeto pacífico.

    Ordenaron 3 Brusquetas y Nagi se apresuró en llevar la orden a la cocina. No sabía si había sido la mejor opción... pero hey, ¡al menos había resuelto la discusión entre ellos! Más tarde, al volver por la mesa, descubrió que el tipo adinerado al menos le había dejado algo de propina... nada mal para su primer día.

    El tiempo pasó y no hubo mucho más que mencionar. Nagi llegó al final de su jornada laboral y recibió su paga... ¿sentía que había crecido un poco después de eso? No lo sabía, pero el dinero no venía mal.

    ¡Jornada completa!
    Recibes:
    +1500 Yen
    +15 Exp
    +50 Yen de propina
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 1
  13.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —Ah, bienvenido joven —le dijo Sato al recién llegado—. Por aquí por favor, Sanji-san.

    El encargado lo guió a la parte trasera y, al igual que había hecho con Nagi y Akiko, comenzó a explicarle lo básico del trabajo. No era nada complicado; sólo tomar órdenes y llevarlas de la cocina a la mesa. La cajera se encargaría del cobro del dinero. Sonaba sencillo... ¿podría hacerlo bien?

    Mientras Sanji se encontraba trabajando, una mesa se ocupó por dos jóvenes mujeres que parecían ser estudiantes de la secundaria, pero a quienes no reconocía; a simple vista, parecían ser de primer año. Una de ellas parecía estar muy cansada.

    —Ah, estoy exhausta, Kaguya-chan —se quejaba una de ellas—. Mi entrenamiento de hoy fue muy duro.

    —Sé que se acercan las inscripciones para el Club de Basketball, pero no deberías presionarte tanto —decía la otra, quien parecía ser más seria y centrada—. Quizás algo de comida te anime un poco...

    Parecían estar esperando alguna recomendación suya... hm, ¿qué podía sugerir?

    >> ¿Qué tal un poco de café?

    >> ¿Qué tal un poco de curry?

    >> ¿Qué tal un poco de bebida energética?
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  14.  
    Ikoma-kun

    Ikoma-kun Rolero, dibujante

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2013
    Mensajes:
    2,204
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Oreki Tojo

    Había llegado hasta las inmediaciones del restaurante, paseo sus orbes rojizas por el lugar y una gran sonrisa se formó en su rostro, al sentir el aroma de un rico manjar en la cocina.

    —si...el chef sea quien sea debe ser un genio, si tan solo Hiradaira-chan estuviese aquí podría indicarle lo mejor que pudiese encontrar—comento olfateando desde la entrada, Tojo sabía que aquel lugar guardaba valiosos tesoros culinarios.

    —mmm...justo ahora daría una buena probada pero...—observo la hora y el tiempo no daba tregua— como sea si hoy no pudiera tal vez sea en otra ocasión.

    Cuando observó el lugar justo le parecía reconocer a dos chicas muy familiares.

    —anda pero si es Watanabe-chan ¡Por aquí! ¡Hola!— al parecer la chica ya había realizado alguna tarea y recibió una paga. Oreki quería ir a saludar a la chica cuyo día anterior le acompaño en el aecade, pero el tiempo apremiaba y más aún con alguien más que pudiese adelantarse en su cupo y justo alguien pasaba a cierta zona.

    —¡Sato-san!—Llamo sin hacer mucho escándalo, no quería perturbar a los comensales, el sabía que disfrutar algún platillo era requerida santa paz— Hola, he venido por la vacante de empleo de medio tiempo ¿Tienen cupo aún para alguien más?— inquirió acercándose hasta el que parecía ser el sujeto encargado, esperaba no haberse equivocado al seguir al chico de sombrero que compartía no solo el cursar en la misma secundaria sino el ser un "trickster" que conoció en el Velvet room.
     
    • Adorable Adorable x 3
  15.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —Bienvenido —la recibió el educado Sato-san—. Sí, aún necesitamos un mesero más, sígame por favor.

    Oreki se presentó al encargado y éste lo guió hacia la parte trasera. Rápidamente le explicó como era el trabajo; debía tomar las órdenes de los clientes y luego llevarles los platos desde la cocina. Parecía simple... ¿podría hacerlo correctamente?

    A medida que la tarde avanzó, Oreki se encontró sirviendo a una pareja de ancianos que estaban sentados en silencio viendo sus menús. Repentinamente, el hombre le habló a su mujer.

    —No tiene sentido, querida, no puedo ver nada sin mis anteojos —dijo el hombre—. ¿Recuerdas lo que pido siempre? Eso es lo que quiero...

    —Hm... recuerdo que siempre pides algo que te hace sentir joven... que te recuerda a tus días de juventud... —musitó su anciana esposa, para luego volverse a Oreki—. Lo siento, mi memoria ya no es lo que era... ¿tú sabes de lo que hablo, querido?

    Eso era ciertamente... poco específico. Bueno, no había más opción que intentar dar una sugerencia. Oreki se puso a pensar... comida que le recordara a los días en que era un jovenzuelo... posiblemente estuviese hablando de...

    >> Curry.

    >> Pan Yakisoba.

    >> Carne Primaveral.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  16.  
    Ikoma-kun

    Ikoma-kun Rolero, dibujante

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2013
    Mensajes:
    2,204
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Oreki Tojo

    Cuando fue recibido Oreki sonrió al saber que había obtenido la oportunidad de laborar en el restaurante, una labor que cumpliría a cabalidad tratándose de un templo de sabores exóticos.
    —¡Cumplire mi misión señor!— afirmo con una reverencia llena de entusiasmo.

    En el transcurso su jornada se acercó y vio una pareja de ancianos que parecían algo desorientados por no recordar que ordenar...la edad les había afectado en demasía, el nunca tuvo muchos tratos con ancianos salvo su abuelo, pero sabía que podía manejar aquel problema.

    Un platillo que recuerde tiempos de juventud...el rubio medito por unos minutos que plato podría motivar una época temprana y nostálgica.

    Oreki rascaba su cabeza mientras un recuerdo llegaba a su mente; en su época de primaria, su almuerzo favorito lo protagonizó un plato de arroz en salsa de curry preparado por su talentosa madre Yumeko...no importaba la duro de la jornada siempre aseguraba el plato favorito de su hijo a como dé lugar.

    —...ha pasado tanto tiempo—murmuro con un deje de melancolía y nostalgia por aquella quien lo cuido y ya no estaba...—oh...pues sugiero un plato de Curry si no hay molestia...¡créame es una maravilla si busca mucha vitalidad!
    Oreki rápidamente anoto aquello en caso la pareja optará por el platillo de Curry e iría como un rayo para servirlo con placer.

    —les servire sin tardanza alguna...solo ordenen ¿si?—puntualizo amable el rubio esperando que ambos clientes reflexionen la sugerencia dada.
     
    • Adorable Adorable x 3
  17.  
    Kaito

    Kaito Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    22 Enero 2020
    Mensajes:
    577
    Pluma de
    Escritor
    —Hmm... ¿era eso? No recuerdo bien...

    —Creo que sí... pidamos eso y veremos —dijo el anciano, aunque no sonaba muy convencido.

    ¿Se habría equivocado? Creía que no... pero bueno, ya tenía su orden, sería mejor apresurarse a llevarla...

    Los ancianos comieron y se marcharon poco después. No había recibido propina de ellos... quizás su sugerencia no fue la correcta al fin y al cabo. Pero de todas maneras, el resto del día transcurrió sin muchos problemas, y logró finalizar la jornada sin dificultades. Llegó finalmente el momento de la verdad; recibió su paga y un agradecimiento por parte de Sato-san.

    ¡Jornada completa!
    Recibes:
    +1500 Yen
    +10 Exp
     
    • Fangirl Fangirl x 2
  18.  
    Kaisa Morinachi

    Kaisa Morinachi Crazy goat

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    6,296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe

    Mientras esperaba una respuesta, mis ojos y rostro observaron mis alrededores con movimientos sutiles. Estaba expectante, no dejaba de ser demasiado emocionante para mi gusto, prefería evitar eso de alterarme de sobre-manera, sinceramente. Pero entonces, antes de que los comensales me dieran una respuesta, vi a Tojo-kun tras la ventana. Fue como inevitable, mi cara de anonadada rápidamente mutó en una suave y casi enérgica, pero calma expresión; saludándolo luego con un sutil movimiento de mano, para no incordiar a los clientes. De todas formas de seguro lo vio, parecía tener esa habilidad peculiar para ver a través de ti y tus acciones, entenderte con pocas descripciones. Yo no podía hacer eso, pero al menos sentía que era un poco más... intuitiva; algo me decía que Tojo Oreki no era mal chico, que podía fiarme de él.

    Al igual que con Akiko; pero el resto de personas me seguian poniendo nerviosa y ansiosa de sobre-manera, por lo que actuar igual de cálida y tranquila no estaba entre las opciones. Di un pesado suspiro, intentando despejar mi mente de ese pesimismo repentino; tan solo era cuestión de tiempo, lo presentía, cualquier mínimo problema o mal entendido se arregla con el tiempo y, sobre todo: mucho, mucho esfuerzo.

    Toda mi nueva filosofía de vida, más la grata aparición de Tojo tras la se Sanji, que tampoco se pasó inadvertido con ese fuego que se llevaba en la cabeza, logró que recibiera con aún más ánimos y entusiasmo la respuesta de los clientes. No parecían del todo maravillados, pero cada uno parecía más de acuerdo que en desacuerdo; la mujer quisquillosa lo llegaría a agradecer luego sí la comida en verdad estaba deliciosa, y sí sus campañeros le ayudaban a olvidar el dinero y sus preocupaciones por un breve momento. Eso era lo lindo del almuerzo entre más personas, como la vez que comer sushi en la azotea con Yuki me llevó a confiar en ella ahora.

    —A-akiko-senpai —hablé suave, mucho más relajada y confiada que en la mañana, luego de haber dejado todo lo correspondiente al trabajo ordenado y donde se debía. Esperé a que me prestara atención, con las manos entrelazadas por delante mío, relajada. La miré con la calma y sosiego que sabía que poseía, pero me costaba exteriorizar; ahora mismo, en verdad anhelaba que ella pudiera comprender eso sin mayores palabras—. ¿Cómo estuvo tu primera hornada? Yo creo que la mía fue más que pasable —comenté fresca y cálida, ladeando levemente la cabeza; la brisa fresca que era gracias a saber que poseía a Byakko dentro mío—. ¿A dónde vas ahora? —cuestioné luego, más seria, pero no con menos alegría o sonrisa. Miré los alrededores otra vez, en busca de los dos chicos. No parecían estar en mayores problemas. Volví a verla.

    >>Creo que me quedaré acá a descansar un rato, que te vaya bonito —dije a ojos cerrados, otra vez ladeando la cabeza. Esperé a que me respondiera y tal, para luego soltarle un melodioso "hasta luego"

    Tras eso, y tras comprobar que al señor Sato no le molestara, me ubiqué en una de las mesas más pequeñas y arrinconadas del lugar, tranquila; tan solo observando y comprobando de que Tojo-kun y Sanji-senpai estuvieran bien. El chico me agradaba, por eso quería cerciorarme de que siguiera manteniendo su energía o sonrisa, en cuanto Sanji...

    Al inicio pensaba que era un despreocupado, que no tenía ni pies ni cabeza en sus objetivos de vida, pero ahí estaba; hastiado casi como yo, trabajando a regañadientes. No pude contener la leve risita enternecida que me salió.

    Era tal cual Ichirou, pero mucho más cool.

    Weit, wait; explíquenme como le sacaron el lado maternal/hermana mayor a Nagi sin siquiera hacer demasiado XD
    Me parto de risa con Nagi cuidando de dos S E N P A I S que son H O M B R E S XDDDD
     
    Última edición: 11 Enero 2021
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  19.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Akiko Brooks

    Cuando pude volverme a poner mi ropa usual y terminé el trabajo, suspiré profundamente.

    Mi abrigo era mucho más bonito que ese uniforme.

    Después de todo, no había sido para tanto, ¿no? Supongo que podría decir que había sobrevivido a mi primer día en un trabajo de cara al público, contra todo pronóstico. ¡Hasta me habían dado una generosa propina! C-Con eso podría comprar muchas cosas, sí. La verdad es que pagaban bastante bien y el trabajo tampoco era tan difícil. Salvo por aquellas señoras, no tuve demasiada necesidad de intervenir en las conversaciones de los clientes, bastó con preguntar qué querían, apuntarlo, decirlo en cocina y luego traer los platos. Y supongo que mi físico ayudaba a hacerme ver como una camarera veinteañera profesional, ¿no?

    ... aunque hubo algunas personas que me miraban con ojos críticos, juzgándome. Y cuando eso pasó, no pude sino desviar la mirada y hacer todas las preguntas que correspondían por el puesto de trabajo con los labios apretados. ¿Q-Qué demonios miran? ¿Qué pretenden? N-No me gustaba eso... no me gustaba nada...

    Y luego estaba Sanji... que tuvo que venir a trabajar aquí, también. ¡Ese chico me perseguía, de verdad! Cuando me lanzó aquel beso, yo, enrojecida, solo pude alzar una mano levemente en señal de saludo. Cielos, Akiko, debes aprender a relajarte.

    En fin. Pero después de todo, el balance fue positivo, ¿no? O, al menos, neutral. ¡Ugh, como siga dándole vueltas, acabaré diciendo que ha sido una basura!

    —A-akiko-senpai ¿Cómo estuvo tu primera hornada? Yo creo que la mía fue más que pasable. ¿A dónde vas ahora?

    Las palabras de Nagi me hicieron reaccionar, despertando de la especie de trance en el que estaba, hundida en mis pensamientos. Cuando la miré, tan pequeñita como era, no pude evitar sonreír para mis adentros. Empezaba a sentirme cómoda también con ella. Después de lo que pasó en el vagón, yo pensaba que... ni siquiera querría hablarme.

    —Fue bien, creo —respondí, jugueteando de nuevo con un mechón de mi pelo, mientras mi otra mano buscaba ansiosamente el teléfono móvil en mi bolsillo, verificando varias veces que seguía conmigo y anhelando poder extraerlo. "Fue bien, pero quiero que se acabe ya. Quiero salir de aquí". Eso fue lo que pensé, pero no lo dije—. Me alegro de que... haya ido bien. Supongo que como primer trabajo no ha estado mal, ¿eh?

    >> Yo creo que... me iré —sí, por favor. Como me quedase aquí, corría el riesgo de que Sanji me atendiese o algo, y conociéndolo, seguro que decía algo sobre mí a viva voz o hacía como que coqueteaba, ¡o vete a saber qué! Q-Que el chico en el fondo era majo, sí, pero no podía sino sentirme tensa con él cerca en sitios públicos—. Creo que pasaré por el templo. Esa chica, Hinata...

    Recordé a la sacerdotisa, la jovencita muchacha encargada del templo. Aún tenía demasiadas preguntas que hacerle, sin duda. Ella era la única que parecía entender esa "enfermedad", "maldición", lo que quiera que fuese que le pasaba a Sayuri. Y... y...

    Me sentía reflejada en ella, supongo.

    —... en fin, me marcho, ¿vale, Watanabe-chan? —le dije, con una levísima sonrisa dibujada en mis labios. Casi no parecía estar sonriendo, pero... para mí, ese gesto significaba mucho, desde luego—. Nos veremos mañana en el instituto~.

    Y con eso, me marché, acelerando el paso conforme me alejaba del restaurante. Mis ojos verdes se distrajeron con la pantalla del móvil, y mis dedos teclearon rápidamente: "templo Hanazawa Hinata". Quizá... quizá en internet hubiese algo sobre ella. O probablemente no, la verdad. Pero el caso era centrar la vista en la pantalla para evitar cruzar miradas con los transeúntes. Nunca sabes quién puede estar juzgándote...
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  20.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Adicto

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    2,115
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Sanji Allende

    Bueno, no había nada nuevo que no supiera ya. Lo básico de siempre, no había ninguna costumbre rara japonesa de por medio, como, no sé, saludar con la mano izquierda mientras hacías una reverencia de cuarenta y cinco grados hacia el oeste. Era bueno saberlo. No tenía muchos ánimos de aprender códigos de etiqueta para atender clientes de un restaurante.

    La tarde fue pasando sin demasiados contratiempos, los clientes yendo y viniendo. La verdad que todo se me había hecha bastante aburrido. Nadie parecía tener ganas de conversar. Estos japoneses si que eran unos estirados. La salvación me llegó cuando dos chicas, al parecer estudiantes de la misma secundaria a la que asistía (medio obvio, teniendo en cuenta que no conocía ninguna otra a kilómetros a la redonda. O tal vez no me había puesto a buscar bien), se sentaron en una mesa y comenzaron a conversar.

    Me llamó la atención el hecho de que ambas estuvieran hablando sobre el Club de Basketball. Cierto, esa botella de agua. Tal vez la podría enviar con estas muchachas, aunque dudaba que fueran a prestar atención a mi pedido. Yo era el mozo, después de todo. Así que simplemente me acerqué, me soné la garganta, y con una reverencia, les dediqué mi sonrisa más encantadora. Era un artista, después de todo.

    — Bienvenidas, bienvenidas, mis bellas clientes. Sepan disculpar mi impertinencia, pero no pude si no interesarme por su predicamento que vilmente escuché a sus espaldas.— me dirigí hacia la que se había quejado hace unos momentos.— Puedo notar que andas un poco baja de energías. No te conviene continuar el día con el estómago vacío. ¿Qué te parece un buen plato de curry? Te va a levantar los ánimos. Y un poco de agua nunca viene mal.

    Les guiñé un ojo, saqué mi libreta con un limpio movimiento, y quedé esperando su orden, con una sonrisa. Qué genial que era.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Gracioso Gracioso x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso