One-shot Reencuentro (Watamote)

Tema en 'Crossover' iniciado por Dexolewuz, 20 Febrero 2019.

  1.  
    Dexolewuz

    Dexolewuz Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    30 Marzo 2012
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Reencuentro (Watamote)
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    3765
    Hola a todos. aquí público un nuevo fanfic. Realmente me encuentro más ocupado en hacer animaciones para youtube, pero de pasada me tope con un anime muy peculiar llamado Watamote, que en resumen trata de la vida de una chica poco atractiva e introvertida y sobre sus planes fallidos para tratar de ser popular.
    En fin, que así de cuentas decidí cruzar su historia con la de una de mis fanfics estilo anime (sí, tengo uno de esos, aquí el enlace al primer capítulo)
    https://fanficslandia.com/tema/armor-teens-monster-hunters.44989/
    Puede que no cumpla con ese requisito de cruzarlo con otro anime, pero se arreglará en un futuro, pues me encuentro realizando un proyecto que tratará de dar vida a los AT, espero lograrlo.

    Para no hacer largo estas notas de autor, siempre es aconsejable leerlo con una música romántica, ustedes tomen sus preferidas. También aclaro que ya que algunos no conozcan ninguna de estas dos historias traté de explicar lo posible. Supongo que puedo dejarle una imagen de Tomoko, la protagonista de Watamote.

    upload_2019-2-20_12-46-45.jpeg
    Ahora sí, disfruten.
    ______________________________________________________________________



    En su andar hacia la estación donde Tomoko tomaría el tren de las nueve, decidieron usar un atajo cruzando el parque. La chica de cabello despeinado era acompañada por el chico a quien creía nunca iba volver a ver dado su repentina despedida hace un largo tiempo. Su conducta tímida le impedía decir alguna palabra, pero en su mente…

    - “¡¿Qué pasa conmigo?! Aparece luego de dos meses y me emocioné tanto que lo primero que hice fue abrazarlo, jamás hice tal acción con una chica y menos con un chico —nota la distancia que los separa—. Luego de eso pasamos la tarde en el arcade y visitamos tiendas de videojuegos, durante ese tiempo me contó lo que vivieron él y los demás en su operación. Aún así, aunque me lo haya contado todo porque siento que apenas sé poco sobre él —observa el brazo vendado del chico—. Ahora estamos caminando algo separados. Debo tratar de conseguir más tiempo, puede que no lo vuelva a verlo en mucho tiempo”

    En ese momento, mientras el camino se hacía más corto ella recuerda aquella conversación grabada que tuvieron Ryoto y Yoshida…

    /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

    Aquel flashback nos transporta a dos días antes de iniciar la misión del Stibariew donde después de entregarle un peluche como regalo a Tomoko, Ryoto le da la noticia de que posiblemente sería la última vez que se verían, evitando contarle sobre la misión y el grado de mortalidad.

    - Realmente lo siento, pero debo irme ya… Tengo que hacer esto, nunca te olvidaré —le era difícil no notar las lágrimas de la chica—, extrañaré nuestras visitas al arcade y nuestras noches viendo los fuegos artificiales. Cuídate.

    La amiga de Tomoko, Yoshida, quien se encontraba escuchándolos en la esquina de un callejón empieza a sentir náuseas por el hecho de ver a la otaku toda depresiva y con una sonrisa triste y forzada que sólo la hacía ver más miserable. Entonces decide seguir a Ryoto hasta unas estaciones más tarde. Logra alcanzarlo, pero...

    - ¡Oye Tú! —Ryoto voltea respondiendo a su expresión—. ¡¿Por qué decides abandonar a esa rara?!

    Él se queda viéndola unos segundos para reconocerla, nota que su mirada deseaba matarlo, así que decide levantar las manos tratando de no hacer movimientos bruscos.

    - ¿Me has estado siguiendo? —manteniendo las manos a los costados.

    - ¡¿No?! —recupera el aire un segundo—. Sólo me quedé sin dinero para el bus y te seguí a pie.

    - Wow. Bueno pues, ¿qué quieres?

    - ¡¿Qué es eso de que no vas a regresar?! —su mirada de delincuente ahora expresaba un aire de cortarlo en pedazos—. Si es por esa cosa de superhéroes de proteger a tus seres queridos apartándolas de ti, pues tu numerito de despedida deja mucho que desear.

    Ryoto entiende entonces que ella también conocía su secreto, lo cual explicaría muchos incidentes pasados cuando se hablaban.

    - Debiste ver la cara de Tomoko cuando ya no la viste, mis ojos no soportaban ver esa expresión de nuevo, y eso que soportó mucha mierda. Quiero que me expliques bien para que puede contener las ganas de romperte la cara.

    - Perderías en el intento.

    - Egrhh… —decide corregir sus palabras—. Entonces dile algo mejor a Tomoko que un adiós, o si no empezará a creer que fue su culpa y odiará a todos, de nuevo —Ryoto nota que Yoshida la conoce bien—. Prométele… ¡Prométele que volverás!

    Él, cansado de darle vueltas al asunto no se jacta de su decisión.

    - ¡Es que no entiendes! —frustrado no nota la lágrima que corre por su mejilla— ¡Traté de causarle el menor dolor posible! Si le prometo volver y no lo logró, entonces ella… —sintiendo un temblor en el pecho.

    - ¡¿Acaso eres idiota?!

    Yoshida calla a Ryoto. Tal vez él no siga los estereotipos de ser golpeada por la chica en los animes, pero los gritos de esta hacían mucho mérito.

    - Dime una cosa, lo que sientes por ella no es sólo amistad, ¿verdad?

    - Yo… —murmurando a secas—. Nunca la vi como una simple amiga.

    - Entonces no puedes darte marcha atrás, prométele con esa verdad. Y será mejor que no dudes de ella, así quitas esa esperanza.

    Ryoto baja las manos, creyendo entender.

    - Debes prometerle creyendo en esa verdad, pues así también te das esperanza a ti mismo.

    Yoshida siente que lo arrincona por lo que él finalmente suelta todo.

    - La verdad…

    - ¿Eh?

    - La verdad… Es que nunca vivirás lo que pasé, y espero que nunca lo hagas. Esos horrores que ahora forman parte de mis recuerdos ahora me atormentan ante lo que me espera en un par de días. Quisiera tener más tiempo para corregir varias cosas, pasar más tiempo con aquellos quienes comparto este mundo. Jamás deseé esta vida, pero tampoco la rechacé, y aun así no puedo juntar el valor para ver a Tomoko y poder decirle esas dos palabras.

    Yoshida calma su postura ante sus palabras, y finalmente…

    - ¿Y cuáles serían?

    Suena su morfo, siendo la señal para retirarse.

    - Lo siento, el tiempo se me acabó.

    Con ello, a la grabadora de Yoshida se le acaba la batería. Luego de esto, ella se lo mostraría a Tomoko intentando consolarla.

    - Lo siento, hice lo que pude —entregándole el pendrive—. Sólo no te culpes y trata de ser fuerte, ¿ok?

    Terminando así el flashback.

    /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

    - “¿Cuáles serían esas dos palabras?” se preguntaba creyendo que su intuición le daba la señal equivocada.

    - ¿Te pasa algo Tomoko?

    - Eh-Ehm… N-no, e-eso... —apuntando hacia un balcón vacío—. ¿N-no q-quieres q-que descansemos?

    - Bueno, en realidad siento el cuerpo algo cansado, vamos.

    Ahora se encontraban ambos sentados en el balcón, pero aún separados. Tomoko se decía a sí misma que tales escenarios son perfectos para el romance y con ello una confesión de amor, pero sus nervios vencían fácilmente su fe.

    - “Tranquilízate, él vino a saludarte, y pasar tiempo contigo, como hacen los amigos. Aunque hayamos salido un par de veces, no significa que seamos pareja. Pero la grabación de Yoshida… —nota que ambos ya están sentados—. ¡Bueno ya! Fue mí idea venir a este sitio así que debería comenzar a hablar…”

    - Oye Tomoko —llama su atención.

    - ¡S-sí! —responde nerviosa.

    - Te tiemblan los labios, acaso mi brazo te incomoda.

    Tomoko dirige la mirada al brazo herido y vendado de Ryoto, recordando la misión en que se había embarcado él y los AT al Stibariew.

    - ¡No, no, no, no, no, no! —moviendo los brazos como loca—. E-en absoluto, d-de hecho, creo que te ves bien con esas vendas, te hacen ver muy cool.

    Ryoto no cree entender y se lo hace saber con un gesto incómodo.

    - ¡P-perdón! —empieza a hablar más rápido—. Digo, seguro te dolió hacerte esas heridas, así que esas vendas de seguro te hacen recordar el dolor de esa batalla, pero ya debes estar acostumbrado. No digo que no sepas cuidarte, sólo que… —decide terminar—. ¿T-te duele mucho?

    - Ehmmm, por suerte no tanto como antes, pero gracias por preguntar —su respuesta fría apaga el ambiente.

    Tanto él como ella simplemente les costaba continuar realmente la conversación. Sabiéndose el secreto de Ryoto y que este había corrido el riesgo de no volver de aquella misión mortal. Ahora sólo había un silencio incómodo.

    Tomoko sentía que su intuición le pateaba en la entrepierna, pues los dos sentados tan cerca de la estación decidieron compartir unos minutos más juntos. Entonces ella decide comenzar a desenvolver las capas.

    - N-nunca…

    - ¿Eh?

    - Nunca pensé que conocería a un chico que soportara estar con chicas como yo.

    - ¿Personas como tú?

    - Ya sabes, personas que les cuesta socializar. T-tiemblan al hablar con personas del sexo opuesto, dicen incoherencias muy seguido, no arreglarse correctamente —Entonces suelta una risa forzada—. Vamos, la única razón por la que empecé a tener amigas fue porque mi profesora no paraba de preguntarme si tenía cada vez que entraba a la escuela.

    Decidió no continuar describiéndose pues le habría contado datos no apropiados sobre su personalidad.

    - Pero Tomoko. Sólo hay una como tú.

    Ryoto se pierde un momento en los ojos de Tomoko, como si hubiese visto a los ojos verdes de un gato: profundos, misteriosos, pero también, peligrosos. Esto a ella le da un poco de vergüenza por lo que decide continuar hablando.

    - La primera vez que te vi, no pensé que encontraría a otra chica igual. Tal vez fueron las condiciones de nuestro primer encuentro que no lo notará en ese entonces, pero sentí que debía conocerte más…

    Ello consuelo el pecho de Tomoko, dándole el valor para seguir hablando; sin embargo, a los pocos segundos, ella toma la decisión de explorar el pasado del chico.

    - Dices eso —Ryoto se calla—. Pero tú eres de los que sale con muchas chicas por el hecho de ser cortés, ¿verdad?

    Tomoko recibe primero un silencio largo. Se enfoca en ver su rostro y nota una mirada preocupada, tal vez algo confusa.

    - ¿No podrías ser más cuidadosa? —mirando el suelo.

    - L-lo siento —hablando en un tono burlón nada ofensivo—. Es que me pregunte si acaso no te da un poco de vergüenza ver tantas chicas, siempre somos algo insistentes y eso…

    - ¡Ya te dije que no me interesa salir con ellas! —Tomoko calla asustada—. Quieren obligarme a ayudarlas, y me gusta hacerlo —levanta la voz—, pero esas falsas actuaciones de jóvenes inocentes me dan náuseas, ocultando quiénes son realmente, unas…

    A punto de decir algo indebido, Ryoto reacciona a tiempo, sintiendo que hubiese estado atrapado en el pasado. Nota que ella retrocede muy nerviosa por lo que se siente terrible.

    - Nunca te lo dije, ¿verdad? —Tomoko niega lentamente con la cabeza—. Siento haberte levantado la voz.

    Ella había logrado dar con algo, aunque probablemente no era lo que esperaba.

    - Sabes, por lo que has dicho, sólo significa una cosa… Conociste a una chica. La chica antes que yo, ¿no?

    - Tomoko yo…

    - Está bien, siempre cuesta creer que yo haya sido la primera “favorita” de alguien —pareciese como si fuera a sollozar—. Así que, por favor cuéntame, ¿quién era ella?

    Tomoko sintió que estaba llevando las cosas hacia un final malo, preguntándose rabiosa en su cabeza

    - “¡¿Qué hago?! ¡Sacando un tema muy personal! ¡De seguro él me contará su preciosa historia de amor, y al final revivirá esos sentimientos y conociendo mi suerte decidirá volver con ella! ¡Desearía morir ahora mismo! ¡O mejor, que muera él!”

    Ryoto no muestra emoción ante su rara petición, pero toma aire y decide responder.

    - Tienes razón, había otra…

    - “¡Ya comenzó!” —sus labios cerrados tiemblan graciosamente.

    - Fue a los pocos días de conocerte —Tomoko se pone triste—. Luego de mis peleas contra mis enemigos, ella siempre estaba para atenderme las heridas, aunque… —suelta una risa—. No del modo amable, si se podría decir. De hecho, ahora me dolería más el brazo si ella me hubiese atendido.

    - Espera, entonces, ¿qué pasó entre ustedes?

    Los pensamientos volátiles en su cabeza le hacen tardar varios segundos…

    - Ella…

    Sus dientes apretaron sus labios, siéndole incapaz de contarle sobre como termino esa relación. Tomoko siente que debía cortar la conversación y posiblemente acabar con la cita.

    - ¡P-perdón por preguntar! —cruzando sus manos sobre su cara—. Mejor será que nos apuremos.

    - Está bien, creo que llegó el momento de que lo suelte todo… Quiere saber que opina otra persona de esto, y me alivia que seas tú.

    Ryoto siempre habla muy tranquilo, aunque para Tomoko sería la única chica ajena del grupo de los AT en saber la verdad.

    - Ya nos habíamos encontrado en otras circunstancias. Al principio, ella y mi grupo siempre nos encontrábamos peleando pues éramos enemigos. Cuando esa enemistad se acabó nos ayudó en varias misiones, entre ellas el atendernos médicamente —suelta una risa— ella se ofreció. Se me pidió cuestionarla para obtener información del Stibariew. Claro que obedecí, pero cada vez que hablaba con ella la empecé a conocer de verdad y me daba cuenta que su vida había cruzado por varios traumas, me sentí mal por ella que empecé a darle afecto y de pronto ella me respondió también de la misma forma. Decidimos ocultar lo nuestro por miedo a que opinaban los demás, pero aún con eso su pasado parecía volver a reclamarla y me esforcé en tratar de salvarlo de ese futuro horrible.

    Tomoko normalmente se hubiese aburrido y estado pérdida en sus pensamientos por una historia tan larga, pero pronto entendió que el escuchar a veces mejoraba los lazos entre dos personas, incluso después le pregunto sobre el pasado de ella y cuando Ryoto respondió a su petición ella sintió entonces que su vida de introvertida y llena de mala suerte era una vida llena de felicidad comparada con los traumas y horrores de aquella “chica”.

    - …Realmente desconozco porque lo hizo, pero seguí creyendo en ella. Ahora no sé si lo que hice fue lo correcto.

    Tomoko no quería preguntar, pero su corazón insistió, queriendo saber que pasó con ella.

    - ¿Y la salvaste?

    - Yo… —su voz se atoró— Yo…

    Tomoko vio que Ryoto estaba perdido mirando nuevamente el suelo, apretando los puños como si estos quisieran evitar soltar las palabras, sus labios temblaban y sus ojos fruncían. Ella deduce que la respuesta era no haciéndola sentir culpable de su estado lo cual lo llenó de una rabia contenida como un globo a punto de explorar. De hecho…

    - ¡Soy una persona horrible! —Tomoko se para—. ¡No sé por qué, pero siempre lo arruino! ¡Yo no querría traerte aquí a revivir ese recuerdo horrible! ¡Es seguro que por eso ninguna persona quiere hablar conmigo, cuando siento que el mundo me aplasta por el hecho de ser yo siempre deseo lo peor a las personas que me rodean!... —su voz desgastada mostraba su dolor interior—. Incluso cuando te fuiste, deseé que te murieras, lo sé, soy egoísta, pero es que nunca había sentido tanta felicidad cuando te conocí, y los días posteriores cuando caminábamos juntos. Los mejores días de mi vida —su garganta parecía no dar más—. En cambio, tú, logras soportarme aún con mis defectos, pero seguro lo hacías por lástima y no sabías de mi verdadera yo por lo que será mejor para ambos que volvieses y trates de salvar a esa chica la cual quieres más que a mí para que yo vuelva a mi vida solitaria a la que estoy muy acostumbrada… ¡Es lo correcto, está bien para mí! —esa última mentira la grita en sollozos y lágrimas.

    Ryoto presenciaba por primera vez a esta Tomoko, una mujer vulnerable emocionalmente, en lo extremo. Había tratado con muchas chicas en la academia: engreídas, traviesas, frías, rabiosas, todas inocentes; pero era la segunda vez que afrontaba esta situación.

    Él se para y toma de los hombros a Tomoko, pues parecía perder el equilibrio de sus pies, ella termina apoyándose sobre su pecho y después la sienta otra vez en el balcón. Tomoko voltea la mirada para no verlo, con la cara mojada y moqueando. Ryoto saca un pañuelo y la ayuda a limpiar, y dice…

    - Tomoko —coloca su mano sobre su mejilla—. Mi intención al venir aquí no fue sólo para saludarte o para dar otro paseo juntos… Vine aquí para decirte que me quedó a vivir a aquí, contigo.

    Tomoko reacciona mirándolo a los ojos del chico, notando que mostraban la verdad y honor a sus palabras aun pese a lo que dijo ella hace un rato.

    - Lo que sientes no es egoísta, de verdad —pasa otro pañuelo sobre sus ojos—, creo que uno siempre busca la felicidad para uno mismo porque es la que más debe importarle. Es por ello que entiendo cómo te sientes y el odio que me tenías cuando me fui, está bien —la toma suave de los hombros—. También pienso que el hecho de que aún tengas esos pensamientos por los demás es que planeas las cosas sola, y por ello…

    Ryoto decide descansar un momento para tomar aire pues ambos habían liberado mucha tensión acumulada por varios meses.

    - Lo siento, no me gusta pretender ser como muchos de esos chicos de anime que lo arreglan todo con una sonrisa, ¿o está bien para ti?

    - *snif* Bueno *snif* —limpiándose la cara con la manga de su polo—. Si te soy honesta, a veces fantaseo con eso, aunque reconozco que son aburridos por la poca innovación que hay en todas sus versiones. De hecho, ahora sería el momento en que tú y yo… —Tomoko se tapa la boca.

    Y una vez más, nota los enormes ojos verdes de la chica se hacen notar ante él, hipnotizándolo por completo, haciendo que sus deseos por realizar tal acto se aumenten. Ryoto jamás había tenido esa sensación por ninguna chica, ninguna.

    - Tomoko, mañana será un nuevo día. Así que, no te sientas mal por las cosas que pensaste, y no te reprimas más por los malos momentos que viviste, pues no habrá otro momento de esos mientras yo esté aquí. Te lo prometo.

    Aquel dolor que sintió Tomoko en la entrepierna parece haberse aliviado, su delicada garganta se recupera y con una tierna sonrisa como fruto de su conversación suelta sus últimas palabras de esa noche,

    - M-muchas gracias. R-realmente n-no puedo creerlo.

    Ryoto se paraliza un momento cuando le oye decir eso pues, como si fuera un fantasma, un reflejo de la otra chica diciendo esas mismas palabras aparece al costado de Tomoko, mirándola con una sonrisa esperando su respuesta. Él no lo soporta más y va de frente hacia ella, coloca su mano detrás de su cuello, apoya sus labios contra los suyos, y finalmente…

    - “Esta vez haré lo correcto” Te amo, Tomoko.

    Ryoto entrecierra los ojos mientras que ella mantenía sus enormes ojos abiertos sin poder creerlo. “¡Mi primer beso!” decía repetidamente en su cabeza.

    “No es un sueño, no es un sueño”, cerrando lentamente los ojos, toca sus manos suavemente pudiendo sentir que él también respondía a sus sentimientos, y luego de terminar el apasionado beso, se abrazan para ser más eterno su momento máximo de felicidad.

    Finaliza la cita de esa noche con ambos tomados de la mano, para luego ser separadas por las paredes del bus y la distancia volviese a ser larga entre ellos, no sin antes darse otro dulce beso y las manos despidiéndose deseándose volver a tocarse y revivir el tacto del otro.

    Tomoko regresa a casa entonces, abre la puerta y su mamá es quien la recibe.

    - Bienvenida a casa Tomoko, llegas un poco tarde, ¿pasó algo?... ¿Eh?

    Su madre nota algo diferente en su hija, una sonrisa contagiosa acompañaba esos verdes ojos de gato.

    - Te ves muy feliz —ella se le lanza a abrazarla—. Wow, ¿qué te pasa Tomoko?

    - Ay mamá, no tienes idea.

    Mientras tanto, Ryoto seguía caminando por las calles vacías, dándole muchas vueltas a los hechos ocurridos durante el día y en especial el momento que ahora cambiaría el rumbo de su futuro.

    - Ya está hecho —mirando el cielo estrellado—. Je, ahora sé porque esta escena es cliché, te pierdes en ese mar de estrellas, pero yo sólo persigo una. No sé cómo acabarán las cosas con el grupo, pero honestamente me importa una mierda. Siempre y cuando lleve este poder conmigo, sé que podré protegerla.

    Tratando de convencerse de sus palabras. Se apoya sobre una de las paredes del suburbio, cierra los ojos y con dolor empieza a recordar.

    - Ya me he engañado lo suficiente, necesito saber lo que me dijo.

    En su lucha por vencer de una vez por todas su trauma su mente lo lleva a aquella escena en el desierto.

    El lugar se materializa ante él, recuerda a sus compañeros exhaustos al haber logrado sobrevivir del ataque, y él, arrodillado sostenía en sus brazos a la moribunda muchacha con quien había permanecido esa relación oculta.

    Recuerda perfectamente como el viento soplaba su arruinada cabellera, sus brazos recordaban el peso que la sostenían en ese instante, y sus ojos recordaban los de ella esforzándose en no cerrarse.

    - ¡Recuerda, recuerda! —el dolor le impedía ver—. ¡Vamos idiota!

    Grito tras grito, lágrima tras lágrima, y finalmente, su mente le muestra el resto de la verdad.

    La última pieza del recuerdo muestra a la chica, totalmente destruida por la batalla y consumida por la arena, no podía mover nada más que sus labios, lo cual usa sus últimas fuerzas para despedirse de su amado…

    - Gracias Ryoto… Por todo —y da su último respiro.

    Ryoto entonces despierta, volviendo a la realidad, sintiendo que esas palabras habían bastado para sentir que todos sus esfuerzos por ella, no habrían sido en vano. Ve una vez más el cielo nocturno, sintiendo que ella la veía. Y así, terminando con esta historia, sonríe decidiendo que era hora de avanzar, por lo que se despide finalmente de ella.

    - Adiós… Manami.

    _______________________________________________________________
    Ojalá les haya gustado, desearía saber si les gustaría que hiciera una especie de manga sobre este capítulo, pues me gustaría captar las caras que pone Tomoko en sus momentos de pánico. Je, je, es una idea. Espero les haya gustado y los veo en una nueva animación de mi canal (Heartless World Animation)
     
    Última edición: 21 Febrero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,336
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Me pasé a leer porque Watamote es lo máximo. Se siente una pena ajena en cada plan de Tomoko y sus monólogos internos. Claro que igual veía algo de mi propia persona en ella, ya que no socializo mucho.

    Es interesante el hecho de clasificar este escrito, tiene la apariencia de ser un fanfiction del anime, que mezclas con personajes originales de un original. Da a la vida una especie de crossover-spinoff.

    Más que nada, me hizo gracia, lo fácil que es imaginar a Tomoko, y escuchar su voz en los diálogos, en esta situación.

    Algunos consejos, siempre lee el capítulo antes de publicarlo, ayuda a corregir esos pocos detalles ortográficos y gramaticales que quedan en el escrito. Me parece estás usando guión medio en lugar del guión largo, que es el que se usa en diálogos con más frecuencia.

    No sé que camino irá a tomar la historia, pero le daré una oportunidad.

    Y un sí a ilustrar las expresiones de Tomoko.
     
  3.  
    Dexolewuz

    Dexolewuz Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    30 Marzo 2012
    Mensajes:
    47
    Pluma de
    Escritor
    Gracias por comentar, sí, cuando te animas a escribir un fanfic largo, algunos errores ortográficos siempre se escapan. Este fanfic era para la actividad de San Valentín, así que sólo es un one shot. Saludos.
     
Cargando...
Similar Threads - Reencuentro (Watamote)
  1. Mary Dragneel
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    558

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso