Acción J de Justo

Tema en 'Relatos' iniciado por Aryaa Stark, 30 Enero 2019.

  1.  
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    245
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    J de Justo
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    812
    Ahora vamos con la perspectiva de Jack!

    J de Justo

    Elena se había ido ya hace unos tres meses, y me hacia una inmensa falta. Más en estos momentos donde se puede decir que pierdo la noción de lo que es justo y lo que no. Lena siempre estuvo ahí para ver que no me pasara de la raya con ninguna broma, o en ninguna pelea, siempre me cuido en ese aspecto. ¿Pero que podía hacer ahora?

    También extraño que me observara desde los graderíos, mientras daba mis luchas en el coliseo de la ciudad. Extrañamente ahora Ana y yo teníamos muchas más cosas en común, gracias a Lena.

    Tomé con fuerza a mi oponente del cuello, aprisionándolo contra el terroso suelo del coliseo, listo para darle una descarga que lo dejaría inconsciente. La pelea había sido rápida, a pesar de la potencia de mi contrincante que usaba como arma principal un par de dagas cortas, que combinaba con su capacidad de transformarse en una serpiente.

    —Jack Jason Morrison —escuché la voz de uno de los jueces, a mis espaldas. —Suéltalo, ahora mismo.

    Le hice caso de inmediato. Apenas lo solté el chico se transformo de nuevo a su forma humana y me miro molesto.

    La batalla acabó y nos retiramos, pero el juez quiso que lo acompañe a su despacho junto con los otros dos jueces que estaban supervisando las luchas de aquel día. Al llegar me apoyé contra una de las paredes y metí mis manos en los bolsillos de los jeans, mientras que el juez se sentaba en su respectiva silla.

    —Siempre es lo mismo contigo y con Ana —se quejó la única jueza presente. —Nunca controlan sus fuerzas.

    —Ustedes dos se volvieron locos desde que Elena LeBlanc se marchó. —apoyó el tercer juez, mientras que negaba con la cabeza.

    Cerré los ojos, molesto. Ya tenía suficiente en casa, como para que en el único lugar donde me podía desahogar me reprendieran. Del mismo modo estaba molesto de que todos supusieran que es solo por Lena, como si alguna vez me hubiera gustado, ella era como mi hermana, nada más.

    —Ahora bien, hasta cierto punto el poco control de Ana se entiende… —apuntó el juez que me había llevado hasta allí. —Pero el tuyo no, Jack.

    Abrí los ojos, ahora un poco más calmado, listo para defender mi punto.

    —Eso no pasaría, si es que nos dieran emparejamientos más justos —les dije lo más respetuosamente posible.

    Los jueces se miraron entre ellos, dudosos. Se veían preocupados, parece que el problema que tenían no era eso.

    —Lo haríamos, chico —dijo el otro juez, mirándome a los ojos. —Pero sabes como son las reglas, no podemos hacer eso.

    Otra vez con la misma excusa.

    —Pero ese no es el problema, Jack. —la jueza se puso en pie, y se acercó a mí. —Queremos ayudarlos, a ustedes dos.

    Me quede sorprendido, ¿ayudarnos? Pero a qué nos iban a ayudar. Los mire desconcertado un largo rato.

    —¿Ayudarnos? —pregunté, aun sin entender.

    —Así es, podríamos entrenarlos si es que ustedes así lo desearan —aseguró el primer juez. —No les vendría mal, ambos tienen un asombroso potencial.

    ⚡⚡⚡⚡⚡​

    Al salir del despacho de los jueces, me coloqué la capucha y salí del coliseo. Afuera del mismo me encontré con la persona que más quería en este mundo, mi novia Liv, ella era una No Mágica. Quien me miró con preocupación, se había quedado preocupada al ver que me marchaba junto al juez sin previo aviso.

    —¿Qué te dijeron? —me preguntó, mientras me acariciaba el rostro y me tomaba la mano derecha.

    Le conté todo lo que me habían dicho los jueces, la propuesta sobre entrenarnos a mi y a Ana, y la posibilidad de que según como nos fuera a los dos, entrenar al resto de la promoción que se acababa de graduar.

    —¿Y qué harás, Jack? —su voz era dulce, y suave.

    —No lo sé, Liv, tengo que pensarlo —me recosté sobre sus piernas. —Por ahora, solo no quiero volver a casa…

    Acarició mi cabeza, enredando sus dedos en mi rizado cabello. Mientras me miraba pensativa. Puede que Liv no tuviera ningún dote mágico, pero ella era más brillante que cualquier persona que yo hubiera conocido, era muy inteligente y apasionada. Estudia sobre toda la vida mágica, con la esperanza de hacer de este mundo un lugar donde los Mágicos y los No Mágicos, pudieran vivir en paz para siempre, no como ahora, que a pesar de que nos tolerábamos, aun existían ciertos prejuicios y agresiones.

    —Deberías aceptar, Jack —dijo y luego me besó.

    ⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡⚡​

    Mágicos: Personas y seres que poseen habilidades mágicas, o son de naturaleza mágica en si.
    No Mágicos: Humanos comunes y corrientes sin ninguna capacidad mágica.

    Entre Jack y Elena jamas hubo, hay o habrá una atracción amorosa.

    No se si hagan falta más.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Mogekozeta

    Mogekozeta Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Enero 2019
    Mensajes:
    2
    Me gustó bastante, eres muy bueno escribiendo mi amigo.

    Sigues asi
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso