Fantasía Elena LeBlanc

Tema en 'Novelas' iniciado por Aryaa Stark, 28 Diciembre 2018.

Tags:
Cargando...
  1. Threadmarks: Blue
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1092
    Es gracioso por que me salio dos veces el mismo numero en la misma categoría :v
    Este también me gusto y espero haberlo hecho bien :3
    Ojala los hiciera más largos jejeje siento que da para más.
    PD: No supe bien como poner los pensamientos de la chica.
    Día 3: Horas
    Personaje: Alguien extremadamente tímido.
    Palabra: Lunares.
    Genero: Épico.

    Blue

    Me refugie tras de un árbol, pegándome lo más que pude al tronco mientras respiraba de manera agitada, me quite el anillo y lo transforme en una varita, de 15cm de largo, de madera liza circular como si fuera una rama, a lo largo se entrelaza una cinta formando varias X, en ambos extremos hay un cono hacia adentro, sobre la punta superior flota una pica y a su alrededor flota un humo de intenso color naranja obscuro al igual que el de las X y los conos, esto debido al miedo que sentía en esos momentos.

    Agité la barita mientras pensaba en algún animal grande para que me ayudara, pero, al hacerlo lo único que salió fue Blue, mi conejo favorito, pero no para la batalla, el pobre se moriría de un infarto antes de siquiera poder mover un musculo. Me miro con desconcierto en los ojos y pego sus celestes orejas a su cráneo cuando escucho las sonoras pisadas de aquel monstruo que me llevaba persiguiendo desde que dieron las seis de la tarde y las campanas de la ciudad sonaron con fuerza.

    —Lo siento mucho Blue. —Dije totalmente apenada mientras lo apretaba contra mi y luego lo hacia desaparecer con mi varita.

    Mire hacia atrás, aquella cosa ya estaba cerca mío y yo me estaba quedando sin opciones. No se me ocurrió otra cosa que trepar al árbol y aguardar a que el feo monstruo llegara y empezara a buscarme. Yo no era buena bajo presión, peor estando sola, normalmente me deprimiría por la falta de Ana a mi lado, pero ahora rogaba por que mi tío Isaac apareciera para sacarme de este apuro, pues Ana se encontraba muy lejos ahora.

    El monstruo era asqueroso, tenía el cuerpo como si fuera un perro grande casi como un san Bernardo, pero no tenia pelo alguno, su piel era de un color beige y arrugada, y estaba plagada de asquerosos lunares de diferentes colores entre el verde pantano hasta el café obscuro. No poseía orejas, pero no era sordo, tenía un par de ojos pequeños y totalmente negros, y unas fosas nasales enormes al final de su alargado hocico lleno de dientes como cierras, del que colgaban varias babas espesas.

    La bestia pego un ladrido agudo cuando no me encontró en la base del árbol, empezó a oler los alrededores del tronco haciendo mucho ruido con cada respiración. Me puse nerviosa cuando él se dio cuenta que había trepado el árbol y empezó a aporrear el tronco con sus enormes patas mientras ladraba desesperadamente, me aferré con fuerza a la rama en la que me había quedado, mientras le apuntaba con mi varita y pensaba <<Levita, Levita, Levita>> Al cabo de unos segundos el can asqueroso empezó a flotar hasta casi llegar a mi altura. <<Genial —Pensé. — ¿Y ahora qué? >>. Al verlo tan cerca y sin ninguna mejor idea me deje caer, hundiéndome en la nieve por el impacto mientras sin aire veía como se iba flotando, pero el efecto del hechizo no duraría para siempre, tarde o temprano el feo ser caería.

    —Te odio. —Dije mientras se seguía elevando y yo seguía sin resuello tirada en la nieve.

    Segundos después pude ver como la bestia asquerosa explotaba en un millón de trocitos y babas y fluidos como si le hubieran pegado con una bala de cañón desde cerca, varios de sus restos cayeron sobre mí y quedé dolorida y asqueada. Para que después apareciera mi tío mirándome desde arriba con fastidio. Habia llegado a salvarme, un poco tarde pero había llegado, y usado un hechizo de destrucción para matar a esa cosa fea.

    —No pude ser que tu, Elena LeBlanc, no hayas sido capaz de derrotar a ese sabueso trasgo por tu cuenta. —Dijo suspirando mientras me extendía la mano para ayudar a levantarme. —Tampoco pude ser que te dejé sola por una hora y ya te hayas metido en problemas.

    Tomé su mano y me puse de pie, para después utilizar un hechizo simple para limpiarme las entrañas de sabueso trasgo, después volví a transformar la varita en un anillo. Estaba muy apenada de lo que sucedió y me sentía incompetente era una LeBlanc, la magia estaba en mi sangra, llevamos siglos siendo la familia de magos y magas más poderosos y yo ni siquiera podía matar a un sabueso trasgo.

    —Lo siento, tío Isaac. —Respondí bajando la cabeza.

    —Tranquila, Lena. —Dijo suspirando, mientras empezaba a caminar. —De todos modos, estamos aquí para eso, te traje a esta ciudad para que podamos empezar con tu entrenamiento.

    Empecé a caminar lentamente debido al dolor que sentía por todo mi cuerpo gracias a la caída del árbol. Mire al cielo deseosa de que las horas volaran y el tiempo pasara más rápido, yo solo quería volver a casa, con mis padres y mi hermana, con mis amigos… quería volver para estar con Ana, solo quería eso, pero antes tendría que hacerme fuerte.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠

    Sabueso Trasgo: Perros de apariencia asquerosa, los trasgos los usan tanto como para custodiar sus poblados como para casar. Estos sabuesos suelen merodear por su cuenta las alcantarillas de las ciudades en búsqueda de comida o cosas de valor que llevar a sus dueños.
    Invocación: Hechizo capaz de invocar tanto objetos como animales, para hacerlo necesitas haber estado en contacto con el objeto o animal al menos una vez. El tamaño del objeto o el tipo de animal que se pueda invocar depende del poder del mago que realice el hechizo. Para poder efectuar este hechizo con eficacia debes concentrarte e imaginar claramente el objeto o animal que se desea invocar.
    Levita: Puede hacer levitar objetos o seres vivos, por un determinado tiempo sin agotar al mago. El hechizo se romperá en cuanto el tiempo se agote, o el mago se quede sin fuerza, o el objeto o ser hechizado se aleje demasiado de quien realizo el encantamiento.
    Hechizo de destrucción: Existen varios hechizos de esta categoría que son empleados para matar o destruir de manera eficaz. Se requiere de una gran maestría para poder efectuarlos.
    PD: No se sorprendan si luego cambio el titulo del tema jes jes
     
    Última edición: 15 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  2. Threadmarks: Duendes
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1230
    Tuve que cambiar de lugar la anterior historia por que creí que seria lo más adecuado.
    Espero les guste aunque este no es de los mejores al menos me salió fluido.
    Pero como siempre tengo problemas con los géneros jejejeje
    Día 5: Gritos.
    Personaje: Duende.
    Palabra: Melancolía.
    Genero: Horror.

    Duendes

    Los duendes no son lindos, los duendes no son lindos. Repetía una y otra vez mientras escuchaba los gritos de estos bajitos seres que se regocijaban al ver como un trasgo se retorcía de dolor cuando lo torturaban al extirparle sus lunares uno por uno. Por suerte aún no se habían dado cuenta de mi presencia o la próxima torturada seria yo.

    Había seguido a los duendes hacia su guarida por que mi tío Isaac me lo había pedido, quería que recuperase algo que estos se habían robado de la ciudad donde habíamos pasados los últimos tres meses. No era algo de suma importancia ni tampoco vital, pero había aprovechado el problema para ponerme a prueba una vez más. “Es tu legado, ser la más grande de todos los LeBlanc” solía repetirme una y otra vez, no sé qué tenía yo de especial para eso, pero era una carga muy pesada de llevar conmigo.

    Pero esto iba a ser fácil, estaban tan ocupados torturando al trasgo que ni cuenta se daban de mi presencia, pensé que lo que sería más fácil era mandar a un par de conejos en busca de aquel reloj, pero eso seria demasiado fácil, y temía que pudieran capturarlos y usarlos para darle sabor a su sopa, así que entraría directamente.

    Poniéndome de pie y transformando mi anillo en varita, les apunté y pensé <<Leviten>> haciendo que todos los feos y pequeños seres de sombrero picudo se pusieran a flotar hasta que chocaron contra el techo de la caverna en la que vivían. Cuando me vieron con sus feos ojos amarillentos me gruñeron mostrando sus sucios y desaliñados dientes y sacaban sus largas lenguas rojas como si fueran serpientes, me daban miedo, y eran feos muy feos, pero no podía matarlos, no se me daba bien eso y lo evitaba lo más que podía, así que sin dejar de apuntarles pensé <<Teleportación>> Haciendo que todos los presentes incluyendo el trasgo que también había empezado a flotar desaparecieran de la caverna.

    Suspire echando a andar, ahora tenia que encontrar aquel reloj y deshacerme de todos los duendes faltantes de esta colonia que vive a las afueras de la ciudad. Al ver el lugar donde estaban torturando al trasgo me entraron ganas de vomitar, todo el suelo lleno de entrañas, viseras y partes laceradas de distintos seres que se mesclaban produciendo un olor demasiado nauseabundo que al parecer les gustaba a los duendes.

    Empecé a recorrer los diferentes túneles de la colonia en busca de la sala donde guardan los tesoros, pero no daba con ella por ninguna parte, y había empezado a sentir que algo me seguía, me estaba dando miedo, me sentía desorientada en aquel laberinto de tunes. Escuchaba pisadas rápidas y ligeras por los alrededores, también como si alguien arrastra cadenas que se raspaban contra el rocoso suelo y esto me daba escalofríos.

    Eche a correr debido al miedo, ya no me importaba ese reloj, solo quería salir de aquel asqueroso lugar, pero a donde sea que corría era un callejón sin salida y cada vez podía sentir como aquello que me perseguía estaba más cerca. Seguí así hasta que de causalidad di a parar en aquella dichosa sala de los tesoros, empujé la puerta hecha de barrotes y entre. La sala relucía por toda la basura brillante que había allí dentro, pero sobre toda una pila de metales brillantes se encontraba un reloj de bolsillo hecho de oro puro, era el objeto que debía recuperar, cuando me acerqué a él sentí como la puerta se cerraba atrás mío provocando un ruido seco.

    —Genial… —Dije mientras intentaba que las piernas no me temblaran del miedo.

    —Niña… —Oí como una voz rasposa me llamaba desde la única sombra de la habitación. —Yo de ti, no tomaría ese reloj.

    Trague saliva, esa voz rasposa me dio escalofríos yo no sabía que hacer había entrado en pánico, seguía sin ser buena trabajando bajo presión. Esto empeoro cuando de las sombras salió un ser alargado como si de un ciempiés enorme se tratara, era ancho y de un color negro como si estuviera hecho de brea, a excepción de que de su enorme cabeza salía una larga barbaba gris de la que se podían distinguir los enormes colmillos amarillentos de ese ser mientras se le chorreaban las babas, tenia cara de duende. De su largo cuerpo negro colgaban barias cadenas de distintos metales que se arrastraban por el suelo debido a su baja estatura.

    El miedo me invadió y empecé a actuar por instinto tomando el reloj de golpe sin darme cuenta que este estaba atado a un hilo de cobre fino, al jalarlo se activo una trampa, los duendes eran reconocidos por ser buenos fabricando trampas sobre todo trampas explosivas y venenosas. Así fue como en cinco segundos todo el lugar voló en pedacitos, de no ser por que Isaac uso un hechizo de protección en mi me habría muerto, pero en vez de eso no hice nada más que salir volando por el hueco que se había creado en el techo de la caverna, caí de bruces contra la fría nieve hundiéndome en ella, la explosión no la sentí en lo más mínimo, pero aquella caída si la sentí quedándome sin resuello.

    Me di la vuelta desconcertada para intentar comprender que era lo que acababa de suceder, al hacerlo pude notar como de aquel mismo hueco por el que yo había salido despedida hace unos pocos minutos, aquella terrorífica criatura salió corriendo a una gran velocidad hacia el bosque. Deje caer mi cabeza en la nieve una vez más, me dolía todo. Mire el cielo, estaba atardeciendo y la vista era hermosa, tenia un tono naranjado casi como el de la mermelada de naranja, lo mire con melancolía, recordaba cuanto amaba los atardeceres Ana y lo espectaculares que se veían desde el techo de mi casa. En esos momentos en los que no me quedaba más fuerza solo deseaba volver a casa.

    —¡Lena! —Escuche como mi tío gritaba mi nombre.

    A lo que yo simplemente levante mi brazo con el reloj en la mano, el se acerco de prisa y tomó aquel estúpido objeto entre sus manos para luego guardarlo en su bolsillo y mirarme con preocupación en el rostro, deje caer pesadamente mi bazo.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠

    Duendes: Criaturas que aparentan ser bondadosas y bonitas, pero en realidad son seres malvados y feos que disfrutan del sufrimiento de los seres vivos, incluso de los de su misma especie.
    Son conocidos por su habilidad por crear trampas explosivas o venenosas.
    Algunos de ellos, los más ancianos son capaces de hacer la transformación al cienpíes de brea mediante la magia que estos son capaces de aprender, en esta forma son capaces de resistir tanto las explosiones como el veneno.
    Teletransportación: Hechizo que hace que seres vivos u objetos de pequeño tamaño sean teletransportados a un lugar deseado, si no se piensa con claridad a que lugar quieres teletransportarlos estos pueden ir a parar en cualquier lugar. Es necesario ser especifico.
     
    Última edición: 15 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  3. Threadmarks: Duendes II
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1446
    Este esta algo más largo pero esta bueno o eso espero :3
    Sigo teniendo problemas con el genero :/
    Día 6: Comida
    Personaje: Duende.
    Palabra: Insignia.
    Genero: Tragedia.

    Duendes II

    Llevábamos casi dos días en búsqueda de ese rey duende que había escapado cuando yo hice que la caverna en la que vivía salga volando. Isaac dice que si no lo encontramos y eliminamos pronto este puede llegar a causar muchos problemas en aquella ciudad y en el mismo bosque. Esas creaturas buscaban causar mal en los seres vivos solo con tal de verlos sufrir y regocijarse de aquello.

    Ese día había ido yo sola al bosque para seguir la búsqueda mientras mi tío escalaba el risco que se alzaba sobre la ciudad en busca que los Griffins guardianes de este bosque y sus alrededores, creía que con su ayuda podríamos acabar con mayor eficacia al duende. Esto me emocionaba pues nunca antes había visto un Griffin más que en bestiarios o libros.

    No era fácil de hallar, pero tampoco imposible, pues la criatura por donde iba dejaba un rastro de dolor, se podían apreciar árboles y plantas marchitas a su paso como si les hubieran rociado acido encima, también dejaba un rastro de yerba podrida por donde había pasado pues su cuerpo emanaba una especie de veneno que era capaz de marchitar cualquier cosa. Era lamentable y me frustraba, siempre he amado a la naturaleza y a todos los animales, siempre me he sentido más segura en aquellos lugares rodeada de animalitos, ellos siempre escuchan más que cualquier humano.

    Es por esto que yo corría desesperada tras del asqueroso ser para evitar que le hiciera más daño al bosque y a sus habitantes. Pero paré en seco al ver la masacre que había causado el Duende. Frente la entrada de una caverna hecha de tierra se encontraban esparcidos cientos de cadáveres de distintos animales, había varios pájaros muertos con las patas hacia arriba, conejos, ardillas, jabalíes, mapaches, incluso zorros, hasta un par de venados de gran tamaño, la tierra y la flora tampoco estaban en mejor estado, todo negro, marrón, verde, putrefacto. La criatura se encontraba enroscada sobre un Griffin al parecer joven de mayor tamaño que los ciervos, devorándoselo agrandes mordiscos y yo no era capaz de entender el porque de tanta destrucción.

    —Niña… —Dijo con su voz rasposa, mientras me sonreía con carne colgando de sus sucios dientes. —Gracias por liberarme y mostrarme este delicioso mundo…

    La criatura se relamió los labios y siguió comiendo, para después correr a gran velocidad y rodearme con su alargado cuerpo negro del que chorreaba aquel apestoso veneno. ¿Qué hago? Pensé desesperada al verme rodeada por el duende, había sido torpe al entrar de esa manera, ¿ahora cómo escaparía?, si solo pudiera volar o flotar a voluntad todo seria más fácil…

    —Me pregunto a qué sabor tendrás. —no dejaba de dar vueltas haciendo el circulo a mi alrededor cada vez más pequeño. —No he comido un humano todavía…

    De repente el ser movió su cola de manera agresiva lanzándome algo de veneno, no pude hacer más que subir los brazos para protegerme, en cuanto las gotas me tocaron el abrigo que llevaba puesta, este se disolvió y cuando toco mi piel esta reacciono como si de una quemadura se tratase, gruñí del dolor, pero no sabia que hacer, estaba atrapada, pero también estaba furiosa por lo que esa criatura le había hecho al hermoso bosque, lo había destruido, envenenado.

    —Es una lástima. —Su voz rasposa me causaba escalofríos. —Yo creería que una LeBlanc daría más pelea.

    Ya estaba, realmente me había hecho enojar, saqué mi varita que ahora brillaba en un rojo intenso a causa de mi enojo y apunte hacia el suelo, <<Destrucción>> Pensé imaginando lo más claramente que podía, que el trozo circular de tierra que estaba a mis pies se desprendía del resto del suelo, cuando esto empezó a suceder de inmediato pensé <<Levita>> apuntando al mismo trozo de tierra provocando que este flote mientras yo seguía encima. Hice lo mismo con varios círculos de tierra dejando el suelo con varios hoyos, como si fuera un queso. Como esperaba el duende no me podría alcanzar, al parecer no son buenos saltando.

    Empecé a saltar de plataforma en plataforma para alejarme lo más posible de la criatura. Cuando estuve lo suficientemente lejos, moví todas las plataformas para que flotaran sobre el duende, que sorprendido y frustrado aun trataba de hallar la manera de llegar hasta mí, sin pensarlo dos veces solté los pedazos de tierra sobre la fea criatura sepultándolo, y si eso no lo había matado al menos lo detendría por un tiempo.

    Hice que la plataforma sobre la que estaba descendiera, estaba contenta de no haber caído de bruces sobre la nieve una vez más, me senté pesadamente sobre la entrada de la caverna jadeando agotada mientras observaba el demacrado paisaje, los cadáveres de todos esos animales que habían muerto sin ninguna utilidad, todas las plantas marchitas podridas… ya no se escuchaban más los cantos de los pájaros o el corretear de los roedores entre los árboles, una parte del bosque había muerto, y yo no sentía nada más que culpa por haber dejado a esa bestia escapar.

    Mire el montón de tierra que ocultaba al duende, la cantidad de la misma había disminuido supongo que los ácidos de su cuerpo la estaban derritiendo, empecé a preocuparme, podía seguir vivo. Me puse de pie dispuesta a acabar de una vez por todas con la vida de esa criatura, por mucho que no me gustara matar y respetara todas las vidas, yo no podía dejar que siguiera destruyendo un bosque tan maravilloso.

    Cuando estuve cerca del montón de tierra pude oír unos fuertes aleteos sobre mi cabeza, al voltearme pude ver a tres Griffins dos de aspecto joven, uno tenia el pelaje de un color arena fuerte con las plumas blancas y el otro un pelaje café con las plumas grises, el tercero era mucho más grande de pelaje dorado y plumas de un blanco intenso, en sus espaldas iba mi tío Isaac quien bajo de un brinco. Quede totalmente impresiona por la presencia de esas hermosas bestias legendarias.

    —Bien hecho, Lena. —Me elogio al ver el montón de arena que ya casi se diluía por completo. —Tu deja que nos hagamos cargo del resto.

    Asentí, exhausta por toda la energía mágica que tuve que utilizar para levantar tantos pedazos de tierra, eso más las quemaduras y los golpes que aun me resentían de la caída de hace tres días hicieron que no me quejara en absoluto y me sentara con tranquilidad a ver como ellos se encargaban.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠

    Cuando acabaron con el duende se reunieron a mi lado.

    —Ellos son Bastión y Tormenta. —Dijo señalando a los Griffins jóvenes quienes sacaron pecho orgullos al oír sus nombres. —Y ella es Sol. —Dijo apuntando a la Griffin enorme que lo había traído.

    —Es todo un gusto conocerlos. —Dije mientras me ponía en pie y les hacia una leve reverencia quitándome el sombreo.

    <<—El gusto es nuestro, Elena LeBlanc. —Escuché la los pensamientos de Sol, quien me miraba fijamente. >>

    Sonreí ampliamente, yo había nacido con la capacidad de entender a los animales y bestias sin necesidad de emplear ningún hechizo, era mi don, y estaba feliz de que una bestia tan hermosa y noble me haya dirigido la palabra.

    —Ellos son los protectores de este bosque y sus alrededores. —Me contó mi tío. —y los volveremos a ver pronto.

    En ese mismo momento Bastión y Tormenta extendieron las alas para luego tomar un animal de cada especie en sus garras, y echar a volar, pero Sol se quedo un rato más mirándome.

    <<—Te estaremos esperando, joven maga. —Escuché su voz dentro de mi cabeza. —Gracias. >>

    Entonces en ese momento Sol extendió enormes alas y tomo al Griffin muerto para luego desaparecer entre las nubes junto con sus compañeros.

    —Se los llevan para poder honrarlos. —Me explicó mi tío sentándose a mi lado.

    —¿A qué te refieres con que los veremos pronto? —Le pregunte sin dejar de mirar las nubes.

    —Ellos no son solo los guardianes de este valle. —Dijo mi tío Isaac con emoción en su voz. —También protegen la insignia del viento, y tu podrás hacer las pruebas que ellos tienen para ver si eres digna de portarla.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠

    Griffins: Bestias aladas. Su mitad delantera es de un águila y la trasera de un león. Son bestias muy poderosas, son legendarias.
    Insignia del viento: Insignia que le otorga a su portador cierto control sobre el elemento viento, pero más importante le permite flotar a voluntad.
     
    Última edición: 15 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Sad Sad x 1
  4. Threadmarks: A de Aire
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1336
    Seguiré con las historias de Elena, por que es genial.
    Esta vez para la actividad días de abecedario.

    A de Aire


    Al siguiente día, después de haber derrotado al Rey Duende, me levante dispuesta a hacer las pruebas para conseguir aquella insignia tan codiciada. Isaac y yo salimos de la ciudad y nos dirigimos hacia el risco donde moraban los Griffins protectores del valle.

    Ascendíamos, mi tío a pesar de su edad lo hacia con facilidad, mientras que yo a pesar de tener menos de la mitad de su edad, lo hacia con dificultad a medida que el camino se volvía más empinado, nunca había sido muy atlética. Mientras me aferraba de las piedras, he intentaba no mirar hacia abajo mi tío me contaba por cuales pruebas tendría que pasar para poder conseguir la insignia.

    —La primera prueba consiste en escuchar el canto de las aves —aseguró, mientras saltaba un hoyo que daba al precipicio.

    —¿Canto de las aves? —pregunté tratando de seguirle el paso.

    Al intentar saltar termine por resbalar con los guijarros, sentí como empezaba a caerme por el hoyo, pero antes de que sucediera Isaac me tomo del cuello del abrigo evitando que me cayera. Me miró ceñudo, ya estaba cansado de repetirme que tuviera cuidado.

    —Si, las aves que habitan esta zona se unirán en un coro para probar tu pureza, es algo así como el canto de las sirenas —hizo una pausa para mirar hacia arriba. —Te ira mejor, tu realmente podrás entender de qué va su canción.

    —¿Qué pasa si no soy lo suficientemente pura? —pregunté preocupada por lo que podría suceder.

    —Pues en este caso nada demasiado grave —me tranquilizo, mientras sacaba su varita. —Solo escucharas cosas terribles en vez de una hermosa melodía.

    Ya estábamos tan arriba que todo se había llenado de neblina, por lo que Isaac saco su varita para disiparla un poco y hacer que avanzar no sea aún más dificultoso. Yo me estaba poniendo nerviosa, no quería imaginarme lo que me sucedería si llegara a fallar en alguna de las pruebas, pero no podía hacer nada más que esperar y creer en mí, por algo Sol me eligió ¿no?

    ♠♠♠♠♠♠

    Al llegar a la cima del risco no había nada más que varios árboles que se perdían entre las nubes, no había rastro de ninguno de los griffins. Solo se podían ver varias águilas y halcones volando cerca de la cima, de camino habíamos visto varios nidos.

    —¿Dónde están los griffins? —pregunté, me estaba poniendo ansiosa.

    —Aun no llegamos, Lena, no seas impaciente —reclamó Isaac, mientras se acercaba al árbol más alto del risco. —Debes treparlo, cuando llegues a la cima veras donde viven los griffins.

    <<Genial.>> Pensé resignada mientras observaba el árbol, al menos tenia muchas ramas por las que podría trepar fácilmente. Sin decirle nada a mi tío, salté para alcanzar la primera rama y empezar el ascenso hasta la copa del árbol.

    Después de varios minutos en los que sufrí con cada sonido de las ramas al pisarlas, con cada ráfaga de viento que agitaba el árbol, con cada susto, llegué totalmente agotada a la copa. Allí arriba estaba despejado y lo primero que pude ver fue una gran extensión de tierra flotando sobre las nubes, en ella se levantaba una pequeña montaña, <<Wow>> pensé asombrada por lo que estaba presenciando.

    Admiré aquel terreno un largo rato, hasta que sentí una fuerte ráfaga de viento que me hizo temblar del frío. A mi lado se apareció Bastión, mirándome con sus lindos ojos negros, graznó a manera de saludo, yo le sonreí.

    —Hola, Bastión —lo saludé, reconociendo sus plumas grises y su pelaje café.

    <<—Elena, es un gusto verte aquí tan pronto —se colocó cerca mío, mirando hacia el terreno flotante. —Sube, por favor, yo te llevaré. —dijo, ofreciendo su lomo para que lo monté. >>

    Sorprendida por la petición del Griffin me demoré unos minutos en subirme a su lomo. Al hacerlo pude sentir sus músculos, bajo el corto pelaje café. Al ver que yo ya estaba bien acomodada en su lomo, hecho a volar haciendo que sienta el frío aire en mi rostro, y en pocos segundos estuvimos planeando sobre aquella tierra flotante. A simple vista se podían ver varios árboles, entre la diversidad de los mismo pude notar ejemplares de magnolios luminosos, al ser de día su luz natural no se notaba. Así fue como me di cuenta de que aquel lugar era como una pequeña villa, donde habitaban los hijos del viento.

    <<—Bienvenida a Ánemos —empezamos a descender —ciudad de los hijos del viento.>>

    Aterrizamos en el centro de la pequeña ciudad. Allí puede ver una gran variedad de pájaros, incluso pude ver varias ardillas voladoras planeando entre los árboles. También pude ver a varias ninfas de viento paseando por las calles, más griffins, algunos hipogrifos, pegasos de diferentes colores pastando, hadas de elemento viento, incluso algunos silfos, posadas sobre los techos se podían ver a varias arpías charlando. Al mirar hacia el cielo pude observar algunos Rocs y aves de trueno, dando vueltas alrededor de la isla flotante.

    En cuanto pisé el ralo pasto que crecía en aquella villa, todas las criaturas me miraron. Al parecer no era muy común ver a un humano en aquel santuario, varios empezaron a susurrar mientras me miraban expectantes. Solo había una razón por la que un Griffin me llevaría hasta Ánemos y es que yo quisiera hacer las pruebas para conseguir la insignia.

    Me sentía incomoda con la mirada de todos sobre mí, me sentía pequeña he indefensa. Y de pronto apareció Isaac a mi lado, junto con un genio de elemento viento, de piel celeste, larga barba y cabello azul obscuro casi negro, recogido en un moño, no tenía piernas, al terminar su torso solo había un tornado. El genio me miraba de arriba abajo como analizándome, con sus ojos amarillos.

    —¡Isaac! ¿Qué haces aquí? —me asustó su repentina aparición —Y por qué esta con un Djinn, que me mira raro.

    —Que niña tan lista —alagó el genio, mientras regresaba a ver a Isaac —parece que ha estado leyendo tus libros.

    Miré a mi tío desconcertada por lo que decía el ser celeste, que actuaba como si conociera a Isaac desde hace tiempo y fueran buenos amigos.

    —Elena, él es Aemos —señaló al de piel celeste —somos viejos amigos.

    Al terminar las presentaciones, Aemos nos llevó hasta donde empezaba la montaña, allí se llevarían a cabo mis pruebas.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠

    Ánemos: Ciudad donde habitan los hijos del viento. Los humanos y criaturas de distintos elementos no pueden encontrar esta ciudad con facilidad, y normalmente no es posible llegar a ella a menos de que te lleve un hijo del viento.
    Hijos del Viento: Todos aquellos seres que tengan como elemento principal el viento.

    Ninfas de viento: Ninfas de elemento viento. Pueden trasformarse en nubes o corrientes de viento. Suelen tener el cabello blanco en su mayoría.
    Hipogrifos: Bestias similares a los griffins pero menos fuertes. En vez de ser una mezcla de león y águila, son mitad águila mitad caballo.
    Pegasos: Caballos alados de gran tamaño. Son considerados casi tan puros como los unicornios.
    Hadas de viento/silfos: Son como las ninfas pero más pequeñas. Generalmente se encargan de mover las brisas y los vientos a lo largo del mundo.
    Arpías: Mujeres aladas de baja estatura, a parte de tener alas en vez de piernas poseen garras como las de un buitre. Existen varias clases de arpías.
    Rocs: Aves de rapiña enormes, capaces de alzar elefantes con sus garras. Generalmente son de color marrón claro o blancas.
    Aves de Trueno: Casi del tamaño de los Rocs, son aves de rapiña capaces de causar tormentas. A pesar de tener el elemento viento también son capaces de utilizar el rayo, en este sentido son híbridos.
    Djinn: Genios de elemento viento. Suelen usar magia y magia de elemento viento. Son seres extremadamente poderosos y difíciles de matar. Algunos son capaces de conceder deseos si nos ayudas o liberas.
     
    Última edición: 22 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  5. Threadmarks: B de Bigotes
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1301
    Seguimos. Para días de abc.
    Que alguien me diga donde debería postar todas las historias plox :) No estoy convencida de que vayan aquí jejeje

    B de Bigotes


    Escuchar a los pájaros no fue un gran reto, si al fin y al cabo lo que escuche fue algo hermoso, algo puro.

    Pero al momento de subir hasta uno de los riscos de Ánemos, me sentí aterrada con solo ver hacia abajo. La segunda prueba consistía en ir a lomos de varias bestias voladoras, para que me enseñen lo qué es volar en verdad. El primero fue un hipogrifo joven, totalmente gris que fue bastante amable conmigo al momento de realizar varias piruetas. Pero el siguiente fue un wyvern adulto, de unos cuatro metros de largo y dos de alto, qué a diferencia del hipogrifo no fue para nada amable, hasta se burló de mi al momento que vomité debido a tantas vueltas de barril que estaba dando, aun así, no me solté en ningún momento, aunque más de una vez estuve a punto de caer hacia el vació.

    Cuando pisé la tierra caí de rodillas exhausta, mientras el wyvern soltaba gañidos a manera de risa. Esta por rendirme, no quería montar ninguna otra bestia, pero en ese momento, en cuanto me puse en pie apareció Sol brillando por la luz.

    <<—Elena, es un gusto ver como lograste llegar tan lejos —hizo una pequeña reverencia. —No todos logran, soportar el estilo de vuelo de Prieto.>>

    —No fue nada fácil —Aseguré, aun me daba vueltas el estómago. —¿Y ahora qué, Sol?

    <<—Yo seré tu siguiente montura —se arrodilló para que yo pudiera subir a su lomo. Pero yo no pude mover un solo musculo de la impresión, las criaturas tan poderosas como Sol eran casi imposibles de montar. —¿Qué esperas, niña? no tenemos todo el día. >>

    Cuando me recuperé de la impresión, me apresuré a subirme a su lomo. El pelaje de Sol era suave y lustroso. Una vez en su lomo, la bestia hecho a correr para después saltar y emprender el vuelo. La velocidad a la que íbamos era impresionante, el viento golpeaba con fuerza mi rostro y hacia que mi bufanda onde con fuerza a medida que avanzábamos. Sol asedia más y más como si quisiera llegar al espacio, pero en un punto paró en seco con las alas extendidas para después dejarse caer en picada.

    Cerré los ojos gritando por el inmenso vértigo que sentía en aquel momento, como si se me fuera a salir el estomagó. Cuando volví a abrir los ojos, pensé que íbamos a morir pues a unos pocos metros estaba la reluciente superficie del lago del valle. Pero pocos centímetros antes de que nos estrelláramos contra el agua, Sol se irguió, planeando a escasos centímetros de la superficie. Después sumergió una de sus zarpas en el agua creando una estela a nuestro paso, mis gritos de miedo fueron sustituidos por unos de euforia, sentía la adrenalina recorrer mi cuerpo al igual que el viento.

    ️ ️ ️ ️ ️

    Estaba lista para mi última prueba, conocería al legendario Ajera, el dragón del espíritu del viento. Claramente estaba nerviosa, nadie había visto a Ajera en décadas, nadie sabía dónde habitaba, o si ya había cambiado de forma. Pero el estaba allí en la boca de la montaña, a la entrada de una caverna enorme.

    En cuanto emergió y sopló, una corriente de aire caliente chocó contra mi rostro, haciendo que mi cabello y la bufanda se sacudieran. Era un ser inmenso, alargado y no muy robusto, de escamas blancas que relucían con la luz del sol poniente, sus alas eran enormes y de color plateado, sus garras doradas, al igual de las escamas alrededor de sus ojos azules como un par de zafiros, de sus alargadas fauces salían dos largos bigotes que podía mover a voluntad. Ajera, a diferencia de los demás dragones espirituales no tenía cicatrices, a él se lo reconocía por ser un dragón pacifico y nómada, a diferencia de sus hermanos.

    A pesar de su naturaleza pacifista, era demasiado imponente y demasiado glorioso. Yo no me sentía digna de su presencia, no podía hacer más que mirar mis zapatos, mientras jugaba con mis manos, estaba esperando a que el hablara.

    —Vaya qué eres un caso peculiar, Elena LeBlanc —su voz era suave como la brisa. —Normalmente suelen ser los humanos irrespetuosos los que hablan primero —se quejó, con un toqué risueño en la voz.

    —No me siento digna de tu presencia, Ajera El Sabio—la voz me tembló, me sentía insegura, no era capaz de mirarlo.

    —Qué dulce, Elena —sentí como se agachaba su cabeza, para quedar más cerca mío. —Puedes mirarme, probaste que eres lo suficientemente digna de estar en mi presencia —alcé la mirada, para quedarme anonadada una vez más por la presencia del dragón. —El resto lo juzgare yo.

    El dragón cruzó sus patas delanteras para poder recostar su cabeza sobre ellas. Sus bigotes serpenteaban a mi alrededor, me sentía honrada por su presencia, el corazón me latía rápidamente, ante la incertidumbre de lo que estaba a punto de ocurrir.

    —Dime, Elena, ¿Por qué deseas la Insignia del Viento?

    Antes de que pudiera responderle, el dragón se irguió y uno de sus bigotes se acerco a mi hasta que tocó mi frente. Con el contacto, todo se volvió amarillo y blanco, como si nos hubiéramos teletransportado a otro lugar donde las palabras sobraban. Fue como si el me hubiera leído el pensamiento, de pronto el ya sabia todo lo que necesitaba e incluso más. Y su primera reacción fue reír.

    —Ya veo —dijo mientras separaba su bigote de mi frente. —Lo haces por amor —se recostó sobre sus patas una vez más. —Es una causa muy noble.

    Apreté con fuerza la bufanda, había sido un regalo de Ana, realmente no sabía que significaban las palabras del dragón ¿Significaba que era digna de tener la Insignia?

    —Tranquila, no es egoísta querer ir a casa con las personas que amas —los ojos del Dragón mi miraban con picardía. —Tu joven corazón no alberga malas intenciones, Elena.

    Se volvió a incorporar, luego abrió sus fauces y sopló. Del hocico Ajera salieron dos corrientes de airé, uno caliente y uno frío, en un momento me vi rodeada de un tornado. Estaba parada justo en medio, en el ojo del mismo, no moví ni un solo musculo, el viento me despeinaba y golpeaba con fuerza. Cuando el tornado terminaba de crearse y llego a un tamaño razonable, desde las alturas cayó un objeto pequeño.

    Salté en el mismo sitió para atraparlo. Lo observe en mi mano, un pequeño imperdible, en forma de tornado plateado del que salían dos alas del mismo color delineadas en dorado, estaba hecho de aluminio, era extremadamente liviano. Lo aferre en mi mano mientras el tornado a mi alrededor amainaba. ¿Realmente lo había logrado?

    Cuando el tornado desapareció y pude ver de nuevo al dragón, lo primero que hice fue hacer una reverencia mientras sonreía, no podía contener la emoción que sentía en ese momento.

    —Gracias, Ajera —lo miré a los ojos —te prometo que lo cuidare.

    —Úsalo sabiamente, Elena —ladeo la cabeza —puedes retirarte.


    ️ ️ ️ ️ ️

    Una vez Lena se marchó, Isaac apareció al lado del dragón, con los ojos cerrados.

    —Estas haciendo un gran trabajo con ella, Isaac —admitió el dragón, mirando al mago a los ojos. —Pero no podrás tenerla lejos de la chica para siempre…

    —Esa no es mi intención, Ajera —le sostuvo la mirada al dragón. —Ellas se necesitan.

    Isaac echo a andar para dirigirse al poblado.

    —Sigues siendo demasiado terco —se quejó Ajera. —Saluda a Pyros de mi parte cuando regresen.

    ️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️ ️️ ️ ️ ️

    Dragón Espiritual: Así se les denomina a los dragones que son los espíritus guardianes, hay uno por cada elemento. Estos dragones son considerados semidioses, casi dioses.
     
    Última edición: 22 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  6.  
    Borealis Spiral

    Borealis Spiral Fanático Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    4 Mayo 2010
    Mensajes:
    1,222
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola! Yo también me propuse hacerme tiempo para leer las historias de la actividad, pues eso de promover la lectura entre los participantes me parece excelente. Obviamente que tuve que empezar a leer desde el principio todos estos relatos para comprender bien la historia, pero no pasa nada, ya terminé. En cuanto a tu pregunta de dónde deberían ir, bueno, por lo que veo esta es más como una historia continua más que una serie de relatos, por lo que sugeriría que pidieras que se moviera a Novelas.

    Ahora, es la primera vez que leo algo tuyo si es que la memoria no me falla y me he llevado la mejor de las impresiones. Me encanta cómo escribes; detallas las cosas, pero no las haces pesadas, describes las emociones mas no las haces tediosas y tu narrativa es sencilla de seguir y muy fluida. Te felicito por ello, en verdad ha sido muy ameno. Además, no tienes faltas orográficas y eso se agradece un montón; quizás una que otra tilde que te falta pero nada grave. ¡Sigue así!

    En cuanto a la temática de la historia, tengo que confesar que no soy amadora de la fantasía. Si es sutil la disfruto mucho, pero cuando es tanta o cuando la trama principal gira en torno a seres mágicos, hechizos, magos y un mundo fantástico, como es el caso de tu historia, ufff, sinceramente no me gusta; no sé, como que no termina por llamarme la atención. Por eso agradezco que tu escritura sea tan de fácil lectura y también por eso agradezco las aclaraciones que dejas al final, porque la mera verdad no sé ni la mitad de los seres que mencionas aquí. Y saber cómo funcionan los hechizos y qué limitaciones tienen también está bien.

    Elena me gusta como protagonista, es sencilla, humilde y un poco torpe por lo que veo, con la gran presión de ser parte de la gran familia de magos reconocidos LeBlanc y tener que demostrar que ella es digna de llevar su apellido; eso ya da para mucho que explotar de la historia. Ahora añadido a las pruebas que debe hacer para conseguir mejorando y probando su valía como maga, bueno, se ve que esto tiene potencial para un rato. Hasta ahora, lo que más me ha impactado de toda las aventuras de Elena ha sido el asunto con el rey Duende que se escapó y que despedazo y acabó con el bosque y los animales. Esa escena no se me quitará de la mente en un rato y me puso super triste :( Pero a la vez fue tan cruda e inesperada que la amé. Y yo que pensaba que los duendes eran lindos. Vaya, lo que es no conocer.

    Pero bueno, me gustaría seguir leyéndote porque en verdad es un deleite hacerlo, así que espero que mi rechazo por la fantasía no me juegue mal y deje abandonado esto xD
    Te cuidas mucho.

    Hasta otra.
     
    • Ganador Ganador x 1
  7. Threadmarks: E de Extrañar
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1116
    Aclaro que esta sección es más como una colección. Es decir los relatos son auto conclusivos, o si no se resuelven en dos partes.
    Y no siguen todo un orden exacto.
    Entonces con eso aclarado aquí dejo el nuevo relato

    PD: No estoy segura de si deba ir aquí xD
    Por lo que no lo narra Elena, pero aun así trata sobre ella. Help, alguien que me aclare esto.

    E de Extrañar


    Era un día normal de clases. Estábamos todos juntos en el recreo, charlando apoyados en los pupitres de nuestra clase, Lena y Ana estaban abrazadas, se veían felices juntas y yo me alegraba mucho por mi mejor amiga. Todos reíamos, hasta que de repente se abrió la puerta y entro Isaac, nuestro tutor y a parte de eso el tío de mi mejor amiga. Y hoy se veía particularmente irritado, no sabía que habíamos hecho esta vez.

    —Elena, quisieras venir conmigo un momento —hizo una pausa, miraba inexpresivo a su sobrina y a Ana. —Por favor.

    Después de eso Lena algo desconcertada se marcho junto al mago. Todos nos quedamos inquietos por lo que acababa de suceder, pues fue insólito.

    Lena regreso al cabo de una media hora, cuando el receso había terminado y había empezado la hora de clases. Desde entonces había estado desanimada, y callada. Yo estaba preocupado y curioso por lo que le había dicho Isaac, ¿Qué habría sido tan importante?

    ♠♠♠♠♠♠♠♠

    Cuando se acabaron las clases y cada uno se fue a casa, en vez de seguir el camino a la mía me trasformé en un águila, y me dirigí hacia la casa de la maga.

    Ella llego antes que yo, y lo primero que hizo fue echarse sobre su cama boca abajo, sin siquiera quitarse la maleta. Sorprendido de su reacción simplemente aterrice en su amplio balcón y me destrasformé para tocar la puerta. Ante el ruido Lena alzo la cabeza, molesta, al verme no cambio de expresión si no que solo se puso en pie y abrió la puerta de mala gana.

    —Hola, Jack —se quitó la maleta, sin siquiera mirarme. —¿Qué quieres?

    —Hola Elena la Malgenia —me burlé un poco para intentar animarla, era doloroso verla así. —Solo quería saber que paso, ¿qué te dijo Isaac?

    Ella simplemente cerró los ojos y me abrazó. Era normal, yo la conocía, sabia lo difícil que podía ser para ella hablar sobre cosas así, la conocía, y por algo éramos mejores amigos desde hace años. Deje que se tomara su tiempo mientras le correspondía el abrazo. Cuando se calmó un poco se separó, y nos sentamos en el balcón a mirar el cielo.

    —¿Y bien? —le pregunté, sabia que ya estaba lista.

    —Isaac me dijo que cuando nos graduemos… —su voz se quebró, y sus ojos se perdieron en algún punto del cielo. —Tendré que irme, Jack, lejos de aquí, lejos de ustedes, para entrenar con él.

    Subió las piernas a la silla y las abrazo hundiendo su cara en las rodillas. Sabia que a Lena le gustaba viajar, y no le costaba adaptarse a las cosas nuevas. No entendía del todo el problema. Puse mi mano sobre su cabeza, para mostrarle mi apoyo.

    —¿Pero no era tu sueño, viajar y así? —pregunte, dudoso, pero quería comprender por qué estaba así afectada —¿No deberías estar feliz?

    —Si… debería, pero… —se abrazó con más fuerza las piernas. —No por tanto tiempo, no ahora… —sonaba algo confundida. —No quiero estar lejos de Ana, no quiero estar lejos de ti ni de Trece… no quiero perderlos.

    Y de pronto comprendí por que estaba así. Yo sentiría lo mismo si tuviera que marcharme, y estar lejos de mi novia, o de la misma Elena. De repente sentí un vació en mi corazón, como si no hubiera nada, como si es que estuviera perdido. La abracé a mí, y no dijimos nada más en un largo tiempo. También pude saber que no era solo eso lo que le dolía a mi mejor amiga, del mismo modo sentía una gran presión, debía entrenar para cumplir con los estándares de ser una LeBlanc, y a veces Lena no aprecia tener madera para eso.

    —¿Cuándo piensas decírselo? —me atreví a preguntar, sabía que le dolería.

    —No lo sé, Jack —suspiro pesadamente levantando la cabeza. —No quiero perderla ahora que acabo de conseguirla.

    Sus ojos estaban llorosos. Estaba molesto, por que hacerle eso a Lena, sabiendo que ella no estaba hecha para luchar, por que no dejarla ser quien es. Pronto la animaría, porque para eso están los amigos.

    —Por favor, no le digas nada a Ana —me pidió, mirándome con sus ojos que eran una mezcla entre azul y gris. —Ni a los chicos, ya se lo diré yo a su tiempo.

    Asentí, aceptando las condiciones de la maga, ella tenia su propio proceso, su propia manera de hacer las cosas.

    Me puse de pie y le extendí la mano.

    —Vamos, por que no buscamos alguna misión —sugerí, sonriéndole a lo que ella tomaba mi mano y se ponía en pie. —Así nos divertimos un rato.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠

    Escogimos una misión sencilla, era más un recado, de los que estaban colgados en las pizarras de corcho a los lados de la puerta de la casa comunal de la ciudad.

    Cuando completamos en recado, y reclamamos la recompensa acompañe a Lena hasta su casa, después me transforme y volé hasta la mía. Al llegar mis padres me regañaron, por haber desaparecido todo el día, pero no me importo en absoluto. Corrí a mi habitación y me asomé a la ventana para ver las estrellas.

    Esta algo triste, aunque no lo aceptara. Claramente iba a extrañar a Elena, y podría asegurar que yo junto a su familia y Ana seremos los que más sentiríamos su ausencia.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠

    Transformistas: Personas que pueden transformarse en un determinado animal. Ya sea por que nacieron así (Ejemplo: los hombres lobo), o que poseen alguna marca/sello (Ese es el caso de Jack) que es como un tatuaje del animal en si, o sea por que poseen algún talismán o artefacto encantado que les permita realizar estas transformaciones.

    Pizarras de corcho: El lugar donde cualquier persona de la ciudad o ciudades vecinas pueden dejar recados, para que cualquier aventurero los pueda hacer en vez de ellos, cada uno puede tener una recompensa tanto monetaria como material. Estos tienen varios rangos. Y varían desde recolectar cosas, hasta derrotar bestias.

    Casa comunal: Esta se encuentran colgados varias pizarras de corchos con distintas cosas. Esta actúa como cuartel de los aventureros y casa recompenzas profesionales. Allí también se procesan las misiones y encargos.

    PD: estas aclaraciones pueden cambiar, o las puedo aclarar nuevamente con más detalle más adelante.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    arya

    arya Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Enero 2015
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritora
    ¡ahora todo calza!
    me encantó Jack. Creo que es el típico amigo apañador que no falta en un grupo de colegas. (un nuevo personaje a mi lista de favoritos 7u7)
    En fin me gusto el capítulo, aunque no estuviera dentro de la historia.

    ¡Nos leemos luego tocaya! ❤️
     
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,276
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Comienzo con los detalles.
    "... la puerta y entró Isaac, nuestro tutor y aparte de..."
    " ...desconcertada se marchó junto al ...."
    "Lena regresó al cabo..."
    "...me transformé en un águila..."
    "Ella llegó antes que yo.... y me destransformé para...ruido Lena alzó la cabeza, molesta, al verme no cambió ..."
    "... —Solo quería saber qué pasó, ..."
    "...sabía lo difícil .... Dejé que se ..."
    "...pregunté, sabía ..."
    "... las abrazó hundiendo su cara en las rodillas. Sabía..."
    "... y así? —pregunté,..."
    "... por qué estaba así.... como si es que(innecesario) estuviera..."
    "—No lo sé, Jack —suspiró..."
    "...ella tenía su propio proceso, ..."
    "—Vamos, ¿por qué no buscamos alguna misión? ..."
    "... recompensa acompañé a Lena hasta su casa, después me transformé y volé ... me importó en absoluto. .."

    Esto fue un vistazo al pasado, cuando estaban en la escuela (¿secundaria? ¿preparatoria?) mágica. El comienzo de todo, desde donde se conocían y la razón por la que Elena se separa del resto. Claro que le va a costar separarse de sus amigos, sin mencionar a su novia, pero es algo inevitable que sucede cuando se convierte en adulto. Claro que volverá, más fuerte y con más conocimientos; la separación será para bien o para mal. Al final, la distancia es lo que marca a los amigos, y amor, verdaderos de los falsos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Threadmarks: F de Flamas
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1174
    Bueno, este relato va antes de la E xD
    Y decidí hacer un songfic, por que la canción me pareció más que perfecta para la ocación. Aquí se las dejo:
    Oh, Flame Princess
    I think you're rad
    I really wanna kiss you
    Right in front of your dad
    Cause I think you're great
    I wanna be your mate
    Maybe go on a date
    Cause it feels like there's a fire inside my body
    Like there's a fire inside my heart
    It's like this fire is gonna consume me
    If I keep waiting for this thing to start
    Oh, I feel like I'm all warmed up inside
    I feel all warmed up inside
    I feel all warmed up inside
    PD1: Por reglas del foro no pude poner la letra completa como me hubiera gustado, así que en vez de algunos versos dejare un: *Suenan versos tal y tal* Como si se tratara de acotaciones. AUNQUE NO SE SI ESO SE PUEDA HACER D:

    PD2: Gracias Borealis Spiral , arya y Dark RS . El hecho de que lean mis historias me motiva a seguir leyendo. Si tienen alguna duda, no duden en preguntar. Y por cierto Mr. Dark si están en lo que seria la preparatoria. Aunque en mi país se le llama bachillerato a los tres últimos años que cursas antes de graduarte y cuando tienes de 15 a 18 años.

    F de Flamas


    Estaba todo listo. Jack tenía su ukelele, Luna el cartel, y yo tenia el ramo de girasoles. Colocamos todo en su lugar, colgamos el cartel en dos árboles. También habíamos acomodado varios objetos que yo luego usaría. Y después repasamos el plan.

    —Bien, entonces, tu Lena estarás parada allí —dijo Luna, señalando un punto en el patio. —Jack y yo estaremos aquí atrás de los árboles, para no robarte protagonismo.

    Suspire, recordando la canción que había elegido, era demasiado perfecta para Ana. Me estaba empezando a poner nerviosa.

    —Gracias, chicos —suspire, algo resignada. —Les debo una a los dos.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠​

    Arrepentida, así era como me sentía en ese preciso momento. También esta nerviosa, muy nerviosa, allí parada frente al balcón del cuarto de Ana, con unos girasoles en la mano y la varita en la otra. No, no podía hacerlo, me daba por vencida, así que di media vuelta para marcharme, pero Jack y Luna me detuvieron en el acto.

    —¿A dónde crees que vas, Lena? —dijo aguantándose la risa, la prima de Ana.

    —¡No seas cobarde! —Dijo Jack, que sonreía burlón. —Es muy tarde como para que te arrepientas.

    —Pe… pero —Quise decir, mientras sentía las manos de ambos empujándome —¿Y si están sus padres?

    La sola idea de que los padres de Ana se enteraran de lo que estaba apunto de hacer me aterraba, no solo que eran bastante homofóbicos, sino que también eran bastante sobreprotectores con su hija.

    —Ya te dije que no están —aseguró Luna, arrastrándome. —No tienes excusas ahora.

    Así fue como los dos me empujaron de nuevo frente al balcón. Y ahora sin siquiera darme una oportunidad de arreglarme, Jack empezó a tocar la canción como lo habíamos ensayado, y luego empezó a cantar. Yo quería huir, ¿Cómo me habían convencido de hacer eso? Y lo hubiera hecho, hubiera corrido lejos, si no fuera por que las piernas no me respondían de los nervios.

    “Oh, Flame Princess
    I think you're rad”

    Segundos después Ana salió al balcón, y en cuanto la vi no pude evitar sonreír como idiota. No se había cambiado el uniforme, llevaba desabotonado el primer botón de la camisa, su cabello castaño y ensortijado estaba despeinado, sus ojos cafés destellaban ante la luz, detrás de sus lentes.

    “I really wanna kiss you
    Right in front of your dad”

    Ella se sorprendió mucho al verme, y también sonrió de oreja a oreja, y dos flamas al rojo vivo se encendieron sobre su cabeza, haciendo que sus ojos brillen aún más. También se había sonrojado bastante. Se apoyo contra la baranda y se inclinó hacia adelante, sin dejar de sonreír.

    *Suenan versos 5, 6 y 7*​

    Empecé a caminar hacia adelante, mientras movía la varita y pensaba <<Levita, Levita, Levita>>, para hacer que las cosas del patio se movieran y flotaran frente al balcón, para poder utilizarlas a modo de esclarea, y de esa manera poder llegar hasta Ana.

    “Cause it feels like there's a fire inside my body
    Like there's a fire inside my heart”

    Antes de empezar a subir, por mi escalera improvisada regrese a ver rápidamente. Entre los arboles Jack y Luna se asomaron y asintieron felices, para darme ánimos de completar el plan que llevábamos haciendo hace semanas. Les debía una grande.

    *Suenan versos 10 y 11*

    Subí con cuidado por aquellos objetos de patio, hasta que llegue al último escalón improvisado y quede frente a frente con Ana. Pude sentir el calor que emanaba de su fuego involuntario. De cerca estaba aún más hermosa, pude apreciar sus pecas, en su sonrojado rostro, y ver como movía su cola de un lado al otro feliz. Sentía que el corazón se me saldría en cualquier momento por la velocidad en la que latía.

    “Oh, I feel like I'm all warmed up inside”

    —Ana… —me apoye sobre mi rodilla derecha, totalmente sonrojada y con la voz temblorosa por los nervios. —¿Te gustaría ser mi novia? —me declare, ofreciéndole los girasoles.

    “I feel all warmed up inside”

    No respondió de inmediato, solo se limito a tomar el ramo y lo dejo sobre una mesita que tenía en el balcón. Y después darme la mano para que me pusiera en pie y me parara ahora frente a ella en el balcón. Las cosas que use como escalera cayeron, era un alivio, me estaba empezando a cansar el mantenerlas flotando.

    —Si —respondió sin pensarlo mucho más, me tomó de la cintura y me pego a ella. —Claro que si quiero.

    “I feel all warmed up inside”

    Y nos besamos, como nunca antes. Se sentía único, aliviante, pero más que nada sentía amor, amor como nunca antes lo había sentido. Y yo sentía algo una sensación caliente en el corazón, me sentía contenta, protegida. Era una sensación parecida a la que tienes cuando hace mucho frio en invierno y te cubres con una gruesa cobija y tomas un chocolate caliente, pero en el corazón, era esa clase de calor.

    “I feel all warmed up inside”

    ☼♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠☼​

    Creo que no tengo ninguna aclaración para este escrito, entonces les dejo esto:

    Sabían que: El primer nombre que tuvo Jack en realidad era Jake, como Jake de hora de aventura. Por esta razón me pareció aun más perfecto que el tocara esta canción para ayudar a su amiga, con quien guarda una relación algo parecido a la de Finn y Jake.
     
    Última edición: 28 Enero 2019
    • Adorable Adorable x 1
  11.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,276
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Detalles.
    "... yo tenía el ramo de ..."
    "... entonces, tú, Lena ..."
    "...chicos —suspiré, ..."
    "...También estaba nerviosa, ..."
    "Segundos después segundos Ana ..."
    "... Se apoyó contra ..."
    "... improvisada regresé a ver rápidamente. Entre los árboles ..."
    "... que llegué al último escalón improvisado y quedé frente ..."
    "—Ana… —me apoyé sobre ... novia? —me declaré, ..."
    "—Sí —respondió ... que sí quiero.
    "... mucho frío en invierno..."

    Fue muy a lo Romeo y Julieta, solo que con Julieta y Julieta. Aunque tiene un toque de Cyrano con Jack y Luna tras bambalinas.

    Fue dulce, un tanto más romántico de lo esperado. No muy seguro si es de la época de jóvenes, aunque todo apunta a que sí.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    arya

    arya Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Enero 2015
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritora
    La verdad no me llevo mucho con lo romántico, pero mentiría si te dijera que no disfrute de esa sutil ternura que le pusiste al escrito.

    no se por que Lena y Ana me recuerdan a dulce princesa y Marceline.
    en cuanto a Jack cada vez soy más su fan xd

    nos olemos luego Bart, digo tocaya :<3:
     
    • Adorable Adorable x 1
  13. Threadmarks: H de Hielo
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    1505
    Con este volvemos a las aventuras de Elena, wuuu
    Esta algo larguito, espero no los aburra ;(

    H de Hielo


    Recuerdo haber tenido una gran afinidad con el agua toda mi vida, me gustaba, me atraía, me llamaba. Sobre todo, el mar, me parecía algo tan misterioso y a la vez atrayente. Es por eso de que a pesar que ya hubiéramos estado demasiado tiempo lejos de casa, realmente me alegré cuando mi tío termino por llevarnos a una ciudad plenamente costera. Donde el agua era cristalina, hermosa, y la arena blanca y pura. Nunca había visto nada así antes.

    —¿Ya me dirás por qué vinimos aquí? —pregunte, ya estaba cansada de que a pesar de que ya habíamos pasado una semana en la ciudad Isaac no me había revelado el motivo.

    Caminamos por una larga playa, pasando a los turistas y pescadores, dirigiéndonos a un lugar recóndito donde no muchos se atrevían a ir allí porque se creía que en aquella parte habitaban varias criaturas marinas peligrosas tales como varios tiburones de aguas poco profundas, pero lo que más les asustaba era que allí habitaba una serpiente de mar joven.

    —Ahora mismo veras porque, Elena. —Aseguró, manteniendo el misterio.

    —Mientras no me hagas luchar contra ninguna serpiente marina, estaré bien. —Dije en voz alta sin querer, pero realmente no quería pelear contra ninguna bestia si no era realmente necesario.

    —Tienes suerte de que ese no sea el caso. —Suspiro, estaba por darse por vencido con la idea de convertirme en una luchadora hecha y derecha.

    A medida que avanzábamos el camino se volvía más rocoso y menos arenoso, conforme seguíamos un pequeño brazo de mar que llevaba hacia lo que parecía ser una caverna. En cuanto nos acercamos el agua se reflejaba en el techo de la caverna. Era un espació redondo y cerrado, en medio de la misma se formaba una piscina natural que parecía menos profunda de lo que en realidad era. En los bordes aun había varias piedras negras de forma pentagonal en donde uno podía parase tranquilamente pues estarías sumergido hasta un poco más debajo de las rodillas.

    De repente apareció una silueta obscura dentro de la clara agua, la silueta era enorme y parecía estar emergiendo. <<Genial.>> Pensé, sabia que se trataba de la serpiente marina, la que me había alegrado de no haber visto hasta el momento. En ese mismo instante, del agua salió una enorme serpiente, de cara achatada, con escamas de color blanco y las aletas y crestas de un color celeste pálido, sus ojos brillaban en un amarillo intenso. Rugió enseñando las hileras de colmillos que posee y su par de rosadas leguas viperinas.

    Saqué mi varita, dispuesta a defenderme, poniéndome en posé de batalla. Tan natural lo hice que a penas y me percate de como mi tío no movió ni un músculo a mi lado, ni se inmutó por la presencia de la bestia.

    —Tranquila, Elena —me tomó del brazo para que bajara la varita. —No va a hacernos nada —lo miré desconcertado, pero le hice caso y guardé la varita.

    << —Niña ingenua —escuche decir a la serpiente, que me miraba fijamente. —Te mataría, si es que no estuviera aquí El Mago, te mataría, no me importa que seas una LeBlanc. >>

    Normalmente las bestias y animales solían decirme cosas lindas, o por lo menos corteses, esa era la primera vez que me amenazaban de esa manera. Normalmente las criaturas que amenazaban así tenían alguna razón, o se veían obligados, pero esta no, esta solo buscaba sangre, por mero placer.

    —Llévanos con Neo —exigió mi tío, con una mirada severa, no estaba segura de si él también había escuchado lo que me dijo.

    La serpiente se limito a volver a sumergirse, mientras siseaba lo que vendría a ser una amplia variedad de insultos. Mire a Isaac, en espera de sus indicaciones.

    —Vamos, Lena, Neo nos está esperando —dijo, mientras saltaba al agua y se sumergía para seguir a la serpiente.

    Me encogí de hombros, no tenia idea de quién podría ser ese tal Neo, o por qué la serpiente estaría bajo el mando del mismo, o hacia donde llevaba la cueva de mar. Así que me limité a saltar y nadar.

    Al sumergíamos pude ver como debajo del final de la caverna había un hoyo que llevaba a otro por donde pasamos. Mientras lo hacíamos, pensé en que clase de seres habitan en cuevas marinas, y lo que me pareció más lógico es que íbamos a ver a un Marid o también conocidos como Wazu, un genio elemento agua.

    El espectáculo bajo nosotros era hermoso, una especie de arrecife de coral, pero que estaba dentro de la caverna. Había varios animales marinos nadando bajo nosotros, como peses y alguno que otro crustáceo, pero más que nada había muchos tiburones que no hacían nada más que ignorarnos.

    Pronto emergimos al otro lado que era similar, al anterior, en forma de piscina con el borde de piedras pentagonales negras. Solo que ahora en el techo de la averna había un agüero redondo por el que se filtraba luz. El camino de piedras negras llevaba hacia un estrecho pasillo, en el que de las paredes salían picos de hielo. Y eso era bastante extraño, a pesar de que evidentemente haca menos calor que afuera, no hacia tanto frío como para que hubiera hielo.

    Seguimos el estrecho pasillo con la serpiente a la cabeza. Cuando lo cruzamos, al otro lado había una estrecha sala llena de estalactitas y estalagmitas hechas de hielo, donde ser erguía lo que podría decirse que es un trono de hielo, en donde súbitamente apareció sentado un Marid, justo como yo lo había predicho. A su alrededor se enrosco la serpiente que había salido del agua, a pesar de haber dado dos vueltas, la mitad de ella seguía sumergida en el agua.

    —Qué gusto me da verte, Isaac —Dijo el genio, un tanto inexpresivo. —Aunque te vez mucho más viejo que la ultima vez. ¿Qué te sucedió?

    —Tu no has cambiado nada, Neo —soltó irónico, mi tío.

    El genio era de aspecto regio, su piel era azul obscuro pare brillaba como el reflejo del agua en el techo de la caverna. De largo cabello negro, atado en una coleta alta, bigotes finos una barba corta. En vez de orejas tenia una especie de aletas, de membrana azul más clara y de cartílagos dorados, iguales a los dijes que llevaba puesto. En vez de piernas tenia un ciclón de agua que se unía con la misma de la piscina.

    —Este eventualmente tendría que llegar —suspiró el genio, que hasta el momento había ignorado mi presencia. —Toda gracias al descuido de Floga.

    —No suenas muy emocionado… viejo amigo —aseguró mi tío, yo no sabia de que estaban hablando.

    —Pero todo sea por Pyros —su tono me irritaba, por alguna razón me daba mala espina. —Veamos que tenemos aquí… —por fin regreso a verme, y no solo eso, también empezó a acercarse. —La LeBlanc elegida.

    << —No deberías ser tú —escuche de repente a la serpiente, que siseaba molesta. —Niña inútil. >>

    Intentaba que no me molesten los comentarios del reptil, pero sabía que sería inútil, esa era una cosa que me había perseguido toda la vida, <<No deberías ser tú.>>. Me quedé quieta mientras el genio me miraba de arriba a abajo, evaluándome. Se había quedado quieto justo frente mío. La serpiente no había hecho nada más que erguir su cabeza, como si estuviera esperado a que Neo le autorizara matarme.

    —Qué curioso, Isaac —miró a mi tío, con una mirada soberbia. —Pensé que seria Rachel a quien vería, esa chica sí que tiene potencial.

    Intente hacer todo lo posible por no expresar la tristeza que sentía, oír la comparación que hizo con mi hermana me había dolido. Pero mantuve la cabeza erguida y le sostuve la mirada. A pesar de que el y mi tío hablaran como si yo no estuviera presente.

    —Elena es la que fue elegida para esto —sentenció mi tío, para mirarme de reojo. —Se convertirá en una LeBlanc hecha y derecha.

    —Si tu lo crees, viejo amigo —enfatizó la palabra viejo, haciendo que Isaac esbozara una media sonrisa. —Vamos, le daré su marca.

    ♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠♠
    Serpiente Marina: Como serpiente marina se considera casi cualquier monstruo marino que sea largo y de forma serpentina, es decir no necesariamente una serpiente. Son sanguinarias por naturaleza. Criaturas de elemento agua poderosas como los Marid son capaces de controlarlas.

    Marid/Wazu: Genios de elemento agua. Son muy poderosos, capaces de utilizar tanto como magia y magia de agua-hielo. Estos a diferencia de los Djinn, son menos amigables y más soberbios. No suelen conceder deseos ni seguir ordenes.

    Marcas: Las marcas son las que pueden otorgar un poder elemental a una persona. A parte de esto también la capacidad de que el poseedor pueda transformarse en un animal en específico.
    Las Marcas hechas por genios también tienen la capacidad de darle control al mismo sobre la magia elemental del mismo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  14.  
    arya

    arya Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Enero 2015
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritora
    Heme aquí nuevamente disfrutando de tu escrito 7u7
    aunque fue largo no fue tedioso tranquila, eso es lo bueno de tu estilo al escribir.
    pobre Lena, lo que le espera. pero ni modo, tal cómo dice el refrán "No hay cielo sin nubes, ni paraíso sin serpiente".

    ¡Hasta otra, tocaya! :crii:
     
    Última edición: 29 Enero 2019
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    Borealis Spiral

    Borealis Spiral Fanático Comentarista destacado

    Libra
    Miembro desde:
    4 Mayo 2010
    Mensajes:
    1,222
    Pluma de
    Escritora
    Por fin me he leído a la E n.n
    En efecto, me ha gustado mucho, pues allí se da una probadita de cómo fue la reacción de Elena cuando le dieron la noticia de que iba a irse con Isaac, y aunque no lo narró ella como en los capítulos anteriores, aun así ha quedada clara esa angustia de dejar todo atrás y esa sensación de vacío.
    De hecho, me ha gustado tanto porque me ha puesto nostálgica y melancólica. Cuando me mudé de país tuve una reacción similar... En realidad me deprimí bastante xD Me resguardé comiendo nutella y viendo televisión e.e Así que pude entender perfectamente esa tristeza. No es fácil decirle adiós al lugar que te vio creces y a todos tus amigos. Simplemente no lo es D:
     
    • Adorable Adorable x 1
  16. Threadmarks: L de Lograr
     
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    639
    Con esto vamos a lo que serian solo los pensamientos de Lena.
    Es algo muy simple, lo siento, no se si debería ir aquí.

    L de Lograr

    Recuerdo a mi hermana, Rachel. Siempre nos llevamos bastante bien, ella siempre estuvo protegiéndome y velando por mí, como la buena hermana mayor que es. Pero después nuestra relación fue cambiando, por dos grandes motivos.

    El primero fue que yo resulte ser la elegida, en vez de ella. Cosa que no la sorprendió solo a ella, si no que nos sorprendió a todos. Pues Rachel siempre había sido la mejor en todo, una buena estudiante, una buena hija, una buena hermana, pero sobre todo había demostrado ser una espectacular hechicera, totalmente digna de llevar el apellido LeBlanc, dominando magia avanzada con facilidad, una luchadora nata.

    Con esta noticia Rachel se sintió dolida, triste y enfadada. Pero no conmigo, sabia que yo no tenia la culpa, sabia que yo no había deseado que eso sucediera, y que más que todo yo estaba asustada. A pesar de eso, a veces Rachel se ponía fría y hasta algo distante, siempre que estábamos con alguien más de la familia, en especial con el tío Isaac. Pero al final, siempre me dejaba en claro que me quería mucho, y que no era mi culpa lo sucedido.

    La segunda cosa que sucedió, fue Ana. Mi novia y mi hermana se detestan, nunca se llevaron bien, ni cuando Ana era simplemente mi amiga. Desde que nos convertimos en pareja, Rachel y Ana se empeñaron en hacer lo posible por irritar a la otra y terminar peleando en el patio de mi casa, era casi como si estuvieran jugando.

    Esto era gracias a sus personalidades que chocaban, mi hermana consideraba a Ana como alguien extremamente inmadura e imprudente. Pero podría decir que estaba celosa hasta cierto punto, pues había dejado de pasar tiempo con ella para estar con mi novia. De pronto dejo de ser Rachel la que me acompañaba y protegía, la que me hacía reír y me consolaba cuando me sentía mal, ahora era Ana. Aunque claro que no era lo mismo, y a mi punto de vista no debería compararlas a las dos, pues una es mi hermana y la otra mi novia.

    De la misma forma pensaba que no valía la pena que nos comparan a mi y a mi hermana, no era necesario. Ella y yo ya sabíamos que algo estaba mal, que alguien se había equivocado al escogerme a mi y no a ella.

    Extraño mucho a mi hermana, me hubiera encantado que ella me hubiera acompañado también en este viaje, que ella también aprendiera y me enseñara cosas. Y aunque de igual forma la extrañaría, hubiera preferido que la hubieran elegido a ella, en vez de a mí, pues no estoy segura de poder lograr lo que todos esperan que logre, yo no merezco que mi apellido sea LeBlanc.

    Esto lo repasaba en mi cabeza una y otra vez, cuando no podía dormir. Pero en especial ahora, que ya había pasado mucho tiempo y yo no sentía ningún cambio en mí. No creería haber mejorado en nada, en lo más mínimo, no me sentía más fuerte, no me sentía más preparada, tenía miedo de fallar… Yo solo quería volver a casa, extrañaba a mi madre, a mi padre, a Rachel, a mi novia y a mi mejor amigo.

    A lo lejos puede escuchar el aullido lastimero de un lobo, algo puro, algo que yo también pude decir, el lobo le estaba pidiendo a la luna que lo llevara a casa, exactamente como yo. Era extraño pensar que un lobo anduviera solo, y su canto fuera tan triste, el pobre sonaba casi tan perdido y asustado como yo.

    —Yo también quiero ir a casa… —le pedí a la luna llena en voz baja.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  17.  
    arya

    arya Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    20 Enero 2015
    Mensajes:
    167
    Pluma de
    Escritora
    Creo que a Lena siempre la han visto como la sombra de Rachel. Pero bueno por algo ha sido la elegida y no su hermana.

    Cómo siempre he disfrutado la lectura.

    ¡Nos vemos Tocaya!
     
    • Adorable Adorable x 1
  18.  
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Elena LeBlanc
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    10
     
    Palabras:
    410
    Sinceramente este escrito no me convenció.... pero que se le puede hacer, aquí se los dejo, no lo tomen tan en serio, que no esta tan bueno y encima no llega ni las 700 palabras... estoy dudando sobre si debería ponerlo aquí.

    Q de Querer

    Llevaba días intentando hacer a la perfección el mismo hechizo que Isaac me había enseñado, pero simplemente yo no podía hacerlo. Así que lo único que había escuchado los últimos días era “Otra vez” o “repítelo”, ya estaba cansada, tanto física como psicológicamente.

    Cansada, me deje caer de espaldas sobre el césped, mirando al cielo despejado. Me sequé el sudor de la frente y cerré los ojos. Yo en serió quería lograrlo, solo quería ser lo suficientemente fuerte como para poder volver a casa.

    —Querer e intentar no bastan, Elena —dijo serio mi tío, que se encontraba parado a mi lado mirando el cielo. —Inténtalo otra vez.

    Se que Isaac no quería lastimarme, de hecho, siempre me había tratado bien, hasta me consentía más que a Rachel quien era la “joya” de los LeBlanc. Pero ahora estaba insoportable, y yo ya estaba harta y molesta, le guardaba algo de rencor por haberme separado de mi hogar.

    —No —le respondí cortante, estaba a punto de explotar.

    —¿Cómo? —preguntó sorprendido por mi respuesta.

    —No lo voy a hacer —apreté los puños —ya estoy cansada, solo quiero volver a casa.

    Lagrimas empezaron a rodar por mis mejillas. Ya había un pasado un año entero desde que nos fuimos, un año donde no había hecho más que dar lo mejor de mí, pero a este punto ya se me habían acabado las fuerzas.

    —Volveremos a casa en cuanto estés lista —sentenció el mago, mirándome molesto.

    —No —repetí poniéndome de pie —por culpa de este estúpido viaje perdí todo lo que amaba… —cristales de hielo se empezaron a extender por la varita y mis manos. —Perdí a mis amigos, a Jack, a mi hermana… ¡Perdía a Ana!

    Después de haberme desahogado un poco salí corriendo, sin saber a dónde iba, solo quería irme lo más lejos posible. Y era algo extraño, por fin sentía lo que vivían todos los días Jack y Ana o la mayoría de chicos, ya entendía por qué nunca querían estar en sus casas con sus familias. Ahora yo, la niña que siempre había tenido todo y había sido tratada bien toda la vida, había descubierto una nueva realidad, y lo único que deseaba era huir.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  19.  
    Anonimo CCS

    Anonimo CCS consecuencias de actuar sin pensar en el futuro Crítico

    Piscis
    Miembro desde:
    21 Marzo 2019
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Hola yo de nuevo.

    Ley tus primeras 2 entregas y bueno por como van esas 2 hay cosas que podrías mejorar, pero como ya tienes más de 3 cap, los leeré de 2 en 2, y bueno te daré mi critica al respecto de cada cap.

    O ¿prefieres que lo lea primer todo y luego te de la crítica?

    Como gustes, yo esperare a que respondas de todas maneras.

    Si quieres solicitar los servicios de un crítico, puedes hacerlo en la sección de críticos en el foro solo tienes que escoger quien quieres que sea tu crítico y llenar una ficha de la historia que quieras que te comente, a qui te dejo el link de todas maneras para que no des tantas vueltas.


    Sin mas nada que decir gracias por compartirnos tus historias.


    https://fanficslandia.com/foro/críticos.558/
     
  20.  
    Aryaa Stark

    Aryaa Stark Arya a sus servicios!

    Aries
    Miembro desde:
    11 Noviembre 2014
    Mensajes:
    251
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola, gracias por pasarte :)

    Preferiría que lo hagas de uno en uno o de dos en dos, la verdad lo que te quede más cómodo.

    Y esto no es tanto una Historia, es más como una compilación de relatos pequeños, como un montón de one -shots y two.-shots. ¿Aun aplica para pedir un critico?

    Gracias una vez más.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso