Explícito de Pokémon - Después de la devastación.

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por Gold, 1 Julio 2018.

Cargando...
  1.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    357
    Pluma de
    Escritor
    Y... tamos al corriente con otro fanfic.

    Quitando el tiempo que hice otras cosas... no me tardé tanto en leerlo. Primero que nada quiero decir que me gustó, y mucho, muchísimo, pero mi cerebro en este momento es probablemente una masa gris y no quiere procesar chistes idiotas, así que te los quedo a deber.

    Hubo partes muy buenas. Entre otras: la reflexión de Allison durante la reunión (por algo es la best girl) que le da algo más de caracterización a la chica, y me gustó igualmente la discusión que tiene con Alexa en esta escena que se siente muy orgánica.

    Mención especial a Iris, otra grande. Mira que el pj en los juegos me cae mal, pero acá la estás llevando muy bien. A pesar de ser campeona y haber pasado por tantas cosas, aún parece algo... ingenua, la verdad. Da la impresión de que ciertamente la tarea en sus manos es mucho más grande que ella.

    Me encantaron las menciones a Aiwass y ese pasaje en que Alexa expresa mentalmente lo que piensa de Cheza, ambos estuvieron muy cool. En cierto modo el capítulo fue tranquilo, casi de transición, y sirvió para entender más a ciertos personajes.

    Plus, Cynthia intensifies.

    Y que quede en el registro que yo lo dije primero: Skyla es estúpida.

    Igual, aunque el texto se sintió ligero... Y aquí me vas a perdonar, no suelo hacer opiniones negativas y esta no pretende serlo, sí creo que pudo ser mucho más corto, dado que se cuenta poco, hay varios pasajes en los que pudo haberse metido tijera sin piedad, y no de esas que le gustan a Alexa. En pos de volverlo mucho más ágil.

    Queda interés por el próximo capítulo, aún tengo mis dudas de esos dos (Zorrauntal y Cringesley) y ver en qué deriva todo esto.

    n_n/
     
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritor
    Holaaaaaaa aquí presentandome para comentar el capítulo 3. Bien empezemos.

    Scylla, no la conozco pero Por lo visto es líder de gimnasio y me cayo bien, es simpática aunque parece estar muy triste e intrigada, incluso puedo decir que tiene depresión. Tiene un pokemon muy poderoso, es regalado pero aún así ese Scizor es una tremenda máquina de matar.

    Hablando de matar (lol) al principio estuvo muy bien escrito TODO. La neta parecía el diario de un asesino serial, hasta parecía un mundo apocalíptico en el que una persona, en este caso una mujer se tuvo que adaptar. Me gustó mucho el principio :P

    Alexa, la ex novia por lo visto de Scylla, vaya vaya hay muchas parejas Yuri en este fic jaja, bueno en cuanto a ella pues es la fuerte, quisiera saber más de ella, debo admitir que me confundí un poco, ¿Esta muerta o está viva? El insendio me dejo con intriga y también mencionó que fue buena escena.

    Por fin aire fresco para ver criaturas escupe fuego, agua, tierra etc jaja, estuvo bueno el capítulo, ahora el verdadero reto será leer el 4 D: Pero con pausas todo se puede xD. Bien Gold!!!

    Salu2!!!
     
    • Adorable Adorable x 1
  3. Threadmarks: Capítulo 5
     
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de la devastación.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    7403
    Uffff... ha pasado un tiempo ¿no creen? El capítulo será subido en breves, y espero retomar el tiempo usual de posteo usual para no retrasar tanto la trama. No les mentiré, fue un cap difícil, que me sacó varias canas verdes y bloqueos, creo que no quedó chido del todo, pero eso ustedes juzgarán, porque al final de cuentas uno no tiene mucho ojo crítico de su obra. Sin embargo, a pesar de que creo que no es lo mejor que he sacado, una vez se levantó el bloqueo puedo decir que me divertí escribiendolo cuando las piezas comenzaron a encajar. Espero ustedes lo disfruten, o bien, si no les gustó, me golpeen con todo el rigor de la crítica.

    Ahora los comentarios personales :/*-*\:

    Kiwi No me lo tomo a mal, no te preocupes. Una de mis mayores complicaciones con ese capítulo es no saber cuándo o qué cortar, o si se entendería como yo quería. Más que nada al ser una colaboración y al leer el de Meri tuve la sensación que tenía que hacer algo a la altura y explicar muchas cosas, por eso me extendía y extendía, tratando de que todo quedara bien claro para seguir avanzando. Pero tienes razón, cortando algunas partes creo que se podría entender de igual manera y el capítulo quedaría más conciso. Ese cap me sacó la vena perfeccionista porque quería que fuera un buen complemento y un buen cap por si mismo.

    El sentimiento de perfeccionismo se repite en este cap, y fue mucho mas difícil salir del bloqueo, pero creo que quedó lo bastante decente y espero que las escenas no se sientan "extra", traté de que esta vez todo tuviera un porqué y un sentido para estar ahí plasmado, y que no fuera info dumping a lo tonto.

    Estoy muy feliz de que te haya gustado Kiwi, al menos siento que mis desvaríos sirven para algo (?).

    Asael Martinez Scylla en efecto es líder de gimnasio, la verdad es que no la culparía si tiene depresión, pues ha pasado por cosas demasiado jodidas; se puede decir que la ruptura con Alexa fue el clavo final, pero trata de sobreponerse a eso como puede, ya que sabe que no puede estar así para siempre y no quiere ser una carga ni que nadie se preocupe por ella. Si bien Scizor es potente, sus propios Pokémon no se quedan atrás; Scylla quizás no sea de las más fuertes de su región, pero si de las más prácticas, sabe sacarle muy buen jugo a los recursos.

    Sobre lo del incendio. No, Alexa no está muerta. Pero digamos que su pelea con Marshall se extendió tanto que ambos terminaron por prender el bosque en llamas; Caitlyn lo notó y puso una ilusión sobre el bosque para que a nadie ajeno se le ocurriera interrumpir, porque sabe que esos dos se arreglan a golpes y cualquier otra ayuda externa sería como "entorpecer" la manera en que lidian con sus problemas y desacuerdos. Y tampoco es como que Caitlyn quisiera a extraños espiando por ahí y que se dieran cuenta de que hay mercenarios.

    Onda, el fuego fue una consecuencia de la batalla y según la Pokédex, las llamas de Houndoom no son llamas comunes, así que no pueden ser apagadas por la lluvia, pero sí quizás evitar un poco que se extiendan vorazmente por el terreno.

    Tomate tu tiempo con el cap 4, pero no mucho porque ya volvemos a la acción con el cinco (????). Lo del principio del tres no había notado que era como describir el diario de un asesino serial lol xD, pero me agrada que se sienta ese feeling.

    ¿Así que listos? ¡Después de la devastación vuelve a su curso!



    N
    eón


    «¿Los dioses existen?» Se preguntó Iris alguna vez, cuando no era más que una pequeña niña siendo educada en las ancestrales tradiciones de su clan. Tenía nueve años entonces, y hasta ese momento se le ocurrió cuestionar la existencia de las divinidades que su tribu veneraba desde hacía ya varias generaciones; no era una pregunta que pudiera hacer en voz alta, era una chica lista y sabía lo rígidos que los ancianos se ponían respecto a esos temas.

    Durante su corta vida le habían dicho de forma incesante que ella era un regalo de los dioses, la elegida misma por los dragones; que por eso era especial, por eso se le debían entrenar con más rigurosidad que a cualquier otro. Pero ella no recordaba a ningún dragón traerla a la tierra; tampoco escuchaba sus voces, como se supone debería de hacer como tantos otros en el pasado. Se sentía bastante confundida, porque si ella era un regalo de los dioses, definitivamente no se sentía como uno; no era ni más lista, ni más fuerte, ni más rápida. No tenía visiones que le dijeran el futuro, su comunicación con los dragones de la tribu no era menos que normal; no había ningún atributo resaltante en su persona, nada especial que la hiciera creerse esa palabrería incesante y repetitiva.

    Ella sabía que su clan era considerado arcaico, más que arcaico, ancestral. Que perpetuaba muchos rituales que el resto de los domadragones hacía mucho habían dejado de hacer, ya sea por practicidad, ya sea por mero capricho. Ellos era el último eslabón antes de que todo el conocimiento ancestral se perdiera en la modernidad, le solían decir, el último eslabón puro.

    El cuestionamiento le vino de forma natural, si su clan vivía de tradiciones, ¿los dioses no serían más que mitos glorificados a modo de tradición para pasar de generación en generación? Una manera de preservar las costumbre a través de una fe incuestionable y arraigada, ciega y leal. Lo poco que conocía de las deidades eran murales, pinturas, cuentos, leyendas, pero no sentía su presencia, no sentía que ellos estuvieran en el mundo.

    Era una niña, y como tal, después de algunos meses dejó de darle vuelta al asunto; no tenía evidencia para creer en sus pensamientos, infantiles y poco fundamentados. Y así como ella podía decir que no existían los dioses, todo su clan le diría lo contrario; no tenía ninguna razón para cuestionarlos o ir en contra de la corriente. Con el tiempo llegó a pensar de que si se lo repetían tanto, era porque en efecto las deidades existían de diversas formas, tantos adultos no podían estar equivocados sobre la existencia de algo, aun si ellos no lo habían visto, aun si ella no lo había visto.

    Ella no entendía el purismo, pero en ese tiempo era una chiquilla ajena al mundo, entrenada para combatir, para sobrevivir en el mundo hostil de afuera. Drayden la acogió bajo su ala desde que nació, forjandola en una guerrera excepcional para poder tomar el cargo del campeón de la región una vez estuviera lista.

    Hacía mucho se habían perdido los valores de Unova, le decían los ancianos, tú eres nuestra única esperanza para volver a enderezar la región. Lo llevas en tu sangre, le repetían hasta el cansancio.

    Su destino era el de ellos… pero entonces ¿Por qué se sentía tan vacía? Sentía ese pequeña punzada en el corazón cada vez que hacía algo para complacerlos, cada vez que se volvía más y más fuerte para cumplir los designios divinos que aparentemente se le habían impuesto.

    Una punzada que se iba agrandando a la medida que pasaban los años, pero que ignoró gran parte de su vida al mantenerse ocupada, luchando, sobreviviendo.

    Hasta que llegó aquel día…

    El día en que supo que los dioses realmente existían y ella no había sido elegida por ninguno de ellos.

    El día que N se hizo con Zekrom cuando ella iba peregrinando según las tradiciones para mostrarse como una digna guerrera ante los dragones, el día en que según los ancianos ella tendría la capacidad para sostener uno de los orbes y alzarse como líder de la región.

    «Todo no habían sido más que mentiras, ilusiones...»

    Y cuando Black y N chocaron, Iris vio la crudeza de la realidad, vio como sus ilusiones eran rotas, una a una, sin poder hacer nada más que tratar de usar la fuerza que recolectó durante todos esos años para hacerle frente a uno de los siete sabios.

    Y vio con sus propios ojos, como la lucha terminaba en una carnicería. Como el chico de las leyendas era aplastado por su contraparte, y como el poder del orbe lo desintegraba por completo.

    Black estaba muerto. Y no había podido hacer nada para evitarlo.







    2​

    Despertó del ensueño, sudando a mares y con la respiración agitada. Aquellos recuerdos hacía mucho que no la perturbaban, habían sido enterrados en lo más profundo de su mente para evitarse rememorar los errores que no podían ser corregidos. Ya era una mujer mayor, ya hacía mucho había superado esos errores infantiles, mas entonces ¿por qué volvía a sentir ese dolor en su pecho? Ese dolor tan familiar retumbaba en las paredes de su corazón.

    Ese vacío, esa culpa…

    —Tonterías.—Murmuró por lo bajo. No podía ser eso, quizás simplemente era una reacción secundaria de la pesadilla que había tenido momentos antes.

    Escuchó el timbre de su videomisor, alertándola de una llamada entrante. No dudó y contestó lo más rápido que pudo al ver el nombre de su mentor en la pantalla del monitor; ¿tendría acaso noticias del orbe? Últimamente estaba pensando mucho en el artefacto, primero preocupada por él para evitar que quiénes estuvieran bajo la máscara del Equipo Neón se hicieran con su poder, como era de esperarse de cualquier organización criminal.

    Pero ahora…

    Ahora…

    —Iris, ¡qué bueno que despiertas! Te he estado llamado durante treinta minutos.

    —Abuelo Drayden, ¿qué noticias tienes?

    El anciano bufó y frunció aun más el ceño de su rostro; Drayden tenía una mueca de descontento perpetuo, mas Iris con el paso de los años había podido notar los leves gestos faciales que hacía, logrando descifrar así cuando se encontraba calmado y apacible, o por el contrario, extremadamente enfadado y decepcionado. En este caso, Iris podía ver que Drayden estaba bastante molesto y muy inquieto.

    —No hemos encontrado nada. Hemos peinado casi toda Unova, pero no hay rastros del orbe de Zekrom; son pocos los lugares que quedan por investigar y si tengo que ser brutalmente sincero, dudo que lo encontremos.

    —¿Estás diciendo que desapareció?

    —Es una gran posibilidad, Iris. Recuerda que los orbes solo se manifestaron hasta que encontraron a alguien digno; con Black y N muertos, no hay muchas posibilidades de que se vuelvan a manifestar hasta que los dragones vuelvan a elegir a alguien digno de ellos.

    Iris sabía que aquellas palabras no eran maliciosas, ni con cizaña, sino meros hechos siendo expuestos. Black y N estaban muertos, los elegidos habían caído, y los dragones se habían ido.

    Dolía demasiado.


    —Drayden.—Escuchó a Clay en la lejanía.—No hemos revisado todo.

    —¿Qué quieres decir, Clay?

    —Hay unas ruinas cerca de la ciudad de Drifveil, ¿las recuerdas? Donde Ghechis se enfrentó a Alder.

    —¿Qué con ellas, Clay?

    —Están abiertas de nuevo, Drayden.

    —¿Quieres decir qué…?

    —Hay una buena posibilidad de que el orbe se encuentre ahí.

    La comunicación se cortó de forma abrupta, pero a Iris no le importó. Era esperable, considerando la gran amenaza que supondría Neón si se lograran encontrar a Zekrom antes que ellos; mas Iris no se sintió entusiasmada.

    Quizás era el peso del mundo sobre sus hombros, quizás eran los nervios por el anuncio que tendría que dar del cese de hostilidades a Kalos hacia sus habitantes. No lo sabía, pero tenía en claro que no podía seguir así; siendo una sombra de un mesías, una mujer cuyo poderío era cuestionado al no tener a N para validar sus decisiones ante el pueblo.

    Estaba harta, estaba cansada.

    Zekrom no sería la respuesta a sus problemas, pero quizás Reshiram sí.





    3​

    El pasado debería quedarse enterrado, olvidado, pero aquel parecía querer aferrarse al presente, desfragmentarlo, torcerlo, y volver a repetir la historia de dolor. Estar ahí era recordar todo lo que fue, lo que pudo haber sido de haber tomado un curso de acción diferente, y aunque las paredes estuvieran llenas de oxido y telarañas, aunque las computadoras estuvieran en mal estado, aunque los cables eléctricos estuvieran rotos y serpenteando como una suerte de trampa improvisada, lanzando chispas de forma incontrolable, el deterioro del lugar jamás borraría los recuerdos, las sensaciones, la sangre. Todo era igual a como lo recordaba, cuando pisó aquella guarida por primera vez.

    Enterrada a los ojos de todos, olvidada después de la guerra interna que sostuvieron contra el Equipo Plasma Negro en esos ayeres, Alexis esperaba encontrarse con las ruinas de un legado, con una guarida caída, irreconocible y sin que nada se pudiera recuperar de valor. Sin embargo a pesar del mal estado de los equipos, todo era completamente funcional; veía como los algunos monitores parpadeaban y escuchaba el murmullo de varios engranajes oxidados en marcha. No era precisamente lo que esperaba encontrarse cuando volvió, no quería creer que el Equipo Plasma Negro aun estuviera arraigado a la región de alguna manera, en la forma de una nueva organización, aprendiendo de los errores del pasado, volviéndose invisible.

    ¿Aquellos años habían servido para algo? ¿Tanta carnicería sirvió para algo? El ciclo parecía no terminar, eran como cucarachas arrastrándose por la carne infectada de Unova, buscando algo, consumiendo algo, terminando por contaminar todo hasta volverlo inservible.

    Si querían acabar con esto de una vez, debían acabar con lo que le dio inicio. Arrancar el mal de raíz, aun si eso significaba matar a varios de los peces gordos del gobierno en el proceso; porque ya no podían confiar en nadie, ni en los Elites ni en los líderes, todos eran sospechosos y de alguna forma, todos eran culpables de algún modo; siempre abstraídos en su mundo, siempre ajenos a menos que una amenaza los hiciera espabilar.

    Las habían vendido al enemigo, un enemigo desconocido que solo estaba esperando el momento justo para atacar. Estaban a su merced, jugando a ciegas; Alexis estaba segura que las señales que recibió Allison en la mañana no habían sido mera coincidencia, sino una invitación. Atraerlas, jugar con ellas, mostrar la superioridad que tenían sobre ellas.

    Aun así, era demasiado extraño que las mandaran a lugares prácticamente opuestos. Ni Alexa ni ella eran débiles y su fuerza si bien era devastadora en conjunto, seguía siendo un reactivo a considerar por separado. Una emboscada sería demasiado predecible, y como el Equipo Neón se había manejado hasta el momento, sería estúpido pensar siquiera en esa posibilidad. Tenía que haber cierta conexión, cierto mensaje, algo que no estaba viendo, o quizás que no quería ver.

    «Para entender el presente, debes buscar en el pasado»

    Alexa estaba en el castillo de N, ella se encontraba en Icirrus, a solo unos meros kilómetros de la Torre Duodraco. Dos puntos estratégicos considerando el pasado; la Torre Duodraco fue el lugar donde N recibió el orbe, Icirrus donde se encontró la primera guarida y el castillo era la unión de todo; el ascenso de N, la fragmentación. El castillo representaba el inicio y el fin, la creación y destrucción de todo.

    Pero nada era a la deriva; todo servía a un propósito, todas eran pistas puestas meticulosamente para que ellas las descubrieran y las siguieran. Y Alexis no podía evitar sentirse irritada por la situación; enojada e impotente por verse en el papel de presa, en vez del de cazador. Mas en cualquier momento las piezas podrían cambiar, la situación mutar y ellas tenían que estar preparadas para ello.

    Por el momento, lo único que les quedaba era seguir, avanzar, tratar de descubrirlos antes de que ellos hicieran su movimiento. Estaban en una gran desventaja al tener un espía, quizás varios, entre los Elites y líderes de gimnasio; su información se filtraba, Neón tomaba aquello para adelantarse y ellas se quedaban rezagadas en una carrera contra el tiempo. ¿Qué era real y qué no? ¿Quién era digno de confianza y quién un traidor?

    Era como luchar contra una camisa de fuerza, que se comprimía más y más a su alrededor, forzandolas a tomar medidas desesperadas para contrarrestarlo, ahogándolas a cada segundo que pasaba. ¿Qué querían ellos exactamente? Plasma y Plasma Negro siempre habían sido trasparentes, estúpidos si se podría llegar a decir; confiaban en su fuerza, en su líder e influencias, en sus ideales. Eran descuidados, mostrándose a plena luz del día, luchando, predicando su ideología como si fuera una salvación.

    Y sin embargo, sabían ocultarse cuando la situación lo ameritaba, actuar con cautela, escatimando en recursos de ser necesarios; a pesar de ser descuidados en el exterior, en el interior sabían moverse, que gatillos jalar, cómo sobornar. Por algo se mantuvieron tantos años con el asedio de la región, por algo tuvieron que recurrir a ellas para que pudieran erradicarlos.

    Pero al parecer no habían hecho un buen trabajo, porque aún quedaban residuos de lo que alguna vez fueron, esta vez más cautelosos, más letales; unos fantasmas que sabían como jugar sus cartas ahora que conocían al enemigo. Porque no podía haber Neón sin Plasma, de eso estaba segura. Plasma era el inicio y debía ser el fin.

    Ahora y para siempre.

    Escuchó unos pasos acercándose. Que manera tan descuidada de sorprenderla.

    —¡Luxray, Impactrueno!—Era una voz joven, dotada de nerviosismo e inseguridad; seguro era un nuevo recluta, carne de cañón para evitar que siguiera avanzando. No le sorprendió el hecho de que mandaran a un total novato a enfrentarla, sino el hecho de que no hubiera más como él para frenarla.

    Volteó para verlo por escasos segundos antes de que Toxicroak la protegiera del ataque; un niño de no más de quince años, que temblaba de pies a cabeza, vio en sus ojos temor y recelo, un poco de resignación. Sus días estaban contados.

    Una nube de polvo se levantó en el recinto y Alexis saltó a una de las maquinarias para alejarse lo más que pudiera del combate cuerpo a cuerpo; no tenía el tiempo ni las ganas para enfrentar a un novicio, además de que su misión no era solo recordar viejos tiempos, sino extraer la información de los servidores para llevársela a Allison. Las conexiones estaban tan viejas y dañadas, que tratar de acceder a ella remotamente era una pérdida total de tiempo.

    —No tengo tiempo para esto, niño.—Dijo con frialdad.—Te daré la oportunidad de que te retires de todo esto y vuelvas con tu familia, no quiero lastimarte.

    Y tampoco tenía el espacio suficiente para maniobrar, no sin al menos dañar los equipos presentes. No quería hacer movimientos bruscos, pues aunque sus heridas ya estuvieran mejor, no quería arriesgarse a volver a abrirlas solo por ser descuidada. No quería arriesgar más de lo necesario en ese enfrentamiento fortuito.

    —¡Palpitoad, ataca!—Exclamó el chiquillo sin siquiera dignarse a verla. Estaba decidido, iba a luchar como su líder se lo había pedido y daría lo mejor de sí, sin importar si se estaba jugando su vida en el proceso.

    ¿Qué clase de juego estaban jugando? ¿Atacarla para que así la frágil información se perdiera en el proceso? No, era contradictorio, bastante improbable. Si hubieran querido hacer eso, el panorama hubiera sido muy diferente a como lo encontró; estaba segura de que si Neón hubiera querido destruir todo aquello ya lo hubiera hecho, y no hubiera mandado a un simple recluta para hacer el trabajo.

    El renacuajo salió de unos de los charcos eléctricos que había visto con anterioridad y se lanzó sobre ella. Alexis lo esquivó maestría, aunque tuvo que alejarse de la escena unos cuantos metros para evitar caer sobre algún equipo en el proceso; una vez estuvo en tierra firme, lanzó una de sus pokebolas para terminar con el adefecio de agua que se acercaba a ella a saltos vertiginosos; tenía que evitar el mayor daño posible a la estructura para evitar pérdida de datos y el posible colapso guarida. Allison jamás la perdonaría si por un descuido todo terminaba bajo escombros.

    —¡Acabemos con esto entonces, niño! ¡Tyler!

    Un Sceptile salió de la esfera y no pasó ni un segundo antes de que el dragón de hierba terminara con su oponente. Palpitoad fue lanzado con fuerza hacia su entrenador, impactandolo y haciéndolo perder el equilibrio. Luxray fue el siguiente en caer, pues a pesar de estar potenciado por los cables eléctricos desperdigados, el nivel de poder entre él y su oponente era demasiado abrumador como para siquiera intentar alagar la lucha un poco más. El cuerpo del felino terminó con varios cortes y heridas infectadas, cortesía de los golpes tóxicos certeros de su enemigo. Había perdido de forma miserable.

    El recluta trató de levantarse a pesar del dolor, tratar de ayudar a sus pokémon a tratar de seguir luchando; sin embargo, antes de que su cuerpo reaccionara sintió como unas manos lo levantaban del suelo con brusquedad. Y por primera vez desde que se animó a retarla, se dignó a ver a su oponente. Y sintió como esos fríos ojos verdes le perforaban el alma; sintió temor, sintió mucho miedo. Creía estar listo para la muerte, creyó que desobedecer las ordenes lo haría un héroe; acabar con la amenaza antes de que fuera demasiado tarde, pero ahora comprendía la magnitud de sus decisiones, los errores que había cometido.

    Era demasiado tarde para tratar de remediarlos; como veía la situación solo tenía dos opciones. Suicidarse, o bien, esperar a que aquella mujer lo matara en algún momento.

    Ninguna era demasiado tentadora.

    —No eres una pieza importante.—Soltó Zentris con decepción y asco; cuando él trató de volver a apartar la mirada, Alexis lo sacudió con rudeza para evitarlo.—No eres más que carne de cañón, pero tenerte vivo es mejor que nada.

    Hizo un ademán para que su Sceptile y su Toxicroak se acercaran a él y lo flaquearan de ambos lados. Sceptile hizo crecer las hojas de sus antebrazos y cuando Alexis lo bajó, el reptil puso una hoja en su cuello y otra la utilizó para apuntarle al pecho. Toxicroak hizo lo propio con sus pinchos, y clavó uno en su espalda y otro en su cuello para mantenerlo en su lugar. Un paso en falso y todo se teñiría de rojo.

    —Tyler, Vance, confío en ustedes.

    Alexis entonces se alejó de la escena y se acercó a uno de los equipos maltrechos de la sala. El monitor apenas y podía sostener una imagen nítida, mas no era muy importante en esos momentos. Limpió el teclado del polvo y las telarañas y tecleó una serie de comandos para hacer que la imagen se mostrara de forma simultanea en todas las pantallas adyacentes, incluyendo la gran pantalla que tapizaba la pared. La información se desplegó segundos después, todo el sistema estaba desbloqueado aparentemente, movimiento extraño considerando las circunstancias anteriores; Zentris entonces insertó un chip en uno de los costados de la máquina, navegando y descargando toda información útil que veía en la base de datos.

    Descargó los archivos de los antiguos reclutas, sobre viejas investigaciones y expedientes diversos; todo era demasiado familiar, pues Alexis recordaba haber hecho lo mismo muchísimo tiempo atrás, aunque aquella vez dejó varios cadáveres en la guarida, y entrar al sistema había sido muchísimo más difícil a pesar de que Allison la estaba apoyando a la distancia. Ahora todo era una simple acción mecánica, tomaba las carpetas que le parecían interesantes y transfería la información sin más, sin trabas ni sorpresas desagradables.

    La transferencia llevó varios minutos en ser completada, la información era vieja y el equipo también, por lo que era de esperarse de que no reaccionara tan bien a la nueva tecnología. Sin embargo, Alexis no sentía ninguna prisa ni urgencia para que la transferencia fuera completada; no tenía todo el tiempo del mundo, eso estaba claro, pero ya no sentía esa adrenalina de que su vida corría peligro a cada segundo que los datos se demoraban en transferirse.

    Dio un vistazo rápido hacia todos los archivos, y se sorprendió encontrar una carpeta que había sido agregada recientemente apenas hace dos días. Zentris trató de abrirla, pero se sorprendió al encontrarse con un archivo encriptado; sorprendentemente, al pasarlo al dispositivo de almacenamiento no tuvo ningún problema. ¿Qué demonios?

    —Allison, tengo lo que pediste, pero hay algo más. Al parecer, pusieron un archivo encriptado hace dos días…—Recitó Zentris por el auricular.—Lo guardé de todos modos, ¿crees que sea algo valioso?

    Si no tuviste problemas para pasarlo a la memoria, dudo que sea valioso, pero me intriga que es lo que pudieron haber dejado de manera tan a la deriva. ¿Has tenido noticias de Alexa?

    —Ninguna. ¿Tú?

    No… pero sus signos vitales siguen bastante estables por lo que veo. Supongo que tendremos noticias de ella pronto.

    —Allison, un recluta trató de interponerse en mi camino.—Soltó Alexis sin tapujo alguno, era mejor si lo sabía de antemano ya que podría darle una idea del plan de acción.—Lo capturé, ¿crees que nos sirva de algo?

    Aunque no sea alguien importante, quizás puede ser una oportunidad para saber más sobre ellos. Traelo a la base, le haremos un interrogatorio.

    Alexis volteó a ver a su rehén, tenía el rostro empapado por las lágrimas y parecía suplicar misericordia. Ella simplemente suspiró. Sería una tarde larga.



    4​

    Allison apretó los puños y soltó una maldición por lo bajo. ¿Qué era todo eso? El Equipo Neón las tenía en la mira y aun así se negaban a dar un ataque frontal para desestabilizarlas, por el contrario, parecían estar bastante contentos dejando pistas, guiándolas a sabe qué cosa. Como si les estuvieran dando las piezas de un rompecabezas a cuenta gotas, pero siempre desde el anonimato. No tenía sentido ni forma; ellas trataban de destruirlos, ellos… ¿ellos que querían? Sus patrones de comportamiento eran demasiado impredecibles, extraños.

    Quizás por eso tampoco daban con ellos; encontrar a organizaciones megalómanas hambrientas de poder era el pan de cada día, ¿pero por qué luchaba el Equipo Neón? ¿Qué era su motor, su motivación? ¿Qué ganaban ellos de estar jugando sin tomar la ofensiva? Si ellos quisieran podían destruir sus avances, al tener tanta información sobre ellas.

    Le frustraba no comprenderlos, no poder encontrarlos. Sentía como si estuviera de nuevo en entrenamiento, sin tener ni idea de qué hacer.

    Pero no podía rendirse, no podía simplemente echarse abajo; hace unos días, cuando entró a la base de datos del Equipo Plasma Negro por una mera corazonada mientras la reunión de paz se llevaba a cabo, se encontró con varios datos interesantes.

    Solo había cuatrocientos registros por lo que podía ver gracias a la conexión inestable que mantenía con la base, cuando el número de reclutas debería ascender a varios miles por los años que estuvo activa. Sin mencionar que la mitad de ellos estaban muertos cuando los comparaba con registros más actuales de la policía; el resto o se encontraba en la cárcel o bien ejerciendo algún trabajo de civil bajo libertad condicional.

    Luego vinieron las señales, y no dudó en mandar a Alexis y Alexa a investigar y recabar toda la información que encontraran para poder hacer una comparación mucho más profunda de los datos que se le presentaban. Nada podía ser una coincidencia o mera casualidad.

    Y ahora que Alexis le había información de su reciente captura y descubrimiento, Rothschild tenía el presentimiento de que la red de misterios más que decrecer, crecía de forma exponencial a cada paso que daban.

    Mas ella era terca y una genio. Lo que sea a lo que se estuvieran enfrentando, podían resistirlo y combatirlo si se preparaban adecuadamente.

    Y su trabajo era justamente hacer esos arreglos. No iban a fallar esa misión, era inconcebible.



    5​

    La estructura era imponente, pulcra y bien cuidada, como si el tiempo se hubiera congelado precisamente en ese lugar, sin tener que lidiar con las inclemencias del tiempo y el desgaste paulatino al que se tendría que haber sometido por los años. Para Alexa, ver como el castillo se alzaba imponente ante ella, con esa aura de majestuosidad y poderío rodeándolo, era suficiente para sospechar que N al menos pasaba unas cuantas temporadas en esa guarida, resguardándose del mundo que solo tenía premios, alabanzas y peticiones hacia su persona.

    Era la única explicación que le podía encontrar al cuidado del castillo, ahora oculto de nuevo bajo tierra en vez de erguirse como hace tantos años. Mejor así, no necesitaban más fanáticos alrededor de las ruinas tratando de justificar las acciones de su amado dios, o de rogar por su presencia.

    No había guardias, no había nadie más que ella y el sonido de sus zapatos resonando entre los cuartos, provocando un eco que se extendía como un zumbido por las columnas de la fortaleza, las cuales por alguna razón que desconocía tenían esa cualidad de amplificar el sonido.

    Caminó por los diversos pasillos, llenos de apenas un polvillo que se había formado por las semanas sin atención alguna. Se tomó el tiempo para investigar cada habitación, cada rincón; se encontró con diversas cosas que creía nunca volver a encontrarse, antiguas investigaciones, antiguos planes, estatuas y pinturas de Ghechis y sus hijos, otras tantas de N solamente con sus hermanas, unas pocas de él solo. Era curiosa la cantidad de aquellos tributos, pues eran excesivos para alguien que odiaba la atención pública y tenía poco o nada de narcisista.

    ¿O acaso todo no era más que una fachada? N era un misterio absoluto, rodeado siempre de halo de divinidad que parecía haberse instaurado en su persona desde que uno de los grandes dragones lo eligió como su portador. Las únicas que podían saber que estaba sufriendo, que estaba pensando, quién era realmente detrás de esa máscara de falso mesías, eran sus hermanas.

    Pero estaban muertas, y él también, así que simplemente podía tratar de descifrar su vida gracias a esos retazos de su existencia en el castillo, gracias a los informes y las pinturas que delataban una vida muy diferente a que mostraba en el exterior, a Iris y a todos los pobladores.

    No le tomó mucho tiempo llegar a la sala principal, llena de equipos de cómputo y servidores dispersos. Se veían en buen estado y funcionales, lo comprobó cuando encendió varios al mismo tiempo y no tardaron en reaccionar; Alexa vio todo con fría monotonía y se dedicó a insertar la memoria extraíble mientras tecleaba unas cuantas cosas para mover la información a su pequeño artefacto de almacenamiento. Por obvias razones el castillo contaba con cámaras de seguridad, mas el sistema de seguridad informática que N había instalado era deficiente, o al menos eso le pareció a primera vista, quizás simplemente estaba roto desde hace mucho tiempo, lo que le facilitaba más el trabajo; eso explicaría el movimiento informático reciente que captó Allison.

    Pasó diversos vídeos de los meses anteriores de la tragedia para analizar el comportamiento de N más a fondo; unos simples vídeos de seguridad no eran mucho, pero eran buen paso para empezar a adentrarse en su psique para tratar de unir las piezas de ese complejo revoltijo y dar con respuestas de una vez por todas.

    No obstante, los vídeos no eran lo único que poblaba los servidores, sino otro tipo de datos también, aunque más escasos y al parecer varios de ellos muy dañados a propósito.

    «Archivos de voz...»

    ¿Por qué N tendría archivos de voz? ¿Y porque los destruiría?



    6​

    «Todos están mal, mal»

    «Todo esto es su culpa»​

    «Explota, destruye»​

    «¿Cómo crees que vas a cambiar el mundo?»​

    «No eres nadie»​

    «No eres N.»​

    «Ellas tienen la culpa»

    «Culpables, culpables.»​

    «Tú tienes la culpa»

    «Todos están en tu contra.»

    «Las sombras vienen por ti.»

    «Muere, muere.»

    Voces que no dejan en paz, figuras que no están ahí pero cobran vida. Una sombra repta por las paredes y sus ojos grises refulgen como dos dagas a pesar de la escasa luz. No está sola, otras dos formas humanoides reptan y se van acercando. Nadie las ve, eso parece ser; están ocupados, viendo los monitores, los planes; ellos no ven a los monstruos invisibles. Ellos no son débiles.

    Hay sangre en tus manos, hay muerte en tus manos. Todo es tu culpa, las voces te lo dicen, te lo repiten; lo saben, no puedes ocultarlo. Son testigos de tu crimen, están ahí, vigilandote, recordandotelo. Pero no puedes caer, no puedes. No ahora, no ahora que estás cada vez más cerca. Así que las acallas, las silencias, tomas el frasco de pastillas cuidadosamente guardado en tu saco para matarlas, para censurarlas. Quizás nadie más las escucha para no incordiarte, pero sabes que están ahí, junto con las criaturas, junto con sus cadáveres, pero ellos lo ignoran, lo ignoran por tu bien.

    Tomas sin que se den cuenta cuatro pastillas y te las pasas sin ningún líquido de por medio más que tu saliva. El efecto tarda, pero el ruido en tu cabeza se apacigua, se va extinguiendo; unos minutos más y las sombras desaparecen, ya no te perforan con sus ojos como dagas y sientes que puedes respirar por un instante.

    N te dejó su legado, te lo dejó, estás seguro de ello. Te lo dejó antes de que ellas lo mataran, lo aniquilaran, suprimieran su luz; la luz que te guió durante tantos años, hacía él, por él. Todo fu un camino preparado, no puedes sucumbir ahora que estás cumpliendo su última voluntad, su último aliento.

    Ellas tienen la culpa, no tú. No quieres que nadie muera, no como ellas, quieres vivir en paz, quieres darle a Unova una segunda oportunidad para emerger de sus cenizas. Aun si para eso debes torcer las reglas, aun si para eso debes atacar al gobierno y matarlo.

    «Lo que él tanto defendió en vida»

    N estaba mal, solo ese error había cometido. Apoyar a una campeona débil, sin fuerza, ayudarla con sus decisiones y dejando que fuera consumido lentamente por la carga que le imponían. Iris tenía la culpa, la tenía; Iris lo había matado.

    N estaba muerto y todo era culpa de ellas.



    7​

    —Señor, traigo los informes de...— El recluta se quedó a medio camino, sosteniendo la tablilla con los papeles de forma trémula. Era nuevo, inexperto, se notaba en sus gestos y en sus ojos; aun tenía esa inocencia de el primer día, esa creencia de pertenecer a algo. Llevaba el uniforme con orgullo, como si fuera su mayor logro pertenecer al equipo Neón.

    Fue cuando él salió de su trance.

    Nero no sabía si sentirse asqueado o fascinado, viendo como ese joven muchacho portaba el ropaje negro y azul como un emblema. El escudo con la N embarcada en un círculo y diversos rayos adornándola se encontraba pulcro sobre la tela, la mirada firme a pesar de que los espasmos involuntarios de su cuerpo denotaban el creciente nerviosismo en su persona; pero vio en él lo que veía en todos, grandes, chicos, aquellos que se habían unido a él por su causa: un soldado listo para morir, alguien listo para ser olvidado, enterrado y desechado.

    «Como él hace tantos años.»

    Escuchó de nuevo las voces, aunque esta vez menos agresivas, más tenues. No sabía lo que decían, miles de pensamientos se entremezclaban, y ninguno terminaba de ser demasiado claro. Se mordió el labio inferior y trató de no hacerles caso, de no caer de nuevo en su juego; lo culpaban, las culpaban, era un sin fin de pensamientos que no terminaban por llegar a ningún lado.

    Lo único que sabía era su misión, la que se había impuesto cuando vio a N morir aquel día de su encuentro.

    «No caer»

    «No caer»​

    «Renace»

    —Dejalos en mi escritorio, y puedes retirarte.—Habló el líder por primera vez, sin siquiera volver a mirar a su recluta.

    —Señor también le traigo noticias, capturaron al soldado R3045. Fue demasiado cobarde como para tomarse la píldora, como lo muestran sus signos vitales. ¿Debemos mandar un escuadrón para eliminarlo?—Una voz mecánica perfectamente ensayada, afilada, directo al grano.

    No eran personas, no eran humanos, eran solo unos números más en el ordenador, como él. Era contradictorio; la actitud de rebaño lo confundía, lo hacía tener conflictos internos. Era fascinante y a la vez le daba asco a partes iguales; pero debía admitir una cosa, por mucho que despreciara esa mentalidad, no hubiera llegado tan lejos si sus subordinados no la tuvieran. Era un mal necesario, porque manejar sujetos individuales era mucho más complicado que mover los hilos de una gran masa homogénea.

    Manejando a los primeros no tenía experiencia, no cuando él venía de un entorno bastante diferente; manejar a los segundos, en cambio, no requería mucho esfuerzo; unas cuantas mentiras, una buena labia, carácter, liderazgo…

    Nero tenía todo lo que hacía falta, pero las voces en su cabeza siempre lo hacían flaquear, siempre cuestiostionandolo, burlándose. Esperando un movimiento para verlo caer y junto a él, los susurros de su mente.

    —Negativo, solado RQ204.—Dijo tratando de sonar serio, pero en su mente sonaba ridículo, tonto, poco capaz.

    «Idiota, idiota»

    —Pero él podría…

    —He dicho negativo. ¿O acaso quieres desafiarme?

    «No eres nadie, eres un idiota»

    «Deja de fingir… deja de...»​

    —¡Lo siento señor! ¡No volverá a suceder!—Vociferó el muchacho antes de hacer una reverencia marcada y salir de su despacho. Nero se masajeó las sienes, sin saber que pensar, o qué sentir.

    No estaba desinformado de todo lo que había pasado, había visto la batalla, el desastre. Había visto el poder de esa mujer y estaba seguro de que no era todo su potencial desatado; de todos modos, la culpa había sido del soldado R3045 por desobedecer ordenes directas y enfrascarse en un combate infructífero. Nero las había investigado, gracias a su informante sabía más o menos a lo que se enfrentaban; ¿qué demonios había estado pensando ese niño cuándo creyó que podía hacerle frente a esa fuerza devastadora y cataclismica?

    Por un lado le gustaba que mostrara esa individualidad, esos deseos de querer ir contra la corriente de lo establecido y mostrar su valía, era como ver una luz en esa oscuridad en la que se había sumido por voluntad propia; por otro lado, se sentía sumamente furioso por su accionar; sin embargo, nada de eso afectaba sus planes. Era un pequeño desliz, sí, pero nada muy dañino para él.

    El soldado R3045 no tenía mucha información de todos modos.

    Todo iba de acuerdo al plan.

    Presionó uno de los botones de su escritorio, un intercomunicador.

    —General Azure, comuníqueme con el Dr. Cheren.

    8​

    Elesa volteó a ver al hombre frente a ella con irritación. Hacía mucho había dejado de escuchar su incesante parloteo para tratar de convencerla de hacer un viaje de negocios para la agencia, una pequeña gira internacional que incluía a dos de las regiones más importantes del mundo, más una parada secreta extra. El modelaje era su pasión, su segunda profesión, le fascinaba caminar por la pasarela y viajar por el mundo. Pero tenía los pies bien puestos sobre la tierra; antes que modelo, era líder de gimnasio y su lealtad estaba con su campeona por sobre todas las cosas. Con la situación actual de la región, pensar en abandonar Unova en esas circunstancias rayaba en lo egoísta y ridículo, mas debía jugar bien sus cartas si quería salir airosa de aquella negociación tan unilateral.

    Mas tenía las manos atadas; por mucho que quisiera salir de ahí y volver a sus deberes como líder, no podía hacerlo. Tenía la mala costumbre de escuchar hasta que la otra persona terminara de hablar, y su educación le impedía salir de ahí de forma grosera. Además, no podía revelar los datos de la situación actual a su mánager, por ordenes de Iris. Los civiles no estaban preparados para escuchar la verdad, y era mejor cubrir sus ojos con mentiras hasta que todo estuviera bien.

    Así no cundría el pánico, así no habría paranoia colectiva. O al menos, esos fueron los razonamientos de la campeona.

    Ella no era nadie para cuestionar a una autoridad superior, pero no podía evitar sentirse desplazada y negada, como una fuerza menor que solo está ahí para apoyar a los propósito mayores; no tenía ni voz ni voto, y aunque sabía que las acciones de su campeona estaban mal, no podía exteriorizarlo ni mostrarlo, porque entonces sería ir en contra de Iris, y lo que menos quería era causar más discordia entre la administración interna; confiaba que podía meterle un poco de sentido común a Iris de alguna otra forma, pero aun debía averiguar cómo.

    «Y aún debía saber el propósito de ese extraño mensaje que le llegó en la madrugada.»

    —¿Elesa? ¿Elesa, me escuchas?

    —Te escuché las primeras quince veces, Cornelio. Se supone que esto sería una reunión rápida para ver las irregularidades de mi horario, pero llevamos aquí más de cinco horas hablando de lo mismo. No puedo ir; tengo cosas que atender primero como líder de gimnasio.

    —¡Pero es la oportunidad de una vida! Además el Sr. Warden ya se ha comprometido en que iras con nosotros; ¡No nos puedes hacer quedar mal!

    —Eso debieron pensar antes de firmar en mi nombre sin ni siquiera consultarme. Podría demandarlos por esto.—Contestó de forma mordaz y sin muchos ánimos de seguir alargando la plática.—Perderán muchos millones, pero eso no es asunto mío.

    —¡Está en tu contrato!

    —Entonces anulalo, ya no quiero trabajar para ustedes si harán este tipo de movimientos.

    —Tienes un contrato por cinco años más con nosotros, y apenas vas en el segundo. ¿Crees que es tan fácil como todo en tu vida, Elesa? Te dan la oportunidad de una vida, ¡y la tiras la basura! Solo eres una cara bonita más, que convenientemente también es líder de gimnasio, ¿crees que en unos años más las agencias te contratarían?

    Ella simplemente mostró una sonrisa de suficiencia y le lanzó una mirada frívola a quién decía ser su representante.

    Era cierto, era la oportunidad de una vida, la oportunidad de ser una estrella famosa de talla mundial, pero nada de eso le importaba si su región estaba en ruinas. Rechazaría la petición cuando más se lo propusieran y no tenía miedo al futuro; ciertamente, ya no era la misma jovencita de hace años, pero había madurado, mas seguía siendo bella y sensual. Lo sabía; si dejaba aquella agencia, su trabajo como modelo no estaba acabado, y aunque así fuera, prefería velar por su campeona y sus homólogos antes que por las ambiciones de una compañía superficial.

    —No me importa, Cornelio. Además, ¿no fuiste tú hace meses que me dijiste que tenía una larga línea con otras agencias peleándose por mí? Se ve que estás desesperado.

    —¡Alguien más joven que tú diría que sí!

    Quizás sí, después de todo ese mundo se manejaba en las apariencias y en lo superfluo. Niñas de quince años se matarían sin duda por estar en su lugar, pero ella no entraba en esos estándares; ni siquiera si volviera a ser una muchachita ilusionada hubiera aceptado, porque antes que buscar dinero tenía principios y había visto el horror suficiente como para ninguna propuesta encantadora le volteara su mundo.

    Podría llevar el caso a la corte, tenía todas las de ganar, pero los procesos burocráticos eran un tanto lentos y lo que menos quería era seguir perdiendo tiempo en esas banalidades, yendo y viniendo entre audiencias, testimonios y trámites.

    Era mejor terminar con eso de una vez y para siempre.

    —¿Cuánto dura el viaje?—Preguntó de la nada, lo cual descolocó al hombre.

    —Eh… Dos semanas.

    —Iré con una condición, Cornelio. Serán mis últimas dos semanas en la agencia; cuando regresemos a Unova, el contrato se cancela. ¿Te parece?

    —¡Pero estás mal de la cabeza o qué…!

    —¿Aceptas sí o no? Tienes treinta segundos para decidir, o bien, podemos vernos en la corte como prefieres y hacerte desembolsar millones de dólares de la compañía. Ser líder me da ciertos privilegios, así que no tendría porque pagar un abogado…

    —Eres una hija de…

    —¿Sí o no?

    —Está bien. Tú ganas, Elesa.
     
    Última edición: 13 Septiembre 2018
    • Impaktado Impaktado x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    357
    Pluma de
    Escritor
    Vaya, un capítulo tremendo.

    No me voy a meter con la redacción, que aunque en este cap queda algo deficiente, pasa a un plano olvidable por toda la información que se expone y sus implicaciones a futuro y pasado.

    Empezando con Iris, que en este punto se siente como la verdadera protagonista. Recibe más foco, tiene más trasfondo, está en el centro del conflicto y es la que más mueve y se mueve con la trama. Poco a poco puede apreciarse cómo la presión está acabando con ella.

    Me pareció interesante que fueras contando la misión en partes desde la perspectiva de las tres chicas. Me da la impresión de que las están moviendo de un lado a otro, que en lugar de darles pistas se están comiendo un señuelo mientras algo sucede, peeeeeero no sé qué vaya a ocurrir al final.

    Cheren es el jodido traidor.

    Black está muerto.

    Y Nero es el jodido líder en las sombras... me encantó la idea, justo fueron una pareja que me gustó en BW y como pj está resultando muy interesante. Buen manejo de la segunda persona para presentarlo.

    Y lo más importante... ¡Elesa tiene un cameo! Wiiii

    Valió la espera dude. Nos seguimos leyendo.
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritor
    Yooooooooooo por fin, jamás pensé que llegaría tan lejos pero estoy aquí.

    Leído el capítulo 4, ahora comenzamos con lo típico y pues aún no veo errores de ortografía y la narracion sigue siendo buena.

    Hablando ahora de lo que trata... ok ahí te voy, este capitulo le hizo enojar un poco, esas ganas de querer asfixiar a un personaje que no existe, pero en mi caso quise darles un golpe en la cabeza a todos los de Unova MENOS A IRIS :<3:

    Casi la cajetean por andar pensando en tonterías, tuve ese mal presentimiento de que la junta no iba a salir bien, estuve muy intrigado y algo molesto por lo infantil que actuaron... Iris por miedo actuó de forma "normal" los demás no se si se les olvidó el plan o les vale queso pero si me sentí así medio desesperado.

    Creo que eso es causa de que eres bueno haciendo llegar el mensaje de que... Unova esta en ruinas y al borde del pánico y hace me sienta mal por ellos, Kalos obviamente en el fondo tienen algo de corazón pero eso irá en el siguiente punto.

    Las relaciones políticas, tratados, ese tipo de cosas llaman mi atencion aunque las leyes no me gustan :ashstract:. Bueno en fin era algo predecible que el trato no sería exactamente lo que las 2 regiones esperaban. Cada quien vio primero por su lado, Kalos se aprovecha un poco de la situación pero no está exagerando de hecho creo que hacen bien, Unova por ese lado mintió se podria decir pero todo va para bien nunca para mal.

    Y creo que eso es todo... como dije... iba a explotar si la regaban pero de momento no a pasado nada.

    Salu2!!!
     
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    Plushy Berry

    Plushy Berry PokéWriter Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,874
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    A mi no me engañan, este guión lo escribió Bee Train para un anime que no se emitió. Y lo digo porque tiene todo lo que esperarías de un anime de esta casa:
    Yuri
    Chicas badass con armas
    Yuri
    Drama político
    Yuri
    HARTO ANGST
    Yuri
    FEEEELS
    ... yuri?

    Pero ya dejándome de cosas, creo que se puede intuir que en este fandom no abundan mucho las historias de transfondo político, incluso algunos trabajos que en su momento sólo vi por encima que hablaban de guerras entre regiones estaban mucho más centradas en los combates y a lo sumo en estrategias bélicas, ¿negociaciones de paz, tratados? ¿qué es eso? Irónicamente la diplomacia puede llegar a convertirse en una batalla mucho más sanguinaria que simplemente los trancazos.

    Y la verdad es que una de las cosas que más sorprenden de la historia es la habilidad para tomar varios temas que no solo son complejos sino bastante difíciles de manejar sin hacerlos bastante aburridos y considerando el origen de la historia proveniente de otro colectivo siento que hubo muchísimo trabajo en cuanto al manejo de la exposición y viendo la enorme cantidad no sólo de fanworks sino de trabajos serios que la cagan horrible en este apartado.

    Por ahí creo que ya alguien lo había comentado pero Iris es quien verdaderamente se lleva las palmas, no sólo porque su faceta como Campeona pocas veces se menciona (hasta a la pobre de Diantha aunque sea para viborear se la menciona pero a Iris ni sus luces) sino precisamente por tomar ese aspecto de ser opacada por figuras tan fuertes como N o Alder, incluso Black en su respectivo momento porque es el juego que más figuras fuertes tiene. Pero gshagsasjhs como se llevó ese tema hasta expandirlo a los ámbitos religiosos de que ella no fue la "elegida" y todo por servir a tradiciones de gente que se fumaba hojas de Oddish, y se siente perfectamente la frustración de que no importa lo que hiciera, nunca estaría a la altura de los falsos mesias... o simplemente era que no tenía ese carisma de líder supremo.

    Ya he mencionado en algunos lados que tengo problemas para leer algunas cositas que impliquen huesos rotos o desarticulaciones y bueno, amen que aunque hay algunos combates directos no se haga abuso de esta clase de heridas que me triggerean de forma horrible. Eso también me recuerda que el ritmo de la historia es impecable, hay capítulos que son bastante largos pero se pueden leer bastante fácil (y más considerando los temas de fondo) que al final uno queda "de verdad me acabo de chutar 9k?" Y eso ya habla muy bien del trabajo en comparación a otros en donde a los 5 ya estás suplicando que el episodio termine.

    Sigo tincada respecto a las intenciones de los Neon y los misterios que rodean a la muerte de N porque no aparentan ser un grupo de loquitos revolucionaros, si lo fuera no tendría sentido que lo hubiesen matado... si es que realmente lo mataron o hay un plotwist que no estoy vislumbrando. Así también como los posibles bandos que se van a armar los líderes a la hora de los putazos. Bueno, estando al corriente espero que no se me sigan juntando tantos para poder comentar de forma más concreta.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  7.  
    Merinare

    Merinare Beta-reader

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Julio 2018
    Mensajes:
    136
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    HELLO. Vuelvo en forma de fichas para darme cuenta que había un capítulo que nunca había leído. Let’s go.

    Siento que la introspección de Iris ya un poco se nos está yendo de las manos. Y yo que pensaba que iba a quedar relegada a personaje secundario, la verdad me alegro de que no sea así. Me gusta la combinación que le estás dando a la trama, una mezcla de historia de los juegos con teología que queda muy bien.

    El efecto “protagonista de los juegos está muerto” siento que ya lo kiwivi en otra historia hace tiempo, así que no se que taaaaaan shockeada me deja. Pesadilla pesadilla, y volvemos a nuestro futuro distópico y misterioso – yo lo que me pregunto sobre las famosas ruinas es por que tuvieron que esperar a que se abran solas. No podrían agarrar a ciertos topos con forma de taladro y abrir un hueco del tamaño de los plotazos que clavaba yo en el colectivo? No? Bueno.

    Hay algo que se me hace gracioso. El hecho de que vayas tomando detalles de la gente a la que vas leyendo. Como la peluche y sus conversaciones de izquierda a derecha – SI YO TAMBIEN LA APLIQUE – o la manía mía de terminar cada capítulo con una última frase de cierre centrada. Se me hace buenísimo… pero cual es tu detalle, doradito? Lo tuyo siempre fue muy parejo. A lo mejor esa sangría que se comía la mitad del espacio en la versión de celus. Si, eso puede ser.

    También se me hace gracioso que las chicas superpoderosas estén tan rotas como de costumbre pero tengan todos sus bichitos con nombre. También les ponen moños y participan en concursos cuando están aburridas? Y al parecer también tienen más investigación que las películas de Sherlock Holmes versión 2018 – acceso a cámaras de seguridad, recuperación de archivos de voz, reconstrucciones de los hechos, Mi conclusión: demasiado CSI Miami para tu body baby.

    Ah si, me olvidaba. Y una vez más usas el recurso de otro… esa segunda persona también me suena de algún lado. Te voy a empezar a hacer bullying como no sigas tu propio estilo.

    Tengo que concluir con que Elesa es demasiado cool.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritor
    Leído el capitulo 5, Finalmente estoy al Día D:

    Recuerdas que dije que a Iris no le daría un golpe? Ahora me arrepiento, lo que acaban de decir sobre ella, me deja con muchísimas dudas y ya no se con quien irme, tanto misterio sólo ¿Por un mal objetivo? Por un mal entendió, por una catástrofe que nadie espero, ¿Porque?

    Están prácticamente en guerra incluso interna, si el pueblo lo supiera esto estaría arruinado.

    Hasta ahora parece que me inclino más por Alexis, Iris aún aún tengo esperanza pero si ella fue clave para lo que pasa ahora pues... ay por Dios...

    No se que más decir xD, ah ya justo me acordé lol, el Team Neón, Team plasma. Hay restos todavía, y al parecer obliga a sus trabajadores a tomar una ¿Pastilla? Ok eso me dejo pensando ¿Acaso los usa como marionetas ese misterioso líder?

    Aaaaaaaah por Dios Gold me está haciendo dudar mas y más sobe Unova, mejor que se vaya al carajo xD, al parecer si la quieren salvar pero para sacar provecho de ello, como que todos se quieren pelear por el "trono" o simplemente no quieren dejar Unova como en caso de Elesa pero tampoco es como que quiera aportar algo.

    Tanto misterio sobre N, me da mucha tristeza recordar que esta muerto y que no podrá ayudar... aunque esas grabaciones me dejaron en intrigado.

    Haber si los Pokemon hacen algo para iluminar a Iris o a alguien más lol.

    Bueno eso es todo jeje, me surgieron más dudas, pero por lo leído ya poco a poco empieza la verdadera trama de este fic.

    Salu2!!!
     
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Cuenta la leyenda, que cuando Doradito responde comentarios es que se viene un nuevo cap en camino.
    Elegantemente tarde, como siempre. La trama se hace tan thicc que tratar de sacarlo todo en una semana es un suicidio.

    Primero hablaré un poco sobre el cap que se viene en estos días, para ir entrando en contexto. No spoilearé nada, aunque bueno, teniendo algunos fragmentos ya subidos en spoilerficks...

    En fin, primero que nada, el siguiente cap será la inflexión de todo el fic. Y para un evento tan importante, tuve que dividirlo; al principio iban a ser dos partes, pero los sucesos terminaron por ser demasiados que tuve que hacer tres. Y el mayor reto es que las partes entre sí no se sintieran inconexas, dígase, que una se sintiera como relleno, la segunda se sintiera importante y otra se sintiera completamente fuera de lugar e intrascendental. Porque todo lo que pasa tiene un motivo, una razón de ser, y aunque pudiera parecer aburrido al inicio y con demasiada introspección de un solo lado, es porque son muchas perspectivas que se van a terminar uniendo al final.

    Para quiénes no conozcan a Scylla más allá de lo que he puesto de forma ligera en los capítulos recientes, tendrán una nueva y completa tanda de información en las tres partes siguientes junto a todo Aiwass (o al menos en su gran mayoría), para que se vayan haciendo una mejor imagen del personaje y su entorno, con eso de que no van a leer ni leerán el colectivo de donde salió todo este menjurje extraño.

    Y por si no se pudieron hacer una idea fija, esto es un Ivornose:
    [​IMG]
    Especie: Ivornose
    Tipo: Fuego/Acero
    Habilidad: Armadura Frágil/Weak Armor
    Por si la descripción tan rápida que aparece en el fic no es suficiente. También se harán menciones a otras especies de Aiwass con información rápida sobre ellas, pero espero en la siguiente tanda de comentarios mostrar más imagenes también para que se vayan ubicando poco a poco.

    En fin, como ultima cosa antes de pasar a las respuestas, en estos días haré un rework de los primeros tres caps; cambios de escenas, mas claridad en la narración, corrección de algunos errorcillos, para hacer la lectura mucho más amena y quitarme una espinita que traigo encima.

    Now its time...

    Kiwi Al principio de todo esto iba a hacer a Iris un personaje secundario más en toda la trama, pero después del segundo capítulo deseché esa idea completamente. Después de todo es la historia de la región de Unova, de ella como campeona, Alexa y las demás están ahí de agregadas por las circunstancias; afortunadamente, cambiar el protagonismo central de Alexa a Iris no fue una transición forzada o que chocara con el resto de mis planes para la historia, así que se quedó tal cual después de mucho pensarlo en la caminadora. Al final creo que hasta le da mucho más encanto al fic, cuando Iris va tomando cada vez más y más fuerza y las mercenarias solo son una herramienta para ayudarla a contar su historia. Encaja mejor con el concepto de espías justamente.

    Y aun le falta al personaje crecer, demostrar más matices, esto solo es una pequeña cucharada de su resolución. Faltan las consecuencias y los actos.

    Iba a spoilear algo... pero creo que será mejor esperar al siguiente cap. Creo que se revela por si mismo de alguna forma.

    Lo que sí, lo de Elesa no se queda solamente como cameo ;)

    Nero aun tiene más por mostrar, pero es uno de los personajes que más me gustó escribir en el cap cinco. Creo que con la segunda persona se da a entender muy bien la enfermedad que tiene (mental, al menos), la segunda persona se me hizo el recurso más genial para presentarlo y ver algo desde su perspectiva. No será recurrente, pero para poder entenderlo mejor creo que si estaré utilizando ese recurso de cuando en cuando.

    Nero no es todo lo que parece.

    Asael Martinez te responderé los dos comments en una sola tanda Aby, para ahorrar espacio (?):
    Cap 4: No te culpo Aby xD, realmente exploté lo más que pude a los Elites de Unova para crear esa sensación de desprecio, quería que solo fuera a Marshall, pero al parecer fueron todos (?) y bueno en retrospectiva me siento orgulloso de eso; la Elite de Unova siempre se les pinta como una de las Elites más... no sabría como ponerlo, pero no son tan alabados como el resto de las Elites y se nota que hay mucha disonancia entre ellos, desde siempre. De un modo u otro colisionan constantemente.

    Ahora multiplica esa disonancia por mil dado que su campeona sigue estando medio verde en el campo (no lleva tanto tiempo como el resto de los campeones, aunque 10 años en el puesto no es poco...) y qué encima tiene traumas que le impiden dirigir bien.

    Y a pesar de que hay mucho rencor a Kalos, Iris tiene que mantenerse firme y con la cabeza fría aunque el resto pierda la suya para así lograr una mejor condición/trato que les permita salir ese loop incesante de odio-ataques-indirectas de alguna forma. Pero esto no quiere decir que Iris sea un panecito o esté exenta de muchos errores; en estos momentos es cuando debe tener la piel de acero y fingir para que todo salga mas o menos bien en vez de tener otra guerra en las puertas de la región, que está demasiado débil con la situación actual como para tener dos enfrentamientos simultáneos.

    Admito que lo de los tratados fue difícil, en el original tenían un tratado mucho más favorable pero después de darle vueltas al asunto lo quité en definitiva. En primera para no chocar con lo que puso Meri, y en segunda porque ciertamente encajaba mejor un un tratado así, desvalanceado en cierta medida para ambas partes, que tener un final feliz y todos contentos vamos a firmar wiiiii

    Y bueh, Kalos se tenía que aprovechar de alguna forma, aunque no para mal, pero si van a aceptar la culpa de algo que lo que en un principio no pudieron controlar, es obvio que van a querer aunque sea una compensación por los daños morales que eso significa para ellos. Como es el primer tratado de Iris en mucho tiempo (porque con el resto de las regiones está chill) ella no entiende como a pesar de darles facilidades Kalos aun quiere tener más beneficios, pero es por el hecho de la inexperiencia en ese ámbito. Se podría ver como que Kalos está sacando ventaja, pero realmente no es tan así resultando las circunstancias en que se dio todo.

    Cap 5: No diría que lo de Iris es una catástrofe por un mal objetivo o mal entendido. Más bien, ella no tuvo que ver en los acontecimientos del primer equipo Plasma; ella está traumada y explica un poco el porque su tirria a N que no va más allá de mero capricho y su tirria en general a que alguien como él tenga/tuvo un legendario en su posesión. Ella está dolida y traumada porque durante toda su vida le dijeron que era la elegida, pero no era más que una mentira para que los ancianos de su tribu pudieran ponerla en el poder y de ahí manejar las cosas a su antojo (según ellos). Cuando le da el choque de realidad con las mentiras, se siente decepcionada, traicionada y muy, muy, muy dolida, con una gran culpa a sus espaldas porque a pesar de todo, aun tiene esas enseñanzas grabadas con fuego y siente que en parte la muerte de Black fue su culpa. Y pues como no tenía educación apropiada... el peso de todo se le vino encima.

    La pastilla de Neón no es gran cosa, es un recurso muy utilizado en espías. Es una pastilla de mercurio, que mata inmediatamente a quién lo consume para así no revelar información (la carne es débil a la tortura después de todo). A eso se refería más que nada el soldado cuando la mencionó.

    Elesa si quiere aportar, pero no sabe como. Iris tampoco es que tome mucho a los líderes en cuenta thou, al menos eso aparenta. Y pues Elesa tampoco quiere desgastarse hablando con un muro xD.

    Neón y Plasma están muy, muy, muy conectados. Luego se irán desvelando más piezas claves del porqué.

    Plushy Berry *esconde su credencial de Bee Train* No sé de qué me está hablando señorita, yo solo soy un vil programador (?).

    Y te faltó mencionar el yuri. Mal peluche, mal.

    La diplomacia para mí fue siempre un dolor de cabeza, y te entiendo perfectamente, tratar esos temas puede ser demasiado aburrido y si no sabes manejarlos bien, el lector se pierde completamente. Durante mi infancia por un tiempo me interesé en la abogacía (mis padres siguen diciendo que sería un buen abogado...) y tuve la oportunidad de leer varios documentos legales de manos de varios tíos y primos que tienen/estudiaron esa carrera.

    ¿Mi conclusión? Paja y más paja. Me sorprendía lo mucho que podían redundar para simplemente decir tal o cual cosa, solo para enredar al lector o hacerlo todo más "formal". Documentos de 25 páginas repitiendo en dos o más la misma cosa con diferentes palabras, siendo redundantes a morir y usando palabras complicadas para verse más nice.

    Y mi principio siempre ha sido: si lo puedes describir en un par de líneas, no te extiendas más tratando de quedar bien. Y aunque esto pareciera romperse con la longitud de mis capítulos (3k, 4k, 6k, hasta 7k/8k) trato de repetir constamente lo mismo/la misma situación o tema. Si ya se zanjó en un cap o en un par de líneas, siempre que trato de agregarle algo más, siento que queda sobrecargado y se pierde la inmersión del relato. Creo que ya lo mencioné antes, pero sin duda la parte diplomatica me causó grandes dolores de cabeza justamente porque no quería que quedara demasiado larga, incomprensible, aburrida o se sintiera innecesaria terminando por aburrir al lector y espantarlo.

    Traté de hacerla lo más dinámica posible para que así tampoco se sintiera el cambio brusco entre escenas y que lo fundamental del tratado pudiera quedar expuesto en palabras simples y conizas pero sin perder ese tono formal/de negociación. Fue difícil para que no pareciera una mera "charla informal" entre dos amigos, que fuera simple pero se le diera la importancia necesaria como negociación, con la seriedad necesaria pero sin caer en formalismos aburridísimos que terminar por dar vueltas y vueltas.

    Creo que en eso fallan muchos fics, donde creen que la diplomacia debe seguirse a rajatabla con esos tonos pomposos y redundancia excesiva que termina espantando a cualquier otro, o bien, que se tome como un mero agregado de "ah, si, ahí hay un tratado, una guerra, ¿cuándo vamos a los putazos? Esto es aburrido".

    Lo mío no quedó como opus magnus, pero me alegra de que la lectura se te haya hecho amena y espero poder tomar esa vibra diplomática y que no quede solo dispersa en ese cap, solo como cuestión de una vez circunstancial.

    Iris ha tenido el peor trato de los campeones. Quizás en parte porque en el anime se le hizo ver súper mal y en el mismo juego no se le da la importancia necesaria como a otros de los grandes, sin mencionar que los fics que involucren al personaje son escasos (los buenos) porque el resto es meramente bashing al pj por x o y razón. O harem para el mostaza porque son chidos en wattpod.

    Ella tenía que sí o sí ser la verdadera protagonista, porque que la trama gire en torno solo a Alexa y Scylla al final sería muy meh y drama adolescente. Iris le da ese toque de humanidad, de pesimismo, de dolor que no es romántico y consecuencias que van más allá de las relaciones entre personajes. Siento que Iris al final le da más vida al fic por el hecho de que ella es quién al final toma las riendas y va guiando.

    Trato de no usar mucho el gore o ser tan explicito en estos combates porque aun no son el centro, pero en los siguientes choques tampoco creo llegar a detallar tan explicitamente huesos rotos o de articulaciones, pero si serán un poco más gráficos y fréneticos pero sin llegar a lo grotesco. Trato de narrar la violencia de mejor manera sin tener ya que usar ese recurso, es un pequeño reto que me impuse; retratar el dolor y la sangre de forma palpable sin mandarme flasheadas de tripas volando.

    Oh sí, Neón tiene mucho que mostrar, y ya pronto se revelará en que circunstancias N murió. No falta mucho tho, siendo sinceros.

    Decir más sería caer en spoilers así que nu.


    Y... the last but not least:


    THE FANFICSLAYER!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Merinare:
    When Meri lee tu fic pero no vidrios de amor. Sad Kiwi is sad.

    Estoy tan feliz de que el manejo de Iris esté saliendo bien xD y no sea como hurr durrr relleno hasta que vuelvan a salir las lesbis, porque al menos todo se siente que va encajando y tiene esa razón de ser, no solo ser shitposting que sale de mis dedos solo para cumplir el requisito mínimo de palabras y que te de un infarto cada vez que ves un nuevo cap con 1000 palabras más (?).

    Al menos siento que todo lo que escribo no es en vano.

    Y no, esto no tiene plotazos como tus post en el colectivo >:c. Creo recordar que las ruinas se abrian cada cierto tiempo bajo ciertas circunstancias; y una de esas circustancias que recuerdo, era como algo asi una prueba para obtener el orbe (si no mal recuerdo, en el juego era una guarida de Ghetchis ya que pensaba que Reshiram/Zekrom estaban ahi, Alder lo enfrenta, pasas algunas otras camaras mas y te dan un Volcarona todo vonytho).

    Asi queeeee si se abrieron no solo fue por the plot thickens, bueno en parte si, pero tienen mas que ver con el orbe que otra cosa. Y aunque no te lo dicen, usar Excandrill no iba a ser tan sencillo porque al no tener los requisitos liberados, seria simplemente como si estuvieran cavando y cavando y cavando, sin nunca llegar a nada.

    Como mis caps(?).

    Detallitos inconscientes que uno no se para a revisar cuando escribe xD. La verdad no los habia notado, aunque lo de izquierda a derecha lo usaba ya en el colectivo, pero no tan descaradamente, si acaso con dos o tres frases nada mas.

    Y ey! ya arregle el problema de la sangria, o al menos eso espero, que se vea mejor al solo tener un indent y un justificado. Espero que al menos con eso la lectura sea mas directa y no se quede tan cortada/pareja/directa como antes. Y no te coma la mitad de la memoria del celu, no queremos que implote en medio de leer mis flasheadas.

    Pfff unidad de víctimas especiales mamu, estos niños sin cultura.

    Alexa odia los concursos. Alexis le va más el perfomace pero ni en drogas se mete. Allison le ve más diversión a hackear el sistema de todo eso(?). Prioridades.

    Pero Hellfire se vería re mono con un moñito mientras incendia el escenario, ¿a qué sí?

    Iba a decir algo sobre que no todas le ponen nombres, pues no recordaba si en el cap donde aparecen la mayoría de los bichos de Allison los había puesto por su nick o por su especie. Una releída me confirmó que fue por la especie y entonces la iba a usar a ella como prueba... pero, ¿a quién engaño? Todos sabemos que eventualmente se revelarán los nombres de los bichos.

    Curiosamente, es una manía que no me he podido quitar. Como desde siempre le he puesto mote a mis Pokés (primero los más básicos hasta mas recientemente buscar nombres con significados ocultos/en otros idiomas para verme mas cool y snob) entonces tengo la manía de al momento de crear personajes, que estos también nombren a sus Pokés, aunque más acorde a su personalidad que cosas random como lo hago yo para que no quede muy disonante. Si el nombre no queda con la personalidad del bicho y se siente raro viniendo del personaje, lo borro y a empezar la búsqueda otra vez y otra vez... hasta encontrar algo que se ajuste y me guste.

    No sé, últimamente me sienta raro solo llamarlos por su especie.

    Lo de las cámaras si recuerdo habértelo mencionado en su tiempo. Onda no accedieron a ellas solo por arte de magia, Iris les dio el acceso, porque si se vería bien pinche forro que de la nada rompieran toda la seguridad en horas. En Aiwass medio se entendía porque bueh.. la mitad o más de la mitad de la plantilla estaban muertos por el bicho ese vengativo, así que no había resistencia.

    Pero ci, la verdad algo de misterio no hace mal y aunque estén bien rotas, no es como que por harte de magia lleguen a respuestas. Así que viva Sherlock Holmes, aunque no he visto nada de él, ni reciente ni antiguo, but se entiende la idea(?).

    Elesa es cool y lo que le sigue y tiene mas apariciones :D

    Maldito Kiwiwiwi que se apropió de la segunda persona (?).

    Esto no es publicidad descarada para hacer ver que la usaba desde un poquito antes(?).

    No puedo decir que esté habituado a la segunda persona, pero en definitiva no me es desconocida, tenía algunos trabajillos más así que nunca vieron la luz narradas desde esa perspectiva. But well... que se le puede hacer.

    Aunque admito que el Kiwiwi si me dio ideas de inmersión en segunda.

    No espero que sea un factor recurrente, pero si la verás aunque no de forma tan intrusiva (espero), así que estoy listo para el bullying y lo que sigue >:c





     
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  10. Threadmarks: Capítulo 6.1
     
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de la devastación.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    5450

    Reminiscencia 1/3


    Una voluntad rota, una carga pesada, un ciclo interminable. Esperanza que nunca había tenido, viviendo una vida llena de mentiras, de expectativas y promesas falsas, bajo la sombra de alguien mucho más grande que ella, de alguien mucho más poderoso que ella.

    Una manzana que se pudre lentamente, pero no por odio, ni poder, su núcleo se corrompe y se consume al darse cuenta de su ineptitud. El dolor la destroza, le oprime el pecho, porque entiende que no habrá intervención divina, y entiende la cruel realidad donde todo se desmorona lentamente. No quiere rendirse, no quiere que todo su trabajo haya sido en vano; pero la presión no la deja respirar, las exigencias la neutralizan y su cabeza da vueltas y vueltas, pensando lo peor, maquinando los escenarios más dantescos y ruines que se le podrían ocurrir.

    Se siente tan sola y apagada, que quiere dejar de vivir, dejar de sentir como el peso del mundo reposa en sus hombros, dejar de ver como miles de ojos la ven y la juzgan; ser libre, como tantos años antes, cuando solo era una niña ignorante de las expectativas impuestas en su persona.

    Quería ser normal, quería demostrar que su valor no solo era el de una muñeca incapaz de hacer nada sin la divinidad respaldándola, sin la idea de un dios protegiendo cada uno de sus pasos y decisiones. Porque ya no había dios y sabía, muy dentro de ella, que sus plegarias no llegarían a ningún lado.

    Blanco. Negro. Gris. Vida, muerte y vacío. Bien, mal y la nada misma. Estaba jugando con fuerzas más allá de su comprensión, con meros conceptos que habían tomado la forma de dioses dragones que se contraponían y complementaban, cuyo poder era demasiado para un receptor humano.

    N había sido el único capaz hasta entonces de ser el perfecto oráculo para un dios. Él era especial.

    Ni Black ni Nate lo habían sido, ella por supuesto tampoco lo era.

    Pero quería dejar de sentir como el poder se le escurría de las manos, y estaba dispuesta a llegar a los extremos inconmensurables de su raciocinio humano para siquiera tener una fracción del poder divino por sus venas, para sentir que podía hacer algo más que recargarse y esperar en un indómito vórtice de opiniones vacías e hirientes.

    Y no quería volver a repetir la historia, llorando como una niña desconsolada mientras veía como todo ardía bajo sus pies, como los cadáveres se apilaban sin que ella pudiera recordar sus nombres.

    Ella no buscaba reinar con puño de hierro y muy dentro de ella, sabía que tampoco buscaba el reconocimiento y amor de la gente que siempre la había despreciado.

    Ella solo quería paz, quería un balance para poder llenar el gran vacío que N había dejado cuando decidió suicidarse.

    Había estado estudiando las leyendas antiguas, aquellas que en su juventud creyó que no eran más que meros mitos, unas falacias para mantenerla entretenida y con una esperanza por su futuro. Ahora comprendía cuán equivocada había estado, pero no era demasiado tarde para enmendar los errores de su pasado, no era demasiado tarde para actuar como se esperaba de ella.

    Zekrom no respondería a sus llamados, Kyurem se encontraba olvidado…

    Y Reshiram…

    Reshiram…


    El más benévolo de los tres, pero al mismo tiempo, el más complicado de entender. Y de alguna forma, el más cruel.

    Reshiram no admitía duda, ni admitía avaricia o corrupción. Era el más lógico, el más sabio; daba a manos llenas, pero quitaba con la misma facilidad si notaba fragilidad en su portador humano. A Reshiram no le importaba quemar ciudades, desaparecer civilizaciones enteras o sumir a todos en una época de oscuridad si bajo sus ideales el mundo era injusto, gris y no contenía verdad alguna que lo apaciguara.

    Un buscador de la verdad, de los hechos. Pero ¿qué era la verdad? ¿Qué era lo que a ojos del legendario era puro y justo?

    ¿Qué era lo que al final buscaba él en un humano, presa de la carne y los deseos?

    2​

    Ninguno de ellos tres era realmente especial; Black no había sido más que un entrenador talentoso que salió de su pueblo natal; un corazón puro digno de un héroe, una voluntad, una mente aguda y una sed de justicia al ver a su región caer poco a poco en los engaños de N. Un muchacho ejemplar, un entrenador en ascenso, pero no el elegido de las leyendas.

    Por meras circunstancias terminó en posesión de uno de los dragones de la creación.

    Black no poseía ambición alguna más que ganar la Liga Pokémon, y cuando sus ideales colisionaron con los de N, los suyos eran tan frágiles que no soportaron la lucha. Reshiram vio en él debilidad y lo calcinó antes de que Zekrom pudiera proclamarse ganador de combate; no le importó acabar con la vida de un joven prometedor cuando su corazón dudó por un segundo al verse enfrentado directamente en un choque de aspiraciones.

    Nate tuvo un destino similar, un muchacho vacío y con desencanto por la vida que terminó siendo conducido en su viaje al dragón de hielo. Una resonancia perfecta, pues Nate era la cáscara perfecta para hacer de receptor; pero su cuerpo era débil, su mente también y la posesión terminó en tragedia.

    Ella no era más que una niña con demasiadas culpas sobre sus hombros, tratando de arreglar todos lo que había hecho mal en el trascurso de su mandato. No era la mejor campeona, no era ni siquiera la mejor luchadora, no tenía cualidades que la hicieran resaltar del resto. Solo había sido una niña engañada, utilizada para llegar a lo más alto por su tribu, solo para después dejarla caer cuando se dieron cuenta de que no podían manipularla.

    Había sido entrenada para luchar, para resistir. No era la niña de las leyendas, no era sino alguien atrapada en unas circunstancias desfavorables; pero ya no podía seguir lamentándose. Ya no podía esperar.

    Los sacrificios eran necesarios.

    Respiró profundo y se levantó de la mesa. Debía dar el anuncio de cese a las hostilidades con Kalos en pocos minutos.

    Y sabía que la respuesta de antemano no sería favorable.

    3​

    Meditó por varios minutos, con los insultos de la gente aun taladrándole los oídos por su decisión de firmar un tratado de paz con Kalos. Las miradas de odio, el desprecio de su gente, las súplicas por el regreso de N. Como si ella no fuera nada, como si nunca hubiera hecho nada.

    Pero no se lamentaba en su actuar, en mostrarse como siempre debió haber hecho. Cuando amenazaron con asesinarla, no dudó en sacar a su Dudriggon para intimidarlos y mandar a encarcelar a los incitadores. Pero la fuerza bruta no era suficiente para cambiar el mundo, ni las promesas, ni los ideales.

    Todo era tan frágil...

    Quería un mundo mejor, una región que se dejara de rencores.

    Quería que Unova rompiera el cascarón de odio en que estaba sumido y emergiera con sus alas blancas hacia un nuevo mañana.

    Y aun si eso la mataba, aun si terminaba como todos aquellos que se habían dignado a jugar con el poder de un dios…

    La verdad es que nada de eso le importaba.

    Su propia existencia terminaba siendo mínima, solo una mancha en el vacío a comparación de su deber. Sin embargo era consciente de todo lo que decisión acarreaba; no podía simplemente desaparecer como Alder, lo cierto es que tampoco era una heroína y no lo hacía por altruismo. La gente que la pisoteó, que la despreció y humilló…

    Que incluso estaban dispuestos a atentar contra su vida solo para seguir sumidos en una efímera ilusión.

    Eran una plaga…

    Y el fuego eterno purifica todo.

    Quizás era necesario.

    Caminó por los largos pasillos que daban a la sala de juntas y sin trastabillar, entró. Las mercenarias estaban esperándola e Iris sonrió por primera vez al verlas; confiaba en su capacidad y se recordó una vez más que la búsqueda que necesitaba no lo hacía por el sentir miedo a fracasar, sino porque Unova necesitaba un verdadero cambio. Aunque ellas fueran capaces de encontrar al Equipo Neón y desmantelarlo, su presencia solo era temporal en la región; ellas no podían obrar un milagro, no podían cambiar a la gente, no podían romper ese círculo vicioso que se había formado a su alrededor.

    No podía confiarles ese deber, eso que solo le pertenecía a ella como campeona.

    Ya no era una niña siguiendo los deseos de los demás, ya era una ilusa esperando un milagro que nunca se cumpliría.

    Ya no podía delegar más obligaciones...

    —Las he llamado por una razón importante...

    4
    Cerró la puerta de su gimnasio a las doce del mediodía, y aunque los gritos de los diversos retadores le rogaban para tener un combate con ella, no prestó atención a ninguno; necesitaba un descanso de los halagos, de los filtreos y los combates, porque todos resultaban ser tan banales y superficiales que no captaban su interés.

    Estaba rota, estaba desecha; no quería escuchar más de amor porque ya no sabía si podía sentirlo, si merecía sentirlo. Sabía muy dentro de ella que no la querían por ser fuerte, sino por ser bonita, que no la veían más que como un premio para presumir.

    Estaba tan cansada de ser ella la que tuviera que recolectar las piezas de su corazón roto.

    ¿Por qué olvidar era tan doloroso?

    Sentía una sensación agridulce.

    ¿Por qué ya no tenía a nadie a su lado?

    Todos se habían ido, ella era la única encadenada a aquella región que no hacía más que traerle malos recuerdos. La región que mató a su madre, la región que le quitó su primer amor y que terminó por arrancarle al segundo. Su hermano ya no estaba, su hermana no sabía lo que pasaba.

    Le dolía tanto tener una carga que no podía compartir…

    ¿Por qué no podía odiarla?

    ¿Por qué su corazón seguía martirizándose al pensar siquiera que podría estar muerta y nunca más regresar?

    El festival de la Cosecha se encontraba próximo, un tributo para conmemorar que Devastal había muerto y a los héroes que lo aniquilaron. Una fiesta donde no había retos de gimnasios ni concursos, que simbolizaba la paz y el nuevo inicio de la región desde que despertaron de aquel ciclo interminable de cataclismos.

    Pero no podía sentirse más vacía…

    Era tan cruel.

    Había pedido tanto, había suplicado tanto… y todo se le fue arrebatado.

    Sabía que estar sola no le hacía ningún bien, pero no se sentía preparada para fingir ante tanta gente, así como no podía fingir en la Ópera Lunar, quería dejar de ponerse esa máscara de fuerza y frialdad, quería dejar de ser la belleza de Caribdis, quería dejar de ser una de las heroínas de Aiwass para solo ser Scylla Frey, simplemente quería vivir una vida normal… lejos de las cámaras, de los deberes y las apariencias.

    ¿Por qué tenía que amarla tanto?


    Llegó a su casa sin ánimos y se tiró en su cama, tratando de calmar su respiración copiosa. Ella ya no lloraba, hace mucho que dejó de hacerlo; derramar lágrimas no traería nunca a los muertos ni mágicamente acabarían con su dolor, pero no podía evitarlo. Le dolía tanto, había soportado demasiado…

    El sonido de su videomisor la sobresaltó, bajó las escaleras y se encontró con que la llamada provenía de la sede de la Liga Pokémon, de la directiva, siendo más específicos.

    ¿Por qué Type le estaba marcando personalmente? Había algo que no cuadraba, pues Strauss había dejado de comunicarse de forma directa con los líderes dadas sus nuevas obligaciones con la liga Pokémon; así que, si necesitaba algo, era más bien común que ahora mandara el mensaje con alguno de sus miles de asistentes. Hasta donde sabía Aiwass se encontraba en paz, así que no podía estarla llamando para una línea de defensa; su rendimiento como líder no era el mejor ciertamente, pero no era mediocre como para recibir un regaño.

    ¿Entonces qué?

    No estaba en las mejores condiciones para contestar, así que dejó el aparato sonar unos segundos mientras volvía a recomponer su postura, cuando sintió que ya las lágrimas habían sido controladas y el dolor de su pecho parecía no ser tan punzante, apretó el botón y dejó que la imagen se desplegara frente a ella.

    Type había envejecido unos cuantos años desde que tomó el puesto en la Liga Pokémon, su cabello tenía algunas canas y su rostro se encontraba demacrado y lleno de ojeras, seguramente por el incesante papeleo con el que tenía que lidiar todos los días, en las cuales seguro incluían reformas, peticiones, quejas y regaños. Sin embargo, Strauss tenía una sonrisa de oreja a oreja, como si estuviera a punto de decirle las mejores noticias del mundo.

    Todo parecía normal, pero seguía con la misma incógnita rondándole, como un susurro molesto e incesante. No entendía porque Type mismo tenía esa llamada con ella, pero quería que durara lo menos posible; él no sabía nada y ella no quería seguir exteriorizando su dolor, porque ¿para qué hacerlo? No quería miradas de lástima, ni de compasión. No quería más mentiras dulces para apaciguar su corazón roto, ya había tenido suficiente de eso.

    Strauss la saludó con marcada alegría y entusiasmo, sin notar siquiera la tensión que parecía embargar a Frey. Scylla se forzó a sonreír de medio lado, alzando una mano para corresponder el saludo del director y evitar sospechas; aunque no sabía si funcionaría. Type había dejado de ser aquel hombre ingenuo desde hace tiempo, era mucho más perspicaz y eso la preocupaba.

    —¡Scylla! Es bueno verte, me han dicho que tu gimnasio ha tenido buena afluencia en estos últimos meses.—Sonrió Type.—Sin embargo, el festival de la Cosecha se acerca, como bien sabes, y uno de mis principales motivos para contactarte es el hecho de que unos días antes del festival tienes una cita con Acacia, junto con Lewis, el nuevo líder de Icaros, James y Bastian. Ya sabes, el chequeo mensual rudimentario para monitorear la salud de sus Pokémon; y en caso particular de los líderes veteranos, para asegurarnos de que sus Pokémon estén estables, ya que tuvieron contacto con Devastal tanto de forma directa como indirecta.

    —Lo sé, Type. No tienes porque explicármelo.—Respondió ella de forma ausente.—Pero no era necesario que llamaras por esto, tengo todo organizado. Pudiste haber mandado un simple recordatorio de ser el caso, o decirle a uno de tus asistentes que lo enviara.

    —Eso no es todo lo que quería decirte.—Strauss suspiró y su rostro adoptó unas facciones más serias. Scylla pudo presentir que lo siguiente que diría no sería nada agradable para ella.—Como bien dices, podría haber enviado un recordatorio o bien, a uno de mis asistentes, pero este tema es algo que quería hablar contigo dada tu… situación.

    —Estoy perfectamente bien, Type.—Mintió, él enarcó una ceja.

    —Estás ausente, Scylla. Cualquiera puede notarlo; tu rendimiento en las batallas no es el mismo.—Suspiró de forma pesada.—Y sé que tiene que ver con la desaparición de Alexa hace unos cuantos meses. No preguntaré que pasó, no me incumbe.

    Ella apretó los dientes y simplemente dejó que continuara.

    —Sin embargo, te necesito para esto. Todo el comité está de acuerdo en que la inauguración del festival debe ser en Caribdis. Icaros es la sede de las batallas y Lewis es un pésimo coordinador, en Cirse sería demasiado obvio, pero tu ciudad es perfecta; reúne elegancia y exquisitez a partes iguales y queremos que el inicio de esta nueva festividad sea algo maravilloso, algo que solo tú puedes hacer.

    Frey negó tenuemente con la cabeza.

    —Nua también puede hacerlo, ella también fue su aprendiz.—Dijo sin pensar mucho, no quería recordar a Miriam en esos instantes.—Ella puede tomar mi lugar.

    —Nua es apenas conocida, teóricamente sigue siendo una novata en su puesto de líder. El comité quiere alguien que haya sufrido la desgracia en carne propia, una veterana, alguien que…

    Dejó de escuchar la propuesta después de esas palabras. Así que eso era, un espectáculo; Type seguro pensó que con su ánimo actual rechazaría la propuesta de ser enviada con algún asistente, por lo que intentó ser él quién le metiera la idea en la cabeza. Él sabía lo comprometida que estaba con sus deberes de líder ahora más que nunca, pero incluso así, Scylla sabía que no podía hacer lo que le pedía.

    Era arriesgarse demasiado. No debía romper su fachada.

    —… Es por eso que te necesitamos.—Finalizó Type y se quedó expectante a la respuesta de la líder.

    —Lo pensaré.—Respondió casi por inercia. Scylla vio como Strauss sonreía con satisfacción y alivio. Pensó en apretar el botón de terminar llamada, pero de otra interrupción de la voz de Arrel se lo impidió.

    —Será un evento grande, tanto así que también se aprovechará el festival para lanzar una pasarela de modas con una mezcla de performace, con el tema de la cultura de Aiwass. A las modelos se les asignará un Pokémon de la región y estarán unos días en Caribdis para ver el evento de inauguración, así que necesitaré también que les enseñes a hacer rutinas cautivadoras.

    —Lo pensaré.—Volvió a repetir Scylla, y colgó.

    ¿Por qué de repente la liga parecía estar tan interesada en ella ahora? Nua podía encargarse de todo eso e incluso estaba segura de que lo haría con gusto. Si bien Tessus no destilaba elegancia ni poder, tenía cierto encanto gracias a su arquitectura rústica y bien cuidada; era una ciudad que vivía del truque y los comercios, así que era un buen punto para comenzar con un festival, donde los juegos y chucherías se vendían al por mayor.

    Estaba contra la espada y la pared; por un lado sabía que no podía cumplir con lo que Type le había ordenado y no pedido, porque sabía todas las consecuencias que eso acarrearía. Por primera vez en su vida se dignó a pensar en ella, dejando de lado todo deber que pudiera tener con la región. Porque ella no era solo una líder, no era solo una muñeca de aparador.

    Estaba cansada de ser usada y desechada, abandonada y arrastrada. Estaba harta de simplemente moverse respecto a las expectativas que tenían sobre ella, en los planes que tenían para ella; ¿qué le había traído eso al final? ¿En qué habían resultado todos sus esfuerzos?

    En nada.

    Y quería odiarlos, quería odiar con todas sus fuerzas. Quería simplemente convertir todo su amor en odio, todo su dolor en cinismo, todo su abandono en resentimiento.

    Pero no podía.

    No quería.


    Por qué llenar su corazón de un sentimiento dañino y basar toda su existencia en el odio no iba a sanar sus heridas y no iba a limpiar sus cicatrices.

    Había visto lo que el odio le hizo a Acacia, había visto lo que el odio le hizo a Alexa.

    ¿No pudo salvarla al final?​


    ¿Por qué no habían podido confiar en ella? ¿Por qué no le dijeron nada? ¿Por qué?

    Todo había empezado con una dulce promesa, creyó que podía tener su cuento de hadas finalmente cuando recibió aquel anillo de compromiso. Y todo terminó por sus dulces engaños, por la promesa que al final no pudo mantener, por el deseo de una libertad que Scylla no podía darle.

    Alexa le prometió la luna y las estrellas.



    Y al final la había dejado sin nada a lo cual aferrarse.​


    Aiwass ya no significaba nada para ella, ya no tenía que ofrecerle nada a la región. Pero aun no podía irse…

    Aunque Nua iba creciendo poco a poco, y pronto, dejaría de necesitarla.



    5​

    Elesa abrió los ojos con pereza, y vio a través de la ventana del avión aquella región mística que nunca había visitado: Aiwass, donde las leyendas y la realidad convergían. Su última parada.

    El viaje por Alola y Hoenn la había dejado exhausta, aunque debía de haberlo esperado al ser una gira tan frenética y con tan corta duración. Sin embargo, solo estaría en la región cuatro días, dos para la preparación antes del festival y otros dos para disfrutar lo que pudiera de este, aunque no es como que le quedaran más fuerzas para hacerlo. Planeaba regresar antes a Unova cuando los negocios de su agencia terminaran ahí.

    Los mensajes que había recibido no dejaban de darle vueltas. El primero la dejó intrigada y cuando varios más empezaron a llegar en el transcurso de los días, Elesa entonces supo que nunca debió haber abandonado su región natal.

    Iris pedía su presencia, y cada día que ella estaba fuera de Unova solo era un peso más que sentía sobre sus hombros. Elesa no estaba segura de que era, pero sentía que algo se acercaba; y era lo suficientemente malo como para que la campeona recurriera a ella y otros líderes en vez de encomendarle la tarea a su Élite.

    Por primera vez sentía que en verdad podía hacer algo, pero estaba ahora demasiado lejos como para responder el llamado de forma inmediata.

    Los últimos días había evitado las llamadas de su campeona usando excusas patéticas y cortas, mintiendo descaradamente para que Iris no se diera cuenta de su ausencia, aunque pensar en eso sería demasiado ingenuo de su parte, aunque quizás no estaría muy equivocada de hacerlo; con todo lo que estaba pasando en Unova, Iris tenía demasiado en su mente como para vigilar a todos y cada uno de los líderes.

    Sin embargo, no podía seguir ignorando el llamado.

    Cuando el avión tocó el asfalto, Elesa tecleó rápidamente una sencilla respuesta de afirmación para confirmar su presencia en la próxima reunión que se avecinaba. Guardó entonces su C-gear y esperó a que las puertas de la cabina se abrieran para poder terminar con esa frivolidad lo más pronto posible.

    El tour había sido una pérdida de tiempo, lo que se vendía como la oportunidad de una vida no era más que una falsedad. Se le prometió ser la estrella de la pasarela, pero los minutos que tenía mayor exposición eran una burla. No había mayor diferencia entre una gira normal y aquella “oportunidad”, ella ya era famosa, los patrocinadores la conocían perfectamente y los contratos eran siempre los mismos. Todo eso lo conocía, y ya no le emocionaba en lo más mínimo.

    Los mismos halagos, el mismo intento de usar su rostro y cuerpo en alguna marca comercial, los mismos chismes. Nada era nuevo, había estado demasiado tiempo ahí que cualquier sorpresa ya la conocía.

    El mundo de la farándula nunca cambiaba.

    Quizás después de todo, no necesitaba ya más una agencia, no necesitaba volver a ese mundo estéril y falso.

    Después de todo, dinero no le faltaba.

    Fue recibida junto con sus compañeras por una multitud curiosa y apasionada a partes iguales, con miles de flashazos viniendo de cada ángulo posible y un cuchicheo homogéneo que le era imposible distinguir qué era lo que decían entre esa masa de murmullos inentendibles y preguntas sin sentido. Saludó por mera cortesía mientras su guardaespaldas se hacía espacio entre la gente para que pudiera pasar.

    Al final del pasillo se encontraba el hombre que la había arrastrado en parte a esa locura.

    —¿Tu eres Elesa, no? Líder de Nimbasa en Unova.—Le extendió la mano.—Me llamo Arrel Strauss, director de la Liga Pokémon de Aiwass, es un placer que tú y tus compañeras hayan accedido a venir.

    «Yo no accedí, pero no es como si hubiera tenido opción» Quiso espetarle, pero no podía. No debía dar una mala imagen después de todo.

    —¿Para qué necesitas modelos para un festival? Y extranjeras, más que nada.—Preguntó en su lugar, dado que no entendía el trasfondo de aquella decisión. Era un festival para conmemorar la muerte de su legendario regional (por más extraño que eso le pareciera), por lo que debía ser un evento íntimo, sin extranjeros de otras regiones que solo estaban ahí por mero capricho administrativo.

    —Aún tenemos ciertos… estigmas.—Replicó Type sin muchos ánimos.—Nuestra afluencia para atraer personas externas nunca fue la gran cosa y después de la muerte de Devastal los números de entrenadores foráneos decrecieron demasiado. Aiwass es una región vieja, y los niños están más interesados en la crianza de Pokémon o en los concursos que en la Liga regional.

    Elesa soltó una leve risa irónica.

    —No eres la única que he traído. Sabrina, líder de Kanto, también está aquí, así como Jasmine y Morty de Johto. Tú fuiste la más fácil de traer ya que tu trabajas como modelo, así que solo debía comunicarme con tu agencia en vez de tu campeona para hacer los trámites.—Admitió Strauss.—El comité piensa en que traer celebridades extranjeras nos ayudará a quitarnos de encima la imagen que tenemos de región maldita. Y como Aiwass se ha vuelto más abierta en sus costumbres y tradiciones al aceptar que gente externa participe en un festival tan importante para la región.

    —Diré que te creo, Strauss.—Ella suspiró. La verdad es que todo se le hacía un sinsentido, pero estaba demasiado cansada como para argumentar.—¿Nos vamos, entonces?



    6​

    Había sido la primera en llegar y por consecuencia, la primera que Acacia se tomó la molestia de atender. La científica iba y venía de su laboratorio de forma frenética, con materiales, herramientas y viales para tomar todas las muestras posibles. A pesar de haber recuperado a su Trillowee hace algunos meses, aún seguía conservando varios asistentes, así como su trabajo de guía en las ruinas de If, a pesar de ya haber terminado su servicio comunitario.

    Vio como Knowing se acercó a Jaden y el Scizor se replegó y tomó una posición de ataque. A Scylla no le sorprendía en lo más mínimo; era difícil confiar en alguien que había hecho tanto daño, a pesar de haberse redimido en el momento justo. Y no importaba cuantas veces Acacia revisara a Scizor, él seguía reacio a confiar plenamente en ella.

    —Te he revisado durante más de seis meses.—Gruñó la mujer.—Si quisiera envasarte ya lo hubiera hecho.

    Aquella “amenaza” no hizo mucho por calmar al bicho rojo, quién aleteó sus alas con furia y amenazó a la investigadora con una de sus pinzas. Knowing no se inmutó ante aquello, se levantó, se sacudió el polvo de su bata y dio unos leves golpecitos a una de sus mesas de trabajo; una sombra reptó por debajo del mueble y bastaron unos cuantos segundos para que un Gengar se materializara e inmovilizara a su blanco con la ayuda de su hipnosis.

    Jaden de desplomó en el suelo y Scylla suspiró.

    —Si sigues haciendo eso nunca confiará en ti.—Comentó en voz baja, aunque Acacia alcanzó a escucharla.

    —Si él fuera más fácil de manejar no tendría que recurrir a hipnotizarlo. Además, así no contamino las muestras, contrario si hubiera usado un somnífero.—Alegó.

    Scylla vio como Acacia procedía a sacar muestras de sangre de Scizor y hacía el mismo proceso con el resto de su equipo; al contrario que Jaden; Altaria, Milotic, Empoleon, Tentacruel y Araquanid eran mucho más fáciles de manejar. Desconfiaban igual, pero sabían que era mejor cooperar que tratar de resistirse, porque eso solo alargaría su estancia en aquel laboratorio.

    Frey no podía decir que le agradaba esa rutina de chequeos, pero debía de admitir que ahí podía dejar de fingir, de luchar, de pretender lo que no era. Al contrario que los demás, a Acacia no le importaba su vida, su bienestar ni su salud; ella hacía su trabajo y solo intercambiaban palabras cuando era estrictamente necesario. No la incomodaba con preguntas, no la veía con lástima, no trataba de ser amable ni de darle soluciones.

    Simplemente compartían el mismo espacio sin siquiera tener que forzarse a ser agradables entre sí.



    7​

    Acacia veía con sumo aburrimiento como las muestras giraban para ser destiladas y sin embargo, ya no le picaba esa desagradable curiosidad que taladraba su mente para hacer experimentos inhumanos. Ya no pensaba en Devastal, ya no sentía ese deseo de hacer daño para lograr sus objetivos.

    Extrañamente no se sentía vacía, pero admitía que su vida era mucho más interesante cuando el legendario estaba vivo. Mas era una transición que debía vivir, pues de otra forma estaría pudriéndose en una celda en Mumai, alejada de Trillowee por lo que le quedara de existencia.

    El mundo podía arder y a ella no le importaría, pero no podía dejar que sus ambiciones volvieran a consumirla, no podía dejar a su Pokémon solo otra vez. Porque Trillowee fue su soporte y su único amigo durante muchos años, abandonarlo era impensable después de tantas cosas que habían pasado juntos.

    Echó un vistazo a Scylla y sonrió de medio lado. Era increíble como era tan diferente de Legis; mientras él prefería hablar para olvidar, confiarle sus cosas a sabiendas que ella no lo juzgaría ni le diría nada, Frey era todo lo opuesto; callada, seria, paciente, impersonal y ausente. Legis podía gritar sus ideas a los cuatro vientos, mientras Scylla se martirizaba enclaustrando sus sentimientos bajo una fachada de bienestar frágil y voluble.

    Era increíble que hubieran sido criados por la misma persona.

    Pero algo había cambiado, lo sabía, no tenía que romperse la cabeza para notarlo. Scylla se veía mucho más tensa y cansada, contrario a la postura relajada y bien cuidada que había mantenido unos meses atrás. Aunque no era de su incumbencia ese tema, no podía evitar sentirse hastiada a pesar de no estar involucrada en esos asuntos.

    Scylla podría tratar de engañar a todos, pero a veces era muy fácil leerla cuando eran temas tan delicados.

    —¿Qué haces en Aiwass?—Soltó la pregunta sin más, sin esperar una respuesta realmente.

    —Mis deberes como líder e instruir a Nua.

    Knowing no pudo evitar sonreír de medio lado.

    —Realta Nua ya se puede cuidar por si misma, y por lo que he escuchado, tus “deberes” se basan más en dejar que tus Pokémon luchen solos.

    —Type me pidió que abriera el festival.

    —Claro, como estás en las mejores condiciones para hacerlo.—Se rió.—Sinceramente, aquí ya no queda nada para ti. Ya no concursas, ya no luchas, ¿para qué sigues aquí? Podrías simplemente tomar un avión e irte.

    —Tengo mis razones.



    —¿Qué razones, Scylla? Las que me diste son solo un montón de mentiras patéticas. ¿Esperas algo acaso?

    —No hay nada para mí allá afuera.

    —Tampoco había nada aquí cuando llegaste.

    —Yo no…

    —Ella no volverá si sigues lamiéndote las heridas y no arreglan sus cosas de una buena vez.

    La acusación tomó a Frey de sorpresa, quién por mera reacción dio dos pasos hacia atrás.

    —¿De qué me estás…?

    —Aunque ella seguro está haciendo lo mismo.—Acacia chasqueó la lengua.—¿Cómo demonios llegó a Elite?

    —Acacia…

    —Sumergirte en trabajo no te hará olvidar. Obligarte a hacer concursos no te hará olvidar, y definitivamente tenerte simpatía tampoco. No necesitas eso, al final la simpatía termina haciendo más daño que bien.

    —Tú no entiendes…

    Acacia volvió a reír.

    —Ustedes si que saben elegir. Una le deja una piedra rota y la otra deja tres Pokémon bien entrenados; y en cualquier caso, cada quién sigue su propio camino. Solo busca un camino que converja, Scylla, si tanto te martirizas por ello. Busca otro propósito.

    8​

    «La amas, la extrañas, y piensas que quedándote aquí ella volverá a disculparse.»

    La cabeza le daba mil vueltas.

    «Muy dentro de ti, aún eres esa niña esperando su cuento de hadas.»

    Pero los cuentos de hadas no existen.

    «Siempre esperando. Y por tu culpa están muertos»

    Siempre viendo desde lejos, sin inmiscuirse en los asuntos de los demás. Solo actuando cuando era necesario.

    Las palabras de Acacia hacían eco en su mente.

    Y luego…

    «Ella va a morir y no puedes hacer nada.»

    Había salido del laboratorio y llegó a su casa para encontrarla destruida, con sus Vaporeon y Ninetales severamente lastimadas.

    Las paredes chorreaban sangre.

    Una carta, una foto de Alexa.

    Una amenaza.



    9​

    Sonrió y llevó una de sus manos al auricular que traía puesto. Entrar a Aiwass había sido mucho más fácil de lo que los rumores lo hacían ver; eran invitados de honor, y se les habían dado todas las facilidades para poder moverse cómodamente entre ellos.

    —Objetivo localizado, señor Nero. Empieza la segunda fase.


     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  11.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    357
    Pluma de
    Escritor
    Menos mal, nadie me ganó el primer comentario...

    Ya me habías asustado con eso de las nueve y mil palabras, menos mal está dividido en a saber cuántas sub partes.

    Pf, estos casuales amantes del moeshit que no aguantan medio millón de palabras.
    [​IMG]
    También conocido como Fuegaborto. Su habilidad oculta es tocapelotas y su movimiento favorito es Terremoto :3

    ...
    No voy a leerlo de nuevo.

    Corre a leerlo de nuevo.

    Vale *quita a T.a.T.u. de la playlist y pone su nuevo ost*

    Ya puedo leer a gusto.

    Even if Catilyn es alta waifu.

    [​IMG]

    ¿Y el yuri que me habían prometido cuando empecé a leer este coso?

    [​IMG]
    Onda que sí era fastidioso leer todo pegadito y scrollear y scrollear y scrollear como en los avisos de la peluche que fingimos leer.

    Este hombre sabe de lo que habla.


    [​IMG]

    ¿Antes? Ahem...

    Sigue hablando perra.

    Bueh, vamos a dejar el shitposting que se me acaban los chistes malos. El capítulo empieza como ya es costumbre, con más introspección de la nigga. Fíjate que me gustó tu forma de plantear a Nate y Black, y el contraste que genera con ellos hasta cierto punto N por un lado, y por el otro Iris. Also, esta parte la sentí bastante contradictoria, lo que supongo era la intención así que quedó bastante bien.

    Hell Wat?

    Qué agradable sujeto.

    Y los cambios más o menos pausados entre saltos quedaron muy bien para esta primera parte dedicada a Iris.

    Largo de aquí, pjs secundarios. Buelban a la oscuridad a la que pertenecen a hacer sus cosas de lesbianas.

    *Kiwi trata de recordar a quién dejó de líder en Icaros...* Ah, cierto, quedó libre cause Lewis se fue...

    Y este es el momento en el que Kiwi quiere saltar por la ventana y echar a correr por la calle... de no ser porque vive en un tercer piso y a las 4 am las calles no son precisamente seguras.

    Los lectores podrían entenderlo a la perfección... si leyeran cierto colectivo *GUIÑO GUIÑO*



    Retomando la lectura luego de caer noqueado...
    :bunchie::bunchie::bunchie::bunchie::bunchie:
    Lo que no saben es que Jaden es medio tsundere y quiere que Arbolito-senpai lo noticee... But wait a momento; tanto Jaden como Trillowee son machos...:aniblush::aniblush::aniblush:
    En retrospectiva, ésta es la primera interacción en pantalla que tienen esas dos... y la verdad, no lo hubiera imaginado diferente. Me ha gustado mucho cómo lo hiciste, se sintieron muy naturales ambas dadas las circunstancias y... rayos, esa nostalgia.

    Vale, todo vuelve a la normalidad.

    Yo digo que fue Jasmine. Nunca me cayó bien.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  12.  
    Asael Martinez

    Asael Martinez Persona Imperativa

    Tauro
    Miembro desde:
    26 Mayo 2018
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritor
    Holaaaaaa felicidades Gold eres el primero en mi maratón de lectura y comentario :3

    Veamos, ya voy acostumbrandome a los personajes xD. Me agrado que iris ya no sea la principal del capítulo, me agrada y toda la cosa pero ahora que la hiciste "secundaria" estuvo bien para mi en específico para conocer y adaptarme más a los otros personajes.

    Pero no podemos dejar de hablar de la campeona de Unova quien las tiene muy difícil, ya ni AMLO vs el Internet xD. Aquí iris tiene a un pueblo entero en contra, todo mundo está super sensible y quieren a otro "gobernador" todo lo que haga será motivo de abucheos y menosprecio, todas las acciones que realice, así sean beneficios para la región, serán motivo de burlas y de enojos por parte de la población.

    Quieren a N y aquí... hiciste algo que me dejo super sorprendido, Se suicidó...
    ¿En serio? Una persona que se supone que es la paloma blanca de todo el mundo, el símbolo de paz, se suicidó. Se me hace muy raro pensar eso... ¿Me he perdido de algo? Aaaaaaaah no puede seeeeeer N se suicidoooooo. Entonces de plano las cosas están por los suelos, que digo suelos, están en el infierno...

    Al menos la historia avanza, ya pasamos la tremenda Saga del "Tratado de paz de Kalos y Unova" una saga algo pesadita para mi xD.

    Ahora hablando de Scylla, baia baia pudo resistir más de lo que pensé, pero ya empezó a ponerse super Sad y amargada por el amor de su vida, la invitaron a Aiwass? Eso es lo que entendí y ella no quiere pero a la vez si, para recordar a Alexa quien... ya le dieron la sospecha de que sigue viva, eso la dejo sin palabras pero a la vez le trajo esos malos recuerdos de su supuesta muerte. Su scizor sigue con su ego enorme y orgullo. Parece que está igual de dolido que su actual entrenadora.

    Elesa... mmmm que decir de ella, esta siendo la representante de Unova, y aceptó sin dar muchos peros, creo que la manipularan sin que ella se de cuenta, bueno a ver que quieren hacer con la publicidad excesiva de la Liga pokemon. Al parecer Aiwass y Unova están casi en la misma situación, las ven como regiones peligrosas y mal gobernadas.

    Mientras una esta enfrentando a su pueblo, otras están en esa tan aclamada región de la que todos hablan por discord xD

    Esto debería contar como original fic? Bueno esos son detalles jajaja..

    Hasta aquí mi reporte, me gusto el capítulo y combinandolo con que es corto entre comillas, me agrada que sean así de duraderos... bueno en fin, estuvo entretenido de leer, sólo un pequeño detallito, me parece un poco brusco esos cambios de perspectiva, con los números no me terminó de adaptar pero al carajo como quiera pude entender D:

    Nos vemos!!!

    Salu2!!!
     
    • Adorable Adorable x 1
  13. Threadmarks: Capítulo 6.2
     
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Después de la devastación.
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    7599
    Ah, que bien se siente salir del hiatus. Pasó mucho tiempo, en especial cuando dije que ya no iba a pasar tanto entre capítulo y capítulo, pero salió la vida, la depresión, problemas y más cosas que me impedían volver a escribir. Tuve que reworkear este cap porque la anterior versión no me terminó gustando y aun así siento que le faltó algo más, igual al final recorté contenido para pasarlo a la tercera parte (que es una de las mas largas) para que no se viera todo como infodump a lo pendejo (igual creo que quedó mucho infodump?). Espero que el cap esté a la altura de las expectativas por el largo tiempo de espera.

    Después de todo, tengo un propósito de año nuevo que cumplir y voy magníficamente retrasado, así que espero ya no tardarme tanto.

    En un rato más respondo comentarios (nuevos y viejos) para empezar bien con esta salida de hiatus.

    Y espero tener una sorpresa más lista para más en la noche, espero...

    Ah... odio mi mala organización.


    Reminiscencia [2/3]


    «Yo no quería ser un dios, pero cuando mi di cuenta era demasiado tarde.» Rezaba el primer audio, cuyos datos estaban incompletos y hacía que fuera difícil de entenderlo. De por sí N hablaba de forma rápida y frenética, lo que solo dificultaba todavía más la tarea que tenía entre manos.

    Los audios no eran ninguna pista oculta, pero tenían información interesante; eran como un pequeño diario de N, desde antes de su unión con Zekrom hasta sus últimos días. Las carpetas estaban archivadas por fecha, día y hora, en una especie de orden compulsivo por no perder rastro de ningún registro. Desvelaban otra fachada ocultada del verdugo y salvador, desahogos, llantos, culpas, y con cada click que daba, veía poco a poco como la seguridad de la voz de N iba desapareciendo más y más, hasta llegar a ser un manojo de nervios, con un tono cargado de culpa y rencor. Porque a pesar de tener un gran poder, N seguía siendo un niño salvaje que fue educado bajo ideales utópicos, incapaz de relacionarse con humanos, viendo todo bajo una perspectiva sesgada; incapaz de cambiar, de crecer.

    Incapaz de madurar totalmente.

    «Pensé pensé… que podía cambiar todo. Que Zekrom solo me daría un poder momentáneo para cambiar el mundo bajo los ideales que mi padre me inculcó...»

    «Pero nuestros corazones resonaron, sentí una conexión especial con él. Era diferente a todo lo que había hecho, a todos mis otros amigos pokémon.»​



    «Y luego vino él, y atentó contra todo lo que yo conocía. Era mi amigo, pero también mi amenaza.»​



    «Y yo lo maté... porque él amenazaba todo lo que yo conocía.»​

    Alexa paró la grabación en ese instante. Aquel evento se había transmitido mundialmente por televisión gracias al megalómano de Ghechis, y recordaba haberlo visto mientras estaba en la base de operaciones en Kanto. Vio el momento de duda de Black y segundos después como fuego azul y no rayos del mismo color lo consumían, puesto que el fulgor de Zekrom llegó segundos después.

    Nadie tenía la culpa, realmente, solo Black, por creer que se podía jugar con dioses conceptuales, tratando de ser un héroe, tratando de volver la leyenda que circula en la región realidad. Black aspiró a demasiado siendo tan poco, y el fuego lo consumió sin piedad. Reshiram no era Devastal, no era piadoso, ni tenía curiosidad en la humanidad.

    Reshiram era el reflejo de la grandeza, de la pureza y la verdad; Reshiram había caminado entre hombres, había propiciado conocimiento y civilización. Y las había destruido en cuanto vio lo que los humanos eran capaces de hacer.

    Reshiram demandaba perfección, seguridad y una voluntad férrea cegada por ideales sesgados.

    Porque la verdad tenía muchos matices, y los humanos eran un gran espectro gris.

    Por eso sabía que Iris no era la indicada, y que el orbe blanco no traería más que otro mártir.

    Sin embargo, la campeona sabía las consecuencias, a diferencia de Black, sabía que no era lo suficientemente buena, que estaba jugando con su vida y seguridad; que tenía todo en contra, pues no era una elegida, no era especial, sabía que su corona no era más que una fachada que había surgido en tiempos de necesidad. Y a pesar de todo, estaba dispuesta a sacrificar todo cuanto conocía por salvar a su región.

    Un sacrificio.

    Un último recurso antes de que todo bajo sus pies terminara de romperse.


    Un movimiento inesperado, considerando las circunstancias a las que se veían sometidas.

    Una voluntad dispuesta a quemarse, una persona dispuesta a torcer los hilos del destino en pos de tomar entre sus manos una solución suicida.

    «Y si muero nadie me llorará, nadie me extrañará, pero con el poco poder que tenga, me aseguraré de que la región viva en paz. Si es un momento efímero, no me importa. Ya hemos peleado tanto, sufrido tanto, que si puedo erradicar todo de raíz, lo haré; aun a costa de mi propia existencia.»

    —Nosotros no somos más que un capricho divino.—Comentó al aire, a nadie en particular.

    Aunque estaba convencida de que la creación de los humanos no había sido sino más que pura casualidad, un error, por decirlo de otra manera. Los dioses a pesar del halo divino que los circundaba, no eran nada sin devotos; les gustaba ser alabados, ser la respuesta a los problemas mundanos o ser el demonio que moraba en el subconsciente colectivo. Unos iban más lejos que otros.

    Los dioses eran mortales a su manera, capaces de ser heridos, de morir bajo las circunstancias ideales.

    Y de corromperse en diversas formas por la naturaleza humana de la que se veían rodeados.

    Por eso no entendía la devoción que le tenían a los tres dragones en Unova, no entendía el culto a Devastal en Aiwass; y mucho menos comprendía las razones de la gente para tratar de ganarse un favor divino.

    Porque recordaba a las llamas violetas, recordaba los gritos de desesperación, los cadáveres y la desesperanza; en su mente por siempre quedaría grabada la imagen de los Pokémon contaminados, sometidos a una voluntad divina que resonaba en lo más profundo de su corazón. Recordaría como su carne se desprendía de sus cuerpos y su mente había sido completamente contaminada por la Devastación, volviéndose meros títeres desechables a su servicio.

    Recordaría por siempre al monstruo alado que emergía entre las llamas y al desgraciado que eligió para ser su avatar humano. Devastal era corrupción, era veneno y muerte; y se encargó de romper al humano que había elegido para demostrarlo, dejar su marca en carne endeble como una especie de trofeo y amenaza; dar muestra de que si no lo había matado, había sido por pura necesidad y curiosidad.

    Nunca había sido devota, porque nunca tuvo la necesidad de serlo. Sus problemas los había arreglado a base de inteligencia y fuerza bruta, sin necesidad de rogarle a una fuerza superior por su intromisión. Porque estaba consciente de que no era nada, ni ella ni los demás humanos, solo peones colocados estrambóticamente en incierto juego de ajedrez.

    Pero también sabía que la perspectiva de un peón importaba poco para el resto. Trabajo era trabajo, y estaba dispuesta a llegar hasta el final.

    Se dio cuenta, quizás demasiado tarde, que recordar Aiwass no le traía sensaciones de malestar, que hacía mucho no soñaba con Scylla ni con las pesadillas de Devastal, y que los recuerdos del incidente ya casi habían desaparecido.

    Un pequeñísimo dolor la embargó, pero desapareció casi inmediatamente, no resentía los recuerdos perdidos, y evocar la cara de su ex novia ya no le traía pesar ni dolor. Se lo adjudicó a su trabajo actual y a su sentido de supervivencia, que cortó toda sensación impráctica que pudiera interponerse en la misión, sirviendo como un bálsamo analgésico en dichas situaciones, impidiendo que pudiera pensar más y desviarse de su objetivo actual.

    Todo lo que quedaba en ella era un sentimiento ambiguo que se desvanecía poco a poco, asfixiado por una fuerza mayor. La culpa por no haberle sido sincera había cesado, el pesar de haberla abandonado se había ido, y los deseos e impulsos de llamarla y volver a oír su voz estaban extintos.

    Sentía un vacío que no le provocaba nada, y mucho frío por alguna razón.

    2​


    Nunca se había llevado bien con el resto de la gente de su edad, y cuando era pequeña era normal encontrarla sola jugueteando con algún aparato electrónico, tratando de descifrar sus misterios;durante toda su infancia siempre estuvo sola, siendo su única compañía frías pantallas que emitían luz blanca artificial, las cuales parpadeaban con cada nueva orden que ingresaba en sus teclados.

    Sus congéneres la veían como un espécimen raro, desprovista de todo sentido de asombro e inocencia, típica de un niño; no reía cuando alguno de sus compañeros hacía una gracia tonta, no conversaba con las demás niñas acerca de muñecas y diversos juegos; no se emocionaba cuando veía un pokémon lindo como Eevee o Pikachu, ni sentía fascinación por las pokébolas ni el resto de mecanismos, todavía más sencillos, que les llevaban a clase para que pudieran experimentar con ellos.

    Todos sabían que había algo mal con ella, y con el tiempo, la indiferencia de sus compañeros se transformó en agresión, los halagos de los profesores pronto se tornaron en respuestas sarcásticas, en regaños y castigos . Un niño no comprende el mundo, decían, no saben lo cruel que puede ser, no tiene la experiencia necesaria; y bajo ese esquema, sus respuestas no eran correctas, su percepción del mundo, a base de variables y números fríos e inmutables estaba equivocada.

    Pero para ella eso era lo único que tenía sentido en su vida.

    Un niño no puede desafiar a la autoridad, no puede romper los moldes que durante años formaron a entrenadores excepcionales. No puede cambiar el mundo, y su destino siempre es el campo de batalla, de una u otra forma, debe alzarse con la gloria, mostrar sus capacidades bélicas al mundo y ser el orgullo de su región, de sus padres.

    Alguien proclamado genio era aquel que era un as innato en las luchas, que tenía dones excepcionales para la crianza sin siquiera intentarlo, que asombraba a todos con la belleza de sus ataques en los concursos con una elegancia natural y poco forzada. Eso, eso era un genio. No una niña estratega, que comprendía la abstracción de los ataques, que calculaba las oportunidades de la batalla y que se alzaba victoriosa a base de intelecto y no fuerza bruta. Un estratega se hacía, se moldeaba, se entrenaba, no era un don ni nada excepcional, todos tenían un potencial para serlo.

    Una niña que hacía simulaciones en el computador, que disfrutaba jugar con números y teclas, que solo parecía estar abstraída en su propio mundo no podía ser excepcional, no podía ser una de esas pocas personas capaces de cambiar al mundo. Así que a ojos de la sociedad, de sus profesores, compañeros e incluso sus padres, ella solo era una chiquilla con grandes delirios de grandeza y un ego todavía más grande.

    Porque para ser profesor, una eminencia reconocida en el mundo Pokémon, un investigador, debías ser primero entrenador. ¿Cómo ibas a tener tu primer contacto sino? No podías ser coordinador sin antes escoger un inicial, no podías ser un criador de renombre a menos que tuvieras criaturas con sangre de campeón, lo cual se conseguía a base de batallas y experiencia.

    Los que cambian el mundo debían ser lo que todos esperaban que fueran, nacidos con un destino más grande que ellos, campeones innatos con ideales puros, nobles e inquebrantables. Ella solo era como todos los demás, porque ojos del mundo, ella no tenía las cualidades necesarias ni la templanza que se requería para ese tipo de puestos.

    Pero ella no podía pedirles mucho, desde joven se grabó con fuego ese pensamiento de que todos aquellos solo eran brutos demasiado asustados por su inteligencia; y aprendió que si quería algo, debía tomarlo por la fuerza.

    Cuando fue lo suficientemente mayor para empezar su segundo año en la escuela Pokémon, robó uno de los iniciales de Elm y huyó a Unova, lejos de sus padres, lejos de sus conocidos; quería empezar de nuevo, probar hasta el límite sus capacidades que antes se le habían restringido.

    Y aprendió, aprendió de él. Se le dio el conocimiento de que la ciencia podía salvar vidas.

    O destruirlas.

    Todo al alcance de una tecla.

    Allison no pudo evitar sonreír con algo de nostalgia y dolor, sacudiendo la cabeza para apartar esos recuerdos inútiles de su mente, pues la desconocetraban de su tarea actual. Fijó su vista cansada en el monitor de su izquierda, dándose cuenta de que el documento ya había terminado, pero no recordaba haber leído los últimos fragmentos de información. Hastiada, subió algunas páginas más arriba y suspiró. El archivo que le había traído Alexis no había sido difícil de abrir, pues ni siquiera se encontraba encriptado, pero tenía demasiada información disponible que debía leer aunque no quisiera y sortear cualquier dato útil que pudiera obtener, apartarlo del resto de texto erróneo o datos falsificados para encaminar aquella investigación que hasta el momento no había llegado a nada.

    Paró inmediatamente cuando leyó las primeras líneas de los últimos documentos.

    Reconocería esos ensayos donde fuera.

    —Ese maldito bastardo.—Gruñó.

    Antes de aventar el aparato contra el suelo en un arrebato de furia, la pantalla se iluminó de nuevo para mostrar una sencilla oración:

    «Proyecto R.K.Z»

    3​


    Lo único que escuchaba era la respiración pausada de su Ninetales, seguida de los distintivos pitidos de los diversos aparatos que la sala de hospital que parecían mantenerla estable. Su Vaporeon había corrido con suerte, apenas unas cuantos moretones, rasguños y heridas de mediana profundidad por todo su cuerpo, con todo había perdido poca sangre y su estado no era delicado, por lo que pudo ser dada de alta con algunas suturas y vendajes en su cuerpo en poco menos de unas horas; ahora se encontraba en su regazo, durmiendo de forma apacible.

    Sus ojos no se apartaban de la frágil figura de Sasha, siendo testigo de como el alguna vez impecable pelaje blanco de su Ninetales Alola se encontraba manchado de sangre seca, como si fuera una gruesa capa de pintura carmesí impregnada a base de fuego sobre su piel, su cuerpo se encontraba lleno de heridas con suturas gruesas y diversas vendas adornaban el resto de su cuerpo, primariamente sus patas y hocico, los huesos rotos gracias a la intensa batalla que pareció sostener con el atacante.

    Los doctores no sabían si iba a sobrevivir la noche, pero tenían confianza en un pokémon tan bien criado como lo era aquella Ninetales podía lograrlo; se le veía la voluntad de vivir y seguir luchando, le dijeron, en un extraño intento por confortarla; aunque eso no apaciguó a Frey en lo absoluto.

    La policía ya se había puesto en marcha con la respectiva investigación, pero la escena estaba tan contaminada que era difícil sacar una pista. Entre la sangre de sus pokémon, sus pisadas frenéticas para sacarlos de ahí y sus huellas dactilares cuando entró en contacto con los diversos muebles para no perder el equilibrio en su huida, cualquier otra muestra de ADN extraño se había perdido o mezclado con el suyo propio.

    Y luego estaba la foto ensangrentada, la sangre no era de Alexa, sino de otra persona desconocida hasta el momento, pero ni aquella pieza de polaroid contenía huellas que le sirvieran a la policía para poder avanzar en el caso o tener un dirección sólida de como empezarlo siquiera.

    Type por supuesto encubrió todo el caso por petición del comité directivo, un atentado contra una líder de gimnasio y de forma tan fortuita no se vería bien en el historial de Aiwass y no haría más que fomentar el pánico entre los invitados extranjeros; la situación debía ser manejada con cuidado, y eso requería total discreción hasta que el Festival de la Cosecha dejara de ser el foco central. Por eso mismo, aunque Arrel no estuviera del todo de acuerdo con las medidas tomadas, le consiguió a Scylla una casa de seguridad alejada de la ciudadela, cerca de uno de los caminos ocultos hacia Tesseus y rodeada de cámaras de seguridad par captar cualquier eventualidad que se llegara a presentar.

    Habían sido demasiadas cosas en un lapso tan corto de tiempo y Frey se sentía abrumada, la cabeza le daba vueltas constantemente y todo el cuerpo le dolía, producto de la adrenalina y el estrés. Y sin embargo sus pensamientos no podían dejar de revivir la escena, una y otra vez; tratando de encontrar algún sospechoso en su mente que haría algo así.

    El sonido de pasos descuidados y una respiración agitada la sacaron de sus erráticas cavilaciones, provocando que se tensara en el acto; de manera casi instintiva se llevó una de sus manos al cinturón de pokéballs, pero en cuanto sus ojos chocaron con los de Nua, su pequeña y dulce hermana, y le dedicó una sonrisa cansada.

    Nua se acomodó en el asiento al lado de Frey, y sintió como el cuerpo de su hermana se apoyaba contra el suyo en busca de apoyo. Nua trató de decir algo, pero pronto notó como los ojos de su hermana se habían cerrado, presa del agotamiento mental y físico, y su respiración comenzaba a regularizarse. Había querido estar con ella desde que se enteró de la noticia antes de que Type cortara el flujo de rumores, pero por alguna razón aquel día el gimnasio de Tesseus había estado especialmente concurrido y no se había podido liberar de sus obligaciones hasta ahora.

    Observó al Vaporeon de su hermana dormido en su regazo y sonrió a medias, luego posó su vista en Ninetales y su gesto desapareció rápidamente. Su hermana era querida en la región, amada en su ciudad natal; ¿quién sería tan cruel como para hacer algo así? Su primer pensamiento, presa del rencor que le tenía por haber dejado a Scylla hecha un desastre, fue pensar en aquella mercenaria que hacía algún tiempo había vivido con su hermana en Caribdis. Mas pronto esa suposición se esfumó; por muy en malos términos que hubieran quedado, Nua sabía que aquellos dos pokémon habían sido un regalo de Weiss a su hermana, y lastimarlos de esa forma tan cruenta que casi rozaba el sadismo no concordaba con lo poco que había visto de la mercenaria. Sin mencionar que de haber sido ella, sus pokémon no presentarían marcas de lucha intensa ni resistencia contra el ataque.

    Scylla no hablaba de ello, pero Nua había aprendido a ser perceptiva después de estar bajo el comando de Miriam durante algunos años; no era tonta, y sobre todo, el tiempo con Frey le hizo notar los pequeños gestos que hacía su hermana de forma imperceptible cuando algo la molestaba; como cuando suspiraba pesadamente luego de pasar sus dedos por anillo que antes traía consigo a todas partes o cuando parecía divagar durante horas sin decir ni una palabra, solo fijando su mirada en un punto vacío de alguna calle; incluso había notado como se mordía el labio inferior de forma casi automática cuando alguien la invitaba a salir.

    Por eso, sabía que el ataque había sido el último clavo que su hermana soportaba de forma pasiva y que le había afectado de sobremanera. No sabía con exactitud lo que Scylla estaba pensando, pero confiaba en que cuando despertara pudiera abrirse con ella, y juntas, llegar a una solución.

    Suspiró y se acomodó de nuevo en la silla. Era gracioso el giro que habían tomado las cosas; al principio, Legis y Scylla se habían encargado de ella, proporcionándole los pokémon de su difunta madre, entrenándola lo mejor que podían para que resaltara como nueva líder de gimnasio, siempre pendientes de ella para evitarle más dolor y amargura. Luego su hermano se había ido y Scylla siguió cuidando de ella, evitando mostrarse vulnerable para no preocuparla.

    Y ahora estaban aquí, los papeles intercambiados totalmente, mas no le molestaba en lo absoluto. Le habían dado tanto, la habían procurado tanto, que ahora era su turno de retribuir, de ser el soporte de su hermana, de asegurarle bienestar en los tiempos difíciles. Superarían la adversidad juntas, sin importar qué.

    Ella era Realta Nua, líder de gimnasio de Tesseus, ya no era una niña sin conocimiento del mundo a la cual debían proteger.

    Volvió a suspirar antes de cerrar los ojos.

    Y apretó el pequeño teléfono inteligente se que encontraba en sus manos.

    4​


    —Deberías descansar, Allison.—Sugirió Alexis con preocupación. Había llegado justo cuando Allison había arrojado la laptop al suelo, haciéndola añicos. Aquellos arrebatos no eran propios de su novia, quién siempre se mantenía calmada incluso en las situaciones más complicadas, que no dudó en augurar lo peor.

    Y cuando Rothschild le explicó a regañadientes su descubrimiento, entendió su comportamiento tan errático y frustrado. No era para menos, pues las pistas que tenían parecían que las mareaban en círculos, haciéndolas volver una y otra vez a la primera base de toda su investigación; para este punto, ni ellas mismas sabían qué quería el Equipo Neón de ellas, ¿asustarlas? De ser así habrían enviado fuerzas capaces de competir contra ellas; ¿confundirlas? Lo estaban logrando de maravilla; ¿tratar de ganar tiempo? ¿Para qué si tenían el tablero bajo su control?

    —No necesito descansar.—Replicó la otra mujer de forma automática, abriendo otra de las computadoras portátiles que la rodeaban, transfiriendo la información al nuevo aparato para volver a trabajar en él.

    Los documentos que Alexis había recuperado de la base del Equipo Plasma Negro eran viejos documentos de ensayos, investigaciones y los planos generales de un prototipo sin terminar que pertenecieron alguna vez al Profesor Colress, el mentor de Rothschild en su niñez y temprana adolescencia. Sin embargo, los diversos datos no concordaban con nada que el científico hubiera hecho para el Equipo Plasma cuando aún trabajaba con ellos; parecían más bien una investigación independiente que terminó abandonado por razones desconocidas.

    Con lo celoso que era el investigador de sus trabajos, así como su visión del mundo, Zentris se preguntó cómo es que el Equipo Neón se había hecho con los planos de una de las mentes más brillantes del siglo; ¿Colress había caído de nuevo en las garras de la soberbia y el ego? ¿Lo habían amenazado o sobornado? El científico no era un peón indefenso para caer en esos trucos. La opción de que lo engañaran era poco probable, ya que de ser así se habría dado cuenta en seguida.

    Y el proyecto parecía ir a buen puerto, por lo que Colress se había sentido especialmente cómodo con él para tenerlo en una etapa tan avanzada.

    El dinero no era algo que moviera al científico, tampoco lo eran los juegos de poder, su motivación yacía en desentrañar los misterios del mundo, de los pokémon y su ideología para obtenerlo era demasiado ambigua. Colress era conocido por usar cualquier método necesario para lograr sus objetivos, sin importar su ilegalidad o su elevado costo; no obstante, trabajaba bajo sus propias condiciones y en los años venideros, se había vuelto selectivo al escoger la fuente de sus financiamientos.

    Después de el Equipo Plasma Negro cayó después de años de ataques, Colress había sido de los pocos que se había entregado voluntariamente para ser juzgado y encarcelado si así se dictaminaba; ¿la razón para ello? Según su entrevista con la presa antes de su juicio, admitió que solo lo hacía porque estaba cansado de estar bajo el mando de megalómanos más grandes que él.

    «Una lucha constante de poder no es un buen lugar para la ciencia, pero son tus patrocinadores y tienes que hacer lo que ellos digan para no terminar en la calle muriéndote de hambre. Terminas detestando tus propios proyectos, aquellos que comenzaste con gran orgullo tratando de desentrañar las preguntas sin respuesta que desde hace tiempo han rondado en tu cabeza, solo para con el tiempo los veas torcidos, destruidos y modificados para que sean del agrado y comprensión de la limitada mente de tu empleador. Si quisiera auto sabotaje, es más fácil que haga un clon de mí mismo y trabaje con él.»

    Como era un gran hombre de ciencia, la sentencia del investigador fue simplemente cumplir servicio comunitario dando clases en uno de los institutos de Ciudad Esmalte, todos sus inventos hasta el momento serían confiscados y todo patrocinador que quisiera contactar con él debía pasar primero por uno de los filtros que tenía el gobierno…

    El gobierno...

    —¿A qué nos estamos enfrentando?—Se preguntó Alexis en voz alta, sabía que era una pregunta que no tenía respuesta y eso era quizás lo que más le causaba conflicto.

    —No lo sé.—Dijo Allison, más como una forma de exteriorizar su sentir de forma controlada que como una respuesta.—No lo sé… Por primera vez en la vida, no sé que nos estamos enfrentando…

    Allison se dejó caer en la silla, masajeandose las sienes en un intento por relajarse ante la situación, Alexis entonces cerró los ojos y se apoyó contra una pared, respirando de forma pausada sin caer en el pánico o la desesperación. No todo estaba perdido, se dijo, rememorando cada pedazo de información que habían recabado hasta el momento; las pistas en el ordenador, el hecho de que dejaran de ocultarles su presencia, la filtración de secretos. De algún modo, todo iba uniéndose poco a poco, y eso la asustaba, porque por primera vez, las soluciones no provenían de su trabajo arduo.

    Se las estaban entregando, lentamente, a base de pequeños gajos y miserias para que rogaran por más. Y no podían prever cuando sería el siguiente “cargamento” de información, ni tenían planeando hacerlo. Depender de quienes cazaban para llegar a su objetivo era lo más patético que podrían llegar a hacer, porque si bien las últimas pistas les habían dado una guía más o menos sólida sobre a lo que se estaban enfrentando, tenían presente el siempre el hecho de que podía tratarse de una trampa, aunque la evidencia no les diera motivos para sospechar; todo el desarrollo eran tan extraño que era alarmante.

    Poco a poco, estaban siendo arrinconadas, poco a poco, la línea que los separaba se estaba empezando a perder.

    No saber qué era lo que movía a Neón era lo más preocupante; con el Equipo Plasma Negro, era el poder de vivir viejas glorias, de tratar de alcanzar un poder más manejable, pero igualmente peligroso; con el Equipo Plasma era el deseo de manipular al avatar de un dios, educado para el mero propósito de servir a su padre y a sus retorcidos valores.

    Y la vanidad que había rodeado a los dos equipos anteriores los hacía incautos, los volvía volubles y descuidados, lo que finalmente los hacía caer.

    ¿Pero Neón? ¿Qué lo movía? ¿Qué quería? Alexis quería creer que en fondo sus motivaciones eran las mismas que sus antecesores, pero actuaban tan diferente que le era imposible pensarlo; de querer poder hubieran ido tras los orbes, como todos los demás, de querer dinero y reconocimiento hubieran hecho miles de atentados para que la región entera supiera de su existencia.

    Eran tan silenciosos y cautelosos, que parecían fantasmas. Mostrándose solo cuando ellos querían, a las personas que ellos querían; manipulando todo el entorno a su favor. Dando esperanza para luego arrebatarla.

    —Debemos decirle a Alexa.—Comentó Zentris después de abstraerse largo rato en sus pensamientos, Allison en ese entonces paró de teclear y la vio como con incredulidad.

    —No, no le diremos nada. No ahora.—Tajó la otra quizás de forma demasiado rápida, con un pequeño temblor en la voz.

    —Debemos ir a interrogar a Colress, entre más tiempo pase será peor y lo sabes. Quieras o no es nuestra superior, debe estar al tanto de los nuevos descubrimientos.

    —Solo dame un día más, solo un día más. No tienen porque ir a interrogar a Colress. Tendré las respuestas.

    Alexis suspiró y dejó de discutir por un breve instante; Allison era quién más se había involucrado en la investigación, durmiendo cuanto mucho tres horas diarias para dedicarse el resto del día a investigar por su cuenta, tratando unir puntos o conseguir cualquier cosa que les pudiera ser de utilidad; sus ojeras eran preocupantes, y su alimentación lo era aún más. Al principio pensó que era para acabar rápidamente el caso y cobrar el cheque, pero entre más tiempo pasaba, se daba cuenta de que el dinero no era el único motor por el cual se mostraba tan concentrada y seria, lejos de su modus operandi usual lleno de jugueteo, sarcasmo y cinismo.

    Y cuando la volvió a ver, encontró en sus ojos emociones que no había visto en ella hacía muchísimo tiempo; miedo, dolor, culpa, e incertidumbre. Por primera vez, la gran genio no sabía que hacer, pero había algo más.

    Siempre había algo más.


    —Un día hace una gran diferencia, Allison. En un día Colress puede desaparecer del mapa y entonces todas nuestras posibles respuestas están perdidas para siempre y caeremos en su juego sin posibilidad de salir.—Presionó, tratando de hacer resurgir lo que sea que Rothschild estuviera ocultando. No le gustaba usar esas tácticas con ella, pero Allison era demasiado testaruda como para tratar de tener una plática normal.

    —¡No!—Gruñó ella, y de un momento a otro, su Jolteon dejó de filtrar las ondas electromagnéticas dañinas de los cables a los que yacía conectado y se puso frente a su entrenadora, su pelaje erizado y lanzando chispas por doquier.

    Estaba alterada, lo cual no era bueno. Allison nunca se alteraba.

    —¿Por qué todo tiene que conducir a él?—Preguntó entonces la hacker, tomando desprevenida a Alexis.

    «¿Por qué todo tiene que conducir a él?» Las palabras resonaron en su cabeza, abriendo un recuerdo enterrado que había querido olvidar. El ataque al laboratorio, la traición, el desenlace. Si mal no recordaba, el hecho de que el ataque saliera terriblemente mal y perdieran a muchos en el proceso era porque se había filtrado información y hubo negligencia de parte del equipo de inteligencia; y aunque hubo muchos sospechosos en ese instante, la operación estaba ya demasiado avanzada para detenerse y buscar un culpable, así que debían seguir trabajando con menos recursos, heridos y con traidores encubiertos.

    Los recuerdos comenzaron a aflorar uno por uno, como un torrencial río que había sido liberado; Alexa había sido escogida para liderar el atentado hacia el laboratorio principal del Equipo Plasma Negro, y Alexis había sido escogida como primera línea de ataque junto con otros tantos más. Horas antes del atentado, había escuchado como Alexa parecía discutir acaloradamente con los miembros de inteligencia, aunque no le prestó mucha atención; Weiss tenía la mala fama de tener impulsos violentos cada tanto, así que seguro la discusión había sido por una tontería.

    Su mente entonces saltó a una escena en específico; Colress escapando entre las llamas, los cadáveres de sus compañeros sangrando en el piso, las alarmas que perforaban sus tímpanos. Recordaba que ella también sangraba, específicamente de un brazo y una pierna, producto de las mordeduras que había recibido de un Fraxure que afortunadamente no habían sido más profundas. Trataba de salir antes de que el fuego terminara por consumirla por completo, todo se había arruinado.

    Sin embargo, notó como algo no muy lejos de ella se movía. Su cuerpo reaccionó por mera inercia y sacó una pokéball de su cinturón, a pesar de saber que su compañero seguro se encontraba cansado. Volteó y justo en ese instante su mente decidió grabar aquellos segundos para la posteridad.

    Reconoció a Hellfire, arrastrando lo que parecía ser un manojo de carne y sangre; Alexa estaba en un charco de su propia sangre, con una herida bastante que iba desde la base de su cuello hasta las vertebras lumbares. Se podía notar el músculo y cierto resquicio de hueso.

    Pero aún respiraba.

    Y después, después todo había vuelto a ser negro. No recordaba más. Ni siquiera recordaba como es que seguía viva.

    —Si hubiera hecho lo que me pidió en ese entonces, si le hubiera dicho lo de Natalie en ese entonces, no los hubiera liderado a una trampa.—Dijo Allison casi en un susurro.

    —¿Qué fue lo que te pidió?

    —Filtra el audio del laboratorio.— Admitió y Alexis pareció no comprender muy bien esa orden tampoco.

    »Ella creía que aún podía obtener información útil a horas antes de atacar, algo que le hiciera pensar que estaban cometiendo una equivocación al precipitarse. Su petición fue denegada por nuestros superiores en aquel momento; ya estaban arrinconados, ¿qué más podríamos sacar de eso? Así que fue a inteligencia a pedírnoslo personalmente, creyendo que por ser líder de nuestro escuadrón la íbamos a obedecer. Todos pensamos que era una tontería; yo pensé que era una tontería. Tenía miedo de matar, se estaba arrepintiendo a último momento, todos pensábamos eso. Ella no había sido entrenada como nosotros, ¿qué podía saber? Le pregunté en ese entonces si lo había consultado con su novia, porque Alexa parecía no hacer nada sin consultárselo a esa estúpida zorra, y se calló por unos gloriosos momentos; me reí de ella, la seguí cuestionando, acerca de su autoridad, sus habilidades, todo. Ella me dijo que Natalie había estado actuando extraño y que no podía fiarse del todo ya de ella; me volví a reír.

    «¿Problemas en el paraíso, Lexa? ¿O tu pequeño cerebro al fin se dio cuenta de que le importas una mierda?»

    Allison sonrió cuando Alexa se acercó peligrosamente a ella y gruñó, tratando de intimidarla.

    «¿Harás lo que yo digo o no? No tengo tiempo para lidiar con tu absurdo complejo de inferioridad, Allison.» La había tomado del cuello de la blusa y la alzó unos cuantos centímetros, pero Allison ni se inmutó.

    «¿Por qué debería seguir el juicio de una estúpida adolescente enamorada? Una estúpida adolescente enamorada y cobarde, cabe destacar. No estás hecha para esto, Alexa, mejor ve a esconderte en las faldas de Natalie y deja que un líder de verdad se encargue de la misión.»

    Alexa apretó más su cuello, pero Allison seguía sonriendo de forma triunfante.

    «Por que esta estúpida adolescente enamorada logró ser líder del escuadrón, y tú, que te creías la reina de aquí por tu gran utilidad a la organización, no has quedado más que abajo del peón.» Weiss sonrió y usó toda su fuerza para azotar el cuerpo de Rothschild contra el suelo. Sólo se escuchó un golpe seco, y antes de que pudiera pasar a mayores, Alexa hizo hincapié en toda su fuerza de voluntad para soltarla y salir de ahí.

    Faltaban dos horas para que todo terminara.

    —Colress me confesó que si hubiera seguido de la orden, si hubiera hackeado el audio, me habría dado cuenta de que algo andaba mal, porque todo estaría en silencio. Si hubiera hackeado las cámaras, me hubiera dado cuenta de que no había nadie en las salas.

    »Y si simplemente le hubiera mostrado dicho a Alexa mis sospechas sobre Natalie días antes, quizás todo se hubiera podido haber evitado. Y si hubiera hackeado unos días antes fiándome de mi instinto...

    Alexis estaba aturdida, tratando de asimilar toda la información de un tajo. Su mente no trabajaba, se había quedado en blanco, solo pudo musitar una pregunta apenas audible.

    —¿Por qué?

    Ella solo soltó una risa amarga, como quién no tiene excusa para sus pecados.

    —Podría decirte que en ese entonces aún eramos niñas, niñas con un destino más grande que nosotras, ingenuas, volubles y manipulables; pero eso no sería justo. Eramos niñas sí, entrenadas para matar, para aniquilar y hacer un trabajo perfecto, sabíamos lo que hacíamos, lo que decíamos. Para eso nos entrenaron, por eso seguimos vivas hasta el final.

    »Mi motivo era el rencor. Le tenía rencor; quería verla caer, por primera vez en mi vida, quería verla fracasar. Yo llegué a donde estaba gracias a mi talento natural y me molestaba que ella pudiera lograrlo a base de esfuerzo; por que eso entonces les daba la razón a ellos, porque cada vez que la veía oía sus voces llenas de envidia y de veneno, rebajándome a poco menos que nada. Yo no era especial si podían imitarme bajo un esquema regularizado, y entonces todo lo que había hecho no había servido para nada.
    Allison apretó los puños y se mordió el labio inferior; inhaló y exhaló varias veces, tratando de calmarse. Su Jolteon, aun erizado, poco a poco dejó de soltar chispas y gruñir, calmándole el hecho de escuchar la respiración lenta de su entrenadora. Diez repeticiones y tanto ama como pokémon dejaron que la tormenta de sus corazones amainara, y que su dolor se dispersara.

    —Y no voy a dejar que pase otra vez, no importa le presión, no importan los desacuerdos. Te lo pido, Alexis, dame sólo un día más para asegurarme que todo esto es seguro y no nos están liderando a otra emboscada.

    Alexis entonces se movió por cuenta propia, abrazando a la otra mujer de súbito; la abrazó con fuerza y temor, pero Allison no tenía que estar consciente de lo último; quería que se sintiera protegida, querida, que supiera que mientras ella estuviera viva, el mundo exterior había dejado de importar. Estaban bien, estaban a salvo, y aunque las palabras de Rothschild aun retumbaran en su mente como un eco acusatorio del que quizás no se podría librar nunca, lo que menos necesitaban en esos momentos era peleas internas, regaños y traiciones.

    Porque lo que Allison había hecho había sido horrible, pero muy dentro de sí sabía que aunque hubiera previsto el ataque, todo se hubiera desenvuelto exactamente igual. Porque sus superiores nunca permitirían que una mera recluta les dijera que hacer y hacía donde dirigir sus operaciones.

    Muy en el fondo, sabía que el atentado no había sido más que un filtro del cual nunca hubieran podido escapar.



    5​


    Los papeles estaban sobre la mesa, Nero lo sabía; solo faltaban unos cuantos pasos para llegar al punto sin retorno, y entonces ya no habría marcha atrás.

    Sabía que dejar aquellos documentos tan incriminatorios era un arma de doble filo, así como ordenar el asesinato de aquella líder en Caribdis, pero eran riesgos que estaba dispuesto a tomar con tal de llevar a cabo su obra maestra, su plan magnífico. Había un montón de variables que podían salir mal, pero no le importaba; su anonimato no duraría ya mucho tiempo y tenía que hacer todas sus jugadas en tiempo y forma, como una especie de reloj bien calibrado, para evitar un mayor margen de error.

    Las voces, como siempre, discutían entre sí en su cabeza, infundiéndole terror y duda, insultándolo, haciéndole saber que él nunca sería un gran líder como N; pero él había sido más listo que ellas y previendo el sabotaje de su mente las acalló prontamente con varias pastillas multicolor que no dudó en tragarse en cuanto se dio un indicio de que su discusión interna iba a volverse todavía más problemática.
    Odiaba tomar pastillas, odiaba escuchar los susurros de aquellos a quiénes no podía ver y odiaba cuando a veces se presentaban en forma de alucinaciones y fantasmas del pasado que lo atormentaban día a día. Era su propio infierno personal, su maldición. Y aunque antes estuviera convencido de que era un bueno para nada, N le dio un propósito, y cuando él ya no estuvo más en su vida, ella lo rescató de quedar olvidado en la nada misma…

    —Debes asegurarte de que RQW390 no deje ningún cabo suelto cuando mate a esa chica, no podemos permitirnos enfrentar a las autoridades de Aiwass.—Resonó entonces su voz, melancólica, siniestra.

    —El tiempo se nos acaba. Scylla Frey debe estar muerta para mañana antes de que le hagan una visita a Colress.

    —¿Estás seguro que fue buena idea involucrarlo? Vio tu cara, sabe quién eres en realidad, podría simplemente dejarse de juegos y decirles todo.

    —Para Colress no soy más que un insecto, y él no recuerda nombres de insectos. Lo deberías saber bien, Shauntal…

    La Élite soltó una risilla entre las sombras, dando unos cuantos pasos para que su cuerpo fuera iluminado por la escueta luz del lugar. Se había desecho de su típico traje, reemplazándolo por uno mucho más cómodo y moderno; unos simples jeans a juego con una blusa con olanes blanca y una chaqueta de cuero; su pelo se encontraba suelto y sus grandes gafas de lectura habían sido reemplazadas por lentes de contacto.

    Shauntal entonces sonrió levemente, apenas un pequeño cambio en sus facciones que no era notable a simple vista. A veces creía que Nero era todavía un chiquillo ingenuo, incapaz de ver ciertas cosas; pero ya era demasiado tarde como para poder permitir cualquier tipo de desliz a estas alturas.

    —Eres quién financió su investigación, piénsalo mejor. Podemos atacar ahora, aniquilarlas de una vez…

    Él bufó.

    —La investigación del Doctor Cheren está avanzando a pasos agigantados gracias a los planos de Colress. En cierta medida, nos benefició más que haya dejado la investigación cuando lo hizo. Fue muy arrogante de su parte creer que no podríamos continuar el proyecto sin su ayuda.—Mencionó para cambiar el tema; Shauntal sabía perfectamente lo que tenía planeado para esas mercenarias, y aún así insistía en torcer su plan original para sus propios propósitos; no iba a dejar que eso pasara.

    —Un prodigio, sin duda alguna.—Alabó ella.—¿Cuando estimas que termine?

    —Mañana por la noche.

    Ella rió.

    —Que bueno que estés seguro, porque si nuestro agente falla en el asesinato, tendremos que adelantar toda la operación. ¿Lo sabes, no? Tendremos al mundo encima de nosotros.

    —Parecerá un suicidio, no habrá nada que investigar.

    —¿Seguro? Porque el desastre que dejó hará que todo sea más difícil.

    Un silencio incómodo cayó sobre la sala y Shauntal tomó aquel mutismo como una pequeña victoria.

    —Confío en ella.

    —No entiendo porque quieres asesinar a esa chica, está a más de siete mil kilómetros de nosotros, no presenta ningún problema para la operación. Es ridículo gastar recursos así.

    —Es necesario.—Tajó quizás demasiado fríamente. Una pequeña y tenue voz le recordó que había dejado ciertos detalles fuera del conocimiento de su cómplice. Así que no lo sabía perfectamente todo como creyó momentos atrás.

    Mejor así, Shauntal podía ser un incordio si se lo proponía y era mejor para todos que se enterara con el tiempo; si ella creía que tenía el control sobre todo haría las transiciones más fáciles, por el momento debía seguir su juego y no llenarle la cabeza de ideas equivocadas, seguirla convenciendo de que estaban en esto juntos; aunque ya no fuera así ahora. Pero la paciencia tenía su recompensa, estaba seguro de ello, y pronto saborearía los frutos de su victoria.

    —Si es todo, puedes retirarte.—Trató de modular su voz para que sonara mucho más apacible y sumisa que hacía unos cuantos minutos. La cabeza le comenzaba a punzar horriblemente y las voces estaban volviendo a resurgir más fuertes que nunca.

    Claro querido.—Se burló ella con un falso tono dulce y empalagoso.—Debo volver a la Liga, Iris tenía algo que decirnos. Adieu, mon chéri.

    Nero escuchó la puerta cerrarse a sus espaldas, aunque el sonido de los tacones aun resonaba entre los pasillos, taladrando su mente de forma cruel. Se llevó ambas manos a la cabeza, jadeando por el dolor y los pensamientos contradictorios.

    Cuando el sonido de los tacones desapareció, entonces se permitió gritar.

    6​


    Los problemas mas complicados tenían las soluciones más simples, Cheren lo sabía a la perfección. La prueba viviente de ello era el aparato que tenía frente a sus ojos; muchos lo llamarían una obra de la ingeniería, un descubrimiento revolucionario; él simplemente le diría sentido común aplicado a la tecnología.

    Todos estos años la respuesta había estado frente a sus ojos, en la forma de aparatos menos refinados como los detectores de energía volcánica y eléctrica, sobre todo eléctrica, que era cuestión de tiempo para aplicar esos conocimientos a aparatos mucho más sofisticados.

    De punta, como los investigadores más arrogantes y soberbios le llaman en la actualidad para resaltar que son mejores que el resto y vender dichos conocimientos por millones para sustentar su miserable vida.

    Cheren no los culpaba, de algo tenían que vivir esos pobres desgraciados; él no podía juzgarlos, ya que en esos momentos se encontraba haciendo lo mismo que ellos, aunque con un enfoque diferente.

    Ellos vendían sus inventos para ganarse la vida, él en cambio, lo hacía para salvar la vida de quién más amaba, de las pocas personas que le quedaban en el mundo.

    Cuando aquel aparato echara a andar, Cheren sabía que podía despedirse de toda esa pesadilla.

    Volvería a los brazos de Bianca por una última vez y olvidaría todos de una vez y para siempre todos los acontecimientos que llevaron a Black a su muerte y a ese desagradable episodio en su vida.

    Todo había empezado con él, después de todo. Y todo terminaría con él, como siempre debió haber sido.

     
    • Impaktado Impaktado x 2
  14.  
    Gold

    Gold Equipo administrativo Beta-reader

    Géminis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Vamos con los comentarios!!!! YAY

    Kiwi: Sabes que para Enero deseas hacer ese Oneshot de Arbolito-senpai x Jaden, tus alitas tiemblan por ello, LO NECESITAS, LO DESEAS(?). Ehem Ehem... volviendo al tema.
    El sexto cap fue el inicio de mi dolor de cabeza(?), porque muchas veces me preguntaba si no estaba diciendo lo mismo que veces anteriores, solo que con otras palabras y volviendo el tema súper aburrido, al tocar de nuevo a Iris, sus traumas, perspectivas y deseos más gráficamente en esta serie de caps que en los anteriores. De hecho, para ser sincero, en esta serie de caps subdivididos trato de cuidar todo un poco más porque son los puntos de inflexión de la historia y quiero que se note.

    Lo de Acacia y Scylla me dio otro dolor de cabeza, incluso -cuando Dz aún vivía, en nuestras memorias- tuve un bueeeeeen rato la ficha de Acacia abierta, dandole vistazos a cada rato para asegurarme de que no la estuviera poniendo muy buena o algo por el estilo; quería que su interacción se viera orgánica, siendo Acacia nuestra adorada Bracitos loca y Scylla pues una líder cansada de tantas pérdidas en tan poco tiempo; en un principio era una conversación demasiado simple, y Acacia se sentía casi robótica, pero terminé rearmando toda la conversación y la escena para que pudiera quedar mejor, mostrando esos pequeños quirks de Bracitos; su empatía es cero con el mundo y si te habla es porque tiene buenas razones para hacerlo (forrearte, de paso, sutilmente).

    Fue la escena que más quería que quedara bien por el hecho de que no quería que Bracitos quedara muy Leyendizada y sentir mi propio desprecio(?).

    Y el yuri que prometí vuelve, en este cap, aunque diluido. Enjoy!

    Asael Martinez Buena Abi! Te tendrás que poner al corriente, entonces, que salí de mi hiatus(?).

    No te mentiré, sí, en un principio quise hacer todo focalizado en Alexa, en yuri y todas esas cosas. Era cuando el fic iba a tener cinco capítulos. Pero -y creo que lo mencioné anteriormente en uno de los caps, de hecho- la trama se me hizo muy buena y sentía que cinco caps no eran suficientes, que había mucha tela de donde cortar y expandir más la historia, y que si seguía con mi terquedad de hacerlo de cinco caps, todo quedaría super forzado. Iris en un principio solo iba a aparecer dos veces, como en la introducción y el tratado, después desaparecería y todo el foco serían las mercenarias, also, los caps serían mas cortos, con mucha menos info y más al grano para tener todo dinámico.

    Iris no mi personaje favorito, no entra ni siquiera en el top, pero en el transcurso de esta historia le he tomado un cierto cariño y una nueva apreciación. Y for the sake of plot, se convirtió en una pieza esencial para que esto no se vuelva un batido de angst edgy yuri (creo que sigue siendo angst, pero no tanto como era originalmente(??)). Y las tres partes del cap 6 creo que se sienten un poco más pesadas por todas las consecuencias que van a acarrear en el futuro.

    Also, sí, sé que Scylla no ha brillado como se supone, pero siento que el 6.3 les va a gustar mucho más por el hecho de que las cosas van a empezar a explotar bien chingón.

    Tenía respuestas mas elaboradas en mi cabecita, pero incluso ando oxidado de responder comentarios, así que lo dejaré por aquí porque sino siento que voy a hacer rambling sin sentido.

    Ah... Elesa no es solo un cameo...
     
  15.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    357
    Pluma de
    Escritor
    Me gustaría decir que me tardé en leer esto porque es laaaaaaaaargo... pero eso sería mentir, estuve procastinando XD.

    Ahora entiendo que te tardaras tanto. Escribir esto debió ser un embole. Muchos puntos de vista, muchas reflexiones en todas partes, descubrimientos dentro y fuera de la historia y cero acción. Y con cero acción me refiero a que realmente no está pasando nada, sino que vemos las consecuencias de lo que ha pasado, las conclusiones a las que ya llegaron algunos o vislumbramos lo que otros harán.

    La primera parte me resultó algo confusa respecto a quién estaba escuchando, si Iris o Alexa. Al final resultó ser Alexa reflexionando sobre Iris, pero de un modo tan concienzudo que parecía ser la propia Iris quien hablaba. Thou no estoy diciendo que esté mal, precisamente esa doble voz me gustó mucho. Si acaso fue la parte que se me hizo más pesada ya que en lugar de mostrarnos algo nuevo fue una especie de puente al capítulo anterior (algo que viene bien dada la distancia entre ambos).

    De ahí pasamos a Allison y vemos una faceta suya diferente a la que nos suele mostrar; insegura, cansada, frustrada. Algo en la descripción de su psique me hace cierto eco a Clear, en el buen sentido. Y ha sido mi parte favorita del episodio. Tal vez en medida de que Acromo es uno de mis personajes favoritos de Unova y casi que de todo el juego... (creo que tengo una fijación con los rubios) y verlo involucrado en la historia me da mucho ánimo, si a eso le sumamos que está relacionado a la besto girl Allison... ya puedes imaginar hasta dónde llegó mi hype. Y estuvo muy cool relacionarlo al amor trunco de la ficha de Alexa del que nunca supimos nada de nuevo.

    En cuando a las hermanas espejismo de Aiwass... pobecito Ninetales, lo dejaste para el arrastre. Es un poco apantallante justo leer a la vieja Scylla y a la nueva Scylla casi al mismo tiempo, y ver cómo le han ido las cosas a la anterior. Siento algo de curiosidad respecto a quién trató de matarla (sospecha inmediata a Kamisure). Y me gustó la aparición de Nua y el cambio de posiciones entre ambas. Cause la pequeña idiota era adorable.

    Y ya para terminar pasamos a Nero y al equipo Neón. Sigue el juego de voces en su cabeza que da pistas y no las da... y se nos aparece Zorrauntal ¡Yo sabía que ella tenía algo qué ver! ¿Sus motivos? Ni idea, seguramente es una zorra y ya. De momento parece que Nero nero lero es el que la está usando, pero las cosas podrían cambiar en cualquier momento. De su interacción al menos podemos deducir que Acromo no está con ellos y que van a pasar cosas grandes en poco tiempo, relacionadas o no a que Iris active el Orbe Blanco e invoque al Dragón Blanco de Ojos Azules. Pero espera, ¡aún hay más! La última revelación en el capítulo se hace como un comentario casual que se confirma con la escena final de Cheren. Tal vez lo estén usando, tal vez lo estén amenazando vía Bianca, pero de cualquier modo, era inevitable que todo lo que ha pasado le acabe cobrando factura, considerando lo involucrado que estaba con los protagonistas de ambos juegos.

    Un capítulo en el que no pasa nada y que, sin embargo, ayuda a aclarar ciertas posiciones y bajar un poco la cámara para conocer más a los personajes, imprescindible con un cast tan extenso como éste, y con buenas revelaciones que añaden una nueva dimensión a la trama que ya se estaba desarrollando en los anteriores. No diría que es tanto un respiro como la calma antes de la tormenta, sino esa sensación de humedad en el aire que te dice que te escondas porque todo se va a ir al carajo, una tensión ominosa que se extiende antes del desastre. Muy bien, pero que muy buen cap. Se nota que te lo curraste.

    Nos leemos en el futuro.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  16.  
    LizzaRade

    LizzaRade Sombra online

    Acuario
    Miembro desde:
    2 Enero 2017
    Mensajes:
    274
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Bien, terminé de leer! Y sólo resumo lo que pasó en este último capítulo con un gif:

    [​IMG]
    Seeeeeeeeh
    Volviendo al tema, dejenme fangirlear porque necesito hacerlo, porque son muchas cosas que para mi suerte los demás pudieron expresar porque en estos momentos no tengo palabras para decir lo que me gusta de esta historia.
    Si no fuera porque leí mal, esto casi causa en mí un infarto fulminante, porque Alexa y Allision son mis personajes favoritos del fanfic; y la nueva faceta que mostró esta última en este capítulo hace que me guste más el personaje *-*.
    Bueno, parece que Nero es esquizofrenico, y creo que lograste dar lo necesario para deducirlo; incluso con cierto grado de fidelidad a lo que es la enfermedad IRL, y sí, es jodido pero ya estaría divagando.
    NO MAMES! Que Scylla no puede morir, tienes que hacer el lemon primero(?) antes de meterla en el cajón.
    De nuevo, creo que de todo el alto mando, no me esperaba que fuera Shauntal, bueno, pero como dicen: las tranquilas son las peores(?).

    Me gustó este capítulo, más por el lado introspectivo de los personajes (Allison pequeña yo te amo) y la trama avanza a un ritmo lento, no en el mal sentido, obviamente. Sólo noto algunos errores de dedo pero yo nomás soy la fijona que se da cuenta, jaja.

    Saludos!
     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...
Cargando...
Similar Threads - Después devastación
  1. LizzaRade
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    324

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso