Self-insert Calidez.

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Yáahl, 4 Agosto 2018.

  1.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico The Trickster Hummingbird XIII Nameless Crazy Cat Lady

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,177
    Puntos en trofeos:
    356
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Calidez.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    703
    Here I come, with some fluffy shit.

    Tengo meses sin escribir nada ajeno a la línea temporal central de Cielo Nocturno (o algo ajeno a ese universo en sí, a decir verdad) y bueno, hay algo que tengo que plasmar sí o sí. Lo necesito, simplemente.


    Como ya se entiende, este pequeño escrito tiene como base el universo de Cielo Nocturno. En este caso, aunque no es estrictamente necesario, las cosas podrían tomar más forma si conoce un poco a los personajes.
    Curiosamente este escrito, en la carpeta que tengo en Drive, lleva el título de "Extra 2". Sí, hay un "Extra" inicial, que realmente parece tener como tema central una buena parte de la personalidad tóxica de Crow. Tal vez lo publique, pero quién sabe.
    En este segundo extra quise plasmar algo diferente, aunque siempre se cuelan características que en Crow no se han mostrado de forma tan explícita o no se han mostrado del todo y que pueden hacer que tenga de repente cierto toque un poco más cercano al estilo que uso en el fic.
    Publicado a las 2 AM, me disculpo por posibles errores.



    Calidez







    Calor. No.

    Calidez.

    Sí, eso es.


    Por eso el corazón de la Hidra desde el inicio fue diferente que la estúpida Sirius. No supe verlo hasta ahora.
    Transmite una calidez irremplazable y por eso tengo miedo. No quiero perderla. No quiero recordar cómo era el calor asfixiante de Sirius ni cómo luego de su extinción estuve nadando en un helado océano.

    Me acerco desde atrás a la silla en que está sentado; le coloco las manos en los hombros y no debe voltearse para saber que soy yo.
    Siempre seré yo. Solo yo haría eso, si no… ¿Quién más?
    Confía en mí, puedo sentirlo. Su cuerpo no se tensa como en otras oportunidades.

    Las idiotas de mis amigas están mostrándole algo que no deberían, aunque no me importa tanto como aparento.

    Le cubro los ojos con una delicadeza exagerada, pero aparta mi mano y la sostiene con firmeza por la muñeca. Repito el movimiento con mi mano derecha y él la sujeta también.
    Su tacto, a pesar de ser firme, no me hace daño.

    Es cálido.

    Su agarre mantiene mis brazos alrededor de su cuello. Apoyo mi mentón en su cabeza y siento mi pecho presionarse contra él. Temo que lo incomode, pero se queda quieto.
    Intento volver a cubrirle los ojos pero aumenta la fuerza en torno a mis muñecas.

    Cálido.

    No. Sí, pero.. Hay un chispazo que podría iniciar un incendio. Es la presión, la firmeza de su agarre.


    Soy consciente de que al intentar sostenerme con más fuerza hizo que nuestros cuerpos se acercaran aún más.
    Debo apoyar mi mentón en su hombro, acercándome demasiado a su cuello. De seguro siente mi cabello rozar su piel, como yo siento el suyo.

    Reinicio mi intento por obstaculizar su vista, pero la mía se desvía a nuestra amiga en común, quien evita mirarme como nunca antes. Sabe lo que sucede.

    Él, ajeno a ese detalle, aumenta su fuerza una vez más.

    El chispazo se repite y la calidez no desaparece.

    Muchas veces deseé tenerlo entre mis brazos así y acabo de lograrlo.

    Relajo mi cuerpo y la fuerza con que sujeta mis muñecas se reduce considerablemente, pero no me suelta. No sé si es porque no confía en que no volveré a intentar cubrirle los ojos o porque no desea que me aparte. No me interesa realmente. Ya ni siquiera importa lo que le están mostrando.

    Tengo a mi mejor amigo en mis brazos. Lo tengo y de alguna forma él me tiene a mí.

    Tibio. Cómodo. Reconfortante.

    Hidra, déjame cuidarte.

    No. No es eso.

    Lo que quiero es que me dejes aferrarme así a ti siempre que lo desee, siempre que quiera que sientas lo que yo al estar contigo. Quiero la libertad de amarte cuando me plazca.

    Déjame compartirte mi calidez, por favor.

    Te prestaré mis alas.
     
    • Ganador Ganador x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso