One-shot Yuri [Doki Doki Literature Club]

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Kurone, 30 Octubre 2018.

  1.  
    Kurone

    Kurone Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    468
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Yuri [Doki Doki Literature Club]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1587
    Volví a jugar DDLC y esta idea me asaltó repentinamente. Es una chorrada pero las shippeo muy hard.

    Alguien que se llama "Yuri" no puede ser hetero lel.

    eb7e7a14-06f0-4bb8-a47a-c1d27ba980c2.jpg

    Advertencias:
    Esto es un fic fluff de DDLC. Aún así, debido a la "crudeza" del juego, hay algunas referencias que pueden resultar perturbadoras. Aunque creo que solo aquellos que hayan jugado podrán entenderlas totalmente.

    ****

    Natsuki parecía inquieta. Se mordía ligeramente el labio inferior con el ceño fruncido, las mejillas enrojecidas.

    En un principio la idea de Sayori le había parecido ridícula. ¿Dejarle leer a Yuri uno de sus mangas mientras ella probaba con alguna de sus novelas? Que ridiculez tan inmensa. Yuri y ella eran dos mundos completamente opuestos en lo relativo a gustos literarios.

    Ella amaba el manga, las historias lindas y poco rebuscadas, algo que no la hiciera pensar demasiado. Yuri por el contrario tenía un gusto elegante y refinado, tan pulcro como lo era su propia escritura. Amaba las metáforas, los relatos oscuros y filosóficos, aquellos que no eran lo que parecían ser en un principio. Los que la sumergían en mundos distópicos, en pensamientos trepidantes, en historias oscuras capaces de hacer delirar.

    Y a pesar de todo eso, allí estaban las dos. En el salón del club, con la luz del atardecer colándose por las ventanas del aula.

    Yuri estaba sentada en una de las mesas sosteniendo un grueso libro entre sus manos. Su expresión era reconcentrada y atenta como solía ocurrir siempre que se abstraía leyendo. Sus ojos viajaban sobre las páginas y sus falanges pasaban lenta y metódicamente las hojas, cuidando de no arrugarlas con las yemas de los dedos.

    Segundos después, lo cerró.

    Natsuki le dirigió una mirada de circustancias.

    —¿Y bien? ¿Qué opinas?

    Yuri luchó por buscar las palabras correctas para proceder. Se mordió ligeramente el labio inferior.

    —Es... diferente.

    "¿Diferente?"

    Repitió aquella palabra con incredulidad enarcando una de sus cejas. ¿Qué se suponía que significaba eso? ¿Era bueno? ¿Malo? ¿Ambas?

    —¿Eso es lo único que tienes para decir?

    Yuri se sobresaltó en la silla.

    —¡A-ah! ¡No!—exclamó alarmada— Q-quiero decir... tiene un estilo muy pulcro. Aunque la historia es simple el trazo prístino de los dibujos y la forma en las que el autor los proyecta dan una sensación de movimiento muy realista. Casi puedo sentir como si realmente se moviesen... Eso es impresionante.

    Realmente no mentía. No podía decir que fuese su estilo—para ella un manga y una de sus novelas predilectas no tenían comparación—, pero la sorprendió. La forma tan sencilla en la que el autor plasmaba su historia en dibujos y palabras. La combinación de ambos creaba un efecto único que funcionaba.

    El gesto de Natsuki pasó de la irritación a la alegría. Se cruzó de brazos, sonriendo orgullosa.

    —¿Verdad? Hm. De verdad que lo parecen ¿eh? Ya te lo dije, el manga también es literatura.

    —Aunque... no es una historia muy buena—prosiguió. Natsuki fijó en ella sus ojos rosados—. Q-quiero decir... carece de trasfondo. Y los personajes se sienten planos y plastificados como si fueran simples caricaturas. Que todas las chicas amen al protagonista es un poco presuntuoso.

    Natsuki se incorporó de la mesa y le arrebató el manga de las manos.

    —¡B-bueno, como sea!—espetó, agrupando el manga en una pila de tomos sobre la mesa— ¡Puede que ese no sea el mejor que tenga!

    >>Como ocurre con las novelas, puedes encontrar mangas de una gran variedad de géneros. Desde historias simples y desenfadadas a verdaderos thrillers de horror psicológico.

    Los ojos de Yuri se abrieron un poco de la impresión.

    —¿Horror? ¿Tienes alguno de esos mangas aquí?

    Netsuki frunció el ceño aún más. Lo olvidaba, esa era otra de las cosas extrañas que Yuri parecía adorar.

    —No—replicó—. No me gusta el horror, lo sabes de sobra. Pero tengo algo que puede ir un poco más con tu estilo, Yuri. Espera aquí, creo que no lo dejé muy lejos...

    Giró sobre sus talones y encaminó sus pasos al armario que había al fondo del salón. Recordaba haberlo dejado cerca. Era una historia oscura que nunca terminó de leer por razones obvias pero esperaba que su compañera encontrase en él aquello que ella no.

    Yuri la siguió con la mirada pero no se mantuvo así demasiado tiempo. Porque al posar los ojos en la mochila de Natsuki se percató de que algo sobresalía desde su interior.

    Parecía un libro... y estaba tan cerca de su alcance... Curiosa acercó la mano y lo tomó. Era más fino y ligero que el que había estado leyendo.

    —¿Es este?

    Natsuki la miró por encima de su hombro. Y entonces, como una acción desfasada en el tiempo, su alma pareció caer a sus pies con estrépito. Su sangre se agolpó presurosa en sus mejillas y sus ojos se abrieron de forma imposible. Se acercó a ella a grandes zancadas.

    —¡Ah!—chilló— ¿De dónde sacaste eso?

    La reacción de la joven logró alarmarla.

    —E-estaba en tu mochila—explicó y trató de echarle un vistazo a la portada, pero Natsuki se lo arrebató de las manos y lo apretó contra su pecho, azorada, antes de que tuviese oportunidad.

    —¡No hurgues en mis cosas y no hagas eso, estúpida!

    —¡U-uhm! ¡Lo siento!

    Protectoramente, como si tratase de resguardarlo de su mirada, Natsuki lo apretó contra su pecho con ambas manos.

    —¡Este está prohibido! ¿Entiendes?

    Parecía profundamente nerviosa. Su postura cerrada y la repentina tensión del ambiente hizo sentir como si la magia, como si ese pequeño momento de intimidad entre ellas se rompiese bruscamente.

    —Si es algo que te preocupa no preguntaré—dijo Yuri— Pero deberías guardarlo en un lugar más seguro. O asegurarte de cerrar convenientemente la mochila primero.

    "Yo tengo mis cuchillos clasificados por tamaños dentro de un compartimento secreto en mi armario. Si alguien me los quitara... creo que podría morir"

    Natsuki apartó la mirada. Su postura se tornó más relajada.

    —... Seguro que te ríes de mí si te enteras de que me gusta algo como esto. O piensas que soy rara o algo así...

    Era lo que hacían todos al fin y al cabo. Podía ser inteligente, aplicada, aparentar seguridad en sí misma... y sin embargo, cuando en el lienzo había algo que los otros consideraban raro y defectuoso automáticamente la rechazaban. Como si su persona perdiese todo el valor por ser diferente, por apreciar algo que no era considerado "normal".

    Ya había escrito un poema sobre eso.

    Pero Yuri no era así ni mucho menos. Ella también era diferente. Por eso ambas se comprendían tan bien en el fondo.

    —No haré eso—respondió y se llevó la mano al brazo contrario, incómoda—. Todos... tenemos nuestras rarezas. Y no por eso somos menos humanos. Y-yo... también tengo las mías. No quiero que pienses que soy rara si las descubres.

    Tiró hacia abajo la manga que cubría su brazo. Aún podía sentir las finas heridas sobre su piel, los cortes precisos que ella misma se había causado. Rememorar la sensación de éxtasis hizo que su cuerpo temblase ligeramente.

    >>Pero es por eso que no me reiría de tus gustos, Natsuki. Quiero decir... somos amigas ¿cierto? No creo que sea adecuado burlarme de algo que te hace feliz.

    Aquello hizo que su corazón se acelerase por alguna razón. Una sensación cálida la embargó. Pero era demasiado orgullosa para dejarlo entrever sin más.

    —Hmph—bufó apartando el rostro con dignidad—. N-no me hace feliz. Solo me gusta, es todo.

    Hubo un breve silencio. Un silencio que no resultó incómodo. Y entonces, Yuri jugó con la punta de su cabello morado, incapaz de mirarla a los ojos.

    —Entonces... quisieras... tal vez... ¿mostrármelo?—inquirió entornando los ojos— No me reiré. Y genuinamente quiero saber más sobre las cosas que te gustan.

    Netsuki la miró de soslayo.

    ¿Qué podía perder en realidad? Hace nada no hacían más que discutir por sus gustos dispares y su forma tan distinta de escribir. Ella con su estilo simple. Yuri con su estilo rebuscado y complejo. Pero en eso consistía un Club de Literatura. En compartir gustos entre personas con una afición común. Aprender la una de la otra y mejorar juntas.

    Sentía que era lo correcto. Que podía darle un voto de confianza después de todo.

    De modo que finalmente desistió.

    —Está bien—dijo renuente— Pero lo hago porque quiero, no porque me lo hayas dicho.

    No se acercó. Sin mirarla, se limitó a extender el manga en su dirección.

    >>Toma.

    Yuri lo tomó entre sus manos y le echó un vistazo rápido a la portada.

    —Son... ¿flores?

    —Lirios. Es... es un manga yuri.

    Curiosidad y sorpresa, eso fue lo que sintió.

    —¿E-eh...? ¿Yuri? ¿Cómo yo?

    —... Sí.

    La situación tomó un tinte de incomodidad repentino. Vergonzoso.

    Natsuki cerró los ojos y apretó los puños con fuerza.

    —¿Algún problema con eso? M-me gusta y ya está.

    Yuri enrojeció bruscamente. El hecho de que su nombre fuera exactamente igual al del género le daba un significado distinto a aquella confesión. Como si... como si hubiese declarado que ella le gustaba.

    Hizo que su rostro ardiese y abrumada por el sentimiento volvió a apartar la vista.

    —Uhm...—mumuró—. Eso sonó un po—

    —¡Sé perfectamente como sonó por eso no quería enseñártelo! ¡Dios, esto es tan ridículo! ¡No te atrevas a pensar nada extraño!

    >>¡Hablo del manga! ¡El manga~!

    Pero Yuri no pareció haberla dejado de apreciar por eso. La calmó con palabras conciliadoras. Y pasó el resto de la tarde leyendo todos los mangas que Natsuki le prestó.

    ****
     
    • Adorable Adorable x 5
  2.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Líder de Betas Comentarista empedernido Editor Gráfico

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    1,265
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Ah, esto tan fluffy estaba apenas para leerlo mientras se bebe un café. (?)

    Yuri es mi favorita, sin duda alguna. Su diseño es precioso y su personalidad es muy bonita, si dejamos de lado la cuestión de los cuchillos. La verdad es que me sentí identificada con ella hasta cierto punto.

    Tbh ver a estas dos así me resultó mucho más lindo de lo que esperaba. Siento como que de alguna forma se complementan.
    Plasmas muy bien las personalidades de ambas.

    En el aspecto técnico esto es perfecto <3 Es muy agradable leer algo tan bien escrito.

    En fin, creo que eso sería todo.
    Saludos, Kurone~
     
    • Adorable Adorable x 3
  3.  
    Angelivi

    Angelivi Bruja ordinaria

    Libra
    Miembro desde:
    7 Febrero 2017
    Mensajes:
    259
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Acabas de crearme una imagen que jamás habría concebido: Yuri y Natsuki juntas. Se me hace raro a la par que gracioso, son tan distintas... Me ha hecho gracia el juego de palabras con Yuri. "Alguien que se llama "Yuri" no puede ser hetero lel." XD Y esa tensión final ha sido la guinda del pastel, dejemos volar ahora nuestra imaginación.

    Me gusta tu narración, escribes bastante bien. Seguiré más de cerca lo que vayas escribiendo.
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso