Long-fic de Naruto - Y si....

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Scherry BE, 27 Noviembre 2019.

Cargando...
  1.  
    Luix

    Luix Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    (Ahora que tengo un tiempito iré comentando de a capítulo~)
    Capítulo 9:
    Tengo gran curiosidad en lo que Kakashi ha dicho del Uzumaki y el Uchiha, el motivo por el cual se han distanciado es algo intrigante si es que tenían tan buena relación, y aún más cuando Sakura no se "encontraba" con ellos, puede ser cualquier cosa siendo así. Y por sobre ello, el tiempo que Kakashi lleva con ellos, ya es algo que me da esa sensación de que hubo un pasado entre ambos muy interesante.

    Ahora amo, idolatro la sinceridad sin vacilar de Kushina y su explosiva actitud, incluso bajando su tonalidad de voz parece ser el fin del mundo para el joven Naruto. Además, de que también ahora vengo a enterar que está Minato entre ellos.

    Por su parte, esta gustando que inundes los pensamientos de Zuki de vez en cuanto con una referencia a las personalidades de algunos, en este caso Kurenai y su forma de mirar a Asuma, fue algo muy tierno, y que aunque no es algo que se pudo apreciar por completo en el anime/manga, discretamente se notaba el creciente cariño que se tienen.

    Y Kakashi, dios, mencionando a Rin y Obito con un matrimonio perfecto, no sabia si reír o sentirme fangirl con eso, aunque aún no le has dado mucho protagonismo, vas rozando de a poco su personalidad, aunque siento que falta un poquito más ese "chispazo" de Kakashi. Pero bueno, aún me falta para leer~

    Lo que si, note que tienes dos capítulos 8 (?), y de ahí pasas al 10 :0
    Obra de los Uchiha (???)

    Pero vas mejorando lo de la ortografía, y yo, aquí de a poquito iré apareciendo a leerte todos los capítulos que me faltan~
    ¡Saludos!
     
    • Adorable Adorable x 1
  2. Threadmarks: Capitulo 12
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    2818
    Sus besos, sus caricias, hasta el embriagante olor de sus cabellos despertaban a la bestia que una vez durmió dentro de él, sintiendo como el contacto sobre su cuerpo le provocaba cosquillas sobre sus dedos cuando estos se escabulleron desde su cuello hasta su escote, desprendiéndola de su chaqueta con suavidad. Para ella el toque de su mano producía pequeñas descargas de adrenalina, como si fueran choques eléctricos brotando de los poros a medida que el rose de sus labios chocaba con su piel.
    Sus cuerpos se encontraban tan sincronizados, como si se hubieran pertenecido el uno al otro desde siempre; con cada movimiento del chico, la joven respondía instintivamente, devolviendo le las mismas sensaciones desenfrenadas que le estaba provocando, hasta el fresco aire que paseaba por sus brazos parecía ser cómplice del muchacho, quien lograba por un instante dejar la mente de Zuki en blanco. Convirtiéndola a ella en la culpable de su locura, en la primera persona que había logrado una perdida total de su auto control, sino fuera porque ella comenzó a detenerlo lentamente con las manos en su pecho, acortándolo lentamente la continuidad de los besos, el se hubiera desecho por completo de su vestido.

    — Espera—jadeo la joven mientras trataba de recuperar el aliento.

    Kakashi no dijo nada, solo se separo lentamente de su cuello quedando a solo unos centímetros de distancia, los suficiente para poder observar aquellos ojos que tanto le cautivaban. Con una de sus manos comenzó a arreglar sus cabellos y uno de los breteles del vestido, el cual caía delicadamente de su hombro; no sentía la necesidad de escuchar una explicación, puesto que hubo un instante que sin llegar a nada, fueron y no fueron una misma persona, la incansable sensación de haberla conocido en otro tiempo o incluso lugar era quizás la causante de todo esto, incluso de poder leerla tan bien, tanto que ambos se asustaban de si mismos.

    —¿Nos vamos?— pregunto con cierta ternura, mientras se sentaba al lado de la joven, ayudándola a sentarse a su lado sujetando ambas mano.

    Zuki mordió su labio pensando indecisa en lo que debía hacer, si bien fue ella quien había parado la ola de deseo entre ellos, una parte de si misma anhelaba ir cada vez mas allá, perderse en sus labios, su respiración y hundirse en la electricidad que chocaba en su cuerpo. Por otro lado, los fuertes sentimientos que de la nada comenzaron a correr entre ellos, la manera en la que su piel reconocía a la suya hasta el punto de sentir como gritaba que ella le pertenecía, los presentimientos que los rodeaba, le provocaba miedo, y aunque le costase demostrarlo, Kakashi también lo experimentaba.
    Usualmente era alguien calmo, capaz de mantenerse firme y calmo ante cualquier situación, pero no con ella, podía percibir que tampoco seria la única ni la ultima vez en la que Zuki le hiciera perder los estribos.

    Ella no dijo nada, sus palabras aun se encontraban en conflicto entre su mente y su cuerpo, pero este ultimo la llevo a asentir con la cabeza mientras jugaba con los dedos del joven. El joven de cabellos grises tomo su mano con delicadeza y la ayudo a ponerse de pie; tomo las cosas del suelo para colocarlas en su mochila y así emprender viaje hasta la casa de la joven.

    El sonido de la motocicleta advirtió su llegada a las cuatro jóvenes que se encontraban dentro de la casa, quienes curiosas de la escena observaron a escondidas desde la ventana del salón expectantes a los movimientos de Kakashi y Zuki; ellos solo caminaron tomados de la mano lentamente hacia la puerta de la casa, secretamente reteniendo cada instante para si mismo, al llegar a la puerta el joven de cabellos grises tomo en sus manos la mejilla de la joven para dedicarle así el ultimo y delicado beso del día, Zuki hubiera querido llegar aun más lejos, pero las mirada picaras se podían sentir clavadas en su nuca.

    —Bueno...espero esa llamada—sonrió con un pequeño tono jugueteo en su voz, mientras avergonzada colocaba sus cabellos tras su oreja.

    —Espero no llamarte solo por nuestra pequeña Gandi—bromeo mientras se despedía de ella una vez más.

    Zuki se quedo observando como su cita se alejaba a toda velocidad sobre su motocicleta, dejándola hecha un mar de suspiros sobre su puerta, con una radiante sonrisa ilusionada, ella se abrió paso hacia dentro de su casa, donde se topo con un grupo de cuatro chicas curiosas, clavando sus miradas en ella.

    —Vaya, parece que se multiplicaron, recuerdo haber invitado solo a una—alzo su ceja en dirección a la chica rubia quien miraba divertida las expresiones de Zuki.

    —Asakura sempai! suelte la lengua y cuente nos todo!—exclamo Ino de un brinco por en sima del sillón mientras sus amigas se contenían de la risa.

    —¡INO!—grito Sakura mientras le jalaba el cabello para que cayera sobre el sofá.

    —Es muy tarde de modo que tendrán que quedarse aquí y pasar la noche—comento mientras dejaba su abrigo en el perchero de la casa.—aunque supongo que eso ya lo tenias planeado, pequeño torbellino— rió mientras se acercaba a la joven rubia y le daba un pequeño golpesito en la cabeza.

    La chica iba a comenzar a replicar el hecho de su evidente desvió, cuando simplemente les dio la espalda despidiéndose con la mano mientras subía la escalera. No podía evitar sentir las carcajadas de Sakura, Tenten y Hinata al ver como Zuki la dejo con la palabra en la boca, acompañada de una expresión claramente decepcionada; mientras las chicas continuaban su improvisada pijamada, la joven de cabellos azules se dejaba caer sobre su mullida cama abrazando su almohada, sumiéndose hasta quedarse dormida en los recuerdos de esa noche.

    —¡Arriba muchachas, vamos!— grito a la mañana siguiente Zuki mientras aplaudía con sus manos para despertar a las cuatro chicas que yacían sobre la alfombra y los sofás, claramente se desvelaron más de lo debido olvidando se por completo de sus futuras obligaciones.

    Los quejidos no tardaron en hacerse presente desde la más tímida hasta la mas extrovertida de las chicas, quienes no les quedo otra opción al sentir como los almohadones del sofá comenzaban a caer con fuerza sobre ellas, acompañados de una pequeña risa maliciosa y traviesa que le proporcionaba la peli azul.
    Así comenzaba la mañana en la casa Asakura-Haruno, con la alegría de las jóvenes revoloteando al rededor de la mesa que se encontraba en su cocina, con un fuerte aroma a café y hot cakes de arándanos, de repente el sonido de la puerta interrumpió por escasos segundos las conversaciones matinales, sobre los románticos sueños de Ino; una mirada de reojo a su hermana le indico a Sakura que debía ser ella la quien fuera a la puerta, lo cual acepto casi sin protestar, fue casi como uno de esos sueños locos de su amiga el abrir la puerta y encontrarse con el joven Uchiha parado frente a ella, igual a como lo vio el mañana anterior, con la camisa del uniforme levemente abierta, la corbata colgando, como si nunca se hubiera cambiado.

    — ¿vas a quedarte mirándome todo el día o puedo pasar?— pregunto molesto el joven de cabellos azabache, por haberse visto envuelto en estas tareas extras, que su familia y la directora le habían obligado a tener.

    — Con esos modales mejor quédate afuera — tomo coraje para si misma, sabia que tenia razón, que por un momento se quedo estática observando al chico que tantas veces le quito el sueño, pero se prometió no volver a ser la niña llorona la cual corría siempre de tras, y con una ola de fuerza interior, azotó la puerta justo en sus narices.

    El chico estupefacto se quedo mirando la puerta con rabia, su orgullo herido comenzó a hacer hervir su sangre tanto que le era difícil controlar, ¿Quien se creía? era el pensamiento que vagaba por su mente, enumerando los problemas que le había causado, las discusiones con sus padres y hermanos, ser atado a un poste, ademas de ser obligado a trabajar en solo dios sabia que tarea. Estuvo apunto de patear la puerta para entrar a la casa, cuando el toque de una mano sobre su hombro lo detuvo.

    —Esa decisión te traerá más problemas que soluciones—le dijo una mujer alta de ojos rojos y cabello negro ondulante. Aparto delicadamente al muchacho de la puerta para abrirla con su mano delicadamente —Zuki, soy Kurenai— grito al entrar a la casa haciendo un gesto al joven Uchiha para que entrara.

    —ah¡! Sasuke con que eras tu, Sakura dijo que era el lechero —mencionó mientras el se acercaba al lado de Kurenai a la cocina.

    No fue el comentario ni el portazo de la joven peli rosa quien hizo explotar el ceño fruncido del Uchiha, sino las risillas de sus compañeras al verlo puesto en esta situación —sabe que? Me largo!— dijo furioso mientras estaba apunto de marcharse, las palabras de Zuki lo detuvo.

    —Esta bien, llamare a tu padre y le diré que tratar con nosotros fue demasiado para alguien sin experiencia como tu.— la joven solo estaba blofeando, pero eso era algo que el joven no podía darse el lujo de descubrir. Si era verdad no solo quedaría humillado ante su padre, sino que el no lo vería digno de hacer tareas más complejas, pero de no ser así, las cuatro chicas jamas dejarían de recordar el momento donde Sakura y su hermana no solo lo sacaron de sus casillas, sino que lo pusieron a temblar.

    Él solo pudo largar un pesado suspiro tragándose con todas sus fuerzas todo el orgullo y enojo que corría por su cuerpo para dar la vuelta y mirarla con furia a los ojos —Bien, ¿que necesita?—

    Todas las jóvenes miraban impresionadas la habilidad de Zuki para poder poner en marcha a cualquiera, incluso a alguien tan rebelde como Sasuke, bueno, todas excepto Kurenai quien solo se reía para sus adentros al ver lo fácil que caía en la mas antiguas de las tretas adultas, casi como el sobrino de Asuma cuando no quería hacer su tarea.

    —Bien esta es una lista de los empleados de Rinnegan, como sabes esta noche tu padre nos a obligado básicamente a una cena de las dos compañías, necesitamos que confirmes la asistencia de todos los que están en la lista—le entrego un par de hojas de papel con los teléfonos de algunos miembros, poco importantes, ademas de un celular especial de la empresa.

    —Esto posiblemente me lleve más que una hora—alzo una ceja mientras la observaba directamente a los ojos.

    —Bueno el receso cuenta como tiempo libre en el instituto ¿no?— En especial no tenia ningún motivo para ser tan dura con el chico, pero aquella actitud tan altanera y soberbia necesitaba una buena dosis de humildad se dijo para si misma—por cierto ¿sabes conducir?—

    —Si—respondió secamente temiendo a donde iba a terminar esta conversación.

    —y supongo que viniste en tu auto ¿verdad?—el chico no dijo nada pero Zuki vio a través de ese ceño fruncido de molestia una afirmación escondida.—Bien excelente entonces, llevaras a Sakura al Instituto y después de compras, necesitara un vestido para esta noche.—

    —Se supone que debería ir a trabajar en Rinnegan— la voz de el joven de cabellos azabaches se volvía más profunda a medida que contenía su creciente enojo.

    — Corrección, para Rinnegan, y Sakura es socia co fundadora.—lo corrigió mientras tomaba sus cosas, y miraba de reojo a Kurenai quien contenía un poco su risa.—Ademas tómalo como si fueras emm.... mi asistente, si eso es, y como mi asistente debes aliviar mis tareas. En fin ya me voy, mucha suerte y en el teléfono de la compañía esta el numero de Kurenai, si vez que hay algún problema o es demasiado para ti llámala— estiro levemente su mejilla mientras se iba despidiéndose de los presentes.

    —Quien lo diría, iremos a clases con chófer — Bromeo Ino mientras no dejaba de preguntarse si la vena que crecía en la frente del Uchiha podía llegar a explotar.

    —Ino déjalo, creo que mi hermana a sido mucho para él—aun cuando en el fondo quería devolverle todos los golpes que le otorgó en su vida, no pudo evitar sentir compasión por lo lejos que su hermana lo había presionado. —Puedes sentarte por ahí a hacer las llamadas en lo que nos preparamos...¿quieres café?—

    Sasuke por un minuto se sintió confuso ante la actitud de la joven, pero antes de arriesgarse caer nuevamente en las bromas y trampas de las chicas. Después de eso la mañana continuo con la misma tranquilidad con la que comenzó, cada uno en su propio mundo, el joven peli negro con su larga lista de llamadas, y Sakura escuchando las anécdotas disparatadas de sus amigas. Aunque le costara admitirlo, para él incluso los momentos molestos se sentían más acogedores que su casa desde los últimos años, comenzaba a pensar que tal vez esta seria su mejor oportunidad de escapar de su mundo por un rato.

    Las miradas y chismes por lo bajo no se hicieron esperar en el momento que los cinco jóvenes bajaron del Toyota Mirai azul oscuro el cual pertenecía al chico, la mayoría eran comentarios celosos del grupo de chicas admiradoras de Sasuke, mientras que los otros eran chismes erróneos sobre lo mujeriego que se estaba volviendo, y lo fáciles que eran las chicas de hoy en día. Una vez en el instituto, Sakura comenzaba a notar como su actitud cambiaba, aun cuando no fuera mucho se percibía una distancia entre ambos desde el momento que bajaron del auto, podría haberse colgado para siempre en se pensamiento de no ser que los gritos de sus amigos la despertaron del trance.

    —Saaakuuraa chaaan— gritaba el enérgico rubio arrastrando las bocales, mientras la sacudía de un lado a otro.

    —¿he? ¿Que pasa Naruto?— parpadeo un par de veces sus enormes ojos jade mientras trataba de apartarse del jaloneo de su amigo.

    —¡hasta que despiertas!, llevo hablándote un buen rato...parece que Kakashi sensei va a llegar tarde otra vez—dijo resignándose con sus brazos detrás de su cabeza.

    —Porque sera ¿he? ¿tu hermana no se fue temprano hoy?—rió con picardia la joven de cabellos rubios mientras empujaba a su amiga suavemente con el hombro.

    —he? ¿que tiene que ver la hermana de Sakura con Kakashi sensei?— Algunas cosas nunca iban a cambiar pensó Sakura al escuchar estas palabras de Naruto, siempre era el ultimo en enterarse, ¿como era posible que no se diera cuenta de lo ocurrido el día anterior? se cuestiono para sus adentros.

    —Nada Naruto nada, me parece que Ino también quiere ser pasante de Rinnegan por eso— quizás lo sucedido esta mañana le daría algo de poder sobre sus amigas, después de todo, si su hermana pudo dominar a un Uchiha cualquiera podría ser pan comido.

    —hablando de pasante, tengo que ir a por unas cosas a mi casillero je je je— dijo la peli rubia dando una excusa poco creíble para poder escapar de la situación con rapidez, dejando solos a Naruto y Sakura.

    —¿y bien? ¿me vas a decir porque pelearon ayer?— pregunto Sakura mientras caminaban en dirección a los bancos del patio escolar.

    La cara del joven decayó, y su flamante sonrisa tomo un pequeño dejo de tristeza al recordar algunas cosas que habían pasado anteriormente. —Antes el y yo eramos como hermanos, algo competitivos entre nosotros, pero unidos a fin de cuentas, sin embargo yo me fui con mi padrino un tiempo y al volver el había cambiado, la presión de ser un Uchiha creo yo, o quizás de siempre estar en segundo plano atrás de sus hermanos, aun así trate de detenerlo varias veces, ayer fue solo una de tantas, he tratado por años averiguar que fue lo que paso pero no lo consigo—

    Sakura escuchaba atentamente cada palabra, pensando en era lo que llevaba a Sasuke en cada vida a convertirse en ese ser tan frió, egocéntrico y soberbio de siempre, antes lo justificaba a lo duro de haber perdido a su familia de forma tan cruel, pero ahora no se le ocurría un modo real el cual lo empujara a esta personalidad tan retorcida.

    —Entonces esta es tu oportunidad—dijo la joven victoriosa al encontrar una oportunidad de volver a conocer y entender aquel chico que tanto amo.

    —¿he? ¿de que hablas?— miro confuso Naruto hacia aquellos ojos jade en busca de una respuesta

    —pues...uno vas a trabajar en Sharingan, la empresa de los Uchiha, puedes investigar lo que realmente sucede con ellos y con Sasuke, por otro lado Sharingan y Riennegan tendrán una fiesta para miembros de la empresa, tu puedes ir conmigo seguro su familia estará ahí— no era un plan sumamente elaborado pero seguro que en alguno de los dos lados hallaría respuestas.
     
    Última edición: 17 Diciembre 2019
    • Fangirl Fangirl x 1
  3.  
    Luix

    Luix Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Capítulo 10:

    Dios, creo que estoy más impactada que Sakura con eso de que ya se conocían de antes, creo que es triste que no sea algo recordado y especialmente por los negocios. Tampoco me esperaba ver que ella le dijera la verdad a su hermana, y que pese a esto realmente trató entenderla, sin duda es una buena hermana y realmente vela por Sakura por más que ella no la recuerde por completo. Es bastante triste eso, pero me encanta que se estén llevando bien.

    Por otra parte, Zuki y Kakashi, omg, cada vez más lindos, de alguna forma siento que van bien juntos. Me gustaría llegar a ver una tardanza típica más en él, es muy divertido, me hace recordar muchas cosas Kakashi xD

    Aquí esta vez sólo encontré una faltita:
    "que ha cometido" uvu

    Pero dejando eso de lado, si que me divierten estas dos y tengo la impresión de que sé quién viene a acompañar a Sakura :0

    Capítulo 11:
    Que bomba que las hayas puesto a todas juntas, de hecho sí me esperaba a Ino, pero no a las demás xD
    Y hablando de Kakashi... hahaha

    Quiero saber cuál fue su compromiso, o cómo paso y con quién. Pero espero que no sea un compromiso de esos que se arrepienten y vuelven años después para molestar ewe (?)Tanto él como Zuki se merecen felicidad, estoy que fangirleo con su relación <3

    Capítulo 12:
    Y yo que me están preparando para comentar bien fangirl la escena de Kakashi y Zuki, y ella de repente frena todo acto morboso y él decide, ¿Irse? ¡Ok! ¡Bien! Sentí que fue la típica escena más importante y de la nada sucede algo que causa una interrupción, pero fue muy divertida, especialmente cuando volvió a casa e ignoró completamente el cuestionario furtivo de la Yamanaka, dejando a las demás riendo.

    Y la Haruno no se queda atrás, cuando cerro la puerta en la nariz del Uchiha no pude evitar una risa, es tan gracioso que lo enfrente, quizás porque en ella es algo inesperado. En parte me hace recordar a su versión de Road to ninja, y a su vez siento que es completamente diferente, pero seguramente es por el hecho de verla como una adolescente no ninja.

    Me gusta que se lleve bien con Naruto y por un lado, llego a verlo más amistad que amor, aunque no me confío en que sean amigos porque sé cómo giran las historias (?)

    Me es muy entretenido leerte~
    ¡Saludos!
     
  4.  
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    OMG! nunca espere que llegaras a leer todo de un tiron, gracias por hacer me notar mis faltas :D, bueno acorte tu post para aprovechar responderte algunas cosillas.

    Capitulo 10:
    Bueno digamos que es obvio el hecho de que Sakura se meterá en más y más líos, y aunque Zuki en es una hermana comprensiva y hasta cariñosa, no puede dejar pasar ciertas cosas, de ahí el giro tan inesperado de que la Haruno decidiera contarle todo, la plena conciencia de que ninguna razón era suficientemente convincente.

    Con respecto a Kakashi seguramente lo veras, aunque estamos a punto de llegar a la parte donde se complican las cosas.

    Capitulo 11
    si fangrileas su relación entonces mi plan va viento en popa muajaja

    Capitulo 12
    Bueno este caso de KakaZuki si fue una travesura mía hacia mis o en este caso mi lectora muajaja, que en un futuro potenciara el encuentro entre ambos, mi mayor motivo para hacerlo (ademas de causar maldades) es mostrar dos cosas, la primera como no importa cuanto se domine en tu cuerpo siempre es mejor parar y pensar cuando conoces a alguien por primera vez, y la segunda fue darle un aire tierno y comprensivo a Kakashi que rara vez se ve en la serie.

    Por otro lado, trato de darle un nuevo toque a Sakura, en realidad siempre me pareció mas normal que debido al trato de Sasuke hacia ella, fuera una relación amor odio con ella también un poco porque creo que las actitudes sumisas son un poco absurdas y sosas.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  5. Threadmarks: Capitulo 13
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    2675
    En uno de los grandes salones vacíos del instituto se podía ver como un hombre joven de cabellos blancos se encontraba recostado sobre la silla, con sus largas piernas apoyadas sobre el escritorio, ocultando su rostro con una de sus novelas favoritas; cualquiera al pasar pensaría que se encontraba durmiendo, escabulléndose de sus alumnos como usualmente lo hacia. Casi podría ser cierto, de no ser por que los recuerdos de la noche anterior giraban una y otra vez por su cabeza desde el amanecer, desde que había despertado no paro en observar su celular preguntando se que debería hacer, si escribir o llamar, y aun más importante ¿qué le diría?, esa era la pregunta inquietante. Se sentía oxidado, totalmente fuera de practica, incluso como un novato aun teniéndola en frente.

    —¡Ahí estas! — fue el golpe en la cabeza con lo que parecía ser su libro y aquella voz masculina tan familiar quien lo saco de sus pensamientos.

    — ¿Que haces aquí Obito?— lo miro de reojo mientras se acariciaba la cabeza en la zona donde fue golpeado.

    —Vine a traer a Rin, hablando de ella me contó un chisme muy interesante de instituto— tenia una sonrisa de oreja a oreja mientras su mirada curiosa se clavaba en los ojos de su amigo.—Ya sabes, a la enfermera escolar no se le escapa nada—

    —Bueno creo que debo ir a trabajar—trato de escaparse sin éxito pues su amigo sostuvo su hombro entre sus manos para detenerlo a toda costa.

    —No tan rápido, o prefieres que use los recursos de la policía para averiguarlo?—cuestiono sagazmente el mayor de los Uchihas mientras ponía a su amigo en una especie de jaque mate, sabia de su inexistente habilidad para controlar su curiosidad y de como metería sus narices en este asunto quisiera o no, sintiendo se levemente acorralado pensó que su mejor opción era contarle toda la historia antes de que Zuki terminase arrestada solo para saciar sus caprichos de investigador.

    — Espera, espera, ¿saliste con Zuki Asakura?— Claro que conocía ese nombre, si bien ya no formaba parte de la seguridad privada de su familia, entre otras cosas, era cociente de quien era, dando así un grito de asombro al enterarse de quien se trataba.

    Kakashi por otro lado se encontraba incrédulo al notar como su amigo reaccionaba a ese nombre, en la antigüedad ambos fueron miembro de la guardia privada Sharingan, compartiendo incluso el mismo escuadrón, era raro para el ver que Obito pudiera reconocer a alguien la cual era obviamente desconocida para él.

    Al notar la cara de incomprensión de su amigo no pudo evitar soltar un suspiro de pesadez —De veras tu si sabes elegirlas.—aquello simplemente no sonaba halagador, antes de que el joven Uchiha se separara de su familia, formaba parte en la mesa de negocios, ciertamente Asakura y Rinnegan eran los nombres más pronunciados por su abuelo, con su ferviente deseo de hacer profundos lazos con ellos.— La recuerdo vagamente jugando con Sasuke e Itachi cuando eran niños pero, desde que asumió el mando de la compañía he escuchado como suele dar miedo.—

    Aquella imagen realmente contrastaba mucho con la gentil y divertida muchacha la cual conoció el día anterior, pero no sonaba algo descabellado, en realidad todo cuadraba con las palabras de ella, aun así, medito para sus adentros aquel sentimiento sincero en sus palabras cada vez que le hablaba, sin embargo el sentía la necesidad de conocer ese otro lado, asegurarse de que esta vez no se estaba equivocando.

    —Si ella te gusta no te detendré, aunque puede que mi abuelo si...—ambos se quedaron callados por unos momentos hasta que una idea surgió en la mente del joven .—ey ¿y si nos colamos a una fiesta? —

    —Obito de verdad que no tengo ganas de ir por chicas, sin mencionar que Rin te matara— dijo dejándose caer en la silla con la mirada perdida en el techo.

    —Y si te dijera que Zuki estará en ella?— sonrió triunfante al cautivar el interés de su amigo.

    ***

    —Sakura chan creo que es un plan arriesgado— decía incrédulo el chico rubio mientras ambos caminaban por los pasillos del colegio.

    La jornada escolar había acabado, y todos los estudiantes corrían de un lado a otro con sus amigos comentando los sucesos del día, este par no era la excepciona, llevaban todo el día comentando en secreto la manera para descubrir cual era el secreto del Uchiha. Por más de que el joven pensara en lo arriesgado e inútil de filtrarse en la vida de Sasuke, la joven pelirrosa no lograba hallar otro método mas que meterse a la fuerza en ella. Tal vez no pudo salvar a su gran amor del pasado, pero quizás en esta ocasión podría marcar la diferencia.

    —Vamos Naruto donde esta tu espíritu de aventura—desafió la joven Haruno con una sonrisa en labios mientras tomaba su celular digitando un numero en el.

    —Una vez que conoces al viejo Fugaku y Madara créeme no te dan ganas de meterte con Sharingan.— se escudo el chico en vano puesto que Sakura ignorando por completo el temor de su amigo ya se encontraba hablando por teléfono con la asistente de su hermana.

    —Listo, conseguí ponerte en la lista de invitados.—sonrío mientras guardaba su celular en el bolsillo, estaba a punto de comentar algo mas cuando alguien los interrumpió.

    —Estorbo tu hermana me pidió que fuera tu niñera vas a tardar más con el dobe este— señalo con su dedo al joven de cabellos rubios a su lado.

    —N-A-R-U-T-O y S-A-K-U-R-A, se que después de tanta llamadas telefónicas te resulta difícil conectar dos neuronas pero por favor trata de acordarte de nuestros nombres — dijo la joven de cabellos rosas en forma desafiante.

    Realmente no estaba acostumbrado a ser tratado de esta forma tantas veces por una sola chica, en realidad estaba acostumbrado al tipo de mujeres que hacían cualquier cosa para complacerlo, o aquellas que simplemente se alejaban tratándolo con respeto por su apellido, para la larga jornada del Uchiha este ultimo comentario fue la gota que derramo el vaso. Tomo con firmeza el brazo de la joven y comenzó a arrastrarla rumbo al estacionamiento pese a los gritos de Naruto y forcejeo de Sakura.
    Cuando por fin se logro zafar del agarre la joven dio un fuerte empujón al peli azabache dejándolo caer de espaldas al auto.

    —¿¡Que te pasa!?—grito haciéndole frente al menor de los Uchiha, clavando su mirada fija y desafiante sobre sus profundos ojos ocre.

    —¡Tu me pasas! no a pasado ni medio día y ya estoy cansado de todo el problema en que nos metiste, así que calla y sube al maldito auto— le hablo con rudeza mientras le volvía a sujetar el brazo a tal punto de infringir le cierto dolor evitando que se moviera; con su otra mano disponible abrió con rapidez la puerta del auto empujando a la joven pelirrosa provocando que cayera de espalda sobre el asiento.

    Sasuke se apresuro a tomar su lugar dentro del auto, poniendo en marcha el mismo logrando poner gran distancia entre ellos y el instituto. El ambiente era tenso, no podría decirse cual de los dos jóvenes estaba más molesto, sin embargo el silencio el cual se había generado resultaba extremadamente incomodo para ambos. Por un momento, hasta Sasuke pensó en la posibilidad de haber exagerado, su orgullo jamas le dejaría reconocer sus errores mucho menos pedir una disculpa. Una parte Sakura era cociente de la gran manipulación y presión sobre el joven la cual había ejercido, en su interior reconocía los pequeños hilos de venganza correr por sus venas al recordar las veces que la golpeo, humillo y abandono, todas esas acciones las cuales la llevaban a ser tan dura con él, pero este Sasuke no le había hecho nada, se recordó con los fragmentos de amor escondidos en su interior; cuando el chico no estaba cerca tenía un fuerte deseo de ayudarlo, de corregir su camino, pero nada más abrir la boca la volvía a los recuerdos de todo lo que habían pasado ella y Naruto, dejando descontrolada su ira y rencor.

    Soltó un pesado suspiro y con la mirada hacia la ventana dijo —Sabes tu y yo solíamos ser amigos de niños— abrió la conversación esperando disipar el aire denso que los rodeaba. Si su deseo era volver todo a la normalidad, a su amado equipo 7, era necesario controlar sus emociones por más difícil que fuera.

    —Eso fue hace mucho—la verdad es que no estaba seguro de su infancia o de los amigos que aun quedaban cerca, pero no le parecía extraño el hecho de conocer a Sakura, después de todo sabia de la amistad entre compañías.

    —A todo esto ¿a donde me estas llevando?— pregunto mientras trataba de reconocer la ruta en donde estaban.

    Sus impulsos nublaron completamente su mente en el momento en que arranco el auto, olvidando se de detenerse un segundo para pensar donde estaban yendo, fue casi automático todo lo que hizo después de poner sus manos sobre el volante y comenzar el viaje a toda velocidad. Reconoció en es momento que no fue uno de sus mejores momentos, de admitir que no tenía idea a donde estaba conduciendo quedaría como un completo idiota, o al menos eso era lo que se decía a si mismo, por lo cual rápidamente cambio la dirección recordando la siguiente tarea dada por la joven de cabellos azules.

    —Según tu hermana debía llevarte a comprar algo para esta noche.— respondió con agilidad mientras ubicaba su auto cerca de las tiendas.

    —La verdad creo que lo dijo solo para molestar, tengo un par de vestidos en mi armario—mencionó mientras se desabrochaba el cinturón. —pero ya que estamos aquí seria bueno ver el centro, así mi hermana no te pone de niñera cada vez que quiera salir—

    En teoría era un buen plan para ambos, Sakura se repetía a si misma que esta era la oportunidad perfecta para acercarse, mientras que el joven solo se aliviaba de tener un respiro de todas las tareas asfixiantes que cargaba para si mismo.
    Era una ciudad pintoresca admitió la joven observando a su alrededor, los edificios eran de todos los tamaños, altos, bajos, blancos, azules, redondos, cuadrados, los cuales rodeaban a una distancia prudencial a las pequeñas tiendas ubicadas en el centro, dándole paso a la luz que no solo iluminaban las fachadas coloridas, sino las hojas de los arboles en flor. La mayoría de las cafeterías tenían pequeñas mesas afuera donde se podían ver a las personas disfrutar de un momento juntos, las tiendas de ropa eran tan únicas como el estilo que patrocinaban, si era de estilo vintage, colgaban jardineras llenas de amapolas y petunias en las afueras de la vitrina, la tienda gótica tenia dibujos tan realistas en las paredes que daban la sensación de chorrear sangre de las mismas, pero una pequeña tienda fue quien capto la mayor atención de Sakura.
    Esta tenia pequeños duendes sentados en grandes hongos realistas a un costado la puerta, la cual estaba pintada como si estuviera torcida y cada vez se fuese achicando más.

    —¿Que es esta tienda?— volteo la mirada curiosa hacia el joven esperando alguna respuesta.

    —no lo se—admitió el chico, quien también se sentía cautivado por la rareza que reflejaba la tienda, incluso no tenia ventanas reales, pues ahí solo podías ver ventanas pintadas amano, lo cual encontró ridículo.

    —Entremos entonces—sentía cierta emoción por embarcarse en esta pequeña aventura con el chico que tanto le gustaba, al abrirse paso en la tienda un fuerte olor a incienso la rodeo, a medida que ella fijaba su rostro en cada detalle, los péndulos de vidrio colgantes, pequeñas esferas de espejos acompañando la decoración, mientras que en las paredes se podían apreciar enormes anaqueles con libros antiguos pero bien cuidados.

    Por un momento recordó la habitación de Howl, en la película el castillo vagabundo, era realmente idéntica solo que mas ordenada. Sakura se desvió un momento a las bibliotecas llenas de libros, deteniéndose a leer cada titulo, la mayoría tenia títulos como magia, apertura de chackras, yoga, pero al llegar a una saga de libros rojos con letras doradas, sus ojos se abrieron como platos, al leer el titulo.
    Asakura, solo decía eso, ¿seria un libro relacionado con su familia adoptiva?, siguió la linea de libros rojos para leer que mas había en ese estante, y una seguidilla de títulos eran cada vez mas conocidos, Hatake, Uchiha, Senju, esos apellidos acompañaban la colección de libros.

    —Sasuke mira esto— llamo la joven al chico mientras sostenía en sus manos un libro con su apellido.

    El chico no saliendo de su asombro quito arrebato el libro de sus manos para mirar detenidamente su contenido, ojeo hoja por hoja, en las primeras 10 paginas era un árbol genealógico bien detallado seguido de las grandes historias familiares, hasta ahora, donde las hojas que pertenecían a su padre, abuelo y hermanos se encontraban vacías. Sakura quien ojeaba junto a Sasuke su libro no pudo evitar sentir curiosidad, sobre que decía el libro de su hermana, tal vez en el podría saciar aquella pregunta que rodeaba su mente ¿como le creyó tan fácil?, pero al abrirlo solo vio un montón de hojas en blanco.

    — ¿Puedo ayudarlos?— Una voz atrás de ellos hizo que ambos dieran un pequeño brinco de sorpresa dejando caer el libro a sus pies, lentamente se dieron vuelta para notar a un joven alto y de cabello rojizo, un poco pálido con una complexión delgada casi esquelética.

    — Este libro— dijo Sasuke mostrando el libro que tenia entre manos—¿porque lo tienen aquí? debería estar con los Uchiha—exigió con ferocidad mientras se aferraba a el.

    —Somos historiadores, ese libro lo creo mi familia con el paso del tiempo.— explico con una expresión neutra en su rostro. — Están solo de exposición no están a la venta.— tomo rápidamente el libro de los Uchiha entre sus manos.

    Toda esa historia sonaba descabellada incluso para Sakura, si eran historiadores, porque solo habían llenado algunas paginas del libro Uchiha, y porque solo tenían cinco apellidos, de las millones de familias que debieron haber vivido en el país o al menos en la ciudad. La joven aprovecho el momento de disturbio que su compañero estaba creando para colocarse el libro Asakura dentro de su mochila, sin que nadie lo notara.

    —Sasuke para ya, sera mejor irnos— advirtió la joven deteniendo la discusión con una mano en el pecho del joven Uchiha —lo siento señor...—

    —Nagato—completo el joven mientras se hacia aun lado dándole indicaciones para que ambos se retiraran.

    Esta vez fue Sakura quien con un fuerte jalón sobre el brazo del joven, lo arrastro a fuerzas de la tienda, caminando a largas distancias de ahí, hasta notar como el chico se detenía, clavándose firmemente en el suelo, haciendo imposible avanzar más lejos.

    —Me quieres explicar porque carajos nos fuimos de ahí S-A-K-U-R-A?—deletreo molesto el joven mientras veía directamente a los ojos jade la joven, acorralándola con la mirada.

    La misma dudo por unos instantes en contestar meditando brevemente que debía decirle, seguramente a un chico como el no podría decirle que se robo un libro con paginas vacías de una tienda de rarezas, así que opto por crear una pequeña y falsa escena, al fin de cuenta, que le hacia una mancha mas al tigre, pensó para si misma.

    —Es que estabas haciendo una escena S-A-S-U-K-E, que importa si son historiadores, eres una de las familias mas importantes de la ciudad después de todo.— definitivamente se sentía una buena actriz puesto que había logrado sacar nuevamente aquella vena apunto de reventar en la frente del azabache.

    —¡Tu no entiendes nada! las cosas de los Uchiha no son para que todos las sepan! — era obvio hasta para ella que a pesar de su enojo el también tenia algo que esconder, pero no le dio tiempo a discutir cuando tomo su mano y comenzó a caminar rumbo al auto.—he tenido suficiente de ti por hoy, te llevare a tu casa
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  6.  
    Luix

    Luix Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Obito tirando información como la chicha del pueblo me ha dado tanta gracia que me encantó hasta cómo hizo que Kakashi, pese a que quiso huir y casi no le dio caso a su palabrería, terminó por ser convencido de infiltrarse en una fiesta solo porque Zuki estaría en ella, muy épico. Pero fuera de ello, es hermoso verlo perdido en el sendero de la vida, dejando sus obligaciones a un lado xD

    Me fascina tanto verla darlo vuelta tan fácil, aún cuando Sakura no sería de hacer cosas como esas con Sasuke, es tan divertido y a la vez se siente esa esencia de ella rondando hasta por sus mas rudas palabras, es como si fuera algo que ella haría, o tal vez lo que mucho gustaría de ver. Ahra la entrada de Nagato,
    tengo curiosidad de que si realmente lo conoce o cómo, y el porqué de su reacción.

    Veo que estás mejorando cada vez más~
    ¡Espero el próximo capítulo ansiosa!
     
  7. Threadmarks: Capitulo 14
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    2395
    El viaje a la casa de la Haruno estuvo invadido por un enorme silencio el cual sofocaba a los jóvenes dentro de aquel auto azul, dando como resultado el aumento de la velocidad para terminar cuanto antes, lo que Sasuke podría llamar el inicio de un desastre mensual, el cual no terminaría mientras estuviese bajo el mando de las adorables hermanas.
    Sin embargo la peli rosa no podía evitar sentir cierto gramo de culpa por lo que hizo, durante los últimos dos días solo había vuelto la vida del peli negro un desastre, y hoy por sobre todas las cosas desde el momento en que abrió la puerta en la mañana, no paro de empujarlo hasta el punto de sacarlo de quicio, aun cuando no tuviera motivo real alguno, el siempre era así, no solo con ella al parecer; tampoco estaba segura de que este Sasuke, fuera exactamente el mismo ninja vengador que conoció en su anterior vida, de hecho, sabia muy poco sobre su vida actual e igual que en el pasado, donde con sus palabras mezquinas y egoístas olvidaba en el infierno que se encontraban sus amigos.
    Amigos, esa era la palabra cual resonaba en este instante dentro de su cabeza, si ambos seguían de esta manera, no quedaría ninguna amistad que construir o salvar si continuaba con aquella pequeña venganza personal con la cual llevaba un tiempo castigando al muchacho.

    —Es difícil creer que eramos amigos en la infancia — Murmuro Sakura con la mirada en perdida en las calles de la ciudad, realmente no tenia ni idea de como disipar aquel malestar pero aquellas fueron las únicas palabras que brotaron de su boca.

    —hmp—mascullo un sonido en forma de quejido, sin siquiera responder a sus palabras.

    —Tuve un accidente, y realmente no recuerdo muchas de las cosas, ni siquiera a Zuki, pero tiene sentido que halla sido así, cuando te miro, siento que ya te conozco— Sakura debía repetirse a si misma que no todo era mentira, que gran parte era verdad, para no sentirse peor por tener que ocultar le aun más cosas.

    El azabache no dijo una sola palabra el resto del camino, aquello conmovió un poco aquel helado corazón que poseía, lo cierto era que si se acordaba de ella, de como sostuvo su mano cuando eran niños en el momento que fallecieron sus padres, y de las cartas que se mandaban cuando los Uchiha se mudaron de ciudad. De todos los lazos que corto, simplemente ella y Naruto habían sido los más difíciles, de hecho, no supo de la muerte de sus padres adoptivos hasta pocos meses antes de su llegada a la gran ciudad, para entonces su alma yacía apática a cualquier problema que no fuera aquel cual lo atormentaba a diario. Las pocas historias que le contaba la joven sobre su accidente solo lo llevaban a replantearse si, no valía la pena, ser un tanto gentil con ella.

    —Bueno supongo que te veré esta noche — dijo resignada pues en todos sus intentos de sacar conversación con él, no habían rendido ningún fruto.

    —ten cuidado con quien hablas en la fiesta, no todos son amables—finalizo Sasuke antes de que Sakura cerrara la puerta del auto. Esto fue quizás el único consejo gentil que podía ofrecerle por el momento a la joven antes de desaparecer a toda velocidad por la carretera.

    ***

    Eran ya pasadas las ocho y cuarenta cuando el caballero de cabellos blancos rebotaba sobre la mesa los dedos con sus ojos grises clavados en las manecillas del reloj. ¿Donde rayos estaba? era la pregunta que se hacia al mirar el segundero pasar por cada uno de los números, según tenia entendido aquella fiesta empezaba a las ocho y al paso que iban no llegarían hasta que terminara, llevando todo esfuerzo de infiltrarse a la basura.
    Por otro lado no parecía tan mala idea, la curiosidad que sentía por la chica y su misteriosa atracción lo estaban llevando a cometer actos infantiles, como un joven inmaduro, o incluso un acosador, para empeorar la situación no pudo evitar enredarse en los planes infantiles de su mejor amigo debido a estos impulsos. ¿porque simplemente no le mande un mensaje de texto como una persona normal? se pregunto listo para retractarse a su palabra, cuando el sonido del timbre lo detuvo.

    —No te habrás creído que te librarías fácil—le dijo su amigo con una sonrisa ganadora al ver a Kakashi tras la puerta con una mirada llena de resignación ante la llegada de Obito. —No me mires así no pude escapar de Rin, no quería decirle que iba a la fiesta de mis padres—

    El amigo comentaba un tema que antaño no habían mencionado, para el caballero de ojos grises ese era otro de los factores por los cuales consideraba esto una mala idea. Obito llevaba un par de años separado de su familia y aunque nunca compartió todos los detalles, sabia que se trataba de la tradiciones anticuadas de su familia, como los matrimonios arreglados o por conveniencia de la empresa, y claramente Rin no entraba entre las aptitudes para formar parte de la familia, ella fue siempre una joven sencilla, de pueblo, con el corazón más dulce y abnegado que aquellos dos hubieran conocido, definitivamente una mujer por la cual darlo todo, quizás esto fuese lo una de las tantas cosas que admiraba de su amigo. Tal vez fue eso lo que fallo con su antigua relación, el peli blanco se cuestionaba a menudo si el hubiera renunciado a todo por ella, tal como suponía que hizo Obito, tenia la certeza de haber tenido un profundo amor por su ex, lo suficiente para proponer le matrimonio, pero no estaba seguro si lo hubiera dado todo.
    Estuvo tan sumido en sus pensamientos que no noto la conversación de su amigo durante todo el viaje a la gran mansión Uchiha, mucho menos que el mismo había acabado en lo que parecía segundos después de entrar en el auto; fue cuando se vio parado frente a las grandes escaleras de mármol blanco, donde se podía ver a un guardia de seguridad parado al final de ella, que otra duda atiborraba su mente ¿Porque estaba tan dispuesto a estas locuras, por saber más de Zuki?. Casi no tuvo tiempo a pensar en una respuesta cuando su amigo comenzó a jalar su brazo para ingresar rápidamente junto a la gente que entraba y salia de fumar, por poco tuvieron esa suerte de pasar desapercibido, de no ser por el segundo guardia que aparecía desde la puerta de entrada con una lista en la mano.

    —Nombre por favor—pidió cortes mente sin retirar la vista de los ojos negros de Obito.

    —Demonios—susurro por lo bajo al percatarse no solo del pequeño tras pie en el que se vio envuelto, sino que se había olvidado de uno de los nombres obtenidos para entrar sin ser descubierto como un Uchiha.

    Kakashi por otro lado no necesitaba mucha información para darse cuenta de aquel dilema, conocía lo suficiente a su amigo para notar como su plan caía cuesta abajo sin siquiera una segunda o tercera opción. Mientras el joven Uchiha trataba de distraer fallidamente al guardia, el joven de pelo blanco veía en los alrededores las posibles maneras de adentrarse sin ser vistos, claro, si es que después no se montara un escándalo donde dos guardias sacaban a dos colados de una fiesta empresarial ¿acaso soy un adolescente? se pregunto, viendo que la mejor opción era irse y ser lo suficientemente maduro para hacer una simple llamada telefónica. No espero a que un gran y torpe portero lo empujara hacia abajo como lo estaban haciendo con su amigo, el solo se dispuso a bajar en el momento en que vio todo el plan hundirse en el instante que llegaron a la puerta, pero una voz de fondo detuvo a los tres caballeros.

    —Déjalos pasar—se oyó la voz tras el guardia quien en seguida se giro para chocarse con el rostro de aquella persona que lo había detenido.

    —Disculpe pero tengo ordenes estrictas de no dejar pasar a nadie que no este en la lista—expuso el guardia tratando de mantenerse firme ante aquella mirada desafiante que se clavaba en sus ojos.

    —Ellos son invitados especiales de Rinnegan, yo respondo por ellos— estas ultimas palabras bastaron para que el guardia cediera el paso a Kakashi y Obito, quienes junto a su salvador se alejaron rápidamente de todo espectador rumbo a uno de los balcones de la mansión.

    Ya lejos de las miradas del publico Obito le dio un fuerte abrazo para después de unos segundos separarse de el. —¿Con que Rinnegan?—

    —Es una larga historia, ¿Que hacen aquí?— lo miro directamente a los ojos esperando una respuesta.

    —No puedo volver a casa de vez en cuando pequeño Sasuke— evadió su pregunta con gracia mientras trataba de dar unos pasos atrás para escapar sin ninguna discreción del joven peli negro.

    —Hermano por favor, la situación esta muy complicada aquí con el abuelo, Itachi, padre y la directiva de Rinnegan, lo que sea que vayas a hacer se discreto— apoyo su mano sobre el hombro de su hermano mayor mientras suspiraba pensando en todos los líos que podía llegar a causar esta decisión.

    Obito por otro lado sintió cierto alivio al ver que no había perdido a su hermano después de todo, a lo cual solo sonrió con su típica sonrisa de oreja a oreja y se marcho rápidamente con su compañero. Una vez dentro se podían oír las delicadas notas del violín resonando en la sala mayor acompañados de un resonante piano y el profundo timbre de una viola, la gente vestía de forma fina sin llegar al punto de parecer una gala, Kakashi podía enumerar unos cuantos conocidos y personal importante de Sharingan, ademas de grandes científicos, empresarios, que salían a menudo en la prensa pero no podía identificar a que compañía pertenecían.
    A pesar de aquella multitud de gente vio exactamente donde se encontraba la razón de su presencia, a unos cuantos metros cerca del piano podía ver su figura envuelta un vestido negro el cual le llegaba hasta los tobillos, no divisaba bien su rostro pero su cabello azul con hilos de plata envueltos en un moño trenzado era tan único como ella. Las joyas que colgaban de sus orejas no eran mas deslumbrante que el escote de su espalda, que con pliegues en forma de u dejaban caer sobre su cadera dejando a la imaginación todo el resto de su cuerpo.

    —Te traigo una cubeta o piensas patinar en tu baba hasta ella—le susurro Obito a su oído mientras miraba divertido la escena con una copa de champagne en su mano.

    En ese momento no supo realmente cual cosa lo impulsaba más, si apartar su vergüenza de su amigo, la sensualidad con la que era cautivado por la joven, o la necesidad de apartarse de las malas bromas de su amigo, pero sin importar la razón, ya no estaba en posición de huir. No tenia otro remedio mas que el abrirse paso entre la gente para llegar a ella; estaba tan perdido en su figura que casi no noto cuan acompañada estaba, por fin un chispazo de suerte pensó cuando al menos reconoció a dos viejos compañeros del instituto rodeándola.

    —Kakashi, que sorpresa no sabia que ibas a estar en la fiesta— menciono la mujer de cabellos negros ondulantes y ojos de rubi la cual se encontraba justo en frente de Zuki. Dejando justo a su amigo detrás de ella.—¿Volviste a las fuerzas Sharinngan?—

    —No exactamente— respondió el peli blanco asegurándose que su voz se filtrara a través de los oídos de la joven, con la esperanza de ver su rostro para confirmar sus anhelos.

    Su nombre y su voz pusieron la piel de gallina a la joven de cabellos azules, incluso por poco y no terminaba escupiendo su bebida en sima de sus amigo, en su momento creyó haber pasado todo lo tedioso de hablar sobre negocios toda la noche, claro que ella había estado fantaseando con ese chico y su llamada durante todo el día, pero ademas de sentirse feliz de tenerlo cerca, una sensación de pesadez invadía su cuerpo. Todos los ojos estuvieron sobre ella durante la noche, incluso en ese momento de paz entre el piano y amigos sentía la mirada así como los oídos expectantes a cualquier fallo o palabra mal dicha por su parte.
    Respiro hondo, tratando de recomponer el equilibrio perdido que su presencia provoco sobre su cuerpo, para girarse a un lado incluyendo al joven peli gris en el circulo de allegados.

    —El es Kakashi Hatake, solíamos ir los tres juntos a la secundaria—lo presento el joven Azuma quien acompañaba del brazo a la mujer de cabellos negros. —Ella es Zuki Asakura, Socia fundadora de la empresa y organizaciones Rinnegan—

    Aun cuando muchos no lo notaran, Kurenai podía presentir en esa mirada que ambos ya se habían visto antes, y aunque Zuki hiciera todo su esfuerzo para ocultar el leve sonrojo que le provoco la mirada gris clavada sobre sus ojos acaramelados, era claro que algo ocultaban bajo esos ojos.

    —Supongo que sera un invitado especia señor Hatake—extendió su mano con cordialidad mientras le dedicaba una dulce sonrisa que ni su mejor cara de poker podría ocultar.

    —Parece que no tan especial como usted—tomo su mano con delicadeza mientras se percataba de la mirada de unas cuantas personas sobre ellos. En ese momento pudo entender porque guardaba cierta distancia entre ellos en ese momento, su posición la llevaba hasta el punto de quien saludaba estaba bajo la mira de los invitados.

    —Creo que iré a tomar aire afuera, Kurenai por favor si hay algún otro empresario pídele que espere— ignorando aquel ultimo comentario volteo a su amiga y asistente, para hablarle con la firmeza que solo entre empleados utilizaba con ella.

    Con un asentir de cabeza, Zuki camino rumbo al balcón más cercano dejando a los tres antiguos compañeros observar su retirada.

    —Ella ira al jardín trasero— dijo Kurenai casi en susurro aun lado de su viejo amigo quien la miraba sin terminar de comprender que era lo que decía.—digo porque claramente no estas aquí por las compañías— Sonrió dándole un pequeño golpesito en el hombro para luego verlo irse discretamente tras la joven.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    Luix

    Luix Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,170
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Omg me tardé bastante, pero he venido a dejar mi comentario. Siento que estás usando esa dulzura que tenía Sasuke cuando era pequeño, pero a su vez mantienes bien ese carácter podrido de él. Creo que Sakura aún no me termina de convencer con su trato hacia el azabache, pues cuando está con él se complica la existencia y es muy gracioso verla. Espero que no se vuelva demasiado suave con él y sea la Sakura-chan de siempre, porque es muy divertido verla luchar contra el Uchiha.

    Por otra parte Zuki me parece una chica bastante linda, es una lastima que realmente así son algunas empresas que están observando cada rincón de su alrededor para encontrar a quien se esté equivocando y podere ir en su contra. Y sin embargo, adorne haya hecho eso con Kurenai, pues seguramente Kakashi debería de estar igual de impresionado que yo con esas dos.
    Aquí sería "encima", fue la única palabra sobresaliente mientras leía. Pero me esta encantando como los manejas, aún cuando vas rozando lentamente a cada uno de ellos~

    ¡Saludos!
     
  9. Threadmarks: capitulo 15
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    138
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    15
     
    Palabras:
    1604
    Habían pasado solo cinco minutos desde que Zuki se escabullo de las miradas inquisidoras, rumbo al jardín trasero, donde los jazmines florecidos y los naranjos dejaban caer el fresco aroma de sus frutos en flor, perfumando la suave briza nocturna la cual refrescaba las mejillas ardientes de la joven.
    El tener no poder expresar sus impulsos libremente la convertía en una prisionera de su propio cuerpo, escuchar la voz del peli blanco causando hormigueos por su piel la dejo con una sensación de claustrofobia que ni las más profundas bocanadas de aire dentro de sus pulmones despejaban aquella frustración. Al abrazar sus propios brazos con sus manos, sintió como una cálida mano posaba sobra las suyas, provocando el escape de un dulce suspiro. Dudo un poco antes de darse la vuelta para encontrarse con aquellos ojos grises donde solían perderse mutuamente durante varios minutos, olí su perfume dando vueltas a su alrededor con su particular aroma de cuero con toques de madera, suave, dulce, de esos que se impregnan en tu ropa aun cuando el se va.

    —Hola—dijo ella con la mirada fija en su rostro, mientras mordía su labio tratando de buscar las palabras exactas para contarle aquellas partes que deseo mantener ocultas por un tiempo.

    —Bueno, realmente tienes un trabajo complejo— menciono el tratando de ayudarla a guiar el tema.

    —y tu tienes una rara forma de llamar por teléfono— rió un poco mientras se sentaba en una de las bancas de piedra del jardín —Kakashi perdona—

    —supuse que tenias tus motivos para no ser especifica sobre tu trabajo— se sentía aun un poco infantil por escabullirse en su mundo sin invitación, era evidente después de solo dos minuto con ella ahí dentro la pesada carga que llevaba a diario.

    —¿viniste porque te invitaron o porque supiste que estaría aquí?— pregunto después de unos largos minutos de silencio entre ellos. No era difícil averiguar quien era ella, solo debía poner su nombre en Google y miles de fotos, menciones, artículos familiares, aparecerían al instante, lo cual no excusaba que apareciera allí como si nada, sin importar cuanto alivio y alegría le producía ver su rostro.

    —Ambas, Obito Uchiha me arrastro aquí — ese nombre no era para nada desconocido, el mayor de los Uchiha, y según recuerda quizás el menos serio de todos, aun con sus padres y hermanos el parecía haber roto el molde familiar o al menos es lo que Zuki recordaba de su infancia.

    —Mis padres dejaron una carta para los accionistas y miembros de la empresa, y como antes de fallecer ya estaban cerrando tratos con los Uchiha supuestamente se las entregaron a ellos para el día que algo les pasara. Esta cena aunque muchos no lo saben es para eso.— en ese momento miro al cielo con la esperanza de hallar una respuesta al misterio en las estrellas, rogando que alguna de ellas fuera sus padres.—Tengo la extraña sensación de que te conozco, y no es solo porque me gustas..—

    Las ultimas palabras de la joven hicieron saltar el corazón de Kakashi sin siquiera entender como lo hizo, sin embargo predecía un pero avecinándose entre sus labios, quizás se movió demasiado rápido al venir hasta aquí de ese modo, y prefería de ahora en mas guardar distancia entre ambos, una ligera impaciencia corría entre sus venas cada segundo que tardaba en completar la frase, sintiendo como esos momentos lo dejaba pendiendo de un hilo.

    —Pero no puedo involucrarte en mi mundo de repente, y en momentos como este tengo que ir lento pese a mis propios deseos.— mordió su labio dudosa para luego recordarse así misma que debía ser de ese modo, no podía darse el lujo de dejar que opinaran sobre su vida amorosa, en el momento en que ella pareciera no tener el control de su vida, todos dudarían de su capacidad de llevar la empresa.
    Kakashi logró aprenderse cada uno de sus gestos y miradas en una sola noche, cada palabra entre lineas, cada tono, para saber que su mayor temor era no poder ser capaz de cuidar a su hermana y de proteger el legado de sus padres; actitud la cual enternecía su corazón poniéndola por encima de toda mujer que halla conocido. Con un rápido y fugaz beso en su mejilla, el le sonrió apretando su mano, queriendo darle toda su fuerza en un el suave y firme toque entre sus dedos.
    No hubo necesidad de palabras para que ella entendiera su mensaje Todo esta bien susurraban sus gestos y miradas antes de que ella se retirarse del lugar para evitar cualquier certera sospecha de lo sucedido en ese sitio.

    ****
    — Vamos Naruto— Susurro la peli rosa mientras jalaba el brazo del joven, aprovechando la ausencia de su hermana.

    Era el momento perfecto para que ambos investigaran sobre los Uchiha en su propia casa; para el joven rubio fue imposible lograr hallar algo dentro de la empresa, todo el tiempo tenia la vista de los miembros sobre su hombro, sin contar que no le dieron ninguna tarea relevante en su primer día, es más, durante todo el viaje camino a la fiesta narraba las anécdotas sobre como era el recadero, y de la rara sensación de ser observado mientras estaba en el baño.
    Sakura agradeció silenciosamente la presencia de su maestro en la fiesta, aquello había sido la distracción perfecta para escaparse de las miradas furtivas pertenecientes a Zuki, queriendo siempre vigilar que su falta de memoria no la pusiera en una situación incomoda. Ambos debían ser precavidos, durante toda la noche no lograban mantener a Sasuke bajo la mira demasiado tiempo, eso era algo que aparentemente compartían, el poco interés en esta clase de fiestas donde la falsedad y el egocentrismo pululaban por doquier.
    Si aquel azabache o cualquiera de esa familia lograba darse cuenta de intento de espionaje, seguramente estaría muerta, el problema seria tal que podría asegurar ver a su hermana entregando la cabeza de ambos en bandeja de plata.

    —¿Tienes idea por donde vamos?— pregunto en voz baja Sakura mientras caminaba casi de puntillas rezando para que el sonido de sus tacones no los delatara.

    —Eso creo, hace mucho que no vengo por este lugar de todas formas creo que deberíamos separarnos— Comento parando en seco al observar las grandes puertas de roble a los costados del pasillo.

    En ese momento los ojos de Sakura miraban incrédula a lo que escuchaba, tenia serias dudas sobre la habilidad de su amigo para hallar información útil, no creía en las capacidades de el joven para discernir entre un correo electrónico de la empresa con algún archivo personal, y aunque ella no fuese una genio de las computadoras estaba segura que Naruto no era ningún hacker habilidoso para adentrarse en la pc de nadie.

    —No me mires así, uno sera menos problemático si nos descubren por separado, dos cubriremos más terreno, de hecho podrías ir tu al cuarto de Sasuke esta arriba, y tres si tienes que hacer acto de presencia sera más fácil que yo siga investigando— las palabras del joven rubio hicieron pensar a la joven que de hecho ese no era un mal plan siendo honesta consigo misma, y que tal vez merecía un voto de confianza.

    —Bien, tenemos 15 minutos, luego nos reuniremos en el salón junto al piano— sonrió mientras estrechaba su mano antes de salir corriendo

    El joven de cabellos dorados cerro los ojos y lanzo una plegaria silenciosa, rogando a todos sus ancestros que la idea funcionara, pero por sobre todas las cosas, recordar el camino correcto a alguna de aquellas grandes habitaciones, para ser honesto consigo mismo siempre se perdía en aquella mansión ridículamente grande para esas cinco personas, seis cuando Obito solía vivir entre ellos. Ni muerto admitiría que en realidad no tenia ni idea de donde estaba parado, el podía sentir el frió filo de la muerte y el duro golpe sobre su cabeza que le hubiese otorgado Sakura después de sincerarse con ella; no tenia otro remedio el cual guiarse de su pequeña y voluble memoria para conducirlo por el largo pasillo blanco, hasta llegar a la ultima puerta, donde sin pensarlo demasiado se metió dentro de la habitación.
    Sus ojos azules casi podían soltar una pequeña lagrima traicionera de alivio al posarse sobre los grandes anaqueles de la biblioteca, el amargo y penetrante olor a tabaco con café, acompañado de leves toques de whisky le traían viejos recuerdos sobre sus travesuras infantiles junto a Sasuke, donde terminaron accidentalmente embriagados por aquel alcohol añejo. Definitivamente se encontraba en el estudio del Abuelo Madara, el ambiente era tan helado como la presencia de aquel viejo hombre el cual Naruto juraba que se trataba un vampiro o seguro un seguidor de Satanás cuando lo vio por primera vez; mientras el recorría lentamente observando los libros no dejaba de pensar en el anticuado estilo de aquel sujeto, todo en libros, archiveros, cuadernos, agendas.
    Un momento... ¿agendas? pensó el joven luego de hacer un repaso mental de todo aquello a la vista, no tenia sentido tener tantas agendas telefónicas, sobre todo por que muchas de las personas en los comienzos de Madara ya habían muerto, y porque la compaña guardaba una base de datos muy amplia con discos duros de respaldo; Definitivamente esto tiene que ser importante remarco en su mente marcando un punto de partida entre las agendas más actuales.
    Al revisarlas no dudo ni un momento en darse cuenta del valor que tenia entre sus manos, rápidamente escondió algunas paginas en el bolsillo de su traje mientras escapaba con ligereza de aquel estudio deseando que su suerte aun no lo abandonase.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso