Long-fic de Naruto - Y si....

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Scherry BE, 27 Noviembre 2019.

Cargando...
  1.  
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1602
    Sinopsis:
    Y si todo lo que conoces fuera un sueño...Sasuke...Konoha...Kaguya...los Hokages. Nada es real, ni siquiera estas seguro de que tu seas la misma persona tras abrir los ojos.
    Los chakras, los justsus, todo lo perdiste, y te preguntas si realmente los tuviste o estas sumergido en un poderoso e inimaginable genjutsu de algún temible shinobi. Pero lo único que puedes sentir ese mareo que recorría todo tu cuerpo, como si estuvieses en una balsa en mitad del mar, meciendo te de un lado a otro; a tus oídos lo único que llegan son pequeños zumbidos, y una voz, que repetitiva mente menciona tu nombre, pero esa voz si que no la logras reconocer, ni entender porque suena tan emocionada y angustiada al mismo tiempo.
    En tu cabeza solo tienes una pregunta para todo lo que esta pasando, ¿que paso con Konoha?

    **********

    Capitulo 1
    Todo se había apagado, una mañana simplemente no despertó más, no estaba segura si había tenido una misión el día anterior, hace algún tiempo que sentía como su memoria se iba perdiendo poco a poco, quedando aveces en una especie de pausa ignorando conversaciones completas. Pero esta mañana simplemente era como si nunca hubiese despertado, igual que si estuviese atrapada en un televisor y de pronto lo desconectaran. Sin embargo su cuerpo si que reaccionaba, podía percibir un leve cosquilleo casi eléctrico recorrer sus brazos, sus piernas pesaban mas de lo que ella recodaba.

    Vamos...abre los ojos pensó con desesperación, seguro estaba dormida, o victima de algún veneno. Rápidamente evaluó todas sus opciones de la A a la Z con el mayor recaudo, descartando primero la muerte.
    No puedo estar muerta si siento mi cuerpo ¿o si?, se pregunto por un a fracción de segundo aunque trato de descartar lo tan rápido como pudo. AL FIN! grito para sus adentros mientras poco a poco lograba abrir sus ojos aun cuando todo estaba borroso a su alrededor, las luces brillantes de pleno día eran un poco mas irritante de lo que esperaba.

    —SAKURA!! SAKURA!!...o por dios..ENFERMERA!!!!— esa voz, aunque tratara de reconocerla no podía darse cuenta de quien era, Ino tenia una timbre un poco mas chillon, casi infantil pese a que aveces lograba ser muy madura, Hinata jamas se atrevería gritar de esa manera, y definitivamente era una voz demasiado juvenil para ser su madre.


    Aun le costaba mirar a su alrededor, partes de la habitación aun las divisaba borrosas, las pocos puntos que llegaba a ver definidamente no lograba reconocerlas. Por el aroma a alcohol y otros productos de desinfección no tardo en deducir que estaba en una sala de hospital, ¿pero en cual? se preguntaba breve mente.
    La brisa que corría por la ventana era demasiado fresca y un poco húmeda para ser de Suna Gakuren, y se había memorizado ya las salas de Konoha como para no reconocer las paredes color celeste ni las cortinas de color marfil que colgaban a su alrededor.
    Rápidamente llego un la enfermera, que no para de mirar absorta como lentamente la joven de largos cabellos rosa, con cierto impulso trataba de incorporarse en si misma para al menos lograr sentarse.
    Suavemente toco su cabeza, y pudo en ese momento sentir como su cabellera, la cual recordaba que era corta hasta los hombros, ahora colgaba ligeramente hasta sus caderas.

    — ¿Donde estoy?— pregunto con más suavidad de la que hubiera deseado, se sentía desesperada, no reconocía a nadie en la sala, nadie llevaba una banda como para reconocer su aldea, y definitivamente ni ella ni nadie llevaba un uniforme.


    —Sakura—dijo suavemente la chica que se encontraba a su lado. Sakura la observo detenidamente mientras ella tomaba su mano y media su pulso con los dedos. Era una chica joven , quizás unos 25 años más o menos, era difícil divisar, tenia apenas unas arrugas invisibles en el marco de sus ojos color miel, le daba la impresión de ser una muñeca de porcelana de tan blanca que era su piel, y suave, su tacto era dulce al revisar junto con la enfermera todos los rincones que podía de la peli rosa. —Estas bien, un poco desnutrida pero bien, el alimento con suero no es lo mejor pero no tuvimos opción durante estos 9 meses— Menciono la joven mientras se arreglaba el mechón azul marino que caía sobre su rostro, escondiendo unos pequeños reflejos blancos que sobresaltaban del tenue color rosa de sus mejillas.


    —¿quien eres? ¿Donde estoy? ¿Que paso?— Aun sabiendo que debería haber formulado una pregunta a la vez, Sakura no logro contenerse, una vez que recupero el poder sobre su voz no pudo parar. Miraba confusa los ojos de todos los presentes, pero sintió una punzada en el corazón cuando se detuvo en aquellos ojos color miel, que la miraban con dolor y preocupación.
    ¿Acaso habré dicho algo mal? se preguntaba bajo la posibilidad de que su mente tuviese una especie de dislexia y transformara sus palabras.

    La chica guardo un momento de silencio, en el fondo veía como su corazón y su mente debatían que era mejor, ignorar cualquier consejo medico que escucho o estudio sobre casos de amnesia, contándole todo lo que podía aquí y ahora, o dejar que la reconociera poco a poco.

    —Me llamo Zuki Asakura—

    O no, esto esta muy mal, pensó para si misma; no tenia ni idea de porque había dicho eso, era consciente de cuanto menos datos mejor para el paciente, pero tampoco creía que no decirle nada ayudara en algo, mas bien tenia temor de que una vez abriera su boca no podría parar.

    — ¿Que recuerdas exactamente? — Pregunto Zuki con suavidad tratando de mantenerse con calma, lo ultimo que necesitaba Sakura era preocuparse por los sentimientos que estaba provocando a su alrededor, aunque seguramente lo que a la mayoría le causaba era conmoción por ver a la Bella durmiente (como algunos le empezaron a llamar) despertar al fin de un momento a otro.


    — Recuerdo estar en Konoha, haberme ido a dormir después de saludar a mis padres y...—realmente trataba de recordar algo un poco más profundo, pero todo lo que trataba de ver de los últimos días era algo borroso, podía recordar cosas de hace 10 años atrás en la villa, pero los últimos días eran un espejismo para ella.


    —¿Konoha?— La chica de ojos miel se encontraba algo confusa, no había ninguna ciudad llamada Konoha en el país, o en ninguno que ella conociera. — Sakura... llevas 9 meses dormida—

    En el fondo se pregunto que era peor decirle de todas esas cosas, el hecho que Sakura había fantaseado con sus padres en una ciudad imaginaria, o que llevaba 9 meses dormida después de un incidente difícil de explicar. Ninguna opción parecía realmente buena.


    La joven peli rosa por otro lado sintió como si le hubieran tirado un balde de agua helada, ¿acaso se habían vuelto locos, o la loca era ella? y quien era esa tal Zuki, aunque no la conociera sentía algo familiar, incluso fraternal en ellas, quizás era por la forma en la que la miraba, o como ella rompía cada regla básica de medicina para este tipo de casos con tal de decirle la verdad, que la hacia sentir segura y a salvo.

    — Dime que esta pasando,no importa si eso daña mi cerebro—exigió con sus grandes ojos color Jade sobre la chica, reflexionando lentamente en lo que acababa de decir, lo cual era algo tan absurdo y estúpido que no cabía duda que en todos estos años algo de Naruto se le quedo pegado.


    Zuki se rió por lo bajo de aquella frase, jamas escucho una frase tan irracional de ella, aunque claro a estas alturas agradeció silenciosamente el poder escuchar su voz.
    Pero aunque la misma calmara la preocupación que invadía su cuerpo desde el primer instante que Sakura entro por la puerta de emergencias, fue inevitable que la sala se generara un silencio incomodo, la enfermera estuvo a punto de intervenir, seguramente con intenciones de controlar el posible desastre que estaba a punto de formarse.
    La joven giro sus ojos color miel a la enfermera, quien quedo un poco helada al ver como estos se tornaron levemente mas oscuros, acompañados de un seño fruncido que muchas veces ella interpreto como señal de advertencia.

    —Aiko ya puedes retirarte yo me encargo desde aquí—dijo Zuki sosteniéndole la mirada, aunque su voz suave y calmada contrastaban con la mirada seria e intransigente que le lanzaba.


    Aquello era un claro momento para irse, o ser echada bruscamente, así que silenciosamente la enfermera emprendió su camino cerrando la puerta a tras de si.

    Zuki soltó un pesado suspiro pretendiendo que con el se escaparan todos sus pesares; para su desgracia estos no se iban a ir tan fácil como lo era respirar hondo y exhalar. Pero todo su cuerpo le decía que tenia que contarle lo que estaba pasando a Sakura, dentro de si latía un presentimiento al cual no le dejo mas opción que unirse en el y dejarse llevar, tratando de ignorar a su conciencia que repetía lo mala idea en un montón de sentidos que podría llegar a ser esto.

    —Llevas inconsciente desde que tu y nuestros padres tuvieron un accidente— soltó finalmente zuki con un amargo gusto al final de la oración.
     
    • Impaktado Impaktado x 1
  2.  
    Luix

    Luix Orientador del Mes Orientador Stalking girl ♡ Duende bloguero

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,089
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Omg para un comienzo es espectacular, entiendo a Sakura toda perdida con gente desconocida, y por lo que veo tiene... ¿Una hermana? ¡Estoy más que impresionada con esto! ¡Especialmente con lo rápido que lo hiciste!

    Tengo curiosidad de todo, hasta de la enfermera, creo que el accidente es lo más emocionante por ahora, muy misterioso y parece la clave de todo este lío, no puedo comentar mucho ya que es a penas un comienzo, y porque tengo más preguntas que cosas para añadir xD
    Lo único que podría decirte es de los signos para que los coloques de ambos lados, but, meh (?)

    Estoy ansiosa por saber que pasa a continuación~
     
    • Adorable Adorable x 1
  3. Threadmarks: Capitulo 2
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1841
    ¿Una hermana?, se pregunto curiosamente. Aun cuando su cabeza daba vueltas por el reciente despertar, sabia que eso paresia ilógico, no hallaba ningún parecido físico entre ella y Zuki. Más allá de los rasgos faciales , su rosto levemente redondeado, sus labios color rosa pálido que parecían pintados cuando no lo estaban, podía notar que su figura era mucho mas femenina que la de ella, brazos y piernas largas, caderas y muslos anchos, cintura pequeña, pasaba enumerando uno a uno los detalles que no tenían en común. No solo porque se encontraba incrédula ante la situación, sino que era realmente difícil hallar similitudes como para aceptarlo sin mas.
    Estaba tan atontada con la noticia que por un segundo olvido la frase completa, Nuestros padres tuvieron un accidente. Esa frase recorría su mente letra por letra, palabra por palabra, como si fuer la frase más compleja de comprender; hasta que por fin logro procesarlo completamente y con las pocas fuerzas que tenia dio un pequeño brinco en su lugar.

    — ¿Un accidente?¿Que paso? ¿Donde están mis padres? — de pronto el tema de tener una hermana no resultaba tan importante como saber sobre sus padres, en la aldea nunca sintió realmente que debía preocuparse demasiado por ellos, sabia que habían tenido entrenamiento ninja pero poco después de nacer decidieron tener una vida normal de mercaderes, no había forma que ningún enemigo fijara la vista en ellos.

    Sakura giro su rostro por todos lados, buscando los con la mirada, en el fondo, tenia la esperanza de que ellos al menos estuvieran acostados en las camas conjuntas. El silencio a esas preguntas que le proporcionaba Zuki tampoco era útil, ademas de sentir que no la conocía lo suficiente como para poder descifrar su repentino cambio de actitud.
    A pesar de todo, su hermana se había mantenido calmada ante la situaciones posteriores a su despertar, pero esas preguntas era evidente que le provocaron tensión, su cuerpo se ergio en seguida, como si fuera una estatua y ya no pudo mantener la mirada en Sakura.
    Todo era muy incomodo para ambas, sobre todo cuando ella se percato de que no había nadie mas en esa habitación que la joven y Zuki, las camas estaban hechas y carecían de efectos personales que indicara que alguien dormía en ellas, los pasillos del hospital eran extremadamente silenciosos, lo cual llevo a la peli rosa a deducir que estaban en una sala apartada del hospital. Al girar su rostro hacia la ventana, noto sobre la mesa de noche las cosas que seguramente Zuki y las enfermeras habían colocado para amenizar el ambiente.
    Un jarrón con unas bellas flores de melocotón, que soltaban un agradable aroma dulce al rededor, una pila de libros de todo tipo, que al parecer no eran los únicos pues en una mesa al lado de un sofá para los invitados se hallaban más. era evidente Zuki pasaba varias horas al día ahí dentro. Sin embargo algo detuvo su mirada, habían dos porta retratos, en uno de ellos se encontraba la foto de sus padres con una niña pequeña, que no tardo en reaccionar que era ella con al menos 4 años de edad.

    Bien al menos mis padres siguen siendo mis padres. Pensó aliviada, aun cuando las ropas que lucían eran extrañas, no parecían típicas de la aldea o del mundo shinobi, ¿habría caído devuelta en un mundo al revés como cuando se encontró con una versión distorsionada de sus amigos?, se preguntaba mientras observaba la fotografía.

    Por otra parte esto no calmaba en nada a la joven de cabellos azules que después de un momento de silencio halló las fuerzas para poder dirigir su mirada a su pequeña hermana. Sus ojos se abrieron como platos al notar como ella tomaba entre sus manos la foto de su infancia, cualquier otra persona se aliviaría de que al menos pudiera recordar algo, pues se notaba en su mirada de alivio al reconocer a sus padres; pero esto hacia erizar los pelos de punta a Zuki.
    Esa había sido la ultima foto que Sakura se tomo con sus padres, de eso ya hace 12 años; tener que explicar eso en el pasado fue mucho más fácil pese a su corta edad. Pero ahora estaba segura de lo complicado que seria, pues ella parecía totalmente desorientada. La joven en seguida noto que Amnesia no debía ser, en realidad lucia mas bien desorientada, pues podía reconocer algunas cosas, pero la pregunta era ¿porque a ella no?.

    — ¿Donde están ellos?— dijo Sakura sosteniendo la foto entre sus manos en dirección a Zuki, era claro para ella que seguramente necesitaría algunas referencias para poder explicar sus preguntas, y por lo que podía notar , todas las preguntas anteriores que hizo lucían imposibles para su hermana responder todas juntas.

    Zuki trago saliva tratando de comerse el nudo en su garganta, que filosa mente no dejaba de atravesar la como una espada deslizándose a través de su laringe llegando a la traquea. Resulto extremadamente difícil lograr brotar las palabras de su boca, el nudo se sentía tan grande que impedía cualquier sonido decidido a salir, los segundos que tardo en hablar se sintieron como minutos, y los minutos en horas para ellas dos.

    — Ellos... Murieron..—dijo Zuki pausadamente con sus labios temblorosos a cada frase que salia respecto al tema — Esa fue la ultima foto que te tomaron con ellos— añadió.

    Si debía explicarle quien era, sabia muy en el fondo que ese detalle era inevitable, sin embargo se aseguro para sus adentros, que se ahorraría los detalles dolorosos de como había sido su muerte, si por alguna razón su mente no estaba estable, demasiados datos podrían dañar severamente su psiquis, se recordó.
    La joven de cabellos rosas por otro lado no daba crédito a lo que escuchaba, ¿Esta era realmente la ultima foto de sus padres? pero como era posible, se preguntaba, ella sentía que había vivido 16 años con ellos, hasta hace solo un día los vio por ultima vez. Todo se percibía fuera de lugar, por un lado todo lo que vivió en Konoha, su mente, su cuerpo, todo le decía que eso fue real, pero los datos no cuadraban, si sus padres murieron hace 12 años, y ella llevaba 9 meses dormida. ¿Que fue de los restantes años? ¿Porque no recordaba nada de ellos?. Tantas preguntas en su cabeza comenzaban a hacer que su cabeza volviera a dar vueltas; mientras se recostaba contra la cama tratando de asimilar todo noto el otro porta retratos, sin duda esa era otra pista de la vida que tenia en este nuevo mundo como ella pensaba.

    Si no fuera porque se vio en el centro de la foto, hubiera pensado que era una imagen que acompañaba el marco, ya que no reconocía a ninguno en ella, salvo a Zuki, pero debió ser una foto un tanto vieja pues ella seguramente tenia 16 años, y sakura apenas había crecido un poco de la foto anterior. Esta era una escena muy agradable, Zuki abrasaba cariñosa mente a Sakura dejando caer sus largos cabellos azules al rededor de ella, era una bonita imagen pues los colores de la cabellera pertenecientes a su hermana se combinaban perfectos con el rosa pálido de Sakura , envolviéndose juntas en el viento. Por otro lado a tras de Zuki se encontraba un hombre mayor de mirada severa pero con una cálida sonrisa que apoyaba su mano sobre el hombro de Zuki. Si no fuera por que tenia el mismo cabello azul marino con reflejos blancos, que tenia su hermana, no hubiese notado que tenían relación, en realidad la joven tenia mucho más parecido a la mujer que se encontraba de tras de Sakura sonriendo alegremente con la mirada fija en ambas chicas.
    Era una mujer bellisima de tes y ojos similares a los de Zuki, quizás solo un poco mas bronceada llegando a un suave color rosaseo, su cara era levemente mas cuadrada en la quijada pero aun así tenía la cabeza pequeña, sin duda ellos debían ser los padres de la joven.

    — ellos son nuestr...mis padres— tantos años de haber convivido juntas, jamas la sintió algo menos que su hermana y después de haber llegado a sus vidas nunca mas volvió a decir "mis" padres hasta ahora. — nuestros padres fueron amigos y socios mucho antes de nuestro nacimiento, al morir tus padres te uniste a nuestra familia — continuo explicando algunos detalles sin importancia creyendo que un poco de conversación casual ayudaría a aliviar un poco el ambiente.

    Todo tenia su lógica, no podía negar eso, pero aun así sentía como una angustia apretada en el pecho, unos padres que no volvería a ver y una familia entera que no logra recordar, ciertamente era mucho que procesar en un minuto, pero su hermana carecía de apuro en el asunto; ella se tomaba su tiempo, esporádica mente soltaba comentarios aleatorios para desviar la tensión de la situación, que Sakura agradecía internamente, estaba claro que ella sabia muy bien llevar la conversación hasta donde ella quería.

    — y ¿Donde están ellos?— claramente Zuki no logró desviar suficiente la conversación de estos delicados temas que quería evadir, pues Sakura hábilmente logro conducir la conversación devuelta a la realidad. De todas forma era algo inevitable pensó su hermana para sus adentros.

    — Sakura, tu y nuestros padres tuvieron un accidente, lograste sobrevivir pero...— no hacia falta que la joven terminara la frase, honestamente en 9 meses no había pensado en el tema, tras la muerte de sus padres Zuki tuvo que hablar con reporteros, empleados, empresarios, amigos, demasiadas personas para ella.

    Sakura se sentía muy extraña al oír eso, no podía decir que estaba realmente triste por perder por segunda vez a otros padres, puesto que no tenia ni noción de haberlos conocido, pero si tenía una pena extraña en su corazón, acompañada de un pequeño sentimiento de empatía. Zuki entendía perfectamente a Sakura y en este momento Sakura la entendía a ella; algo si era innegable para la joven, puede que no recordara a su hermana pero si sentía ese fuerte lazo que las unía.

    Así debió sentirse Sasuke con Itachi, pensó Sakura para sus adentros, se encontraba curiosa por saber que había pasado con todos sus amigos, sus compañeros pero creía que era suficiente indagación de su vida por un día.
    Estaba a punto de hacer un comentario cuando el sonido de la una persona golpeando la puerta interrumpió aquel momento intimo entre hermanas.

    — Adelante — dijo Zuki mientras le enviaba una disculpa con los ojos a la joven peli rosa, la cual con una leve sonrisa indico que estaba bien.

    —Asakura-sama disculpe las molestias — dijo una joven de cabellos negros ondulantes la cual se abría paso en la habitación.

    — Kurenai-sensei!! —grito Sakura sorprendida al ver la, Por fin alguien conocido pensó con alegría mientras fijaba sus ojos jade en los enigmáticos ojos rojos de la joven.

    — ¿Sensei? — Kurenai se hallaba incrédula a las palabras, nunca conoció a Sakura, bueno no despierta, ella fue contratada por Zuki poco después del accidente, mucho menos recordaba ser la sensei de Sakura.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Threadmarks: Capitulo 3
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1496
    Las dos mujeres se encontraban perplejas intercambiando miradas, como era posible que conociera su nombre se preguntaban no dando crédito a lo que pasaba.
    Los Haruno y los Asakura habían sido amigo desde la secundaria, una vez acabada la universidad decidieron emprender una serie de proyectos que los llevarían a la sima. Fueron conocidos como uno de los grupos mas prominentes del país, abocándose al comercio, asociaciones filantropícas, tecnología de punta en el área de la medicina, y últimamente llevaban a cabo trabajos de ingeniería en seguridad. Pero tras morir los padres de Sakura todo recayó en la familia Asakura, y por los últimos meses todo sopesaba sobre los hombros de Zuki.
    Era un trabajo extenuante para ella sola, los primeros meses llenaba la habitación hospitalaria de su hermana con toneladas de papeleo, y reuniones imprevistas con los abogados.
    Llevando a recluir a Sakura en el ala más lejana del hospital, evitando así molestias para todos. El primer mes muchos de los socios insistía en que contratara a una enfermera especial para que vigilara a su hermana por 24 horas, de no haber sido que necesitaba toda la ayuda posible de cada trabajador, los hubiese echado ni bien la idea cruzo por sus labios.
    Jamas dejaría a su hermana sola, era todo lo que tenían ahora, eso y una cantidad considerable de dinero para vivir cómodamente (acompañada de su buen montón de papeleo), pero eso ultimo jamas importo, hubiera dado cada centavo, cada gramo de su ser con tal de que Sakura volviera en si misma. Durante los siguientes meses tuvo médicos, neuro-ingenieros e ingenieros trabajando en cuanto avance se les ocurriera para traerla de vuelta, aunque esta vez la joven peli rosa se les había adelantado, despertando mucho antes de lo que la ciencia pudo avanzar. En consiguiente Zuki trato de explicarle a grandes rasgos y con palabras simples, quien era Kurenai, era casi imposible para ella lograr estar en dos lados al mismo tiempo, ademas en ocasiones era imprescindible para ella tener que retirarse a la empresa para las negociaciones o tramites correspondientes a la muerte de sus padres; por eso contrato a la joven de ojos rojos.
    Kurenai apenas le llevaba unos años por delante, aun así se entendían lo suficiente como para sentir que una leía la mente de la otra, ella se pasaba las horas en la oficina, resolviendo problemas de poca importancia, y todos los días sobre la misma hora se dirigía al hospital para entregarle a Zuki los resúmenes sobre el estado de la empresa, autorizaciones para firmar, investigación de mercado e investigaciones de los inversionistas.
    Había llegado a ser una trabajadora excepcional y una excelente amiga para la joven, tanto así que en las pocas ocasiones que era forzada a dejar el hospital, podía irse en calma sabiendo que su mano derecha se encargaría de todo.

    La joven de cabellos rosa escuchaba atentamente cada palabra que decía su hermana, pero todo aun así le resultaba muy extraño , conocía y no conocía a Kurenai. Era hasta casi hiriente para ella que no la recordara, a decir verdad según le iban contando, era difícil discernir la situación en si, se conocían desde los 12 años, aun mas luego de los exámenes chunin cuando los equipos comenzaron a trabajar más unidamente. Pero ahora, en esta realidad, solo era la hermana de alguien, con la que nunca cruzo una palabra hasta ahora.
    No lograba descifrar los sentimientos que corrían por su cuerpo, demasiadas emociones navegaban a través de sus venas volviendo a sentir que su mundo volvía a girar 360º por tercera vez en el día, no fue hasta que la cálida mano de su hermana apretó la suya, y una gentil sonrisa se poso en sus ojos color jade.

    — tranquila, no tienes porque entender todo de una sola vez — sujetó con fuerza su mano mientras entre ambas sentían un cálido sentimiento de alivio.

    — Disculpe Asakura Sama pero en Reinnegan la están esperando — comento Kurenai con un dejo de pena en su voz, como si se sintiera incomoda de romper el momento.

    — Kurenai frente a Sakura no es necesario que tengas esas formalidades conmigo, siempre te he dicho que tu puedes llamarme Zuki — la joven de cabellos azul marino soltó un pesado suspiro como si ya estuviera resignada a la actitud de Kurenai.

    Por otro lado Sakura estaba expectante a la situación. aunque no se conocieran aun era la maestra que recordaba, formal, cálida y con un aire sensual en su manera de vestir, todo le resultaba realmente confuso puesto que su mente comenzaba a preguntarse si realmente todo era un sueño, y si lo fue que era real?.
    Naruto, Sasuke, Kakashi, Tsunade, los conocía?, como pudo conocer a Kurenai sin realmente conocerla.
    Si Reinnegan era en realidad una empresa, que serian los de mas Kekkei Genkai que sabía?.
    Una fuerte angustia oprimió su pecho, no solo no sabia donde estaba, como ocurrió en el pasado, sino que esta vez ni siquiera sabia quien era realmente era ella, no sabia que era real ni que era mentira, su cuerpo estaba comenzando a desmoronarse, el temblor de sus brazos y piernas se sentían tan intensos que supo en un instante que estaba a punto de colapsaren un ataque de pánico, trataba de mantener su mente estable pero las dudas comenzaron a llover asfixiando la casi por completo,¿y si no existían ninguno de ellos? o ¿si existían pero no la conocían?. Su mente divagaba y como un demonio que hubiese poseído su mente este no dejaba de decirle Nadie sabe quien eres, tu no sabes quien eres, los has perdido a todos.

    Al ver los síntomas tanto Zuki como Kurenai, no tardaron en reaccionar, casi sin siquiera pensarlo cada una tomo un rol, la joven de cabellos ondulantes y negros sostuvo a la pequeña Sakura entre sus brazos, tratando de que su cuerpo no se dejara caer en la cama, mientras que Zuki busco entre los cajones de la habitación una bolsa puesto que reconocía cual seria la siguiente catástrofe a suceder. Hubiera deseado tener mas suerte y encontrar una bolsa de plástico o de papel, pero eso ya era pedir demasiado, lo único que logro encontrar fue una gorra de operaciones, no era demasiado útil pero debía bastar. Corrió hasta su pequeña hermana y justo antes de que la hiperventilación comenzara colocó la misma en su boca.

    Observar a la joven de largos cabellos rosa abrazarse con todas sus fuerzas a Kurenai le provoco un pequeño espasmo en su cuerpo, no dejaba de cuestionarse si todo esto lo provoco ella, quizás era demasiado para un solo día, y debió contener todo impulso que sintió de contarle todo lo que sucedió. En el pasado fueron tan unidas y cercanas como hermanas de verdad, las pocas veces en las que Zuki no le contó la verdad a su hermana fueron mas que nada por privacidad o por protección. Protección pensó por un segundo, y se recrimino el hecho de que no estaba protegiendo del todo bien a su hermana, pero el daño ya estaba hecho solo le bastaba cuidar mejor sus palabras de ahora en adelante.

    Luego de que la joven lograse volver a la normalidad, la sala quedo en completo silencio por un momento, ella quería contarles pero temía quedar por loca, y su hermana quería preguntar pero tenia miedo de provocar otro ataque. Sin embargo el incomodo vació de palabras que se genero en la habitación parecía no estar ayudando a nadie, Zuki iba a abrir la boca para negarse a ir a trabajar pero su hermana como si leyera sus pensamientos la detuvo.

    — No te preocupes, ve yo estaré bien aquí con Kurenai y las enfermeras— si fuese a estar peor tampoco estaba segura de llegar a estarlo.

    — ve yo me encargo — añadió su mano derecha, enviándole una mirada que llevaba un mensaje claro "no puedes faltar".

    A sabiendas que si largaba cualquier tipo de reproche Kurenai terminaría por explicar la serie de problemas por los que era imperioso que fuera a la cede de la ciudad a hablar con los de la junta directiva y seguramente con unos cuantos científicos y empleados que buscaban como siempre la oportunidad de exclamar sus problemas o planes a la cabeza de mando. Todo ese tramite podría provocar más preguntas en Sakura y desencadenar mas problemas, así sin mas solo con un fuerte suspiro de resignación asintió con la cabeza aceptando las ordenes de ellas.

    —Bien, volveré en cuanto me desocupe de todo y ya sabes cualquier cosa que pase aquí es mi prioridad ¿ok? — en eso si que no había negociación, la poca familia que le quedaba iba a ser siempre su máxima prioridad y Kurenai lo sabia.

    Tanto Sakura como Kurenai se sintieron enternecidas por la arraigada protección que le proporcionaba a su pequeña hermana, la joven de ojos rojos solo asintió con su cabeza, y la pequeña (que no era tan pequeña) despidió con la mano a su hermana. dejándolas solas finalmente.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  5.  
    Luix

    Luix Orientador del Mes Orientador Stalking girl ♡ Duende bloguero

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,089
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Leer de un tirón esto ha sido hermoso, el pánico en el que terminó Sakura era de esperarse, pero a la vez me fue muy impresionante que de la forma en la que lo incluyes a la historia fue bastante "épico". La desesperación de ambas también lo fue, creo que antes el pánico del momento fue muy buena reacción.

    Por primera vez en mi vida siento hasta pena por la Haruno, y es que estar en un mundo completamente diferente pero con las mismas personas y que a su vez no conozca a nadie. Si que debe ser horrible.

    Estoy bastante entretenida con tu fic, siento mucha curiosidad de si se va a animar Sakura a entrar en interrogatorios con Kurenai, o si simplemente lo va a dejar para calmarse, sin duda también quiero saber si están Sasuke o Naruto, incluso Tsunade, creo que es a quien mas estoy esperando por ver. Sería un gran golpe el que ninguno la reconozca tampoco.

    Sin duda seguiré leyendo~
    ¡Saludos!
     
  6.  
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Gracias Luix :D quiero aprovechar este momento para agradecerte que leas mi fic casi siempre me olvido después de escribir agradecer a mis lectores porque me viene la inspiración y comienzo a teclear y no paro.
    Y bueno mas allá de que siempre me gusta poner un personaje nuevo en mis historias, justamente Zuki esta para eso, para evitar que Sakura se vuelva loca jejeje pero bueno me siento animada con este fic así que seguramente lo continué por un buen tiempo.
     
    Última edición: 29 Noviembre 2019
    • Fangirl Fangirl x 1
  7. Threadmarks: Capitulo 4
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1636
    N/A: Antes de empezar este capitulo si no pasaron por mi blog les dejo un regalito, anoche en mi desvelo hice la tapa de este fic el cual dejare aquí abajo para que lo vean :D sin mas preámbulos comenzamos


    Una, dos, cuatro, ocho, Sakura contaba para sus adentros la cantidad de horas que pudo haberse dormido, instantáneamente el momento en el que ella cruzo el umbral Aiko (la enfermera) se abrió paso en la habitación para proporcionarle a la joven un calmante que la sumió en un sueño profundo. En ese momento no pudo soñar nada, su mente era un completo vació negro muy similar al que estuvo antes de llegar aquí, o bueno despertar en su actual realidad.
    En el fondo deseaba que una ves abriera los ojos hallarse nuevamente en Konoha, con sus padres, con sus amigos, y que todo lo que estaba pasando no fuera mas que el producto de un trauma, un jutsu, incluso un veneno poderoso. Pero no fue así, en el momento que volvió a si misma noto que todo seguía igual, su cuerpo levemente desnutrido pesaba, la habitación del hospital era la misma, la única cosa diferente es que en este momento en vez de hallar a su hermana en el sillón, podía ver perfectamente a su antigua maestra sentada leyendo unos documentos.
    ¿Sera la misma de siempre? pensó la joven mientras volteaba su rostro hacia aquella mujer. Su apariencia no cambio en absoluto, su maquillaje suave pero llamativo, su largo cabello ondulado suelto enmarcando su rostro, sus ropas aunque diferentes a su atuendo ninja, de notaban la misma sensualidad que en el pasado, una falda recta por debajo de los muslos color blanca, una blusa roja con un escote en v que caía ligeramente a los costados metiéndose suavemente por debajo de la ropa, a la hora de hablar con sus superiores se mostraba tan formal como lo había sido con los Hokages. Pero la duda le carcomía tanto que decidió aventurarse a averiguarlo.

    — ¿Cuanto tiempo dormí? — abrió la conversación con suavidad mientras fijaba sus ojos color jade sobre Kurenai. No era un tema particularmente amplio pero fue lo único que se le ocurrió para empezar.

    — No tanto como deberías — su tono era suave y un poco burlón, era claro que trataba de amenizar el ambiente y que la joven se sintiera cómoda con ella, a pesar de no saber como la conocía, Kurenai creía que le podría dar una ventaja a la hora de cuidar de ella — solo unas cuantas horas, se que es tarde pero tu hermana volverá pronto —

    — Esta bien...—dijo la joven con un dejo de pena en su voz, no es que la ausencia de su hermana fuese un trago amargo, pero cuando la miraba sentía un poco de pena por ella, quizás tanto como para si misma puesto que ella también perdió a sus padres y la única familia que tiene, no lograba reconocerla.

    La joven de cabellos negros no pudo evitar notar, en esas simples palabras, el pequeño sentimiento que invadía el cuerpo de Sakura, cerro la carpeta de archivos que tenia en su mano colocando la con delicadeza sobre la mesa auxiliar, para observar los directo a los ojos jade de la muchacha, con una mirada seria y comprensiva.

    — ¿Que sucede?— su voz era amable pero realmente era difícil dejar lugar a alguna escapatoria cuando ella se ponía seria.

    Hay cosas que no cambiaron se dijo para sus adentros perdiéndose en la mirada de rubí que tenia Kurenai, pero como explicarle las cosas, ya ni ella sabia si lo que vivió todos esos años, fue real, no tenia seguridad alguna tan siquiera que no fueron 12 años, sino 9 meses. Pensar demasiado en eso la llevaba en un ir y venir de confusión que no lograba entender.

    — Zuki, también perdió a sus padres, y yo no los recuerdo... ni a ella— decidió empezar por lo simple, si la mujer seguía siendo tan hábil como recordaba era una de las personas mas indicadas para ayudarla a desenredar esta madeja de problemas, y encontrar una manera de sobrevivir.

    Y si, Sakura no se equivocaba, Kurenai era en ese momento la persona mas indicada para echar un poco de luz sobre este asunto, puesto que ella entendía exactamente lo que quería decir la joven sin mencionarlo por completo.

    — sin importar si la conozcas o no, al menos se tienen la una a la otra — dijo dándole una pequeña sonrisa mientras se acercaba a la cama para estar un poco mas cerca de la joven —Es difícil confiar en un desconocido, incluso si nunca logras recordarla, lo que sabes de ella hasta ahora podría ser que te de la seguridad necesaria para darle la un voto de confianza—

    Como ella lograba entender todo tan bien, con tan pocas palabras, eso era algo que la joven peli rosa no podía evitar preguntarse, sus palabras eran tan certeras que la llevo a reflexionar profundamente lo que sabia hasta ahora. Quiera o no, ya no estaba en el mundo que ella conocía, y ciertamente debía dejar de cuestiona que era real o que no, o terminaría por volverse loca. Muy a su pesar y a regañadientes con su yo interior terminaron por aceptar que esta era su realidad, que todo lo vivido era producto de algún sueño sicodelico producto de un coma, quizás incluso vivió alguna vida pasada ya que esta época seguramente era mas moderna de la que había estado los años anteriores.
    No podía negar que ella y Zuki tenían un lazo intangible que se podía sentir familiar en ella, se notaba cuan reticente se sentía a abandonar la habitación, tanto como para dejar lo único que le quedaba de sus padres en manos de un tercero durante todo este tiempo.

    —No tienes que tener una decisión ahora, y ciertamente no tienes porque decirle a nadie si confías o no en ella— Concluyo Kurenai mientras observaba con cierta mirada divertida como la peli rosa se debatía entre lo que debía o no hacer.

    Poco después de eso, solo siguieron conversaciones banales, como el clima, libros, aparentemente el pasatiempo de Zuki todo este tiempo había sido leer le a la inerte de su hermana libros de historia y leyendas japonesas. No era de extrañar para Sakura que todo lo soñado fuera producto de la tonelada de libros que le leía día tras día su hermana. Así mismo Kurenai le contaba algunas cosas sin importancia de la empresa, como anécdotas de los empleados y como muchas veces tenia que poner una vídeo conferencia con Zuki para que ellos se comportara.
    La tarde transcurrió tranquila y justo antes del crepúsculo cruzo por la puerta la joven de cabellos azules. A pesar de que daba la sensación de cargar una montaña en sus hombros al punto de querer arrastrarse hasta el sillón mas cercano, mantenía un apariencia impecable, el pelo bien arreglado junto a su maquillaje, y su ropa ni un solo pliegue a la vista.

    — Bienvenida — Dijo Sakura con una flamante sonrisa la cual provocaba que cualquier pesar se aliviara al instante.

    No cabía duda, para Zuki que volver al hospital y encontrarse a su hermana despierta era el mayor de los alivios, nada era suficientemente pesado ahora que podía tener de regreso una parte de su familia, aun si no la recordaba, tenia fe de que su hermana seguía ahí dentro.

    — ¿Que tal nos fue? — pregunto Kurenai, mientras dirigía sus orbes rojos a los flamantes ojos color miel de la joven.

    — Juro que si escucho otra pelea entre Sarutobi y Orochimaru prendere fuego el laboratorio y dejare los tratos con Hiruzen — soltó un pesado suspiro mientras sostenía su cabeza con una mano, mientras veía como la joven de cabellos negros se divertía picaramente de la situación — juro que hay días que no se como no los matas, bueno si se, no es legal, pero si lo fuera tienes mi completa autorización

    La sala comenzó a estallar en risas, incluso para Sakura, quien no paraba de imaginar a Kurenia y Zuki, tratando de matar a un ser inmortal y uno de los grandes Kages de la hoja, claro aun cuando no fuera real, era una imagen divertida de imaginar.

    — Sakura se que es pronto para decirte esto... pero los accionistas no me han dejado salida, y tampoco mis padres... a partir de mañana deberás comenzar a rehabilitarte — dijo frustrada, odiaba no poder hallar salida cuando se trataba de su familia, y tampoco quería apresurar el proceso de Sakura pero no tenia mucha opción. — Necesitamos mudarnos a la capital, es la única manera en la que pueda trabajar y cuidar de ti, pero en este estado es muy riesgoso hacer un cambio drástico.—

    Aunque la noticia era un poco repentina no es como si fuera un gran golpe para ella, solo tedioso, sabia de sobra que subir de peso y la fisioterapia iban a resultar un poco extenuante pero tampoco deseaba ser una carga para su hermana, la cual notaba a leguas como se esforzaba en mantener su vida, su trabajo y su familia en equilibrio sin importar cuan extenuante fuese.

    — sabes.. creo que este coma te dio poderes psíquicos—dijo en tono de broma Zuki mientras se acercaba a Sakura con un folleto en la mano — debo inscribirte en un colegio el próximo año y este es el mejor de la ciudad — sonriendo dulcemente le entrego el folleto en las manos.

    Sakura dudo una fracción de segundo pensando en que era lo que trataba de decirle, sin embargo cuando leyó aquella hoja plegada en tres, sus ojos se abrieron como platos.
    El nombre de la secundaria era Konoha
     
    • Impaktado Impaktado x 1
  8.  
    Luix

    Luix Orientador del Mes Orientador Stalking girl ♡ Duende bloguero

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,089
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Morí al saber de Orochimaru en una empresa y con un comportamiento extraño, aunque es muy gracioso, especialmente luego de ver el pensamiento de Sakura aun mas. Bueno viendo la escuela donde la quieren anotar, supongo que va a tomar con muchos.


    Kurenai me ha parecido muy adorable con Sakura,y de la misma forma espero que a finales pueda llevarse más con su hermana :3


    Aunque en algunas partes me he trabado por algunas palabras de más, sin duda fue hermoso y muy sentimental.
    Saludos
     
  9. Threadmarks: capitulo 5
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1607
    Los siguientes meses pasaron en un abrir y cerrar de ojos, Sakura se hallaba motivada por la idea de ir a la secundaria, según le explico Kurenai era similar a lo que ella conoció como academia ninja, solo que sin las clases de lucha, espionaje o jutsus.
    Era tranquilizante saber que no tenia que prepararse para un peligro inminente de vida o muerte, las guerras no eran cosa común en este mundo, según Zuki la única guerra que alguna vez afrontaría seria la de evitar que Orochimaru creara androides malvados que dominen la tierra, o simplemente que haga lo que se le pide sin tergiversar sus palabras.

    Si definitivamente es algo que Orochimaru haría se dijo para si misma la joven pelirrosa, recordando todos los problemas que creía había causado en su otra vida. A lo largo de su día a día las tres jóvenes se sumían en una rutina extenuante para todos. Kurenai siempre andaba yendo y viniendo con papeleo, café, comida que no fuera de hospital la cual las hermanas comían rápidamente a escondidas de las enfermeras, Sakura se repartía entre fisioterapia y libros de historia, ingles, matemática, literatura, física, química, de no ser por biología y matemática en el resto se veía completamente desorientada, Zuki sermoneaba constantemente a su hermana por la sobre exigencia que llevaba.

    Todos los días le decía —no pasa nada si te atrasas un año o dos, no tienes porque presionarte —

    Pero la joven de cabellos rosa hacia caso omiso de los consejos de su hermana, mayormente porque tenia la esperanza de poder encontrar a sus amigos así como encontró a Kurenai; aunque era debatible quien encontró a quien, no obstante ella se reía de su consejo, pues Zuki parecía no seguirlo, ella solía llegar al hospital a buscarla siempre colgada de su manos libre junto a una pila de archivos y una laptop con la cual daba sus vídeo conferencias cuando las clases y citas medicas de Sakura se lo permitían.
    En un abrir y cerrar de ojos, Sakura ya se encontraba empacando las cosas de la casa de Zuki, aunque también había sido su casa durante muchos años no lograba sentir algunas cosas como propias, a diferencia de su hermana, a la cual le llego a tener mucho cariño.

    — Fugaku entiendo el trato con mis padres pero..—hablaba la joven de pelo azul a través del teléfono, bueno hablar era un decir pues cada vez que trataba de decir una oración completa se notaba que la otra persona no colaboraba en darle su turno para hablar —si pero… escucha no creo que..—tantas veces que le había cortado la palabra Sakura veía claramente como una vena de la sien de su hermana comenzaba a crecer en la cien.


    —te apuesto 5 dolares a que termina lanzando el celular a la calle— dijo divertida la joven a Kurenai quien se encontraba ahí justamente para apaciguar los problemas de trabajo mientras la chica de pelo azul organizaba la mudanza.

    —Dios espero que no, es el tercer teléfono que le compra la compañía esta semana—comento resignada ante los pasados acontecimientos.

    —Me importa un rábano Fugaku!!! iremos el martes y se acabo!!.—dijo Zuki ya harta de la conversación apagando el celular y lanzando lo a Kurenai —La próxima persona que te diga que no puede esperar hasta la fecha acordada dile que se vaya inmediatamente de la compañía— concluyo ya molesta la joven caminando en dirección a unas cajas apiladas al lado del camión.

    —ey no es necesario que te quedes haciendo la mudanza conmigo, están los chicos que contrataste, y tampoco tienes porque cancelar tu agenda para acompañarme el primer día en el colegio—se acerco su pequeña hermana tratando de calmar los ánimos.

    Zuki se giro y la abrazo con mucha ternura, sintiéndose conmovida de como su hermanita trataba de apoyarla en cuanto pudiera, pero momentos así no iban a ser negociables, era consciente que en un futuro próximo no iba a poder estar tan presente en su vida como lo estaba ahora.
    Ya se encontraba sana y muy poco ejecutivos de la compañía iban a entender las prioridades que tenia en ese momento, el futuro seria incierto para ambas así que no dejaría escapar esta ocasión.

    —tu tampoco te sumes al equipo de lleven le la contraria a Zuki— dijo entre risas mientras le daba un golpesito con la palma de su mano en la cabeza.

    —¿que estaba pasando?—pregunto la joven con sus curiosos ojos jades mirando a su hermana. Últimamente Sakura estaba tratando de interiorizarse más en el negocio familiar aunque la peli azul prefería que se ocupara de sus estudios y su salud antes que de algo tan complejo como los negocios.

    —ideas fantásticas de nuestros padres, pero no hablemos de eso ahora, tratemos de pasarla bien—sonrió mientras ágilmente desvanecía el tema en el aire.

    Para Sakura se sentía como si fuera la primera vez que se mudaba, pese a que había visto fotos en las que parecía que nunca se quedaban quietos, siempre viajando a ciudades nuevas, conociendo nuevos amigos. Incluso aunque Zuki le había dicho que vivieron siempre en la misma ciudad, notaba como sus padres las mantenían ocupadas con momentos familiares de todo tipo, desde cenas de beneficio hasta visitas a la casa de los abuelos de la peli azul. Sus amigos de siempre, los vio como amigos nuevos que durante los meses de hospitalización la visitaban a diario, no se parecían en nada a los chicos de su vida anterior pero todos eran realmente divertidos y amables, a menudo Sakura era el centro de las pequeñas bromas picaras, pues siempre le decían que le su cerebro fue lavado por aliens, no sabia usar un smartphone, una tablet, un ebook ni una computadora, ellos fueron los encargados de enseñarle de cero las nuevas tecnologías.

    El camino les llevo casi un día entero de viaje, el cual se hizo llevadero entre las anécdotas de las vacaciones familiares, las películas proyectadas desde la tablet, las cuales hallo mucho mejores, entre ellas se enamoro de El castillo vagabundo, aun cuando el protagonista resultaba ser un poco superficial, hallaba irresistible la caballerosidad que mostraba al final.
    De repente el auto se detuvo justo cuando Sakura estaba a punto de comenzar a ver otra de las fascinantes películas del estudio Gbibli, su primer instinto fue asomar la cabeza por la ventana, pero debido a la sonrisa de su hermana era obvio que ya habían llegado. Zuki jamas le mostró una foto de su futura casa, quería mantener la sorpresa, para que todo fuera mas emocionante, Sakura, quien no se contuvo más, dio un brinco de bajo del auto para ver los alrededores.

    Primero observo los alrededores, era una combinación perfecta entre ciudad y campo, había arboledas por doquier, y las casas, que mas bien eran pequeños chalets, se encontraban apartadas por varios metros una de la otra. Podías divisar perfectamente el camino hacia la ciudad aunque imagino que si iba a pie tardaría al menos una hora en ir hasta allá. Es una mala suerte que ya no pueda usar mi chakra para correr y saltar por los arboles, podría reducir el trayecto a la mitad, pensó con resignación. Camino hacia el otro lado del auto parándose junto a su hermana quien se encontraba mirando una pequeña casa estilo Americano.
    La casa era tan grande como la mansión que solían tener sus padres, era claro que para ellas dos era algo excesivo, pero a Sakura no le pareció tampoco pequeña, era agradable a la vista, con un lindo jardín lleno de flores rosas y violetas, con un pequeño sauce llorón en la entrada. Tenia las paredes de un color blanco marfil, con un deck de madera color caoba junto a sus escaleras, ventana y puertas a juegos. En el deck colgaba una hamaca paraguaya azul en un extremo, y en el otro un pequeño banco de hierro y madera acompañado de una mesa de café de vidrio y hierro negro. Al frente solo se podía ver en la entrada un ventanal enorme que cubría mas de la mitad de la pared junto a la puerta.
    Los tejados eran de color azul oscuro y si levantabas la vista te dabas cuenta que tenia dos habitaciones muy espaciosa una junto a la otra.

    —¿que te parece?— giro la muchacha de ojos miel la vista a su pequeña hermana quien estaba absorta observando todo el lugar, desde los faroles de luz solar en la entrada hasta las pequeñas aves sobre volando la casa.

    —Es preciosa— dijo Sakura caminando junto a su hermana dentro de la casa—aunque no se como haré para ir a clases— rió por lo bajo

    —Por lo pronto, yo o Kurenai te llevaremos, también tienes una bicicleta que puedes usar aunque preferiría pagarte las clases de manejo y darte uno de los autos de la compañía—concluyo Zuki mientras tomaba asiento en el pórtico.

    —creo que aceptare las clases de manejo—sonrió, pensó que seria mucho más efectivo y menos vergonzoso aprender a manejar que a andar en bicicleta, ya que no estaba segura de poder recordar como se hacia.

    Las horas siguientes solo les dio el cuerpo para descargar todas las cajas en el ya amueblado salón, para pasar el día siguiente distribuyendo las cosas por las habitaciones. Zuki le había comprado una serie de elementos de decoración a Sakura para que pudiese decorar al menos su habitación a gusto, tratando de que ella encontrara un rincón seguro y cómodo dentro de su nuevo hogar. El domingo transcurría tranquilo ambas agradecían un poco de paz en sus vidas al menos por un día.
     
    • Adorable Adorable x 1
  10.  
    Luix

    Luix Orientador del Mes Orientador Stalking girl ♡ Duende bloguero

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,089
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mas épico imaginarla andar en bicicleta y caer que manejando un teléfono móvil xD. La casa me ha encantado, al igual que la apuesta que le hacía a Kurenai, de hecho esperaba que lo aviente y que al menos termine magullado algún extraño transeúnte.

    Bueno creo que no puedo de mucho del mismo, ya que más que nada expresas lo que es la casa principalmente, sigo pensando que es un poco triste que no sepa nada de nada, aunque también me divierte (?)

    Saludos~
     
    • Adorable Adorable x 1
  11.  
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    simplemente no podía continuar la historia sin mencionar como había sido el transcurso de los meses, y la mudanza, estoy 100% consciente que a sido un capitulo de relleno con la única importancia de mostrar algunas cualidades nuevas, y un guiño a quienes aparecerán la proxima
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  12. Threadmarks: Capitulo 6
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1637
    El despertador comenzó su estruendoso canto entre las paredes donde se encontraba la habitación de Sakura, ese era un sonido que era igual de molesto en las mañanas no importaba en que realidad estuviera. Al menos ya no tenia esa fuerza bestial que muchas ve convirtió el aparato en añicos.

    - Sakura si quieres desayunar debes bajar ya!- grito su hermana desde las escaleras, casi tan alto como el volumen del dichoso artefacto.

    Ciertamente ya no podía correr a toda velocidad impulsándose con su chakra, y pasar gran parte de su día sin alimento alguno no era la más atractiva de las ideas. Con un pequeño quejido que disipaba la pereza comenzó a estirar sus músculos para al fin levantarse.
    Le había llevado su tiempo acostumbrarse a las nuevas ropas, ciertamente la idea de tener que ir a la academia con uniforme era algo que no terminaba de convencerla, durante sus tiempos en Konoha su único distintivo de pertenencia fue aquella bandana con la chapa plateada repujada con el signo de la aldea.
    Aunque la ropa no estaba mal, definitivamente era mas femenina que los trajes chunin, o jounin, que vestían, este se componía de una falda tableada color azul marino que le llegaba hasta solo 5 cm por encima de las rodillas. Me hace hasta mejores piernas, pensó la joven un poco coqueta al observarse frente a un espejo mientras se abrochaba los últimos botones de su camisa blanca, con el nombre del colegio bordado. Tomo la chaqueta de jean oscuro perteneciente al uniforme, y bajo corriendo las escalera.
    Camino lentamente hacia el desayunador de color pino que se encontraba en la cocina, sentándose en uno de los altos boquillos mirando hacia la encimera de mármol. Ahí se encontraba su hermana con su típico traje de oficina, un vestido largo y morado que caía de forma recta hasta por debajo de su rodilla, era casi discreto de no ser por el lago tajo que llevaba al muslo que dejaba ver el interior del forro plateado, su mirada se encontraba fija en su espalda, la cual colgaba su largo cabello rebasando las caderas, Sakura podría jurar que si no fuera por el moño y algunas trenzas pequeñas las cuales colgaban del mismo, su pelo llegaría casi a las rodillas. Una parte de Sakura deseo tener un pelo como el suyo, con esos mechones blancos que le hacían pensar en una noche estrellada.

    -¿Vas a seducir a mis nuevos maestros?..- dijo la peli rosa gastando le una broma inocente – dejame decirte que es una táctica muy antigua no creo que funcione-rio suavemente por lo bajo

    -ja ja… quizás este traje logre convencer a Orochimaru de trabajar correctamente- continuo la broma mientras se giraba para darle a Sakura un plato de su postre favorito – aunque yo no se ya si le gustan los hombres o las mujeres -

    Ambas rieron al unisono, mientras Sakura le daba una probada al trozo de anko que traía su postre, una parte de ella se sorprendía de los pequeños detalles que la joven de cabellos bicolor recordaba, aun los que juraba que nunca le contó. Una vez ambas terminaron sus respectivos desayunos partieron hacia la secundaria en el flamante auto plateado que le consiguió Kurenai. Este era moderno sin llegar a ser ostentoso, perfecto para Zuki quien jamas le gusto llamar la atención, al menos no por el dinero que poseían, sin embargo era realmente veloz y cómodo ya que seguramente pasaría muchas horas sobre el.
    Este al menos fue lo suficientemente veloz para transformar un recorrido de 45 minutos a pie, en tan solo 20 minutos, aunque claro, a la joven peli rosa aun le costaba acostumbrarse a la pasión de su hermana por la alta velocidad.

    -Sabes, no pasaba nada si el recorrido lo hubieras hecho solo en 25 minutos- dijo Sakura al bajarse del auto un poco temblorosa.

    -ya te acostumbraras- menciono sin darle mucha importancia al asunto – creo que ya estas grande para ir sola al salón ¿cierto? - sonrió con un pequeño tono de burla recordando cuando la pequeña recién había llegado a la familia y Zuki tuvo que entrar a su nueva colegio con ella.

    - si mamá puedo sola – rio un poco aunque internamente agradecía no recordar ese momento y asi no tener nada de que avergonzarse

    Intercambiaron unas pequeñas miradas sonrientes y cada cual tomo su camino. Definitivamente esto no es la academia ninja pensó arreglándose su suave cabello rosa atrás del listón rojo que compro para recordar a su vieja amiga. Era un edificio que mezclaba perfectamente un aire antiguo ingles con la modernidad de este siglo, constaba de tres edificios con tejados levemente en caída de color ladrillo, los cuales se unían por pasillos techados sostenidos por columnas rojas, el sitio estaba rodeado de áreas verdes, con todo tipo de flores, plantas y arboles, al centro se hallaba una fuente circular enroma cuyo chorro salia desde el centro escalando al menos 2 metros hacia arriba dejando caer el agua igual que una llovizna, era agradable ver como unos cuantos alumnos se sentaban al rededor de la fuente a conversar.
    Sakura fijaba atentamente la vista en cada uno, tratando fallidamente de reconocer a alguno de sus antiguos amigos en aquellos muchachos. Sin darse cuenta sintió como se golpeaba fuertemente contra algo que la hizo caer de espaldas sobre el suelo.

    -fijate dattebayo! - Escucho Sakura al caer.

    La ultima palabra hizo que abriera sus ojos de par en par, la sabia de una sola persona en el mundo capaz de decir “dattebayo”, tuvo que frenar sus impulsos para gritar su nombre y hasta de abrazarlo al sentir cierto alivio en volver a ver una cara conocida. No tenia idea si la reconocería, y no quería que otra persona ademas de Kurenai, creyera que estaba loca.
    El muchacho abrió uno de sus cristalinos ojos azules para encontrarse levemente maravillado con los ojos jade que hallaba frente a si. Rápidamente se sentó entre sus talones y agacho la cabeza dispuesto a disculparse.

    - L..lo siento da..dattebayo...- su voz tartamudeaba aunque no tenia idea aun de porque se hallaba tan nervioso, mas halla de que un segundo le basto para pensar que la chica tenia un rostro hermoso.

    En otro momento Naruto se hubiese puesto pálido y básicamente rogaría por su vida, pensó la peli rosa mientras miraba el lenguaje corporal del chico, solo eso le basto para darse cuenta que no la reconocía ni un pelo. No todo era malo, esta era la oportunidad perfecta para empezar de nuevo con el, sentía muy en el fondo que sin importar que tan dura fuera con el, Naruto siempre la protegió, fue amable con ella aun cuando no lo merecía, esto le daba una nueva oportunidad para ser diferente con el.

    - Fue mi error, soy nueva y estaba admirando la fuente, no vi por donde caminaba..- menciono mientras se paraba sacudiéndose la ropa. Poco después con una sonrisa extendió su mano para ayudar al joven de ojos Azules a levantarse – Soy Sakura Haruno -

    No era usual que alguien, mucho menos una chica, lo tratara con amabilidad desde un principio, para el siempre había sido difícil iniciar las amistades, por eso se sintió gratamente sorprendido al ver como extendía su mano amistosa mente.

    - yo soy Naruto Uzu..- iba a terminar la frase pero una voz a espaldas de la chica los interrumpió

    -Usuratonkachi.. están estorbando – dijo una voz seria y profunda que hizo temblar a la joven, crispar los nervios de Naruto.

    Sakura reconocería esa voz donde sea, no cabía la menor duda para ella al sentir como solo su voz aceleraba su corazón como el primer día que lo vio, aunque estaba de espaldas tenia miles de preguntas que la mantenían helada en su sitio. ¿se vería igual? ¿como seria en este nuevo mundo? ¿la reconocería?. Solo logro mover su cuerpo lo suficiente para mirar de reojo por en sima de su hombro.
    Definitivamente era Sasuke, mismo rostro, mismo peinado, hasta se atrevía a decir que su aroma no había cambiado en absoluto, quizás era un poco mas alto de lo que recordaba, pero era definitivamente el mismo chico pero con ropas diferentes, el llevaba la camisa del colegio con solo dos botones del centro prendido, la corbata perteneciente al uniforme masculino colgaba a los costados como si nunca la hubiera tratado de atar, sobre un hombro colgaba la chaqueta de jean del uniforme haciendo juego con sus pantalones y sobre el otro colgaba su mochila negra.

    - Teme.. podrías tratar de ser educado frente a la chica nueva?..- exclamo frunciendo el ceño tratando de desafiarlo con sus ojos azules.

    -Tsk- ese fue el único sonido que salio en respuesta mientras que sin importar si Naruto se moviera o no se abrió paso entre ambos chicos, golpeando el hombro del chico al pasar.

    Naruto suspiro resignado, y frustrado al ver el comportamiento de el peli negro al pasar, no había que venir de otra dimensión para notar que aun existía una especie de rivalidad latente entre ellos, un tema inconcluso o algo que los llevó a tener fricción en esta vida también. Sakura no quería sacar conclusiones precipitadas pero debido algunas cosas que estuvo investigando en Internet, no creía que la familia del chico halla sido masacrada, no es que hubiera mucha cosa de ellos, no aparecía ni una sola foto de los miembros en la red, únicamente información de los negocios familiares, aunque nada que corroborara que se trataba de Sasuke. Así que no podía sacar cuentas de porque en este mundo el seguía siendo tan frió y distante, incluso grosero en ocasiones.

    Esta vez sera distinto, tu y yo seremos distintos. Pensó Sakura mientras fijaba sus orbes verdes sobre la espalda del joven peli negro.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  13.  
    Luix

    Luix Orientador del Mes Orientador Stalking girl ♡ Duende bloguero

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,089
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Admito que me gustó cuando le dijo eso a Sakura sin titubear al principio Naruto, pese a que después ya me diera mucha intriga su vida y también la del Uchiha, pues siento que su vida es todo un misterio. O la delengua Uzumaki, tal vez sus padres están vivos, ¡ME emociona de tan solo pensarlo!

    Que exista esa rivalidad entre ambos me hace pensar en que será por ella (?) O tal vez por algo más. Pero sin dudas espero que sea algo muy pasional (?

    Saludos ~
     
    • Adorable Adorable x 1
  14. Threadmarks: Capitulo 7
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1420
    Nota: cuando haya *** significa un cambio de escenario
    Ding dang dong, sonaron las campanas indicando el comienzo de las clases. Fue en ese momento que ambos jóvenes despertaron del trance en el cual los tenia sumidos sus pensamientos, tras aquel encuentro con el joven de cabellos negros y mirada fría.

    — Demonios!!...llegaremos tarde!— alzo la voz alarmado el chico de cabellos dorados, estaba a punto de tomar la mano de la joven cuando se percato de un minúsculo detalle. —etto... ¿a que clase vas?— sonrió con un poco de nerviosismo mirando a la joven. Genial ahora pensara que soy un idiota pensó.

    El mismo Naruto de siempre se decía a si misma Sakura mientras se echaba una pequeña riza por debajo. —estoy en la clase 4º C — menciono con una pequeña sonrisa recordando los momentos en la Academia ninja.

    — Genial!!, estamos en la misma clase — Sonrio Naruto mientras tomaba su mano y corría en dirección a los salones.

    En estos últimos meses la joven de cabellos rosa jamas se había sentido tan a gusto como en este momento, real o no, sabia que el lazo de amistad aun existía, esto la llevaba a pensar en que quizás solo revivió una vida pasada mezclada con fantasía, y debido al accidente olvido todo de esta, hasta ahora era la mejor hipótesis que se le ocurría.

    ***
    El trafico era un infierno asegurado en la capital, muy en el fondo Zuki comenzó a pensar que elegir una casa a las afueras de la ciudad se volvería tedioso al final del día. Lo único que atenuaba su frustración era el hecho de saber que su casa se encontraría en un vecindario seguro y tranquilo, para la joven peli azul esto era lo más importante. Sabia que pasaría horas o incluso días afuera, poder tener la seguridad de pensar que su hermana estaría en un sitio seguro era reconfortante.
    De repente un fuerte y dulce aroma se escabullo por la ventanilla del auto. Que rico! pensó mientras se le hacia agua la boca saboreando el olor a café que emanaba una pequeña cafetería. No pasara nada si me demoro un poco se dijo a si misma con un pequeño tono de picardia.
    Usualmente no llegaba tarde a la oficina, Kurenai ajustaba sus agendas para que lo primero en la lista fuera una supervisión de los diferentes sectores dentro del edificio por lo que no pasaba nada si hoy se perdía de ver uno o dos por una taza de su bebida favorita. Estaciono su auto plateado no muy lejos de la tienda para emprender rumbo hacia ella.

    Se encontraba tan apurada por llegar a ella que sin notarlo choco con alguien levemente. — Perdona, no me fije estaba apurada — en ese momento no se tomo un momento para mirar a la persona con la que chocó, solo vio un par de libros y papeles en el suelo los cuales se dedico a recoger para disculparse.

    —¿estas bien?— su voz profunda le indico que aquella persona se trataba de un hombre, y justo en el momento en el que iba a levantar la mirada sus manos rozaron suavemente al tocar uno de los libro.

    — si lo siento— Zuki tomo el libro y al ponerse de pie clavo sus ojos color miel sobre los ojos grises del hombre mientras se lo entregaba. — Sentí el aroma al café y me desvié de mi trabajo para venir por una taza—

    El hombre la miro con detenimiento, un poco extrañado, era una chica un tanto más joven que el y por su aspecto debería estar en la universidad, sin embargo su ropa le daba la impresión de trabajar en una gran oficina.

    — Descuida, justo iba a entrar — señalo la puerta mientras acomodaba en sus manos los papeles.

    — En ese caso te invito un café en forma de disculpas — sonrió mientras se dirigía a la entrada de la cafetería.

    El chico tenia algo atrayente para ella a su alrededor, no sabia que o porque, pero una parte de ella sentía que lo conocía, o tal vez era solo porque lo hallaba realmente atractivo, su despeinado cabello blanco, su postura algo relajada, y cierto tono de amabilidad en su voz. La joven jamas despertado interés en los chicos, estaba más a gusto en las actividades escolares que por tener una vida romántica, hasta en este momento cuando un leve cosquilleo caminaba por sus brazos cada vez que intercambiaban alguna palabra cordial.

    —¿es tu primer día?— pregunto el joven mientras llevaba la taza de café a su boca.

    —Algo así— no quiso entrar en detalles de su vida laboral, sencillamente odiaba el hecho de que algunos tomaran eso como ventaja para si mismos, o que la miraran como una chica superior a los demás, en el fondo quería ser como cualquiera, ir a la universidad, incluso tener una cita normal.

    La palabra cita, en su mente hizo que un pequeño rubor su mejilla apareciera al imaginarse en una situación romántica con un chico como el, así mismo una alarma salto en su cabeza, tenia una cita importante con un inversionista en una hora no tenia tiempo que perder, ahora su vida no era así de simple.

    —Lo siento me olvide tengo que ir a trabajar — sonrió un poco apenada mientras tomaba su bolso y dejaba un poco de dinero en la mesa —fue un lindo conocer a alguien nuevo —

    Antes de que el chico pudiera decir algo veía como la joven corría con rapidez sobre sus tacones en dirección a la salida sin siquiera poder decirle adiós.
    Para el también halló la situación un poco extraña,en su día a día siempre alguna chica linda trataba de convencerlo de ir a beber algo, tener una cita, rara vez tenia un interés realmente profundo para algo mas que un encuentro casual, pero con aquella joven era diferente, podía sentirse tranquilo, un sentimiento familiar, cómodo, incluso agradable.

    ***
    Las clases resultaron algo estrictas para la joven de cabellos rosa, casi no tuvo el tiempo de observar de reojo por en sima de su hombro por si veía una cara conocida, su cuerpo comenzó a relajarse en el momento que las tres campanadas comenzaron a re tronar marcando el inicio del descanso, y como los estudiantes largaban un suspiro de alivio al ver como el profesor abandonaba el salón.
    Un pequeño golpeteo en su hombro hizo que Sakura se girara en si misma para ver de quien se trataba, chocando sus ojos verdes con unos increíbles ojos claros, enmarcados por una suave y lacia cabellera dorada.

    —lindo listón— dijo con amabilidad la chica señalando el accesorio rojo que rodeaba la cabeza de la joven —Soy Ino por cierto.

    Por unos instantes estaba segura de que iba a tirarse en sima de su amiga a abrazarla, no creía capaz de extrañar tanto la voz chillona de la Yamanaka en su vida, incluso podría jurar que se contuvo las pequeñas lagrimas rebeldes que querían brotar de sus ojos.

    — Te mudaste recién a la casa 1845 de baker street ¿no? me pareció verte por el vecindario— comentaba tratando de sacar un tema de conversación ya que la joven solo se encontraba mirándola fijamente.

    —A..si jeje—rió nerviosamente mientras entraba en si misma — Soy Sakura —

    —flor de cerezo, creo que te pega jejeje — rieron juntas, trayendo a la joven el recuerdo de su infancia en la aldea y como había conocido en su momento a la joven.

    De repente el sonido de una multitud abuchante llamo la atención de las dos chicas quienes corrieron para mirar a través de la ventana que daba hacia el patio.
    Atónitas observaban como un circulo de personas rodeaban a unos chicos que claramente se encontraban peleando, normalmente la joven no hubiera intervenido si no fuera porque entre los gritos de la multitud se escuchaba "Uchiha!" "Naruto!" tanto de amigos como de gente morbosa que alentaba la pelea.
    Los pies de Sakura se movieron por si solos en dirección a ellos, en ese momento no estaba pensando, su cuerpo se movía por instinto hasta colocarse entre medio de la pelea entre ambos.

    —Paren de una vez!— grito mientras le lanzaba un golpe a cada uno dejando a ambos en el piso.
    Los jóvenes estaban a punto de replicar contra la chica, pero una sombra alta se avecino atrás de ella que los dejo pálidos a ambos.

    —¡Que esta pasando aquí! — se escucho de fondo mientras mas de uno se quedaba helado ante la voz
     
    • Impaktado Impaktado x 1
  15.  
    Luix

    Luix Orientador del Mes Orientador Stalking girl ♡ Duende bloguero

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,089
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Omg ese hombre estoy seguro de que es Kakashi jsjsjsjs me encanta <3

    Me pregunto que irá a pasar con esos dos, o con Sakura y los demás, que haya encontrado a Ino también es grato, me da intriga realmente quien sea que haya hablado. Oh esa Sakura, siento que se ha metido en un lío enorme.

    En alguna parte pusiste "risa" con "z" :0 Pero fue el único que creo haber visto uvu

    Espero el próximo. ¡saludos!
     
  16. Threadmarks: capitulo 8
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    1647
    Todo paso tan rápido que ninguno de los tres tuvieron tiempo a reaccionar, como un imparable torbellino rojo se vieron atrapados entre sus garras, no podían identificar si eran cuerdas gruesas de cáñamo o sus largos cabellos cobrizos que los tenían atrapados unos con otros mientras palidecían con su delicado rostro endemoniado.
    En un abrir y cerrar de ojo se encontraron atados los tres al mástil de hierro en el cual flameaba la bandera escolar, Sakura siempre pensó que Tsunade era la persona mas aterradora en momentos de ira, hasta que la conoció a ella, y sintió como una corriente helada traspasaba su espalda, mientras que su cabeza daba vueltas.
    El joven trió se encontraba casi en un estado de shock donde repetitiva mente observaban la bestia carmesí sacudiéndolos de un lado a otro, a la par que los arrastraba por el césped.

    — M..Mamá e..esto es excesivo dattebayo..— decía temeroso el rubio mientras que la miraba con ojos suplicantes.
    —¡Así lo pensaran dos veces !— grito la delgada mujer de cabellos rojizos

    La joven de cabellos rosa no sabia si sentir admiración por ella, miedo, o compasión con Naruto, definitivamente tenia una madre mucho más exigente que la suya, por suerte nunca tuvo que comprobar lo que seria su hermana enojada, aunque algo le decía que no tardaría mucho en descubrirlo.
    Podían sentir como la mujer de cabellos cobrizos vociferaba enojada de todo el lió que seria llamar a los tutores de ambos chicos mientras caminaba lejos del patio abandonando al grupo de chicos ahí.

    — ¡Espera! ¡no nos dejes aquí! — grito la peli rosa en vano pues la mujer ni siquiera había volteado a mirar quien gritaba.

    — tsk... mira en que líos nos metiste —refunfuño el chico de cabellos negros resignándose a su destino.

    — agg! la culpa la tienes tu Teme!! — gruño Naruto mientras jalaba su cuerda haciendo que la espalda y la nuca de Sasuke golpeara el mástil de metal.

    Ese pequeño gesto había desencadenado una nueva pelea entre ambos en la cual cada uno golpeaba al otro solo con el tirón de la cuerda, lo que no se percataron era que, a—quellos tirones también sacudían a la joven que se encontraba entre medio de los chico. Al principio no le daba importancia debido a que aquello se sentía como algo familiar, pero al cabo de un tiempo comenzó a ser molesto, e irritante incluso en verse atrapada en aquel tipo de problemas nuevamente, los cuales se sentían como de toda una vida.

    — Paren ya! esto es culpa de ambos!— aunque no resultaba la misma fuerza que tenia al momento de manipular su chacra aun se percibía que la misma no era algo normal, ya que les dio un fuerte jalón que ambos chicos chocaron fuerte sus cabezas entre si —si tu no fueras un cabeza de chorlito impulsivo esto no pasaría, y si tu no fueras un egoísta tempano de hielo el idiota este no haría tantas estupideces —

    Una parte de si se sintió aliviada de poder decirles lo que no pudo hacer en su momento, pero después el aire era realmente incomodo para todos, los chicos realmente sentían una especie de curiosidad hacia ella y no precisamente por su apariencia, sino como podían conocer tan bien a cada uno siendo este su primer día, pero no era solo intriga lo que corría por sus mentes, también se sintieron ligeramente ofendidos al escuchar aquellas palabras con tan poco tacto.

    — eres una Mole..— Mencionaba Sasuke aunque no logro terminar la frase.

    — Molestia si si ya lo se.. tu también pareces serlo de vez en cuando sabes — esta vez no iba a ser la misma niña tonta de siempre, si podía cambiar aunque sea un gramo de si misma que evitara que el joven volviera a pasarla por encima, lo haría sin dudarlo.

    ***

    — Ya llego el representante que esperabas de Sharingan — Menciono la joven de cabellos rojos y mirada de rubí mientras le dejaba un folio negro con unas cuantas hojas dentro frente a los ojos color miel de la joven — y aquí esta la investigación que le pediste al detective Asuma sobre la empresa —

    — Mmmm como que tu y Asuma están trabajando mucho últimamente — dijo la joven con cierta picardía en su voz mientras tomaba el informe en sus manos.

    Aunque aquellas palabras hicieron florecer un suave sonrojo sobre las mejillas de Kurenai, una sonrisa y mirada cómplice se dirigió hacia la chica — Tu también se ve que has investigado la ciudad por tu cuenta —

    El sentimiento que inundaba en ese momento a la joven Asakura, era solo comparable con la sensación de ser descubierta después de hacer una travesura cuando era una niña. En nueve meses ambas podían ver una atrás de la otra en ciertos aspectos y que un chico rondara los pensamientos de Zuki era fácilmente notorio para la joven de cabellos ondulados.

    — Aunque investigue toda la ciudad nada me garantiza encontrarlo devuelta tal vez solo fue un choque fortuito.— finalizo resignada ante la ida mientras leía atentamente el folio que le había dejado frente a ella — As pasar al representante, ya me he retrasado suficiente —

    La joven se concentro tanto en los papeles frente a ella, que no fue hasta ver una mano frente a ella extendiéndose, la que hizo notar la presencia del invitado.

    — Un placer, vengo de parte de la empresa Sharingan, mi nombre es Itachi Uchiha — su voz era suave y un poco profunda mientras casi a la par de su fragancia, la cual llevaba consigo un toque dulce inclusive.

    Era algo atractivo y joven para ser un representante, aunque claro, por su apellido era fácil para Zuki deducir que se trataba de un miembro de la familia fundadora. Llevaba puesto un traje negro con una camisa roja desabotonada en las primeras tres filas, sus ojos era de un profundo color ocre que le daba hasta cierto misticismo pues su cara seria no dejaba espacio para pensar en otra cosa. Su nombre resonó en la cabeza de la muchacha, y mientras estrecho su mano en forma de un firme saludo trato de recordar, de quien se trataba.

    —Un placer, bienvenido a Rinnegan esperaba la visita de Fugaku en realidad — realmente a veces Zuki necesitaba clases de diplomacia puesto que sus palabras siempre eran certeras y afiladas como flechas Amazonicas, lograba hacer sentir incómodos ademas de acorralados a quienes la escuchaban.

    —Mi padre se encuentra haciendo los preparativos para la renovación de los contratos con Reinnegan — Menciono restando le un poco de importancia al asunto mientras se sentaba en una de las cómodas sillas blancas frente al escritorio de la joven.

    — Con respecto a los términos que nuestros padres acordaron ...— estaba a punto de comenzar a hablar de negocios cuando ambos celulares sonaron al unisono.—Debo atender esta llamada siéntete libre de contestar la tuya — Menciono con cierta seriedad mientras se levantaba hacia el balcón de su oficina para hablar con cierta privacidad.

    El chico no dudo en hacer lo mismo puesto que, al igual que la joven, noto que el sonido no provenía del típico celular de negocios sin del personal, al cual reservaban mas que nada para asuntos familiares. De cierta forma esto parecía algo sincronizado puesto que ambas llamadas vinieron tan pronto como se fueron y ambos quedaron mirándose nuevamente a la cara.

    — Lo siento deberemos re programar la reunión — dijo la joven mientras comenzaba a guardar cosas en su pequeño bolso. — Quiero hablar los temas de Sharingan directamente con Fugaku o Madara, pero.. debemos discutir que haces realmente aquí Itachi — finalizo mirándolo seriamente.

    El chico no sabia que decir realmente a eso, se encontraba desconcertado, ¿era a propósito que se encontraba en este lugar? o ¿ella tenia algo planeado para el?, aquella simple frase solo generaba mas dudas en su interior, las cuales no se había molestado en aclarar, de hecho ni siquiera se preocupo en despedirse. En aquella fracción de segundo donde las preguntas giraban en su cabeza, la joven emprendió su camino fuera del edificio sin dar tiempo a responder.

    ***

    Habian pasado unas cuantas horas en las que el trió solo se concentraba en discutir y tratar de safarse unos con otros por lo menos para tomar distancia, era hasta agotador continuar peleándose entre ellos.
    Naruto seguramente terminaría en ese mástil de porvida, pensó Sakura mientras podía imaginar a Zuki pensando mil y un modos de castigara, y a pesar de que no sabia mucho de este Sasuke, seguramente no tendría un buen desenlace para nadie.
    Fue entonces cuando sus ojos se iluminaron al ver la cabellera plateada acercándose lentamente a ellos con una navaja suiza roja en la mano, la cual giraba de un lado a otro, mientras que con la otra se encontraba sumergido en un libro.

    Es Kakashi sensei! pensó Sakura con cierto alivio al pensar que no estaba tan loca como para imaginarlos a todos, aunque la pregunta de como los conocía si su vida anterior fue solo un sueño, aun rondaba por su meta.

    — Haruno, Uchiha, la directora dijo que los llevara a dirección.— menciono mientras que de un solo corte, corto la soga de ambos.

    —y que hay de mi ! — gritaba el peli rubio atado al mástil.

    — Dijo que te quedaras hasta que te salgan canas— dijo sin mucha importancia.

    Esta situacion le recordaba mucho a los días de academia con Kakashi, y aunque en este mundo no corrieran ningún peligro, Sakura sabia perfectamente que este era el momento perfecto para juntar al equipo.

    — Hasta que no liberen a Naruto no nos vamos — menciono mientras se quedaba sentada a su lado.

    — no hables por mi..—estaba el chico de cabellos negros a punto de irse cuando Sakura lo detiene.

    —nunca creí que fueras del tipo que huye — Bingo! su orgullo era el punto exacto donde debía tocar, y aquello hizo retroceder unos pasos al joven para hacerlo sentar devuelta.
     
  17.  
    Luix

    Luix Orientador del Mes Orientador Stalking girl ♡ Duende bloguero

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    1,089
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Apenas comencé a leer y noté el cabello rojizo solo podía pensar en Kushina, así como Sakura, hasta siento mucha pena por Narutoal tener una madre tan encantadora y tan atemorizante al mismísimo tiempo, no pude dejar de reir cuando los amarró al mastil. Pero más importante que ello, aunque es un poco extraño de ver, es emocionante que Sakura de frente a Sasuke. Es cierto que su personalidad con él es bastante dócil, aún cuando hace frente a el rubio siempre que puede, y que hagas que se imponga es muy llamativo y entretenido.

    En esta parte ya entendía que se trataba de Kurenai, aunque su cabello es negro (?). Por otra parte, la complicidad de ambas a sus asuntos personales es grato, y muy tierno. Luego su encuentro con Itachi, interrumpido por sus hermanos menores... cuando se encuentren nuevamente siento que va a ser cómico.

    Eso tendría que haber hecho Sakura desde... siempr. Jajaja
    Realmente me está gustando el escrito, en algunas partes quizás falten acentos, pero es algo mínimo, cada vez siento que quiero más a Sakura y Zuki~
    ¡Saludos!
     
    • Adorable Adorable x 1
  18. Threadmarks: capitulo 8
     
    Scherry BE

    Scherry BE Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    17 Octubre 2015
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Y si....
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    2434
    Quiero aprovechar que voy en mi octavo capitulo para agradecer especialmente a Luix que siempre esta leyendo y comentando, es agradable tener una lectora fiel :D

    Capitulo 9
    —saben que esto no es una democracia ¿verdad?— clavo su mirada fijamente en los tres chicos que se habían dispuesto a crear una sentada. —¿Que pretendes con esto señorita Gandi?—

    —Los tres quedamos libres o ninguno— Menciono decidida la chica de ojos jade manteniéndose firme ante su maestro.

    El hombre no dijo nada en absoluto, en el fondo le causaba gracia esta actitud inocente, El sabia que tanto Sakura como Sasuke no iban a quedar impunes a un castigo, solo serian llevados a sus tutores, y a Naruto le restaría esperar a la compasión de su madre.
    Sin embargo era interesante como la chica trataba de mentarlos unidos; tanto Naruto como Sasuke habían sido sus alumnos durante años, y poco a poco los vio distanciarse sin remedio hasta el punto de tener este tipo de encuentros al menos una vez por semana, Esta chica quizás pueda volver a juntar este par de idiotas pensó mientras largaba una pequeña y suave carcajada.

    —Muy bien, queden se los tres— finalizo el hombre de cabellos blancos —Seguramente sus tutores vendrán a buscarlos una vez hallan terminado de hablar con Kushina sensei—

    Poco después de eso comenzó a caminar en dirección a las oficinas de profesores, dejando atrás a los jóvenes quienes estaban perplejos ante su intento fallido de protesta pacifica.

    —Bien par de idiotas ¿ahora que?—clavaba sus ojos negros sobre la mirada de sus compañeros mientras su voz reflejaba la frustración de verse envuelto en este asunto.

    La joven por otro lado esta vez opto por guardar silencio, realmente era confuso lo que sentía en su interior, por un lado la pena y vergüenza de otra vez haber hecho el ridículo ante el joven de cabellos azabaches, en el pasado ya había cometido ese error demasiadas veces, aunque por otro lado también sentía la necesidad de golpearlo tras las palabras egocéntricas y soberbias que mermaban de su boca.

    —Gracias Sakura chan, pero no creo que salgamos de esta tan fácil aun cuando se hubieran ido— dijo resignado Naruto mientras echaba un pesado suspiro.

    ***

    ¿Que rayos paso por la cabeza de Sakura? pensaba la chica de cabellos azules y blancos mientras se paseaba de un lado a otro dentro de la oficina del director. El primer día de ambas y estaba hecho todo un desastre. Reuniones canceladas, investigaciones incompletas y la perdida de todas las clases de ese día, sin contar que este era un colegio sumamente estricto supuesta mente.
    Era uno de los mejores institutos, y su hermana se había esforzado demasiado para poder entrar, Zuki simplemente no se podía explicar tal desenlace,siempre fue consciente del carácter fuerte y explosivo de la joven, por lo que esperaba una buena explicación por la cual tuvo un enfrentamiento su primer día.

    —Disculpe el retraso señorita Asakura, estábamos esperando a que llegara un familiar del otro chico involucrado — dijo Kushina mientras entraba en la oficina, seguida por un joven mas o menos de su edad.

    Ambos cruzaron miradas en ese mismo instante, fue ahí cuando la joven pudo reconocer de inmediato esos ojos negros, ese traje, la camisa roja desabotonada ademas del largo y lacio cabello negro.

    Ah! genial se peleo con un Uchiha Pensó mientras largaba un pesado suspiro mientras sostenía su frente con la palma de su mano.

    Aunque el joven sintió el mismo pesar de saber con quien se había peleado su hermano menor, tuvo el suficiente auto control como para no demostrarlo, sobre su mente rondaban varios pensamientos entre ellos lo mucho que necesitaba Sharingan de una alianza con Rinnegan, y como su pequeño y tonto hermano podría arruinar tanto sus planes como los de su padre.

    —¿ya se conocían?— pregunto curiosa la mujer de cabellos rojos mientras veía curiosa la reacción de ambos jóvenes al encontrarse.

    —Si nos conocíamos—se apresuro a decir la joven queriendo evitar los detalles laborales — bueno dijo por teléfono que Sakura se peleo con dos chicos, ¿donde esta el tutor faltante?—

    —Lamentablemente, el otro chico es mi hijo—dijo con un pesar mientras tomaba asiento tras su escritorio invitando con su mano a que los jóvenes hicieran lo mismo. — Naruto no suele iniciar peleas físicas, pero en los últimos años el y su hermano han tenido varios encuentros, algunos fuera del colegio — tenia sus ojos azules clavado en el rostro del Uchiha mientras apoyaba su mentón en la parte posterior de sus manos.

    — Lo siento, he estado fuera del país últimamente no sabia del comportamiento de Sasuke — admitía con cierta formalidad el peli negro.

    —perdone pero no logro entender que tiene que ver Sakura en todo esto— cuestiono mientras se cruzaba de brazos observando la situación.

    —La pelea fue presenciada por varios alumnos los cuales indican que la pela inicio por un comentario de Sasuke, ambos comenzaron un enfrentamiento, y su hermana intervino golpeándolos a ambos para detenerlos. En otro lugar quizás hubiera apoyado su actitud, ambos necesitan un buen escarmiento pero dentro del instituto no puedo permitir estas acciones— la honestidad con la cual hablaba aquella mujer era tan refrescante como graciosa, pero también provocaba cierta vergüenza a los jóvenes por las actitudes de sus hermanos.

    —¿ha pensado en un castigo apropiado?— Itachi trataba de salir rápidamente de la conversación donde seguramente su hermano terminaría abochornandolo.

    —La verdad es que la situación con Sasuke es difícil, siempre termina viniendo usted o su otro hermano, eso denota una ausencia paternal, sin importar el castigo impuesto su entorno parece ayudar. También es preocupante la actitud de Sakura, podría terminar envuelta en problemas de peligro, algo normal en chicos que perdieron a sus padres.— La mujer de cabellos rojos analizaba fríamente las posibilidades ademas de los panoramas futuros que se reflejaban tras las acciones de los chicos. — mi hijo por supuesto no queda exento, su naturaleza extrovertida lo lleva a no reconocer los limites eso tampoco es bueno, por eso los llame quisiera que llegáramos a una solución en conjunta.—

    La sala quedo en silencio por unos minutos mientras los tres meditaban seriamente la situación y todas la variables de castigos posibles que pudieran llevar a una mejora de los jóvenes, acompañado de discusiones sobre las características de cada uno, las cuales determinarían un camino a seguir.

    —sin importar cuanto le demos vuelta al asunto todo se transforma en un problema de entornos, si los sacáramos de su status cuo habitual eso podría generar un cambio — concluyo la joven de cabellos azules mientras los otros dos la observaban curiosos puesto que parecía llegar a una solución.

    —¿que sugiere?— cuestiono un poco incrédulo Itachi clavando su mirada sobre ella con una expresión seria, en su mente tenia una baga sensación de por donde estaba encaminando su plan.

    — No me agrada esta idea más que a ti créeme — respondió leyendo su lenguaje corporal —podría resultar en algo positivo, aunque sea para Sasuke un cambio de aires — Zuki aprovecho este instante para incomodar al joven.

    Kushina largo una pequeña risa por lo bajo, para ella era algo nuevo ver a alguien ademas de ella y su amiga Mikoto desafiar a los Uchiha, mucho menos provocarlos, pero era claro que la joven era consciente de hasta donde podía presionar.

    —Concretamente que propones— separo las aguas turbias la mujer aunque hallaba entretenida la escena.

    —Bueno, Sasuke podría ser pasante en algunas áreas de la empresa Rinnegan, así como Naruto dentro de Sharingan, en las tareas claro que los distinguidos Uchiha crean conveniente— expuso haciendo un tono sarcástico en la palabra distinguidos —Tengo entendido que su esposo es un coronel distinguido de las fuerzas Armadas, seguro podrá hacerle un hueco a Sakura para que aprenda a controlar sus impulsos, claro todo estas actividades fuera del horario escolar —

    —Suena aceptable para mi, podrían aprende mucho unos de los otros — acepto la directora recostándose sobre el respaldo de su silla.

    Por otro lado el joven solo se quedo en silencio unos momentos, estaba seguro de que ni su padre ni su abuelo estarían de acuerdo en que un tercero diera vueltas por la empresa como si nada, pero debía admitir que ciertamente era un plan que podría funcionar para darle una lección a su hermano; Fugaku nunca se opondría a que un uno de sus tres hijos merodeara las instalaciones de Rinnegan, después de todo, tenían tratos y hasta donde tenia conocimiento el siempre decía que las dos empresas tenían gran futuro juntos. A regañadientes solo le quedo asentir.

    —Perfecto! los llevare con los muchachos así sera mas fácil explicarles la situación.— Menciono Kushina mientras se ponía de pie.


    Juro que te mato Sakura pensó la joven de cabellos azules y blancos, mientras veía a su hermana sentada al lado del mástil junto a los chicos; Los Uchiha ya le habían dado suficiente dolor de cabeza los últimos meses como para ahora estar en vuelta en problemas gracias a su pequeña hermana menor.
    Los chicos por otro lado palidecieron al ver como se acercaban los tres adultos hacia ellos; un solo pensamiento al unisono surgió de esas tres cabecitas al ver sus caras,
    Nos van a matar.

    Que linda Sakura, solo te falta la huelga de hambre y ya sos Mahadma Gandi — Dijo con ironía mientras la tomaba del brazo y con una fuerza mayor a la suya la ponía de pie.

    — je je ya me lo han dicho — reía nerviosa mientras se sacudía el polvo.

    —estúpido hermano menor— fue lo único que se limito a decir Itachi mientras veía como su hermano se ponia de pie con la mano en los bolsillos.

    —O..Okasan ¿ya me puedes soltar?— Mencionaba nervioso Naruto mientras veía a su madre acercarse.

    —Estoy muy cansada de sus peleas infantiles!— le grito al oído con tanta fuerza que podría haber hecho girar la misma.

    —En fin no tengo tanto tiempo para escuchar la explicación completa—dijo fastidiada la joven de pelo azul mientras dirigió su vista a Sasuke — A partir de mañana, después de clases te vas directo a la empresa Rinnegan, tienes 15 minutos para llegar ni un minuto mas ni uno menos, y tu pequeña idiota, tendrás que irte al Batallón 102 A y buscar al coronel Namikaze.—

    —Debe estar bromeando— Sasuke la miro con fastidio, quien se creía ella para mandarlo de esa manera, fue el pensamiento que cruzo por su mente.

    —Tienes razón, ya que lo mencionas vendrás también una hora antes de entrar a clases a mi casa para ayudarme con el papelo—sonrió sarcásticamente.

    El chico estuvo a punto de replicar cuando su hermano lo interrumpió abruptamente — a menos que quieras que te la complique aun mas te recomiendo guardar silencio. Naruto ven a Sharingan después de clases, buscaremos algo para que hagas ahí.—

    Así cada cual rompió el circulo arrastrando a su respectivos familiares que no hacían más que quejarse de lo injusto que era tener su tiempo libre ocupado con trabajo. Sakura y Zuki estaban de camino a la sala de profesores para poder pedir las tareas que habían mandado durante las horas en las que la joven permaneció fuera de clases, cuando los ojos de la peli azul se desvían en una figura un tanto familiar.
    Al cabo de unos segundos pudo reconocer ese cabello blanco, y esa mirada gris,
    Es el chico del café pensó exaltada quedándose levemente helada al verlo. Aquello no paso desapercibido a los ojos de su hermana menor quien no terminaba de entender porque de repente Zuki quedo petrificada, al mismo tiempo que se le venia un sonrojo al rostro. Dirigió su mirada al mismo punto en el donde se posaron los ojos color miel de su hermana.
    Fue en ese entonces que noto como Kakashi y ella estaban mirándose un poco estático.


    —etto.. te esperare en el auto jeje— rió con picardía yéndose a toda velocidad rumbo al auto, conocía demasiado bien ese tipo de mirada en una chica como para darse cuenta que estaba formando un mal tercio.

    —Creo que tuviste un primer día agitado— abrió la conversación el joven mientras se acercaba a ella.

    —Eso parece, perdona haberme ido de esa manera— comento un poco apenada.

    —Descuida, mi nombre es Kakashi por cierto — era algo extraño para el iniciar tan casualmente una conversación con una desconocida, de alguna manera podía sentir como le costaba hallar las palabras para no parecer un completo idiota. —creo que tu tampoco mencionaste tu nombre—

    —Soy Zuki, la hermana de la pequeña Gandi peli rosa— bromeo para romper el hielo.

    Aquella broma no solo le causo gracia sino que ademas le sorprendió como ambos tuvieron el mismo pensamiento sobre la chica. Las risas relajaron el ambiente para que pudieran tener al menos un intercambio de palabras y bromas casuales, se sentía refrescante para ambos, de alguna forma se sentían libres hablando uno con el otro, en un país tan pequeño donde todos se conocían, ellos eran completos extraños.
    Quizás fue justamente eso lo que les atraía uno del otro, la oportunidad de no estar atados a un pasado o un presente frente a los ojos del otro, volviendo todo mas simple y sencillo en sus vidas complicados.

    —Hay un bar con buena música en la ciudad en la noche, seguro te vendría bien distraerte— había salido anteriormente con algunas chicas, casi siempre cediendo ante las insistencias de sus amigos Obito y Rin quienes eran uno de esos matrimonios casi perfectos. Pero sin entender porque, no hallaba la forma correcta para lo que realmente quería decir.

    La joven sonrió con una pequeña mordida en su labio, tenia sus pequeñas dudas sobre lo que trataba de pedirle, pero de lo que si estaba segura era del cosquilleo que recorría su cuerpo cada vez que lo veía, no dejaba de preguntarse si así se sentía Kurenai cuando miraba a Asuma, y si ella lucia tan tonta en este momento como ella.

    —¿es una cita profesor Kakashi?—pregunto en forma de broma, ya que era su único método para preguntar indirectamente lo que necesitaba saber.

    La cara del joven peli blanco se tiño con un leve rojo, y por un breve momento sintió la necesidad de esconder su rostro, sin embargo este era el momento perfecto para decir lo que necesitaba sin rodeos —Si, lo es—
     
    Última edición: 13 Diciembre 2019 a las 7:45 PM
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso