One-shot de Inuyasha - With broken wings

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por aya, 12 Noviembre 2010.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    aya

    aya Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    22 Mayo 2010
    Mensajes:
    14
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    With broken wings
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2678
    Como todos los años, mi pequeño aporte para el trece de noviembre. Esta ves probare un nuevo genero, espero les guste.

    Inuyasha y compañía no me pertenece, si no a su creadora, la magnifica mangaka Takahashi Rumiko.
    ….
    With Broken Wings (Con alas rotas)

    Porque el no podía volar, porque sus alas lastimadas lo mantenían fijo en la tierra. Porque su ángel había sido enviado en una misión. Y el la seguirá eternamente. Hasta que Dios escuche su oración y estén juntos eternamente.

    Desde mí balcón podía apreciar la ventana de enfrente. Cuando me mude no le preste mucha atención a las historias de fantasma, y mucho menos a las que se contaban sobre la habitación que se encontraba cruzando el barandal. Y eso hubiera seguido así de no ser porque conocí a una de las protagonistas de dicha historia. Kagome M. Higurashi (La mujer que ahora duerme a mi lado). Que al parecer era amiga del fantasma. Ella sin duda era preciosa, su largo cabello azabache con destellos azulados, su piel blanca y menuda figura. Ella regresaba cada semana al departamento, y según los rumores, ella paga el alquiler, asegurándose de que nadie lo ocupe. Y yo por supuesto como todo curioso un día me fije en lo que hacia en dicha habitación. Cantar, así de simple. De su garganta salían notas musicales que te llegaban al alma.

    Un ángel extraña en la ventana, no sabe bien que. Pero el extraña,
    Quien puede apagar la luz, y resguardarse en las almohadas. Sin saber que
    Se siente escapar con solo desplegar las alas,

    Hasta el momento no había notado la guitarra vieja que ella cargaba, tenia inscripciones pero desde la distancia donde me encontraba, no las distinguía con claridad. Podía sentir el sentimiento con el que entonaba la canción, las finas lágrimas que hacían un recorrido por su rostro, e iban a parar en el desgastado instrumento.

    El ángel extraña en la ventana,
    No sabe bien que, pero el espera. La luz del ayer aun vibra en su mirada,
    Y entre gotas de lluvia sin nombre, sus compañeros de lado Lo miran
    Desde afuera,

    Ella se movía por toda la habitación, tal vez buscando algo, tal vez buscando a alguien. Su largo cabello se levantaba con el viento. Y el vestido blanco se enredaba entre sus piernas. La lluvia comenzó a caer, nada sorprendente ya que nos encontramos en agosto. Ella por fin se posiciono en la ventana, y se quedo con la mirada fija en la antigua cama.

    Volar, como puede desear volar, cuando supo decir como fue que cayó. Cuando quiso partir, que destino empezó,
    Su llegada una señal para el amor,
    Volar, como puede desear volar, si ahora es más un común, un corriente
    Mortal, donde puso su fe. Quien respira detrás,
    Porque extraña tanto un cielo, al quien no puede regresar,

    Se detuvo un momento y llevo una de sus manos a su vientre para calmar los espasmos de su llanto, observo por la ventana. Donde un poco borroso pero aun se distinguía mí habitación. Con sus ojos llenos de lágrimas, y con la voz un poco pastosa, entono de nuevo la canción.

    El ángel miro su reflejo en la ventana, y mira como a crecido
    De nada la panza,
    Tiene una mujer en el alma, de cuando lo llama, le dice
    Que le hace feliz, que el mundo empezó en su nariz,
    Volar, como puede desear volar. Cuando supo decir como
    Fue que cayo, cuando quiso partir, que el destino empezó con su llegada
    Una señal para el amor,

    Saco una foto de su bolsillo izquierdo, por la poca visibilidad del cuarto, no pude ver a los integrantes de la imagen. Un sollozo salió de su garganta. Tomo aire y volvió a entonar la canción. Su voz era débil, como si se le escaparan las fuerzas. Deslizándose como las gotas de lluvia, por el vidrio de la ventana.

    Volar, como puede desear volar, si ahora es más un común, corriente mortal,
    Donde puso su fe. Quien respira detrás, porque extraña tanto un cielo al que no puede regresar,
    El ángel extraña en la ventana, no sabe bien pero
    El extraña la luz del ayer, aun vibra en su mirada cuando su mujer
    Se levanta y lo ve en la madrugada.

    Se recostó en la cama, sus sollozos se confundían con lo truenos que traía consigo la tormenta. Abrazo la mullida almohada. Y por un momento me sentí un entrometido, ¿Qué me importaba a mí esa joven? A mí nunca me gustaron las cosas de misterios- Caso contrario a su pequeña hermana que amaba esas historias- Pero ahí estaba espiando a esa mujer, siendo un espectador de su dolor.

    Y entiende que el vino del cielo, tal vez a cuidarla,
    Y ahora cuando piensa en el,
    Queriendo tal vez sin querer. Lo extraña,
    Volar, como puede desear volar, cuando supo decir
    Como fue que cayó. Cuando quiso partir que el destino
    Empezó su llegada una señal para el amor
    Volar.

    Ella se retiro, y yo me quede en mi balcón. No me atreví a seguirla y preguntarle. Después de eso, me intereso la historia de dicho cuarto. Y gracias a mi vecina de al lado conseguí la copia de lo escrito por la madre del fantasma.

    Canción de cuna. Por Izayoi Taisho.

    En la habitación numero doce del hospital Shikon. Una joven mujer daba luz a un niño, ella tuvo un embarazo complicado. Y algunos doctores le aseguraron que el niño no viviría, pero ella lucho y logro completar el embarazo. Para total asombro de los doctores. El infante poseía unos hermosos ojos dorados, y mechones plateados, sin duda un niño diferente. La madre lloro noches seguidas, tanta era su angustia que no logro producir leche para el bebé. El niño tenia una enfermedad terminal, no se podía dictar cuanto le quedaba de vida, solo que no llegaría a la adolescencia.

    Su madre intento de todo, pero el niño no mejoraba. El siguió creciendo, lo más estable en su situación. Entro en la guardería Sengoku. Donde conoció a su ángel, una dulce e inocente niña que con sus sonrisas disminuía el dolor de las terapias, el ruido de las burlas y el dolor de una próxima partida. El nombre de esa niña “Kagome” Que aun siendo un pájaro enjaulado, libera de su sufrimiento al pobre infante.

    Su amistad floreció, ellos eran felices. Ella le cantaba hermosas canciones. Y el le contaba los más maravillosos cuentos, en donde el fuerte y valiente héroe rescataba a la dulce y hermosa princesa. El niño se tuvo que quedar en cama, su pequeño cuerpo no daba para más. Ella siguió visitándolo después de clases, siguió cantando y escuchando. Velo por el, y fue forzada a madurar de manera rápida, ante la inminente partida de su amigo.

    .- Mami, ¿Ya viene Kagome?- El pequeño ardía en fiebre, le costaba mucho respirar. Y desde que despertó el ya no podía ver.

    .- Si mi cielo, ella ya viene ¿Porqué no descansas?- El solo negó con su cabeza.

    .- Si duermo no despertare, me lo dijo el ángel que esta en la esquina- A su madre se le llenaron los ojos de lágrimas, el infante se marchaba. Incluso su ángel ya estaba solo esperando su alma, para llevársela al cielo- Por eso, no dormiré hasta ver a Kagome. Quiero despedirme de ella- La mujer solo se acerco a la ventana, para poder avisarle al pequeño cuando vea entrar a su amiga- Mami enciende la luz, no es necesario que este apagada- Un sollozo salió de los labios de la desdichaba mujer. Que nada podía hacer salvo esperar.

    .- Lo siento amor, pero se ha ido la luz… Pero no tengas miedo. Mamá esta aquí y pronto también Kagome- Ella observo como entraba corriendo una niña a la colonia, cuando irrumpió en la habitación. Silenciosas lágrimas bajaban por sus mejillas, sabia que su amigo se iría el mismo día que vino al mundo.

    .- Aquí estoy- Dijo tomando las manos del niño- Perdón el retraso, pero buscaba tu regalo de cumpleaños-Las lágrimas se deslizaban por su redondeado rostro y mojaban su blusa. Pero nunca emitió sonido. Para no preocupar a su amigo.

    .- No es necesario, no me llevare nada de aquí. Me basta con tu voz, y nuestros recuerdos- Ella sonrió, a pesar de no poder ser vista por el- En primavera, cuando el cerezo te regale sus flores. Y estas caigan a tus pies. Recuerda que puedes volar, que ninguna jaula te puede detener. Que no importe que te aseche o este detrás de ti, yo seré tu escudo. Tú fuiste mi ángel en vida, permíteme ser tu ángel en muerte. Y cuando seas libre como la gaviota, hermosa como las estrellas. O si es de noche o es de día. Se una grulla, vuela grandes distancia. Pero imita a una tortuga y se perseverante. Simplemente se “Kagome”- La niña no pudo evitar sollozar y abrazar a su amigo, a su hermano. A su ángel de alas lastimadas.

    .- ¿Me recordaras?- Pregunto la niña, temerosa de la respuesta. Le habían dicho que en el cielo todo son iguales, y tenia miedo de que el la olvidara

    .- si, y dentro de muchos años cuando tu llegues. Jugaremos juntos ¿Esta bien?- La pequeña rio, y le beso las mejillas- Cuando yo muera, cántame. Que tu voz llene el vacio que deje mi alma- Por un momento la madre quedo perpleja. Ese modo de hablar y expresarse no sentía que fuera el modo de expresarse de dos niños pequeños. Pero luego suspiro, ellos no eran niños normales. Y por azares del destino maduraron más rápido que cualquier otro niño de siete años- Mami, el ángel me dice que ya es hora. Te quiero, no tienes porque llorar, yo te cuidare. No fue mucho el tiempo que estuve a tu lado. Pero fue el mejor. Kagome ¿Podrías comenzar a cantar?… - La voz de la niña lleno el cuarto.

    Buenas noches mi ángel, es hora de cerrar tus ojos
    Y guardar las preguntas para otro día
    Creo que sé porque me preguntas
    Creo que sabes lo que te he intentado decir

    Te prometí que no te dejaría
    Y tú deberías saberlo siempre
    Donde vayas no importa donde estés
    Yo nunca estaré lejos

    Buenas noches mi ángel, es hora de dormir
    Y tan tranquilo, hay muchas cosas que quiero decirte
    Recuerdo todas las canciones que cantabas para mí
    Cuando nosotros navegábamos en una esmeralda bahía
    Y como un barco fuera del océano
    Te mezo para que duermas

    El agua es oscura y profunda dentro de este viejo corazón
    Siempre serás una parte de mí

    Buenas noches mi ángel, es hora de soñar
    Ahora es hora de soñar y soñar como será de maravillosa tu vida
    Algún día tu niño debería llorar, y si tu cantas esta canción de cuna

    Después en tu corazón siempre habrá una parte de mí
    Algún día, todos nos habremos ido,
    Pero las canciones de cuna siguen y siguen
    Nunca mueren, así es como tu y yo moriremos

    Hasta que los ojos dorados del niño se cerraron para siempre. En memoria de Inuyasha Taisho. Trece de noviembre de mil novecientos ochenta y nueve, trece de noviembre de mil novecientos noventa y seis.

    Deje las paginas a un lado, mientras intentaba apartar los sentimientos que el relato me acusaba. Ahora comprendía el llanto de ella, la pena que la cubría. Y era más desdichada al pensar que su mejor amigo no encontraba la paz.
    Los vecinos aseguran que en las noches se escuchan ruidos de la habitación. Y si uno pone atención suena como si contaran cuentos. Pero todos terminan igual, <<Al final nadie rescato a la princesa, porque el príncipe murió>> Y cada miércoles Kagome regresa a cantar. Y cada vez su vientre comienza crecer, donde el pequeño Inuyasha gestando esta. Porque el pidió volver a la tierra a cuidar de su ángel, porque la primera vez su futuro fue como el chocolate, oscuro pero dulce.

    .- ¿Qué haces Hoyou?- Me pregunto Kagome, mientras cargaba a nuestro hijo en brazos. No dejaba de sorprenderme su color de ojos. Como si en ves de iris fueran gotas de miel.

    .- Nada, ¡Que grande esta Inuyasha!- Dije tomando al bebé, desde su nacimiento se dejo de escuchar el murmullo en la habitación de enfrente. Porque nuevamente podrá cuidar a su ángel de cerca.

    .- Si, nuestro Inuyasha Tenshi Akitoki Higurashi-Ella sonrió y lo dejo de nuevo en su cuna. Yo solo observe fijamente el cuarto de enfrente, si no conociera de primera mano su historia. Pensaría en hacerme un examen de la vista. Ya que pude observar un ángel, tal vez la silueta de este. O simplemente sea el reflejo de mi hijo.

    ¿Extraño? Tal vez, pero por lo menos me queda el consuelo de que mis historias son únicas. ¡Feliz cumpleaños Inuyasha! (Canciones: Historia de un ángel sin alas, good night my angel)
     
  2.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador Comentarista destacado Patrocinador Nº1 Morir es nada cuando por la patria se muere

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    2,947
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Me hiciste llorar, estuvo muy tierna la pequeña historia, Inuyasha como el hijo de Kagome me dio ternura. Y me parece que quien lo cuenta es... Hojo, ¿que, se caso con Kagome?... bueno eso es algo raro, ¿verdad? Te felcito mi amiga y despues me explicas eso de tu aportacion para el 13 de noviembre, ¿que se celebra, el cumpleaños de Inuyasha, en serio?, perdón por mi ignorancia. Las canciones tambien son bonitas y acordes para la narración. Sayonara
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso