Vampire Diaries Welcome to Mystic Falls

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por rhapsodic, 6 Junio 2014.

  1.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,244
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Welcome to Mystic Falls
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    707
    Título: Welcome to Mystic Falls.
    Tipo: Drabbles / One-Shots.
    Fandom: The Vampire Diaries.
    Nota: Serie de escritos inspirados en la Tabla The Vampire Diaries.
    .
    .
    Personajes: ....
    Cantidad de palabras: 625 sin título.
    Tema: Mystic Falls.

    .
    .
    .

    [​IMG]

    Mystic Falls

    .
    .
    .

    Mystic Falls, Virginia, es un pueblo pequeño con un secreto extraordinario. Con una iglesia en ruinas a sus afueras (dicen que data del año 1840), una enorme casa de huéspedes, bosques a sus alrededores, verdes —vivaces— durante el día y oscuros —de ultratumba— por la noche. Es el sitio perfecto para apartarse de todo junto a la familia, pasar unas lindas vacaciones en el lago y conocer gente nueva.

    Esa es la parte buena. ¿Y la mala?
    Bueno…

    ¿Ve usted ese cuervo sobre el aviso de stop en la parada? Se rumorea que es un hombre —lo es, pero nadie lo sabe con certeza— porque mira a las personas con fijeza, y contesta con un estruendo cuando le hablan. De hecho, es el hombre que acecha las carreteras por la noche y deja cadáveres regados en la autopista, con los cuellos desgarrados y sin una gota de sangre. Es esa criatura salida de las entrañas del diablo a la que se suele llamar vampiro, porque tiene colmillos y vive para siempre.

    Si usted quiere evitar a estas criaturas, entonces lo más probable es que le convenga una casa en el bosque, alejado de la civilización —pues los vampiros siempre están donde residen las personas; ya sabe: alimento a la vuelta de la esquina—. La parte negativa es que usted tendrá que esconderse bajo las sábanas las noches de luna nueva, pues una familia de hombres lobo residen no muy lejos. Ellos se encadenan, sí, pero las cadenas se rompen y ellos corren hambrientos, tan, tan rápido que la ráfaga de viento producida por su carrera podría arrancarle el pellejo a usted. Dato para después: si usted no es vampiro, entonces su veneno no le matará. Si usted es humano, prepárese para ser descuartizado.

    ¿Asustado?

    No tiene por qué estarlo. Si necesita protección, o si usted es un vampiro y necesita salir de día, podría acudir a una bruja. Ellas se esconden muy bien —van a la secundaria o dan clases en la universidad; parecen locas— y si está usted en peligro, ellas lo ayudarán. Si usted necesita un anillo solar, entonces podría amenazarlas y ellas encantadas lo fabricarán para usted. Pero cuidado, si falla, podrían hacerle mucho daño.

    ¿Y qué tal esa sensación de deja vú?
    No, usted no se ha topado con la misma persona dos veces de forma improbable (porque digamos que la primera vez esa chica tenía el cabello liso y cinco minutos después, totalmente crespo y rebelde); Mystic Falls es el lugar preferido de los doppelgänger’s. Pero aléjese. Los antecedentes confirman que la mayoría son malvados, o necesitan sangre para vivir.

    Y no nos olvidemos de los híbridos —inmunda mezcla entre hombre lobo y vampiro—, ni de los fantasmas o las maldiciones ancestrales. Los hechizos, los sacrificios, las peleas entre razas, los cazadores de vampiros, las disputas amorosas que siempre se pagan con un par de cuerpos desangrados o los anillos familiares que te regresan de la muerte.

    Pero si usted considera que eso es algo malo, entonces espere a saber lo peor.
    La parte más aterradora, es que ese vampiro, ese asesino, ese hombre lobo, la bruja, el doppelgänger, el híbrido, el fantasma… podría ser cualquiera. Desde la capitana del grupo de porristas hasta el profesor de historia. Así que, si va a quedarse, no se deje engañar. No deje entrar a nadie a casa, no salga después de las nueve de la noche y no confíe en los guapos. Los de caras bonitas siempre son los peores en éste pueblo.

    ¡En fin!
    Mystic Falls, Virginia. Un lugar ideal, auténtico, tranquilo, ideal para vivir. Un pueblo aburrido donde nada malo ocurre. Y donde su esperanza de vida como ser humano oscila entre los seis meses y un año.


    .
    .
    .

    » Welcome to Mystic Falls.
    Mystic Falls.
    #1.
    FIN.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,244
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Welcome to Mystic Falls
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1156
    Título: Welcome to Mystic Falls.
    Tipo: Drabbles / One-Shots.
    Fandom: The Vampire Diaries.
    Nota: Serie de escritos inspirados en la Tabla The Vampire Diaries.
    .
    .
    Personajes: Zachary (Zach) Salvatore. Damon Salvatore.
    Cantidad de palabras: 1,100 sin título.
    Tema: Vampiro.

    .
    .
    .


    Vampiro

    .
    .
    .

    Es muy difícil llevarle la contraria a años y años de repulsión y al instinto. Porque a pesar de que ellos son sus familiares, sabe que de poder, ellos le romperían el cuello. Bueno, al menos uno de ellos. Damon ha sido por mucho, siempre, el que le ha dado más miedo de los dos vampiros en la familia. De hecho, recuerda que de pequeño no le creía las historias de monstruos chupasangres con colmillos a su padre, o al menos no hasta que el "tío Damon" tocó a la puerta aquella mañana. Sonreía y sonreía despreocupadamente, y aunque en primera instante su actitud buena onda le había caído bien a Zachary, todo se fue por la borda cuando cogió a su padre fuerte del cuello y lo alzó en el aire producto de un desacuerdo. Zach tenía ocho años, pero no era lento. Él sabía que una persona normal no podía levantar a alguien tan fácilmente con solo una de sus extremidades, así que comenzó a pensar —mientras su padre gemía ahogadamente sus disculpas—: ¿era esta persona, alguien de carne y hueso? Es decir: ¿era real, era humano?

    "Tranquilo, campeón. Sólo estaba jugando con tu padre"

    Y en ese momento supo, cuando la bestia soltó a su héroe con el rostro en tonos azul y verde por la falta de aire, con los ojos llenos de pánico y moretones en el cuello, que odiaría aquella actitud chulesca y humeante durante el resto de su vida.

    Zachary Salvatore era pequeño, sí. Pero no estúpido.

    .

    .

    .

    "¿Qué pasa, Zach?"

    La próxima visita de su peor pesadilla fue cuando él tenía trece años. Para entonces, Zach estaba muy enterado de por qué vivían tan lejos del pueblo, en esa enorme casa de huéspedes sin huéspedes, y por qué su tío Stefan se veía igual en las fotografías del abuelo a como se veía en el presente. Porque sí, aunque el tío Stefan era una bestia de la noche, succionadora de vida y anti-natural, no era ni por cerca la mitad de malvado que Damon era, y por eso le caía mucho mejor.

    "¿No tendrías que estar en la escuela, o algo así?"

    Zach ignoró la pregunta y apreció en silencio —como su padre le había pedido que estuviera siempre frente a Damon— lo poco (nada) que había cambiado. Su cabello seguía estando desordenado, sus ojos seguían irradiando esa chispa azul de arrogancia detestable y su aura continuaba siendo peligrosa y humeante. Y le daba escalofríos porque sabía de lo que era capaz, porque sabía que Damon sabía que ellos no eran parientes reales.

    Damon era una criatura sin sentimientos, sin corazón, sin remordimientos. La primera y única vez que lo había visto hospedarse en la casa —cogiendo esa habitación enorme en el segundo piso a la que su padre jamás lo había dejado entrar por razones que ahora conocía—, Damon se había asegurado de hacerle saber a todos que él era el Rey. El único. El señor todopoderoso que les permitía quedarse allí. Y por eso, Zach sabía que aquella no era su casa. Era una casa de huéspedes y estaba a su nombre, sí; pero ellos no eran los dueños, no. Damon lo era. Y ellos eran los huéspedes. Ellos eran la garantía de que ningún otro vampiro en kilómetros podría entrar a la casa, que él y Stefan eran los únicos seres sobrenaturales con colmillos y venas punzantes en las mejillas que podrían poner un pie sobre el pulcro suelo de madera.

    Y era patético.
    Y era, también, otra razón por la cual tener aversión contra Damon y su especie. Incluso contra el tío Stefan.

    .

    .

    .

    Sus padres habían muerto en un accidente cuando él tenía veinte años. Y sus tíos —esos a los que menos quería ver aquél día— se presentaron. Stefan se veía adolorido, sí, respetando el dolor que sentía desde el fondo de las tripas, pero Damon no. De hecho, él había aprovechado la oportunidad para ligarse a un par de tipas y llevarlas más tarde a casa.

    Desafortunadamente, el día siguiente al entierro, Zach Salvatore fue capaz de ver lo que un vampiro ebrio era capaz de hacer.

    Música a todo volumen, cadáveres en el living principal y botellas y botellas de alcohol estaban desperdigadas por el suelo. El lugar olía a sexo, a sudor, y a sangre. Y era perturbador.

    "¿¡Mis padres acaban de morir y tú haces una maldita fiesta!?" Gritó, cegado por la indignación.

    Aún recuerda la sonrisa sangrienta y espeluznante que Damon le dedicó, asomándose desde el cuello flácido de la muchacha que colgaba casi inconsciente en sus brazos. Y luego, sólo es capaz de recordar la intensa sensación de asfixia.

    "Tú no estás en posición de cuestionarme" Gruñó, apretando tan fuerte que Zach juró escuchar sus nudillos. "Esta es mi casa y hago lo que se me venga en gana. Tu dolor, tu pérdida, no es mi problema. Así que puedes recoger tus pijamas, tus peluches y tu caja de pañuelos e ir a secar tus lágrimas a otro lugar que no sea mi jodida sala de estar"

    "¡Damon!"

    El agarre en el cuello se fue aflojando, y Zach casi gimió al ver estrellas.
    Luego, todo fue negro. Pero sabe que de no haber sido por Stefan, probablemente Damon —en su perenne estado de ebriedad— lo habría matado.

    .

    .

    .

    Y es por eso que, ahora, no lo siente. No siente remordimiento al verlo tras la celda improvisaba en el sótano de la casa que Damon tanto se esmeró en reclamar como suya. Ahora él es quien manda. Zach Salvatore, el hombre. Una de las pocas personas que no se dejan llevar por los hoyuelos de la bestia aparentando ser cordero.

    —Eres como tu abuelo… No le gustaba que viniera a visitar. —Él tose con esfuerzo, ronco, desagradable, y Zach sabe que Damon se está secando. Siente placer por ello.

    —Tú no visitas, Damon —escupió—. Tú apareces sin avisar, recordándome que no es mi casa, que me permites vivir aquí. No. Que me permites vivir —corrige, sintiéndose enfermo.

    —El césped debe cuidarse…

    Una risa sale de sus labios, porque es imposible. Imposible no reírse.

    —Vine a despedirme, Damon.

    Porque en el fondo, Zach Salvatore, el buen Zach Salvatore, espera que el vampiro se seque. Que el martirio se termine. Espera tener la oportunidad de enamorarse y vivir una vida feliz sin preocuparse del vampiro malo, sin sentimientos, desalmado y egoísta de la familia almorzándose a su mujer o aterrorizando a sus hijos.

    Y, por un momento, la idea resuena hermosa en su cabeza.

    .
    .
    .

    Welcome to Mystic Falls.
    Vampiro.
    #2.
    FIN.
     
    Última edición: 17 Junio 2014
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,960
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jajajaja, Mystic Falls es un pueblo al que hay que tenerle respeto. ¿Cómo era que decía el libro? ¿Un punto de convergencia? Jajaja que por eso todas las criaturas extrañas se veían atraídos hacia él. No es un lugar pacífico donde me gustaría vivir. Jajaja

    Zach... Damon le hizo pasar las verdes y las maduras, en realidad vivía aterrorizado de perder todo en uno de los arrebatos de "la bestia". Claro, me fascinaba el Damon de esos momentos, cuando la humanidad no había hecho tanta mella en él.

    Jajajaja, como siempre, escribes hermoso.
     
    • Adorable Adorable x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso