Volviéndose la Bella Durmiente (CCS)

Tema en 'CLAMP' iniciado por Maiatranslat, 10 Agosto 2007.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Maiatranslat

    Maiatranslat Guest

    Título:
    Volviéndose la Bella Durmiente (CCS)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1524
    Volviéndose la Bella Durmiente (CCS)

    Hola, antes que nada debería presentarme. Pueden llamarme Maia ;)
    Decidí publicar finalmente algún fic, para que mi inscripción aquí no sea simplemente para visitas fantasma :P sino hacer algo, espero contribuir al foro de los fics.
    Ahora, sin más preámbulos, el primer capítulo.

    VOLVIENDOSE LA BELLA DURMIENTE
    Capítulo 1: Tristeza
    Había pasado un año desde aquel día en que La Nada se convirtió en La Esperanza. Aunque habían estado muy felices durante el resto de la estadía de Syaoran y Meiling en Japón, la despedida llegó más pronto de lo que hubieran deseado. Su partida fue aún más difícil que la primera vez que se había marchado, pues ahora sabían lo que siempre sentirían el uno por el otro.
    Desde aquel momento no habían podido volver a encontrarse. Siempre había alguna razón, como un compromiso familiar o algo parecido. Su único medio de comunicación eran algunas cartas que mandaban con cierta frecuencia y una que otra llamada cada mes.
    Se acercaban las vacaciones de verano, la oportunidad precisa para un viaje y Syaoran le había prometido que haría todo lo posible para ir a donde estaba ella.
    Un día llegó la tan esperada carta de Syaoran. Sakura, como todas las mañanas, iba al buzón, examinaba los sobres que contenía y al ver la carta ahogó un grito de alegría y la guardó en su bolsillo para entrar de nuevo a la casa y dejar el resto de correspondencia sobre la mesa. De inmediato salió hacia la casa de Tomoyo donde esta la recibió con un nuevo traje para que se probara. La pequeña hechicera la evadió enseñándole el sobre y de inmediato fueron a la salita donde Sakura abrió el sobre y comenzó a leer en silencio.
    Sakura suspiró como queriendo deshacerse de su tristeza.
    —¿Ocurre algo malo, Sakura? —preguntó Tomoyo.
    —Es que Syaoran no podrá venir este verano.
    —¿Es eso lo que dice la carta?
    Dice: Querida Sakura: Hace ya un año que sellaste la última carta que permanecía oculta. Tenía tantas ganas de ir contigo para recordar aquel acontecimiento, pero me temo que las cosas se han complicado un poco para mi…
    Sakura se detuvo un instante y continuó leyendo el contenido de la carta en silencio. Un ligero sonrojo se mostraba en sus mejillas a medida que continuaba leyendo.
    Al levantar la vista, notó que Tomoyo sostenía (de nuevo) su cámara de video.
    —Tomoyo, ¿Qué haces?
    —Es que no podía resistirme a grabar tu hermosa cara mientras recibías noticias de la persona más importante para ti —respondió la niña de cabello negro, con estrellas en los ojos y sintiéndose en las nubes.
    Sakura sólo rió nerviosamente mientras Tomoyo seguía hablando de cómo le fascinaban los videos que podía hacerle a Sakura.
    Tenía muchas ganas de ver a Syaoran. ¿Habría cambiado algo en un año? Todos sus amigos estaban más altos, la habían superado en altura por varios centímetros.
    —Sakura, ¿te probarías el vestido que acabo de hacer?
    Ella rió con nerviosismo.
    —Seguro, me encantaría.
    Tomoyo le presentó su nueva obra de arte, un vestido rosado bastante normal que al verlo desde arriba la falda tomaba la forma de una flor de cerezo. Poco a poco los vestidos de Tomoyo comenzaban a parecer menos un disfraz y se estaban convirtiendo en verdaderos vestidos dignos de cualquier pasarela.
    —Tomoyo, realmente te has lucido con este vestido.
    —Quería que lo usaras cuando Li viniera a visitarte, pero tal parece que no será posible.
    El rostro de Sakura entristeció.
    —Lo extrañas mucho, ¿no es así? —dijo Tomoyo entristeciendo también.
    —Me enferma mucho el no verlo. Es mucho tiempo ya el que llevamos separados y siempre es algo que evita que podamos estar juntos. Como desearía que ocurriera algo bueno para variar y pudiéramos vernos después de todo.
    —Ten fe, Sakura. Estoy segura que podrás verlo antes de lo que piensas —dijo Tomoyo.
    ––––0––––​
    Sakura estaba preparando la cena para ella y Kero ya que su hermano y su padre habían salido. Ella estaba notablemente triste y esto hizo que Kero se preocupara por ella.
    —¿Te ocurre algo, Sakura?
    Ella volteó a ver a su pequeño guardián sin siquiera ocultar su mirada triste.
    —No pasa nada, Kero.
    —No eres buena mintiendo, Sakura. A ti te pasa algo.
    Sonrió y sacudió la cabeza.
    —No es nada, sólo estaba pensando…
    —¿En el mocoso? —adivinó el guardián.
    Sakura sonrió con algo de melancolía en sus ojos.
    —¿Por qué sabes que estaba pensando en él?
    —Es natural, siempre que piensas en él te pones triste. Ya olvídate de él, no es más que un fastidio.
    —Si sigues diciendo eso te voy a dejar sin postre esta noche —amenazó ella enfureciéndose.
    —Está bien, no diré nada más —respondió con miedo.
    Y resignado voló hasta donde Sakura había dejado su bolsa y el sobre con la carta se había salido. Lleno de curiosidad, tomó el sobre y comenzó a leer la carta.
    —Así que el mocoso no podrá venir —dijo Kero—. Bueno, eso es una pena —añadió con sarcasmo.
    Pero Sakura ya estaba demasiado absorta en sus pensamientos para responder a la mordacidad del pequeño ser alado.
    Más tarde esa noche, su padre y su hermano no habían regresado pero, ella no pensaba más que en la carta que había recibido esa tarde. Kero permanecía en la cocina mientras ella volvía a leerla en la privacidad de su habitación.
    «…me temo que no podré regresar a Japón en algún tiempo, lo que me causa mucha tristeza. Tenía tantas ganas de verte, aunque no hayan pasado más que dos meses desde nuestra última llamada y unas semanas desde tu última carta, ya no es suficiente. Te extraño, Sakura, en verdad te extraño… Necesito verte.»
    —Yo también te extraño —susurró Sakura abrazando la carta que Syaoran había enviado.
    Un ligero resplandor salió del libro que guardaba las cartas que permanecía sobre el escritorio de Sakura.
    ––––––0––––––​
    Tomoyo estaba un poco misteriosa aquella tarde cuando Sakura llegó a visitarla. No había dicho nada de un vestido nuevo o querer hacer un video, lo que comenzaba a poner nerviosa a Sakura.
    —Tomoyo, ¿te sientes bien?
    —¿Por qué preguntas eso, Sakura? —le respondió ella con una natural sonrisa.
    —No, por nada —dijo para volver a tomar el té que ella le había ofrecido.
    —Sakura, ¿le has respondido a Syaoran su carta?
    —La verdad no, me encontraba muy desanimada y no quería que en mi carta notara mi tristeza. A él no le gusta que yo esté triste.
    —Ya veo.
    Tomoyo estaba extraña, sonreía más de lo que acostumbraba mientras entonaba muy bajito una de las canciones que había aprendido en la escuela.
    —¿Sucedió algo que te tiene tan contenta? —le preguntó Sakura luego de mucho preguntarse lo que tenía de raro su amiga.
    —Te has vuelto un poco más observadora. La verdad sí ocurrió algo muy bueno, pero no te lo contaré.
    —¿Tiene que ver con Eriol? —insinuó ella provocando un ligero sonrojo en su amiga.
    —No, no tiene que ver con él, no sé porqué pensaste que podía ser él —dijo fingiendo serenidad.
    —Digamos que cierto guardián alado supo de fuente muy fiable que ha llegado correspondencia tuya para cierto mago que ambas conocemos.
    Tomoyo se ocultó detrás de la taza de té para no tener que responderle.
    —Meiling te manda saludos —dijo para cambiar el tema.
    —¿También te has estado comunicando con ella?
    Ella decidió ignorar el “también” y continuar su comentario.
    —Dice que Syaoran también está muy triste por no poder verte y está molesto con su madre por no dejarlo venir.
    —Mi querido Syaoran… —murmuró para sí.
    —Cuando fuimos a Hong Kong aquella vez me pareció que la señora Li era una dama muy amable y que le habías caído muy bien. ¿Por qué crees que se opone a que él venga a visitarte?
    —No lo sé, pero siempre parece tener una razón para retener a Syaoran y es lo que no logro explicarme.
    Tomoyo volvió a sonreir
    —No te preocupes, quizá lo veas antes de lo que tenías pensado.
    —¿Por qué dices eso, Tomoyo? —preguntó Sakura ligeramente intrigada.
    —Es sólo una suposición mía.
     
  2.  
    Kaiya

    Kaiya Guest

    Re: Volviéndose la Bella Durmiente (CCS)

    ** wiii ke lindooo espero que Syaoran la vea *.*
    jijiji ta muy bien escrito
    continua pronto


    Shauu
     
  3.  
    NEFERTIRI

    NEFERTIRI Guest

    Re: Volviéndose la Bella Durmiente (CCS)

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ME GUSTO!!!!!!!!!!!!
    TIENES RAZON ES TIEMPO DE Q PUBLIK UN FIC, LO HE PENSADO MUCHO,
    PERO AUN ME FALTA UN BONITO FINAL
    SOLO ESPERENME
    MATTA-NEE
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso