Villa Cruce

Tema en 'Región de Gérie' iniciado por MrJake, 14 Junio 2020.

Cargando...
  1.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Villa Cruce

    [​IMG]

    Conexiones:
    - Ruta 13 - Sección Sur (Sur)
    - Ruta 13 - Sección Norte (Norte) (Bloqueado)
    - Ruta 17 (Oeste) (Bloqueado)
    - Ruta 14 (Este)

    Lugares de interés:
    - Estadio de Cruce
    - Torre Combate
    - Mercado Central

    Villa Cruce, la ciudad situada en el puro centro de Gérie. Este lugar recibe su nombre por el hecho de ser una ciudad, sí, pero pequeña en comparación con otras (de ahí el término de "villa") y por ser el centro neurálgico del tráfico en Gérie, sea de mercancías, personas, pokémon... todo el mundo debe pasar por Villa Cruce al menos tres veces si quiere recorrer de una sola vez Gérie al completo. ¡De ahí que sea, literalmente, un cruce!

    El aspecto de la ciudad es mucho más rústico que el de Nueva Puntera, sin duda, con un encanto pseudomedieval inexplicable, ¡pero el bullicio revelaba que, en efecto, era una ciudad, y una muy concurrida! El gran estadio de Cruce es grande, con el exterior pintado de blanco y decoraciones rojas; aunque sobresale un poco por sus vivos colores, sin duda lograba integrarse bien entre el resto de edificios.

    En todo caso, la ciudad tenía cuatro salidas, dividiéndose la mitad norte y sur de Villa Cruce por un río que la atraviesa diagonalmente; el puente que pasa por encima y la calle principal que atraviesa la ciudad se considera parte de la ruta 13, que continúa al otro lado. Por su parte, a este y oeste, nuevas rutas se abren, con accesos bajo las pequeñas montañas entre las que la ciudad se encontraba.​
     
    Última edición: 30 Junio 2021
    • Fangirl Fangirl x 5
  2.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    —¡Te pillé!

    Cerré mis brazos en torno al menudo cuerpo de Nana, y a pesar de que esta balase en señal de protesta, la levanté del suelo sin nada más que discutir. Alcé la mirada por primera vez para contemplar villa Cruce en su totalidad, dando una vuelta sobre mí: a pesar del aspecto mucho más rústico que la ciudad que habíamos dejado atrás, el flujo de gente no parecía haber variado, ¡quizás hasta había mucha más! Absorta en el aire medieval que se desprendía de las edificaciones, no me di cuenta de que algunas personas pasaban por mi lado transportando mercancía, chocando ligeramente con ellos mientras daba un paso hacia atrás, distraída.

    —¡P-Perdón! —exclamé, inclinándome de inmediato, con Nana observando con desinterés mientras masticaba parte de mi mechón. Por suerte no había caído nada y... Un segundo, ¿mi mechón? Aparté el rostro de la oveja, exasperada—. ¿Quieres estarte quieta? Agh, ahora te busco algo para comer, pero mi pelo no es parte del menú.

    >>Vamos, chicos.

    Y tras un acuerdo generalizado comenzamos a caminar entre las concurridas calles de Villa Cruce, buscando poder conocerla mejor. ¡Perderse entre las calles era la mejor forma de viajar y conocer lugares nuevos!
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Un chico con cabellos azules y muy enérgico, seguido de un Dreepy, se acercó corriendo a Liza al verla llegar.

    —¡Ey! ¡¡Tú eres Liza White!! ¡Me llamo Liam, encantado! Te vi pelear las dos veces contra Arlene, je. ¡Luchaste muy bien, incluso cuando perdiste! Estar a punto de ganar a un líder de gimnasio con desventaja numérica es una hazaña impresionante. ¿Estabas pensando ir de camino al gimnasio de Villa Cruce? Temo decirte que la líder no anda por aquí... y la ciudad está bastante en caos ahora mismo. ¡O sea, que no pasa nada malo, no te asustes! Es solo que el acceso al oeste está en restauración ahora mismo, ya ves tú. ¡Hubo en derrumbe y se quedó medio atascado! Y al norte está Macrocosmos estudiando la parte norte de la Ruta 13, en su recorrido por la misma, ¡así que tampoco puedes pasar por ahí! De manera que el mejor sitio al que puedes ir, y el único, de hecho, ¡es al este!

    ... este chico no paraba de hablar, ¡madre mía!

    —Por allí está la Ruta 14, sí. Más allá de ella, ¡pam!, la Ruta 15 te puede llevar a dos Gimnasios. ¡En Ciudad Rococó uno, y en Pueblo Sereno otro. De hecho, en el Lago de la Calma, junto a Pueblo Sereno, es donde seguramente estará la líder de esta ciudad, ¡suele ir allí a meditar y entrenar, o al Valle Tundra, según le pille! De hecho ha dejado una indicación en su Estadio que afirma que quienes deseen desafiarla tendrán que llegar al Lago como parte de su prueba, ¡así que ya sabes, toca ir para allá!

    Uf, cuánta información, ¡y aún no parecía dispuesto a callarse!

    —¡Oye, oye! No soy un entrenador bueno ni mucho menos, ¡pero a Dreepy y a mí nos gustaría pelear contigo! ¡Por fa! ¡No puedes decirle que no a un fan, a que no!

    —¡Dree, dree!


    P-Pero ella... pero si ni siquiera había dicho... p-pero...

    Ah, en fin, ¡da igual, un combate rápido no haría daño a nadie!

    [​IMG]
    DREEPY: Dragón/Fantasma
    Lvl. 21

    Salud: 90/90
    AP: 100/100
    Ataque: 80
    Defensa: 50
    Ataque especial: 40
    Defensa especial: 50
    Velocidad: 100
    Habilidades activas:
    -Impresionar (20 Potencia, Fantasma, físico, -5 AP)
    -Acoso (20 Potencia, Bicho, especial; impide huir al rival y, por 3 turnos, le hace perder un 10% de sus PS máximos. -60 AP)
    -Ataque rápido (30 Potencia, Normal, físico. Si golpea durante un ataque doble, dañará con potencia 50, pero no puede usarse dos veces seguidas. -10 AP)
    -Mordisco (30 Potencia, Siniestro, físico, -8 AP)
     
    MrJake ha tirado dados de 5 caras para Puerriño? :0! Total: 5 $dice
    MrJake ha tirado dados de 99 caras para Lvl. Farfetch'd Total: 356 $dice $dice $dice $dice $dice $dice
    MrJake ha tirado dados de 99 caras para Lvl. Wurmple :0 Total: 245 $dice $dice $dice $dice $dice $dice
    MrJake ha tirado dados de 99 caras para Lvl. Luxio Total: 193 $dice $dice $dice $dice $dice $dice
    MrJake ha tirado dados de 99 caras para Lvl. Drizzile Total: 411 $dice $dice $dice $dice $dice $dice
    • Fangirl Fangirl x 2
  4.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Apenas pudimos avanzar demasiado entre las calles cuando un chico de curioso cabello azul junto a un extraño pokémon parecieron reconocerme en el acto. Ruborizada, miré a ambos lados antes de detenerme, esperando que su enérgica voz no llamase demasiado la atención.

    —Eh s-sí, soy y...

    Pronto me di cuenta que hablar con Liam iba a ser tarea imposible. El chico hablaba a gran velocidad y tuve que hacer un esfuerzo por seguirle el hilo, sobre todo para recordar tanta información de golpe. ¿Varios gimnasios disponibles? ¿Ruinas Rococó? ¿Lago de la calma? ¡Ah, por qué no había traído un boli!

    Algo abrumada, me costó unos segundos asimilar que me había retado a un combate. Su pokémon, el tal Dreepy, flotaba en el aire impaciente, a la espera de su rival. Miré a mis chicos, y fue Percy de nuevo quien dio el paso. Parecía estar deseando evolucionar, ¿eh?

    —De acuerdo, de acuerdo, combatiremos~. Y encantada de conocerte, Liam —agregué con una pequeña sonrisa, dado que apenas había tenido la oportunidad de hablar—. Vamos allá Percival, ¡Giro vil!


    [​IMG]
    FARFETCH'D: Lucha
    Lvl. 23 (100)

    Salud: 120/120
    AP: 70/100
    Ataque: 115
    Defensa: 66
    Ataque especial: 59
    Defensa especial: 63
    Velocidad: 64 (<48)
    Equipo:
    - Puerro (solo para Farfetch'd. Con cada golpe, el rival lanza un dado de 5 caras, y si sale 1, recibe un 50% más de daño)
    Habilidades pasivas:
    -Temeridad (+25 potencia a movimientos físicos a cambio de gastar x3 AP)
    Habilidades activas:
    -Picotazo (45 Potencia, Volador, físico, -15 AP)
    -Malicioso (-50% Defensa rival por dos turnos, -30 AP)
    -Golpe Roca (55 Potencia, Lucha, físico, -24 AP)
    -Cortefuria (45 Potencia, bicho, físico, -15 AP)
    -Giro Vil (65 Potencia, siniestro, físico, -30 AP)
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    MrJake

    MrJake Game Master

    Capricornio
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    21,336
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Farfetch'd sube de nivel!
    +1 Ataque

    ¡Wurmple sube de nivel!
    +1 Defensa
    +1 Ataque especial

    ¡Luxio sube de nivel!
    +1 Ataque
    +1 Defensa especial
    +1 Velocidad

    ¡Drizzile sube de nivel!
    +1 Ataque
    +1 Ataque especial
    +1 Velocidad

    +100 arlines


    Dreepy fue rápidamente despachado, y Liam lo cogió entre sus brazos, sorprendido.

    —Woooooow... ¡caramba, qué brutalidad! ¡Vaya, ni dejar que Dreepy se moviese, eh! ¡No me extraña que ganases a Arlene! Aunque ganarme a mí tampoco tiene mucho mérito, je... —sonrió de forma jovial y divertida. Luego, dio un saltito y una palmada que sobresaltó a Liza, pues fue muy repentino. E-Este chico era dinamita pura, vaya—. ¡¡Pues nada!! Yo tengo mis cosas que hacer por la ciudad. ¡No sé si tú tendrás algún encargo o algo de tu patrocinador, pero por lo demás, tampoco puedes hacer mucho más que turismo por Villa Cruce, así que yo que tú iría tirando para la Ruta 14, al este!

    Comenzó a corretear hasta alejarse, mientras la saludaba con la mano para despedirse.

    —¡Bueno, Liza, encantado de haber peleado contigo! ¡Ya nos veremos otra vez! ¡Adióoos~!

    Y... se marchó. Como un relámpago, que llega, deja un fuerte impacto, y luego desaparece.

    E-En fin, al menos lo importante parecía claro: la líder de Villa Cruce no estaba, y había que encontrarla en un Lago que estaba muy al este para poder pelear con ella. Así que, quizá, de camino podría probar con otros líderes de gimnasio, ¿no? ¡Rumbo a la Ruta 14, pues!
     
    • Adorable Adorable x 2
  6.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    ¿Qué le pasaba a Colin? No lo entendía para nada. Era un amargado pero parecía tenerle un gran cariño a sus Pokémon y ellos a él. Qué aguante. En cualquier caso, una vez él se marchó yo hice lo mismo ingresando de una vez por todas a Villa Cruce. La ciudad... era una urbe, pero no estaba nada urbanizada. Poseía un estilo medieval y el mismo estaba impregnando en todas partes. En sus edificios, en sus calles, incluso en su gente. Con todo, el afluente de personas era enorme, entre viajeros, transportistas y ciudadanos. Sin embargo, no me detuve demasiado tiempo en observar el panorama, me apresuré a entrar al Centro Pokémon, restaurar la salud de mi equipo y darle dos caramelos experiencia a Katsuo.

    De modo que el gimnasio también estaba cerrado. ¿Qué pasaba ahora? ¿Iban a estar cerrados todos los gimnasios a los que llegarámos?

    Mas, al salir, no tardé en percatarme de una figura conocida. No me costó demasiado reconocerla, con su cabello castaño recogido en una coleta alta. Era Liza White y si estaba en Villa Cruce, significaba que había vencido a Arlene. ¡Ah, mis ánimos habían dado sus frutos entonces! Sonreí ligeramente.

    —¡Liza!—la llamé y alcé la mano. Pero a medida que reducía la distancia entre nosotras mi expresión empezó a cambiar. La sonrisa se me heló en los labios, tensa, temblorosa. Un escalofrío gélido recorrió mi espalda y sentí como la sangre se me congelaba de súbito en las venas. Me detuve a apenas unos pocos metros, pálida, paralizada, asqueada por el horror.

    El labio inferior me tembló, incapaz de formular nada coherente.

    ¿Qué era esa cosa que tenía sobre la cabeza...?
     
    • Gracioso Gracioso x 3
  7.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Lo cierto es que me había quedado cierto sentimiento de culpabilidad al acabar la batalla de un solo golpe. De verdad que pensaba que tendría más compañeros en su equipo, si lo hubiese sabido no habría sido tan dura... A pesar de todo, la actitud de Liam era bastante inspiradora. Me despedí de él agradeciéndole la información y el combate, con una expresión culpable, y alcé mi pulgar hacia Percival, orgullosa de su desempeño. Nana parece que se tranquilizó un poco en mis brazos, o quizás esperaba precisamente que me confiase.

    No, definitivamente no iba a poder estar tranquila con esta oveja presente.

    Nos permitimos un tiempo para deambular por la villa, conocer la ubicación del gimnasio y restaurar la energía de mi equipo. La idea de resolver aquel asunto que mi patrocinador me había hecho saber rondaba por mi cabeza (oh vamos, ¿usarme para ganar una competición absurda contra Roy? ¡Ya te vale, Lion!), pero la idea pronto se dispersó al escuchar una voz femenina llamarme no muy lejos. Me volví, buscando su origen, y sonreí animada al descubrir que Mimi estaba justo allí. ¡Ah, tenía tanto que contarle! Aunque si estaba allí ya le hacía spoiler, ¡pero qué más daba!

    —Oh, ¡Mimi, hola! —exclamé, desviando la trayectoria de mis pasos para dirigirnos a su encuentro. No obstante, algo parecía ir mal: su rostro se tensó, y podía jurar que había perdido color. Frenó los pasos a escasos metros, y yo fui imitando su acción a medida que seguía la dirección de su mirada hacia... mi cabeza. La realización me golpeó con fuerza y de repente todo encajaba. De un respingo la apunté con un acusador dedo índice, indignada y de forma algo cómica, mientras Shade ladeaba la cabeza sin comprender nada—. ¡Ah, así que eras tú la que insultó a los pokémon de mi nuevo amigo el cazabichos! Me encontré al pobre super molesto y tuve que ayudarlo a calmarse, Arceus...

    Al principio todo lo que decía tenía cierto tinte bromista, pero al verla asustada de verdad retomé la seriedad en mi semblante. Le susurré una disculpa al Wurmple, pidiéndole que entrase a su pokéball durante un rato, y me volví hacia la chica. Mi voz sonó serena, en un intento por comprender lo que pasaba. Quizás...

    >>¿Tienes... fobia a los pokémon bicho, o algo así?
     
    • Adorable Adorable x 2
  8.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    No me pude mover. Estaba francamente paralizada, pegada al suelo y estática. ¿Por qué Liza tenía un Pokémon tipo bicho? ¿Y por qué lo tenía suelto, fuera de su pokéball? No me gustaba aquella sensación que escalaba por mi garganta, haciendo un nudo prieto. ¿¡Qué pasaba que todo el mundo tenía Pokémon bicho ahora?! ¡Creía que podía confiar en ella!

    Cuando me preguntó directamente todo mi cuerpo se tensó de forma repentina. El color regresó a mi semblante pero no así mi buen humor. Me sentía traicionada. ¿Pero traicionada por qué? Era francamente ridículo.

    —¿Qué te importa?—le espeté con brusquedad, tosca. Fue más un arranque que un acto consciente. Enseguida me arrepentí de ello. No me gustaba ser tan abierta con gente a la que apenas conocía. Me costaba confiar en los demás. Y sin embargo allí estaba Liza, con ese carácter sociable, tratando de pasar el muro que formaban mis inseguridades. Suspiré pesadamente, sin saber exactamente qué hacer, sabiendo que estaba expuesta y sintiéndome repentinamente vulnerable, me abracé el brazo con el contrario, rodeándome, buscando resguardar mis emociones.

    No era algo de lo que me gustaba hablar. Tal vez de niña hubiera tenido algún sentido pero ahora que era una adolescente solo era un pensamiento ridículo.

    Agaché la mirada y apreté los labios hasta que formaron una fina línea en mi semblante.

    —Yo...
     
    • Sad Sad x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    La brusquedad de sus palabras me golpeó con contundencia, ensombreciendo el brillo amable con el que no había dejado de mirarla en ningún momento. No había un ápice de maldad ni de burla en mi voz, tan solo un tímido intento por conocerla mejor. Desvié la mirada durante un instante, abrazando a Nana contra mi pecho y ocultando ligeramente mi rostro en ella. De repente me sentía algo ingenua. No todo el mundo era tan abierto como yo y mucho menos podía obligar a la gente a serlo, quizás por ello chocar contra la barrera de Mimiko Honda por primera vez me dolió más de la cuenta.

    "Yo..."

    Escucharla murmurar me trajo de vuelta, pero mi sonrisa no era ni por asomo similar a la que le había dirigido antes. Negué con la cabeza, tranquila, liberándola de la carga que debía estar sintiendo en ese momento por mi pregunta.

    —Olvídalo, no debí preguntar —atiné a decir, pero no fui capaz de mirarla en ningún momento. Acaricié la lana de la oveja entre mis brazos, algo incómoda de repente—. Perdona si te abrumé durante... todo este viaje. No me di cuenta.

    >>Pero bueno, no importa. Me han avisado que hay una única ruta al este a la que podemos dirigirnos, nosotros iremos ahora. Por si te apetece venir y eso.

    Aguardé un poco, a la espera de su respuesta, pero no agregué nada más. Creo que ya había dicho suficiente.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Sad Sad x 2
  10.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    Me quedé allí tensa, abrazada a mí misma. No había querido estallar de esa forma... solo me abrumé. Nunca me había sentido cómoda contando mis intimidades, menos aquellas que sabía que eran absurdas y podían desatar la burla de quién fuera que las escuchase. Una parte de mí sabía que Liza no se reiría ni burlaría, pero yo era insegura, más aún con las cosas que realmente podían derrumbar parte de mi muralla y dejar expuestas mis debilidades.

    Sin embargo, cuando dijo que me había estado molestando todo el viaje no pude evitar mirarla, sorprendida por sus palabras. Impactada de hecho. De su tono repentinamente seco no iba a reprocharle nada.

    —Eso no es verdad—le dije y fruncí ligeramente el ceño, contrariada—. No es cierto que me has abrumado durante todo el viaje. En todo caso, la culpa es mía, porque la se acercó a hablarte fui yo. Tú no has hecho nada.

    Guardé silencio durante unos segundos decidiendo si debía o no apartar el orgullo o seguir cosechando malentendidos y rompiendo amistades.

    Como con Alpha.

    Nunca era todo lo honesta y sincera que debería por eso solo cometía errores, dando palos de ciego mientras buscaba protegerme a mí misma. Mis intentos solo parecían dañar a todo aquel que me rodeaba.

    Descrucé los brazos.

    —No—le dije con severidad. El atardecer empezaba a caer sobre Villa Cruce—. No te vayas aún, maldita sea—extendí la mano en su dirección, pero no pude sostener su mirada. El peso de la culpabilidad y la vergüenza se hacía inmensa al cruzar sus ojos azules y terminé apartándola—Ven y siéntate conmigo.

    ¿De verdad iba a contárselo? Ah sí, de verdad iba a contárselo.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  11.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    El silencio se extendió durante un par de segundos que se sintieron eternos. El sol comenzaba a caer y las luces de Villa Cruce se prendieron, tímidas, sobre aquella urbe pseudomedieval. Fue el contacto de mi mano sobre la que Mimi me extendía la que terminó con aquel molesto silencio. Con una mano sobre mi cintura, y Nana ahora observando la escena desde el suelo, busqué su mirada con cierta resignación maternal.

    Ah... ¿Por qué era incapaz de negarme a algo así?

    —Está bien, no me iré a ningún lado si eso te hace sentir mejor, ¿de acuerdo? —le aseguré, cerrando los ojos mientras suspiraba. Di un paso en la dirección en la que se encontraban un par de bancos de piedra y me volví hacia ella, frunciendo la nariz algo insegura al reparar en algo—. Sabes que no necesitas justificarte conmigo, ¿cierto? No quiero forzarte a nada.

    Saber que no la había llegado a molestar tanto como creí en un principio hizo que parte de la incomodidad anterior se esfumase. A pesar de la comprensión que le transmitía con mis palabras, seguía sintiendo que algo no estaba bien con eso. ¿De verdad estaba preparada?
     
    • Adorable Adorable x 2
  12.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    Sentirla tocar mi mano me alivió tanto como crispó aún más mis nervios. Asentí, porque sabía que no tenía que forzarme a mí misma, pero lo iba a hacer igual. ¿Así que qué importaba?

    Finalmente nos sentamos en un banco de piedra. El cielo se había tornado anaranjado con ciertos matices rosados, con nubes que parecía Wooloo aquí y allí. Las luces de Villa Cruce empezaban a prenderse y el afluente de personas que iban y venían desde otros puntos de la región había disminuido ligeramente. Pronto anochecería... la segunda noche en Gérie, lejos de casa.

    Ah.

    Clavé mi mirada al otro lado de la calle jugueteando entre mis dedos con un mechón de cabello. Tanto para distraerme como para apaciguar mis nervios. El corazón me latía desaforado en el pecho por la anticipación, no sabiendo que esperar de todo eso. ¿Por qué tendía a hacer montañas de granos de arena?

    —Nunca se lo he contado a nadie—dije con un hilo de voz de pronto, de forma repentina—. Ni siquiera a Emily. Me da vergüenza.

    Emily era mi mejor amiga y probablemente ni siquiera ella era consciente del horror que me causaban los Pokémon bicho. Jamás se lo había contado... aunque sí le había dicho que por ella me encerraría en una habitación llena de ellos. El amor hacía cosas muy raras.

    Giré la cabeza para mirar a Liza con cierta súplica y temor en los ojos. Estaba ansiosa, nerviosa y asustada. Sabía que era una estupidez y era precisamente eso lo que más me preocupaba de todo. Si tuviera una razón de verdadero peso no tendría que temer una reacción.

    Pero era absurdo.

    Recogí mis piernas sobre el banco y las rodeé con mis brazos. Empezaba a refrescar.

    >>Prométeme que no te vas a reír.
     
    • Adorable Adorable x 2
  13.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Todos mis pokémon habían regresado a sus pokéballs, quizás comprendiendo que se trataba de una situación delicada, y varios pares de ojos no iban a servir más que de distracción. La única que sorprendentemente decidió quedarse, adoptando una actitud bastante madura, fue Nana. Empezaba a refrescar y siendo consciente de las frías manos que la habían acariciado hasta ese momento fue incapaz de dejarme a mi suerte, y decidió hacerse bolita entre ambas.

    Su lana, de alguna forma, reguló un poco el impacto de la brisa nocturna.

    Era curioso. Cómo, de alguna forma inexplicable, acababa siempre por aparecer en su órbita en el momento adecuado, aunque no creía que fuera la persona correcta. O eso fue lo que sentí aquella vez, cuando me confesó lo de Emily siendo simples conocidas. Mi necesidad por reconfortar a los demás me empujó aquella tarde a ayudarla con todo el cariño que tenía dentro de mí. Quizás fuese una forma extraña en que mi mente trataba de compensar la ausencia del afecto de alguien importante en mi vida. La mente humana era fascinante cuando se lo proponía.

    El caso es que, aquella vez, sí que me sentía un poco menos... fuera de lugar. Quería creer en que no era una suerte de salvavidas arrojado al azar y que de verdad tenía confianza para contarme aquello que la aterraba. Cuando buscó mi mirada, encogida sobre sí y visiblemente nerviosa tuve que hacer un esfuerzo por no abrazarla. Me dolía ver a la gente así, tan vulnerables, pero debía saber respetar su espacio por más que me costase.

    Apoyé mi mejilla en la palma de mi mano, mirándola de lado.

    —La duda ofende —solté una breve risa por la nariz, tratando de calmar sus nervios. La seriedad no iba conmigo. A pesar de ello alcé mi meñique como aquella vez tras la pantalla, antes de dejar mi mano libre sobre la cabeza de Nana una vez más—. No lo haré, te lo prometo.
     
    • Ganador Ganador x 2
    • Adorable Adorable x 1
  14.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    Su respuesta me reconfortó al igual que lo hizo el calor de su Wooloo. Había subido al banco y se había tumbado entre ambas. El calor que irradiaba su cuerpo lanudo alejó mínimamente el frío que sentía, derritiendo el hielo que parecía separarnos y la distancia entre nuestros corazones. La actitud de Liza, paciente y maternal, me dio un último empujón.

    Me mordí el labio ligeramente dubitativa y regresé la mirada al otro lado de la calle. Todas las luces estaban ya prendidas y las farolas dibujaban parches anaranjados sobre el asfalto de piedra. Villa-Cruce tenía ese encanto rústico, psudo-medieval de Pueblo Frontera. Me preguntaba si todas sus ciudades serían así.

    —Cuando era una niña...—empecé a relatar en un murmullo bajo, casi renuente y apoyé mi rostro sobre mis rodillas. Estaba profundamente avergonzada. ¿Por qué había decidido contárselo, Arceus? Ya no podía dar vuelta atrás, ¿verdad? Cobarde. Solo estaba siendo una estúpida cobarde. Inspiré profundamente por la nariz buscando calmar mis emociones— estaba jugando en el jardín de casa y me picó un Skorupi. No fue nada realmente grave, unos días en cama pero...

    Tragué saliva con dificultad. Incluso las orejas me ardían con fiereza a aquellas alturas. Ah, mierda... Quería salir corriendo de allí, incluso regresar al Valle Tundra. El frío me quitaría el ardor de la cara, al menos. Terminé ocultando el rostro sobre mis piernas de modo que mi voz se oyó ahogada cuando volví a hablar, acolchada por mis muslos y la tela de los shorts.

    Un escalofrío me recorrió la espalda.

    >>Pasé el resto del mes teniendo pesadillas terribles en las que amanecía convertida en un bicho horrible y asqueroso. Desde entonces... me es imposible estar con un Pokémon bicho por más de dos segundos sin recordarlo—apreté los dientes, frustrada—. ¡Sé que es absurdo pero no es algo que pueda evitar...! ¡Además me dan un asco tremendo!

    Soltó un grito ahogado súbitamente, casi desesperado, ansiando menguar la frustración, la vergüenza, el bochorno. Todo. Todas las emociones que en ese momento me abrumaban. Lo ridícula que me sentía. Las palabras de aquel cazabichos sobre que tenían sentimientos. La misma Liza y su compañero de equipo.

    No me moví. Completamente roja, avergonzada y tensa. Fui incapaz de levantar la mirada y cruzarla con Liza como si el solo hecho de hacerlo me fuera a dejar mortificada y sin vida en el suelo. De hecho en algún punto había cerrado los ojos con fuerza, apretándolos, como si hacerlo pudiera hacerme escapar de aquella situación ridícula y reducir su impacto. Solo quería que un Digglet cualquiera, normal o regional, usara fisura sobre mí y me enterrara bajo el suelo.

    Cualquier parecido con la Metamorfosis de Kafka es pura coincidencia (?)
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Sad Sad x 1
    • Espeluznante Espeluznante x 1
  15.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Su grito ahogado se perdió entre las calles de villa Cruce, captando la atención de algún que otro transeúnte que terminaba su jornada laboral, poco más. Fruncí el ceño cuando alguno permaneció curioseando más de la cuenta, echándolo con cierta brusquedad en la mirada. Esto no era ningún reality show con un guión previo a seguir, eran las emociones de alguien las que estaban en juego.

    Destensé los hombros cuando creí haber recuperado cierta intimidad. El rostro de Mimi seguía oculto entre sus piernas, pero al menos había pasado lo peor. Se había desahogado del todo.

    El resto de camino a seguir era una bajada fácil de atravesar.

    —¿Qué se siente? —murmuré al fin, deambulando con la mirada el asfalto recién iluminado. En ningún momento me atreví a girar el rostro, como si Mimi fuese un diminuto Rookidie al que podía espantar con el más mínimo movimiento. Y yo no quería eso—. Soltar algo que lleva años atorado en la garganta. Apuesto a que a pesar de la vergüenza, acabas de quitarte un gran peso de encima.

    Yo no tenía fobias de ese estilo, era cierto. No podía comprender lo que sentía tanto como me gustaría, pero a veces eso no era necesario. Mimi no quería que alguien más compartiese algo tan horrible como lo era una fobia, quería sacársela de encima sin ser juzgada en el proceso. Que alguien la escuchase. Nana, quizás movida por las emociones convulsas de la chica, se inclinó un poco más hacia ella, apoyándose con suavidad en su cuerpo. No me molesté cuando parte de la calidez se fue, ella lo necesitaba más que yo ahora.

    Cerré los ojos, inspirando hondo. El aire era tan puro en Gérie que te dejaba muy buen cuerpo.

    —Si te sirve de algo, contarlo siempre es el primer paso para superarlo —agregué, recostándome sobre el respaldo del banco. Estaba deseando volver a ver el cielo estrellado de la región, apenas debía quedarle mucho. Era algo que amaba hacer cada día, que me relajaba. Y aunque no fuera a decírselo ahora mismo, apreciaba compartir mi momento favorito del día con alguien más—. No es algo que se solucione con un chasquido de dedos, por supuesto... Pero menos es nada.

    >>Y no creo que tu caso sea absurdo, Mimi. Las fobias suelen serlo per se.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  16.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    La escuchaba. No la veía pero la escuchaba con perfecta claridad. Aguardaba, tensa y en silencio, a que rompiera su promesa y se riese. Eso era todo lo que estaba esperando. Porque era consciente de que era un pensamiento absurdo, de que habían pasado años desde entonces... y aún así había sido incapaz de superarlo. Por eso simplemente esperé... pero nada ocurrió. Todo lo que sentí fue un tacto cálido y suave a un costado de mi cuerpo, lo que imaginé que sería Wooloo. Agradecí su presencia, su intento por consolarme e inconscientemente quizás, me incliné un poco en su dirección buscando más calor.

    ¿Qué se sentía preguntaba? No estaba realmente segura. Vergüenza. Y quizás, alivio. Se sintía como si me hubiera quitado un peso de los hombros y ahora estuviese más libre, más suelta. No me arrepentía en cualquier caso... porque enseguida fui consciente de que Liza no rompería su promesa. De que estaba allí, como el trozo de madera para un naúfrago en altamar. Salvándome.

    Era algo que solía hacer. Esperaba que no se volviese una costumbre.

    Aquello me alivió sobremanera. Aceptarlo y hablar de ello eran los primeros pasos para superarlo, lo sabía de sobra. Era el lema de mi terapeuta en Sinnoh.

    —¿Crees que puedo superarlo?—le pregunté y solté una pequeña risa amarga antes de sorber por la nariz y alzar la cabeza. La ansiedad me había aguado los ojos—. Llevo años con este trauma. Ni siquiera se lo conté a mi terapeuta.

    Estaba segura de que debía tener un aspecto lamentable con las mejillas ruborizada y los ojos húmedos, iluminados por las luces de la calle. Debía verme tan... vulnerable. Así me sentía de hecho. Y lo odiaba. Era una sensación que detestaba... porque era orgullosa y el orgullo me impedía mostrar mis emociones de forma tan abierta. ¿Pero qué importaba ya? Liza lo sabía y la verdad... agradecía que lo supiese.

    Me enjuagué las lágrimas y entonces, algo más recompuesta y aliviada, con un tono de voz más seguro y firme volví a dirigirme a ella.

    —Ese Pokémon que tenías antes sobre la cabeza...—empecé y jugueteé nuevamente con el cabello, algo nerviosa, dirigiéndole una mirada de soslayo—¿me dejarías verlo?
     
    • Adorable Adorable x 2
  17.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Escuchar su pregunta me contagió parte de su risa, aliviada quizás por escuchar su voz de nuevo, y me incliné hacia delante haciendo un leve impulso con las piernas, hasta entonces subidas sobre el banco.

    —¿Bromeas? Acabas de emprender el camino, boba. Y ya no está permitido volver atrás, o te llevo a rastras si hace falta —le saqué la lengua a pesar de que no me estaba mirando, en un tono jocoso. De repente, el buen humor volvía a cosquillearme el pecho.

    Lo cierto es que esperé de todo menos que me pidiese algo así. Acababa de lograr admitirlo en voz alta y ya se estaba saltando varios niveles para empezar a exponerse a su fobia. La miré por un momento, con una mezcla de incredulidad y... cierta admiración, a decir verdad. Arceus, aquella chica estaba loca.

    Pero no iba a negar que las mejores personas lo estaban.

    —De acuerdo, te presentaré a Shade. Pero antes —alcé uno de mis dedos, cruzándome de piernas sobre el banco mientras la miraba—, déjame advertirte que Shade es en parte tipo fantasma. Si sus ojos inquietan un poco no se lo tengas en cuenta, es muy majo en verdad. Y tampoco se mueve. Nunca.

    Busqué la pokéball del pequeño bichito, y luego la mirada de Mimi antes de pulsar el botón, queriendo ver si quería seguir con eso. Cuando recibí la confirmación, el Wurmple se materializó en mi regazo, mirando a su alrededor con esa apatía tan suya.

    Sonreí, dulce, intercambiando miradas entre ambos.

    >>Shade, esta es Mimi. Mimi, este es Shade~.
     
    • Adorable Adorable x 3
  18.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    Esperé que Liza me preguntara si estaba segura o no para hacer una locura como esa. Pero no me preguntó. De hecho, solo me explicó que su... pókemon, era además tipo fantasma. ¿Tipo fantasma? Tampoco es como si me llevara muy bien con ellos.

    Aguardé tensa, mirando de reojo, mientras Liza liberaba a ese extraño W-Wurmple regional en su regazo. El corazón me dio un vuelco en el pecho antes de empezar a latir desbocado cuando finalmente se materializó. La boca se me secó de súbito. Lo miré durante unos cinco breves segundos, obligándome realmente a mí misma, forzándome a ello aunque internamente—y externamente también—estaba temblando como una hoja. Me puse lívida.

    —H-hey Shade...—traté de saludar. De verdad lo intenté. Pero me iba a dar un infarto. Las manos me estaban temblando, las piernas también y en general, todo mi cuerpo encogido sobre mi mismo en ese banco estaba tiritando por el miedo.

    T-tal vez era mono y todo...

    Y una mierda.

    Sus ojos vacíos y yertos solo lo hacían todo aún peor. Asqueada y aterrada volví a hundir el rostro sobre mis piernas. Era una causa perdida. Tal vez lo lograría en algún momento, quizás incluso tendría un tipo bicho en mi equipo... pero ese día no sería hoy.

    —¡O-olvídalo aún no estoy lista!—le espeté con la voz ahogada, con evidente ansiedad.—¡Devuélvelo a su pokéball!
     
    • Sad Sad x 3
  19.  
    Hygge

    Hygge Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    14,207
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Shade ladeó la cabeza cuando Mimi lo saludó. No parpadeó, y su mirada vacía siguió cada movimiento desde su lugar en mi regazo. Intenté hacerle ver a la chica que todo estaba bien acariciándolo un poco pero... claro que no estaba bien. Sobreesforzarse así no iba a ser bueno para nadie.

    —Lo siento, cielo. Otra vez será —murmuré a la pokéball que ahora permanecía en mi mano. Aunque no lo pareciese Shade tenía sentimientos, y que te gritasen así no era plato de buen gusto para nadie. Suspiré, levantándome finalmente del banco, y tras dudarlo un momento coloqué una mano sobre la cabeza de Mimi, conciliadora. Fue un instante, temiendo crispar más sus nervios, y crucé las manos tras mi espalda—. Creo que fue suficiente por hoy, ¿no crees? Date tiempo, anda.

    Eché un vistazo de pie hacia los alrededores. La noche se nos había echado encima y teníamos toda una ruta por delante. Una ruta que parecía extremadamente fría de noche, sí... Pero teníamos a nuestra salvadora entre nosotras.

    —Hey, Mimi. ¿Recuerdas sobre lo que te dije de confeccionar prendas con la lana de Wooloo? —Nana, acurrucada junto a Mimi, me miró con curiosidad. Le guiñé un ojo a la bolita de lana, intrigándola—. Creo que, si te sientes con ganas de hacerlo, tengo el remedio perfecto para dirigirnos a la siguiente ruta.

    >>Y podría quedarnos muuuy lindo.
     
    • Adorable Adorable x 3
  20.  
    Yugen

    Yugen D e p r e s s e d | m e s s

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    5,616
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mimi Honda

    —Que desastre—resoplé y dejé de encoger mis piernas para levantarme del banco—. Era evidente que me estaba forzando a mí misma, aún no estoy lista para enfrentar una fobia de tantos años. Pero tengo algo... y es la convicción de superarla. Si hay un líder de tipo bicho en esta región no quiero pasar el mismo infierno que pasé al enfrentar a Alecrán en Sinnoh. Además ¿imaginas un bicho gigante como el Cinccino de Arlene?

    Ah, mierda.

    Me estremecí de pies a cabeza. En parte por el miedo y el asco, en parte porque alejarme del Wooloo de Liza y perder el calor de su cuerpo volvía a hacerme consciente del frío que hacía esa noche. Y todas las noches suponía. Gérie era una región fría, ¿por qué demonios no había traído una chaqueta?

    Me froté los brazos.

    —Hey Liz... voy a superar esto. Es una promesa.

    Lo dije con convicción y seguridad, sin que la voz me temblase un instante. Estaba más que dispuesta a hacerlo, me llevase el tiempo que me llevase. Era un miedo ridículo, lo sabía de sobra. Y un Pokémon tipo bicho podía ser una incorporación excelente en mi equipo a la larga. Tal vez un Scizor o un Scolipede...

    En cualquier caso, nada más decir esas palabras fui consciente de lo que Liza había dicho. ¿Confeccionar prendas con la lana de Wooloo? La miré con cierta sorpresa en mis facciones... antes de comprender la buena noticia que era eso. Es más, ¿ropa mona? ¿Dónde tenía que firmar?

    Todo el miedo había desaparecido de mi cuerpo al igual que la ansiedad, menguando gracias a la seguridad de mis palabras y a la avidez de Liza cambiando de tema.

    Sonreí ligeramente.

    —Pues, parece que tienes toda mi atención.
     
    • Adorable Adorable x 2
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso