vida después de amanecer

Tema en 'Fanfics abandonados sobre Libros' iniciado por venuspink, 14 Octubre 2009.

Cargando...
?

¿qué les parecio la primera parte?

  1. bien

    41 voto(s)
    100.0%
  2. aburrida espero que mejore

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1727
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -11-
    La Invitada
    La fiesta de la noche anterior había sido todo un éxito, nos lo habíamos pasado en grande, ahora entendía porque Edward no se la quería perder, echamos de menos a Alice y Jasper pero aun así todo salió estupendamente, entrábamos por la puerta de nuestra casa justo a tiempo, Renesme se estaba despertando, deje mi bolso y un chal en el sofá y subimos corriendo a la habitación de la niña, allí estaban mis suegros, sentados en el pequeño sillón donde le contaba cuentos a mi hija, al entrar Carlisle nos preguntó:
    - ¿Todo bien, chicos?
    - Estupendamente –respondió Edward-
    - ¿y por aquí, que tal? –pregunte a Esme-
    - todo fenomenal, esta niña es un cielo, Bella tu completaste a Edward y Renesme nos ha completado a todos. Gracias a las dos.
    La abrace sin más, pero mientras lo hacía Renesme abrió sus ojitos y dijo:
    - Mami, yo también quiero un abrazo.
    La cogí en brazos y la llene de besos y achuchones contra mi pecho, Edward acompaño a mis suegros a la puerta, ellos sabían perfectamente que este momento era mío, así que no quisieron intervenir, una vez que mi marido termino de despedirse subió corriendo y nos abrazó a las dos, éramos una familia feliz.
    Bajamos a Renesme a la cocina, le preparamos su desayuno y mientras se bebía su leche con galletas nos pregunto:
    - Papis ¿anoche os lo pasasteis bien sin mí?
    - Oh! Cariño, nos lo hubiésemos pasado mejor contigo pero… no podías ir a esa reunión. – dije-
    - Renesme, quiero que entiendas que a veces los papas salen solos, pero siempre quieren y echan de menos a sus hijos ¿vale, cariño?
    - OK papi, mientras que me dejéis con los abuelos, podéis ir a esas reuniones muchas veces.

    Mi hija era un encanto, después de desayunar la subí arriba, la bañe y le puse un chándal rosa nuevo que le había regalado mi padre, iríamos a cazar, era sábado y como encima en la tarde vendría Jessica prefería saciar con todas mis ganas la poca sed que pudiésemos tener, Edward y Jacob nos acompañaron, a Renesme le encantaba jugar con Jacob, le mordía lo atacaba, pero como sabíamos que no era venenosa no la reñíamos, ella cazó con Jacob por el sur y Edward y yo nos fuimos al norte, queríamos un poco de adrenalina con unos cuantos osos, a Renesme no la dejábamos cazar nada que fuese peligroso o demasiado grande así que Jacob casi siempre se quedaba con ella por los alrededores de la casa.
    Edward ya se había ido con Rosalie, y Jacob tampoco quiso acompáñanos, incluso Renesme protestó por tenerse que quedar conmigo en la casa; habíamos quedado a las cinco con Jess, ya eran las cuatro y media, prepare el café y vacié unas pastas de té en una bandejita de plata, todo estaba arreglado para cuando ella llamó al timbre, Renesme se quedo sentada en el sofá con los brazos cruzados sobre su pecho, estaba enfadada pero aun así no hizo falta repetirle como se tenía que comportar, ella estaba siempre muy a gusto entre los humanos; Abrí la dichosa puerta después de que sonase de nuevo, recibí a Jess con dos besos y dije:
    - ¡Bienvenida a mi casa!
    - Encantada Bella, el jardín es precioso y la casa es muy acogedora por lo que veo.

    Estaba siendo falsa, ella lo que quería decir es que mi casa era muy pequeña, pero a mi me daba igual, era mi casa con Edward, a nosotros nos encantaba como era.

    - Mamá ¿puedo comer ya una galleta? – preguntó mi hija desde el salón, haciéndome salir de mis pensamientos.

    Sin contestar a Renesme, le indique a Jess que me acompañase, al entrar a la estancia mi invitada se puso a mirar a todos los rincones, su comportamiento me ponía de los nervios pero yo aguantaría; para que parase de cotillear dije:
    - Jessica, ella es mi hija Renesme.
    - Encantada señora – respondió mi hija
    - Tenía ganas de conocerte pequeña, pero por favor no me llames señora ¿vale?, soy muy joven aún.
    Renesme no contesto, solo asintió como diciéndome que ya la odiaba; la tarde fue cayendo llego la hora de despedirse, en la puerta Jess me dijo:
    - Bella, tienes una casa fabulosa, y nada más viendo tu closet ahora entiendo porque Edward no le da importancias a los tacones de los zapatos.
    - ¿A que te refieres?, -pregunté
    Sabía perfectamente a lo que se refería pero estaba deseando escuchar como había cambiado la historia a su favor.
    - hay Bella, Edward baila a la mar de bien, pero me agarro por la cintura ardientemente y metió su pie entre mis piernas bailando un perfecto Tango y en un descuido me rompió el tacón, claro que no lo hizo queriendo, supongo que tendría ya algún defecto, te lo digo porque eres mi amiga ¿de acuerdo?, y así de paso te explico porque me fui anoche sin despedirme.
    - De acuerdo Jess, lo siento por tu zapato, Edward a veces es muy impulsivo a la hora de bailar, le diré que tenga más cuidado para la próxima vez.
    - Adiós Bella, ha sido un placer, y esta estupenda tarde hay que repetirla.
    - Adiós Jess

    Acababa de hacer lo que pensaba que haría, ella había intentado ponerme celosa, yo sabía perfectamente que Edward no la agarró de esa manera, él la odiaba y si había bailado con ella había sido solo por salvar la noche, Jess nunca cambiaría, seguiría siendo cruel, envidiosa y despiadada con la gente que la quería ayudar, encima que me había hecho perder una de las cuales hubiese sido una tarde ideal con mi familia.

    En cuanto ella se fue, Edward llegó, venía enfadado, supuse que había estado escuchando toda la tarde, Renesme se le echo encima diciendo:
    -Papi, no vuelvas a dejarme aquí con mamá y con esa “no señora”. Me cae mal, es una…
    - vale señorita, no pierdas las formas, a mí tampoco me cae bien, venga preciosa vete a jugar tengo que hablar con mamá.

    Yo ya estaba de pie frente a él, le dije que me daba igual lo que me había contado Jess, que sabía que era todo mentira pero el me puso un dedo en la boca y me hizo callar, luego dijo:
    - Bella no puedo prohibirte que veas a Jess, pero ya lo has visto, no nos desea nada bueno, se ha pasado la tarde pensando en como arrebatarte a tu hija y a mi, pensando que podría sustituirte, incluso pensó que aunque tu estuvieses ahora tan guapa podría hacer que yo me enamorase perdidamente de ella.
    - Dios, quiere a Mike, te quiere a ti, codicia todo, Jess esta fatal, le corroe la envidia. –conteste-
    - Bueno mi amor por mucho que me codicie, solo tú existes para mí, no hay ni abra ninguna mujer que cante para mi como vos, tú siempre será la mía cantante.
    - Te quiero Edward
    - Te amo Bella.
    Todo el largo día se fundió en ese beso, él me agarró ardientemente por mi cintura y me pego a su pecho, yo siempre sería su Bella y él siempre sería mi Edward.
     
  2.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,094
    Pluma de
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Me gusto mucho, =) espero que sigas subiendo muy pronto post. Muy bien !! kiss
     
  3.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1971
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -12-
    Navidad

    Habíamos pensado mucho en donde celebrar la Navidad, Charlie nos había invitado a cenar con él, Sue, leah, Seth, Billy y Jacob por supuesto, todos como una gran familia, Edward intentaba convencer a sus hermanos que lo correcto era cenar con mi padre pero ellos no querían perderse la Noche Buena con Renesme, todos se morían por verla comer el pavo y sus dulces típicos, se morían de ganas por ponerla nerviosa diciéndole cosas sobre Papa Noel, allí cada vampiro de los que estaba exponía sus argumentos, estaban volviendo loco a Edward, al final tanto le hirvió la sangre que dio un grito aterrador tanto que la niña, Esme y yo nos asustamos y eso que ellos estaban dentro de la casa y nosotras en el jardín jugando con la poca nieve que quedaba de la nevada anterior, Esme muy dispuesta me quito a la niña de la mano con la que la sujetaba para que no resbalase, me dijo que ella se quedaría con Renesme mientras yo iba a calmar a Edward, me dio un poco de miedo entrar, no sabia como estaba la situación de violenta, me decidí por entrar a la sala despacito, dije un “hola chicos” demasiado bajo y aunque lo habían escuchado nadie me contesto, me senté al lado de Edward le tome la mano e intente calmarle pero me era imposible si Emmet y Tania no se callaban y sin la ayuda de Jasper me sería imposible relajar completamente la situación, era en estos casos cuanto mas de menos le echaba, él era siempre mi aliado en la zona de aplacar enfrentamientos pero ahora sin él todo para mi era más difícil. Como no se callaban y ahora encima también se habían metido a la discursión Kate y Garrett apoyando a Emmet, Tania y Rous me decidí por hablar:

    - ¡Se acabó!, Estáis martirizando a Edward, no se ni tampoco quiero saber en que estáis pensando cada uno, pero miradle.

    Edward estaba sentado en el suelo de la habitación, con las manos tapando sus oídos, y aunque eso no le ayudaba de nada respiraba con cuidado y de una forma regular. Ninguno de ellos se había dado cuenta, ellos solo hablaban y discutían sin mirar a mi marido, al ver el estado en el que estaba todos se callaron, nadie volvió hablar hasta que dije:

    - Es nuestra hija, es mi padre y ustedes ni siquiera van a cenar, les ahorrare el mal trago y el trabajo de preparar una cena solo para Renesme, nosotros tres iremos mañana en la noche donde mi papá, y luego antes de acostar a Renesme pasaremos por aquí y podrán asustarla con sus historietas de Navidad. ¿Lo habéis entendido?.

    Todos dijeron un si a unísono, volví a agarrar la mano de Edward y le di un pequeño tirón para que se levantase, nadie hablaba, solo nos miraban con arrepentimiento en sus ojos como Edward cogía a Renesme en brazos y salíamos por la puerta del jardín.

    Al principio pensé que nos dirigíamos hacia nuestra casa pero luego al coger el sendero de la izquierda sabía que Edward nos llevaba a nuestro prado, nunca habíamos llevado allí a Renesme, sería la primera vez, Él la llevaba cogida con un solo brazo y con el otro mantenía fuertemente agarrada mi mano, íbamos corriendo deprisa, la niña no preguntaba nada, sabía que estaba ansiosa por ver a su padre así pero ella solo se limito apoyar su cabecita en el hombro de Edward hasta que llegamos, una vez allí la dejo en el suelo, ella vino hacía a mí y me toco la cara, en su imagen nada más había preguntas, quería saber porque su papá estaba enfadado, estaba enfadada con sus tíos porque por su culpa no había podido terminar su muñeco de nieve con su abuela, etc.
    Cuando le iba a contestar Edward dijo:

    - Renesme, vete a buscar piedrecillas haremos contigo ahora un muñeco de nieve enorme.

    La niña se puso contentísima, abrazó a Edward y se puso a buscar piedrecillas para la cara del muñeco, mientras lo hacía me acerque a mi marido y le acaricie la mejilla, él me sonrió con mi sonrisa favorita pero aun así como no me convenció le dije:

    - Edward, si quieres pasamos la Noche Buena con ellos, mi papá lo entenderá.

    - No, hemos decidido ir a casa de Charlie y no pienso cambiar de parecer aunque siguiesen pensando que no los quiero y que les estoy causando un daño terrible, toda la vida. –dijo Edward-

    - ¿Eso es en lo que pensaban, cuando te viniste abajo?, -pregunte-

    - Si, Rous y Emmet pensaban en cuando en me fui cuando te conocí, me querían hacer entender que los estaba dejando en la estacada otra vez por complacer a los humanos, Tania y los demás tan solo pensaban que querían tener una Noche Buena en familia, querían disfrutar de una noche llena de magia con Renesme. –me respondió.-

    - Edward pero eso no es justo, tu te fuiste por no matarme, no es lo mismo que ir a cenar a casa de tu suegro.

    - Ya pero sabes como es de egoísta Rous, ella había planeado vestir a Emmet de Santa Claus y darle los regalos a Renesme. Y él por complacerle pues es capaz hasta de darle la razón a un tonto.

    - Lo que planeó Rous es muy lindo pero podemos hacerlo luego cuando terminemos de cenar ¿vale?, se lo are entender, ahora según Carlisle soy el vampiro mediante de la familia así que lo entenderán. –le dije-

    Gracias a Dios Edward se echo a reír, por fin había conseguido que me mirase a los ojos, esa sonrisa si había llenado sus ojos de alegría, al fin le había dado una solución al problema y aunque sabía que él aun se sentía culpable por arrebatarle la noche a su familia ya estaba mejor. Me agarro de la cintura y me tiró encima de él, la nieve se hundió lo suficiente como para tocar la hierbita que queda cubierta por ella, me estaba haciendo cosquillas cuando Renesme tiró las piedras al un lado e intentó meterse por un agujerito que había entre el brazo de su padre y mi cintura; al ver que no podía, y que nosotros no le hacíamos caso, a propósito por supuesto, se levanto y dijo con una vocecita de ochentona regruñendo:

    - Jolín papis, yo también quiero jugar al abrazo de oso.

    Edward la cogíó y la tiró hacia su lado, ella quedo apoyada sobre su brazo y yo sobre el otro, era una estampa familiar digna de haberla fotografiado, estábamos muy felices, Edward estaba pleno cuando dijo:

    - Sois mi mayor tesoro, sería capaz de darlo todo por ustedes dos, las amo, no podría vivir sin vosotras.

    Si hubiese podido llorar seguro que lo hubiese echo, no podía decir nada estaba emocionada así que tan solo lo abrace muy fuerte, pegándome a su cuerpo más aun de lo que estaba, Renesme que vio mi reacción hizo tres cuarto de lo mismo, allí en aquel intenso abrazo nos hubiésemos quedado para siempre pero no pudo ser, todo se fue al garete cuando empezó a nevar, al principio eran unos delicados copos que hacían volar la imaginación de Renesme, nos dio tiempo hacer su muñeco de nieve antes de que empezase a nevar con tal intensidad que un humano no hubiese podido ni dar dos pasos, Renesme asustada por la gran nevada se agarró fuertemente a la mano de Edward, él que se acababa de quitar el grueso jersey que llevaba puesto dejando su torso completamente desnudo se lo puso a Renesme por encima, la arropo y la cogió como cuando era un bebe, me dijo que corriese unto a él, que el tiempo empeoraría y que le daba miedo por la niña, nos costó más de lo normal llegar a nuestra casa, Renesme daba tiritones, Edward la dejo en el sofá le quite el empapado jersey y le eche por encima una manta mientras él encendía la chimenea, La casa estaba helada, no habíamos estado en ella en todo el día así que no se había encendió ni la calefacción ni nada, Edward cuando consiguió que los troncos ardiesen se vino al sofá, agarró a Renesme y me dijo que fuese a preparar su baño con agua caliente, llené la bañera y justo cuando le iba a avisar ya estaba en la puerta con la niña entre sus brazos, la metió en el agua pero no se separó de ella hasta que no vio que sus dientes dejaron de castañear, cuando la niña parecía ya estar bien, se levanto y le dio su patito de goma, salió del baño y bajo a la cocina donde me encontraba preparando la cena a Renesme, al principio no dijo nada pero luego soltó:

    - Me he asustado bastante, me recordó mucho a cuando estuvimos acampados tu y yo en la montaña, cuando lo de Victoria, creí que te congelarías ese día y hoy he temido por lo mismo con la niña.

    - Edward yo también pase miedo, está nevando muy fuete y…

    - No debí llevaros allí, no con este tiempo.

    - Por Dios cariño no es culpa tuya que en Fork no haya estabilidad temporal, es una nevada de diciembre, algo normal, además ya no te culpes, estamos los tres bien.

    - Si claro, voy a buscar a Renesme, le pongo el pijama y la bajo a cenar.
    - De acuerdo – le conteste mientras ponía en la mesa el plato y el vaso de agua para mi hija.
     
  4.  
    Marie McHale

    Marie McHale Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    18 Agosto 2009
    Mensajes:
    17
    Re: vida después de amanecer

    me gusto bastante este ffic
    :D
     
  5.  
    Lauly

    Lauly Guest

    Re: vida después de amanecer

    Konnichiwa! Tu fic es maravilloso, espero la conti pronto
    Kisses
    Lauly

     
  6.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,094
    Pluma de
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Nuevamente me gusto mucho tu continuacion, espero que no tardes en subir mas.

    Sigue asi, lo haces muy bien.

    Kiss =)
     
  7.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    2325
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -13-
    Navidad II

    Mientras Edward y yo nos vestíamos para ir a cenar a casa de mi papá, Rous arreglaba a mi hija, una de las veces en un descuido de Rous, Renesme salio corriendo y entró en nuestra habitación gritando:

    - Papis la tita Rosalie me está torturando, yo no quiero ese vestido, es feo y pesa, no voy a poder jugar con el abuelo.

    - Renesme, recuerdas lo que hablamos antes… venga cielo en un minuto nos iremos. –le dije-

    Edward me miraba con cara de incredulidad, empezó a reírse y me dijo:

    - Rous te va a matar cariño.
    - Y mi hija va a morir intentando jugar con su abuelo con ese vestido de dos toneladas, así que prefiero morir yo por llevarle un vestidito que pesa menos.

    Seguía riéndose cuando fue a buscar el coche, ahora teníamos un Mercedes C320 CDI 4MATIC Estate, fue un regalo adelantado de Navidad de parte de Carlisle hacia mi familia, Edward estaba encantado por poderlo estrenar esta noche, él me convenció para que le dejase usarlo diciéndome que Charlie iba a alucinar dando una vuelta, mi padre sentía la misma adoración por los coches que mi marido, él ya nos estaba esperando en la entrada, acelerando el motor mientras pisaba el freno, sabía que estaba disfrutando como un niño con un juguete nuevo, yo esperaba a Renesme en la puerta, al final bajo de la mano de Rous, estaba preciosa, en el último escalón Renesme soltó a Rous y vino corriendo hacía mi, la cogí en brazos y salimos de la casa, Edward ya nos estaba abriendo la puerta, colocó a la niña en su silla y volvió a montarse, piso el acelerador demasiado fuerte, levanto muchísimo polvo pero en su cara estaba dibujada aquella sonrisa que tanto me gustaba.

    Llegamos a casa de mi padre, Edward aparcó justo enfrente de la entrada, Charlie ya estaba en la puerta, antes de decirnos nada se dirigió a la puerta de mi marido y le dijo:

    - ¡Dios!, es precioso, menudo carro, os ha tenido que costar un ojo de la cara, chicos.
    - A nosotros no, ha sido un regalo de Carlisle, y por cierto papá, Feliz Navidad de parte nuestra.

    Mientras contestaba a mi padre baje a Renesme del coche y la puse a mi lado.

    - Feliz Navidad pequeña, - me dijo a mi mientras cogía a Renesme en sus brazos y le decía – Feliz Navidad cariño, estas preciosa, y ahora más que estas aquí conmigo, con el abuelito.

    La verdad es que no entendíamos a Charlie, él estaba encantado con lo de ser abuelo y eso que no era tan mayor aún para tener edad de serlo, pero bueno nos daba igual, él era feliz y nosotros también… entramos en la casa, Charlie primero con la niña subida a su espalda y por último Edward quien cerro la puerta, el salón estaba precioso, nunca lo había visto con tantos adornos, en la esquina opuesta a la puerta había un enorme pino adornado con hermosas bolas de cristal. Renesme estaba alucinada, Charlie la bajo al suelo y le dijo que fuese a ver a Sue, la mujer la esperaba en la cocina con los brazos abiertos, fui detrás de la niña, al llegar le dije a Sue:

    - Hola Sue, Feliz Navidad, ¿Qué tal todo?
    - Hola niña, Feliz Navidad… - me respondió-
    - Sue, ¿te ayudo en algo? –le pregunte-
    - No seas tonta Bella, esta todo listo, tu hoy eres una invitada hija, no necesitas ponerte a cocinar con lo guapa que vienes.
    - Hay, gracias, pero no se me parece un abuso, todos venimos a cenar y solo tú trabajas.
    - Hay por Dios Bella, no te preocupes por eso, además ya está todo listo, tuve a tu papá ayudándome en la cocina.
    - ¿mi papá, en la cocina? –pregunté con un tono sarcástico poniendo una cara de horror-

    Nos echamos a reír, Renesme tiro de mi falda para que la cogiese, la subí y la senté encima de la encimera, ella con su voz cantarina preguntó:

    - Mami, ¿Por qué os reís?
    - Querida niña, nos reímos porque tu abuelo es un manta en la cocina. – le contestó Sue.
    - ¿el abuelo es un manta?, y ¿Qué es ser un manta, Mami? –

    El horno acababa de timbrar, para poder ayudar a Sue a sacar el pavo, baje a Renesme de la encimera y le dije que se lo fuese a preguntar al abuelo o a su papá. La niña salió disparada.

    Edward estaba hablando con Jacob y con Billy, ellos acababan de llegar, Renesme se subió en las piernas de Edward y pregunto:

    - papi ¿Por qué es el abuelo un manta?
    - ¿Cómo cariño? – preguntó Edward
    - Que la abuela Sue y mami dicen que el abuelo es un manta en la cocina.
    - Yo no soy un manta cielo, tu mamá y Sue son unas exageradas. – se defendió Charlie.
    - Pero abuelito, ¿Qué es ser un manta?, jooo, nadie me lo explica a mi.
    - Renesme no se dice me lo explica a mi, se dice tan solo me lo explica.
    - Vale papi, pero me lo explicas, es que no lo se, en el cole no me lo han enseñado.
    - Lo que quiere decir tu mamá es que Charlie nos podría envenenar con su comida. Es demasiado mala. –repuso Jacob-
    - Jacob, no seas idiota, sabes que no soy tan malo cocinando, además con Sue e aprendido mucho. – le gruño Charlie-
    - Papi, esta noche dice La abuela Sue que el abuelo la ha ayudado con la cena, y yo no quiero ponerme enferma.

    Charlie le quitó la niña a Edward y la cogió en volandas haciéndole cosquillas, mientras lo hacia dijo:

    - cariño, la comida estará fabulosa, yo no hice nada, toda la cocino Sue, así que no te asustes, el abuelo no va a envenenar a nadie esta noche.
    - Vale abuelito.

    Sue y yo poníamos la mesa, mientras colocábamos las copas, Leah y Seth llegaron, ella ahora llevaba una melena bastante bonita, le hacía resaltar sus facciones, había aprendido a convivir con lo de ser una mujer lobo, ahora andaba feliz y más desde que había superado por fin lo de Sam, ahora ella estaba con Quil, llevaban poco tiempo saliendo pero era como si hubiesen pasado años por Leah, ella había abandonado aquellos momentos que la hundían en la amargura.
    Una vez todos sentados a la mesa inclusive Renesme, Charlie y Sue empezaron a servir la comida, yo mire a Jacob, él se lo estaba pasando en grande al vernos a Edward y a mi comer como cualquier humano, la verdad a mi toda esa comida no me sabía a nada, era como si chupas un hierro, no sabe a nada para un humano tan solo es algo desagradable, aún así comimos cada uno nuestra parte, Renesme estaba encantada, Sue le había echo unas alitas al horno con patatas asadas, ella sabía perfectamente lo que era mi hija pero aun así la trataba como una niña más de tres años.
    La noche pasaba estupendamente, ya habíamos terminar de cenar, estábamos en la sala hablando y escuchando como Renesme nos cantaba un villancico cuando la puerta sonó, Charlie se levantó a abrir la puerta y mientras Edward sacó la cámara de fotos de su bolsillo, no entendí nada hasta que Rous, Carlisle, Esme y Tania, entraron a la ya atestada sala, todos venían de etiqueta, Sue mando a Leah y Seth a por sillas, no se como se las apaño pero al final apartando algunos muebles consiguió adaptar el pequeño espacio a tanta gente sin estar nadie agobiado, Rous jugueteaba con Renesme cuando Edward se levanto y se puso de frente a la puerta con la cámara en la mano, alguien llamo de nuevo, yo ya sabia quien era, Rous llevo de la mano a mi hija, abrieron la puerta juntas y de golpe Renesme saltó en brazos de un Santa Claus un poco corpulento, él cogió a la niña al vuelo, la subió a sus hombros y entro en el salón diciendo:

    - Ho, Ho, Ho, Feliz Navidad!!!!!

    Todos estábamos riendo, era una situación bastante cómica, aunque la niña no sospechaba nada, ella seguía alucinada, al final el famoso Santa Claus la bajo de sus hombros, la sentó en la silla más próxima y dijo:

    - haber, haber… yo ando buscando a una hermosa jovencita llamada Renesme. ¿alguien la vio?
    - Yo soy, yo soy Renesme. –dijo la niña saltando de nuevo al lado de Santa Claus.
    - Ah!!! Pues entonces tengo algo para ti jovenzuela. – lo dijo mientras sacaba de un saco enorme tres cajas envueltas en papel de regalo-

    La niña se volvió como loca con los regalos, ella los abrió de uno en uno, el primero era un puzzle interactivo de Miney Mouse, el segundo una Barbie vestida de princesa y el tercero era la película de pulgarcito en el país de los gigantes. Ella estaba encantada con sus regalos, se los estaba enseñando a todos cuando Emmet se despidió diciendo:

    - buenas noches a todos, yo me despido deseándoles una feliz velada, Feliz Navidad De Nuevo, y jovencita pórtese bien sobre todo con su tío Emmet.

    De nuevo a todos nos inundo la risa, Santa Claus se fue, Renesme seguía por allí jugando cuando Emmet vestido ya de él entró, la niña se le echó encima y le empezó a contar todo lo que acababa de suceder.

    La noche pasó, eran las tres de la madrugada, había sido una de las noches más hermosas que había vivido, acabábamos de llegar a casa, Renesme iba dormida, Edward la cargaba en brazos, yo saque los paquetes del coche, la acostamos y nos fuimos a nuestra habitación, la noche pasó rápido, Renesme se despertó muy temprano, vino a la habitación y nos tiro de las manos diciendo que bajásemos al salón porque había muchos regalos, bajamos con ella, esa Navidad estaba siendo diferente para todos, después de abrir los regalos en nuestra casa fuimos a la de mis suegros y por último a la de mi papá, todos intercambiamos regalos, sobre todo Renesme, había recibido tantos juguetes y tanta ropa que yo dudaba que entrasen todos en la casa. Fue otro día mágico, Santa Claus se había portado fenomenal con toda la familia y para todos habían sido las mejores Navidades, sobre todo para mí, porque había estado con las personas que más amaba, toda mi familia al completo.
     
  8.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,094
    Pluma de
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Hola. otra vez yo. Y definitivamente me veras aqui muy seguido porque de nuevo me gusto mucho tu post.

    Esta navidad si que estuvo genial. Me gusto mucho. Y sobre todo me hizo reir con eso del Santa Claus. jajajaja.

    Seguire esperando con anscias el otro capitulo. Espero que no tardes mucho.

    Kiss =) Estuvo muy bueno =) BIEN !!
     
  9.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    3461
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -14-

    Dime la verdad.


    Esa mañana todos estaban ocupados, Carlisle y Edward tenían que ir a un pueblo lejano porque había una mujer muy enferma de la que se ocupaba personalmente mi suegro, Edward solo iba para poder poner en practica lo que había estudiado en medicina, Rous y Emmet iban a ir a una venta de coches, Esme iría a la ciudad para llevar ropa usada a los necesitados y a comprar aun mercado medieval algún mueble viejo, como Tania era la única que no tenía un plan se vino conmigo a llevar a mi hija al colegio, ella ya tenia bastantes amigos aunque seguía sin caerle bien el niño que la atosigaba con ser su novio.

    Le pregunte a Tania que si quería ir a la tienda de los Newton, ella por supuesto que estaba encantada, con tal de ver de nuevo a Mike era capaz de comprar la tienda entera todos los días, aparcamos el coche y al entrar la señora Newton nos recibió, Tania le pregunto por Mike y le dijo que estaba en la trastienda, ella la invito a pasar y me dejo allí sola con la señora de Newton, entre pregunta y pregunta por parte de la madre de Mike le dije lo que necesitaba, casi todo eran recambios de objetos, no tardo mucho en dármelo, le pagué y avise a Tania de que habíamos terminado, ella me dijo que Mike tenía que ir de viaje a la ciudad a llevar un pedido y que se iba a ir con él porque la había invitado, así que cogí el paquete y me marche.

    Llegue a mi casa, no tenía nada que hacer, me fui a casa de mis suegros haber si Esme había regresado, allí tampoco había nadie, como no me apetecía volver a mi casa subí al antiguo dormitorio de Edward, él todavía tenía allí muchas cosas, cogí uno de sus diarios y me puse a leerlo, tumbada en aquella cama, con aquellas páginas entre mis manos descubrí que el 1945, Edward había pasado unos de sus momentos más crudos, él nunca me lo había contado, había discutido fuertemente con Carlisle por que este pensaba que no iba a soportar estar solo por siempre, quería que Edward dejase de pensar que era un ser maldito impuesto a una condena eterna, Edward muy enfadado se había marchado de casa, le había causado mucho daño de nuevo a Esme con su segunda partida, durante aquellos meses llegó a pensar que verdaderamente estaría solo por siempre, que se había quedado sin su familia, sin sus padres y aunque solo fuesen adoptivos era lo único que tenía y era por lo único que mataría. Cuando iba a pasar la página Edward llegó, no se como sabía que me encontraba allí pero me encontró, se tumbo a mi lado y metió su cara entre mi pelo, venía muy cabizbajo y triste, al ver que no iba gesticular palabra le pregunte:

    - Edward, ¿Qué te sucede?, ¿Qué paso con Carlisle?
    - ¿Cómo podías estar leyendo eso?, creí haberte avisado de lo terrorífico que pueden ser todos esos diarios, por eso no me los lleve a casa.
    - Porque me gusta saber de ti antes de conocerme, pero da igual, ¿Por qué no me has contestado?
    - Ella, la señora Hulmes ha muerto, y lo ha hecho mirándome a los ojos, estaba tan llena de paz pero aun así, Bella, no es justo, nosotros tenemos el “por siempre” y la gente de hay fuera no sabe si va tener un año, un mes o un simple segundo más.
    - Edward habéis hecho todo lo posible por esa mujer, le habéis dado comodidad, incluso mas cariño que su propia familia, pero cielo, esa señora tenía 94 años y muy cansado el corazón.
    - ¿Bella, sabes lo que me dijo justo antes de morir?
    - No, claro que no
    - Cuida de tu corazón, no permitas que deje de latir en ningún sentido.
    - Edward nuestros corazones siguen latiendo el uno por el otro.
    - Ya lo se, te quiero Bella.
    - Yo también te quiero.

    Me quito el diario de las manos, me hizo girar sobre él, nuestros cuerpos uno contra el otro, hielo con hielo, piedra con piedra quemaban como la primera vez en la isla Esme.

    Habían pasado casi tres horas, era la hora de ir a recoger a Renesme al colegio, Edward ya estaba más animado, bajamos a por el coche y fuimos a por la niña.

    Eran las seis de la tarde cuando llamaron a la puerta, Edward estaba exhorto leyendo un libro mientras que la niña jugaba con su muñeca sentada sobre la gruesa alfombra y yo me daba un relajante baño, Edward dejo el libro sobre el sofá, al escuchar aquellas voces me di prisa por salir de la bañera, cogí el albornoz y me fui directa a mi armario cogiendo lo primero que pillaba, fue un vestido de lana azul por encima de la rodilla, me puse unas botas y una diadema azul para dejar mi pelo que se secase al aire, baje las escaleras y llegué al salón, mi hija salió de detrás de la mecedora y salto a mis brazos, me puso su mano en mi rostro y me mostró todo lo que me había perdido.

    Allí no hablaba nadie, los ojos de Edward se salían de sus órbitas, no entendía nada de lo que pasaba, Tania intentó hablar pero Mike la corto diciendo:

    - Todos son iguales a ella, ¿verdad?,
    - ¿A que te refieres?, - pregunte-
    - Todos son… (dudo al decirlo, miro al suelo, casi sin voz). Ustedes son todos Vampiros.
    - Si, -contesto Edward-
    - Bella, pero tu ¿eras humana?, yo te recuerdo humana, tu padre nos dijo que enfermaste en tu luna de miel y ahora cuando te he vuelto a ver estabas muy diferente y con una hija, esto ¿es todo parte de esta trama?.
    - Mike, claro que era humana, pero sucedieron cosas y al final Edward me transformo en lo que soy, él me regalo una vida plena.
    - Tania, tu dijiste que mi sangre te llamaba demasiado, me confesaste que al principio estuviste a punto de matarme y ahora me cuentan que Bella se convirtió en una de las vuestras por Edward. No te ofendas tío, se que amas a Bella, ¿pero, tu no desebas matarla?
    - Por supuesto, más que nada, pero para eso esta el poder de no querer hacerlo, yo la amaba, la amo y la amare siempre.
    - Tania, ¿puedes explicarme un poco más?-pregunto Mike-.
    - ¿Tania que le dijiste? –pregunte-
    - Se que son vampiros, ¿te parece poco? –me contesto Mike-
    - Mike siéntate tienes cosas que saber –Edward le dijo indicándole con la mano el sillón-
    - Cariño, vete a jugar arriba, mamá y papá tienen cosas que hablar. – le dijo Edward a la niña-

    La niña asintió, cogió su muñeca y subió a su cuarto.

    - Si lo es, es nuestra hija biológica, es una larga historia, pero lo importante es eso. –Edward le contesto a Mike.


    Nadie había escuchado la pregunta así que supuse que se la estaba haciendo Mike interiormente.

    - ¿Cómo supiste que quería saber eso?
    - Yo puedo leer el pensamiento, Mike es difícil de comprender pero puedo leer todas las mentes, Alice puede ver el futuro, Jasper puede controlar los estados de ánimos, Emmet tiene su fuerza, Rous su belleza, Esme su capacidad de amar, Carlisle su templanza y compasión, Bella es muy poderosa, es un escudo, puede protegernos a todos contra ataques mentales, y mi hija tiene una capacidad de comunicación muy vivida.
    - ¿todos tienen habilidades como los superhéroes?
    - No, todos no, yo no tengo nada, solo soy como te dije una vampiro vegetariana. –respondió Tania-
    - Es mucha información… estoy echo un lío. –dijo Mike-
    - Puedes marcharte si lo deseas –le ofreció Tania-
    - Claro que no, ahora que por fin empiezo a saber, solo necesito ir despacio, todo esto para mi es difícil de creer. Tania me has dicho que solo bebes sangre de animales, pero yo te he visto comer, ¿Cómo…?
    - Podemos comer todo lo que queremos, pero no nos sirve para nada, es como para un humano comer tierra, puede, pero es asqueroso. –le conteste-
    - Ya, ¿intentaste parecer humana por mí? –le preguntó Mike a Tania-

    Edward empezó a reír, todos le miramos, al final dijo:

    - Vale, es que es absurdo, todo esto me recuerda mucho a cuando tú lo averiguaste Bella, me es todo tan familiar.
    - Yo no tenía tanto que comprender, Mike esta más liado, y creo que en parte tenemos la culpa ¿verdad Tania? –le pregunte-
    - Bueno yo no tengo el derecho de contarle vuestra historia. Yo le conté mi vida, o parte de ella, ciento quince años es muy difícil de resumir en unas horas.
    - ¿Cuántos años? – pregunto con la cara desencajada-
    - ciento quince, esos son los años que tengo.
    - Pero tú dijiste…
    - Y los tiene, pero a eso hay que sumarle todos los años desde su transformación, ella lleva siendo vampiro noventa y cinco años, ni ella ni ninguno de nosotros envejece, somos eternos. – Edward de nuevo calmo las dudas de Mike-
    - ¡OH¡ eso es raro, pero creo que en el fondo lo supuse contigo, no cambiaste nada durante estos años. – respondió Mike-
    - Tania le contaste lo peligroso que es estar a tu lado ¿verdad? – pregunto Edward-
    - Claro, se lo puse todo muy claro, le di a elegir, por supuesto. –respondió Tania.
    - Yo la quiero, y quiero estar con ella, me da igual que sean dráculas, hombres lobos o pitufos. – dijo Mike-

    Hacia su comentario tan solo reímos, nos hizo gracia lo de Dráculas y los pitufos.

    - Mike puedes llamarnos como quieras, supongo que Dráculas esta bien pero, pitufos y perros no, no nos parecemos en nada. –Tania le dijo entre risas-
    - ¿Existen? –pregunto Mike-
    - los pitufos no lo se, creo que no, pero los licántropos si, es más conoces a varios, te lo aseguro. –le contesto Edward-
    - ¿A si?, pero en que mundo he estado viviendo, no me contestes Edward, no quiero saberlo. Solo dime una cosa, Tania dice que los crucifijos, el ajo, la luz del sol… todos son tópicos así que supongo que las balas de plata para los perros también.
    - Si que son tópicos, y lo de la luna llena también, ah y no soy un perro, preferimos ser llamados licántropos o simplemente por nuestros nombres. –le contestó Jacob-

    Todos nos quedamos alucinados, Jacob acababa de entrar, había escuchado casi todo por la expresión de su cara.

    - Hola Jacob –dije-
    - Hola Bella, ¿Qué es toda esta comedia? –pregunto-
    - Mike quiere saber toda la verdad. –repuso Tania.-
    - Están locos, eso no puede ser. –dijo Jacob-
    - Y ¿Por qué no?, necesito saberlo, quiero estar con Tania y eso no es posible si no se nada. –repuso Mike-
    - Es peligroso –dijo Jacob-
    - Tío no juegues conmigo, si de todas formas ya sospechaba algo, sobre todo de ti, ¿acaso no recuerdas tu comportamiento en el cine aquella vez?.-acuso Mike-
    - Esa fue mi primera transformación, lo siento por aquello, pero es que eras… inaguantable. – repuso Jacob-
    - Tú tampoco eras muy buena compañía. –contesto Mike-
    - Dejadlo ya chicos… esto no es un juego, Mike es cierto lo que dice el perro, esto es muy peligroso, saber la verdad implica una responsabilidad enorme, incluso para serte sincero es más importante la farsa y la mentira que la verdad, mantener nuestra farsa ante los humanos nos permite vivir entre ellos. –dijo Edward-
    - Yo no voy a decirle a nadie nada, como he dicho antes solo quiero estar con Tania, pero quiero hacerlo bien, no quiero que haya secretos entre nosotros, y eso implica saber la verdad. –contestó Mike de una forma muy brusca-

    Después de un rato hablando y contándole toda la historia a Mike, Edward me dijo que fuese a por la niña, aunque nosotros ya le habíamos explicado a él como funcionaba el don de mi hija, él quería verlo por sus propios ojos; baje con la niña de nuevo, la puse en el suelo y ella pregunto:

    - Jacob, ¿Por qué no as subido a jugar conmigo?
    - Hola mi niña, no subí antes porque tenía que charlar con los mayores, pero ahora si quieres podemos ir a jugar. –le contestó Jake de una forma súper amable-
    - Es que ahora no puedo, Mami quiere que conozca a un amigo suyo. ¿es usted? –le preguntó directamente a Mike-
    - Hola pequeña, soy Mike, ¿Cómo te llamas, preciosa?
    - Me llamo Renesme.
    - Eres muy guapa sabes, tienes los mismos ojos que tu Mami. –le dijo Mike pellizcándole los mofletes-
    - Eso dice mi abuelo Charlie.
    - Renesme cariño, ¿quieres enseñarle a Mike, lo que has hecho esta tarde? – le pregunto Edward.
    - ¿A mi manera?, es que él es humano, y tu me dijiste que yo no podía usar mi don con ellos, -pregunto extrañada-
    - Cariño con Mike puedes ser tu misma, con él no tienes que esconderte ¿vale?. –le dije a la niña-

    La niña puso su pequeña mano en la cara de Mike, el salto hacía atrás en el sofá, me miro y dijo:

    - Es alucinante –Mike tan solo dijo esto-

    Fue una tarde larga, ya era de madrugada cuando Mike y Tania se marcharon, Jacob se fue después de cenar, después de ese largo día ya con Renesme durmiendo por fin estábamos Edward y yo solos. Había sido un día el cual no olvidaríamos, y la que menos Tania, por fin había conseguido lo que deseba, ahora estaba con Mike, ahora le podía demostrar el amor que sentía por él.
     
  10.  
    sayiithaa

    sayiithaa Guest

    Re: vida después de amanecer

    esta genial... siempre quise que una de mis compañeras que siempre escribe cuentos... escribiera lo que pasaba , pero quedo mejor que lo que yo podria aberme imaginado.... continualo!!!!!!!! porfa!!!!![​IMG][​IMG][​IMG]
     
  11.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    2072
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -15-

    Sorpresa.


    Ya era muy normal ver a Mike revolotear por la casa con frecuencia, desde que Tania había comenzado a salir con él no se separaban, tan solo cuando ella iba a cazar, él no entendía porque no podía ir con ella, todo esto que estaba pasando con la nueva parejita me hacía recordar bastante de cuando yo era humana, Mike estaba viviendo lo mismo que yo había vivido cuando llegue a Forks. Por el pueblo había rumores impulsados por Jess, de que ahora Mike pasaba de sus amigos por culpa de Tania, iban diciendo que lo absorbía pero para defenderla ya estaba la madre de Mike que le decía a todo el mundo que Tania era lo mejor que le había pasado a su hijo.

    Aquella mañana del sábado, acabábamos de llegar a casa de mis suegros, Mike aun no había llegado y gracias a Dios que se retraso, estábamos todos hablando en el recibidor cuando de momento Edward se puso totalmente tenso, nos mando a callar y cerró los ojos en el mismo instante en que dijo:

    -Vienen Jane y Alec, llamarán a la puerta en menos de cinco minutos.
    -¿Qué quieren ahora?, -preguntó Emmet-
    - No lo se, ellos vienen pensando en como castigar a un tal Fidelly… es su próxima victima.
    -Esto es inusual, además Carlisle ni siquiera está aquí, ¿Qué vamos hacer? – preguntó Rous-
    -Pequeña nadie te va a hacer daño, para eso estoy yo aquí, además está Bella, mientras ella los anule, Edward y yo nos los cargaremos.
    – contestó Emmet, con una sonrisa enorme-
    - Es que es eso lo que me preocupa, vosotros sois muy impulsivos y tú andas buscando guerra con los Volturis desde que supiste de su existencia. –alego Rous, con un poco de burla en la voz-
    - Bella prepárate, Jacob lleva a la niña a la Reserva, iremos a buscarla cuando terminemos con esto. –dijo Edward-

    Ahora había tomado el papel de alfa de nuestro clan, con Carlisle de viaje, Jasper en no sabemos donde, el mejor para acceder a este cargo era él. Nos despedimos de la niña y ella y Jacob salieron por la puerta trasera.

    - Prepárense son ellos. –nos aviso Edward-

    Abrió la puerta sin que ellos llamasen, Jane seguida de Alec acababan de entrar en el jardín, se pararon en seco al ver que salíamos todos, Jane dijo:

    - Ya veo que nos estaban esperando, siguen teniendo sus habilidades en guardia.
    - ¿Qué hacen aquí?, no se ha roto ninguna norma que nosotros sepamos. –dijo Edward-
    - No vinimos por nada de eso… solo para darles esta invitación, Aro se muere de ganas de que asistan todos a su fiesta de Aniversario. – repuso Jane-
    - ¿Por qué no la mando por correo? Es lo lógico, no hacía falta que viniesen en persona. –dijo Alice-

    Ella acababa de entrar junto con Jasper por la puerta del jardín, no era un delirio, eran ellos de verdad, cruzaron el espacio que nos separaba, Alice se puso a mi lado y Jasper a la izquierda de Edward, estábamos muy bien organizados, los tres delante de nosotras, fuerza y apoyo juntos.

    - Teníamos que pasar por aquí, además ya conocen a Aro, cuando quiere algo de sus queridísimos Cullen, lo hace en persona. –dijo Jane, mirando expresamente a Alice.

    Yo sabia lo que estaba haciendo, pero al ver que Alice no se retorcía de dolor me di cuenta de que no había perdido mi facultad de escudo inquebrantable.

    - Los quiere a todos allí, será una fiesta de lo más selecta, solo las mejores familias. –repuso Alec-
    - ¿las mejores familias?, seguro que no quieres decir; ¿las familias que codicia Aro? –soltó Edward-
    - No, ustedes saben que Aro no les codicia, solo les invita a unirse a nosotros, pero nunca les obligará. –dijo Alec-
    - A todo esto mi queridísima Tania, su familia también esta invitada. –dijo Jane-
    - No creo que Aro este muy encantado con mi presencia o con la de mi familia. –le contesto Tania-
    - Si lo esta o no es cosa de mi maestro, él los quiere ver allí, además dicen que a los enemigos hay que mantenerlos más cerca que a los amigos. –amenazo Jane-
    - No te preocupes… estaremos todos allí. –contestó Alice.

    Todos nos quedamos alucinados, tenía que haber visto algo para ceder de esa manera.

    - Eso esta mejor, pues si no hay nada más que decir, nosotros nos marchamos, tenemos algo importante que hacer. –dijo Jane, con su falsa sonrisa-
    - Solo una cosa, Rubia, tú a Aro le das igual, pero a mi no, así que si deseas tener una vida mejor, vente conmigo, serás una de mis mujeres, lo tendrás todo. –dijo Alec-

    Esto no tenía que haber pasado, Alec no tendría que haber dicho eso, Emmet estaba a punto de estallar, Rous ahora estaba agarrando la mano de su esposo, Jasper solo se concentraba en él, Edward se puso al frente de todos, quería romper el campo de visión entre Alec y Emmet, la tensión estaba en el aire, A Jane se le notaba asustada, ella tenía claro que como dijésemos a atacar ellos morirían pero en cambio Alec se lo pasaba en grande con la situación, al final dijo:

    - Ya veo que prefieres quedarte aquí, una lástima pero ya sabes donde encontrarme. Un cordial saludo para Carlisle, adiós.

    Salieron por la puerta, Emmet seguía furioso, pero no se movía, Jasper y Edward ocuparon el lugar de Rous y lo mantuvieron sujeto, mientras le decían:

    -Emmet, hermano, ya paso, solo querían molestar, venga tu sabes que Rous nunca te dejaría por él. –Dijo Edward-
    - Emmet mi amor, por favor, olvídalo… hoy te a tocado a ti, la ultima vez lo intentaron con Bella, no te preocupes. –Repuso Rous tocando la cara de Emmet-
    -Algún día voy a descuartizar a ese imbécil, y me las va a pagar todas. –repuso Emmet, muy enfadado-

    Edward le soltó y le indico a Jasper que hiciese lo mismo, ahora fue Rous la que lo volvió a agarrar de la mano y se lo llevo corriendo en dirección opuesta a la que habían cogido los Volturis.

    Una vez que el ambiente se relajo un poco, hice que mi escudo desapareciese y me tiré al cuello de Alice, estaba muy contenta pero algo enfadada por desaparecer tanto tiempo, empecé a gritarle:

    - Alice estás aquí, habéis vuelto, gracias a Dios estáis aquí, ¿porque tanto tiempo?
    - Bella, he vuelto porque vi. esto, exactamente no de esta manera, pero vi que si Jasper no controlaba el estado de animo de Emmet esto hubiese sido una matanza.
    - Les hubiésemos ganado –dijo Tania-
    - Si eso lo vi, pero luego hubiesen venido a por vosotros el resto de los Volturis con toda la guardia y eso no lo hubieseis superado.
    - Gracias hija, me alegra mucho que esteis aquí. –dijo Esme, dandole un abrazo a Alice-
    - No se por cuanto tiempo, aun no hemos encontrado lo que busco pero se que esta cerca, de todas formas ya no soportaba estar sin veros por más tiempo, y esta claro que por aquí me necesitais, fijaros, llevais aun ropa de la temporada pasada.
    - Alice, por favor… -dijo Edward-

    No le dejo seguir hablando porque ella ya estaba colgada de su cuello, abrazandole y diciendo:

    - Edward, hermanito, te he echado mucho de menos.
    - Yo a ti tambien pequeña duende. Pero no por la ropa, que te quede claro. –contestó Edward-

    Todos echamos a reir, nos acababamos de librar de la que hubiese sido una batalla campal. Después de un rato fue Alice la que preguntó:

    - ¿Dónde esta mi sobrina favorita?
    - Iremos a buscarla ahora mismo, Le pedí a Jacob que se la llevase mientras que los Volturis estuviesen cerca. –le contestó Edward-

    Me agarro de la mano y salimos corriendo, no hizo falta coger el coche, necesitábamos correr, soltar adrenalina, no tardamos mucho en llegar, estábamos en la frontera de los territorios cuando dijo:

    -Me parece extraño poder cruzar sin que pase nada, es muy raro.
    -ya no hay delimitaciones, Fork es solo eso, un territorio unido por los lobos y los vampiros.

    Cruzamos deprisa, teníamos ganas de llegar a casa de Jacob. Al llegar a la puerta llamamos y él mismo nos abrió con la niña en sus brazos, ella al vernos saltó a los brazos de Edward, Jacob estaba muy nervioso, quería saber que había pasado, pasamos a la casa saludamos a Billy y nos pusimos a contarle todo.
     
  12.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Re: vida después de amanecer

    Gracias... es un placer que te guste la historia y no te preocupes que continuara... aún no ha terminado jajaja besitos y gracias de nuevo por leer mi fic. :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    1724
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -16-

    De Nuevo Todos Juntos


    Volvíamos a casa, Edward aparcó el coche en nuestra casa y no habíamos puesto un pie en el suelo cuando Alice ya estaba con mi hija en sus brazos, la niña gritaba de alegría al estar con su tía, pero cuando vio a Jasper se volvió aun más loca, se le tiro en brazos y se agarro a su cuello diciendo:

    -Tito Jasper, has vuelto, vamos a jugar…
    -Claro que si pequeñina. –Le dijo Jasper-

    Jasper nos miro y con la niña en sus brazos salió corriendo hacía el bosque. Yo ya estaba al lado de Alice, me apetecía tanto como a ella salir corriendo e ir de nuevo a cazar juntas, Edward que sentía lo mismo se nos adelanto y cogió justo la misma dirección que había tomado Jasper, nosotras le seguimos…

    Fue perfecto, los cinco de nuevo, llegamos a casa de mis suegros, Emmett estaba enfadado porque no le habíamos dicho nada de ir a cazar con nosotros, pero Renesme consiguió que su enfado se pasase, Jasper, Emmett, Edward, Carlisle, Jacob y Renesme estaban jugando en el jardín al fútbol, Alice, Rous, Esme y yo subimos a su cuarto, ella empezó a tirar toda su ropa del armario, Rous y Esme la doblaban y la metían en cajas para llevarlas a la beneficencia, yo mientras le iba sujetando lo que ella decía que bien combinado le podía servir para estar por casa, para mi toda aquella ropa estaba intacta, no entendía aún la fobia a la ropa usada que tenia Alice, cuando termino su habitación bajamos las cajas y las dejamos en el pasillo, salimos al jardín y cuando Alice, Rous y yo nos disponíamos a jugar con los chicos Mike y Tania entraron, por la cara de él me supuse que Tania ya lo había puesto al día, al llegar Jasper y Alice se acercaron a él a saludarle, Mike les devolvió el saludo gentilmente, luego se dirigió directamente a Edward y le dijo:

    -Edward, tu sabes que Tania no puede ir a esa fiesta con los tíos esos, ellos la persiguen desde hace tiempo, estará en peligro.
    -No te preocupes, todos estaremos allí, no va a pasar nada. – Le contestó –
    - Yo quiero ir, si ella va yo voy con ella.
    -dijo Mike para todos pero casi metido en si mismo-
    - Tú no vas a ir… eso es de locos, Mike te he dicho que no va a pasar nada. – dijo Tania muy enfadada-
    - Mike yo ya lo he visto, todo va a salir bien, será una recepción tranquila. – Le dijo Alice-
    - Mike saldrá todo bien, tú no te preocupes, los Volturis no se atreverán a hacer nada con tantos testigos. –Dijo Carlisle-
    - Aún así no me gusta – replico Mike-
    - A los Volturis la última vez les quedó claro que los Cullen no somos fáciles adversarios, se lo pensarían más de una vez antes de tocar a uno de los nuestros. –grito Emmett, sonriendo-
    - Tania y su familia es como parte de la nuestra, ellos lo saben, Mike no te preocupes que nos encargaremos de que todo salga bien, tu estate tranquilo. – le dije, poniéndole una mano en el hombro-

    Era la primera vez que me acercaba de esa manera a Mike, habíamos acordado todos mantener una prudente distancia con él hasta que todo le pareciese tan normal que él mismo diese el paso.

    Nadie habló mientras yo estaba tan cerca de Mike, todos se relajaron cuando él levanto su mano derecha y la colocó sobre la mía y dijo:

    - Gracias Bella, bueno gracias a todos por todo.

    Todos le sonreímos y allí acabo esa conversación, a Esme se le notaba la mujer más feliz del mundo por tener a toda su familia reunida de nuevo, Alice y yo no nos separábamos una de la otra, y aunque nunca sacaba el tema sobre donde había estado durante todo este tiempo, se le notaba feliz, aunque el que irradiaba más alegría era Jasper, estaba súper contagiado de todos los sentimientos de cada uno, sobre todo de la pequeña, no quería separarse de ella, tanto que tubo que echar a suerte con Emmet para dormir a la niña porque su tío grandullón decía que hoy le tocaba a él porque el día anterior le había tocado al perrito.

    A la mañana siguiente, Renesme se levanto muy temprano, ella sabía perfectamente que era sábado así que entro en nuestra habitación ya vestida con unos jeans y un jersey rosa, ella se tiró encima de nosotros, consiguió hacerse un hueco en la cama y empezó a saltar diciendo:

    -Papis, venga arriba, que tío Jasper me espera para jugar.

    Edward por hacerse el gracioso hizo con que estaba dormido, la niña intentaba despertarlo mientras de daba pequeños y leves jirones del pelo y se subía encima de su torso diciendo:

    -Papi despierta, venga papi, jooooo… Mami papi no me hace caso.
    -¿No te hace caso, mi amor?, vaya papá más malo que tienes.
    - ¿Mami y si me llevas tu a casa de los abuelos?, podemos dejar aquí a papi, porque como no me quiere... –mientras me decía eso me guiñaba uno de sus ojitos-

    Edward se despertó de repente asustando a la niña, la cogíó en sus brazos y se la estaba comiendo a besos y abrazos, luego me abrazo a mí también y dijo:

    - Ninguna de las dos mujeres de mi vida se van a ir a ningún sitio sin mí. Las amo a las dos más que a nada en el mundo.

    Después de un rato el cual para Renesme se hizo eterno nos fuimos a casa de mis suegros, allí en la puerta estaba Emmett y Jasper esperando a la niña para ponerse a jugar, antes de cruzar la puerta del jardín Jacob nos dio alcance, Renesme se puso contenta al verle, al momento ya estaban jugando todos, Edward y yo al ver que no había nadie más en la casa nos quedamos sentados en las escaleras agarrados de la mano viendo como se divertía nuestra hija.
    Carlisle entro y se puso al lado nuestro, le dio a Edward un sobre y dijo:

    - Son los tres billetes de avión… no olvidéis los pasaportes, chicos.
    - Gracias… - dijo Edward-
    - Carlisle dijiste que hay había tres billetes de avión así que ¿Dónde esta el mío? –preguntó Jacob-
    - ¿Él tuyo?, pero… -dije-
    - Jacob, tú no vendrás a Volterra. –dijo Edward-
    - ¿Cómo que no iré?, yo soy parte de la familia, además no voy a permitir que Renesme vaya sin mí. –contestó Jacob, muy enfadado-
    - No puedes venir, eres un licántropo, y allí solo habrá vampiros, sería peligroso, además es como ir buscando guerra si vienes, sabes lo que siente Aro por los hijos de la luna, así que esta decidido, Te quedas aquí. – Le advirtió Edward-
    - Jacob es mejor que te quedes, además tienes exámenes, no puedes perder clases. – Le dije, en tono madre-
    - Bella no me digas que no debo perder clases, porque te recuerdo que tu tampoco asistes y tenemos casi la misma edad, así que no me vengas dando ordenes como si fueses mi madre. – me contestó, con desagrado-
    - Jacob no le hables así a Bella, ellos solo quieren protegerte, Edward tiene razón en lo de que si vienes con nosotros a Volterra es como si indirectamente estuviésemos retando a los Volturis. Este viaje no es adecuado ni para ti ni para Mike. ¿de acuerdo? –explico Carlisle-
    - De acuerdo, pero no me comparen con ese debilucho.

    No sabíamos como pero las palabras de Carlisle eran las únicas que podían parar las catástrofes que formaba Jacob con sus locuras. Ya todo estaba solucionado, teníamos los pasajes comprados y en solo unos días partiríamos para la aterradora ciudad de Volterra.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    furubakisa

    furubakisa Guest

    Re: vida después de amanecer

    ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    me encanto
    te tardaste algo con la conti pero no importa
    espero que ahora sigas el capitulo
    siiiiii ya llegaron alice y jasper
    pero tengo una pregunta ¿por k andan tan felices?
    bueno

    BYE BYE
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    42
    Re: vida después de amanecer

    Gracias... y lo siento por tardar... seguire subien y no te apresures ya te enteraras pork estan todos tan felices..... ese es la trama de la historia. FELIZ NAVIDAD... y espero k te siga gustando. XAO
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Solsti

    Solsti Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    22 Octubre 2008
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Holaaa!!! me encanta tu fic... hace un tiempo la estuve leyendo pero como no la habias continuado en unas semanas la deje (lamentablemente)... Ahora estuve pasando por todos esos que me faltaron jajaja
    en si, me encanta por que es una historia como el libro pero mas aya de este... o sea, un libro más pero creado por una de las fans de Twilight que sacaran hasta la ultima cosa para que quedase perfecto jajaja
    me encanta que Tania y Mike sean novios y él se haya enterado de todooooo wiiii
    espero conti y Jacob *¬* es super... cuida a Rennesme... es un amor...

    PD: yo quiero ser Rennesme ahora y siempre... Jacob es el mejor y mas lindo... aunque claramente TODOS y cada unos de los vampiros y licantropos se parten... Lo he dicho!!! wiiii!

    :chauchis:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Re: vida después de amanecer

    HOLA A TODOS!!!! siento haber tardado tando en publicar... me surgieron unos problemillas con la conexión... gracias x esperar y entenderme... bss y ya esta todo solucionado, seguire subiendo capitulo a capitulo... XAO
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    2230
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -17-
    Volterra -I-

    Edward llevaba a la niña en brazos, por alguna razón en los aeropuertos le había dado por coger a la niña y a mi llevarme de la mano sin perdernos de vista, yo suponía que lo hacía de forma intencionada desde que hacía unos años atrás yo me había escapado dándole largas a Jasper y Alice para encontrarme con James, acabábamos de subir al avión, Renesme iba sentada a mi lado y Edward enfrente, una de las cosas mejores de ser una Cullen era la comodidad de viajar en primera clase, nos daba más intimidad, Edward y Renesme estaban escuchando música, cada uno con su MP4 lleno de sus canciones favoritas, yo iba leyendo un libro; los demás iban cada uno en su compartimento, mi suegro había comprado los billetes juntos pero había pedido que nos colocasen por separado, eran unas horas que nos regalaba para estar solos, cada uno con su pareja o su familia.

    Al llegar al aeropuerto recogimos el equipaje, en la entrada nos esperaban una fila de coches, todos estaban manejados por unos vampiros que formaban parte de la guardia de los Volturis, tenían la orden de recogernos y llevarnos a la fortaleza donde nos esperaban.

    Edward iba tenso, quite del medio mi escudo mental y le pregunte que porque, él me miro y me dijo con una voz tan bajita que ni Renesme la escucho:

    -El conductor, está pensando en cómo huele Renesme, por una parte le atrae pero por otra le repele, se pregunta que si su sangre será como la miel, dulce como el almíbar para sus labios.

    Directamente no le conteste, de mi pecho salió un gruñido que hizo que el conductor me mirase extrañado por el espejo retrovisor, Edward puso una mano encima de la mía y dijo:

    -Tranquila mi amor, pronto llegaremos.
    -Mami, ¿Qué pasa? –pregunto mi hija-
    -Cariño no pasa nada, mamá se enfado porque tiene ganas de llegar ya y vamos muy lentos. –le contesto Edward-

    El conductor nos miro de reojo, pareció haberse tragado la mentira de Edward porque piso el acelerador a fondo, fuimos adelantando coche tras coche, al final llegamos los primeros, seguidos por Carlisle y Esme, después vinieron los demás, en la entrada nos recibieron Jane y Alex, diciendo:

    -Sean bienvenidos, concedernos el honor de acompañarnos, Aro está deseando verles.
    Carlisle fue el primero en cruzar aquellas puertas, Aro se le echo encima diciendo:

    - Querido amigo, es un placer tenerte de nuevo aquí en mi morada, y más complacido aun por traer a toda tu familia contigo.

    -El placer es nuestro y te agradecemos tu invitación. –dijo Carlisle-

    Edward mantenía a la niña pegada a su cuerpo, mientras que me mantenía unida a él por nuestras manos entrelazadas.

    -Qué alegría, que alegría más grande, también han traído con ustedes a la pequeña Cullen.

    Mientras se acercaba a nosotros, yo saque con todas mis fuerzas mi escudo de mi y lo sobrepuse sobre mi marido y mi hija, Aro al llegar a nuestro ofreció su mano a Edward, él me soltó y le ofreció la suya, al mínimo instante en que sus dedos se rozaron, Aro clavó su mirada en mi, torció y su cabeza y dijo:

    -Mi querida Bella, veo que eres más poderosa de lo que me esperaba, pero querida hoy no hace falta que demuestres nada, no corres peligro, ni tu ni nadie claro está.
    -Aro, (salude, con un gentil movimiento de cabeza, después dije:), mi poder va en aumento y por supuesto que sé que no corremos peligro… ¿o acaso debería temer por algo? –pregunte-
    -No querida, como ya les hice saber esta invitación es solo para celebrar mi aniversario, tan solo quería tener a mis mejores amigos cerca en tal ocasión. –me respondió Aro-
    -Está bien Aro, tan solo esperamos que se respete nuestra condición. –dijo Edward-
    -Por supuesto, ustedes no presenciaran ningún acto de saciedad, sería una falta de respeto, eso sí deben comprendernos, nuestra sed no esta tan bien educada. –respondió Aro, con despotismo-
    -No tenemos problemas en vuestra forma de alimentaros, tan solo pedimos que no haya exhibiciones. –reclamo Edward-
    -Lo entiendo, no queremos traumatizar a la pequeña Cullen, ¿verdad?
    -Por supuesto, la niña nunca ha visto nada así, y queremos que siga siendo de esa manera. – dije en tono amenazante-

    Por culpa de mi tono, Emmett perdió el control y empezó a reírse en voz bajita, Rous le dio un codazo y Jasper se hizo con el control de sus sentimientos. Aro que se fijo por vez primera en ellos dijo:

    -Bienvenidos sean, jóvenes Cullen.
    -Gracias, -respondió Jasper en nombre de todos-

    Aro pasó de ellos de nuevo, y volvió a centrarse en mis ojos, aunque esta vez hablando hacia Edward:

    -Edward, supongo que la niña tendrá necesidades como los humanos asique si quieren pueden ir a sus estancias.
    -¿Estancias? – pregunto Carlisle
    -Si, Aro creyó conveniente mantener un lugar prudente para nosotros, así cumplirán su palabra y nosotros estaremos más cómodos. – dijo Edward en voz alta, leyendo la mente de Aro-
    -Fabuloso, que complementación, me quedaron sordo con el escudo de Bella pero en cambio tú me escuchas perfectamente. Que magistral… -dijo Aro-
    -Gracias Aro por tu amabilidad, - respondió Carlisle-
    -Antes de que os acompañen a sus estancias, Carlisle, ¿Cuándo llegará el clan Denali?, pensé que vendrían con ustedes. – pregunto Aro-
    -Ellos llegaran mañana, justo a tiempo para la recepción.

    Aro sonrió a Carlisle, hizo llamar a unos vampiros y ellos amablemente nos condujeron a nuestras cedidas estancias.
    Mi hija cuando llegamos a la habitación no quería cruzar la puerta, se agarro a la pierna de Edward y dijo:
    -No me gusta, me da miedo…
    -Cariño no pasa nada, tan solo es una habitación muy pero que muy antigua.
    –Le dijo Edward-
    -Pequeña estaremos contigo, no estarás sola en ningún momento, aquí nadie va hacerte daño, esto da un poco de miedo pero tu imagina que estas en un palacio como las princesas. –le dije-

    La niña soltó la pierna de su padre, cruzo la puerta y fue directa a la ventana, yo la seguí, la vista nos deslumbro a las dos, desde allí se veía toda Volterra, era precioso, las nubes altas cubrían parte de la muralla, la gente paseaba tranquilamente, ignorando todo aquello que se cocía a su alrededor, ellos compraban el pan mientras la ciudad se llenaba poco a poco de vampiros a punto de saciar su sed con sangre inocente.

    Edward llego justo por detrás, me agarro de la cintura y me susurro al oído:

    -Bajo esa puerta me reencontré con la luz que llena mi vida, te amaba, te amo y te amere, siempre serás mi Bella.
    -Yo también te amo y lo hare por siempre.

    Allí estábamos los tres, en aquella ciudad infernal, mirando la torre del reloj, donde tiempo atrás había sentido como me arrancaba mi congelado corazón, recordaba un Edward ojeroso, roto de dolor, perdido, aunque esa imagen no era nítida, no era capaz de olvidarla estaba clavada en mi interior.

    Carlisle rompió el silencio, mi hija corrió a sus brazos, casi no había terminado de decir hola cuando Edward le estaba contestando a una pregunta que no había sido realizada, él tan solo dijo:

    -Alice sabrá lo que hace, pero creo que deberíamos confiar en Aro, esta vez no quiere pelea, solo estamos aquí para desmentir lo que los demás dicen, aunque Aro sabe que es verdad.
    -Ya, supongo, pero nunca esta demás prevenir. – le contestó Carlisle-
    -No supongo que no, de todas formas no corremos ningún peligro, en su mente no hay signo de querer pelea… -Le contestó Edward perdiendo el hilo de voz y mirando tan solo a la niña-

    Carlisle miro a Edward, luego a mí, bajo la cabeza y se marcho, yo me dirigí hacia Edward le puse mi mano en el hombro e hice desaparecer mi escudo, él enseguida me respondió:

    -No es eso, solo ha sido un fugaz pensamiento de Renesme, me ha hecho perderme por un instante.
    -¿En qué pensó? – pregunté
    -Ella cree que Aro nos tiene envidia, bueno ella cree que más que envidia es temor, ella con tan solo tres años ha sabido leer en su interior y se ha dado cuenta de que su alma está perdida, de que ellos no tienen concepción en una vida humana.

    Yo no le dije nada más a Edward, tan solo llame a mi hija, ella vino y se sentó en mis rodillas, puse mi boca en su oído y le dije:

    -Cariño, los Volturis son vampiros diferentes a nosotros, pero no quiero que vuelvas a pensar en ellos, ¿de acuerdo?
    -Yo no he pensado en nada malo mami. –respondió Renesme-
    -Claro que no mi amor, tu solo eres muy lista y te has dado cuenta de cosas que a nosotros nos ha costado muchos años saber. – le respondió Edward a la niña.

    Y así termino la conversación, los tres sentados en la inmersa cama de aquel palacio tan terrorífico, dejábamos pasar el tiempo, deseando volver a nuestra casa.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Moliry

    Moliry Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,094
    Pluma de
    Escritora
    Re: vida después de amanecer

    Me dio gusto volver al foro y encontrarme con capitulos que no habia leido. Me gustaron mucho.

    Como siempre sabes dar entretenidos capitulos.

    Supongo que para el otro faltara unas semanas. Pero no importa, aqui esperare ;)

    Me interesa mucho como les ira los Cullen en ese aniversario, estoy segura que nada bueno pasara, Esos Vulturis son unos hipocritas de lo peor.

    Me gusta mucho como dejas narracion para la vida romantica de Edward y Bella y como conviven y quieren a su hija. Muy bien y me gustó mucho tambien que ya tienes mas seguidores, que bien, porque te lo mereces.

    Saludos amigo. Espero saber de tu pronto, kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    venuspink

    venuspink Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    vida después de amanecer
    Total de capítulos:
    26
     
    Palabras:
    3007
    Re: vida después de amanecer

    Capítulo -18-

    Volterra -II-


    Todo estaba listo, Alice había colocado los trajes que usaríamos en la recepción encima de las camas, ella como siempre iba un paso por delante, mientras Edward se vestía yo arreglaba a la niña, al principio puso pequeños impedimentos acerca del vestido pero luego no rechisto más, yo sabía que era como Edward, primero protestaba e intentaba salirse con la suya pero luego se hacia caso, por hacerme feliz, una vez que acabe de arreglarla, Edward se puso a jugar con ella dándome tiempo y libertad para vestirme yo, me puse el corpiño seguido de la falda larga que Alice había mandado arreglar para mi, era todo de color azul celeste, el favorito de Edward, coloque los zapatos en mis pies y conseguí recogerme el pelo en un señorial moño alto adornado por una tiara con lo que yo suponía eran zafiros azules, no sabía muy bien cuantas joyas ni cuanto dinero podrimos tener, pero lo que tenía claro es que cada vez me sorprendía más; al terminar salí al recibidor de la estancia, Edward me dijo que estaba bellísima, yo le dije que se dejase de tonterías pero él se rió y dijo:

    -Bella, eres una hermosa inmortal, por donde pasas los hombres babean imaginando tan solo poder hablar contigo, asique no estoy diciendo tonterías cuando te digo que estas guapísima, ¿de acuerdo?.
    -Vale, pero ahora vamos a intentar terminar con la patraña que Aro ha montado.

    Los tres salimos dirección al gran salón, allí ya estaba reunida toda mi familia y el clan Denali, había muchísima gente que no conocía, me di cuenta que todos los que estaban hablando con miembros de mi familia eran los que nos habían ayudado años atrás, el resto nos miraban como si fuésemos objetos de laboratorios. Tania vino hacia nosotros, cogió a mi hija y mientras jugaba con ella nos dijo:

    -Nos han dado las estancias más alejadas de ustedes, estamos en la parte Norte.
    -Aro teme por nuestra alianza – contesto Edward-
    -Lleva desde que hemos venido recordándonos el fallo de Irina, Kate ha estado a punto de reventar, Edward gracias por mandar a Jasper, si no hubiese sido por él creo que Kate y Garrett hubiesen atacado ya a Aro.
    -Fue idea de Alice, ella vio como Kate se enfadaba y yo solo le dije a Jasper que la ayudase a controlar su estado.
    -Esta fiesta es todo un engaño… -dijo Kate, que acababa de incorporarse a la conversación-
    -Si, él solo quiere demostrar al mundo que los Volturis siguen en la cabeza del poder. –conteste-
    -Pero eso es solo porque nosotros queremos, espero que algún día eso cambie, estoy deseando patearle el trasero a Aro y a Alec. –respondió Kate-
    -No te sulfures hermanita, vamos a intentar salir de aquí sin declarar una guerra. – le recriminó Tania-

    Mientras hablábamos Aro llego con una sonrisa de oreja a oreja diciendo:

    -Chicos, ¿no se divierten?...
    -Si, Aro, es una fiesta espléndida – le dijo Edward-
    -Joven amigo, supuse que como amas tanto la música estarías disfrutándola bailando con su hermosa esposa.
    -Lo haré, tan solo le estábamos dedicando un poco de tiempo a mi hija, ya sabes cómo son los niños. –dijo Edward-
    -Es una alegría que Renesme esté aquí, pero pensé que la dejarían con la niñera que les ofrecí, así ustedes hubiesen podido disfrutar plenamente de la fiesta.
    -Muchas gracias por lo de la niñera, pero no nos gustan y menos si el olor de mi hija las pone sedientas, lo siento Aro pero Renesme estará perfectamente aquí con su familia. –le dije-
    -Claro, eso se me pasó por alto, no supuse que no les gustaría una inmortal de mi clase como niñera, pero bueno dejemos el tema, disfruten de la noche… y beban algo…

    Aro se marcho dirección a Carlisle y Esme, ya estaba lo suficientemente lejos cuando le pregunte a Edward:

    -¿A qué se refería con lo de que bebamos algo?...
    -¿Ves aquel tonel precintado?
    -Si
    -Está lleno de sangre, dentro de unos minutos lo abrirán, por decirlo de algún modo, Aro ha pensado en que un ponche A+ nos gustaría a todos.
    -¿Me estás diciendo que han matado a personas y que ha hecho un ponche con su sangre?
    -No, nadie ha muerto por esa sangre, él la ha comprado igual que nosotros lo hicimos cuando tú estabas embarazada de Renesme.
    -¡Qué repulsivo!, aun así que no haya muerto nadie yo no pienso probar eso, es sangre humana…
    -Nadie de nosotros la probara, pero para los demás es un alago por parte de Aro. Bueno Bella, la niña esta entretenida jugando con Tania, Aro ya se está preguntando de nuevo porque no bailamos, asique, señora Cullen, ¿me concede este baile?

    Yo con una sonrisa en la boca acepte encantada, me cogió de la mano y fuimos hasta el centro de la pista, muchos de los Volturis nos miraban, supuse que estaban pensando que no nos moveríamos en toda la noche del rincón donde estábamos, la verdad es que allí con Edward me lo estaba pasando genial y había conseguido olvidarme de donde nos encontrábamos.

    Al pasar un rato Aro fue directo al gran tonel, Edward y yo paramos de bailar y fuimos directos hacía Renesme, Edward la cogió y se puso al lado de Carlisle, yo no sabía que pasaba, de golpe todos estaban tensos y sedientos, me llego ese dulce y embriagador olor, note como mis ojos iban cambiando de color, me moría de ganas de unirme al pelotón que habían formado casi todos los vampiros alrededor de Aro, conseguí resistirme e ir hacía Edward, él sujetó mi mano con fuerza, vi que Jasper lo estaba pasando peor que yo, aunque yo era el vampiro más joven de la familia, Jasper seguía siendo el más débil hacía el olor de sangre humana, al final Alice vio algo que la aterro, miro a Edward y este le dijo que se lo llevase, Alice cogió de la mano a Jasper, lo llevaba medio tirando de él cuando sin darles tiempo Aro estaba a su lado, él tenía un vaso con el flujo más ardiente para Jasper, Alice le dijo a Aro que se lo agradecía pero que no podía aceptarlo y él le respondió diciendo que no era para ella sino para su joven amigo Jasper, fueron unos minutos de tensión para todos, mi cuñado se moría de ganas por coger aquel vaso, pero al final dijo:
    -Aro te lo agradezco, pero quiero seguir mi vida sin probar de nuevo la sangre humana.
    - Por supuesto, yo no te voy a obligar. –Le respondió Aro-

    Mientras ellos hablaban Renesme nos dijo:

    -¿Papis porque no puedo tomar yo esa sangre?, huele delicioso…
    A la niña se le hacía la boca agua, ahora comprendía porque Edward había cogido a Renesme, sino lo hubiese hecho, ella habría salido corriendo hacia el tonel… ella no comprendía aun que esa sangre era tentativa a la traición de las condiciones Cullen; Aro que escucho a la niña vino directo con el vaso en la mano, al llegar nos sonrió con su sonrisa mal formada, y le dijo solo dirigiéndose a mi hija:

    -Pequeña amiguita, ¿tu quieres probar?...
    Le puso el vaso a pocos centímetros de su cara, vi como mi hija lo pasaba mal por tener allí delante ese tentador vaso, era como un pastel de chocolate para una persona muy golosa y que tiene diabetes, allí nadie decía nada, Renesme intentaba guardar su cara detrás del cuello de Edward, tenía su pequeña nariz tapada con su mano, yo estaba furiosa y cuando iba a quejarme a Aro por su comportamiento, del pecho de Edward salió un enorme gruñido, tenía los dientes apretados, miraba solo a Aro, sabía que quería tirarse encima de él y desgarrarlo, se moría de ganas por verlo arder en medio de aquel salón, Edward me dio a la niña, lo hacía porque sabía que si allí comenzaba una pelea quien tuviese a Renesme en brazos saldría corriendo a ponerla a salvo, él quería que nos alejásemos pero yo tenía claro que no abandonaría, Carlisle puso una mano en el hombro de Edward, Jasper que había recuperado el absoluto control de si mismo se puso al lado de Carlisle, Emmett justo al lado izquierdo de mi marido, y nosotras, mi hija y yo justo en el centro de la barrera que habían formado el resto de mi familia y el clan Denali, yo saque mi escudo, protegí cada centímetro de todos mis allegados, la guardia de los Volturis se puso justo a la orden de Aro, las mujeres se quedaron atrás, yo sabía que ellas no peleaban asique por ellas no temía, Edward dio un paso hacía Aro, según movió su pie mi escudo se estiro con él, de nuevo un gruñido, seguía con los dientes juntos y apretados pero consiguió decir:

    -Aro no me busques más las cosquillas, hemos venido aquí para seguirte el juego de tu farsa, querías hacer creer a todas estas almas pérdidas que seguías tú y todos los Volturis reinando sobre cada vampiro, les querías hacer ver que seguíamos cumpliendo tus órdenes pero tú mismo vas a desvelar la verdad… No te temo, ni a ninguno de los que te hacen llamar Maestro, yo no quería pelear, pero tú faltaste a tu palabra, has ofendido a mi familia y has hecho sufrir a mi hija. Nadie se mete con mi familia y sale impune.

    Aro retrocedió mientras Edward seguido por mis cuñados y mi suegro avanzaban, Jane lanzaba ataques contra ellos, otros también usaban sus poderes, pero ninguno conseguía romper mi protección, en las caras de los Volturis había terror, los invitados se habían alejado cuanto podían de la situación, Aro con los ojos desorbitados y su cara desencajada al ver que ninguno de los invitados se unía a defenderlo no sabía que decir ni que hacer, al final consiguió mirar a Edward y le dijo:

    -Joven amigo, yo no quiero pelear, yo solo ofrecía un dulce a la niña, nunca quise hacerle daño y mucho menos ofenderles, lo siento, es cierto que he sido muy descortés, no pensé que esto les molestaría, no hay víctimas, supuse que no tendrían problema con un buen vino de cosecha.

    En este caso no le respondió Edward sino Carlisle:

    -Aro no teníamos problema mayor si no hubieses tentado a mi hijo y a mi nieta haciéndolos sufrir, querías montar el circo en este salón pero los payasos no sonrieron. – lo dijo sin abandonar su posición-
    -Carlisle viejo amigo, por favor no te ofendas ni te enfades, siento haberme comportado como lo hice, no debí pero yo sigo sin ganas de luchar en este día, tan solo quiero restituir la tranquilidad y seguir con la fiesta.
    -No me llames viejo amigo, nuestra amistad quedo atrás, si quieres tan solo seguir con tu fiesta, no seremos ningún impedimento pero debes de comprender que mi familia y yo partiremos de Volterra de inmediato.
    -Por favor, dejemos las tonterías, la fiesta debe continuar y seria un placer que todos permaneciesen en ella.
    -No, nuestra presencia aquí está de más, tú querías una fiesta llena de amigos y nosotros no lo somos.
    -Carlisle Cullen, ¿me estás diciendo que somos enemigos?
    -Ni mi familia ni yo tenemos enemigos, simplemente nuestra amistad quedo rota, nosotros seguiremos con nuestras vidas y ustedes con las suyas.
    Mi escudo estaba protegiendo a toda mi familia y amigos, veía como se acercaba cada vez más la innegable guerra, me estaba haciendo a la idea de las bajas que habría, espera que Demetri cayese, lo odiaba tanto o más que Emmett, aunque a la que mataría con gusto sería a la desgarrada y cruel Jane, todavía me debía una por haber hecho daño a Edward hacía unos años. Mientras seguía pensando en cómo lucharíamos Aro ofreció su mano y nos indico la puerta diciendo:

    -Son libres de irse cuando deseen, aun así las puertas de mi casa seguirán abiertas.
    -Adiós, - dijo mi suegro-

    Edward estaba a mi lado, cogió a nuestra hija me agarró de la mano y cuando estábamos cruzando la gran puerta se volteo y dijo:

    -Ni lo pienses, nunca tendrás nada…

    No sé como lo hizo, dejo a la niña en el suelo y en menos de un segundo estaba agarrando a Aro del cuello, tirado en el suelo, usando toda su fuerza, mientras lo veía, dentro de mí escuche su voz, pidiéndome que saliese con mi hija huyendo, pero a la vez pidiéndome ayuda, él necesitaba de mi escudo, y yo lo extendí cubriendo cada milímetro sobre los cuerpos de mi familia, sentí como se extendía, y cuando llego justo a Edward Jane lo estaba mirando fijamente, vi como su poder lo rozo, vi en sus ojos dolor, ese dolor atravesó mi pecho que hizo que yo gritase y corriese junto a Edward, le mire, cuando me aseguré de que no estaba retorciéndose de dolor dirigí mi mirada hacia la guardia de Aro, ninguno hacia nada, estaban viendo aterrados como Edward acababa con su maestro y ninguno lo impedía. Yo seguía parada, Carlisle y Emmett estaban separando a Edward de Aro, pero Edward solo decía que le quería matar, al final lo consiguieron, Alice entraba por la puerta junto a Jasper, Rosalie me agarro del brazo y tiro de mi, poco a poco nos fuimos alejando del centro del salón, Kate y Tania que tenían aún cara de querer matar a unos cuantos Volturis empezaron a retroceder, Esme con mi hija en brazos se puso a mi lado, justo cuando salíamos de nuevo, Carlisle dijo:

    -Tú te lo buscaste Aro, espero que esto te sirva de advertencia, y que no necesites más avisos, hasta siempre.

    Aro no contesto, tenía a todos los Volturis a su alrededor. No miramos atrás, todos salimos de allí, sabíamos que no volveríamos y esperábamos no haber comenzado una guerra.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso