Historia corta Vida de adolescente

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por D Fang, 16 Octubre 2016.

  1.  
    D Fang

    D Fang Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2013
    Mensajes:
    69
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Vida de adolescente
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    327
    Miraba a través de la ventana, alejando su mente de aquella clase tan monótona. Su vista se perdía en el inmenso cielo y en la majestuosidad de sus nubes. Era un día como cualquier otro.
    Su cabeza no aterrizó nuevamente en el aula hasta que el profesor aplaudió enérgicamente sentenciando el final de la clase. Él lo agradeció en sus adentros, empezaba a aburrirse.
    No tardó ni un segundo en llenarse de ruido el salón nada más salir el docente. Algunos se movían de sus asientos para aproximarse a sus amigos e intercambiar palabras. Él no. Su mejor amigo tenía cosas más importantes que hacer que entrar a clases, así que se hallaba solo en ese instante.
    Soltó un suspiro y optó por hacer lo que más disfrutaba cuando estaba en clases, observarla. Desvió la mirada hasta el otro extremo del salón y la contempló, tan radiante como siempre.
    Noelia era el nombre de esa chica. Era la joven que le robaba el aliento e invadía sus sueños.
    Le encantaba contemplarla e imaginarse miles de escenarios en los que él se acercaba galante a ella y la seducía con sus encantos. Imágenes de sus labios aproximándose, llenos de pasión y susurrando deseo, le venían siempre a la mente. En ocasiones eran otras, de sus cuerpos buscándose y encontrándose como un solo ser, perfecto en ese único momento.
    Y la seguía mirando, veía sus finos labios moverse mientras platicaba y sus profundos ojos encontrándose con los suyos.
    Se sobresaltó un poco. Ella sólo le dedicó una bella sonrisa mientras sus ojos pasaban de él.
    Su corazón se aceleró un poco y su cabeza se llenó de pensamientos, todos con esa sonrisa como protagonista.
    La siguiente clase se retrasaba y los primeros desertores aparecían abandonando el aula. Noelia no tardó mucho en retirarse también. Él la siguió con la mirada mientras se iba.
    Pronto el salón quedó vacío, a excepción de uno que otro que, sino leía, copiaba apuntes.
     
  2.  
    D Fang

    D Fang Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2013
    Mensajes:
    69
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Vida de adolescente
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    388
    Sentía caer el sudor lentamente por su frente. No sabía si era por el insoportable calor que hacía o por el hecho de que llevaba dos cuadras seguidas corriendo camino a la escuela. Aún le faltaban tres calles más. Empezaba a creer que con las cosas así, en unos meses estaría lista para un maratón.
    Cuando hubo llegado al último tramo que la separaba de la prepa bajó un poco el paso para ver la hora y, andando en esas, a qué clase iba tarde. Iba media hora tarde a literatura, se felicitó con sarcasmo en silencio.
    Cruzó con velocidad la entrada mostrando su credencial y avanzó con paso apresurado. El frescor de los pasillos la relajó un poco.
    Caminaba revisando los salones hasta que llegó al suyo. Le pareció extraño ver a uno que otro de su grupo fuera del aula. Ya se esperaba lo peor. Al asomar la cabeza dentro sus sospechas se confirmaron. No había llegado el profesor. Se lanzó mil maldiciones por haberse apresurado tanto.
    Ente los pocos que se hallaban dentro, copiando apuntes la gran mayoría, estaba él. Tan callado y solitario como siempre.
    Su nombre era Alejando, el chico con la mirada más hermosa que jamás había visto.
    Dio un respiro, se intentó arreglar un poco y se aproximó a él. Lo saludó con sincera alegría. Su respuesta fue tan distante como siempre.
    Así era siempre él. Ya no le extrañaba.
    Pasó el tiempo y ellos hablaban de cosas sin importancia. Ella, muy audaz, rompía con cada palabra el espacio que los separaba. Acariciaba su rostro y admiraba sus ojos, perdiéndose en ellos.
    El corazón del joven se aceleraba y su mente se nublaba al tiempo que las manos de ella encontraban refugio en las de él.
    Hubo un momento de silencio en el que las miradas decían todo. Una desprendía anhelo y deseo, la otra, con miedo, huía de la confrontación.
    Las manos jugaban entre ellas, ajenas a lo que sucedía alrededor.
    El juego de miradas terminó. Él apartó sus manos y dirigió la vista a los que entraban junto con el siguiente profesor.
    Ella contempló como él seguía con la mirada a Noelia, hipnotizado. Sintió un pequeño vacío en el estómago mientras caía en cuenta de que mantenía la mano extendida hacia él.
    No quería soltar su mano, no todavía.
     
  3.  
    Le Mille Clerette

    Le Mille Clerette 

    Tauro
    Miembro desde:
    31 Marzo 2016
    Mensajes:
    606
    Pluma de
    Escritor
    Bueno.
    Me gusto..no, no me gusto ,me encanto tu escrito entre algunas partes me describes como es aveces mi día a Día .
    Bueno yo te recomiendo que uses las comas, ya que te aseguro que tarde o temprano llegara alguien y te pondrá mala ortografia porque te falta una coma y te hara un seguimiento poniendo lo mismo en cada cosa que escribas.
    Bueno ya siguiendo eso te recomiendo que hagas capítulos mas largos, bueno me ha gustado mucho te digo que hagas capítulos de 600 palabras para adelante para que el lector tenga mas que leer bueno esa fue mi critica.
    No te desanimes es un gran escrito te lo digo para que mejores y los demás lectores lo disfruten mas.
    Continua
     
  4.  
    D Fang

    D Fang Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2013
    Mensajes:
    69
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Vida de adolescente
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    451
    Gracias por tu comentario. No quiero hacer los capítulos muy largos porque siento que pierde un poco mi idea, que es plasmar pequeños momentos que muchos hemos vivido alguna vez. Aunque seguro sí habrá uno que otro que sea un poco más extenso.

    Sin más, el siguiente.


    Hacía un calor insoportable y, dentro del camión, atestado de gente, era aún más fuerte. Eso, sumado al hecho de que el tránsito estaba parado, la estaba poniendo de malas.
    Por lo menos iba sentada, pero lo había dejado de agradecer al sentir su trasero dormirse. Estaba pasándola fatal.
    Por ratos miraba por la ventana, cuando el movimiento del vehículo era fluido la distraía un poco. Aunque en ese instante ya se había cansado de ver el jodido mismo puesto de tortas.
    Sacó su celular e intercambió la canción que sonaba por sus audífonos. Dos, tres, cuatro y hasta cinco canciones pasaron hasta que saliera una que quisiese escuchar.
    Se pasó una mano por el cabello y suspiro. ¿Por qué no había tomado el metro?
    Pasaron unos minutos y el tráfico disminuyó. El bus avanzó unos metros y se volvió a detener. Noelia estaba desesperada.
    Así continuó avanzando de apoco, hasta que llegó a una zona escolar. Era la hora de la salida. Montones de niños corrían por la calle, así como también infinidad de coches esperaban en fila para poder recoger a los infantes. Era un caos.
    Diez minutos le tomó al camión salir ahí. Nada más pasar ese pequeño tramo, el tránsito se volvió fluido y el colectivo se paraba de vez en vez a bajar o subir gente.
    Noelia observaba a las personas que subían. Entre muchos, logró reconocer a un chico. Iba en su salón. Era Alejandro.
    Ella iba sentada hasta el final y él parado, hasta el frente.
    Lo miró un rato, no podía negar que era apuesto. Esa aura de chico serio y calmado le quedaba muy bien.
    Lo veía fijamente, en su mente sólo pensaba en que él se volviese a verla. Pasaron varios segundos y nada. Miró por la ventana, decepcionada.
    Regresó la mirada al frente y lo sorprendió viéndola. Le dedicó una pequeña sonrisa. Él, sorprendido, desvió la mirada. Noelia disfrutaba ese pequeño momento.
    Se dio cuenta que ya estaba cerca de donde bajaba. Varios jóvenes formaron un pequeño alboroto y bajaron con prisa del transporte. La gran mayoría iba a su escuela.
    Bajó con calma y buscó con la mirada a su compañero. No lo vio. Sacó su celular y vio que tenía varios mensajes de WhatsApp. En la conversación del grupo habían anunciado que no iba a haber clase.
    Caminó con calma, viendo, un poco alejado y con paso apresurado, adelantarse a Alejandro.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso