Microrrelato Vida artificial

Tema en 'Nano y Microrrelatos' iniciado por Tarsis, 18 Junio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Comentarista supremo Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    7,104
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Vida artificial
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    467
    Título: Vida artificial.
    Tipo: Drabble.
    Género: Suspenso.


    La capa oscura, se teñía del rojo brillante de la sangre de aquel joven que yacía muerto a sus pies. Con el puñal siguió abriendo el torso del adolescente, con mucho pulso, arrancó algunos órganos internos y los colocó en unos recipientes. Al terminar tiró el cuerpo a un lado y salió de la cueva.

    La luz del día le encandiló así que se cubrió con la capucha de su toga. Tenía lo que había ido a buscar, y sin mirar a los lados para asegurarse de que nadie lo viera desapareció en un remolino de humos oscuro.

    Oculto en un árbol, en la copa del mismo se encontraba una delicada niña de unos ojos azules brillante, ojos que parecían escudriñar tu alma. De un delicado salto bajó al suelo. Sacó de su bolsillo un móvil y marcó.

    —¿Aló? El objetivo está en movimiento. Al parecer todo va como lo planeamos. —Su sonrisa angelical se extendió por su rostro. ¿Cómo en algo tan bello puede haber tanta maldad? Sin esperar respuesta colgó.

    Caminó hasta el borde del precipicio que comenzaba frente a ella. Se lanzó al vacío y se desvaneció en el aire.

    En el oscuro desván de una casa de una urbanización alejada, estaba nuevamente el hombre encapuchado. Dejó la capa sobre la mesa y abrió un estante con más órganos envasados. Agarró algunos, y descubrió el cuerpo inerte de una delgada mujer en la camilla. Le insertó los órganos como todo un experto cirujano, y puso sus manos sobre ella, de sus manos comenzó a brotar una luz verduzca que activó los sellos en la piel de la mujer.

    Los dedos de la mujer comenzaron a moverse lentamente… los labios temblaron. Los ojos del hechicero brillaron emocionados, ¡es proyecto de su vida estaba dando resultado!
    De su boca comenzó a brotar la sangre imprevistamente, y todo en dentro de su cuerpo colapsó.

    —Lo siento, hasta aquí llegaste —sonrió la pequeña albina sacando la daga con el hechizo del cuerpo del hombre—. Ésta es una aberración que no podemos permitir.

    Se dirigió hacia la mujer desnuda que comenzaba a moverse y de una estocada cortó su cuello. Pasó la daga por sus labios saboreando la sangre y se desvaneció el aire con la satisfacción marcada en el rostro.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso