~Vettel Karma~

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por AntoniA Rose, 11 Agosto 2009.

Cargando...
  1.  
    Vintage Bomb

    Vintage Bomb Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    5 Noviembre 2006
    Mensajes:
    819
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1139
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Perdón por la tardanza, pero es una época complicada...
    Aquí va, mil millones de gracias a Animosa que prácticamente escribió ella esta conti.


    -Entonces –comenzó el albino, arqueando una ceja y mirando a las brujas, mientras los tres caminaban por los terrenos de la mansión- las cartas decían...

    -...que tu olfato nos guiará al huroncito –terminó Alysa por él.

    -Olvídenlo, no va a funcionar –sentenció Murtagh, cruzándose de brazos-. ¿Qué creen que soy, un sabueso de caza?

    -Las cartas no mienten, Mur-Mur –Rain medio sonrió al usar el apodo que había inventado su hermana para el licántropo-, así que, al menos por hoy, actúa como uno y guíanos.

    Murtagh resopló, y después de mirar con sutil odio a ambas Dunkelmeer, olfateó el aire. No pudo evitar sentirse estúpido, hasta que un hedor repulsivo lo hizo toser.

    -¿Qué diablos es eso? –preguntó, llevándose la mano a la nariz. Ambas hermanas se miraron entre sí, para después encogerse de hombros-. No pueden no haberlo olido... era completamente desagradable.

    -Rain, ¿crees que... –la azabache cerró los ojos y la imagen de los tres en las alcantarillas la hizo suspirar-... estás bien?

    -Sí, sí... ¿qué decías?

    -Que tal vez su olfato no debe guiarnos exactamente al hurón, sino a donde está.

    -Tiene más sentido –dijo Murtagh, mientras que Lorraine asentía.

    -Te seguimos, entonces –dijo Alysa, sonriendo, mientras que el hombre lobo, comenzaba a guiarlas hacia el hedor.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Habían caminado ya unos cuantos minutos cuando vieron un círculo de concreto junto a un gran agujero en el piso, cosa que les llamó la atención a los tres.

    -¿Alcantarillas, por esta zona? –preguntó incrédula Alysa, acercándose con cautela- La gente adinerada tiene serios problemas de cómo invertir su dinero.

    -Supongo que los pozos ciegos no son lo suficientemente glamorosos –contestó Lorraine, encogiéndose de hombros.

    El silencio los rodeó mientras miraban la entrada. Murtagh suspiró y fue el que tomó la iniciativa de bajar, seguido de una resignada Alysa; Rain sólo se dignó a bajar por haber ya visto su futuro.

    El chapoteo de sus pies y ligero gorgoreo del agua por la tan estrecha, olorosa y oscura cloaca, era lo único que se podía oír. Sólo una pequeña lamparita les brindaba la luz suficiente para poder saber la dirección que tomaban. Delante iba Murtagh más que nada como un escudo por si algún bicho intentaba atacar a las Dunkelmeer.

    -¿Ves algo?
    -Creo que me voy a desmayar -dijo el albino, cubriéndose la nariz con la mano para soportar tan hediondo lugar.
    -Sólo un poco más, Mur-mur.

    El chico asintió con la cabeza sin ganas de suspirar o hacer cualquier cosa que lo obligaran a aspirar más de ese putrefacto aire, a tal grado de no darse cuenta del final del camino hasta el momento en que su nariz terminó aplastada contra el muro.

    -¿Y ahora?
    -Hay un pequeño conducto… -señaló en la parte inferior del muro, un hueco no muy grande donde apenas una de las delgadas Dunkelmeer podía pasar-. ¿Pasamos a través de él?

    La morena torció la boca en un gesto de desaprobación, la única manera de entrar en ese lugar era sólo si había una razón verdaderamente buena.

    -Chicas, la cosa peluda está del otro lado –dijo Murtagh, ambas chicas se miraron la una a la otra. Entonces Lore se tambaleó y cerró fuertemente los ojos, de forma idéntica de cuando una de las visiones llegaban a su mente.
    -¿Qué pasó Rain?
    -Alysa, debes ir por él. Acabo de verlo.
    -¡¿QUE?! ¡De ninguna manera me arrastraré por ahí!
    -Tienes que hacerlo, de lo contrario la predicción no se cumplirá.

    La rubia miró con recelo a su hermana y al albino; más que resignada resopló antes de comenzar a pasar por el estrecho conducto. Quejándose en su interior de tener que manchar una de sus blusas favoritas con quien sabe que cosas.

    -¿Fue una visión? -preguntó Murtagh al ver que a Alysa le costaba algo de trabajo pasar a través del estrecho ducto.
    -No.

    Resultó ser una negación contundente y fría por parte de la mayor Dunkelmeer. Hasta que un pequeño quejido alertó a los dos que estaban del otro lado del conducto.

    -¡Me atoré! –escucharon ambos por parte de la voz de Alysa.

    Murtagh se agachó para observar y escuchar mejor lo que pasaba para poder ayudar a la joven rubia a salir de ese lugar; cosa que logró tras unos cuantos tironcitos desde los tobillos de la chica.

    En cuanto salió Alysa no dejó de quejarse de su pequeña osadía, Lore por su parte sólo se concentró en ver qué era lo que había pasado con el hurón, en cuanto se agachó a observar una visión de ella misma la asaltó con su rostro lleno de lodo. Cuando terminaron de pasar aquellas imágenes, miró al frente y justamente en ese instante la bola de pelos brincó sobre su cabeza empujándola con su peso hacia abajo y sumergiéndola sobre el fango.

    Inmediatamente se levantó, asqueada limpió lo que pudo su rostro y e intentó advertir a los otros dos. Cosa que no fue necesaria ya que Murtagh lo había atrapado en cuanto brincó de la cabeza de Rain. Pero el animal no estaba del todo contento ante su captura, una serie de gruñidos le dieron curiosidad a Mur-mur, levantó al hurón a la altura de su cara para poder verlo, y entonces la pequeña bola de pelos lo atacó.

    Las estrella y una clara luna menguando los recibieron al salir de las alcantarillas, sucios, olorosos y con un Mur-Mur sangrante del rostro. Al menos tenían a la bola blanquecina y con ellos, su misión por fin había culminado.
     
  2.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    *3* ¡Sucios! ¡Sucios! quedaron muy muy sucios. Jejeje no me imagino a Alysa atorada... no, si si puedo xP y a Rain con el rostro en el fango, una escena perfecta al salir de las cloacas.

    ¡Ahora si Hiki! es tu turno...- cruza los dedos.
     
  3.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Me gustó el capítulo, fue divertido. Rain es mala, muy mala *perverso*
    Pero me encanta.


    ¡Pobre Alysa! Ya me imagino el no querer pasar por allí, pero qué más le toco hacerlo. Y lo que hace Murtagh por complacer a las nenas esa, él sería el que más sufrió por su nariz tan fragil/sencible[inserte más palabras...]
     
  4.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Creo saltaremos de nuevo el turno (Hiki T_____________________T necesito que te comuniques conmigo).

    Turnos
    1 Artic Rose
    2 Katherine
    3 Tsukihiki
    4 Barbie Girl
    5 Selene
    6 Zaphkiel (Solo por este turno) <--- termina la misión de la casa embrujada por favor Animosa xP
    7 Sango

    ------(Aquí terminamos turno, tal parece que con las siguientes personas no se puede contar más xP)
    8 Fabiana
    9 Niniel
    10 Rumiko Chan
     
  5.  
    Fabiana

    Fabiana Usuario popular

    Tauro
    Miembro desde:
    15 Junio 2008
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    )= Llegue de regreso, de venida y de lamento.
    Deje muy olvidado este fic, no solo el fic, el foro completo... De verdad disculpen.
    Pero aqui estoy y haré las contis que me tocan! Asiq ue si pueden contar conmigo
     
  6.  
    Animosa

    Animosa Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2007
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritor
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Hoy pongo la conti~
    Dije que ayer pero no pude .____.
     
  7.  
    Animosa

    Animosa Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2007
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1691
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Perdón ando con problemas algo serios. Pongo la conti y luego explico si hay necesidad.
    *******************************************************
    La risa malévola, teñida de burla y desprecio, se mezclaba con su sentimiento de impotencia y alivio.

    Sebastián respiró hondo y se dejó caer sobre la escalinata de la casa, estaba exhausto después de haber tenido un “enfrentamiento” contra un ser como ese.

    –Seguro la abuela no nos creerá ni una palabra –dijo Lilith antes de entrar a su hogar-. No quiero ser yo quien le explique lo que pasó.
    –Tranquila –dijo Shamuel acariciando la cabeza de su hermana menos– Yo le diré todo.

    Aun quedaba la duda en su mente de que era lo que su abuela les diría acerca de lo ocurrido en la casa se los Marth.

    Lo extraño había comenzado en cuanto se inició el primer exorcismo, dando como resultado que la información de los espíritus de la abuela había resultado errónea, al tener que enfrentarse a una serie de eventos que demostraban que esa residencia estaba más que embrujada, era un portal que debían cerrar.

    Sin la posibilidad de poder hacer un exorcismo rutinario, los brujos no tuvieron más opción que abrir la puerta de los demonios. Sin embargo antes de que pudieran terminar con el ritual, Bastian irrumpió alterado en el jardín donde sus primas y hermano, estaban.

    Apenas pudo decirlo lo que ocurría a Shammy, cuando el castaño se percató de cómo la sombra de su hermano se dividía en dos. Sin saber que era peor, la gran manada de ratas que lo seguían o ver algo tan extraño en su hermano. Mientras Bastian se encontraba deliberando ese dilema en su mente, su hermano y primas lograron observar como una gran sombra oscura se acercaba hacia donde estaban.

    –¡Cuidado, Sebastián! –advirtió Leelu cuando vio como la gran cantidad de ratas estaban a dos pasos de llegar a su primo.

    –¡Aspercio!

    Un conjuro fue lo escucharon detrás de Bastian y su amenaza; hecho por la voz de su hermana menor, desboronando a los animales y dejando sólo uno en pie.

    –¡Aléjate de mi hermano, rata inmunda! –le dijo Lilith a la rata y acto seguido salió volando perdiéndose en el oscuro horizonte.
    –¿Están bien?
    –¿Qué hiciste?

    La joven se encogió de hombros, no hubo necesitad de explicar lo que había pasado cuando se percataron que a sus pies había una gran cantidad de amuletos. Comprendieron de inmediato que habían sido usados para crear la ilusión de que había una gran cantidad de ratas cuando solo se trataba de una.

    -Aquí el problema es ¿Quién fue quien hizo algo así?

    Los Dunkelmeer se miraron unos a otros, era imposible pensar que cualquiera de ellos hubía hecho una broma como esa. Solo existía una explicación coherente, alguien más estaba en esa casa y no era exactamente un espíritu.

    Para su mala suerte, Shammuel no estaba en sus cinco sentidos cuando llegaron a la conclusión, el extraño fenómeno de su sombra seguía latente y en cuanto esta se desvaneció el mayor terminó en el suelo. Esta por demás decir que eso causó una gran preocupación tanto para sus hermanos como para sus primas, en especial Leelu.

    Mientras tanto, el hermano mayor despertaba apenas tomando conciencia de lo que tenía enfrente, un ente translucido del que radiaba una cálida luz blanquecina con un rostro inocente de una pequeña niña. Ella sonrió en cuanto se dio cuenta que Shammuel la observaba y alejándose unos centímetros, le indicó una dirección al Dunkelmeer. En cuanto giró los ojos hacia donde la pequeña niña señalaba, sintió como si una fuerza lo absorbiera hasta el punto en que logró tener frente a sí una nueva imagen, no tan placentera como la anterior, más bien macabra.

    La figura de una mujer joven increíblemente proporcionada vistiendo un atrevido traje. En su mirada resaltaba el odio y la desolación. Un aura siniestra la rodeaba, como si fuese una mezcla de la lujuria y la muerte.

    Algo murmuró esa mujer y luego dirigió su mirada hacia él, o más bien el recipiente que contenía su alma. Con una voz suave y seductora se dirigió hacia el mientras su mirada se transformaba a una de locura y diversión antes de destruir de modo frenético aquel recipiente que por un momento había poseído el alma del Alto.

    Todo se volvió oscuro por un segundo antes de volver a despertar de golpe ahora en su cuerpo, a su lado estaban todos sus parientes. Aun confundido se disculpó por haberlos preocupado en medio de una lluvia de preguntas por parte de los gemelos. El mayor suspiró y les revolvió el cabello a sus hermanos menores antes de enseriarse y dar sus conclusiones.

    Por algún motivo, logró desprender su alma y poseer un objeto del cual no supo que era, ya que había sido destruido.

    -Creo que ya se quien ha sido. Es una mujer que debe estar en algún lugar de la casa.
    -Que preceptivo~ -escucharon una voz con un seductor tono de burla, venir desde el techo-. Pequeños brujos, son más débiles de lo que esperaba –dijo la mujer antes de desvanecerse y aparecer nuevamente a lado de Shammuel rodeándolo con sus brazos-. Si quisiera podría darme un festín con ustedes.
    -¡Déjalo! –gritó Leelu adelantándose a todos los demás tratando de alejarla. Pero la joven peli-lila fue repelida con total facilidad, siendo lanzada hacía el centro del estanque.
    -¡Leelu! –

    Antes de poder seguir con sus planes la mujer fue interrumpida y alejada con un conjuro doble que los gemelos había hecho.

    Mientras tanto Leelu en su travesía por no morir ahogada, no se percató de que su enemiga estaba atacando a sus primos y hermana con ayuda de espíritus malignos invocados por ella misma. Sin embargo la joven bruja no fue exenta de los hechos siniestros. Antes de poder salir del agua, sus pies se atoraron con algo en el fondo, con mucho esfuerzo logró liberarse junto a aquello que la había atrapado. Con la poca luz que había, logró darse cuenta de lo que era, estando a un instante de morir de un infarto, en cuanto vio que se trataba de un cadáver putrefacto.

    Leelu no pudo evitar gritar ante tal escena, alejándose de él, pero antes de poder pensar claramente una manita fría se colocó en su hombro, miró a su lado y estaba la misma pequeña que había guiado a Shammy. La misma sonrisa y un gracias fue lo que escuchó antes de que el espíritu de la pequeña ascendiera y desapareciera. En cuanto es espíritu de la niña se fue, el ataque de la mujer cesó. Ella carraspeó, observando el estanque y a la bruja en él. Sonrió de la misma forma y advirtió a los brujos.

    -La próxima vez que los vea, será la última.

    Con su partida, la pesada atmosfera de la casa se desvaneció. Leelu explicó que el espíritu principal era el de la pequeña niña intentando decirles donde estaba su cuerpo para darle una sepultura correcta.

    Todo había terminado, y conforme revisaron la casa, se percataron de los desmanes que había hecho aquella mujer, había hechizos por toda la casa, pergaminos, símbolos demoniacos pintados con sangre y en el ático una serie de sacrificios de animales dignos de una secta.

    -Ahora solo resta limpiar, peor por el momento, es mejor ir a descansar un rato -dijo Shammuel.

    Todos aceptaron aliviados la decisión del mayor. Solo se aseguraron de eliminar lo que creyeron más peligroso y así regresaron a su hogar.

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    -En un principio, los espíritus intentaban decirnos el lugar donde se encontraba el cuerpo de esa niña. Pero esa mujer apareció y los corrompió, incluso abrió un portal para traer más espíritus malignos terminó de explicar el mayor a su abuela esperando una reacción más enérgica por parte de esta, pero la anciana solo pareció dar un resoplido y con una señal de su mano, sus nietos salieron del estudio.
     
  8.  
    Tsukihiki

    Tsukihiki Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    166
    Pluma de
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1488
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Misión Familia Scott

    Finalmente acababan de terminar la misión exitosamente, habían recuperado la mascota de la niña Scott y en mucho menos tiempo de lo previsto. Sin embargo, esta situación en vez de alegrarlos, por alguna razón los hacía sentir demasiado molestos.

    Iban caminando en absoluto silencio, sin siquiera pensar en dirigirse la palabra entre ellos. Alysa iba al frente, llevando en brazos al animalito –el cual solo se dejaba cargar por ella- y probablemente era la que estaba más enojada del grupo, aun no perdonaba a su hermana el haberla engañado tan vilmente para entrar por aquel túnel tan estrecho. Lorraine y Murtagh iban a tan solo unos pasos más atrás, ensimismados cada uno en sus pensamientos llenos de rabia y enojo absurdos, y cuyo motivo era desconocido para ellos.

    Finalmente llegaron a la entrada del jardín de la casa y fueron recibidos por la que –a juzgar por su vestuario- era una de las mucamas de aquella enorme mansión.

    - Pasen adelante…- dijo seca y despectivamente luego de dirigirles una mirada de arriba abajo- Aunque mejor… esperen aquí y llamo a los amos- agregó arrugando el rostro mostrando el probable desagrado ante el asqueroso olor a alcantarilla del que seguramente se habían impregnado.

    Alysa no pudo evitar dar un respingo y abrazó con más fuerza el animalito. Lo que captó enseguida su atención, fue su patético y deplorable reflejo en uno de los grandes ventanales de la mansión, horrorizándose y a la vez burlándose ante el deplorable aspecto que tenían, especialmente su hermana que tenía lodo hasta en el cabello y quien sabe donde más.

    Antes había estado tan enojada, que no había podido apreciar bien la situación y se había limitado a caminar sin prestar la más mínima atención a sus acompañantes. Ahora, la situación se había hecho tan divertida que hasta se le había olvidado la razón de su enojo… La gran sonrisa que se dibujó en su rostro solo sirvió para espantar a Murtagh, quien se empezó a preguntar si la menor Dunkelmeer se había terminado de volver loca, como esperaba algún día tarde o temprano podría suceder. Lo que si notó el licántropo fue como luego de esta sonrisa, su propio estado de ánimos había cambiado, sintiéndose de mucho mejor humor y hasta la tensión reinante en el ambiente se había aliviado.

    En cuanto a Rain, pues no tenía que ser empática para percibir lo que la mucama estaba sintiendo hacia ellos en ese momento, y a pesar de que había sentido al igual que Murtagh el súbito cambio de humor, no pudo evitar el conflicto de emociones que se apoderó de ella. Así que molesta ante la actitud de la joven del servicio, puso su mano rápidamente sobre la puerta para hacer resistencia y evitar que ésta se cerrara.

    - Cuidado con lo que haces- le contestó dirigiéndole una extraña mueca que mezclaba ira y alegría al mismo tiempo- Créeme, no te conviene meterte con nosotros

    Y dicho esto, entró a la casa rozando a la mujer y ensuciándola al mismo tiempo con el apestoso fango. Seguidamente entraron Alysa y Murtagh que no pudieron evitar reírse cuando ésta se fue corriendo asqueada y casi al punto de reventar en llanto (no estaban muy seguros si por el susto producido por la cara de asesina psicópata en serie de Rain o por el hecho de haber terminado con secreciones de extraña procedencia sobre ella).

    - ¡Ja! ¡Tuviste que ver la cara de asco que puso cuando la ensuciaste! Fue simplemente “priceless”…- Exclamó Alysa aun riéndose.

    - Pues bien merecido que lo tenía por tratarnos así… ¡quien se cree!- respondió la ojiazul aun ofendida

    - Pero Rain, es que nos vemos deplorables… ¡Especialmente tú! Y ni hablar del olor, de hecho el pobre Mur-Mur está casi que afixiándose- Dijo mientras daba unas palmaditas en el brazo del licántropo- Mira lo pálido que está…

    - No puedo evitar tener un olfato más sensible que el de ustedes, en serio, terminemos esto rápido para poder largarnos de aquí.

    El ánimo de todos definitivamente había cambiado notablemente, estaban ahora de muy buen humor, incluso hasta el hurón había cambiado… de violento y agresivo a juguetón y cariñoso, se soltaba de las manos de la rubia bruja y caminaba por sus hombros.

    - ¡¡Dulceeeeeeeeee!!- se escuchó una voz infantil al otro lado de la habitación- ¡Dulce, volviste!

    El hurón enseguida pareció reaccionar a aquel nombre y aquella voz, así que luego de zafarse de la joven bruja, corrió hacia su pequeña dueña y saltó sobre ella, manchando el inmaculado blanco de su vestido con el apestoso fango de alcantarilla. La niña estaba tan contenta que no pareció importarle la situación.

    Al poco tiempo, llegaron los antipáticos y estirados de los padres de la pequeña, quienes luego de dirigirles miradas desaprobatorias al grupo Dunkelmeer, procedieron a pagarles y prácticamente los botaron de la mansión.

    -WTF… ¿vieron eso? ¡Lo único que les faltó fue sacarnos a patada!

    - Tranquila, Rain… Cami está bien y debemos estar felices por ello- le respondió a su hermana sonriente, la cual enseguida experimentó como una extraña ola de alegría se apoderaba de sus emociones, haciéndola sentir también feliz.

    - …Cami?- pregunto el albino sonriendo también

    - Claro, la niña… Se llamaba Camille ¡Cami de cariño!

    - En serio, Alysa ¿tienes que ponerle apodo a todo lo que conoces?-se burló su hermana

    - Ya va… ¿pero en qué momento te enteraste de su nombre- preguntó el albino aun confundido, quien solo recibió como respuesta una sonrisa de parte de la rubia Dunkelmeer… -Sin lugar a dudas, era una chica bastante rara- pensó para sí mismo mientras le daba unas palmaditas sobre su rubia cabeza.

    - Bueno, bueno… ¿será que podemos regresar a casa? De verdad NECESITO darme un baño, los interrumpió Lorraine, tomando al mismo tiempo la muñeca de su hermana y tirando un poco de ella- ¡Vámonos!

    Justo en ese momento algo muy extraño sucedió, pues sintieron una especie de sacudida que los tumbó, logrando que se estrellaran contra lo que parecía una tina y aporreándose bastante fuerte.

    Se incorporaron con dificultad, y se sorprendieron muchísimo cuando reconocieron el lugar donde se encontraban. Era un baño, sí pero era nada más y nada menos que uno de los baños de la mansión Dunkelmeer.

    - Interesante... No sabía que ustedes podían transportarse así

    -WTF… Es que nunca hemos podido… ¿Cómo demonios…?

    - OMG ¿Lorry tú hiciste eso?

    -No estoy muy segura… Lorry? ¿Y ese nombre qué? Suena a nombre de Perico

    -Bueno, bueno… Te dejamos para que puedas bañarte con calma, en serio lo necesitas- se burló Alysa, mientras tomaba por la muñeca a Murtagh y lo llevaba hacia la puerta del baño. Sin embargo, al abrir la puerta se quedó paralizada de pronto.

    Fuera del baño era un caos. Los cuadros que normalmente colgaban de las paredes perfectamente alineados, se encontraban en el suelo fuera de sus marcos e incluso algunos rotos en el suelo; el hermoso espejo antiguo completamente quebrado, numerosas marcas oscuras producto de maldiciones adornaban ahora el suelo y paredes; pero lo más perturbador eran manchas de sangre ensuciando la alfombra.

    -Lorraine será mejor que vengas a ver esto- reaccionó primero el licántropo.

    Cuando la bruja se acercó y vio lo mismo que los otros 2, sus ojos súbitamente se pusieron en blanco y una brusca sacudida -por la que Murtagh tuvo que sostenerla por miedo a que cayera- se apoderó de su ser.

    - ¿Qué viste?- Preguntó Alysa al reconocer aquel comportamiento de su hermana

    - Luego te explico… Rápido, busquemos a la abuela…

    ~*~~*~~*~​

    Dahh final raro y desinspiradoo! Desde hace tiempo tengo la primera parte escrita pero entre la uni, el trabajo, el novio, la vida social y la desinspiración no lo había terminado! Sorry a todos por la espera! Por cierto espero que se haya entendido bien que la bipolaridad con la que andaban Mur-Mur y Lorraine era por culpa de la 2da habilidad de la rama de Alysa, y ella ni pendiente porque no sabía que ya la tenía desarrollada…
    Espero les haya gustado y que no tomen mi mal ejemplo y pongan rápido sus contis!! *o*
     
  9.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Hiki-conti-de-vettel~~ Por fiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin conti xD después de tanto. Alysa es tan cute y cuteness, definitivamente no quisiera que Leelu estuviera cerca de ella cuando tenga SPM. Algunos errores de dedo, me imagino que por la prisa, pero todo estuvo entendible. Te perdono la tardanza sólo porque amo tus contis.

    *3* Animosa, ya se lo había dicho pero lo pondré aquí. Conti que me recordó a GH (¡¡¡que por cierto ya comenzó!!!) la niña me dio muedo ixi, muuuuuuuucho (sobretodo por estar bajo el agua). Al menos terminó esa misión y tenemos una quinta Cruor, jo jo.
    ---

    Bueno se me olvidó recordar.
    Está el turno de Sango-chyan que espero su conti *3*. Después es el turno de Fabi-chyan que regresó a colectivos y sería el final de la ronda. Dudas por perfíl o por aquí mismo o al grupo que ya está muy abandonado.
     
  10.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1703
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Detestation ex Cruor

    El último grupo de nietos llega por fin a la mansión. Antes de pasar el umbral, los gemelos siguen bromeando acerca de su misión a diferencia del mayor quien sigue pensando en lo peligroso que resultó ser a causa de la extraña mujer.

    —Tranquilo Shammy, después de eso creo seremos capaces de enfrentar…—Sebastián no puede seguir pues ha quedado sorprendido al abrir la puerta de la entrada—cualquier cosa.

    Leelu grita al ver el desastre que se ha convertido la casa. Este acto hace aparecer a las tres chicas de la primera misión, en sus rostros está la misma expresión de asombro que el resto.

    —¿Beth qué ha pasado?—corean los gemelos anteponiéndose al resto de los presentes.

    —No lo sabemos, cuando llegamos la casa ya se encontraba en estas condiciones.

    Tres figuras bajan por las escaleras, los tres cubiertos de lo que parece ser lodo entre otras porquerías. Dos que tres se cubren la nariz gracias al hedor que desprenden.

    —¿Ustedes…?

    —Tampoco lo sabemos, aun para mí es difuso, lo único que sé es que nuestras madres llegarán en cualquier momento—interrumpe Lorraine —lo mejor es arreglar lo que se pueda.

    —La abuela tiene un conjuro de regeneración, lo usa en la casa para protegerla—dijo Shamuel ya que si ellos intervienen lo más seguro es que lo dejen peor de cómo está.

    Quedando de acuerdo en que nadie intentaría reparar las cosas, cada uno va a su habitación a recaudar los daños.

    --​
    Risas que se transforman en carcajadas inundan el oscuro lugar. Por descuidos, varios objetos caen al suelo rompiéndose o abollándose, dependiendo del material del cual están elaborados. El disturbio no cesa hasta que alguien enciende las luces.

    —Jajaja, debieron ver el rostro de esas mujeres cuando me vieron entrar—habla un chico de cabello blanquecino conforme la risa se lo permite. Apenas si puede mantenerse de pie —fue como si no pudieran creer que alguien traspasó sus “maldiciones” de protección.

    —Fue una lástima que sólo se encontraran las viejas—agrega un chico rubio cuyo rostro parece de porcelana. A pesar del glamur que desprende su apariencia, su expresión no oculta lo gracioso que le parece la situación.

    —Ese era el plan, Lucius, de no ser así las cosas se hubieran complicado—un segundo chico de cabellos albinos le responde.

    —Lo sé Scott, pero muero de ganas por conocer a ésta personita —el chico llamado Lucius sostiene una foto entre sus dedos. En ella se distingue a la hija mayor de Orona Dunkelmeer.

    —Eso no es justo. Dijimos que no escogeríamos aun a nuestras víctimas.

    —Pues yo ya decidí a quién—Ansur, la mujer que entretuvo a los brujos en la mansión Marth aparece por las escaleras.

    Todos ellos discuten a excepción de dos siluetan que aun no se integran con “sus hermanos”. Ambos de cabello oscuro, la primera una chica gótica con maquillaje excesivo, el segundo con un rostro inmutable aunque en sus ojos se distingue una chispa de emoción.
    --​

    En su habitación, Leelu observa perpleja su colección de fotos regadas por el suelo, muchas de ellas en pedazos, otras quemadas. El resto de sus cosas también presentan daños semejantes pero lo que más le duele es su pared de recuerdos. De debajo de la cama, un pequeño muñeco de tela sale “cojeando”.

    —¡Alebrije! ¡Sigues con vida!—la de cabello lila limpia sus lágrimas antes de cargar en sus brazos a la piltrafa de muñeco que queda.

    —Claro, bueno, ya estoy muerto, pero sí, sigo aquí.

    —Prometo que te regresaré al lugar que perteneces, pero antes ¿qué pasó aquí?

    —¡Fueron los Detestation! La verdad que no se quienes son pero eso gritaron conforme luchaban con tu madre, abuela y tía. Me escondí al ver llamas, pensé que… bueno, me iría sin despedirme.

    —En verdad estoy feliz de que no haya sido así, Alebrije.

    —Deja de llamarme así.

    —Pero si tú mismo no recuerdas tu nombre. De alguna forma debo llamarte.

    Entes de seguir hablando, la voz de la matriarca se escucha dentro de la casa, más bien, en la mente de los inquilinos. La menor Dunkelmeer se despide del muñeco dejándolo sobre la cama, aun no le cuenta su secreto al resto de la familia, y va lo más rápido que puede a lo que era la oficina de su abuela.

    Uno a uno llegan los brujos acomodándose donde pueden pues el espacio particular de Lirio no está adecuado a tener a toda la familia reunida, y menos en las condiciones en las que se encuentra: el escritorio partido a la mitad, la silla a mitad de la ventana, papeles y vidrios por doquier, etc. Las mayores de la familia permanecen con rostro serio, sólo en los ojos de la menor se refleja miedo.

    —Obviamente se preguntarán que sucedió aquí—la matriarca sostiene un pequeño talismán en su mano derecha, éste comienza a vibrar y ondular cada vez más rápido—Minutos antes de que regresarán, un grupo de “brujos” irrumpió en la casa destruyendo todo a su paso. Su objetivo no fuimos nosotras, o al menos no por ahora.

    —¿Se llevaron algo?—Beth se adelanta a preguntar, aunque sabe que ese “algo” probablemente no tendría valor monetario, sino mágico.

    —Una sola cosa en esta habitación—el objeto en su mano resplandece provocando un ligero terremoto dentro de la casa. En segundos, los muebles, paredes, ventanas, figurillas, cuadros y demás, se regeneran acomodándose en sus respectivos lugares, tal y como los jóvenes Dunkelmeer lo recuerdan. En la oficina todo parece normal, a excepción del globo de cristal que la abuela suele tener sobre el escritorio.

    —Pero… ¿para qué querrían el árbol de cristal?—Camila se acerca al escritorio contemplando el lugar vacío de tan peculiar objeto.

    —Porque esas personas no buscan un duelo o desprestigiarnos, los buscan a ustedes mis pequeños.

    El árbol de cristal es un objeto milenario que ha pasado de generación en generación en la familia de los Dunkelmeer. En él se reflejan todos y cada uno de los integrantes de la familia con tan sólo pronunciar su nombre o alguna de sus características importante. Además de eso, el árbol de cristal muestra la ubicación exacta de dicha persona.
    --​

    Tres, cuatro, una semana. La matriarca no ha salido de su oficina desde entonces. Las barreras que protegen la mansión son mucho más fuertes que antes y lo peor es que ninguno tiene la certeza de que funcionen. Los jóvenes Dunkelmeer tienen prohibido salir de casa a solas.

    En otro lugar. En los pasillos del castillo Lancastah, un grupo no invitado se pasea con un solo objetivo.

    —Oye Murtagh… ¿No preferirías pedirle tus cosas a tus papás? Digo, por algo son tuyas.

    —No digas tonterías Leelu, si lo hiciera ya estaría muerto.

    —Pero son tus padres—se vuelve a quejar la chica aun más nerviosa de que los encuentren. Detrás de ella va Alysa cuidando la retaguardia.

    —Mis padres…ok, no hay moros en la costa, esa hora o nunca—El licántropo corre por el pasillo llegando hasta lo que antes era su habitación. La puerta se abre simplemente al empujarla—Muy bien, a hacer maletas.

    Después de hablar con la abuela, Murtagh pidió un grupo de Dunkelmeers para regresar a su casa e ir por sus cosas, después de todo aun le falta mucho para pagarle a la familia y así volver a ser un chico “normal”. Las únicas que aceptaron ir fueron Leelu y Alysa.

    —Aquí están las llaves de tu auto—La de cabellos lilas vuelve a ser visible al extenderle la mano al albino—no puedo creer que use mi nueva habilidad en hurtar carros.

    —No lo estamos robando, Leeeee—antes de que alguien pudiera objetar, la rubia ya se encuentra arriba del carro en el asiento del copiloto picándole a todos los botones que tiene al alcance.

    —¡Hey! Ten cuidado con el tablero—Murtagh recorre el asiento para que Leelu pueda sentarse en la parte trasera del auto. Estando todos arriba, las puertas del garaje se abren dejando ver a un par de sujetos afuera.

    —¡Nos descubrieron!—las dos Dunkelmeer se agachan como pretendiendo no estar ahí.

    —No recuerdo a esos dos por aquí y es raro que mi familia haga rotación de personal.

    Un pinchazo en la nuca advierte de improvisto a la rubia provocando que deje su escondite—¡Acelera!—sin previo aviso empuja la pierna del Lancastah para poner en marcha el carro, el arranque es tan repentino que casi chocan contra una delas paredes.

    —¡Alysa! ¿Te has vuelto loca? —Leelu se aferra como puede del asiento pues no lleva el cinturón de seguridad.

    —Ellos… querían matarnos, aun puedo sentirlos. No eran cualquier persona, deseaban sangre, hasta puedo sentirla en el paladar—la chica se acurruca en su lugar abrazando sus piernas.

    —Es mejor que regresamos a la mansión, después de todo tenemos lo que buscábamos.

    La Dunkelmeer no se equivoca, en verdad deseaban matarlos pero no por el momento. El par de sujetos se ven el uno al otro, ambos con una sonrisa en sus rostros.

    --
    =3 Bueno perdón por la demora pero acabo de tener un CENEVAL. Ehm... ¿alguna duda? creo no deje nada claro ni resuelto y este fue el resultado de una semana agotadora.


    Turnos

    1. Artic Rose
    2. Fabiana <--- Es tu turno Fabi-chyan, espero que te hayas puesto al día. Tienes cuatro días extendibles a una semana en caso de que la pidas.
    3. Katherine
    4. Tsukihiki
    5. Barbie Girl
    6. Selene
    7. Zaphkiel
    8. Sango


    Por cierto, si alguien quiere cambio de turno, sólo hágamelo saber =3
     
  11.  
    Tsukihiki

    Tsukihiki Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    166
    Pluma de
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    wiii conti interesantee!!x3 Literalmente los Destination los estan haciendo sufrir miserablemente D: pobre people ¡o¡
     
  12.  
    Fabiana

    Fabiana Usuario popular

    Tauro
    Miembro desde:
    15 Junio 2008
    Mensajes:
    878
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    613
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Aqui esta la conti, gracias a ArticA por corregirme, perdonen la tardanza.

    --------------------------------------
    Todos salieron de la Oficina de Lirio, la familia se disperso a diferentes zonas de la gran casa, algunos aterrados, otros tranquilos.

    Camila se encontraba en su habitación, busco su balón para empezar a practicar lo que verdadera mente le gustaba, sin duda, el fútbol. Con el pie lo levanto del piso para que quedara a la altura de su pecho, luego le daba una y otra vez con la rodilla, se concentro en la pelota como pocas veces lo había hecho, pero su concentración acabo con el freno de un auto.

    El balón callo y ella corrió a la ventana, al instante diviso a Leelu y a Alysa, junto a ese hombre lobo que había sido echado de la gran mansión, ellos estaban en el auto y dos siluetas persiguiéndolos, con una sonrisa maliciosa.

    – ¡Beth! – Grito asustada y su prima llego en pocos minutos.

    – ¿Ahora que quieres? – preguntó fastidiada.

    – Mira ahí. – Señalo.

    – Oh por Dios, vamos apúrate. – dijo Beth jalando a Camila.

    Bajaron las escaleras y salieron dispuestas a alcanzar a sus hermanas.
    *-*-*-*-*-*

    – ¡Murtagh acelera!

    – ¡El carro no acelera mas Alysa!

    Al decir esto, el auto se paro y las siluetas se posaron en frente de ellos, los veían de arriba abajo, Leelu, Murtahg y Alysa se bajaron rápidamente.

    – Así que estas son las menores Dunkelmeer. – Susurro un muchacho.

    – Apártense. – dijo el hombre lobo, al ponerse delante de las muchachas.

    – ¿Quiénes son ustedes? – Pregunto Leelu

    – Eso no les importa. – Dijo estas ves una muchacha maquillada como Emo y la piel totalmente pálida con un toque amarillento. – Entonces la familia de brujos.

    – Díganme quienes son y nos saldrán heridos. – Dijo firme Murtagh.

    – Calla estorbo. – dijo el chico, el tenia cabello grisáceo y ya se estaba desesperando. A continuación con un simple movimiento de manos, movió mentalmente el auto, lanzándolo contra el hombre lobo.

    – ¡Murtagh! – exclamo Alysa yendo a su rescate

    – ¿Tienes… poderes? – se intimido Leelu pero reaccionó rápidamente para decir. - ¿Qué te pasa imbécil?

    – Es altanera la chiquilla… - Murmuro la chica, la cual estuvo apunto de hacerle un hechizo a Leelu, cuando llegaron apresuradamente Camila y Beth.

    – Mira tú, no te atrevas a hacerle nada. – gritó Camila.

    – ¿Alysa que paso? – Corrió Beth a ver a Murtagh y a Alysa, la cual lloraba al ver a su amigo abajo del auto.

    – Ya son muchos, vámonos Zeas. – Susurro la chica emo.

    – ¡Cobardes idiotas que le pasa! – exclamaba la chica de cabellos rosados, pero era muy tarde, ya se habían ido. – Estúpidos esos, que se han creído. ¿Leelu estas bien?... ¿Leelu?
    Pero ya Leelu estaba auxiliando a Murtagh
     
  13.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Corto pero lindo; o sea, se entiende y la lectura fue ligera, simple y fácil de entender, lo cual me gustó.
    Unos que otros errores pero nada grave.

    Se te hechaba de menos, Fabiana.

    Esto se pone mejor, ya quiero que comienze la guerra y haya sangre, más sangre *perverso*
    Ok no, x'DD.
    Bye...
     
  14.  
    Animosa

    Animosa Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2007
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritor
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Ah~ Diria algo de las contis pero no he leido una sola.

    Solo vengo a avisar que, por una serie de descepciones, he decidido salirme de este fic. Maten a Basbas, hagan lo que quieran con el personaje; la verdad, aunque tenía ideas que me hubiese gustado integrarlas y seguir escribiendo, me resulta demasiado incomodo.

    Suerte y sigan diviertiendose.
     
  15.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    D= Bueno es una lástima, como siempre tiene el tacto para todo.

    Kat-chyan me preguntó que si ya era su turno, ^^UUU Se me fueron los días perdón. Efectivamente es su turno de dejar conti.
     
  16.  
    Elizabeth

    Elizabeth Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    11 Enero 2008
    Mensajes:
    748
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    2040
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Siento la tardanza, pero con lo del mantenimiento de Cz más las clases no he podido subirla D:
    La conti la hice junto con Selenezca y... es larga /logro para mi/ 1855 palabras ;)
    Espero que les guste.

    **************

    Fueron rápidamente a la mansión para tratar las heridas del hombre lobo, las cuales se veían algo graves. Elizabeth se separó de la multitud y salió al jardín donde se encontró a su prima Lorraine.

    —¿No cambiaste de opinión? —preguntó esta última, mirando a la nada. Su prima negó, con el entrecejo fruncido.

    —Está bien, sólo... ten cuidado.

    —¿Estás bien, Rain? —dijo Beth— Suenas a mamá regañona.

    Lorraine asintió y le tendió la mano para que ambas se tele transportaran.

    Las jóvenes aparecieron en un callejón cuya salida daba a la puerta del recinto donde se tenía lugar la exposición. Ambas se despidieron con un “ten cuidado” para que luego la mayor volviera a desaparecer.




    Elizabeth se encaminó a la puerta de establecimiento donde divisó a un joven de cabellos rojizos recostado en la pared del edificio.

    —Hola, no es necesario que saludes —comentó Adam mientras seguía a la joven al interior del edificio.

    —Te recuerdo que hoy eres mi sirviente y no tengo porque ser amable contigo —respondió Beth mientras caminaba.

    El chico maldijo el momento en el que aceptó, si no fuera por el gran descuento y el hecho de que era una mujer ya habría empezado a discutir o se habría ido.

    Ambos jóvenes recorrían el recinto mirando las diferentes piezas, coches y motos que se estaban exponiendo. Adam intentaba entablar una conversación con la Dunkelmeer quien únicamente le daba respuestas tajantes, sarcásticas u ofensivas.

    El pelirrojo bufó metiéndose las manos en los bolsillos y siguiente a la chica en completo silencio. Elizabeth se detuvo frente a una moto antigua, posiblemente de los 60, de un color rojo mate.

    — Es una Vespa ¿no?— preguntó el pelirrojo atrayendo la atención de la morena. No sabía mucho de motocicletas ya que no le llamaban mucho la atención pero, por lo menos, sabía lo suficiente para mantener una conversación con la joven.

    — Sí — respondió la chica mientras volvía a girar.

    Adam aceleró el paso.

    —¿Por qué te vas tan rápido, acaso no te gustaba? —preguntó.

    —Sí me gusta; pero el original, no la LXV 125 que, para que tu pequeño e inculto cerebro la distinga, es la versión que hizo Vespa hace unos años recreando la forma de las motos de los 60. Increíble, pero sobretodo patético, que los que dicen saber de motos no sepan distinguirla —respondió mirando con una sonrisa a los “aficionados” que se encontraban alrededor de la moto.

    Siguieron mirando los distintos vehículos expuestos en silencio justo cuando Adam se detuvo.

    —¿Qué pasa? —preguntó Beth al ver que el chico miraba a los lados cautelosamente.

    El pelirrojo la cogió del brazo, tirando de ella hasta que la sacó del edificio.

    —No he dicho que nos podamos ir ¿se puede saber que te pasa? —volvió a preguntar sin obtener respuesta— Vale, no me respondas supongo que tendrás tus estúpidas razones para sacarme de la exposición.

    “Calla, no te he respondido porque no estamos solos aquí. ¿Te acuerdas de los vampiritos que atacaron tu casa? Pues nos estaban siguiendo.” Elizabeth casi se había olvidado de que el chico también era brujo y de la misma rama que Camila.

    “Vale, muy bien. ¿Y ahora que hacemos, esperar a que nos ataquen o buscamos el mejor sitio para que nos maten?”

    “Jaja, no seas tan sarcástica. Es mejor pensar en algo, ¿no?”

    La conversación que mantenían se vio interrumpida por la aparición de tres personas: los vampiros.

    —Mira que tenemos aquí, una parejita de brujitos ¿Cuál os gusta más, Karrent, Aori? —dijo la mujer de cabellos azulados.

    —Ansur no seas precipitada —comentó la chica de apariencia deprimida, seguramente sería Aori y Elizabeth la recordaba de cuando atacaron a sus primos.

    La mujer bufó.

    —Entonces yo me encargaré de estos niñitos, aunque el niño pelirrojo no esta tan mal —Antes de que los dos brujos se dieran cuenta la mujer había desaparecido.

    Adam empujó a la morena, tirándola junto a él al suelo. Ambos se incorporaron, buscando a la mujer con la mirada.
    Ansur rodeó el cuello de Berkerley.

    —Vaya, has podido predecir mi ataque —comentó con tono seductor para luego atacarle.

    Adam se levantó y le indicó telepáticamente a Elizabeth de donde provenían los ataques.

    — Al parecer el chico puede usar la telepatía y lee pensamientos —le comentó Aori al otro vampiro quien únicamente observaba.

    Ambos brujos continuaron esquivando los ataques de Ansur, quien se divertía al ver como, cada vez, estaban más acorralados.

    La chica de cabellos rojizos se adelantó.

    —Por mucho que lo intentes no conseguirás encontrar ninguna forma de salida ni podrás protegerla, únicamente retrasas un poco vuestra muerte —le dijo a Adam.

    El chico tragó saliva, la chica tenía razón, no iban a aguantar mucho a ese ritmo. Aori movió ligeramente la cabeza pero no pudo evitar que un trozo de cristal hiriera ligeramente su mejilla.

    — Te voy a decir una cosa niña emo, si piensas que vas a conseguir deprimirme las llevas claras puesto que la única deprimida aquí eres tú. Os voy a decir una cosa, como ataquéis a alguien de mi familia os encontré, me encargaré de hacer vuestra vida y los últimos instantes de ella los peores momentos que pasareis es vuestras próximas reencarnaciones y, por último, os disecaré y os usare de perchero ¿he sido lo suficientemente clara? —dijo amenazante la joven Dunkelmeer,

    —Parece que a la niña la gusta responder —comentó Ansur con una sonrisa.

    —Y a vosotros las peleas en desventaja ¿no? Sois tan débiles que no sois capaces de atacar de uno en uno y necesitáis el apoyo de vuestros compañeros. ¿Sabes? Dile al cobarde ese —miró a Karrent— que se acerque a recoger tu cadáver, no mereces estar en mi colección, o a lo mejor tiene demasiado miedo para acercarse.

    Ansur se adelantó dispuesta a encarar a la Dunkelmeer que la había hecho enfadar. La mujer saltó para regresar con sus compañeros justo cuando Adam recitó un hechizo que consiguió herir la pierna de la mujer.

    —Cálmate —La voz de Karrent hizo que Ansur, quien iba a volver a atacar, se detuviese.

    A Elizabeth apenas le dio tiempo de crear un campo de protección el cual fue roto por el ataque de Karrent, pero consiguió proteger a la Dunkelmeer quien se incorporó rápidamente, realizando una maldición que hirió al vampiro.

    La Dunkelmeer intentó levantarse, observó como, su pierna derecha había recibido todo el daño del ataque y de la caída.

    —Me parece que ya se te han bajado los humos, bruja —le dijo el vampiro.

    —Si piensas que voy a pedir ayuda como una niñita siéntate porque vas a tener que esperar mucho — respondió con una sonrisa desafiante.

    Adam continuaba peleando contra Ansur, esquivando algunos ataques de la mujer aunque estaba algo cansado, era muy rápida.

    —No lo estás haciendo mal chico, aparte de mono parece que sabes defenderte —dijo Ansur con una sonrisa, se estaba divirtiendo bastante peleando contra él.

    La mujer, dispuesta a acabar con Adam con el siguiente golpe, no prestó mucha atención a las acciones del Berkerley quien se acercaba a la Dunkelmeer mientras murmuraba un hechizo que paralizara momentáneamente al vampiro.

    Adam cogió a morena y, prácticamente, se lanzó al interior de un coche que pasaba a toda velocidad por la calle.

    —Podrías haber tenido más cuidado —murmuró Elizabeth mientras se acomodaba en la parte trasera del coche con cuidado. Hizo una mueca de dolor al mover la pierna.

    —Vaya, Elizabeth Dunkelmeer herida, quien lo diría —La bruja no cayó en la provocación, conocía perfectamente la voz de Isaac Priest—. Hemos conseguido despistar a los vampiros, os llevaré a la casa de los Dunkelmeer.

    Adam asintió, todavía se preguntaba cómo había sabido que estaban allí.

    —Yo también estaba en la exposición —respondió Isaac a la pregunta interna del pelirrojo—. Por cierto, me ha sentado muy mal que prefieras ir con alguien que no distingue una Vespa antigua de una nueva que conmigo, Elizabeth.

    —Cállate Priest, no estoy de humor y sabes que a ti sólo te acompañaría al lugar de tu suicidio, no quiero perdérmelo.

    Isaac sonrió mientras cambiaba el tema a algo más trivial al mismo tiempo que observaba por el retrovisor si le seguía alguien, aunque de vez en cuando miraba a los dos brujos que estaban en la parte trasera del coche.


    *******

    Lorraine, mientras tanto, reapareció en un callejón desabitado, se acomodó un poco el vestido y se dirigió hacia uno de los edificios aledaños. Después de subir un par de escaleras se encontró con el número 23 y tocó la puerta, la cual se abrió con lentitud.

    —Lore —la saludó Mathew con media sonrisa en los labios—, pensé que no vendrías.

    —Era inevitable —contestó, mirando a su alrededor y viendo las varias valijas que había en el piso. Le resultó desolador— . ¿Cuándo te vas?

    —Mañana a primera hora —dijo él, desanimado— . ¿Estás segura que…?

    —Sí, es completamente necesario. Créeme.

    —Si quisieran —Un tono de escepticismo se notaba en la voz de Matthew— , irían por mí a cualquier lado, ¿no crees?

    —¿Los… vampiros? —dijo ella para luego negar lentamente con la cabeza— No tendrán por qué, todo terminará pronto.

    —Y aún así insistes en que me vaya… —Él joven medio sonrió, casi con amargura— ¿Qué me escondes, Lorraine?

    La joven suspiró.

    —Demasiadas cosas, Matt, demasiadas cosas —contestó, hurgando en uno de sus bolsillos y sacando una pequeña cadena—. Por cierto, quería darte esto.

    —¿Un dije? —Arqueó una ceja— ¿Para qué?

    —Es sólo… un regalo anticipado de cumpleaños.

    —Mejor dámelo cuando vuelva, tonta.

    Lorraine hizo caso omiso y le puso la cadena alrededor de su cuello. Las manos le temblaban, cosa que no se escapó de la mirada del otro.

    —¿Qué diablos pasa, Rain? —soltó, abrazándola. Ella sólo lo estrechó y escondió su rostro en el hueco entre el hombro y el cuello por unos largos minutos. Cuando lo soltó, un terrible nudo se le formó en el estómago.

    —Cuídate —dijo entonces, para después irse.

    Sus pies bajaron ligeros las escaleras en un principio, para luego ir lentamente. Miró el reloj y vio que era algo temprano, así que paró por unos segundos en el primer piso del edificio y miró por la ventana. Las nubes se arremolinaban en el cielo tal y como había previsto, confirmando la visión que había tenido esa mañana.

    Al final ver el futuro era sólo una carga, se dijo a sí misma, ya que no podía nunca escapar de él y si lo intentaba, ella sabía que el caos se desataría y cosas peores que las que lograría evitar ocurrirían, sin contar el mal karma que acumularía.

    Suspiró, infinitamente triste; si había visto su muerte, era porque la situación era inevitable y punto.

    Terminó de bajar las escaleras y salió del edificio para adentrarse al callejón al cual había ido antes. Sintió como un aura extraña aparecía y una mano se posó en su hombro con casi delicadeza.

    Supo que era el final.


    ***********

    Espero no haber sacado a nadie de su personalidad y perdonen mi poca capacidad para narrar peleas D:
    Creo que hablo por las dos cuando digo que espero que les guste =)

    Críticas, insultos y demás... al perfil de Selenezca :D



     
  17.  
    Vintage Bomb

    Vintage Bomb Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    5 Noviembre 2006
    Mensajes:
    819
    Pluma de
    Escritor
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Bueno, entiendo que es un poco rápido o repentino, pero -como se puede deducir en la conti anterior- he decidido salirme del fic por ciertas cuestiones que no vienen al caso.

    Mis disculpas por las molestias que esto pueda causar, al menos ya me deshice de mis dos personajes.
     
  18.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Realmente no le veo el caso de seguir con este fic si la mayoría se ha salido o ha desaparecido :(.
     
  19.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Bien, esto nos deja con la mitad de personas xD (no pienso corregir a nadie por eso). Sino hay más contratiempos, es el turno de Heke.

    1. Artic Rose
    2. Fabiana
    3. Katherine

    4. Tsukihiki
    5. Sango

    Kat-chyan, no había comentado tu conti por falta de tiempo (neh, acabo de leer, hoy se acabaron los exámenes ioi). Si noté que es más larga del promedio y también noté tu forma de escribir de la de Selene (*3* será por el os). ioi Yo me hubiera aburrido mucho en una exposición de motocicletas... no sé nada de ellas ._. hasta creo que me dan miedo.

    Bueeeeeeeeeeno si alguien más tiene algo que decir, hable ahora o calle para siempre (xP Soe demasiado blanda como para tomarme la palabra).
     
  20.  
    Tsukihiki

    Tsukihiki Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    166
    Pluma de
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    845
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Cuando Murtagh al fin abrió los ojos y despertó de la inconciencia inducida por un fuerte golpe en su cabeza, se sorprendió a sí mismo acostado en su cama apoyando su cabeza sobre una extraña almohada que resultó ser las piernas de una de las menores Dunkelmeer. Se sorprendió al darse cuenta la enorme calidez que ella emanaba y más aún, al caer cuenta que ésta le mimaba acariciándole la cabellera.

    Enseguida recordó la noche en que se conocieron, cuando ella de alguna manera que nunca llegaría a comprender, dominó la ira y rabia que normalmente lo controlaban bajo la forma de hombre lobo, y por si no fuera poco, habían terminado en el jardín de la mansión durmiendo juntos bajo la sombra de un árbol. Claro, no podía recordar con detalles ya que su memoria no era muy buena cuando se transformaba. Pero si podía recordar bien aquella calidez que estaba reviviendo en esos momentos como un Deja-vú.

    Quiso permanecer un rato más así, fingir que seguía dormido , para seguir recibiendo aquellos mimos por los que había sido privado toda su vida, pero sabía bien que era un pensamiento demasiado egoísta, que ella no le pertenecía y debía despertar a la realidad.

    - Hola dormilón, ¿Cómo te sientes?- preguntó la rubia cariñosamente, mirándolo directamente con aquellos orbes azules, que fueron capaces de despertar en él un sentimiento desconocido. Ella no se detuvo en su labor de jugar con sus cabellos plateados.

    Quiso decir algo coherente, pero un millón de palabras quisieron salir al mismo tiempo y se le amontonaron en los labios, de manera que solo salieron letras entrecortadas sin ningún significado.

    Alysa dejó escapar una sonrisa divertida y detuvo la mano que acariciaba la cabellera del chico.

    - Estoy bien… No me duele nada- respondió al fin luego de tomar aire y levantarse apenado de las piernas de la rubia, quedando sentado a su lado. Un ligero rubor cubría sus mejillas- Gra… Gracias

    - No… es nada, no podíamos dejarte así luego de que te arriesgaras por nosotras… Te…Tenía mucho miedo, pensé que te habían… matado- le respondió apartando un poco la mirada, pero le sorprendió como los ojos de la rubia se cristalizaban como si estuviera a punto de empezar a llorar.

    Más por instinto que por otra cosa, Murtagh puso su mano sobre la de Alysa, quien enseguida la volteó para tomarla mejor y entrelazar sus dedos con los de él y por si no fuera poco dejó caer su cuerpo sobre el del chico, reposando su cabeza en aquel musculoso hombro.

    - Mur- Mur…

    - … ¿Dime?- respondió ya habituado a ese sobrenombre

    - Prométeme que no morirás-

    Sabía que no podía garantizar cumplir la promesa y pensó en decírselo, pero algo dentro de él que lo impulsaba a consentir todo lo que la chica pidiera sin importar lo que fuera pudo más que su conciencia

    -Te lo prometo… -

    - ¿Con el corazón?

    - Con el corazón…- respondió mientras sumergía su rostro en aquella melena rizada y se extasiaba de su aroma. Fue en ese momento que el hombre lobo juró para sí mismo que dedicaría su vida en hacer feliz a esa bruja.

    ~*~

    La puerta se abrió bruscamente y una figura femenina entró rápidamente, causando que Alysa y Murtagh dieran un respingo del susto, acomodándose y soltando sus manos más por acto reflejo que por querer ocultar algo.

    Antonella, se quedó ensimismada mirándolos entre una mezcla de confusión y asombro que la dejaron muda de la impresión. Y no fue hasta que Leelu chocó con ella -quien llevaba una caja de primeros auxilios- que la menor Dunkelmeer al fin se repuso y logró reaccionar

    - Tu si que eres toooorpe, Leelu. Ten más cuidado por donde caminas- reclamó indignada.

    - ¡Pero si tu fuiste la que se quedó ahí atravesada!

    - Es que…- volvió a mirar al extraño par que aún permanecía en la cama, aunque su hermana comenzaba ya a bajarse.

    - ¡Miren!¡ Mur- mur despertó!- interrumpió sonrientemente Alysa, desviando la atención de todas.
    Camila fue la última en entrar, llevando alegremente una inyectadora MUY grande en sus manos.

    - ¿Y entonces? ¿Donde está el enfermo?

    Murtagh se sintió palidecer. No supo realmente si fue la sonrisa psicópata de la menor Dunkelmeer o la enorme jeringa en su mano lo que lo asustó tanto y se dio cuenta lo peligrosas que podían llegar a ser aquellas hermanitas. Solo sabía que lo mejor en ese momento era huir y huir RAPIDO.

    ________________________________________​

    Definitivamente las fechas tope y yo no nos llevamos bien! xD Ahi esta mi chibi conti, que mas valee tarde que nunca! Definitivamente voy a tener q hacer esa frase mi eslogan xDDD
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso