~Vettel Karma~

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por AntoniA Rose, 11 Agosto 2009.

Cargando...
  1.  
    Tsukihiki

    Tsukihiki Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    166
    Pluma de
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1395
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Luego de revisar y anotar en la agenda de su teléfono las tareas pendientes para la semana, Alysa miró a sus hermanas, que se encontraban -por petición/orden de la abuela- fuera del despacho esperando por el destino de la menor de las Dunkelmeer.

    Orona se encontraba tambien dentro, por lo que parecía ni la madre de ellas se escaparía de las consecuencias de su imprudente hija.

    Solo Murtagh, era el único no perteneciente al linaje Menor Dunkelmeer que se encontraba con ellas, aunque la verdad no estaba muy seguro porque se encontraba ahí todavía.

    - Espero que no nos castiguen- no pudo evitar expresar tras un suspiro la rubia de rizos- Ya suficiente con el castigo que tengo por traer a Mur- Mur...

    - ... ¿Mur- Mur?- repitio el moreno con una mueca que expresaba entre confusión y disgusto

    - ¿Por qué deberían castigarnos si nosotras no hicimos nada?- inquirió Camila molesta, ignorando completamente al licántropo.

    - Más le vale a la mocosita esa que no nos hagan pagar por lo que hizo... Todas son testigo que juro que hare su vida de cuadritos si...

    - ¿Si qué...? Por Dios Antonella... todas sabemos que no serías capaz de ganarle- respondió fastidiada Lorraine

    El resto de las chicas no pudieron evitar que se les escapara una risita, excepto Leelu que se mantenía muy al margen de la discusión. Era la que se encontraba más preocupada por el destino de su rebelde hermana.

    Justo cuando la de cabellos morados pensaba replicar la ofensa, la puerta del despecho se abrió mostrando la figura de Rumiko molesta, saliendo rápidamente con lo que parecía los ojos hinchados y llorosos.

    Luego salio la joven madre, con una clara expresión que mostraba preocupación, seguida por la temible abuela.

    - A partir de mañana a las 4:00 am, Rumiko limpiará y reparará el techo de la mansión sin magia... Les pedí que se quedaran, porque seran ustedes, sus hermanas mayores las que se encargaran de supervisarla- Anunció la bruja en tono serio- Eso sí, si alguna de ustedes se atreve a ayudarla en lo más mínimo, tendrán un castigo muchísimo peor que el de ella.... Ah, y en relación de su pequeño amigo, ya me encargué de que no pueda regresar a la mansión. No voy a seguir tolerando sus malcriadeces y no consetiré que se le sigan alentando sus caprichos.

    Y tras estas palabras siguió de largo dejándo a su hija y nietas atrás.

    - Con lo del "pequeño amigo" se refiere a....- intervino Leelu preocupada

    - Si, a Casper...

    - Lo tiene merecido por imprudente y altanera

    - Mi querida Rain, no seas tan dura... Ella solo es una niña. Debemos apoyarnos como la familia que somos- respondió la dulce Orona a su hija mayor- Ahora si me disculpan iré a buscarla.

    Y tras estas palabras, luego de dirigirles una cálida sonrisa primero a sus hijas y luego al joven licántropo, abandonó el lugar apresuradamente y subió las escaleras en busca de Rumiko.

    - Ay... ¿eso significa que tendremos que despertarnos también a las 4:00 am?- no pudo evitar preguntar Antonella- ¡Eso va contra toda mi rutina diaria de belleza! ¡Quien sabe el tamaño de las ojeras que me puedan salir!- exclamó dramaticamente.

    - Mi querida Antonella, para eso solo hay una solución muy simple... Usas una bolsa de papel en la cabeza y asi nos libras a todas del suplicio de verte- Tras estas palabras, Rain fastidiada se dio la vuelta para dirigirse a su habitación

    - Omg... está mas irritable de lo normal ¿Será que está en su SPM*?- se burlo Camila

    - ¡Ya va a ver! Me voy a venir vengando un día de estos... - Replicó la de cabellos morados ofendida, llendose seguidamente a su habitación sin siquiera despedirse del resto.

    - Me aburro...-agrego la pelirrosa, dirigiendole enseguida una sonrisa traviesa al moreno.

    Alysa, en seguida captó las intenciones de su hermana. Por esta razón,para salvar al licántropo de ser víctima de los juegos humillantes que seguramente se le acababan de ocurrir a Camila, tomó a Murtagh de la mano y se lo llevó casi arrastrado corriendo lo mas veloz que podía.

    -... A veces odio que ella sea empática- dicho eso, se estiró perezosamente- Que pases buenas noches Leelu, creo que hablo en nombre de todas cuando te digo que te encargo mucho a Rumi mañana.

    Leelu suspiro pesadamente. Mejor se acostaba a dormir puesto que el dia siguiente iba a ser un MUY largo día.

    ~*~

    Luego de que la rubia cerrara la puerta tras de si, se tomó unos segundos para detallar la habitación: era muy amplia, con una cama adoselada en el centro y unas mesitas de noche a cada lado. Enfrentre se encontraba una peinadora con detalles en madera y a cada lado, un espejo de cuerpo completo de lado derecho y un armario de lado izquierdo. La habitación estaba decorado con distintas tonalidades de blancos y azules, pero lo mas único del lugar era el predominio de los cristales en casi toda la decoración: el dosel de la cama, el balcón, la lámpara del techo, etc. Sin embargo, lo que mas le llamó la atención era el ventanal de vidrio que daba hacia un pequeño balcón, del cual resaltaba la brillante luna luciéndose en su cuarto menguante.

    - ¿Estas bien? De verdad disculpa la actitud de mis hermanas...- Corto el silencio Alysa, mientras se acercaba al licantropo y se paraba en puntas para tratar lo mas posible de alcanzar su altura, acto que desconcertó al joven a un punto que empezarlo a poner nervioso- Eh... tranquilo, solo queria quitártelo- señaló el cuello de Murtagh, alzando una ceja confundida por el cambio de emociones que percibió- El collar...

    - Ah...

    - Por cierto, no debes dejar que ellas abusen de esa manera... Podrás estar sirviendo a la familia pero no eres ninguna mascota. Además, no pareces la clase de persona sumisa que se deja humillar...

    - Todo ha transcurrido muy rápido... ¿Es tu familia siempre tan agitada?

    - ¡Como no tienes idea!- rió Alysa- ¡Listo! Aqui lo tienes por si quieres guardarlo de recuerdo... Por cierto, ¿Eres siempre tan reservado?

    La rubia lo miró divertida, observando la lucha del joven por decir alguna palabra decente. Quiso seguir preguntandole acerca del nerviosismo que Murtagh estaba sintiendo en ese momento -que aunque ella no sabia la causa se debía a la extrema cercanía entre ambos- pero tampoco quería seguir acosandolo.

    - Bueno, bueno...¡Prometeme que no te lo dejaras poner de nuevo!

    - Lo prometo y gracias...

    El sonido del llamado a la puerta hizo que los 2 jovenes se sobresaltaran de la impresión y que el moreno diera un paso hacia atras (alejandose de Alysa) por puro reflejo. La puerta se abrió, dejando pasar a Lorraine.

    - Disculpen si interrumpí algo... Pero solo pasé para decirles a ambos que nos vemos mañana despues del desayuno en el estudio para organizar la misión de la familia Scott

    - ¡Claro Rain!- Respondió una muy sonriente Alysa

    Murtagh solo asintió.

    - Ahh... y Aly, no te conviene que la abuela te encuentre aqui con Murtagh. Es mal interpretable y dudo que quieras ganarte otro castigo

    - ¿Mal interpretable? ¿Tu crees?

    - Igual ya estaba por irme...- se despidió educadamente de ambas y salió de la habitación.

    - ¡Bye, bye Mur-mur! Dulces sueños

    - ... ¿Mur-mur?

    Tras despedirse de su hermana y cambiarse de ropa decidió que lo mejor seria acostarse a dormir. Había sido un día largo y seguramente tendría que lenvantarse temprano mañana



    _____________________________________​

    Disculpen la demora!! es que estuve sin internet ToT.... Capitulo ñoño que no me gusto como quedo pero que no tengo tiempo de rehacer....por cierto, tienen idea lo detestable q es escribir por el wordpad? Se me vencio la licencia del office y todas las versiones q intente descargarme venian con errores T0T
     
  2.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    *o* A mí me encantan tus capis heke, les das un toque más de "familia-amorosa". Pobres chicas, ahora se tienen que levantar temprano (más la pobre de Rumiko ixi).
    xD OMG que habrá pensado...

    8^^8 Turno de Barbie.
     
  3.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1221
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Jajajaja, pobre de mi Anto, todos atenta contra ella x'DD.
    Esa abuela sí que da miedo, hace temblar x'D.

    Jajajajaja, jajajajaja x'DDD. Esa Camila está loca, jajajaja.
    Mur - Mur jajajaja, pobre Murtang

    Sí aún Artic me da permiso, publicaré el capítulo mañana, que vendría siendo la continuación de la misión de Amanda.

    Segunda parte. Misión: Amanda Sheiler busca novio.

    Antonella se encontraba con los ojos cerrados, mientras rezaba en su mente. Sabía muy bien como era su prima y estaba segura que ese abrazo no era más que un simple abrazo. Poco después dejo de sentir los brazos de Elizabeth y escucho un grito espantoso por parte de Camila. La peli púrpura abrió los ojos y pudo notar que se acercaban a paso lentos unas personas con aspectos desagradables, lo primero que se le mino en la mente fue: Zombis.

    Rápidamente Elizabeth le indicó telepáticamente a Camila que durmiera a los McClain. La otra chica realizó un hechizo hablado y en menos de un segundo los que se encontraban presente cayeron al suelo como plumas.

    —Vez lo que haces Antonella—reprochó Elizabeth enojada—. Tardé dos semanas, dos semanas en hacer esa poción; para que venga una niña egocéntrica a dañarla en un minuto. Es que te juro que si salimos de esta….no sé que sería de ti.

    —Pee…pero—no sabía que responder, tartamudeaba cada palabra que emitía sus labios.

    —Pero nada. Fuiste tan tonta. Qué te crees niñita, que puedes dañar está misión por tus estupideces.

    —No fue culpa mía—el tono de ambas chicas se hacía cada vez más potente—. Me vale un bledo si tardaste dos o tres semanas en hacerla. Además no sé porque la creaste sabiendo lo que ocasiona, aquí la única tonta eres tú.

    Cuando Elizabeth escuchó eso no pudo evitar estallar de la ira. Cerro su puño para dirigirlo al rostro de Antonella, pero un pensamiento de Camila la hizo detenerse; pues le comunico que los zombis pensaban atacar a los dormidos. Y antes de que atacarán, en un auto reflejo, Elizabeth creo un campo de protección, lo cual cubría a todos los presente.

    —Has algo—dijo Camila dirigiéndose a Antonella, que se encontraba sorprendida por el campo de energía que había realizado Elizabeth. En qué momento había aprendido eso.

    —No le pidas a la egocéntrica algo como eso—comentó Elizabeth tratando de resistir un poco más.

    Antonella cerro los ojos y alzo sus brazos, tardó unos minutos en crear unas lanzas grandes color púrpura. Sin piedad las lanzo velozmente a los zombis, atravesándole todo el cuerpo y logrando que estos cayeran al suelo. La chica seguía creando lanzas, mientras que Elizabeth dejo de hacer el campo y pensó unos minutos en alguna maldición para que los zombis volvieran a sus tumbas. Camila la ayudó y rápidamente Elizabeth realizó el hechizo, teniendo excitó total ya que los zombis volvían a sus tumbas. Las tres jóvenes suspiraron aliviadas para luego sonreír entre ellas. Los hermanos McClain y sus sirvientes despertaban del hechizo hablado, realizado por Camila.

    —No me has respondido—exclamó Allisson levantándose rápidamente del suelo mientras miraba fijamente a Elizabeth.

    —Te vez sexy—comentó Ethan guiñando el ojo.

    —No seas idiota. Y tu niña no me mires así.

    —Ve y busca mi cámara—ordenó Allisson a uno de sus empleados, éste no tardó en ir en busca de la cámara.

    —Pero es la verdad, te queda sexy el uniforme. ¿Serías mi sirvienta?—preguntó Ethan sin quitar su vista del cuerpo de Elizabeth. Ésta enfadada por los comentarios del chico, no dudo en voltearle la cara con una bofetada, causando risa en Camila, que rió como loca. Un flash hizo parpadear varias veces a Elizabeth, había sido la cámara de Allisson.

    — ¡Perfecto!—dijo emocionada y sonriendo de lado.

    —Me tienes harta Allisson, eres peor que una revista de chisme—comentó Antonella cruzada de brazos, la otra dirigió su vista en la peli púrpura—. ¿Qué piensas hacer con la foto?

    —No lo sé, pero será un lindo recuerdo—contestó sacando de un bolsillo una fotografía—. Y hablando de fotos, te regalo una muy bonita, va especialmente para ti, porque eres buena conmigo.

    La chica estiró la mano para que la otra cogiera la fotografía. Antonella la cogió y la miró detalladamente.
    Sus ojos se pusieron como platos, sintió que algo pesado le caía encima y terminó con un grito espantoso que se escucho en toda la mansión.

    —Estúpida. Es obvio que esto es un montaje—dijo rompiendo en pedacitos la fotografía.

    —No cariño, para nada. Mis fotografías son de muy buena calidad. Y para confesarte algo, te puedo decir que Sebastián besa muuy bien. Tiene unos labios deliciosos. Pregúntale a él mismo que sintió cuando me robó el beso, porque las cosas pasaron así. Es una lastima que primero haya probado mis labios que los tuyos y, la verdad; aquí entre nosotras, no creo que te bese.

    Antonella no pudo contener la cólera y se lanzó hacía Allisson, jalándole de los cabellos. Elizabeth vio la cámara en el suelo y como pudo la rompió en pedacitos. Allisson al ver tal escena se quito de encima a Antonella y jaló del cabello por detrás de Elizabeth, la chica le dio un codazo en las costillas haciendo que la otra la soltará del cabello.
    Camila reía como loca al ver la pelea, pero Ethan le pidió que la detuviera y así hizo. Aunque hubiera preferido haber visto sangre.

    Antonella se sacudió el vestido y se retoco el cabello. El mayordomo acompaño a las tres chicas hacía la salida, donde la esperaba el auto de Shamuel. El trío se monto en el auto y suspiraron por lo cansada que se encontraban. Cuando Elizabeth arrancó el auto, Allisson le sacó la lengua a Antonella, provocando más rabia en ella y antes de que ésta se bajará del auto para gritarle a la McClain, recibió un mensaje de Amanda, lo cual decía: La misión ha sido un éxito
     
  4.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    o.oUUU Vaya que rápido terminaron con su misión... bueno de todas formas Fabi-chyan no aparece entonces no había forma de acabarla en esta ronda. Lo único que no me pareció fue la "creación de lanzas" ya que antonella no tiene esas habilidades pero lo dejaré pasar.

    Selenezca tampoco puso conti... Lo que hace ya el turno de Sango-chyan.
     
  5.  
    Elizabeth

    Elizabeth Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    11 Enero 2008
    Mensajes:
    748
    Pluma de
    Escritor
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Mi se pasa más que nada para decir que el especial de navidad está colgado ya en mi blog, pasense y comenten para hacerme feliz (?)
    Ahora artica será buena y no me borrará esto porque ni siquiera se si es spam o no :)
     
  6.  
    Sango_extermina

    Sango_extermina Fanático

    Capricornio
    Miembro desde:
    23 Abril 2005
    Mensajes:
    1,231
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1270
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Mansión Marth.

    Shamuel y Leelu terminaban de hablar con Augusto Math, Lilith y Sebastían observaban la mansión, un poco más pequeña que la propia. Rumiko por su parte ya deseaba poner un pie sobre el interior. Las energías que desprendía el lugar eran fuertes, al menos podían sentirlo con una claridad excepcional, principalmente las médiums, los demás lo percibieran. A diferencia del mayor del Alto, cuya percepción era menor comparada a la de sus familiares, pero eso sí era bastante alta si lo comparábamos con personas normales. Antes de entrar se realizo una pequeña oración para la protección de los que se adentrarían al edificio, seguido de algunos talismanes protectores. No estaba de más ser precavido, al menos Shamuel no dejaría entrar a sus hermanitos así como así. Lástima que Shammy no entendía del todo que él era el más vulnerable allí dentro.

    ¿Por qué? La respuesta era relativamente sencilla, a diferencia del resto él no era ni médium ni exorcista. Aunque poder crear talismanes y hechizos por medio de sellos ya era suficiente para defenderse.

    La menor Dunkelmeer corrió por el recibidor, la atmosfera era un poco áspera pero soportable con sencillez. Habían revisado el jardín delantero en cuanto llegaron -y antes de contactar con el dueño-, pero no encontraron nada en especial. Quizá en el jardín posterior encontrarían algo, pero primero…

    Velas encendidas sobre una mesita, un aroma a incienso y ojos cerrados mientras parecían meditar. De ese modo se encontraban las dos médiums, los espíritus rondaban pero no se acercaban y mientras no lo hicieran no sabrían exactamente sus razones por haber echado a los habitantes vivientes de esa mansión. La única manera de saber las cusas y esperar un exorcismo tranquilo era intentar hablar con ellos primero, así que comenzaron a llamarlos.

    Fue relativamente corto el tiempo que aguardaron, el cuarto heló, las figuras de los entes que describió Lirio tomaron forma cerca de las escaleras. Ellas intentaron dialogar con los espíritus pero fueron ignoradas, lo peor inicio cuando de la nada objetos traídos de todos lados de la construcción comenzaron a estrellarse cerca o incluso en los mismos Dunkelmeer. Dese platos, vacos, vajillas enteras, floreros, una que otra silla o retratos y libros. Y cuando los tenedores y cuchillos hicieron acto de aparición todos se vieron obligados a dispersarse. Los gemelos subieron por las escaleras opuestas a las que se encontraban los seres, las dos del Menor Dunkelmeer se alejaron por el ala este mientras que Shamuel corrió al lado oeste.

    La estancia ahora era un basurero, lleno de hojas y partes de vidrio o madera destrozados, incluso una ventana rota y un par de tenedores y cuchillos clavados en el suelo y paredes. Una sonrisita apareció en las siluetas desvaneciéndose, al notar unos colgantes circulares en el piso de madera.

    Sería tarde cuando se dieran cuenta.

    Sebastián caminaba despacio, a su lado Lilith, ambos observaban con cuidado el pasillo del segundo piso. Se habían encerrado en un cuarto, infantil además, hasta que los libros dejaron de atacarlos.

    —Dejaron muy en claro que no quieren irse.

    —Sentí otra presencia además de ellos —Lilith soltó aire— posiblemente otro espectro los halla “corrompido”.

    —… vayamos al jardín, es un buen lugar para empezar.

    Ella asintió, buscando otro acceso para poder llegar a la primera planta, las presencias rondaban por toda la casa, al menos cerca no sentía ninguna. Cuando Bastían se giró para verla el sonido sordo de algo cayendo los dejo estáticos, una figura circular rodo un poco antes de detenerse en el suelo. El mayor de los gemelos giró su vista al cuello de su hermana, luego al propio, ninguno de los dos llevaba el talismán puesto, al menos a uno de ellos pertenecía el que estaba a sus pies.

    —¿Podría ser que el ataque…?

    —Quizá, son más listos de lo que pensé, reducir nuestras defensas… no fue una mala jugada —asintió la menor.

    —Si es así solo debemos tener un poco más de cuidado… —imaginó el castaño antes de intercambiar una mirada con su hermana, un mismo pensamiento los envolvió en ese momento.

    Rumiko observaba una vieja pintura en la sala, un paisaje bastante bonito de cómo era el lugar en tiempos pasados. Ahora estaba casi rodeado por edificios y mucho de aquel gran terreno casi no existía. Leelu entró, había salido a ver si el peligro se había ido, por fortuna así fue pero eso significaba que los rebeldes fantasmas estarían planeando algo más. Le preocupaba saber de la otra presencia, que como Lilith también detecto apenas, ¿otro espectro? ¿Un demonio? Ojala y no.

    —Rumiko…

    —Continuemos con esto, ¡quiero volver a ver a esos fantasmas!

    La mayor no sabía si sonreír o preocuparse por esa afirmación. Debían verlos para terminar el trabajo pero el hecho de emocionarse tanto era demasiado, considerando que casi los matan a todos ellos. Prueba de ello eran las ligeras cortadas y rasguños en sus rostros y brazos. Un ruido bastante fuerte proveniente de otra parte de la casa las hizo sobresaltar, se escuchaba igual que el vidrio rompiéndose. Si lo imaginaba bien ese sonido provenía de….

    —¡Shammy!

    No se dijo más, ambas corrieron hasta el origen de los continuos estallidos de cristal. Era una sala-comedor, llena de ventanales que no dejaban de romperse cada vez que la figurita de la niña reía sin parar, cerca de una alacena el mayor del Alto se protegía con los brazos de cada nuevo cristal roto. Rumiko se acercó rápido, pronunciando unas palabras y haciendo un movimiento con las manos, la fantasma desapareció por el techo gruñendo. Leelu fue a ver el estado de su primo, viendo solo unos pequeños cortes y nada de más cuidado, suspiró aliviada antes de sentir unas manos jalándola por la espalda.

    Sus otros primos la miraron, molestos, por reacción ella se alejó mientras los gemelos tomaban por los brazos a su hermano.

    —¡Shammy! ¡No deberías alejarte, es peligroso! —corearon.

    ¿Desde cuándo los papeles se invirtieron?

    —Soy lo suficiente gran…

    Paró, al notar los gestos de reproche en el par, suspiró asintiendo. Y pensar que él era el mayor, tan fácil de manipular por sus hermanos. Lilith se le acercó más, observándolo de manera rara.

    —Estás diferente… hueles a… a… ¿aceite?

    —Debió ser cuando estuve en la cocina, la niña apareció en ese momento.

    En efecto, el mayor del Alto tenía el cabello y la ropa un poco húmeda, algunas gotas del viscoso líquido aún adornaban su rostro. Lilith hizo otra mueca, ahora sí, todos irían al jardín. Shamuel quedo un par de pasos detrás de sus hermanos, curvo los labios por un segundo en una expresión nada propia de él. Leelu volteó a verlo, le había parecido sentir algo al igual que la menor de los Alto, volvieron la vista al frente aunque la de cabellos lilas se mordió el labio, por un instante noto los ojos de Shammy vacios.

    —Perfecto, que el plan vaya en marcha —pensó, ladeando la cabeza, a lo lejos y con discreción la figura de la niña le sonreía cómplice.
     
  7.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Hola. Qué bien que ya haya capítulo nuevo :).
    Pronto pasaremos a la página 5 :D.

    Sango_extermina; me encanta la manera en que escribes. Éste capítulo fue entretenido, imaginandome cada escena. Supongo que Rumiko no está de acuerdo con la idea de eliminar a esos fantasma, por qué será que se me hace sospechosa, juum.
    Pobre Shammy jejeje, morí de risa con lo del aceite, Lol.
    Bye.
     
  8.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    994
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    ¡Conti Conti de vettel! Sango-chyaaaaaaaaaaaaaaaaan ya te lo había dicho pero lo pondré de nuevo (cof cof). Este capi me gustó demasiado por la similitud con GH *3* sigo esperando el fic que me prometiste (bueno no lo hiciste... pero nunca lo pusiste). Grrr Shammy en aceite~~

    ¡Turnos! ¡Si Animosa! Aunque te cambies el Nick, es tu turno (u.uUUU veras que a barbie sigo diciendole así).

    1 Artic Rose
    2 Katherine
    3 Tsukihiki
    4 Barbie Girl

    5 Selene (no puso conti)
    6 Fabiana (Pienso en matarlas en la siguiente ronda)
    7 Niniel (Si querida Nini, corres el mismo destino de Fabi-chyan).

    8 Sango
    9 Anim <--- Mira~~ Sigues y tienes 4 DÍAS! (xD extendibles a una semana).
    10 Rumiko Chan
    --
    Después de todo, la predicción de Alysa no había acertada, en lugar de salir temprano, el trío debió esperar hasta las 6 de la tarde para comenzar con su misión, todo gracias a la apretada agenda de los esposo Scott. A pesar de haber quedado en una hora, pasadas las siete en punto aun esperan en frente de la puerta.

    —Ya veo porque la niña no habla—comenta Lorraine —si lo hiciera de todas formas nadie escucharía.

    —¿Crees que el problema sean los padres?—Alysa baja del barandal al escuchar la voz de su hermana mayor.

    —Lo más probable, pero según parece debemos encontrar a esa bola de pelos blancos… sin ofender Murtagh—el aludido la mira de reojo ¿por qué debía ofenderse por ese comentario? Aun así, Alysa no pudo contenerse de imaginarlo como un hurón por la expresión en su rostro.

    Finalmente apareció una “personita” en el jardín, una niña de cabello en hermosos caireles dorados y cuyo ropa parece tan impecable que ni parecería ser una infante sino más bien una muñeca de porcelana que no bajan del aparador. Los encargados de la misión se acercan a observarla desde los barandales, a lo mejor con el mismo pensamiento. La niña no se percató de ellos sino hasta que Alysa la llamó del modo más dulce posible.

    —Hola pequeñita, nosotros somos los Dunkelmeer ¿Están tus padres en casa?

    —…—la niña Scott los observó a cada uno sin pronunciar palabra. Sus delgadas pero expresivas cejas se fruncieron de temor por el aspecto de los dos acompañantes de la chica que la llama.

    —Vamos chicos, sonrían, hasta yo los desconocería si los viera con esa cara.

    —Que tonterías…—Lorraine se gira para alejarse del portón lo más necesario mientras que Murtagh pasa saliva y mejor decide seguirle. Viéndolos lejos, la niña se anima a acercarse a la Dunkelmeer.

    —Mi nombre es Alysa ¿cómo te llamas?—la joven bruja espera alguna respuesta pero la niña sólo la observa con sus ojos tristes, gracias a su habilidad, se da cuenta que su hermana piensa que esa pregunta está de más —¿Están tus papás en casa? Se supone que tenemos una cita para esta tarde.

    —No creo que sus padres se encuentren, Alysa—agrega Murtagh logrando que la niña retrocediera unos pasos—pero que niña tan más… ¿rara?

    —No es eso—interviene la menor de las dos Dulkemeer ofreciéndole una sonrisa a la pequeña rubia—sus padres rara vez la llevan a conocer personas, tiene mucho miedo de los extraños.

    —Pues tú eres tan extraña como nosotros.

    —Sí, pero ella piensa que … soy como una especie de personaje de cuentos de hadas.

    “Si, una bruja” pensaron los otros dos aunque con diferente expresión en sus rostros. No obstante, una mujer sale de la casa para tomar la mano de la niña y regresarla al interior de la casa, por su apariencia, se descarta que sea su madre.

    Otra media hora tuvo que pasar para que al fin la pareja diera la cara, cada quien llegando en un auto diferente pero con el teléfono celular en la oreja. Ambos discutían y parecía que no se veían entre ellos, mucho menos a las brujas. Lorraine se aclara la garganta para llamar su atención logrando atrae los ojos desconfiados de la señora.

    —¿Puedo ayudarlos?—con esa pregunta, la mayor de las Dunkelmeer casi estalla dejando el lugar pero su hermana se apresuró a responder.

    —Nosotros somos los Dunkelmeer, venimos a…

    —¡Oh, sí!, era hoy ¿verdad?—el trío responde “no” al menos en sus pensamientos—casi lo olvido, pasen, pasen, no se queden aquí.

    Aun con la “cordial” invitación, le tomó al hombre otro cuarto de hora en reunirse en la sala para hablar ahora sí del problema. Ambos padres alegaban que su hija era más sonriente, platicadora y sociable hasta que su mascota huyó de la casa, habían intentado con todo, desde comprarle un gato hasta “comprarle” amistades, como lo vieron los Dunkelmeer al escuchar que los Scott habían invitado a todos los niños de la cuadra a su casa.

    Después de la “detallada” explicación, Alysa colocó un mazo de cartas sobre la mesa pidiendo que la niña escogiera tres de ellas sin importar en donde estuvieran. Las cartas elegidas se voltean en el orden que la niña las sacó del mazo. Tanto la pelinegra como la rubia analizaron el resultado.

    —Su mascota no está lejos, no te preocupes pequeña, regresaremos en un rato más.

    Su interpretación no las llevaría lejos de ese lugar, al parecer el hurón seguía cerca de casa pero la abuela tenía razón, para cumplir con la misión debían ensuciarse un poco.
    ------
    Y damos la vuelta con menos participación que antes. Turno de Kat-chyan.

    1 Artic Rose

    2 Katherine
    3 Tsukihiki
    4 Barbie Girl
    5 Selene
    6 Fabiana
    7 Niniel .
    8 Sango
    9 Anim
    10 Rumiko Chan
     
  9.  
    Animosa

    Animosa Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2007
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritor
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Una conti!!!!!!!!
    Artica, ute es el amor de todos los tiempos!
    Me disculpo por no poner mi conti, pero andaba muy saturada por el examen de historia que ni pasé xD
    Ahora espero tener tiempo y lo de su conti, genial! y amé la parte de:

    Bola de pelos blancos
    LOOOOOOOOOOOOOOOOOOL
    Aunque se refiere al urón, no deja de ser divertida la indirecta a Mur-wanwan
     
  10.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    ¡Hola!
    No me habia fijado que habia capitulo, lo malo de editar y no salir como comentario nuevo x'D.
    Wii, otra ronda y pronto pasaremos a la pagina cinco, jijiji *die*

    Lorraine es lo maximo, tanto ella como Elizabeth me encantan, siempre con sus comentarios mordaz.

    Looool. Mori con lo de "un cuento de hada" y los comentarios de los otros dos.
    Me gusto el final. ¡Linda conti!

    Te esperamos Katherin.
     
  11.  
    Tsukihiki

    Tsukihiki Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    166
    Pluma de
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    waaaai lindo caaaap x3 Yeey turno de Kath chyan y luego el mioooo *3* Mejor me apuro con mis capis atrasados ¡0¡
     
  12.  
    Elizabeth

    Elizabeth Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    11 Enero 2008
    Mensajes:
    748
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1046
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Bueno, dejo conti totalmente random y sin inspiración D:

    Cápitulo ¿¿??


    Amanda Sheiler entró a la cafetería con uno de sus mejores vestidos, andaba de forma coqueta, pero sin quitar la elegancia que su presencia desprendía, hacia la mesa donde el político Ryan McClain estaba sentado. Ella se sentó a su lado sin que él levantara la vista del periódico, cuando alzó la mirada parecía sorprendido de verla y, a la vez, parecía no reconocerla.

    A la mujer le enfadó eso último pero recordó las palabras de una de las chicas Dunkelmeer que había ido esa mañana a su casa: “Él se quedara prendado de ti una vez que digas tu nombre”.

    -¿Cómo esta?-le preguntó con una sonrisa coqueta, antes de decirle su nombre quería ver su reacción.

    -Bien gracias, pero ¿Quién es usted?-le respondió el McClain mientras regresaba la vista al periódico ignorando a la mujer.

    En realidad si sabía quien era: Amanda Sheiler, la mujer que se había casado con varios famosos, todos sus matrimonios acabados en divorcio y que seguramente estaba allí para intentar “pescarle”. Él era un hombre muy ocupado como para estar tonteando con una mujer como aquella, aunque desde que se tomó ese café en su despacho se sentía algo raro.

    -¿Seguro que no sabe quien soy? La mayoría de gente lo sabe, mi nombre es… Amanda Sheiler- y en ese momento, el político no supo porqué pero había levantado al vista del periódico y observó a la atractiva mujer de la que, sin entender porqué, se sentía atraído.

    -Cierto, perdone por no haberla reconocido. Es usted mucho más hermosa en persona ¿quiere venir esta noche a cenar?- elogió Ryan McClain.

    Amanda sonrió, ya veía en la portada de todos los periódicos el anuncio de su boda con el político Ryan McClain.

    -Claro, perdona ahora mismo vuelvo- dijo mientras se levantaba y se dirigía al servicio de señoras con la mirada del hombre puesta en ella.

    Nada más entrar, le envió un mensaje a las Dunkelmeer notificándolas que la misión había sido un éxito.
     
    *************

    Las Dunkelmeer iban en el coche, rumbo a su casa para reportar el éxito de la misión.

    -¡Frena!-gritó Antonella haciendo que Elizabeth frenara de golpe.

    -¿Se puede saber que te pasa, imbécil?-preguntó la chica cuya paciencia estaba completamente agotada.

    Antonella no la escuchó ya que se había bajado del coche junto con Camila, se fijo que delante de ella estaba parado un coche. Bufó y cogió un abrigo que había en el asiento del copiloto, era de su hermano y le quedaba grande, pero era mejor eso que salir vestida de sirvienta.
    Con forme me acercaba empezó a distinguir las figuras de sus primas.

    -¿Se puede saber porque demonios se bajaron del coche, descerebradas?- preguntó Elizabeth.
     
    Sus primas la miraron al igual que sus dos acompañantes: Adam y Marcos.

    -Es que les vi aquí parados y pensé que necesitarían ayuda-dijo Antonella con una sonrisa inocente.

    Camila miraba el motor humeante del coche de Adam, ella no tenía ni idea de que le pasaba al coche pero a simple vista parecía sería.

    -¡Beth, el coche esta echando humo!-gritó Camila llamando la atención de su prima y casi dejando sordo al pelirrojo.


    La morena se acercó a ellos tras una “sutil” amenaza hacia Antonella. Al mirar el coche cuyo capó estaba levantado no pudo evitar poner mala cara.

    -¿Qué le pasa?-preguntó el pelirrojo al ver que la morena no respondía.

    Después de la pregunta vino una explicación sobre lo que le ocurría al coche de la que ninguno de los presentes entendió absolutamente nada, pero aún así sonaba como algo grave.

    -En resumen, tienes que llevarlo al taller donde te cobrarán todo el dinero que pudieras juntas en tres años-comentó la chica sin el menor sentimiento de pena por la cartera del Berkeley- ya podemos irnos a casa.

    Tanto Marcos como Adam entendieron que pensaba dejarles tirados lejos de la civilización sin el menor remordimiento.

    -¿Nos vas a dejar aquí?- preguntó el rubio incrédulo.

    -No, os voy a llevar en brazos- respondió sarcástica la morena, pero al ver las caras de sus primas que daban a entender que no iba a tener el gusto de dejarlos ahí tirados rectificó- Subíos al coche si queréis, pero como me deis algún problema os dejaré en el primer descampado que vea a todos.

    Se subió al coche a continuación. Atrás Camila, Antonella y Marcos hablaban animadamente mientras Adam estaba extrañamente quieto y callado, temiendo por su vida al ver como la conductora maldecía absolutamente todo. En cualquier otra ocasión estaría defendiendo a la gente con la que se metía pero, cuando abrió la boca, la mirada que le dedicó al Dunkelmeer le hizo callarse y observarla en silencio. Definitivamente tenía mucho carácter.

    -Beth ¿verdad que puedes arreglarle el coche a Adam por menos dinero que en el taller?- preguntó Camila quien era ignorada por Antonella quien coqueteaba con Marcos descaradamente.

    -Si puedo, es lógico que lo preguntes viendo la cara de pobre que tiene este niño pero, por supuesto, tendrá que pedirlo prácticamente de rodillas si quiere que acepte e invitarme a donde yo elija si quiere descuento- definitivamente no se iba a quedar sin nada después de estar haciendo de chofer. Le humillaría, le cobraría y haría que la acompañara a donde le diera la gana.
     
    Adam no tenía pensado tragarse su orgullo y mucho menos pedirle nada, aún así cuando Camila le dijo el precio que la del Alto había calculado decidió que tendría que pensarlo muy bien. Tenía dos opciones: o tragarse su orgullo o endeudarse.

    ***************************

    Aprovechando el capitulo random intenté meter un comienzo (?) para el AdamxBeth D:

    Si hay algo mal me avisan.

    Bye.
     
  13.  
    Animosa

    Animosa Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2007
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    4126
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Y para que se compruebe que Vettel no ha muerto...
    Hoy es domingo de contis!
    Esta es la conti para la mision Marth.
    Katha, muy buena conti a pesade ser un poco de relleno xD

    ****************************
    En el jardín, la primera impresión que daba era que estaban entrando a uno de esos cuentos de hadas. Un lugar demasiado hermoso y cuidado, donde cada flor había sido colocada en el mejor lugar para apreciar toda su belleza revistiendo el jardín con un encanto de paz y armonía. Pero detrás de unos arbustos que limitaban aquella hermosa parte de la mansión, había una vieja barda con un pequeño hueco que daba hacia un estanque al fondo de la enorme casa.

    En Lilith, un escalofrío recorrió por su nuca y se dirigió sin dudar hacia aquel hueco, seguida por Sebastián. La gemela escarbó un poco para poder hacerlo el hueco un poco más grande y lograr pasar. Por su parte Shammy, Rumiko y Leelu, quien también había tenido la misma sensación, la observaban unos pasos atrás.

    La menor de los Altos siguió con su cometido, argumentando que en ese lugar había algo importante para resolver la misión, hasta el momento en que algo aprisionó sus manos y sintió como un tirón la llevaba hacia el interior de la tierra.

    -¿Lil? ¿Qué pasa? –preguntó Bastian en cuanto vio que su hermana se había detenido
    -¡KYAAAA!
    -¡Lil! –
    -No puedo sacar mis manos -

    Sebastián intentó ayudarla mientras las manos de su hermana se hundían cada vez más en la tierra suelta y Lilith era incapaz de sacarlas. Su hermano no tuvo más opción que intentar escarbar hasta que logró liberarlas

    -¿Estás bien? –preguntó a su hermana, quien no pronunció palabra alguna, sólo se recargó en él aun asustada de lo que vio y sintió.

    Un montón de imágenes sin sentido llenaron su mente en el momento en que estaba atrapada, sumando aquella angustia y dolor que no pudo definir de quien era. Al observar más de cerca, simplemente no había nada que pudiera explicar racionalmente lo que ocurrió con Lilith.

    Sin embargo antes de que pudieran seguir con la investigación de la casa, Sebastián notó que Rumiko, Leelu y Shammy habían desaparecido. Sin saber a dónde se habían ido decidió llevar adentro a su hermana para que se recuperara un poco.

    Mientras tanto Leelu y Shammy habían tomado otro camino hacia el estanque que había en ese jardín. El Centro del estanque había llamado la atención a Leelu lo suficiente como para que se acercara peligrosamente a la orilla. Los presentimientos de la peli-lila acerca de que el estanque tenía algo que ver con lo que estaba pasando en la mansión, estaban a punto de confirmarse, cuando volteó hacia donde estaba Shammy se topó con sus ojos marrones y más allá de ellos, logró comprender lo que sus sospechas le decían. La mirada vacía de su primo solo demostraba que estaba poseído por algo, antes de que la joven pudiera decirle algo, sintió como las manos de Shamuel la empujaban hacia el agua.

    ¡Splash! El cuerpo de Leelu había caído de lleno en el estanque, que para su sorpresa era más que hondo de lo que creía. A pesar de ello intentó llegar a la superficie para poder respirar, apenas salió su cabeza y dio una pequeña bocanada de aire, algo la jaló hacia el fondo sumergiéndola más y más.

    Mientras tanto Shammy observaba aquella lucha de Leelu por no ser arrastrada al fondo, sus ojos en un momento regresaron a la normalidad y de inmediato comprendió lo que había hecho; así que se arrojó al estanque para poder ayudar a su prima.

    Esta vez tuvimos suerte”, esas palabras retumbaban en sus cabezas, habían logrado salir ilesos aunque mojados. Cuando Leelu miró hacia el centro del estanque, pudo ver claramente como la cabeza de una niña salía del centro del estanque. La chica contuvo la respiración y volvió a mirar, pero aquella visón había desaparecido por completo.

    -Shamy, tú…

    Observar como de nuevo la mirada del Alto se desvanecía y volvía a ser vacía, no tuvo el valor de decirle lo que ella había confirmado. Por su parte el primo no le dirigió una sola palabra, pero para ese entonces Leelu comprendió lo que le había ocurrido.

    Cuando regresaron a la casa el rostro de la Menor Dunkelmeer no pudo contener el terror que le provocaba, apenas dio un paso dentro de la misión.

    -¿Qué es esto? –contuvo el aliento
    -¿Leelu? –Preguntó Bastian que estaba en la entrada a un segundo de irlos a buscar.
    -Esto es horrible – dijo Leelu entre dientes –Esta casa está horriblemente embrujada –podía sentir como los corredores se deformaban en coro de un constante murmullo fantasmal, nunca había tenido una visión tan terrible en toda su vida, todas esas imágenes en su mente e incapaz de decirles a sus primos que era lo que veía.

    La pelilila casi se desmaya pero gracias a Bastian evitó que cayera. Pronto llegaron a una habitación en el segundo piso, donde estaban todas sus pertenencias.

    -Hay muchos espíritus de niños muertos por toda la casa… -habló Lilith en el momento en el que los tres llegaron.- Todos están llenos de dolor – resultaba increíble ver a la hermana rebelde estando tan aterrada.

    -Además… -interrumpió Leelu –Esta casa está atrayendo más espíritus.

    Esas eran las peores noticias que podían tener, los espíritus comenzaban a ser cada vez más fuertes, lo que facilitaba a las médiums verlos.

    -Eh, chico ¿Y Rumiko? -preguntó Lilith
    -No estaba con ustedes-
    -No, si fuera así, estaría aquí-entonó Lilith el sarcasmo.
    -Maldita niña, siempre causándonos problemas
    -Bastian! Es tu prima no debes decirle así -. La defendió Leelu
    -¿No te basta con el hecho de saber que la misión es completamente diferente a lo que la abuela nos ha dicho? Tal vez anda jugando por ahí.
    -¿Creen que la abuela sepa lo que realmente pasa con esta casa?

    La castaña se encogió de hombros y dirigió la mirada a cada uno de los presentes entonces lo notó. Pudo ver claramente como un aura oscura rodeaba a su hermano mayor.

    -Shammuel estas…

    Antes de poder terminar lo que iba decir, Shamm la empujó hacia la ventana tomándola del cuello de su blusa y en un nuevo intento la arrojó contra el vidrió. Los ojos de Bastian no daban crédito a lo que estaba viendo, su propio hermano atacando a Lilith. El menor intentó detenerlo pero no pudo, Shamuel tenía una fuerza sobrehumana que lo arrojó hasta el otro lado de la habitación con un solo brazo; mientras que con la otra mano, Shammy hizo que el cuerpo de Lilith reventara el virio de la ventana. La chica casi cae al vacio pero Leelu había logrado detenerla; mientras tanto Bastian se reincorporaba e intentaba detener a su hermano.

    -¡Bastian, Shammy está poseído!

    Una amarga mueca se apareció en el rostro de Bastian antes de sacar un pequeño talismán que días antes le había robado a su hermano. Colocó el talismán en la frente de su hermano; este dio un salto atrás al mismo tiempo que se desvanecía su conciencia y su cuerpo quedaba tendido en el suelo.

    Pasó un minuto de silencio, apenas para recuperar el aliento, cuando el castaño vio como Lilith se sujetaba fuertemente el brazo de donde corría un hilillo de sangre que se engrosaba cada vez más. Bastian de inmediato se acercó a su hermana para revisar la herida. Por suerte él era de la rama natural así que podía contar con poder curarla, al menos eso era algo que esperaba hacer. Observó lo profundo de la herida un corte limpio provocado por el vidrio roto de la ventana.

    -Tranquila, se que hacer –le sonrió el castaño mientras rápidamente buscaba un su mochila un par de vendas y una extraño frasco con un líquido blanquecino, cortesía de Alysa.

    Le colocó una pequeña cantidad de ese líquido y luego cubrió la herida con sus manos, el sangrado paró y Lilith pudo sentir como una extraña calidez envolvía su brazo.

    -Listo ya está -apenas se notaba una pequeña marca de la herida
    -¿Seguro que no es por la poción que Alysa te dio? -bromeó la gemela
    -¡Esa poción no hubiera curado tan rápido! –
    -No me dejará cicatriz –
    -No, hice un buen trabajo. ¡No me subestimes!

    Una sonrisa apareció en los labios de Lilith en forma de agradecimiento a su hermano antes de dirigirse a su nuevo problema.

    -¿Qué pasará con Shammy? El…
    -¡Es obvio que Shammy no tiene la culpa! -se apresuró a decir Leelu-. Está siendo usado por uno de los espíritus. Y hasta que descubramos quien es este espíritu, estará… no estaremos en peligro
    -Entonces necesitamos hacer que ese espíritu lo deje.
    -Pero…
    -¡No te preocupes, tontilla! Nosotros dos somos exorcistas, no lo olvides
    -Corrección, están aprendiendo a ser exorcistas.
    -Es casi lo mismo, además somos dos contra uno.

    Aun cuando Lilith y Bastian le aseguraron a Leelu que todo estaría bien, ella no dejaba de estar preocupada. Prepararon todo, alrededor del cuerpo de Shammy, Bastian hizo un extraño círculo para evitar que algún otro espíritu intentara aprovechar el momento. Mientras que Lilith hacía una serie de rezos en latín.

    La noche estaba a punto de caer cuando el ritual comenzó. Lilith puso una cruz en la frente de su aún inconsciente hermano, y en ese mismo momento sus ojos se abrieron de par en par. Lilith continuó con los rezo y el cuerpo de Shammy comenzó a convulsionarse, sus manos se retorcían casi al grado de que sus dedos llegarían a romperse. Y entonces la cruz pareció comenzar a incendiarse, salió una gran cantidad de lo que se asemejaba a un humo muy oscuro, hasta el momento en que la cruz se cayó de la frente del Alto. Dejando una clara marca en su piel de que estuvo ahí.

    -Creo que el espíritu se ha ido. Pero no ha sido destruido –aseguró Lilith

    Bastian asintió al ver como su hermano se despertaba. Aliviada Leelu observó todo a una distancia “segura”. Se acercó a Shammy y borró las cenizas que la cruz había dejado.

    -¿No lo quemó?
    -¡Claro que no! ¡No podría arruinar el perfecto rostro de mi hermano! –alegó Lilith con un Shammy que no sabía de que estaban hablando.

    Tiempo después se le puso al tanto a Shammy de la situación, recordaba algunas cosas, pero no del todo.

    -Necesitamos encontrar a Rumiko y saber un poco más de lo que ha sucedido en esta casa- argumentó Shammy mientras sacaba su computadora.
    -Será mejor que antes de que intentemos hacer algo hablemos con los Marth.

    Bastian y Lilith se había puesto de acuerdo para ir a entrevistarlos, dejando la esperanza de que la menor de todos apareciera en cualquier momento. Pero para sorpresa de los gemelos, cada vez que intentaban salir de la casa, esta se los impedía. ¿Cómo era posible algo tan extraño? Las puertas no se abrían o se cerraban con seguro, intentar salir por las ventanas era el mismo problema, imposible romper un vidrio que diera hacia la calle.

    -Esto es malo-
    -Ni lo digas, regresemos con Shamm y Leelu.

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------
    “Esto es un problema” repetía Shammuel yendo y viniendo de un lado a otro en la habitación.

    -No queda otra opción que intentar un exorcismo –sugirió Bastian
    -Es algo imprudente
    -Si no salimos de la casa moriremos aquí mismo.

    El silencio invadió, Shammuel no estaba de acuerdo con la idea de llevar acabo algo así, sin embargo si no podían salir tampoco podrían saber lo que realmente ocurre con esa casa.

    -Puede que sea algo inútil al final de cuentas. ¿Dónde es el lugar donde se reúnen los fantasmas?
    -En la estancia –aseguró Leelu –Allí es mucho mayor la concentración de ellos.

    Ambos gemelos sonrieron, su hermano había aceptado el poder realizar el exorcismo. De inmediato se prepararon; Bastian sería quien esta vez se encargaría del ritual.

    Todo comenzaba sin nada fuera de lo común, las plegarias en latín que recitaba Bastian parecieran no ser más que simples murmullos. Sus hermanos y prima se habían quedado fuera en lo que el castaño se encargaba; fue entonces que Leelu pudo ver como uno de los espíritus entraba en la estancia, seguido por otro y luego se sumaron otros más. Leelu salió corriendo de la habitación a la estancia, un mal presentimiento no la dejaba tranquila.

    -¡Leelu espera! No vayas

    La chica ignoró la advertencia de Shammy, algo increíble, pero en este momento no era el indicado para pensar en florecitas y citas bajo las estrellas a lado de su querido primo. Debía evitar que algo malo le pasara a Bastian, al menos eso le decía su sexto sentido.

    Irrumpió en la estancia llamando al castaño y pudo sentir como el frio había invadido por completo la habitación

    "¿Qué es este frio? ¿De dónde viene?" Observó todo el sitio que estaba en la oscuridad. Su primo giró hacia donde estaba ella con disgusto y le ordenó que se alejara. Entonces un fuerte golpe los alertó en ese momento Bastian nuevamente le ordenó casi gritando:

    -¡Sal de aquí! ¡YA!

    Los muros comenzaron a crujir segudos por una serie de pequeños pasos, como si fueran de niñios, corriendo por todos los corredores y habitaciones, entrando y saliendo; haciendo que las puertas se abrieran estruendosamente y cerraran aun con más violencia.

    La estancia estaba más que llena de auras deformes con rostros de dolor y pena. Uno de esos espíritus atravesó a Leelu y pudo reconocer una voz grave y fantasmal diciéndole “No interfieran” mientas una especie de manos, sólo visibles para los médiums, rodearon el cuerpo de la Dunkelmeer presionando en un intento de estrangularla. Bastian apenas pudo evitar que le hicieran más daño a su prima, al recitar una oración para ella.

    -¿Estás bien? –Preguntó el castaño, teniendo como respuesta apenas un movimiento de la cabeza-. Vete, voy a continuar –
    -Espera Bastian, mejor…

    Un nuevo ruido aun más fuerte que los anteriores, era como si algo hubiera caído; Leelu pudo ver claramente como una figura amorfa surgía del centro de la estancia, era enorme y las almas que flotaban a su alrededor se desvanecían en cuanto lo tocaban. Del suelo una luminiscencia azulada comenzó a emerger seguido de una serie de brazos que se abalanzaron en contra de los dos brujos.

    -¡Bastian! –gritó Leelu cuando vio como otro espíritu se había enredado en la pierna del joven. Él se quedó inmóvil, era la primera vez que un fantasma le tocaba.
    -Mi… pie –inmediatamente Bastian fue arrastrado hacia donde estaba la figura amorfa -. ¡Leelu! ¡AYUDAME! –

    Fue lo último que la chica escuchó antes de ver como desaparecía el cuerpo de su primo entre la penumbra de la habitación.
    ------------------------------------------------------------------------------------------
    Un extraño, dulce y desagradable aroma era lo que sentía en ese momento, su cuerpo estaba adolorido y no podía mover sus piernas. Los ojos de Sebastián se abrieron lentamente. Llevó su mano a su frente dándose cuenta de que su palma estaba llena de un líquido viscoso.

    Antes de poder saber que estaba pasando, sintió como una mano cálida pasaba por su rostro. Giró hacia donde venía aquella caricia pero no podía ver absolutamente nada.

    -Está muy oscuro
    -¿Rumiko?
    -¡Hey chicos! ¿Se encuentran bien? –una tercera voz se escuchó en lo alto. Era de Lilith quien los observaba desde arriba en la estancia.

    En cuanto la luz de la estancia se encendió reveló lo que había ocurrido; justo en medio de esta, había surgido un gran agujero por el cual Bastian había sido arrastrado hasta caer en un extraño cuarto. El castaño dio una ojeada al lugar antes de que su rostro se pusiera tan pálido que incluso preocupara a Rumiko.

    -¡Sácanos de aquí ahora mismo! –exigió Bastian a los que estaban arriba
    -Tranquilo, no te alteres.
    -¡SÁCANOS, YA!

    Una vez afuera, pareciera que el castaño estaba aun más preocupado por lo que ocurría. Todos regresaron a la habitación del segundo piso, ahora con Rumiko quien apenas pudo explicar lo que había pasado con ella. Una extraña sombra la tomó por detrás y al momento siguiente estaba en ese diminuto y apestoso cuarto en completa oscuridad.

    Las conjeturas de lo que estaba pasando no dejaron de aparecer, ya era de noche y ellos sólo contaban con la poca información que internet podía brindarle.

    ¿Poca información? Por suerte, Shammy contaba con una suscripción a la biblioteca virtual de la ciudad, y mejor aún los diarios de la hemeroteca también estaban digitalizados. Sus hallazgos resultaron ser clave para explicar lo ocurrido.

    -Las muertes en esta casa son algo más común de lo que creen… –comenzó el mayor-. Desde hace 20 años, distintas muertes han ocurrido ya sea por accidentes aquí mismo o por enfermedades.
    -¿Entonces puede ser que el fantasma principal que está en esta casa sea de una víctima de suicidio? Son fenómenos comunes para un fantasma de ese tipo.
    -No –sentenció Bastian-. Ese cuarto tiene una serie de círculos mágicos, creo que está más relacionado con algo que los antiguos dueños intentaron hacer.
    -Te refieres a…
    -Alguien abrió un portal y por desgracia este sigue abierto.
    -¿Debió ser alguien de la familia?
    -No lo sé, pero existen varios artículos de que han muerto varias personas que han habitado esta casa.
    -Según estos artículos dicen que en ese estanque murió Charisma Marth hace 20 años. Una niña de 9 años, parece ser que se ahogó. Su cuerpo fue encontrado un mes después de su desaparición.
    -Ella también es una víctima más de los desquiciados que hicieron eso en el sótano.
    -No, más bien, creo que ella es el motivo por lo cual existe eso.
    -Explícate -exigió el menor.
    -Por la cronología de los artículos todas las muertes comenzaron con la muerte de Charisma, lo cual me hace pensar que sus padres se vieron muy afectado así que trataron de hacer regresarla a la vida
    -Eso es estúpido… -dijo mordaz, Sebastián
    -No para alguien que ha perdido a un ser querido.

    Los dos gemelos intercambiaron miradas tal vez esa suposición podía tener algo de coherencia.

    -¿Entonces qué haremos? ¿Intentar purificar el espíritu de la niña en el estanque? -opinó Rumiko
    -Ella no es el problema
    -El verdadero problema es la cosa que está en el cuarto. Eso no es un espíritu.

    Ambas médiums asintieron, sabían que eso era más un ente maligno que se había adueñado de la mansión. Lo peor era que hacer un exorcismo era algo casi imposible inclusive para su abuela, exorcizar un ser como ese resultaría increíblemente peligroso.

    -Pero tenemos el otro problema, recuerden que no podemos salir de la casa.

    El color en los rostros de todos se bajó cuando recordaron eso, debían buscar el modo de por lo menos salir de ese lugar, y luego reportarle a la abuela. Frente a la situación el mayor de todos tuvo una idea que podía ayudarles en ese momento.

    -Sólo existe una oportunidad –comenzó a explicar-. Y es evitar que los espíritus no salgan de aquí
    -Con la puerta demoniaca está abierta, tal vez podamos dispersar a los fantasmas que están cerrando las puertas -apoyó Bastian comprendiendo lo que su hermano proponia.
    -Exacto. Después de todo con al puerta demoniaca es fácil orientar a los espíritus malignos para que la atraviesen.
    -Y si lo arruinamos terminaremos siendo fantasmas, también-refutó, Lilith, la propuesta de sus dos hermanos. Pero también comprendía que era la única opción.
    -Tranquila, Lil. Si fallas iré a buscar tus huesos –se burló Bastian.
    -Je, que tierno-

    El plan era simple, primeramente debían cerrar la casa para evitar que los espíritus salieran de ella, y esto con ayuda de talismanes que Leelu y Shammy haría. Estos los pegaron en todas las habitaciones de la casa, el problema era el jardín al ser un área abierta. Se pegaron unos cuantos alrededor de las paredes y Rumiko quien también era exorcista se le encargaría de esa área. Mientras que, Bastian y Lilith se quedaron cerca de la puerta demoniaca y para así poder dispersar a los espíritus que aparecieran desde esa dirección.

    De esa forma, el objetivo era reducir el número de espíritus temporalmente para que liberaran las cerraduras.
    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Cada quien en su posición, Leelu y Shammy se quedaron en el jardín junto a Rumiko por si necesitaba ayuda. Mientras que Lilith se quedaba en la estancia y en el sótano Bastian.

    Las sensaciones de horror, frio y aquella cosa que erizaba la piel, era algo con lo que paulatinamente Bastian comenzaba a acostumbrarse, si así se le pudiese decir. Su hermana no podía tomar el lugar en el sótano, pues con su capacidad de videncia, le era imposible soportar la presencia de la cosa que estaba ahí. Así que lo mejor era que él tomara ese lugar quien aun podía soportar la pesada atmosfera.

    ¡Comida, comida, comida!

    Esas extrañas voces hicieron voltear a Bastian hacia la otra esquina del sótano en busca del origen de estas. De entre las penumbras resaltando un par de ojillo rojos y luego otros y luego esos ojitos se volvieron tantos que no los podía ni contar.

    ¡Comida, comida, comida!

    Retumba en su cabeza, antes de poder escuchar un chillido de roedor. Y ver como aquello ojitos se acervaban y que predecían a cuerpos peludos de cola larga.

    ¡Comida, comida, comida!

    -Dios mio- murmuró Bastian cuando reconoció que eran cientos de ratas lo que estaba viendo.

    ¡Comida, comida, comida!


    Fue sencillo comprender que esas cosas en cualquier momento se abalanzarían hacia él y lo devoraría. ¡Pero que horrible muerte sería! Con sigilo para no alterar a las ratas se encaminó lentamente hacia la salida del sótano. Por desgracia no fue un escape tranquilo en cuanto se alejó un centímetro las ratas corrieron tras de él seguido por un coro de “Comida”

    Subió las escaleras lo más rápido que pudo hasta llegar a la puerta la abrió de golpe y con la misma rapidez la cerró sintiendo como las ratas golpeaban el otro lado. No pasaría mucho tiempo antes de que estos animales pudieran salir de ahí y atacarlos. Rápidamente se dirigió hasta donde estaban sus hermanos y prima.

    Llegó a la estancia y se llevó a Lilith casi arrastrándola hasta llegar al jardín.

    -¡Sham, Sham! Tenemos que irnos ya! -Llamó a su hermano, esperando que comprendiera su desesperación.
    -¿Qué pasa? –Trató de tranquilizarlo.
    -Esta casa… va a matarnos, Sham… “¡Comida, comida, comida!” -retumbó en su mente – ¡Ya vienen!-Sebastián aló a Shammy para que salieran del lugar.
    -¿Quiénes vienen?
    -Las ratas
    -¿Ah?

    Antes de que le pudiera explicarle a su hermano, vio claramente como la sombra de este se dividía en dos a partir de la cintura.

    -Shammy…
     
  14.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Conti al fiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin *3* Amo Kat-chyan, gracias por complementar la misión ahora si está más clara y con conclusión. Pobre Adam ahora será esclavo de Beth (nah... no es tan mala verdad?)

    Zaphira!!! conti mega larga x3, yujiiiiiiiiiiiiiii que miedo en esa casa, pobre de shammy, el exorcismo debió ser doloroso. Comida comida!
     
  15.  
    Bellamy

    Bellamy Usuario común

    Aries
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    274
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    i'm back. OMG, hay tantas cosas que no se por donde comenzar. Es mi idea o no soy la única que se cambió el nombre?
    No me reten ._. me largo a leer ahora mismo, tendré que pasar toda la semana leyendo para ponerme al tanto jaja
    Saludos :)
     
  16.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    ~Vettel Karma~
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1925
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Asdf, al principió no me gustó como estaba quedando, entonces quise agregar un poco de tensión entre Elizabeth y Antonella x'D.
    El mensaje en la pared dice: Ustedes nos pertenecen, por si no lo entienden, por la letra que le pusé x'DD.

    Artic; espero que todo este bien, cualquier cosa me avisas.

    *********************************************


    El silencio invadió el auto por un momento, todos intercambiaron miradas; Elizabeth maldijo todo lo que pasaba por su mente, Camila río por la actitud de su prima, y Antonella cogía fuertemente del brazo del rubio, haciéndose la damisela en apuros. Adam fue el primero en bajarse para observar detalladamente el choque contra el árbol. Elizabeth meditaba por unos segundos el “qué iba hacer”. Si su hermano se enteraba que hizo añicos el auto…no quería ni imaginar las consecuencias que tendría. Antonella, Marcos y Camila también bajaron acercándose a Adam.

    — ¿Qué hacemos?—preguntó Antonella fingiendo preocupación, mientras que por dentro se sentía gloriosa. Quería ver la pelea que se formaría entre Shamuel y Elizabeth; o peor aún, entre Elizabeth y la abuela. Como mínimo la quería ver limpiando los suelos de la mansión. Río para sí misma.

    — ¡Alguien está en problemas! ¡Alguien está en problemas!—cantaba Camila sin quitar su sonrisa estúpida; le parecía algo divertido ver la tensión de todos. Elizabeth bajó del auto cruzada de brazos y con los ojos cerrados; al abrirlos contemplo el choque que había ocasionado. ¡Estaba muerta!

    —Lo lamento, todo fue culpa nuestra—dijo Marcos.
    — ¡Claro que no!—habló Antonella abrazando al rubio—. No fue culpa de ustedes, sino de está tonta que no sabe manejar bien. Si dejara aún lado su mal genio, no le pasaría estás cosas.
    —En eso tiene razón Antonella, Elizabeth—agregó Camila. Basto una mirada por parte de la morena para que Antonella y Camila se retractaran.

    Adam sacó su móvil y marcó el número de una grúa. Al cabo de un rato, luego de haber esperando sentados en el césped, el camión recargo el auto chocado sobre su lomo, Elizabeth quiso ir, pero el señor le pidió los documentos del auto, y estos no estaban dentro y no podía probar que el auto fuera suyo, o de su hermano. Cosa que dio más irá en la morena.

    —Es mejor que vayan a su casa y luego retiren el auto, o prefieren que llame a la policía—comunicó el señor regordete que manejaba el camión.

    — ¡No!—gritó Antonella—. A la policía no. Luego tendrá noticias sobre el auto, muchas gracias señor.

    —Yo iré con la grúa junto a Marcos, para ir en busca de nuestro auto.

    — ¡Ahora nos pensaran dejar solas!—estalló Elizabeth agarrando del cuello de la camisa del joven—. Después de ayudarlos nos dejaran solas. Todo esto no hubiera ocurrido sino los hubiéramos recogidos. Y todo por culpa de la estúpida de Antonella.

    —A mí no me mires. Deja que se vayan y vayamos nostras a la mansión. Recuerda que la abuela nos espera con noticias.

    Elizabeth respiró hondo y soltó de la camisa de Adam, dejándolo libre, el joven tragó saliva y le indicó a marcos mediantes señas que se montaran a la grúa. Las tres Dunkelmeer caminaban rumbo a la mansión, ninguna quería hacer comentario acerca de lo sucedido, pero Camila por su parte cantaba-gritaba, cosa que desesperaba a Elizabeth. La oscuridad se hacía presente por las calles, las luces de la cuidad alumbraran lo que podían, y el ruido de los autos aumentaban…
    Cuando llegaron a la mansión; cansadas y sudadas. Notaron que las luces se encontraban apagadas, a las tres le pareció extraño ese detalle, ya que la abuela vivía alumbrada al caer la noche en la mansión, para dar el aspecto de “casa normal”

    —Necesito darme un baño, no quiero que Sebas me vea así—cuando la peli purpura nombra a su primo suspiró al pensar en él, pero luego ese suspiró se volvió amargo; cuando recordó lo que había mencionado Allisson en su casa.

    —Yo quiero quitarme este estúpida disfraz, y también mejorar la poción que cierta persona daño.

    — ¡No peleen!—comentó Camila dejando casi sorda a sus primas—. Estemos orgullosas por haber echo bien nuestra misión, creo que somos las primeras en acabar, y por eso merecemos mérito por parte de la abuela.

    —Sí claro, sigue soñando—comentó Elizabeth mientras habría con lentitud la puerta de la mansión, que se encontraba entre abierta.
    Cuando Antonella intentó prender la luz, tropezó con algo en el suelo, cayendo bruscamente de rodillas. Un fuerte gritó se escucho por toda la mansión. La chica pidió ayuda, y Camila la ayudó a levantarse. Elizabeth consiguió prender la luz; pero el trío de chicas quedo boquiabiertas al ver el desastre que había dentro.

    En el despacho de la abuela, se podía visualizar, que la puerta se encontraba derrumbada en el suelo, con gotas de sangre caer sobre la madera.
    La mesa del comedor se encontraba hacía arriba, las sillas tumbadas a la pared, la puerta de vaivén también estaba en el suelo. La mansión era un desastre; las Dunkelmeer quisieron pensar que se tratara de ladrones, cosa que nunca solía suceder y si sucedía los ladrones correrían el peligro de quedar hechizados o algo por el estilo.

    — ¡Mira eso!—gritó Camila con una fuerte voz; tanto que los gatos que se encontraban en los arbustos salieron corriendo del susto.
    Camila señalaba una pared blanca de la mansión, que daba al segundo piso; en ella se podía ver un escrito de sangre que decía: ustedes nos pertenecen.

    — ¿Qué es esto?—preguntó Antonella tocando las letras formadas en la pared. Sintió como sus dedos se humedecían y el color rojizo se pegaba en ellos.

    —Es tu brillo labial, estúpida—burló Elizabeth cruzada de brazos, tratando de meditar lo que estaba pasando.

    —Muy graciosa doña perfecta—gruño mientras limpiaba sus dedos con el vestido que llevaba puesto.

    — ¿Qué clase de ladrón deja un grafiti?—preguntaba Camila llevándose la mano al mentón en forma pensativa.

    —No sean ingenuas; está más claro que el agua. ¡Alguien nos quiere matar!

    — ¿Matar?—repitió la peli purpura asustada—. Soy joven para morir. Aún no me convierto en la estrella famosa que quiero ser; además no he besado a Sebastián, y quiero que sé me confiese. Oh, por Dios, eso no lo debí haber dicho. ¡Pero no quiero morir! Tuve suficiente con el atentado de los vampiros y los lobos. ¿Tan mala soy?

    — ¡Cállate!—Elizabeth voltio el rostro de Antonella con una fuerte bofetada, la peli purpura dio una voltereta para caer al suelo, apoyada con una de sus manos, mientras que la otra tocaba la mejilla colorada. Agacho su rostro para que su cabello cubriera las lágrimas que empezaban a brotar de sus ojos.

    —Está vez te pasaste, Elizabeth—comentó Camila con un tono más suave.

    — ¡Déjala!—habló Antonella con la voz quebrada; sentía un fuerte nudo en su garganta—. Siempre le he caído mal; creo que a todos en está casa le caigo mal. No tengo la culpa de ser así; y aunque no lo crean, me preocupó por está maldita familia. A veces deseo ser una chica normal, y no una bruja.

    —No te pongas melancólica, que harás que se me riegue el maquillaje—río la morena recogiendo algunos objetos que aún estuvieran en buen estado.

    —Si dejarás aún lado tu ironía y sarcasmo…—no pudo terminar su oración al ser interrumpida por Elizabeth.

    —Y si tú dejarás aún lado tu egocentrismo; dejaras de ver a la gente por debajo del hombro. Pero no, ¡eso sería pedir mucho!

    La morena seguía recogiendo los objetos que se encontraban en el suelo; la mayoría de ellos se encontraban en mal estado, bien sea roto en mil pedazos o con alguna pieza faltante. Camila se digno a estar callada por un momento; mientras la discusión de sus primas seguía.
    La peli purpura se levanto del suelo sacudiendo su vestido, y secando las lagrimas del rostro.

    —Contigo no sé puede hablar. Eres tan frívola. ¡Te odio!

    —Jah; eso no es novedad mi querida Antonella—la chica se acerca hasta Antonella y la toma de los hombros con fuerza—. Pero te informo que yo también me preocupo por la familia, y quiero que se den cuenta que lo que va a pasar, es algo grave. ¡Alguien podría salir herido! Y aquí la única que tiene derecho a lastimarlas, burlarse, golpearlas; soy yo.

    — ¡Vaya! Qué bonitas palabras—exclamó Antonella quitando con brusquedad los brazos de su prima.

    —No pensé que diría esto...pero solo por está vez; unamos nuestras fuerzas para acabar con el peligro que nos asecha—Elizabeth estiró su brazo con la palma hacía abajo; Camila entendió e hizo lo mismo, montando su palma sobre la mano de Elizabeth. Antonella peino su cabello con los dedos de la mano, y luego de un rato hizo lo mismo que Camila. Las tres Dunkelmeer sonrieron. Elizabeth ya no se preocuparía por el auto de su hermano; ahora el problema era descubrir qué fue lo que había pasado.

    —Y ya que estamos teniendo una conversación…Uumm; amable, quiero decirte algo, Antonella…—la joven hace una pausa para observar a su prima de abajo hacía arriba; arqueando una de sus cejas—… ¡Últimamente te he visto gorda!
     
  17.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    ¡wiiiiiiiiiii conti!<--- creo que es el "wiii conti" de cada continuación.

    Pobre Shammy, ahora él sin auto. ¡Auch! las bofetadas de Beth deben doler mucho no me gustaría estar en el lugar de Anto. Cpmenzando con el primer "Ark" (jo jo así les diré) ¿cuanto durará cada uno? la verdad no tengo pensado... =3 pero será una guerra.

    Sigue Selenezca, aunque aun con su misión. Tiene 4 días madrA, y si lo pide la semana.
     
  18.  
    Tsukihiki

    Tsukihiki Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    166
    Pluma de
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    que es Ark? no entieeendoooo! Lainshita puedo poner mi conti a pesar de q me saltaron? D=
     
  19.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    793
    Pluma de
    Escritora
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    =3 Pues si, si ya la tienes si o esperar después de Selene.
     
  20.  
    Tsukihiki

    Tsukihiki Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    9 Septiembre 2008
    Mensajes:
    166
    Pluma de
    Re: [Original] ~Vettel Karma~

    Esperare a Selene entonces xD
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso