1.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Venenoso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    4922
    Luca Colton es un joven de veinte años que ha pasado casi toda su vida sirviendo como conejillo de indias en experimentos de manipulación genética y como esclavo de un pervertido monarca dictador, sueña con el día en que pueda tener la oportunidad de destruir a su odiado amo y recuperar su libertad.

    Morbux Talvert, el rey que quedo deformado a causa de una supuesta “maldición” dándole los dotes de un cerdo, es el amo de Luca y uno de tantos tiranos que se ha valido de su conocimiento en artes prohibidas para imponer su dominio frente a quienes no lograron hacerle frente a el y a sus fuerzas.

    Mas aun así teme que cierto rumor acerca de un peligroso asesino sea cierto y que el al igual que sus camaradas se convierta en la próxima victima.


    CORROMPIDO
    -¡Para! ¡O lo mataras!-Advirtió un sujeto calvo de largas y lujosas túnicas a otro tipo con la misma apariencia que pinchaba la piel de un joven de piel bronceada causándole electroshocks.



    Era un hombre de unos veinte años, de cabello corto y azabache, de buena condición física que resaltaba su torneado torso, sus ojos eran color miel, labios gruesos y piel tostada y repleta de cicatrices, había una en particular que le atravesaba la cara desde su ceja derecha hasta su mejilla. Vestía solo unos pantalones de algodón color naranja, su cuello tenia un extraño collar bionico al igual que en su mano izquierda traía un grillete del mismo diseño.

    Se encontraban en un extraño recinto de paredes hechas de gruesos ladrillos oscuros, el joven yacía en el suelo en posición fetal aun resintiendo las descargas eléctricas mientras en su espalda extrañas marcas oscuras se desvanecían.



    — ¡¡Solo míralo!! Es increíble que este mugroso esclavo no muera ¡¡Miralo!!-Rio desdeñoso el que tenia la orca mientras seguía con su castigo, este en particular tenía una larga y horrenda nariz de gancho.



    -¡Te dije que pararas imbécil! ¡¿Quieres que terminar como postre en la mesa de aquel bastardo??-Volvió a replicar el otro sujeto al tomarle el brazo con el que sujetaba la orca eléctrica.



    -Tienes razón, no soy tan estúpido como para que se me pase la mano con este pequeño gusano.

    Ambos sujetos hicieron una señal y luego dos soldados con vistosas armaduras entraron en la habitación que parecía una sala de interrogatorio.



    -Llévenselo, ya fueron suficientes pruebas por hoy –Ordeno el de la nariz torcida y luego los soldados tomaron un brazo del chico cada uno para luego llevárselo casi arrastrando.



    —Solo sé que me llamo Luca, desde que tengo memoria esta ha sido mi vida, lo poco que recuerdo de mi infancia fue que el ejército del tipo que me compro como esclavo invadió el pueblo de mi familia, masacrándola por negarse a entregarme, aun no me queda claro porque no he muerto con tanta tortura, continuamente me dan a beber sustancias extrañas o me someten a sus experimentos, ya perdí la cuenta de las veces que mi cuerpo se ha deformado pero luego de unos días vuelve a la normalidad, la última vez me brotaron un par de oscuras y gigantescas alas, creí que esa sería mi oportunidad de escapar de este infierno pero no corrí con esa suerte, esos dos malditos cadáveres andantes se aseguraron que no pudiera hacerlo, son gemelos supongo, uno se hace llamar Langust y el otro Pectros, miserables solo necesito controlar estas reacciones en mi para acabar con ustedes y luego con “EL”.



    En un ostentoso trono asistido por bellas mujeres semidesnudas y custodiado por varios soldados de imponentes armaduras, se encontraba un hombre de mediana edad recostado en sus aposentos, su aspecto era grotesco, de largos cabellos purpuras que caían sobre los tazones de comida, en su frente tenia púas que sobresalían de su tiara dorada, sus ojos hundidos por sus marcadas ojeras, su nariz respingona parecía estar olfateando constantemente, lo que mas repulsión causaba era su enorme boca la cual atracaba con grandes trozos de carne, sus dientes eran afilados y amarillentos.

    De pronto sus orejas parecidas a las de un cerdo se movieron de forma extraña, rodo su abultado cuerpo en dirección a la entrada inferior de la habitación.



    —Por fin…traédmelo -Balbuceo el monarca luego de eructar y de limpiar sus labios con su túnica de terciopelo.

    Luca entreabrió sus ojos y vio que era llevado ante aquel detestable ser, el cual se acomodo en su cama dejándole espacio y luego corrió las frazadas para que lo acostasen junto a el, el joven solo rechino sus dientes pues se sentía impotente de no poder evitar que una vez mas lo usaran como juguete.



    —Cada vez estas mas apetecible, creo que ya no es tan mala idea que te torturen antes de estar conmigo –Susurro el rey antes de pasar su afilada y gruesa lengua por la mejilla de Luca el cual hizo un gesto de repulsión.



    — ¡¿Te doy asco?!...¡Pequeño imbécil!-Rabio tomando por los cabellos al joven y usando sus grasosas manos de podridas uñas para presionar sus mejillas obligándolo a abrir su boca.

    Las cortesanas y guardias sabían que debían evitar mirar a toda costa lo que pasaba tras de ellos.

    Luca emitió arcadas que provocaron aun mas a su amo, El obeso monarca le atravesó el rostro con una bofetada rasgando su mejilla con sus uñas, una vez hecho esto el joven se contrajo y dejo de resistirse, varias veces lo había hecho pero con el mismo resultado, a pesar de las expectativas de su amo de querer doblegar su voluntad y convertirlo en su sumisa mascota solo conseguía que Luca se volviera mas renuente y agresivo.



    —Eso es cabroncito, No se te olvide quien manda–Se jacto burlón el rey y luego continuo sometiendo a su esclavo.

    Dos horas después…

    Luca volteo a su alrededor y vio como las mujeres y los guardias les daban la espalda, indiferentes a su situación, no entendía como el detestable engendro que lo tenia sometido también tenia completamente dominados a sus sirvientes de manera que le complacían hasta el mas mínimo de sus caprichos y acataban cada una de sus ordenes.



    —¡¡Ustedes!!-Exclamo el rey dirigiéndose a sus sirvientes-¡¡Largo!!



    En el acto las tipas obedecieron pero no los soldados.



    —¡¡Que no me oyeron!!-Rabio el obeso cuando los guardias aun seguían frente a el



    —Lord Morbux, estamos aquí para protegerlo-Se excuso uno de los guardias aferrándose a una gran lanza de hierro sin dejar de darle la espalda a su amo.



    El obeso rey se incorporo y se puso en cuclillas junto a Luca, dejando ver las verrugas en su pecho y su abultado abdomen, traía solo puesta una bata de terciopelo morada.



    — ¡¿Protegerme?!...-Rio desdeñoso Morbux mientras su inmensa barriga saltaba de manera grotesca-No son más que meros adornos, no necesito que me protejan de nadie imbéciles, ¡¿acaso creen que todavía hay alguien que ose desafiarme?!



    —¡¡Largo!!-Volvió a gritar y los guardias luego de titubear unos segundos decidieron obedecerlo dejándolo solo con Luca.



    —Y tu-Siseo viendo al joven -No he terminado contigo.



    Luca no pudo evitar crujir sus dientes con furia y cerrar con fuerza sus ojos, en verdad detestaba lo que estaba haciendo y mas aun no poder defenderse. No pudo evitar que sus ojos lagrimearan.



    —¡¡Haaa eso es lo que mas adoro de ti mi pequeño, verte llorar como la putita que eres!!-Se jacto Morbux tomando el rostro de Luca con ambas manos.

    Luca cubrió sus ojos con su antebrazo, no le iba a dar el gusto de que lo viera llorar, pero el rey no se lo permitió, luego le cruzo el rostro con una fuerte bofetada que hizo sangrar el labio inferior del pelinegro.

    El obeso rey se recostó junto a el y lo rodeo con sus gruesos brazos.



    —Mi pequeño, me pregunto ¿si aun me recordaras cuando ocupes mi lugar?-Murmuro Morbux casi dormitando con una sonrisa de satisfacción en su rostro.



    — ¿Qué?-Pregunto Luca desconcertado-¿De que hablas?

    —Ya extrañaba oír tu voz, no hablabas desde que tenias once años, cuando te trajeron a mi se nota que has madurado mucho, ni siquiera recuerdo cuando fue la ultima vez que te oí.

    —Bastardo-Pensó Luca cerrando sus labios con fuerza, se había prometido a si mismo no ejercer otro tipo de contacto con su odiado captor, pero en ese momento sin querer lo había hecho.



    —No no te calles, quiero que me hables…ninguna de las golfas con las que he… estado me habla….en verdad que me gusta tu nuevo tono de voz..Me fascinas…-Balbuceaba el rey mientras alborotaba el cabello de su esclavo.



    Luego de sacudir su cabeza para evitar caer dormido opto por hacer que Luca volviera a sentir la necesidad de hablar.



    —Tu serás quien ocupe mi trono, o ¿creías que esos experimentos por los que pasas no tenían una razón?, y el hecho que esos dos ñangos te educaran y alimentaran como si fueras parte de mi familia no tenia un objetivo.



    Luca se había quedado perplejo, de pronto recordó como el par de gemelos demacrados lo habían enseñado a leer, a escribir y también lo alimentaban con comida saludable, no solo eso, cuando no era usado como conejillo de indias, lo sometían a arduas rutinas de ejercicio, otras veces participaba en los entrenamientos de la armada real dejando a todos fuera de combate ,todas esas actividades lograron darle ese escultural cuerpo con el que contaba, ahora ya lo entendía todo, ese asqueroso anciano que se hacia llamar su amo lo estaba preparando para reemplazarlo.



    — ¿Por qué es que?..-Se olvido por completo de su voto de silencio, Morbux sonrió triunfante al ver que su artimaña había resultado-Eso, pregunta lo que quieras.

    — ¿Por qué yo?-Pregunto Luca casi susurrando y el rey acaricio su mentón con el torso de su mano.



    —Porque eres el único que no murió en el proceso, quien sea mi heredero debía ser igual de poderoso y dominante que yo, además de satisfacerme, antes de ti hubieron otros, pero según lo que esos dos me dijeron, no resistieron, sus cuerpos rechazaron las sustancias y murieron. Bueno al menos logre disfrutarlos hasta que me harte.



    Luca no supo como de un segundo a otro se encontraba estrangulando a su amo, estaba encima de el, con sus manos apretando la tráquea del monarca el cual no presentaba signos de resistirse o de defenderse, mas bien reía sin parar.



    —¡¡Si serás perfecto, tú serás perfecto!!!-Festejaba Morbux mientras contemplaba como Luca disminuía la presión en su cuello y empezaba a fatigarse hasta caer rendido a la cama



    Morbux se acercó a el y tomo con saña su rostro.

    —Cualquiera que este conmigo y tan cerca durante tanto tiempo tiene la misma reacción, creo que les absorbo la energía y por eso tu no has sido capaz de hacerme ningún daño.



    —Eso era-Pensó en sus adentros el pelinegro, ahora tenia sentido el hecho de que pesar de que no era la primera vez que se quedaban solos y que tenia la fuerza y condición suficiente para matar a su amo, no podía hacerlo, siempre se debilitaba cuando lograba hallar el momento perfecto como en ese momento.



    Morbux se recostó junto a el y acaricio el cabello de Luca mientras el chico no dejaba que sus lágrimas brotaran, en verdad que deseaba llorar, pero no solo de dolor y de frustración también de odio hacia el ser que tenía encima.



    -Haa, espero poder vivir lo suficiente para ver el inicio de tu mandato-Balbuceaba el rey mientras tomaba vino de un cáliz plateado- Creo que con lo que acabas de hacer me demostraste que mi reinado de terror y dominio será recordado por muchas generaciones y luego todos los que te teman dirán…dirán...Puedo imaginarlo...este es peor que el otro.



    —¡¡Estas soñando gordito!!-Exclamo una tercera voz.

    Morbux escupió de súbito su bebida y casi se ahogo al oírla.



    — ¿¡¡QUIEN DIJO ESO!!?-Demando mientras trataba de incorporarse.



    —Sabes muy bien quien soy pendejo, ¿pero que clase de idiota se deshace de sus guardias sabiendo que hay precio por su pellejo?-Pregunto con burla aquella voz que claramente pertenecía a un varón la cual retumbaba en cada rincón del aposento real.



    —¡¡Muéstrate!!-Ordeno el monarca luego de sacar una reluciente y dorada espada de debajo de su cama la cual empuñaba con torpeza.



    Luca mientras tanto trataba también de encontrar el origen de esa voz, aun quería asimilar lo que Morbux le dijo unos segundos antes, pero eso pronto dejo de importarle al ver a su amo.



    —Ti-tiene..¿Tiene miedo?..El bastardo tiene miedo-Pensó en sus adentros mientras los músculos de sus mejillas y mentón tenían un extraño cosquilleo, Luca sin darse cuenta estaba sonriendo.



    Tanto el rey como su esclavo solo percibieron una extraña y placentera esencia que invadió el lugar para segundos después ver que alguien estaba a unos cuantos centímetros enfrente del rey.



    Luca no entendía porque su amo le tenía tanto pavor a aquella persona.



    Era un jovencito de tal vez quince o catorce años de cabello rubio casi amarillo, alto y de complexión delgada pero atlética, de tez blanca y ojos verdes los cuales parecían los de un reptil, vestía unos pantalones entallados iguales a los de trapecistas de circo, y una camisa sin mangas del mismo estilo de los pants debajo de un chaleco negro de cuero, en su hombro derecho tenia un tatuaje en forma de llamas de color azul marino y un grillete idéntico al que traía Luca en su muñeca.



    —Vaya vaya de pronto te quedaste sin habla gordinflón-Se burlo el chiquillo con sus manos en los bolsillos laterales de sus pantalones.



    —¡¡Huaaaarg!!-Rabio Morbux arremetiendo contra el recién llegado empuñando su espada.



    —¡¡Cuidado!!-Grito Luca



    El rubio se movió a una gran velocidad esquivando el corte del rey y luego con un golpe de mano en la muñeca de este logro que soltara la espada, después le dio un rodillazo en el estomago con lo cual el obeso anciano cayo de cuclillas, pero allí no acabo, el chico de ojos esmeraldas tomo por los cabellos a Morbux y lo amago con una afilada navaja en su cuello.



    — ¿Así que te gusta tirarte a tus mascotas?..en verdad que eres de los mas asquerosos que he conocido y mira que me han tocado tremendos cabrones-Explico amenazante el rubio con una penetrante voz que parecía el reptar de una serpiente haciendo que Morbux palideciera.



    — ¿Tu eres a quien llaman “Venenoso” ?-Susurro el monarca temeroso.



    —De carne y hueso -Confirmo el aludido.



    —¿Quién diantres es ese mocoso?-Pensó Luca sorprendido de ver lo fácil que su amo quedo fuera de combate frente a el, mas en lugar de sentir satisfacción por esa situación, su miedo se hizo presente pues era mas que obvio que aquel extraño niño estaba allí para matar al rey y tal vez a quien se encontrara junto a el.



    —¡¡Fuuuta hiedes!!-Protesto Corpion soltando al monarca para luego taparse su nariz.



    —¡¡Guardias!!-Grito Morbux y en el acto su armada real se hizo presente.



    —¡¡Idiota lárgate de aquí!!-Grito Luca a Corpion el cual lo vio de reojo.



    —Oye ¿a quien le dijiste idiota niño bonito?-Replico el rubio-¡O mierda!-Agrego al verse rodeado por las lanzas de los guardias.



    —¡¡Entras en mis dominios y tratas de matarme!! ¡¡Vas a sufrir nene!!-Advirtió el rey mientras sus guardias lo ayudaban a levantarse luego tomo por el mentón al rubio el cual se estremeció de cuello a pies.



    —Espero hallas disfrutado el tocarme, porque no volverás a hacerlo-Completo el grotesco monarca.



    —Será mejor que quiten sus juguetitos de mi cara pendejos-Amenazo Corpion a los guardias.



    —¡¡El nene se enojo!!-Se carcajeo el rey dándole a sus súbditos a entender que lo siguieran en su burla a lo cual obedecieron.



    —¡¡Que mierda!!-Exclamo Luca al ver como los soldados caían uno a uno



    Corpion a pesar de haber soltado su daga de alguna manera los estaba hiriendo usando solo la punta de sus dedos índice y anular, su brazo se movía de la misma manera que una serpiente lanzando una mordida, una vez que los cuerpos caían se empezaban a retorcer a causa del veneno que carcomía su piel.



    Luego de dejar a los guardias fuera de combate arremetió de nuevo contra Morbux el cual extrañamente no hizo intento por defenderse, algo que no le gusto a Luca.



    —¿Qué esta tramando?-Pensó el de cabello azabache al ver a Corpion levantarlo por el cuello sin ningún problema, algo por demás extraño pues su amo bien podía pesar mas de 200 kilos.

    El obeso se burlo al ver como el chico rubio lo soltaba y luego cayó de rodillas a sus pies.



    —¡¡Noooo!! ¡¡Suéltalo!!-Grito Luca al ver como su amo lo tomaba por el mentón y pasaba su asquerosa lengua por la mejilla del niño como si saboreara un caramelo.



    —¿¡¡Te gusta mi precioso!!?-Pregunto Morbux mientras pegaba su mejilla a la de Corpion y veía a su esclavo tratando de ponerse de pie-¡¡¿¿O estas celoso??!!

    —Le esta pasando lo mismo que a mi, esta absorbiendo su energía-Dedujo Luca



    — ¿También tu?-Pensó Corpion al ver el collar del joven.



    —¡¡Que lo sueltes!!-Seguía demandando Luca al ver que en el rostro del niño se dibujaba un gesto de repulsión.

    —Se me acaba de ocurrir una gran idea,¡¡el será nuestro juguetito!!-Continuo burlándose Morbux para luego seguir lamiendo la cara de Corpion el cual cada vez se sentía más débil.



    Luca logro sacar fuerzas y se lanzo al suelo lo más cerca posible de donde estaban los cadáveres de los soldados, luego de eso tomo una lanza y la arrojo contra su amo dándole justo en la frente y logrando que soltara a Corpion el cual cayó rendido con el rostro al suelo.



    El esclavo se arrastro hacia donde estaba el rubio y lo tomo entre sus brazos, luego empezó a golpear con su palma la mejilla del niño el cual entreabrió los ojos lentamente.



    Morbux callo de espaldas y su tiara abandono su cabeza, luego de unos segundos se incorporo poniéndose en cuatro patas algo que sorprendió a Luca y a Corpion.



    —¡¡Ahora me gustas mas!!-Gruño Morbux con una horrenda voz nasal.



    Ambos chicos vieron perplejos como el monarca aumentaba su tamaño y masa corporal hasta tomar la forma de un grotesco cerdo antropomorfo con el lomo cubierto de puas y de cuyas fauces chorreaba un liquido viscoso y verde.



    —¡¡Quitate!!-Grito Corpion golpeando a Luca para separarlo de el, justo a tiempo pues el cerdo se lanzo hacia el par en estampida atrapando el cuerpo del rubio el cual arrastro por el suelo hasta estamparlo en una pared en la cual luego lo atrapo con sus patas delanteras.



    El niño emitió un desgarrador grito cuando la bestia mordió su hombro y le arranco un trozo de piel al igual que su camisa.

    —¡¡Noooo!!!-Sollozo Luca pero por mas esfuerzos que hacia no podía moverse bien para ayudarlo.



    —¡¡Juar juar juar!! ¡¡Estas delicioso!! ¡¡Pero antes de devorarte te hare mío juar juar juar!!!-Gruño Morbux para luego con su afilada pezuña presionar el cuerpo del rubio poniéndolo boca abajo en el suelo.



    —¡¡¡Nooo detente!!!-Grito Luca arrastrándose lo más que podía al ver como la bestia rasgaba los pantalones del chico dejando expuestos sus glúteos.

    -¡¡Guaaaarghhh!!-Grito de pronto la bestia al sentir un dolor en su lomo, luego un extraño impulso oscuro lo golpeo hasta estamparlo contra un muro.



    Corpion aprovecho para incorporarse y cubrirse al tiempo que vio tras de sí.

    —¿¿¡¡Que pedo!!??-Exclamo al ver a Luca flotando en el aire, de su espalda crecían un par de alas metálicas de tono oscuro que irradiaban energía del mismo color, luego de que el joven se percató de lo que había hecho sacudió su cabeza y acto seguido sus alas se desvanecieron, ante un gesto gracioso de Corpion se estrelló en el suelo.



    —Nada mal fortachón-Comento sonriendo el rubio poniéndose de pie.



    —¡¡Detrás de ti mocoso!!-Advirtió Luca.



    —¡¡Huaaaarg!!-Rabio el cerdo arremetiendo de nuevo contra Corpion el cual no hizo nada por esquivarlo.



    Morbux volvió a atrapar al niño y este lo vio desafiante,

    —Tu has sido un niño malo-Gruño dirigiéndose a Luca-Tienes suerte de que tengo planes para ti-añadió sonriente luciendo sus podridos y filosos dientes-Pero tu si tendrás tu castigo,¡¡te comeré a trocitos juar juar juar!!!



    El enorme cerdo mordió el otro hombro del puberto pero esta vez la reacción de ambos fue otra.



    —¡¡¡Waaaargggg!!! ¡¡¿Qué es esto??!!-Sollozaba la criatura mientras la piel de sus fauces se derretía causando que soltara a Corpion el cual sonreía de manera malévola al verlo retorcerse del dolor.



    —Eres el primero que aguanta mi veneno por tanto tiempo, pero al final el resultado es el mismo-Dedujo el menor mientras se limpiaba la baba del monstruo de su piel.



    —¡¡¡¡VENENO!!-Exclamo Morbux y de inmediato sus colmillos superiores y los demás dientes de sus fauces caían de su boca acompañados de un viscoso líquido acido.



    —Mi sangre tiene una gran cantidad de toxinas, con el simple hecho de que lamieras mi piel quedaste expuesto a ellas, eso te pasa por ser tan depravado gordito-Explico Corpion mientras se acercaba amenazante a Morbux el cual rápidamente volvía a su forma humana.



    Luca volvió en sí y vio a Corpion levantar por un pie a Morbux, luego con una daga que se materializo en su mano hundió su filo en el cuello del anciano y lo recorrió hasta su ingle para finalmente cortarle la pierna

    .

    —¡¡¡Waaaargggghhh!!-Sollozaba Morbux cuando la piel de su torso se abría dejando sus órganos expuestos y retorciéndose en un charco de sangre ante la mirada indiferente de Corpion el cual recorría con su lengua sus pálidos labios.



    Luca vio la escena y quedo de rodillas viendo al sujeto que tanto lo había hecho sufrir siendo desollado como el cerdo que era, vio atento como dejo de moverse para después de escupir sangre de su grotesca boca y finalmente morir.



    El joven esclavo sonrió, era difícil saber si de satisfacción o de alegría o tal vez porque hasta el momento no conocía ninguna de las dos emociones, su cuerpo solo reacciono naturalmente, Empezó a llorar tan fuerte que quedo en posición fetal mas no dejaba de sonreír.

    De pronto dejo de hacerlo cuando Corpion se le acerco de manera curiosa.



    — ¿Tienes nombre fortachón?-Pregunto el niño inclinándose con sus manos tras de su cintura para observar a Luca el cual rápidamente se incorporó para quedar sentado en el suelo.



    — ¿v-vas a matarme??-Tartamudeo el joven viéndolo de manera inconsciente de pies a cabeza, noto como la expresión del menor había cambiado drásticamente, al principio lucia como un sádico asesino sin sentimientos, ahora su rostro y movimientos eran los de un chiquillo amable y risueño.



    —Hey tranquilo ya tuve suficiente por hoy, tú no eras mi objetivo-Contesto Corpion rascándose su nuca con una sonrisa traviesa.



    —Por cierto, creo que este cabron debe tener algún perro que le ayude con sus porquerías ¿no?-Pregunto Corpion viendo de manera inocente a los alrededores del palacio contemplando la destrucción que la reciente batalla había causado.



    —Los gemelos-Alcanzo a objetar Luca.



    —No mames son ¿dos?-Protesto el rubio frunciendo el ceño haciendo que Luca se amedrentara o más bien se alejara por instinto de el



    —¡Calmado fortachón! ya te dije que no voy a..-



    —Mi nombre es Luca-Interrumpió el mayor de manera tajante.



    —Bueno como sea ¿sabes dónde están esos tipos?-Cuestiono Corpion tendiéndole la mano.



    Luca se quedó dudando por un momento pero acepto darle la mano al menor, al hacerlo noto lo terso de su piel y lo delgado de sus dedos, era casi imposible de creer que ese mocoso hubiese masacrado a un monstruo de más de tres metros y a una armada entera de soldados adultos.

    .

    —Oye Lucky ya suéltame me estas apenando-Replico el rubio con una amigable mueca



    —Es Luca-recalco el aludido soltando la mano del niño y un ligero rubor decoro sus mejillas.



    —Como sea. Entonces ¿puedes llevarme con ellos o no?



    —Si, creo que si-Contesto Luca empezando a caminar hasta quedar delante de Corpion el cual lo siguió con sus manos en su nuca de manera relajada.



    —Amm Lalo. Deberías..



    — ¡Luca!-Refunfuño el otro.



    —Esta bien.. Luca, podrías taparte primero así caminarías mejor ¿no crees?-Recomendó Corpion rodando sus ojos disimuladamente hacia arriba.



    — ¡Mierda!!-Protesto Luca tapando su parte delantera, apenas se había percatado que seguía con los pantalones en los tobillos.



    — ¡Voltéate!-Ordeno al menor con el rostro rojo de vergüenza.



    —Oye no seas princesa, ambos somos hombres-Objeto burlón el niño.



    —¡¡Solo no mires!! ¡¡Todavía eres un mocoso!!-Replico Luca.



    —Pero más colmilludo que tú, solo súbete los pantalones y no hagas drama fortachón.



    —¡¡Que soy Luca!!



    —Como sea, solo apúrate llevo prisa-Demando Corpion altanero.



    —Carajo-Balbuceo Luca-Para ser un asesino tan hábil no quita que eres bastante molesto.



    —Amm gracias ….creo



    —Es por aquí-Señalo Luca dirigiéndose a la puerta por la que unas horas antes lo habían llevado después de torturarlo.

    Ambos chicos bajaron por un oscuro corredor de escaleras hasta llegar a una especie de cuarto repleto de cadenas en las paredes y de cámaras electrónicas en cada esquina, aquel lugar tenía muchos artefactos avanzados, y miles de accesorios asociados a experimentos genéticos.

    —Mierda aquí no hay nadie-Se quejó Corpion



    —Obvio que no “Venenoso”-Contesto una demacrada voz que Luca reconoció al instante.



    — ¡Es el!-Señalo Luca a la imagen de Pectros, uno de los gemelos que lo torturaban y que poseía la nariz deforme.

    El joven esclavo se extrañó que Corpion no hiciera nada para atacarlo.



    — ¡¿Qué esperas?!...se va a escapar-Cuestiono Luca señalando al enclenque anciano pero Corpion rodo sus ojos chisteando fastidiado.

    .

    —Ya lo hizo zoquete, este solo es una imagen-Aclaro Corpion



    —Por supuesto que solo soy una imagen, no somos estúpidos-Contesto Pectros-Mi hermano y yo sabíamos que vendrías por nosotros así que en cuanto nos percatamos de la batalla huimos de allí.



    —Bueno se los reconozco, no son tan idiotas ¡Bravo!-Aplaudió Corpion burlón-Pero no entiendo que van a ganar, saben que pronto los encontrare y les pasara lo mismo que a la bola de tocino-Agrego presuntuoso mientras mordía la comisura de sus uñas.



    —Eso también lo sabemos, por eso desde hace muchos años estuvimos preparándonos para hacerte frente-Contesto Pectros sonriente.



    —Pues el ejercicio no les ha hecho mucho bien calvito…lucen del asco.



    Luca no pudo evitar sonreír, ese altanero chiquillo empezaba a agradarle.



    —Gusano insolente, ya veremos si te sigues riendo cuando te tengamos en nuestra mesa de experimentos lloriqueando como lo hacía ese idiota que esta tras de ti-Rabio el anciano apuntando el rostro de Corpion con su huesudo dedo.

    —Eso lo veremos maldito-Gruño Luca-Seré yo quien los vea suplicar cuando los tenga entre mis manos, van a pagar por todo lo que me hicieron.



    Pectros rio de manera desdeñosa mientras se desvanecía su imagen.



    Luego de eso Corpion busco de donde se había proyectado esa grabación y luego de buscar un poco encontró un pequeño artefacto emitiendo una lucecita débil.



    —Creo que con esto podre dar con ellos-Dedujo guardando el aparato en su bolsillo lateral.



    —Bueno nos vemos…amm Lucios..lu



    —Luca-Corrigió el pelinegro fastidiado-¿Es tan difícil recordar mi jodido nombre?



    —..Jodido nombre…que curioso e irónico suena tu “jodido” nombre ja ja ja-Empezo a burlarse el rubio.



    — ¿Qué te hace tanta gracia?



    —Pues tu sabes ,tu más “jodido” más el tocino ¿no captas?.

    Luca frunció el ceño escéptico.

    -No le veo la gracia.

    — Ya le paro-Se disculpó el menor.



    —Y a ¿qué te referías con “nos vemos”?-Cuestiono el pelinegro-Yo también quiero la cabeza de esos dos vejetes así que iré contigo.



    —Ho no, stop, aclarando, no quiero estorbos, lo siento amigo trabajo solo además eres un inútil-Replico Corpion caminado en dirección a la salida del castillo siendo seguido por Luca.



    —No soy ningún inútil puedo defenderme muy bien-Alego el mayor tratando de quedar frente a el.



    —Si lo que digas, cuando necesite a alguien que pueda mover el trasero con gracia iré a un burdel.



    —¿Y que diantres es un burdel?..hey..eso sí lo sé. Un momento espera ¿cómo un mocoso como tu sabe lo que es eso?. Y ¿qué carajos quieres decir con eso de mover el “trasero con gracia”?

    —Viejo sí que estas verde.



    —Mira quien lo dice, tu no lo hiciste tan mal hace un rato-Siseo Luca burlón recordando la escena donde el transformado Morbux le rasgaba los pantalones.



    El niño se sonrojo como tomate — En definitiva no quiero que vengas conmigo, no sé qué clase de mañas te haya enseñado la bola de jamón, así que olvídalo.

    — ¿Es tu última palabra?-Cuestiono Luca cruzándose de brazos.

    —Así es-Contesto Corpion algo dudoso al ver como el semblante del mayor cambiaba drásticamente.



    De un concurrido muelle zarpaba un barco pesquero después que una figura encapuchada lo abordara junto a un pequeño grupo de personas. Aquella persona llevaba al hombro un extraño equipaje que parecía una bandera envuelta en un asta



    Después de unas horas la figura se situó en la popa del barco y se quitó la capucha



    —Bueno creo que ya ¿sabrás quien tiene la última palabra no chiquitín?-Pregunto Luca después de descubrir la parte superior del bulto que cargaba consigo, era Corpion atado a una lanza, Luca vio como sus arterias sobresalían de su frente y luego le quito la mordaza que cubría su boca.



    —¡¡Púdrete!!-Gruño el rubio furioso.



    Luca sonrió aún más.
     
  2.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Venenoso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    5147
    SENDEROS DE EDOM
    —Shhh..si sigues moviéndote nos descubrirán—Susurro Luca mientras caminaba entre el montón de gente que descendía del barco, aun llevaba a Corpion atado a la lanza envuelto en telas oscuras.


    Se dirigió a la entrada que estaba en el muelle la cual decía “Bienvenidos a los Senderos de Edom”


    -¡¡Quiak!! ¡¡Fíjate por donde caminas imbécil!!-Gruño un fornido tipo de largos cabellos oscuros después que Luca no pudiera evitar que Corpion lo golpeara en la cabeza.


    —Lo..lo siento—Se disculpo el joven de cabellos azabaches haciendo una sencilla reverencia y el tipo frunció el seño viendo a Luca de manera extraña.


    Pero al momento de hacerlo golpeo en el rostro a otro tipo muy alto de largos y deformes brazos cubiertos de púas.


    —¡¡Oye idiota!! —Se quejo el enclenque y Luca volteo hacia el disculpándose también pero..


    —Pendejo—Pensó Corpion con un gesto de frustración.


    El primer tipo dio un veloz puñetazo al mentón de Luca el cual soltó a Corpion al salir disparado hacia atrás hasta estrellarse en un puesto de venta de verduras.


    —Ha estos forasteros bravucones,¡¡Los odio!! —Rabio el fornido bigotón mientras se aproximaba a Luca el cual aun trataba de recuperarse del golpe, vio que ese sujeto vestía un elegante pantalón árabe con ornamentos dorados y listones de colores llamativos, traía el torso desnudo pero en su cuello colgaban delgadas cadenas doradas, sus manos y hombro derecho traían equipamientos del mismo material, en su rostro de ojos purpura lucia un gran mostacho que le llegaba casi al abdomen.


    — ¿¡¡Y esto!!? —Dijo el flacucho al desenvolver la lanza que callo en el suelo.


    Corpion solo vio amedrentado la lujuriosa sonrisa del tipo de podridos dientes. El cual vestía un chaleco y pantalones grises holgados, su cabeza tenía muchas verrugas y no tenia cabello solo un gracioso gorrito hecho con trozos de pelaje oscuro y de tela del mismo color el resto de su atuendo.


    —Carajo-Pensó el rubio pues no podía moverse ni hablar porque Luca le había vuelto a poner la mordaza.


    —¡¡Oye Tora, el tipo ese trae un esclavito!!-Le exclamo al que al parecer era su compañero.


    —¿¡Que!?-Contesto el aludido y luego volteo a ver a Luca el cual ya se había puesto de pie.


    Con una impresionante velocidad Tora volvió a atrapar a Luka tomándolo por el cuello de su túnica.


    —No sabes pelear y aun así cargas con esa belleza, de veras que eres idiota—Alego burlón penetrando con su mirada a Luca el cual por mas que trataba no podía zafarse de el.


    Mientras las personas que estaban alrededor empezaron a murmurar entre si al ver la escena.


    —Ese muchacho es muy parecido al que el rey Morbux tenia como su esclavo—Murmuraba un anciano que llevaba una red repleta de peces al hombro a una obesa mujer de raza afro que cargaba canastas repletas de camarón.


    —Alucinas anciano, jamás lo habría dejado libre.. —Contesto la mulata—A menos que…


    —¡¡Que mierda!!! —Exclamaron Tora y su raquítico compinche cuando de la túnica de Luca cayo una pieza dorada la cual toda la muchedumbre que estaba presente palideció al verla.


    —¡¡¿Quién eres tu?!!...¡¡Responde!! —Demando Tora zarandeando a Luca el cual se vio sin saber que hacer o al menos eso aparentaba.


    Al ver que su indeseable acompañante no tenía intenciones de responder, Corpion le dio a entender al flacucho que le quitara la mordaza.


    — ¡Es la mascota de Lord Morbux! —Grito el rubio una vez que sus labios quedaron libres


    —¡¡¿¿¡¡¡Queee!!??? —Exclamaron casi a unisonó Tora y los demás curiosos que estaban presentes, por instinto soltó a Luca el cual recogió la pieza que se le había caído.


    —¡¡Tu!! —Grito Luca dirigiéndose al escuálido que tenia el asta donde Corpion estaba atado—¡¡Suéltalo!! —Ordeno pero el tipo no lo hizo.


    —No estas en posición de dar ordenes muchachito—Replico Tora siendo respaldado por la gente tras de el.


    —¡¡Te lo advierto, suéltalo o!! —Volvió a demandar Luca ignorando al sujeto del gran mostacho.


    — ¿Y porque habría de hacerlo? —Pregunto el flacucho—No se ven pieles como las de este nene muy seguido por aquí, así que creo que no te lo devolveré— Añadió para después apretar una mejilla del rubio—Además míralo Tora ¿no es una monada?


    —Porque entonces le diré al gordinflón que le pusiste un dedo encima a su mascota—Amenazo Corpion sacudiéndose su cabeza para que el flaco lo soltase.


    Los presentes y Tora vieron a Luca y a Corpion de manera extraña murmurando entre ellos.


    Luego de unos segundos todos echaron a reír a carcajadas.


    — ¿Pero que pedo? —Cuestiono el rubio pues no esperaba esa reacción.


    —Aquí la palabra de ese saco de cebo no vale nada chiquitín, si en verdad son lacayos suyos creo que no debieron decirlo... —Contesto Tora con sus brazos cruzados y meciendo la cabeza negativamente.


    —Según lo que veo, te escapaste del cerdo ayudado por ese chiquillo y además te robaste su corona, pero veo que no te llevas bien con el para traerlo atado, o ¿me equivoco? —Dedujo Tora viendo desafiante a Luca.


    El joven solo balbuceo pues no quería seguir alimentando la tensión.


    —Mmmm creo que tomare eso como un si-Añadió Tora


    —Por eso no quería que vinieras carajo-Se quejo Corpion al ver a su alrededor las miradas lascivas de todos los pueblerinos.


    —¡¡Solo piensen lo que ese cabron ofrecerá por recuperar su juguete preferido!!-Alego el anciano de la red pesquera.


    —¡Y apuesto que cada joya de esa tiara debe valer millones!-Añadió malévolo otro pescador.


    —¡¡Venga tomémoslos de rehenes y pidamos recompensa por ellos!!! —Alentó la gorda mulata y los demás pueblerinos la siguieron abalanzándose sobre Luca.


    —¡¡Hey esperen!! —Exclamo Luca tratando de calmarlos pero fue inútil, en cuestión de segundos tanto el como Corpion quedaron encadenados a un poste en el centro del puerto.


    —¡¡Mierda!! ¡¡Mierda!! ¡¡Mierda!!..¡¡Todo esto es tú culpa!! —Rabio furioso Corpion quien estaba atado de espaldas a Luca en el mismo pilar.


    — ¿Mi culpa? —Replico el mayor—Nada de esto habría pasado si no te hubieses movido como una lombriz y golpeado a esos dos tipejos.


    —¡¡Tu fuiste quien me ato a esa cosa!! ¡¡Por eso no quería que vinieras conmigo!! ¡¡Me lleva ni siquiera recuerdo como lo hiciste!!.


    —Te dije que sabia defenderme mocoso, habré sido un esclavo pero no soy tan inútil como pensabas.


    —En cuanto salga de esta te hare puré niño bonito.


    Luca solo sonrió y vio como Tora y su estrafalario compinche se acercaba al par.


    —Pues suerte con eso porque creo que le agradas demasiado al tipo de la “linda sonrisa”-Murmuro el joven de piel bronceada.


    —Muy gracioso—Gruño el menor entrecerrando sus ojos.


    —Guarda silencio allí vienen.


    — ¿Por qué a mi?-Suspiro Corpion al ver al aludido flacucho de podrida dentadura inclinándose junto a el.


    — ¿Puedo quedarme con el güerito Tora?-Pregunto el flaco de gorrito gracioso al fornido sujeto el cual ya se había puesto de acuerdo con los demás pueblerinos acerca del intercambio.


    —No lo se Eloy, se ve bastante bien pero creo que alguien ya lo uso-Contesto su compinche.


    —¡¡Pero que!!¡Espera un segundo bigotón! ¡Yo no soy la putita de nadie menos de este!-Protesto el rubio enfadado.


    —¡¡Hay y mira se ve tan adorable cuando se enoja!!-Exclamo fascinado el llamado Eloy al apretar nuevamente la mejilla de Corpion.


    —Haaa ya que, creo que no podre negártelo ¿verdad?-Suspiro el fornido enrollando un extremo de su mostacho con su índice, Luego volteo a ver a Luca que estaba sonriendo mientras Eloy no dejaba de hacerle arrumacos a Corpion.


    — ¿Qué te hace tanta gracia?


    —Yo no haría eso si fuera el-Advirtió Luca al ver como la expresión del rubio cambiaba drásticamente, mas en especial sus ojos los cuales se volvieron de nuevo los de un reptil.


    — ¿No te gusta que manoseen a tu novio?-Cuestiono burlón Tora.


    —No, no es eso, veras es que el es ¿cómo decirlo? algo irritable-Explico Luca.


    Ni Tora ni su compinche se dieron cuenta que las gruesas cadenas que tenían atados a los chicos se habían derretido por una sustancia viscosa que salió de los nudillos de Corpion.


    —¡¡Lindo, Lindo, Lindo, Lindo!!-Seguía fastidiando Eloy con una mimosa voz y la expresión del rubio se hacia cada vez mas sombría.


    —¡¡¿Qué jijos?!!-Exclamo Tora cuando Corpion le dio un potente puñetazo en la cara al flacucho haciéndolo rodar rápidamente hasta estrellarse en una pila de cajas repletas de mariscos podridos.


    Más antes de que reaccionara Luca también se había desatado y acto seguido su puño derecho se cubrió de un oscuro metal que le dio la forma de un sofisticado guante bionico.


    —¡¡Te lo dije!!-Exclamo Luca y le dio un potente derechazo al bigotón mandándolo al mismo lugar que su amigo.


    —¡¡Ahora si te voy a!!-Sentencio Corpion lanzándose contra Luca.


    —¡¡Los prisioneros se escapan!!-Grito la gorda mulata y los pescadores y demás chusma entraron en alerta rápidamente para detenerlos.


    —¡¡Kyaghh!!-Gruño el rubio cuando su ataque con sus dedos índice y anular fue esquivado hábilmente por Luca para después recibir un golpe en su estomago por parte del guante metálico del mayor el cual le saco el aire y lo dejo de rodillas a un costado de el.


    —N-no no lo entiendo ¿Cómo es que?...¡¡Hey bájame!!-Protesto el niño cuando Luca lo tomo y se lo hecho al hombro.


    —Ya te había visto usar ese truco con los guardias del castillo, una vez que veo un ataque como esos puedo idear un contragolpe para responderlo-Explico mientras corría adentrándose en el pueblo con todos los habitantes tras de ellos.


    Tora se sacudió la cabeza y luego de escupir tres dientes empezó a rabiar.


    —¡¡Estas muerto imbécil!!


    Vio a Eloy aun atarantado por el golpe de Corpion y lo pateo furioso.


    —¡¡Levántate costal de huesos, se llevan a tu galán!!-Gruño el bigotón para luego correr en la misma dirección que los pueblerinos.


    —¡¡Nooo no mi nene!! ¡¡Es mío!!-Respondió el flacucho levantándose de entre los restos de crustáceos con velocidad y siguiendo a su compañero.


    La noche empezó a caer sobre aquella tierra y Luca seguía corriendo por entre las estrechas calles con cada vez mas gente tras de ellos.


    — ¡Ya dímelo de una puta vez! —Demando furioso y jadeando.


    — ¿Decirte que? —Contesto Corpion indiferente.


    —¡¡La manera de salir de aquí!! ¡¡Dijiste que conocías bien este pueblo!!


    —Mmmm si creo que si dije eso, ¿cuándo fue? Mmm a ya se ¡¡fue cuando me pusiste la mordaza y me ataste pendejo!!.


    —¡¡ ¿Sigues con eso?!! ¡¡Ya olvídalo y dime a donde ir!!-Volvió a demandar Luca mientras el gentío ahora llevaba antorchas y picas de arado con ellos.


    —¡¡Discúlpate!!


    — ¡¿Qué?!...¡¡No es momento para eso escuincle!!


    — ¡O me pides una disculpa o sigues corriendo!-Contesto el rubio con un gesto burlón y arrogante.


    —¡¡Devuélveme a mi nene!!-Grito de pronto Eloy quien tomaba la delantera de la chusma.


    —¡¡O mierda!!


    — ¡¡Lo has conquistado!!


    —¡¡No te burles cabron!!


    Luca entonces opto por saltar a los techos de las casas, luego de unos segundos se situó en el centro de la aldea en uno de los edificios mas altos.


    — ¿Por qué te detienes?-Pregunto Corpion.


    Luca lo soltó abruptamente mientras la muchedumbre trataba de subir a donde estaban.


    —¡¡Hauch!! ¡¡Imbecil!!-Gruño sobándose el trasero.


    —¡¡Dámelo!!-Demando Eloy y luego sus brazos se estiraron velozmente a donde estaba Corpion.


    —¡¡Kyaaagh!! ¡¡Aléjate de mi depravado!!-Grito el niño palideciendo.


    Luca evito que las enormes manotas alcanzaran a Corpion rasgándolas con las púas de su guante.


    —¡¡¡Hay hay hay!!-Se quejo el flacucho al hacer que sus extremidades volvieran a la normalidad.


    —¡¡Toma eso rarote!!-Se burlo el puberto de ojos verdes haciéndole una graciosa mueca, luego vio a Luca de reojo el cual tenía una seria expresión.


    — ¡No esperes que te de las gracias!-Dijo cruzándose de brazos y torciendo el labio


    — ¿Sabes? Ya colmaste mi paciencia niñito-Musito amenazante.


    —¡¡Huuuy vieras que eso me tiene con tanto cuidado!!-Contesto Corpion sarcástico.


    —¡¡Kyaaahy ¡¡idiota!!¡¡ ¿Qué haces?!!-Protesto cuando Luca lo tomo por el cinturón y amenazo con tirarlo.


    —Ahora me estoy dando cuenta, en todo este tiempo que llevamos huyendo no me has atacado con alguno de tus trucos para zafarte de mi ¿Por qué?-Pregunto Luca viéndolo de frente.


    —No-no me dio la gana hacerlo..Solo que..Quería..-Balbuceo Corpion tratando de desviar la mirada.


    —Mmmm ¿no será que esos ataques te debilitan tanto que debes esperar a que tu cuerpo se recupere?-Dedujo el Luca frunciendo el ceño.


    — ¡No te incumbe!-Contesto tajante el rubio.


    —Cierto…tu pellejo no me interesa-Replico Luca con una graciosa sonrisa y luego soltó a Corpion.


    —¡¡¡Kyaaaghhh!!-Grito el menor cayendo a donde estaba la muchedumbre, acto seguido Eloy extendió los brazos para atraparlo.


    —¡¡Ven a mis brazos!!!-Exclamo tiernamente y con emoción el flacucho.


    —¡¡¡Tu ganas!!¡¡Te lo diré!!-Sollozo el chiquillo a unos cuantos metros del suelo.


    Luca desapareció y luego volvió a aparecer en medio de la chusma, pateo a Eloy en el estomago enviándolo hacia la gente y derribando a varios de ellos, luego atrapo a Corpion y de nuevo emprendieron la huida.


    Tora mientras tanto observaba los movimientos desde una considerable distancia.


    —Esos brazaletes…son iguales a los de…-Pensó dentro de si y luego saco de entre el cinturón que ceñía su cadera un pequeño trozo de tela roja con una estrellita estampada de color amarillo.


    Luca ya había avanzado una considerable distancia para perderse de la chusma, el y Corpion estaban ocultos en un tumulto de paja dentro de un establo.


    — ¿Ya te recuperaste?-Pregunto de repente al ver a Corpion abrir y cerrar sus puños constantemente.


    —Púdrete-Chisteo el menor viéndolo de reojo.


    —Haag…de acuerdo-Suspiro Luca-Perdón por haberte amarrado a una lanza y bla bla bla-Alego con sarcasmo-¿Satisfecho?


    —No.


    —Eres muy quisquilloso


    —Y tu un mosquita muerta.


    — ¿Qué?...-Pregunto Luca-Niño hablas muy raro, ¿mosquita muerta?


    — ¿Este eres tu? O ¿es otra actuación?-Cuestiono el menor.


    — ¿De que me hablas?-Contesto Luca asomándose un poco por entre la paja para asegurarse que no hubiera nadie cerca que pudiera descubrirlos.


    —Cuando entre al castillo de ese gordinflón y te vi con el..


    — ¡¿Tu que?!-Replico volteándolo a ver con un tic nervioso en su rostro y su mandíbula desencajada.


    Corpion no logro reaccionar cuando ya tenia a Luca encima de el presionando su cuello con su guante.


    — ¿Qué tanto fue lo que viste enano cretino?-Gruño tratando de que su rostro dejara de arder pero le costaba trabajo, algo que el chiquillo noto al instante.


    —Pues…todo…-Contesto con una traviesa sonrisa.


    — ¿Todo?... ¿a que te refieres con todo?


    — ¿Te doy detalles?


    Luca hizo un gracioso gesto avergonzado y bajo la mirada.


    —Me lleva.


    El puberto soltó una ahogada risilla.


    — ¡Cállate!-Gruño el mayor presionando la tráquea del chico mas fuerte


    —A esto me refería, primero pareces un perrito faldero y de repente te vuelves un maldito matón.


    —Mira quien lo dice.


    —Yo no fui la mascota sexual de nadie fortachón…-Contesto

    Corpion-¿Por qué teniendo esta fuerza nunca le hiciste nada?


    —Es complicado.


    —No me salgas con que lo amabas ¡que asco!


    — ¡Nooooo!


    — ¿Entonces?


    —Bueno yo...-Murmuro Luca soltando al niño-Cada que tenia oportunidad de hacerlo me quedaba muy débil, el mismo me dijo que me absorbía la energía, pero creo que era por algo mas ni siquiera se porque puedo hacer todo esto, esa es una de las razones por las que quiero encontrar a los tipos que le ayudaban.


    —Hace un rato me preguntaste porque no te había atacado antes.


    — ¿Y que con eso?


    —Tenías razón.


    — ¿Qué?


    Corpion tomo la mano de Luca en la cual tenia el brazalete.


    —Estas cosas moderan nuestro poder para evitar que nuestro cuerpo salga lastimado, pero al mismo tempo nos debilitan pues se recargan con nuestra energía.


    — ¿Cómo es que sabes eso?-Pregunto Luca soltándose.


    —Por esto zoquete-Replico el rubio mostrándole al mayor el mismo brazalete que traía en su antebrazo.


    —Entonces tu también..Fuiste un..-Dedujo el mayor frunciendo el ceño.


    Corpion imagino lo que había pensado.


    — ¡Nooo! ¡Yo no soy como tu! ¡Antes muerto que dejar que una porquería como esa me manoseara!.


    Luca lo ignoro de repente y volteo de reojo tras de el.


    — ¿Y ahora que es lo que?..Humm


    —Shhhh..Alguien viene..-Susurro el pelinegro tapando la boca del niño.

    — ¿Dónde carajos se habrán metido?-Refunfuñaba el pescador quien traía a otro anciano pescador con el.


    —Hey el establo…miremos en el establo-Sugirió uno de ellos.

    —O carajo-Murmuro Luca


    Corpion se acerco al oído del mayor.


    —Tengo una idea.


    —Dila.


    —Solo has lo que yo.


    —De acuerdo.


    Los dos vejetes se adentraron al establo y en cuanto estuvieron cerca del tumulto de paja, Corpion y Luca los tomaron violentamente tapando sus bocas.


    Luego de unos segundos el par de chicos salieron del establo vestidos de pescadores.


    Siguiendo las indicaciones del rubio entraron en un establecimiento repleto de ornamentos exóticos en su fachada, lo que mas resaltaba era la imagen en luces rosas de neón de una pareja de coyotes antropomorfos besándose.


    Al entrar Luca quedo deslumbrado, el lugar era una cantina bastante espaciosa, repleta de hombres y mujeres de diferentes razas y edades, la barra, mesas y plataformas estaban hechas de un material que el desconocía, pero era brillante, de un tono azul claro, tan terso como la porcelana.


    Por todos lados mujeres y jovencitos vestidos con provocativos y diminutos trajes negros servían bebidas y encendían pipas o puros.


    Casi estaba a oscuras de no ser por la variedad de rayos luminosos multicolores que provenían de diferentes puntos del techo del cual colgaban grandes jaulas en las que atractivas mujeres o musculosos hombres bailaban de manera exótica siendo aplaudidos por los espectadores.


    Siendo mas claros desde que salieron del castillo Luca se encontró con infinidad de cosas que llamaron su atención, remotamente recordaba que de niño había crecido en un pequeño pueblito rural en el que la principal actividad era la agricultura, después que su gente fuera masacrada y el tomado de prisionero empezó a ver esos extraños artefactos usados por los decrépitos gemelos cuando lo sometían a esas extrañas pruebas, luego las armas que usaba la guardia de Morbux eran muy extrañas.


    “Brujería” “magia” , Luca recordó las veces que los demacrados hermanos lo golpeaban cuando decía esas palabras, a base de descargas eléctricas y de azotes le hicieron comprender que a lo que el llamaba obras de ocultismo o hechicería era en realidad ciencia muy avanzada que les ayudaría en todas sus ambiciones.


    — ¡Valla ciencia!-Pensó en sus adentros el pelinegro luego sintió como Corpion lo tomaba de la mano y lo instaba a caminar en medio de la gente.


    — ¡¿Qué dices?!-Pregunto Luca en mas de una ocasión cuando el menor trataba de hablar con el, pero los sonidos de aquel lugar eran tan fuertes que apenas si lograba oír su propia voz.


    El adolecente hizo un gesto de frustración y jaloneo al mayor hasta el fondo de la barra en el que dos figuras de altas siluetas les impidieron el paso.


    Uno de ellos se inclino y Luca vio que parecía un muñeco de rostro metálico cuando sus pómulos reflejaron las luces.


    Corpion se retiro un poco el flequillo del rostro y sus ojos de reptil resplandecieron de verde, con eso fue suficiente para que las dos figuras se apartaran abriéndoles el paso a una puerta con escalones que iban hacia abajo.


    Las escaleras bajaban hasta un corredor en cuyas paredes tenia puertas de diferentes tamaños, algunas en su parte superior estaban iluminadas por una luz verde y otras por una roja.


    —No me gusta nada este lugar.


    —Pues que mal, porque pasaremos la noche aquí-Contesto el menor.


    — ¡¿Que?!


    —Oye, después del alboroto que armamos en el muelle aquí es el único sitio donde no trataran de lincharnos.


    — ¿Por qué estas tan seguro?


    —Aquí se reúnen en su mayoría comerciantes o viajeros para “pasarla bien”


    —“¿Pasarla bien?”-Pregunto Luca arrugando su frente.


    —¡¡Haaa si!!,¡¡siii sigue no pares!!-Gimieron varias voces entre los muros del pasadizo por el que bajaban ambos jóvenes.


    — ¿Eso fue?-Pregunto Luca temeroso.


    —Vaya hasta que lo notaste-Interrumpió sarcástico el niño.


    — ¿Como dejaron entrar a un chiquillo como tu a un burdel?


    —Ya casi tengo los 15, además-No pudo continuar cuando un par de jovencitas rubias casi desnudas salieron de una puerta contando cuentas de vidrio de distintos colores para luego echarlas en un saquito que sacaron de sus escotes-La edad aquí es lo de menos, mientras aguantes y puedas…


    —No no sigas-Interrumpió Luca tapando sus oídos, a lo que Corpion emitió una sonrisa burlona para seguir bajando las escaleras.


    Llegaron al final de estas y cruzaron un umbral que en lugar de puerta tenia una cortina hecha de hileras de cuentas de cristales y que conectaba a una pequeña estancia.


    —Sigues con vida bombón-Dijo una voz femenina cuando los vio entrar.


    —¡¡Pero que!!-Exclamo Luca cuando Corpion fue envuelto por una gran masa viscosa que irradiaba luz.


    —Sabes que odio que hagas eso-Se quejo el puberto mientras la masa tomaba la forma de una robusta silueta.


    —No me importa-Contesto de nuevo la misma voz que salía de una boca que se había formado en la bola de cebo brillante.


    —¡¡Danna!!-Refunfuño el rubio cuando la criatura empezaba a besarlo cariñosamente.


    Luca vio que la criatura perdía volumen seguida de un resplandor que se hizo cada vez más débil.


    Luego de que pasara la luz, Corpión tenía en sus brazos a una joven de piel blanquecina y largos cabellos recogidos en una coleta. Exuberante figura, pechos contenidos apenas por la blusa color café que hacía esfuerzos inútiles por resguardarlos del exterior. Piernas fuertes de asesina y llevaba en la espalda tres afiladas cuchillas brillantes y carmesí. Con solo mirarla podía adivinarse que tenía la misma edad del rubio sobre el cual iba encaramada como una fiera hacia con su presa.

    Ahora si la miraba más detenidamente Luca pudo notar la madurez de sus facciones, fácilmente le llevaba años de ventaja a ambos.

    Luca se aparto un poco del par cuando empezaron a besarse mas efusivamente, lo cual incluyo lenguas expuestas.


    La llamada Danna se asomo por encima del hombro del rubio y vio a Luca sin dejar de besar a Corpion.


    — ¿Quién es el grandote?-Pregunto despegándose finalmente del chico de ojos verdes.


    —Ham Danna el es Luis…


    — ¡Luca!-Gruño el aludido


    —De acuerdo de acuerdo Luca… ella es Danna la dueña de este lugar-Explico el menor.


    Luca extendió su mano pero la chica lo vio despectivamente.

    — ¿No eres de por aquí verdad cariño?-Cuestiono la chica con una torcida sonrisa.


    —Pues no…humm-Luca no alcanzo a decir más cuando Danna lo jalo por sus ropas y ahora lo besaba a el de la misma manera que lo había hecho con Corpion.


    — ¡Hey hey hey!-Protesto el rubio separándolos-Ya fue suficiente saludo.


    — ¿Eso fue un saludo?-Balbuceo Luca aun atontado por el beso de la hermosa mujer.


    —Fortachón hay muchas cosas en las que debes ponerte al día-Le comento Corpion.


    Danna empezó a olfatear y luego de unos segundos hizo un gesto de asco.


    —¡¡Kyaghh!! Apestas Yuri..Necesitas un baño.


    —¡¡Cállate!!-Protesto Corpion palideciendo.


    — ¿Yuri?-Pregunto Luca.


    —Si ese es su primer nombre-Contesto Danna con una graciosa risilla mientras el rubio trataba de taparle la boca-Y ya no te me acerques, hiedes a pescado muerto.


    Luca apenas si podía contener una sonrisa, esa chica no solo era muy hermosa y encantadora, también se notaba que había un lazo muy fuerte entre ellos. Esa chica era la combinación perfecta entre ternura y sensualidad.


    —Ríete y te mato-Advirtió Corpion enfadado a Luca.


    Luca se trago la risa y luego hizo un ademan con las manos en señal de paz.


    —Y tu-Añadió el puberto dirigiéndose a Danna-Necesito que investigues donde fabricaron esto.


    Luca vio como el chico sacaba de entre sus ropas el artefacto que había encontrado en el laboratorio de los gemelos y se lo lanzo a Danna.


    —De acuerdo hermanito-Asintió ella atrapando la pequeña pieza-Pero primero deben asearse no quiero que apesten uno de mis cuartos.


    — ¡¿Hermanito?!-Se pregunto Luca dentro de si, ese chiquillo cada vez lo sorprendía más, sintió un escalofrió repentino al recordar como se había besuqueado con esa joven unos segundos antes, por un breve instante pensó en lo que significaría seguir conviviendo con ese niño por mas tiempo.


    Llegaron a un amplio corredor dentro de lo que parecía ser una caverna subterránea, aun así estaba ambientado como un pequeño motel de fachadas modernas.


    Subieron a una de las terrazas y Danna poso su mano a un lado del marco de una puerta hecha de un extraño material brillante.

    Una tira de luz en la pared recorrió el área donde la chica poso su mano y luego una luz verde brillo en el lugar donde debería ir un picaporte.


    Luca se quedo contemplando esa puerta, aun le costaba trabajo familiarizarse con esos extraños mecanismos.


    —Oye ¿vas a pasar o que?-Le pregunto Corpion adentrándose a la habitación junto con Danna.


    — ¿De donde sacaste a este?-Pregunto la chica burlona con sus manos en sus caderas.


    —Larga historia-Suspiro Corpion y luego vio dentro del cuarto.


    A pesar de que la fachada exterior daba la pinta de ser una cueva pequeña por dentro era la definición de la palabra lujo, las paredes tapizadas con azulejo de mármol verde, los muebles cubiertos de terciopelo, finos utensilios de plata y oro decoraban el tocador central, y la cama lucia perfecta, con su cabecera tallada en caoba oscura, en la parte mas profunda había una estancia equipada con una fina barra surtida de bebidas exóticas y a su lado un gran ventanal por el cual se podría contemplar un gran acuario.


    —Este lugar esta bajo el agua-Dedujo Luca quitándose la gorra de pescador y luego dio unos cuantos pasos por el cuarto.


    —Fácilmente el calabozo donde me torturaban podría construirse diez veces aquí-Pensó admirando el lugar boquiabierto.

    Más Corpion no estaba del todo contento.


    —Bueno niños pónganse cómodos ya mañana los veo hoy será una larga noche-Se despidió Danna girando sobre sus talones pero el rubio la detuvo tomándola por el brazo.

    —Un segundo bribona.


    —Hag ¿Qué quieres Yuri? Tengo trabajo-Protesto ella fastidiada soltándose.


    —Aquí solo hay una cama.


    — ¿Y?-Replico ella con descaro.


    — ¿Qué pretendes?


    Luca salió de su reciente admiración y presto atención en la rencilla que había entre Corpion y la chica.


    —¡¡Hay es cierto!!-Exclamo ella chasqueando sus dedos.

    Danna se dirigió a la cama y saco de debajo de la almohada un pequeño chimpancé de peluche color morado tapizado de garabatos y de remiendos.


    —Ya se que no puedes dormir solito, así que ya te había traído a Ringus para que te cuide-Explico ella usando la manita del peluche para acariciar la mejilla de Corpion el cual por instinto volteo a ver a Luca.


    El joven de cabello azabache hizo un esfuerzo sobre humano para no soltar una carcajada pues las mejillas del menor estaban al rojo vivo. Hizo un ademan con la mano de guardar silencio como si su boca fuera una cremallera.


    —Esta tipa es toda una obra de arte-Pensó Luca divertido.


    — ¡No hablo de eso mierda!-Protesto el chiquillo arrebatándole al peluche.


    — ¡Hay!


    —Sin palabrotas hermanito, este lugar se respeta-Gruño ella después de darle un coscorrón.


    — ¿He?-Musito Corpion mirándola con un tic en el rostro.


    — ¿Es en serio?-Pensó Luca cada vez mas sorprendido, nunca se había sentido así, primero feliz cuando vio a Corpion atemorizando a quien lo había esclavizado, luego experimentar la libertad que tanto había anhelado y ahora las ganas incontenibles de burlarse de la relación tan extraña que tenían esos dos hermanos.


    — ¿Quieres tu pijama también o que?-Cuestiono Danna cruzándose de brazos.


    Danna vio que el chico le hacia señas disimuladas hacia Luca.


    —Haa ¿no quieres compartir la cama con el?-Murmuro ella.

    Corpion entrecerró los ojos confirmándolo.


    — ¡Es la única habitación disponible!, ¡creo que tendrán que compartir la cama!-Exclamo Danna asegurándose de ponerle especial énfasis a sus tres ultimas palabras.


    —Grrr, solo lárgate ¿quieres?-Gruño el adolecente extendiendo el brazo en dirección a la puerta.


    —Bueno ya, me voy-Replico ella con un puchero infantil.


    —Buenas noches-Le deseo Luca sonriendo amablemente.


    Corpion se tapo su cara de golpe con frustración.


    — ¡Hay ternurita!-Exclamo Danna con un cursi suspiro.


    —No te haría mal aprenderle algo de buenos modales a tu nuevo amiguito Yuri-Agrego la chica saliendo del cuarto y viendo con reprobación al menor.


    Apenas estuvo afuera se iba a girar sobre sus talones para decir algo mas pero Corpion activo el mecanismo para que la puerta se cerrara de inmediato.


    — ¡Grosero!-Alcanzo a gritar.


    —Bruja-Murmuro por lo bajo el puberto pegando su frente a la puerta.


    —Ella me agrada…es simpática-Objeto Luca sentándose en medio de la cama.


    —No sabes lo que dices-Contesto el rubio y luego vio como Luca se recostaba en la cómoda cubierta del mueble.


    —No se parece en nada a ti.


    —No es mi hermana si a eso te refieres-Contesto Corpion quitándose las gastadas sandalias que le había robado al viejo pescador.


    —Menos mal-Pensó Luca suspirando.


    — ¿Adonde vas?-Pregunto el mayor mientras sin darse cuenta su cuerpo se relajaba al sentir lo cómodo del colchón.


    —A darme un baño-Contesto el otro tajante dirigiéndose a la parte posterior de la habitación mientras se deshacía de la ropa que le cubría el torso-Aunque me cague admitirlo si apesto.


    —Ahora que lo dices-Objeto Luca oliéndose las ropas.


    —¡¡Hey fortachón!!-Grito el chiquillo desde el fondo de la suite.


    —¡¡Que soy!!-Gruño Luca.


    —¡¡Como sea!! ¡El agua se acaba en media hora será mejor que aproveches!


    —Lo que me faltaba-Suspiro molesto-Bueno haciendo un recuento, le debo la vida, casi me linchan por su culpa, me convirtió en un fugitivo, tiene una extraña manera de demostrar afecto y además compartiré la habitación de un burdel con el.


    Entonces fue a donde se encontraba el niño con solo una toalla ciñendo su cintura y antes de que llegara al cuarto de baño, una elegante vitrina color esmeralda se desvaneció para darle acceso a la gran piscina en la que Corpion ya se encontraba descansando o más bien haciendo otra cosa en la orilla de esta.


    —Creo que ya no puede salirme con algo peor-Dedujo Luca aproximándose a la orilla del estanque de agua termal.


    Pero estaba en un error


    —¡¡Kyaaagh!! ¿¡Que es lo que haces mocoso demente!?-Exclamo Luca aterrado al ver como el niño se arrancaba la piel de su brazo derecho justo en el cual Morbux lo había mordido, no solo eso, también una capa de cebo trasparente similar a escamas colgaba en pequeños hilos de sangre de su espalda y del brazo en cuestión.


    — ¡Hay no mames!-Chisteo el puberto al ver como el mayor caía desmayado al agua, ciertamente Luca había visto demasiado en su regreso al mundo exterior.
     
  3.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Venenoso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2149
    “Hábitos Bizarros”​


    Unos brillantes y somnolientos orbes color miel se entreabrieron al percibir los primeros rayos del amanecer que se colaban por un tragaluz en el techo.

    — Tal vez olvide lo que se sentía dormir en una cama — Pensó Luca dentro de si.

    Ciertamente su cuerpo ahora lo sentía aliviado, después de haber pasado tantos años esperando a que su dolor y llanto terminaran por dormirlo en un maloliente calabozo ahora apenas podía creer que se encontraba en esa lujosa habitación.

    — Tendré que agradecerle de algún modo a.. — No pudo terminar de deducir nada cuando advirtió que algo comprimía su cara.

    — ¡Que mierda es lo que! —Trataba de gritar pero le era imposible por el extraño bozal de hierro que tenia en su boca.

    Se olvido por un momento de hacer esfuerzos por quitarse el artefacto cuando también vio que no se podía mover libremente y no solo eso, solo una fina manta lo cubría pues estaba completamente desnudo

    — ¡Pequeña rata! ¿Qué es lo que me? — trataba de articular después de ver que Corpion estaba encima de el durmiendo tranquilamente, el puberto solo vestía unos slips de cuero negro y estaba abrasado a un pequeño chimpancé de peluche como si fuera un niñito de seis años.

    Luca se incorporo rápidamente quitándoselo de encima y luego volvió a tratar de quitarse el bozal del rostro.

    Se dio cuenta que por más esfuerzos que hacia era inútil por lo cual opto por despertar al niño ya que era obvio que el le había puesto esa cosa en la cara.

    — Pensé que odiaba a aquel cerdo asqueroso pero creo que tu eres peor, vamos despiértate de una jodida vez maldito enano — Rabiaba el joven dentro de si zarandeando a Corpion con fuerza pero de nada sirvió.

    — One-chan i am your.. — Balbuceo el rubio de pronto antes de lanzar un fuerte manotazo que golpeo a Luca mandándolo a estrellarse contra la barra del bar.

    — Eso..¿Fue chino? ¿Ingles? ¿Qué mierda me importa? Carajo como siendo tan flaco tiene tanta fuerza — Se pregunto sacudiendo su cabeza.

    Con trabajo logro ponerse de pie a pesar de que Corpion no le había dado ese golpe intencionalmente Luca se propuso desquitarse.

    Lo tomo por el cabello pensando que así despertaría pero su enfado aumento al ver como un hilillo de saliva colgaba del labio inferior del adolecente quien con una boba sonrisa no dejaba de abrazar a su muñeco al tiempo que seguía balbuceando palabras en japonés.

    Tan deseoso estaba Luca de atravesarle la cara de un puñetazo que no oyó el mecanismo de la puerta principal abrirse.

    — ¡Buenos días dormilones!, les traje un delicioso desayuno y …

    El rostro de Danna palideció y dejo caer la charola de comida al igual que su quijada al ver como su llamado hermanito estaba en ropa interior y a merced de Luca quien lo tenia tomado por los cabellos, un tic deformo el rostro de la chica cuando vio que el pelinegro estaba completamente desnudo salvo el bozal metálico en su cara.

    — ¡Aléjate de el maldita bestia! — Grito horrorizada.

    Luca por instinto soltó la melena del chico y apenas logro esquivar una de las cuchillas que la joven le lanzo y que paso a milímetros de su cara.

    — ¡Espera no es lo que parece! — Trato de explicarle el pelinegro pero con el bozal era imposible.

    Danna se puso entre Luca y Corpion al cual tomo por el mentón mientras sus ojos se inundaban de lágrimas.

    Luca cayo al suelo y nuevamente su instinto lo salvo pues Danna le lanzo otra cuchilla que por muy poco casi lo deja sin descendencia de no ser por que el joven abrió sus piernas a tiempo impulsándose con sus manos hacia atrás.

    — Tranquilo bebe, perdóname, no pensé que iba a pasar esto, pero ya estoy aquí y no dejare que te siga…— Sollozaba la chica mientras abrazaba dulcemente con su brazo derecho a Corpion contra su pecho acariciándole el cabello y con su brazo izquierdo apuntando al desconcertado Luca con su tercera navaja pero de pronto algo hizo que guardara silencio.

    — ¿Estas dormido? — Le pregunto arqueando la ceja al oírlo hablar en japonés.

    Luca con suma precaución alejo sus partes íntimas del filo de la cuchilla aprovechando que Danna lo estaba ignorando.

    Luego vio como la chica soltaba su navaja para tomar con ambas manos el mentón de Corpion y luego besarlo efusivamente.

    El rubio soltó su peluche y correspondió el beso de Danna envolviéndola con sus brazos.

    — ¡Hola maldita hiena! — Saludo el chiquillo somnoliento.

    — ¡Buenos días pedazo de estiércol! — Suspiro ella aliviada y ambos emitieron risitas cursis.

    En ese momento Luca se puso de pie y sin darse cuenta se había arrancado el bozal de su rostro con una sola mano. Ciertamente ese par había logrado que se enfureciera bastante.

    — ¡Cuidado! — Grito Corpion tomando a Danna y tirándose de la cama justo a tiempo para evitar ser alcanzados por los restos del bozal que quedo incrustado en una de las paredes despidiendo humo.

    — ¿¡Que crees que haces pendejo!?— Reclamo Corpion sorprendido.

    — ¡Cierra el maldito pico! — Rabio Luca.

    — Lo siento Luc, creo que me pase poquito — Se disculpo Danna con una boba sonrisa.

    Corpion por su parte se dio cuenta que la chica no tenia esa expresión por ver a Luca bufando de ira sino por otra cosa.

    —Oye grandulón, deja de estar exhibiéndote — Luego rodando sus ojos le cerró la boca a Danna quien disimuladamente volteo a otro lado — Aunque no lo parezca estas frente a una dama — Añadió señalando a la chica que no podía ocultar que le gustaba lo que estaba frente a ellos.

    — ¡Mierda! — Volvió a bufar Luca — ¡Voltéense! —Ordeno con sus mejillas ardiendo y tapándose su parte delantera con sus manos.

    Ambos obedecieron tratando de no reírse.

    — ¡Auch! —Se quejo el chico por el codazo que Danna le dio.

    — ¡Por cierto galán, ya averigüe donde fabricaron el transmisor que me dieron! — Exclamo la chica y Luca sonrió un poco mientras buscaba algo por toda la habitación.

    — Pobre, casi lo mato... ¡Este chisme tiene tu sello personal! — Objeto Danna viendo de reojo al rubio.

    — El tipo roncaba espantoso... ¿Que querías que hiciera?, además la idea de que compartiéramos cama fue tuya.

    — No creo que te molestara tanto, por lo menos pudiste ponerle algo de ropa, casi lo castro pensando que se estaba aprovechando de ti — Alego ella culpable.

    — Si claro, apenas si pude sacarlo del estanque y arrastrarlo a la cama, seguro también lo iba a arropar y contarle un cuento para dormir como si fuese un bebe — Replico Corpion con su voz en un tono cursi.

    —Mira quien lo dice—Contraataco ella mostrándole su muñeco de felpa.

    —Lo mío es diferente —Alego el arrebatándoselo y abrasándolo con recelo.

    Danna volteo tras de si un poco y vio por unos segundos el trasero de Luca quien buscaba algo para cubrirse, ella rápidamente ladeo su cuello mordiendo su labio antes que el la notara.

    — Habría sido una lastima si no me doy cuenta que estabas durmiendo ¿viste el tamaño de su ..

    — Cállate ¿quieres? — Interrumpió Corpion con su rostro asqueado.

    — Aunque pensándolo bien creo que fue bueno que lo dejaras al natural, vaya que tiene un buen armamento.

    —Danna.. —Murmuraba Corpion tratando de hacer que se callara.

    —Creo que si no fueras tan caprichoso y entrenaras mas ya tendrías por lo menos esos pectorales tan apetitosos.

    —Danna..

    —Además esa bronceada piel curtida de cicatrices hacen que se vea tan rudo y salvaje y tan pero tan..

    — ¡Danna ya cállate carajo! — Rabio Corpion harto.

    La chica soltó una risita malévola y luego apretó una mejilla del adolecente.

    — No te enojes cariño, sabes que solo tengo ojos para ti.

    — Eso ni tú te lo crees— Contesto el indiferente.

    — De acuerdo, pero tú tampoco te quedas atrás.

    — Oye niña loca, ¿nuestra ropa donde esta? — Pregunto Luca aun enfadado.

    — Mi nombre es Danna guapo, y si te refieres a esos trapos hediondos a pescado podrido, los incinere, no quería que apestaran mi negocio.

    — ¡Genial!, y ahora ¿que se supone que vamos a usar? — Protesto el joven.

    — En el baúl junto al acuario debe haber algo — Contesto Danna haciéndole señas.

    — No es cierto — Se lamento Luca al ver el interior de la caja.

    — Fortachón solo cúbrete y ya, no creo que quedes mas quemado de lo que ya estas — Le sugirió burlón el niño rubio.

    — ¿Les han dicho que son despreciables? — Musito Luca.

    — Ya perdimos la cuenta — Contesto Corpion sínico y encogiéndose de hombros.

    — ¿Ya puedo voltear? — Pregunto Danna fastidiada —Tengo cosas que hacer allá arriba.

    — Si —Escupió Luca casi gruñendo

    Danna y Corpion voltearon y tuvieron que hacer un esfuerzo sobrehumano para no soltar la risa, eso sumándole la mirada asesina de Luca el cual estaba frente a ellos cruzado de brazos y vistiendo una ridícula bata femenina color negro adornada con encajes de plumas de tonos morados y rojos chillones.

    — Ríanse y les arranco la cabeza — Gruño el pelinegro.

    — Tranquilo cielo, vengan conmigo y les daré algo menos extravagante— Sugirió la chica tomándolo del brazo.

    — Pudiste decirme eso antes — Protesto Luca viendo de reojo a Corpion quien iba tras de ellos con sus manos tras su nuca restirando su cuerpo y bostezando.

    — Te lo advertí fortachón — Suspiro Corpion sonriente.

    — Corrigiendo, si hay alguien peor que este mocoso y aquel cerdo, esta tipa — Pensó Luca en sus adentros tratando de que Danna no apretara demasiado su brazo.

    Minutos después..

    Corpion salió de un camarote vistiendo un elegante conjunto hecho de piel y cuero color negro, era muy similar a su traje anterior pero en ese momento su atuendo lo hacia lucir un poco mayor, las vastillas del pant así como el cuello del chaleco eran color azul neón, en la espalda, pecho y zapatos tenia ornamentos de plata y hierro con formas de escorpiones y serpientes. Además que su cabello estaba alborotado con un pequeño mechón del flequillo peinado hacia arriba.

    — ¡Vamos cariño!, sal de una vez quiero ver como luces — Exclamo Danna entusiasmada.


    — Me siento imbécil con esta ropa — Protesto Luca.


    — Grandote, es eso o usar de nuevo la bata de madame — Contesto Corpion.


    Luca se decidió a salir, Danna volvió a quedar boquiabierta mientras que Corpion arqueo la ceja sonriendo un poco.


    El pelinegro vestía un atuendo de estilo árabe color naranja, con ornamentos de terciopelo café en los hombros y cintura así como en las botas de cuero que le cubrían hasta arriba de las rodillas.


    — ¡Vamos, se que quieres burlarte! — Balbuceo sonrojado el pelinegro con su mirada baja y rascando su nuca avergonzado.


    Corpion volvió a sonreír negando con la cabeza


    — ¡De nada!.


    Luca quedo desconcertado al sentir como el niño le palmeaba el hombro y se les adelantaba para entrar en un sofisticado elevador.


    — ¿Qué fue eso?


    — A mí no me veas a veces ni yo lo entiendo — Se excusó Danna encogiéndose de hombros.


    Los tres entraron a un sofisticado ascensor y llegaron a una parte mas profunda del establecimiento, mas en especifico una especie de refugio militar que casi estaba a oscuras de no ser por las débiles luces de sirios fluorescentes que la iluminaban lo suficiente para que los presentes no se tropezaran al moverse allí.


    Danna se situó al centro del lugar y el suelo brillo en luces multicolores para posteriormente darle forma a una mesa que iba emergiendo del suelo mientras gran cantidad de signos luminosos entre letras y dialectos complejos tapizaban las paredes.


    — Es. Esto — Balbuceo Luca.


    — Si, también me paso lo mismo la primera vez que entre — Contesto Corpion cerrándole la boca al mayor — Asegúrate de leerte las primeras tres partes, tienes mucho que aprender grandote.


    — Luca — Murmuro el aludido molesto.


    — Como sea, ¿Qué diantres haces?


    — No lo se, nunca había visto un libro como este ni siquiera cuando ese par de cadáveres andantes me instruían.


    — Pff…definitivamente estas retrasado por miles de años — Contesto el puberto sonriente quitándole la pequeña mica de cristal luego de activar el artefacto de el que emergieron varias imágenes holográficas formando una esfera.


    — Ahora solo espera a que se acabe esa parte y solo pasas el dedo por aquí y..


    — Como has crecido — Pensaba Danna nostálgica mientras terminaba de accionar la maquina en la mesa, se tomaba el tiempo de ver como Corpion instruía detalladamente a Luca para aprender a dominar la pequeña enciclopedia digital que le habían obsequiado mientras estaban en el elevador, también se centró en el joven de piel bronceada el cual a pesar de querer ocultarlo escuchaba atento al otro como un niñito curioso.


    — ¡Hey encanto!, ya podemos empezar ya estamos aquí y.. — Proclamo de repente una gruesa voz que tanto Luca como Corpion reconocieron al instante.


    — ¡Ohhh ¡pero si es mi nene dorado! — Exclamo emocionado Eloy con sus ojos radiantes después que el y su secuaz salieran de otro elevador al extremo contrario de la habitación.


    — ¡Ustedes! — gritaron casi a unísono Luca,Tora y Corpion señalándose unos a otros con sus índices.
     
  4.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Venenoso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1730
    “Las 20 cabezas”


    Las consecuencias no se hicieron esperar, Tora se lanzó a atacar a Luca el cual le rectifico a Corpion su habilidad de contraataque al repeler al fornido bigotón usando una poderosa corriente de energía oscura que broto al aplaudir sus manos con fuerza.


    — ¡Pero que mierda!, ¡deténganse idiotas! — Grito colérica Dana al ver como Luca y Tora se golpeaban a puñetazos salvajemente mientras rodaban por el suelo destruyendo los aparatos del lugar.


    Eloy por su parte se lanzó cual fiera en celo sobre Corpion con la intención de besarlo pero el chico rubio luego de mirarlo con terror salto lejos de él y acto seguido le lanzo tres afiladas dagas que lo fijaron por la ropa en una de las paredes.


    — ¡Mierda! — Exclamo el niño cuando el flacucho extendió sus brazos para atraparlo.


    — ¡A un lado! — Advirtió Luca.


    Corpion obedeció a tiempo para evitar ser embestido por el cuerpo de Tora el cual Luca había lanzado usando una técnica de aikido derribando a Eloy el cual con su cuerpo destruyo una hermosa vitrina de la que cayeron varias cajas de graciosa apariencia.


    — ¡Kyaah!, ¡Noooo! — Grito Dana histérica y salto al suelo para atrapar apenas dos de las cajas.
    Las que cayeron en el suelo se abrieron y de una de ellas salió una pequeña criatura, un hombrecillo de piel amarilla y de vivarachos ojos azules, vestía ropa idéntica a la de Corpion.


    — ¡Me debes tres dientes mocoso imbécil! — Rabio Tora incorporándose para lanzarse nuevamente contra Luca.

    — ¡Y pronto los perderás todos abuelo! — Sentencio el puberto de ojos verdes corriendo contra Tora mientras Luca atrapo los brazos de Eloy para azotarlo contra el techo y luego contra el suelo provocando que el resto del cuarto se estremeciera y los signos luminosos de las paredes empezaran a distorsionarse a causa de la cuarteadura de la mesa central.


    A Danna eso no le importo estaba más concentrada en esquivar los golpes del pleito arrastrándose en el suelo y en atrapar al pequeño humanoide que se movía con pasos torpes para tratar de caminar, el diminuto ser no dejaba de sonreír y de cantar con una melosa y chillona vocecita.


    Mas su esfuerzo fue inútil pues la bota de Corpion convirtió a la criaturita en carne molida provocando que el rostro de Dana se ensombreciera.


    — ¡Idiotaaaas! — Bufo colérica la chica estremeciendo por unos segundos a los cuatro pero luego retomaron su pelea ignorando el peculiar tono al rojo vivo que adquirió el rostro de la joven.


    — ¡Lencha! — Grito la chica aún más furiosa.


    En el acto unas gigantescas garras biónicas atraparon a Eloy y a Luca luego Dana lanzo sus afiladas cuchillas contra Corpion y Tora fijándolos por la ropa en la pared.


    — ¡Tienes idea de lo que cuesta desarrollar a estas cosas pendejo! — Le pregunto la chica casi escupiendo fuego por la boca a Corpion quien claramente se sentía amedrentado por la mirada asesina que tenía frente a él.


    — Linda, aun tienes tres cajas — Le recordó el niño tratando de calmarla.


    — Las cuales solo duraran si mantengo a tu estúpido animalote alejado de ellas.


    — Lo siento Dana — Intervino Luca.


    La chica de súbito guardo silencio y volteo a ver al joven de cabellos negros el cual contemplo avergonzado como la rencilla que habían provocado destruyo casi por completo el lugar a excepción de la mesa central que aún estaba en pie.


    — No quise causar esto, perdóname — Agrego el apuesto joven con la cabeza abajo.


    — El niño bonito tiene razón…me disculpo también mini madame — Musito Tora y luego carraspeo viendo de reojo a su compinche.


    — Lo siento — Confirmo el flacucho para luego guiñarle un ojo a Corpion el cual volvió a rechazarlo con un gesto de repulsión.


    — ¡Tienes suerte de que el sea lindo! — Le replico Dana a Corpion.


    — Lencha puedes soltarlos — Ordeno la chica.


    — Entendido.. — Contesto una carrasposa voz de anciana.


    Las garras mecánicas se abrieron y Luca así como Tora y Eloy vieron boquiabiertos como de la nada apareció una corpulenta figura de baja estatura entre ellos.


    Era una decrepita anciana vestida de una raída y polvorienta túnica oscura que dejaba rastros de salitre al caminar, las garras metálicas eran sus brazos que se contrajeron después de emitir un breve resplandor dorado para luego quedar ocultos debajo de su chal.


    — ¡¿Qué carajos hacen aquí esos dos?! — Protesto Corpion después de que Dana lo liberara.


    — Yo los llame, también van tras de los gemelos que buscan tu y tu amiguito.


    — No hablas en serio — Se quejo Luca intercambiando miradas retadoras con el tipo del gran mostacho.


    — ¡Estas loca! Esos dos cabrones por poco hacen que nos linchen en el muelle — Alego el rubio.


    —Tu tienes talento especial para provocar que quieran asesinarte, no exageres, además son clientes frecuentes por eso acudieron a mi — Contesto Dana mientras la anciana de nombre Lencha le ayudaba a reparar la mesa central.


    — ¡Increíble! — Exclamo Luca cuando vio como la vieja cyborg sacaba de entre su chal varios pergaminos antiguos los cuales se volvieron polvo que dio forma a hologramas multicolores que flotaban encima de la mesa central.


    — Esa mirada — Pensó en sus adentros Tora al ver los ojos asombrados de Luca.


    — Bueno, tengo mucha información que les puede interesar, pero primero tengo que asegurarme de que no se les ocurrirá hacer otra de sus estúpidas riñas — Advirtió autoritaria Dana con sus manos sobre sus caderas.


    — Mientras el chimuelo rarote no se me acerque estaré en paz — Alego Corpion.


    — ¡Pero es que yo solo.. — Trato de objetar Eloy


    — Ya oíste costal de huesos, no toques al “canarito” — Replico Tora enérgico y su secuaz retrocedió obedeciendo.


    — ¡A quien le dijiste “canarito” viejo idiota! — Rabio el chiquillo de ojo verde pero solo vasto una mirada de advertencia de Dana para calmarlo.


    Luego de que la chica se aseguro de que los cuatro se quedarían quietos dio una señal a su extraña sirvienta para que operara la maquina en la mesa.


    Los presentes observaron y escucharon atentos..


    “Crónicas de Nicodemus Clock”


    “Las 20 cabezas, son una secta de poderosos fugitivos de diferentes dimensiones que lograron hacerse de sofisticada tecnología y ciencias en manipulación genética y elemental.”


    — Bastardos — Gruño Tora al ver imágenes de jovencitos de diferentes edades siendo objetos de experimentos en los cuales sus cuerpos tenían grotescas y dolorosas mutaciones.


    Eloy al notar eso puso su mano sobre el hombro de su compañero dándole a entender que contaba con su apoyo.


    “Según los testimonios de los sobrevivientes algunos de ellos se valieron de contar con maquinas para viajar en el tiempo y lograr manipular hechos históricos a su conveniencia, otros optaron por alterar sus cuerpos para obtener habilidades que les dieran la fama de ser invencibles. Eso sumando los feroces y temibles ejércitos que lograban formar después”


    — Ahora entiendo porque tenían esas armas tan extrañas — Pensó Luca en sus adentros recordando las armaduras y demás arsenal con el que contaba el ejercito de su difunto amo.


    Corpion recordó la transformación de Morbux y las alas de Luca.


    “Cada uno cuenta con asesores científicos que los respaldan para explotar más sus conocimientos.”


    Esta vez el rubio nublo su mirada al oír eso mientras jugaba con una pequeña daga entre sus dedos.


    “Cada cabeza tiene una especie de amuleto, una pieza de joyería, accesorio o posesión en la cual se concentra todo su poder, según se dice, si uno de ellos muere, el resto esta en su derecho de reclamar sus dominios y poder para si, de allí que se han desatado decenas de masacres por conseguirlas”


    Mientras Dana explicaba esa ultima parte, los demás vieron imágenes de varios objetos tallados en oro y hierro con incrustaciones de piedras preciosas.


    — La tiara — Pensaron casi al mismo tiempo Luca, Tora y Corpion.


    Justo en ese momento se oyeron una serie de poderosas explosiones encima de ellos lo cual provoco que las imágenes se desvanecieran a causa de la perdida de energía.


    — ¡¿Qué fue eso?! — Exclamo Luca.


    — Lencha enlázame al lobby — Ordeno Dana y la sirvienta de rostro demacrado asintió.


    Corpion aprovecho que todos estaban desorientados para situarse en un rincón apartado que lo cubriera de la vista de los demás, una de las razones al parecer fue que empezó a sudar frio.


    Una imagen holográfica se proyecto en medio de la habitación mostrando una pequeña parte del club nocturno que estaba tres pisos mas arriba.


    — ¡Dana, tienes que hacer algo nos están!...¡Kyaaagh! — Sollozo una chica de piel escamosa antes de ser atravesada por una hermosa lanza de metal purpura.


    — ¡Maldición ¡ — Rabio Dana viendo como todos los bailarines, chicas y personal de servicio eran masacrados con las mismas lanzas, la imagen se tiño de sangre para luego desaparecer.


    — Iremos contigo — Dijo Luca junto a Corpion, ambos siguiendo a la joven la cual apenas podía contener sus lágrimas.


    — Lencha..Modalidad “Morada de Hierro” — Ordeno la joven.


    Luca y Corpion cayeron al suelo después que Dana golpeara sus narices con el torso de sus puños.


    — ¡Dana espera! — Grito Luca tratando de ir tras de ella pero fue atrapado por las gigantescas garras de Lencha al igual que Corpion el cual extrañamente no había dicho nada desde hacia un rato.


    — Vámonos huesudo esto no nos importa — Ordeno Tora a su compañero saliendo por la misma puerta por donde entraron.


    — Pero ella y mi…— Trato de replicar Eloy.


    — Dije vámonos — Contesto el otro enérgico.


    — ¡¿No piensas hacer nada?! — Le reclamo Luca a Corpion el cual a diferencia del otro no hacia el más mínimo intento de librarse de las garras de Lencha.


    — Ella sabe lo que hace — Contesto el niño con su cabeza baja y con un tono de voz inusual— Además ya estoy haciendo algo fortachón deja de estar jodiendome.


    Mientras tanto Dana ya había llegado a Lobby de su negocio o al menos lo que se mantenía en pie.


    Un grupo de concubinas y mutantes vestidos de smoking huían aterrados de las siluetas que iban tras de ellos caminando entre el polvo de los derrumbes.


    — ¡Condesa en pena! — Proclamo la chica empuñando dos de sus cuchillas y acto seguido de la parte inferior de las empuñaduras brotaron espesas fumarolas de humo oscuro seguido de brillantes chispas rojizas que cubrieron la huida de sus empleados los cuales le agradecieron apenas pasaban corriendo junto a ella.


    Una vez que vio que su gente estaba a salvo Dana se adentro en la nube mientras las ojas de sus armas ardían al rojo vivo.
     
  5.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Venenoso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1128
    DREYFUSARD FANG

    Flashback

    Trate de abrirme paso entre toda esa porquería, había musgo y excremento de murciélago por doquier, solo me iluminaba un pequeño sirio mientras me adentraba mas y mas en aquel lugar, el crujir de los huesos humanos bajo mis suelas retumbaba en toda la caverna, decidí que seria mejor arrastrar los pies, así no lo pondría alerta.

    Finalmente llegue a la madriguera de aquella temible bestia, la cual tardo un poco en percibir mi presencia ya que soltó el putrefacto cadáver que traía entre sus dientes para olfatear por todos lados.

    Reí retador mientras enroscaba la punta de mi mostacho con mi dedo índice, estaba completamente seguro que esta vez le daría su merecido a ese cretino, las veces anteriores estuve a punto de convertirme en su cena pero en aquel momento había una excepción.

    Lanzo un sonoro rugido que provoco que la caverna se estremeciera acompañada de pequeños derrumbes, pero eso no me intimido, tampoco sus filosos dos pares de garras doradas, centre mi mirada en un punto especifico de su cuerpo, su hombro izquierdo.

    Esa espada que irradiaba fuego azul de su hoja, aquella codiciada arma estaba incrustada en su carne cobriza y yo había sido el único que logro llegar vivo para tratar de quitársela.

    Debo mencionar que a pesar de mis cincuenta y tantos, estoy en excelente condición, tengo una fuerza bruta que haría que un gigante de las puntas de hierro se viera como un patético ratón, mis perfectos y blindados pectorales, haa tantas hermosas doncellas que han sucumbido ante mi ellos eso sumado a que aun a estas alturas no hay criatura que se me resista, una vez deje fuera de combate a una camada entera de dragones del alba… en otra…. ejem ejem bueno creo que eso no debería de decirlo ahora..¿En que iba? A si..Dreyfusard arremetió contra mí.

    Me atrapo con su mordida doble, ataque mas temido debido a su velocidad, o al menos eso le hice creer pues coloque mis brazos de tal forma que me permitiera abrir sus fauces una vez que tratara de masticarme, cosa que no logro pues mientras usaba mis pies y mi brazo derecho para mantener abierto su hocico, con mi mano izquierda tome mi látigo vertebra y envolví su larga y viscosa lengua.

    Hecho esto de un salto salí de sus faces y la bestia por instinto las cerro, je..Pobre, aun me siento culpable de eso, pero allí no termino, jale mi arma junto con su lengua provocando que bajara bastante la guardia, entonces accione los propulsores de mis tobillos para quedar encima de su lomo y seguí jalando, ya estaba a solo unos centímetros de mi objetivo aun siento ese cosquilleo en las yemas de mis dedos cuando casi toque su brillante empuñadura azul, pero faltaba mas, todavía tenia que cobrarme el pie y el hijo que ese cabron me había quitado, lance la cadena de mi arma a la empuñadura del sable y le di varios tirones para envolverla ,cuando me asegure que estaba sujeto salte de nuevo esta vez a un punto alto de la caverna, y allí empezó lo mas difícil, jale y jale con todas mis fuerzas, aquel maldito a pesar que le estaba arrancando lo que le quedaba de lengua no me daba tregua, no se como pero se las ingenio para disparar una bola de fuego de su hocico hacia donde me encontraba, no lo esquive pues si lo hacia lo habría soltado y ya no podría volver a atraparlo, una de las cosas que mas odie de enfrentarme con aquel jijo era que conforme mas duraba nuestra pelea ,mas aprendía el desgraciado como evadirme y hasta contraatacarme y esa vez no fue la excepción.

    -¿Por eso tienes esa manchota?

    -¿Qué te había dicho sobre interrumpir?

    -Perdón.

    -No lo vuelvas a hacer…am creo que me quede en

    -Que ese cabron te adivinaba las mañas

    -¡Carin!

    -Ya pues me callo.

    Ejem…entonces ambos quedamos demasiado expuestos, si el se seguía resistiendo y me atacaba de nuevo con su aliento entonces si seria mi fin, pero si lo intentaba y fallaba entonces yo habría aprovechado las fuerzas que me quedaban para jalar el sable de su lomo y usarlo para darle el golpe de gracia.

    -¿No vas a preguntar que paso?

    -Nop

    -Haggg ya sabes el final, solo duérmete de una jodida vez

    -Pero me gusta más cuando lo cuentas tú, por favor ¿siii?

    -De nuevo estas usando esa mirada de cachorro triste, ya no te va a funcionar y..

    -¿Siii?

    -¡Hyag! ¡Tú ganas pequeño bribón!

    -¡Yupi!

    No paso ni una cosa ni la otra, bueno mas bien una combinación de ambas, la bola de cebo con patas volvió a disparar pero al mismo tiempo yo jale la cadena sacando el sable de su lomo, entonces me resigne a morir por ese ataque de fuego que lanzo pero entonces..

    -¿Carin?..Estas…¿sigues despierto?

    -….

    -Je je je también roncas.

    ….

    A la mañana siguiente en medio de un bosque.

    El fornido mercenario salió de una improvisada tienda de campaña, después de estirar sus brazos y piernas se asomo al interior de esta.

    Había un niñito de entre diez u once años dormido sobre una manta, su cabello era castaño claro y peinado en pinchos, vestía solo un overol rojo de tirantes azules en el cual lucia un prendedor con forma de estrella.

    Tora tomo al pequeño entre sus brazos.

    -Carin..Despierta tenemos compañía-Susurro al niñito en el oído.

    -Quiero dolmil Tora-Balbuceo el chiquillo modorro, acurrucándose en el regazo del mayor.

    -¡Hay!-Protesto Carin cuando el sujeto del mostacho jalo su mejilla.

    -Lo harás después que nos jodamos a estos cabrones-Explico bajando al niño al suelo el cual tallo sus ojos y vio como estaban rodeados de cientos de humanoides de piel metálica.

    -¿Estas listo?

    Carin alzo su mirada y vio con ternura las iris violetas y brillantes del mayor

    -¡Chingemoslos!-Contesto el niño animoso tomando la mano del aludido.

    -¡Asi se habla!

    Entonces las extrañas criaturas saltaron contra ellos

    Una marca luminosa atravesó la ceja izquierda del pequeño Carin encendiendo una llamarada azul en su rostro que se extendió a sus cabellos y a su mejilla.

    Tora blandió el cuerpo del infante y este después de envolverse en el fuego que salió de la marca se convirtió en un reluciente sable.

    -Cuando saque esa arma del hombro de aquel monstruo este desapareció al igual que el fuego que me lanzo y luego la espada se convirtió en ti, ahora te enseñare a luchar a mi lado, no nos volverán a separar hijito-Pensó el fornido mercenario mientras cortaba con gran maestría a aquellas criaturas.

    Fin Flashback
     
  6.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Venenoso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3336
    GEISHA DE ROJO
    — ¡Debes saber cómo deshacernos de esta cosa! —

    Demando Luca tratando en vano de doblegar los gruesos barrotes de metal dorado que los rodeaba a él y a Corpion.

    — Las únicas órdenes que recibe esa vieja chatarra son las de Dana, así que no tiene caso que trates de escapar grandote — Contesto el puberto con un tono casi imperceptible, Luca se desconcertó cuando vio al chico sentarse en el suelo con su mentón apoyado sobre sus puños con un gesto de aburrimiento.

    Luca se dio cuenta que el niño no estaba indiferente a la situación en la que se encontraban, la primera vez que vio esa actitud fue cuando se dejó herir a propósito por Morbux para que el engendro quedase expuesto a su piel envenenada.

    Luego cuando se contuvo de golpear al libidinoso Eloy hasta que la toxina que emanaba de sus nudillos
    quemara las cadenas que los tenían atados a ambos, hasta hace tan solo tres días había conocido a ese chiquillo, pero por lo que ya había visto estaba de nuevo ideando un plan para ayudar a Dana.

    — En ese caso — El de piel bronceada le dio la espalda al menor dejándolo que siguiera con sus planes, ahora también se concentraría en cómo salir de la prisión en la que se había convertido la decrepita ciborg.

    Mientras el combate en el lobby, o en lo que quedaba de el, empezaba a tomar otro nivel, hermosas columnas de luz carmesí brotaban de en medio de las fumarolas acompañadas de desgarradores gritos de dolor, los cuales parecían chillidos de ratas.

    Finos sonidos que asemejaban a los de porcelana haciéndose añicos, así terminaban las radiantes armaduras que vestían aquellos hermosos soldados de piel pálida y cabello sedoso, si bien algunos de ellos lograban dar pelea con sus lanzas biónicas por breves segundos

    Mas aun asi Dana terminaba imponiéndose y degollándolos salvajemente.

    No importaba el número de guerreros que atacara al mismo tiempo, su final era el mismo, tampoco les daba ventaja que su oponente se mostrara asqueada de estar mostrando esa faceta de sí misma.

    Su mente solo recordaba un pequeño y diminuto cuerpo que le sonreía con inocencia y ternura.

    — No vas a llevártelo — Sentencio Dana al percibir que ya no eran muchos los enemigos que estaban acechándola moviéndose a gran velocidad esperando que bajase la guardia, algo que obviamente no estaba ni cerca de suceder.

    Esas últimas palabras sonaron de nuevo haciendo eco por medio de una señal desconocida, que llegaron a ser escuchadas por dos personas.

    Un rastro de agua salada resbalo por la mejilla de Corpion y termino por perderse en sus labios los cuales sonrieron hasta convertirse en un forzado puchero.

    Entre la espesa nube oscura, entre los quejidos agonizantes de los soldados en el suelo, se logro imponer una placentera fragancia, una que Dana conocía muy bien.

    Aun el escalofrió que la jovencita sintió recorrerle la columna no fue suficiente para romper su defensa.

    — Estoy impresionada — Dijo de repente una fina y cálida voz.

    — Tu velocidad hace casi imperceptible tu esencia, ya has desarrollado inmunidad a los efectos de la triada de virtudes, incluso aprendiste la técnica más poderosa que tengo.

    — ¿No piensas darme la cara? — Murmuro Dana sonriente dando letales cortes con sus cuchillas.

    A pesar de prácticamente estar combatiendo en medio de tinieblas parecía que sus armas tuviesen vida propia y guiaran a su portadora hacia sus victimas.

    Las múltiples siluetas que inútilmente se movían tratando de igualar su velocidad solo terminaban cortadas en pedazos por los hermosos destellos rojos que provocaban las estocadas y cortes de la chica.

    — Aun así, estas muy lejos de alcanzar mi nivel — Aquella voz sonaba tan pura y pacifica que logro amedrentar a Dana, ciertamente la persona que ahora hacia acto de presencia inspiraba respeto, o más bien, terror en la joven.

    Dana empuño dos de sus cuchillas en cada mano, la piel de sus nudillos empezó a expeler humo, a pesar de eso su postura de ataque permaneció.

    — Pense que ya nunca tendría que preocuparme por ti — Contesto desafiante — Pero dime ¿Qué trae a la famosa Geisha de Rojo a mis humildes dominios? — Añadió sarcástica.

    La niebla fue disipada por un simple movimiento de mano que provoco una ventisca que logro hacer retroceder a Dana unos cuantos pasos hacia atrás

    — Genial, ya está cabreada — Pensó en sus adentros la chica.

    El título de Geisha le venía muy bien a aquella hermosa e intimidante mujer, de piel tan blanca como la porcelana, labios de un rojo tan intenso que parecían estar pintados con sangre, cuerpo escultural y torneado que fácilmente opacaría al de Dana.

    El fino kimono que solo cubría el brazo derecho que permaneció extendido aun despidiendo la corriente de aire, los pechos y la parte baja de la cintura la cual estaba ceñida de un espeso plumaje oscuro, radiante cabello café, voluminoso, tan largo que le llegaba hasta las rodillas, adornado con mechas trenzadas en cascabeles, piernas largas pero fuertes que terminaban en unos hermosos zapatos de plataforma de terciopelo negro con ornamentos de mariposas rojas. El brazo izquierdo empuñaba un abanico con el mismo ornamento que sus zapatos el cual cubría con elegancia parte de su mentón.

    Sus rasgados ojos se entreabrieron, de un azul profundo, eran sin duda su más grande atractivo y la razón de que la frente de Dana empezará a traspirar.

    — ¿Osas avergonzar a tu mentora comportándote así? — Replico la llamada geisha sin cambiar en lo absoluto su expresión tranquila — ¿Esa es la forma que tienes de agradecerme que te..

    — ¡Cállate! — Rabio la joven furiosa — ¡Me hablas de insultar tu honor cuando tú misma te has vendido a esas alimañas que desprecias tanto!

    Eso fue el detonante para que el rostro de la bella cortesana se contrajera de manera horripilante.

    — Sí que estoy loca…— Se dijo Dana a sí misma.

    Moviéndose con la delicadeza del viento, y dejando un rastro de pétalos de rosa roja tras de sí, la mujer quedo a unos centímetros de Dana la cual apenas si logro bloquear con sus cuchillas las filosas puntas de katanas que brotaron del abanico de su oponente.

    La presión del ataque fue tal que logro que el suelo bajo los pies de Dana se agrietara, y eso que solo uso un brazo, pero la joven contrincante tuvo que valerse de ambos para responderlo.

    — Eso es maldita, enfurécete — Tramo tratando de disfrazar su evidente temor con una falsa sonrisa — Vamos, estoy segura que puedo encenderte más.

    Y así fue, la geisha dio un ensordecedor grito que retumbo en cada rincón de las ruinas que aún quedaban en pie.

    Dana cedió un poco, con eso una de las agudas puntas rasgo su mejilla derecha, solo fue un corte superficial pero fue acompañado de una quemadura.

    — Este es tu verdadero rostro — Inquirió al notar la sombra que decoro la mirada de la de ojos rasgados, los cuales se volvieron saltones, furiosos y amarillentos, casi como los de una bestia, una grotesca bestia.

    Los sus gruesos labios dejaron visibles la hilera de filosos colmillos cuya lengua de serpiente trataba de alcanzar una pequeña gota de sangre que escapaba de la herida en la piel de Dana.

    En el suelo aun había cadáveres de soldados.

    La geisha soltó un gruñido

    — ¡Mierda! — Protesto Dana cuando su rival volteo tras de sí, al parecer dándole la orden a uno de esos cadáveres.

    El cuerpo en mención se puso de pie y fue atravesado por la tercera cuchilla de Dana la cual aprovecho la pequeña distracción para empujar su oponente y quedar a una distancia prudente de ella.

    — ¡Que! — Exclamo estupefacta al ver como el cuerpo del soldado se volvía una masa viscosa que luego se volvió parte de la túnica de la geisha.

    — ¿No se dio cuenta de mi estrategia? O más bien nunca bajo la guardia, carajo — Refunfuño al tiempo que su tercer cuchilla volvía a adornar el cinturón de su cadera.

    — Como ya te había dicho, aun te falta mucho para estar a mi nivel — Objeto la de ojos rasgados, luego Dana noto como los dedos delicados de la mujer acariciaban su mentón.

    — Tendré que recordarte porque jamás lograras estarlo

    — Sentencio con su voz ya distorsionada por la forma de ente siniestro que su cara había adoptado.

    Esa misma expresión abandono su rostro tomando la forma de una máscara que flotaba junto a ella.

    — Ese truco es nuevo — Pensó Dana viendo como la máscara tomaba la forma de una grotesca criatura.

    — Esa cosa es como las estatuas que vi en ese templo japonés — Dedujo después de ver al monstruo regordete de piel blanca que se había formado de la mascara.

    La geisha convirtió su abanico en una hilera de katanas cortas que giraban a su alrededor, la criatura que había invocado, por su parte, hizo crecer las oscuras garras de sus patas delanteras y posteriores así como sus colmillos.

    Ambos se lanzaron contra Dana la cual recibió primero a la bestia que le lanzo una serie de feroces zarpazos que ella hábilmente contestaba con sus espadas, pero antes que lograra contraatacar, la geisha le lanzo un veloz corte a su antebrazo derecho provocando que soltara una de sus armas.

    Lo había conseguido, la defensa de Dana se vio afectada, fue golpeada por unas extrañas hojas marchitas que parecían alas de mariposa.

    El ataque de la geisha mando el cuerpo de su rival por los aires por un breve instante, la joven logro caer sobre sus pies, pero segundos después sus rodillas se flexionaron, un lastimero sollozo broto de su garganta.

    — ¡Mocoso! — Exclamo Luca cuando Corpion luego de morder la palma de su mano tomo un manojo de cables que habían quedado expuestos en el suelo.

    Un tétrico gruñido que pareció el reptar de una serpiente salió de la boca del niño logrando mantener a Luca a distancia, después de eso, el adolecente aun retorciéndose tiño con su sangre los barrotes de la jaula.

    — ¡Solo tendrás una oportunidad! ¡No la cagues! — Le advirtió al mayor el cual logro comprender sus intenciones.

    Tres de los barrotes empezaron a corroerse a causa del fluido que chorreaba de ellos, además de eso el sistema de la llamada Lencha empezó a presentar fallas por la corriente de energía que recorría sus circuitos.

    — ¡Ahora grandote! — Ordeno el chico rubio.

    Luca de inmediato cubrió uno de sus puños con su oscuro guante bionico, logro destrozar los barrotes, pero eso no duro mucho.

    — ¡Que diantres! — Exclamo al ver como el reluciente metal empezaba a reconstruirse por unas chispitas multicolores de estática.

    — ¡Pero es que tengo que hacerlo yo todo! — Escupió Corpion enfadado.

    Luca sintió un fuerte golpe en el trasero que finalmente lo saco de la jaula.

    — ¡Enano cretino! — Se quejó el moreno despegando su cara del suelo.

    — ¡Ya lárgate! — Ordeno furioso el niño.

    Luca se quedó pasmado por unos instantes, la razón, la piel del chiquillo había adquirido un grotesco tono gris, y eso no era todo, le brotaron púas en varias partes de su cuerpo así como escamas.

    — ¡Si serás idiota! — Jadeo Corpion al ver como un grueso cable salía de la boca de Lencha, la línea metálica acababa en un afilado arpón que atravesó el tobillo del moreno el cual cayó de nuevo al suelo.

    — ¡Ya me harte de ti, jodida chatarra! — Protesto Luca y mordiéndose su manga saco violentamente el cable de su piel.

    — Mueve el trasero y ayúdala — Murmuro el niño antes de quedar inconsciente, en todo ese lapso que Luca salió de la jaula, había soportado las descargas eléctricas.

    Mientras Tanto Dana se encontraba en serios aprietos, aquel último ataque le había dejado sobre la piel una extraña bacteria que rápidamente la iba debilitando.

    La criatura de piel blanca se lanzó a devorarla con sus enormes fauces, pero la chica no estaba dispuesta a rendirse aun.

    Un aura dorada ilumino por unos segundos su cuerpo, luego esa energía se desprendió para ir directo al engendro.

    La geisha frunció el ceño al ver como su grotesca mascota quedaba cubierta por una viscosa masa brillante.

    — ¡Que truco tan patético! — Comento molesta.
    — Pero muy efectivo — Contesto la joven con una ahogada risilla.

    En efecto, aquella sustancia envolvió por completo a la criatura, luego se hizo cada vez más pequeña, hasta endurecerse y quedar como una pequeña costra en el suelo, luego de un par de segundos se volvió polvo que se disipo en el viento.

    — ¡Imposible! — Exclamo desconcertada la de ojos rasgados.

    — Es genial lo que se puede conseguir de un cliente que no tiene con qué pagar — Pensó la joven sonriente.

    La geisha nublo su mirada, lo cual Dana intuyo que ahora ya estaba a punto de hacerla explotar.

    — ¡Y ahora el tiro a matar! — Anuncio desafiante.

    La mandíbula de la geisha se desencajo al ver la pose de Dana, luego sus dientes empezaron a crujir, las uñas de sus dedos perforaron hasta hacer sangrar la palma de sus manos, las venas de su frente se hicieron visibles.

    — No puedes rivalizar con ella, deja de hacer estupideces — Le advirtió Corpion por medio de un trasmisor en la piel del oído de la chica.

    — Tenías que decirlo — Contesto ella en un murmullo.

    — ¡Carajo! — Replico el niño con su voz distorsionada.

    — ¡Mírame como lo hago! — Reto la joven con una maniática sonrisa.

    Clavo sus navajas restantes muy cerca de sus pies, de manera que quedaran ligeramente inclinadas, luego levanto sus brazos hasta que sus manos quedaron encima de su cabeza, sus dedos entrelazados dieron la forma de una flor, la imagen de una rosa apareció tras de ella, una rosa cuyos pétalos empezaron a marchitarse.

    — ¡Aurora Sombría! — Grito con fuerza.

    Entonces la rosa que había tras de ella estallo en una corriente oscura que se extendió por todo el lugar, aun había soldados de la geisha agonizando en los alrededores pero fueron alcanzados por la técnica y luego de emitir sus característicos y estridentes chillidos explotaron en rocíos de sangre que parecían pétalos de rosa.

    Aquella energía también alcanzo a Luca el cual salió disparado hacia atrás hasta que su cuerpo golpeo una pared, luego su piel empezó a corroerse por las espinas que le brotaron.

    Lencha logro terminar de auto repararse, justo a tiempo para proteger a Corpion el cual empezaba a recuperar la conciencia.

    La geisha por su parte y para su sorpresa también estaba siendo afectada por la técnica de oponente, Dana se dio cuenta de eso mientras la corriente oscura se triplicaba, con eso la rosa tras de ella cada vez se podría más y se quedaba sin pétalos.

    — ¡Insolente basura! — Bufo la geisha colérica al ver la sonrisa del a jovencita y su mirada altanera.

    — ¡Dana! — Grito una voz que la joven reconoció muy bien.
    — ¡Aurora Sombría! — Grito la mujer de ojos rasgados.


    No muy lejos de allí…

    — Son los mismos armatostes que vimos al llegar al muelle — Dedujo Tora al visualizar por medio de unos extraños binoculares un gran vehículo en medio del desierto a las afueras de Edom, mas en especifico una zona desertica.

    Un grupo de personas abordaban la maquina por medio de una compuerta que se abrió frente a ellos.
    Tora le dio los binoculares a su compinche para luego bajar del pequeño peñasco donde estaban ocultos.
    — ¡Pero que hace el allí! — Exclamo de pronto el flacucho.

    — ¡Huesudo no! — Advirtió el del gran mostacho pero fue muy tarde, su compañero extendió sus peculiares brazos hasta alcanzar una barra del inmenso remolque flotante, acto seguido, sus extremidades empezaron a contraerse hasta llevarlo al lugar donde se encontraba aquel tumulto de gente.

    Una vez que sus pies tocaron el suelo, Eloy confirmo sus sospechas, una figura masculina de piel clara abordaba la máquina, pero antes que el flaco lograra impedirle que se adentrara más fue rodeado por finas puntas que pertenecían a sofisticadas lanzas de brillante metal azul.

    — ¡Esto ya es más que una simple calentura! — Replico Tora aproximándose a la escena.

    — ¿Cómo pueden tratarlos así? ¡Bestias malnacidos! — Bufo enfurecido el sujeto de piel verrugosa.

    Los soldados dieron veloces estocadas contra él, el rostro de Eloy se ensombreció, la razón de su ira era más que obvia.

    Aquella muchedumbre que abordaba el remolque estaba conformada por jovencitos que por sus rasgos y complexiones era fácil deducir que sus edades estaban entre los once y quince años, de distintas razas, algunos con notorias mutaciones y otros llevaban ropas vistosas y elegantes.

    Los más pequeños tenían un semblante de terror en sus rostros, los más maduros traían sus ropas desgarradas o con huellas de tortura sobre sus pieles.

    Todos tenían una cosa en común, los extraños grilletes en sus antebrazos y cuellos los cuales no lograban cubrir las marcas de moratones que dejaban sobre las pieles de sus portadores.

    Las jabalinas pincharon el cuerpo del mutante, pero este sonrió malévolo, su careta de idiota ya no estaba, ahora lucia siniestro, maniático, peligroso.

    Los soldados de brillantes yelmos asintieron entre ellos y activaron un mecanismo en sus armas las cuales sacudieron con descargas eléctricas el cuerpo de Eloy.

    Tora ya estaba en la escena, pero oculto, sabía que su compañero no sería derrotado por algo como eso, más bien a pesar de su reciente arrebato supo que Eloy solo estaba ganando tiempo,.

    Los ojos de Tora se oscurecieron, de manera que la forma en que visualizaba a los presentes era por medio de luces de diferentes colores, la de Eloy era gris que adquiría tonalidades rojizas, las de los soldados eran azules, todas de la misma intensidad, como si estuviesen sincronizados.

    Mientras que las de los demás, los pequeños prisioneros estaban en una especie de celda de cristal y perdían brillo lentamente.

    — Vamos pequeña rata, sé que estas cerca — Murmuro el tipo fornido escaneando con su mirada todos los alrededores posibles, había una extraña energía naranja que se extendía como una esencia alrededor de los soldados y de los niños.

    Eloy soltó una chillona carcajada que provoco que sus oponentes enterraran más sus armas, las descargas ya no surtían efecto.

    — ¡Tremendos pendejos! — Pensó Tora sonriente.

    Las púas en la piel del mutante resplandecieron liberando estática, luego la misma energía eléctrica de color azul de las lanzas.

    De los costados de Eloy brotaron otros tres pares de brazos, los cuales se extendieron violentamente hacia los soldados, las manos apretaron las cabezas hasta destrozarlas con todo y yelmos, a otros los envolvió de cuerpo entero y luego de que brotaran más púas que se hundieron en ellos, vinieron las descargas eléctricas que los convirtieron en barbacoa servida en restos de armadura fundida.

    — ¡Aja! — Grito Tora desvaneciéndose en el aire.

    Una gran esfera de luz dorada salió disparada hacia Eloy el cual callo de cuclillas y no lo advirtió.

    Sus brazos extra se contrajeron en su piel hasta desaparecer.

    Otro resplandor violeta apareció detrás del flacucho.

    Hubo una gran explosión, que provoco que algunos niños murieran calcinados por la onda expansiva.

    Tora movió sus brazos provocando una fuerte ráfaga de viento de tonalidad purpura que disipo el humo.

    — ¡Nooo! — Grito el mutante horrorizado al ver los cadáveres de los niños que fueron víctimas de aquel ataque.

    — ¡No es momento de lloriquear idiota! — Gruño Tora.

    Eloy volteo tras de sí y se llevó sus manos a la boca de la impresión.

    Los brazos de Tora chorreaban de sangre, sus palmas que al parecer habían disparado el segundo resplandor expelían humo.

    Las rodillas del bigotón se doblaron, su compañero apenas si alcanzo a evitar que callera al suelo, aunque aún estaba consiente, se había debilitado bastante, uno de sus brazos perdió gran parte de su piel, dejando expuesta la prótesis mecánica que tenía por mano.

    — Es una reverenda idiotez enfrentarte a un oráculo de combate cuando no lo eres— Explico Tora frustrado y jadeando viendo la parte superior del vehículo de carga.

    Eloy hizo lo mismo y logro ver una delgada silueta sobre él, la cual salto con elegancia hasta estar a unos metros frente a ellos.

    — Se parece mucho a .. — Quiso comentar Eloy pero su compañero se lo impidió haciéndole una señal con el rostro.

    — Si, también pensé lo mismo.
     
  7.  
    Ladron de Musas

    Ladron de Musas Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Abril 2011
    Mensajes:
    308
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Venenoso
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2088
    ORACULO DONCEL 1era parte
    Desierto a las afueras de los Senderos de Edom

    Quince minutos antes

    De cuerpo esbelto, piel clara y tersa, largos cabellos rubios y ojos azules y cristalinos, labios con un ligero tono rosado.

    A primera vista se podría decir que se trataba de una hermosa jovencita

    Pero al ver el resto de su cuerpo, unos holgados pantalones de piel café, su cintura ceñida con una capa verde, su torso estaba desnudo, a pesar de la expresión de su rostro, su abdomen estaba bien trabajado, no demasiado musculoso pero si lo suficiente para darle un aire masculino.

    — Vaya, vaya, enviaron a la “margarita” por mí, ¿debería sentirme alagado? — Comento Corpion burlón tronándose sus nudillos.

    La persona que estaba frente a él. parecía de su edad, incluso podría decirse que eran de la misma estatura.

    — Me parecen innecesarios tus insultos, deduzco que sabes porque estoy aquí — Contesto de manera cortes y educada el de larga cabellera.
    Corpion se esfumo en el aire..

    Una onda expansiva acompaño el choque de la daga de Corpion con una coraza metálica del otro chico el cual tenía una expresión de tristeza en su rostro.

    — Apenas empiezo a calentar y ya estas llorando nenita, das asco, no has cambiado nada

    —Gruño Corpion forcejeando con su rival.

    El arma del otro chico era en realidad la capa que ceñía sus caderas la cual tomo una coloración azul grisáceo, luego de haberse cubierto de filosas púas de hierro envolvió su brazo para que contestara la agresión.

    —Tengo ordenes de llevarte conmigo, también estoy autorizado a usar la fuerza si es requerido— Contesto aquel personaje cuya voz casi tartamudeaba.

    — ¿Se supone que debo asustarme?

    Corpion soltó un suspiro que fue acompañado de una fumarola de tono verdoso la cual envolvió el rostro del otro chico quien doblo sus rodillas a causa de aguantar la respiración.

    — ¡Vamos Kelly! ¡Sé que quieres darme una paliza! ¡Deja de jugar al niño bueno y tomate esto enserio! — A raíz de que su oponente perdía terreno en el forcejeo, Corpion lograba hacerlo flexionar sus rodillas cada vez más.

    Mas aquello no duro mucho, el llamado Kelly se cubrió de un aura dorada la cual al parecer hizo que Corpion saltara de repente quedando a una considerable distancia de el.

    — Ese truco es nuevo, nada mal, muy de tu estilo — Comento el de ojos verdes — Cursi y bonito — Agrego haciendo un gracioso y afeminado gesto.

    — Tampoco tú has cambiado mucho, sigues hablando demasiado —
    Contesto Kelly perdiendo poco a poco su aura luminosa y conservando su tono apacible de voz.

    Ese último detalle provoco que Corpion emitiera un gruñido, una segunda daga se materializo en su mano que estaba libre.

    — Como odio ese estúpido tonito, siempre lo odie — Murmuro entre dientes.

    Kelly se puso en guardia, el otro chico hizo lo mismo.

    Un rastro de aire compreso levanto grandes nubes de arena detrás de ambos contendientes que desaparecieron de sus posiciones, volviendo a aparecer de nuevo chocando sus armas.

    Estridentes sonidos de metal rozando acompañado de brillantes chispas, intercambio de cortes y estocadas, algunas alcanzaban a causar heridas leves en antebrazos o muslos, no demasiado profundas, solo lo suficiente para hacerlas sangrar.

    El recubrimiento en el antebrazo de Kelly empezó a corroerse, algo que sorprendió a su portador.

    — ¡Error! — Dijo Corpion con una maniaca sonrisa
    Con un potente rodillazo golpeo la mejilla de Kelly mandándolo a varios metros lejos.

    Corpion no se detuvo allí, su brazo izquierdo tomo la misma posición de la cola de un escorpión, luego la imagen de uno apareció de repente junto a él.

    La cola del insecto así como su brazo lanzaron una veloz estocada.

    Kelly abrió sus ojos repentinamente, de inmediato se incorporó en un ágil movimiento que lo puso sobre sus pies, pues el último golpe de Corpion lo había dejado noqueado con el rostro en el suelo.

    Por reflejo uso su brazo cubierto con la coraza para protegerse del destello azul que disparo su rival.

    El impacto fue certero, Kelly volvió a salir volando hacia atrás luego de una explosión.

    — ¡Me lleva! — Escupió Corpion al ver como Kelly luego de una voltereta en el aire volvía a caer sobre sus pies.

    — Eso fue demasiado — Murmuro el de larga melena jadeando y empezando a sudar.

    Levanto la mirada y un escalofrió le recorrió el cuerpo.

    Corpion se aproximaba veloz hacia el moviéndose de la misma forma que el insecto que materializaba su cuerpo, con su otra daga simulando el aguijón y con sus piernas y brazo libre simulando las patas.

    — ¡Tenme mucho miedo! — Amenazo Corpion quedando frente a frente de Kelly

    El chico de pantalones de piel volvió a activar su aura dorada, esta vez su expresión serena desapareció por completo, como su oponente esperaba, logro asustarlo.

    Kelly esquivo apenas las estocadas de Corpion, el cual lucia siniestro, maniático, lamiendo sus labios con cada intento de atravesar a su rival, su mirada no se quedaba atrás, sus orbes se volvieron completamente negros.

    — ¿Qué se siente? ¿Eh?, ¡Ahora ya no hay falditas en las cuales esconderte!

    — ¡Insolente gusano! — Rabio Kelly lanzando un puñetazo al rostro del otro chico el cual se quedó quieto.

    — ¡Que! — Exclamo el de largos cabellos viendo como Corpion había recibido el golpe directo en su rostro pero no pareció haber recibido un daño considerable.

    — Golpeas como niña — Dijo el de orbes oscuros y luego le propino un rodillazo en el estómago a Kelly el cual se dobló cayendo de rodillas.
    Corpion lo tomo de los cabellos provocando que el chico gritara de dolor, lo levanto del suelo y empuño su daga de nuevo.

    La estocada hacia el corazón del hermoso doncel fue detenida a milímetros de alcanzar su piel.

    Kelly entreabrió sus ojos mirando como la cara de su rival tenía un gesto de desprecio

    Corpion soltó su melena

    — No le veo lo divertido ahora — Musito al tiempo que sus ojos recuperaban su color normal.

    El otro chico callo sentado, acto seguido uso sus manos y pies para alejarse de Corpion con sus muslos arrastrando en la arena.

    — Casi te cagas de miedo, apuesto que si tu odiosa dueña te viera, te escupiría la cara

    Corpion hizo desaparecer su daga

    Kelly apretó sus puños, ahora no solo tenía miedo, sentía rabia, verdadera ira, su rostro reflejo sus sentimientos, algo que no pasó desapercibido para su oponente.

    — Cuando éramos niños, me llegaste a agradar, incluso cuando te convertiste en el fiel perro de esa hijita de papi me seguías cayendo bien

    — Explicaba Corpion suspirando aproximándose a Kelly el cual empezó a respirar agitado.

    — ¡Cállate! — Escupió el de larga melena

    — ¡Fuiste mi mejor amigo carajo! — Contraataco Corpion con el mismo enfado

    — ¡Cállate!

    — ¡Te admiraba!, ¡Quería ser como tú! ¡Pero lo arruinaste todo!

    — ¡Cállate de una puta vez! ¡O si no!

    Corpion dio un veloz movimiento con su brazo creando una ráfaga de viento que corto el torso de Kelly el cual de inmediato cubrió la profunda herida que empezó a sangrar.

    — ¡O si no que! ¿Me pegaras con tu faldita?, no espera creo que no puedes

    — ¡Imposible! — Musito perplejo Kelly al ver su brazo en el cual se suponía que debía estar su coraza de púas metálicas.

    No solo eso, también su brazo desnudo tenía un horrible divieso originándose de una llaga que chorreaba un viscoso líquido verde.
    Corpion empezó a reír siniestro

    — ¡Ahora si vas a llorar nenita! ¡Te rompí tu juguete! ¡Vamos sé que quieres llorar!

    — “Las Siempre Vencedoras” esto no puede ser — Pensó Kelly consternado — Ese último disparo, se supone que lo había bloqueado —

    Dedujo recordando el destello azul que Corpion le lanzo unos minutos antes.

    — Eso es, lo conseguí, carajo Dana detesto que tengas razón — Pensó el chico sonriendo satisfecho.

    — Eso fue un regalo de mí..

    — Huy, ¡que malo soy! — Interrumpió Corpion — Creo que todavía puedo joderte más

    Un poderoso destello dorado estallo

    Nuevamente, Kelly y Corpion intercambiaban ataques cuerpo a cuerpo, patadas, puñetazos, combinaciones de agarres y técnicas variadas de aikido y judo

    Corpion atacaba usando su aliento toxico, Kelly invocaba su aura dorada que al parecer lograba repeler al otro rubio

    — Lógica básica, estúpidas clases nocturnas, si mi cuerpo se fortalece cuando mi veneno sanguíneo se activa, entonces, si mi veneno se inhibe, mis defensas y energía se irán a pique — Dedujo Corpion en su mente mientras seguía luchando con Kelly el cual al parecer le estaba ganando terreno.

    Corpion volvió a tomar su posición anterior donde simulaba un escorpión

    Primero usaba sus dos manos dando alusión a las tenazas del insecto, luego al entrelazar sus dedos simulaba el aguijón, sus ataques eran muy rápidos, pero también la agilidad de Kelly que lograba esquivar la mayoría.

    Aun así, el de melena dorada fue alcanzado por los rayos de su rival en varias partes de su cuerpo, de inmediato empezó a sentir los efectos de las toxinas, provocando que su rostro palideciera y su cuerpo empezara a temblar.

    Corpion sonrió, luego, volvió a atacar a su oponente de nuevo con su estilo de aguijón

    Pero Kelly aún no estaba derrotado

    Sus brazos dieron la alusión de unas hermosas alas y luego de moverlas creo una ventisca de aire luminoso que logro no solo bloquear el ataque de Corpion, también lo mando a volar varios metros en el aire hasta caer al suelo.

    — El jodido princesa ya se dio cuenta de cómo evitar mi veneno — Dedujo sonriente escupiendo arena e incorporándose.

    — ¡Pero que mierda! — Exclamo sorprendido al ver a Kelly invocar corrientes de agua cristalina que fueron directo a sus heridas, sanándolas, luego hacia su rival.

    Corpion volvió a caer al suelo al ser golpeado de lleno por esa técnica
    Como el mismo lo había descubierto, el agua tenía la energía dorada de Kelly la cual lograba inhibir su veneno, dando como resultado que su cuerpo se debilitara.

    — ¡Muere! — Grito furioso Kelly arremetiendo contra Corpion empuñando una hermosa lanza de cristal plateado

    El arma atravesó el hombro del chico hasta salir por el otro lado de su cuerpo

    Kelly bufaba furioso, jadeando y viendo que había logrado herir a su rival, dio vuelta a su arma para que Corpion sintiera más dolor.

    — Muere, muere — Seguía diciendo mientras se hundía más y más en la piel de su oponente

    Los dientes de Corpion rechinaron, no solo por el dolor que estaba sintiendo, también..

    — ¿Estas sonriendo? —Murmuro Kelly

    — Y tú, estas furioso ¿lo ves? Aun somos..

    — ¡Que te calles! — Ordeno el de la larga melena dando una salvaje estocada que hizo que la sangre de Corpion cubriera por completo su lanza.

    — ¿Por qué tu y esa hiena tenían que regresar?
    Kelly vio cómo su rival tomaba su lanza aferrando sus manos a ella.

    — ¡Nooo! — Grito consternado al ver como su oponente la rompía con un golpe de mano

    Mas luego de eso, Corpion uso los trozos que quedaron en sus manos para enterrarlos en el muslo derecho de Kelly y otro en su pie izquierdo.

    — Muy bien “margarita” admito que te luciste hace un rato, pero no olvides que a mí me gusta siempre estar un paso adelante

    — ¡Vete a la mierda! — Sollozo Kelly por el dolor que sentía

    — No podía acercarme a ti porque usabas tu estúpida lucecita para protegerte de mí veneno y debilitarme.

    Kelly abrió más sus ojos y fijo su atención en los restos de su lanza que ahora estaban incrustados en su cuerpo

    — Veo que ya te diste cuenta — Comento Corpion sonriente y luego de emitir un horrible grito, saco la punta de la lanza de su hombro

    — Desarrollaste esa aura para protegerte de mí, se activa al entrar en contacto con mi sangre o con cualquier parte de mi cuerpo

    — ¿Por eso dejaste que te atacara con mi lanza?

    — Cierto, ahora que tienes mi sangre dentro de tu cuerpo, el efecto de tu dichoso “repelente” te está jodiendo sumando también la ponzoña de mi aguijón

    — ¡Maldito hijo de!

    Corpion sea apresuro a tomarlo por los cabellos y dejando la punta de su misma lanza muy cerca de su yugular

    — Di un solo insulto sobre mi mami y juro que te arranco la cabeza — Gruño amenazante

    En ese momento en su oído brillaron de azul unas extrañas marcas que parecían circuitos digitales

    — ¡Aurora Sombría! — Era la voz de Dana

    — ¡Dana! — Ahora a voz de Luca

    — ¡Aurora Sombría! — Una tercera voz se escuchó en la mente del niño

    — ¡Carajo! No voy a seguir jugueteando contigo — Advirtió Corpion empuñando la punta de la lanza y empezó a cortar el cuello de Kelly

    La arena bajo los pies de ambos se vio teñida de rojo
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso