Valle Tundra

Tema en 'Región de Gérie' iniciado por Suzaku-kun, 13 Junio 2020.

  1.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,466
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    La oleada de entrenadores no parecía frenar nunca. Uno tras otro fueron apareciendo de vaya uno a saber donde, como asaltadores de camino en un videojuego. Me habían ido desgastando de a poco, y encima el último parecía tener un enorme Drudiggon, de un extraño color y forma. Probablemente fuera una versión regional de aquí. Ya me estaba acostumbrando a eso. Sin embargo, y antes de que pudiera humillar a todo mi equipo, el hombre pareció recibir una llamada urgente, y se excuso, declarando que luego tendríamos la revancha.

    Me encogí de hombros y lo saludé, mientras se alejaba. Que tipo raro.

    Escuché la voz de Liza detrás, y prontamente sentí su mano apoyarse suavemente en mi brazo. El contacto produjo un pequeño choque eléctrico en mi interior, que me hizo parpadear de manera algo estupefacta. Tragué saliva, y la miré, dedicándole una sonrisa, para calmarme.

    — Valle Tundra, ¿eh? Con razón hay un chiflete de viento fresco —comenté, mirando alrededor.

    Bueno, si había pokémons y vistas interesantes, no me molestaba desviarme para nada. En especial si lo hacía con Liza. Era raro, pero sentía que podía estar dando vueltas alrededor de un árbol, pero mientras estuviera con ella, la pasaría genial.

    — ¿Por qué no? No vendría mal dar un paseo. Para soltarnos un poco y relajarnos. Además, si se llama Valle Tundra, seguro hay nieve. Podríamos hacer una pequeña guerra de bolas de nieve, o hacer muñecos, ¡o ángeles! —exclamé, emocionado.

    ¿Y mi pregunta? ¿Qué pregunta era? Suponía que con tantos combates, me había olvidado ya sobre eso. Hice un poco de memoria, mientras me rascaba la barbilla. ¡Ah, sí, cierto! Bueno, mejor que no se hubiera olvidado. Ahora que esta había vuelto a mi memoria, la curiosidad me había vuelto a asaltar.

    A unos pasos, se podía notar como el paisaje iba cambiando. De a poco, el viento se hacía más fuerte, y el blanco comenzaba a robarle lugar al marrón. Miré a Liza de soslayo, sonreí de forma maliciosa, y sin previo aviso, le saqué la gorra. Me fui corriendo de allí, mientras le sacaba la lengua por encima del hombro.

    — ¡El último que llega es cola de Tep...!

    Quien lo diría. Correr sobre terreno congelado era muy mala idea. La buena noticia era que había hecho un ángel de nieve bastante particular, por la forma en la cual había caído.

    Lista de capturas
    Dado de 10 caras
    1- Mime Jr.
    2- Mienfoo-Gérie
    3- Darumaka-Galar
    4- Eiscue
    5- Stantler-Gérie
    6- Pachirisu-Gérie
    7- Cryogonal
    8- Skiddo-Gérie
    9- Druddigon-Gérie
    10- Snom
     
    Reual Nathan Onyrian ha tirado dados de 10 caras para casturas Total: 9 $dice
    • Gracioso Gracioso x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Team Itsuki

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,882
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Que aceptase mi propuesta con ese entusiasmo tan suyo iluminó mi rostro como un resorte. Estaba decidido entonces. Sujeté la mochila entre mis brazos y saqué de ella la chaqueta de lana de Woolo que había confeccionado con la ayuda de Nana, echándomela encima. La brisa comenzaba a tornarse helada a medida que nos acercábamos al valle y prefería evitar un resfriado.

    Quizás su temperatura corporal le hiciese ignorar el frío, pero yo no contaba con esa suerte.

    —Ciertamente hay nieve para aburrir —convine frotando mis manos frente a mi rostro, exhalando una ligera nube de vaho. Dibujé una media sonrisa—. Igual todo eso suena divertido, pero te advierto que soy muy competitiv... ¡Hey!

    Fue un movimiento fugaz; Nikolah tomó mi gorra y echó a correr sobre la nieve sin previo aviso. Abrí los ojos, aturdida, pero terminé por soltar el aire y echar a correr tras él, relajando mi expresión al poco tiempo. Se me escapó una risa ligera de circunstancias que me vibró en el pecho y aflojó parte de la tensión que cargaba.

    ¿Cuánto tiempo hacía que no me dejaba llevar así, sin ninguna clase de preocupacion en mente?

    >>¡Vuelve aquí! ¡Niko!

    Pero sus piernas eran largas, mucho más largas y sus zancadas considerables. Apenas pude ver venir el golpe; en un abrir y cerrar de ojos se precipitó de cara al suelo, dibujando una curiosa figura en la nieve. Mi preocupación inicial mutó en cierta gracia cuando me agaché para comprobar su estado y encontré nieve hasta encima de su nariz.

    La imagen era digna de retratar y lamenté no traer una cámara conmigo.

    —Eres un desastre, ¿lo sabías? —Sacudí la nieve de su cabello y ropa sin molestia en la voz realmente. Podría decirse que fue obra del karma. O así pudo haber sido hasta que noté una cola azulada sobresalir de un montículo nevado, agitándose lentamente. El bulto se removió hasta erguirse y convertirse en un Druddigon regional de lo más molesto. Le quité la gorra aprovechando la confusión ocasionada y se la coloqué sobre la cabeza antes de que se levantase, relevando el puesto—. Parece que lo despertaste de la siesta. Aún estás a tiempo de disculparte.

    A quién iba a engañar; era obvio que aquella criatura no iba a volver a descansar tranquila hasta que no se descargase. Y a juzgar por la furia en sus orbes de sangre, nosotros parecíamos ser su principal objetivo.

    [​IMG]
    DRUDDIGON: Hielo/Dragón
    Lvl. 17

    Salud: 180/180
    AP: 100/100
    Ataque: 135
    Defensa: 100
    Ataque especial: 60
    Defensa especial: 100
    Velocidad: 50
    Habilidades pasivas:
    -Piel gélida (sus ataques de tipo normal pasan a ser de tipo hielo)
    Habilidades activas:
    -Dragoaliento (30 Potencia, Dragón, especial, -8 AP)
    -Mordisco (30 Potencia, Siniestro, físico, -8 AP)
    -Malicioso (Defensa rival -50% por dos turnos, -30 AP)
    -Arañazo (20 Potencia, Hielo, físico, -5 AP)
    -Afilagarras (+50% ataque propio, el próximo ataque gastará la mitad de AP, -40 AP)
    Ratio de captura: 20
    Resistencia a captura:
    - Bloqueo (no puede ser capturado tras bajar sus PS de la mitad hasta que no pase otro turno)
    - Ira (ataque +50% al bajar sus PS de la mitad)

    Como puedes ver, Druddigon es el primer pokémon que presenta resistencia a capturas. Eso quiere decir, básicamente, que aplica unos efectos especiales que dificultarán tu captura. Ahí tienes los de Druddigon: básicamente, cuando le bajes la vida por debajo de la mitad, en tu próximo turno no podrás lanzarle una ball, no funcionará; tendrás que esperar otro. Y, además, aumentará su ataque... lo que lo hace bastante peligroso. ¡Cuidado, este no será tan sencillo!
     
    • Fangirl Fangirl x 3
  3.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,466
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    La risa que Liza soltó mientras me perseguía llenó mi cuerpo de un calor que no podía llegar a describir bien. Era una combinación de escuchar el timbre de su voz, como la alegría en la misma, y también el notar que parte de algún peso o tensión se había deshecho dentro de ella. Sin embargo, prontamente la nieve le puso fin a mi carrera. Bueno, la nieve, y la falta de coordinación en mis piernas.

    Escupí pedazos de agua congelada tanto de mi boca como de mi nariz, mientras arrugaba esta última para evitar la comezón que estaba surgiendo. No pude aguantarlo mucho más, y lancé un fuerte estornudo. Me limpié la nariz con la manga, y le sonreía a Liza, mientras esta me quitaba la nieve de encima.

    — Sí, lo soy. Pero no me molesta serlo si estás cerca —comenté, con tanta sinceridad en mi voz que dolía.

    Sentí la gorra en mi cabeza, pero no pude decir nada más, porque el culpable de mi caída ahora se elevaba por encima mío, con el rostro bastante enojado. Oh, vamos. ¿En serio? ¿Un Druddigon? Y por como se veía, disculparme no iba a tener mucho efecto. Bueno, increíble inicio había tenido nuestro paseo por el Valle. Bueno, después de esto no podía si no mejorar, ¿no?

    — Bueno, señor Druddigon, quisiera poder arreglar esto con un té y galletitas, pero parece que usted no aceptará otra cosa que no sea violencia —dije, mientras me levantaba, con algo de dificultad. Tomé una pokéball de mi cinturón.— No me quedará otra que batallarlo. Aunque estoy dispuesto a hablar también, si...

    El rugido que el pokémon me lanzó a la cara me dejó bien en claro que no era una criatura que creyera en la diplomacia. Bueno, no quedaba de otra.

    — Esta bien. ¡Vega, te to...!

    Mi expresión pasó a una de confusión cuando vi como la pokéball no se abría, y a otra de estupefacción en cuanto esta impactó contra el Druddigon, abriéndose ahora sí y envolviéndolo en una energía roja típica. Ay, carajo. Me había confundido. Aproveché los segundos en los cuales permaneció dentro de la ball para sacar, esta vez, sí a Vega. Bueno, eso había sido vergonzoso. Y probablemente peligroso.

    >> Demolición

    Uso una pokéball. For the memez.

    Wait, no puedo usar un dado de más de cien caras. Cierto.

    No me dejan ser feliz

    [​IMG]
    TIMBURR: Lucha
    Lvl. 16 (160)

    Salud: 160/160
    AP: 90/100
    Ataque: 94
    Defensa: 59
    Ataque Especial: 26
    Defensa Especial: 44
    Velocidad: 40 (<31)
    Habilidades activas:
    -Destructor (20 Potencia, Normal, físico, -5 AP)
    -Malicioso (-25% defensa rival por dos turnos, -15 AP)
    -Patada baja (20 Potencia, Lucha, físico, -5 AP)
    -Lanzarrocas (30 Potencia, Roca, físico, -8 AP)
    -Demolición (40 Potencia, Lucha, físico, -10 AP)
     
    • Gracioso Gracioso x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Team Itsuki

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,882
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    El comentario sincero de Nikolah descolocó un poco a la castaña, quien, sintiendo algo de sangre en el rostro, carraspeó y se apartó un poco, recuperando su espacio.

    El Druddigon sin embargo le daría el tiempo suficiente para recuperar su usual calma. Parecía que aquella batalla iría para largo. El golpe de Vega fue efectivo pero el pokémon era demasiado resistente.

    Volvió a rugir, iracundo, y se lanzó con un arañazo a su enemigo acérrimo.

    [​IMG]
    DRUDDIGON: Hielo/Dragón
    Lvl. 17

    Salud: 126/180
    AP: 95/100
    Ataque: 135
    Defensa: 100
    Ataque especial: 60
    Defensa especial: 100
    Velocidad: 50
    Habilidades pasivas:
    -Piel gélida (sus ataques de tipo normal pasan a ser de tipo hielo)
    Habilidades activas:
    -Dragoaliento (30 Potencia, Dragón, especial, -8 AP)
    -Mordisco (30 Potencia, Siniestro, físico, -8 AP)
    -Malicioso (Defensa rival -50% por dos turnos, -30 AP)
    -Arañazo (20 Potencia, Hielo, físico, -5 AP)
    -Afilagarras (+50% ataque propio, el próximo ataque gastará la mitad de AP, -40 AP)
    Ratio de captura: 20
    Resistencia a captura:
    - Bloqueo (no puede ser capturado tras bajar sus PS de la mitad hasta que no pase otro turno)
    - Ira (ataque +50% al bajar sus PS de la mitad)
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,466
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    Bueno, esto iba a ser mucho más complicado de lo que pensaba. Era obvio que este pokémon no solo estaba enojado, si no que también era bastante poderoso. Vega pudo resistir el golpe, pero por poco. Tal vez... una idea comenzó a surgir en mi mente.

    — ¡Vamos Vega, otra Demolición! —exclamé, mientras llevaba la mano hasta mi cinto.

    Me preparé para lanzar una pokeball, pero el rugido del pokémon fue tan fuerte que me desestabilizó. Mierda. Ahora parecía de verdad furioso.

    [​IMG]
    TIMBURR: Lucha
    Lvl. 16 (160)

    Salud: 64/160
    AP: 80/100
    Ataque: 94
    Defensa: 59
    Ataque Especial: 26
    Defensa Especial: 44
    Velocidad: 40 (<31)
    Habilidades activas:
    -Destructor (20 Potencia, Normal, físico, -5 AP)
    -Malicioso (-25% defensa rival por dos turnos, -15 AP)
    -Patada baja (20 Potencia, Lucha, físico, -5 AP)
    -Lanzarrocas (30 Potencia, Roca, físico, -8 AP)
    -Demolición (40 Potencia, Lucha, físico, -10 AP)
     
    • Adorable Adorable x 2
  6.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Team Itsuki

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,882
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    El pokémon comenzó a notar las magulladuras y las llamas de su ira se avivaron. Sacó fuerzas de flaqueza y atacó de nuevo a Vega con una fuerza nunca antes vista.

    [​IMG]
    DRUDDIGON: Hielo/Dragón
    Lvl. 17

    Salud: 70/180
    AP: 90/100
    Ataque: 205
    Defensa: 100
    Ataque especial: 60
    Defensa especial: 100
    Velocidad: 50
    Habilidades pasivas:
    -Piel gélida (sus ataques de tipo normal pasan a ser de tipo hielo)
    Habilidades activas:
    -Dragoaliento (30 Potencia, Dragón, especial, -8 AP)
    -Mordisco (30 Potencia, Siniestro, físico, -8 AP)
    -Malicioso (Defensa rival -50% por dos turnos, -30 AP)
    -Arañazo (20 Potencia, Hielo, físico, -5 AP)
    -Afilagarras (+50% ataque propio, el próximo ataque gastará la mitad de AP, -40 AP)
    Ratio de captura: 20
    Resistencia a captura:
    - Bloqueo (no puede ser capturado tras bajar sus PS de la mitad hasta que no pase otro turno)
    - Ira (ataque +50% al bajar sus PS de la mitad)
     
    Hygge ha tirado dados de 15 caras para Total: 6 $dice
    • Espeluznante Espeluznante x 3
  7.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,466
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    Bueno, eso era nuevo. Las cosas se complicaban un poco más. Vega obviamente cayó debilitado, y fue rápidamente reemplazado por Gremlin. Este, sin dejar de sonreír, miró directamente a los ojos, sin pestañear, a la mole que tenía al frente. Raudo, salió corriendo a... abrazarlo. Algunas cosas nunca cambiaban. Y vaya que era valiente el pequeño.

    Aproveché en ese momento para lanzar una pokéball. Tal vez podía terminar ya esto de una vez por todas.

    >> Garra Metal
    >> Lanzar pokéball


    [​IMG]
    MEOWTH: Acero
    Lvl: 16 (190)

    Salud: 102/102
    AP: 100/100
    Ataque: 73
    Defensa: 66
    Ataque especial: 45
    Defensa especial: 45
    Velocidad: 41 (<31)
    Habilidades activas:
    -Garra metal (30 Potencia, Acero, físico, -8 AP)
    -Arañazo (20 Potencia, Normal, físico, -5 AP)
    -Mofa (Impide al rival usar movimientos no ofensivos por dos turnos, -20 AP)
    -Sorpresa (10 Potencia, Normal, físico, permite usar un ataque doble independientemente de la velocidad, pero solo se puede usar en el primer turno en que este pokémon sale al campo. -30 AP)
    -Golpes furia (20 Potencia, Normal, físico, -20 AP)
     
    Reual Nathan Onyrian ha tirado dados de 52 caras para Castura Total: 21 $dice
    • Ganador Ganador x 2
  8.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Amo de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    8,588
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Druddigon atrapado!
    IV's: 210%


    Quítate tú la(s) ball(s), yo no lo hice
     
    • Fangirl Fangirl x 2
  9.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Team Itsuki

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,882
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Los Drudiggon de Gérie parecían especies mucho más agresivas de lo que era de por sí común en mi añorada Teselia. Y teniendo en cuenta que habitaban en las primeras rutas, cuando los entrenadores contaban con equipos más reducidos, suponían un reto bastante imponente en apariencia.

    Observé con cierto interés el vaivén de la pokéball sobre la nieve. Parpadeó con intensidad varias veces hasta que se detuvo, dando por finalizada la captura. Suspiré, aliviada, y mientras Nikolah se acercaba a recogerla, reparando en su espalda, una idea repentina me rayó la mente y me sonreí, maliciosa.

    De un momento a otro rodeé su cuello con los brazos, trepándome a su espalda con cuidado mientras se erguía.

    —¡Felicidades por la captura! Ese pokémon se ve muy fuerte, quizás demasiado —Le bajé la gorra desde allí arriba, haciendo que cubriese sus ojos, y estiré los brazos hasta arrebatarle la pokéball de las manos. Di un saltito hasta volver a estar sobre la nieve—. Me temo que vas a necesitar más que eso para ganártelo, Niko~.

    Antes de que pudiese girarse había echado a correr, sosteniendo dos bolas de nieve entre mis manos, amenazante. De dónde me salió ese chute de energía repentino probablemente viniese del mismo motivo por el que me sentía tan cómoda y segura allí.

    Tan liberada.

    Amber, mi Luxray, salió de su pokéball junto a mi Urshifu para darme apoyo en aquella cruenta guerra que se avecinaba. Ensanché ligeramente mi sonrisa a lo lejos, desafiante.

    >>¡Intenta recuperarla si puedes!
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  10.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,466
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    Suspiré, aliviado, en cuanto la pokéball dejó de girar y parpadear. Bueno, la amenaza principal ya había sido calmada. Ahora venía el nuevo desafío. Pensar un nombre para el desgraciado. Tal vez podría relacionarlo con...

    Una corriente de electricidad recorrió mi cuerpo y me paralizó en el lugar, en cuanto sentí los brazos de Liza rodeándome el cuello y trepándose a mi espalda. Su aliento cálido me acarició el cuello, e hizo que mis mejillas se tiñeran completamente de rojo. Tenerla tan cerca era... extraño. Extraño y tremendamente cálido. La visión se me oscureció, aunque fue por otras razones. La castaña me había cubierto los ojos con la gorra, y aprovechando tanto la falta de vista como todas las sensaciones que me embargaban en ese momento, me quitó la pokéball de la mano.

    Reaccioné tarde, y para cuando quise darme cuenta la chica ya se encontraba fuera de mi alcance, riendo y portando sendas bolas de nieve en cada mano. Un Luxray y un pokémon que desconocía habían aparecido a su lado, dispuestos a ayudar a su entrenadora en la batalla. Hice un mohín, del cual no dejaba de escaparse una sonrisa.

    — ¡Liza, no es justo! —exclamé, mientras intentaba contener la risa.— ¡Los míos apenas están crecidos!

    Vega y MacAndino hicieron acto de presencia, como para darle fuerza a mis palabras. Aunque suponía que si combinábamos todas las alturas, estábamos parejos. Sin embargo, mi alianza duró poco, ya que prontamente mis dos compañeros mostraron la rivalidad que tenían entre sí, debido a su pelea para ver quien tenía el palito más grande, por lo que prontamente me quedé sin compinches. Suspiré, mientras dejaba caer los hombros, derrotado.

    — Bueno, no me va a quedar otra que... —me saqué la gorra y se la lancé de forma sorpresiva, para luego juntar un puñado de nieve y arrojarlo también.— ¡Tácticas de guerrilla!

    Salí corriendo, para luego deslizarme por la nieve y quedar detrás de un banco. No iba a tener la superioridad numérica, pero sí la del terreno. Solté una risotada, mientras me asomaba y preparaba más munición.

    — ¡Voy a recuperar lo que por derecho me pertenece! ¡No te lo vas a quedar, ladrona! —exclamé, divertido.

    Vaya, esto era refrescante. Y no porque estuviera rodeado de nieve.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
  11.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Team Itsuki

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,882
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Escuché su tono quejumbroso mientras me alejaba y le dediqué una sonrisa burlona, girando un instante sobre mis pasos. No pude contener el impulso de sacarle la lengua, como si fuese una cría.

    —¿Tú te has visto? ¡De dos zancadas podrías alcanzarme y arrebatarme mi nuevo botín de las manos! —Amber y Akira se miraron. La primera parecía encantada con aquella extraña batalla, agitando la cola con entusiasmo, mientras que el segundo no entendía nada. ¿Se suponía que aquel muchacho y sus pokémon era una amenaza real? Moldeé la nieve entre mis manos—. No sería divertido si solo durase cinco segundos, ¿no lo crees...?

    >>¡Ah!

    No pude seguir hablando. Ágil como él solo lanzó la gorra hacia mí, desestabilizándome por un instante, y las bolas impactaron de lleno contra mi abrigo de lana. Apenas pude reaccionar. El frío y la humedad me salpicaron el rostro y sentí un escalofrío recorrerme la columna mientras la Luxray, como si fuese felizmente a recoger un palito que le habían lanzado, regresaba y me tendía la gorra con el hocico sentándose sobre sus patas traseras. Me limpié rápidamente siguiendo a Niko con la mirada hasta su escondite, volviendo en mí, y recogí la gorra para echar a correr tras la seguridad de un árbol cercano.

    Mierda, ¡había subestimado a mi adversario!

    Me coloqué de cuclillas, comenzando a apilar bolas de nieve sin dejar de buscarlo en todo momento. No iba a volver a confiarme, quizás sus compinches estuvieran fuera de juego pero le bastaba y sobraba con él mismo para dar batalla. Lancé varias bolas hacia el banco de forma intermitente; algunas impactaron contra la madera, otros contra el suelo y entre ellas una dio de lleno en su cabello justo cuando se estaba asomando.

    Me sonreí, divertida, colocando ambas manos alrededor de mis labios.

    —¡Quizás ser más pequeña no sea una desventaja después de todo! ¡Prepárate para el contraataque!

    Mientras volvía apoyar la espalda contra el tronco y rehacía mi fuerte de municiones junto a la calidez de Amber, Akira se acercó al par de gamberros que no dejaban de golpearse con aquellos palos. El Urshifu negó con la cabeza, soltando un suspiro, y alzó con una mano a cada uno, obligándolos a separarse. Parecía que iba a empezar a darles un sermón sobre una convivencia sana, pero al percatarme de esto se me escapó una risa.

    Volví a hablar desde mi escondite.

    >>Ríndete ahora y nadie saldrá herido. ¡Tenemos rehenes, Nikolah! ¡Esto es serio!

    La cara de Akira al escucharme decir aquello tuvo que ser un poema. El pobre definitivamente no sabía dónde se había metido.
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  12.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,466
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    Mi distracción había surtido efecto, y una de las bolas de nieve había impactado contra la castaña. Solté una risotada traviesa, mientras me escondía detrás del banco. Su contraataque no tardó en llegar, y varias de las bolas impactaron contra mi refugio. Sin embargo, cuando asomé el rostro para sacarle la lengua, burlón, una me impactó directamente en la cabeza. Solté un quejido de dolor, mientras me frotaba la coronilla. La miré haciendo un mohín, apenas asomando los ojos, pero prontamente una sonrisa asomó por mis labios.

    Intercambiamos más ataques entre nosotros, con más o menos buenos resultados. Bastante nieve había comenzado a colarse dentro de mi ropa, aunque apenas lo estaba sintiendo. El ejercicio, la emoción, y mi propia resistencia al frío me ayudaban a simplemente ignorar toda la nieve que me recorría por la espalda. Eso sí, Liza seguramente se debía encontrar bastante más fría. Tenía que aprovechar eso.

    Los quejidos y rezongos de Vega y MacAndino me llegaron a los oídos, y apenas pude contener la risa en cuanto vi su predicamento. El pokémon desconocido los había separado a ambos, y parecía que estaba a punto de soltarles un reto cuando la voz de Liza lo interrumpió. Su rostro no hizo más que confundirse todavía más. Los dos pequeños habían llegado al parecer a una alianza temporal, teniendo en cuenta que había un adversario mucho más grande que ellos, y se habían dedicado a atacarlo. Con el poco efecto que esto tenía.

    Sin embargo, lo que Liza estaba ahora gritando me había dado una idea. Sonreí de manera maliciosa.

    — ¡No tengo la palabra "rendirme" en mi diccionario! —grité, y solté una enorme cantidad de bolas de nieve contra el árbol.

    Aproveché la distracción para escabullirme del banco, y desaparecer por completo. Iba a aprovechar mi resistencia al frío. Me tiré cuerpo a tierra, y comencé a avanzar, y en un momento, parecía como si la tierra me hubiera tragado. Aparecí de inmediato al lado de Liza, por debajo de la nieve, y me lancé hacia ella.

    — ¡Ahora te tengo a ti de rehén! —exclamé, mientras la tomaba por la cintura y ambos caíamos al suelo.

    Estuvimos rodando un poco, forcejeando, mientras no paraba de reírme, y de entrarme nieve en la boca. Al final, terminé arriba de ella, y le pude arrebatar la pokéball.

    — ¡Ajá! ¡Gané! Recuperé a... Témpano. Sí. Será Témpano —comenté, algo agitado por la pequeña lucha, y por nadar en la nieve.

    Miré hacia abajo, y contemplé el rostro de Liza. Y de la nada... todo se detuvo. El tiempo pareció ralentizarse, los sonidos se volvieron lejanos, y todo el mundo se redujo a ese rostro, agitado, con las mejillas rojas por el frío. Y feliz. Un calor muy distinto al generado por el ejercicio comenzó a crecer en mi pecho y llenar mi rostro, y sentí la necesidad de quitarle el pelo del rostro. Me molestaba. No podía contemplarlo al completo. Sin darme cuenta, dejé una mano en su mejilla, y me quedé conteniendo el aliento.

    Y tan rápido como había surgido... desapareció. El sonido de la gente volvió a mis oídos, así como también de la pelea entre Vega y MacAndino. Me quité rápidamente de encima de Liza, y me tiré a un costado, con la intención de que la nieve me bajara un poco la temperatura. Comencé a respirar agitado, como si hubiera corrido cinco kilómetros en diez minutos. De repente, sentí una gran inyección de energía en todo el cuerpo.

    — ¡...Bueno! ¿Ahora que hacemos? ¿Ángeles de nieve? Dale, hagamos ángeles de nieve —exclamé, totalmente acelerado.— Eso es divertido, sí. Ángeles de nieve.

    Comencé a agitar mis brazos y mis piernas con tanta fuerza que no me sorprendería que dentro de poco estuviera haciendo ángeles de barro.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  13.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Team Itsuki

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,882
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Liza White

    Mi puntería era por demás nefasta, solo había que verme, pero aquellas pocas bolas que sí lograban impactar contra él me enviaban una satisfacción pueril por todo el cuerpo. Por un instante el mundo parecía haberse reducido a aquel remoto espacio, al manto níveo que lo cubría y al chico que se escondía detrás de un banco y reía, con el cabello cubierto de nieve y las hebras doradas adheridas a su frente. Estaba hecho un desastre. Y yo reía en consecuencia, sin saber muy bien si se debía a lo contagiosa de su risa, a la imagen que me devolvía o a la sensación de felicidad que se acumulaba en mi pecho, lentamente, sin apenas ser consciente.

    Quizás era un poco de todas.

    —¡Nikolah, no! —exclamé, cubriéndome con los brazos ante la lluvia de bolas inminente. Froté mis brazos al sentir el contacto directo sobre mi piel—. ¡Están muy frías!

    En algún momento, cuando el ataque cesó y asomé mi rostro con cautela, supe que lo había perdido de vista. Comencé a redoblar mis suministros, sin dejar de buscarlo con la mirada, expectante. Amber olfateó el aire, sabiendo perfectamente dónde se ocultaba, pero prefirió recrearse con el espectáculo tumbada allí, sobre la nieve. Le dirigí una mirada de circunstancias, sabiéndome traicionada por mi equipo al completo, pero no pude esconder la sonrisa que asomaba en mis labios en ese instante. Eran tan pocas las ocasiones en las que podía permitirme ser una chica normal. Sin preocupaciones, sin límites de ningún tipo.

    Pero con Nikolah siempre había sido así, ¿cierto? Buscando un pokémon, cocinando un postre, salvando el mundo de nuevo, no importaba. Su mera presencia lo convertía todo en un juego, lo llenaba de luz; nos convertía en niños de nuevo. Transparentes, genuinos. Y quizás era eso lo que me hacía sentir tan liberada a su lado.

    Solté una exclamación ahogada cuando apareció de entre la nieve y me sujetó de la cintura, arrastrándome con él en un ataque sorpresa que no vi venir ni por asomo. Forcejeé entre risas, dando vueltas sobre la nieve en un intento desesperado por conservar mi botín, pero obvio que estaba a merced de las circunstancias. Extendí el brazo que sostenía la ball lejos de él pero de nada sirvió; cuando quise darme cuenta caí de espaldas sobre la nieve, con Niko sobre mí. Y ya no pude seguir resistiéndome.

    Y es que había vuelto a mirarme de esa forma. Con aquella abstracción, como si fuese un tesoro invaluable. Tenía la capacidad de desarmarme por completo, de hacerme volver al ruido blanco y perder el hilo de mis pensamientos. El corazón me dio un ligero vuelco en el pecho cuando posó su mano en mi mejilla, tan cerca, que todo cuanto podía escuchar eran nuestras respiraciones agitadas. Seguí sus movimientos y aguardé, repentinamente sumisa y expectante, a quién sabía qué. El valle entero parecía haberse detenido por completo. Hasta que finalmente se apartó de mí y desvié la mirada, inquieta, con el rubor picándome aún las mejillas. Me incorporé lentamente.

    ¿Acaso me sentía... decepcionada?

    —Yo creo que... —carraspeé ligeramente, encontrando de nuevo mi voz, y me levanté hasta quitarme la nieve de encima. Llevé las manos a mi cintura, contemplando las vistas—. Creo que haré un muñeco de nieve. Te acompañaría, pero mi resistencia al frío no es demasiado buena que digamos. Pero podría ser peor. Podría ser la de Mimi.

    Solté una risa ligera, baja, en un intento por relajar el extraño ambiente que se había instaurado entre nosotros. Meneé la cabeza al ver el enorme ángel de nieve que estaba dejando Nikolah con tanto aspaviento, condescendiente, y decidí comenzar a crear el cuerpo de mi muñeco dando un par de vueltas sobre la zona. Quizás así pudiese aprovechar para calmarme un poco y bajar el ardor en mi rostro. Eso estaría bien.

    >>Cuando termines de encontrar el centro de la tierra puedes venir a echarme una mano si quieres, cielo.
     
    • Fangirl Fangirl x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso