Unn Cambioo,, Una Nuevaa Vidaa

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Circe, 21 Febrero 2010.

Cargando...
  1.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    519
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    Me sentí muy nerviosa cuando Naraku tocó el tema de su familia, es decir, es una amenaza, espero que no le intente hacer nada malo en su "cita", por otra parte, creo que Sango sólo confía en Miroku, espero que pronto todos se unan .__. que am quiero saber más sobre Inuyasha ;C nos vemos n...n me gustó mucho --*-*--
     
  2.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    Jejej ha pasado tiempo desde que uuyy ya perdí la cuenta XD aun asi me perdí un poco. La verdad Naraku es un malvado espero que no haga nada malo :(
    ¡Kagome date cuenta de una vez lo que es Naraku!
    jejejeje espero que continúes muy pronto como platicamos hace rato xD
     
  3.  
    MOONREBE

    MOONREBE Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    16
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    hola
    alfin pude leer tu ff
    esta muy padre
    waaaaaa mendrigo
    naraku por eso me
    cae muy mal
    que se cree
    ordenandole a mi amado inu
    y tener encerrada a kagome
    waaaaaaa
    bueno
    esperare la conti

    hasta la proxima

    sayonara.......
     
  4.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Unn Cambioo,, Una Nuevaa Vidaa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    4142
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    Hola! Bueno, queridas lectoras, aca les dejo el capitulo 7 :D Este va dedicado a todas ustedes, que siguen mi fic, a las nuevas lectoras y a todos mis amigos ^^ Ah! Me olvidaba, en mi perfil esta el album con las imagenes de este fic, como el kimono de Kagome :D En fin, sin mas les dejo la conti d.d

    Capitulo 7

    P. o. V Kagome

    Me fui hasta mis aposentos en compañía de Sango, no pronuncié palabra en ningún momento, estaba demasiado impactada y aterrorizada como para articular una palabra o intentar entablar una conversación. Sango parecía entenderme, tampoco hablo durante el camino y yo agradecía su silencio.

    El ambiente ausente de ruidos me permitía pensar, continuamente le daba vueltas a los sucesos acontecidos; no comprendía, era imposible entender que todo esto me pasara justo a mí. ¿Por qué? De entre todas las muchachas del mundo, justo me vino a tocar a mí vivir esta situación. Era injusto, totalmente injusto que personas de otro tiempo irrumpieran en mi tranquila vida, me arrastraran fuera de ella y me obligaran a permanecer en una época difícil y desconocida para mí.

    Meditaba la misma pregunta, le daba vueltas y vueltas solo que no le encontraba una respuesta coherente. Naraku no me había explicado nada, solo me ordenó que cumpliese sus órdenes a toda costa si quería que mi familia tuviese una vida tranquila.

    Quería explicaciones, las necesitaba y las iba a obtener. Por lo menos podría sacar algo bueno de la reunión con Naraku, quizás lograría entender algunas cosas luego de esa cita. Lo que más me intrigaba era quien era esa sacerdotisa llamada Midoriko, que era la perla de Shikon y, sobretodo, que tenía que ver yo con todo eso.

    Suspiré, ya habíamos llegado a mi habitación. Mientras yo me recostaba unos minutos, Sango me elegía las vestimentas y me preparaba un buen baño caliente.

    Despejé mi cabeza por unos momentos, por un corto tiempo volví a la normalidad, todo estaba bien; yo estaba con mi familia en mi casa y en mi propio tiempo, nada había cambiado en mi vida y era feliz. Me sumí en un profundo sueño en donde soñé con mi familia y mis amigos, todo era pura felicidad y tranquilidad. Me dormí pensando en un espejismo alegre y sereno. El problema era que solo era una ilusión, una triste fantasía que nunca se haría realidad, aunque fuese mi mayor deseo, nunca lo podría alcanzar.

    P. o. V Sango

    Que cansancio. –murmuré, yo no era la clase de persona que podría vivir una buena vida siendo una criada. Aunque después de todo yo no era una sirvienta cualquiera, ni siquiera era una, realmente.

    Mi historia comienza en una aldea en medio de un frondoso bosque en la época de las guerras civiles. Mi pueblo no era nada común, al contrario, era bastante singular ya que allí todos éramos exterminadores de demonios. Desde pequeños nos enseñaban como defendernos de aquellos malvados seres y estábamos más que preparados para protegernos.

    Todo iba bien hasta que apareció una esfera perfecta de un color rosado, mejor conocida como la Shikon No Tama. Esta perla era sumamente poderosa, cada youkai, hanyou y hasta algunos humanos querían poseerla, lo que no podíamos permitir ya que al ser tan poderosa, la perla de Shikon no debía caer en las manos equivocadas, cosa que podría causar desastres inimaginables.

    Nuestra aldea la recuperó de un monstruo ciempiés, nosotros estábamos capacitados para protegerla pero la Shikon no Tama debía ser purificada por alguna sacerdotisa de alma pura. Mi padre, el jefe de la aldea, decidió que la más capacitada era Midoriko, quien además era su creadora, verdaderamente nadie sabía cómo lo había logrado.

    El pueblo había sido atacado constantemente luego de que la noticia de que apareció una perla tan magnifica recorriera por todo el Japón feudal. Esto dificultaba nuestro entrenamientos y, más importante, nuestras vidas.

    Mi pequeña familia estaba compuesta por tres personas, mi padre, mi hermano, yo y, por supuesto, Kirara nuestra mascota. A pesar de que mi familia era una de las más pequeñas del lugar, éramos muy respetados y todos nos querían al igual que nosotros a ellos. Mi madre había fallecido durante el parto de mi hermano, solo tenía difusos recuerdos de ella aunque eso no evitaba que la extrañase. En realidad, extrañaba a todos los de esa aldea.

    Ellos estaban muertos, todos. Desearía volver al pasado, cambiar lo ocurrido aunque se que es imposible, estoy atada a esta vida miserable llena de tristeza y sufrimiento. Si hubiese sido mi decisión, yo hubiese preferido morir junto a mis seres queridos que llorarlos toda la vida. Pero ni siquiera puedo decidir sobre mi vida.

    Todo comenzó hace dos años, cuando Kohaku tenía once años y yo quince. En ese tiempo nosotros fuimos llamados para exterminar a un demonio en forma de araña gigante que aterrorizaba a los habitantes de un gran castillo. Como era el primer trabajo de mi hermano, él tenía mucho miedo aunque intentaba demostrar valentía y fuerza. Yo intentaba animarlo y protegerlo. Lo quiera tanto…

    En fin, al principio, el operativo fue como todos. Cuando matamos al monstruo, algo horrible ocurrió. ¡Mi propio hermano comenzó a asesinar a todos los exterminadores! ¡Mató a mi padre y me atacó a mí! ¡A su propia familia! No quería atacarlo, solo me defendí y cuando estuve lo suficiente cerca de el observé un fino hilo de araña que pendía de su cuello. Lo estaban manipulando; el terrateniente y jefe del lugar había sido poseído por el espíritu del youkai y el ocasionaba que Kohaku no tuviese conciencia. Me dispuse a matar a aquel hombre culpable de la muerte de mis amigos y de mi padre pero en el momento en que me acercando, rápidamente Kohaku me ataca por la espalda. Luego los guardias lo atacan con una lluvia de flechas con las que nos hieren a ambos.

    Mientras tanto el príncipe del castillo asesina al terrateniente, su padre, porque reconoció que estaba poseído por un mal espíritu. Fui cuidada por el durante meses, el me contó que Kohaku había muerto pero nunca le creí porque no vi su cuerpo.

    Esa duda me atormenta todas las noches, pensando que quizás está vivo, necesitando mi ayuda.

    Cuando estuve totalmente recuperada me marché a mi aldea solo para recibir una terrible noticia. Todos habían sido asesinados. Desconsolada y destruida, caminé sin rumbo durante días y noches enteras. Iba sola por los bosques, mi cara siempre manchada con lágrimas y una mirada de tristeza permanente ajena al resto del mundo.

    Finalmente, de alguna manera, terminé en el lugar donde se había producido la muerte de mi hermano y de mi padre. El príncipe me consoló y me ayudó a superar tal trauma a cambio de servidumbre. El me convenció de que lo mejor era que me quedase con él, que no tenía a donde ir, que él me quería y que me protegería. Mentiras, solo fueron mentiras de Naraku. Aun no comprendo porque él se tomó la molestia de cuidarme, hay tantas cosas de él que no comprendo.

    Mi mayor duda actualmente es porque esa niña tan extraña esta en este lugar. Me preguntó porque Kagome está aquí y porque Naraku pone tanta atención en ella.

    Suspiré, estaba atada a esta vida, solo podía resignarme y obedecer las órdenes de Naraku, por lo menos, por un tiempo. Luego me marcharía, a algún lugar lejos de aquí donde nadie me conozca y pueda empezar desde cero o morir, lo que sea mejor.

    Antes de prepararle el baño a Kagome, decido que es mejor preguntarle a Naraku que clase de kimono desea que use la muchacha durante la reunión.

    Toco la puerta dos veces y espero la respuesta.

    Entre.

    Permiso señor. –entró a la habitación con timidez y actitud sumisa.

    Naraku vestía su kimono blanco con algunos motivos en tonos claros violeta, ese era el kimono que utilizaba como pijama. Me sonrojé al verlo así, estaba igual que cuando me acogió en su palacio luego de que Kohaku fuese manipulado para matar a todos sus amigos. Varios recuerdos atravesaron mi mente, todos relacionados con la persona en frente mío. Ese hombre que me libró de la melancolía para luego obligarme a obedecer todas sus órdenes. Mi primer y único amor.

    ¿Qué ocurre Sango?

    Me preguntaba qué clase de kimono preferiría usted que utilice la señorita Kagome esta noche. –respondí en voz baja con la mirada fija en el piso.

    Este es el que usara hoy. –me sorprendí al ver cuál era el kimono, era el kimono favorito de la difunta mama de Rin, Michi. Sin embargo, sofoqué la sorpresa, recogí el kimono y esperé más instrucciones–. Y este usara mañana.

    Lo que usted ordene señor. –acepté sus órdenes como de costumbre–. ¿Algo más en lo que pueda ayudarlo?

    No, eso es todo, retírate Sango.

    Asentí y me dirigí a los aposentos de Kagome. La joven seguía durmiendo pacíficamente. Me acerqué a verla mejor, esa muchacha me daba pena, no tenía ni idea de cuáles eran los planes de Naraku pero estaba segura de que no serían buenos.

    Suspiré y me descubrí a mí misma sintiendo celos por la inocente joven. Naraku nunca se había preocupado tanto por mí, quizá lo hizo al principio pero con el paso del tiempo el me terminó olvidando. Aunque lo odiaba con toda el alma, era imposible para mí no amarlo. Él me había salvado.

    Me fui a prepararle el agua para que Kagome se de el baño. Cuando todo estuvo listo desperté a la muchacha que había causado tanta conmoción en el castillo. Kagome era una joven que me había caído bien a pesar de que estaba celosa de la atención que Naraku ponía en ella.

    ---

    ¿Cómo? –exclamó un atónito joven de cabello platinado y ojos dorados como el sol.

    Inuyasha, lo que más quiero en el mundo es tener una mamá. –una niña de cabello negro azabache y ojos como el chocolate que hablaba como una mujer adulta, le confesó su mayor desea a su nuevo “sirviente” o “guardián” personal–. ¿Me ayudaras? –preguntó sin mas rodeos, algo impaciente.

    Claro que si, señorita Rin. –accedió apresurado Inuyasha y añadió–. Solo que no comprendo en que la podría ayudar.

    Es fácil. –la jovencita sonrió dulcemente y le explicó–. Hay que encontrar a una mujer que se case con mi papá y que se convierta en mi madre.

    Inuyasha observó a la pequeña mujercita, era comprensible que quisiese que alguien la cuide y la mime, era solo una niña, a pesar de haber sufrido tanto.

    El hibrido la entendía, él nunca tuvo un padre y, aunque tuvo una madre, fue hace tanto tiempo que casi ni la recordaba. La niña tenía un padre, solo que no se ocupaba de ella y de su difunta madre, Michi, tenía recuerdos muy difusos.

    Rin le inspiraba ternura y confianza. Inuyasha tenía un instinto protector que iba a aplicar con ella, en parte porque se lo ordenaron y en parte porque así lo deseaba. Él quería protegerla y eso iba a intentar hacer, a toda costa.

    Entiendo. –dijo lentamente Inuyasha para luego objetar–. ¿Qué mujer será la que hay que unir en matrimonio con su padre y se convertirá en tu madre?

    Bueno, pues aún no lo sé. –admitió Rin algo sonrojada y avergonzada–. Lo que te puedo asegurar es quienes no quiero que sean.

    ¿Quiénes?

    Bueno, primero que todo, Kagura, –dijo segura la heredera de esas enormes extensiones de tierra–, porque es mala conmigo y porque no me presta atención; además, es mi tía.

    Es verdad, ¿Qué opinas acerca de Kikyo?

    No creo que sea una buena madre para mí, está demasiado dedicada a su trabajo como sacerdotisa y es demasiado fría.

    Inuyasha asintió, la pequeña conocía a la perfección a sus sirvientes, sabia cuáles eran sus cualidades y cuales eras sus debilidades, era sumamente inteligente aquella jovencita de tan solo ocho años.

    Sango es buena conmigo pero no la veo como dueña y señora del corazón de Naraku, al igual que Ayame. –agregó Rin y luego le susurró a Inuyasha–. Yo creo que están de novias.

    ¿Eso crees? –dijo con una sonrisa Inuyasha y luego murmuró para que solamente Rin lo escuchase–. Yo opinó igual.

    Rin sonrió e involuntariamente Inuyasha le devolvió la sonrisa. La niña se quedó algo pensativa, ella no entendía las cosas del amor y eso le intrigaba demasiado, lo único que sabía sobre aquel tema tan difícil era que el amor podía traerte tanto alegrías como tristezas y que debía tener cuidado en ese terreno tan desconocido para ella.

    Señorita Rin, ¿Quién podría ser su madre entonces?

    Mmm. –meditó durante unos minutos, revisando mentalmente las mujeres que conocía y una silueta destacó; se le ocurrió una idea sorprendente que no tardo en anunciar–. ¡Kagome!

    ¿Quién? –preguntó Inuyasha que no la había escuchado bien.

    ¡Kagome será mi mamá! ¡Ella se casará con mi padre y me cuidará por siempre! –su voz sonaba ilusionada, llena de ternura, esperanzada de que aquello pudiese ocurrir.

    ¿Qué?

    P. o. V Kagome

    Señorita Kagome. –sentí que me llamaba una voz femenina. Lentamente abrí mis ojos, me senté y observé a la nada intentando organizar mis pensamientos y despejarme–. El baño ya está listo.

    Todos los recuerdos llegaron, rápidamente me acordé de que estaba en el Japón feudal, viviendo con extraños y cumpliendo las órdenes del dueño del lugar, Naraku, ese hombre tan, tan… apuesto. Y es que no lo podía negar, a pesar del pánico que me causaba aquel muchacho tan poderoso e imponente, no podía evitar sentir una gran atracción hacia él. Todo en el me llamaba, esos ojos carmín en los que me perdía, esos labios irresistibles, esa actitud suya que me cautivaba tanto y su cuerpo… ¡Su cuerpo! ¡¿Cómo no mirarlo?! Era absolutamente hermoso, tan lindo como malvado.

    Alejé esos pensamientos de mi cabeza, sin duda el sueño me había afectado la cordura. No podía pensar de esa manera en el hombre que me alejaba de mi familia y me sacó a la fuerza de mi vida normal. Yo debía odiarlo, no sentirme fascinada por su persona. Debía enfrentarlo y manipularlo para conseguir la forma de regresar a mi tiempo y de no volver a ver a estas personas tan extrañas… personas que, a fin de cuentas, extrañaría.

    Suspiré, tenía la mente demasiado enredada por el sueño, lo mejor sería darse el baño tan esperado y prepararme para la cita con Naraku. Pensar en nuestra reunión a solas hizo que me recorriera un escalofrió erizándome la piel; era peligroso, yo estaba en una situación amenazante y debía cuidarme, solo me tenía a mí misma para protegerme. Solo podía confiar en mi misma y eso debía hacer si quería volver a mi tiempo.

    Sango me guió hacia el cuarto de baño donde ya estaba todo listo. Me desnudé, me metí en esa gran bañera de madera y me relajé. Estuve varios minutos allí, meditando en el agua caliente sin pensar en nada realmente. Cuando me termine de limpiar, estuve otro rato pensando tranquilamente en nada específico. El agua comenzó a enfriarse por lo que salí para vestirme.

    Sango me entregó un precioso kimono hecho de seda, este era blanco, con un motivo de grandes flores, margaritas, en suaves tonos anaranjados esparcidos elegantemente. Las vestiduras eran preciosas, sin embargo, Sango me las dio con una mueca disgustada, una que se quedó permanente en su rostro mientras me ayudaba a vestir.

    Luego de que Sango que me colocase el obi color naranja brillante, me observé estupefacta en el espejo. El kimono era demasiado atrevido para mi gusto, el escote era bastante pronunciado y dejaba a la vista gran parte de mis pechos, que estaban sujetados por el obi ya que no tenía corpiño. El kimono tenía un corte a un lado de los costados que llegaba hasta el muslo y que era tapado solamente por una tela fina y transparente. No podía creer que tuviese que usar una prenda así.

    Mis mejillas se tiñeron de rojo al verme vestida con ese hermoso kimono, parecía preparada para seducir. Pensar eso me asustó, ¿Qué era lo que esperaba Naraku de esta reunión? No podría hacer nada si el intentaba aprovecharse de mí, estaba en sus territorios, yo no era nadie allí. Me estremecí, no estaba preparada para eso y tampoco quería que ocurriese semejante cosa en aquel momento y menos con él.

    Tiesa, dejé que Sango me peinase y maquillase. Recogió mi cabello con una cinta blanca, algunos mechones se escapaban y caían libremente sobre mi rostro, el cual estaba más pálido que de costumbre y no solo por el maquillaje.

    Ya estaba ataviada, peinada y embellecida, en ese sentido estaba lista; mentalmente no estaba preparada aun que no creía poder estarlo nunca. Suspiré pesadamente, no tenía más opción que ir.

    Sango me guió hacia donde Naraku me esperaba. El recorrido fue en silencio como el anterior y se podía sentir una atmosfera tensa.

    A mitad de camino, una sonriente niña de ocho años apareció corriendo por el pasillo junto con Bankotsu e Inuyasha quienes iban tras ella, intentando pararla.

    Nunca la había visto, era muy bonita y mientras más la miraba más notaba cierto parecido conmigo. Ella tenía unos grandes ojos del color de los granos del cacao, estos se mostraban alegres y tiernos; su cabello era lacio, negro como el manto de la noche largo hasta un poco más debajo de los hombros. Su bonito rostro estaba adornado con una sonrisa divertida mientras se escapaba de sus perseguidores. La niña vestía un kimono amarrillo y naranja, sencillo aunque igualmente hermoso.

    Me vio y la niña esbozó una gran sonrisa. Corrió hasta que llegó hasta mí y me abrazó con efusividad. Correspondí al abrazo con actitud protectora frente a Bankotsu e Inuyasha y algo confundida por el trato de la niña conmigo a pesar de ser la primera vez en encontrarme con ella.

    ¡Ma...! –Bankotsu llegó y le tapó la boca, no la dejo terminar la palabra y la alejo de mí; fruncí el entrecejo, no entendía su reacción.

    ¿Qué…? –comencé a decir atónita, fulminé con la mirada a Bankotsu por alejarme de la niña pero no dije nada más.

    Perdónala Kagome, Rin no sabe lo que hace. –dijo Bankotsu quien miro a la niña como reprochándole.

    Rin se escapó del agarre de Bankotsu y volvió a abrasarme, hundiendo su cabeza en mi pecho.

    ¿Quién es ella?

    Ella es Rin, la hija de Naraku. –respondió Sango, sorprendida por la actitud de la niña conmigo.

    Me quedé boca abierta, aquella preciosa y dulce niña no podía ser la hija de Naraku, era imposible que fuera así. No tenían ningún parecido y tampoco poseían actitudes similares. Pensé que era una broma, sin embargo, nadie se rió. Mientras tanto Rin me seguía abrazando fuertemente.

    Rin, ¿Ese es tu nombre? –le pregunté dulcemente a la niña quien solo asintió; luego yo pregunté dudando–. ¿Tú eres hija de Naraku?

    Si, Naraku es mi padre. –lo confirmó la niña sin mostrar ninguna emoción, como si tal hecho no tuviese importancia.

    Me quedé sin palabras, no me imaginaba que Naraku tuviese una hija y menos una que fuese tan distinta a él, por lo menos en apariencia así lo era.

    Sentía las miradas de todos, la de Sango clavada en mi espalda, la de Inuyasha iba de arriba abajo, como estudiando mi cuerpo y la de Bankotsu buscando permanente mis ojos. Yo solo observaba a Rin con los ojos como platos.

    En ese momento, una joven de cabellera como el fuego y ojos verde esmeralda llegó y anunció dirigiéndose a mí.

    Señorita Kagome, Naraku la está esperando.

    Yo no respondí, solo bajé apenada la mirada.

    ¿Mi papá tiene una cena de negocios hoy? –preguntó inocentemente Rin, yo negué con la cabeza y ella continúo con el mismo tono tierno de voz–. ¿Tienes una cita con él?

    Sí. –susurré esperando que solo ella me escuche. Lamentablemente, al parecer todos tenían muy buen oído porque todos lo allí presente lo oyeron claramente.

    ¿Qué? –inquirió Bankotsu desconcertado.

    No respondí, no sabía que decirle. Sango me miraba con una expresión ajena, Inuyasha mostraba algo de asombro y Rin sonreía felizmente. Yo solamente me sentía azorada y afligida. No sabía qué hacer.



    Fin del capitulo 7

    Espero que les haya gustado y espero sus comentarios ^^

    Sayonara! Las quiero n.n
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  5.  
    razon

    razon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    No¡¡¡
    se me sale el alma¡¡
    aa Rin ToT
    no dejes que valla¡¡
    aunque siento curiosidad por saber que pasara muajajajjajajaj (Creo que pienso como naraku XD)
    bueno la verdad inuyasha si es pervertido me pregunto que estaba pensando de kagome cuando la miro de arriba hacia abajo
    y en todo caso aun no me puedo creer que Bankodsu sea tan tierno¡¡¡
    AA KAWAI¡¡¡
    por que el la serie era malo y muy divertido
    y ahora es tan tierno con Kagome, nya me dejaste intrigada ToT
    solo por eso yo tambien te dejare intrigada a ti con mi ff ¬¬
    y espero lograrlo XD
    bueno adiossssss¡¡

    atte:razon
     
  6.  
    inariamy

    inariamy Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    22 Mayo 2008
    Mensajes:
    428
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    hola!!!!!!!! pero que genial capitulo!!!!!!!!!!!, definitivamente me encanto, bueno los demas tambien pero este esta divino, KAWAI rin es tan como decirlo..linda, jejeje, nadie puede imaginar que su padre es el ser mas repugnante de la tierra, jajaja, pero bueno, cada ves va mejor la historia amiga, gracias por avisarme, aqui me pasare en el proximo, que ya me muero por leer, jejejej, esta genial, pero quiero ver a sesshomaru!!!!!!ENCERIO:lo quiero ver, pero bueno es tu ff, sigue asi amiga, te felicito, nos vemos.

    ina-chan besos.
     
  7.  
    MOONREBE

    MOONREBE Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Junio 2010
    Mensajes:
    16
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    hola
    te quedo padrisima
    la continuacion, me imaguine
    a kagome con el kinmono
    a mi gusto se ve muy linda
    pero no me gusta para naraku
    es de mi inu waaaaaa,
    jejeje, gracias por avisarme de la conti.

    esperare el siguiente capitulo.

    sayonara.
     
  8.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    hola!!!
    gracias por avisarme que ya pusiste la contiiiiii
    me gusto mucho la parte cuando kagome se encontraba con Rin y con los demás , además de que me gusto mucho el hecho de que Kagome y Rin se lleven bien
    lo que más me dejo sorprendida, fue saber que Sango estaba enamorada de Naraku, con razon le tiene tantos celos a Kagome, aunque es comprensible pues esta enamorada
    quiero saber que sucedera en ala cita de Naraku y Kagome????
    en fin espero la contiiiiii
    bye n_n
     
  9.  
    Lady Lara

    Lady Lara Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    25 Abril 2010
    Mensajes:
    19
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    ohh rayos por que lo dejaste tan corto?
    dime , es acaso que me quieres torturar?
    snif.....snif....
    se me hace raro que kagome este confundida
    con rin por que se supone que ella le debio haber valido
    y haber correspondido al abrazo de la niña
    y hacerle preguntas y que se yo
    pero bueno gracias por avisarme
    y esta chidisimo gracias
    bye cuidate xD
     
  10.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    798
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    : ¡Amiga traidora! (¿?) Sip, traidoras al inuxkag ToT bueno ¿Qué te puedo decir? Me da miedo la forma tan maquiavélica que adoptas a Naraku, podría jurara que él eres tú… ¡me das miedo! Has mejorado mucho, sólo que te sigo diciendo sobre las reglas del foro: VERDANA TAMAÑO 10, FORO TAMAÑO 2. ¿Dónde estás chibi que no regañas eso? Lo siento, pero no te haces nada por eso. Y una cosa es que quieras que tus capítulos luzcan muy largos. (A mí me gustaría hacerlos así para que me salieran más páginas rápido xD) No lo tomes en tu contra, sabes que soy medio ácida para eso xD ¿Me perdonas?
     
  11.  
    morochita

    morochita Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    16 Marzo 2010
    Mensajes:
    40
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    OMG!!!!! eres mala con kagomeeee por que le haces esto a la pobre...sabes me encata este long-fic!
    porfa me avisas cuando pones la conti!
    tu quieres torturar a kagome?? BANKOTSU salva a kagome!
    InuuxLulii me encanta como escribes...porfa sigueelo!
    me encanta esta historia porque esta naraku principalmente! jejeje soy mala con kagome ( no tanto como tu) ¬¬
    esperooo conti ansiosa ( ansiosa encerio! si no pones conti te mato) :D ...perdon se me fue de las manos XD
    sayonara :D
     
  12.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    400
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    ¡No! a mi no me gustara que Kagome Y Naraku terminen juntos ToT no...Pero bueno. Me sorprende la actitud de Bankotsu....No me esperaba que fuera ¿Tierno? xD es raro ver eso.
    Pero no dejes que vaya con Naraku manda a Bankotsu :llorar:
    ¿Sabes? Me gustaria que fuera verdada 2 ._. es que no sé...Ya me acostumbre xD.

    Yo queria que se quedara con Inu D: buuu
    pero no me decepciones salva a Kagome (?)
    xD jejeje te espero en mi fic.
     
  13.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Pluma de
    Escritora
    Re: Unn Cambioo,, Unaa Nuevaa Vidaa

    Hola! Otra vez me tarde mucho, es mas, ni siquiera esta la conti aun T.T

    Solo pasaba a pedir un poco mas de tiempo, a dejar el link de las imagenes y a responder los comentarios, asi no se enojan mucho xD

    Les promento traer la proxima conti entre las proximas dos semanas y que sea muy interesante :D jajaja

    razon: jajaja pues si lo logras, me dejas intrigada :D Rin es media mala aqui xD es hija de Naraku despues de todo, se tiene que parecer al padre; ademas que quiere que esten juntos... jajaj n_n Inuyasha la miraba por otra cosa, ademas de que le quedaba hermoso el vestido a Kagome *.* jaja Lo has visto? Que bueno que te gusto la conti, muchas gracias por tu comentario amiga y perdon por tardarme tanto en subir la conti.

    inariamy: No te preocupes amiga, en la proxima conti aparece el sexy, emm, dijo, el lindo de Sesshomaru (baba) jajaja. Hace mucho que no aparecia Sesshy, la estaba cuidado a Kagura (? jajaja no te asustes, es mentira xD jaja. Se habia ido un finde de vacaciones conmigo jajaja, ojala digo yo *.* jaja. Pues amiga, que bueno que te guste la conti, muchas gracias por comentar y por leerlo n_n Perdon por tardarme tanto en subir la que viene aw.

    MOONREBE: que bueno que te gusto el kimono, es muy lindo, por eso lo puse xD jaja. Pues en este fic por ahora va a haber mas KagxBan o KagxNar que otra cosa, al menos por un tiempo xD jaja. Que bueno que te gusto la conti, muchas gracias por comentar y perdon por tardarme tanto en subirla u.u

    miko kagome: Yo tambien quiero saber que pasara en esa cita jajaja. Aun no me lo quisieron contar ¬¬ jaja xD pues Rin es re tierna, siempre se tiene que llevar bien con Kagome n_n Lo que pasa es que Naraku la ayudo y la "salvo", es comprensible que Sango este enamorada de el u.u pero luego llega super Miroku y la rescata jaja. En fin amiga, que bueno que te gusto la conti, muchas gracias por comentar y perdon por tardarme tanto en subirla.

    Lady Lara: Kagome no respondio el abrazo porque no la conocia, era la primera vez que se veian en persona aunque Rin ya sabia quien era porque espia jajaj. Igual, Kag si la abrazo aunque algo incomoda, es extraño que te abraze una desconocida xD jaja aunque sea una linda niña llamada Rin ** La verdad que el cap si estuvo corto, el proximo sera mas largo =) Que bueno que te haya gustado la conti, muchas gracias por el comentario y perdon por la tardanza aw.

    Izayoi sama: Es cierto, soy la esposa de Naraku y el me contagio (por lo menos en mis sueños xD jaja) Siempre me olvido de la letra, tienes razon T.T Te perdono solo porque tienes razon, ya cambie la letra del archivo asique siempre quedara asi =) Que bueno que te gusto el capitulo amiga traidora del inuxkag :D muchas gracias por comentar y perdon por la tardanza aw.Ya habra una historia en que deje de traicionar al inuxkag, digo, algun dia lejano... xD jaja

    morochita: No me mates! No me gusta tardar tanto T.T Perdon amiga, ya se que me tardo mucho aw jaja. Soi mala,hago sufrir a Kag pero solo para que el fic sea mas interesante xD jajaja. Yo soy fan de Naraku, asique no es malo que aparesca en cada cap no? jaja :D Es tan lindo, por eso Kag delira por el jajaja. Bankotsu al rescate (? capas que naraku no lo deja xd jaja En fin muchas gracias por leer mi fic y gracias por comentar =)

    SuMi-cHan: Ya cambie la letra a verdana 2 :D Izayoi sama me reto ¬¬ jaja xD Pues no creo que Naraku termine cn Kag aunque en realidad aun no lo se con seguridad aw jajaja. Si, ya me han dicho lo de Bankotsu tierno, me parece que estoy haciendo OoC u.u Con Inu aun no comienza la relacion pero por lo menos un poco de InuxKag va a haber =) jaja me parece que nadie va a poder salvar a kagome xD Muchas gracias por leer mi fic amiga, gracias por comentar y perdon por la tardanza.

    Aqui el link del album con todas las fotos: http://foro.cemzoo.com/albumes/1111...enes-unn-cambioo-unaa-nuevaa-vidaa/index.html
     
  14.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Unn Cambioo,, Una Nuevaa Vidaa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    4014
    Hola! Aca estoy, espero que no me odien xD No voy a volver a dejar mis historias, lo prometo. Este capitulo, para mi, es superr interesante, yo creo que les va a gustar :D
    En fin, espero que lean mi historia, que les guste y que me dejen sus comentarios!

    Capítulo 8

    Inuyasha

    Wow, esta niña es muy valiente o muy caradura. –pensaba para mi mismo luego de ver la situación que había provocado la pequeña Rin.

    Bankotsu reacciono muy mal al escuchar que su sobrina quería que Kagome fuese su madre…


    ¿Qué dijiste Rin? –pregunto Bankotsu quien había escuchado solo lo último que había dicho la niña y no lo había entendido bien.

    Quiero que Kagome, la muchacha que vino hace poco, se case con mi papa. –respondió Rin como si fuera lo más normal del mundo hacer casar a desconocidos.

    ¿Por qué quieres eso? –inquirió Bankotsu acercándose a la niña.

    Porque parece ser una buena mujer y creo que puede ser una buena madre.

    ¿Qué quiere decir con eso, Inuyasha? –Bankotsu se dirigió a mí, como ignorando a la niña, algo que no le gusto por el puchero que hizo.

    Quiere una mama y la única forma de que consiga alguna es haciendo que su padre se case otra vez.

    Rin, –comenzó Bankotsu mientras se agachaba para estar a la altura de la niña, rin puso los ojos en blanco y su tío continuo–, tú ya tuviste una madre.

    Ya lo sé. –la voz de la niña sonaba malhumorada–. Pero no la recuerdo ¿de qué sirve haberla tenido tan poco tiempo? Yo quiero una madre ahora y voy a convencer a Kagome de que se case con mi papa. –sentencio Rin y ni bien termino salió corriendo buscando los aposentos de su padre para contarle su idea o esperando encontrarse con Kagome y decirle lo que deseaba.

    ¡Rin! –grito en vano Bankotsu, como vio que la niña no lo obedecía salió tras ella intentando alcanzarla–. ¡Inuyasha atrápala!

    Si señor Bankotsu. –respondí y empecé a correr para atrapar a Rin, quien era muy veloz para su corta edad.

    Casi llegando a los aposentos de Naraku, Rin distinguió a Kagome, comenzó a correr más lejos y una sonrisa se formó en su rostro. La cara de Bankotsu palideció y acelero el paso. Yo lo imite pero fue él quien llego a callar a Rin antes de que esta llame “mamá” a Kagome. Sin embargo, Bankotsu no pudo evitar que Rin abrazara a Kagome o que esta le correspondiese el abrazo.


    Ahora estamos Sango, Ayame, Rin, Bankotsu y yo esperando que Kagome haga algo. Sango tiene una mirada perdida y observa la nada, Ayame se ve impaciente y espera que Kagome se mueva para poder llevarla donde Naraku, Rin esta abrazada a Kagome con una gran y bella sonrisa, Bankotsu esta impactado ya que Kagome va a tener una cita con Naraku y busca los ojos de esta para encontrar alguna explicación y yo la miro detenidamente a Kagome, es que le queda muy bien ese kimono y ella es realmente hermosa, lástima que al parecer ella ya es de Naraku y prefiero no meterme con él, por lo menos no ahora que tiene tanto poder sobre mí.

    Luego, quizás cuando finalmente sea libre, las cosas sean distintas. Kagome realmente es muy bonita y con unas curvas muy generosas, teniendo en cuenta que solo tiene dieciséis años. Puedo entender porque tantos hombres están detrás de ella, obviamente por su carácter no es, en el poco tiempo que estuvo conmigo la encontré muy exasperante aunque hasta eso puede ser atractivo en ella.

    Sacudo la cabeza, demasiada baba por ella por un día.

    Es demasiado complicada. –pienso mirando en que incomoda situación se encuentra–. Tampoco es tan hermosa. –pienso despectivamente y suelto un bufido, intentando volver a prestar atención en la escena y no perderme en sus curvas.

    ---

    ¡Es tu culpa! –gritaba desesperada una mujer hermosa, no pasaba de los veinticinco años, tenía un cuerpo bien formado, sus ojos eran rojos escarlata y su cabello negro como el manto de la noche; parecía delicada pero sus ojos refugian por la furia contenida–. ¡Ahora nunca voy a poder ser libre!

    Cállate, mujer. –responde fríamente un joven youkai de ojos dorados y largo cabello plateado; sus ojos no reflejan ninguna emoción y su semblante estaba sereno como siempre–. Harás que nos escuchen.

    ¡¿Y qué importa eso ahora?! –exclama la mujer, ya no se la ve tan furibunda, está más bien triste, resignada–. ¡Ya nada tiene sentido! ¡Todo se acabó para mí!

    Sesshomaru la mira duramente a los ojos, Kagura se siente intimidada y deja de gritar. Ya no le importa nada a la mujer, todo está arruinado para ella, para ella y su futuro hijo.

    A Sesshomaru parece no importarle la muchacha, se marcha con su paso elegante a la casa, dejándola a Kagura con la palabra en la boca, furiosa y triste.

    ---

    Me tengo que ir. –exclamo Kagome; se la veía ruborizada y tímida pero principalmente incomoda, con muchas ganas de irse. Soltó a la niña que había estado abrazando pero no supo que mas hacer.

    ¿A dónde tienes que ir? –inquirió molesto un apuesto joven morocho de ojos azules mientras se acercaba a la muchacha–. Kagome, ¿tienes que verte con Naraku?

    Si… –susurro Kagome sin mirarlo a los ojos, varias personas también estaban allí y observaban atentamente lo que ocurría lo que hace que Kagome se pusiera más nerviosa aun.

    ¿Por qué? ¿Qué deben hacer solos?

    La insinuación en las palabras de Bankotsu molesto a Kagome, ella no tenia la culpa de que Naraku la llamase. Ella solo podía obedecer y le molesto que no lo entendiesen y la acusasen de quien sabe que cosas.

    No lo se. –dijo bruscamente y muy enojada–. Deja de juzgarme, yo solo obedezco órdenes, al igual que el resto de ustedes.

    Dicho aquello, se marcho hecha una furia, casi llorando por la impotencia, dejando a sus espectadores atónitos.

    Kagome

    Basta, basta. –me digo a mi misma, tanto llanto me tiene hastiada.
    Contengo las lágrimas y entro en una habitación que no conocía. Voy hasta un espejo de cuerpo entero e intento arreglar mi maquillaje. Luego me admiro, el kimono es muy hermoso y me sienta muy bien.

    Lastima que sea para verlo a Naraku. –murmuro para mi misma.

    No puedo negar que me parece demasiado apuesto pero su forma de ser no es mi estilo. No soy la típica chica buena que cae rendida a los pies del chico malo, a pesar de que este “chico malo” sea, digamos, especial y demasiado atractivo. Es demasiado para ser humano.

    Y claro, si no lo es. –digo pegándome en la frente con ironía–. Los youkai son apuestos. –medito, Inuyasha, Kouga, Naraku, Bankotsu… todos son tan distintos pero tan lindos y seductores–. Pero son estúpidos. –digo algo fuerte, enojada.

    Shh. –alguien me calla y doy un pequeño salto, asustada.

    Una persona esta en el mismo cuarto que yo, al parecer estaba durmiendo pero mi charla conmigo misma lo despertó. Que vergüenza, cada vez estoy peor. Debo aprender a callarme y a dejar de hablar conmigo misma. Y a mirar en donde entro.

    Para mi sorpresa, el que me silenció es un niño, uno albino de cabello largo medio rosado que se esta incorporando de su cama. Es pequeño, solo debe ser unos años mayor que Rin y es muy lindo, a pesar del extraño tono de su cabello. Cuando abre los ojos y los fija en mi, me doy cuenta de que son muy extraños, entre rosa y lila. No puede ser humano, me doy cuenta y medio me asusto. No sabía que existían los niños-demonio con apariencia angelical.

    Lo siento. –susurro y me acerco a la puerta–. No quise despertarte, ya me voy.

    Espera. –me ordena con una voz demasiado autoritaria para ser de un niño–. ¿Quién eres?

    Kagome Higurashi. –me paro, aun me falta como media habitación para llegar a la puerta. Sin embargo el niño se interpuso en mi camino, dando vueltas a mí alrededor, observándome.

    Así que tú eres la famosa chica de la profecía. –suena despectivo y frio, como si no le hubiese gustado lo que vio–. No pareces ser tan especial.

    Gracias. –digo con sarcasmo media molesta a pesar de que es solo un chico–. ¿Tu qué eres? –impulsivamente pregunto. Rápidamente me arrepiento, capaz es de mala educación tratar a un demonio así.

    Un demonio. –sonríe ladinamente y tengo un escalofrío.

    No fue lo que quise decir. –intento sobreponerme. El niño me pone nerviosa–. Tu nombre quería saber.

    Hakudoshi.


    Bien. –le doy mi mejor sonrisa y retrocedo a la puerta–. Me encantó hablar contigo, Hakudoshi, pero debo salir, tengo una reunión.

    Con Naraku. –estoy casi por atravesar la puerta cuando lo oigo y me quedo congelada.

    ¿Qué?

    Cuando decías que los youkai son apuestos pero estúpidos. –recordó mis palabras, aparentemente me había estado escuchando–. ¿lo decías por Naraku o en general?

    En general.

    Hakudoshi se acerca más y me examina, poniéndome los nervios de punta por su extraña mirada penetrante.

    Estoy seguro que Naraku esta incluido en aquel general. –sonríe y, por un momento, parece un chico normal–. Vete, a Naraku no se gusta esperar.

    Sin perder un segundo, salgo de esa habitación y me prometo a mi misma no entrar en cuartos ajenos sin tocar. Ni seguir hablando sola.

    La charla fue muy perturbadora, casi tanto como tener una cena con Naraku a solas. Este pensamiento me hizo recordar de la cita, que prácticamente me había escapado y desobedecido a Naraku. Eso podía traer muchos problemas, a mi, mi familia y el resto de los demás sirvientes por no poder atraparme.

    Luego de pensarlo unos segundos, sigo el camino ubicándome por mi gran sentido de orientación y encuentro los enormes aposentos de Naraku. Dudo unos segundos, toco la puerta (por mi reciente promesa) y uno extraño hombre de apariencia femenina, ojos negros, cabello oscuro recogido, mejillas pintadas de violeta y labios de rojo. Vestido con un kimono color lila. Parecía una mujer.

    Me sorprendió. Lo admito, lo primero que pensé es que era… compañía para Naraku. Quizás no tenia motivos para preocuparme, quizás tiraba para el otro lado… ya saben. Pensé que era un desperdicio, ya que Naraku era muy atractivo pero que facilitaba todas las cosas.

    ¿Si? –me pregunto el extraño sirviente, luego de que me quedase mirándolo con los ojos abiertos.

    Ah, si, lo siento. –me sonroje por portarme así–. Tengo una… eh, reunión con Naraku.

    ¿tú eres Kagome?

    Si. –fruncí el ceño, parecía imposible que yo fuese esa mujer tan importante, nadie lo creía, ni yo. Y eso me estaba molestando.

    El señor te esta esperando con la cena servida.

    Luego se hizo a un lado y me dejo pasar. Aparentemente solo era un sirviente de Naraku. La decepción y la alegría se mezclaron. No puedo creer mis pensamientos, tendría que ser imposible que me sienta atraída por mi “captor” pero no, aquí estoy yo, delirando por él.

    Naraku viste kimono de distintos tonos de violeta, con algunos detalles. Le queda muy bien, aparentemente, Naraku es de esas personas a las que todo les queda bien, lo que es realmente injusto.

    Esta sentado frente a una pequeña mesa con la comida (arroz, que raro) servida. Hay un banquito delante de él, en el que supongo me tendría que sentar pero yo no me muevo.

    Llegas tarde. –Naraku ni me mira y su voz suena cortante y como el hielo.
    Yo me quedo parada, sin saber bien que hacer y algo nerviosa.

    Siéntate. –ordena secamente y obedezco, al parecer Naraku esta de mal humor.
    Como en silencio. Por primera vez no se que decir y eso a no parece importar.

    ¿Cuál fue el motivo de tu tardanza?

    Eh… –no quiero decirlo, fueron muy incomodas las situaciones–. Me detuvieron.

    Naraku no responde y yo me revuelto en el asiento, inquieta. No tiene sentido no decirle que paso exactamente, alguno de los espectadores se lo contará. Sin embargo, no quiero ser yo la que lo haga, por las dudas.

    ¿Quién era ese… sirviente? –pregunto, la duda aun seguía allí.

    Jakotsu, un amigo de Bankotsu. –dice despectivamente sin mirarme y con una mueca de asco.

    ¿Amigo de Bankotsu? Eso es raro. Y no me gusta. Lo único que falta es que Bankotsu sea gay. Quizás por eso fue tan amable con migo… No. Eso no es cierto, casi nos besamos. Creo que le gustan las mujeres, eso espero porque la verdad es que me gusta y bastante. Es muy atractivo, y bueno a pesar de todo.

    Conocí a tu hija. –comento sin pensarlo bien.

    ¿a quien? –me mira sorprendido, por primera vez.

    A Rin, tu hija. –digo, como quitándole importancia al asunto–. Fue algo extraño, me abrazó como si me conociese. Por eso tarde en venir.

    Extraño. –masculla, perdido en sus pensamientos.

    Y también a otro niño. –ya que estoy quiero saber quien es ese tal Hakudoshi tan espeluznante–. Un youkai, según me dijo.

    Hakudoshi. –una mueca parece en su cara, entre disgusto y satisfacción.

    Si, ¿Quién es?

    Solo otro sirviente.

    Pero estaba durmiendo cuando el resto estaba trabajando. –me esta mintiendo, Hakudoshi es especial, evidentemente–. Además tenía un cuarto para el solo.

    El es arrogante, no acepta un cuarto compartido. –sonríe como si eso fuera algo bueno.

    ¿y que tiene?

    Es especial, útil. –sonríe maliciosamente–. No realiza tareas domesticas.

    ¿Qué es lo que hace? –pregunto con miedo, algo bueno no es.

    Lo que sea necesario. –luego se calla y sigue comiendo, no queriendo responderme mas.

    ¿tu que eres? –no puedo comer, ya que estoy aprovecho y me saco mis dudas.

    ¿Qué soy? –me mira, algo sorprendido–. Un youkai. El más poderoso que existe y existirá.

    ¿Cuál es la diferencia entre un humano y un demonio? ¿entre tú y yo?

    Que yo soy mucho mas poderoso que tu. –arrogancia pura y, aunque es la verdad me molesta.

    ¿Entonces porque tu no buscas esa maldita perla tu solo y me dejas a mi tranquila en mi época?

    La profecía no me lo permite. –dice, entre enojado, sorprendido y complacido con una sonrisa torcida.

    ¿de qué profecía hablas?

    La profecía que te trajo aquí, la que habla de la perla y de ti.

    ¿Qué dice exactamente?

    “Solo la joven del mañana, la poseedora de un corazón puro podrá encontrar a la que causa tanto bien como mal, en donde se libra mas cruel y trascendental batalla”.

    Me quedo pensando varios minutos. Es demasiado ambigua, cualquiera podría ser la mujer de la que hablan y ni siquiera habla específicamente de esa perla.

    No me menciona. –digo, molesta. Quizás no soy yo la mujer que menciona esa extraña profecía. Quizás pueda regresar a mi hogar.

    Si lo hace. Tú eres la joven de corazón puro. –replica Naraku, mientras Sango levanta la mesa y la pelirroja entra con el té.

    Podría ser cualquiera.

    No. Solo tú pudiste cruzar la barrera del tiempo. Evidentemente la profecía habla de ti.

    Me callo y tomo el te. No había pensado en eso y probablemente tenga razón. Y aunque no lo haga no puedo convencerlo.

    ¿Cómo sabes que ese vaticinio habla de esa perla? –con asco la nombro, ella es la causante de todo esto.

    Porque solo en el interior de la perla ocurre una batalla.

    ¿Qué batalla? –Naraku parecía que se estaba cansando de mis preguntas pero no me importa, ya estoy cansada de no saber.

    Entre el bien y el mal. –responde como aburrido–. Midoriko encerró en esa perla a millones de espíritus malignos y a ella misma. Aun sigue esa batalla y probablemente nunca termine.

    ¿Qué quieres decir?

    Es la batalla ancestral, es atemporal y universal. Siempre va a ocurrir.

    Me quedo en silencio, meditando sus palabras. Tiene razón, el bien y el mal siempre estarán en combate, por lo menos hasta el fin de los tiempos.

    ¿Para qué quieres esa perla? –mi ultima pregunta, luego de terminar el te.

    La necesito para volverme el demonio más poderoso.

    Así que necesitas mi ayuda… –ya no se lo que digo, hablo sin pensar–. ¿Qué pasa si no te traigo la perla?

    No volverás a ver a tu familia.

    ¿y si no me importa?

    Te mataré. –sonríe y se levanta.

    No me encontraras. –lo sigo y nos sentamos en el piso, bastante cerca el uno del otro.

    Alguno de mis sirvientes lo hará y terminara el trabajo por mí.

    No te gusta ensuciar tus manos, ¿no es así?

    Exactamente. –sonríe e, involuntariamente, lo juro, se la devuelvo.

    ¿y luego de encontrar la perla que?

    ¿Qué quieres decir?

    ¿Qué pasara cuando te la entregue? –como si eso fuera fácil, ¿no?

    Te iras de aquí. –no me convence pero es lo único que tengo, la única esperanza de volver con mi familia.

    ¿lo juras? –se que eso, con él, no sirve de nada pero aun así lo intento.

    Si es lo que quieres.

    Nos quedamos mirando, en silencio. Por primera vez lo veo verme, realmente, observando como me queda el kimono y demás. Me pongo nerviosa y de todos los colores, su mirada parece desnudarme y descubrir cada uno de mis más oscuros secretos. Empiezo a tener calor, mucho calor. Lo miro, de arriba a abajo, y vuelvo a sentirme terriblemente atraída hacia él. Naraku, de alguna forma lo nota y me sonríe de una forma demasiado seductora. Y se empieza a inclinarse. Su mano derecha acaricia mi rostro y la otra esa apoyada de forma causal en mi pierna. Yo me quedo inmóvil, no se que hacer. Por un lado deseo desesperadamente que me bese pero por otro lo odio con toda mi alma.

    Su mano derecha baja y llega a mi cuello. Me pongo nerviosa y me siento temblar, aunque, al parecer, Naraku no lo nota. Ya no quiero que pare; pero tampoco se lo que quiero. O mejor dicho lo que me conviene porque mi cuerpo me dice bastante claro que es lo que desea. Y lo desea a él.

    Cuando parece que finalmente me va a besar se aleja. Me mira detalladamente, recorriendo todo mi cuerpo, y me sonríe con suficiencia. Me derrito. Luego vuelve a inclinarse sobre mí y besa mi cuello. Suelto un gritito cuando siento sus labios contra mi piel, tan cálidos y suaves. Aunque no lo admita, quiero más.

    Una de sus manos esta en mi clavícula y la otra tantea mi cintura. Yo quiero acercarlo mas, sentir con mis manos su espalda trabajada pero no lo hago. Me quedo quieta y siento sus labios y sus besos húmedos en mi cuello. Y lo disfruto, aparentemente como el.

    Ya no se que hacer, si dejarme llevar por la situación o por lo que me dice mi cabeza y mi cordura. Se que esto es malo, que esta mal. No puedo dejar que me anden besando, mejor un demonio antiguo que me tiene secuestrada.

    Pero no puedo evitarlo. Es más fuerte que yo.

    Su mano izquierda sube devuelta hacia mi cuello y deja de besarme. Me mira a los ojos, un claro destello de maldad asoma en ellos pero, en vez de asustarme y alejarme, solo me ínsita a mas.

    Me agarra mas fuerte de la cintura, me acerca a el y me besa.

    Fin del capitulo 8


    Espero que les haya gustado este capitulo y que se queden con muchas ganas de leer mas :D
    Gracias por leerlo y espero sus comentarios !
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  15.  
    Beautiful Blue Moon

    Beautiful Blue Moon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    24 Julio 2010
    Mensajes:
    373
    Pluma de
    Escritora
    Continua pronto *O* AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!! -Desmayo mode on- OMG!
    Aun no me lo creo *O* La beso! Dios que emocion :eek: Ay yo no se tu pero quiero mas accion.Es decir,quiero leer mas!
    No me fije en errores de tan concentrada que estaba por lo que pasaria asi que solo me resta por decir que espero pronto la continuacion y que me invites =3

    P.D.Me rei como loca con los pensamientos de Kagome sobre Naraku y Bankotsu y ese poco comun...sirviente. xD jajaja
    Cuidate,besos y bye-bye^^

    P.D2 Ya mencione que espero que CONTINUES PRONTO!!!?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    798
    Pluma de
    Escritora
    No lo sé, que Kagome caiga tan fácil ante Naraku me enoja ¬.¬ ¡Resistencia, por favor! ¡No dejes que crea que eres chica fácil! e.e Una duda Luli-chan ¿que parejas eran? Porque por lo que leo ya le manejas ala chica todo un harem (Hasta Inu-chan se anda fijando en ella) ¡Eso no! Si no es pareja protagonista él es mío ¬.¬

    Unos errorcillos de dedo, seguramente al escribir (Cambiabas "l" por "s") pero todo entendible, espero que de esto no siga nada indecente xD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Unn Cambioo,, Una Nuevaa Vidaa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2935
    Bueno queridos lectores, aca les dejo el próximo capítulo, espero que les guste :)

    Capítulo 9


    Esa Kagome tiene demasiado protagonismo. –piensa un joven sirviente mientras camina hacia la habitación de su amigo–. Primero hace ir a mi precioso Inuyasha al futuro solo para buscarla y luego seduce a mi amigo Bankotsu y al resto de los hombres de aquí… ¿qué se piensa esta mujer? Si no fuera porque mi señor la necesita ya la hubiera asesinado.

    Camina sintiéndose muy disgustado, no le agradó la forma en que esa chica lo miró, como si él fuera el bicho raro, cuando la única rara es ella. Además, Jakotsu notó como todos los hombres se la comían con la vista, incluso su amado Inuyasha parece encontrarla atractiva. ¡Pero por favor! Él se considera mucho más hermoso que aquella pero, siendo un hombre, no atrae tantas miradas como quisiera. Por eso odia a ese tipo de mujeres, las que creen saberse todo y que tienen a todos los hombres a sus pies sin mover un dedo. Aún que la verdad es que él detesta a todo el género femenino, sean como sean, y ni siquiera lo intenta ocultar porque él no esconde lo que es o piensa, Jakotsu es real y directo, aceptándose y amándose a si mismo.

    Bankotsu. –llama mientras toca la puerta.

    Pasa Jakotsu. –su amigo le sonríe amistosamente y se sientan a cenar juntos.

    Hace un rato tu mujercita entró en los aposentos de mi señor, ¿sabes?

    Si, no entiendo porque Naraku quiso cenar con ella. –Bankotsu arruga el ceño y su compañero piensa que se siente como él respecto a la muchacha del futuro.

    Pensé que te gustaba.

    Me gusta. –lo mira extrañado, Jakotsu no suele meterse en su vida privada.

    ¿Entonces que quieres decir?

    ¿Qué quieres decir tú?

    Nada, olvídalo. –Jakotsu suspira, es incomprendido hasta por su mejor amigo.

    Vamos hombre, cuéntame. –Bankotsu pasa su brazo por los hombros del que considera su verdadero hermano y lo sacude.

    No me gusta que me digas así. –Bankotsu suelta una carcajada y le da un golpe amistoso. Jakotsu se lo devuelve más fuerte riendo y su amigo lo vuelve a hacer pero peor y en la cabeza, lo que le saca un chichón a Jakotsu–. Basta, ese si me dolió.

    Eres extraño, lo sabes, ¿no? –se dejan de pelear mientras Jakotsu se soba la cabeza riendo.

    Soy único, lo que es distinto. –se sonríen y comen algo de arroz mientras siguen charlando tranquilamente.


    ---


    Kagome

    Parecía un beso pero, un poco tarde, me doy cuenta que sus labios no llegan a tocarme ya que apenas si me rozan. Naraku me esta provocando, y lo peor es que consigue lo que quiere porque necesito controlar mi cuerpo para no tirar su cara más cerca de mí y besarlo intensamente. No puedo creer lo que pienso (ni la escena que se ve), parece que estoy por acostarme con mi secuestrador. Tengo que pararlo urgentemente.

    Con toda la fuerza de voluntad que poseo, pongo una mano en su abdomen (que se siente bien marcado y atlético) y lo alejo de mi.

    Naraku aléjate. –escucho mi voz temblorosa, se nota que no estoy convencida. Si el lo quisiera podría tenerme allí mismo.

    Pero no lo hace. Se ve realmente sorprendido por mi “rechazo” y hasta parece algo enojado. Se ve que nunca nadie le dijo que no, es un hombre muy engreído y soberbio.

    Como quieras. –se aleja y se queda mirándome pero no como la otra vez sino que lo hace con algo de desprecio–. No me molesta, ya me rogaras por un beso.

    Me lo quedo mirando sorprendida. No entiendo que es lo que pretende Naraku, es muy extraño. Parece que herí su orgullo, su punto débil. Bueno, al menos conseguí algo ¿no?

    Naraku se aleja considerablemente de mí. Me siento aliviada porque logra ponerme muy nerviosa pero también algo decepcionada, deseaba saber que se sentiría besarlo. Nos quedamos en silencio durante bastante tiempo y la tensión se siente en el aire cada vez más.

    ¿Cómo encontraré la perla? –pregunto para cambiar de tema y romper el silencio, ya me siento incómoda.

    Te iras de viaje.

    ¿Sola? –no puedo creer que Naraku este tan enojado conmigo como para mandarme sin ayuda a una tierra extraña plagada de seres malignos solo para encontrar esa estúpida perla.

    Por supuesto que no. –su voz repentinamente se volvió fría y maligna–. No aguantarías ni un día.

    Me sonrojo. A pesar de que tiene razón me molesta que me trate como a una debilucha.

    ¿Entonces?

    Te acompañaran, no sirves de nada muerta.

    Eso si que me molesta. No me interesa si Naraku es el dueño de todo Japón o si tiene mi vida y la de todos mis seres queridos en sus manos, no voy a dejar que me siga tratando de esa manera.

    Naraku deja de tratarme de esa manera. –lo miro fijamente a los ojos, completamente furiosa–. No es mi culpa que seas un tonto arrogante al que nunca han rechazado, no puedes tratarme así.

    Se me queda mirando con los ojos bien abiertos. Aparentemente no suelen enfrentarlo, tampoco. ¿Pero que se cree que es, un dios?

    Deja de mirarme de esa forma. –me empiezo a revolver en mi lugar, inquieta–. ¡Naraku!

    Querida, tienes muchas agallas o eres realmente idiota. –me sonríe y se recuesta contra la pared de forma causal.

    Naraku parece tener problemas en la cabeza o es un imbécil solamente, aun no lo sé. Lo miro como a un monstruo desconocido, con una mezcla de asombro y repugnancia, cuando se me ocurre una pregunta.

    ¿Quién es la mamá de Rin? –no me responde, parece no procesar la pregunta –. ¿Naraku?

    Ella se llamaba Michí, falleció en el parto de Rin.

    Entonces era humana. –Naraku asiente con la cabeza pero no dice nada más, parece sumido en sus pensamientos–. ¿En que la convierte eso a Rin?

    Ella es hanyou, mitad demonio, mitad humana, al igual que Inuyasha.

    Pensé que Inuyasha era un demonio completo.

    No lo es.

    ¿Cuántos años tienes?

    ¿Realmente? –asiento con la cabeza, interesada–. Unos cincuenta años, más o menos.

    Aparentas solo unos diecinueve, ¿los youkai no envejecen?

    Si lo hacen pero de una forma distinta a los humanos.

    ¿Qué es tuyo Bankotsu? –al escuchar ese nombre, la cara de Naraku se endurece y cambia su humor, nuevamente. Y luego nos dicen bipolar a las mujeres. (NOTA: sé que es una enfermedad difícil y que no es un adjetivo pero es la única palabra que encaja en ese contexto, discúlpenme si le molesta a alguien).

    – Mi cuñado.

    ¿cuñado? ¿era el hermano de Michi?

    No. –Naraku suelta una carcajada–. De Yuki.

    ¿te casaste dos veces?

    Muchas más. –estoy apunto de preguntarle cuantas esposas tuvo cuando me corta rápidamente–. No es asunto tuyo, Kagome. Debes irte a tu habitación, mañana entrenarás con Kikyo.

    ¡No! –eso si que es lo peor que me puede pasar–. ¡Dijiste que íbamos a dar un paseo!

    Bueno, si insistes en pasar toda la mañana solo conmigo, esta bien. –me sonríe maliciosamente y me sonrojo–. Pero a la tarde entrenarás, necesitas estar preparada para buscar la perla.

    Se para y yo hago lo mismo. Me empuja hacia la puerta, echándome.

    Vete a dormir, tienes que descansar. –cierra la puerta en mi cara y me quedo parada sin saber que hacer.


    ---


    ¿Qué te parece Kagome? –le pregunta a su amiga la mujer-lobo de cabello rojo.

    Me cae bien. –dice la cazadora de demonios mientras se encoje de hombros–. No lo sé, recién la estoy conociendo. ¿Y a ti que te parece, Ayame?

    Pues… –la hermosa joven no quiere admitir ante su amiga que prácticamente odia a la muchacha del futuro– la verdad que no.

    ¿Por qué? –Sango la mira extrañada, Ayame es una persona simpática, no es de juzgar sin conocer.

    Hay algo en ella que no me cierra.

    Es por Kouga, ¿no es cierto?

    Si. –suspira, Sango la conoce demasiado bien, por algo son amigas–. ¿Viste como la miraba? Es solo una humana y ni siquiera es tan bella.

    No digas eso Ayame. –Sango frunce el ceño y le da un golpecito amistoso–. Yo también soy humana, ¿recuerdas? Además, Kagome parece ser buena y es hermosa al igual que tu, solo que de una forma distinta.

    Entonces yo quiero ese tipo de belleza. –la pelirroja siente sus ojos humedecerse y se desespera por ese, el único para ella–. Me gustaría que Kouga me mire, por lo menos una vez.

    Ya lo hará amiga. –le sonríe y la abraza, Sango comprende a su amiga demasiado bien–. No te preocupes.

    Gracias. –se recompone y cambia de tema–. ¿Cómo están las cosas entre tú y el monje Miroku?

    Ni me hables de ese pervertido. –Ayame se ríe por la cara de Sango y esta se alegra de ver a su amiga bien–. Me pidió perdón.

    ¿En serio? –Ayame conoce a Miroku bastante bien y sabe que algo trama–. ¿Qué le dijiste?

    Nada, ¿qué le podía decir? Acepte sus disculpas y me fui. –aunque la exterminadora no quisiera admitirlo, se siente atraída por ese monje–. No sé, quizás cambió y ya no es un pervertido.

    La esperanza nunca se va, amiga. –le sonríe y Sango se sonroja–. Aunque creo que es más probable que Naraku se vuelva bueno antes que eso ocurra.

    Se ríen juntas y se van a sus aposentos para descansar finalmente de ese largo día, ambas ilusionadas por dos hombres.



    ---


    La muchacha de orbes color chocolate se queda estática luego de ser echada de la habitación del señor de esas tierras. No comprende nada, todo le parece demasiado irreal. No tiene sentido que este en el pasado, que tenga que buscar una misteriosa perla, que este rodeada por malvados demonios atractivos, y, lo mas extraño de todo, se sienta atraída hacia su secuestrador.

    Es demasiado para una muchacha de solo dieciséis años porque desde hace unos días tiene la responsabilidad de buscar un poderoso objeto conocido como la perla de Shikon. A ella no le interesa nada de esa perla pero debe encontrarla urgentemente porque sino su secuestrador, Naraku, asesinaría a su familia.

    Naraku es una persona ambiciosa y cruel, si cualquier otra persona lo desafiase él no dudaría en torturarlo y terminar matándolo. Con la chica del futuro no puede hacer eso por dos razones: primero, necesita a la joven y segundo, lo tiene cautivado. No lo quiere admitir, ni siquiera ante si mismo pero un extraño sentimiento nace por primera vez en él.

    El youkai sonríe para si mismo recordando como Kagome lo enfrentó. La chica realmente no es consciente de lo que hace, es muy impulsiva y no se quiere dejar pisotear por nadie. Esto sorprende a Naraku, teniendo en cuenta que se pasaba los primeros días llorando, buscando consuelo en Bankotsu. A Naraku comienza a agradarle Kagome comience a mostrar su verdadero carácter. Y que se aleja de Bankotsu, si no pasa por las buenas él lo prohibirá. La quiere para el solo.

    Kagome se da cuenta de que se quedo mirando la puerta por demasiado tiempo por lo que decide irse a su habitación pero no la encuentra. Deambula por la gran casa, perdida en sus pensamientos hasta que escucha que la llaman.

    ¡Kagome! –la muchacha se da vuelta y sonríe al ver a Bankotsu–. ¿Estas perdida?

    Si, esta casa es muy grande. –la joven se alegra de encontrar un amigo al fin.

    Vamos, te acompaño a tu habitación.

    Gracias. –Kagome sonríe y le toma la mano a Bankotsu mientras caminan.


    ---


    Kagura

    ¿Por qué? –sollozo en mi habitación sin poder calmarme.

    Ahora que estoy embarazada mi vida se acabó. No tengo oportunidad de ser libre, ni siquiera de vivir como una esclava porque Naraku me matará en cuanto se entere. No se que hacer… mi vida esta arruinada.

    A Sesshomaru no le interesa, es como si su propia sangre no le importase. Bueno, conociéndolo no me sorprende, teniendo en cuenta como trata a su hermano, pero pensé que con su hijo sería distinto.

    No tendría que haberme metido con él pero es que es tan hermoso… Estaba enamorada, por eso me hice embarazar, para tenerlo siempre a mi lado. Tendría que haberme dado cuenta que mi vida nunca va a ser perfecta, nunca seremos una familia feliz, rica y poderosa que me imaginé. Naraku no me casará con él y, aun si lo quisiese hacer, Sesshomaru no lo aceptaría porque no soy digna de un demonio de tan algo rango, a pesar de que este youkai este siendo controlado por mi propio tío.

    Bueno, la verdad es que Naraku y yo no tenemos sangre en común, gracias a Dios porque es la persona más repugnante de la tierra. Aunque, pensándolo bien, quizás si yo fuera familiar de Naraku tendría privilegios y me trataría mejor, como lo hace con su hija Rin.

    No lo creo, de todas maneras. Si yo fuera la hermana, sobrina, hija o lo que sea de Naraku, él me trataría igual que lo hace ahora. Además, estoy bajo el “cuidado” de Naraku desde los nueve años, más o menos, lo que quiere decir que ya pasé una década con él, más tiempo de lo que viví con mis padres.

    Recuerdo poco de ellos, no eran muy cariñosos conmigo, su única hija, pero me daban todo lo que quería. Era una malcriada total pero estaba feliz. Luego mi padre murió en una batalla nos dejó a mí y a mi madre desprotegidas. En esa época llegó Naraku y parecía nuestro salvador… siendo tan apuesto, amable y simpático (solo manipulador en realidad), nos conquistó y rápidamente consiguió las tierras de mis padres. Mi madre murió misteriosamente y yo quedé como única heredera pero era demasiado joven para encargarme de ellas por lo que Naraku las tomo en su poderío. Sin tener familiares cercanos, Naraku se convirtió en mi tutor y arruinó mi vida.

    Solo soy una posesión suya más, una sirviente que no tiene futuro. Si antes no lo tenia, ahora menos. No se que hacer, sé que es mejor decir las cosas desde el principio pero no quiero morir tan rápido. Estúpido Sesshomaru, quisiera que me ayudara un poco en esto. A pesar de que en realidad no…

    Sacudo mi cabeza, ya no tiene sentido pensar en ello. No tengo nada por que vivir, voy a comunicarle a Naraku mi situación.


    ---


    Byakuya, el sirviente más leal de Naraku se encuentra dudando por una vez en su vida. Es extraño para él, habiendo sido extremadamente leal y conformista durante lo que había transcurrido de su existencia, pero esta pasando.

    Es un hombre inteligente y poderoso, por eso mismo siente que ya no puede ser solo un sirviente vasallo más, no quiere obedecer reglas, quiere hacerlas. Tampoco es estúpido, comprende perfectamente que no tiene oportunidad si es que se revela de su señor inmediatamente, necesita planearlo. Lo cual, al ser tan astuto y perfeccionista, hará de una forma demasiado minuciosa y perfecta, tomándolo con calma y sin aceptar errores.

    Su plan macabro ya esta en marcha gracias a aquella muchacha, ahora solo le queda esperar y ver, por fin, la caída de Naraku y su ascenso al poder.

    Fin del capítulo 9

    (Aviso: probablemente tardaré en subir el próximo, la semana que viene es algo complicada pero intentaré subirlo antes de fin de año)
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  18.  
    Beautiful Blue Moon

    Beautiful Blue Moon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    24 Julio 2010
    Mensajes:
    373
    Pluma de
    Escritora
    TT-TT Tardaras para subir el siguiente? Ay que pena =( Bueno,lo importante es que tarde o temprano lo subas =3

    Me da pena con Kagura pero hey,ella se lo busco.Sesshomaru no es precisamente un romantico de paquete.
    Por otro lado,me encanto como reacciono Kagome ante la seduccion de NAraku *O* Asi mismo,que no se deje!
    Pero tambien me encanto la reaccion de Naraku xD Debio quedarse asi: O_O jajajaja

    Me encanto todo el capitulo y sin duda quiero ver el siguiente,y el que le sigue,y el otro...y el otro...en fin,hasta el final *O*
    No note errores asi que no tengo nada mas que decirte salvo que BYE-BYE!!!^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    SacriDH

    SacriDH Quieres que lo haga? Está bien pero... lo romperé

    Libra
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Ja, parece que te gustó mi comentario largo. En fin, disculpa la tardanza pero tengo obligaciones como Beta. Ahora te doy otro comentario de estos lindos que te gustan a vos para hacerte sonrojar un poco ^^

    Capítulo 1:

    Te marcaré todos los errores para que los corrijas.

    Cuando terminas una pregunta y empiezas otra, la segunda debe comenzar con mayúscula.



    Tan sólo pon “número dieciséis” o “de mi cumpleaños dieciseisavo”

    Veo que tienes un problema con los “había” he visto muchos sin acento en el relato. Usa el corrector de Word, es muy útil.

    Con fuerza*

    Hice* una pregunta tras otra o pregunté simultáneamente.

    O.O Ah, bueno, que lindo que te digan así xDDD “Estás en el mismo lugar pero en otra época, justito en una guerra” te querés matar.
    En los diálogos, cuando hablas en primera o tercera persona casi siempre hay tildes diacríticas en las explicaciones: explicó, preguntó, exclamé, repliqué, etc… Fíjate bien porque te faltan TODAS esas tildes.
    En estos casos creo que no tiene sentido hacer el flashback. Primero que nada porque el relato recién empieza y puedes comenzar directamente desde el secuestro. Y segundo, que el flashback une directamente la historia actual con la recordada. Me refiero a qué ni bien finaliza el flashback no sucedieron más cosas sino que prosigue la historia y en estos casos queda feo. Sería mejor Que comiences directamente desde el secuestro y prosigas con la narración diciendo que se despierta y haciéndose esas preguntas del primer párrafo. Trata de evitar lo más posible los flashback, utilízalos cuando sean sumamente necesarios.

    Deduzco*
    Veo a esta historia mucho más romántica que la anterior, sobre todo por el cambio de época y todo eso… pero tienes muchos errores, sobre todo acentos, no pones ninguno D:
    En fin, no hay dudas que será una historia linda y romántica, sólo te pido que trates de revisarla un poco porque tiene una cantidad muy grande de errores.

    Capítulo 1 (parte 2):

    Ja, a Kagome le gustan todos los chicos xD
    O:! Inuyasha es un fiel esclavo de Naraku o.o Qué locura.
    Esta parte fue cortita y no tengo mucho qué decir. Creo que está bien el romance que le pones, aunque recuerda que en el las historias hay más que sólo romance y terminan aburriendo si no las varías con otros géneros como comedia, acción o suspenso… Voy a seguir, a ver si Naraku abusa de Kagome o no :P

    Capítulo 2:

    Es interesante toda la historia y creo que más adelante va a tener una gran carga de aventura esta serie pero ahora en el comienzo creo que está un poco lenta… tendrías que apurarla un poco. Las explicaciones de Naraku me están durmiendo.

    Ja, no creo que Kagome quiera volver luego de ver tantos chicos apuestos xD
    O: Qué cruel está Naraku, aunque creo que lo prefiero más que al de tu otra serie que parece haber perdido mucho el carácter.

    LOL! Naraku, el viudo negro.
    Sí, debo decir que me gustan mucho las historias con cambios temporales muy marcados, más aún si se cambian las costumbres de los personajes.
    Igualmente, creo que está bastante densa la historia, espero que se haga más ligera con el tiempo, quizá sea ahora para explicar la situación inicial.

    Capítulo 3:

    Ja, el destino de todos los personajes cambió en esa época, ahora Sango es una esclava… bueno, en realidad siempre fue la esclava de Miroku xD
    O: Que dramático es este capítulo… ¿Kagome siempre fue tan emo?
    Ja, pobre Inuyasha, aquí no es más que un trapo para Naraku.
    Algunas frases no están bien armadas… se hace muy difícil leer con estos errores. Por ejemplo:

    Ahí debiste decir que “fue el veneno” y que luego de una larga agonía murió. Generalmente cometes omisiones o tienes fallos ortográficos importantes que son necesarios para descifrar la escritura. Es una lástima que un fic tan largo y que haces con tanto esmero baje su calidad por esos descuidos…
    Ja, en ciertos momentos el fic me hace recordar los relatos de la mitología antigua o la Biblia por la cantidad de lazos familiares y de traiciones testamentales que hay xD
    La historia de Inuyasha fue lo mejor de capítulo, pero aún así sigo pensando que el relato está siendo bastante pesado, lento, poco fluido. Trata de recordar que en series como Inuyasha suele haber mucha acción y por eso tiene tantos seguidores pero ahora el drama y el romance le absorben toda esa acción y se termina volviendo un poco aburrido. Tienes que hacer luchas entre los personajes, peleas, sino va a ser muy monótono.

    Capítulo 4:

    Este capítulo empezó muy bien hablando de traiciones y de futuros planes de muerte. No escatimes esfuerzos en hablar de eso, si queres hacer un fic romántico esto queda muy bien, no sólo es romántico que un chico y una chica piensen que se aman…
    LOL! Ahora Rin es la hija de Naraku xD
    ¡No! Asd, por qué los tenía que interrumpir u.u La vez que se iban a besar. Ja, te gusta interrumpirles los besos a esos pobres personajes, ¿cierto? Ja, y lo peor es que casi siempre el que los interrumpe es Kouga, que por cierto me gustó su historia.
    Creo que Kagome llora mucho y no se hace muy divertido verla llorar a cada rato, al contrario, es repetitivo. Yo sé que en una novela romántica se tienen que mostrar mucho los sentimientos y esas cosas pero en este caso te estás pasando, amiga.

    Capítulo 5:

    Ja, pobre Kouga. Pero parece que en este capítulo Kagome se va a tomar un respiro de sus llantos, así que se agradece.

    ¿Tenía carácter y sabía defenderse? O.o ¿Y cómo se va a defender? ¿Llorando fuerte? ¿Haciendo caprichos? Je, no me cae bien Kagome xD Prefiero a Kikyo o Sango, ella es muy infantil.
    Eso no entiendo D: ¿Por qué los japoneses necesitan alguien que lo ayude a bañarse? ¿No pueden hacer nada solos? xD Para mi que son pervertidos de nacimiento.

    +1, Kouga.

    Para no repetir tanto dices “dos hombres se fulminaban con la mirada” y ya.
    O:!!! Fue genial la discusión entre Naraku y Bankotsu, ¡tienes que poner más cosas así, por favor! Esto anima el fic como no te das una idea.

    Este es un hombre que las tiene bien puestas ^^
    Ja, pobre niña ingenua, quiere que la ayuden a encontrar una mamá. Con el carácter de tu papi va a ser medio difícil, je.

    Capítulo 6:

    Jaja, es un genio, Naraku, me parece que le va a sacar los caprichos a la fuerza a esta Kagome.
    Ohhh, al final Naraku no es lo que pensé que sería u.u Le dejó hacer lo que quería.

    Que pensamientos pervertidos u.u

    Ja, ¿sufrirlo? Pero si no hizo nada xD
    O:! Miroku. Que historia más triste y pintorezca, una de las mejores que has contado en este fic. No hay dudas de los problemas que se crean en torno a Naraku y su familia.
    Ja, todos los hombres de su familia tienen un agujero negro en la mano y además son mujeriegos.

    Ja, ¿ves? Todos mujeriegos xD
    Ja, por esa clase de cosas es que no confío en los monjes xD
    Jajaja, siempre lo mismo ese Miroku xD O: ¿Pero no la devoró el agujero negro?
    Es que es difícil ser hombre y tener que controlar nuestras manos D: A veces son más rápidas que nuestras mentes.
    Este capítulo fue interesante. Creo que se entretejen muchas redes en estos capítulos, hay una gran carga de suspenso y eso es lindo, aunque no olvides que el suspenso y el romance queda bien en justa medida, si lo sobrecargas se hace demasiado larga la espera de que pase algo emocionante.

    Capítulo 7:

    Ahí falta un “estaba”.
    Asd, ¿qué no hay alguno que tenga una historia de “viví toda mi vida rodeado de flores y animalitos peludos”? xD
    O:! Ese principe era Naraku! Y el terrateniente debe ser Onigumo… Todo encaja, pero pobre Sango, solita se metió en la boca del lobo.
    O.O Sango está enamorada de Naraku… en fin, como todas, lo aman tanto como lo odian, je.
    Ja, qué despectivo le queda el término hibrido a Inu…
    O:! ¿Acaso Rin conoce a Kagome tanto como para querer que sea su madre? Mmm, eso no lo entendí. Entiendo que por descarte la única que queda es ella pero me parece que no hablaron lo suficiente como para que ya quiera hacerla su madre.
    o.O Y de repente a Kagome le agarra el calentamiento global por Naraku xD Es como si estuviera conectada con los pensamientos de Rin.
    Ja, genial, que sexy vestiste a Kagome ^^ Sin dudas Naraku no es ningún tonto a la hora de ordenar los vestidos que sus prisioneras deben usar :3

    Típico de las mujeres decir que no pueden defenderse cuando en realidad NO QUIEREN defenderse xD
    Ja, es genial la parte en que Rin se encuentra con Kagome xD Me gustan esa clase de cosas donde los personajes quedan tan confundidos como si fuera más que un juego de niños cuando en realidad sólo es eso.
    Jajaja, lindo lío se le armó a Kagome. Este capítulo me gustó mucho ^^ Con el tiempo has mejorado mucho y eso se nota en la fluidez de las historias.

    Capítulo 8:

    Bueno, hablando de eso, Rin y Kagome tienen mucho en común, comenzando por sus caprichos xD
    Ja, que emo quedó Inu diciendo eso xD Quedó emo y pervertido a la vez.
    Jajaja, un genio ese Inu, “por su carácter seguramente no la persiguen” xD
    ¡¿Futuro hijo?! ¿Sessho le hizo un hijo a Kagura? OMG!
    O: ¿La chica de la profesía? Cool…
    Jajaja, que desagradable! De por sí los hombres japoneses son más feos que nosotros los occidentales, encima si se visten como Geisha no quiero ni pensarlo xD
    Ja, ahora la misión de Kagome es descubrir con quien sale Jakotsu xD
    O: Hakudoshi debe ser quien hace el trabajo sucio de Naraku.
    Que preguntona es Kagome u.u Yo que Naraku ya le habría arrancado la lengua.
    Esa Kagome es una ninfómana u.u
    La besó OMG! Pero me hubiera gustado que en un momento tan romántico así el beso hubiera sido más largo o lo hubieras detallado más, tú que tan bien describes…

    Capítulo 9:

    Estos japoneses con su amado arroz u.u Hay tanta variedad de comidas…
    Ja, tienes un serio problema con los cuerpos masculinos marcados xDD
    O:! No le puede decir algo así al amo Naraku u.u Se merece la pena de muerte.
    Ja, la bipolaridad no tiene por qué hacer sentir mal a nadie. Ni siquiera es una enfermedad tan grave… los trastornos psicológicos son comunes hoy en día, como tener una gripe.
    En el capítulo 2 Bankotsu se presentó como el hermano menor de Naraku… Ahora Naraku dice que es su cuñado… ¿Quién miente? ¿O fue un error tuyo?
    Jajaja, genial la conversación de Sango y Ayame. Si se muerden la lengua se van a morir envenenadas :P
    Recuerda poner los acentos diacríticos, hasta aquí tienes muchos. Piensa bien cuando escribes porque “Está bien” y “no es posible que esté aquí” van con acento siempre.

    Típico de las mujeres…
    O:! Al fin alguien que se revela contra Naraku, ya parecía invencible.
    Bueno, terminé de leer. Si bien has mejorado, sigue habiendo al final muchos errores de los que te mencioné al principio, con los diálogos, con las tildes, con palabras omitidas por falta de corrección. Lo que me gustó es que la trama se hizo más ligera y más entretenida. La historia se pone buena en este punto, pero deberías buscar la forma de apresurar aún más la marcha… al principio todo transcurre muy lento, así quizá nunca llegues al final. Levantá un poco la velocidad, así vas a terminarlo y además va a quedar muy bien.
    Espero que los sigas actualizando! Estaré pendiente de estos dos, suerte y nos vemos pronto!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Circe

    Circe Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    8 Febrero 2010
    Mensajes:
    541
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Unn Cambioo,, Una Nuevaa Vidaa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2590
    ¡Hola queridos lectores! Bueno acá les dejo el siguiente capítulo como regalo de Navidad :) Espero que lo hayan pasado genial y que les guste, ¡nos vemos!

    Capítulo 10

    Kagome.

    Me alegra haberte encontrado. –le digo sinceramente, Bankotsu es la única persona que aprecio de verdad aquí y parece ser mi amigo.

    Lo mismo digo Kagome, me gusta hablar contigo. –parece tan bueno que por mi mente cruza la idea de que quizás no sea verdad.

    Realmente no hablamos mucho si te das cuenta.

    ¿Qué quieres decir? –frunce el ceño y se ve demasiado sexy para mi.

    Te la pasaste consolándome mientras lloraba por cualquier cosa.

    ¿Ya no lo haces? –me hace caritas, como si no me creyera y se ve muy tierno.

    Eso intento. –se apoya contra la puerta de mi habitación y lo mismo hago–. Cansa llorar todo el tiempo, lo creas o no.

    Se ríe y yo sonrío.

    Bueno, me alegro de que te estés adaptando.

    Si… –no estoy segura de que eso sea bueno, ¿quiero adaptarme? Aunque sé que la intención es lo que cuenta.

    En realidad yo no tengo mucho sueño, ¿quieres pasar a mi cuarto un rato? –Bankotsu se gira para mirarme y me siento atrapada entre sus brazos.

    Aunque soy consciente de que no lo dice con doble intención me sonrojo. No acostumbro ir a los cuartos de chicos increíblemente atractivos a media noche, y menos si son tan simpáticos. Sin embargo, no soy estúpida, nunca me perdonaría si fuese capaz de negarle una invitación a mi único amigo aquí, por lo que asiento con la cabeza, bastante nerviosa.

    Bien. –me sonríe y termina de guiar por ese laberinto hasta sus aposentos, los cuales quedan cerca de los míos.

    Entramos a su cuarto y no se que hacer, estoy congelada en mi lugar. Bankotsu se ve tan normal, es evidente que no es la primera vez que una chica está con él a mitad de la noche.

    Siéntate Kagome, ponte cómoda. –me siento en una almohada y él lo hace igual, demasiado cerca mío–. Bien, no te preocupes que usualmente no muerdo.


    ---


    El daiyoukai más poderoso, el antiguo Señor del Oeste, Sesshomaru, pasea lejos de su “señor”, hastiado de la situación que debe soportar. Primero, tener que someterse a otro demonio, inferior por supuesto, solo por un contrato humano; esto lo hace sentirse demasiado repugnante por no enfrentarlo. Es sabido por todos que Sesshomaru es el youkai más poderoso que existe pero ni siquiera él puede enfrentarse a Naraku, considerando que posee un gran ejército. Le guste o no, no tiene otra opción que acatar las ordenes de ese youkai despreciable.

    Segundo, el aparente embarazo de la “sobrina” de Naraku. Esa teynno se aprovechó de sus necesidades de hombre y ahora lo acusa de ser el causante de todos sus males. Ella sabe muy bien que Sesshomaru no tiene la culpa de nada, él no la enfermó ni embarazó, por lo menos no tuvo esa intención.

    El daiyoukai aparenta no tener sentimientos pero no puede evitar querer proteger su sangre, a pesar de que esté manchada por la de aquella muchacha. La situación de Kagura es delicada, por estar embarazada sin estar casada o tener el consentimiento de su señor (lo cual podría causarle su muerte) sumada su enfermedad. Por parte Sesshomaru no cree en eso supuesto padecimiento, no sería la primera vez que aquella mujer intentase manipularlo para mantenerlo a su lado pero igualmente esta preocupado, aunque no lo admita o demuestre. Kagura lleva a su hijo en su vientre, quiera o no está ligado a ella de por vida. Kagura ganó.

    Inuyasha.


    Feh, estoy harto de todo este circo. –mascullo recostado en la rama de un árbol mientras veo como Rin duerme–. Encima ahora me ponen de niñero…

    No me cae mal Rin, ella no se parece en nada a su padre por suerte. Es todo lo contrario: dulce, simpática, graciosa, ocurrente, infantil, adorable y hermosa, es imposible que alguien no la quiera. Eso si, a veces es algo insoportable, tiene cada idea… y es muy terca. Con ese plan de conseguir a toda costa una mamá… pobre, con semejante padre no la culpo pero igual es demasiado entusiasta y molesta. Se ve muy linda dormida, quizás por que está callada (la única vez en el día), tanto que hasta parece un ángel. Es extraño que prefiera dormir a la intemperie en vez de su elegante habitación pero se la ve muy cómoda y a gusto, es algo extraña.

    Bajo del árbol sin hacer ruido y me acerco hacia ella, mirándola atentamente cuando escucho un ruido en unos arbustos cercanos. Camino hacia estos para examinarlos cuando oigo un grito de mujer y una caída a mis espaldas.

    Confundido, me doy vuelta y veo a Rin en el suelo mientras alguien la aplasta de una manera algo rara. Obviamente que me enojo y tengo miedo, por ella y por mi ya que si algo le pasa su padre me matará y no es algo que quiera en este momento.

    Un segundo después estoy agarrando a esa criatura por la ropa para alejarla de Rin. Con el ceño fruncido, me doy cuenta que solo es un kitsune niño, claramente no es una amenaza. En eso estoy cuando siento que alguien tira de mis piernas mientras el zorrito grita pidiéndome que lo baje. Observo a Rin quien me da pequeños golpes en la pierna y no entiendo nada.

    ¡Inuyasha baja a Shippo! –me ordena muy molesta.

    ¿Qué?

    ¡A mi bestia! –me grita el pequeño zorro de una forma algo… irrespetuosa.

    Cállate enano, aprende a respetar. –lo zarandeo un poco y al fin se calla–. Rin, ¿por qué gritaste así?

    ¡Porque me sorprendió! –está comenzando a lloriquear y eso me molesta–. Inuyasha bájalo por favor, no me hizo nada ¿ves?

    Bueno, quizás exageré, Rin está perfectamente bien y es probable que no fuese necesario agarrar a si al niño…

    Rin, ¿qué paso con el otro? Al menos ese no era tan inútil.

    Ese zorrito está abusando de su tamaño y me esta haciendo enojar. Decir que Sesshomaru es mejor que yo, es demasiado y no puedo dejarlo insultarme. Lo agarro de una oreja y el niño comienza a chillar otra vez.

    ¡Bájalo! –me ordena Rin, ¿desde cuando es tan mandona?

    Lo hago porque no quiero tener problemas con Naraku. Rin puede parecer un ángel pero también sé que es caprichosa y capaz de cualquier cosa cuando está enojada.

    Eso dolió. –me dice enojado el zorrito mientras se toca su oreja.

    Para que aprendas a no compararme con Sesshomaru.

    El chico me saca la lengua y yo bufo molesto, esto de cuidar niños se pone cada vez peor. Ser asesinado por Naraku ya no parece tan malo… solo espero que este kitsune no se quede mucho tiempo aquí, es suficiente con tener que cuidar a una sola chica.

    Suspiro y vuelvo a sentarme al pie del árbol mientras Rin y Shippo se sientan juntos a charlar animadamente.

    ---

    Naraku.


    ¿Puedo pasar? –la insoportable de Kagura pregunta en mi puerta, justo antes de que me retirase a dormir.

    Adelante. –no intento ocultar mi enojo, es tarde para molestar–. ¿Qué pasa?

    Señor Naraku… –se la ve nerviosa y eso me fastidia.

    Ve directo al grano Kagura, no tengo toda la noche.

    Si, lo que ordene. –baja la cabeza y retuerce sus manos–. Es que… no sé como decirlo.

    Empieza por el comienzo pero hazlo rápido.

    Bueno… ¿recuerdas cuando Sesshomaru llegó aquí? –asiento para que proceda–. Me enamoré de él apenas lo vi.

    ¿Eso es lo que me tienes que decir?

    Es el comienzo, como pediste.

    Dime algo que no sepa, querida. –Kagura abre los ojos sorprendida pero solo se pone más nerviosa.

    Bueno… tuvimos, ya sabes. –pongo los ojos en blanco, no me interesa saber eso.

    Deja de perder tiempo, me estoy cansando.

    ¡Estoy embarazada!

    La miro fijamente, no entiendo porque tendría esto que importarme.

    ¿De quien es?

    Su cara palidece y no me responde al momento, parece que no sabe si decírmelo o no.

    ¿Es de Sesshomaru o no? –me acerco a ella y la tomo del cuello, me desespera su estupidez e inutilidad.

    N-no –la suelto para que recupere el aire, me mira con odio y continua–, pero el piensa que si.

    Interesante. –me alejo de ella, sumido en mis pensamientos.

    ¿No vas a matarme? –pregunta sorprendida luego de un silencio.

    Por ahora no. –le sonrió y ella me mira asqueada por lo que me río–. Quizás ese niño sirva para algo.

    ¿Cómo para que? –se ve aterrorizada, evidentemente no quiere que su hijo sea un sirviente como ella.

    No te importa, sigues siendo solo una esclava, recuérdalo. –la miro severamente mientras ella agacha la cabeza–. Sigue con la farsa, que Sesshomaru crea que va a ser padre. –asiente, eso le agrada aunque sabe que el daiyoukai nunca estará con ella–. Ahora vete y toma reposo, ese niño puede ser importante.

    Kagura hace una pequeña reverencia y se marcha, dejándome por fin dormir.

    ---

    Kagome.

    Que gracioso. –ruedo mis ojos y me alejo un poco, solo por las dudas.

    Hey, no te alejes, solo bromeaba.

    Ya sé, no te preocupes. –me quedo callada, bastante incómoda.

    Bueno… –me mira y me sonrojo, es demasiado lindo– ¿qué quieres hacer?

    Hum no lo sé, ¿por qué no me cuentas algo?

    Pregunta nomás.

    Me siento más derecha, contenta y entusiasmada de poder preguntarle lo que quiera.

    ¿Tienes hermanos? –Naraku me hablo de Yuki pero quiero saber bien la historia por parte de Bankotsu.

    Tenía. –su rostro se oscurece y no me mira así que decido dejar el tema, no quiero que esté mal por mi culpa.

    Lo siento. –le sonrío y apretó la mano cariñosamente para luego cambiar de tema–. Hoy conocí a ese amigo tuyo, Jakotsu.

    Bankotsu claramente se alegra de escuchar de su amigo lo que me causa ciertos celos. Quizás malinterpreté todo y a él no le gusto.

    Si, me contó cuando cenamos juntos. Es el mejor sin duda…

    Peor no los puedo elegir. –pienso mientras lo escucho hablar (a medias, claro) sobre Jakotsu. Sé ve tan apuesto y alegre que me deprimo, ¡tanta mala suerte tengo!

    … para mí. –yo sigo metida en mis pensamientos mientras él habla–. No escuchaste nada de lo que dije, ¿no? –me sonríe y me pongo colorada.

    Uh, disculpa, ¿qué decías?

    Solo que Jakotsu es como mi hermano.

    Ahh. –sonrío, eso parece indicar que le gustan las mujeres… pero puede que yo no, no tengo que entusiasmarme tanto.

    Lo conozco desde niño, él es medio raro pero igualmente lo quiero. –se para y me tiende la mano–. Vamos.

    ¿A dónde? –me paro y arreglo el kimono mirándolo extrañada.

    A tu habitación. –me sonríe

    ¿Cómo?

    Me lo quedo mirando y él se ríe.

    Tranquila, solo te acompaño para que no te pierdas otra vez. –empieza a caminar hacia mi cuarto pero yo sigo quieta en el lugar–. Vamos, no pienses mal de mí, yo soy un santo.

    Suelto una carcajada, no parece inocente y menos lo son mis pensamientos sobre él, luego comienzo a caminar hacia él rápidamente.

    ¿Somos todos santos ahora?

    No, solo yo. –me guiña un ojo y yo lo ignoro, a pesar de estar muy sonrojada.

    Dale vamos –lo miro desde atrás y hago como si no me importara– ya es tarde.

    Vamos hasta mi cuarto bromeando y yo me alegro de ser su amiga, al menos.

    Buenas noches, Kagome. –me sonríe tiernamente, se acerca hacia mi y me da un beso en el cachete.

    Igualmente. –digo sintiéndome más roja que un tomate.

    Entro y me apoyo contra la pared, deseando que me hubiese besado en la boca pero contenta por como es él. Me acuesto pensando en Bankotsu, aunque me cueste admitirlo estoy ilusionada…

    Fin del capítulo 10

    Espero que les haya gustado :)
     
    • Me gusta Me gusta x 8

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso