Long-fic Underverse parte 1: Una historia entre un millon

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Phoenix Shepard, 27 Enero 2019.

Cargando...
  1.  
    Phoenix Shepard

    Phoenix Shepard Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    22 Julio 2017
    Mensajes:
    42
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Underverse parte 1: Una historia entre un millon
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    425
    Despues de mucho tiempo regreso con un fanfic de un juego que me ha marcado: Undertale. No teman, no pienso contar la misma historia: Pienso ir un paso( o mas de uno) mas alla de ella.
    ADVERTENCIA

    Este fanfic contiene spoilers del juego. Si aun no lo has jugado y no quieres spoilearte la trama, no lo leas.
    Ah, y les recomiendo el juego, esta genial

    PROLOGO: EL HUMANO QUE CAYO DEL CIELO

    Desperté en un lugar suave, con un haz de luz dándome en la cara. A mi alrededor había un circulo luminoso formado por la luz que salía de un agujero a muchos metros de mi cabeza, estaba bien lejos. Debajo de mi había un montón de flores amarillas y enfrente de mi había un pasillo que terminaba en una puerta. No tenía adonde ir, así que avance por él.
    Al otro lado había un sitio similar a donde yo estaba antes, solo que en este solo había una flor. Avance con cautela hasta quedar frente a la flor y de repente me sorprendí al notar que esta tenía una cara.
    -Hola ¿Cómo estás?- dijo la flor con una voz alegre y cariñosa
    -Esto... Bien, supongo. ¿Tú cómo te llamas?
    -Yo soy Flowey. Flowey la flor. Oye- la flor bajo el tono de su voz-Este lugar es peligroso. ¿Lo sabias?
    -No. ¿Por qué es tan peligroso?
    -Porque está lleno de monstruos que podrían matarte. ¿Quieres que te enseñe a defenderte?
    -Si, claro
    -Mira esto- de arriba de la flor surgió un pequeño punto blanco que flotaba en el aire- Esto está hecho de AMOR.
    -¿AMOR?
    -Sí, esto te ayudara. Cógelo
    El punto blanco avanzo hacia mi e intente cogerlo. De pronto el punto se dirigió hacia mi corazón... y me atravesó
    -Jajajajaja. Humano tonto. En este mundo...




    ES MATAR O MORIR







    De pronto me quede sin fuerzas y caí al suelo escuchando la voz de aquella flor, que ahora sonaba tétrica y que además se reía al verme agonizando. Cuando ya todo parecía que iba a llegar al final, me pareció ver a alguien más, alguien que era de mi tamaño y que iba vestido con un abrigo verde y amarillo
    -¿Quieres morir?
    -¡No!¡No quiero morir!
    -Entonces mantén tu determinación

    Escuche también otra voz que decía lo mismo, una voz muy grave y que sonaba triste y desesperada.
    -Eres nuestra esperanza. Por favor, Chara, mantén tu determinación
    ¡No quiero morir! ¡No quiero y no voy a morir!

    DETERMINACION






    RESET

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Leviatán

    Leviatán Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    1 Abril 2011
    Mensajes:
    675
    Pluma de

    Inventory:

    Me gustó mucho como relataste tu historia, es como jugar un videojuego.

    Se nota que nuestro protagonista no podrá confiar en nadie, ojalá logre superarlo y terminar el viaje que comenzó casi muerto.

     
  3. Threadmarks: CAPITULO 1: VUELTA AL COMIENZO
     
    Phoenix Shepard

    Phoenix Shepard Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    22 Julio 2017
    Mensajes:
    42
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Underverse parte 1: Una historia entre un millon
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1495
    CAPITULO 1: VUELTA AL COMIENZO

    Abrí los ojos y sentí como algo se metía en mi cabeza de golpe. Eran imágenes de una flor muy extraña que trataba de matarme, y de una persona de mi edad con un abrigo a rayas verde y amarillo. También tenía un colgante con un corazón en mi cuello, pero no sabía cómo había llegado allí. Todo era muy extraño, no lo entendí muy bien, así que avance por el pasillo que estaba frente a mí. No me quedaba otro remedio.
    Allí había una flor idéntica a la que aparecía en las imágenes que se habían colado en mi cabeza. Al igual que en esas imágenes, la flor también hablaba, tenía la misma voz y usaba exactamente las mismas palabras. Intento hacer el mismo truco con la bola blanca, pero esta vez la esquive.
    -Oye. ¿Qué estás haciendo?- La flor cambio la expresión de su cara a otra más extraña- Tienes que cogerlos
    Volvió a lanzar más bolas, pero las esquive todas.
    -Se lo que estas intentado y no va a funcionar.
    Cuando termine de hablar vi como a la flor le cambiaba la expresión de la cara. Luego aparecieron un montón de bolas blancas a mí alrededor.
    -Muere.- dijo la flor
    Las bolas comenzaron a acercarse cada vez más mientras la flor se reía de manera siniestra. Cerré los ojos del miedo que sentía, preparándome para el golpe.
    Oí un sonido extraño y un quejido. Lentamente abrí los ojos
    -Esa flor malvada, siempre molestando a la gente- dijo el ser extraño que estaba delante de mí-¿Estas bien, pequeño?
    Por su voz se notaba que era mujer. Era alta y su cabeza parecía ser de una cabra. Llevaba puesta una túnica violeta con un bordado de un escudo con 3 triángulos y un círculo alado. Ella tenía algo que hacía que sintiera tranquilidad
    -Estoy perdido. ¿Puede ayudarme?
    -Tranquilo, mi niño. Puedes llamarme Toriel- Extendió una mano hacia mí- Ven.
    Toriel me llevo de la mano hacia un lugar que ella llamaba Las Ruinas, que era donde ella vivía. Me conto que antes había un montón de monstruos viviendo allí, pero que ahora vivía sola, por lo que sentía afortunada de yo estuviera allí con ella. La verdad es que yo también me sentía así.
    Toriel me ayudo a pasar las trampas que había en Las Ruinas. No entendí como ella las había sorteado para llegar hasta mí. También me hizo hablar con un monigote que resulto estar poseído por un fantasma, me resulto tan extraño que no hice más que balbucear y el monigote se fue.
    -Mi niño, ten esto- Toriel me dio un teléfono que se veía bastante viejo- Tengo que adelantarme. Espérame aquí. ¿De acuerdo?
    -Está bien. Gracias
    Después de darme el teléfono Toriel se fue. Espere un rato, pero como vi que no llegaba decidí ir a encontrarla.
    Pase por un par de trampas que resultaron ser sencillas, aunque en una de ellas había una roca muy extraña que, además de hablar, dio un poco de problemas. Al final di con un pasillo en el que había... Un fantasma. Acostado en el suelo. Y fingiendo que dormía.
    -Este... Sé que estas fingiendo
    -¡Discúlpame, por favor! ¡No quería ponerme en tu camino! ¡Por favor, no te enfades conmigo!

    ¡Ese tipejo se puso en tu camino a propósito!¡Apártalo de un golpe! O mejor: ¡Mátalo!
    -¿Qué? ¡No!
    -Por favor, no me grites.
    -Lo siento, lo siento- Dije intentando calmar al fantasma mientras miraba a mi alrededor en busca de la persona que había hablado, pero allí no había nadie más que nosotros.
    Me senté al lado del fantasma e intente levantarle el ánimo. Me conto que se llamaba Napstarlook y que le gustaba hacer música. Me presto sus audífonos y escuche la música que hacía. Era un poco tétrica.
    -Hm, esta... Bien- dije intentando no bajarle el ánimo
    -¿De... de verdad?
    -Sí. La verdad es que no se mucho de música, pero creo que está bien.
    -Gracias. Gracias de verdad- El fantasma empezó a llorar, pero eran lágrimas de alegría.
    Después de que acabo de llorar, Napstarlook se fue. En ese momento recibí una llamada.
    -Esto... ¿Hola?
    -Hola, mi niño. Soy yo, Toriel. ¿Oye, si tuvieras que elegir que sabor prefieres en un pastel, elegirías caramelo o canela?
    -Caramelo
    -Ya veo. Eh, pero. ¿No te disgusta el sabor a canela, verdad?
    -No, no me disgusta
    -Ya veo. ¡Gracias!- dijo Toriel y colgó el teléfono
    Seguí caminado y termine llegando a un lugar donde había varias telarañas y un cartel que decía que si ponía una cantidad de dinero en las telarañas me darían un dulce, pero como no llevaba nada de dinero encima tuve que irme.
    Volví por el pasillo por el que había entrado y doble hacia la derecha. Después de andar un rato me topé con Toriel al mismo tiempo que ella me llamaba por teléfono.
    -Oh, Iba a llamarte para decirte que ya podías venir, pero veo que ya estas aquí. ¡Bienvenido a mi casa, mi niño!
    La casa de Toriel era bastante grande, además de cálida. Me sentía feliz solo con haberla visto desde fuera, y también sentí... ¿Determinación?
    Toriel me llevo de la mano mientras me decía que esta sería mi nueva casa. Me gustaba mucho la idea.
    Y este- dijo Toriel parándose delante de una puerta- Sera tu nuevo cuarto. Ahora discúlpame, por favor, tengo que terminar de hornear un pastel.
    Toriel se fue apresurada dejándome frente aquella puerta. Cuando fui a abrirla un escalofrío me recorrió la espalda mientras escuchaba una voz siniestra que no sabía de donde venia

    Ma...a, ma...a
    Volví la vista hacia ambos lados del pasillo, pero no vi a nadie. Solo estaba yo. Sin embargo, podía jurar que aquella voz ya la había escuchado antes: Era la misma voz que me había dicho que matara a Napstarlook .
    La voz desapareció después de decir aquellas palabras incomprensibles, dejándome una sensación extraña. Al final decidí dejar todo de lado y entrar en mi nuevo cuarto.
    Era bastante bonito: tenía un escritorio cerca de la puerta, un librero en el extremo opuesto a la puerta y una cama al lado del libro, una cama bastante espaciosa. Me acosté en ella y al rato me dormí.

    Abrí los ojos y me encontré en un lugar totalmente oscuro. Delante de mi estaba una persona de mi edad; tenía el pelo castaño y un abrigo verde y amarillo, era la misma persona que había aparecido cuando esa flor me ataco.
    -Esto... Hola. ¿Quién eres?
    -¿Yo? Mi nombre no importa. Lo que importa es lo que quiero que hagas.
    -¿Qué quieres de mí?
    -¡Quiero que mates a cada monstruo que encuentres en tu camino! ¡Empezando por esa estúpida cabra!
    -¡No lo hare! ¡Me niego!
    -Pues... ¡Entonces yo lo hare!- La persona del abrigo verde y amarillo extendió una mano hacia mi
    Volví a sentir la misma sensación cuando desperté por segunda vez sobre las flores amarillas, pero esta vez mi mente se llenó de imágenes que me provocaron dolor: Un hombre golpeándome y una mujer que me miraba con una expresión entre tristeza y resignación. Los ojos se me llenaron de lágrimas
    -¿Qué es esto? ¡No entiendo nada!- Me lleve las manos a los lados de la cabeza
    -Tu y yo somos lo mismo, vivimos lo mismo. ¡Y por eso debemos vengarnos!¡Debemos destruirlo todo!- La persona con el abrigo verde y amarillo comenzó a acercarse a mi
    -¡No! ¡Cállate! ¡Vete de aquí!-
    Trate de darle un golpe, pero detuvo mi puño con facilidad
    -Si no lo haces tú... ¡Entonces lo hare yo!- La expresión de su rostro se deformo, sus ojos oscurecieron, su boca se abrió más allá de lo posible. El miedo se apodero de mí.

    Y... En ese momento, por fortuna, desperté.

    Me alce subitamente, jadeando por lo que acababa de ver, alegrandome de que todo se hubiera acabado.

    -Vaya. Menuda pesadilla. ¿Eh?- dijo una voz que parecía venir de la puerta. No era Toriel.
    Mire hacia allí esperando ver a la persona que vi en mi pesadilla, pero lo que vi hizo que se me quitara el miedo en parte; aquella pinta tan rara no podía ser la de alguien malvado: Camisa negra, una capa, un abrigo atado a la cintura, ojos de dos colores diferentes y para rematar de su espalda sobresalía una especie de pincel gigante, además de los crayones que tenía en una bandolera en sobre el pecho. Parecía una especie de aprendiz de pintor entusiasta.
    -¿Quién eres y que haces aquí?
    -Por favor, no te alarmes. No quiero hacerte daño. Solo quiero decirte algo muy importante.
    -Está bien, dime
    -Es que…- El esqueleto pintor se rasco la parte trasera del cráneo- Va sonar muy raro.
    -No te preocupes por eso. Últimamente me pasan cosas muy raras. Anda, dime lo que tienes que decirme.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Leviatán

    Leviatán Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    1 Abril 2011
    Mensajes:
    675
    Pluma de

    Inventory:

    Tal vez sea por el prólogo pero no me puedo fiar de Toriel, es un mundo tan raro como para encontrar a alguien demasiado amable y seguramente muchos lo engañarán en el camino. Por ahora confío más en el esqueleto pintor.

    Me hubiera gustado saber que pasaba si se ponía una moneda en la telaraña. Ojalá para otra tenga la oportunidad de saberlo.
     
  5.  
    Phoenix Shepard

    Phoenix Shepard Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    22 Julio 2017
    Mensajes:
    42
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Underverse parte 1: Una historia entre un millon
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1283
    CAPITULO 2: PRUEBA DE FUEGO


    Durante la siguiente media hora recibí una revelación de parte de Ink. Al parecer él era una especie de guardián universal, o mejor dicho, multiversal. Si, multiversal: El mundo en el que estaba era parte de un conjunto de mundos diferentes que cada vez era más grande. El tenía amigos en varios de estos mundos y se encargaba de que las cosas no se salieran de control, lo cual estaba a punto de pasar en este mundo. Simplemente habían ocurrido cosas que no deberían haber ocurrido, empezando por mi pesadilla.

    -Vale, te creo, pero... ¿Qué puedo hacer yo?

    -Debes completar tu viaje. Debes liberar a los monstruos que habitan el subsuelo y por sobre todo esto, no debes dejar que Chara tome el control de tu cuerpo.

    -¿Y cómo hago todo eso?

    -No te lo puedo decir. Tienes que averiguarlo tú.

    -¿Y se supone que tú eres el guardián del multiverso?

    -Es que... -Ink se rasco la cabeza- Tengo que encontrar al causante de todo este desorden e intentar detenerlo si esta fuera de uno de los mundos, pero si esta aquí, creo que mi intervención solo lo empeoraría todo.

    -¿Sabes quién esta detrás de todo esto?

    -Si. Nightmare y Error están implicados en esto. Son seres malvados que siempre me causan problemas. Error logro alterar el orden de las cosas en este mundo, pero solo tú puedes hacer que todo vuelva a ser normal.

    -Bueno, creo que entiendo mi parte en todo este embrollo y supongo que no tengo otra elección. ¿Verdad?

    -No- Ink mostro una sonrisa nerviosa- De verdad lo siento.

    -No te preocupes. Creo que estaré bien.

    -Bueno, tengo que irme. Buena suerte.


    Cuando termino de hablar, Ink tomo el pincel que tenía en la espalda e hizo una mancha con él en el piso para después saltar en ella y desaparecer. La mancha se borró segundos después.

    En ese momento repare en el enorme pedazo de tarta que había en la mesa. Era realmente grande y olía a caramelo y canela. Era la tarta que Toriel me había preparado. No pude terminarla entera.

    Salí de mi cuarto con la barriga llena de tarta hasta los topes. Camine por el pasillo hasta llegar al otro extremo.

    Allí vi a Toriel. Estaba sentada en un sofá leyendo un libro. Sonrió cuando me vio llegar

    -¡Oh, mi niño! Dime. ¿Cómo estaba la tarta?

    -Estaba muy rica, Toriel. Gracias- Quería decirle que tenía que irme, pero no sabía cómo hacerlo

    -Me alegro mucho- Toriel cambio la expresión de su cara a otra más preocupada-¿Te pasa algo?

    -Toriel. ¿Cómo puedo salir de aquí?

    Toriel no me respondió. Se limitó a decir ''Quédate aquí'' y se levantó del sofá para salir corriendo. Yo la seguí. Al parecer había bajado por unas escaleras en espiral que daban a un sótano.

    Cuando baje las escaleras me topé con un pasillo largo. Logre alcanzar a Toriel en varias ocasiones, solo para que ella me dijera una y otra vez que volviera, para, acto seguido, acelerar el paso. Seguimos así hasta llegar a una puerta que tenía los mismos símbolos que tenía Toriel en su túnica.

    -Todos los humanos que han pasado por esta puerta han muerto-Toriel hablaba con una voz muy seria. No parecía que fuera la misma de siempre-No quiero que te suceda lo mismo. Vete

    Empecé a preocuparme. ¿Y si rompía la puerta y no podía salvar a los monstruos?

    -No, Toriel, por favor. Tengo que atravesar esa puerta. Tengo que hacerlo.

    -Mi niño, por favor...

    Yo negué con la cabeza. No tenía otra opción

    -Entonces solo queda una opción: Tendrás que enfrentarte a mí. Si me vences, entonces pasaras.


    No quería hacerle daño a Toriel. No quería... Pero parece que no quedaba más opción

    De pronto sentí que algo tocaba una de mis manos. Cuando mire, vi que era un cuchillo. Voltee la cabeza y alcance a ver una figura negra que se desvanecía

    Mata...

    -¿Eh?

    Mata...

    Toriel comenzó a lanzar fuego de sus manos, sin duda por arte de magia. Logre esquivar algunas flamas, pero una me rozo el brazo izquierdo, causándome un fuerte dolor.

    Mata...

    Comencé a sentir rencor hacia Toriel. ¡Hace unos minutos atrás me llamaba ''mi niño'' y ahora quería matarme. ¡Pues yo no lo iba a permitir!

    Intente atacar varias veces, pero no conseguí acercarme a ella, además de que me lleve un par de quemaduras. Sentía cada vez más enfado y la voz que escuchaba sonaba cada vez más clara: Me decía que matara a Toriel.


    Entonces me di cuenta de algo que lo cambio todo: Desde hacía un rato las llamas no me tocaban, simplemente pasaban por mi lado. En ese momento me di cuenta de que Toriel no quería hacerme daño. Ella quería mostrarme lo que podría haber tras la puerta. Quería que me diera la vuelta porque estaba preocupada por lo que pudiera pasarme. Ella quería protegerme.


    PACIENCIA

    Tire el cuchillo y avance calmadamente hacia Toriel.

    -Mi niño, por favor, regresa

    -Lo siento, Toriel. Tengo que irme. Mira- Le mostré el teléfono que me había dado-Podemos seguir en contacto, así que no tienes que preocuparte.

    -Esta bien, mi niño. ¿Puedes esperar aquí un momento?


    Asenti y Toriel se fue por unos minutos. Cuando regreso traía una mochila.

    -Dentro de esta mochila hay una bolsa con dinero y un pedazo del pastel que te hice- Toriel me miro con pena, haciendo esfuerzos para contener las lágrimas- Cuídate, mi niño.

    -No te preocupes, mamá, me cuidare


    Si. Toriel era como una madre para mí. Habíamos estado muy poco tiempo juntos, pero ese aire maternal que emanaba me hacía quererla como una madre.

    -Oye, mama, antes de irme tengo que regresar un momento a las ruinas.

    -¿Qué pasa, mi niño?

    -Nada, es que creo que hay alguien que necesita dinero.

    -¡Ah! Te refieres a las arañas. Ellas hacen unos dulces muy ricos. Deja que vaya contigo

    Toriel fue conmigo hasta donde estaban las telarañas con los anuncios. Ambos dejamos dinero y unos segundos después bajaron unas arañas a recoger las monedas y nos dieron unos cuantos dulces. Estaban riquísimos, pero solo me comí un par, el resto lo guarde en mi mochila.

    -Bueno, ahora ya está todo. Adiós, mamá.

    -Adiós, mi niño. Cuídate y llámame a menudo. ¡Y procura no meterte en problemas!

    -Lo intentare

    Después de darle un beso en la mejilla a Toriel, me despedí y pase por la puerta, rumbo a lo desconocido.

    Y, desgraciadamente, lo primero que vi tras la puerta fue a Flowey.

    -Vaya, vaya, así que la dejaste vivir. ¿Eh?

    -Sí, Toriel está viva. Y a todo esto, ¿Porque te empeñas tanto en causar daño?

    -No me vengas con sermones, imbécil, porque pierdes tu tiempo. Más vale que te ocupes más en protegerte, porque si mueres tu alma será mía y entonces...Jeje

    -¿Entonces qué?

    -ENTONCES TODO SERA DESTRUIDO

    -Tú estas demente. ¿Por qué querrías destruir todo el mundo? ¡Es una locura!

    -¿Una locura? Pues a mí me parece que...

    ESA ES UNA IDEA MARAVILLOSA



    Después de decir esas palabras, Flowey desapareció entre risas. No podía creer que alguien pretendiera destruirlo todo porque sí. Pero, si esa flor de verdad intentaba acabar con el mundo, entonces yo la detendría. Ella no me había intentado matar esa vez, así que de seguro aun no tenía poder suficiente como para hacer lo que pretendía, e incluso puede que no pudiera hacerle daño a alguien a menos que intentara atacar por sorpresa. Aún estaba a tiempo


    ¡Voy a completar mi viaje por el subsuelo y voy a salvar a todos los monstruos!



    DETERMINACION
     
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso