Konosuba Una propuesta inolvidable (Kazuma x Yunyun) [Long-fic]

Tema en 'Fanfics de Anime y Manga' iniciado por Emilion, 5 Mayo 2019.

  1.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Una propuesta inolvidable (Kazuma x Yunyun) [Long-fic]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1041
    Sinopsis: Han pasado unos meses desde que se finalizó las pruebas del clan mágico de los demonios carmesí. Kazuma decide, por voluntad propia, acompañar a Yunyun en una misión hacia un pueblo lejano, sin embargo, atravesarán numerosas dificultades durante su viaje junto a algunos momentos muy incómodos. ¿Podrán ambos cumplir con éxito la misión? (Basado en el volumen 14 de la novela ligera)

    Aclaración: Konosuba no me pertenece, es de su creador "Natsume Akatsuki". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros de su magistral obra.

    Portada 0.jpg

    "Prólogo"

    —Yo, quiero tener hijos con Kazuma-san.

    Recordar esas magnificas y llamativas palabras de los labios de Yunyun fue el inicio de mi nueva vida como alguien popular entre el sexo opuesto, algo que jamás creí posible en mi lamentable existencia cuando llegué a este mundo de fantasía.

    Claro que también hubo algunas excepciones en el principio, e incluso prefiero mantenerlo en el olvido para siempre.

    Yo, Satou Kazuma, había logrado lo que muchos hombres anhelaban y le eran imposible de obtenerlo. ¡Tener su propio harem! Por el cual esas desafortunadas almas solo podían quedarse en su terrible frustración satisfaciendo sus fetiches más oscuros mediante los sueños producidos por las adorables súcubos.

    Todo sería muy bonito si fuera tal como lo digo ahora, pero no todo es perfecto y de color rosa como en las historias de amor que leía por el Internet.

    No, todo lo contrario.

    Había pasado un buen tiempo desde la sorpresiva declaración de Yunyun y los sucesos extraños en su aldea natal. Mi vida desde ahí cambio por completo, siendo inesperado para un chico virgen como yo. Lo principal de este gran cambio fue en mis dos compañeras de equipo: la loca amante de las explosiones y la paladín masoquista.

    Nunca creí posible que ambas se sintieran atraídas hacia mí, lamentablemente, tuve que rechazar la confesión de Darkness. A pesar de ser una pervertida, también era mi compañera, darle ilusiones sería caer muy bajo como hombre y ocasionando que nuestra amistad se arruinara por completo.

    Por otra parte, mis sentimientos hacia Megumin eran claros y sinceros.

    O eso mismo quiero pensar...

    Pero a pesar de todos mis problemas románticos, la maravillosa suerte que fui bendecido tuvo al menos su lado positivo. ¡Al fin pude obtener a una linda y cariñosa hermanita sin lazos sanguíneos! Un sueño que creí imposible, dado que mis tacaños padres se negaron a cumplírmelo cuando se los propuse, recibiendo a cambio una dura e injusta paliza.

    Los tiempos cambian al igual que las estaciones del año.

    Ya no era el mismo aventurero desdichado que vivía tristemente en los establos, arriesgándose y luchando intensamente en cada misión para intentar sobrevivir y a la vez pagar los impuestos que causó cierta diosa inútil. No, el viejo Kazuma se esfumó, ahora mostrándose a un nuevo Kazuma, alguien que vive en una humilde mansión y que no necesita preocuparse jamás del dinero.

    Los peligros que rondaban en el exterior de Axel fue lo primero que trate de evitar en mi nueva vida, olvidándome del motivo por el cual vine a este mundo. Además, ¿quién sería tan estúpido para arriesgarse a una muerte segura contra el Rey Demonio?

    Las historias de fantasía se quedaban en los mangas y en las novelas ligeras.

    Actualmente tengo diecisiete años junto con una vida asegurada.

    Lo único que quería era disfrutar de mi vida cómoda mientras me ingeniaba a crear nuevas cosas de mi mundo para vendérselas a ese demonio enmascarado.

    Todo esto para despejar mi mente un poco.

    Necesitaba olvidar mis problemas personales con Megumin, Darkness, y Aqua... Espera un momento... ¿Por qué pensé en Aqua? ¡Eso es normal en ella!

    Sacudí mi cabeza un par de veces para quitarme esos innecesarios pensamientos.

    Debía concentrarme en mi trabajo. Mañana tengo que entregarle nuevos productos a Vanir para poder incrementar más mis ganancias. Esto podría sonar muy avaricioso de mi parte, pero realmente tengo que sacarle un buen provecho a todo.

    Me encontraba sentado mientras observaba desde mi ventana el cielo oscurecido acompañado de miles de estrellas. La vela que iluminaba mi habitación estaba cerca de mi escritorio junto con mis inventos ya finalizados.

    En algunas ocasiones, me hago esa misma pregunta.

    ¿Qué cosas maravillosas me ocurrirán en este mundo de fantasía?

    Solté un largo bostezo lleno de cansancio y esfuerzo, algo muy raro en mí que anteriormente vivía como un hikikomori en mi propio mundo. Parecía que después de todo había progresado en algo.

    Apagué la vela y di unos cuantos pasos hasta caer a mi dulce cama.

    Una vez que me tape en mis suaves sábanas y apoye mi cabeza sobre la almohada, me puse a ver vagamente el techo, intentando que el sueño por fin me venciera.

    Mañana empezaría un nuevo día, pero aun así, no podía sacarme de la cabeza sobre mi relación sentimental con Megumin. ¿La amaba realmente? No lo sabía al respecto. Todavía era un novato que apenas entendía lo básico sobre tener una pareja, ¡ni siquiera nos hemos dado un simple beso!

    Sin embargo, no tenía caso atormentarme por ello, tal vez las cosas entre nosotros mejorarían con el pasar del tiempo.

    De pronto, mis párpados comenzaron a cerrarse poco a poco y, sin esperarme, viaje por el mundo de los sueños.

    Notas del Autor:

    Y así damos comienzo a mi primer long-fic que realizo sobre Konosuba, dado que quise darle una oportunidad a la pobre Yunyun que carece de protagonismo en los fanfics que he visto en este año. La idea ya la tengo realizada solo teniendo unos pocos capítulos para no alagar mucho la trama y volverlo un harem con el paso del tiempo.

    Otro motivo es que me encantaría mucho experimentar un nuevo tipo de narración tal como en las novelas ligeras para mi siguiente fanfic, y por eso, quiero ver los resultados con esta loca historia. Además, me gusta mucho el shipp de Kazuma x Yunyun, pero el Kazuma x Eris se lleva toda la gloria. Bueno, espero que disfruten de esta loca aventura fantástica.

    ¡Comenten que les pareció el prólogo!

    Emilion se despide de ustedes, lectores, hasta la próxima.
     
    Última edición: 5 Mayo 2019
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Reflexivo Reflexivo x 1
  2.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Una propuesta inolvidable (Kazuma x Yunyun) [Long-fic]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    2256
    Aclaración: Konosuba no me pertenece, es de su creador "Natsume Akatsuki". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros de su magistral obra.

    Portada 1.jpg

    Capítulo 01: "Acompañando a esta chica solitaria"

    Sentí una gran molestia cuando los primeros rayos del sol se colaron por mi ventana. Quería taparme con mis sábanas en todo mi rostro y volver al mundo de los sueños, pero de mala gana me levante de la cama.

    Hoy tengo un asunto de negocios con Vanir.

    Me dirigí a mi armario y ahí comencé a desvestirme, cambie mi chándal por la de mi traje de aventurero. Lo siguiente fue guardar mis maravillosas creaciones que hice anoche dentro de mi mochila, entonces cogí el pomo de la puerta y salí de mi cuarto.

    Tras llegar al primer piso me encontré con una de mis compañeras, respectivamente con la que se dice llamar diosa.

    —¡Eh! ¿Qué haces despierto tan temprano? Es muy raro en ti.

    Eso es lo único que me dice luego de vernos por la mañana, ni siquiera un simple buenos días. Ahh... No sé por qué me quejo si estamos hablando de la misma Aqua. Ignorándola me dirigí a la cocina a tomar lo necesario para mi desayuno.

    Ya cuando finalice con mis alimentos estaba preparado para irme, sin embargo al cruzar por la puerta principal me encontré de nuevo con Aqua, pero esta vez ella llevaba una mochila demasiado grande en su espalda.

    —Oye, ¿qué estás haciendo?

    —¡Kya~!

    De pronto, Aqua se asustó y dio un pequeño brinco por la sorpresa que yo le causé. Eso llamó mucho mi atención, parecía como si ella estuviera saliendo en secreto.

    Y ahora que lo pienso. ¿Acaso ella grito kya?

    —¿Por qué me asustaste de esa forma, maldito nini hikikomori? ¡E-espera un momento...! ¡Waaaaaah! ¡No estires mis mejillas!

    Ahora me encontraba muy furioso por el insulto y comencé a estirar las mejillas de esta tonta diosa como si fuera mochi.

    —¡D-duele! ¡P-por favor, perdóname, Kazuma-sama!

    —Espero que con esto ya aprendas a respetarme como se debe, diosa inútil. Además, ¿por qué actúas más extraña de lo habitual?

    —¡No soy una inútil!

    Esta diosa solo escucho que le dije inútil y sin todavía responderme a mi pregunta. Entonces decidí arrebatarle la mochila que traía en sus manos, justo en ese momento, Aqua se percata de mis intenciones y empieza a abrazar con fuerza la mochila. ¡Demasiado sospechoso!

    —Enséñame lo que tienes ahí guardado. Seguramente es algo terrible que no quieras que nadie vea y por eso lo mantienes escondido en esa mochila.

    —¡No es nada que te importe! Así que dejar de jalarlo, lo vas a romper.

    A pesar de ser una diosa inútil, tenía una fuerza anormal hasta que llegué al punto en que tuve que recurrir a mis trucos más ingeniosos para conseguir la victoria.

    —¡Waaaaaah! ¡Deja de absorber mi energía divina, tonto Kazuma!

    Opté por usar el toque drenador para debilitar sus manos y conseguir fácilmente la mochila, lamentablemente, esta terca diosa seguía poniendo resistencia. Al final, ella usó una inhumana fuerza para quitármelo y salir corriendo a toda prisa hasta la puerta, dejándome a mí en el suelo luego de aquel forcejeo.

    —Ya me la pagarás cuando vuelva.

    Al menos nuestra reciente pelea no despertó a las otras dos.

    Recordando el asunto principal con Vanir, me dirigí también a la puerta y salí de la mansión.

    -O-O-O-O-O-

    —Moi lo ha estado esperando desde hace diez minutos. ¿Acaso usted no conoce la importancia de la puntualidad? Usted tiene suerte de que Moi se encuentre de buen humor ahora que la tendera inútil no hizo algún negocio arriesgado que nos ocasione la misma ruina.

    Apenas entro a la tienda de artículos mágicos, ya he recibido un regaño de este demonio, aunque lo que me resulta extraño es no ver a Wiz por ningún lado.

    —Lo siento. Tuve un pequeño problema con cierta diosa amante de las fiestas, además, ¿no eres el demonio que todo lo ve? Entonces debiste prever la causa de mi demora.

    —Claro que Moi lo supo desde el comienzo, pero los tratos para un demonio como Moi son de mayor importancia. Incluso los problemas personales que tenga usted con sus revoltosas compañeras no es de la incumbencia de Moi.

    ¡Rayos!

    —Por ahora, Moi lo dejara pasar por esta vez, Moi espera que sus nuevos diseños puedan generar más ganancias como la anterior ocasión.

    Sin perder tiempo, le mostré a Vanir mis maravillosas creaciones, e incluso luego de unos meses pude mejorar el rendimiento de algunos que ahora se encuentran en mi habitación.

    Vanir se puso a inspeccionar con mucho ojo cada diseño mío, después de unos minutos, este pareció muy satisfecho con la nueva fortuna que he logrado hacerle.

    —Con esto, Moi podrá eliminar la mayor parte de las deudas que generó esa ignorante dueña.

    —Y... ¿Cuándo me entregarás mi parte de la ganancia?

    Le pregunte un tanto entusiasta ya que primero era los negocios.

    —Por supuesto que Moi no lo olvidó. La próxima semana se le dará el monto prometido, tal como lo acordamos en nuestra anterior reunión.

    Tras escuchar la fecha de la entrega de mi nueva fortuna, coloque de nuevo mi mochila en mi espalda y di unos cuantos pasos hasta llegar a la puerta principal.

    —Antes de que usted se vaya. Moi le tiene un consejo de su futuro, como un bono extra por la venta de sus diseños.

    ¡Oh no! Sabía con cierta certeza que las predicciones de este demonio me llevaban a una mala situación, solo con el único propósito de saborear mis emociones negativas. A pesar de que lo sabía con anticipación, todavía me llamaba la atención sobre mi futuro.

    Vanir sonrió ante ello, como si me hubiera leído la mente. ¡Qué aterrador!

    —Escuche atentamente lo que Moi le dirá a continuación... Su destino le indica el aceptar o no un favor a cierta muchacha desesperada donde el resultado de nuevos cambios surgirá en su persona dependiendo de tu propia elección.

    Con solo escuchar esas palabras me daba cierta mala espina por alguna razón. Sin embargo, tomé su consejo y me retire del establecimiento rumbo al gremio.

    -O-O-O-O-O-

    —¡Onee-san, tráigame otro tarro de cerveza!

    Pedí con algo de insistencia a la encantadora camarera que se encontraba cerca de mi mesa, a mi lado estaba Dust, quien apenas me vio entrar, se acercó a mí de forma amistosa para conseguir comida y bebida por este día, dándome la típica excusa de buenos amigos. Tal vez en el pasado, me hubiera rehusado a su pedido, pero ahora que disponía de mucho dinero para gastar, lo acepte sin dudarlo.

    Ya cuando se me entrego mi pedido, observe a Dust que se encontraba mirando hacia otro lado mientras bebía de su propia cerveza.

    —De nuevo ella sigue mirando ese dichoso cartel.

    Yo también me puse a mirar en su misma dirección, notando a Yunyun que estaba fijando sus ojos carmesí en el cartel de misiones. Ella parecía voltearse a cada cierto tiempo, indecisa, como si estuviera queriendo que alguien se le acercara.

    A veces sentía pena ajena por ella al tener esa aura solitaria que extrañamente le rodeaba como si fuera una clase de hechizo de maldición, aunque no me sorprendería mucho sabiendo la clase de personas que son en ese loco clan suyo. Sin embargo, me intrigaba el motivo por el cual ella estaba en ese lugar tan alejada del resto.

    —Oye, Dust. ¿Sabes que le ocurre a Yunyun? Actúa de forma más rara de lo habitual.

    —No lo sabes, Kazuma.

    Le tuve que responder que no lo sabía, hasta fue realmente estúpido de su parte decirlo ya que por esa razón le estaba preguntando.

    —Ella ha estado ahí pegada al cartel desde que volvió de su viaje a su hogar de nombres raros, incluso hace algunos días le pregunté el motivo por estar cada día mirando la lista de misiones y lo único que me contestó ella fue que no le ocurría nada.

    Con solo oír su explicación, pude entender lo que ocurría con Yunyun, tal parecía que ella buscaba desesperadamente un compañero que le acompañara a una misión. Bueno, eso era la regla principal de todo aventurero para tratar de sobrevivir en este mundo de fantasía.

    Una lástima que yo ya abandone esos días peligrosos.

    —Parece que ella quiere irse de aventuras en compañía de alguien.

    ¡Lo sabía!

    —Si ese es el caso, ¿por qué no la invitas a integrarse en tu grupo? Estoy seguro de que ella se emocionara demasiado y lo aceptara sin dudarlo.

    —¡No puedo hacer eso! No si quiero mantenerme vivo.

    La cara de Dust lucía alterada y pálida, en serio, era tan mala elección que Yunyun estuviera en su equipo.

    Quería una explicación clara sobre su negación, a lo cual Dust no tardó en responderlo. El problema radicaba en su única compañera, Lynn, quien por alguna razón no se llevaba tan bien con Yunyun.

    Y sacando mi propia conclusión, todo indicaba que ambas usaban hechizos poderosos, no obstante, los de Yunyun era de magia avanzada, mientras que los de Lynn era de magia intermedia. En otras palabras, era simplemente orgullo femenino, y eso lo tenía bien claro gracias a la experiencia vivida con Megumin.

    De esta forma, ambos dejamos ese tema aparte.

    En ese momento, Dust se levantó de su asiento luego de terminar de comer, diciendo que sus compañeros lo esperaban en la puerta principal de la ciudad en media hora.

    Entonces me quede solo en la mesa, bebiendo de mi cerveza hasta emborracharme toda la noche, pero justamente cuando iba a ordenar más cervezas a la camarera, apareció la gentil Onee-san de grandes pechos que se encargaba de la recepción en el gremio.

    —Satou-san, ¿podemos hablar un momento?

    —Ahora, de que se trata esta vez, Onee-san. Espero que no sea otro trato injusto para que vuelva a aceptar misiones que nadie quiere hacer porque ya no volveré a caer por lo mismo. Incluso si me ofrece tener una cita con usted, aun sabiendo de esos chismes que circulan por aquí.

    ¡Plaf!

    Sin esperármelo, recibí una fuerte cachetada de Luna, supongo que me pase un poco en recordarle sobre aquellos rumores de su desesperación por encontrar marido.

    —No he venido para hablarte sobre eso.

    Lo dijo con un tono tan normal y sonriente. ¡En serio, esta mujer da más miedo que Vanir!

    —¿Y de qué se trata exactamente?

    Le pregunte mientras sobaba mi mejilla enrojecida, ojala que esto no me deje una marca permanente.

    —Quisiera pedirle que acompañara a Yunyun-san a una misión que solicitó hace unos meses.

    —¿Perdón?

    Creo que escuché mal, pero me estaba pidiendo que volviera a hacer una misión.

    —Le dije que si podía acompañar a Yunyun-san a una misión que ella mismo pidió. El motivo de esto se debe a que ella ahuyenta a los demás aventureros que buscan misiones en el cartel.

    No, ahora sí lo escuche claramente.

    —¡Me niego a hacerlo!

    Fue mi respuesta definitiva y la expresión de Luna pareció decaerse completamente. ¡Ja! Creyó que yo iba a aceptar ingenuamente su petición solo para demostrar algo de caballerosidad de mi parte. No obstante, yo soy el tipo de persona que apoya la igualdad de género. ¡Jamás caeré ante las cosas clichés junto con las artes engañosas y maliciosas del sexo opuesto!

    De repente, la expresión de Luna cambio a uno de lamento.

    —Ya veo. Es una pena que Satou-san no pueda estar disponible, puesto que tenía la intención de que los cobradores de impuestos te dejaran tranquilo ahora que se viene la donación anual de dinero para los orfanatos del culto de Eris.

    —Me alegro de que lo hayas comprendido ya que... Espera un momento... ¡¿Qué acabas de decir?!

    —Vaya, vaya. Satou-san no lo sabía.

    Ahora era yo quien tenía una expresión nerviosa, mientras Luna volvía a sonreír como de costumbre. Retiro lo dicho anteriormente, ¡ella es mucho peor a un demonio!

    —D-de acuerdo. Voy a acompañar a Yunyun en su misión.

    —Oh, ¿a qué se debe su cambio de opinión tan de repente?

    —B-bueno, eso se debe a que soy un conocido de Yunyun. No sería lo correcto que ella se arriesgara a tales peligros sin tener al menos un compañero que la apoye en cada momento.

    —Entiendo. No cabe duda que Satou-san es una persona muy generosa con sus conocidos.

    Con decir eso, ella volvió a la recepción para continuar atendiendo a los clientes.

    Solté un pequeño suspiro derrotado ante esa estrategia tan horrenda de la Onee-san. No tenía más opción que dirigirme hacia Yunyun que seguía parada en el mismo lugar y ofrecerme obligatoriamente a acompañarla a aquella misión.

    Más tarde, me vengaría de Luna con la ayuda de los sueños de las adorables súcubos.

    Notas del Autor:

    Antes que algunos se confundan respecto a la cronología de la historia, pues tengo que informales que los cambios surgen durante el inicio del capítulo cinco, por lo que el grupo de Kazuma no conocerá todavía a Serena. Además, si han leído el resumen de la historia, ya ha pasado unos meses desde las pruebas en la aldea de magos carmesí, por lo que el resto es parte original mía.

    Por otra parte, damos por fin comienzo al primer capítulo de este maravilloso y alocado fanfic.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes, lectores, hasta la próxima.
     
  3.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Una propuesta inolvidable (Kazuma x Yunyun) [Long-fic]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    2673
    Aclaración: Konosuba no me pertenece, es de su creador "Natsume Akatsuki". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros de su magistral obra.

    Portada 2.jpg

    Capítulo 02: "Preparándose para este alocado viaje"

    —Hola, Yunyun, ¿qué haces tan sola por aquí?

    Me acerque para entablar una amistosa conversación, mas creo que lo arruine todo ya que ahora ella parecía tener ganas de llorar. ¡Mierda! No soy para nada bueno improvisando en situaciones importantes, especialmente si se trata con chicas lindas.

    —K-Kazuma-san. Y-yo no estoy sola, lo que sucede... ¡Ah! Lo que sucede es que quiero un poco de privacidad, nada más.

    No, en realidad estás sola.

    Sin embargo quise hacerme el ignorante por esta vez para no extender la charla. Estaba convencido que ella buscaría un sinfín de excusas realmente malas para no quedar como una chica solitaria que ansiaba tener amigos urgentemente.

    —Y-ya veo. ¿Entonces buscas alguna misión en particular?

    —¡P-pues sí! ¿Cómo Kazuma-san lo supo?

    —...

    —Esto... ¿Ocurre algo malo Kazuma-san?

    No tengo ni la más mínima idea de cómo lidiar con ella y su tremenda ingenuidad. Lo problemático es que no puedo retirarme de ahí e irme directo a mi mansión porque mi grandiosa fortuna corría un grave peligro si lo hacía.

    Lo siento mucho, niños del orfanato. Pero este dinero me lo gane con mi esfuerzo, sudor y lágrimas. Tan solo espero que Eris-sama no me odie por eso.

    —¿Kazuma-san?

    —Oh, lo siento, estuve algo distraído hace un rato. Pero dime, ¿qué clase de misión estás buscando exactamente? Si quieres puedo ayudarte a encontrar uno, hasta incluso podría acompañarte para que no estés so-... desprotegida.

    De pronto, la expresión tímida de Yunyun cambió.

    —¿Por qué Kazuma-san está interesado en acompañarme? ¡¿A-a-a-acaso está intentando seducirme con ese ofrecimiento tan poco usual en usted?! Yo... Yo creí que tenía una relación formal con Megumin.

    —¡Lo estás malentendiendo todo!

    Ante mi grito, ella volvió a ponerse nerviosa.

    Tuve que respirar hondo y explicarle correctamente el motivo de mi inesperada generosidad para que no se hiciera una mala imagen de mí, debido a que no quería perder a una de las pocas personas que aún me guardaban un poco de respeto. Además no creo que mi relación con Megumin sea formal. Digo, ambos hicimos una promesa de volvernos más que amigos pero menos que amantes, por lo cual no somos oficialmente una pareja.

    Sin enredarme más con ese asunto, decidí hablarle.

    —Lo que estoy tratando de hacer es... es...

    ¡Maldición! Mi mente se encuentra en blanco y no se me ocurre nada para justificar mi opinión. ¡Vamos cerebro, haz tu bendito trabajo!

    —Será... Será acaso que Kazuma-san lo hace por no haber podido ayudarme durante las pruebas de mi clan.

    Yunyun lo dijo con una expresión tan inocente y colocando un dedo en su mentón, pero gracias a eso logre encontrar mi excusa perfecta. ¡Muchas gracias, Yunyun!

    —S-sí, eso. Ya sabes, yo no pude ayudarte en ninguna de esas pruebas por la negación de Megumin, así que por eso me dije: "¿Por qué no acompaño a Yunyun a una misión para no sentirme tan culpable?" ¿Qué dices? ¿Aceptas o no?

    Por favor, di que no.

    —¡M-me encantaría mucho poder ir contigo, Kazuma-san!

    Ella se me acerco y me miró con sus brillantes ojos carmesí producto de la emoción generada por mi petición. Ahora podía entender claramente por qué nadie quería agruparla en uno de sus equipos. ¡Esta chica se emociona por todo!

    Solté un desganado suspiro, por suerte Yunyun no lo pudo notar.

    —Bien. ¿Cuándo nos vamos de misión?

    —¡Nos iremos mañana mismo!

    ¡Eso es muy pronto!

    De inmediato quise negarme por ser demasiado apresurado, sin embargo me quede callado. Mirarla con esa expresión tan sonriente y eufórica, hizo que no me atreviera a romperle su pequeña burbuja de felicidad. ¿Por qué tendré tan buen corazón?

    —D-de acuerdo. Nos reuniremos en la entrada principal de la ciudad, por lo tanto prepara solo lo necesario, ¿entendiste?

    —¡Por supuesto! Ahora mismo me voy a alistar todo para el viaje. ¡Nos vemos, Kazuma-san!

    Tras despedirse, Yunyun se fue corriendo a una increíble velocidad hacia la salida.

    Inesperadamente, me olvide de decirle sobre la clase de misión que haremos. ¡¿Cómo pude olvidarme de algo tan importante?!

    En fin, ya no valía la pena quejarme al respecto. Lo hecho, hecho esta. Acepte tener una aventura con Yunyun, aventura que podría costarme la vida si fuera arriesgado y peligroso. Por lo menos estaría a salvo gracias a mi buena suerte y a sus hechizos avanzados.

    —Espero que no vaya a exagerar en llevar más de la cuenta como la anterior vez.

    Inmediatamente, sentí un leve temblor en el piso, ese mismo temblor se trataba de todos los aventureros que se acercaban con mucha prisa al tablero de anuncios. En eso, uno de ellos me empujo ocasionando que me cayera abruptamente.

    Sabiendo que me encontraba en peligro, me arrastre por el suelo para evitar alguna lesión grave. Al salir, miré adolorido como ellos se peleaban por conseguir la mejor misión.

    ¡Gracias, Kazuma! Ahora por fin podre irme de aventuras y pagar mis deudas.

    Te deseo mucha suerte con esa chica... ¿Cómo era que se llamaba?

    Estamos muy agradecidos por tu gentil sacrificio, Kazuma.

    Fueron los comentarios de algunos que se retiraban del lugar junto con su respectivo equipo. Espera... ¡¿Cómo que me estoy sacrificando?!

    Al final, todavía no entendía la razón de su exagerado temor por acercarse a Yunyun. ¿Acaso tanto pavor les daba poder confrontarla?

    Luego de solucionar el problema de esos cobardes aventureros, decidí regresar a mi mesa para continuar comiendo y bebiendo a gusto. Lo primero que haría después de comer sería dirigirme a la tienda de Wiz para comprar algunos artículos para mi viaje, después planearía un ingenioso plan para convencer a mis tercas compañeras para que me dejen ir.

    Pero antes de regresar a mi mansión, me iría a hacer una pequeña visita a la tienda de las súcubos para realizar mi maravillosa venganza contra Luna.

    -O-O-O-O-O-

    —Me sorprende verlo aquí por una segunda vez en este mismo día, e incluso que le muestre a Moi esa expresión tan humillante y llena de rencor.

    Apenas ingreso a la tienda y me encuentro con Vanir, que seguramente sabe lo que me ha ocurrido en el gremio. Ahh, tenía la esperanza de toparme con la amable Wiz, pero de nuevo no hubo rastro de ella por ningún lado.

    —¿Sabes dónde se encuentra Wiz? Desde la mañana que no la veo y me resulta muy extraño que desaparezca tan de repente. Espera un momento... ¡¿A-a-acaso la eliminaste por descubrir que otra vez dejo el negocio en números rojos?!

    —¡Muahahahaha! Moi no desearía otra cosa que no sea poder deshacerse por fin de esa tendera inútil, lastimosamente por ahora no es posible debido a su increíble resistencia como una lich. Por ese motivo, Moi la mando a trabajar con otras personas a otro lugar para evitar que así vuelva a dejar la tienda en bancarrota.

    La sinceridad de este demonio me aterraba mucho, pero eso explicaría su repentina desaparición. Aunque por otro lado... ¡No podía creer que haya echado a la propia dueña de su establecimiento!

    —Y-ya veo. ¿Pero no te faltara un personal que atienda la recepción?

    Justo en ese momento sonó la pequeña campana de la puerta.

    —Oh, qué sorpresa verlo por acá, Sir Satou.

    Me voltee para reconocer esa voz aguda y chillona, siendo perteneciente a ese conde demoníaco con disfraz de pingüino. Creo que se llamaba Sereshilte. Lo mire pasando por mi lado mientras sostenía en una de sus aletas una canasta.

    La manera de dirigirse y hablarme fue tan elegante y cordial, como era de esperarse de un noble con excelente educación. A diferencia de cierta masoquista que se queja por todo.

    —Parece que Vanir-sama está disfrutando mucho de saborear tu patética y lamentable existencia. ¡Qué envidia!

    Oye, regrésame el poco agradecimiento que sentí por ti ahora.

    —¡No me digas que este pingüino irrespetuoso va a ser el reemplazo de Wiz!

    —Que grosero de su parte, Sir Satou. ¡Pero sí! Yo seré el reemplazo temporal de Wiz-san hasta que ella vuelva. Además, le agradecería que me llamara Lord Sereshilte.

    No lo podía creer.

    —Por cierto, Vanir, ¿tienes un artículo mágico que me pueda servir?

    —¡No me ignores!

    Mientras fingía no escuchar la queja de este molestoso pingüino. Vanir se dirigía a los estantes de al fondo para buscar mi pedido.

    —Ten. Supongo que esto le puede ser muy útil.

    En mi mano tenía una especie de pequeña esfera, casualmente me recordaba con cierta nostalgia a las canicas que solía jugar con mis amigos durante mi niñez.

    —¿Qué hace realmente esto?

    —Muy sencillo. Cuando este artículo toque el suelo liberara una gran cantidad de humo que provocara a los que lo inhalen un enamoramiento repentino en el usuario que lo utilizo. Y no tiene de que preocuparse, Moi le asegura que no es peligroso ni tóxico.

    Con solo oír su explicación mi cuerpo se exalto por completo. ¡Esto era lo que cualquier hombre deseaba tener con tanta desesperación, pero...! No podía dejarme llevar por la emoción del momento, por lo cual me relaje y analice el objeto con la cabeza bien fría.

    —¿Cuál es el defecto por usarlo?

    —Veo que usted se dio cuenta, aunque a Moi no le sorprende demasiado. Pero sí, tiene una falla. Solo funciona con las personas que tengan un grado de familiaridad con el usuario, añadiendo que puede afectar a sus lazos de sangre o hasta del mismo género, e incluso las victimas por el humo recordaran perfectamente todo lo sucedido.

    ¡Lo sabía! No importa que tan bonito suene, siempre tendrá una falla. Al menos esto no era tan grave como las anteriores, aun así, no me servía para nada.

    —Me lo guardas para cuando vuelva de mi viaje.

    Le susurre muy bajo para que nadie lo oyera.

    —Claro. Moi le va a descontar de su paga de esta semana.

    —¿Tendrás otro artículo como el anterior?

    —Por ahora, solo dispongo de unas cuantas manatite que obtuvo hace tiempo la tendera inútil en uno de sus fallidos negocios. Su uso es instantáneo y recupera todo el poder mágico. Cada pieza tiene un valor aproximado a un millón de eris. ¿Quiere comprar uno?

    —Mejor para la próxima ocasión.

    Ni loco iba a comprarme algo tan caro.

    —¡Oye, ¿qué rayos estás haciendo?!

    Gire mi cabeza en el momento que sentí unos movimientos en mi mochila, viendo con suma molestia que se trataba de este pingüino que de repente se puso a silbar.

    —Yo no estoy haciendo nada.

    Me pareció sospechosa su actitud, pero decidí obviarlo.

    Ahora ya no tenía motivos para quedarme en la tienda. Lo único que me faltaba por solucionar era impedir que mis compañeras se enteraran de mi ausencia.

    Sabía que a Aqua le daría igual si desaparezco, o tal vez la muy idiota ni siquiera se daría cuenta; siendo el verdadero problema Megumin y Darkness.

    Tengo que encontrar una inteligente forma para convencerlas o engañarlas.

    Entonces...

    —Vanir, ¡necesito de tu ayuda!

    -O-O-O-O-O-

    Una vez que llegue a la mansión se hizo presente la noche. Abrí la puerta con sumo cuidado para evitar hacer el mayor ruido posible y alertar a mis compañeras, luego camine de puntitas como el astuto ladrón que soy.

    —¿Miau?

    El primer intruso se hizo presente, o más bien la primera intrusa. Rápidamente de mi mochila saque un pescado crudo que hace poco compre en el mercado antes de venir.

    Chomusuke pareció haber entendido mis verdaderas intenciones ya que tomó el pescado entre sus filosos dientes para retirarse de ahí a toda prisa, supongo que se irá a cocerlo con su aliento de fuego. Tal vez piensen que estoy loco por tratar de sobornar a un gato por su silencio, pero este gato no era exactamente uno normal ante mis ojos.

    Luego de unos cuantos pasos estaba cerca de la sala principal, el área se encontraba completamente oscura, pero eso no fue un gran problema para mí quien poseía la visión nocturna. Entonces me detuve en el momento que escuche sus voces.

    Asome un poco mi cabeza para tratar de observarlas.

    En la mesa se encontraban Megumin y Darkness jugando a las cartas. Curiosamente, no era el típico juego de cartas donde tenías que sacar el número más alto para ganar, sino uno que existía originalmente en mi país natal y que además era usado como un famoso juego para apuestas en el país de Elroad.

    —Yo activo el hechizo mágico, tormenta de arena. Ahora tus hechiceros no podrán atacarme en dos turnos.

    —Hum, veo que te atreviste a ponerme una nefasta trampa en mi increíble jugada, así que termino mi turno. Pero da igual con que vengas, ¡eso no será ningún problema para la gran Megumin!

    —Dices eso, pero quiero ver como respondes a ¡esto! Sacrifico a mis dos fieles y valerosos guerreros para invocar al Rey Arturo. ¡Rey Arturo, destruye a su hechicero más fuerte con tu legendaria espada Excalibur!

    —T-todavía no estoy vencida.

    —Pues será mejor que aceptes pronto tú derrota, Megumin. Ya que en los siguientes turnos el resto de tus hechiceros serán destruidos por mi poderoso caballero, luego de eso seguirá tus puntos vitales.

    Me quede tan entretenido observando la ingeniosa estrategia de Darkness, que me olvide enseguida el motivo por el cual estaba oculto. Inexplicablemente, me sentí por alguna razón ofendido cuando dijo el nombre de la espada.

    Pero a pesar de ser una magnifica jugada, ya sabía yo cómo iba a finalizar esto.

    —Parece llego el momento oportuno de usar mi grandiosa carta de triunfo.

    —¡No me digas que es...!

    —Sí, es el hechizo más poderoso de todos, ¡Explosión!

    Enseguida Megumin tomó las cartas y las lanzó por los aires mientras Darkness tenía el rostro totalmente impactado.

    —No puede ser... Ya estaba cerca de ganar.

    —Fufu, una nueva victoria para mí.

    —¡H-hagamos otra partida! Esta vez que sea ajedrez.

    —De acuerdo. Sin importar de que juego o reto se trate, ¡nadie podrá vencer a la maga número uno del clan de los demonios carmesí!

    Viendo que ellas iban a continuar hasta el anochecer, opte por continuar a lo que venía haciendo. Mi fabuloso plan consistía en subir por las escaleras utilizando el sigilo para no ser descubierto, después ingresaría a mi cuarto y esperaría al día siguiente. Estaba muy seguro de que mi plan iba a funcionar a la perfección.

    De la nada, sentí una presencia que me observaba por detrás. Lo inusual es que mi detección de enemigos no me lo había advertido en ningún momento.

    Al voltearme por instinto me percate de unos ojos azules y brillantes que me miraban como si fuera una tierna presa para cazar.

    —¡Waaaaaah! x2

    Debido al susto ocasionado me caí al piso junto con esa misteriosa persona.

    —¡¿Por qué de nuevo me asustaste de esa forma, estúpido Kazuma?!

    Esa persona resultó ser Aqua, y encima la muy tonta se queja por asustarla. ¡Qué hay de mí, casi me da un ataque cardíaco por su broma!

    —Eso mismo debería decirlo yo, maldita diosa. ¿Qué estabas haciendo ahí parada?

    —Yo recién acabo de llegar. Entonces te vi espiando en la sala y tuve la curiosidad por saber que estabas mirando.

    —Serás...

    Ahora no era el momento de alterarme, tengo que ocultarme antes que...

    —Esas no fueron las voces de Kazuma y Aqua.

    —De seguro ya habrán vuelto. Estoy segura que los escuche por el pasillo, ¡vayamos!

    Mi fabuloso plan de infiltración quedó completamente arruinado por culpa de esta diosa inútil.

    Notas del Autor:

    Lamento mucho la demora, pero la inspiración que tuve hace unos días me hizo crear un nuevo One-shot de Konosuba. El próximo capítulo tardare un poco más, debido a que ahora debo actualizar otra de mis historias que he dejado pendiente.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes, lectores, hasta la próxima.
     
  4.  
    Emilion

    Emilion ¡Adoro escribir con mis parejas favoritas!

    Aries
    Miembro desde:
    23 Octubre 2016
    Mensajes:
    296
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Una propuesta inolvidable (Kazuma x Yunyun) [Long-fic]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    2655
    Aclaración: Konosuba no me pertenece, es de su creador "Natsume Akatsuki". Solo me encargo de crear la historia de mi fanfic sin lucros de su magistral obra.

    Portada 3.jpg

    Capítulo 03: "Iniciando una aventura muy inesperada"

    —Ahora que estamos todos reunidos aquí. ¡Ustedes dos! Podrían ser tan amables de decirme, ¡¿a dónde se metieron en toda la mañana?!

    Los cuatro nos encontrábamos en la sala de estar, donde mayormente lo usamos para descansar o entretenernos, y de repente se volvió en una sala de interrogatorio. Aqua y yo estábamos de rodillas en el piso mientras Darkness nos interrogaba en el sillón con una expresión seria. Megumin, por su lado, se encontraba jugando con el supuesto dragón de esta diosa que me metió en esta situación.

    —No voy a decir ninguna palabra, mucho menos a ti, asesina de huerta.

    —¡T-tú! Todavía sigues molesta por eso. ¡Ya supéralo, Aqua! Lo hice por tu propio bien y la nuestra, de lo contrario estaríamos en serios aprietos con la sociedad por tus tonterías.

    Aqua no respondió y giró su cara en otra dirección, de hecho, incluso le hizo la ley del hielo.

    Eso irrito demasiado a Darkness.

    Ya había pasado dos semanas desde que Darkness, acompañada de dos oficiales, destruyeron por completo el amado cultivo de Aqua. Supuestamente se creía que iba a usarse para consumo propio, aunque la verdad salió a la luz y nos enteramos que lo hizo para conseguir una gran ganancia como vendedora ambulante. Sin embargo la cosecha que hizo en nuestro patio en lugar de dar vegetales nos dio chicas de la tranquilidad, por lo cual la razón de su eliminación fue muy justificable y sin mencionar que era ilegal su producción.

    Parecía que esta tonta diosa no aprendió la lección, aun cuando nos fuimos a la aldea de magos carmesí y dejamos a la primera chica de la tranquilidad para evitar problemas.

    Recuerdo que me ofrecí voluntariamente a los oficiales para colaborar en su total destrucción, con el único propósito de aumentar un poco mi nivel. Al final, todos salimos ganando algo, por supuesto, excepto Aqua, quien se puso a llorar por la muerte de sus preciadas niñas mientras eran quemadas hasta incinerarse.

    Lo bueno es que Megumin la acompaño luego de su terrible pérdida, y también lo hizo para que no tomara represalias contra mí y Darkness.

    Ese había sido un gran día. Incluso gracias a los puntos de habilidad obtenidos, aprendí de un súcubo el hechizo paralizar, como un gentil agradecimiento por ser un cliente muy frecuente en la tienda. Por cierto, ¡mi nivel actual ya está por encima de veinte!

    Volviendo al presente.

    Darkness se cansó de intentar convencer a la terca de Aqua para que le hablara, dirigiéndome su rostro enojada. ¡Ya en serio! Yo no tengo la culpa que esta diosa caprichosa te ignore, así que al menos muéstrame una linda sonrisa.

    Bueno, no tengo más opción que hablar con la verdad.

    —Si quieres saber que estuve haciendo, pues me encontraba en una reunión de negocios con Vanir y luego me quedé bebiendo y charlando en el gremio hasta que se oscureció. ¿Qué? ¿Por qué me ves de esa forma? ¡Lo que estoy diciendo es cierto! ¡Créeme!

    Todo lo que dije era cierto, sólo omitiendo mí viaje a solas con Yunyun.

    —No crees que es mejor dejar esta discusión por terminado, Darkness. Creo firmemente que Kazuma dice la verdad, ¿no es así, Kazuma?

    —Megumin, ¡no consientas demasiado a este hombre!

    —¡Es cierto! No dije ninguna mentira al respecto para que sospeches de mí, incluso puedes traer ese detector de mentiras para confirmarlo. Es más, ¡date prisa y tráelo ahora!

    —¡Tú cállate! Estoy segura de que estás ocultando algo que no quieres revelarnos.

    A veces odiaba lo perspicaz que era esta masoquista, pero no iba a dar mi brazo a torcer.

    —Si hemos acabamos con esto, entonces me voy a mi cuarto.

    ¡Mi gran oportunidad ha llegado!

    —Ahh... Tengo mucho sueño. Bueno, chicas, me voy directo a mi cama para tener dulces sueños. ¡Buenas noches!

    —¡E-esperen un momento! ¡Kazuma, Aqua, vuelvan aquí!

    —Creo que yo también me iré a mi cuarto a descansar. Mañana volvemos a jugar.

    De esta forma, Darkness se quedó sola en la sala con una expresión deprimente.

    Luego de subir por las escaleras, me dirigí primero al baño, tras acabar de hacer mis necesidades, estaba decidido a irme a mi habitación.

    —Kazuma, ¿podemos hablar?

    Justo cuando salí por la puerta me encontré con Megumin, parecía que me estaba esperando desde que entré. ¿Acaso piensa hacerme otro asalto nocturno? Si ese fuera el caso, entonces tendré que rechazarla de inmediato. Ahora no tengo tiempo para dejarme ilusionar con falsas esperanzas de tener un momento especial e íntimo con ella.

    —¿De qué quieres hablarme?

    —Bu-bueno, tal vez suene un poco repentino de mi parte, pero quisiera que me acompañaras mañana a las afueras de la ciudad para...

    Que no sea una cita, que no sea una cita, que no sea una cita.

    —...tener un cita.

    ¡Mierda!

    No podía creer el gran giro argumental que me estaba ocurriendo ahora mismo. Tranquilízate, Satou Kazuma. Primero analiza bien la situación, luego busca una solución rápida.

    —¡Me encantaría ir contigo!

    ¡Soy un completo imbécil!

    —Entonces salimos esta tarde. ¡Descansa, Kazuma!

    Megumin se despidió con una sonrisa que reflejaba su inmensa felicidad por mi apresurada aceptación, mientras permanecía estático en el mismo sitio con una expresión muerta.

    ¡¿Qué voy a hacer ahora?!

    Si me voy con Yunyun de viaje, Megumin sabrá la verdad y me asesinará con su explosión. Pero si me voy con Megumin a la cita, Yunyun se pondrá muy triste y toda mi fortuna se irá como una generosa donación para los niños del orfanato.

    ¡No puedo permitir eso de ninguna manera!

    Debo calmarme enseguida y pensar en una manera ingeniosa para cumplir ambas cosas a la vez. ¡Ya lo tengo! Solo había una solución para no morir en el intento o volver a ser pobre.

    Una vez que ingrese a mi cuarto, miré el pomo de la puerta y expandir mi mano derecha.

    —¡Congelar!

    Entonces lo cubrí con una gruesa capa de hielo. Calculando la cantidad de mana que ejecuté en el hechizo, sabía que duraría hasta que se hiciera de día, después abrí la ventana mientras me dirigía a mi armario para cambiarme a mi ropa de dormir.

    Si se preguntan el motivo de mi reciente acción, pues esto se debe a mi trato con las chicas súcubos. Para poder tener sus servicios, tuve que aceptar dos condiciones: la primera fue irme a dormir a un hotel y la segunda era bloquear la puerta para evitar cualquier inconveniente.

    Desde que Aqua abrió su tremenda boca como de costumbre, ahora yo no podía pasar la noche fuera de la mansión porque Megumin sospecharía la verdadera razón de mi ausencia.

    Pasó unos minutos para volver a tener puesto mi chándal, entonces me acosté en mi cama y cubrí mi cuerpo entre mis acogedoras sábanas.

    Dejé escapar un gran bostezo y cerré los ojos de inmediato.

    -O-O-O-O-O-

    —¡Por favor! ¡Perdóneme por haber sido tan descarada contigo, Kazuma-sama!

    Ante mis ojos estaba una Luna arrepentida y arrodillada, que solo usaba su ropa interior mientras me rogaba por su perdón.

    —Cállate, perra hipócrita.

    Y le di un fuerte latigazo que la hizo gemir de dolor.

    —¡¿Quién te crees para mandarme como si fuera tu maldito esclavo?!

    Y le volví a dar otro fuerte latigazo, y luego otro, y luego otro, y luego otro. Adoraba mucho castigar a esta perra calenturienta que desesperadamente buscaba aparearse con cualquier hombre adinerado para obligarlo a casarse contra su voluntad.

    —Lo siento mucho, Kazuma-sama. ¿Me podría perdonar ahora?

    —Viendo que resististe muy bien de mis constantes azotes, por supuesto que... ¡no! No te voy a perdonar tan fácilmente.

    ¡Muajajajaja! ¡Mi corazón tiene pura maldad!

    Le seguir dando una dura lección por varias horas, donde la castigaba severamente e incluso la humillé para que me besara los pies, hasta que finalmente decidí violarla con salvajismo.

    -O-O-O-O-O-

    El molesto sol se deslizó en mi cabeza, despertándome. Me levanté y comencé a estirar todo mi cuerpo, ahora me sentía más relajado gracias a ese fabuloso sueño.

    Tras cambiarme a mi traje de aventurero, rápidamente tomé mi mochila y empaqué todo lo que necesitaba para el viaje. Lo siguiente fue mi armamento que consistía en mi arco, mis flechas, mi resistente soga, mis poderosos explosivos y, por último, mi grandiosa...

    —¡¿Dónde rayos está mi katana?!

    Busque por un largo rato sin poder hallarla en mi cuarto, entonces me puse a deducir que una de mis compañeras lo tomó sin mi permiso. Sin llegar a pensarlo, me fui directo a la habitación de Aqua, abrí la puerta con fuerza y no la encontré por ningún lado. Seguramente la muy bastarda se habrá ido muy temprano, como ocurrió ayer, incluso ya estaba empezando a creer que nuevamente estaba haciendo un negocio ilegal.

    De repente recuerdo que me faltó vengarme de ella. Inmediatamente me dirigí a su cama y lo rebusque, entonces... ¡encontré su valiosa botella de licor!

    Lo curioso era la etiqueta que llevaba, nunca había visto ese tipo de marca en ninguna tienda, pero aun así decidí llevármelo conmigo.

    Teniendo mi equipaje totalmente listo, lo até con mi soga y fui a la ventana. Observando que no hubiera nadie alrededor, lo bajé con cuidado hasta que tocó el suelo, luego solté la soga y salí de mi habitación.

    Bajando por las escaleras me encontré a Megumin, sentada en el sofá y acicalando a Chomusuke.

    —Oye Megumin, ¿de casualidad has visto mi katana?

    —Te refieres a Chunchunmaru.

    —¡No lo llames así!

    —Hum... Recuerdo que Aqua lo estaba usando hace un mes para arar la tierra.

    Yo no lo podía creer. ¡Esa maldita se atrevió a usar mi preciada katana como herramienta para su cultivo!

    —Creo que debe estar en el taller.

    —Te agradezco por la información.

    —¡Espera Kazuma!

    Justo cuando estaba a punto de irme, la voz de Megumin me hizo voltear inconscientemente.

    —¿Qué sucede?

    —¿Qué quieres decir con "qué sucede"? Espero que no hayas olvidado nuestra cita de esta tarde. Tú mismo prometiste ir conmigo hoy día.

    —P-por supuesto que no lo he olvidado.

    —Tu voz no suena muy confiable.

    Megumin me miraba con cierta desconfianza mientras fijó sus penetrantes ojos carmesí en mi rostro inquieto. Ella parecía muy experta a cualquier reacción mía, aunque luego cambió la dirección de su cara para evitar que nuestros ojos se sincronizaran con los míos.

    —Bueno, no importa, olvida lo que dije. Si vas a algún lado, al menos vuelve a la mansión antes de que comience la puesta de sol, ¿está bien?

    —De acuerdo.

    Con la aprobación de Megumin, me fui a recoger mi katana, que estaba cubierta de tierra, por lo cual tuve que lavarlo para después salir de la mansión.

    A veces me siento tan patético por dejarme mandar por una loli. ¡Yo soy el que debería liderar la relación en primer lugar! Incluso siento como si estuviera perdiendo mi orgullo masculino, pisoteándolo por culpa de los encantos de esta archimaga explosiva.

    -O-O-O-O-O-

    Una vez que entré a la tienda de artículos mágicos, informé a Vanir de mi situación actual. La inesperada cita de Megumin fue un ligero cambio en mis planes originales, aunque no fue ningún problema para el demonio enmascarado que todo lo ve.

    —¿Has entendido todo lo que te dije?

    —¡Claro que lo escuche todo! Moi entendió cada palabra que mencionó hace apenas unos minutos. Solo tengo que transformarme en ti y pasar toda la tarde con su loca compañera que lo tiene al límite de su calentura hormonal. ¿Cierto?

    —Preferiría que no me describas de esa forma, ¡pero sí! Necesito que asistas a mi cita con Megumin, e incluso deberás tomar mi apariencia y pretender ser yo hasta que vuelva de mi viaje.

    —Moi ha captado todo su plan. Además, no será mucho problema para Moi pasar por la ridícula barrera de esa fastidiosa diosa.

    —Eso me alivia un poco, creo.

    —Espero que usted no haya olvidado nuestro trato.

    —Sí, no lo he olvidado.

    A regañadientes, tuve que aceptar el acuerdo de no cobrar ni un solo eris de la paga que se me daría esta semana por mis creaciones. Un hombre debe de hacer sacrificios por un bien mayor, siendo mi dinero el caso.

    —Buenas tardes, Sir Satou.

    —Ah, hola, pingüino.

    —¡Qué descarado de su parte llamarme así!

    Mi vista se centró en el demonio con traje de animal que entró por la puerta trasera de la tienda. Quería ignorarlo, pero hubo algo que me dejó impactado.

    —¿Dijiste "buenas tardes"? Un momento... ¡¿Qué hora son?!

    —Ya es más de mediodía. ¿Por qué lo pregunta?

    Sin responderle, salí del establecimiento con mucha prisa.

    ¡Oh no! ¡¿Cuánto tiempo exactamente me quedé dormido?! Hoy tenía que verme con Yunyun por la mañana, tal como se lo dije ayer. No me creía que ella estuviera en ese lugar durante esas horas, o tal vez sí. Daba igual la situación, ahora tengo que dirigirme a la entrada principal de la ciudad para confirmar mi temible sospecha.

    —¿Qué mosca le picó a ese joven, Vanir-sama?

    —Nada que nos importe, Sereshilte. Ahora el mocoso se enfrentará a su propio destino como lo predijo Moi, y ese viaje será el comienzo de su largo tormento.

    -O-O-O-O-O-

    Cuando llegué allí, la pude ver apoyada contra un árbol para cubrirse del calor. No pude describir el tipo de expresión que tenía en ese momento. Solo tengo en cuenta que me siento como una completa basura por dejar a una chica puntual y obediente pasando horas con este intenso calor.

    —Oh, Kazuma-san, finalmente has venido. Acabo de llegar hace unos minutos.

    Eso no es verdad.

    Dirigí mis ojos a ese árbol para notar unas cuantas manzanas en el suelo. Un sentimiento amargo me estrujó el pecho. Te lo ruego Yunyun, no me hagas sentir más miserable de lo que ya estoy.

    Sin decirle nada al respecto. Me acerqué e hice la posición de dogeza frente a ella.

    —¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento mucho!

    —Es-espera un momento Kazuma-san. ¡Por favor, no se arrodille! Estás llamando la atención de los guardias que empieza a vernos raro.

    Me dijo Yunyun con los ojos llorosos, pero igual la ignoré y continué disculpándome.

    Luego de ese momento embarazoso que ambos pasamos. Pude recuperar un poco mi orgullo luego de ser perdonado por mi demora, aun así, no me sentí muy convencido ya que Yunyun lo hizo de manera forzada cuando llamamos la atención de las personas que transitaban por la zona.

    —Creo que es hora de irnos.

    —Antes de eso, dime, ¿qué llevas en tu mochila?

    —¡Eh! ¿Qué pasa con mi mochila?

    —Solo dime, ¿qué hay en tu mochila?

    Ella parecía confundida con mi pregunta, pero yo sabía bien el motivo. La mochila de Yunyun era más grande que la mía, incluso le costaba poder caminar. No tengo que ser listo para darme cuenta que traer cosas innecesarias para el viaje.

    —Pues, llevo un tablero de ajedrez para no aburrirnos, toallas en caso de lluvia, comida y bebidas para evitar tener hambre, repelentes de insectos para no estar incómodos por la noche y...

    —¡Suficiente! ¡Nos regresamos!

    Arrastre a Yunyun para regresar de nuevo a la ciudad y volviera a reorganizar sus cosas correctamente. Acabamos de comenzar nuestra aventura y tenemos el primer problema.

    Notas del Autor:

    Un dato curioso para este fanfic, la katana que Kazuma lleva puesto en su cintura es larga. El anime se encargó de hacerlo corto, por el contrario, la novela ligera sigue teniendo el mismo tamaño como se creó originalmente.

    ¡Comenten que les pareció el capítulo!

    Emilion se despide de ustedes, lectores, hasta la próxima.
     
Cargando...
Similar Threads - propuesta inolvidable (Kazuma
  1. Evelight Baskerville
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    434
  2. silvi prado
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    748
  3. Luna Toretto
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    247

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso