One-shot Una princesa guerrera

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Alisse Madness, 29 Enero 2015.

  1.  
    Alisse Madness

    Alisse Madness Maestre

    Virgo
    Miembro desde:
    22 Mayo 2013
    Mensajes:
    3,399
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Una princesa guerrera
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1446
    No podía más, después de 3 días a caballo junto a alguien ,me traía mucha preocupación, el miedo se sentía a cada centímetro de mi piel, lo sabía desde un principio, aquel hombre era malo, aquel que veía a mi padre para servirle, era una farsa. Yo había tratado de decirle pero ¿quien le creería a una niña como yo? , mi futuro Reino está en peligro, pero sólo me queda confiar en aquel chico que misteriosamente apareció justo en el momento más oportuno.

    Finalmente, la puesta de sol recién comenzaba, me levanté de la espalda cálida en donde trataba de calmar mi temor, y miré al desconocido lugar donde me había llevado —¿Dónde estamos? — cuestioné curiosa mirándo el extraño panorama, parecía una especie de aldea, en la que todos se vestían de una manera que mi yo imaginaba.

    Impa, si no mal recuerdo me dijo su nombre, bajó del caballo cansado y me tomó entre sus brazos para ayudarme, un par de aldeanos se acercó y se llevó a aquel animal —gracias caballito —mencioné tiernamente llamando la atención de esta mujer.

    —Sigueme — ordenó de inmediato y comenzó a caminar en dirección oeste, no me quedó opción que tomarle de la mano y caminar, las miradas curiosas se posaban en mi, susurros se escuchaban también "la princesa Zelda está aquí" "eran ciertos los rumores ", raresas para mi, me desvíe de mirar a los aldeanos cuando aquella mujer se detuvo justo en frente de una cabaña peculiar, agachó la mirada hacia mi y después de un par de segundos se adentró en ella.

    Entré tras ella y mis ojos se abrieron del asombro que me había causado, parecía como una casita de muñecas hecha realidad, tenía incluso ese calor hogareño que siempre había deseado , apreciaba cada detalle hasta que su voz me interrumpió —mi Lady, le presento este humilde lugar para hospedarse ,sólo para su seguridad — se adelantó e hizo una reverencia ante mi —sé que no es lo mismo a su castillo, pero le prometo que no le faltará nada — finalizó agachado su cabeza.

    Yo sonreía ingenuamente sin saber a lo que se refería, aquel lugar me parecía bastante lindo para ser real —Es perfecto — le dije acercando mis pequeñas manos hacia sus mejillas y hacerla ver mi sonrisa de satisfacción, pareció estar más tranquila y correspondío a mi felicidad —Levantate, que yo no necesito que nadie se humille ante mi — le ordene pues según los principios de mi padre los súbditos eran inferiores a nosotros y tenían que mostrarnos respeto ¿pero porque? —soy una niña al igual que tu —le hice saber y pareció no comprender mis palabras, pero al final se puso en pie.

    —Mi Lady, desde ahora se convertirá en una de nosotros — prosiguió con su protocolo, señaló una pieza de el segundo piso y dijo —ahí será su habitación donde encontrará todo lo necesario — y me sonrió, pero no pudo evitar dar un bostezo y disculparse de inmediato —Lo lamento yo... —

    —Te vez agotada, tu misión la completaste con éxito — interrumpi aún conservando una sonrisa en mi rostro —yo puedo ir a mi habitación, puedes descansar —me acerqué a ella y le susurré —Gracias — lo que le hizo quedarse tan sorprendida como si nadie le hubiese agradecido , "yo le doy las gracias " apenas y alcance a escucharla susurrar y continúe mi camino.

    Al día siguiente me desperté tarde por la mañana, era la primera vez en toda mi corta vida, así que busqué yo misma alguna prenda que ponerme y así fue, como era de esperarse, prendas con colores azules y blancos —Así que ya soy una de ellos — pronuncie y me vestí notando un símbolo raro en el pecho, supuse que era una marca para identificarlos, al salir de mi habitación percibía un olor muy peculiar proveniente de la parte de abajo, mi estomago parecía estar desacuerdo con seguir el llamado y baje cuidadosamente.

    —Mi Lady — exclamó aquella mujer —Me alegra que haya despertado — prosiguió sirviendo un plato pequeño de sopa recién hecha y lo colocó en la mesa —Porfavor tome asiento — me indicó y no lo dude, "finalmente un sólo plato, cosa coherente que en el Reino no tenía, miles de platos para mi sola " pensaba y feliz daba el primer sorbo.

    —¡Vaya! Que deliciosa — no pude evitar contenerme, incluso su comida era excelente, mejor que la del chef, no paraba ni un segundo pidiendo un plato más para saciar mi hambre y mi debustación —Muchas gracias — le dije muy satisfecha a lo que aparecio agradable.

    —Que niña tan más linda — me dijo y le sonreí aún más —bueno es hoy quien te presentaré a la tribu —mencionó ¿presentarme? Pero si parecía que todo mundo me conocía aquí, Impa pareció leer mis pensamientos y dijo —Es parte de un rito que se llevará a cabo al anochecer —mencionó a lo que reaccioné emocionada, nunca había pasado por estas circunstancias.

    Todo el día, impaciente por el rito, me preparaba aquella mujer arreglando mi cabello y remendando mis ropas —escucha atentamente — llamó mi atención tansólo a unos minutos antes de el crepúsculo —Cada quien tiene un nombre clave con el que se le conoce a los guerreros de esta tribu, tu, mi Lady, serás una guerrera, me he tomado la libertad de elegir el tuyo — emocionada esperaba aquel alias —Sheik —

    —Es muy lindo — le mencioné sin darme cuenta sobre el verdadero significado de portar este nombre, que a través de los años lo pude comprender, si, había crecido.

    Estaba en mi último día de entrenamiento, ya era todo una señorita hecha y derecha —La última prueba será... — gritó aquella mujer, maestra de los guerreros, mi salvadora, mi amiga y madre —Un combate, quien logre vencerme, logrará su objetivo —terminó de explicar, era increíble, de los 5 presentes, uno se llevaría todo y por supuesto no me quedaría atrás.

    Yo seria la última en intentarlo, así que me subí a un árbol cercano y mire con atención a aquellos que presentaban la última prueba.

    Al primer candidato lo había derribado en un abrir y cerrar de ojos, pues se confió demasiado y descuidado atacó, sus piernas fueron su punto débil y fracasó —El que sigue —pronunció sin piedad aparente. Para este segundo se había centrado en fortalecer el reflejo de las piernas, pero se distrajo fácilmente y un golpe en el pecho bastó para que cayera rendido —Vamos ¿quien ahora — llamó y el tercero se veía más concentrado, tanto que logró hacerle un roce a aquella mujer que sonrió en señal de que se pondría Ceria y lucharía de verdad, cerró sus puños y comenzó a golpear a aquel muchacho que sólo se enfocó en esquivar,pero llegó el momento en que el agotamiento lo dominó y un puñetazo en la cara surgió en su derrota.

    Impa desilusionada miro al cuarto y lo llamó, pero justo cuando el chico fue y se acercó, la mujer actuó tan rápido, que cuando me percaté el chico estaba siendo torturado por una especie de técnica de ella —nunca bajes la Guardia — le dijo y lo soltó —Sheik, tu turno — trague un poco de saliva y baje sin dejar de mirarla, apreté mis bendales y cubrí mi rostro —no me deserciones — me dijo y se lanzó a buscarme, por suerte reaccione, y golpe tras golpe evitaba, pero pensé "no terminaré como el tercero " y comencé a aventar los golpes, pero no pareció funcionar, ella dobló uno de mis brazos desviandolo para poder darme justo en el abdomen y tirarme. —Sheik ...

    —esto no acaba aún — interrumpi levantando mis piernas e hice que callera y así ponerme en pie, sonrió y me miro agitada, sólo tenía una oportunidad y no la desperdiciaría, corrí velozmente hacia ella y aplique lo mismo. Estaba por perder el aliento cuando vi una oportunidad única, desvíe su puño y esperaba el golpe en el pecho, así que le di una patada en el costado cambiando la idea y logre vencer.

    Al verla ahí me dejé caer y tome aire, Impa parecía orgullosa y se levantó como pudo —Felicidades, estoy feliz de hacerte ayudado...

    Pasaron varios años de desdicha por el Reino de Hyrule, la pequeña niña que era se quedó en el pasado, recuerdo las palabras de Impa "estaba admirada de la ingenuidad e inocencia que tenías cuando llegaste aquí, parecias no darte cuenta de la catástrofe que estaba por venir " efectivamente, el malvado Ganon había tomado el Palacio y todo lo que estaba a su paso.

    Las aldeas habían sido quemadas y destruidas, horribles cosas pasaban y sólo un héroe sería capaz de detenerle —Es hora, Sheik — mencionó aquella mujer, mi deber, ayudar al héroe del tiempo. La única esperanza para salvar a todo el Reino.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso