Long-fic Una niñera o ¿Algo más? [NeTen]

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por himeko hyuga, 8 Noviembre 2013.

  1.  
    himeko hyuga

    himeko hyuga Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    256
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Una niñera o ¿Algo más? [NeTen]
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    4398
    Ola! mil perdones por la tardanza, he andado algo ocupada. me alegra sabe rque les gusto el anterior cap y disulpenme por haberles avisado, prometo hacerlo esta vez.

    Capitulo 5


    Amaya salió de vacaciones, pero en su kínder organizaron una actividad, para todos aquellos que quisieran. Un campamento.

    Habían transcurrido dos meses desde que Tenten había llegado a mi casa. Le pedí a Tenten que me llamara Neji en lugar de Señor Hyuga.

    Duraría una semana entera, no era obligatorio, pero Amaya así lo convirtió al arrastrarme junto a ella y Tenten. Tuvimos que comparar todo lo necesario para ir de campamento en un día. Aunque no fue mucho problema.

    Llegamos hasta el kínder, de ahí partiríamos al lugar donde acamparíamos, me sorprendió ver la gran cantidad de familias que habia. Un grito femenino atrajo mi atención.

    — ¡Tenten! —exclamo una voz femenina.

    La nombrada se giro y su rostro se lleno de sorpresa y emoción. Frente a ella se encontraban varias mujeres aparentemente de su mima edad; una rubia de orbes celestes, una de hebras rosáceas y orbes verdes, una de cabellera castaña y corta y orbes negras. Al parecer sus amigas.

    Más tarde llegaron otras, una pelirroja con gafas y una rubia de cuatro coletas. Volvieron a abrazarse efusivamente llamando la atención de la mayoría de los presentes.

    — ¡Neji onii-san! —exclamo una voz femenina.

    Me gire sorprendido a verla.

    —Hinata—pronuncie incrédulo. Se encontraba acompañada de dos pequeños, si sus hijos. La examine y note que algo le faltaba.

    —Y ¿Naruto?

    — ¡Aquí estoy dattebayo! —exclamo un rubio mientras corría cargado de miles de maletas y mochilas.

    — ¡Naruto! —exclamo Tenten emocionada al verlo.

    Naruto sonrió ampliamente, tiro sus maletas y mochilas para ir en dirección a Tenten, al estar cerca la tomo en brazos y alzo dándole vueltas.

    Me sorprendí ante tal acto ¿se conocían? ¿Desde cuando? Y ¿Por qué tanta confianza?

    — ¿Cómo has estado? —interrogo al bajarla al piso.

    —Bien ¿Con quien vienes?

    —Con mi esposa—dijo apuntando a Hinata— y mis hijos, y ¿tú?

    —Conmigo y Amaya—pronuncie.

    Todos posaron su atención sobre mí, yo solo desvié mi cara y pronuncie mi típico monosílabo.

    — ¿Y solo vas a saludar a Tenten? —interrogo la rubia de orbes celestes.

    El se giro al verlas y emocionado realizo lo mismo con todas, las alzo por los aires y dio vueltas. Al parecer ellas conocían perfectamente a Naruto.

    —Así que ella es tu pequeña hija—dijo al ver a Amaya detenidamente la rubia de orbes celestes dirigiéndose a Tenten.

    Tenten puso sus ojos en blanco, sus mejillas se tornaron de un rojo carmín.

    —N-no, chicas se…—pronunciaba sin que alguien le pusiera atención.

    —Y se parece mucho a ti—dijo la rubia de cuatro coletas.

    —Pillina te lo tenías bien guardadito, y tu esposo es muy apuesto—dijo pícaramente la chica de hebras rosáceas.

    —Chicas y-ya les dije que…—no termino su frase nuevamente se vio interrumpida.

    — ¿Mamá estas bien? —interrogo Amaya al sujetar la mano de Tenten. La cara de la Amma se lleno de un tono carmesí completamente.

    Todos nos quedamos sorprendidos ante eso, las miradas picaras nos llovieron por parte de todos, Hinata intentaba disimular su asombro y risa. Se encontraba feliz al verme en dicha situación.

    Más tarde llegaron los esposos de las amigas de Tenten respectivamente, a algunos los conocía como a Sasuke Uchiha, Naruto conocía a todos y nos presento formalmente.

    Mis sospechas eran ciertas, Naruto y Tenten eran amigos de la infancia. Perdieron contacto después de la preparatoria.

    Todos platicaban y charlaban amenamente hasta que una voz femenina llamo la atención de todos.

    —Muy bien, bienvenidos sean todos a nuestro campamento, en autobuses nos iremos a un lugar previamente preparado, un hermoso bosque, para hacer esto más interesante nos dividiremos en grupos, que competirán contra otros…

    Esa era la directora que hablaba por un alta voz explicando como estaríamos acomodados. En los autobuses habia listas pegadas de las familias o personas que viajarían en el autobús.

    Fui a buscar en las listas si nuestros nombres aparecían ahí.

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Tenten

    Que Amaya me llamara mamá hizo estremecer todo mi ser, era cierto que en su kínder me conocían así, me extraño que Neji no lo negra, aunque tampoco lo acepto. Todas mis amigas me vieron de forma picara, y seguramente no me dejarían de molestar con eso.

    Volver a encontrar a Naruto me hizo sentir feliz y más saber que habia encontrado una buena mujer con la que se caso y creo una hermosa familia. La directora hablo por un parlante explicándonos las reglas de como se llevaría a cabo todo.

    —Bien chicas vámonos—dijo Karin al darse la vuelta. Sí ella también iría al campamento, hasta ese día no sabía que tenía dos pequeños, un niño y una niña, sus pequeños se llevaban por un año de diferencia. A su esposo también lo conocía, me sorprendí cuando me invito a su boda, pues según ellos se odiaban.

    — ¿Pero a donde? —interrogo Ino.

    —Al autobús, me las arregle para que todos estuviéramos en el mismo autobús y equipo, por cierto es el autobús cinco—pronuncio al caminar de la mano con sus pequeños.

    Busque a Neji con la mirada, Amaya permanecía a mi lado, cuando lo divise lo llame, él se dirigió a mi, lo sujete del brazo y lleve hasta el autobús. Ahí Karin nos pido acomodarnos en el orden que nos mencionara.

    Así lo hicimos, en los primeros asientos acomodamos a los niños, luego nosotros en compañía de nuestra “pareja”. Durante el transcurso reímos, cantamos e hicimos miles de comentarios.

    Al llegar vimos un hermoso bosque, Neji que llevaba su cámara al igual que yo la mía, comenzó a tomar fotos. Al poco tiempo Amaya fue la presa de nuestras cámaras, sonreía como nunca, sin embargo la notaba un poco cohibida.

    Durante el camino no interacciono con ningún niño a parte de su dos primos Akari y Aoi. Podía entender a lo que se refería Karin cuando me hablo sobre Amaya. Por eso me vi en la necesidad de idear estas actividad, sí, esto del campamento fue idea mía, le platique a Karin, ella a su vez lo comento con la directora y otras maestras, aunque claro ellas arreglaron eso de los equipos y competencias, al igual que el transporte.

    — ¡Hay que darnos prisa, para escoger un buen lugar! —exclamo Naruto eufórico.

    Todos asentimos y emprendimos en la búsqueda de un buen lugar, encontramos un hermoso lugar, era un claro rodeado de la naturaleza.

    — ¡Muy bien, escúchenme todos! —Exclamo la pelirroja, al subirse a un tronco—Cada familia dormirá en una casa de acampar, me refiero a que si las chicas quieren dormirse juntas no podrán al igual que los hombres, cada familia debe dormir junta. Como saben estamos en competencias así que si rompemos una de las reglas impuestas seremos descalificados.

    Todos parecían contentos, Neji y yo volteamos a vernos incrédulos ¡dormiríamos juntos! Los nervios invadían mi cuerpo ¡por primera vez dormiría con un hombre que no fuera Naruto! quien casi era mi hermano, por no decirlo así.

    — ¡Yo dormiré en medio! —exclamo Amaya emocionada.

    —Claro—dije al acariciar su cabeza. Intentando ocultar mi nerviosismo.

    Entre los tres armamos las tiendas de acampar. La arreglamos por dentro y acomodamos nuestras cosas.

    —Voy a dar un paseo—avise para irme de ahí.

    Los demás asintieron deseándome suerte y que no me perdiera por ahí. Él clima era frío, más que en la ciudad, pero con justa razón, ya era invierno. Las hojas secas adornaban el piso, crujían al pisarlas, los pinos y cedros aun tenían sus verdes follajes. A lo lejos escuche el murmullo de lo debía ser un arrollo, camine en esa dirección, encontrando un pequeño riachuelo, sus aguas eran puras y cristalinas, en mis manos tome un poco de agua y la bebí, era deliciosa.

    Contenta decidí regresar con los demás. Era hora de preparar la comida, todas las mujeres pusimos manos a la obra. Nos sentamos en un círculo y servimos lo preparado.

    La presencia de la directora nos tomo a todos por sorpresa, quien estaba feliz de ver que todos se divertían.

    —Mañana iniciaran las competencias, así que prepárense, hoy podrán hacer lo que quieran, esto lo hacemos para que se acoplen, por cierto los baños se encuentran a 100 metros de aquí, espero y vayan antes de que anochezca o vayan en grupos, es todo los veré mañana.

    La directora se retiro contenta. Estuvimos arreglando pequeños detalles, como explicarle a los niños que tenían prohibido alejarse de ahí sin un adulto o permiso.

    Más tarde las chicas y yo nos reunimos a platicar.

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Neji

    Aun no lo podía creer dormiría junto a mi ángel, todos mostraban caras felices pues eran esposos de vedad, en cambio yo y ella no, todos pensaban que éramos un matrimonio feliz, o al menos mis amigos varones. Dudo mucho que sus amigas no sepan que trabaja como mi niñera, pero la llamaban mi esposa, lo cual no me molestaba.

    Además no sería tan malo fingir que somos un matrimonio feliz por una semana. El día concluyo y todos nos fuimos a dormir, no sin antes disfrutar de una ruidosa fogata, todos cantaban, incluso yo, Tenten me obligo a hacerlo, también bailamos al redor de la fogata.

    Apagamos la fogata y nos dirigimos a nuestra casa de acampar. Entramos los tres en ella. Tenten y yo nos acostamos, Amaya se coloco en medio de ambos, quedando profundamente dormida. No paso mucho para que los dos también cayéramos vencidos por el sueño.

    Amaneció y Naruto con sus imitaciones de gallo desafinado nos levanto a todos. Abri Mis ojos con pesar entre mis brazos tenía a Tenten aun dormida, analizándonos bien los dos estábamos abrazados.

    Analice detalladamente su rostro, estaba tan cerca, mis ojos se posaron sobre sus carnosos labios, un repentino impulso de poseerlos me invadió, ella abrió lentamente su hermosa orbes achocolatadas al percatarse de la poca distancia que nos separaba se sonrojo al máximo, cosa que provoco sonriera de medio lado.

    Risitas cómplices llamaron mi atención. Dirigimos nuestra vista en su dirección, todos nos observaban pícaramente en la entrada de nuestra casa de acampar y una lluvia de flashes cayó sobre nosotros, quienes nos paramos de sobresalto.

    Comentarios burlescos inundaron nuestros oídos. Amaya se lanzo sobre nosotros, segundos después todos incluidos los niños también se abalanzaron encima nuestro, aplastándonos.

    Pasado todo el alboroto, las mujeres prepararon el almuerzo y nos dirigimos al lugar donde todos nos reuniríamos incluyendo los otros equipos, para recibir órdenes de la directora.

    Sobre un pequeño escenario adornado con papeles de colores la directora daba las instrucciones del primer concurso. Habría un intercambio de papeles: los niños se convertirían en los papás, mamás y/o tíos y los padres en los niños o hijos. El equipo en el que los niños supieran cuidar mejor a sus “hijos” ganaría. Sonaba fácil, era todo menos eso.

    Pude notar la siniestra sonrisa en algunos pequeños. Dirigí mi vista a mi pequeña, note su inseguridad al instante, jugaba con sus manos y mantenía baja la cabeza, veía el suelo, me iba a acercar a ella, como buen padre la corregiría, esos movimientos mostraban debilidad y debía dejarlos.

    Antes de que lo hiciera Tenten se acero a ella, la toco suavemente del hombro y con una sonrisa le dio ánimos. Al instante dejo de hacer eso y sus opalinas orbes se llenaron de seguridad.

    —Bien, quiero que esperen aquí y no se muevan, iré un momento con sus tíos, no tardo—dijo mi pequeña al dirigirse rumbo a sus primos.

    Como idiotas la vimos partir, me recargue sobre un árbol y ella se sentó sobre el piso. La examine de pies a cabeza, lucia hermosa, llevaba unos jeans ajustados, una camisa a cuadros y encima un chaleco, su cabello lo acomodo en dos trenzas. Nuevamente mis ojos se posaron sobre su rostro, específicamente sobre sus labios, que parecían llamarme a gritos.

    Ella se dio cuenta de que la observaba, lo noto pues se puso tensa, y la observaba fugazmente por el rabillo del ojo.

    Nuevamente una sonrisa de satisfacción se formo en mí.

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Tenten.

    La manera tan poco usual en que me desperté me tenia aun confundida. Habia permanecido no sé cuanto en sus cálidos y confortantes brazos. Esa sensación aun me perseguía, y su olor se habia impregnado totalmente en mí.

    Esperaba paciente a que Amaya regresara, como buena niña obedecería sus indicaciones. De pronto me sentí más incomoda, sentía una penetrante mirada sobre mi, di un pequeño vistazo a través del rabillo de mi ojo ¡era Neji! Me observaba con tanta tranquilidad.

    La espera por fin acabo. Regreso con el ceño fruncido, se veía molesta. Frente a nosotros cruzo sus brazos sobre su pecho, parecía toda una adulta.

    —Acabo de tener una pelea con sus tíos—pronuncio al cerrar sus pequeños ojos— ¡Dicen que sus hijos son los mejores! —el enojo era más evidente que nunca, respiro al vernos tan sorprendidos por su reacción—así que decidimos hacer un concurso, ustedes participaran y demostraran que son los mejores.

    Asentimos como borreguitos.

    —Bien, síganme—indico con un ligero movimiento con su mano—no lo haremos de inmediato, será un carrera de obstáculos, y todavía no terminamos de armar la pista, pero vine por ustedes para que no se asusten—hizo una pausa—me verán trabajando, así que quiero que se porten bien.

    Sus palabras me provocaron un poco de risa. Hablaba como toda una madre, seguro habia visto eso en una novela o programa de televisión.

    Caminábamos detrás de ella como pollitos siguiendo a su mamá hasta que paro repentinamente, levantamos la vista encontrándonos con una gran cantidad de pequeños trabajando en la pista de obstáculos. Reí al reconocerlos a todos.

    Eran los hijos de Sasuke y Sakura: Kei Y Kumiko, ambos eran cuates, el niño tenia el cabello negro y ella rosa, ambos con orbes verdes y piel banca, tenían seis años; los dos de Naruto y Hinata, rubios de piel blanca, la única diferencia eran sus ojos Akari, la niña los tenia como su madre y Aoi como su padre azules; Karin y Suiguetsu el pequeños era idéntico a su padre, la niña era similar a su madre, sólo que la pequeña no usaba lentes: Shiro y Akane; Temari y Shikamaru tenían dos varoncitos de cabello negro, piel blanca y orbes verdes, también una niña de cuatro años, era idéntica a sus dos hermanos, pero con la diferencia de tener el cabello largo: Taro, Kita y Chie.

    Ino y Sai tenían dos niñas y un niño, las dos primeras eran idénticas a su madre, el niño era idéntico a su padre, pero con los ojos azules. Las niñas se llevaban con una diferencia de un año Akina tenia seis años, Emi cinco años y Takeshi cuatro. Matsuri y Gaara tenían una niña y dos niños: Midori, Akira y Yoshiro. Los tres tenían el cabello rojo, piel blanca y orbes verdes aguamarinas, claramente el reflejo de su padre. A Matsuri no se parecían en nada físicamente, mas en su carácter sí, eran dulces y cálidos, aunque un poco cohibidos, menos la niña. Ella era muy similar a una amiga que falleció hace mucho tiempo, su nombre era Tayuya.

    Podía verlos corriendo de un lado a otro, entre varios cargaban una llanta, otros realizaban un charco de lodo que supone saltaríamos y si no lográbamos saltar caeríamos y nos ensuciaríamos, para ellos era enorme, mas para un adulto era algo pequeño. Algunos colocaban obstáculos como pequeños troncos huecos de madera y otras cosas que encontraban por ahí tiradas.

    — ¡Listo! —Exclamaron satisfechos todos, unos sacudían sus manos limpiándose la tierra de sus pequeñas manos, otros tenían sus manitas sobre su cintura, algunos mantenían sus manos en los bolsillos de su pantalon.

    Todos los padres de ellos se habían reunido a verlos trabajar, yo no era la mamá de Amaya, pero como su niñera era mi trabajo y deber era cuidarla y estar junto a ella. Los pequeños se acercaron a todos nosotros que los observábamos contentos y comentamos sobre los bien que se llevaban.

    —Vamos a empezar con la carrera, primero competirán las mamás y luego los papás—dijo Kei, el pequeño de Sasuke.

    Todos asentimos, observe como mis amigas se colocaban de pie, yo permanecí sobre el tronco donde habia estado sentada. Ino se detuvo, giro hacia mí y frunció el seño.

    — ¿No piensa venir madre de Amaya? —interrogo cruzando los brazos.

    — ¿he? pero…yo no—no sabia que decir ¿Por qué no escuchaban cuando quería decirles que ella no era mi hija? Lo habia intentado todo el tiempo que me era posible, de alguna forma no era necesario que les dijera, ellas sabían perfectamente que no era mi hija y que yo trabajaba como su niñera, entonces ¿Por qué seguían llamándome así?

    —Vamos mamá… mué-ve-te—pronuncio Amaya intentando empujarme para que me levantara.

    — ¡No seas perezosa! Chicas ayúdenme—ordeno Ino, las demás no tardaron en acudir a su llamado arrastrándome hasta el inicio de la pista de obstáculos.

    La carrera de las madres termino. La competencia fue muy reñida, todas nos pisábamos los talones. Yo gane el primer lugar, siempre hacia ejercicio, me encantaban las artes marciales, y para practicarlas necesitaba estar en forma; la segunda fue Ino, no me sorprendí mucho, ya que con lo vanidosa que era seguro realizaba bastante ejercicio, alguien como ella no se descuidaría para acabar fofa. Sakura gano el tercer lugar, no admitiría una derrota siendo ahora Sakura Uchiha.

    Los siguientes fueron los padres. Cada una de las chicas y sus hijos respectivamente apoyaba a sus esposos y padre, Amaya gritaba eufóricamente animando a su padre, pero entre tantos gritos su pequeña y dulce voz se perdía.

    Vi como su semblante cambio, se sentía desaminada, su padre nunca la escucharía.

    — ¡Vamos Neji, tu puedes! —exclame.

    La pequeña castaña volteo a verme sorprendida, sus ojos tenían rastro de que unas lagrimas traicioneras querían salir, se limpio sus opalinas orbes y me sonrió. Le respondí con una sonrisa, esa fue la señal para comenzar a gritar las dos como locas.

    Sasuke gano el primer lugar, el segundo fue de Neji y el tercero de Gaara.

    Como premio se nos otorgo una banda de papel que atravesaba nuestro pecho, tenía escrito primer lugar, tercer lugar y cuarto lugar respectivamente, las letras estaban un poco chuecas, unas muy grandes y otras muy pequeñas. Despues de todo los niños las habían hecho.

    —Haber tenemos que tomar la foto del recuerdo, primero serán la mamá ganadora y el papá ganador, luego una foto donde estén los papás y mamás ganadores juntos y por ultimo una donde estemos todos juntos—indico nuevamente Kei.

    Sasuke sonrió de lado, notoriamente estaba orgulloso de su pequeño.

    Sasuke y yo nos acercamos para la foto, a él le tenia mucho cariño, también lo conocía desde hace mucho tiempo, a decir verdad todos éramos amigos de la infancia, que nos habíamos distanciado en la secundaria y preparatoria.

    Ambos nos abrazamos y sonreímos a nuestra manera, yo tenía una enorme sonrisa y él una notable pero discreta sonrisa llena de orgullo. Me sentí feliz al verlo así, Sakura en verdad habia logrado cambiarlo para bien.

    En la siguiente sólo estábamos los padres y madres, yo estaba en medio junto a Sasuke por ser los del primer lugar, a nuestra derecha Ino y Neji, el segundo lugar y a la izquierda Sakura y Gaara, el tercer lugar.

    La última foto fue con todos, aunque realmente no fue la última. Tomamos varias, en cada una con diferentes poses. En una mi cuerpo se estremeció, mi corazón palpitaba tan fuerte que sentí se me saldría del pecho, la razón: Neji me tomo por la cintura me atrajo hacia él y recargo su mentón sobre mi hombro.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Neji

    Fue divertido pasar el tiempo de esa manera con nuestros hijos, durante todo el tiempo que llevaba de ser padre nunca le preste la atención suficiente a Amaya. Es la adoración de mi vida, pero no era suficiente lo que yo le daba, de eso estaba seguro y ahora más que nunca.

    Verla tan feliz me hizo sentir culpable. Siempre le daba más importancia al trabajo, no suelo jugar con ella ni contarle un cuento por las noches, ya que estoy cansado de tanto trabajar. Por esa razón accedí a sus peticiones y ordenes como a la carrera de obstáculos.

    Gane el segundo lugar, estoy acostumbrado a ganar y obtener lo que quiero, mas esta ocasión no me interesaba mucho, y mi rival era digno de ganar. Claro, después de todo él era un Uchiha.

    Me sorprendió lo bien organizado que era el hijo mayor de Sakura y Sasuke, a pesar de ser tan pequeño y de su corta edad, se notaba que él habia organizado todo.

    Nos dijo el orden en que se tomarían las fotos. Cuando vi a Tenten junto a Sasuke algo dentro de mi se encendió, tenia ira y no soportaba verlos tan juntos, se veían tan bien, parecían una pareja perfecta. Me quede un tanto incrédulo ver a Sakura tan tranquila, gritaba emocionada que se veían muy bien juntos ¿Acaso estaba loca, él era su esposo y decía que se veía bien con otra mujer?

    Desvié la vista a otro lado. Llego mi turno y pase con Ino, ella se prendo de mi brazo y sonrió a la cámara, yo la vi un tano… con desprecio y molestia, pero no le importo. A lo lejos Amaya gritaba que se separara de mí, que yo era de Tenten.

    La castaña se acerco a mi princesa y le dijo que todo estaba bien, que sólo era una pose para la foto, y todo éramos amigos ahí. Mi pequeña pareció comprender, pues asintió con la cabeza.

    — ¡Vamos papi, sonríe que eres él más guapo! —Exclamo agitando sus pequeñas manos al saltar.

    Eso me hizo sonreír, y el flash se estrello contra nuestros rostros.

    —Ves Hyuga ¿qué tan difícil era sonreír? —exclamo la rubia al soltarme, para irse corriendo a los brazos de su esposo Sai.

    Me dirigí a paso lento hasta mi princesa, no dudo y se arrojo a mis brazos. La cargue y me dijo lo orgullosa que estaba de mi y Tenten.

    La última foto era la siguiente. Ya habían terminado con la foto de Sakura y Gaara. Todos nos reunimos, Sasuke coloco la cámara sobre un tronco en nuestra dirección, lo que inicio como una foto del recuerdo se volvió una sesión de fotos de recuerdo.

    En una, pose mis brazos sobre la cintura de Tenten, la traje hacia mi y recargue mi mentón sobre su hombro izquierdo, sentí como se estremeció. Aspire su reconfortante aroma, sentir su delicada figura entre mis brazos me hizo sentir feliz.

    No supe realmente la razón de porque actué así, solo sé que desde que la vi junto a Sasuke esa necesidad de decir que era mía se hizo presente. Las fotos por fin cesaron.

    Lo siguiente fue comer, los niños dijeron se harían cargo de eso, se pusieron los mandile todo lo necesario. Cinco minutos después regresaron diciendo que no sabían como cocinar.

    Las madre se levantaron y se pusieron a cocinar, los pequeños querían aprender por lo que se acercaron a ellas, para observar detalladamente. Incluso los más grandes tomaban nota de como cocinar.

    Amaya no se despegaba de Tenten, en verdad parecían madre e hija. Yo conversaba con los demás y jugábamos cartas.

    —Has vuelto a perder dobe—dijo burlescamente el Uchiha.

    — ¡Cállate teme! —respondió ofendido. Era séptima vez consecutiva que perdía.

    A lo lejos pude ver como Tenten se alejaba de los demás con su celular en mano. Amaya la siguió, la Amma se giro y le pidió esperara con los demás. Mi pequeña se “alejo”, aunque la verdad se escondió detrás de un árbol, desde donde podía escuchar la conversación fácilmente.

    La castaña se notaba rara, cuido que nadie estuviera cerca y contesto, claro que nunca noto la presencia de mi pequeña. La conversación fue corta, cinco minutos y colgó. Amaya no salió de su escondite o Tenten la descubriría, pero estaba triste, algo que escucho la hizo sentirse triste.

    La Amma pregunto por Amaya al llegar con las demás, comenzó a llamarla y entonteces apareció atrás de ella con una sonrisa por demás falsa. Tenten lo noto, mas no dijo nada.

    Cansados de jugar decidimos ver como preparaban la comida los demás, Esposas e hijos.

    Algo raro sucedía, Amaya no dejaba de ver a Tenten como de costumbre, pero esta vez era diferente, parecía reprocharle algo, claramente quería hablar con ella mas no se atrevía. Debía averiguar sobre esa llamada.

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.



    Espero que les haya gustado, aquí les dejo algunas preguntas para que contesten. Recuerden que son opcionales

    ¿Les gusto?

    ¿Hubo parte favorita?

    ¿Un campamento, esperaban algo así?

    ¿Creen que sobrevivan al campamento?

    ¿De quien será la llamada? ¿Qué habrá escuchado Amaya?

    ¿Qué esperan para el sig cap?


    att:himeko-chan♥
     
    Última edición: 21 Febrero 2014
    • Me gusta Me gusta x 7
  2.  
    ConejitaXD

    ConejitaXD Así que.. se jodio la cosa

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2013
    Mensajes:
    75
    Puntos en trofeos:
    30
    Pluma de
    Escritora
    Esta buenisimo, de veras me gusto la parte cuando:

    Me sorprendió lo bien organizado que era el hijo mayor de Sakura y Sasuke, a pesar de ser tan pequeño y de su corta edad, se notaba que él habia organizado todo.

    Nos dijo el orden en que se tomarían las fotos. Cuando vi a Tenten junto a Sasuke algo dentro de mi se encendió, tenia ira y no soportaba verlos tan juntos, se veían tan bien, parecían una pareja perfecta. Me quede un tanto incrédulo ver a Sakura tan tranquila, gritaba emocionada que se veían muy bien juntos ¿Acaso estaba loca, él era su esposo y decía que se veía bien con otra mujer?

    Desvié la vista a otro lado. Llego mi turno y pase con Ino, ella se prendo de mi brazo y sonrió a la cámara, yo la vi un tano… con desprecio y molestia, pero no le importo. A lo lejos Amaya gritaba que se separara de mí, que yo era de Tenten.

    La castaña se acerco a mi princesa y le dijo que todo estaba bien, que sólo era una pose para la foto, y todo éramos amigos ahí. Mi pequeña pareció comprender, pues asintió con la cabeza.

    — ¡Vamos papi, sonríe que eres él más guapo! —Exclamo agitando sus pequeñas manos al saltar.

    Eso me hizo sonreír, y el flash se estrello contra nuestros rostros.

    —Ves Hyuga ¿qué tan difícil era sonreír? —exclamo la rubia al soltarme, para irse corriendo a los brazos de su esposo Sai.

    Me dirigí a paso lento hasta mi princesa, no dudo y se arrojo a mis brazos. La cargue y me dijo lo orgullosa que estaba de mi y Tenten.

    La última foto era la siguiente. Ya habían terminado con la foto de Sakura y Gaara. Todos nos reunimos, Sasuke coloco la cámara sobre un tronco en nuestra dirección, lo que inicio como una foto del recuerdo se volvió una sesión de fotos de recuerdo.

    En una, pose mis brazos sobre la cintura de Tenten, la traje hacia mi y recargue mi mentón sobre su hombro izquierdo, sentí como se estremeció. Aspire su reconfortante aroma, sentir su delicada figura entre mis brazos me hizo sentir feliz.


    Espero la conti con ansias :D

    Atte: Pia Belen :P
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Zukua

    Zukua Sonríe... mañana sera peor

    Virgo
    Miembro desde:
    15 Octubre 2013
    Mensajes:
    730
    Puntos en trofeos:
    153
    Pluma de
    Escritora
    ¿Les gusto?
    Lo amé
    ¿Hubo parte favorita?
    Cuando Neji tomo a Tenten de la cintura para la foto.
    ¿Un campamento, esperaban algo así?
    La verdad no lo esperaba :3
    ¿Creen que sobrevivan al campamento?
    No, bueno Naruto no creo que sobreviva.
    ¿De quien será la llamada? ¿Qué habrá escuchado Amaya?
    Kidomaru? Si es él seguro Amaya se puso triste porque Tenten peleo con él o algo parecido.
    ¿Qué esperan para el siguiente cap?
    Que nos reveles de quien era la llamada?

    Bueno, esperare la conti. Adiós.

    Zukuarika-chan Lol
     
    Última edición: 22 Febrero 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Kárupin

    Kárupin Usuario popular

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2009
    Mensajes:
    720
    Puntos en trofeos:
    273
    Pluma de
    Escritora
    ¡Asdfasdf! I mean, WTF?! Estoy sorprendido, en serio. Hace tiempo no me emociono con un fanfic de Naruto. ¿Sabías que en el principio el NejiTen era mi pareja favorita? Yo realmente lo había olvidado. Me ha gustado. El Neji que manejas está entre un OoC y un IC bien equilibrado. La historia es muy linda, me ha hecho sonreír en varias ocasiones. Tienes una narración simple y fluida; Es fácil de leer y comprender. Me gusta, punto.<---punto (?) Me has dado ganas desempolvar las ideas que llevan años en mi mente y comenzar a escribirlas C:

    Tienes errores de tildes. A algunas palabras les pones donde no van y a otras no les pones; Las señalaría pero son vaaarias~ Los agudas se tildan en la última sílaba cuando terminan en n, s, o vocal. Las graves se cuando no terminan en n, s o vocal y las esdrújulas siempre se tildan. Te recomiendo cheques el dato para comenzar a corregir esos errores o pidas un beta-reader.

    Y bue, felicidades. Tienes un buen fanfic; Lindo y eso. A pesar de que narras desde el punto de vista de Neji y de Tenten no se me ha vuelto aburrido. A veces sí repites un par de cosas pero no es TAN notorio como para fastidiar. En fin. Esperaré la actualización.

    Saludos~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Hyugasara

    Hyugasara Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    30 Diciembre 2012
    Mensajes:
    19
    Puntos en trofeos:
    10
    ¿Les gusto? Por supuesto que si...

    ¿Hubo parte favorita? Claro, cuando Neji toma a Tenten por la cintura y coloca su mentón en su hombro //kawaii//

    ¿Un campamento, esperaban algo así? No la verdad no y eso es bueno por que asi sorprendes mucho

    ¿Creen que sobrevivan al campamento? Supongo que habra conflictos pero Si sobreviven (O eso espero yo)

    ¿De quien será la llamada? ¿Qué habrá escuchado Amaya? A mi me parece que esa llama fue de Sasori y ni idea de que pudo haber oido //Intriga//

    ¿Qué esperan para el sig cap? Lo que sea decisión Himeko-sama

    Saludos de Hyugasara y muchas felicitaciones por el gran trabajo que estas haciendo ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    NadeshikoLi

    NadeshikoLi Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    26
    ¿Les gusto?
    Siii... estuvo muy bueno :D

    ¿Hubo parte favorita?
    Me encanto cuando Neji y Tenten se levantaron abrazados...

    ¿Un campamento, esperaban algo así?
    No, nunca me lo hubiese imaginado jeje

    ¿Creen que sobrevivan al campamento?
    Siii sobreviviran :D

    ¿De quien será la llamada? ¿Qué habrá escuchado Amaya?
    Yo creo que la llamada era de Kidomaro. Y que Amaya escucho algo del viaje, por eso se puso así.

    ¿Qué esperan para el sig cap?
    Saber que escucho Amaya, tengo la re intriga jeje

    Esperare la conti, para poder ver como sigue.
    Sayo!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    YuseiFudo

    YuseiFudo Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    22 Abril 2013
    Mensajes:
    51
    Puntos en trofeos:
    86
    Pluma de
    Escritor
    te gusto? si :D tanto como los otros capitulos jejeje
    cual fue tu parte favorita?? el reencuentro con sus amigos ;)
    idea del campamento? en un fanfic puede ocurrir de todo, se puede esperar cualquier cosa
    sobrevivencia del campamento? personas como ellos pueden con cualquier cosa, un campamento no es nada :)
    la llamada desconocida?prefiero que sea un misterio
    espectativas para la conti... como dice el critico de ratatouille ¡sorprendeme!

    espero la conti este fic se pone cada vez mas y mas interesante, eso si debes pulir algunos detalles con la ortografia de puntuacion

    suerte :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Musume Sato

    Musume Sato Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    1 Octubre 2013
    Mensajes:
    59
    Puntos en trofeos:
    66
    Pluma de
    Escritora
    Les gusto?
    Sí y mucho .
    ¿Hubo parte favorita?
    Sí cuando Neji la abrazó para alejarla de Sasuke en la foto.
    ¿Un campamento, esperaban algo así?
    La verdad es que no , pero la verdad , no hay lugar más rómantico que ese en mi opinión .
    ¿Creen que sobrevivan al campamento?
    Yo creo que sí aunque terminaran agotados por las ocurrencias de sus hijos.
    ¿De quien será la llamada? ¿Qué habrá escuchado Amaya?
    Supongo que del novio de Tenten y Amaya se habrá puesto mal al saber se su relación.
    ¿Qué esperan para el sig cap?
    Que siga siendo tan maravillosa como hasta ahora jejejejejjeje

    Espero la conti con ansias
     
  9.  
    himeko hyuga

    himeko hyuga Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    256
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Una niñera o ¿Algo más? [NeTen]
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    3750
    Ola! pues les debo una gran disculpa, pero por el momento no tengo internet, mi computadora se descompuso y he andado muy ocupada sacando mi ficha para la universidad, espero me disculpan. Bueno les dejo aqui la conti, espero sea de su agrado



    Capitulo 6

    Finalmente habia concluido el campamento y todas sus raras actividades. Amaya se habia vuelto muy parlanchina y más alegre, ahora se llevaba de maravilla con todos los niños con quienes pasamos la semana entera.

    Nos despedimos de todos y regresamos a nuestra casa, quedamos de ponernos de acuerdo para realizar una reunión más adelante. En el campamento obtuvimos el segundo lugar.

    Era un precioso domingo, todos estábamos exhaustos y seguro llegaríamos a dormir. Le pedí al chofer que bajara las maletas y las llevara a nuestra habitación respectivamente. Sin embargo Tenten tomo sus pertenencias y las bajo, se despidió con una reverencia para marcharse a su habitación.

    Cuando subimos las escaleras me sorprendió bastante verla arreglada, su piel estaba limpia y llevaba perfume. Su ropa consistía en una falda larga rosa, unas lindas zapatillas de tacón y una blusa beige con un cinto café en la cintura. Su cabello ya no lo llevaba en trenzas, ahora le tenía recogido en dos lindos chongos.

    — ¿Vas a salir? —interrogue frunciendo el seño.

    No esperaba que se quedara, pero tampoco que se marchara de inmediato.

    —Si, recuerde que hoy es domingo, mi día de descanso. Con permiso—hizo una leve reverencia y prosiguió en su camino, a lo lejos venía Amaya caminando, ambas quedaron una frente a la otra.

    — ¿Te vas? —interrogo con la cabeza baja.

    —Sí, hasta luego—pronunció y se marcho, también le hizo una reverencia a mi pequeña.

    Definitivamente algo raro se traían esas dos. Le dije a mi princesa que entrara a mi cuarto necesitaba hablar con ella de inmediato. Ella obedeció. Nos sentamos sobre la cama, mantenía la cabeza baja y le pedí volteara a verme.

    —Dime que escuchaste cuando Tenten hablaba por teléfono.

    Vi su carita llena de sorpresa, bajo inmediatamente la cabeza y desvió la vista a la puerta.

    —Nada.

    —No mientas. Te conozco y sé que eso te puso triste.

    Giro su carita hacia mi dudosa, me vio de reojo y bajo la cabeza nuevamente. Se veía indispuesta, volví a insistir varias veces de diferentes maneras, ella seguía sin decirme nada, cansado decidí tomar una medida drástica.

    —Si no me dices la despediré. No me gusta verte así y menos por su culpa—note como abrió sus pequeños ojos tanto como pudo, sus labios temblaban y las lágrimas querían salir, estaba asustada, le aterraba esa idea.

    —Y-yo…y-y-y-o-o—tartamudeaba, intentaba hablar, eso me hizo recordar a Hinata de pequeña, el llanto hizo presencia.

    Sus ojos se inundaron de cristalinas lágrimas, me abrazo fuertemente.

    —Ella se va a ir—pronuncio desconsoladamente.

    Ante esas palabras me quede sin habla, la abrace y trate de tranquilizar.

    — ¿Por qué dices eso?

    —La escuche, hablaba con un tal Kimimaro, creo que es su novio y ahorita esta con él.

    Limpie las lágrimas que desfilaban por su pequeña mejilla.

    —Cuéntame bien lo que sucedió.

    Ella asintió con la cabeza.

    >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>flash back<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

    La castaña se alejo con su celular en mano, cuidando de que nadie la siguiera. Amaya la siguió curiosa ante su reacción. La Amma se percato de Amaya, se giro y le pidió de manera amable se fuera con los demás.

    La pequeña aun más curiosa que antes simulo irse, cuando en verdad se oculto tras un árbol. Tenten comprobó una vez más que no hubiera nadie a su alrededor, hecho esto contesto.

    —Hola…Kidomaro—pronuncio nerviosa—. ¿Eh? ah sobre el viaje a Inglaterra. No sé, no estoy muy segura.

    La castaña mantenía su mano libre en la bolsa de su chaleco.

    —Sí, ya te dije que estoy en un campamento con Amaya, la pequeña que cuido. No te pongas celoso, sabes que es mi trabajo y a ti también te quiero—pronuncio con una sonrisa.

    Amaya quien permanecía oculta sintió un balde de agua fría. Pensó que ya habia encontrado una madre, pero ella pensaba irse a Inglaterra y dejarla a ella y a su papá. ¡¿Ya había olvidado la promesa de estar siempre con ella?!

    —Amm... si creo que si. El Domingo que llegue te veo en donde mismo, sí, iré en cuanto llegue. Sabes… ya extrañaba tu voz—la castaña colgó y se dirigió a donde las demás estaban.

    >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>fin flash back<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

    Repase la información. ¡Ella tenia pareja! Y ¡planeaba un viaje a Inglaterra! Ahora entendía la razón de porque Amaya se veía tan triste.

    —No la vayas a despedir, papá—rogo mi pequeña apunto de llorar.

    —Claro que no, tranquila—pronuncié, pero la verdad estaba muy impaciente, ahora entendía a donde se dirigía con tanta prisa todos los domingos.

    —Recuerda que dijo que no estaba segura de ir a ese viaje, lo más probable es que no valla.

    — ¡Pero esta con él! Lo más seguro es que la convenza.

    —Si quieres verificare donde esta, y te aseguro que no esta con él—sugerí.

    Ella sonrió. Le indique a mi princesa que debía bañarse, después de que estuviera cambiada le llamaríamos para comprobar donde estaba.

    Me meti a la ducha, intentando relajar mi cuerpo, mas esa conversación no dejaba de rondar mi cabeza, me iba a volver loco. Miles de posibilidades y situaciones pasaron por mi cabeza ¿Quién era Kidomaro? ¿Se iría a Inglaterra? ¿Cuándo? ¿Cómo? y ¿Por qué? Cansado de tanto pensar salí de la ducha en apenas una toalla.

    Me senté sobre el borde de mi cama, gotas de agua resbalaban por todo mi cuerpo, encendí el televisor y lo apague inmediatamente al ver que pasaban una película romántica, y justo era la escena donde ella le decía adiós a él. Todo un drama.

    Seque por completo mi cuerpo, tome unos jeans obscuros y una playera azul marino de mangas cortas para vestirme.

    Minutos después, tocaban a mi puerta, abrí y sonreí al ver a mi pequeña navegando con una playera de manga larga rosa con corazones. Su cabello aun estaba húmedo y escurría.

    La hice pasar, se subió a mi cama. Revise su playera, estaba al revés y aun no terminaba de ponérsela, se la quite y acomode como iba, estiro los brazos para que se la pusiera. Tome una toalla limpia del baño y seque su húmeda cabellera.

    De un brinco se levanto de la cama y se dirigió a su cuarto corriendo. A su regreso traía una secadora blanca en sus manos. Se acerco y me la dio.

    —Tenten siempre me seca el cabello con esto, espera unos minutos y recoge mi cabello.

    Sonreí y accedí. Se notaba feliz y orgullosa del trato que recibía de la castaña.

    Le recogí el cabello en una coleta alta, no me sabía otro peinado. Volvió a saltar de la cama y llevo la sacadora a su cuarto, regreso y con una sonrisa me dijo llamara a Tenten.

    Asentí y tome mi celular. Marque varias veces y no contesto, no me daría por vencido tan fácilmente, así que marque al numero de Naruto, el podría saber algo.

    — ¿Bueno?

    —Naruto, soy Neji.

    — ¡Ah! Neji mi buen amigo—se notaba tenso—. ¡No! Aoi deja a Akari, ¡No la molestes! —exclamo totalmente alterado.

    A lo lejos pude percibir el llanto y los gritos de la niña.

    —Naruto ¿Qué pasa? ¿No esta Hinata? —interrogue.

    —No, es que salió con sus nuevas amigas. Sakura, Ino, Tenten, Temari y las demás.

    — ¿También Tenten?

    —Si, y me dejo a cargo de los niños, pero Aoi no se queda quieto y molesta a Akari.

    Colgué y marque a Sasuke para verificar lo dicho por Naruto. Efectivamente era cierto, aunque él a diferencia de Naruto no tenía problemas con sus hijos.

    —Salió con sus amigas—pronuncie para Amaya. —No esta con él.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Tenten

    En cuanto llegue me meti a la fría ducha, me cambie y arregle mi cabello en dos mechones.

    No tarde en salir de mi habitación, saliendo me encontré con Neji y Amaya ambos me interrogaron si iba a salir, y aunque creo que era obvio, les respondí afirmativamente.

    Cuando llegue a la mansión pedí un taxi por teléfono, al bajar ya me esperaba, lo aborde y me fui.

    Llegue a mi casa, tenia muchísimo polvo, me puse un mandil y comencé a limpiar, no alcance a limpiar todo o no como quería, pero lo dejaría para otro día. Revise mi reloj de mano y Sali corriendo. Tome el metro y me dirigí a la plaza donde me encontraría con Kidomaro.

    Llegue y como no lo vi, me recargue sobre uno de los faros. Una rosa se poso frente a mi, levante la vista y sonreí. Kidomaro permanecía con el brazo estirado y en su mano sostenía la rosa. La tome, el me abrazo y beso mi mejilla tiernamente.

    Unas jovencitas que pasaban suspiraron al ver la escena. Me sentí afortunada de tenerlo a mi lado.

    Me tomo de la mano y fuimos a almorzar, luego lo acompañe a realizar unas compras. Me divertí bastante con él, me hacia reír desquiciadamente, simplemente tenia un humor y una sonrisa que te hipnotizaban desde el inicio.

    Fue cuando me percate de que éramos seguidos, le susurre al oído que camináramos más rápido, él accedió sin peros, en una oportunidad lo jale y nos escondimos detrás de unos maniquís.

    —Diablos ya se nos fueron—pronuncio una voz femenina.

    —Tranquilízate, no deben estar muy lejos—intervino otra.

    —Pero, es que…

    Conocía esas voces a la perfección, y a pesar de que llevaban gabardinas y sombreros que ocultaban su cuerpo y cara, ya sabia quienes eran.

    —Vámonos a casa enton…ces—pronunció al girarse una de ellas.

    Estaba frente a ella y obviamente se sorprendió.

    —Chicas, chicas—llamó insistentemente—. Chicas, ya la encontré—estaba segura de que esa era Matsuri, no lograba distinguirla muy bien ya que llevaba lentes obscuros y su cabello oculto bajo el sombrero.

    — ¿A sí? ¿Donde? —interrogo quien las dirigía.

    —Atrás de ustedes—respondí.

    Todas se giraron aterradas, intentaron disimular que también iban de compras, pero ya era muy tarde, las habia descubierto. Lo que me sorprendió era que Hinata estuviera con ellas, aunque conociendo a Ino, lo más seguro era que la habían arrastrado con ellas.

    Kidomaro apareció detrás de mi, se veía divertido a diferencia de mi que estaba echa una furia.

    —Vamos, tranquilízate. Son tus amigas ¿No es cierto? —Intervino atrayendo la atención de todas—. Te dejare con ellas para que platiquen y se diviertan un rato, te han de extrañar tanto como yo—dijo y beso mi mejilla nuevamente.

    —Gracias—pronuncie.

    No dijimos más y se marcho.

    Mis amigas se quedaron sorprendidas, pude ver sus caras atónitas y celosas a la vez. Seguro estarían pensado en algo como “es distinto a lo que me imaginaba” “Vaya después de todo es muy lindo” “Que lindo y detallista”

    Me gire a ellas, se habían quedado embobadas viendo la dirección por donde él se marcho.

    —Y bien, ¿Por qué nos seguían?

    —Eh… pues veras, es que…—balbuceaban con dificultad.

    Al final de cuentas decidimos ir a un café para sentarnos y así recibir una explicación sobre sus acciones.

    Estaban preocupadas por mi, ya que mi relación con Kidomaro no parecía avanzar. Y también querían saber más acerca de él, para ver con quien tenia más oportunidad si con Kidomaro o Neji.

    Cuando escuche el nombre del Sr. Hyuga mi cara se supo roja y casi escupo el café que estaba sorbiendo en ese momento. Escuche sus picaras risas por mi reacción.

    — ¿Por qué incluyen al señor Hyuga en esto? —interrogue aparentemente molesta.

    — ¿Señor Hyuga? En el campamento lo llamabas distinto, y ¿Tu hija? —interrogo Ino levantando una ceja.

    — ¡Yo intente explicarles a todos que no era su esposa, ni Amaya mi hija, pero nunca me escucharon e insistieron con eso!—exclame irritada.

    Sus carcajadas no se hicieron esperar, lo cual me molesto más. Entendía que mis amigas me siguieran, pero ¿Por qué involucrar a la dulce y tierna Hinata? Hace poco la conocía y nunca le conté nada sobre mi vida.

    —Porque ella es la prima-hermana de Neji, y como están las cosas creo que tiene todo el derecho de saber más acerca de su futura cuñada—respondió Temari.

    Nuevamente sus carcajadas zumbaron mis oídos. Puse los ojos en blanco.

    —Yo lo lamento mucho, no quise hacer esto. Me disculpo por mi inapropiada acción—Se levanto e hizo una reverencia—. Creo que lo mejor será irme.

    Me sentí un poco mal, sonreí y la sujete de la muñeca.

    —Descuida Hinata, sé que no fue tu intención. Así que quédate, además ya estamos aquí, ¡Hay que disfrutar y divertirnos! —Hice una pausa—. Y una cosa más, ya eres nuestra amiga, así que debes de saber muchas cosas acerca de nosotras.

    Ella sonrió y tomo asiento de nuevo.

    —Gracias, me alegra que me consideren como su amiga.

    Cada una contamos un poco de nuestras vidas.

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Neji

    No supe como termino todo esto así. Por la mansión corrían muchos pequeños sin control alguno.

    Nosotros como buenos padres intentábamos controlarlos. Todo resultaba inútil. Incluso Amaya corría, aunque no por gusto; Aoi, Taro, Kita y Shiro molestaban a Kumiko, Akari y Akane, las perseguían con gusanos en la mano. Midori la hija de Matsuri las defendía tanto como podía.

    Akina, Emi y Chie discutían por un broche que querían usar al mismo tiempo, luego su conversación cambio a quien era la más bonita de las tres, hasta que los llantos y gritos emanaron de sus pequeñas bocas.

    Akira y Yoshiro junto a Takeshi, veían divertidos la escena desde la escalera y se reían de todos sin importarles que los demás les dedicaran miradas fulminantes o agredieran diciéndoles palabras ofensivas como tontos, tarados, descerebrados, etc.

    Amaya corría y saltaba con Kei por todos lados sin preocupación con un listón en la mano.

    Sasuke se acerco a las hijas de Ino y Shikamaru para calmarlas.

    —Tío ¿verdad que yo soy la más bonita? —interrogo Akina con una mirada por demás tierna.

    — ¡No es cierto! Soy yo—pronuncio con orgullo Emi.

    —Las dos están equivocadas, ¡soy yo! Mi papá siempre me lo dice—justifico Chie.

    Sasuke suspiro, no entendía que sentido tenía discutir por cosas tan triviales y sin gran importancia.

    — ¡Ya cállense! Ninguna de las tres es la más bella—grito alterado, se notaba que ya no tenía paciencia. Las niñas se quedaron atónitas en silencio.

    Él las observaba con una mirada amenazante, como si se las fuese a tragar en cuanto parpadearan. Se giro al ver que no se movían ni un centímetro, mas justo cuando les dio la espalda las tres emitieron un llanto que resonó por toda la casa.

    Pude ver como se encogió los hombros al escuchar el estruendoso llanto, con fastidio se giro para intentar clamarlas, pero esta vez su mirada no funciono, al contrario parecía que lloraban cada vez más fuerte.

    Shikamaru intentaba atrapar en vano a sus dos pequeños Taro y Kita, al igual que Naruto a Aoi, Gaara intentaba contener la furia de su pequeña hija Midori, quien pataleaba y amenaza con su mano empuñada a Taro, Kita y Aoi.

    Suiguetsu y Sai intentaban hacer que Kumiko, Akane y Akari dejaran de llorar haciendo muecas y ruidos graciosos, sin gran resultado. Definitivamente la comedia no era lo suyo.

    Yo me dirigí a las escaleras para hacer callar las burlas y comentarios de Akira, Yoshiro y Takeshi, más que simples palabras parecían los comentaristas de algún evento deportivo.

    —Podemos ver a la gran atleta Amaya pasar por todos los obstáculos—pronuncio divertido Akira.

    —Así es, ya paso al trio de lloronas y al ogro que las hizo llorar—prosiguió Takeshi refiriéndose a Akina, Emi, Chie y Sasuke.

    — ¡Hey! Kei ya la esta alcanzando, seguro pronto le ganara a la mensa—continuo Yoshiro.

    El “inocente” comentario emitido por Yoshiro me molesto bastante, sobre todo por como la llamo.

    — ¿Cómo la llamaste? —interrogue molesto, estoy seguro de que en verdad estaba molesto, lo pude ver en sus aterradas caritas.

    No pasó mucho y salieron corriendo, no dude y me lance a su caza, no se escaparían tan fácilmente, ¡primero deberían disculparse con mi princesa! O no les aseguraría una prospera y larga vida.

    La casa nuevamente se lleno de caos, gritos, llantos y amenazas era la música que brotaba por las ventanas y puertas de la mansión.

    Era tal el caos que al inicio las criadas se ofrecieron a ayudarnos, cinco minutos después todas salieron corriendo despavoridas, y en verdad las entendía, si fuese posible yo también hubiese salido corriendo.

    De manera inesperada la puerta principal se abrió atrayendo la atención de todos.

    .-.-.-.-.-.

    Tenten

    Gritos, llantos, amenazas y demás salían de lo que siempre era una mansión por demás pacifica.

    Nos apresuramos a entrar en ese alboroto, las voces que se escuchaban eran de pequeños niños, por lo que sin dudar corrimos a la entrada. La escena que contemplaron nuestros ojos nos dejo atónitas. Parecía una guerra campal de niños contra papás.

    La sala, el recibidor y el gran salón estaban hechos un desastre total. En el piso se podía apreciar fruta aplastada, también líquidos. Los sillones tenían marcas de que alguien paso sobre ellos con zapatos.

    Todas las niñas lloraban, excepto Midori, quien parecía mataría al primero que se atravesara en su camino en cuanto su padre la soltara. Los niños corrían y gritaban sin control alguno mientras eran perseguidos por “adultos”.

    Cuando se percataron de nuestra presencia todo quedo en silencio, nadie se movía ni emitía sonido alguno.

    El repentino llanto de Amaya nos regreso a todos a la realidad, al parecer corría con un listón en la mano y al intentar correr a la puerta se atoro el listón en su pierna provocando que cayera al piso.

    No dude ni un segundo en lanzarme corriendo en su dirección. Fue una sensación rara, nunca antes la habia sentido. Mi pulso se acelero y el deseo que curarla y protegerla se apodero de mi.

    Las demás imitaron mi acción, llamaron y revisaron a cada uno de sus hijos. Ninguno tenía heridas o algo similar.

    Amaya levanto su rostro empapado de lágrimas al escuchar mi voz junto a ella. La tierna expresión de su rostro me conmovió, la levante del suelo, revise que no se hubiese hecho una herida, moretón o algo por el estilo. La alce en mis brazos e hice cosquillas hasta que emitió una risa contagiosa.

    Segundos después note que todos lo niños se encontraban tranquilos y con una enorme sonrisa en su rostro. Sentí un indescriptible calor en mi pecho, abrace fuertemente a Amaya, quien correspondió el abrazo de igual manera.

    Les pedimos una explicación de todos el caos a los “responsables padres”. No pudieron decirnos algo realmente convincente, se notaba que ni ellos mismos sabían como ocurrio todo eso.

    —Mi tío Sasuke nos grito y nos dijo que ninguna de nosotras era bella—pronuncio molesta Akina.

    El Uchiha emitió su típico monosílabo. Una pequeña risa traviesa se me escapo, cuando éramos adolescentes no decía algo que no fuera su monosílabo, Naruto, Kiba y yo siempre nos burlábamos de él por eso.

    — ¡Mi papá no me dejo darles una buena paliza a los tarados de Taro, Aoi y Kita!—exclamo sumamente molesta Midori—. Y si se lo merecían mamá—volteo a ver a Matsuri con ojos suplicantes. Matsuri la tranquilizo acariciando dulcemente su cabeza y le seguro recibirían un buen castigo.

    Las demás tomaron a sus respectivos hijos. Por separado los regañaron y animaron. Aunque Amaya no habia hecho muchas travesuras en sí, debía corregirla, después de todo era su niñera.

    —Amaya, sabes que esta mal lo que hiciste ¿cierto? —Asintió con la cabeza baja—. Entonces ¿Por qué lo hiciste? Tu papá esta muy molesto contigo.

    Levanto su rostro repentinamente al escuchar la última frase, sus labios se curvaron en señal de querer decir algo, sus opalinas orbes se crisparon, acercó sus manos a su carita e inicio a llorar.

    No dije nada, de alguna manera la escena me resultaba típica, no era la primera vez que una niña reaccionaba así, en mi trabajo me habia topado con miles de escenas similares. Coloque mi mano sobre su cabeza, levanto su rostro y le dije que no debía llorar, lo que debía hacer era ir a disculparse con su papá.

    Limpio su rostro y se dirigió a él. Los observaba desde lejos, me alegro ver una sonrisa en ambos, ya habían hecho las pases.

    Y así logramos que todo regresara a la normalidad.

    —Bien ¿Quién quiere comer algo rico? —Exclame atrayendo la atención de los demás.

    Todos los pequeños levantaron la mano emocionados. Sonreí, mi plan tendría éxito.

    —Muy bien, lo harán después de que terminen de limpiar todo el desastre que hicieron—exclame con las manos en la cintura.

    Note sus caras llenas de desilusión, eso me hizo sentir mejor, era como alimentar mi ego.

    —Yo no voy a limpiar—exclamo Aoi al cruzarse de brazos.

    —Yo tampoco.

    —Ni yo.

    —Bueno, ustedes pueden irse a comer—respondí tranquilamente—. Maribel compraste las espinacas que te encargue ¿cierto?

    Maribel, una empleada me vio confundida, claro, nunca le encargue dichas espinacas, le guiñe el ojo y entendió.

    —Claro señora, ahorita mismo las preparo.

    Pude ver las caras asqueadas de todos lo niños. En especial la del trio que se habia revelado.

    —Díganme que quieren que le añada a sus espinacas, una cebolla o dos y chile ¿cuantos? ¡Y también es importante agregarle mucho ajo! —pronunció Matsuri con una amplia sonrisa.

    El pequeño trio trago grueso, Sakura se le unió a Matsuri, cada una añadía verduras típicamente detestada por los niños, al final de sólo imaginarme la mezcla no pude evitar sentir asco. Así que podía imaginar lo que los pequeños sentirían.

    Con pasos torpes se acercaron a mi, sus rostros pálidos reflejaban el terror y nauseas que les provocaba siquiera imaginarse sentados a la mesa con un enorme plato lleno de esa mezcla; sujetaron la falda de mi vestido, mantenían sus cabezas bajas. Claro, su orgullo estaba de por medio.

    Levantaron sus rostros y con caritas suplicantes pronunciaron “déjenos ayudarles a limpiar” se notaba la desesperación en sus voces. Reí malvadamente, aunque no se percataron de ello a excepción de los demás.
    .-.-.-.-.

    ¿les gusto? ¿quejas, sugerencias? con mucho gusto las recibire

    att:himeko-chan♥
     
    Última edición: 18 Abril 2014
    • Me gusta Me gusta x 7
    • Gracioso Gracioso x 1
  10.  
    ConejitaXD

    ConejitaXD Así que.. se jodio la cosa

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2013
    Mensajes:
    75
    Puntos en trofeos:
    30
    Pluma de
    Escritora
    jajajajaja, me encanto deveras te quedo muy bueno, esta fue la parte que mas me gusto:

    —Yo no voy a limpiar—exclamo Aoi al cruzarse de brazos.

    —Yo tampoco.

    —Ni yo.

    —Bueno, ustedes pueden irse a comer—respondí tranquilamente—. Maribel compraste las espinacas que te encargue ¿cierto?

    Maribel, una empleada me vio confundida, claro, nunca le encargue dichas espinacas, le guiñe el ojo y entendió.

    —Claro señora, ahorita mismo las preparo.

    Pude ver las caras asqueadas de todos lo niños. En especial la del trio que se habia revelado.

    —Díganme que quieren que le añada a sus espinacas, una cebolla o dos y chile ¿cuantos? ¡Y también es importante agregarle mucho ajo! —pronunció Matsuri con una amplia sonrisa.

    El pequeño trio trago grueso, Sakura se le unió a Matsuri, cada una añadía verduras típicamente detestada por los niños, al final de sólo imaginarme la mezcla no pude evitar sentir asco. Así que podía imaginar lo que los pequeños sentirían.

    Con pasos torpes se acercaron a mi, sus rostros pálidos reflejaban el terror y nauseas que les provocaba siquiera imaginarse sentados a la mesa con un enorme plato lleno de esa mezcla; sujetaron la falda de mi vestido, mantenían sus cabezas bajas. Claro, su orgullo estaba de por medio.

    Levantaron sus rostros y con caritas suplicantes pronunciaron “déjenos ayudarles a limpiar” se notaba la desesperación en sus voces. Reí malvadamente, aunque no se percataron de ello a excepción de los demás.

    una sugerencia, que sea mas largo, claro si no es mucho pedir

    espero la conti con muchas ansias

    Atte: Pia Belen <3
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11.  
    Sam Rowan

    Sam Rowan ღCuentaCuentosღ

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2012
    Mensajes:
    84
    Puntos en trofeos:
    125
    Pluma de
    Escritora
    ¡Me ha encantado! La trama me a parecido mas sencilla que "Vida por vida" pero eso hizo que me gustara mas, me parece un ambiente mucho mas relajado, que Neji llamara ángel a Tenten me conmovió hasta la médula aunque debo decir me asombro mucho, Amaya me parece una niña de lo mas adorable y me fascina la relaciona que entablo con su nueva niñera, las familias de todos me parecen de lo mas cómicas morí de risa con la "Guerra campal de niños contra papás".

    En cuanto a lo técnico, solo he encontrado la falta de algunas tildes y palabras fuera de lugar nada grave.

    Espero con ansias el próximo capitulo y aprovechándome de tu amabilidad ¿Podrías avisarme cuando salga? Recién estoy volviendo a Fanficslandia y ando muy distraída.

    .....¡Nos leemos pronto!....
     
    Última edición: 24 Abril 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    DianaUchiha

    DianaUchiha I Love The Dragon's Slayer.

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Octubre 2013
    Mensajes:
    38
    Puntos en trofeos:
    41
    Pluma de
    Escritora
    Dios tienes que avisarme sobre el siguiente capítulo Por favooor te lo ruego, amo tus Fic *-*

    Atte: DianaUchiha UuU
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    himeko hyuga

    himeko hyuga Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    256
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Una niñera o ¿Algo más? [NeTen]
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    3236
    Ola a todos! muchas gracias por leer y comentar :D y mil disculpas, ahora ya tengo mi computadora lista! :3 prometo traer mas seguido la conti, quería traérselas desde antes, pero había estado ocupada con la escuela ya que acabo de presentar mi examen para la universidad! :D espero pasar
    Espero disfruten del cap. Y también se toparan una... sorpresa? no se como decirlo, pero la época no coincidirá con el clima actual (primavera-verano), pues fue un ff pensado para el invierno principalmente, aun así espero les agrade :D

    Capitulo 7

    Nuevamente volvía a sorprenderme. Su astucia para manejar a los niños era increíble, incluso había logrado doblegar al rebelde trió recién formado.

    Lo que me desconcertó por completo fue la rebeldía mostrada por Amaya, hasta ese momento nunca antes había actuado de esa manera, más que molesto estaba sorprendido. Nunca había visto esa faceta de mi pequeña, siempre lucia tranquila, callada, seria, no ruidosa o revoltosa.

    Después de que limpiaron todo el desastre que provocaron en mi casa, los niños quedaron profundamente dormidos. Sus padres se disculparon por su inapropiado comportamiento, no tuve otra alternativa que tomar ese acontecimiento como algo irrelevante, pues mi hija también participo activamente.

    Cuando la vi entrar a la casa sentí un enorme alivio. Antes de que llegara Naruto y los demás con sus hijos, la intriga no me dejaba en paz. Intente por mil medios concentrarme en algo más, pero por extraño que suene no podía, sentía una pequeña molestia que oprimía mi pecho.

    No entendía nada, ¿Por qué no podía evitar sentir rabia al imaginarla con alguien más? ¿Por qué no negaba mi relación con ella a pesar de que era una farsa? Normalmente ya hubiera negado que la castaña fuera algo de mi, entonces ¿Por qué si sólo era mi niñera? Debía pensar las cosas tranquilamente o cometería algún grave error.

    Termine de acomodar mi corbata frente al espejo, baje con mi saco en mano las escaleras dirigiéndome al comedor. Sobre la mesa se encontraban platos, cubiertos y vasos, minutos después apareció una sirvienta que sirvió la comida. Era el único ahí, me extraño no ver a mi pequeña, usualmente ya estaba ahí cantando una melodía, mientras meneaba sus pequeños pies de un lado a otro.

    — ¿Dónde están Amaya y Tenten? —interrogue seriamente.

    Escuche como la sirvienta se estremeció ante mi pregunta emitiendo un repentino chillido que calló casi al instante. Se acerco lentamente a mí, no entendía su reacción, no la iba a comer.

    —Su esposa se encuentra con la señorita Amaya, parece que amaneció enferma—pronuncio tímidamente. Entonces recordé que ella era la empelada nueva, y había confundido a Tenten con mi pareja.

    Me levante sin decir nada más, sentí escalofríos en mi espalda y mi piel se erizo. Caminaba a paso veloz, sentía una punzada en mi pecho. En una ocasión se enfermo, yo tenía trabajo y la deje sola en la mansión, las sirvientas se quedaron a cargo, sin embargo ese día llegaron invitados inesperados, por lo que nadie se acordó de ella.

    Cuando llegue visite a mi pequeña, al acércame a su cama vi su pequeño cuerpo bañado en sudor, su carita parecía un semáforo en rojo, mantenía sus parpados cerrados y su reparación era agitada. Esa vez estuve a punto de perderla para siempre.

    Cuando llegue a la habitación de mi princesa abrí de golpe la puerta, me acerque presuroso a su cama.

    Sentí un enorme alivio verla tranquilamente recostada sobre su cama, no tenia signos de fiebre ni nada por el estilo, a su lado permanecía Tenten sentada. Esa escena me hizo imaginar que éramos una familia. Su celular comenzó a vibrar sacándome de mis fantasías.

    Tomo su celular y contesto.

    —Bueno ¡Kidomaro! —la sorpresa que su voz reflejaba era enorme. Me vio de reojo, se paro de la cama e hizo una pequeña reverencia para salir corriendo de la habitación.

    Observe a mi pequeña profundamente dormida. Dirigí mi vista por donde había salido Tenten corriendo, un repentino impulso de seguirla apareció en mi, y no pude luchar contra él. Me pare justo detrás de la puerta, ya que ella se encontraba charlando en el pasillo.

    — ¡¿He?! Así que el viaje será dentro de tres meses—. Nuevamente su voz sonaba exaltada—. Yo… no. Aun no lo he pensado—. Pronuncio tristemente. Un mal presentimiento me invadió, decidí ignorarlo, tal vez era imaginación mía.

    Preste nuevamente atención a lo que ella decía.

    —Ya lo sé. Sé que allá puedo trabajar también, pero… ¡No! ¿Cómo puedes pensar eso? ¿Dónde esta la confianza que tenias en mi? Si estas dudando lo mejor será que terminemos con esto—su voz sonaba hueca, fría. Sus palabras hicieron paralizar mi cuerpo ¡¿De verdad planeaba irse?!

    —Lo siento, no estoy lista para irme. Sé que es sólo un trabajo más para ti, pero…—Su voz comenzaba sonar quebrada—. Amaya me necesita—susurro con voz quebrada.

    Después de eso colgó, yo regrese nuevamente al lado de Amaya. La observe unos instantes, luego desvié mi mirada totalmente frustrado.

    Me indico que ella se quedaría a cargo de mi princesa todo el día, que yo me fuera a trabajar tranquilamente. No dije nada y salí de ahí.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Tenten

    La repentina llamada de Kidomaro me altero bastante. Su voz se escuchaba sumamente alegre, me dijo que el viaje a Inglaterra se adelantaría y se realizaría a principios de Enero.

    Me pidió preparara mis maletas y dejara mi trabajo. La forma tan fría en que me dijo eso me desalentó, pensé que entendía lo importante que era para mi mí trabajo. La idea de dejar a Amaya destrozo mi corazón y más el no volver a ver a Neji.

    No lograba entender por que si era un trabajo más en mi carrera, una parte de mí, el noventa y nueve punto nueve por cierto se rehusaba a la idea de abandonarlos ¿Qué tenían ellos dos, Amaya y Neji que los demás no tuvieran?

    No supe como salieron las palabras que le dije “Si estas dudando lo mejor será que terminemos con esto” me di cuenta de que muy en el fondo de mi anhelaba eso, pero ¿Desde cuando? Nunca había sentido la necesidad de dejarlo. No deje que me contestara y le colgué.

    Entre en la habitación de Amaya, me percate de que Neji lucia molesto, pensé que me despediría, claro su tesoro se había enfermado y yo no pude prevenirlo. Le dije que me haría cargo de Amaya, se podía marchar a trabajar tranquilamente.

    No puso oposición y se retiro. La habitación quedo en silencio, sólo se percibía la débil respiración de Amaya. Quince minutos después llego el doctor, me informo que sólo era un simple resfriado le receto unas pastillas y jarabe, también dio indicaciones de que permaneciera en reposo todo el día.

    Cuando se retiro le agradecí con una reverencia. Amaya permanecía oculta entre sus sabanas y no veía la necesidad de quedarme ahí, sí lo único que haría seria verla dormir. Me dirigí cautelosa a la puerta, no quería despertarla o alarmarla.

    — ¡Espera! —exclamo, me gire sorprendida. Mantenía una de sus manos estirada en mi dirección como si quisiera atraparme—No… No te vayas…

    Yo sonreí instintivamente, camine hasta ella, la metí nuevamente en su cama. Me veía sorprendida, esperando una respuesta, no me quedaría con ella; era tiempo de comenzar a distanciarme. Sólo iría a la hora de sus medicinas y darle un chequeo general.

    Cuando me iba a retirar con sus pequeñas manos atrapo la mía impidiéndome avanzar. Gire aparentando molestia, cosa que no funciono. Ella curvo sus labios y de la nada sus mejillas se empaparon de llanto.

    —No me dejes, no me dejes—suplico, eso me sacudió de pies a cabeza—. Yo te quiero. Si estas enojada conmigo dime porque y me disculpare, pero no seas así conmigo.

    Sus tiernas e inocentes palabras conjugadas con su cristalino llanto hizo estremecer todo mi ser, sentirme pequeñita, la persona más repugnante del mundo ¿Cómo era capaz de hacerle eso a una niña?

    Un sentimiento cálido hacia ella había brotado en mí desde hace poco tiempo. La envolví en un tierno abrazo, ella se aferro a mí con sus pequeñas manos.

    —Recuerda que siempre estaré para ti—le susurre al oído—. ¿Quieres jugar a algo?

    Ella levanto su rostro con una tierna sonrisa surcando sus labios, asintió con la cabeza al tiempo en que limpiaba sus perladas robes.

    Yo sonreí divertida y ella parecía coincidir conmigo.

    Durante todo el día hasta la tarde nos la pasamos jugando, yo le enseñaba canciones que involucraban las vocales, números, abecedario, etc. Si ella lograba decirlas más rápido que yo ganaba. Me sorprendió la rapidez con que las memorizo y la agilidad que tenían al hablar, no se trababa ni nada por el estilo.

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-

    Neji

    Todo el día me la pase pensando en mi pequeña, confiaba en Tenten, pero… no podía evitar sentirme preocupado. Lee me llamo varias veces la atención, cosa realmente rara, al verme tan intranquilo y distraído me pidió me retirara, él se encargaría de lo demás por ese día.

    No puse objeción, tome mi saco y me marche. Ese día no fui a comer a la casa. Cuando llegue a la mansión lo primero que hice fue dirigirme a la habitación de mi princesa, seguro estaría hirviendo en fiebre o en un estado de rotunda debilidad, cada que imaginaba como estaría la desesperación crecía en mi.

    Toque la perilla de su puerta, entonces pare en seco. Podía percibir sus risas y no sólo las de ella, sino también las de Tenten. Entre en la habitación llevándome una sorpresa.

    Amaya se encontraba sobre su cama sentada, llevaba su pijama puesta, Tenten se encontraba en una silla junto a ella e igual que mi hija reía ampliamente entre cánticos. Las canciones me parecieron sosas, ¿A quién le divertía cantar las vocales o el abecedario? Aunque claro, para mi pequeña era algo nuevo y tal vez, hasta divertido.

    En cuanto me vio, bajo de la cama de un salto, corría tan veloz como siempre. La recibí en mis brazos y bese su frente realmente aliviado de no verla sufrir. Frente a una silla de pie pude ver a mi ángel sonriéndome como siempre. Me acerque a ella con Amaya en brazos, me incline un poco, justo hasta su oído y le susurre un: gracias.

    Ella me respondió un “sólo hago mi trabajo” y se dirigió a la puerta, desapareciendo de nuestra vista. De alguna manera me dolieron sus palabras, era cierto que era su trabajo, pero ¿Por qué actuar tan fríamente? Ese agradecimiento se lo daba de corazón. Yo había anhelado decirle esa palabra.

    Intente no tomarle gran importancia. Podrían ser imaginaciones mías, pude notar la cara de insatisfacción en mi pequeña, claro no quería que su querida niñera se marchara, y sinceramente yo tampoco.

    Le pedí me platicara lo que había hecho en el día.

    — ¿Y sabes que es lo mejor papá? —yo la vi indicándole continuara—. ¡Qué pronto será navidad! Y ella prometió pasarla con nosotros—. Exclamo emocionada al saltar por toda la habitación. Era claro que la alegría la embargaba.

    Mi corazón palpito aceleradamente, y una amplia sonrisa surco mi rostro.

    — ¡Estas sonriendo papi! Mira, tienes una enorme sonrisa como la mía—pronuncio sumamente sorprendida y contenta al señalar mi rostro, de pronto bajo rápidamente su mano—. No debo señalar a la gente, Tenten me dijo que es de mala educación—se reprendió a si misma casi en susurro.

    No pude evitar soltar una carcajada ante ese comentario tan inocente. Ella comenzó a reír junto a mí, pocas veces era capaz de reírme tan libremente. De pequeño siempre fui tranquilo y una tierna sonrisa adornaba mi rostro, conforme fui creciendo me di cuenta de la triste realidad que me rodeaba, tantos conflictos entre mis padres y los de mi prima me destruyeron internamente. Perdí por completo el rumbo.

    Todas las noches me iba a antros y discos, terminaba en la cama con una mujer que jamás volvía a ver en mi vida. La única excepción fue la mamá de Amaya, a ella la conocí de otra manera. Convertirme de un momento a otro en padre soltero cambio mi vida por completo.

    Al principio no quería a Amaya, la sentía como un estorbo, mas poco a poco con su inocencia se convirtió en la primer mujer en conquistar mi corazón. Ella me hizo sonreír de nuevo por muy poco que fuera, pero ya no es la única. Hay otra mujer capaz de hacerme reír, de cambiar mi ánimo y hacerme sentir bien por dentro.

    — ¿Estas segura de que pasara la navidad con nosotros? —cuestione intrigado.

    —Sí, aunque papi—agacho su cabeza como si lo que fuese a pronunciar le apenara y decepcionara a la vez—. No tenemos adornos navideños.

    La mire sorprendido, al principio dudoso, sin embargo era cierto, muy cierto. No acostumbraba a llenar mi casa de adornos inecesarios, ni siquiera ponía un arbolito de navidad. Mi casa lucia triste, vacía, fría y desolada en esas fechas. En navidad todos mis empleados se iban a visitar a sus familias, a la única que no dejaba ir era a la cocinera, ya que era quien me prepararía la cena y alimentos que consumiría.

    Me incorpore y dirigí a la puerta.

    — ¿A dónde vas papi?

    Gire un poco la cabeza y sonreí de lado.

    —No tardo—fue todo lo que dije al salir de su habitación.

    .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Tenten

    Permanecía recargada sobre la mesa del escritorio que había en mi habitación, no podía creer lo estúpida que fui ¿Por qué salí de la habitación como una vil cobarde? Cuando me dijo “Gracias” sentí mi corazón latir a mil por hora, mis piernas flaquearon por tenerlo tan cerca, pude sentir su fragancia, aun podía sentirlo a mi lado.

    Ligeros golpes sobre mi puerta atrajeron mi atención, me levante con pesadez ¿Quién se atrevía a interrumpirme cuando estaba filosofando? Abrí la puerta encontrándome con Neji, por reflejo retrocedí. En su rostro poseía una sonrisa arrogante.

    — ¿Puedo pasar? —me pregunto.

    Yo asentí, haciéndome a un lado, se adentro en mi habitación. Observando cada rincón, por momentos pensé que me despediría o estaría enojado conmigo.

    — ¿Se le ofrece algo? —interrogue sumamente nerviosa.

    —Ahora que lo noto, usted tiene algunos adornos navideños en su habitación—pronuncio aun revisando mi habitación.

    —Si le molestan, los quitare en seguida—respondí al encaminarme a ellos.

    —No es necesario, sabes ¿No crees que es injusto que tu seas la única en toda la casa con adornos?

    No lograba comprender lo que quería decirme, era muy confuso ¿Quería o no que quitara los adornos?

    — ¿Y porque no decora entonces la casa? —interrogue alzando la ceja.

    Cuando me di cuenta de lo atrevida que había sido era demasiado tarde, hable sin pensar.

    —Buena pregunta, pues porque no tengo adornos navideños.

    —Entonces debería comprarlos, sabe están de oferta en Konoha center y son muy bonitos.

    —Bien, es ese caso ¿Nos acompañarías a comprarlos? No tengo ni idea sobre eso y dudo que Amaya la tenga.

    Sus palabras me sonaron tan sinceras, me golpee la cabeza mentalmente ¡Era una idiota! ¿Cómo se me ocurría pensar en que me despediría? Me relaje totalmente ante su petición, sentía mi cuerpo totalmente ligero.

    —Claro, ¿Ahora mismo?

    Él asintió y una sonrisa de lado surco su rostro. Amaba verlo sonreír de esa manera, se dio la media vuelta y se dirigió a la habitación de Amaya, escuchar el estruendoso grito de Amaya hizo que reaccionara.

    Inmediatamente revise mi closet, necesitaba ropa cálida, el frió de esa época calaba hasta los huesos. Me puse unos jeans, unas botas que me llegaban debajo de la rodilla, una blusa tejida de cuello de tortuga y una abrigadora chamarra.

    Inmediatamente salí corriendo a la habitación de Amaya, su vestimenta era muy similar a la mía, jeans, botas, chamarra y además guantes, un colorido gorro y una bufanda cubría su cuello, debía estar bien abrigada. No me perdonaría si se volvía a enfermar por un descuido mío. A petición de ella nos peinamos igual: con dos trenzas.

    Bajamos las escaleras apresuradas, Neji nos esperaba al pie de las escaleras como siempre. Sonreímos al verlo, los tres nos dirigimos al auto, el chofer no iría con nosotros.

    Me sorprendí de que Neji no supiera donde quedaba Konoha center, mediante mis instrucciones llegamos hasta ahí. Al bajar del auto muchas miradas se posaron sobre nosotros, claro el auto en que íbamos era realmente lujoso.

    Al entrar se podía respirar el aire navideño por todas partes. Amaya ahogo su grito de emoción tapándose la boca y sin previo aviso salió corriendo, como su niñera salí tras ella ¿Qué haría si se llegaba a perder?

    Cuando la alcance la contemple de pie frente a los arboles navideños que se exhibían, sus orbes plateadas brillaban llenas de ilusión y su rostro tenia una enorme sonrisa. Me acerque a ella con cautela, se giro hacia mi y sus pequeños ojos se crisparon.

    — ¿Por qué lloras?

    —Es la primera vez que voy a tener un árbol de navidad, siempre había soñado con este día.

    — ¿Ya sabes cual quieres? —intervino Neji.

    — ¡Si! —respondió emocionada—. Ese—señalo el árbol mas grande que había en la tienda.

    —Pues ese tendremos—afirmo su padre.

    —Bien, pero aun faltan las esferas—añadí—. Ellos solo asintieron.

    De la mano de Amaya partí en busca de las esferas, mientras Neji se quedaba arreglando lo necesario para adquirir el árbol. Cuando pasamos por las lucecitas navideñas se quedo mirándolas embelesada, prácticamente ella escogió todo. He de admitir que me divertí bastante esa ocasión, fue algo… mágico.

    Recordé cuando iba de compras con mis papás y mis hermanos, cuando aun éramos una familia. Cuando reía y cantaba sin cesar, cuando en mi pequeño mundo no había preocupaciones.

    Yo escogí una hermosa corona para colocar en la puerta, con ayuda deNeji escarcha, cortinas y otros adornos. Al final llevábamos un carrito lleno de adornos y cosas navideñas. Una señora se nos acerco curiosa.

    —Vaya, se ve que se quieren mucho. Su niña esta preciosa—alago una señora ya grande, se inclino para observar mejor a Amaya—. Tienes unos ojos muy bellos, seguramente son como los de tu papá.

    Simplemente le sonreí, hasta que minutos después analice lo dicho por la señora ¡Amaya no era mi hija! Mi cuerpo se estremeció bruscamente.

    —Muchas gracias señora, mi mami también es muy linda—respondió Amaya con una sonrisa.

    —No, espere señora. Ella no es…—intente aclarar todo, mas en ese momento un grito llamo la atención de la señora y se marcho con esa idea en la cabeza.

    Neji llego minutos más tarde, note su cara de sorpresa al ver el carrito desbordarse de adornos. Amaya se acerco a él, lo sujeto de la mano y lo llevo corriendo a uno de los enormes pasillos.

    Los seguí con una sonrisa.


    ***
    ¿Les gusto?

    ¿Hubo parte favorita?

    ¿Tenten se ira? ¿Qué sucederá con Kidomaro?

    ¡De compras en Konoha center! ¿Sera una blanca navidad?

    ¿Decepcionados por el ambiente navideño? Espero que no

    ¿Qué esperan para el sig cap?


    att:Himeko-chan♥
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  14.  
    ConejitaXD

    ConejitaXD Así que.. se jodio la cosa

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2013
    Mensajes:
    75
    Puntos en trofeos:
    30
    Pluma de
    Escritora
    ¿Les gusto?
    Me encanto deveras, jejejje stoy acostumbrada decir eso u.uU

    ¿Hubo parte favorita?
    Si, cuando Tenten y Amaya actuaron como verdaderas mama y hija

    ¿Tenten se ira? ¿Qué sucederá con Kidomaro?
    Noo!!!!, no se no me importa ¬¬

    ¡De compras en Konoha center! ¿Sera una blanca navidad?
    Claro que si espero n.nU

    ¿Decepcionados por el ambiente navideño? Espero que no
    No en realidad, me gusto tu idea :D

    ¿Qué esperan para el sig cap?
    Que Tenten no se valla y se quede con los Hyugas, y que la pasen requetecontra bien!! :D

    espero la conti con muchas ansias

    Atte: Pia Belen
     
    Última edición: 17 Junio 2014
    • Me gusta Me gusta x 2
  15.  
    DianaUchiha

    DianaUchiha I Love The Dragon's Slayer.

    Tauro
    Miembro desde:
    13 Octubre 2013
    Mensajes:
    38
    Puntos en trofeos:
    41
    Pluma de
    Escritora
    ¿Les gusto?
    R= Obvio que siiii es hermoso *-*
    ¿Hubo parte favorita?
    R= Shiii, cuando dice que Amaya era la primera mujer que robó su corazón, pero ya no era la única... *-* <3
    ¿Tenteb se ira?¿Que sucederá con Kidomaro?
    R= Noo, no se puede ir *m*, me muero si hace eso. Y pues, lo va a cortar, espero que si, no tengo nada contra el chico, pero no hace pareja con Tenten jiji
    ¡De compras en Konoha Center!¿Será una blanca Navidad?
    R= Shiiiii, blanca y hermosa navidad :3 :D
    ¿Decepcionados por el ambiente navideño?
    R= Nop, lo hace tierno :3
    ¿Qué esperan para el siguiente cap?
    R= Que den un paso más grande entre ellos *u*, seria genial y emocionante jiji y un chula navidad :D

    Bueno espero y me avises de nuevo :3
    Suerte, sigue así.
    Chao y besos :*

    Atte: DianaUchiha<3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    YuseiFudo

    YuseiFudo Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    22 Abril 2013
    Mensajes:
    51
    Puntos en trofeos:
    86
    Pluma de
    Escritor
    les gusto? pues cada vez te va quedando mejor, la historia- como siempre te sale- es bastante kawaii y tierna

    hubo parte favorita? por el momento en este capitulo estoy algo indeciso pero me gusto la ultima parte en la que fueron de compras

    tenten se irá? sería triste si eso sucediera que sucederá con Kidomaro? pues, me vale lo que le suceda a él

    de compras en Konoha center! será una blanca navidad? ojala sea así :3

    decepcionados con el ambiente navideño? pues, por una casa fría y con un aspecto algo lúgubre es un avance poner un árbol de navidad no crees?

    que esperas para el siguiente capitulo? pues que me sorprendas con tu creatividad cada vez mas
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  17.  
    Sam Rowan

    Sam Rowan ღCuentaCuentosღ

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2012
    Mensajes:
    84
    Puntos en trofeos:
    125
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola querida!

    Lamento la (horrorosa) tardanza, he intentado estar mas activa pero mi salud ha vuelto a decaer y me a sido imposible.

    Sobre tus preguntas:

    ¡Claro que me gusto! De hecho ya esperaba con ansias la continuación. Tuve en particular dos partes que me encantaron la primera es cuando Neji le susurra ese "Gracias" tan cargado de emociones a Tenten y la segunda cuando la señora confunde a Amaya y a Tenten con madre e hija, ya ni mencionamos cuando Amaya le dio la razón*-*
    Realmente no creo que Tenten se vaya del lado de Amaya mucho menos del de Neji, pero tampoco creo que termine su relación tan fácilmente.
    No me decepciona el ambiente navideño, mucho menos me molesta. Todo tiene su función y en el caso de este es darle hilo y forma al espacio tiempo de la historia.
    Espero que en el próximo capitulo se pueda ver que pasara con Tenten, pero como los escritores vivimos para mortificar a nuestros lectores supongo que puedes sorprendernos con otra cosa.

    Por mi parte eso es todo, que pases un lindo día.

    ¡...Nos leemos pronto!
     
  18.  
    Scarlet Liaison

    Scarlet Liaison Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    27 Junio 2014
    Mensajes:
    64
    Puntos en trofeos:
    115
    Pluma de
    Escritora
    NOOOOOO!!!!!!!! T^T

    Me dejaste con la intriga me gusto mucho tu fic espero lo continues rapido y me avises la conti! ^^
    Bay Bay!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    himeko hyuga

    himeko hyuga Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Marzo 2010
    Mensajes:
    256
    Puntos en trofeos:
    246
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Una niñera o ¿Algo más? [NeTen]
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2424
    Ola! aqui les traigo la conti Saku Haruno bienvenida a mi ff y gracias por leer :D Esta vez espero no haber tardado mucho jeje ^^U

    Que creen? entre a la universidad! fui aceptada! :D aunque no podre ir por razones de causa mayor me alegro saber que tengo esa capacidad :)

    Capitulo 8

    Llegamos a la mansión y bajamos del auto. Mi pequeña saltaba sin cesar al rededor del auto que se encontraba lleno de adornos y cosas que regularmente considero innecesarias.

    Abri la cajuela desbordándose al instante sobre el asfalto. Los empleados se acercaron a ayudarnos, en poco tiempo metimos todo dentro de la mansión. Comenzamos a sacar los adornos de sus empaques, Tenten y Amaya lucían unas sonrisas radiantes, diez minutos después de nuestra llegada un camión dejo en nuestra puerta el pino de navidad.

    Amaya saco de su envoltura las esferas, luces y demás adornos que llevaba el árbol. Ella y mi ángel se encargaron de escoger los lugares en que irían las cosas.

    Las veía charlar entretenidamente, una vaga imagen de Amaya y su madre en una situación así vino a mi mente, mas cerré los ojos intentando olvidar esa idea, su madre biológica nunca haría algo así. Era una desalmada.

    Sonreí ligeramente, me sentía feliz de como habia criado a mi hija yo solo, era mi mayor tesoro y agradecía que su madre no estuviera.

    — ¿Te piensas quedar ahí parado? —me interrogo una dulce voz femenina.

    —Sí papi, no es justo que sólo nosotras lo hagamos—protesto Amaya divertida.

    Cerré mis ojos nuevamente y me acerque a ellas. No tenia ningún caso poner resistencia, tarde o temprano acabaría decorando con ellas. Los criados se acercaron a ayudarnos, después de todo era una enorme mansión, para ser decorada por tres personas, como nunca antes las risas y calidez reinaron en la casa. Todos disfrutaban el decorar.

    Terminamos después de varias horas de ardua labor decorativa, los tres nos tiramos en medio de la sala a descansar y observar el trabajo final. Una sonrisa pintaba nuestro rosto, el árbol lucía majestuoso, brillaba con fuerza.

    Mi pequeña balbuceaba débilmente y tallaba constantemente sus ojos, Tenten se acerco de inmediato.

    —Ya tienes sueño, te llevare a tu cama.

    —No aun no, sólo que mis ojos no se pueden quedar abiertos—respondió emitiendo un enorme bostezo.

    Mi ángel sonrió y la tomo entre sus brazos, emprendiendo su camino a las escaleras, yo no pude hacer otra cosa que observarla desde lejos.

    Minutos más tarde bajo y me comunico que Amaya ya estaba dormida y ella se retiraba a su habitación.

    —Espera—pedí al levantarme.

    Ella se detuvo y volteo a verme.

    —¿Es cierto que pasaras la navidad con nosotros? Amaya me lo dijo—cuestione esperando una respuesta afirmativa.

    Vi contraer su cuerpo sorprendida y apenada.

    —Sobre eso señor, yo… pues, yo lo dije sin pensar, per…

    Sonreí al ver su reacción, lucía encantadora.

    —Porque nos harías un gran honor—intervine contento.

    —Pero señor, usted debe tener sus planes y yo sólo seré un es…

    —Una agradable compañía para un solitario padre y su hija ¿Aceptas?

    Su cara consternada cambio poco a poco conforme una cálida sonrisa aparecía en su rostro.

    —Gracias señor.

    Sonreí como un estúpido, eso era un sí. Ella estaría con nosotros en Navidad. Se giro y marcho casi corriendo a su habitación.

    Me deje caer de nuevo al suelo, me sentía como un mocoso enamorado por primera vez, y sí, tal vez eso era, estaba enamorado por primera vez… por primera vez…

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Tenten

    Decorar la casa con los Hyuga fue una delicia, me divertí bastante, como una chiquilla. Al terminar nos tiramos en el suelo de la sala sobre un tapete, Amaya se caía de sueño por lo que la lleve a su habitación, esa vez no fue necesario que le cantara una canción de cuna, pues cayó rendida al tocar la comodidad de su cama.

    Baje a avisarle a Neji que su hija descansaba en los brazos de Morfeo y yo pronto le haría compañía, me pregunto si pasaría la navidad con ellos.

    Que Amaya le hubiera dicho hizo que me apenara, era algo que dije sin pensar en absoluto, sólo dije lo que deseaba mi corazón.

    Intente disculparme por mi inapropiada conducta y él… me dijo sería un honor que yo hiciera eso, sus palabras tan simples alborotaron todo mi interior. Mis piernas temblaron, el corazón se me saldría pronto.

    —Gracias señor —pronuncie para salir corriendo.

    Al estar en el segundo piso volteé a verlo, parecía un chiquillo tirado en medio de la sala, un chiquillo enamorado, veía fijamente el blanco techo y una sonrisa surcaba sus labios.

    Entre a mi habitación cerrando la puerta tras de mi, mi respiración estaba agitada. De un salto me lance sobre la cama, enterré la cara en las almohadas, pasaría la Navidad con Neji y Amaya.

    Me gire sobre la cama, fije mi vista en el pálido techo. El cariño que había desarrollado por Amaya y su padre no entraba en el ramo profesional, cada vez crecía más y más, ya habían pasado mínimo cuatro meses desde que entre a trabajar a esa casa.

    Lo que sentía por ellos dos era algo puro, de eso no había duda, pero yo no podía ni debía albergar esos sentimientos. Estaba ahí por trabajo, no por otras razones.

    A mi mente vino la vaga imagen de Kidomaro, debía terminar con él, no por que tuviera intenciones de llegar a algo con Neji, sino porque lo estaba engañando a él y a mi misma. Esa relación no llegaría a ningún lado, debía buscar algo más.

    Después vino la imagen y voz del genio que tenía cautivado mi corazón, siempre era amable conmigo ¿Acaso correspondía mis sentimientos? Me sonroje de imaginarlo y me reprendí ¡por supuesto que no! Sólo era la niñera de su hija, a eso se debía su amabilidad…

    Intente convencerme a mi misma de esa idea, lo cual no resulto, a los pocos segundos me asaltaba la idea de que esos sentimientos podrían ser mutuos.

    Finalmente me quede dormida divagando en mi mundo.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

    Neji

    La festividad a la que todos llamaban Navidad se acercaba con gran rapidez, los días se me iban como agua o tal vez sólo era el deseo de que pasaran rápido.

    Tenten me sugirió que le comprara un regalo de Navidad a mi hija, lo que se me hizo muy elocuente. Ajuste mi corbata y salí de mi habitación rumbo a la de Amaya.

    Abrí la puerta con sigilo y me adentre en ella, mi pequeña apenas se despertaba de su profundo sueño.

    —Papi… ¿Qué haces aquí? —me preguntó tallándose sus ojitos.

    —Vine a preguntarte algo.

    Me acerque a su cama, sentándome al borde.

    —¿Qué te gustaría para Navidad?

    —¿Te refieres a un regalo de Navidad? —interrogo entusiasmada, sus pequeño ojitos plateados brillaban con intensidad.

    Asentí con la cabeza, entendía a lo que me refería.

    —¡Una mamá! —exclamo apuntando en dirección a la puerta.

    Me tomo por sorpresa dicha respuesta.

    —¿Una mamá? —cuestione arqueando una ceja.

    —Exacto, pero no cualquiera—Negó muy orgullosa con una mano en la cintura y con la otra moviendo su dedo índice, me hizo una señal de que me acercara a ella, me acerque y ella coloco sus pequeños labios a una corta distancia de mi oído—. Quiero a…

    Lo que me susurro me dejo atónito, con los ojos abiertos y la cara tan roja como un semáforo.

    —Yo sé que tú puedes papi—me animo con una sonrisa.

    —¿Pero que cosas dices? —respondí avergonzado.

    —Luces lindo cuando te sonrojas, papi—pronunció burlescamente.

    Apenas abrí mis labios y la puerta de su habitación se abrió dejando ver una silueta femenina.

    —¿Ya estas despierta Amaya? Pensé que aun estarías dormida.

    —Me acabo de despertar—respondió mi pequeña al saltar sobre su cama.

    La vi bastante arreglada ¿Acaso saldría? Fruncí el ceño, ese no era su día de descanso y por supuesto que no se lo daría, la necesitaba, no sé para que, pero la necesitaba… entonces me di cuenta de lo egoísta que era.

    Amaya salto de la cama y corrió hasta ella con una enorme sonrisa, la sujeto de la mano y se coloco a un lado suyo.

    —Vamos a ir de compras—pronunció mi hija tranquilizándome.

    —Espero que se diviertan.

    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    Me desperté después de una agobiante noche en la que no pude librarme del Hyuga y Amaya sin olvidar a Kidomaro.

    Me arregle para salir con Amaya como le había prometido, necesitábamos una ropa nueva y un atuendo especial para navidad. Salí de mi habitación rumbo a la de Amaya cuando me detuvo María la cocinera.

    Observe la dificultad con la que subía las escaleras, estaba cansada.

    —¿El señor aun no le ha comentado que van a cenar el veinticuatro? Tengo que ir de compras con tiempo.

    —No, pero no se preocupe yo me encargo de preguntarle.

    —Mil gracias mi niña, eres un pan de dios como la señora Hinata.

    —Por supuesto que no, que cosas dice—respondí apenada.

    Me sonrió y se dio la media vuelta para bajar las escaleras que hace poco había subido.

    —Si bien he dicho que el señor Hyuga no tiene malos gustos—pronuncio divertida para si misma.

    Sus palabras retumbaban en mi cabeza logrando obtener un sonrojo comparable a un jitomate. Camine hasta la puerta de Amaya encontrándola entreabierta, la empuje y salude a los presentes ahí.

    —¿Ya estas despierta Amaya? Pensé que aun estarías dormida.

    —Me acabo de despertar—me respondió al saltar sobre su cama.

    Se bajo corriendo y llego a mi lado sujetando mi mano con emoción.

    —Vamos a ir de compras—pronunció con una amplia sonrisa.

    —Espero que se diviertan—respondió Neji emitiendo una nítida sonrisa.

    Se despidió de nosotras, pues tenía trabajo por hacer.

    La metí al baño, debía ducharse. Al terminar la envolví en una gran toalla amarilla cargándola hasta su cama y la seque con calma y cariño, cepille su cabello y peine con una diadema a juego con un hermoso vestido de flores: amarillo con blanco y holanes de mangas abombochadas. Unas medias blancas, zapatitos rojos y un chaleco con bufanda a juego.

    Almorzamos y nos retiramos al centro comercial.

    Visitamos muchas tiendas probándonos ropa, accesorios, modelando, riendo y jugando tal como lo harían madre e hija.

    Agotadas decidimos sentarnos a descansar y tomar un delicioso helado, ahí había un área de juegos a la que Amaya no se pudo resistir y salió corriendo dejándome con su bebida y las bolsas de compras.

    Sonreí de verla tan animada.

    —Que madre tan encantadora—pronuncio una voz burlesca a mis espaldas.

    Cerré los ojos y suspire, estaba acabada.

    —¿Qué haces aquí Ino?

    —¿No puedo venir de compras con mis pequeños retoños? —cuestiono ofendida.

    Recorrió una de las sillas para sentarse, luego alzo su mano agitándola constantemente con una sonrisa.

    —¿Qué haces?

    —Llamando a las demás chicas.

    —¿Las demás también están aquí? —me inquiete demasiado sólo al pensarlo, si con Ino me bastaba y sobraba, ahora con las demás…

    —Sí ¿Por qué? ¿Acaso no pueden…?

    —Sí, sí ya entendí—interrumpí con fastidio.

    En menos de tres minutos mi mesa estaba llena con mis amigas, habían ido de compras navideñas con sus hijos, y al igual que Amaya los pequeños se divertían en los juegos.

    Conversamos sobre nuestros planes para navidad. Los regalos que por supuesto no podían faltar, sin embargo ninguna estaba muy feliz con la fecha.

    —El vago de mi esposo no quiere preparar la cena—bufo Temari apoyando su codo sobre la mesa.

    —Itachi pasara la navidad en Europa con su esposa e hijos. Sasuke esta pensando en seguirlo y yo no quiero, fuimos el año pasado, hace mucho no la pasamos aquí—se quejo Sakura.

    —Bueno al menos ustedes tienes opciones—intervino Matsuri con un semblante deprimente—. Gaara quiere ir de excursión a un desierto ¡En navidad! El clima es extremo…

    —Jajaja te compadezco, yo… Sai quie… ¡No tenemos planes! —exclamo alarmada la Yamanaka, era inaudito eso, incluso para nosotras sus amigas.

    —Tranquila Ino, Suiguetsu y yo estamos en las mimas—bufo desanimada Karin—. ¿Tú que tienes planeado Tenten?

    Trague grueso, una de las preguntas más temidas había llegado. Por mi reacción todas voltearon a verme con curiosidad.

    Intente hablar, al inicio balbuceaba tonterías sin sentido.

    —Yo… pasare la navidad con Amaya y Neji—susurre apenada.

    El estruendoso grito emitido por ellas nos convirtió en el centro de atención del lugar, todos nos veían extrañados cosa que les importo un pepino a mis queridas amigas.

    Me cuestionaron hasta el cansancio sobre mi relación con Neji y Kidomaro, incluso Hinata llego a decirme que ella nos daría su aprobación a mí y a Neji y que seguro le encantaría a Amaya tenerme de mamá.

    El llanto de un pequeño término con nuestra conversación, Kei y Kumiko se acercaban a nosotras. Kumiko lloraba y enormes lágrimas brotaban de sus preciosas orbes jade y Kei permanecía a su lado con sus igualmente ojos verdes, sólo que en el aun no hacia presencia el llanto.

    Sakura se acerco a ellos con tranquilidad.

    —¿Qué sucedió? ¿Por qué lloran? —interrogo dulcemente. Recordé cuando ella laboraba como niñera junto a mi, aun no perdía su toque.

    —Un niño me jalo del cabello—pronuncio Kumiko sujetando unas pocas hebras de su rosado cabello.

    —Y yo le pegue por eso mami, pero luego le hablo a más de sus amigos y eran más grandes, pero Aoi, Shiro, Taro, Kita, Akira y Yoshiro me ayudaron—respondió seriamente.

    —¿Y entonces porque parece que vas a llorar?

    —¡No estoy llorando! —se defendió ofendido—. Sólo… ¡Tienen raptadas a las demás niñas en los juegos! y sólo pude rescatar a Kumiko—se veía decepcionado—. Me voy, tengo que ayudarle a los demás—dijo al salir corriendo.



    ***
    Espero que les guste el cap :) aquí les dejos unas preguntitas, recuerden que son opcionales

    ¿Les gusto?
    ¿Hubo parte favorita?
    ¿Tenten se terminara realmente con Kidomaro?
    ¿Neji enamorado por primera vez? ¿Tente es correspondida o sólo su imaginación?
    ¿El genio podrá conseguir el regalo de Amaya?
    ¿Pequeños rufianes en el centro comercial? (de nuevo traigo a los pequeños :D )
    ¿Qué esperan para el sig cap?

    Espero que estén bien! cuídense mucho! y comenten por favor! :D


    att:Himeko-chan♥
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  20.  
    ConejitaXD

    ConejitaXD Así que.. se jodio la cosa

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2013
    Mensajes:
    75
    Puntos en trofeos:
    30
    Pluma de
    Escritora
    ¿Les gusto?
    me ecanto, mucho :D
    ¿Hubo parte favorita?
    la parte en cuando tenten siente los mismo que Neji, solo que los dos no se dan cuentan :)
    ¿Tenten se terminara realmente con Kidomaro?
    siiiiiiiiiiiiiiii, que se pudra
    ¿Neji enamorado por primera vez? ¿Tente es correspondida o sólo su imaginación?
    Siiii, no es la realidad
    ¿El genio podrá conseguir el regalo de Amaya?
    Claro que siiii :D me encantaria,
    ¿Pequeños rufianes en el centro comercial? (de nuevo traigo a los pequeños :D )
    Siii, malditosss XD se han robado a las princesa
    ¿Qué esperan para el sig cap?
    Me gustaria que cuando ya son las 12 de la noche Neji le de un beso a Tenten y esta le corresponda dciendole que lo ama y este tambien....

    Espero la conti con muchas ansias :D

    Atte: Pia Belen<3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - niñera [NeTen]
  1. Rein
    Respuestas:
    7
    Vistas:
    518
  2. Lucinda Prince
    Respuestas:
    39
    Vistas:
    2,658

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso