Good Omens Una Navidad para recordar [Good Omens]

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por Themis, 15 Diciembre 2019.

  1.  
    Themis

    Themis Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2019
    Mensajes:
    32
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Una Navidad para recordar [Good Omens]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    820
    ******
    Título:
    Una Navidad para recordar

    Fandom: Good Omens

    Ship: Aziraphale/Crowley

    Resumen: El mundo no ha terminado y nuestro pareja celestial favorita celebra sus primeras Navidades juntos. [Humor/Crack!Fic]

    ******

    Aziraphale sabía perfectamente que Jesús no había nacido en Nochebuena. Ahora, no le preguntes en qué día había nacido exactamente porque, si bien le había tocado mantener un ojo avizor sobre sus padres, lo cierto es que lo único que el ángel recordaba era que el nacimiento había tenido lugar en algún momento de la primavera.

    Sin embargo, amaba las celebraciones navideñas, por lo que no dudó ni un momento en ponerse a preparar un tronco de navidad para la ocasión, entusiasmado con comer uno de sus dulces favoritos. Sí, sí, podía prepararlo cualquier otro día, pero él era de la opinión de que ciertas cosas debían de ser disfrutadas en su correspondiente época del año.

    La música sonaba mientras el ángel preparaba el chocolate en el microondas, calentándolo y removiéndolo con cuidado para que no se le quemara. Este año tocaba una mezcla de villancicos franceses y noruegos, con algún que otro canto gregoriano en latín para amenizar el ambiente.

    –¿Por qué el abeto está de vuelta en su maceta?–preguntó una voz tras de él.

    Aziraphale se giró hacia Crowley sin dejar de revolver el chocolate medio derretido. El demonio estaba vestido simplemente con una toalla alrededor de su cintura, con su pelo rojo mojado. Si bien no necesitaban comer o ducharse, tanto Aziraphale y Crowley opinaban que la gracia de la vida está en los pequeños placeres.

    –Vas a poner el suelo perdido con toda esa agua, Crowley–comentó antes de darse media vuelta para volver a meter el bol con chocolate en el microondas. Sintió el poder del demonio detrás de él y, cuando se giró para mirarlo otra vez, Crowley ya estaba vestido en su estilo de ropa habitual.

    –¡Estaba castigado, Zira!–protestó el demonio–. Ayer tuve que limpiar otra vez todas esas hojas que dejó tiradas por el suelo.

    Aziraphale inspiró profundamente antes de continuar la conversación. Antes de mudarse a vivir con el demonio, Crowley le había comentado en varias ocasiones lo que se esforzaba para que sus plantas “creciesen fuertes y responsables”. Nunca le había dado mucha importancia a la parte de “responsables” y había achacado el uso de dicha palabra a una idiosincrasia del demonio. Ahora que vivía con él, sin embargo...

    –Crowley, ya te lo he explicado muchas veces–le respondió–. Son plantas, es normal que les caigan las hojas. A los humanos les cae el pelo, por ejemplo.

    El microondas sonó y el ángel se volvió para continuar su tarea.

    –Pues mi método a funcionado durante décadas.

    –No quiere decir que sea bueno. ¡Las plantas te tienen un miedo atroz!

    –¡Las estás malcriando!

    –Mira, Crowley, no quiero pelear. ¿Podemos cambiar de tema? Podemos... ¿hablar de lo de la lotería? ¿La has llevado ya a cambiar por el premio?

    El demonio se sentó en la mesa de la cocina, acercando hacia él la cafetera y la taza de café que Aziraphale había dejado para él tras su desayuno.

    –Voy mañana.

    –Mañana es festivo.

    –¿Por qué? ¿Se celebra algo?

    –¡Es Navidad!

    El demonio se le quedó mirando con sus ojos amarillos, pestañeando como si fuese incapaz de comprender las palabras que habían sido pronunciadas.

    –¿Qué?

    –Navidad, es mañana. Hoy es Nochebuena.

    –¿Eso no fue hace casi dos semanas?

    Esta vez fue el turno del ángel para quedarse mirando embobado al demonio.

    –Crowley... por favor, dime que te acuerdas de que los humanos cambiaron del calendario juliano al gregoriano.

    –¡Oh! Ahora todo tiene sentido. Ya decía yo que no había visto muchos fuegos artificiales hace unos días–Crowley robó un par de galletas antes de continuar–. Entonces, a ver si lo entiendo bien. Calendario gregoriano significa...

    –Trece días de diferencia.

    –Vale, sí, sabía eso. ¿Entonces Nochevieja toca dentro de una semana, no?

    –Y Reyes una semana después, exacto.

    La conversación se quedó ahí, con Crowley disfrutando de sus galletas de jengibre y canela.

    –Sigo sin entender porque cambiaron el calendario–comentó Crowley unos días más tarde, mientras veían en la televisión como los mortales se preparaban para recibir el año a medianoche.

    –Algo de los años bisiestos, creo recordar–fue la respuesta del ángel.

    Las campanadas sonaron y un año nuevo fue ignaugurado. Todavía no habían decidido donde pasar la Noche de Reyes, pero a Aziraphale le apetecía ir a España para comprar un roscón de reyes en una de sus pastelerías favoritas.

    –¡Angelito!–le llamó Crowley a gritos en una de las ajetreadas calles de Barcelona. Ya habían comprado el roscón y visto la cabalgata. Lo único que faltaba era llevarles los regalos a Adam y Warlock. Seremos como sus Reyes Magos particulares, había dicho Crowley.

    –¿Te acuerdas de lo del cambio del calendario? ¡Resulta que también fue porque se confundieron a los dos Herodes!
     
    Última edición: 15 Diciembre 2019
    • Gracioso Gracioso x 1
  2.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,833
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    A estas alturas no creo que alguien vaya a leer esto... :astronauta:

    Pero bueno, fue un relato ameno y gracioso por partes, ya que al no conocer yo este universo me es difícil adaptarme a la trama del ángel y el demonio viviendo juntos como BFF's; aunque sin duda fue un corto ligero de leer, abierto y muy entretenido que lo disfruté de principio a fin ya sin cuestionarme nada, porque claro que es hilarante el que un demonio disfrute las celebraciones navideñas y de fin de año de una manera tan casual y relajada, mientras el ángel le da lecciones de historia preparando la comida como si fuera lo más normal del mundo.

    Muchas gracias por el breve corto.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso