One-shot de Inuyasha - Un sueño.

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por surisesshy, 25 Marzo 2015.

?

¿Les gusto?

  1. si

    1 voto(s)
    100.0%
  2. no

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    surisesshy

    surisesshy Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    18 Febrero 2008
    Mensajes:
    614
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Un sueño.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1382
    Bueno yo creo que solo eh publicado un doujinshi en este grupo y ni lo terminé, bueno espero lo disfruten y comenten.

    Y ahí estaba yo, una peli plateada, de cabellos largos, finas facciones y blanca piel, con un hermoso kimono puesto, frente a él, sesshomaru, un hombre frio, de hermoso rostro, pelo del mismo color y largo que el mío, con una pelusa rosada en el hombro, lo miraba amenazante, llena de furia, después de todo tenia a mi hijo prisionero pues tiene sangre de un dios.

    Era de noche, todo estaba nublado y amenazaba con llover, estaba rodeada de su ejército y él estaba en una plataforma de piedra con sus generales y comandantes alrededor de él, La furia termino por apoderarse de mí y me convertí en un perro gigante, delgado, con pelo por todos lados especialmente en el cuello donde tenía una abundante melena y en las patas.

    El ejército se abalanzo para atacarme y los congele fácilmente, sesshomaru estaba impasible, como si ver a todo su ejército congelado no el afectara en nada al igual que sus generales, destroce la esfera de youki que rodeaba y tenía prisionero a mi hijo el cual estaba en su forma de perro y lo agarre por la piel del cuello para escapar, en ese momento sesshomaru se transformó en su verdadera forma, igual que la mía, solo que más musculosa y de formas rudas pero elegantes, sus generales hicieron lo mismo, pero ellos eran perros negros y marrones.

    Comencé a correr, sabía que no podría con ellos y menos juntos, intente perderlos pero eran más agiles que yo, tuve que usar una técnica heredada de mi familia para poder correr largas distancia de un solo paso, ellos se convirtieron en esferas para poder alcanzarme pero agraciadamente no les valió y pude perderlos entre la maleza al convertirme otra vez en mi forma humana y a mi hijo también.

    Por suerte en mi familia cuando estamos en nuestra forma humana podemos usar poderes sagrados si sellamos nuestra forma de demonio, hice eso para borrar mi rastro de youki y así llegar a la aldea donde me había ocultado desde siempre y de la cual yo era la princesa al suplantar la hija muerta, por una enfermedad, del señor feudal que gobernaba ahí, tomando su forma.

    Y a todo esto, no he dicho mi nombre, me llamo Suri, y siempre eh sido buscada por poderosos youkais para poder robarle los poderes a mi hijo, aunque siendo sinceros, por los rumores que había oído sobre él, no pensé que Sesshomaru también estaría interesado en mi hijo. Vivo en esta aldea desde hace poco más de dos años y ayudo con mis poderes de sacerdotisa para espantar a los demonios que se atreven a perturbar la paz, en estos tiempos los youkais y los humanos ya nos llevamos bien, en lo que se puede decir y cada vez hay más humanos que dejan de pensar en nosotros y nuestra existencia, lo cual es bueno, nos permite escondernos más fácilmente. El nombre de mi hijo es Yukimaru, ya que nació en un día nevado y es blanco como la nieve, solo tiene 5 años y mayormente no se da cuenta del peligro que corre y quiero que siga así hasta que tenga edad para entenderlo.

    Días después del incidente con el gobernante de las tierras del oeste, este se presentó en mi aldea, mi corazón dio un vuelco al creerme descubierta pero se calmó cuando me enteré de que vino a ver a la “maravillosa y poderosa” humana que puede exorcizar y atrapar cualquier demonio para luego intranquilizarse de nuevo al escuchar de sus labios que quiere que atrape una demoniza.

    -¿Puedo saber de cuál demoniza habla? –Le pregunté para confirmar mis sospechas.

    -Una inuyoukai con poderes más allá de mi raza –dijo sin dar más detalle.

    Tal vez no era suficiente información para confirmar que era yo, pero era obvio ¿no? Suspire dentro de mí, lo bueno es que nos abe que soy yo dicha demoniza, ahora el problema será convencerlo de dejarme en paz sin que sospeche de mí y entonces visualizo a mi hijo, si me preguntaran como se siente un infarto se los podría describir fácilmente, puesto que aunque mi hijo estaba en una forma humana, no puedo ocultar por completo el poder que corre por sus venas, afortunadamente al parecer no se percató de quien era, algo estaba nublando sus sentidos, sea lo que sea, gracias kami.

    -¿Cómo es esa Youkai? –le pregunte con una de mis mejores sonrisas mientars con mi aura de sacerdotisa hacia un ambiente tranquilizador, usaba esto para calmar a los demonios de alto rango y así poder derrotarles fácilmente.

    -Tiene los mismos rasgo que yo y la misma aura que tu –dijo dejándome un poco en shock y desconcentrándome tumbando el ambiente que había creado ¿él podía ver auras?

    -Pero mi señor, ¿cómo un demonio puede tener la misma aura que una sacerdotisa? Es prácticamente imposible –dije lo más calmada posible.

    Cerró los ojos y no sé si vi esbozarle una sonrisa o solo era una pequeña mueca de burla.

    -Tú dime –y se volteó dejándome parada como idiota, el dudaba de mí, lo sabía, pero se también que todavía no le halla concordancia a que una demoniza pueda usar poderes de sacerdotisa, después de caminar a unos poco pasos de mi me dijo sin voltearse –vendré con mas información en unos días, prepárate.

    Después de decirme eso y dejarme con la cabeza vuelta un etcétera alzo vuelo junto a lo que se veían eran sus dos generales y partió rumbo al oeste.

    Temía el día que volviera, bueno yo sabía que mientras no hiciera un movimiento arriesgado como la última vez, que tuve que transformarme para salvar a mi travieso hijo, no pasará nada, tendré que tener a mi pequeño más vigilado.

    El volvió una semana después, diciendo que la vieron (o me vieron mejor dicho) en una aldea cercana y desde ese día se quedó en una cabaña que estaba afueras del pueblo, construida específicamente para el uso de los youkais.

    Cada día nos tratábamos más y hacíamos pequeños viajes para “encontrarme” sin suerte alguna obvio y cada día que pasaba sentía que su interés por mi crecía más y más, especialmente cuando me veía hacer exorcismos con una facilidad única.

    Un día se marchó nuevamente a sus tierras con la excusa de que tenía asuntos que resolver sobre unos invasores en sus tierras. Yo le creí sin percatarme de que había dejado un soldado vigilándome, pueden esconder su presencia mejor que yo.

    Como les había dicho anteriormente, se me hace difícil ocultar todos los poderes de mi hijo, sumándole a tener una apariencia completamente diferente y humana y junto mantener mi poder sellado para así usar mis poderes de sacerdotisa cada día estoy exhausta y tengo que recurrir a una pequeña “ayuda” de una planta medicinal que me da energía con solo beber de su té. Cómo solo florece de noche y de día se oculta debo de buscarlas ya cuando toda la aldea está dormida para no levantar sospechas, y así, en esa misma noche, después de cerciorarme minuciosamente que mi hijo dormía profundamente, fui a coger de dicha planta medicinal, ya ahí mientras estaba en esa labor un guarda de los de Sesshomaru me sorprendió.

    -Mi señor tenía razón, tu eres la demonio que hemos buscado todo este tiempo –dijo mientras apuntaba una gran alabarda que traía consigo.

    Abrí los ojos desmesuradamente al saberme descubierta y con tan mala suerte de que me sería difícil transformarme en demoniza y defenderme.

    Y apareció Sesshomaru, se acercó a mí y me encaró cara a cara, estaba asustada, era poderosa pero no podría con él, tenía los ojos aguados, quería convencerlo de que nos dejara en paz, entonces comencé a escuchar un sonido raro, era un sonido familiar pero no lograba descifrar de dónde provenía ni de que era.

    Y entonces desperté, al lado de mi madre, quien estaba hablando con alguien por teléfono. Era un sueño, todo fue un sueño.

    Y esto me paso hoy en la mañana, si soñé esto, claro le agregue algunas cosas para hacerla un poquito mas creíble y le cambie otras, fue un sueño maravilloso *-*
     
    Última edición: 26 Marzo 2015

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso