Long-fic Un Sueño Feudal

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Cmmv, 29 Agosto 2009.

Cargando...
?

¿Que te parece la trama del fanfiction?

  1. Muy buena

    100.0%
  2. Regular

    0 voto(s)
    0.0%
  3. Mala, no deeberias escribir más!

    0 voto(s)
    0.0%
  1.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    2866
    Capitulo 17: "La antecámara de los dioses"

    Capitulo 17:
    "La antecámara de los dioses"

    La antecámara de los dioses es una sala contigua a un gabinete en el cual se encuentran los dioses guardianes del mundo de abajo. Esta estaba compuesta por bancos circulares, gigantescos pilares similares a los de la era romana. En dichos bancos reposaban los elegidos, es decir, los que habían sido convocados. Kai se preguntaba a su vez que era ese extraño lugar y que era lo que hacía ahí. Lo que llamo tanto su atención en la antecámara, era la tranquilidad que se sentía, algo fuera de nuestra imaginación, además, los resplandores que penetraban en la antecámara, eran muy similares a aquella luz que cubrió al joven cuando peleaba con Yam.

    Para calmar sus dudas Kai se dirigió hacia una de las tantas personas que estaba ahí, el cual tenía aspecto de guardia o centinela.

    — ¡Disculpe! — Exclamó Kai para atraer la atención de la persona — ¿Podría decirme en qué lugar me encuentro? Hace poco…
    — Estas en la antecámara de los dioses — respondió el desconocido interrumpiendo a Kai — No tienes necesidad de contarme nada, pues lo he visto todo, joven Kai.
    — Pero ¿Cómo es que sabes mi nombre? — pregunto el joven sorprendido.
    — Los dioses que gobiernan y protegen el mundo de abajo, al igual que nosotros los guerreros celestiales, vemos todas las acciones que en él se realizan.
    — Así que ¿Tú eres un guerrero celestial?
    — Así es…
    — Ya veo, oye hace poco dijiste que estoy en la antecámara de los dioses, entonces eso quiere decir que…
    — En efecto — respondió este — En esta antecámara se presentan todos aquellos que harán audiencia antes los dioses, estos verán y comprobaran si sus acciones en el mundo de abajo fueron tan heroicas como para calificar a ser guerreros celestiales, pero antes de eso deberán pasar ciertas pruebas.
    — Si pero… ¿Qué tiene que ver conmigo? — Interrumpió Kai — Acaso…
    — Tú no estás muerto, si eso es lo que deseas saber.
    — Pero ¿Qué hago aquí?
    — Eso no puedo respondértelo, además no estoy al tanto de tu situación solo me pidieron que aguardaras aquí, hasta que te llamen a la audiencia.
    — Parece que esta espera tomara algo de tiempo — dijo Kai impaciente, dejándose caer sentado en el suelo.

    Mientras Kai esperaba a que fuese llamado, Inuyasha y los demás llegaron al lugar de la batalla, donde por sorpresa se toparon con Sesshömaru.

    — ¡Sesshömaru! — exclamo el hanyö
    — Aun sigues con vida, inútil
    — Se puede saber ¿Qué haces aquí?
    — Eso no es asunto tuyo.
    — Disculpa Sesshömaru — interrumpió Kagome metiéndose en la discusión — ¿Acaso no viste a un muchacho y demonio peleando aquí?
    — Aquel demonio llamado Yam, parece ser que su temor hacia ese joven, mostro un interés tal en querer eliminarlo primero que a ustedes.

    Sango se sorprendió al escuchar las palabras de Sesshömaru y observo el enorme agujero que había tras él.

    — ¡No puede ser! ¡Kai! — dijo Sango angustiada, corriendo hacia el inmenso agujero y deslizándose hasta el fondo de él. Inuyasha y Kagome hicieron otro tanto. Sango dio unos pasos y se detuvo, de pronto el viento comenzó a soplar levantando la tierra, en eso observo un trozo de tela del traje de Kai. La hermosa exterminadora se agacho y tomo aquel trozo en sus manos.
    — Entonces Kai ¿Se atrevió a sacrificarse? — Murmuro Sango — ¿Por qué? ¿Por qué hizo semejante locura?
    — Lo hizo para protegernos — respondió Inuyasha, quien hábilmente gracias a su sentido de audición pudo escuchar aquel murmullo. — Pero en especial, lo hizo para protegerte a ti.
    — Pero ¿Por qué no lo ayudaron? — grito Sango cayendo en la desesperación
    — Intentamos ayudarlo Sango, pero, no dejo que lo hiciéramos. — respondió Kagome.
    — Esto es mi culpa, no debimos separarnos.
    — Sango no te culpes — dijo Kagome apoyando su mano sobre el hombro de su amiga — Ten en cuenta que él lo hizo para protegerte.

    Sesshömaru no teniendo más nada que hacer ahí dio la espalda y se retiro, pero en pleno camino se vio bloqueado por Sango.

    — ¿Tu posees una espada que es capaz de resucitar a los muertos, no es cierto?

    Inuyasha y Kagome se quedaron fríos ante la reacción de Sango, solamente observaron atónitos lo que ocurría.

    — A un lado — respondió Sesshömaru.
    — ¡Responde! — Dijo Sango desafiante — ¿Para qué tienes una espada, si no la utilizas como se debe? ¡Contesta!
    — No me interesa saber cuál es tu relación con ese sujeto ¿Por qué no mejor persigues a Yam? y acabas con él, en lugar de reclamarme. Si no estás preparada para hacerlo sola, te sugiero que lo pienses antes de atacarlo.

    El daiyökai pasó por el lado de la bella exterminadora y continúo su camino, desvaneciendo su silueta en el paisaje. Sango cayó de rodillas en el suelo y prorrumpió en sollozos, Kagome corrió para reconfortar a su amiga, pero debido a la mezcla de tantas emociones, Sango tuvo un ligero desmayo quedándose dormida en los brazos de Kagome. Inuyasha sugiero en ese momento regresar a la aldea para recuperar energías y así idearse una estrategia para atacar al terrible hechicero.

    Mientras eso ocurría Kai continuaba esperando a que fuese llamado a audiencia, el joven guerrero celestial con el cual Kai había entablado conversación, lo miraba extrañamente, preguntándose ¿Qué hacia ahí sentado? Para satisfacer su interrogante, procedió a hacerle la pregunta a nuestro amigo.

    — Oye Kai ¿Se puede saber qué esperas ahí sentado?
    — Pues… que me llamen para entrar a la audiencia, es lo que me dijiste.
    — Ciertamente, pero dudo mucho que escuches los llamados hasta acá a menos que tengas un buen oído.
    — ¿Y a donde debo dirigirme?
    — Debes cruzar aquel patio — dijo señalando el lugar — luego subir las escaleras que están a la derecha, ahí está la antecámara donde esperaras, deberás solicitar una audiencia y el motivo de la misma.
    — Haberme dicho antes — respondió Kai levantándose del suelo — pensé que las audiencias las realizaban tras esa puerta que está ahí. — señalo un portón rojo gigantesco de grandes clavos dorados de cabeza cuadrada.
    — ¡No! Este portón es el que separa los cielos con el mundo de abajo, lo que quiere decir es que si vas a regresar al mundo de abajo, debes a travesar este portón, pero solo con una autorización que lo amerite.
    — Ya veo, mejor entonces me iré cuanto antes a solicitar esa audiencia — dijo Kai con prisa — Por cierto ¿Cómo te llamas?
    — Me llamo Kosuke.
    — Bien Kosuke, estoy seguro que nos veremos ya que tendré que cruzar ese portón cuando este de regreso.
    — Ya veremos Kai.

    Kai corrió rápidamente por el enorme pasillo hasta llegar al patio que le había mencionado Kasuke, aquí se detuvo y nuestro joven avanzo lentamente con el corazón palpitante de emoción al ver como distintos guerreros celestiales, entrenaban arduamente para ejercer su trabajo.

    Ciertamente las habilidades de estos guerreros le llamaron la atención a Kai, puesto que por encima sus poderes estaban por encima de los de él y ni siquiera empleaban una cuarta parte de ellos.

    Una vez que llegó a la escalera, su sorpresa fue mayor: En los cuatro primeros escalones habían tres guerreros celestiales que se divertían, mientras que el resto de sus camaradas esperaban pacientemente para intervenir.

    Uno de estos estaba colocado en el escalón más alto, y con sus grandes habilidades impedía o trataba de impedir que subiesen los otros dos. Los otros dos peleaban contra él, Kai creyó al principio que se trataba de alguna practica, pero comprendió bien pronto que la cuestión iba bien en serio, por ciertos golpes que tenían los guerreros. El que ocupaba en aquel momento el escalón superior mantenía maravillosamente a raya a sus adversarios. Se hacia un circulo entorno a ellos; las condiciones convenidas exigían que a cada participante que quedara inconsciente perdería su turno para la audiencia, en provecho de quien lo nockeo.

    Por poco asombradizo que fuera, o que quisiera ser nuestro joven amigo, aquel pasatiempo no dejo de admirarle, simplemente le resultaban increíbles las habilidades que poseían esos seres llamados guerreros celestiales, así pues luego de su asombro continuo caminando hasta la antecámara. No cabe duda de que Kai resultaba absolutamente distinto dentro de la multitud de guerreros celestiales, y como era la primera vez que lo veían en semejante lugar acudieron a preguntarle que deseaba. A esa pregunta Kai respondió dando su nombre humildemente, saco a relucir su situación y le rogo a la persona que había venido a hacerle aquella pregunta que le solicitase en su nombre a los dioses una pequeña audiencia, solicitud que el guerrero prometió transmitir en su momento oportuno.

    Aquí se sentó con calma y decidió estudiar la fisonomía y los trajes. En medio de aquella espera en el centro de aquel grupo animado, resaltaba un guerrero celestial de gran estatura, su rostro reflejaba tranquilidad y de una originalidad en el traje que hacía recaer sobre él la atención general. En ese momento no llevaba el uniforme reglamentario de los guerreros, aunque a ciencia cierta este lucia algo diferente de los demás, había algo característico en este personaje que lo diferenciaba de los demás guerreros. Llevaba un traje de color celeste con algunas armaduras doradas sobre sus hombros. Un largo manto de terciopelo carmesí caía con gracia sobre sus hombros, descubriendo por delante aquellas armaduras doradas.

    Aquel guerrero celestial acababa de terminar su guardia en aquel instante, se quejaba por los problemas que estaban ocurriendo en el mundo de abajo, haciendo más hincapié en la era feudal, por eso decía que era necesario poner orden en este preciso instante, todo el mundo le prestó atención por sus reclamos y Kai más que nadie.

    — ¿Qué acaso nadie se preocupa por las cosas que suceden en el mundo de abajo? — Decía el guerrero —; es una locura, lo sé muy bien, pero es necesario que de vez en cuando nosotros tengamos libertad de conectarnos con el mundo de abajo.
    — ¡Vamos Kenji! — Exclamó uno de los circunstantes — Te tomas las cosas muy en serio, yo creo que los dioses no nos concederían tal cosa, además, pienso que los humanos que están abajo deben hacerse cargo del mundo que ellos habitan. Por otro lado ¿Ocultas otra razón por la cual se nos conceda ese permiso?
    — No, por mi honor de caballero no se trata de otra razón — respondió el guerrero que había sido llamado por el nombre de Kenji — Si dependiera solo de los humanos, el mundo se caería en pedazos.
    — Lo que dice Kenji no carece de verdad — dijo otro guerrero — sin embargo hay personas que se disponen a protegerlo ¿O es que acaso no has visto la batalla que se está librando por la perla?
    — Es verdad — dijo Kenji — Y tan a la prueba esta que quienes están librando esa batalla contra el maldito de Naraku son los hijos de uno de los dioses, una chica que reencarno en sacerdotisa, un monje, una exterminadora y un kitsune.

    La admiración se redoblo, ante tal relato, pero deja una duda existente.

    — ¿No es cierto Nayako? — pregunto Kenji, volviéndose hacia otra guerrero.

    Esta vez se trataba de una chica, la cual formaba un contraste perfecto con el que le interrogaba y acababa de designarle por el nombre de Nayako: Era una joven de apariencia de dieciocho a veinte años, de rostro angelical pero ingenuo y bondadoso, ojos negros y dulces y mejillas sonrosadas y aterciopeladas como un melocotón. Sus manos eran finas y delicadas, como las de toda mujer. Habitualmente hablaba poco y despacio, saludaba mucho, mostraba su sonrisa la cual era muy bonita.
    Respondió con un signo afirmativo de cabeza a la interpelación de su amigo.

    Aquella afirmación pareció disipar la duda existente que había en cuanto al relato de la lucha por la perla de shikon. De pronto y por uno de esos giros rápidos del pensamiento la conversación paso de pronto a un tema distinto pero que tenía algo que ver con lo que sucedía en el mundo de abajo.

    — ¿Qué piensan ustedes de eso que se cuenta de que han liberado a la triada? — pregunto otro guerrero sin interpelar directamente a nadie, más al contrario, dirigiéndose a todo el mundo.
    — Y, ¿Qué es lo que saben al respecto? — pregunto Kenji con tono de suficiencia.
    — Se cuenta que han sido liberados nuevamente, uno de ellos ya fue eliminado creo que ha sido Gintaro, y otro es el que está causando estragos, creo que es el tal hechicero Takeshi.
    — Son unas verdaderas plagas — dijo Kenji — pero ¿Es que la cosa es cierta?
    — Yo lo sé por Nayako — replicó el guerrero.
    — ¿De verdad?
    — También tú lo sabes, Kenji — dijo Nayako — te lo conté ayer mismo, no hablemos más de esto.
    — No hablemos más de esto es todo lo que se te ocurre decir — protesto Kenji — No hablemos más de esto, ¡Rayos, que manera más rápida tienes de acabar las cosas! ¡Un grupo de demonios que son como plagas, el cual fue eliminado hace tiempo gracias a uno de nuestros compañeros que tiene el honor de ser uno de los dioses, es revivido nuevamente, quizás, probablemente sea obra del mismísimo Naraku, bajo el pretexto estúpido de querer completar la perla y apoderarse de ella. Nadie sabrá una palabra de semejante enigma; nos los dices ayer y cuando estamos todos aturdidos por la noticia, vienes y nos dices ahora: ¡No hablemos más de esto!
    — Bueno si quieres, pues hablemos de esto, ya que así lo deseas — replicó Nayako con paciencia.
    — ¡Maldita triada! — Exclamo Kenji —, si yo tuviese la potestad de al menos estar en el mundo de abajo, ya habrían pasado conmigo un mal rato.
    — Y tú, por tu parte, pasarías un mal rato con el engendro de Sokyu — dijo Nayako.
    — ¡Ah, el tal Sokyu! ¡Bravo, bravo, el Sokyu! — respondió Kenji aplaudiendo con las manos y aprobando con la cabeza — Ese endemoniado sin duda debe de andar bien oculto, puesto que no hay rastro de su presencia, pero sin duda debe de andar por ahí suelto. Eso es encantador. Hare correr tu frase, querida, no te preocupes. ¡Tiene ingenio esta Nayako! ¡Qué desgracia que no hayas podido hacer lo que quisiste hace seis meses! ¡Habrías sido muy feliz sin duda, mi querida amiga!
    — No es más que un retraso momentáneo — replicó Nayako —; no importa lo que haya pasado, un día lo hare. Tú lo sabes muy bien, Kenji, que aun continuo en espera de mi permiso para eso.
    — Lo hará tal como lo dice — replico Kenji —, lo hará tarde o temprano.
    — Temprano — dijo Nayako.
    — No aguarda más que una oportunidad para aprovechar el chance — dijo un guerrero.
    — ¿Y qué cosa es la que aguarda? — pregunto otro.
    — Aguarda a que la voluntad de la sacerdotisa Midoriko se cumpla.
    — No bromeemos con eso señores — dijo Kenji —; sabemos muy bien que la sacerdotisa Midoriko pudo llegar a ser una diosa de este mundo, pero por razones espirituales, decidió dejar su alma allá abajo.
    — Se dice que la sacerdotisa Kikyö podría fusionarse con las almas de la sacerdotisa Midoriko y acabar con Naraku — dejo caer Nayako con una rusa socarrona que daba aquella frase, tan simple en apariencia, una significación pasablemente escandalosa.
    — Nayako amiga mía, esta vez te has equivocado — interrumpió Kenji — y tu manía de hacer frases te ha hecho pasar de la raya, si los dioses te escuchasen, te habrías arrepentido de haber hablado así.
    — ¿Es que vas tú a darme lecciones, Kenji? — pregunto Nayako, por los ojos de la cual se vio pasar algo así como un relámpago.
    — ¡Ah! No nos enfademos — dijo Kenji — te lo ruego, sería inútil; sabes muy bien lo que esta convenido entre tu, Yuji y yo. Recuerda que la sacerdotisa Midoriko es sagrada y si se habla de ella, que sea para bien.
    — Kenji eres pretencioso como Narciso te lo prevengo — respondió Nayako — Sabes que odio los sermones, excepto cuando los pronuncia Yuji. Como tal digo lo que me viene en gana y en este momento me viene en ganas decirte que me fastidias.
    — ¡Nayako!
    — ¡Kenji!
    — ¡Vamos! — se grito en torno a ellos.
    — Los dioses aguardan al señor Kai — interrumpió un mensajero, abriendo la puerta del gabinete.

    A este anuncio, durante el cual la puerta permaneció entornada, se calló todo el mundo, y, en medio del silencio general, el joven atravesó la antecámara en una parte de su longitud y entro en la estancia donde permanecían los dioses.
     
  2.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Capitulo 17: "La antecámara de los dioses"

    Guao:eek:, ahora se involucran Dioses y demás Deidades XD

    Me gustó mucho la narración de este capítulo, especialmente la parte donde describes las peleas y algunos rasgos de los guerreros de abajo, eso fue muy bueno, ¿Qué querrán con Kai?, después de todo el tiene un pasado extraño en el Sengoku, de seguro lo ponen a pelear.

    Me dio lastima la parte donde Sango llora al pensar que Kai se sacrificó por todos ellos, y Sesshomaru tan sensible como siempre ._. no creo que el acceda a revivir a Kai con su espada, no se...tendría que ser algo muy extremo.

    ¿Ahora qué harán Inuyasha y los demás?, tendré que esperar otra semana ToT, pero al menos ya te decidiste a actualizar el fic, no te tardes mucho ok?? bye!
     
  3.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    115
    Re: Capitulo 17: "La antecámara de los dioses"

    Jajajajaja veo que tuviste una buena impresión de este capitulo!! Eso me gusta! Si supieras que esto son ediciones de ultimo momento y que, en comparación con los capitulos viejos no tiene ni siquiera la cuarta parte de relación. Quizas si solo algo, aun conserva ciertas cosas de los capitulos viejos, pero todo en si ha sido cambiado y modificado. Y no creo que tengas que esperar otra semana, porque aqui te traigo el capitulo 18 junto a un pequeño presente jejeje. Espero y les guste el capitulo 18 tanto como los otros, lo emocionante esta por venir!!! No se lo pierdan!!!!!

    Saludos cordiales ;)
     
  4.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    2960
    Capitulo 18: "La Audiencia"



    Capitulo 18:

    "La Audiencia"


    Los dioses en ese momento estaban de muy mal humor; sin embargo uno de ellos saludo cortésmente al joven, que saludo con respecto y se contento al escuchar su presentación, cuya apariencia y acento alegro mucho más al dios que tan amablemente lo había recibido. Su rostro no era visible, ya que estaba cubierto por una capucha y difícilmente podían vérsele algunos rastros de su boca. Pero acercándose casi inmediatamente a la antecámara y haciéndole a Kai un signo con la mano, como para pedirle permiso a fin de acabar con los otros antes de empezar con él, llamó tres veces, aumentando la voz a cada llamada, de suerte que recorrió todos los tonos existentes entre el acento imperativo y el acento irritado.


    — ¡Yuji! ¡Kenji! ¡Nayako!


    Los dos guerreros con los que ya hemos trabado conocimiento y que respondían a los últimos de estos tres nombres, abandonaron inmediatamente los grupos de los que formaban parte, y avanzaron hacia el gabinete cuya puerta se cerró tras ellos después de que hubieron franqueado el umbral. Su actitud, aunque no pareciera del todo tranquila, emociono sin embargo por su desenvoltura a la vez llena de dignidad y de sumisión, la admiración de Kai, que veía en ambos guerreros semidioses, y en el jefe de ambos a un Júpiter olímpico armado con todos sus rayos.


    El dios que se encontraba presente, hubo dado tres o cuatro zancadas, silencioso, a todo lo largo de su gabinete, pasando cada vez frente a Kenji y Nayako, los cuales estaban rígidos y mudos como en una revista, se detuvo repentinamente frente a ellos y dijo:


    — ¿Acaso saben de lo que me he enterado en estos días, y no más tarde ayer noche?
    — No — respondieron después de un instante de silencio los dos guerreros —, no, señor, lo ignoramos.
    — Pero espero que nos haga el honor de contárnoslo — agrego Nayako con un tono educado y su voz dulce siempre tan característica.
    — De ahora en adelante me veré obligado a reclutar nuevos guerreros, para que defiendan el mundo de abajo.
    — ¡Nuevos guerreros! ¿Y porque eso? — pregunto vivamente Kenji
    — Porque estoy viendo que las habilidades de mis guerreros no son suficientes como para no hacerse cargo de sus misiones en el otro mundo.


    Los dos guerreros enrojecieron hasta el blanco de los ojos. Kai por otra
    parte no sabía dónde meterse y habría preferido no estar en ese momento.


    — Si, si — continuo el majestuoso dios, animándose —, y tengo razón, ya que es cierto que los guerreros celestiales hacen un triste papel en los cielos. Uno de mis camaradas contaba ayer, con un aire de conmiseración que me desagrada terriblemente, que anteayer, los condenados guerreros, esos blandengues, recalcando aquellas palabras con acento irónico que me desagrada todavía más, esos perdonavidas, añadía mirándome con hipocresía, se habían dejado quitar un espacio terrenal por unos demonios, y media parte de su escuadrón (creí que se me iba a echar a reír en las narices) se había visto obligada a defender dicho espacio. ¡Por favor, tienen que saber algo de eso! ¡Ayudar a guerreros celestiales! Fueron ustedes, ustedes mismos, no se defiendan, los han reconocido y los han nombrado. He ahí mi falta, puesto que soy yo quien elijo a mis guerreros. Veamos tu, Nayako, ¿Por qué aun sigues como guerrero celestial, cuando debieras de estar de regreso al mundo de abajo? Veamos tu, Kenji, ¿No posees grandiosas habilidades más que para hacer de ellas puras fanfarronadas? ¿Y Yuji? No veo a Yuji. ¿Dónde está?
    — Señor — respondió tristemente Nayako —, está débil, muy débil.
    — ¿Débil, muy débil me dices? ¿Y de que debilidad puede padecer?
    — Me temo que tuvo una mala alimentación durante los últimos meses, señor — respondió Kenji, queriendo mezclarse a su vez en la conversación —, cosa que le quita el privilegio de poder venir hasta acá.
    — ¡Mala alimentación! He ahí una graciosa historia que me cuentas Kenji. Pero no puede ser… sin duda estará mal herido o muerto quizás. Pero esta última no tiene sentido, levemente puedo sentir su presencia, si tan solo supiese lo que paso. No quiero que tomen en juego las obligaciones que se les dan, allá en el mundo de abajo, aunque no lo crean hay demonios tan poderosos como ustedes mismos, incluso si llegaran a apoderarse completamente de la perla, podrían llegar a alcanzar el poder de un dios.


    Kenji y Nayako temblaban de rabia, pero en el fondo comprendían que era el gran amor que les tenía el dios hacia ellos, lo que le hacía hablar así.

    Fuera se había oído llamar como ya hemos dicho a Yuji, Kenji y Nayako, y se había adivinado por el acento de la voz del dios que estaba sumamente furioso. Cinco cabezas curiosas se habían apoyado sobre el portón y palidecían de furor, puesto que sus orejas pegadas a la puerta no perdían una silaba de lo que se estaba diciendo, mientras que sus bocas repetían las palabras insultantes del dios a medida que este las iba pronunciando, a todos los ocupantes de la antecámara. En pocos momentos, desde la puerta del gabinete hasta la puerta que divisora con el mundo de abajo, todo se puso en ebullición.


    — ¡Ah, los guerreros celestiales del mundo de abajo se hacen ayudar por guerreros celestiales del otro mundo! — continuo el dios, tan furioso en su fuero interno como sus guerreros, pero refrenando sus palabras y hundiéndolas una a una por así decirlo, como otros tantos golpes de estilete, en el pecho de sus oyentes. — ¡Ah, dos guerreros celestiales del otro mundo, ayudan a seis guerreros celestiales del mundo de abajo! ¡Rayos, ya sé lo que tengo que hacer! Me dirigiré al panteón de dioses; presentare mi cambio de dios protector del mundo de abajo y solicitare el cambio a dios protector del otro mundo, y si no me admiten, entonces renunciare a mi inmortalidad.


    A estas palabras el murmullo exterior se convirtió en una explosión: por doquier no se escuchaban si no juramentos y blasfemias. Los tacos y las maldiciones se cruzaban en el aire. Kai no encontraba donde meterse, y, a
    la vez, sentías ansias desmesuradas por abrir la puerta y esperar afuera.


    — Pues bien, mi señor — dijo Kenji fuera de sí —, la verdad es que la situación nos tomo por sorpresa, nunca esperamos que unos demonios entraran a un territorio sagrado, por si fuera poco estaban respaldados por la triada que estoy seguro usted debe conocer, increíblemente lograron traspasar la barrera divina y en menos de un parpadeo tres de los nuestros estaban muertos, y Yuji herido gravemente, no servía para nada. Porque usted bien sabe como es Yuji, intento levantarse dos veces y las dos veces cayo. Sin embargo no nos rendimos, con nuestras fuerzas pudimos doblegar al enemigo, la batalla fue dura, y aunque eran débiles, eran muy numerosos por lo que nuestras energías disminuían al pasar el tiempo. Fue entonces cuando contamos con el respaldo de nuestros camaradas del otro mundo. ¡Qué rayos! No se ganan todas las batallas.
    —Y yo tengo el honor de asegurarle que aparte de haber aniquilado a un centenar de ellos, no cabía la menor duda que esos demonios estaban siendo guiados por alguien sumamente poderoso — dijo Nayako —, puesto que he sentido la presencia de la perla muy cercana a nuestro lugar.
    — No sabía esos detalles — dijo el dios con un tono dulcificado — Por lo que veo, entonces mi camarada exagero mucho la situación.
    — Pero por favor, señor — continuo Nayako — Debemos hacer algo en cuanto Yuji, no queremos que nadie más sepa que está herido; se desesperaría al saber que esto ha llegado a oídos de los demás dioses, y como la herida es de las más graves, puesto que le ha atravesado el hombro y parte del pecho, sería de temer…


    En ese momento una de las cortinas se aparto, y una cabeza noble y bella, pero espantosamente pálida, apareció bajo los flecos.


    — ¡Yuji! — exclamó el dios.
    — ¿Me ha llamado? — Dijo Yuji al dios con una voz tranquila pero muy débil —, ha preguntado por mí, por lo que me han dicho mis compañeros, y me he apresurado a ponerme a sus ordenes; heme aquí. ¿Para qué me quiere?
    — Estaba a punto de decirle a tus compañeros — declaró — que prohíbo a mis guerreros que la próxima vez que se presente tal situación no expongan sus vidas sin necesidad, para eso saben que cuentan con un gran apoyo divino y dentro de ese apoyo estoy yo.


    En el mismo instante, Yuji, que había reunido todas sus fuerzas para luchar contra el dolor, vencido al fin por este, cayó al suelo como si estuviera muerto. Rápidamente el dios se agacho y con su mano logro curar las heridas que tenia Yuji en su cuerpo. Inmediatamente el dios les mostro una habitación para que Kenji y Nayako llevaran a Yuji a recuperarse. Ambos dejaron a su compañero ahí y volvieron a entrar al gabinete y les declaro que no tenían nada que temer que su amigo se encontraba sano y fuera de peligro.


    Luego, el dios hizo una señal con la mano, y todo el mundo se retiro, excepto Kai, que no olvidaba que tenía audiencia, y que, con su tenacidad, había permanecido en el mismo tiempo.

    Cuando todo el mundo salió y la puerta quedo cerrada el dios se volvió y se encontró solo con el joven. El acontecimiento que acababa de ocurrir le había hecho perder un poco el hilo de sus ideas. Se informó de lo que quería aquel obstinado pedigüeño. Kai entonces dijo como se llamaba, y el dios, rememorando todo se puso al corriente de la situación.


    — Perdón — le dijo sonriendo —, pero me había olvidado el todo de tu situación. Quizás te estés preguntando porque estás aquí.
    — Señor — dijo Kai —, precisamente quería hablar con usted de eso, se me ha dicho que estoy con los dioses, y también tengo entendido que para llegar a este lugar, uno tiene que haber pasado al otro mundo.
    — Es cierto, no obstante tu situación es diferente…
    — ¿A qué se refiere?
    — Quizás te estés preguntando porque no moriste en aquella explosión
    — Pensé que había muerto.
    — Pero no fue así, veras, tus acciones de nobleza permitieron que yo interviniera por ti, dándote esta a ti la única oportunidad de estar aquí, sin estar muerto. Pero también hay algo más…
    — ¿Algo más?
    — Tu eres objetivo para el grupo de demonios llamado la triada, y ellos quieren acabarte.
    — Si, pero ¿Por qué a mí?
    — Porque tú eres hijo de un guerrero que lucho contra ellos en un tiempo y logro vencerlos casi a la mayoría, como venganza te quieren muerto para llenar de rencor el corazón de ese guerrero.
    — Ya veo, pero aun no explica el porqué sigo con vida.
    — Así como estabas no ibas a poder ganarle a Yam, de hecho el aun sigue con vida.
    — ¡Que! — exclamó Kai
    — Tus poderes aun no han alcanzado el nivel adecuado, estabas cometiendo algo estúpido con esa técnica, por eso he aquí la razón por la que intervine. No es algo que estamos acostumbrados a hacer, pero viendo el amor que sientes hacia esa jovencita exterminadora, te mantuve con vida, para poder entrenarte aquí y puedas regresar.
    — Que mi plan ha sido en vano — murmullo Kai — ¡Eso fue lo que dijiste! — grito con todas sus fuerzas, expulsando violentamente todo su poder, una onda se expandió por todo el lugar y su aura se incremento bruscamente, formándose una bola con destellos dorados, partes de aquella aura salían por las ranuras de las puertas y ventanas.
    — ¿Qué estás haciendo? ¡Tranquilízate! — grito el dios.
    — Esta bien, lo hare, esta vez acabare con todos ellos. — Dijo regresando a la calma rápidamente.
    — Perfecto, esos son los ánimos que necesito, ven conmigo y no perdamos más el tiempo, hay mucho que hacer.


    Kai decidió seguir a aquel misterioso dios, pero parte de su corazón decía que confiara en él, ya que sentía como si lo conociese anteriormente.


    Mientras eso ocurría, Inuyasha junto a Kagome y Sango estaban instalados en la aldea de la anciana Kaede, pensó como jugada estratégica, que sería el último lugar el cual buscarían para atacar.


    — Aquí estaremos seguros — dijo Inuyasha — Al menos por un tiempo, eso quizás sea suficiente como para reponer nuestras energías y prepararnos para salir a atacarlo.
    — ¿No crees que es muy pronto? — comento Kagome con cierto tono de preocupación.
    — Es cierto — agregó Shippo metiéndose en la conversación — Por más que lo intenten sería inútil, Sango aun no recupera el conocimiento y Miroku ya no está con nosotros.
    — Yo no estaría tan seguro de eso — dijo alguien apareciendo tras el umbral de la puerta.
    — ¡Monje Miroku! — exclamaron Shippo y Kagome
    — ¡Miroku! — exclamo a su vez Inuyasha.
    — Pero que sorpresa — dijo Kagome emocionada — No sabía que andaba por los alrededores.
    — Lamento mucho haberme ido tan repentinamente, pero tuve que atender unos asuntos.
    — ¿Es sobre tu agujero negro verdad? — pregunto Kagome
    — Pero ¿Cómo lo supo?
    — Pues, siempre sueles ir cada cierto tiempo a donde se encuentra el maestro Mushin para ver que tan grande tienes el agujero.
    — Es bastante observadora, señorita Kagome.
    — Siempre estoy pendiente de mis amigos.
    — Por cierto… ahora que el monje Miroku ha llegado ¿Qué piensan hacer? — dijo la anciana Kaede creando un nuevo tema de conversación.
    — Aun la situación esta difícil — comento Miroku — No sabemos con exactitud qué es lo que traman esos demonios.
    — Lo que me preocupa es ese hechicero, no sabemos hasta qué punto puede reclutar cientos y cientos de monstruos.
    — ¡Eso no importa! — Exclamó Inuyasha — Yo los destruiré usando a Tessaiga.
    — Tan positivo como siempre, Inuyasha — dijo Miroku con cierto tono sarcástico.
    — ¿Qué quisiste decir con eso?
    — No, nada, es admirable ver que a pesar de la desventaja numérica que se pueda presentar, conserves esa actitud. Como podrás ver en nuestras filas solo contamos con cinco personas y una criatura sobre natural. Lo cual sería cierta cantidad de enemigos por cabeza.
    — ¡Oye Miroku! — Exclamó Shippo — ¿Por qué me has contado también para la batalla?
    — ¿Qué estás diciendo? Contamos con tu Kitsune Bi.
    — O-Oh ¿De verdad?
    — No te preocupes Shippo, sabes que cuentas con nosotros, no tienes por qué temer.
    — No, déjalo así Kagome, si permito que me ayuden el honor que tengo para luchar se perderá.

    Inuyasha repentinamente salto gritando encima de Shippo, este se exalto dando un grito de susto.

    — ¿A qué honor te refieres? — Dijo el hanyö burlonamente — Tienes tanto miedo que gritaste.
    — Creo que se desmayo — dijo Miroku


    Mientras nuestros amigos cuadraban sus estrategias, en el lugar de los dioses, Kai se encontraba sentado como meditando en un salón, frete a él se encontraba el dios que prometió ayudarle en su entrenamiento para usar sus poderes debidamente.


    — ¿Estás preparado, Kai?
     
  5.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Capitulo 18: "La Audiencia"

    Tan tan taaaaaan(8) XD estuvo interesante este capítulo, me alegra (y me sorprende) que lo hayas publicado tan rápido, como sigo de reposo no tenía nada que hacer y me entretuve un rato leyendo :)

    Primero que nada, debo decirte que lo primero que noté fue le dibujo XD como dijiste que traías un presente inmediatamente bajé para ver si tenías un archivo adjunto, ¿Ese es Kai? yo quiero uno asi XD jejeje

    Ahora si respecto al fic, ya sabía yo que los Dioses estaban interesados en Kai porque es descendiente de un guerrero, supongo que el entrenamiento que le espera será muy fuerte y doloroso, la ultima frase estuvo de maravilla JAJA casi puedo imaginarme el ending como si fuese un anime.

    ¡Miroku ha regresado!, supuestamente estuvo ausente por el problema del agujero de su mano, ahora Sango comenzará a dudar?, ¿Qué pensará el monje al ver que Sango está sintiendo algo por otra persona?, las cosas se van a complicar bastante :cool:. Bueno espero con ansias el proximo capítulo =) nos vemos!
     
  6.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    208
    Re: Capitulo 18: "La Audiencia"

    Jajaja muchisimas gracias mi querida Pan-chan! Me alegra ver que te continue gustando la evolución de la historia. ¿Y como te sientes? ¿Ya estas mejor? Espero que si. Efectivamente ese es Kai, tal y como lo puedes ver jeje, el dibujo lo hice hace unos meses atras, tenia la idea desde hace muchisimo, y practicamente ahora fue cuando la vine poniendo en practica. La idea era ponerla como portada para la historia, pero aun no me decido si poner ese dibujo o hacer otro mejor. Aun hay otros dibujos interesantes, los cuales ire subiendo a medida que vaya publicando los capitulos.

    Y bueno con respecto a los comentarios pues no me queda más que decir, que esperes la continuación de los capitulos, estoy seguro que te llevaras muchas sorpresas. Por problemas tecnicos ayer con la PC (Un troyano y un Malware) tuve que dedicarme a repararla, menos mal que no tuve necesidad de formatearla y gracias a las herramientas con que contaba pude salir de tal mal tan obstinante y fastidioso. Por tal razón me excuso por no haber publicado el capitulo 19.

    Bien, en la mayor brevedad posible publicare el cap 19, esta pendiente y no te lo pierdas ;)

    Saludos!
     
  7.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Capitulo 18: "La Audiencia"

    ya estoy mejor, gracias por preguntar :)

    Lamento mucho que tu computadora este llena de virus ._. espero que soluciones el problema pronto, y bueno, cuando publiques tu proximo capítulo estaré ansiosa de leerlo!
     
  8.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    2343
    Capitulo 19: "Un entrenamiento doloroso"

    Capitulo 19
    “Un entrenamiento doloroso”

    Kai permaneció sentado, mientras que el dios pasaba cada vez delante del joven hasta que se detuvo repentinamente frente a él y le dijo:

    — Supongo que con tu poca experiencia en batallas, no sabes cómo sentir los movimientos de tu oponente. Es decir, su energía a lo cual llamamos Ki.

    Kai se detuvo un momento, pues le pareció familiar el tema, pero luego de un momento recobrando todos sus sentidos, respondió:

    — Me imagino que con Ki te refieres a la energía que poseen las personas, esa esencia que nos caracteriza como individuos.
    — Exacto
    — Pues a decir verdad leí algo de eso, pero no estoy tan seguro de si poseo tal habilidad.
    — Es algo muy sencillo — respondió el dios — Pero sin duda algo de mucha importancia. Lo más importante en una pelea es leer los movimientos del Ki, solo así sabrás con anticipación las intenciones de tu enemigo.

    El joven abrió sus ojos más de lo normal, pues lo que le estaba diciendo aquella persona tan importante le intereso mucho.

    — Veo que te ha interesado esto… buena iniciativa, y es lo que necesitamos para llevar a cabo este entrenamiento. Por lo que observe en tus batallas allá abajo, tienes unos poderes increíbles, pero aun no sabes sacarle el mayor provecho, ya que la mayor parte de ellos se encuentra escondidos.
    — ¿Escondidos dices?
    — Así es, nos enfocaremos en eso primero, es necesario que sepas usar tus poderes y aprovecharlos al máximo. También quiero que aprendas ciertas técnicas que te ayudara en tu pelea, pero esto debemos hacerlo cuanto antes, así que aprovechemos el mayor tiempo posible para ponernos manos a la obra.
    — Bien, entonces comencemos.
    — Perfecto, comenzaremos por enseñarte como detectar y leer el movimiento del Ki de otras personas. Toma, ponte esto — dijo, entregándole un trozo de tela largo de color blanco.
    — ¿Qué hare con esto? — pregunto Kai confuso
    — Venda tus ojos e intenta atraparme.
    — Eso es algo fácil.

    Kai se vendo los ojos y se concentro para una vez comenzar con su primera parte del entrenamiento, así rápidamente comenzó a perseguir al dios, pero este lo evadía fácilmente, hubo ocasiones en las que Kai perdía el rastro y le costaba mucho volver a localizarlo. Aquí entonces el dios detuvo la práctica y le dijo a Kai que se quitara la venda de los ojos.

    — ¡Vaya! — Exclamó el guerrero — fue más difícil de lo que pensaba, pensé que al menos podría tocarte, pero…
    — Solo agudizaste tu sentido auditivo y del olfato para poder seguir mi rastro — interrumpió el dios —pero me temo que eso no es suficiente.
    — ¿No es suficiente? — pregunto Kai sorprendido
    — Por eso es que tienes que sentir las vibraciones de tu oponente, su energía, su ki. Es lo mismo, tu presencia es detectable a simple vista puesto que no sabes cómo disminuir tu ki, debes saber cómo usarlo, y en qué momentos debes aprovechar su buen uso, si no estarías desperdiciando energía. Así de la misma manera debo decir de tus movimientos, los cuales son lentos y predecibles, haces muchos innecesarios y eso te quita mucha agilidad.
    — Ya veo, entonces parece que me tomara más tiempo del que pensaba.
    — No debes desanimarte, ya que esos monstruos atacaran muy pronto y debemos prepararte lo antes posible es por eso debemos aprovechar el mayor tiempo posible.
    — Tienes razón, mejor continuemos con el entrenamiento.

    Mientras Kai se entrenaba, en el mundo de abajo iniciaba un nuevo día con una Sango ya recuperada, pero aunque eso fuera así, en sus aires se le notaba algo de tristeza y también algo de odio. La anciana Kaede para completar la recuperación de Sango le ofreció un té que contenía hierbas medicinales, así también podría calmar su espíritu, según decía ella.

    — Toma Sango, bebe esto.
    — Se lo agradezco anciana Kaede.
    — Por cierto Inuyasha… — dijo la anciana Kaede iniciando un tema de conversación — últimamente han pasado muchas cosas extrañas.
    — ¿Extrañas dices? ¿A qué te refieres?
    — Pues me refiero primero a la aparición de ese muchacho aquí, y luego la cantidad de espíritus malignos que se han desatado, no es algo que suele ocurrir con normalidad.
    — ¿Acaso crees que ese muchacho tiene algo que ver con la cantidad de demonios que hay ahora? — pregunto Shippo, mezclándose en la conversación.
    — Digamos que no es la fuente, pero si la razón por la cual esa cantidad de espíritus y demonios poderosos amenacen estas y otras regiones. — respondió Miroku
    — ¿De verdad crees eso? — Pregunto Kagome con aire de duda.
    — Si, ya que lo veo de la siguiente forma. En aquella batalla según usted comento, aquel monstruo fue quien transporto a Kai a esta época, luego este fue destruido, Kai desaparece y ahora nuevamente que apareció estos demonios han sido liberados.
    — Si, tienes razón — agregó Inuyasha — Ya se me hacia extraño, que ocurrieran esos sucesos.
    — Ok, pero no saquemos conclusiones precipitadas — añadió Kagome — En realidad no creo que él sea la fuente, pues ya que estos demonios quieren destruirlo. Ahora lo que no sabemos es el porqué.
    — Entiendo lo que quiere decir — respondió el monje — ¿Cree usted que alguien más este detrás de esto?
    —No estoy tan segura, por eso creo que debemos investigar bien el asunto.
    — Bueno eso creo que lo sabremos cuando luchemos contra ese hechicero — dijo Inuyasha continuando con la conversación, Sango escuchaba cada palabra pero no intervenía, algo la mantenía pensativa, tal vez era el deseo de vengar la muerte de aquel joven galante que logro cautivar su corazón, o quizás podría ser la tristeza de haberlo perdido. En esos momentos sus sentimientos se mostraban confusos y se estaban mezclando, algo difícil sin duda a la hora de hacer frente a un enemigo.

    Pero al menos por los momentos no le daba tanta importancia a eso, así que se relajo un poco gracias al té que le había servido la anciana Kaede, y sin darse cuenta se fue quedando dormida, cayendo en un sueño profundo. Sango se vio caminando en lo que fue una vez un lugar de encuentro muy especial para ella, aquel lugar donde tomo una de las decisiones más importantes de su vida, hablamos de la pradera sagrada del bosque.

    Al principio se extraño de verse en ese lugar, todo estaba muy oscuro, y al igual como aquella noche, todo lucia muy hermoso, de pronto una luz muy brillante e intensa aparece en el lugar, cegando por completo los ojos de la bella exterminadora, esto le dificulto identificar de quien era la silueta que se formaba tras aquella intensa luz. De pronto aquella luz desapareció por completo, dejando por descubierto a esa misteriosa persona.

    — ¡Eres tú! — exclamó Sango con mucha emoción y a la vez con cierta duda.
    — Mi querida Sango, por supuesto que soy yo.
    — ¿Estoy soñando? — pregunto confundida
    — Así es, debes despertar.
    — No quiero despertar Kai, quiero quedarme aquí contigo.
    — Yo también quiero estar contigo preciosa, pero…— Aquí se vio interrumpido por Sango, poso su dedo sobre la boca del joven, con un pequeño ademan imperativo lleno de gracia, al cual obedeció ciegamente, y dejándose llevar por sus impulsos tomo a la joven por la cintura y la acerco pegándola de su cuerpo, ella sin resistirse retiro su dedo de la boca de Kai y paso a besarlo tiernamente, beso que el joven le correspondió de igual forma intensificándolo un poco más. Pasaron así un rato, quedándose luego abrazados, aquí Sango dijo:

    — Al menos, déjame soñar un poco más contigo.
    — Sango… no quiero que estés triste — dijo Kai acariciando el rostro de su hermosa exterminadora — Te prometo que muy pronto estaremos juntos y ya verás que en vez de ser un sueño, tu y yo pasaremos momentos felices e inolvidables, aunque para ser sinceros, estar contigo, para mí ya es un momento inolvidable, tu belleza así amerita que sea. Oh mi preciosa Sango, cuanto anhelo compartir esos momentos tan hermosos contigo, no sabes cuánto deseo querer estar junto a ti, abrazarte y estar contigo eternamente.
    — ¡Que locura! — Murmuro Sango, ruborizándose —, Pero… que cosas dices.
    — Pero sobre todo lo que anhelo ahorita es estar contigo y verte, se que pronto estaré de nuevo contigo. — dijo Kai mientras se separaba de Sango y comenzaba a desaparecer.
    — Por favor Kai no te vayas, no me dejes sola.
    — No te preocupes amor mío, no estás sola, yo siempre estaré contigo, de aquí dentro de poco, estaremos juntos de nuevo, no olvides eso… Es una promesa. — dijo Kai mostrando una gran sonrisa de afecto hacia su bella Sango y desapareció por completo. Luego todo se torno negro, despertando Sango sobresaltada y mirando todo a su alrededor. Se encontraba nuevamente dentro de la casa de la anciana Kaede. Inuyasha, Kagome y Miroku seguían conversando pero ya de un tema totalmente distinto.

    — Y dime Sango ¿Ya te sientes mejor? — pregunto la anciana sacerdotisa, quien se encontraba a espaldas de Sango.
    — Si — respondió con una gran sonrisa — Ya estoy más tranquila, muchas gracias anciana Kaede.
    — ¡Vaya! Veo que has recuperado los ánimos ¿Ocurrió algo?
    — No, no es nada, pero lo que si estoy segura es que pronto ocurrirá.

    Mientras en el mundo de arriba, Kai continuaba con sus entrenamientos, esta vez estaba llevando una preparación mental, se encontraba sentado en posición de loto, meditando, sus ojos estaban completamente cerrados, mientras hacía eso se podía notar la tranquilidad que había en ese lugar, increíblemente todo estaba tan pacifico, no se sentía presencia alguna, ni siquiera la del mismo Kai.

    — Debes poner tu mente en blanco, no debes pensar en nada, tienes que ser tranquilo como el cielo, y rápido como un relámpago. — Decía el dios — deberás convertirte en piedra, ni la lluvia ni el viento podrán hacer nada, no se mueven. ¿Comprendes Kai? Aunque el viento sople muy fuerte, la montaña nunca lo reverencia.

    Mientras Kai continuaba con su meditación, en el mundo de abajo Yam se encontraba en uno de esos poblados algo lejano a la aldea de donde se encontraban nuestros amigos, en eso diviso un templo que estaba en lo alto de la montaña, subió con mucha calma las escaleras hasta llegar a él, dentro se encontraban unos monjes desempeñando varias tareas, uno que estaba cercano a la puerta se dirigió hacia Yam y le pregunto:

    — Buenos días ¿En qué puedo ayudarle?
    — Estoy buscando a dos jovencitas y un hanyö ¿Los has visto?
    — ¿Un hanyö? No sé de qué me habla, esto es un templo.
    — ¿Y a las jovencitas? Una es la reencarnación de una sacerdotisa y otra es una exterminadora.
    — Disculpe, pero aquí no han venido semejantes personas.
    — Ya veo, este parece un buen lugar
    — ¿Qué?
    — Yo el gran Yam me quedare con este lugar.
    — ¡Oh! No ¿Tú eres de esos demonios pertenecientes a la triada? — exclamo con temor el monje
    — Me gusta, yo y el señor Takeshi nos quedaremos aquí.

    El monje atemorizado salió corriendo lanzando un grito de terror, Yam a su vez salió tras él y a lo lejos lo que se escucho no eran más que gritos de terror y muerte.

    Ese mismo día en la mañana Sango despertó con intenciones de irse a su aldea de exterminadores, pensó que tal vez lo mejor era preparase para esa batalla tan dura y difícil que le esperaba, así pues que se dirigió a donde estaban Kagome e Inuyasha, para darles la noticia.

    — Te gustan demasiado las pruebas ¿Verdad? Es eso — reclamó el hanyö
    — ¡No! — Exclamó Kagome — Ni que estuviera loca.
    — Siento decirles esto chicos — interrumpió Sango apareciendo ante ellos — Pero quiero regresar a mi aldea y necesito cuatro días.
    — ¿Qué regresaras a tu aldea? — exclamó Inuyasha.
    — ¿A la aldea de exterminadores? — pregunto Kagome
    — Aja, es que necesito prepararme para esta batalla y allá tenemos el campo de entrenamiento adecuado para hacerlo. Además debo realizarle unos ajustes a mi hiraikotsu, desde que ese demonio se lo llevo creo que ha perdido un poco de resistencia.
    — Oye Sango ¿No estarás haciendo esto porque quieres vengar a Kai o sí? — Pregunto Inuyasha — Te recuerdo que esto no son juegos, además acabas de recuperarte, apuesto lo que sea a que no puedes lanzar ese boomerang.
    — ¿Quieres apostar? — dijo Sango desafiante
    — ¡Inuyasha! — Exclamó Kagome — ¡Abajo! — al decir esto el hanyö se estampo contra el suelo dejando un agujero.
    — Kagome malvada ¿Por qué lo hiciste?
    — Para que aprendas a ser más delicado. — Respondió la hermosa joven — Sango ¿Crees que este bien?
    — No te preocupes Kagome, es algo que tengo que hacer. Como exterminadora, no puedo permitir que ese demonio siga con vida, sino mi reputación se verá manchada. Yo sola me encargare de él.
    — Sango, entiendo te sientes — dijo Miroku mezclándose en la conversación — Pero no es bueno que lleves con esta carga tu sola.
    — ¡Excelencia! — exclamó Sango.
    — ¿Por qué no te quedas con nosotros?
    — Es verdad — repuso Kagome — Quédate con nosotros, es mejor.
    — Agradezco de verdad que se preocupen por mí, pero es algo que debo hacer.
    — Esta bien, haz lo que quieras — reclamo el hanyö — Pero ten cuidado Sango, aunque no quieras nosotros estaremos pendientes de ti.
    — Gracias Inuyasha. — Dijo Sango — Andando Kirara — exclamó la exterminadora, la pequeña gatita se transformo rápidamente en una inmensa pantera, Sango se subió a ella y salieron volando hacia la aldea de los exterminadores.


     
  9.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Capitulo 19: "Un entrenamiento doloroso"

    Con un toque muy DBZ este capítulo ;), aprendiendo a sentir el ki de los oponentes, las batallas, jaja me gusta todo eso.

    Me gustó la parte donde Kai hablaba tan tiernamente con Sango, me preguntaba que tan bien podrías escribir una escena romantica y hasta ahora me ha gustado mucho. Pero hay algo que me dejo intrigada/asustada/nerviosa/impaciente/etc xD

    Miroku va a acompañar a Sango, ohh nooo de seguro algo va a suceder entre ellos, despues de todo ella estaba enamorada de el y sería muy raro que actuara cmo si nada ahora que el monje ha regresado. Ya quiero ver como me sorprendes.
     
  10.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    174
    Re: Capitulo 19: "Un entrenamiento doloroso"

    Hola mi querida Pan-chan!! jejeje me alegra que te esten gustando esos toques tecnicos que le estoy imprimiendo a la historia, la cual sinceramente esta dando giros que ni yo mismo me esperaba. De escenas romanticas pues más adelante te prometo que habra muchas, pero tampoco tantas para no caer en lo mismo jejeje. De hecho, estoy seguro que habra una que te sorprendera bastante ;)

    Bueno con respecto a lo que te dejo intrigada/asustada/nerviosa/impaciente jejeje he pensado de eso y precisamente de cierto conflicto es que sale una escena bastante romanticona entre los principales personajes de esta serie y tambien hay otro factor importante que se jugara aqui, pero, mejor no te revelo mucho porque te quitare la emoción y el suspenso de la historia jejeje.

    De verdad te agradezco tu fidelidad y el apoyo incondicional que me has brindado a lo largo de estos cortos veinte capitulos :) Si! digo veinte porque aqui viene el capitulo numero veinte, no te lo pierdas ;)

    Saludos!
     
  11.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    2895
    Capitulo 20: "La batalla se acerca; la aparición de la triada de demonios".

    Capitulo 20:
    “La batalla se acerca, la aparición de la triada de demonios”.

    Tres días habían transcurrido desde que la hermosa exterminadora había despedido a sus amigos en la aldea de la anciana Kaede, luego de llegar a su verdadero hogar, la aldea de exterminadores. Esta aldea se encontraba en lo alto de una montaña, cercada por una fortificación hecha de madera, contaba con cuatro torres de vigilancia y un portón de acceso el cual era la única entrada y salida. Por supuesto que luego de aquel acontecimiento cuando Sango perdió a sus padres y a su hermano, la aldea se vio atacada, por lo que recibió muchos daños, quedando varias casas destruidas y recibiendo algunos daños en el fuerte.

    La única casa que se mantuvo en pie y que no recibió muchos daños, por fortuna, fue la casa de los padres de Sango, esta casa era muy diferente a todas las demás, aparte de su tamaño, lo cual la hacía más grande que todas las demás, pero al ver en su interior se podía ver claramente que era una especie de almacén, donde los exterminadores guardaban los restos y huesos de demonios que exterminaban, aquí era donde fabricaban sus armas y armaduras. En el centro tenía una chimenea, esta servía para forjar y reparar armas. Sango se encontraba ahí dándole unos toques finales a su hiraikotsu, mientras lo calentaba en aquella chimenea, luego lo retiraba con unas pinzas para golpearlo con un martillo de acero, así le daba la consistencia correcta. Aquellos golpes retumbaban en todo el lugar e incluso se podían escuchar fuera de la aldea.

    Luego de haber terminado con la restauración de su arma, salió a hacerle una pequeña ofrenda a la tumba de su padre y sus camaradas.

    Querido padre — dijo mientras le colocaba unas flores a la tumba —, y mis compañeros, perdónenme por haberlos abandonado todo este tiempo. — Aquí callo y junto sus manos para iniciar unas oraciones, pero la nostalgia hizo aparición y empezó a recordar aquellos días cuando entrenaba para convertirse en una exterminadora.

    Sango se encontraba en el campo de entrenamiento de exterminadores, su padre, quien se encontraba sentado al píe de las escaleras de una casa, observaba con orgullo a su hija pasando hábilmente una de las pruebas. Esta consistía en arrojar el hiraikotsu alrededor de unos postes, el arma tenía que hacer el recorrido de los postes sin tumbarlos o romperlos. Las habilidades de Sango sobrepasaron lo estimado, la joven había arrojado su arma y esta increíblemente paso por alrededor de los postes sin siquiera tocarlos.

    Sango — exclamó su padre — ¿Escogerás la profesión de exterminadora?
    Por supuesto padre — le respondió alegremente — Parece ser que me sienta este trabajo.
    Qué bueno — respondió este — Porque todo el entrenamiento que te impuse no fue para que te convirtieras en mi sucesora, más bien fue para que seas fuerte mientras vivas.

    La hermosa joven abrió sus ojos y quedo pensativa luego de recordar tal recuerdo, se puso de pie y se dirigió a una de las casas para cambiarse y así iniciar su entrenamiento.

    En la aldea de la anciana Kaede, Inuyasha, Kagome, Shippo y el monje Miroku se encontraban reunidos conversando estrategias para cuando el enemigo llegue al ataque, cuya conversación no duro mucho ya que Kagome se preocupo mucho por su amiga quien tenía días sin ver.

    ¿Aun no hay noticias de Sango? — pregunto con un tono lleno de angustia
    Todavía no regresa — contesto Inuyasha.
    Apenas solo han pasado tres días — agrego Shippo.
    Pensé que se reuniría pronto con nosotros — respondió Kagome.
    Hace mucho que no iba a su aldea — dijo Miroku — Además de prepararse para esta batalla, tuvo otras obligaciones que hacer.
    ¿Creen que sea correcto que la dejemos sola?
    No te preocupes Kagome — replico el hanyö — Sango es una chica bastante fuerte y sabe cuidarse sola.
    Si lo sé, pero…
    Entiendo su preocupación señorita Kagome — interrumpió Miroku — La situación por la cual está pasando Sango es algo difícil para ella, pero creo que debemos mantener un límite y no involucrarnos más allá. Si en estos momentos quiere estar sola, debemos respetar su decisión.
    Entiendo — dijo Kagome
    Oigan pero ¿Y si esos demonios descubren que está sola? — pregunto Shippo para mezclarse en la conversación.
    ¿Qué? — exclamaron al unisonó los tres.
    No me había dado cuenta de ese detalle — dijo Miroku
    Shippo tiene razón — agregó Kagome — ¿Y si van a atacarla?
    Bien, entonces mejor vayamos a la aldea de exterminadores — respondió Inuyasha — Vámonos ya.

    En el mundo de arriba, Kai continuaba con su riguroso entrenamiento, mostrando cada vez progresos sorprendentes los cuales complacían las expectativas del dios guardián.

    Y ¿Ahora qué haremos? — pregunto Kai tranquilo.
    Mejoraremos tu habilidad, potencia, fuerza y rapidez.
    Oye pero… no quería decirte esto — interrumpió Kai —, pero desde que llegue aquí siento mi cuerpo más pesado.
    Eso es porque tanto la atmosfera como la gravedad son más pesados que en el mundo de abajo, por supuesto, eso no nos afecta a nosotros los dioses.
    Ya veo, con que ese era el motivo.
    Sin embargo… — interrumpió el dios — En estos días que has permanecido aquí has debido acostumbrarte, es por eso que debemos aumentar la dificultad de este entrenamiento.
    Al decir esto el dios extendió su mano hacia Kai y expulso una onda misteriosa la cual envolvió al guerrero y repentinamente aparecieron cuatro objetos misteriosos, dos de ellos envueltos en ambos brazos y los otros dos envueltos en ambas piernas.
    Pero… ¿Qué hiciste? — pregunto Kai sorprendido al verse esos objetos en sus brazos y piernas.
    Esas pesas ayudaran con tu entrenamiento, cada una de ellas pesa aproximadamente veinticinco kilos.
    ¿Veinticinco kilos dijiste? Es demasiado, me costara mucho trabajo moverme con todo ese peso.
    Esa es la idea — replico el dios —Deberás acostumbrarte al peso, cuando vea que estés progresando les iré aumentando el peso.
    ¡Estás loco! —exclamo Kai — ¿Crees que me acostumbrare al peso rápidamente? Me tomara mucho tiempo y esos demonios no tardaran en atacar.
    Entonces vete de aquí si no puedes, daré la orden para que atravieses el portón que conecta este mundo con el de abajo.
    Tú no entiendes, quedan pocos días para que esos sujetos ataquen ¿Y tú quieres que domine este peso en ese tiempo?
    Cuando conversamos acordamos entrenar en el menor tiempo posible, sin embargo déjame decirte que contamos la cantidad de tiempo suficiente como para que este entrenamiento sea un éxito.
    ¿Ah sí? Y que… ¿Recurrirás en instancia detener el tiempo para hacer las cosas con calma?— pregunto Kai con un tono sarcástico.
    No seas tonto —exclamo el dios — En este lugar no hay flujo del tiempo, el tiempo aquí es infinito, a lo que me refiero que con estos días si entrenas lo suficientemente duro, será igual a que entrenes por miles de años allá abajo.
    ¿Es cierto eso? — pregunto sorprendido.
    Por supuesto, y ahora anda… no tenemos tiempo que perder.
    ¿Qué es lo que hare?
    Lo que harás es perseguir a este gallo.
    ¿Qué? ¿Por qué debo hacerlo? Es vergonzoso.
    Primero, porque te lo digo, y, segundo porque esto te hará ágil, si no, no podrás con los demás. Si atrapas esto será como si atraparas un relámpago.
    Bueno, lo que tu digas.
    ¡Vamos! ¡Atrápalo! — grito el dios mientras soltaba al ave, Kai intento ir tras ella, pero sus pasos eran demasiado lentos, apenas y podía levantar los pies del suelo, aun así hacia su mejor esfuerzo e intentaba ir tras el ave que corría de un lugar a otro hábilmente.

    Mientras eso ocurría la hermosa exterminadora por su parte también se preparaba para darse un riguroso entrenamiento, tal y como se los hacía en aquel entonces su padre. El campo estaba en excelentes condiciones, este contaba con varias fases las cuales indicaban el nivel de dificultad de las pruebas. Sango tomándose las cosas muy en serio decidió entrenar con el nivel más alto al principio, esto dejaba muy claro que quería encargarse de la situación sola. Kirara como fiel amiga le ayudo y acompaño durante el entrenamiento, este inicio con la aparición de varios demonios, unos eran feroces ogros y otros demonios en su totalidad, no cabía duda que la cantidad que se había presentado era sorprendente.

    Bien es hora de comenzar — dijo Sango — ¡Andando Kirara! — Y a este grito Sango monto a Kirara y empezaron a exterminar a los demonios y ogros que recién habían aparecido, aquella matanza de demonios era increíble, la hermosa exterminadora se desempeñaba de una manera increíble y los aniquilaba sin piedad, Kirara hacia otro tanto y los descuartizaba con sus enormes colmillos, la lucha se hacía más violenta a medida que progresaba y aquellos demonios atacaban sin cesar.

    De pronto uno de ellos golpeo a Kirara, Sango cayó al suelo pero hábilmente se repuso de aquella caída y continuo atacando a los ogros y feroces demonios con su hiraikotsu, aquí se vio en la necesidad de emplear su espada en postura defensiva, Kirara volvió a aparecer y monto a Sango nuevamente en su lomo, ambas nuevamente tomaron el ataque e iniciaron la exterminación de los demonios.

    Pasemos ahora a lo que ocurre en un lugar totalmente distinto, un lugar lleno de oscuridad, lo que había sido anteriormente un lugar pacifico, lleno de iluminación y sagrado, se había convertido en un lugar de tinieblas y de muerte. Los cadáveres yacían en los corredores y pasillos de aquel templo, otros estaban en lo que se suponía eran los jardines y el resto se encontraban dentro de lo que era el templo. Las nubes estaban oscuras, signo de que la cantidad de energía maligna acumulada ahí resultaba aterrador. Aquel lugar no era más el templo del cual se había apoderado Yam, aquellos cadáveres eran de los pobres monjes que cuidaban de aquel desgraciado templo, por sus rostros y los cuerpos de otros se podía asegurar que tuvieron una muerte totalmente sanguinaria.

    Yam se encontraba desesperado, caminaba de un lado a otro dentro del palacio, se decidió y entro a la habitación principal, lo que veremos a continuación es algo que no nos esperábamos.

    ¡Maldición! — grito el yökai furioso — Ya llevamos varios días sin saber rastro de esos sujetos ¿Cuánto más esperaremos?
    ¡Silencio! — exclamó una voz acostumbrada a dar órdenes — ¿Acaso no ves que estamos discutiendo un asunto de mucha importancia?
    Lo siento señor, pero es que me cuesta creer que esos sujetos hayan desaparecido tan repentinamente.
    No han desaparecido
    ¿Cómo dice? — pregunto Yam sorprendido
    Ellos se encontraban en una aldea, probablemente sea esa aldea donde murió aquella sacerdotisa hace cincuenta años.
    ¿Se refiere a la sacerdotisa Kikyö?
    Efectivamente
    Pero ¿Qué hacian ahí?
    Se resguardaban es obvio, ahí aun vive la hermana de esa sacerdotisa.
    Ya veo, con razón no podía detectarlos.
    Pero hay algo más
    ¿Sí?
    La exterminadora, no está con ellos — dijo el hechicero, quien permanecía con sus ojos cerrados, tal vez indagando la localización de nuestros amigos — Ella se encuentra en su aldea, la aldea de exterminadores.
    Ya veo, así que está sola — agrego Yam maliciosamente — No estaría mal comenzar por ella.
    Pero deberás hacerlo rápido.
    ¿Por qué lo dice?
    Porque el monje, esa jovencita y el hanyö van en camino hacia la aldea de exterminadores.
    No se preocupe, ahora mismo iré a eliminarlos.
    Está bien.
    Señor…
    ¿Qué sucede?
    ¿Quiénes son… los que están ahí?

    Al volverse, se vio delante del hechicero Takeshi se vio a una legión de poderosos demonios, todos con ciertos rasgos humanos, no revelando así su verdadera identidad, todos y cada uno de ellos increíblemente poderosos, se podía decir que tanto como los guardianes celestiales del mundo de arriba.

    Ellos son mis camaradas, juntos conformamos la triada.
    Ah ya veo, esto estará emocionante sin duda alguna.
    Así es, ahora ve… y date prisa.
    Sí señor. — dijo Yam y se retiro para cumplir su misión.
    Y ahora que se ha ido, debemos hablar… una nueva guerra se aproxima. — dijo el hechicero.
    Lo que me extraña es — interrumpió uno de los yökai — Es que nos hayan revivido tan repentinamente y solo para que cumplamos una labor absurda.
    No se preocupen por eso — respondió Takeshi — Ahora mismo Yam se ha ido a encargar de esas posibles molestias. Debemos aprovechar, para tomar venganza por lo que nos hicieron esos guardianes celestiales.
    Cierto, aunque me hubiese gustado divertirme un poco matando al hijo de uno de ellos, lástima que ese pobre imbécil este muerto.
    No te precipites Grendal — replico otro de los tantos yökai — Si murió, probablemente se haya convertido en guerrero celestial y este ahora al lado de su padre, es posible que nos veamos las caras en esta batalla.
    Si pero… aun me inquieta saber porque nos revivieron.
    Deja de pensar en tonterías y velo más bien como una oportunidad que te concedieron.
    Sin embargo yo soy de la opinión de Grendal — agregó otro más — No me fio para nada en ese sujeto, sus aires me desagradan.
    Pero si tu no lo has visto Hitachi — exclamó uno de ellos. — No trates de hacernos creer que sabes quién es el que está detrás de todo esto.
    Por supuesto que sí — respondió el yökai que había sido llamado por el nombre de Hitachi— tanto yo como Takeshi, sabemos quién es.
    ¿Y quién es?
    Su nombre es Naraku.

    Al escuchar el nombre de Naraku todos se quedaron fríos, a excepción de Hitachi y Takeshi quienes sabían la identidad de la persona que los había revivido, parecía que por la reacción sabían de quien se trataba, y estaban seguros de que no se las tenían que ver con algún tonto, luego de aquella revelación el salón estallo en gritos y blasfemias, algo normal conociendo la naturaleza de aquel semejante monstro que los había revivido.

    Yam por su parte había adelantado una buena parte de su camino, gracias a su velocidad, pero a la par Inuyasha y compañía también tenían una buena parte del camino ganada, pero ya la noche estaba llegando y tarde o temprano tenían que detenerse a descansar.

    En la aldea de exterminadores Sango, quedo completamente agotada, su respiración era muy agitada y tenía algunas heridas leves en su cuerpo, su traje había recibido ciertos daños producto de su entrenamiento con aquella exterminación de monstruos. Se desvistió para colocarse sus ropas normales y así curar sus heridas y arreglar su traje de exterminadora, aprovecho la ocasión para reforzar su armadura, la cual también había recibido varios daños y estaba algo deteriorada producto de las constantes batallas que había tenido en su viaje.

    Luego de esa extenuante batalla de entrenamiento decidió que lo mejor era descansar y así recuperar sus energías para el día de mañana.
     
  12.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Capitulo 20: "La batalla se acerca; la aparición de la triada de demonios".


    Tan taaaan(8) ya sabía yo que Naraku aparecería tarde o temprano, es que tanto desastre no puede estar ocurriendo sin que sea su culpa xD.

    El entrenamiento de Kai me dio tanta risa xD, jaja cuando lei "Quiero que persigas a este gallo", jajaja pero por supuesto que será más dificil ya que el pobre tiene 100 kilos encima y la gravedad es mucho mas fuerte que en el Sengoku.

    Sango tambien está entrenando duro, mostraste ese lado poderoso que tiene ella y que en muchas ocasiones había sido opacado en la serie porque todo giraba en torno a Kagome e Inuyasha. Ahora lo que me falta es ver a Naraku y los planes maquiavelicos que de seguro tiene bajo la manga.

    Bueno me sorprende que hayas colocado conti tan rapido, generalmente me pones a sufrir un poco y luego cuando ya estoy en el suelo sin esperanzas es que apareces xD (drama extremo), bueno esperaré el proximo capítulo. Por cierto, felicitaciones, tu fic ya es popular ;)
     
  13.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    146
    Re: Capitulo 20: "La batalla se acerca; la aparición de la triada de demonios".

    Jajajajaja muchisimas gracias mi querida Pan-chan, sabia que te gustaria el capitulo ;) Aunque en terminos tecnicos Naraku aun no ha aparecido, simplemente solo fue mencionado, pero tal mención no pasara por alto y por supuesto que aparecera. Sin duda alguna Sango es una chica bastante fuerte y no hay que subestimarla, quizas algo que pasaron por alto en la serie como tu dices, pero que solo llegaron a demostrar unas pocas veces. Hoy si de verdad lamento no colocarte la continuación, asi que te hare sufrir un poquito en estos dias jejejejejeje (Es broma) xD Por cierto ¿Por que dices que mi fic ya es popular? :O Pero esta atenta porque en estos dias (quizas Miercoles o Jueves) suba el capitulo 21!!! el cual estara muy emocionante!!

    Cuidate mucho ;)

    Saludos!!
     
  14.  
    Nothing

    Nothing Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Septiembre 2009
    Mensajes:
    236
    Pluma de
    Escritora
    Re: Un Sueño Feudal

    Hola, escritor. ¿Cómo estás?; bueno... Estuve leyendo tu historia, pero claro, no me había dado el gusto de comentar. Muy interesante todo, los personajes perfectamente manejados, sin Ooc. Eso me gusta, además, de la interesante trama, muy intrigante. En general, excelente. Pero claro, tienes algunos errores que por desgracia, quitan el 'nivel' del escrito, los tildes y en algunos otros defectos por ejemplo:

    —Exclamó, preguntó, agregó, replicó, etcétera —Recuerda, que cuando estás haciendo una narración de tercera persona y estás narrando lo que el personaje hace, debe ir con tilde, ya que no es una narración de primera persona.


    El segundo error que noté, es que los guiones están mal. Es decir, espacios en lugares innecesarios, y alguna falta de otras cosas por ejemplo:


    Que en realidad; debería ser así:

    ¿Entiendes?; cuando cierras un diálogo no es necesario dejar espacio, ni tampoco, para colocar la 'aclaración' de lo que hace el personaje. Es algo 'detallista' pero en realidad; es la forma correcta y entre otras cosas que te señalé.

    Bueno, la verdad, es que me llamó mucho la atención tu historia. Espero leer más capítulos, escritor.

    Sigue escribiendo.


    Saludos,


    Atte: MiiKuuZ
     
  15.  
    Nothing

    Nothing Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Septiembre 2009
    Mensajes:
    236
    Pluma de
    Escritora
    Re: Un Sueño Feudal

    Y yo, recién ahora me doy cuenta que hice doble post por error ¬¬ Lo siento x'D
     
  16.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Un Sueño Feudal



    Tu aqui???? ¿Tambien??? AHHHHHHHHHHHHHH xDxDxD nahh bromeaba, no sabía que te pasabas por la seccion de fics. La verdad es que esta historia es muy original, no es el tipico cuento de amor, este chico tiene una imaginación increible, con un toque DBZ y manteniendo la naturalidad de los personajes de Inuyasha.

    Pues si, las tildes como que le da flojera colocarlas (a veces hago lo mismo con mis escritos ._.) pero no es algo tan serio, en lo personal creo que son pequeños detalles que se le escapan o simplemente pasa por alto.

    Kai( Puedo llamarte Kai?? xD no se por que pero te asocio con el personaje) coloca tu conti pronto, no me hagas suplicar ¬¬ ok si suplico...ToT...nos vemos !
     
  17.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    316
    Re: Un Sueño Feudal

    Hola MiiKuuZ, bien bien gracias ¿Y tu como estas? Me alegra mucho que te este gustando la historia y por sobre todo la trama que en ella se maneja. Muchisimas gracias por los detalles de los cuales te diste cuenta, lo de las tildes es como Pan te explico jeje a veces por razones de aprovechar la inspiración escribo corrido teniendo en cuenta reparar los detalles luego, pero una vez que la termino la subo y se me olvidan dichos detalles. Si te das cuenta en una que otra parte coloco las respectivas tildes de las palabras, poco a poco me he ido a acostumbrando a colocarselas sin necesidad de dispensar del corrector.

    En cuanto a los guiones te explicare con detalle, no es que este malo, de hecho ese modelo lo tome de un escritor de novelas muy famoso, me guio por el y hasta ahora me ha dado muy buenos resultados. Creo ya que eso es cuestión de cada quien, el espaciado en si entre los guiones no tiene mucha incidencia en cuanto al nivel de la obra se refiere.

    Pero de igual forma agradezco mucho que te hayas dado cuenta de esos detalles. Hoy subire el capitulo 21 y de ser posible el 22, espero que continues leyendo la historia y continues de igual forma comentando, ya que los comentarios de mis lectoras son muy importantes para mi ;)

    Saludos cordiales!

    Jajajajajaja muchisimas gracias por tu comentario mi querida Pan-chan ;) por supuesto que puedes llamarme asi (Si esto continua asi me vere obligado a cambiarme el nick jejeje; es broma) En realidad si, como le explique a MiiKuZ lo que sucede es eso, por aprovechar la continuidad con la que escribo a veces no reparo en esos detalles, olvidandome luego de corregirlos.

    No es necesario que me supliques jeje, aqui viene el capitulo 21, espero que lo disfruten!!!

    Saludos ;)
     
  18.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    2607
    Capitulo 21: "La batalla ha comenzado; Yam llega a la aldea de los exterminadores"

    Capitulo 21
    “La batalla ha comenzado; la llegada de Yam a la aldea de los exterminadores”



    Sin pensarlo dos veces, Sango se recostó en una de las camas en lo que fue una vez la casa de su padre y de su abuelo Shako. Kirara tan leal como siempre, se acostó junto a la exterminadora para brindarle su compañía. Más sin embargo no pudo conciliar el sueño, por lo que se mantuvo casi despierta toda la noche, quizás era por una de esas emociones generadas cuando se sabe que algo está por venir o suceder. Pero aun con esas emociones, Sango cayó rendida ante el sueño, quedándose dormida cuando casi ya amanecía.

    A unos cuantos kilómetros cerca de la aldea de exterminadores, Inuyasha y compañía despertaban luego de haber acampado al aire libre en el bosque, todos se preparaban para continuar el camino y de vez en cuando el hanyö se quejaba por los retrasos y la lentitud de los demás en alistarse.

    — No entiendo porque tardan tanto — exclamó Inuyasha —, si no nos damos prisa el enemigo llegara antes que nosotros.
    — No te precipites Inuyasha — replico Miroku — Recuerda que nosotros no contamos con la misma resistencia que tu.
    — Además recuerda que pasamos la noche al aire libre — dijo Kagome.
    — Bueno ya dejen de estar perdiendo el tiempo — respondió Inuyasha alterado —, y vámonos ya.

    Nuevamente iniciaron su camino con nuevas energías, por otro lado Yam tenía el mismo destino que nuestros amigos, dirigiéndose a la aldea de los exterminadores, pero por razones extrañas se topo en su camino, con un misterioso personaje el cual bloqueaba su camino. Yam se vio obligado a detenerse frente a ese misterioso hombre. Yam analizo las fisonomías de esa persona, solo se le podía observar cierta parte del rostro, para ser más específicos de la nariz hacia abajo. Estaba cubierto con una especie de piel del mandril la cual ocultaba su identidad, revelando únicamente la parte que ya antes hemos mencionado. A Yam le pareció extraño el comportamiento del sujeto, pero, se sorprendió al detectar una sorprendente cantidad de energía maligna, vio entonces que no tenía que vérselas con ningún tonto y mantuvo precaución frente a él.

    — Veo que se dirige a la aldea de exterminadores — dijo el desconocido — Tu debes ser el poderoso yökai Yam, aquel sirviente del hechicero Takeshi.
    — ¿Se puede saber que quieres… maldito? — pregunto Yam desafiante.
    — Usted y yo tenemos algo en común, ambos buscamos la destrucción de Inuyasha y su escuadrón. Disculpe si esto le incomoda pero escuche toda la conversación que tuvo con la triada de demonios, si usted gusta puedo ponerme a su servicio y ayudarle con la tarea que va a desempeñar.
    — ¿Qué estás diciendo? ¿Piensas que aceptare tu ayuda? — pregunto Yam sarcásticamente—, no me hagas reír. Lo siento pero yo solo me encargare de acabar con ellos.
    — Sin embargo — replico el desconocido — Lamento decirle que usted solo no podrá derrotarlos.
    — ¡Qué has dicho?
    — A pesar de las características de Inuyasha como hanyö posee un arma muy poderosa, llamada Tessaiga. Y junto a él está la reencarnación de la sacerdotisa Kikyö, ambos hacen una combinación perfecta para exterminar demonios como usted.
    — ¿Acaso insinúas que esos mocosos acabaran conmigo?
    — Exactamente, si no se cuida las espaldas no podrá completar la misión que le acaban de encomendar.
    — Y me imagino entonces que con tu ayuda podre derrotarlos.
    — No con mi ayuda, le podre entregar esto — dijo mientras sostenía un fragmento de una joya en su mano.
    — ¿Qué es eso? — pregunto Yam vio aquel trozo brillar cual diamante.
    — Este es un fragmento de la perla shikon.
    — ¿La perla Shikon?
    — Así es, estoy seguro que ha escuchado algo sobre la perla — dijo el hombre de la piel de mandril con aires de misterio. — Un solo fragmento y obtendrá todo el poder que quiera.

    Luego de aquel argumento Yam miro aquel fragmento codiciosamente, con solo poseerlo obtendría poderes fuera de lo inimaginable, sería el más poderoso de los integrantes de la triada de demonios. Pero aun sentía desconfianza de aquel sujeto que le ofrecía esa ayuda tan misteriosa.

    — Bastardo... ¿No acabas de decir que odias a Inuyasha? Pero… ¿Está usted tan asustado para enfrentarlos, que quieres utilizarme?
    — En efecto.
    — Muy bien, aceptare tu ayuda y me quedare con ese fragmento.
    — Ah y algo más.
    — Use este panal — dijo entregándole un extraño panal de forma redonda con un agujero en el centro. — Estoy seguro que le será de mucha ayuda.
    — ¿Y se puede saber cuál es tu nombre? — pregunto Yam tomando el pana que le habían entregado.
    — Naraku — dijo dándole una leve sonrisa a sus labios — Ese es mi nombre, señor.
    — Así que Naraku, está bien… lo tendré en mente.

    En cuanto a nuestros amigos, continuaban sin paradas el camino hacia la aldea de los exterminadores, de pronto a lo lejos se empezó a ver una especie de remolino, Inuyasha hábilmente detecto una presencia en él, la cual no era de su completo agrado haciéndolo demostrar en varias ocasiones.

    — ¡Miren es un remolino! — exclamó el pequeño Shippo
    — Apesta a lobo — dijo Inuyasha observando aquel remolino.
    — ¿Apesta a lobo? — se pregunto Kagome para sí.
    — Tal vez sea… — menciono Miroku.
    — Ahora entiendo porque comencé a detectar esa horrible peste — interrumpió Inuyasha.
    — Que rápido se enoja — dijo Kagome.
    Inuyasha rápidamente se coloco delante del grupo para impedir el paso de Koga, este se detuvo frente a él reclamando su presencia:
    — ¿Por qué siempre andas en el mismo lugar que yo bestia? — pregunto Koga algo molesto.
    — Eso mismo quiero preguntarte — respondió Inuyasha.
    — A quien ando buscando es a Naraku, pero por desgracia… siempre en encuentro contigo; que desilusión.
    — ¡Cállate! No te metas en nuestros asuntos Koga, yo me voy a encargar de eliminar a Naraku. — replico Inuyasha, pero en el acto el joven lobo aprovecho el descuido del hanyö para pasar hacia donde se encontraba Kagome.
    — Lo siento mucho Kagome — dijo Koga tomando las manos de la hermosa joven, juntándola con las suyas — aun no he podido encontrar el escondite de Naraku, te debo aquella promesa.
    — No te preocupes por eso — contesto la bella Kagome con una sonrisa.
    — A propósito bestia ¿Qué paso con aquel sujeto? Quiero que me cuentes todo con detalles.
    — ¿Cuál sujeto? — pregunto Kagome.
    — Se refiere a Kai — respondió Inuyasha. — El… sacrifico su vida para acabar con ese demonio.
    — ¡Vaya! — exclamo Koga — Apuesto a que no debió quedar rastro de ese bueno para nada.
    — Te equivocas aun sigue con vida.
    — ¿Qué? ¿Acaso estás diciendo que ese lunático no acabo con aquel monstruo?
    — Sin duda es un enemigo difícil de vencer.
    — Lo que más nos preocupa es que durante estos cuatro días no han venido a atacarnos. — dijo Kagome.
    — Pues ni hablar — dijo el joven lobo — Yo mismo tendré que encargarme de ellos. Eso sucede cuando andas con una bestia tan incompetente.
    — ¿Qué dijiste? — exclamó Inuyasha.
    — Inuyasha este no es el momento para pelear — dijo Miroku apartando a Inuyasha del grupo — Piénsalo bien, es bueno que tengamos de aliado a Koga, bien no sabemos lo que se pueda presentar.
    — Es cierto — dijo Kagome agregándose a la conversación — Es mejor contar con el apoyo de Koga.
    — ¿Acaso dices que conmigo no es suficiente?
    — No, yo no quise decir eso — contesto Kagome — Lo que quiero decir es que mientras más personas tengamos a nuestro lado mejor.
    — ¡Keh! Por mi hagan lo que quieran a fin de cuentas seré yo quien destruya a esos monstruos.

    Lejos de ahí en un bosque muy profundo, Sesshömaru caminaba con la calma que le caracterizaba, detrás de él le seguían Jaken, Ah-Un y Rin quien se encontraba encima de él. Sin duda alguna el dai-yökai estaba siguiendo un rastro, asunto que Jaken ignoraba por completo ya que Sesshömaru tenía por costumbre hacer las cosas y actuar sin informarle nada a su sirviente, solo en enumeradas ocasiones cuando el asunto lo ameritaba, dispensaba de la ayuda de este.

    — Oiga, amo bonito — dijo Jaken para romper el silencio de aquella caminata — ¿Por qué no nos dice a donde nos dirigimos?
    — No me preguntes — contesto Sesshömaru deteniéndose por completo. <<Es el olor de ese niño. >> pensó; << y cerca de él, se encuentra Naraku. >> — La próxima vez, pienso aniquilarte. Al decir esto, Jaken se atemorizo, temor que lo hizo retroceder y poner una cara de pánico.
    — Señor Jaken — susurro la pequeña — será mejor que no siga preguntándole, esta tan furioso que puede aniquilarlo.
    — Que me importa — respondió el pequeño yökai dando un leve suspiro.

    Sesshömaru continuó su camino siguiendo el rastro dejado por aquel niño que menciono y Naraku. Mientras tanto en el mundo de arriba Kai continuaba entrenando con el dios, adquiriendo una velocidad sorprendente para lograr la expulsión de sus poderes escondidos. Ahora la prueba que se encontraba realizando consistía en demostrar su velocidad junto al dios y romper una cantidad de pilares de una roca muy dura, el joven aun continuaba con las pesas que le habían colocado, solo que el peso era aun mayor, ya habiéndose acostumbrado a la atmosfera del mundo de arriba, el peso iba aumentando a medida que se iba acostumbrando a este.

    En estos momentos se encontraba dominando las ocho toneladas, es decir dos toneladas por brazo y por pierna.
    Increíblemente el dios no pudo soportar la velocidad que estaba manejando por lo que se vio obligado a detenerse, Kai por su parte muy entusiasmado continuo sorprendentemente rompiendo los pilares con gran facilidad. Al haberlos destruido todos se detuvo y se dirigió a donde estaba el dios, se situó frente a él y este le dijo:

    — Hoy es el último día de tu entrenamiento — dijo el dios —, sé que no contamos con mucho tiempo, pero al menos te he enseñado lo más importante y necesario para pelear. Ahora haremos un pequeño repaso, de lo que has aprendido.
    — Está bien
    — Toma — dijo entregándole una pañoleta — Venda tus ojos y pelea conmigo.

    Kai tomo la venda y se vendo los ojos, el dios desapareció su presencia y todo el lugar cayó en una tranquilidad sublime, el joven se quedo parado en el mismo sitio, de repente alzo su brazo para bloquear un ataque, intento golpear pero rápidamente la presencia del dios había desaparecido de nuevo. Kai para cambiar las cosas también desapareció su presencia y desapareció de donde estaba, unos golpes se escucharon y por sorpresa, el dios estaba en el suelo.

    — ¡Vaya! — exclamo este — has mejorado bastante, no creí que fueras a derribarme en tan poco tiempo.
    — ¿Y ahora que sigue? — pregunto Kai, sonriente.
    — Ahora atrapa al gallo, esta vez aumentare tu peso ya que te has acostumbrado a él.
    — Está bien.
    — ¿Estás listo?
    — Si
    — ¡Atrápalo!

    Con una increíble velocidad, Kai se desplazo hacia el ave y la atrapo antes de que esta tocara el suelo.

    — ¡Increíble! — exclamo el dios — Lo has atrapado antes de que tocara el suelo, estoy sorprendido, has superado la velocidad que esperaba.
    — ¿Y ahora que sigue? — pregunto el joven emocionado.
    — Ahora revisaremos tu técnica.
    — Perfecto, es lo que estaba esperando.

    Kai se concentro y empezó a elevar sus poderes, tomo su posición y comenzó a crear aquella bola de energía blanca con destellos azules, el nivel requerido para aquella técnica era sumamente sorprendente.

    — Intenta destruir este ladrillo. lo más rápido que puedas — dijo el dios, mientras traía con su telequinesis un gran ladrillo, arrojando este a una gran velocidad, Kai espero el momento oportuno y disparo entonces su rayo de energía, el despliegue de aquel poder fue avasallante y en fracciones de segundos pulverizo el ladrillo generando un gran estruendo y una onda expansiva dentro del salón donde se encontraban entrenando. Aquella escena impresiono mucho al dios y le alegro mucho ver los niveles que había alcanzado Kai en tan poco tiempo.

    — Nunca pensé que llegaras a dominar esa técnica tan rápido — dijo el dios, luego de que todo se calmo.
    — Si, debo decir que a veces me cuesta mucho trabajo.
    — Déjame repetírtelo otra vez — dijo el dios —, esa técnica que acabas de hacer es un poder especial, no se trata de cualquier cosa, ya que la intensidad de este depende de cómo expulses tu ki. Si llegases a superar los límites, podrías generar un impresionante despliegue de ese poder, pero, si no sabes controlarlo podrías destruir el mundo de abajo, el cual debes proteger. Haz todo lo posible por no llegar a esos límites y de ser posible de no usarlo, porque desgasta mucho tu energía y sería fatal para ti. ¿Has entendido?
    — Ujum, entendido, hare todo lo posible para arreglármelas solo sin la necesidad de usar esa técnica.
    — ¡Así me gusta! — dijo con ánimos el dios —, el momento de la pelea, viene acercándose.
    — Finalmente regresare con ella.
    — Es cierto, se que quieres estar con esa jovencita llamada Sango. Te cambiare esas ropas desgastadas por unas mejores.
    — ¿De verdad? — pregunto Kai con una gran sonrisa.
    — ¡Ahora! — dijo el dios extendiendo su mano y las ropas que tenía el joven cambiaron, ahora llevaba puesto un traje totalmente negro algo ajustado al cuerpo, unas botas de igual color que el traje. En el torso debajo de la parte negra llevaba una franela manga larga de color gris, la cual era muy poco visible. Kai se alegro mucho al ver sus ropas nuevas.
    — ¡Es increíble! Me siento mucho mejor
    — Y no solo eso, está hecho de un material súper resistente y flexible, resistirán un poco más a los ataques.
    — La verdad no sé como agradecerle esto.
    — Debes darte prisa Kai.
    — Si.
    — Escúchame bien, tu enemigo no es solamente Yam si no los demonios más poderosos que te hayas imaginado, te estoy hablando de la triada de yökai, por ningún motivo voy a permitir que te confíes.
    — No te preocupes — dijo Kai —, les demostrare que puedo derrotarlos, ya lo verán. Muchas gracias por todo, de verdad no sé como agradecértelo.
    — Solo ve y acaba con ellos — respondió el dios — ¡Date prisa! No hay tiempo que perder.
    — Ah lo olvidaba, necesito un permiso para poder salir.
    — No te preocupes por eso, ya he anunciado eso a Kosuke, no tendrás problemas al salir.
    — Bueno muchas gracias — dijo Kai haciendo una reverencia — Prometo no defraudarlo. ¡Adiós!

    Y diciendo esto Kai salió corriendo, se detuvo unos pasos y observo nuevamente a aquel misterioso dios, sin duda sentía algo de nostalgia con su presencia, luego se volvió y continúo corriendo hasta salir de aquella habitación.

    En el mundo de abajo, Yam había divisado la aldea de los exterminadores, así que acelero el paso y en unos segundos llegó a ella, se encontraba flotando encima de esta, bajo enseguida y se interno en la aldea, finalmente estaba ahí, una sonrisa malévola se dibujo en su rostro y empezó a caminar lentamente en búsqueda de la hermosa Sango.
     
  19.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,181
    Pluma de
    Escritora
    Re: Capitulo 21: "La batalla ha comenzado; Yam llega a la aldea de los exterminadores


    Jajajaja, no se si entendi mal, pero creo Sessshomaru no se referia a Jaken cuando dijo "La proxima vez pienso aniquilarte" xD, jajaja un leve toque gracioso, muy al estilo del frio Sesshomaru.

    El entrenamiento de Kai por fin ha terminado, sus poderes incrementaron asombrosamente, pero no pude evitar reirme con lo del gallo xD jaaja no se por que me da tanta risa. Cuando vi a Naraku hablando con Yam, incluso antes de que el revelara su nombre pensé "Ok, es Naraku", le dio un panal que supongo tiene los insectos venenosos, osea que Miroku no sera de mucha ayuda, le dio un trozo de la perla de Shikon así que ahora será mas fuerte, bueno, Kai tambien es fuerte, ya veremos que pasa.

    Noooo va a buscar a Sango, Sango deja de babearte y despierta ¬¬ que te matan ToT, que malo eres, lo dejas hasta ahí, pero dijiste que "Posiblemente" publicarias el siguiente capitulo hoy mismo, cruzare los dedos ;) Nos vemos Kai xD
     
  20.  
    Cmmv

    Cmmv Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    24 Marzo 2007
    Mensajes:
    177
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Un Sueño Feudal
    Total de capítulos:
    73
     
    Palabras:
    107
    Re: Capitulo 21: "La batalla ha comenzado; Yam llega a la aldea de los exterminadores

    Muchas gracias mi querida Pan-chan (no importa cuantas veces comentes, siempre te dare las gracias ;) ) Jajajajajaja bueno en realidad Sesshömaru se referia era a Naraku, pero al decirlo en voz alta, Jaken penso que era con el, el asunto. Jajajaja ¿Asi que te dio risa el gallo? bueno el gallo tiene su historia y es precisamente para evitar ciertos parentescos con una serie jeje. Y bien creo que te sirvio cruzar los dedos, porque aqui te traigo el capitulo 22, muy emocionante y extenso!!! no te lo pierdas!!!

    Saludos mi querida Pan-chan ;)
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso