Un joven intenta cambiar a los demás

Tema en 'Relatos' iniciado por Poikachum, 18 Julio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Poikachum

    Poikachum Gurú Comentarista empedernido Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,981
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Un joven intenta cambiar a los demás
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1470
    Cae la lluvia en la ventana de Marcos, un joven de diez años que en ese momento miraba como las gotas de agua caían poco a poco por el cristal de su ventana, el seguía el recorrido desde arriba abajo. Mientras miraba las pequeñas gotas cristalinas, pensaba en la película que había visto junto a su madre en la televisión, el final le hizo llorar pero sobretodo reflexionar. El chico de mediana estatura dio un largo suspiro y se aleja de la ventana en dirección a la cocina para sentarse a cenar. El chico se sienta a cenar mientras reina la calma en la mesa, su madre ya casi había terminado de cenar.

    —Cariño, ¿me podrías sacar un danone? — le pregunta a su hijo.

    —Claro mamá —responde el chico levantándose y abriendo la nevera.

    —Mira mamá, te acabo de hacer un favor como en la peli —comenta Marcos.

    Su madre se ríe y le dice que las cosas no son así en la vida real, además en la película el chico cambia la vida de una persona y eso si es una favor.

    —Muy bien, a partir de hoy hare como en la película e intentare cambiar el mundo —dice el chico alzando el puño pero al tener comida en la boca se atraganta.

    —Empieza por no morirte tu —contesta su madre dándole golpecitos en la espalda y un vaso de agua.

    La noche transcurrió sin mucho más, el pequeño Marcos se fue a dormir temprano debido al cansancio del día. A la mañana siguiente el chico se vistió rápidamente y se tomo el desayuno por el camino al colegio. Sin duda quería llegar cuanto antes para poder hacer lo mismo que en la película. Al llegar se encuentra en la entrada a Jose y a Mario, dos amigos muy buenos y un poco raros.

    —Marcos, te veo en otro mundo —comenta el chico rubio de los tres.

    —Si, estas…muy pensativo —dice el Jose el cual era de origen africano.

    —No me pasa nada, son cosas mías —responde Marcos.

    —Por cierto Jose, ¿Qué te ha pasado en el ojo? —pregunta el chico mirando su ojo que presentaba un color morado.

    —Otra vez esos pesados, se meten conmigo demasiado —responde sobándose el ojo.

    En ese momento un bombillita se encendió en la cabeza de Marcos, era justo lo que necesitaba, por eso le explicó a sus amigos el plan que tenia en mente. Sus amigos al principio pensaron que se había ido la cabeza pero pronto comprendieron que merecía la pena intentarlo. Por ello fueron directamente a hablar con los agresores de Jose para mantener una conversación. Estos estaban en las escaleras de una de las clases.

    —Mirad! ¿No es ese Jose al que su madre se paso de tiempo al meterlo en el horno? —pregunta en tono de burla mientras sus compañeros le ríen la gracia.

    —¿Por qué te metes con Jose? El no te ha hecho nada.

    —Porque los negros maltrataron a mi padre —responde en tono amenazador el chico.

    —No todos los negros son así —contesta Marcos.

    —Porque tu lo digas —dice el chico levantándose de las escaleras.

    —Piensa que muchos trabajan en las obras y han construido casas donde luego la gente vive
    mientras ellos no tienen su propia casa y duermen en el suelo —responde un poco enfandado Marcos.

    —Todos se lo merecen —responde Pablo.

    —Imagínate por un momento que tus padres hubieran tenido que ir en barca hasta aquí para poder alimentarte y cuidarte a cambio de una miserable vida —contesta Marcos.

    El chico ante tales palabras se queda mudo, nunca había pensado en ello debido a que la rabia que le consumía por dentro no le dejaba pensar con claridad. Entonces el joven se acerca a Jose, este con miedo se enconge un poco, pero en ese momento el chico de nombre Ismael le pide que le perdone ante la sorpresa de todos.

    —Perdoname, me dejé llevar —dice el chico nervioso.

    —No pasa nada, mientras no lo vuelvas a hacer —responde Marcos.

    —¿Hay algo que pueda hacer? —pregunta el chico mirándolos.

    —Si, hay una cosa que podrías hacer —contesta el chico acercándose para contarle algo.

    Marcos le explica su plan, el joven chico solo asiente con la cabeza mientras escucha atentamente la explicación de Marcos.

    Después de lo ocurrido, Marcos junto a Jose y Mario se marchan a clase y el resto de las clases les cuenta a todos sus compañeros lo que deben hacer y que dentro de un mes comenten que han logrado, lo organiza como una especie de reto, quien consiga más favores es el ganador.

    Todo el mes Marcos se dedica a hacer favores pero casi todos no cambia la vida de las personas pero se siente contento de ayudar a la gente. No tan solo él, sino también el resto de sus compañeros se esfuerzan por lograrlo pero sin olvidar los estudios. Increiblemente, el mes pasa muy rápido y por fin todos están en clase en forma de circulo, Marcos le conto a su tutor el plan y que habían organizado ese reto. Al oírlo el profesor se puso a reír, pero al ver la cara de enfado del chico ceso la risa.

    —Bien, uno por uno comentaremos nuestras acciones —dice Marcos.

    —Yo he conseguido que mi padre deje de fumar enseñándole unas fotos de unos pulmones con cáncer que encontré en internet y gracias a ello ahora hace deporte más fácilmente —dice Iván el tímido de la clase.

    —Pues yo he logrado que mi mamá por fin haga dieta y a perdido 5 kilos y ahora la han cogido para un anuncio de ropa el cual sueña desde que era como yo de pequeña —dice Miriam la graciosa de clase.

    —Pues yo he conseguido que Pablo deje de acosar a las personas de color y ahora ayuda a esas personas regalándoles los juguetes que el no necesita —comenta Marcos mostrando una sonrisa.

    Y así uno por uno fueron diciendo sus favores, algunos graciosos el cual hacían reír a la clase, otros eran más serios pero daba igual, lo importante era las acciones que habían llevado a cabo.
    Marcos iba en dirección a casa con Jose y Mario cuando estos dos le ‘’obligaron’’ a ir a casa de este ultimo, de Mario, para jugar un rato. Marcos no lo comprendía debido a que Mario no solía llevar gente a su casa y mucho menos a estas horas. Toda la tarde se la pasaron jugando a la consola, riendo y comiendo galletas de chocolate con las que se pusieron perdidos de chocolate. Mario y Jose acompañan a Marcos hasta su casa, porque ya había oscurecido y era un poco peligroso, caminan un poco rápido para llegar cuanto antes, la casa de Marcos se encontraba totalmente apagada, sin ninguna luz. Mario y Jose se miraban mostrando una sonrisa pero sin que Marcos les viera.

    —Que raro, están apagadas —comenta el chico mirando la casa.

    —Bueno, tu madre estará echándose la siesta —dice Mario.

    —Bueno, da igual, entremos —contesta el chico abriendo la puerta.

    —Sorpresa!! —gritan todos al entrar Marcos en la casa y encender las luces.

    —¿Qué es esto? —pregunta Marcos sorprendido mirando a la gente.

    —Feliz cumpleaños! —dicen toda la gente, estaban sus amigos de clase, su madre y otros familiares los cuales querían felicitarle. Todos les trajeron regalos, incluso después unas personas llamaron por teléfono, eran las personas las cuales Marcos había ayudado en algo. Sin duda ese día se convirtió en el más feliz de su vida.

    FIN
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    Heartless

    Heartless Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    5 Febrero 2012
    Mensajes:
    65
    Pluma de
    Escritora
    Wiii, soy la primera en comentar n.n.

    Bueno, quiero decirte que tu historia me ha gustado y me ha conmovido enormemente, me parece genial que un chico tan pequeño ayude de esa forma a los demás hasta tal punto de olvidarse de su cumple (o eso es lo que me imagino que ha pasado). La verdad es que también me ha hecho recapacitar y pensar un poco.

    Sayonara~♥
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso