Long-fic de Inuyasha - Un Amor Del Destino

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Aomecita, 12 Enero 2010.

Cargando...
?

¿Te gusta este fick?

  1. mucho

    111 voto(s)
    81.0%
  2. regular

    15 voto(s)
    10.9%
  3. poco

    2 voto(s)
    1.5%
  4. nada

    9 voto(s)
    6.6%
Se permite votar por más de una opción.
  1.  
    aomeinu

    aomeinu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Marzo 2011
    Mensajes:
    72
    Pluma de
    Escritora
    hola gracias por avisarmeeee!! *-*, ameeee este capitulo!!!
    fue todo tan amoroso y romanticoooo!! :3.....fue maravillosooo...
    al fin Aome ya pudo olvidar al estupido de Hoyou al entregarse por completo a inuyasha :$ :$....
    me encanta como escribes, ya te lo he dicho un millon de veces y no me canso de hacerlo!!1
    avisame cuando pongas conti!! chauuuuuu!!! ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    732
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Un Amor Del Destino
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    90
     
    Palabras:
    2708
    Hola mis lindas lectoras aquí vengo a dejarles conti como prometí aquí vengo a dejarles la conti de hoy como siempre gracias por sus lindos post y me gusta me alegra tanto que les haya gustado mi primer lemón n///n valio la pena mi esfuerzo y esmero 25 paginas *w* en verdad gracias ahora si más disfruten.

    Capítulo 81 De Vuelta A Una Hermosa Realidad

    Al día siguiente el cielo estaba despejado leves rayos de sol se filtraban por la ventana de aquella habitación, cubriendo sus paredes de luz y calor. El primero en despertarse fue Inuyasha, trato de no moverse mucho para no despertar a su tierna princesa que aun dormía plácidamente sobre su pecho.

    -Inuyasha…-escuchó que lo llamaba dulcemente, mientras abría sus bellos orbes de chocolate.

    -Buenos días, mi amor.-contestó Inuyasha con voz tierna, y después preguntó.- ¿Cómo dormiste?-

    -Muy bien, mi príncipe.-musitó Aome con una dulce sonrisa en sus labios, mientras acariciaba su mejilla.

    -Te amo…- dijo Inuyasha mirándola tiernamente.

    -Eres tan lindo amor, te amo…- dijo Aome mientras deslizaba una de sus manos por su pecho descubierto, dibujando círculos.

    En ese momento el ojidorado tomo delicadamente la mano que Aome deslizaba por su pecho y la entrelazo con la suya, seguidamente se acercó poco a poco a esos tiernos labios que le fascinaban y finalmente los beso lentamente explorando cada centímetro de estos; en un vals cálido dulce y amoroso mientras ella deslizo sus manos hacia su cuello enredando sus dedos en sus cabellos plateados atrayéndolo más a su cuerpo, acariciando después su espalda.

    -¿No tienes hambre…?-preguntó Inuyasha despegándose de sus labios, algo agitado.

    -No.-contestó Aome besándolo dulcemente, mientras acariciaba su larga cabellera plateada.

    Ambos continuaron besándose con dulzura y ternura, mientras rodaban por la cama por lo cual los pétalos de rosa se enredaban en los cabellos de Aome, finalmente la chica de cabellos azabaches se levantó cubriendo su cuerpo con la gran sabana de seda y camino hacia el baño de la habitación, al entrar cerró la puerta con seguro, y comenzó a bañarse.

    Mientras Aome se duchaba Inuyasha igualmente se levantó de la cama, se colocó sus bóxers tomo su demás ropa y se dispuso a salir de la habitación con una gran sonrisa en sus labios, pero antes de irse saco una hoja de papel del pequeño cajón del buro de la cama, y escribió una nota. Al terminarla la coloco sobre el mueble y se retiró del lugar hacia su habitación para cambiarse adecuadamente.

    Poco después la chica de ojos chocolate entro de nuevo a la habitación, envuelta en un par de toallas blancas, seguidamente camino hacia el pequeño armario de madera oscura que estaba en el lado derecho de la cama. Al abrirlo se percató de inmediato que estaba lleno de toda clase de ropa muy hermosa. De entre toda la ropa que había en el interior del mueble, para vestirse eligió un suéter liso hueso de mangas largas de cuello de tortuga, una falda corte recto azul marino que le llegaba arriba de la rodilla que marcaba sus delicadas curvas y unas zapatillas bajas que hacían juego con el suéter. Cuando se disponía a tomar asiento frente al tocador vio la nota sobre el buro de la cama, la tomo con cuidado y empezó a leerla.

    Hola mi adorada princesa seguramente te habrás extrañado al no encontrarme en la habitación, no te preocupes no me he ido a ninguna parte jamás lo haría sin ti antes, la noche que vivimos fue maravillosa más que un simple deseo en cada beso y caricia que te di.

    Quise demostrarte todo lo que te amo y lo mucho que te extrañe el tiempo que estuve separado de ti, fue lo más horrible para mí pero ahora nunca más permitiré que te separen, o te separes de mi lado eres lo que más amo en esta vida.

    Atte:

    Tu príncipe que te ama más que nada en este mundo Inuyasha.

    Al terminar de leerla Aome apretó suavemente contra su pecho aquella nota tan dulce, y dejó escapar un leve suspiro mientras que en sus labios se dibujó una hermosa sonrisa guardo la nota en uno de los bolsillos de su falda, tomo asiento frente al tocador y cepillo su larga cabellera azabache hasta terminar, como último detalle coloco en su cuello su habitual cadenita, y finalmente salió de la habitación para bajar al comedor.

    -Buenos días, señorita Aome.- dijo Hitomi.

    -Buenos días, Hitomi.-contestó Aome y después le preguntó.- ¿Dónde está Inuyasha ya desayuno acaso?

    -No el joven Inuyasha aún no desayuna, la está esperando en el jardín.-respondió Hitomi.

    Dicho esto la joven sirvienta se retiró. El jardín estaba en la parte trasera de la cabaña, lucía un paisaje otoñal el pasto estaba cubierto por las hojas de los enormes árboles, parecía como si hubiesen desenrollado una gran alfombra de tonalidades marrones y anaranjadas, pero en realidad era un encanto natural de aquel mágico lugar. Finalmente la joven de cabellos de ébano llego a un enorme roble debajo del cual estaba su amado príncipe.

    Inuyasha vestía un suéter igualmente de mangas largas azul marino de cuello redondo que marcaba su musculoso pecho y sus fuertes brazos, ya que se pegaba mucho a su cuerpo unos pantalones hueso casi beige unos zapatos negros, y su lacia cabellera plateada estaba peinada en una cola alta cayendo tras sus anchos hombros. Estaba sentado sobre una manta de encaje blanco, una radiante sonrisa se dibujó en sus labios cuando sus orbes dorados se encontraron con los hermosos ojos chocolate de su bella princesa.

    -Buenos días, amor.-saludo Aome sentándose delicadamente sobre la manta.

    -Buenos días, princesa.-musitó Inuyasha dulcemente.

    -¿Ya te diste cuenta de que hacemos juego?-preguntó Aome sonriendo tiernamente.

    -Es verdad.-concordó Inuyasha acariciando su mejilla.

    Se fue acercando poco a poco a sus rosados labios, ambos podían sentir sus alientos mezclándose en uno solo, se escuchaban los latidos acompasados de sus corazones, sus labios temblaban ansiosos por unirse en un vals lleno de ternura amor y pasión, pero en ese instante…

    -Disculpe joven Inuyasha, aquí traigo el desayuno.-mencionó Kinary que traía un par de bandejas tapadas en una charola de plata, detrás suyo Hitomi igualmente traía otra charola con una tetera, azucarera y un par de tazas de porcelana.

    -Gracias, pueden retirarse.-musitó Inuyasha tomando ambas bandejas y colocándolas cerca de ellos.

    -Si joven, con su permiso.-dijeron unísonas.

    Cuando ambas sirvientas se retiraron el muchacho de cabellos plateados, tomo primero la bandeja que tenía el desayuno de su adorada princesa y lo coloco con cuidado en sus piernas, seguidamente sirvió un poco de té en una de las tazas; una vez que termino se colocó a su lado sobre la manta y se dispuso a comer su desayuno.

    -El té esta justo como me gusta.-musitó Aome mientras bebía un poco de su taza.

    -Quiero consentirte mucho, princesa mía.- dijo Inuyasha tiernamente.

    -Te amo, mi príncipe.-respondió Aome mirándolo fijamente.

    -Yo te amo más, mi princesa.- dijo Inuyasha mientras acariciaba sus mejillas.

    Al terminar de desayunar ambos jóvenes recogieron su pequeño día de campo matutino y regresaron al interior de la cabaña. Una vez dentro de ella terminaron de arreglar ciertos detalles y regresaron a la mansión, se pasaron toda la tarde dentro de la enorme biblioteca leyendo hasta que la noche se hizo presente.

    -Creo que regresaremos a casa, hasta mañana.-mencionó Aome.

    -Así parece, princesa.-concordó Inuyasha.

    De nuevo se acercó poco a poco a esos rosados labios que le encantaban, mientras colocaba una de sus manos en su cintura atrayéndola más hacia él, ella a su vez coloco ambas manos en su cuello uniendo finalmente sus labios en un vals dulce, amoroso, cariñoso, tierno; mientras sus corazones latían al mismo ritmo ese beso se fue intensificando, hasta que tuvieron que terminarlo por la falta de aire.

    Finalmente ambos salieron de la biblioteca, y se dirigieron a sus respectivas habitaciones para hacer sus maletas y alistarse para cenar. Cuando entro a su cuarto camino hacia el espacioso baño, al entrar se ducho como de costumbre y al terminar volvió al interior de la habitación; estaba por elegir el vestido que usaría para cenar de entre los muchos que había en el armario, cuando de pronto vio que sobre la cama estaba perfectamente acomodado un hermoso vestido verde agua estilo halter al igual que unos hermosos pendientes largos de piedras preciosas, y por ultimo una pequeña nota.

    Mi adorada princesa, espero que te guste el vestido lo compre especialmente para que lo uses hoy ya que te tengo una sorpresa, para que nuestra última noche aquí sea muy especial como aquella en la que fuiste mía, solo mía te amo…

    Atte:

    Tu amado príncipe Inuyasha.

    Aome sonrió dulcemente al terminar de leerla. Así que se vistió con aquel hermoso regalo de su ojidorado amado. Al terminar tomo asiento frente al tocador y comenzó a arreglar su larga cabellera de ébano en largos rizos, después se puso los pendientes pinto sus ojos con una sombra del mismo color que el vestido la cual tenía leves brillos que hacían resaltar su mirada, seguidamente maquillo su rostro con una base suave y sus mejillas con apenas un toque de rubor, pinto sus labios con su brillo rosado. Se colocó su dije en el cuello perfumando este con su perfume de rosas al igual que sus muñecas y el nacimiento de sus pechos, finalmente calzo unas zapatillas de cintas negras lucia realmente hermosa.

    Al salir de su habitación bajo al enorme comedor, el cual esta vez estaba adornado por velas, un par de copas de cristal al igual que el habitual ramo de bellas rosas roji-rosadas además de una exquisita cena; cuando sus orbes chocolate se encontraron con esos hipnotizantes ojos dorados de miel, en sus labios se dibujó una dulce sonrisa. Sin duda su amado príncipe también se veía muy guapo vestía una camisa de manga larga blanca, una corbata azul marino, un saco negro que resaltaba sus cabellos plateados los cuales estaban peinados en una cola alta, un pantalón y unos zapatos que hacían juego.

    -Luces hermosa, princesa mía.-musitó Inuyasha mientras tomaba su mano delicadamente y entraban al comedor.

    -Gracias mi príncipe, tú también te vez muy guapo.-respondió Aome levemente sonrojada sentándose en su lugar.

    La cena transcurrió de forma armoniosa y perfecta. Entre risas, bromas, cumplidos, y tiernas miradas parecía como si el tiempo no hubiera pasado y esa noche ambos jóvenes apenas cumplieran un año de novios; terminaron de cenar con unas radiantes sonrisas en sus rostros se levantaron de la mesa y se encaminaron hacia el enorme jardín de la mansión tomados de la mano.

    Caminaron durante un largo rato por ese extenso lugar, sin decir palabra alguna, solo se podían escuchar los latidos de sus corazones a un mismo ritmo y lenguaje la felicidad absoluta, mientras el viento soplaba suavemente acariciando las mejillas y jugando con los largos cabellos azabaches de la joven. Aunque no lo demostraba Inuyasha se sentía muy nervioso como si hubiera vuelto a ser un adolescente de apenas 17 años, que estaba viviendo su primer amor.

    Ella también se sentía como una niña de 16 años, muy ilusionada y feliz. Sin darse cuenta llegaron al fondo del jardín, donde había una pequeña escalera de caoba oscuro de tres peldaños los cuales llegaban hasta un pequeño kiosco de mármol blanco, cuya entrada estaba adornada por un enorme arco de piedra caliza. En su interior había una pequeña banca hecha del mismo material, rodeado por una baranda en la cual apoyarse. Entraron juntos sin soltarse de la mano hasta que se sentaron en la banca, hubo un rato más de silencio en el cual ninguno de los dos hablo, solo se miraron fijamente el uno al otro.

    -Princesa te traje aquí porque bueno… sé que estuvimos mucho tiempo separados pero aun así no hubo ni un solo momento en el que no pensara en ti, en el que no te extrañara…-musitó Inuyasha.

    -Yo también te extrañe mucho mi amor, todo el tiempo que estuve separa de ti no viví.-coincidió Aome con voz dulce.

    -Lo que quiero decirte es…-comenzó a decir Inuyasha pero no logro terminar de hablar ya que los nervios le provocaron un nudo en la garganta.

    -Dime.-mencionó Aome animándolo a continuar regalándole una tierna sonrisa.

    En ese momento el muchacho de cabellos plateados se puso de pie se alejó un poco de la banca para quedar frente a su amada princesa, la tomo de las manos dulcemente mientras centraba sus hipnotizantes ojos de oro líquido en su mirada chocolate que le encantaba.

    -Aome Higurashi… ¿Quieres casarte conmigo?-preguntó Inuyasha arrodillándose ante ella mientras sacaba de un bolsillo de su pantalón, una pequeña caja de satín negro abriéndola y colocándola en su mano.

    Dentro de aquella pequeña cajita que permanecía sobre su mano, estaba aquel hermoso anillo de oro blanco cuyo centro era adornado por un diamante rosado en forma de corazón, con esa preciosa joya su amado ojidorado le había pedido matrimonio 4 años atrás.

    -Por supuesto que sí, mi amor…-respondió Aome con una inmensa sonrisa en sus labios.

    Al escuchar esa repuesta Inuyasha tomo el anillo y se lo coloco tiernamente en la mano izquierda, aun le quedaba perfecto como años atrás realmente parecía haber sido hecho para ella. Esa noche realmente parecía mágica, el manto nocturno estaba cubierto por una capa de estrellas esplendorosas que resplandecían como hermosos brillantes, además de que la luna estaba en su fase llena.

    -Te amo.-musitó Inuyasha con voz cálida.

    -Yo también te amo, mi príncipe.-respondió Aome mientras colocaba sus manos alrededor de su cuello, acercándose a él y mirándolo fijamente.

    Cuando observo sus tiernos ojos chocolate se olvidó de todo coloco una de sus manos en una de sus suaves mejillas, se acercó a sus rosados labios y los sello con un beso cálido y gentil recorriéndolos lentamente mientras llevaba su otra mano a su cintura pegándola a su cuerpo, convirtiendo ese beso en un vals dulce, amoroso, apasionado, intensificándolo cada vez más. Ella a su vez deslizo sus suaves manos por sus anchos hombros, tratando de alargar ese momento lo más posible.

    -Nunca más nos separaremos, amor.-prometió Inuyasha mientras la abrazaba dulcemente.

    -Sí, nunca más.-respondió Aome mientras recargaba su cabeza en su pecho y observaba la luna.

    Continuará---------------------------------------------------------------------------

    Espero que les haya gustado no me maten por dejarlo así el siguiente capítulo se los traigo el Viernes

    Pequeño Adelanto:

    A cada momento, cada instante anhelo, con toda mi alma abrazarte, besarte, acariciarte, tenerte… mi pequeño ángel…

    Cuidense mucho sayo...
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  3.  
    Fernandha

    Fernandha Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,223
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por la invitación, querida.

    Sigues teniendo fallos en la acentución~ cuidado.

    Hola, cariño. Fuera de eso, me gustó, aun que sí me parece un poco empalagoso tanto amor derrochador de miel (?), pero lo puedo soportar, ya que en su mayoría es una buena historia :') intrigante adelanto, pero muy romántico. ¿Todo seguirá así, mejorará o empeorará? No lo sé, tú siempre sorprendes ^^

    Esperaré el próximo. Hasta el Viernes~ Cuídate <3

    AT: Fer-chan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Tifanny

    Tifanny Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    98
    Pluma de
    Escritora
    hola amiga gracias por avisarme que pusiste conti me encanto que lindo que inu le alla pedido matrimonia a aome y aome lo alla aceptado me dejaste con mucha intriga con ganas de saber que va a pasar ahora con houyo y kohaku ya que espero que no intenten hacerle nada y aome y rin y ojala que la promesa de inu no se rompa.Bueno espero con muchas ansias que llegue el viernes para poder leer el proxima conti.
    Atte:
    Tifanny
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Naru-Chan

    Naru-Chan Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    656
    Pluma de
    Escritora
    Holis n.n
    bueno amiga, tu si que eres romantica n.n, pero a Inu nadie le gana,
    es tan dulce y tierno con Kagome-chan, el si que es el hombre perfecto n.n
    y que bien que le propuso matrimonio, el tan nervioso como siempre,
    va en realidad, creo que es bastante timido jeje pero al final se armo de
    valor y se lo dijo, ojala que salga todo bien y puedan estar juntos sin
    que nadie se meta en su relacion n.n
    bueno amiga, me despido, un beso n.n
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Freya Scarlet

    Freya Scarlet Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    24 Marzo 2011
    Mensajes:
    555
    Pluma de
    Escritora
    Hola hermanita, dios quede llena de miel con esta lindisima, romántica y tierna conti, deverdad que fue super linda
    y dulce, ay Inu es tan tierno con Aome en todos los sentidos, fue muy bontio cuando Inuyasha le pidió matrimonio a
    Aome fue Kawaii!!, solo espero que esa felicidad siga así y no sea opacada con nada je je, la verdad si estuvo muy linda la conti
    ya quiero ver la boda las fiesta TODO!! Me muero por saber como será.

    ¡¡Saludos y sayonara!!;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    aomeinu

    aomeinu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Marzo 2011
    Mensajes:
    72
    Pluma de
    Escritora
    haaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! me encanta lo romantico que se esta poniendo todooooooo!!!! aaaawwwww!!!.........
    NO AGUANTO LA EMOCION!!!1, le propuso matrimonio (de nuevo), siiiii!!...
    aproposito, que hermoso vestido, nada mas me imagine como le quedaba....jajajaja!! inuyasha y Aome en su picnik hacian juego, eso fue tan dulce!!..
    con cada beso me sonroje, con cada cumple me alegre... de veras si que me he metido mucho en esta historia....
    enserio pienso que con tus abilidades podrias incluso llegar a escribir un libro o, hacer una novela para la tv!!, si algun dia llegaras a hacerlo, haria hasta lo imposible por verlo!!...

    bueno chauu!! avisameee!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    rosalinda

    rosalinda Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    23 Octubre 2009
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Hola amiga perdon por el retraso pero hasta hoy que pude comentar porque con la universidad jeje.
    Me encanto el capi me emocioné mucho cuando Inu le dejo la nota a Aome, fue tan tierno, y después cuando le propuso matrimonio y con el mismo anillo que hace 4 años atrás, se nota que Inu la estuvo esperando jeje, bueno eso es mas que obvio.;)
    Me alegra saber que todo este saliendo de maravilla, solo espero que ciertas personas no empañen la felicidad de las parejas.
    También me muero de curiosidad de que el adelanto es sobre Rin y Sesshomaru :p ya es hora jejej.
    Sin más me despido esperando la próxima conti;).
    Un beso, bye.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    732
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Un Amor Del Destino
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    90
     
    Palabras:
    3352
    Hola mis queridas lectoras como lo prometí aquí les traigo el capítulo de hoy gracias por todos sus post y me gusta los leí todos incluso los que borraron no se preocupen en verdad se los agradezco mucho n_n una pregunta que se que quizás sobre pero aun así la haré ¿Quién desea leer un lemón de SesshXRin? Aun no lo he hecho pero he pensado en quizás hacerlo ya que anque esta historia es un [InuXAome] Recuerden que en cierta forma Rin es la segunda protagonista y por eso considero justo que también tenga su momento de amor ¿Ustedes qué opinan? Aquí la conti disfruten.

    Capítulo 82 Solo Tú Y Yo Mi Pequeño Ángel…

    A la mañana siguiente ambos jóvenes se levantaron, se vistieron, y terminaron de alistar sus maletas, para volver a casa. Tomaron un desayuno rápido, mientras los sirvientes subían el equipaje al auto. Un rato después finalmente emprendieron el camino de vuelta a casa, el trayecto fue largo pero nada incómodo para ninguno de los dos, ya que en sus mentes permanecían cada uno de los momentos que compartieron juntos en esa bella mansión pero sobre todo en aquella hermosa cabaña en medio del bosque, la cual se había convertido en su refugio de amor.

    Llegaron justo cuando caía la tarde, bañando el cielo con una chisporreante luz anarjada-rosacea pintando un hermoso atardecer. Al bajarse del auto y entrar a casa la primera que recibió a la joven de ojos chocolate fue Luna su adorada perrita corrió a su encuentro ágilmente con una mirada brillante, y moviendo la cola. Detrás de ella estaba Baddy el hermoso labrador chocolate de ojos color miel que había salvado a Rin, mantenía su distancia mirando a Aome con cierto resquemor.

    -Mi pequeña Luna, te extrañe mucho.-musitó Aome con voz dulce mientras le acariciaba la cabeza.

    Cuando levanto la mirada al fin noto la presencia de Baddy en la casa. Quiso acariciarlo pero el animal le gruño, esa acción sorprendió un poco a la joven sin embargo pensó que quizás su acción fue rápida y esto lo había asustado, así que de nuevo intento tocarlo con más cautela, pero Baddy continuaba huraño tanto que esta vez ladro.

    -Baddy, tranquilo.-musitó una voz femenina.

    -Hola, Rin.-saludo Aome al verla bajar las escaleras.

    -Hola, hermanita ¿Cómo les fue?-preguntó Rin mientras se acercaba hacia la puerta.

    -Maravillosamente.-respondió Aome con una hermosa sonrisa en sus labios.

    -Me alegra mucho, disculpen si Baddy los asustó.-musitó Rin.

    -No te preocupes, ¿De dónde salió por cierto?-preguntó Inuyasha mientras bajaba las ultimas maletas de Aome.

    -Sesshy me lo regalo.-respondió Rin.

    -¿Cuándo te lo dio?-preguntó Aome observándolo.

    -Unos días después de que Inuyasha, te llevo a la mansión de verano.-contestó Rin mientras acariciaba las orejas de Baddy.

    -Es muy lindo.-comentó Aome.

    -Es cierto.-coincidió Inuyasha mientras abrazaba a Aome por la cintura y agrego.-pero parece que a Baddy, no le agrada mucho mi princesa.

    -No Inuyasha no es eso, es que no la conoce es todo además…-comenzó a decir Rin pero guardo silencio antes de terminar.

    -¿Además?- dijo Aome con voz algo insistente.

    -Baddy me salvo, de que… Kohaku abusara de mi…-explico Rin temblando un poco y después continuo.-por eso Sesshy me lo regalo, para que me proteja.

    -Es un héroe, y un gran protector.-reconoció Inuyasha.

    -Si.-musitó Rin mientras seguía acariciándolo.

    -Espero que pronto me vea como su amiga a mí también.-mencionó Aome mientras lo miraba con una sonrisa.

    -Sé que así será hermanita, Baddy no quiso asustarte solo me cuida además Luna y él se han llevado muy bien.-comentó Rin con alegría.

    Después de eso pasaron a la sala y conversaron un rato mientras ambos perros jugaban en el jardín, así continuaron hasta que llegaron Sukiomi, Akari, y Karin. Entonces todos pasaron al comedor, para degustar el delicioso Okonomiaki platillo que era la especialidad de la madre de Aome; junto con un té suave y unos exquisitos pasteles de chocolate con almendras, de manzana con nuez y de moka con fresas. Pero antes de sentarse a comer ambas muchachas llevaron a sus respectivas mascotas a sus perreras, y les sirvieron sus tazones de croquetas con carne y su agua. Una vez que lo hicieron regresaron al comedor.

    -Mmmm, esta exquisito mamá.-musitó Aome mientras comía un pequeño bocado de su plato.

    -Es cierto, realmente delicioso.-concordó Inuyasha bebiendo un poco de té.

    -Usted es realmente, una excelente cocinera.-reconoció Akari comiendo un trozo de su rebanada de pastel.

    -Gracias me alegra mucho, que les guste tanto lo que cocino.-musitó Sukiomi.

    -Señora… ¿Podría enseñarme a preparar el Okonomiaki así de rico algún día?-preguntó Akari con cierta timidez.

    -Claro que si, Akari.-respondió Sukiomi con una sonrisa dulce.

    -Por cierto, ¿Cómo les fue en su luna de miel?-preguntó Aome curiosa.

    -Muy bien hermanita, Osaka tiene una arquitectura bellísima.-respondió Karin.

    -Además su cultura, tiendas, y costumbres son encantadoras.-comentó Akari.

    Continuaron platicando mientras bebían té, y comían el resto de los exquisitos pasteles. Hasta que anocheció así que los recién casados decidieron irse de regreso a la mansión Taishio, mientras que Inuyasha decidió quedarse con Aome un rato más, por lo que después de terminar de lavar los platos salieron al jardín, y se quedaron mirando las estrellas; que lucían como una cascada de preciosos diamantes resplandecientes, a lo largo del oscuro firmamento.

    El ojidorado la tenía abrazada por la cintura, ya que en el cielo no se veía ninguna nube obscura, pero si soplaba un viento frío, para resguardarla brindándole el calor de su cuerpo. En ese momento la muchacha de largos cabellos azabaches, se giró completamente hasta quedar frente a Inuyasha sin soltarse de su abrazo, coloco ambos brazos alrededor de su cuello, sin despegar su encantadora mirada chocolate, de sus orbes de oro se acercó poco a poco a sus carnosos labios.

    Inuyasha podía sentir su dulce aliento chocar con su rostro embriagándolo. Finalmente no resistió mas, y unió sus labios con los de la joven en un rose suave, tierno, gentil, cálido, recorriéndolos con suavidad y ternura, para después transformarse en un vals apasionado y ardiente tornándose más intenso. Mientras la abrazaba más contra su cuerpo, sintiendo como su respiración se tornaba agitada, en aquel jardín solo podía escucharse el soplar del viento, y los acelerados latidos de sus corazones.

    -Te amo, tanto princesa…-musitó Inuyasha con voz dulce mientras la abrazaba contra su pecho.

    -Yo también mi amor… te amo mucho.-respondió Aome mientras suspiraba sonriendo tiernamente.

    Después de ese dulce momento el muchacho de cabellos plateados se despidió de su princesa, y se marchó completamente feliz. Así que ella también entro a casa y subió a su habitación parecía como si caminara entre nubes, al entrar se dirigió a su baño se ducho, se vistió con un camisón de algodón turquesa cepillo su largo cabello azabache hasta terminar. Después retiro el habitual edredón lavanda que cubría su cama, estaba por meterse bajo las sabanas de seda, cuando escucho que tocaban la puerta.

    -Pase.-contestó Aome desde la cama.

    -¿Estas muy cansada hermanita?-preguntó Rin aun desde el umbral de la puerta.

    -No, pasa Rin.-musitó Aome.

    Finalmente Rin entro a la habitación cerrando la puerta detrás suyo, y sentándose de rodillas sobre la enorme alfombra de terciopelo blanco que había a los pies de la cama, Aome se sentó de igual manera quedando frente a ella.

    -¿Qué pasa?-preguntó Aome al ver que no decía palabra alguna.

    -Nada, bueno… ¿Cómo te sientes con lo que paso con Houyo?-inquirió Rin algo nerviosa.

    -Eso ya paso hermanita, gracias al amor y paciencia de mi príncipe pude superar esa horrible pesadilla.-respondió Aome con tranquilidad y una enorme sonrisa en sus labios.

    -Me alegra mucho.-musitó Rin devolviéndole la sonrisa.

    Después de esa corta conversación, Rin regreso a su habitación y ambas se quedaron profundamente dormidas, apenas sus cabezas tocaron las almohadas. Al día siguiente la joven de ojos chocolate despertó muy feliz, camino hacia su baño lavo su rostro con agua fría, para quitarse la expresión perezosa que tenía su cara cepillo sus dientes y dio leves masajes debajo de sus ojos para disminuir sus ojeras. Se vistió con su uniforme limpio, cepillo su largo cabello hasta dejarlo completamente liso pinto sus labios con su brillo rosado, roció su perfume de rosas en su cuello y muñecas. Como últimos detalles se colocó su cadenita de siempre, y por supuesto su hermoso anillo de compromiso.

    -Buenos días.-saludo Aome mientras bajaba alegremente las escaleras.

    -Buenos días.-dijeron unísonas Sukiomi y Rin.

    Desayunaron tranquilamente ya que no era muy tarde, pero si hacía frío, por lo que después de lavar los platos, sacaron de la alacena inferior un par de termos, en los cuales sirvieron chocolate caliente, para beberlo durante el camino. Justo cuando terminaron y cerraron los termos, llamaron a la puerta.

    -Hola, Sesshy.-saludo Rin sonriendo al abrir la puerta.

    -Buen día, mi niña.-contestó Sesshomaru esbozando una media sonrisa.

    -Hola, Rin ¿Dónde está mi princesa?-preguntó Inuyasha algo ansioso.

    -Aquí estoy mi amor, lamento si me tarde.-respondió Aome disculpándose.

    -No te preocupes, luces encantadora.-musitó Inuyasha con voz dulce, mientras le mostraba una rosa roji-rosada.-Para ti.

    -Es preciosa, gracias.- dijo Aome mientras tomaba la flor con una mano.

    Ambas parejas se fueron de la manera acostumbrada. Llegaron al hospital en menos de quince minutos, por lo cual Aome e Inuyasha estuvieron juntos un poco más antes de iniciar sus turnos.

    -Bueno es hora de iniciar, el turno de hoy.-musitó Aome despegándose de su cuerpo.

    -Está bien, princesa.-acepto Inuyasha soltándola de su abrazo.

    Después de bajar del auto caminaron juntos hacia la puerta principal del enorme edificio, y subieron al segundo piso. Cuando las puertas del elevador se abrieron, se despidieron con un leve beso en los labios, antes de marcharse cada uno a su área de trabajo correspondiente.

    -Buenos días, Nayumi.-saludo Aome entrando al consultorio.

    -Buenos días Aome, ¿Cómo le fue en su viaje al doctor Taishio y a ti?-preguntó Nayumi curiosa.

    -Muy bien, gracias.-respondió Aome, y luego preguntó.- ¿Qué pendientes hay para hoy?

    -Debes hacerles una visita de rutina a distintos pacientes, y además tienes agendadas seis citas esta tarde.-contestó Nayumi entregándole una tabla de madera en donde estaba la lista de los pacientes que debía visitar, mientras que en la otra mano sostenía la agenda de citas, abierta en la página de ese día con los horarios de cada una.

    -Bien, a trabajar entonces.- dijo Aome mientras se quitaba su abrigo de piel, y se colocaba su bata.

    Al salir del consultorio se dirigió primero a los cuneros, y después al área infantil. Dando las indicaciones a cada enfermera, revisando anotando sus observaciones y la evolución de cada paciente, al igual que el nuevo tratamiento que debía dársele junto con sus medicinas.

    Por otra parte Rin se encontraba llevando unas muestras de sangre al laboratorio para su análisis, y entregando distintos medicamentos en todas las áreas del hospital. Así que Natsumy estaba en la enfermería para atender a los pacientes que fuesen enviados ahí.

    -Disculpe, señorita…-llamó una mujer de tez bronceada, ojos cafés, y largo cabello negro.

    -¿Dígame en que puedo ayudarla?-preguntó Natsumy amablemente.

    -El doctor Sesshomaru Taishio me envió aquí, para que le saquen sangre a mi hijo.-respondió la mujer mostrándole el membrete médico, donde estaba anotada la orden para tomar dichas muestras.

    -Si claro, ven pequeño.-contestó Natsumy ofreciéndole una mano al niño, que aún estaba sujeto del vestido de su madre.

    Kaoji la miraba algo extrañado ya que aunque esa chica de ojos azules iguales a los suyos, no parecía mala él esperaba volver a ver a su tierna amiga Rin vestida con aquel uniforme blanco con detalles lilas, que en ella lucia como la vestimenta de un bello ángel, el cual le había hecho perder su miedo a las inyecciones. Pero al ver que no estaba ahí su mirada se entristeció, aun así tomo la mano que Natsumy le ofrecía y camino hasta la cama con la mirada baja, su expresión continuo de igual manera aun estando ya sobre el mueble.

    -Ya termine mis rondas Natsumy.-musitó una voz femenina muy tierna.

    Al escuchar esa voz tan encantadora la tierna carita de Kaoji se ilumino al igual que sus ojos, y en sus labios se dibujó una linda sonrisa.

    -Hola, Kaoji.-saludo Rin sonriendo tiernamente, mientras se acercaba a la cama.

    -¡Hola, Rin!-respondió Kaoji con gran alegría abrazándola.

    -Este jovencito viene a que le saquemos unas muestras de sangre para unos análisis.-explico Natsumy, y después comentó.-Pero hace unos minutos estaba muy triste.

    -Mmmm pero Kaoji los príncipes nunca están tristes y siempre muestran su valentía, ¿Recuerdas?-preguntó Rin mirándolo.

    -Sí pero no quiero, que me saquen sangre.-respondió Kaoji algo temeroso.

    -No te dolerá nada, además será muy poquita.-aseguró Rin con voz suave.

    -¿Lo prometes?-preguntó Kaoji mirándola inocentemente.

    -Lo prometo.-respondió Rin con voz dulce.

    Mientras Natsumy entretenía a Kaoji con juegos y chistes, Rin se apresuró a lavar sus manos con agua esterilizada en el pequeño fregadero de metal que había en una de las esquinas de la habitación. Después preparo la inyección al tenerla lista se acercó manteniéndola fuera de la vista de Kaoji, como hizo la primera vez para que no se asustara.

    -Bien Kaoji, cierra tus ojos y cuenta hasta diez.-pidió Rin gentilmente.

    -Si.-respondió Kaoji mientras cerraba los ojos y comenzaba a contar.-uno, dos, tres, cuatro…

    -Listo, terminamos.- dijo Rin quitando la jeringa de su bracito y tirándola a la basura, mientras colocaba también un pequeño trozo de algodón sujetándolo con un poco de cinta, para que la sangre no siguiera saliendo.

    -Es cierto, no dolió nada.-mencionó Kaoji contento.

    -Yo siempre cumplo, lo que prometo.-respondió Rin dulcemente.

    -Si.-reconoció Kaoji.

    -Y ya que fuiste muy valiente, aquí está tu premio una deliciosa paleta.-musitó Rin dándole el caramelo.

    -Gracias, Rin.-agradeció Kaoji con una tierna sonrisa.

    -De nada, te veo en una semana ¿Si?-respondió Rin mientras lo colocaba de nuevo en el suelo.

    -Si.-prometió Kaoji mientras corría al lado de su madre, y tomaba su mano para salir del consultorio.

    -Hasta luego, gracias señorita Hanabusa.- dijo la madre de Kaoji tomando la mano del pequeño, y caminando hacia la puerta de salida.

    -No fue nada señora, adiós Kaoji.-musitó Rin amablemente despidiéndose del niño.

    -Adiós, Rin.-contestó Kaoji agitando levemente su otra mano.

    -Eres realmente muy tierna, con los niños.-comentó Natsumy.

    -Es que me gustan mucho.-respondió Rin sonriendo.

    -Serás una gran mamá seguramente.-mencionó Natsumy contenta.

    -Gracias.- dijo Rin.

    En ese momento tocaron a la puerta de la enfermería, así que Natsumy abrió.

    -Traigo unas flores, para la señorita Rin Hanabusa.- dijo un chico de tez clara ojos verdes y cabello pelirrojo.

    El joven mensajero traía en sus manos un enorme y hermoso ramo de jazmines, arreglados con un pequeño listón además de unas cuantas rosas blancas alrededor del arreglo, justo en el centro venia una tarjeta.

    -Soy yo, joven.-mencionó Rin poniéndose de pie y caminando hacia la puerta.

    -Firme de recibido aquí, por favor.-pidió el chico dándole una pluma y sosteniendo la tabla de madera con su mano libre.

    -Sí, claro.-respondió Rin mientras tomaba el enorme arreglo y firmaba de recibido.-Gracias.

    -De nada, hasta luego señorita.-se despidió el joven mensajero.

    -¡Que detalle tan hermoso! ¿Quién te las mando Rin?-preguntó Natsumy muy emocionada.

    -No sé, aun no leo la tarjeta.-contestó Rin riendo un poco.

    -Es cierto, espera iré por un florero.- dijo Natsumy saliendo del lugar.

    Al quedarse sola la tierna Rin se acercó al escritorio en donde estaba ese hermoso arreglo, con cuidado tomo el pequeño sobre blanco que estaba entre las flores, saco la tarjeta de su interior y comenzó a leer:

    Mi tierna niña, te envió estos jazmines para que alegren un poco tu entorno de trabajo, aunque el simple hecho de que tú estés en la enfermería, para mi es el pretexto perfecto para enfermarme siempre, y así pasar largo tiempo recibiendo tus cuidados y atenciones… Las horas que no estoy contigo, son eternas demasiado largas para mí, la fragancia del jazmín más delicado no se compara ni un poco con tu impecable ternura, y sus pétalos no son digna competencia para la suavidad de tus dulces labios, y tu tersa piel… A cada momento, cada instante anhelo, con toda mi alma abrazarte, besarte, acariciarte, tenerte… Que sepas lo mucho que te amo, te adoro mi pequeño ángel… Deseo tanto que ponto seamos solo tú y yo… Mí amada niña mía… Te amo con todo mi corazón…

    Atte:

    Tú Sesshy solo tuyo para siempre…

    -Mi Sesshy lindo….-susurró Rin para sí misma, mientras guardaba la tarjeta en el pequeño sobre, y después lo metía dentro de su bolsa.

    Yo también anhelo tanto… que pronto seamos solo tú y yo mi amor…-pensaba Rin mientras dejaba escapar de su interior un profundo suspiro, sus mejillas se sonrojaban y sus labios se curveaban en una hermosa sonrisa.

    Después de haber recibido ese bello detalle de parte de su gallardo caballero, en su corazón ya no había dudas ni miedos, Rin ahora estaba completamente segura gracias a esa pequeña pero profunda nota, que Sesshomaru deseaba estar solo con ella para siempre, y ella igual ya que desde que volvieron a estar juntos sentía un ferviente deseo de amarlo, amarlo con todo su ser…

    Continuará-----------------------------------------------------------------------

    No me maten por dejarlo ahí la proxima conti se las traigo a más tardar el miercoles hoy no hay adelanto cuidense mucho sayo...
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  10.  
    Fernandha

    Fernandha Usuario VIP Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,223
    Pluma de
    Escritora
    Re: Un Amor Del Destino | Página 25 | Fanficslandia | Capítulo 82 | Sólo Tú Y Yo Mi Pequeño Ángel...

    Gracias, querida, por la invitación.

    Me gustó la continuación, simplemente hermoso. Por mi parte sí me gustaría saber más sobre la "relación de Rin y Sesshô" sabes a que me refiero xD no es justo que sólo sean Kag e Inu (?) LOL

    -Sobre los errores, como ya te había dicho sigues teniendo uno que otro fallo, añadiendo lo que te dije por conversación del título, no es necesario escribirlo mayúscula, minúscula, mayúscula y minúscula sin embargo los errores van disminuyendo. ¡Felicidades!-

    Esperaré el próximo.

    Adiós y buen día.

    AT: Fer-chan.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    rosalinda

    rosalinda Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    23 Octubre 2009
    Mensajes:
    109
    Pluma de
    Escritora
    Hola amiga gracias por avisarme de la conti;).
    Me encató mucho y la verdad estoy de acuerdo con FernandhO, aunque me encanta la pareja de Inu y Aome porque es mi favorita, es justo que Rin y Sesshy tengan su momento romantico :p.
    También me gustó la parte cuando Sesshomaru le envio el ramo de flores a Rin, pero sobre todo la tarjeta, fue muy hermosa y mostraba mucho amor;).
    Espero que pronto el sueño de ambas parejas se realice, aunque el de Inu y Aome ya se hizo realidad, pero no solo me refiero a eso sino que nada empañe su felicidad, especialmente Houyo y Kohaku:mad:.
    Sin más me despido esperando la próxima conti;).
    Un beso, bye.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Tifanny

    Tifanny Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    98
    Pluma de
    Escritora
    hola amiga gracias por avisarme que pusite conti me encanto que tierno sesshy mandandole jasminez a rin y con la carta que bueno que ya aome alla superado lo de houyo gracias a inu que la cuido y con amor y paciencia.Bueno espero con demaciadas ansias que llegue el miercoles para poder leerla ya que me dejaste con mucha intriga.
    Atte:
    Tifanny
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Naru-Chan

    Naru-Chan Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    656
    Pluma de
    Escritora
    que ternura esa nota, y con ese arreglo la arremetió n.n jeje
    a ver, sinceramente a mi no es que me guste mucha esta pareja, digo por la de Sesshy y Rin, esta todo bien pero siempre los vi mas como padre e hija, nose por que, pero amiga si quieres hacer un lemmon de esta pareja aselo, después de todo en este fic ellos están juntos...
    y con respecto al capitulo de hoy, me agrada tanto esta personalidad dulce de Inu, se ve como el hombre perfecto, va sea como sea el es el hombre perfecto y mas si tiene esas bellas orejitas, claro segun yo n.n
    y que le paso a Buddy se asusto un poco con Kagome-chan, pobre jeje
    bueno amigi esa es mi opinion, no la tomes a mal, y sigeme invitando si, un beso!

    psd: no te enojes >.<
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  14.  
    Freya Scarlet

    Freya Scarlet Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    24 Marzo 2011
    Mensajes:
    555
    Pluma de
    Escritora
    Hola hermanita perdón por venir a comentar hasta ahora pero es que estuve algo ocupada sorry, en fin
    hermanita que te puedo decir de tu conti que no te dije antes simplemente preciosa me encanta la forma
    en la que Aome e Inuyasha llevan es tan lindo :), Y sobre tu pregunat acerca de que si queremos lemon de
    sesshomaru y Rin, pues pienso que ellos también merecen su rato de amor :D (Pervertida :D) así que yo
    pienso que si deberías poner el lemon de ellos.

    En fin hermanita querida tu fic se pone más y más bello en cada conti, espero que la felicidad mis parejas
    favoritas siga así y no pase nada que las dañe, espero ansiosa la conti.

    ¡¡Saludos y sayonara!! :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    aomeinu

    aomeinu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Marzo 2011
    Mensajes:
    72
    Pluma de
    Escritora
    hola gracias por avisarme....
    si tienes razon le hemos dedicado un buen tiempo a nuestros principales protagonistas pero ahora es el turno de rin y sesshomaru...
    por cierto ¡que hermosura de carta! fue tan bella...yo quiero a un taisho para mi!! no es justo ( preferiblemente inuyasha)...jajajajajaja!!! bueno se que no lo tendre asi que me conformarew con leer y ver la serie una y otra vez n///n ....bueno avisame chaoooo!!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    732
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Un Amor Del Destino
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    90
     
    Palabras:
    3182
    Hola mis lindas lectoras como prometí aquí les traigo la conti de hoy gracias por todos sus post y me gusta en verdad me hacen muy feliz también gracias por sus opiniones entonces como yo les doy gusto a mis lectoras entonces si haré el lemón de SessXRin solo que no diré cuando XD bueno ahorací disfruten.

    Capítulo 83 Una Misteriosa y Tierna Sorpresa

    En ese momento Natsumy regreso a la enfermería, con un enorme florero de cristal y una jarra de agua cristalina.

    -¿Qué dice la tarjeta Rin quien te mando las flores?-preguntó Natsumy muy curiosa, mientras llenaba el florero de agua, y comenzaba a acomodar las flores.

    -…-no hubo respuesta.

    -Rin… ¿Estás aquí?-volvió a preguntar Natsumy, sacándola de sus pensamientos.

    -Eh… perdón, ¿Qué decías Natsumy?-inquirió Rin saliendo de sus pensamientos.

    -¿Qué quién te mando las flores?-repitió Natsumy nuevamente esta vez más curiosa.

    -Ah… la tarjeta no tenía nombre.-respondió Rin aparentando sorpresa.

    -Entonces eso quiere decir que… tienes un admirador secreto.-comentó Natsumy emocionada.

    -Eso parece…-musitó Rin suspirando.

    -Mmmm creo que ese admirador, te ha conquistado a la primera.-mencionó Natsumy riendo un poco.

    -Bueno… vamos a la cafetería, es hora del almuerzo.- dijo Rin algo sonrojada, mientras caminaba hacia la puerta.

    -Está bien.-acepto Natsumy siguiéndola.

    Al entrar a la cafetería ambas tomaron sus bandejas, y se dirigieron a la barra para servirse su comida. Natsumy termino primero así que se adelantó para buscar una mesa, mientras que Rin se sirvió lo habitual un poco de Surimi acompañado de verduras capeadas, un tazón de arroz frito, un café de vainilla, y una rebanada de pastel de manzana su almuerzo favorito. Cuando termino tomo su bandeja y se dispuso a alcanzar a su compañera, pero entonces escucho…

    -Déjame ayudarte…-musitó Sesshomaru tiernamente.

    La tierna chica estaba por contestarle cuando ambos escucharon…

    -Rin venía a ayudarte con…- dijo Natsumy pero no pudo terminar de hablar, ya que se dio cuenta de la presencia de Sesshomaru, y se sintió apenada.-Discúlpeme por interrumpir doctor, no me di cuenta de que era usted quien hablaba con Rin.-explico.

    -No te preocupes Natsumy, ¿Te importa si Rin come conmigo hoy?-preguntó Sesshomaru amablemente.

    -Claro que no… adelante…-contestó Natsumy algo nerviosa por su mirada.

    -Vamos entonces, señorita Hanabusa.-musitó Sesshomaru cortésmente mientras tomaba su bandeja.

    -Gracias doctor, te veo luego Natsumy.-mencionó Rin mientras se alejaba con Sesshomaru.

    -Sí, claro.-respondió Natsumy mientras la veía alejarse.

    Caminaron hasta una mesa del fondo un tanto alejada y apartada, del bullicio de toda la gente que había en ese lugar.

    -¿Hoy no nos vamos a sentar con Inuyasha y Aome?-inquirió Rin extrañada.

    -No hoy quiero almorzar solo contigo, mi niña.-respondió Sesshomaru con voz suave.

    -Sesshy…-llamó Rin mirándolo dulcemente.

    -¿Te gustaron las flores?-preguntó Sesshomaru mirándola fijamente.

    -Si están bellísimas gracias, pero lo que más me gusto fue lo que decía la tarjeta, no creí que fueras tan poético.-respondió Rin sonriendo tiernamente.

    -Tú eres mi inspiración…-confeso Sesshomaru con voz cálida.

    -Me sonrojas mucho…-acuso Rin apenada.

    -Te vez tan linda cuando te sonrojas, mi pequeño ángel…-musitó Sesshomaru esbozando una media sonrisa.

    Comieron despacio con gran alegría y apetito, totalmente ajenos a lo que ocurría a su alrededor, muy felices de compartir ese pequeño momento juntos. Ya que debido a sus múltiples deberes en el trabajo casi no podían verse, y menos estar solos ese fue el almuerzo más corto de sus vidas, para ambos pareció un suspiro lo que duro ese tiempo.

    -Bueno ya debo, volver a la enfermería.- dijo Rin poniéndose de pie.

    -Ok, te veo a la salida para irnos juntos.-musitó Sesshomaru gentilmente.

    -Si.-contestó Rin mientras caminaba hacia la puerta de la cafetería.

    Mientras caminaba de regreso a la Enfermería, timbro su celular era un mensaje de texto.

    Hermanita…
    te vi muy cariñosa con Sesshomaru durante el almuerzo,
    al llegar a casa tienes que contármelo todo, ¿Sí?
    te quiero.

    Atte: Aome

    Cuando termino de leerlo se le escapo una pequeña risita, mientras se disponía a contestarle.

    La verdad es que si hermanita
    Sesshy está muy tierno conmigo últimamente jejeje,
    obvio que te lo contare todo sabes que eres mi confidente
    además quiero que hablemos de una cosita…
    te quiero.

    Atte: Rin

    El resto de la tarde termino en calma, incluso las guardias nocturnas de ambas jóvenes transcurrieron tranquilas sin emergencias, solo lo habitual atender a los pacientes recién intervenidos, revisar expedientes médicos e historiales clínicos, organizar sus pendientes para la próxima semana. Finalmente los relojes marcaron las 6 am lo cual significaba que las guardias de esa noche, habían terminado.

    -Mmmm, al fin terminamos.-musitó Aome estirándose.

    -Si, por fortuna mañana es fin de semana.-comentó Nayumi feliz.

    -Es verdad.-coincidió Aome.

    La joven de ojos chocolate colgó su bata en el perchero de madera detrás de la puerta, se colocó su abrigo tomo sus cosas y se dirigió al elevador para bajar al primer piso.

    -¿Lista para ir a casa princesa?-preguntó Inuyasha al verla salir del elevador.

    -Sí, mi amor.-contestó Aome tomando su mano.

    Cuando llegaron a casa de Aome el chico de cabellos plateados se percató de que se había quedado dormida, al parecer estaba realmente agotada eso era normal pues cuando son las primeras guardias te agotas mucho físicamente y mentalmente ya que no es permitido dormirse, para estar preparados si se requiere atender a alguien de emergencia. Se veía tan linda durmiendo la expresión de su rostro era tan serena y calmada, que no pudo evitar sonreír abrió la puerta del copiloto la tomo en brazos con suma ternura, al entrar la llevo hasta su habitación y la dejo recostada sobre su cama cobijándola con el edredón de esta.

    -Hola, Inuyasha.-escucho una voz a sus espaldas.

    -Oh hola señora Sukiomi, siento haberla despertado.-contestó Inuyasha en tono de disculpa.

    -No te preocupes Inuyasha no estaba del todo dormida, gracias por traerla.-agradeció Sukiomi sonriendo dulcemente.

    -No fue nada, usted sabe que siempre deseo estar con ella.-mencionó Inuyasha en voz baja mientras cerraba la puerta de la habitación suavemente.

    -Si lo sé, pero tú también debes descansar.-comentó Sukiomi observando su semblante cansado.

    -Tiene razón, regreso en un rato.-respondió Inuyasha.

    Unas horas después amaneció completamente tenues rayos de sol se filtraban por la habitación de cierta chica de cabellos azabaches, que seguía durmiendo profundamente, hasta que la cálida luz acaricio su rostro.

    -Mmmm creo que estaba más cansada, de lo que pensé.-mencionó Aome bostezando levemente.

    Se quitó el edredón que cubría su cuerpo se levantó y entro a su baño. Mientras esperaba a que la tina se llenara, se despojó de su uniforme sucio y lo dejo en el cesto de ropa sucia, para después sumergirse en el agua caliente sintiendo de inmediato como se relajaba cada parte de su cuerpo, y su piel se impregnaba del suave aroma de rosas y lavanda, después lavo su largo cabello con shamphoo y acondicionador.

    Un rato después termino así que envolvió su cuerpo en una toalla blanca, y regreso al interior de su habitación. Para vestirse eligió una blusa de manga larga y cuello redondo morada, unos pantalones de mezclilla azul oscuro que marcaban sus finas curvas, y unas botas negras cortas. Cepillo su largo cabello azabache hasta terminar, adorno su cuello con su habitual dije, y por ultimo perfumo este y sus muñecas con su perfume de rosas, finalmente bajo al comedor.

    -Buenos días, hermanita.-saludo Rin sonriendo.

    -Buenos días, Rin.-contestó Aome sentándose en su sitio del comedor.

    Desayunaron tranquilamente conversando sobre sus pequeños pacientes, de cómo habían sido sus primeras guardias nocturnas y Aome le conto sobre los días tan dulces que paso con Inuyasha en la mansión de verano.

    -¿A ti también te fue muy bien ayer con Sesshomaru verdad?-preguntó Aome curiosa.

    -Si está muy cariñoso ayer me mando un arreglo de jazmines y rosas, con una tarjeta tan tierna…-comentó Rin suspirando.

    -Me da mucho gusto.-musitó Aome mientras bebía un poco de té.

    Al terminar de desayunar ambas chicas recogieron sus platos y los lavaron. Cuando terminaron sus quehaceres, Rin subió a cambiarse de ropa para recibir a Sesshomaru que llegaría más tarde; mientras que Aome salió al jardín para recoger los platos de Luna, cuando de pronto escucho…

    -Buenos días, amor.-saludo una voz a sus espaldas.

    -Hola, mi príncipe.-respondió Aome mostrándole una tierna sonrisa.

    Mientras tanto en el interior de la casa Sesshomaru esperaba pacientemente a que Rin bajara.

    -Lamento haber tardado tanto, Sesshy.-se disculpó Rin mientras bajaba las escaleras.

    -Descuida mi niña, luces hermosa.-musitó Sesshomaru halagándola.

    La linda Rin vestía una blusa de cuello de tortuga sin mangas azul agua que resaltaba su piel blanca, unos pantalones de piel café oscuro los cuales marcaban su delicada silueta, y unas zapatillas de piso negras. llevaba su larga cabellera negra suelta perfectamente lacia cayendo tras sus hombros como un par de cortinas de reluciente satín, su tierno rostro estaba maquillado con una base que lo hacía lucir ligeramente bronceado, mientras que sus mejillas tenían un leve toque de rubor, y sus suaves labios tenían un dulce brillo durazno.

    -Gracias, tú también vienes muy guapo.-comentó Rin mirándolo.

    Por su parte Sesshomaru vestía un suéter de manga larga igualmente de cuello de tortuga azul marino, que resaltaba su dorada mirada además de su sedosa cabellera plateada, unos pantalones blancos y unos botines cafés. Después de eso ambos salieron al jardín por Baddy para llevarlo al veterinario, ya que desde que Áyame se lo entrego, había quedado pendiente una visita de rutina para ver su salud. Por lo que esa mañana Rin había hecho una cita en la clínica veterinaria Takari.

    -Ven Baddy.-llamó Rin.

    El hermoso labrador chocolate obedeció al llamado de su tierna dueña, y salió de su perrera caminando hasta donde se encontraba.

    -Ya me dijo mi niña, que te has portado muy bien muchacho.- dijo Sesshomaru dándole unas palmaditas en la cabeza, mientras le colocaba la correa.

    -Volvemos en un rato.-musitó Rin caminando hacia la puerta tomada de la mano de Sesshomaru.

    -Sí,-dijeron unísonos.

    Cuando se marcharon el muchacho de cabellos plateados cerró la puerta tomo dulcemente a Aome en sus brazos, y la llevo escaleras arriba hasta su habitación. Al entrar la coloco suavemente sobre su cama llevando después sus manos a su cintura mientras besaba sus rosados labios con ternura mordiéndolos lentamente.

    -Te amo mucho…-musitó Aome algo agitada al separarse de su boca.

    -Yo más princesa.-respondió Inuyasha mientras iba acercándose de nuevo a su boca.

    -Espera.-pidió Aome colocando un dedo en sus labios.

    -¿Qué sucede?-cuestionó Inuyasha algo extrañado.

    -Mejor vemos una película.-sugirió Aome sonriendo.

    -Está bien ve escogiéndola, mientras yo traigo las palomitas.-musitó Inuyasha poniéndose de pie.

    -Sí.-acepto Aome.

    Finalmente llegaron a la clínica entraron al lujoso edificio, y caminaron hasta la recepción.

    -Buenos días, señorita.- dijo Rin amablemente.

    -Buenos días, ¿En qué les puedo servir?-preguntó Enyu en el mismo tono.

    -Venimos para…-comenzó a decir Sesshomaru cuando de pronto escucho…

    -Enyu no sabes, si ya…-musitó cierta pelirroja de ojos esmeralda.

    -Hola Áyame, ya estamos aquí.-saludo Rin sonriendo mientras sostenía la correa de Baddy.

    -Hola Rin, precisamente estaba por preguntarle a Enyu por ustedes pasen.-respondió Áyame mientras les indicaba el camino.

    Los tres caminaron por aquel largo pasillo hasta el fondo donde estaba aquella puerta de madera chocolate oscuro, del consultorio de Áyame. Las paredes eran verde crema el piso de mosaico blanco, en el lado derecho había una gran mesa de acero perfectamente pulida, en la cual se examinaban a los animales para dar un diagnostico parcial sobre su salud o la lesión que tuvieran; en el lado izquierdo había un gran archivero negro que guardaba los distintos expedientes e historiales de vacunación de cada paciente, y por último en el fondo de aquella amplia habitación estaba el pequeño escritorio de metal gris recubierto de madera clara sobre el cual descansaba un teléfono blanco, junto con unos cuantos papeles y una pequeña lámpara de lectura, contrastado por un enorme sillón giratorio de cuero blanco, y un par de sillas de linóleo negro.

    -Bien vamos a revisar, a este travieso.-mencionó Áyame tomando la correa del bello perrito.

    La pelirroja se agacho y retiro la correa del collar de Baddy. Seguidamente comenzó a revisarlo checo sus signos vitales, ritmo cardiaco, visión, olfato, oído, masa muscular, peso, estatura, y dentadura en fin como si fuera un humano, al terminar quedo sorprendida y maravillada.

    -Baddy, está perfecto.-informó Áyame muy feliz.

    -Mi niña lo ha cuidado, muy bien.-comentó Sesshomaru.

    -Si se nota, aquí está tu premio Baddy.-musitó Áyame dándole una galleta en forma de hueso rellena de un delicioso sabor a carne.

    -Gracias, Áyame.-agradeció Rin tomando de nuevo la correa de su mascota.

    -Nos vemos, pronto.-se despidió Áyame.

    -Si.-dijeron unísonos saliendo del consultorio.

    Después de eso fueron al parque a pasear un rato recorrieron la amplia alameda tomados de la mano, hasta que llegaron a la hermosa fuente de piedra caliza y agua cristalina en la cual se habían reconciliado, el viento soplaba suavemente los cabellos de Rin pero era algo frío así que la hacía temblar.

    -Creo que de pronto refrescó.-musitó Rin abrazándose los brazos.

    -Ven aquí, mi niña.- dijo Sesshomaru mientras la abrazaba cálidamente contra su cuerpo.

    -Mmmm, ya no tengo frío.-respondió Rin frotándose contra su pecho.

    Se quedaron así abrazados tiernamente en silencio escuchando los latidos de sus corazones, además del viento silbador que movía las hojas de los arboles hasta desprenderlas de sus ramas, provocando que cayeran al pasto.

    -Muero de ganas por estar contigo, mi niña.-susurró Sesshomaru dulcemente.

    -Sesshy… yo también quiero estar contigo…-confesó Rin sonrojada.

    Después de esa profunda y tierna confesión finalmente volvieron a casa abrazados todo el camino, sin decir palabra alguna ya que eso era lo único que el ojidorado mayor necesitaba saber, para preparar ese momento y que fuese muy especial. Al llegar antes de entrar se quedaron un poco más en el umbral de la puerta para despedirse.

    -Prepara tus maletas, mi niña.-musitó Sesshomaru sonriendo.

    -¿Maletas?-preguntó Rin extrañada.

    -Sí, mañana viajaremos a un lugar muy especial.-respondió Sesshomaru.

    -¿A dónde?-preguntó Rin curiosa.

    -Mañana lo sabrás, curiosa.-aseguro Sesshomaru riendo un poco.

    -Pero Sesshy…-intentó objetar Rin pero fue silenciada por un tierno beso en los labios.

    Al sentir sus labios unidos con los suyos llevo sus manos su cuello y lo atrajo más hacia ella, mientras Sesshomaru coloco una de sus manos en su delgada cintura pegándola contra su cuerpo, mientras exploraba más su boca en un vals dulce tierno y cálido como si el tiempo no existiera.

    -Buenas noches.- dijo Sesshomaru acariciando su mejilla tiernamente.

    -Hasta mañana, mi amor.-contestó Rin sonriendo.

    Cuando Sesshomaru se fue la joven cerró la puerta, y subió a su habitación al entrar se despojó de su ropa se ducho, y se vistió con un camisón de lana verde crema; cepillo su lacia cabellera negra hasta terminar, cuando escucho que tocaban la puerta de su habitación.

    -Adelante.- dijo Rin.

    -Perdona sé que es muy tarde, pero no pude resistirme hermanita.-admitió Aome entrando, y después le preguntó.- ¿Qué tanto te dijo Sesshomaru?-

    -No te preocupes hermanita, bueno… dijo que mañana me llevara de viaje…-respondió Rin suspirando.

    -¿A dónde?-preguntó Aome.

    -Solo me dijo que prepara maletas.-musitó Rin.

    -Bien entonces, te ayudare ahora mismo.-mencionó Aome emocionada.

    Dicho esto la joven de ojos chocolate se levantó del piso camino hasta el armario de madera clara de la habitación, saco toda la ropa del interior, y la coloco sobre la cama. Mientras que Rin saco de la parte inferior su maleta, seguidamente comenzó a empacar blusas, suéteres, pantalones, y zapatos en fin todo lo necesario para una semana de viaje, aunque no sabía a qué lugar ni cuánto tiempo seria. Al terminar de empacar dejo la maleta, junto a la puerta de su habitación.

    Continuará-------------------------------------------------------------------------------------

    Espero que les haya gustado no me maten por dejarlo ahí el proximo capítulo se los traigo a más tardar el Domingo todo depende del tiempo y de mi inspiración perver n////n ok no XD pero trataré de traerlo el Domingo cuidense mucho sayo...
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  17.  
    Tifanny

    Tifanny Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    11 Junio 2009
    Mensajes:
    98
    Pluma de
    Escritora
    hola amiga gracias por avisarme que pusiste conti me encanto que tierno que es sesshy con rin y a donde sera que la llevara de viaje jeje que diverido que aome llegue y le pregunte a rin sobre que le dijo sesshy y la ayude a hacer la maleta.Bueno amiga espero con ansias la proxima conti.
    Atte:
    Tifanny
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Freya Scarlet

    Freya Scarlet Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    24 Marzo 2011
    Mensajes:
    555
    Pluma de
    Escritora
    Hola hermana gracias por avisarme de tu conti que realmente ya esperaba leer con ansias
    veo que todo va viento en popa con mis dos queridas parejas que bien!!! :), valla que sesshomaru
    se esta portando muy dulce con Rin ¿Que tendrá planeado? ¿adonde la llevara de viaje? ¿que
    harán allá (creo que es obvio no :D) uff demasiadas preguntas, espero ver conti pronto y por
    supuesto ese Lemon que de seguro será maravilloso.

    ¡¡Saludos y sayonara!!;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    aomeinu

    aomeinu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    18 Marzo 2011
    Mensajes:
    72
    Pluma de
    Escritora
    hola gracias por avisarme...
    que tierno es sesshomaruu!!...
    que bien ya Rin y su " Sesshy" van a tener su momento especial..^^ :3 ;)...
    quiero conti, quiero conti, quiero contiiii!!
    xDxD jajajajajajajaja!!!
    bueno avisame ;);):):):D:D:P:P:cool::cool:
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    Naru-Chan

    Naru-Chan Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    656
    Pluma de
    Escritora
    Hola amiga n.n por fin estoy por aca, un poco tarde, pero bueno en fin n.n
    Omg, ese Sesshy si que es dulce, nunca me lo imagine así, el siempre con su carácter frió, jeje y míralo ahora con Rin >.< bueno aunque Inu no se queda para atrás, aunque en el es mas común verlo n.n
    Vamos a ver a donde la lleva Sesshy, si es mejor que el lugar que llevo mi amado Inu-kun a su princesa n.n
    Y es mas que obvio lo que va a pasar, pero en fin, mejor esperar a que vos lo digas jeje
    Bueno amigi, avísame de la conti, vamos a ver los planes del Taisho mayor n.n un beso!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso