Charla Tu objetivo, tu ley, tu excepción

Tema en 'Consejos de Escritura' iniciado por JeshuaMorbus, 6 Abril 2020.

  1.  
    JeshuaMorbus

    JeshuaMorbus Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    11 Octubre 2018
    Mensajes:
    155
    Pluma de
    Escritor
    Muchos en este foro han decidido coger los lápices y los teclados para empezar a escribir algo interesante para los demás o para sí mismos. Eso, en sí mismo, es encomiable.
    Sin embargo, cuando alguien lleva bastantes años creando sus propias historias y echando mano a otros relatos tanto para su disfrute como para aprendizaje, uno acaba estableciendo una serie de conceptos muy internalizados.
    Un objetivo: ¿Qué es lo que quieres mostrar al mundo? ¿Qué quieres gritarte a ti mismo? ¿Qué deseas ilustrar de forma única y personal?
    Una ley: Uno puede seguir un arquetipo estilístico (la literatura noir tiene una forma de expresión muy particular, por ejemplo), o una serie de prohibiciones personales (si a alguien no le gusta el romance, puede prohibirse el escribir tales ficciones) o, sencillamente, elegir una forma específica de expresarse ("a partir de ahora, mis relatos serán puro diálogo, sin acotaciones narrativas, como que me llamo Ruflesio III, El bigotes"). La cuestión es que el autor pasa a ser fiel a unas formas que considera propias.
    Una excepción: Por supuesto, nadie es tan inflexible como para mantener un objetivo toda la vida o seguir unas leyes tan tajantemente que limite su creatividad a unas pocas formas. Aquí es donde entran las excepciones.

    Así pues, escritores que os consideréis veteranos, ¿cuál es vuestro objetivo? ¿Vuestra ley? ¿Y la excepción?

    Mi objetivo: Quiero seguir un patrón literario similar al de la fantasía clásica. La "fantasía" es la "rotura inesperada de la realidad". No tiene que ser algo tan brusco como aparecer en un mundo diferente. Si algo que ha enseñado leer la obra de María Gripe, es que la fantasía puede ser deliciosamente sutil e integrada en nuestra vida diaria en pequeñísimos detalles que hacen de todo más delicioso de vivir. O más terrorífico si nos acercamos a la fantasía del siglo XIX. ¿Quieres hacerlo con extrañas criaturas? Siempre y cuando tenga nuestra realidad al alcance, ya sea en la narración, ya en su simbología, así sea. Tiene que haber un antes y un después de esa fantasía. Y en esa rotura, algo ha de cambiar dramáticamente, sea para bien o para mal.
    Bastian regresó cambiado de Fantasía.
    Y todos aquellos que vieron a Cthulhu en persona comprendieron su insignificante papel en el universo.

    Mi ley: Ya no recurro tanto a la violencia. Sí, considero que el conflicto es necesario, pero reniego de la violencia para su solución. Incluso si se acaba usando ésta para resolver el problema, dejo bien claro por el camino que nunca debería haber terminado así, que hubo decenas de oportunidades de terminar la historia si alguien sencillamente se hubiera sentado, hablado y escuchado. Reniego de historias en las que la guerra es el centro de todo, como problema y como solución.
    Y, al mismo nivel, no recurro al amor como fuerza que mueve las relaciones interpersonales. Me cansa que la gente pase de indiferencia a amor absoluto en el transcurso de cuatro páginas. Oh, me encanta el sexo bien narrado. No me importa que haya demostraciones de afecto. Tampoco me importa que alguien tenga a alguien favorito: eso es perfectamente natural. Sin embargo, ¿por qué hay veces que me parece que los soldados van a la guerra para ligar? No.
    Existe la amistad, existe la lealtad, existe el respeto, existe la fidelidad... muchas alternativas para el tradicional romance. Pero eso sería complicado de escribir, ¿verdad?

    Mi excepción: No puedo ignorar los hechos culturales, así como los hechos sociales. La guerra acabará empezando, diga lo que diga y unas personas acabarán embobadas por otras, hoy y mañana. Y cuando eso ocurre, en fin, qué le voy a hacer: voy a escribir la palabra "guerra" y la palabra "enamorados". No soy un pacifista que piensa que siempre hay alternativas al conflicto violento ni un amargado que reniega del amor.
    Pero, no lo olvidemos, esto es mi excepción.

    ¿Cuáles son vuestros objetivos? ¿Cuáles son vuestras leyes? ¿Y vuestras excepciones?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Confrontador

    Confrontador Nep provisional

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Agosto 2017
    Mensajes:
    99
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Holas!

    No me considero veterano, pero igual quiero irrumpir en la charla xD

    Objetivo
    No sé si tenga un objetivo específico que pueda señalar como único, así que pondré dos que son los que gobiernan actualmente cuando escribo. Lógicamente, esto podría cambiar en algún momento de mi existencia xD

    Quiero entretenerme. Todo lo que escribo actualmente (excluyendo textos científicos o de opinión) esta subordinado a que yo me entretenga mientras lo creo. No pretendo, en lo global, dejar un mensaje ni volarle la mente a nadie; quiero entretenerme escribiendo una historia y también crear algo que entretenga al lector.

    Por debajo de lo anterior, actualmente estoy haciendo worldbuilding. Mi intención es crear un universo y crear personajes para que se desenvuelvan en él. Quiero dotarlo de cierta lógica (una lógica que esté dentro de los limites de ese mundo de fantasía, obviamente) y de ciertas cualidades que permitan que el lector pueda inferir situaciones, sentimientos e información sin necesidad de esculpirlo todo de forma explicita.

    Ley
    Sinceramente, no sé si tenga alguna ley como tal (y de hecho he estado pensando desde hace un par de días si tengo alguna xD). Hay cosas obvias como el intentar evitar usar ideas y premisas que considero aburridas o malas (si no me gusta X forma de narrar, la intentaré evitar; si creo que Y no es mas que un burdo cliché, no lo usaré en la trama; etc) .

    Como me demoro mucho tiempo escribiendo alguna obra, es usual que mis ideas cambien a través del tiempo. Algo que podría considerar como una ley es que no me gusta retocar cosas que ya están creadas. Si hace dos años escribí un capítulo utilizando X idea, al retomar la historia no cambiaré dicha idea aunque ya no me guste tanto o ya no la comparta. No tengo una razón específica para esto, simplemente no me gusta. Si en su momento lo escribí de esa forma, fue por algo y me gusta respetar eso.

    Excepción
    Puedo retocar narración o diálogos si considero que serían más claros cambiando algo, pero la idea que esta atrás de esos diálogos/narración es intocable. También podría retocar algo (me imagino, no he estado ante este escenario) que esté basado en algún conocimiento científico erróneo, y por la trama se requiere que dicho conocimiento sea real.

    De todas maneras, aunque puedo ser muy estricto con respecto a estas restricciones, siempre dejo un pequeño margen para poder ser flexible.

    ¿Hay alguna razón ética para esta ley o es por algo meramente artístico (o por alguna otra cosa)?

    Me gusta esta idea; te encuentro razón en ella.

    Saludos!!
     
  3.  
    JeshuaMorbus

    JeshuaMorbus Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    11 Octubre 2018
    Mensajes:
    155
    Pluma de
    Escritor
    No hay ninguna razón ética para que deseche la violencia como motor principal de mis historias. Tú dices que escribes cosas que te entretienen, y yo hago lo mismo.
    Y servidor ya está un poco cansado de guerras, peleas sin sentido, batallas constantes y trifulcas para hacer que la historia avance. Hay tantas formas de solucionar un conflicto aparte de la simple violencia que, en fin, yo elijo tales alternativas.
    Por ejemplo, ahora mismo estoy escribiendo la historia acerca de una aprendiz de médico. ¿Sabe pelear? Oh, sí, de hecho demuestra un poco de su mala baba aplicando principios de anatomía a su estilo de pelea uno contra uno (en serio, no quieres que nadie te dé un puñetazo en el hígado...); pero eso no es el centro de la historia. Ella quiere curar las adicciones a cierta droga en una ciudad futurista echando mano a una mezcla de remedios tradicionales, medicina moderna y una extraña maña con una habilidad mística.
    Y eso se puede resolver, a partes iguales, con conocimiento y una buena parte de diplomacia.
     
  4.  
    Azur

    Azur Crítico

    Acuario
    Miembro desde:
    20 Noviembre 2015
    Mensajes:
    168
    Pluma de
    Escritora
    Es una forma interesante de abordar las diferencias de estilo entre los autores del foro.

    Mi objetivo

    Crear mundos vívidos, únicos, provocarle al lector imágenes semejantes a las que ideé cuando escribí mi texto.

    Mi ley

    Me ciño a las palabras de Gustave Flaubert, le mot juste —«la palabra justa»—. Como quiero que el lenguaje provoque cosas en concreto, uso las descripciones y palabras que otros hallarían altisonantes o arcaicas, no obstante, las empleo por su significado específico.

    Así, pues, cuando uso «inquirir» en un diálogo, quiero dejar entrever la actitud inquisitiva, no es sólo una pregunta más; si hablo de «la jerapellina celeste», no quiero gastar palabras para explicar que el personaje lleva un vestido andrajoso, viejo de color celeste. Me la suda que tengan que usar el diccionario, mi vasto vocabulario es una herramienta a mi disposición. No es sólo un verde cualquiera, es «glauco»; ¿por qué decir «pardoso ceniciento» cuando con «rucio» basta? Cuando personifico el mar y lo llamo «soliviantado», quiero que se imaginen olas tumultuosas de varios metros de alto, una borrasca con fuerza de huracán.

    Llámenme pretenciosa, prefiero ser específica.

    Mi excepción

    Cuando escribo para un público infantil no puedo atormentarlo de la misma forma. En minicuentos me ahorro las palabras cultas; no todos tienen una biblioteca menal como la mía, por lo que, lo que pierdo en precisión, lo gano en impacto emocional porque el lector no se repiensa la palabra que puede que nunca haya visto, sin contexto para entender su significado.

    No suelo escribir cosas felices. No por aversión, sino que soy propensa a dramatizarlo todo.
     
    Última edición: 12 Octubre 2020

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso