Travesura.

Tema en 'Relatos' iniciado por Kiryuuin, 25 Junio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Kiryuuin

    Kiryuuin Hermandad Oscura

    Sagitario
    Miembro desde:
    4 Octubre 2011
    Mensajes:
    130
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Travesura.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2030
    Travesura
    Estaba en una esquina del pasillo, esperando a su pareja. Por caprichos de los profesores, ellos debían bailar como lo hacían es esos tiempos; hombre y mujer. No era que ella no bailara con algún muchacho, pero… no de esa forma.


    Después de tantos ensayos, juntas y decisiones, había llegado el gran día del acto; algo normal, pero no tanto si lo haces con música que ni siquiera sabías que existía.


    —Ah… —suspiró la muchacha, mirándose el vestido de época medieval que traía puesto para una exposición de la escuela—, ¿por qué los de tercer año también debemos participar? —se preguntó molesta. Supuestamente, sólo los niños de primaria hacían ese tipo de cosas, además de que en la secundaria ya no hacen exposiciones tan… ¿llamativas?, ¿egocéntricas?


    Se sentía nerviosa, algo ansiosa; quería terminar de una vez. Además de que sería vergonzoso y aburrido, duraría más tiempo de lo pensado allí, el evento se había demorado dos horas. Y las personas que habían ido… ¿no están cansadas de tanta espera? Para nada; con tal de ver y grabar un momento así en la vida de sus amados hijos, esperarían lo quesea necesario.
    ~


    Se cargó sobre la pared cerrando sus ojos, tratando de perder el mareo que traía hace un rato. Sus piernas ya no aguantaban su propio peso, le ardían los ojos, y por último, el sueño no la ayudaba en mucho.


    <<¡¿Cómo rayos pueden decirnos que nos vistamos con este tipo de ropa?!>>, pensaba, mirándose a sí misma. <<¡Estamos en pleno verano y nosotros asfixiados con estas cosas!>>, siguió. Ella tenía razón; el que les pidieran que usaran esas ropas, que no son de telas finas o ligeras, era bastante molesto.


    La tranquilidad se esfumó y sus pensamientos fueron interrumpidos por un par de muchachos que se acercaban a los gritos. Uno venía de frente; ese era su mejor amigo de la infancia, Chris…, y el otro muchacho estaba detrás de él, siendo…,¿zamarreado? Vaya…


    Ambos llegaron en frente de ella un tanto sonrojados. Era bueno saber que no era la única avergonzada de llevar puesto ése tipo de ropa en público, aunque también podía ser el calor sofocándolos a los tres, ya que ni siquiera con todas las ventanas abiertas podía mantenerse fresco aquel lugar.


    —¡Ves!, ¡y tú decías que no vendría mientras ella estaba parada aquí!—dijo Chris, regañando al otro chico, cruzado de brazos y frunciendo el ceño.


    <<¿Y éstos qué tienen…?>>, se preguntaba la chica, sin la más mínima idea de lo que discutían o porqué.


    —Ahli… —dijo, saludándola tan cariñosamente como siempre lo hacía, dándole uno de sus tiernos abrazos—, verás, debo acompañar a mi hermana a su jardín, así que el profe de historia junto con el de lenguaje dijeron que él tomaría mi lugar —terminó, señalando al joven que los miraba detenidamente.


    Lo pensó, aunque no podía hacerlo demasiado; si los profesores decían algo, había que cumplirlo al pie de la letra. Se había acostumbrado a bailar con él, pero si el otro muchacho sabía qué hacer, no habría problemas.


    —A-ah…, bueno; no te hagas problema y ve tranquilo—le dijo, posando su mano en uno de los hombros de su mejor amigo—. Mándale un beso a tu hermanita, y dile que vaya a casa cuando quiera; mi hermana menor siempre juega con ella ¿verdad? —seguía, mientras que el otro joven aun los miraba a un lado de ellos, al tanto de todo lo que sucedía.


    —¡Sí!, ¡gracias Ahli, no sabes cuánto te quiero! —gritaba animadamente el joven, mientras levantaba a su amiga abrazándola por la cintura y daba vueltas en ese pasillo. Menos mal que no había casi nadie allí, sino hubiera sido de bajar a alguien de un solo golpe.


    <<¿Serán sólo amigos…?>>, pensaba el muchacho que seguía parado contra la pared, viendo la escena con cierto nivel de intolerancia. Parecían más que amigos; todos lo decían, ya que se sentaban juntos compartiendo el banco, charlaban por largos ratos, iban a casa juntos ya que vivían cerca… <<Chris prometió que me ayudaría, y sé que lo hará>>, pensó seguro de sus palabras, cerrando los ojos, esperando a que el escándalo de su amigo terminara de una vez.


    A pedido la chica, que ya tenía bastantes mareos por el calor y no quería tener más a causa de las vueltas, su amigo la bajó al suelo y salió corriendo, no sin antes volverle a agradecer con un abrazo que por poco la asfixia.


    —¡Ah…!, casi se me olvida —exclamó a unos metros de la pareja, llamándoles la atención—, ¡él se llama Licht y es un buen chico! —dijo a los gritos, lo que desconcertó a los otros estudiantes que estaba allí. Antes de irse, señaló a la cansada Ahli, que de suerte todavía seguía con conciencia de lo que sucedía, y luego llevó sus manos hacia la espalda baja, diciéndole a Ahli con palabras al aire que el listón de su corset azul estaba desatado.


    La joven terminó entendiendo cuando giró a sus espaldas y lo vio por ella misma. <<¡Qué vergüenza…!>>, pensó sonrojándose.


    Chris desapareció para cuando la chica volteó al frente. Ya estaba cansada de estar ajustando y desajustando ese molesto corset que la dejaba sin aliento; era la pesadilla para las muchachas, tanto de esas épocas cuando lo usaban como ahora que ni siquiera era normal verlo vistiendo a alguien.


    —A-ah…, ¿quieres que lo ate por ti? —le preguntó a la chica con una dulce y tímida voz, dejando que Ahli conociera tan melosa tonada que sus cuerdas vocales emanaban.


    —¡Por favor…! Ni siquiera puedo girar un poco el cuerpo para atarlo…—decía ella, acercándose de espaldas hacia el joven que bailaría con ella.


    <<¿Así que de esta forma él iba a ayudarme…?>>, pensaba Litch sintiendo ese molesto calor en sus mejillas mientras pasaba un listón arriba del otro, dando unas cuantas vueltas, terminando con un bello moño en la espalda baja de su compañera, tomándola por la cintura a la vez que ella volteaba a él, y recordando la pequeña conversación que había tenido con Chris.

    ~Flash Back~


    —… ¿Y cómo lo harás? —preguntó en un susurro.


    —Tú no te preocupes —le respondió, girándose a él—, pero te podré dar una sola oportunidad y, si eres capaz de notarla, sabrás qué hacer; aunque tendrás dos si aprovechas el baile medieval —dijo pícaramente, causando un leve sonrojo a su amigo, mientras se levantaba del césped del jardín del colegio—. Ahora, vamos a buscarla, ¿de acuerdo?

    ~End’s Flash Back~




    <<Vaya que es un tonto; le desataste su corset a propósito…>>, pensaba con sarcasmo.


    <<Pero…, ¿a qué se refería con lo del baile?>>, seguía, estando con la mirada perdida. ¿Qué debía hacer?, ¿esperar?, ¿confesarse? No, quizás eso sería lo peor que podía hacer. —Esperaré… —susurró, obteniendo la atención de esa bella chica que tenía a su lado.


    —¿Me decías algo?


    —A…ah, no; nada, nada —respondió nervioso. <<¡Qué tonto! ¡Por poco me delato a mí mismo!>>, pensaba él, bajando la mirada. Suspiró. ¿Era posible que alguien como ella pudiera fijarse en él? No lo tenía en claro. Todo era confuso y borroso ante sus ojos.


    —¿Estás bien? —preguntó nuevamente, con una voz preocupada, dejando en blanco a aquel muchacho.


    —S…si, gracias —alcanzó a decir. No fue fácil; su cuerpo no dejaba de temblar ante aquella pregunta. <<¿Se pre… preocupó por mí?>>, pensaba emocionado.


    —Si necesitas algo, dímelo.


    Sí, se preocupaba por él; solamente porque parecía un tanto triste y nervioso, pero se podía ver claramente que era alguien amable y dulce. Quizás ese era el comienzo de una amistad… o algo más.


    ~Pov’s Ahli~


    Al final, el acto y la exposición fueron más divertidos de lo que todos esperábamos; aun así, había sucedido algo que no me dejaba pesar. Ese momento, en medio del baile, en frente de todos… ¡Dios! No sé si me siento feliz o triste, tampoco sé qué es lo que me sucede…, quisiera saberlo.
    ~Flash Back~


    —Uno…, dos…, tres…, cambio —contaba mentalmente. <<Hasta ahora, voy bien; falta una vez más y termina>>, pensando en los pasos que debía hacer.


    Chocamos las palmas de nuestras manos, dando la última vuelta del baile. Él miró mi rostro a la vez que yo miré el suyo. Sabía que estaba sonrojada, y él también lo estaba. Se veía tan tierno con ese color en sus mejillas, con un brillo en sus ojos esmeralda que recién conocí hace un momento; una mirada tan profunda que podía atravesarme en un solo intento.


    —Ahli… —me llamó hablando entre dientes—, te amo.


    Casi me congelo y estropeo todo, pero pude reaccionar gracias a él, que me giró en frente suyo— ¿Q… qué?


    Fui callada por sus labios que de un momento a otro, se juntaron con los míos. Un beso fugaz había sido lo que él depositó, sellándolos únicamente como suyos. Mi corazón… latía con fuerza, como si todo dependiera de ello; un sentimiento que yo no había sentido hace tiempo comenzaba a florecer otra vez.
    ~End’s Flash Back~



    No quería ser usada otra vez como el pasatiempo de alguien más. La última vez…, por estar pensando en esa persona, fui atropellada camino a casa, cruzando la calle. Para mi suerte, unos pasos atrás estaba Chris, quien sólo era compañero mío, me llevó a cuestas al hospital, ya que el conductor se marchó dejándome en medio de la acera. Desde ese día, Chris ha sido como un hermano mayor; siempre estuvo en las buenas como en las malas, consolándome y sacándome una sonrisa con tonterías, pero así era, es, y será conmigo… él me lo juró. Fue así como salí adelante, gracias a él.



    ~End’s Pov Ahli~


    La joven se alejó de la multitud y fue al jardín. Los gritos que se podían escuchar no parecían de un colegio privado. En fin, no había nadie; era de esperarse, todos estaban adentro en los juegos y demás cosas de esa “exposición”.
    Con la mente en blanco, se sentó en el césped junto a un árbol, ocultando su rostro desconcertado entre sus rodillas.

    El viento jugaba con su cabello, transmitiéndole tranquilidad, lo que necesitaba…


    —Lamento… lo que hice en el baile —Escuchó esa misma voz—; no sé qué hacer para que puedas perdonarme —dijo con la voz entrecortada al ver que ella se levantaba—. Realmente lo…


    La muchacha silenció sus tristes palabras con ese dulce beso. No estaba enfadada, pero todo tan rápido la había confundido. Ahora lo entendía; el porqué de que ella estuviera sonrojada en todo el tiempo que estuvo con él, de que su profunda mirada esmeralda la atravesaran flechando su corazón.


    Quizás sólo fue una travesura, pero había logrado enamorarla.



    -------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Cualquier comentario es bienvenido~ Gracias por leer. <3
     
Cargando...
Similar Threads - Travesura
  1. Dann
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    324
  2. Kagamine Len
    Respuestas:
    1
    Vistas:
    372
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso