Cargando...
  1.  
    Orianna

    Orianna Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    18 Octubre 2008
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Trauma
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    3831
    Trauma cap 12

    No hablare mucho, ni amenazare
    Solo quiero informarles-cara triste-!QUE TENGO CANCER!-cara de sorpresa de todo el foro, Bajo la vista-Y la unica cura son comentarios-pone sucara mas tragica.

    -Gotas de anime para todo el foro-MENTIROSA...
    bueno me descubrieron-dijo con risa nerviosa-Pero es que me faltan los comens, cada vez veo menos y eso me deprime un poco!!

    Pero bueno aqui el cap. LA EMPIEZA EL MISTERIo
    FAltan tres cap mas y esta historia se acabo!

    Capitulo 12-Compañera De Trabajo Obligatorio
    Los tacones resonaron en el vacio edificio. Las largas piernas estaban descubiertas en consecuencia de la corta falda negra. Una figura de un hombre apareció entre las sombras. La chica ni se inmuto, sabía que le gustaba ser misterioso. Dio un disimulado paso hacia atrás, conocía los cuentos de él. Era muy peligroso.


    -Ok aquí me tienes-dijo la muchacha mientras cruzaba los brazos y ponía una sonrisa. Creando una pose completamente arrogante. Pero pendiente de cualquier movimiento en falso-¿Para qué me llamas?


    -Hermosa…-contesto la figura, con un tono de voz grave y siniestro-Necesito su servicios como mujerzuela.


    -Sabes que no soy prostituta-respondió algo enojada, tenso los músculos por la acusación. No era su culpa que conquistara a todo chico que ella quisiera-No me acostare contigo.


    -Vamos linda-se acerco la figura a la chica, mostrando así su cabello largo y negro. La chica coloco su mano en su espalda, levanto un poco su camisa y agarro la base de la pistola. No vio ningún indicio de ataque, solo vio como el chico volvía a abrir la boca para hablar-No es conmigo es para otro muchacho. Además…


    Saco un pequeño sobre blanco y lo llevo hasta la mano de la chica. Soltó el arma escondida entre sus ropas y con algo de inseguridad lo abrió de forma rápida sacando de este un papel muy conocido por ella con unos números anotados; mostrando una gran cifra.


    -No es que te acuestes con el-repuso el malvado ser para lograr convencerla. Tenía una misión y sabia que ella era la persona indicada. Cruzo sus brazos dando una apariencia de sobrado-Solo necesito que los descubran In Fraganti.


    -Si lo pones de esa manera-la chica no apartaba su vista del papel. Ya que era una suma de dinero muy grande Además con el trato de no sexo sería perfecto…aunque si el chico era lindo no era necesario más dinero para convencerla en acostarse con él-Pero especifica más del “In Fraganti”, necesito más detalles. Así haría una presentación más fuerte.


    -Quiero arruinar su vida poco a poco-su mente malvada en ese mismo instante formaba distintos planes para hacer sufrir a esa persona. De una forma muy dolorosa-Y empezare haciendo que termine su relación.


    -Me sorprendes con tanto odio-rio la castaña entre dientes, extendió su brazo para cerrar el acuerdo-Una relación destruida a la orden.


    -Perfecto-comento el acompañante. Mientras tomaba la mano de la chica, pero la atrastro hacia su cuerpo y le dio un beso. El cual la chica correspondió para evitar problemas, aunque en realidad le había gustado. Se separo y el chico continuo la conversación-Ya sabía que todo en la vida tiene su precio.


    -Considera suerte que lo aceptara-meneo el papel por su cara de forma burlesca-Este es tu papel mágico de la suerte. Mira que gracias a él me convenciste.


    Volteo su cuerpo meneando su cabello en una pose presumida. Dio dos pasos y rio ante su torpeza propia (aunque el chico era el principal culpable)


    -Te falta decirme algo Naraku-el aludido sonrió mostrando sus perlas blancas.


    -Pensé que no te darías cuenta idiota-se burlo Naraku.


    -Deja de insultar y dime el plazo de tiempo que tengo y el nombre de la pobre victima-dijo en tono amenazador, ya estaba cansada de esperar las indicaciones, quería llegar a su departamento a planear su plan y terminar rápido.


    -Tienes un mes para cumplir este mandato si no quieres que te mate-la chica respingo, sabía que ha él no le importaría matarla. Una pequeña pausa fue hecha por la figura malvada la cual respondía por el nombre de Naraku-Y el chico se llama Inuyasha…


    -¡Inuyasha!-se sorprendió al escuchar ese nombre tan conocido. Ese chico estudiaba con ella contaduría. Pero nunca se imagino que tuviera un enemigo-¡Estudia conmigo!


    -¿Por qué crees que te contrate a ti?-pregunto Naraku de forma siniestra-Eres la única que podía hacerlo.


    -Porque soy la mejor-decreto de una forma muy presumida, arrogante y exagera. Dio una vuelta coqueta para lucirse más para ella misma que otra cosa. Amaba ser así y nada podría convérsela de cambiar.


    -No es por eso-refuto el muchacho con una sonrisa malvada. Después de todo su objetivo en la vida era hacer sufrir a los demás, de cualquier manera-Si quisiera a la mejor de lo pediría a Naoko. Esa chica y sabe conseguir lo que quiere.


    -¡Ella es una zorra!-le recordó la chica completamente molestia. Ya que lo que más odiaba en el mundo era que la compararan, ella era la mejor en todo. Después del comentario hiriente de Naraku intento sentirse mejor-Pero recuerda que me quieres a mí.


    -Es a ti a quien necesito-refuto, la chica sonrió triunfante. Ella era la importante en ese momento. No era Naoko, ni Rin…ella era la querida. El muchacho se aclaro la garganta llamando nuevamente la atención de ella-Eres zorra, presumida e insistente. Como cualquier chica, solo que tu eres la única en el salón de Inuyasha que por dinero hace lo que sea.


    -¡CALLATE!-grito furiosa. Cansada de tantos insultos. Se acerco sin medir las consecuencias y extendió su brazo apuntando al rostro de Naraku.


    -¿Creíste que podrías tocarme?-quito el seguro de la pistola que tenía en su mano. Apunto directamente en la cabeza de la castaña. No sabía en qué momento la había sacado, pero fue sorprendente, ya entendía porque tenía esa reputación tan sucia Su cuerpo experimento un fuerte escalofrió al tener un arma entre ceja y ceja, pero se controlo y con disimulo agarro el arma escondida entre las ropas y su espalda la cual coloco al igual que el chico. Entre su ceja y ceja.


    -Tengo trucos ¿sabes?-sonrió al ver la cara de sorpresa de Naraku.


    -Mejor dejémonos de tonterías-se rindió el chico. Bajo el arma y la volvió a guardar dentro de su chaqueta negra. En un bolsillo.


    -Solo por esta vez estoy de acuerdo-al igual que el chico guardo el arma nuevamente donde la había escondido en caso de emergencia (y de verdad que la necesito)-El punto es que tenemos un acuerdo.


    -Exacto, ya sabes quiero que Taisho termine con su novia de la peor manera-refuto Naraku nuevamente el plan. Llevaba tres años planeando la destrucción de ese chico. Simplemente lo odiaba.


    -Ok, así me pones las cosas más fáciles-decreto con una gran sonrisa la chica. Esta vez siguió su camino sin voltearse. Sus pensamientos inundaban su cabeza-¿Con que Inuyasha? Esto será mejor de lo que pensé.


    O-O-O-O
    Arrastro literalmente los pies por el largo pasillo. Los parpados le pesaban de una manera muy poco normal, pero era lo más lógico. Había pasado toda la semana en el hospital con Kagome. Obligado por ella a ir por las mañanas a la universidad, aunque apenas era un rato el tiempo que estaba en ella. Siempre regresaba antes del almuerzo.


    Volvía por su cuenta aunque su querida novia se molestara mucho, pero valía la pena. Cada sonrisa de Kagome era un regalo, cada roza hacia que la necesitara mucho más y cada beso dado de esos labios eran una bendición de los ángeles…simplemente valía la pena.


    Llego al final del pasillo. Fijo su vista a su derecha y vio las largas escaleras del segundo piso. Casi se desmayada de la sorpresa, había olvidado por completo las largas escaleras del cuarto nivel.


    -Maldición-pensó aturdido, estaba muy agotado. A veces pensaba porque no ponían ascensores, propondría la idea algún día; cuando no estuviera cansado. Es que aunque no estuviera cansada, eso significaba tiempo y eso era lo que menos perdería. Su tiempo estaba solamente para su hermosa novia.


    Con la poca energía fue a un paso mucho más lento que el primero y subió las escaleras que les parecían más largas de lo común. Entre jadeos y jadeos. Ya al final fue al salón de la esquina y por primera vez cayó (literalmente) en su asiento respectivo, el cual se ubicaba al lado de la gran ventana. Su respiración estaba acelerada, agitada,


    -¿Esa pereza?-comento una traviesa voz femenina. Un suspiro de resignación cruzo por sus labios. Ya que si esa chica estaba por ahí eso significaba que su novio; es decir, su “querido” medio hermano también estaba por los alrededores. Y lo que menos quería era verlo. Fijo nuevamente la vista en la chica para responder su llamado-¿No es normal en ti?


    -Nunca he sido normal-refuto con mala cara-Ahora…por favor Rin-rogó a pesar de que ni por su vida lo hubiera hecho hace tres meses. Ahora lo hacía para poder estar nuevamente tranquilo con su novia y para eso debía mantener la cordura de sus emociones, ya que por nada del mundo cometería el mismo que el de hace tres años, con Tsubaki y Kagome-El cansancio va hacer que me desmaye.


    -No es mi culpa-le recordó la azabache de cara infantil-Yo no ando trasnochándome.


    -Tengo buenas razones-por su mente pasaron los diferentes recuerdos, que en verdad no eran nada santos. Después de todo nadie consideraría santo pensamientos con tu novia, no específicamente conversando. Aunque en verdad eran más fantasías del tipo poco santas.


    -El idiota se está durmiendo-una voz seria retumbo en sus oídos. Inuyasha no se movió, intento ignorar esa voz que eran nada más que menos que su medio “hermanito”. Un pequeño golpe producto de un borrador hiso que su típica rabia apareciera. Gruño unas cuantas maldiciones y subió su rostro para ver a Sesshomaru.


    -¿Qué quieres?-pregunto el chico soñoliento de mala gana. Ya que lo que menos quería era que lo molestaran.


    -Solo que me respondas-se sentó en la mesa de estudio de Inuyasha-¿Estas así por Kaguya?


    -¿Qué tiene que ver Kaguya con mis problemas?-lanzo una mirada acusadora. Si Sesshomaru la mencionaba era para algo. Pero su “hermanito” no le respondió. Lo ignoro por completo.


    -Rin-se dirigió a su novia-¿No le has dicho?


    -No, tenía miedo de cómo reaccionara-se intento excusar la azabache.


    -¿Qué tenía que decirme?-su cansancio desapareció. Su curiosidad se apodero de todos sus sentidos. Intento nuevamente hablar con el chico, exigiéndole en un tono fuerte y demandante-Sesshomaru dime.


    -Hooo…miren qué hora es-nuevamente ignoro todo. Vio su reloj y hecho el loco se alego del lugar. Sin hacerle caso a los gritos de Inuyasha-Debo asistir a mi clase.


    -Hasta después mi amor-grito Rin. Se preparo mentalmente para recibir el rostro amenazante de su compañero de clases. Volteo lentamente mientras el nerviosismo aparecía, el salón empezaba a llenarse de estudiantes.


    -Rin. Dime que está pasando-sus ojos amenazadores encogieron a la muchacha que solo podía mostraron una risa nerviosa-Y quiero saberlo ¡YA!


    -Inuyasha-se rindió ante las amenazas-Ayer faltaste a la ultima clases


    -¿Y…?-el recapitulo el día. Durante esa semana faltaba a la última clase por su novia. Ya que debía estar pendiente de ella. De su salud y de su estado mental-He tenido varios problemas con mi relación amorosa, mi novia está en la clínica.


    -¿Qué tiene?-una repentina ráfaga de preocupación invadió el rostro de Rin, no entendía porque el repentino interés. Pero no estaba para respuestas y preguntas. Así que busco la mejor forma de quitarse a la chica de encima sin ser grosero-Es una cuestión severa. Discúlpame Rin pero es algo muy delicado como para hablarlo.


    -No te preocupes Inu-dijo mientras acariciaba su espalda en forma de consuelo. A pesar de haber mantenido la cordura en sus palabras sus ojos brillaban lentamente, aguados por su tristeza. Recordó que las cosas se pondría peor para su amigo-Perdóname Inuyasha, pero te tengo malas noticias.


    -¿Y ahora qué?-pregunte sin muchas ganas. Para él las cosas no podían empeorar. Además ahora más que nunca debía ser fuerte, tenía que mantener las esperanzas para seguir adelante.


    -Ayer el profesor Totosai nos mando un informe sobre cómo eran los tipos de mercadeo en el siglo XV-le informo con una notoria pena. Bajo su rostro para ocultar su nerviosismo. El salón seguía llenándose dando a indicar que la hora de entrada se acercaba y que las clases estaban a punto de comenzar.


    -Y el problema es…-empezaba a impacientarse. Ahora no era su mejor momento para los misterios.


    -Que es en equipo-el chico abrió los ojos sorprendido, ahora era el peor momento para relacionarse con los demás.


    -Continua-pidió ya interesado en el tema.


    -Al saber la repentina noticia empezamos a formar equipos de forma apresurada-respondió ante el pedido la azabache, seguía manteniendo su rostro bajo-Hasta que alguien había faltado por equipo y eso eran tu y…


    Un repentino taconeo retumbo en la sala. Dando a entender la llegada de una chica muy conocida por su clase, y no de la mejor forma.


    -¡Inuyasha querido!-una voz femenina chillo desde la entrada del salón. Un miedo se apodero de Inuyasha al sentir como la chica lo abrazaba sin ningún pudor, restregando su cuerpo contra el de él. Por muy raro que pareciera su cuerpo no reacciono a la acaricia. En verdad sintió asco. Pero sus sospechas se apoderaron de su cabeza, rezaba por equivocarse. Antes adoraba tener la razón, ahora lo odiaba con todo su ser.



    -¿Qué quieres Kaguya?-pregunto agarrando sus brazos y sacándolos de los bolsillos. Era sorprendente la agilidad de esa chica, había logrado meter sus manos en los bolsillos después de haber acariciado su pecho y haber abrazado su cuello.


    -Mi amor-susurro sensualmente la chica en la oreja de Inuyasha. Intento lanzar su aliento para conseguir una reacción de parte de él, pero nuevamente fue rechazada…al fin y al cabo ese era el inicio. Retomo su sensualidad-¿No te dijeron la buena noticia?


    -No, pero déjame intentarlo-sonó despreocupado, pero quería ponerla en ridículo-Has decidió dejar la universidad por que estas embarazada.


    -No príncipe-Kaguya apretó los dientes para mantener la cordura, tenía que lograr su cometido-¿Tan malo son tus pensamientos sobre mi?


    -Si-respondió secamente, dejándola helada. Aunque lo ignoro, los Taisho tenían fama de fríos. Por eso no debía intimidarse.


    -Bueno ¿Qué te parece si te hago cambiar tu idea sobre mi?-susurro nuevamente en su oído de forma menos icorosa, beso el cartílago de su oreja intentando incitarlo a algo más.


    -Sería más fácil si dejaras de actuar como una ramera-la empujo de su asiento, la chica evito su caída posando ambos tacones en el suelo. Se arqueo para mantener su cuerpo en una pose recta y seductora. Se volteo nuevamente para ver el chico, mantuvo oculta su rabia.


    -Corazón hare que cambies de opinión-nuevamente se acerco y bajo su espalda para ver directamente a Inuyasha-Pasaras conmigo el tiempo suficiente para hacerte cambiar de opinión.


    -No creo que tres segundos más contigo logren que mi opinión fuera diferente-Inuyasha estaba cansado de los intentos de seducción, ahora solo existía una persona que amara que lo sedujera, pero eso era imposible por ahora.


    -¿Es que no te dijeron la feliz noticia?-sonrió de la forma más hipócrita que podía existir. Deseaba a Inuyasha, y haría lo imposible por hacerlo suyo. Aunque tuviera que usar las más horribles artimañas.


    -¿Cuál…es la…feliz…noticia?-no podía estar más nervioso. Sus suposiciones ante su pareja de trabajo parecían ciertas. ¡Siempre se equivocaba! ¡Nunca tenia la razón! Pero ahora el destino parecía jugárselas a su contraria.


    -Mi amor tu eres mi compañero-nuevamente se sentó en las piernas del chico, en verdad era algo incomodo por la posición en que este se encontraba. Pero que mas daba, todo iba perfecto para ella-Según parece tendremos que hacer un informe. Tuyo y mío.


    -Mierda-fue el único pensamiento coherente que pudo producir. La rabia se apoderaba poco a poco de cada fibra de su ser. No podía creer que las cosas empeoraran. Empujo nuevamente a Kaguya de sus piernas y está nuevamente había evitado caerse con esa postura elegante pero atrevida. Pose de prostituta barata según él.


    -Mi amor nos vemos en mi casa mañana para empezar a trabajar. Recuerda que hoy es miércoles y debemos entregarlo el lunes-empezo a alejarse para retomar su verdadero asiento el cual estaba ubicado en una esquina completamente alegado de él.


    De una forma completamente fugaz miles de pensamientos llenaron su mente. Kagome salía mañana del hospital. No podía ir a esa casa, no solo por Kagome; sino que Kaguya podría hasta drogarlo para acostarse con ella.


    -¡Kaguya!-la chica volteo para verlo, Inuyasha se acerco y la miro con una notoria rabia-Reunámonos en mi departamento el viernes.

    -Ok corazón, nos vemos el viernes-le lanzo un beso y se despidió. Sin saber que cada vez le dejaba las cosas más fáciles-Caes más rápido de lo que pensé Taisho…


    Mientras tanto en la puerta. Una figura veía como pasaba la escena. Una sonrisa apareció entre sus labios.

    Continuara...
     
  2.  
    ahomexInu

    ahomexInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Octubre 2009
    Mensajes:
    152
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    OmG!! Kaguya que chica tan...
    El capitulo estuvo muy bueno, solo espero que los planes de naraku fracasen pero me quedo
    con la intriga ¿por que Naraku odia a Inu y por que quiere dañar su relacion con Kag?
    solo espero que no lo consiga o Kag sufrira mucho ams de lo que ha sufrido hasta ahora
    Nooo!! eso no puede pasar (si puede pero no quiero).
    Espero puedas poner conti muy pronto me encanta tu fic narras muy bien.
    Besos!!!
     
  3.  
    KaSsUmIiI

    KaSsUmIiI Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Abril 2009
    Mensajes:
    136
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    hola!, ya habia tenido oportunidad de leer tu fic y se me hace muy interesante, pero no habia podido firmar ya que tenia problemas con la compu T_T pero tu fic me encanta! noooooooooooooooooo no quiero que los separen me agrada que Inu este al pendiente de Kagome jeje es muy lindo, espero la continuacion cuidate adios
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso