Cargando...
  1.  
    inuykagXever

    inuykagXever Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Junio 2009
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma cap 5

    quuueeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    kagome le confeso a inuyasha que la intentaron violar hace un mes

    eso es bueno creo
    ya que contandole eso ella esta demostrandole su confianza
    me gusto mucho tu continuacion
    espero que la proxima la hagas mas larga ya que esta genial

    felicitasciones y
    sayonara amiga del alma
     
  2.  
    razon

    razon Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Junio 2009
    Mensajes:
    487
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    que¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ kagome fue casi-violada?????¡¡¡¡¡¡¡¡
    y mas ensima le dijo a inuyasha que lo queria pero eso si no creo que lo quiera de la palabra amor
    pero estubo bien que le alla puesto la mayor confiansa en inuyasha lo que no sabe es que el ahora la quiere
    eso si encontre el capitulo muy corto ToT
    o sera que lo lei muy apresurado la verdad no lo se

    espero que en el proximo capitulos y en todos los demas des lo mejor de ti....


    atte:razon
     
  3.  
    Orianna

    Orianna Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    18 Octubre 2008
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Trauma
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    1920
    Re: Trauma

    Pues disculpenme por la tardanza, es que he tenido mucho que hacer he intento hacer los cap mas largos pero bueno aqui la conti!! los kiero y sigan comentando y dando su opinion!!!

    Capitulo 06-La Verdad

    El llanto de la muchacha resonaba en todo ese pequeño espacio. Acurrucada en el pecho del chico, sus lágrimas descendían por sus mejillas y terminaban en la camisa del muchacho. Esté seguía atónito, sorprendido e incrédulo.


    Tanto misterio encajaba. Las piezas se unían en su cabeza. Por eso las citas con psicólogo, por eso Miroku siempre dormía con ella, por eso Kouga era su héroe. De repente volvió a la realidad. Un sollozo de Kagome resonó en sus oídos. ¡Su pequeña sufría!


    -Kagome…-susurro, las palabras no le salían correctamente de la boca. Se sentía decepcionado de él mismo. No la había podido proteger-Por favor Kagome…mírame.


    -No puedo mirarte-dijo alejándose de él. Se sentía horrible. Inuyasha intento abrazarla nuevamente pero no se dejo.-No me toques.


    -Pero yo quiero tocarte-pidió mientras se acercaba a ella. Kagome se seguía alejando.


    -Estoy sucia Inuyasha-susurro adolorida-no soy como las otras chicas, no soy pura.


    -No digas eso-nuevamente se acerco a ella y como la última vez ella intentaba alejarse. Hizo otro intento y pasó lo mismo pero la muchacha sintió un pequeño golpe en su espalda producido por la pared de ascensor.


    Inuyasha aprovecho el momento y la volvió a abrazar. La quería, la estimaba. Nunca quiso herirla, siempre se sintió culpable cuando la lastimo años atrás.


    Kagome no quería eso. No quería que la abrazara por lastima. Ella era una sucia. Su cuerpo había sido corrido por unas asquerosas manos. Además Inuyasha no la quería, se lo había dejado claro hace tres años al declararse.


    Con sus manos agarraba los brazos de Inuyasha y formaban presión hacia fuera, no consiguió nada. Quería acabar con esto. Lo volvió a intentar pero esta vez en su pecho


    Inuyasha sentía el rechazo de la chica. Pero no quería soltarla, no quería que se alejara nuevamente. Tenía miedo. Ahora que lo pensaba ¿ella seguía amándolo? Una gran curiosidad lo golpeo en su mente. Ya su cabeza no daba nada más, estaba pensando muchas cosas y no quería tener más suposiciones. Debía actuar.


    Disminuyo la presión de sus brazos, haciendo que la chica fuera un poco para atrás. Vio su rostro, tan hermoso. Sus ojos algo hinchados por las lágrimas. Su nariz y mejillas con un adorable sonrojo y su boca entre abierta por la respiración agitada que ella tenía. No lo resistió más se acerco lentamente sin cerrar sus ojos. Quería ver todas las expresiones que mostraba su suave rostro.


    Kagome entendió sus intenciones y quedo petrificada. No sabía qué hacer. Inuyasha seguía acercando su rostro al de ella. La azabache simplemente cerró sus ojos esperando. Una mezcla de miedo y emoción la embriagaba sin saber él porque.


    Inuyasha se sintió más tentado al ver que ella cerraba sus ojos y dejaba de resistir su agarre. Y fue ahí en este instante que por fin sus labios se unieron. El empezó a recorrer sus labios con cuidado.


    Ella no reaccionaba pero tampoco hacia un esfuerzo por alejarse. El desespero del chico aumento y con mayor pasión beso la boca de la azabache, la cual poco a poco correspondía. A paso lento.


    Inuyasha curvo sus labios mostrando una sonrisa arrogante. Su emoción se hizo presente y al sentir los dulces labios de Kagome correspondiéndole de forma tímida quizá profundizar el beso.


    Con su lengua dio un pequeño golpeteo entre los labios de la muchacha. La azabache hizo caso a su instinto y abrió un poco sus labios sintiendo un intruso entrar su boca.


    Inuyasha empezaba a calentarse al sentir la lengua de la azabache. Ya con sus brazos libres contorneo la cintura de la chica. Una de sus manos paro en la nuca de la chica y la otra la ubico en la espalda baja.


    El aire les empezó a faltar y a pesar de todo el dolor del mundo se separaron. La chica estaba con sus ojos cerrados, le daba miedo abrirlos y ver la potente mirada ámbar del chico.


    El chico vio el rostro completamente rojo y se sintió completamente poderoso. Él hacía que la chica reaccionara así y eso lo ponía más contento.


    Después de unos segundos Kagome se armo de valor y abrió sus ojos. Rápidamente bajo su vista.


    Inuyasha ante tan gesto tan infantil levanto su rostro y la volvió a besar. La chica volviendo a corresponderle sin pensarlo dos veces. Paso el tiempo y nuevamente el fastidioso oxigeno hizo falta.


    -Te quiero-las voz de Inuyasha se escucho firme y fuerte y clara. Ningún rastro de miedo o indecisión se sintió. Kagome abrió sus ojos como platos. La emoción la invadió y miro los ojos del chico.

    No respondió simplemente lo beso y lo agarro por su nuca rápidamente, para evitar que se alegara. Había esperado tanto tiempo ese momento. Hace más de tres años cuando se enamoro de él.


    -Kagome nunca lo olvides-se separo Inuyasha y nuevamente la abrazo pero sin despejar sus ojos de los de ella-siempre te cuidara, siempre te protegeré y nunca dejare que algo te pase.


    -Ya lo sé Inuyaha-lagrimas de felicidad se asomaron por sus ojos-Por eso te conté. Porque sé que puedo confiar en ti.


    -Kagome…-susurro nuevamente antes de capturar sus labios. No sabía cómo había podido soportar tanto tiempo sin probarlos. Porque admitía que desde antes de que volvieran a reencontrase, había deseado su boca.


    Siguieron con su cariñoso beso, no sabían cuanto tiempo había pasado desde que estaban encerrados, pero tampoco les importaba. Estaban muy cómodos entre los brazos de su amor, que ni se percataron que el ascensor volvía a estar en movimiento.


    -Inuyasha-susurro la chica entre los brazos del ojiambar.


    -¿Qué pasa mi niña?-pregunto con el típico tono de voz de chico enamorado. Kagome se sonrojo nuevamente, le pareció muy tierno ese apodo que le había colocado Inuyasha.


    -El ascensor arranco-y dio otro tierno beso en su mejilla.


    -Ok-respondió mientras marcaba nuevamente un botón


    -¿A dónde vamos?-pregunto con una tierna sonrisa.


    -Pues ya perdimos tu cita con el loco ese que tienes por psicólogo.


    -¡Viste, tu también tienes esa idea!-su tono era algo molesto. Ya que Inuyasha la había contradicho al decir que su psicólogo era loco.


    -No importa que sea loco tu igual tienes que ir-salió del pequeño espacio agarrando a Kagome de la cintura en un gesto muy tierno.


    La chica inflo sus cachetes en forma de disgusto en un estilo muy infantil. Pero se resigno a hacerle caso a su…¿novio? Ahora que lo pensaba, ¿Inuyasha era su novio?

    -¿Somos novios?-pregunto tímidamente pero de forma directa, no le gustaba darles vueltas al asunto.


    -¿Tú qué crees?-Inuyasha mostro una pequeña sonrisa picara


    -Bueno…en verdad no…se-respondió tímidamente. Su pequeño tartamudeo venía acompañado con un notorio sonrojo-Nunca…me lo pregun…taste


    Su acompañante mostro todos sus dientes en otra coqueta sonrisa arrogante. La chica tenía razón, nunca se le había declarado. Pero si una declaración quería; eso le daría.


    Se apoyo en sus rodillas mientas agarraba la mano de la azabache. Aclaro su garganta y fijo sus hermosos ojos en el rostro de la chica.


    -Kagome Higurashi-sentencio con una voz seria y segura a pesar de que en su interior sus nervios se desmoronaban-¿Quieres ser mi novia?


    -Inuyasha-toda su sangre se poso en su cara haciendo un fuerte sonrojo y nuevamente no respondió si no que le dio otro beso.


    Ambos sabían que estarían juntos por siempre.


    -Inuyasha levántate-dijo la azabache con una sonrisa en su rostro-no me gusta verte así. ¡Te vez ridículo!


    -¡Hey!-a pesar de que él sabia que hacia el ridículo se sentía lastimado-¡Pensé que a las mujeres les gustaba!


    -Pues a mi no-dijo seriamente. Vio el rostro de su novio y se percato de la cara de decepcionado que tenia-Pero igual gracias por todo.


    Mostró la más sincera de sus sonrisas y agarro la mano del muchacho y a paso lento se dirigió a su apartamento.


    Continuara...AMOR1
     
  4.  
    Inukax

    Inukax Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    9 Diciembre 2008
    Mensajes:
    198
    Re: Trauma

    OmG!

    Hago el primer post! Wi! Me había perdido totalmente del cemzoo... pero ya estoy de vuelta, dispuesta para dar lata y todo lo demás XD

    OmG! confesaron sus sentimientos! OmG! Se besaron! OmG! son novios! eso definitivamente se merece un super OmG! Me encanta!

    Kagome decidio bien en contarle a Inuyasha de su trauma! El más que nadie puede ayudarla a salir de ese problema......

    Inuyasha es tan lindo, es algo muy amable y tierno de su parte llevarla donde el sicologo. OmG! El es tan lindo!

    Pense que Kagome era claustrofobica, aunque no me equivoque tanto en su reacción :D ..... Que momento más oportuno para quedar encerrados en un ascensor!

    Wtf? Qué te pasa Kagome? Mi Inuyasha bello, lindo, precioso, hermoso, sexy, bello, guapo (hace calor XD mejor cierro la boca XD).... El no es ningun chico que se ve cursi haciendo eso! Se ve lindo, no cursi! Todas moriríamos porque el hiciera eso para nosotras..... Sino te parece entonces mandame a Inuyasha a mi casa! XD con gusto lo atendere!

    Es bueno que decidas hacer los capítulos más largos XD La historia se pone más interesante cada día.... muero por ver más de su noviazgo.....

    Así que más te vale seguirlo pronto! Recorda que aunque me pierda mis ratitos..... seguis contando con mi apoyo en todo!

    Nos seguimos leyendo!

    Cuidate!

    Bye!
     
  5.  
    Orianna

    Orianna Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    18 Octubre 2008
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Trauma
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    2275
    Re: Trauma

    Capitulo 07-Una Vida Juntos
    Un día había pasado desde que eran novios oficiales. La felicidad que ambos sentían era indescriptible. Pero había un asunto que todavía no tenían resuelto ¿Cómo decirle a Miroku que estaban juntos?


    Inuyasha pensó un momento. Ahora que sus pensamientos estaban ordenados… ¡Su orgullo de hombre estaba en juego! ¿Quién era capaz de aguantar a Miroku cuando tenía razón? Se la pasaba presumiendo su sexto sentido y decía frases ridículas como “Ni Cupido sabe tanto del amor como yo”. Suspiro, tendría que contárselo hoy mismo.


    Sintió como algo, o mejor dicho alguien; recostaba su cabeza en su hombro izquierdo. Voltio suavemente y hay estaba su querida novia. Tan inocente.


    Ambos estaban sentados en el sillón viendo una película, compartiendo unos ricos chocolates que compro Inuyasha cuando venía de la universidad. La chica a su lado se veía completamente hermosa con su cabello agarrado en una cola alta. Pero lo que de verdad hipnotizaba los ojos de Inuyasha era su ropa. Un simple short rojo algo deportivo y una franela de tiritas blanca era una combinación que lo tenía loco. Y ahora que podía besar sus labios sin ninguna vergüenza tampoco ayudaba a su auto control.


    Sus piernas apoyadas en el piso en una pose simple. Y los ojos de chico comiéndoselas sin ningún disimulo.


    Ante gesto tan descarado la chica mostro un notorio sonrojo. Sus mejillas, su nariz, parte de su cuello y el escote de su franela mostraba que su sonrojo llego hasta sus senos.


    -¡Que hermosa vista!-dijo descaradamente el chico sin importarle el reproche que mostraban los ojos de su novia.


    Sin dar previo aviso, agarro el mentón de la chica y le planto un beso en su mejilla. Poco a poco empezó a recorrer un camino. Su mejilla, la comisura de su boca y ahora sus suaves y dulces labios.


    Un beso. Si los contaban era el sexto que se daban desde que su relación había comenzado, pero quien los contaba. Él chico agarro las caderas de su chica y las pego más hacia él convirtiéndolo en algo más intimo.


    -Kagome eres hermosa-susurro en su oreja mientras empezaba a besar su cuello.


    -Inuyasha basta-pidió dulcemente Kagome.


    -No Kagome-respondió el muchacho mientras que con su peso recostaba a la chica en el sillón y nuevamente besaba sus labios.


    Los dos seguían besándose sin ningún miedo. Inuyasha bajo sus manos hasta el borde de la franela y con sumo cuidado las metió debajo de esta y empezó ha acariciar la espalada de la chica.


    El sonido de unas llaves se escuchaban por él pasillo, unos pasos le hacían compañía. Kagome los escucho claramente y actuó rápido.


    -¡Inuyasha alto!-se separo del chico. Aunque este no parecía responder ya que intentaba nuevamente besarla-¡Basta!


    -Por favor Kag-pidió ronco por la excitación-No sabes cuanto te deseo


    -Inuyasha por favor-nuevamente pidió, pero esta vez con un tono más dulce-Miroku…


    -Yo que-interrumpió un chico de ojos azules y cabello negro. Que mostraba una gran sonrisa arrogante.


    -Mi…mi…ro…ku…ku…-tartamudeo la pareja mientras que la una velocidad sorprendente se alegaban a los extremos del sillón.


    -Pues parece que tienen que contarme algo-sentencio, mientras tenia su sonrisa arrogante y cambiaba de posición recostando su espalda a la pared y cruzando sus brazos.


    -Kagome es mi novia-dijo de forma directa. La chica volteo su rostro y vio a su hermano con un notorio sonrojo en sus mejillas mientras asentía sin decir una sola palabra.


    -¿No es que no te gustaba mi hermanita?-siguió con su pose arrogante y poco preocupada. La chica volteo rápidamente y vio los ojos de su novio.


    Inuyasha se quedo quieto, no sabia que hacer ahora. Estaba preparado para un Miroku pervertido que lo fastidiara; no un Miroku nunca conocido por él: El arrogante serio. Pero lo peor fue analizar en la situación en la que estaba comprometido. Las palabras de su ahora cuñado hicieron dudar a la muchacha; es cierto el había dicho que no le gustaba Kagome pero lo que pasaba es que sentía que no debía quererla.


    Los ojos brillosos de su novia mostraban miedo, duda y preocupación. Podía leer su expresión, decía un claro “¿Es verdad?” y ¡Por supuesto que no era verdad! La quería, la protegería y siempre estaría con ella.


    -¡Miroku no me vengas con estupideces!-grito mientras se paraba de su lugar de asiento-¡Quiero a Kag y eso es lo único que importa!


    La muchacha solo se sonrojo. De repente Inuyasha agarra a Kagome por los hombros y la abraza protectora mente.


    -No voy a permitir que la alejen mí-su cara de furia se dirigió directo hacia Miroku.


    -Tranquilo eso era lo único que quería escuchar-dijo sin inmutarse mientras un par de carcajadas cómplices salían de sus labios. De fondo se escucho la risa de otra persona y vieron como por la puerta salía una chica de cabello castaño y de ojos oscuros.


    -¡Sango!-grito felizmente Kagome mientras soltaba a su novio y corría en dirección a su querida vieja amiga.


    -¡Kagome!-respondió la castaña mientras abría los brazos. Las dos chicas se dieron un dulce abrazo donde mostraban todo lo que se extrañaban


    -Sango amiga, hace mucho que no te veía-comento la azabache al separarse del abrazo-¿Y eso que te pasaste por aquí?


    -Pues por dos simples razones, número uno: ¡Quería verte loquita, hace mucho que no te veía!-unas pequeñas risitas se escaparon de los labios de ambas chicas- Y segundo: Tenia que presenciar con mis propios ojos lo que Miroku me contó.


    Su tono de voz expresaba una clara sorpresa. Saco de su bolsillo su teléfono y empezó a apretar botones. Después de un tiempo se lo dio a Kagome, esta vio la pantalla y su cara solo se puso roja.


    -¡SANGO!-reclamo en un grito mientras empezaba a apretar teclas en el teléfono de su amiga; pero esta rápidamente se lo arrebato de las manos mientras sacaba su lengua en un gesto infantil y gracioso-¡DAME ESO, LO VOY A BORRAR!


    Mientas las Kagome perseguía a Sango por el apartamento un par de ojos ámbar miraba extrañado la escena. Escucho un sonido y volteo, vio a Miroku haciendo todo lo posible para aguantar la risa.


    -¿Qué pasa aquí?-pregunto ya cansado de tanto misterio. Vio un teléfono por el aire y lo agarro rápidamente.


    Apretó el botón central y vio como un video empezaba a reproducirse en la pantalla. ¡Con razón la vergüenza de su pequeña! ¡Era un video de cuando se estaban besando! Sus besos apasionados, cuando él declaro que era su novia y también estaba cuando dijo que era lo más importante en su vida y nada los separaría.



    -Inuyasha no puedes negar tus palabras-dijo entre risas la castaña. La cual estaba en un lado de la mesa principal evadiendo a Kagome-Esta todo grabado.


    -Ahora amigo-se acerco Miroku hacia el chico mientras le colocaba un brazo en su hombro-No puedes arrepentirte de nada y escúchame bien cuida a Kagome, ella necesita de tu cuidado.


    -Ya lo sé Miroku-volteo rápidamente y vio a su novia encima de Sango, las dos se reían. Parecía como si nada hubiera pasado. Nuevamente miro a su amigo-Kagome ya me conto todo.


    -¡¿Todo?!-su expresión era de felicidad y sorpresa ¡Kagome mostraba confianza! Eso era un gran paso para su recuperación psicológica y además ningún intento de suicidio. Todo marchaba perfecto “Paz y Amor” por decir de una forma ridícula y directa. Abrazo a su amigo y con una lagrima a punto de surcar sus mejillas simplemente dijo-Gracias, gracias por hacer feliz a mi hermana.


    -¡Ya que todos estamos contentos ahí que celebrar!-grito eufórica Sango-Vamos pónganse bien bonita que iremos a comer-empujo a Kagome hacia su habitación mientras los dos chicos las miraban con una típica gota en la cabeza.


    El tiempo pasaba, los muchachos estaban esperando al par de muchachas que no salían de la habitación. Sus estómagos sonaban y el hambre ya los tenia desesperados.


    -¡APURENSE!-un grito producido por la coordinación de las voces masculinas sonó en el apartamento. Del pequeño cuarto un “Tengan paciencia” fue la respuesta dada por Sango ante el grito; o mejor dicho, suplicas de los chicos.


    -Miroku-Inuyasha intento despejar su desesperado estomago hablando temas que para el eran súper importante-Quiero aclarar algunas cosas que cambiaran.


    -Yo también quería hablar de eso.


    -Pues Kagome siempre duerme en tu habitación-un pequeño sonrojo apareció su cara. Su voz empezó a faltarle- Pues…yo…yo…creo…


    -Inuyasha creo que Kagome debería dormir en tu cuarto-su voz sonaba despreocupada y tranquila.


    Inuyasha empezó a toser. Se había atragantado con su propia saliva. Su asombro no pasaba por dos simples razones; ¿acaso Miroku leía la mente? Porque justamente le iba a pedir eso, aunque juraba solemnemente no sobrepasarse con Kagome. Y otra cosa importante ¡COMO PODIA DECIRLO TAN TRANQUILO! Pensó aunque sea que tendría que ser un poco persistente…pero no. Mejor dicho ni siquiera tuvo que preguntarlo.


    Respiro profundo. Mejor era para él, dormiría con su querida novia.


    -¡Claro Miroku!-inteto mostrase sereno, no importa qué esfuerzo sobre humano hiciera. Una ridícula sonrisa se asomaba por sus labios.


    -¿De qué hablaban chicos?-la voz de Kagome resonó en todo su esplendor. Los chicos se voltearon pero solo uno quedo cautivado. No sabía si estar contento de que su chica se pusiera ese hermoso vestido corto, sencillo de color amarillo; o estar rabioso porque lo más seguro es que todo tipo en la calle la viera libidosamente.


    -Pues Kagome desde hoy dormirás con Inuyasha-le dio la noticia Miroku con una gran sonrisa.


    Inuyasha regreso a la realidad y se sonrojo. Sango abrió los ojos como platos y Kagome no dijo nada, el nudo que se formo en su garganta evitaba que las palabras salieran.

    ....................................
    Aqui la conti amix!!! espero que les gusten!!
     
  6.  
    inuykagXever

    inuykagXever Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    24 Junio 2009
    Mensajes:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    kiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    que paso aqui, me encanto la continuacion esta genial esta estupenda
    me encanto la parte en que miroku dijo tranquilamente
    que genial
    yo crei que miroku aria un comentario pervertido o algo haci ya que era inuyasha quien le hiba a preguntar si podia dormir con su novia
    es kawai
    esta estupendo
    me encanta cada ves mas y no espero por saver que va a pasar
    espero que inuyasha no se comporte como un pervertido como lo ha hecho hasta el momento
    me encanta esta estupenda
    espero mi querida amiga que me avises cuando pongas la proxima continuacion
    sayonara y que...
    la imaginacion te acompañe
     
  7.  
    Loops Magpe

    Loops Magpe Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2009
    Mensajes:
    137
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    Queeeeeeeeeee?!:eek:
    ¡Que le pasa a Miroku que tomo todo a la ligera!
    lo bueno es que Inu y Kagome ya son novios :).
    Bueno espero la conti.
     
  8.  
    LυиosA

    LυиosA Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    2 Junio 2007
    Mensajes:
    454
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    Hola!,
    ¿Cómo estás? =D
    Hace mucho tiempo que no me pasaba por CemZoo.
    y Wow!
    Me encuentro este FanFic.
    Al principio temí que Inuyasha le hubiera hecho algo a Kagome... Pero cielos..
    Menos mal que no xD
    Está muy buena la trama, sigue asi! ;)
    Bueno, sin más que decirte.
    Espero lo lo continues.
    Y muchas gracias por ofrecernos tu historia. =DD
    ~Bye!
     
  9.  
    ahomexInu

    ahomexInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Octubre 2009
    Mensajes:
    152
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    Hola Ori
    hace tiempo que sigo tu ff pero nunca habia posteado solo pasa para decirte que me encanta y que me parece una gran historia aunque no soy amante de los UA dejame decirte que este me encanta tan lindo mi inu tan cariñoso con kag (ojala en la serie fuera igual) y miroku como puede aceptar eso asi tan facilmente esta historia se pone cada vez mas interesante espero pongas conty muy pronto.
    Que la inspiracion se apodere de ti.
    Exitos en tu vida .
    Se despide ahomexInu
     
  10.  
    Orianna

    Orianna Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    18 Octubre 2008
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Trauma
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    2197
    Re: Trauma

    Primero disculpen la tardanza, segundo grax por los comen gracias a ellos me llega fuerza para escribir!!!


    Capitulo 08-Juntos en tu Cuarto



    Intentaba dormir, pero no importaba que hiciera no pegaba el ojo. Bueno era lo más común, estaba durmiendo en la misma habitación con su novio y a pesar de estar ella ubicada en su cama, y él ubicado en un futón en el piso; seguía sin estar tranquila.


    -Kagome, tranquila, no pasa nada-intentaba auto inducirse tranquilidad con sus pensamientos pero eso no funcionaba. Al estar nerviosa no lograba de conciliar el sueño y eso aumentaba su nerviosismo. En pocas palabras era un círculo que no terminaba.


    Pero no era la única nerviosa en la habitación. En el piso, acostado sobre un futón un Inuyasha sonrojado tampoco podía dormir. Solo escuchaba dos simples sonidos. Su respiración y la respiración de su nueva compañera de cuarto.


    Y lo peor de todo era que Miroku estaba en la habitación contigua. ¡Haciendo quién sabe! Y bueno ¡Tampoco quería saberlo! El problema era que Sango se había quedado durmiendo porque habían regresado muy tarde de comer. No sería problema si no fueran que… ¡ESTABA DURMIENDO EN LA MISMA HABITACiÓN QUE MIROKU! En verdad debería agradecerle al cielo de que la pared sea gruesa y la pareja decidiera ser disimulada


    Bueno esa era otra cosa. Igual seguía con el problema principal. Kagome, habitación, hormonas, deseo y noche. Esa no podía ser la peor combinación existente.


    Vio el contorno de Kagome levantarse. Su rostro se volteo y logro visualizar sus lindos ojos chocolate. Como le encantaban esos ojos.


    -No puedes dormir ¿Verdad?-la chica dio un pequeño saltito de la sorpresa.


    -¿Tú…También?-tartamudeo la pregunta Kagome. Sus nervios aumentaban al saber que su novio estaba despierto.


    -No, no puedo-respondió la pregunta volteando su rostro. Agradecía que estuviera oscuro para no ver el rostro de su niña. Supuso que estaba sonrojada por el nerviosismo y el tartamudeo expresado en su tono de voz. Si lo llegase a ver no podría resistir la tentación de besarla y quien sabe a que llegaría después.



    -Me cuesta creer que Miroku hubiera dicho eso-dijo la azabache mientras nuevamente se recostaba en el colchón.


    -No me sorprende-Inuyasha se levanto y apoyo su cabeza en su brazo. No aparto la vista de su novia-Pues lo más seguro es que quería pasar la noche con Sango.


    -Creo que tienes razón-se acerco a la orilla de la cama para visualizarlo mejor.


    -Kagome…-su voz sonaba a través de un suspiro


    -¿Si?-respondió ante el llamado.


    -Te amo-soltó directamente. Era la primera vez que le decía a alguien esas palabras tan comprometedoras y hermosas, pero estaba seguro que era la indicada y estaba seguro de que su corazón sabía lo que hacía.


    Kagome se quedo muda. Sorprendida, en shock, paralizada…en fin. Se analizo su mente para saber si no era producto de su imaginación lo que había dicho Inuyasha. No. Sabía que estaba bien. ¡Por Kami! ¡Inuyasha le había dicho que la amaba!



    Si recibir respuesta de ella Inuyasha se preocupo y diferentes preguntas pasaron por su cabeza… es que ¿No lo amaba?


    -Inuyasha…-escucho la voz asustada de su Kagome y volteo rápidamente.


    -Kagome…-dijo su nombre en susurros. Se levanto del futón lentamente mientras que no dejaba de ver sus ojos mientras se acercaba a su rostro. Sin miedo, sin preocupaciones, agregando amor a su mirada.


    Kagome sintió su corazón desfallecer, miraba ese par de ojos brillosos y de extraño color que se acercaban peligrosamente. Poco a poco a un paso igual de lento que él chico ella también se fue acercando.


    -¿Por qué Kagome? ¿Por qué?-preguntaba con desespero, pero no cortaba la conexión que tenían sus ojos.


    -Inu…yasha-dijo lentamente, adolorida. No quería verlo así. No quería que él sufriera. Una pequeña lágrima adornaba su mejilla


    -Kagome ¿por qué haces que te quiera tanto?-limpio la pequeña lágrima proveniente de sus ojos con su pulgar, sujetando con sus palmas y dedos sobrantes su rostro. De la forma más delicada que conocía. De la forma más delicada que podía. De la forma más delicada que quería.


    -Tengo miedo-sus palabras le dolían. Con sus manos toco las de Inuyasha, las cuales no se despegaban de su rostro-Inuyasha…tengo miedo de revivir mis pesares.


    -Kagome no te mentí-seguía sin despejar sus manos, las cuales utilizo para cercar el rostro de la chica al suyo-¡Yo te amo! Desde la primera vez que te vi…


    -Cuando nos reencontramos…-intento hablar pero Inuyasha se lo impidió con un pequeño beso.


    -No Kagome-sentencio al separarse-Yo desde antes


    -¿Cómo?-pregunto sorprendida. Estaba confundida… y mucho


    -Cuando fui por primera vez a tu casa para hacer un trabajo con Miroku y te vi bajar por esas escaleras. Me impacto tu belleza.


    Los recuerdos la golpearon. La primera vez que conoció a Inuyasha. La primera vez que se sintió perdida entre sus pensamientos.


    -Kagome mi amigo ya llego-la voz de un prominente chico de quince años se escucho en toda la casa.


    -Ok-respiro una recién adolescente sin mucho interés. Siguió su camino hasta la cocina bajando las escaleras en caracol.


    -¡Inuyasha!-escucho la voz de su hermano. Y solo pensó que ese nombre era diferente. Nunca en su vida lo había escuchado.


    -¿Inuyasha?, que nombre tan raro-recuperando la noción del tiempo siguió nuevamente su recorrido. Pero un escalofrió paso por su espalda y su concentración se perdió. Quedando petrificada.


    -¿Qué…que…pasa?-el desespero de ese pensamiento se apoderaba de todas su ideas. Una fuerte atracción hizo que se volteara, quedando esta vez en shock…


    -Inuyasha ella es mi hermana-su hermano hizo que recuperara su cordura. No sabía el porqué pero al voltear solo podía verlo. Un chico de hermoso cabello negro estaba parado en la entrada, tanto por educación, atracción y preferencia se acerco al chico.


    Parada enfrente a él extendió su mano


    -Mucho gusto-mostró una segura sonrisa ha pesar de asentir que en cualquier momento caería por que sus piernas temblaban y no obedecían a sus mandados.


    El chico aceptó su mano. Miraba el rostro de la chica en forma de desconfianza, sus ojos solo mostraban un sentimiento: confusión.


    Que hermoso!-pensó la chica sintiendo un fuerte y precipitado golpeteo. Busco entre sus recuerdos y pensamientos cada sonido y sensación aprendida en sus trece años de vida. Pero el resultado la sorprendió ¡Era su corazón! Esos precipitados golpes en su pecho, eran en consecuencia a su corazón. Nunca (y juraba con toda verdad) había sentido latir a esa velocidad su órgano bombeador de sangre.


    Pero ha pesar de la poca amabilidad mostraba en ese saludo. Gracias a las diferentes veces que Inuyasha iba a casa de Miroku por puro interés “estudiantil” o de “pasar un momento de diversión” La amistad de estos chicos fue creciendo y así un amor en el corazón de Kagome apareció.


    -Nunca en mi vida podría olvidar cuando bajaste a ese paso tan coqueto y lento-la voz de Inuyasha la hizo despertar de su recuerdo.


    Nuevamente Inuyasha se acerco a su rostro y planto un dulce beso en sus labios. Desgraciadamente o gracias al cielo, ya era adicto a ellos. Es que eran tan dulces, tan suaves, tan provocativos. Toda una droga.


    -Te amo Kagome-con la fuerza de sus manos junto sus cabezas. Ella tenía sus ojos cerrados. ¡Era tan desesperante! Quería ver los ojos que lo enamoraron. Tan brillantes…Un sollozo desesperante le arrugo su corazón. Como explicarle que él también sufría al verla tan triste.


    -Inuyasha…-pronuncio Kagome entre el pequeño hipo producido por el llanto-Yo también ¡Te Amo!


    La mayor entonación al final de sus palabras trago como consecuencia una sonrisa por parte de Inuyasha, pero no era solo una sonrisa de felicidad. Era una extraña combinación entre deseo, felicidad y amor. Nombrado en pocas palabras la sonrisa más sincera y hermosa que ha mostrado en su vida


    -Si supieras cuanto espere por volver escuchar esas palabras-susurro con voz ronca por la extraña emoción que de repente nació en su interior.


    -Te amo Inuyasha-fue esta vez Kagome quien lo beso, dándole ha entender perfectamente sus palabras expresadas-¡Nunca he dejado de amarte!


    -Yo Te Ame desde la primera vez que te vi-dijo seductoramente mientras la acurrucaba en la cama. Kagome abrió los ojos, su mente estaba sorprendida. Por un lado feliz ¡Inuyasha siempre la amo! Pero por el otro estaba algo rabiosa…Sintió los labios de Inuyasha nuevamente en su boca.


    -Alto-pidió en un susurro, mientras sentía como los labios de Inuyasha empezaban a bajar dando besos húmedos hacia su cuello.


    -Lo que menos quiero es detenerme-su voz ronca mostraba toda su excitación.


    -¡Para!-pego un grito no muy fuerte para no despertar a las personas de la otra habitación (si es que precisamente estaban durmiendo)


    -¿Por qué gritas?-pregunto Inuyasha entre un pequeño gruñido.


    -¡Explicame! ¡Explicame!-pidió la chica algo desesperada. Un par de lágrimas surcaban en sus mejillas y su tono de voz desesperado y lloroso partía de tristeza a Inuyasha.


    -No llores Kagome-busco la forma de abrazarla pero está se negaba rotundamente.


    -No me toques-exigió en un susurro. Pero ¡no! Inuyasha solo quería abrazarla, consolarla, parar esas lágrimas que tanto le dolían.


    -Kagome…-respondió del mismo modo que la chica pero sin alegarse ni un solo milímetro.


    -Dime…-pronuncio lentamente interrumpiendo las palabras del chico-Inuyasha…¿Por qué mientes?


    -¡Yo no miento!-su voz sonaba más como un gruñido, desesperante y amargado-¡Siempre te he amado!


    -¡Eres un mentiroso!-grito entre su llanto sin ningún consuelo.


    -¡No lo soy!-respondió también con un grito


    -¡De alguna forma lo eres!-contraataco el grito de la muchacha.


    -Explícate-pidió Inuyasha después de tranquilizarse un poco haciendo el típico “cuenta hasta diez”


    -No entiendes ¿verdad?-la voz de la azabache sonó nostálgica. La sonrisa triste que la acompaño helo el cuerpo de Inuyasha haciendo sentirse la persona más miserable de su existencia.


    Ninguno de los dos volvió a hablar. Él por que no sabia que decir, pero alguna razón se sentía culpable. Ella por que no quería pelear ha pesar de que la tristeza, rabia y decepción inundaban todo su ser.


    -Inuyasha…-interrumpió el silencio Kagome. Inuyasha vio nuevamente sus ojos, sintiendo la tristeza de estos-¿Recuerdas la ultima vez que nos vimos?


    -Si-fue lo único posible que pudo responder


    -Si de verdad ahora eres sincero ¿Por qué me mentiste hace tres años?-pregunto bajando la vista mientras nuevas lagrimas hacían su aparición y decoraban sus mejillas proporcionando un melancólico rostro.


    Inuyasha abrió enormemente sus ojos mientras sus recuerdos golpeaban su mente. La última vez que vio a Kagome…


    Continuara!!!
     
  11.  
    ahomexInu

    ahomexInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Octubre 2009
    Mensajes:
    152
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    Hola
    Denuevo yo pasandome por aqui...
    Solo puedo decir que cada dia me enamoro mas de tu ff simplemente es genial, tan linda mi inu el la ama tanto pero me muero de ganas de saber ¿por que le mintio o kag en el pasado? ¿por que reservo sus sentimientos y la hizo sufrir tanto? hay no mi inu asi como es lindo a veces se pasa.
    Bueno espero que continues muy pronto...te estare leyendo...
    Se despide AhomexInu
    Exitos... bye
     
  12.  
    Orianna

    Orianna Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    18 Octubre 2008
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Trauma
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    2419
    Re: Trauma

    Capitulo 09-Arreglando el Pasado​

    -Hola Inuyasha-dijo una pequeña chica de trece años. De hermoso cabello negro, brillosos ojos marrones y piel clara con un pequeño toque de rosado-¡Estoy muy feliz de que pudieras venir!


    -Que bueno-dijo sarcásticamente el chico de quince años delante de ella. Ante palabras tan frías un golpe atravesó el pecho de la muchacha, pero al ver nuevamente el rostro de Inuyasha su corazón se tranquilizo y mente le lanzo un “Diselo”


    -Pues yo te trague aquí para decirte algo importante Inuyasha-susurró muy apenada. Con su rostro sonrojado y su mirada gacha. Sus palabras se atoraron en su garganta provocando un nudo en este. Le costaba decirlo. En su cabeza solo pasaban el sentimiento de miedo


    -Lo que quiero decirte es…-intento nuevamente hablar pero ese… ¡Bendito nudo en su garganta! No la dejaba hablar.


    -Si no vas a decir nada me voy-fueron esas las palabras exactas que dijo Inuyasha.


    Nuevamente esa fría y cruel frase hizo que le doliera el corazón. Sentía que no debía decirle sus sentimientos. Pero unas palabras pasaron por su mente “Te vas” Recordó las últimas palabras de su madre.


    Vio como una espalda se alegaba, volviendo a la realidad reacciono rápidamente. Con solo una frase formada en su boca y sus pensamientos completamente aclarados con un “Nunca más lo veras” dejo salir de su boca dos palabras


    -¡ME GUSTAS!-el grito fue fuerte pero provoco el deseo querido. El detenimiento de Inuyasha. Al ver que este no daba más pasos pero seguía dándole la espalda empezó a acercarse lentamente. Pasó a paso.


    Seguía sin escuchar palabras de la boca del chico por lo que ya ubicada a poco espacio de su espalda tomo su mano en un gesto completamente tímido y valiente.


    -Creo que te amo-susurro lo suficiente fuerte para que el chico escuchara.


    Dos, cuatro, ocho, dieciséis y… ¡nada! Seguía sin responderle (solo contaba los segundos en momentos importantes, y para la azabache este lo era). Estaba simplemente quieto todavía dándole la espalda a Kagome.


    -Inu…-intento llamar su atención. Mientras como sentía un fuerte movimiento brusco que hizo que perdieran su agarre del brazo de Inuyasha.


    -Suéltame niña-gruño fuertemente Inuyasha, sus palabras sonaron frías y agresivas enterrándose como un puñal en la espalda de Kagome; produciéndole un dolor en todo su pecho mientras la tristeza empezaba a mostrarse en sus ojos en un pequeño cumulo de lagrimas.


    -Pero…-intento hablar mientras una lágrima empezó a resbalar por su mejilla.


    Inuyasha volteo rápidamente. Vio directa a los ojos de la chica, le agarro la mano bruscamente en un gesto amenazante. Encontró miedo; lo que los ojos de Kagome transmitían era miedo.


    -Tú solo eres una niña malcriada, quien se fijaría en ti-sus palabras solo escupían odio.


    El rostro de la chica estaba desbordado de lágrimas. Su corazón se rompió rápidamente mientras bajaba el rostro sintiendo como el brusco agarre de Inuyasha se desvanecía. Dio un paso hacia atrás, después de palabras tan crueles no quería estar cerca del chico que robo su corazón.


    -Entiendo que no me correspondas-susurro entre sollozos sin levantar su rostro-Pero me pareció muy crueles tus palabras.


    -Te mereces cada una de ellas-su rostro mostraba una sonrisa cruel-entiende de una vez que yo ¡Te Odio!


    Levanto su rostro lentamente mostrando los surcos de lágrimas desarrollados debajo de sus ojos. Le dolía pero no estaba arrepentida de saberlo, aunque sonara masoquista estaba feliz de saber lo que realmente Inuyasha pensaba de ella.


    Mostro una sonrisa melancólica y resignada intento decir unas últimas palabras a pesar de la cara de asombro que Inuyasha tenía.


    -Adiós Inuyasha- soltó en un susurro suave pero que era desgarrador para su alma. Se volteo y a paso relajado se alego de Inuyasha. Escuchando mientras seguía su camino escucho una melodía proveniente de un celular y un “Hola” salido de los labios de Inuyasha.


    Al escuchar nuevamente su voz su respiración se dificulto y su control desapareció y simplemente salió corriendo lo más rápido que sus piernas le permitieron.


    Su mente se había trasladado a ese recuerdo tan triste y a la vez tan fuerte, metido completamente en su cabeza. La última vez que vio a Inuyasha. Ese fue uno de los momentos que por razones obvias reprimió. Pero ver nuevamente al chico sus recuerdos empezaron a golpear su cabeza.


    Y ahora su realidad. Inuyasha decía amarla; pero…¿Era verdad? El decía amarla desde que la conoció. ¡YA NADA TENIA SENTIDO!


    -Dime Inuyasha- exigió nuevamente.


    -Kag…-fue la única silaba que salió entre sus labios. Quería un poco de tiempo para poder arreglar y pensar las palabras correctas y no volver a equivocarse como siempre lo hacía ¡Se sentía un completo idiota!


    -¡NO QUIERO SUFRIR!-grito exaltada cansada de esperar una respuesta.


    -Yo no quiero que sufras. Yo solo quiero que seas feliz- cansado de tanta discusión se acerco nuevamente a la chica. La cual sentada agarraba su rostro con desespero y lloraba sin consuelo.


    Agarro sus manos y las separo. Rápidamente la abrazo muy fuertemente pero son lastimarla. Sentía a opresión de Kagome para que lo soltara. ¡Cosa que no haría!


    -Suéltame Inuyasha-su voz sonaba completamente apagada. Si no fuera por el simple hecho de que su oído se ubicada muy cerca de su boca, nunca hubiera escuchado esas palabras.


    -No-fueron las únicas palabras dichas por Inuyasha. Empezó a sentir como el agarre de la chica se hacia mas suave y como su cabeza se recostaba en su hombro. Se sentía tan bien oler ese respectivo olor a rosas de su cabello. A veces se preguntaba si ese era su olor natural o de un perfume…


    En fin eso era otro tema que resolvería.


    -Kagome…-susurro románticamente es su oído, sabia perfectamente que lo podía escuchar. Decidió dejar todo ese miedo a un lado.

    -Tu eres muy especial para mi, siempre te he querido-empezó a decir esas palabras con un fuerte sonrojo. Nunca en su vida había sido romántico y nunca pensó necesitaría serlo.


    El peso de la chica cayó completamente en su hombro. Se sintió completo en ese momento.


    -Las razones porque te trate así ese día fueron estúpidas-continuo hablando mientras le acariciaba el cabello tiernamente-Y ahora ni te alcanzas ha imaginar lo arrepentido que estoy.


    Espero un tiempo pero no recibió ninguna respuesta de parte de la ojichocolate.


    -Kagome-susurro a su oído-Kagome-lo volvió a intentar.


    Sacudió un poco a la chica, pero este ni se movía. La levanto un poco y vio su rostro ¡Se había dormido!


    -Justo cuando estaba diciéndole algo importante-susurro un poco enojado por la ironía del momento. Pero resignado la acostó en su cama. Aunque no todo fue tan tranquilo.


    Al sentir el calor del cuerpo de su querida niña, empezó a calentarse viendo como una parte de su anatomía empezaba a cobrar vida.


    Sintió vergüenza de sí mismo por lo que corrió rápidamente al baño a solucionar su problemas rondándole por la cabeza solo una frase.


    “Sera una noche difícil”


    Regreso después de un largo baño de agua fría. Ya nuevamente listo (pero desgraciadamente despierto y sin ganas de dormir) se acostó en el futon e intento dormir; pero le era imposible cerrar los ojos y descansar. Solo podía recordar esa estupidez.


    -¡Inuyasha! ¡Inuyasha!-escucho su nombre y volteo rápidamente. Una chica provenía desde el fondo del pasillo.


    -Hola Kikyo-menciono alegre. Al fin y al cabo Kikyo era su mejor amiga-¿Para qué me buscabas?


    -Bueno…me dijeron que te entregara esto-de su bolsillo saco una hoja de papel-Es de Tsubaki


    La chica suspiro un poco fastidiada. El chico abrió los ojos sorprendido y un poco emocionado. Le entrego la carta y este la abrió apresurado.


    Empezó a leerla lo más rápido que sus ojos le permitieron. Mientras una sonrisa aparecía en su rostro.


    -¿Y qué dice?-pregunto curiosa. Tsubaki siempre le había dado mala espina y tenía miedo de que Inuyasha se relacionara con esa bruja.


    -Pues parece que alguien por ahí logro su cometido-menciono con una sonrisa.


    Kikyo se sintió frustrada. Él sintió esa presión y conocía perfectamente el porqué. Hace un tiempo estuvo interesado en Tsubaki. Pero era solo pura atracción física, y ahora él solamente quería acostarse con ella.


    -No creo que sea lo mejor-dijo cortante.


    -Parece que alguien esta celosa-la voz de Inuyasha salió con una melodía burlona.


    -No digas tonterías-respondió algo enojada-¿Sabes qué? haz lo que tú quieras.


    -Como quieras-sonó relajado y presumido. Inuyasha se volteo y empezó a caminar para alejarse.


    -No olvides la cita con Kagome-le recordó la chica. Ella era muy amiga de la pequeña y conocía perfectamente la razón de que ella quisiera ver a Inuyasha.


    -Ok…ok…no molestes-y se perdió entre los pasillos, puertas y salones.


    -Ojala te hubiera eso caso ese día Kikyo-Pensó tristemente. Siempre le había advertido sobre su temperamento y los miles de consejos sobre la vida, pero siempre los ignoro. Solo pensaba en mantener su popularidad y como conseguir chicas de una noche.


    -Este es mi día-pensó emocionado mientras caminaba con una sonrisa idiota en los labios.


    Llevaba un tiempo coqueteando con Tsubaki. Poco a poco, haciéndose el coqueto, siendo divertido y un poco relajado y rebelde. Metiéndose en problemas pero el precio de todo era enorme.


    Su repentino interés en todo fue gracias a Bankotsu. Quería acostarse con Tsubaki antes que él. Sería su recuerdo más preciado. Ver la cara de cólera de ese idiota.


    -¡Que hermoso!-exclamo para sí mismo al imaginar a un derrotado y deprimido Bankotsu.


    Siguió su camino plenamente feliz, ya que su imaginación le implantaba diferentes imagines de un Bankotsu desolado y de él burlándose. Sin percatarse ya se encontraba enfrente del salón de Tsubaki. Según la nota ahí debían reunirse allí.


    -¿Todavía no entiendo que vas a hacer?-escucho la voz de ese odioso ser.


    -Tú solo confía en mí-pidió una voz femenina. Muy conocida por él. Se lleno de cólera y la rabia invadió cada fibra de su cuerpo. Presentía él porque Tsubaki y Bankotsu estaban reunidos.


    -Bueno eres la mejor en esto-sentencio la voz de Bankotsu.


    -Confía en mi, será el hazme reír de todos-la respuesta de la chica hizo que su temperamento explotara. Pero se fue de ahí antes de hacer una locura.


    No le molestaba que Tsubaki estuviera con Bankotsu, no estaba enamorado de ella. Pero le mostro confianza y no imagino que esa chica fuera tan malévola. Otra vez, otra vez le mostro confianza a alguien y este lo traicionaba.


    Quería irse a su casa, y relajarse. Pero recordó algo.


    -Mierda-pensó. Tenía que reunirse con Kagome, asi habían quedado. Volvio a maldecir mentalmente. ¡Qué oportuna tenía que ser esa niña! Llego al lugar indicado y la vio. Parada y quieta, con su rostro mostrando confusión y nervios.


    -Hola Inuyasha-escucho como lo saludaba con alegría pero el miedo se hacía presente en su voz-¡Estoy muy feliz de que pudieras venir!


    -Que bueno-respondió sarcástico. No era su día y lo menos que quería escuchar era saber que a otras personas les iba bien. Se fijo en el rostro de Kagome al ver que este mostraba claramente sus emociones. Sorpresa, dolor, miedo, indecisión y por último seguridad.


    -Pues yo te trague aquí para decirte algo importante-tuvo que hacer un poco de esfuerzo auditivo para poder escucharla. Y otra vez su rostro. Vergüenza y miedo. También pudo notar como respiraba dificultosamente-Lo que quiero decirte es…


    -Si no vas a decir nada me voy-dijo cansado de esperar. No estaba de humor y mucho menos tenia paciencia. Y nuevamente el rostro de ella. Sorpresa, tristeza, miedo…pero cambio rápidamente. No le dio importancia y empezó a alejarse.


    En su mente empezaron a aparecer los recuerdos y lo más repugnante el rostro de Tsubaki. Con una sonrisa dulce y amable, de las que le regalaba a él. La rabia lo inundo, cegándolo completamente


    -¡ME GUSTAS!-lo escucho claramente y se detuvo. Ya entendía los nervios e inseguridad de la chica. Escucho unos pasos y a continuación sintió el agarre de la muchacha en su mano. Se sintió halagado y raramente ¿feliz? Pero nuevamente ese recuerdo. Tsubaki. Y las acusaciones empezaron a golpear su cabeza-Creo que te amo


    Era imposible. El amor era algo en lo que no creía. Al sentir su llamado solto su mano con brusquedad y volteo. Pero no vio el rostro de Kagome, solo podía ver el rostro de Tsubaki. Y todo empeoro.


    -Y ahí el inicio de todo-susurro para sí mismo, estaba ciego de la rabia y lo único que pensaba era en la traición-Ojala supieras todo lo que he sufrido.


    Se acerco a ella dulcemente y la vio dormir. Su pecho subiendo y bajando lentamente ¡Era una tortura!


    -Kagome yo nunca quize acerte daño, solamente estaba rabioso y me descargue contigo-agarro un mecho rebelde de su cabello y empezó a jugar con él-Después Miroku me llamo para preguntar por ti y me conto sobre tu viaje.


    Siguió con su relato, no sabía si lo escuchaba pero quería deshacerse de ese remordimiento.


    -Desesperado intente llegar al aeropuerto pero no conseguí verte y al paso del tiempo más te extrañaba y más me sentía culpable-agacho su cabeza para ver mejor sus labios. Quería probarlo y les dio un pequeño beso.


    -Y de la peor forma descubrí que te amo-susurro mientras se alegaba del rostro de la chica y se volvía a recostar en el futón.


    Empezó a buscar la forma de arreglar todo, sin darse cuenta que ya lo había hecho.

     
  13.  
    carlotaa

    carlotaa Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    2 Diciembre 2008
    Mensajes:
    55
    Re: Trauma

    aww nose si te habia comentado alguna vez..
    pero qiero qe sepas qe siempre sigo tu fic xqe
    me encanta lo romantico qe es y tu forma de escribir!
    aaiiis xfinn se xqe inuyasha la trato así^^
    y ahora deseo saber lo más pronto posible como es qe
    lo arreglo si kagome estaba dormida^^ jajajajaja:D
    bueno continuao pronto si puedes, muchos besoos chao!
     
  14.  
    Orianna

    Orianna Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    18 Octubre 2008
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Trauma
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    3087
    Re: Trauma

    Disculpen la tardanza, en fin yo prometo terminar este fic...como van las cosas creor que tendra dos o tres capitulos mas. No se me ocurren mas ideas para alargarlo.
    Espero les guste el cap, y grax por los comentarios. Recuerden que mientras mas comenten mas me dan animos para escribir.

    Capitulo 10-Otro Problema Más
    Sintió toda la luz solar en su cara. Puso su almohada en su cabeza e intento dormir nuevamente. Nuevamente los recuerdos de la noche lo golpearon. Logrando sentirse nuevamente triste. Se relajo un momento y se levanto decidido a recuperar a su Kagome.


    Se coloco una camisa y se percato que la cama de al lado estaba vacía, por lo que más decidido aun salio del cuarto.


    Un delicioso aroma lo freno rápidamente. Todos sus pensamientos se bloquearon y se concentro en buscar de donde provenía tan apetitoso aroma. Tortilla, tocineta, queso fundido. Su estomago sonó ampliamente.


    -La cocina-pensó mientras corría a buscar alimento para su desesperado estomago. Abrió la puerta rápidamente, buscando a una velocidad sorprendente lo que su nariz captaba. Un delicioso aroma…una comida que su estomago pedía- a gritos y rugidos Pero una imagen lo perturbo por todo su cuerpo, de repente quiso comer otra cosa…


    -Buenos días Inuyasha-exclamo la chica la cual estaba cocinando, volteo nuevamente su rostro para concentrarse en la-Ya te sirvo desayuno.


    El chico desesperado movió su cabeza para ordenar sus pensamientos. Pero le era imposible por lo que sus ojos veían.


    Adelanto su desayuno y empezó a comerse con la mirada a la chica. De pies a cabeza, de cabeza a pies. El delantal simple de color amarillo tapaba el frente de la chica pero no el atrás. Notaba que se había puesto una franela de tiritas azul y un súper corto short deportivo blanco.


    Pero no era solo la ropa, si no también lo tierna que se veía haciendo desayuno. Concentrada en la estufa y en los utensilios para cocinar.


    -¿Comeremos solos tu y yo?-pregunto Inuyasha todavía un poco nervioso. Pero al ver la comida preparada y además de no sentir a Miroku y Sango por ningún lado saco sus conclusiones.


    -Si-respondió alegremente la azabache mientras volteaba la tortilla en la sartén-Miroku fue ha llevar a Sango a su casa, pero lo más seguro es que se hallan quedado entretenidos-las ultimas palabras vinieron acompañadas con un sonrojo.


    Inuyasha rió mentalmente. Ya que al decir entretenidos sabía perfectamente de lo que se trataba. Lo más seguro era que Miroku se hubiera quedado en un hotel barato.


    -Y yo que creía que Sango serie diferente-dijo entre suspiros Inuyasha.

    -Yo estoy muy feliz-la azabache sonrió mientras un sonrojo aparecía en sus mejillas-Me alegra saber que mi hermano haya conseguido una chica pasional y además de eso lo sepa controlar en algunos aspectos.


    Inuyasha rio sonoramente haciendo que Kagome se molestara.


    -¿De qué te ríes?-le pregunto con su ceño un poco fruncido, dándole la espalda al chico mientras sirva la tortilla en un plato.


    -No te molestes-susurro con una voz musical. Divertido.


    -Yo quiero mucho a Miroku-comento. Abrió la nevera para sacar el cartón de jugo.


    -Es mi mejor amigo-suspiro resignado. Nuevamente el recuerdo golpeo su cabeza pero contuvo su risa para no empeorar las cosas-Tenias que ver la forma como Sango controlaba a Miroku.


    Se lo imagino. Miroku con su cara marcada por una cachetada y al lado Sango con una venita en su cabeza. Era una imagen muy graciosa. Respiro un poco, intento evitar reírse. Pero era imposible.


    -Viste-comento entre pequeñas risas-¿Verdad que es gracioso?


    -Si-respondió entre carcajadas. Agarro la comida ya servida y la coloco enfrente de Inuyasha-Buen provecho.


    -Gracias-empezó a devorar la comida.


    La chica sirvió su plato de comida y se sentó enfrente del chico.


    -¡Esta delicioso!-comento con comida en la boca un emocionado Inuyasha-Eres muy buena cocinera.


    Ante comentario de felicitación se sonrojo rápidamente. No estaba acostumbrada a recibir atención.


    -Me hace muy feliz que te guste-sonrió amistosamente sin dejar a un lado su sonrojo.


    Su corazón se volcó. Intento respirar pero le era imposible. Verla feliz, con esa hermosa sonrisa y lo mas perturbante de todo; su sonrojo. De repente se antojo de algo más. Se levanto frenéticamente, agarro el rostro de Kagome y por encima de la pequeña mesa la beso.


    -¿No estás molesta conmigo?-pregunto algo extrañado ante repentino cambio de humor de la chica. Después de todo anoche habían peleado.


    -Soy muy buena actriz-confeso entre una sonrisa traviesa la azabache.


    -¿A qué te refieres?-pregunto ya que no comprendía nada de las palabras de la chica.


    -Anoche después de nuestra discusión no estaba dormida-confeso algo apenada-No quería pelear más y me hice la dormida.


    La cara de sorpresa de Inuyasha no tenía descripción. Pero ya entendía todo, ella había escuchado sus últimas palabras de arrepentimiento.


    -Te perdono Inuyasha-comento Kagome al intentar romper los pensamientos del chico. Y nuevamente lo beso con todo el amor que sentía.


    Pero no era solo un beso normal con cariño, este contenía una pasión única y perturbadora para Kagome.


    Antes de darse cuenta Inuyasha la tenia tumbada en la mesa besándole en cuello. Se sentía muy bien. Pero no era Inuyasha.


    El cabello negro cambio a una larga trenza. Los hermosos ambar se desvanecieron para dar paso a unos azules, estos mostraban maldad. Todo cambio repentinamente. Y sin darse cuenta estaba llorando desesperadamente.


    -¿Qué tiene Kagome?-pregunte un poco preocupado Inuyasha, ya que no solo eran lágrimas sino también gritos desgarradores salían de la garanta de la chica.


    -¡No me toques!-grito. Su llanto continuaba. No soportaba que la vieran, esa mirada de sorpresa. Tenía miedo de que cambiara, a una de asco, a una de odio. Así que simplemente salió corriendo de la cocina. Encerrándose en el baño.


    Intento de ordenar sus pensamientos, recapitulo.


    -Veamos-se dijo a si mismo el chico-Estaba dándome una rica comida con Kagome y de repente ella estaba…-mientras se ordenaba se dio cuenta de todo lo que pasaba.


    -¡Mierda!-pensó muy afectado. Empezó a dirigirse donde escuchaba pequeños sollozos. Su Kagome no solo lloraba en ese momento cuando la tenia acorralada en la cocina, gritaba desesperada. Y lo peor de todo era que comprendía.


    Se maldijo así mismo. Él era el culpable del repentino ataque de Kagome. Ella tenía un trauma. No estaba superado.


    -¡Kagome sal!-pidió desesperado tocando la puerta del baño. No entendía, el no era un psicólogo. Pero en sus clases de preparatorio; como en las que había visto en la universidad, no debería ser un trauma tan fuerte.


    Si la historia de Kagome concordaba con la historia exacta de Miroku…


    Si Kagome tenía un trauma que la llevara al suicidio…


    Algo faltaba, una parte de la historia no cuadraba. Un momento…¡NO ERA EL MOMENTO DE PENSAR ESAS COSAS!


    -¡Kagome sal ya!-pidió fuerte. Pero no escuchaba ninguna respuesta. Solo el golpeteo del muro… ¡El golpeteo del muro!-¡¿QUÉ HACES KAG?!


    -Déjame Hinten-su corazón se helo. Rápido. Nuevas preguntas se formaron pero ya sabía la respuesta de una, el nombre del desgraciado a quien mataría si se llegara a aparecer en su camino.


    -¡No soy Hinten!-grito, intentando volver todo a la normalidad.


    -Claro que lo eres-se escucho entre susurros la voz de la chica, apagada, triste, deprimida-Y querías volver a tocarme.


    -Kagome déjame entrar-grito ya algo desesperado. Escucho una de las gavetas abrirse dentro del baño.


    -No me volverás a tocar-lo voz de la chica sonaba decidida, entre un susurro-Moriré antes de que lo hagas.


    -No digas tonterías-empezó a golpear mucho más duro la puerta. El golpe la gaveta dio a entender que se estaba cerrando. A continuación la regadera se abrió; el agua caía al piso. Todo era tan extraño e ilógico.


    Raramente se había fijado en la ubicación exacta en la que se encontraba. En el baño principal del apartamento, el cual de una forma egoísta le podía decir “su baño”-¡¿QUÉ HACES?!


    -Evitando que me toques-susurro en un tono triste. Un sollozo retumbo en los oídos y una frase golpeo el corazón del chico-Adiós Miroku.


    -Maldición-pensó el chico, rogando en su interior que no pasara lo que creía que estaba sucediendo exactamente; o mejor dicho, lo que Kagome estaba haciendo. Después de todo las hojillas con las que afeitaba estaban adentro.


    -KAGOME-grito nuevamente-¡¿Por qué te despides?!


    -Adiós Kouga-dijo la chica con la voz más quebrada-Gracias por ayudarme a parar todos mis problemas…pero esto ya no tiene solución.


    -¡Alto, sal de ahí!-el desespero ya lo invadía, ya la puerta tenía algunos rasguños y pedazos caídos.


    -Adiós Sango-esa última frase lo canso. Ya harto, cansado y sobre todo asustado; golpeo con toda su fuerza la puerta. Como consecuencia se había dislocado el hombro, pero había logrado su cometido y la puerta callo rápidamente.


    Kagome estaba cerca de la bañera apoyando sus brazos dentro de esta. Con la hojilla de la afeitadora estaba a punto de cortarse las muñecas, en las venas.


    Inuyasha se había impactado al ver escena más trágica pero sabía que debía actuar rápido. En movimientos veloces pero poco bruscos para no asustarla; se acerco a la azabache.


    Al ver las intenciones de “Hinten” acerco la hojilla a su cuerpo y dio un pequeño corte. El cual no pudo continuar ya que sus manos estaban sujetadas, inmovibles. Su peor miedo sostenía sus muñecas y pegaba su pecho en su espalda.


    Con las manos de la chica sujetadas se sintió algo aliviado. Vio la pequeña cortada ya con sangre la cual se arrastraba por los brazos de la chica y empezaba a tocar su cuerpo.


    -Por favor detente-pidió nuevamente. Pero ya el miedo se había apoderado de todo su cuerpo. Al presenciar escena tan trágica podía jurar que su corazón se había parado por un momento.


    Respiro hondo, no entendía el porqué. Escuchaba la voz de Inuyasha, su piel sentía las manos de su querido Inuyasha. Pero al voltearse veía era a ese chico. Su pelo largo en una trenza y sus ojos que solo le producían miedo.


    Volteo su rostro y cerro sus ojos fuertemente. No quería mirarlo. Y mucho menos quería revivir esas horribles experiencias.


    -Haz lo que quieras-susurro entre lágrimas-Al fin no es la primera vez…


    -Por favor mírame-pidió Inuyasha. Ignorando el comentario (pero no olvidándolo, porque había quedado consternado ante lo que sus oídos habían escuchado) Cambio la pose y simplemente la abrazo, fuerte…Ya que tenía miedo, y no importara que hiciera no podía tranquilizarse lo suficiente.


    -No quiero verte Hinten-respondió mientras empezaba a temblar por el miedo.


    -Mírame a los ojos-exigió entre un tono de voz fuerte. Debía buscar la forma de volver a la chica a la normalidad. Ya al sentir la tensión de la muchacha un poco más relajada la soltó un poco, agarro el rostro de la chica entre sus manos y lo guio al suyo; obligándolo a verlo.


    -Inu…yasha-susurro sorprendida. Al ver esos ojos cálidos y dorados. Las imágenes se fueron borrando de su cabeza. Los recuerdos que la inundaban fueron desapareciendo. Los golpes, las noches…


    Buscando protección se acurruco en el pecho de Inuyasha. Los sollozos salían sorprendentemente.


    -Ya pequeña…ya paso-susurraba en el oído de la chica.


    -No, no ha pasado-dijo la susodicha mientras se abrazaba más al reconfortante pecho-Yo se que nunca dejara de perseguirme.


    Abrazo más a la chica. Tenía miedo de perderla. Que ese repentino ataque de locura volviera aparecer.


    -No dejare que ese tan Hinten te toque-busco nuevamente su mirada. Quería demostrar que la protegería. Le mostraría confianza a través de sus ojos.


    -No es Hinten-susurro mucho más adolorida Kagome-Mi mente me juega bromas.


    -Eso ya lo sé-dijo Inuyasha algo apenado. Después de todo la azabache iba al psicólogo era para supera ese trauma provocado por un intento de violación-pero es exagerado.


    Ya un poco más tranquila la situación, analizo mejor las cosas. Esas reacciones eran exageradas.


    -Inuyasha-su llamado hizo que nuevamente se fijara en la chica. Sus ojos estaban mucho más llorosos y su cuerpo temblaba-En verdad…no fue un intento de violación.


    -¿ha…que…te refieres?-pregunto un poco asustado. Ya que quería equivocarse. Nuevamente su cabeza formulaba ideas; y nuevamente quería equivocarse como había rogado antes.


    -Fueron varios intentos de violación…-cerro los ojos fuertemente para evitar verlo, ella era sucia. Lo escondía para evitar las miradas de todos. Pero no podía mantener mas la mentira-en los cuales…


    No pudo decir nada más. Un dolor de cabeza apareció repentinamente. Su cuerpo se tensó de una forma sorprendente y sus ojos se fueron volteando; dando la consecuencia de que sus parpados cayeran…se había desmayado.


    Aqui esta, empezare las clases por eso les pido paciencia ya que tardare en poner conti. Pero intentare ponerlo dentro de dos semanas
     
  15.  
    carlotaa

    carlotaa Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    2 Diciembre 2008
    Mensajes:
    55
    Re: Trauma

    dos semanas! me mantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas! enserio ha sido un capitulo muy...
    intenso de verdad :S i llenis de miedo x parte mia tambn!
    oi oioi me has dejando cn la intriga. Bueno seguire leiendote cada véz, animos!
    un besito cuidate y tambien animos con las classes yo tambn las empiezo yA!
     
  16.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    Ahhhh esta increible!! Me encanto tu fanfic... toda la trama y la forma en la que describes los sentimientos de Kagome, estan increìbles!! ^^ me gusta mucho tu redacciòn y la forma de toda la historia, le vas dando suspenso poco a poco y eso es muy agradable para leer porque nos dejas con la duda,y eso nos lleva a conocer mejor el fanfic... MUY BIEN XD jeje espero pongas la conti muy pronto porque me gusto mucho ^^ sayonara prrrmiau super
     
  17.  
    ahomexInu

    ahomexInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Octubre 2009
    Mensajes:
    152
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    Nooo pobre Kag creo que empiezo a entender que le paso a esa pobre chica :(

    Me alegra que continuaras el fic por un momento pense que lo cerrarían y nos dejarías con la intriga!

    Espero que Inu sepa ayudar a Kag a recobrar la confianza aunque es difícil después de todo lo que a ella le ha sucedido... no quiero que le pase nada malo ella no lo merece y inu tampoco...
    Bueno estare esperando el próximo capitulo espero lo puedas poner antes de lo que has dicho.. no siendo mas me despido... Besos :)
     
  18.  
    Orianna

    Orianna Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    18 Octubre 2008
    Mensajes:
    119
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Trauma
    Total de capítulos:
    14
     
    Palabras:
    3516
    Trauma Cap 11

    Como soy una lok les exigo muchos comentarios o si no no hay cap 12-cara amenazadora-
    NOOOOOOOO mentira-cara de payaso-solo es una broma.
    -Cara seria-lo de que no hay cap 12 pero espero comentarios y muchos
    -cara triste-es que eso me da apoyo para escribir
    -cara feliz y emocionada-AHORA EL CAP 11
    -Todos con gotas de anime en la cabeza y dice aLe: que bipolar
    -Habla Aomeeeeeeeee: cuantas caras tienes
    -Ahora sale kagome cullen: y que tan rapido las puede poner.
    -Sale Miyari (resumen de mi nick Miya de MaMiya y ri de ORI)-SILENCIo, estan distorcionando la emocion de la presentacion.
    Tambien les dijo que...SOY DUEÑA DE INUYASHA, Lo compre en una venta de jardin...pero despues DESPERTE. que triste
    Por eso Rumiko todavia tiene los derecho (Aunque no por mucho-cara malefica).
    Pero la historia si es mia. Tambien les dijo que cualquier parecido con esa serie de la WARNER llamada truama es pura coincidencia
    O cualquier parecido con la realidad tambien es coincidencia
    Ahora ya basta de palabras y disfrutenlo y recuerden las reglas.
    1. Poner la basura en los lugares aceptadso (papeleras, ¿Que otro lugar aceptable existe? NINGUNO COCHINITOS)
    2. No molestar a las demas personas (Yo no cumplo esta regla, pero to soy yo)
    Y ahora... ¿Porque ando escribiendo tantas boberias? Es facil no tengo nada que hacer
    Y como solo yo la respondi me gano...aire porque es lo unico que tengo.
    Ya basta de chistes y aqui el cap...


    Capitulo 11-La Realidad en Verdad es Mentira


    Sintió una fuerte ráfaga de aire pasar por sus brazos, dándole a entender que estaban descubiertos. Las piernas le dolían. Y un olor a enfermo y muerto golpeo su nariz.


    HOSPITAL!-fue la única palabra que su mente plasmo. Reconocía el olor y reconocía esa sensación de desespero que solo un hospital producía. Su mente se bloqueo, su cansancio no dejaba ni organizar sus pensamientos.


    Intento abrir sus ojos, y nuevamente su cuerpo no obedecía sus órdenes. Era una competencia entre su cuerpo agotado y su mente perseverante.


    -¿Cómo se encuentra?-pregunto una voz demasiado conocida para ella. La voz que tanto amaba.


    -Su cuerpo solo está cansado por el shock que tuvo. Su problema mental no parece haber mejorado mucho-suspiro un poco triste el doctor-Ya este es el cuarto intento de suicidio desde que empezamos a tratarla.


    -Cu…arto-la voz de Inuyasha sonaba de una forma nueva. Una combinación entre sorpresa y depresión.


    -De su desmayo-prosiguió el doctor omitiendo el incrédulo comentario lanzado de los labios del chico-Solo fue culpa del ya mencionado cansancio por el shock, además de la pérdida de sangre…pero debo decir que fue poca. Nada preocupante, no necesita transfusiones. Solo estará débil por un tiempo.


    -Que bueno-Inuyasha se relajo por completo. Sintió un pequeño dolor por el movimiento desarrollado en su hombro.


    -Me preocuparía más por tu hombro-la mirada del doctor era de reproche-Te lo hemos inmovilizado después de habértelo ubicado nuevamente. No solo fue una dislocación también fue una fractura menor.


    -No me importa-respondió un poco agresivo-Ella es más importante.


    -Inuyasha-intento decir su nombre, pero el problema anterior seguía perturbando sus labios. Su cansancio no disminuía en absoluto, pero no re rindió. Con la mayor fuerza que su cuerpo en ese momento le formulaba intento nuevamente decir el nombre de su amado. Como consecuencia un suspiro fue la respuesta-Algo es algo…


    Unos pasos y un golpe de una puerta cerrándose fue lo último que escucho, haciéndola entender que habían desalojado la habitación.

    -Kagome-sus sentidos nuevamente se activaron, pendiente de las palabras de su querido novio-por favor despierta, debo verte.


    -I…-fue lo único que pudo salir de sus labios. Se sintió mejor al saber que al menos salía una palabra de su boca. Pero no era suficiente, quería hablarle…quería que supiera que estaba bien. Que no se preocupara.


    -Kagome Te amo-confeso el muchacho sin ningún indicio de duda. No importaba cuantas veces escuchara esa misma frase. Cada vez que él la decía su corazón se regocijada de alegría.


    -Inu…ya…sha…-se sintió satisfecha consigo misma, había logrado hablar.


    -Kagome- respondió rápidamente ante su llamado. Se acerco más a la chica, y empezó a analizar cada uno de sus rasgos-¿Cómo te sientes?


    -Can…sa…da-intento dar una sonrisa. Para manejar mejor la situación. Recordaba todo…El hermoso amanecer que tuvo, su intento de suicidio y el comienzo de su desmayo.


    Inuyasha se acerco más a la azabache, abrazo su cabeza intentando trasmitir todos los sentimientos de amor y amargura que su mente le proporcionaba. Sintió como un par de brazos rodeaban su espalda, correspondiendo su abrazo.


    -No te esfuerces-pidió entre susurros todavía preocupado por su estado de salud.


    -No es esfuerzo-contradijo Kagome. Levanto su rostro para poder ver el rostro de su amado-Es amor…


    Un suspiro combinado con un pequeño quejido salió de los labios del muchacho. Fijo sus ojos al rostro de su novia; la cual lo abrazaba fuertemente. Los ojos de Kagome brillaban extraordinariamente, la separación de sus labios era tentadora.


    -Inuyasha-al igual que el chico; la azabache estaba perdida entre las lagunas ámbar de su querido Inuyasha. Su cuerpo por primera vez se sintió necesitado, lo físico y pecaminoso la domino. Sin optar por las consecuencias hablo entre suspiros-Bésame…


    Dejado llevar por sus instintos obedeció el pedio de la chica. Agacho su cuerpo y se acerco lentamente hacia los labios tentadores que tenía a su vista. Con la mayor pasión que ambos cuerpos sentían los besos eran salvajes, pero el amor seguía enredado entre ellos.


    Kagome era la que empezó a tomar la iniciativa. Movio sus labios de forma desesperada, además de empezar a mover sus manos y tocar todo el pecho de muchacho.


    Los papeles se intercambiaron, y fue Inuyasha el que revivió los momentos pesados.


    Kagome gritando.


    Kagome corriendo.


    Kagome encerrada.


    Kagome a punto de matarse… y todo por el repentino ataque erótico que él sintió.


    -Alto…-pidió entre besos. Aunque su cuerpo estuviera quemándose-Alto-volvió a pedir. Pero sus intentos eran en vano. Y las cosas empeoraban, porque Kagome busco meter sus manos dentro de su camisa.


    -¡Detente!-agarro las manos de la chica y las alejo de su cuerpo. La mirada de incredulidad propuesta por la chica era única. Se tranquilizo un poco y sabia que debías empezar a descubrir cosas-Tenemos que hablar.


    -Ok-obedeció un poco asustada Kagome


    -¿Quién es Hinten?-la pregunta le cayó como agua fría a la chica. No solo la impresión de la pregunta la impacto, sino que los tristes recuerdos empezaron a golpear su mente.


    -No es nadie-después de decir esas palabras, simplemente bajo su mirada.


    -¡NO MIENTAS!-el grito dejo paralizado a la azabache. Al ver el rostro asustado de la muchacha se tranquilizo un poco-Me decías así a cada rato…


    -Inuyasha-sentía sus ojos desbordados a punto de soltar todo el líquido salino de ellos-El fue quien…


    -…intento abusar de ti-sabia que diría eso, después de todo el sabia la historia completa.


    -No, no me intento violar. En verdad…-lo contradijo ya al abismo de las lágrimas. Tomo un sorbo de aire y de la forma más rápida soltó todo. Después de todo lo había ocultado por mucho tiempo-¡El abuso de mi!


    -…-simplemente se había quedado sin palabras. Se sintió peor, no podía hacer nada. Después de pensar las cosas un poco hablo-¿Por qué el doctor dijo que fue un intento?


    -Yo se lo pedí-se confesó un poco dificultosa, ya que hipeaba como consecuencia del llanto-No quería atención de parte de nadie. ¡No me gusta recibir lastima de parte de nadie!


    -¡Pero deben tratarte!-respondió los gritos de la muchacha con sus propios gritos. Sintió como una rabia en su interior crecía fuertemente. Tomo el mentón de Kagome y la obligo a verlo-No sabes el miedo que pase, tienes que superar tu trauma.


    -Eso es imposible-ahora era a chica quien encaraba la situación tramo por tramo-No creo superarlo…fue horrible,


    -¿Por qué es imposible olvidarlo?-dio su tono más alentador y cariñoso. Debía darle apoyo sin presionarla. Ya había pasado por mucho-Cuéntame Kagome. Cuéntame para ayudarte y protegerte.


    -Hinten era el novio de una compañera de clases-empezó su relato con su cabeza baja-Iba muy seguido a clases cosa que me pareció extraña. Un dia tuve que irme yo sola a casa de mi Tía Midoriko y él me seguía-paro su relato y empezó a llorar amargamente, formo dos puños y se tapo su rostro con ellos-¡Y me violo!


    -Maldita sea-susurro para sí mismo el muchacho, escuchar esos relatos hacían sentirse más impotente.


    -y desde ese dia empezó a acosarme, me libre de muchas después de haber recibido golpes, pero no pude escapar de otras-Seguía llorando-en la fiesta de una amiga volvió a intentarlo, pero me salve.


    -¿Por qué no le dijiste a nadie?-la abrazo, intentando darle apoyo a la triste y dolida chica.


    -Lo intentaba, pero cada vez que las palabras intentaban salir de mi boca, aparecía Hinten, su novia o su hermano Manten. Me miraban en forma de asco. Y le leía palabras de sus labios como “Sucia” “Puta” “Te matare”…y perdía las fuerzas y corría a los baños a llorar-intento mantener la calma a pesar de quebrarse por dentro-Pero ahora que lo pienso, esas eran alucinaciones.


    -¿Eso crees?


    -Si-fue la respuesta dada por Kagome-Solo yo podía verlos, a cualquier hora. Hasta en la casa de mis tíos. Pero pensaba que si ignoraba los hechos todo desaparecería.


    -El pasado debe ser pasado, pero no puedes borrarlo-tomo su mano delicadamente. Empezó a acariciársela ante un gesto tierno-Simplemente debes superarlo.


    -Yo solo quiero olvidarlo todo, hacer como si nunca hubiera pasado nada-agarró la mano del chico fuertemente, buscando apoyo.


    -Las personas más sabias aprenden de sus experiencias para enseñárselas a los más pequeños-lo que mas quería era ayudarla y no conseguía la forma exacta. Solo diciendo palabras para alentarla.


    -Quiero que mi cabeza vuelva a la normalidad-rogo agachando su rostro


    -¿Qué paso con Hinten?-solo podía hacer preguntas, no se le ocurría mas nada para saber más. Al hacer la pregunta se bajo de la camilla y se arrodillo en el piso blanco, al lado de la chica traumatizada.


    -Me entere que está muerto-las lagrimas no dejaban sus mejillas-Un accidente de auto, o eso dicen.


    -¿Entonces por qué piensas que te persigue?-dijo Inuyasha, acerco su mano para tocar su cabello lentamente. No la besaba, no la tocaba; ya que no quería producirle miedo después de su problema, el cual fue causado por sus locos ataques calenturientos.


    -Lo veo, al verlo no puedo pensar en nada ¡SIEMPRE ESE MALDITO RECUERDO!-grito desesperada, sabía que su mente era el problema, no sabía cómo evitarlo. Además de que los doctores que la habían atendido no conseguían una solución exacta. Pero cada vez que tenía a ese “Hinten” falso al frente recordaba cada golpe y cada toque que le dio, y los sentían de nuevamente.


    -Shhh, Tranquila, tranquila-susurro en forma reconfortante mientras secaba las lágrimas que surcaban por su piel con su mano y brazo, de forma delicada evitando lastimarse su rostro.


    Después de unos cinco minutos de llanto empezó a hipear, pero se sentía más tranquila. Analizo la situación internamente, nuevamente en un hospital; pero esta vez lo agradecía. Nunca hubiera contado la verdad si no fuera por el repentino ataque que le dio. Rio internamente, después de todo ¿Quién agradece un ataque mental?


    Pero se sentía mejor con ese peso menos de encima, se sentía en paz y mucho más tranquila. Y lo mejor todo…con Inuyasha. Apoyándola y consolándola. Estaba segura que podía hacer cualquier cosa si tenía a Inuyasha a su lado.


    -Un momento-pensó raramente. Dio una mirada disimulada (ya que no quería que Inuyasha dejara de acariciar su cabello) al reloj eléctrico de la mesa que estaba ubicada al frente de su cama. Vio el día…era lunes. Inuyasha debería estar en la universidad.


    -Inuyasha…-dijo su nombre para llamar su atención. El chico fijo su vista en ella. Ya con su atención continua hablando-¿Por qué no fuiste a la universidad? Es malo faltar


    -¡Y dejarte aquí!-fue la respuesta del ambarino con un toque de molestia. Nunca la dejaría sola-ni idea


    -Miroku podría cuidarme-refuto con sus mejillas un poco infladas. Sabía que el chico estaba entre evaluaciones-Sabes que está de vacaciones por empezar un nuevo semestre en contaduría.


    -Kagome Yo te amo-mostro su cara más seria pero poco amenazante. La chica se sonrojo, ya que no importara cuantas veces escuchara esas palabras de la boca de su novio; no lograba acostumbrarse-No podría dejarte con nadie, ni siquiera con el mismo Miroku o el Bendito Papa. No me da la confianza como saber con mis propios ojos que estas bien o mal.


    Soltó nuevamente un par de lágrimas, las cuales llamaron la atención del chico de forma preocupante. Kagome sonrió y se lanzo entre los brazos de Inuyasha.


    -¡KAGOME! ¿Qué…-no puedo continuar ya que la chica lo beso de sorpresa. Dejándolo estático. Aunque en su interior empezaba a acalorarse. Ya que besos de Kagome eran besos de Kagome.


    -Yo también Te amo-hablo entre los pequeños piquitos que les daba-Tu eres la primera persona que ame y confió plenamente en ti.


    El chico la atrajo y la beso tiernamente. Había decidido dejar de cohibirse de ese placer que era sentir a Kagome entre sus labios.


    -Kagome cuando te vi con Kouga sentí celos, ya que siempre te ame. Pero fui un tonto al no darme cuenta-confeso sin ningún indicio de duda o vergüenza- El día que vimos la película de terror me sorprendí al sentir como te lanzabas de repente en mis brazos.


    La muchacha se sonrojo al recordar ese día, no recordaba ser tan atrevida. Pero no imagino sentir esas emociones al ver a Inuyasha. Aunque después todo estaba asustado.


    -Yo me hice una promesa-tomo aire y se acerco nuevamente a su rostro-Protegerte.


    Sin previo aviso la abrazo acurrucándola en su pecho. La chica podía sentir los latidos del muchacho, a paso lento. Pero igual le producía nerviosismo. Sabía que ella fue la primera en abrazarlo…Simplemente no se acostumbrada a sentir el cuerpo de un hombre contra el suyo. Aunque no era un nerviosismo de miedo sino de emoción.


    -Yo te prometo Kagome que nadie te va a tocar-su voz era fuerte, potente y clara-Nadie te hará daño nuevamente.


    -Yo se que lo puedes hacer Inuyasha-prosiguió Kagome entre tono tierno-Yo confío en ti Inuyasha


    -¿Me dejarías permanecer a tu lado Kagome?-pidió o mejor dicho suplico entre miedos y dudas Inuyasha.


    -Solo si también me permites estar a tu lado-exigió la chica entre una sonrisa nostálgica.


    -Por mi te encadenara a mi princesa-ambos chicos de rieron ante el medio chiste, medio verdad que Inuyasha había dicho-O te pegaría a mí con silicón.


    -¡Payaso!-comento la azabache entre risas mientras le daba un pequeño golpe en su pecho-Eres un lunático.


    -Solo estoy loco por ti-repuso mientras la volvía a besar en los labios. Nuevas risas aparecieron de los labios de Kagome mientras correspondía a los besos que le daban.


    -Contigo Inuyasha-dijo la joven al separarse un poco del chico después de terminar su beso-Puedo superar cualquier cosa. Por eso te pido no me dejes sola nunca ¿Lo prometes?


    -Lo prometo por mi vida, mi alma y mi orgullo-respondió mientras nuevamente la besaba…
     
  19.  
    Loops Magpe

    Loops Magpe Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2009
    Mensajes:
    137
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma Cap 11

    ToT Que lindo, pobre Kagome e Inuyasha ToT

    Primero que nada: Hola!!! me precento con algo de tardanza pero al fin aqui.

    Solo tengo que decirte que me gustó mucho este capitulo y el otro y el otro, bueno, en conclusion TODOS. Me encanta como narras y los sentimientos que demuestras se transmiten como si estubieramos presenciando todo y eso es muy bueno.
    Tambien habia notado antes errores de dedo (o no?, ya no me acuerdo), pero el chiste es que ya no los hay wiiiiiiii!
    Ups! disculpame ya me emosione es que asi soy yo.

    Sin más que decir, se despide tu amiga anime angels.
    :beso:
     
  20.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Re: Trauma

    Waaa tu continuación esta genial!!! wiiii jaja :wtf: me encanto!!! como Kagome le dice toda la verdad y todo awww que bonito ^^ mmm pero espero se solucione lo del trauma pronto porque esos sustos no los aguanta nadie y mucho menos mi Inu... jaja mmm ah y tmb porque queremos (mas bien quiero ¬¬) lemon!! wiii espero haya pronto XD jeje mmm y nuevamente dejame decirte que esta GENIAL!!! sayonara prrrmiau super
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso