Todo está bien [CCS]

Tema en 'CLAMP' iniciado por Pami, 14 Septiembre 2009.

Cargando...
  1.  
    Fayth.

    Fayth. Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    4 Julio 2009
    Mensajes:
    194
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    De nada. Ugh, entonces ahí influyó mi reproductor de música. xD Siempre hago eso para leer algo que me agrade, que gente me pida la ordenadora no me influiría, les hago caso omiso hasta acabar. :gex1:

    Con respecto al capítulo, corto, pero bueno, aún así me dejaste con las ganas de leer más. Aunque, pensado por primera vez, siempre me dan ganas de leer más. Uu
    Te encontré una fallita, en "disculpó" te comiste la tilde. Weh, a todos nos pasa a veces. x'D Fuera de eso nada más, me emocioné con el momento de Esmeralda y Syaoran. :OJITOS:
    OMG! ¿Qué significa que Syaoran abrace así a Sakura agente Esmeralda? DDD: Es que soy lenta en captar a veces, aunque no digas, quiero que al leer me entere.
    Bien, ese momento me agradó mushio. La parte en donde dice "porque como Sakura hubiera hecho dos cosas: primero dar un paso al frente para besar aquellos labios que tanto la llamaban y atraían, y seguidamente darle una cachetada que lo tirara desde el mirador. ", no sabes cómo me divertí ahí, me causó gracia. xD Un lado de mí quiso que pase, pero me maravillé más así. Me dejaste con la intriga de "querer saber qué hará Syaoran". >;D

    Bien, lo de Tomoyo de hacer a Hideki "obligar" a Sakura/Esmeralda a salir, me hizo reír. (?) Fue cómico, ya los veo haciéndolo. xD

    ¡Muy buen capítulo a pesar de ser corto! Me ha gustado, espero le pongas continuación pronto. No quiero decir que te apures, tómate el tiempo, porque la espera siempre valdrá la pena. :OJITOS:
     
  2.  
    Lidia

    Lidia Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Mayo 2005
    Mensajes:
    131
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    uhuhuhuh Syaoran abrazandola ºOº
    Esta re buenoo
    perdoooname por no venir antes
    besos!
     
  3.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Todo está bien [CCS]

    AlexA; ¿en serio? Que raro, Sandritah suele fijarse mucho en las tildes, probablemente fue mi error.
    Esa frase que mencionas me gustó bastante escribirla. Es que siento que eso sería lo que sucedería, la verdad.
    Argh, créeme que quiero hacerlo más largos pero con este fic es imposible. Con los siguientes que suba te aseguro que sí sucede.
    Ah... y publico cada sábado :D!

    Lidia; no te preocupes, sólo espero que me digas algo más. Lidia, no querrás que te borré tus post por spam u_u

    Siguiente capítulo:

    Capítulo XIII
    Secretos al descubierto

    La cantidad de personas en el lugar era mayor que la que había creído en un principio. Por alguna razón esperaba menos.
    Feimei lo había convencido de asistir de incógnito a pesar de que la editorial era parte de la organización. Ya había escuchado varios comentarios favorables respecto a que este año había sido diferente a los anteriores, más organizado y con mayor variedad de títulos que les permitían disfrutarla aún más a los lectores asiduos.

    Además, contaba con un taller literario donde algunos escritores amateurs habían acudido con sus historias en busca de opinión. Estaba considerando que era una buena idea manejar algo en la empresa, porque muchas personas con esa habilidad no eran jamás descubiertas.

    Lo que nunca esperó encontrarse había sido a la gran cantidad de jovencitas que buscaban los libros de Esmeralda. Parecía bastante popular en ese grupo de personas.
    Negó con la cabeza al recordar los sentimientos que se habían despertado en él algunas tardes antes, cuando había visto claramente cómo la mirada de la chica se nublaba en tristeza y se habían despedido de una forma rápida e impersonal después de aquel gesto que había tenido hacia ella.

    De alguna forma se sentía como un idiota. No salía mucho con mujeres, no después del divorcio. Ni antes.
    Si era completamente sincero sólo tenía tres relaciones largas en su haber, incluyendo su matrimonio fingido. Una de ellas había sido con Sakura, la única mujer a la que había amado, y que sentía aún amaba. La otra había sido Meiling, su ex-esposa; y la tercera una chica con la que había terminado muy mal cuando notó que sus sentimientos hacia ella no eran reales.

    Frunció el ceño, era todo un caso perdido.
    Entonces frente a él se apareció la persona que no esperaba encontrarse en ese lugar: Esmeralda caminaba con un hermoso vestido en tonos claros, sandalias y el cabello recogido en una coleta. Pero no iba sola, a su lado iba un chico muy sonriente que parecía hablar sin parar sobre un tema que la mantenía entretenida y sonriente. Relajada, como no había estado a su lado.

    Así como estaba lucía aún más parecida a Sakura, su querida Sakura. Con una sonrisa siempre en los labios y tan de una feminidad delicada y sin explotar del todo para hacerse notar. Simplemente era hermosa naturalmente.

    —Entonces —escuchó decir al chico—, ¿qué te parece si vamos al cine el fin de semana?
    —Oh cierto, que te debo una salida. Lo siento Hideki, estuve ocupada escribiendo y pierdo la noción del tiempo.

    El estómago se le encogió cuando cayó en que lo que sentía en ese momento eran celos, nada más que celos.
    Estaba consciente de que ella jamás decía quién era para proteger su privacidad. Además, ¿no se suponía que Matt era su novio? Había olvidado ese detalle hasta ese momento que la veía tan animada con alguien más.

    De hecho, ahora que lo pensaba, nunca la había visto de una forma que no fuera una cita de trabajo. Aún cuando la salida anterior no contara enteramente como una.

    —Sí, te entiendo. Yo me siento igual con los videojuegos —asintió mientras una enorme sonrisa se encontraba en sus labios—. ¿Y qué tipo de películas te gustan, Sakura?

    Syaoran se detuvo de pronto. Abrió mucho los ojos y los observó internarse entre el gentío.
    No estaba seguro de si había escuchado el nombre de ‘Sakura’ por los deseos y las fantasías que tenía con que ella fuera la chica de sus sueños, o si realmente eso había dicho.

    Cuando logró reaccionar, unos cuantos minutos después, los buscó con la mirada. Tenía que descubrir si era verdad o no lo que su mente le había dicho.

    &.

    Se sentía como un acosador. Probablemente lo fuera.
    Había pasado unos minutos buscándolos hasta que había dado con ellos y los persiguió durante mucho tiempo, sin decidirse entre acercarse más para enfrentarlos o alejarse rápidamente para enfrentarse a una realidad que no estaba seguro de querer entender.

    Sus ideas locas y fantasiosas no lo eran tanto: Esmeralda era la personalidad que Sakura había adoptado terminando la universidad.
    No había descubierto mucho de su vida privada, simplemente había escuchado al chico llamarle en más de una ocasión por su nombre y ella había dicho en otras tantas que era escritora. Sería demasiada coincidencia si después de todo eso no fueran la misma persona.

    Ahora más que nunca sabía que tenía que acercarse a ella y obligarla a decir la verdad.
    Lo primero que había hecho era lo más sencillo que se le ocurrió. Dudaba mucho de que Sakura hubiera cambiado de residencia, de hecho la imaginaba viviendo con su padre y ese idiota hermano mayor, por lo tanto unos días después había pasado por la casa donde había estado incontables tardes durante su adolescencia.

    Se había escondido cual ladrón detrás de los arbustos que se encontraban en el patio delantero cuando había escuchado pasos acercándose.

    —¿Saldrás nuevamente con Hideki? —escuchó decir por una suave y hermosa voz.
    —¿Y eso por qué es de tu interés? —dijo quien creía era Sakura-Esmeralda.
    —Porque eres mi mejor amiga, por supuesto —una suave risa llenó el lugar.
    —Sí, Tomoyo, saldré con él el día de mañana rumbo al cine.
    —¡Yo te vestiré! —medio gritó, comenzó a reír nuevamente—. No, no pongas esa cara Sakurita, debes de verte totalmente hermosa.

    La puerta de entrada se cerró tras ellas pocos instantes después, impidiéndole el escuchar la conversación al completo.
    Pero… con eso era suficiente.

    &.

    Feimei veía preocupada a su hermano menor, quien había llegado furioso al departamento y había tirado algunas de las cosas que adornaban las mesas en la sala.
    Sólo existía una ocasión en que había reaccionado de la misma forma y era cuando Ieran Li informó a Syaoran de que debía casarse con Meiling para salvaguardar a la familia.
    Él se había encontrado tan furioso ante esa obligación que había pasado horas enteras rompiendo todo lo que se cruzara en su camino. Incluyendo el actual esposo de Futtie.

    Escuchó claramente cómo la puerta de su habitación se cerró con fuerza y soltó un suspiro.
    Sólo debía esperar un poco; después de que Syaoran tomara lo suficiente para olvidar quedarse callado, acudiría a ella.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Fayth.

    Fayth. Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    4 Julio 2009
    Mensajes:
    194
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    ¡Ah! -fangirlea mientras se suicida con una cuchara.

    ¡Tuve la suerte de conectarme hoy día y ver tu continuación! ¡Sí! Me alegro demasiado. *------*
    Bien, la continuación fue... para mí; emocionante y, y... ¡Hermomaravillosa! *----* (?)

    Al comienzo cuando Syaoran se dió cuenta de que Esmeralda era Sakura, me morí y me dieron ganas de hacer cualquier cosa para demostrar cuán fan-girl soy. xD Pero me controlé. Uu
    Me reí con eso de "ladrón" y estuve a punto de emitir una gran "ah" eufórica por el "gran" descubrimiento de Syaoran. ¡Dios! ¡Alabada sea Pami-Sama-Sensei-San-Sexi-Sama! *-----*

    Resumido: Amé noblemente tu continuación, con esto no noté si fue corto o no; me perdí en el capítulo y me enamoré más aún de tu escrito. Sí, aún más. xD

    Bien, no noté nada por estar fan-girliando por ese "hallazgo" de Syaoran. Y...
    ¡Sé! Por fin mi cerebro de 2 años adivinó esto. xD

    Bueno... amé por asdass ves tu capítulo. Sí, soné repetitiva, pero es simplemente verdad. *----*

    Espero demasiado ansiosa tu siguiente continuación, Pami-Sama. *---*

    Okey, los sábados me conectaré sí o sí. e,e (?)
     
  5.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    Me había pasado a leer tu ff y me gusto mucho siendo algo bien distinto hasta lo que Sakura eligió por carrera alguna vez en la universidad. Le queda excelente el papel de escritora ^^. El hecho de que se haya tenido que ver con Shaoran no parecía ser del todo de su agrado, pero bueno, el destino siempre hace de las suyas, ¿no?. Me gusto mucho el espionaje por parte de él, creo que el interés en recuperar a Sakura va más allá de sus propios límites, aunque espero que no le afecte mucho el beber tanto. Temo que pierda la conciencia y no la recupere xD.
    Te quedó estupendo Pami. Un trabajo impecable.
    Sigue así y esperaré ansiosa el sábado la conti.
    Salu2.
     
  6.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Todo está bien [CCS]

    AlexA; válgame, ¿aún más? Eso suena complicado. Me da la impresión de que tú ya estás traumada con la historia. Pero espero que te guste más el nuevo capítulo.

    Pam; cuando pensé en Sakura como escritora no consideré la diferencia entre otros FanFics de CCS, digamos que me enfoqué en darle a Sakura una carrera que yo podría describir con facilidad para no perder tiempo en detalles extras; como mi carrera real sería difícil para la idea, pensé en hacerla escritora. Al final termino ayudandome mucho con la historia en general.

    Tardé más de lo normal porque... ¡olvidé publicar aquí!
    Estoy subiendo la historia también en FF.net, y estaba siendo apurada por las chicas que me siguen en Twitter, luego cerré el documento porque me iba a retirar de la lap unos minutos y simplemente creí subirlo también aquí.
    Mil perdones.

    Capítulo XIV
    Enfrentamientos

    De la noche anterior sólo tenía dos recuerdos: el dolor de cabeza y los mareos que lo acompañaban, y el de su mano derecha.
    Intentaba recrear lo que había sucedido pero lo único que lograba era marearse en su mente y no llegar a nada. Tenía una idea de lo que le había sucedido a su mano debido a la gran cantidad de cosas destruidas en su habitación.

    Dirigió su mirada ante todos los destrozos y suspiró. Ya hacía bastante tiempo desde la última vez que había hecho algo parecido.
    Flexionó los dedos de su mano intentando ver qué tan lastimada se encontraba y gruñó ante la molestia de estar con una venda en ella durante algunos días, hasta que la hinchazón bajara.

    Se puso de pie con cuidado y decidió dormir en otra habitación mientras ordenaba aquella, con la cantidad de cosas que se encontraban en el suelo era fácil caer. Sobre todo si pensaba en volver a tomar de esa manera.
    Entró al baño tambaleándose, ya a medio vestir, y cayó en la bañera que Feimei le había indicado estaba lista para reposar ahí durante lo que le parecieron horas enteras.

    El haber abierto los ojos, momentos antes, y encontrarse con su hermana recostada en su cama le había indicado que era algo malo. La mirada de tristeza y compasión que le dirigió al despertar resultaba peor.
    Significaba que él había hablado y que ella sabía su secreto… bueno, no era precisamente suyo.

    Intentó relajarse mientras lavaba su cabello, haciendo un leve masaje en su cráneo el que le redujo considerablemente el dolor, pero simplemente no se iba.
    No cuando se sentía engañado de esa forma.

    Esmeralda Carter no era otra más que Sakura Kinomoto.

    La noche pasada había intentado entender por qué se ocultaba y rápidamente la conclusión llegó: era por él. Sakura intentaba huir de él.
    Ahora recordaba haber bebido hasta que por fin las lágrimas comenzaron a caer, ayudándolo con el sentimiento de culpabilidad que sentía desde que la situación se aclaró.

    No sabía si sentirse miserable o todo lo contrario, después de todo el que ella quisiera huir significaba que sentía algo por él, ¿no?
    Probablemente no algo bueno. Debería de odiarlo, seguramente eso era lo que sentía; pero del odio al amor existe un paso y el simple hecho de que ella aún lo recordaba era por demás interesante.
    Era enfermo pensar así pero él ya estaba lo suficientemente loco como para preocuparse por eso.

    Suspiró mientras comenzaba a tallar su cuerpo. Sakura sabía quién era él, después de todo se había presentado con su nombre real. Pero él no necesitaba huir.

    Acarició su vientre mientras recordaba con claridad el cuerpo de la chica, enfundado en aquel vestido con el que la había visto nuevamente. Gimió cuando recordó noches enteras rodeándolo entre sus brazos y besando cada rincón de su cuerpo. Antes de poder evitarlo su mano derecha bajo hasta su entrepierna y comenzó a acariciarse.
    ¿Quién dijo que eso era relajante? En parte lo era, pero ahora sentía la enorme necesidad de volver a verla y envolverla en un fuerte abrazo para besarla hasta que pudiera tenerla como antes.

    Murmuró su nombre cuando sintió sus músculos tensarse al terminar.
    Cerró los ojos y siguió con la línea de sus pensamientos que ahora estaban aún más revueltos que antes.

    La pregunta era: si ella sabía que al ir a su editorial se encontraría con él, ¿entonces por qué había ido? Intentaba huir, ¿o ya no?

    Los hermosos ojos esmeraldas que tanto amaba aparecieron en su mente, llenos de la incertidumbre con la que los había visto hacía unos días en la Torre de Tokyo.
    No tenía una respuesta para eso, pero quién sabe… tal vez el destino quería darle otra oportunidad.

    Se aferraría a esa idea.

    &.

    Syaoran estaba seguro de que en esta ocasión sí que era un acosador.

    Después de un desayuno donde se la pasó abstraído en sus pensamientos, tanto que no notó las miradas preocupadas de su hermana, había decidido buscar a Esmeralda y enfrentarla.
    Por lo tanto ahora se encontraba en una encrucijada: ¿debería acercarse antes o después de que su acompañante, el tal Hideki, llegara?

    Había investigado los posibles lugares donde podría ir y conociendo los gustos de la chica cuando aún podía decir que la conocía se decidió por aquel mall. No se había equivocado, lo que le hacía preguntarse si aún podría decir que la conocía como antes.

    Sería poco caballeroso acercarse cuando estuviera acompañada pero aún no se sentía con el ánimo de tenerla cara a cara.
    No por falta de ganas, claro. Ella lucía hermosa con aquella blusa larga en tonos verde y el pantalón de mezclilla entubado, apenas y tenía un poco de maquillaje en su rostro; estaba seguro de que Daidouji tenía que ver con esa ropa.
    Todo era cuestión de que no sabía qué decirle, o cómo actuar.

    Cuando alzó la vista nuevamente un chico estaba a su lado y ella le sonreía encantada. Luego se sonrojó ante unas pocas palabras del tipo ese, seguro le estaba diciendo lo hermosa que parecía. Syaoran gruñó molesto.
    Bien, entonces sería acompañada.

    Salió de su escondite y caminó hasta ellos, antes de parar al notar que comenzaban a moverse rumbo a la entrada del cine. Observó, oculto nuevamente, qué película verían y consideró si sería demasiado ir a perseguirlos.
    Mentalmente se dijo que ya había ido lo suficientemente lejos para detenerse en ese momento.

    Dos horas después creyó haber sufrido lo suficiente para toda una vida. Era cierto que Hideki nunca se había acercado a Sakura con la intención de besarla, de hecho… disfrutaron de la película como una pareja de amigos más que de novios.
    Entonces cayó en cuenta que ellos tendrían que ser sólo eso: amigos. El editor de Esmeralda era su novio, o mínimo eso habían mostrado cuando ambos fueron a su oficina un par de semanas atrás.

    Antes de darse cuenta se encontraba frente a ellos. Pudo notar claramente cómo la mirada de ella perdía ese brillo que caracterizaba a Sakura y la máscara con la que era Esmeralda caía en sus facciones.

    —Buena noche, Esmeralda —dijo, observándola con atención.
    —Buena noche, Li —respondió sonriendo falsamente.
    —¿Cómo estás? —preguntó, notando que el chico que la acompañaba lo registraba de arriba abajo—. No creí encontrarte por aquí.
    —Mi trabajo no me impide salir a divertirme —aclaró, después desvió su cuerpo a la derecha—. Oh cierto, Hideki, él es mi jefe: Li Syaoran. Li, él es un buen amigo, Tendo Hideki.
    —Mucho gusto —afirmó Hideki inclinando la cabeza en señal de respeto a Syaoran y levantando su mano para saludarlo—. Nunca te he preguntando en qué trabajas, es verdad.

    Syaoran alzó una ceja; así que su acompañante no sabía quién era.

    —Igualmente —respondió tomando su mano—. ¿Qué tal están?
    —Bien, gracias por preguntar —dijo ella restándole importancia. Después de todo el que Syaoran se encontrará ahí no podía traerle algo malo, ¿no? Además, mientras más pronto se fueran mejor, no quería que Hideki la llamara por su nombre—. ¿Usted?
    —Todo bien —mencionó sonriendo—. Pero no quiero ser descortés, los dejaré en su cita —no pudo evitar soltar algo de veneno en la última palabra—. Nos vemos después, Tendo… —dirigió su mirada al rostro de la chica—. Pronto nos veremos, Sakura.

    Dio media vuelta justo cuando los ojos de la morena se abrieron con sorpresa.
    ¿Había dicho Sakura?
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Fayth.

    Fayth. Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    4 Julio 2009
    Mensajes:
    194
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    Supongo que fue en buena manera. x'DDD Es que tu fic es tan... :Gex4:

    ¡A comentar!

    ¡Syaoran pervertido! (?) Bueno, me dejaré. u,u

    Me maté, suicidé y re asesiné con el final. ¡Sí, por fin "acción" entre Sakura y Syaoran! Me encantó el capítulo. Ahora supongo vendrán los pensamientos de Sakura o no sé, yo sólo pienso. x'DDD

    Me enamoré de los celos de Syaoran, ¡y de su lado agente 007! (?) Un espía muy afortunado. :she: Bueh, ¿ahora qué pasará entre ellos dos?

    ¡¿QUÉ?!

    ¡¿QUÉ PASARÁ?! o________ó

    Okey, no. Me descontrolé. u,u

    No sabes cuánto grité mentalmente lo que acaba de pasar. La intriga me está cenando-desayunando adentro y me temo que seguiré así hasta el próximo sábado, aunque; la espera siempre vale. :rolleyes:

    En fin. Me encantó. ¡No sabes cómo me sentí! *----------------*

    ¡Obvio que me gustó! De hecho... ¡Me volví a enamorar aún más! *----* (L)
    Suerte que me quedé hasta tarde por falta de sueño... :silbar: (?) Mm, eso no tiene nada que ver. x'DDD
     
  8.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    ¡Vaya sorpresa que se llevo! Eso si que fue un golpe bajo para Sakura pero en parte supongo que ella deseaba que su secreto siguiera a salvo con sus amigos más intimos. Sakura capaz y se desmaye a causa de haber sido descubierta tan pronto xD.
    Bueno, Syaoran estuvo acosándola en su tiempo de sobriedad pero en parte ¿será que este secreto que salió a la luz le ayudará a seguir con su vida de manera normal? Es su jefe y se verán tal vez no a menudo pero si de vez en cuando.
    Lo que importa es la emoción del momento xD.
    Me encanta como se van dando las cosas, ¡no podía ser mejor!
    ¡Te esta quedando fascinante todo esto! Pena que tengo que esperar hasta el sabado ToT.
    Sigue asi Pami.
    Salu2.
     
  9.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Todo está bien [CCS]

    AlexA; creo que con el capítulo que sigue (o sea, este) te enterarás de un poco de qué pasara entre estos dos inútiles... digo... chicos. Espero que la intriga te haya durado tanto tiempo xD! Que mira que sí lo deje en un punto de "omfg!!!!!!1111oneoneone" :D!

    Pam; muchas gracias por tu comentario, en serio. Mira que ha sido la historia que más me ha entretenido en escribir y que quiero continuar ya-ya-ya pero por razones externas no puedo. Y es que todita ha estado en mi cabeza rondando y me emociona el imaginar que ustedes también la puedan ver :D!

    Siguiente (espero nadie muera de un paro cardiaco); que quede claro que mi hermosa Sandra no pudo dármelo beteado pero lo cambiaré cuando lo haga para evitarme mis horrores.

    Capítulo XV
    Sakura Kinomoto

    Tomoyo se preguntaba en esos momentos qué tan tarde era para comenzar a estudiar psicología.
    Desde niña le habían dicho que esa era una carrera ideal por sus dotes para escuchar, dar sugerencias, su enorme paciencia y, sobre todo, el poder leer a las personas.

    Inclinó su cabeza un poco e intuyó que Sakura en esos momentos se sentaría en las escaleras, de nuevo, murmuraría entre dientes maldiciones acompañados por un ‘Syaoran’, ‘Li’ o ‘toda su descendencia’, de nuevo, y para finalizar correría escaleras arriba, cerraría la puerta de su habitación con fuerza y bajaría en veinte minutos, ¡de nuevo!

    Justo en ese momento, como si fuera planeado, cada una de las escenas imaginada sucedió ante sus ojos. Si tan solo Sakura fuera un poco más abierta para poder calmarse lo suficiente y escucharla.
    No es que Tomoyo tuviera totalmente en claro lo que había sucedido; de hecho, sólo podía imaginárselo. Había espiado la conversación que su mejor amiga había tenido con Hideki en esa misma sala horas antes, cuando ella le confirmó que era Esmeralda.

    La amatista se había preguntando por qué el descubrimiento de su secreto la tenía tan alterada… hasta que escuchó el nombre del ex-novio de Sakura.
    Claro que a ella le había faltado poco para salir por esa puerta e ir a buscarlo para reclamarle que la dejara en paz. Claro que si no lo había hecho no era por falta de ganas, o de reclamos, era porque demostraría que se encontraba ahí escuchando algo que, a pesar de ser un accidente, seguía siendo una conversación privada.

    Cuando escuchó las pisadas comenzar a bajar las escaleras levantó la mirada para intentar tranquilizar a Sakura. Esperaba ser rechazada nuevamente, pero antes de abrir la boca la castaña se había lanzado a sus brazos sollozando.

    —Tranquila, Sakurita —susurró mientras acariciaba aquellos largos cabellos.

    Tomoyo escuchaba claramente cómo el aire comenzaba a escasear en los pulmones de su amiga y aquellos lamentos se hacían más profundos, más dolorosos de escuchar.
    Sólo la había visto así dos veces: en el funeral de su padre y la última vez que había sucedido algo con Syaoran Li.
    Abrazó con más fuerza a su mejor amiga, sosteniéndola con su compañía y comenzó a llorar junto con ella, acompañándola en su dolor.

    &.

    —No estoy seguro de esto… —murmuró Matt, dirigiendo su mirada al edificio que se alzaba frente a él.
    —Matt, ¿tanto te molesta lo que te he pedido? —preguntó sonriendo, pero aquel gesto no alcanzaba sus ojos.
    —No, no es eso… sabes que en realidad, a pesar de todo, es un placer. Pero… —no terminó de decir nada, Sakura tomó su mano con firmeza y comenzó a abrir el camino.

    Esa tarde tenían revisión de algunos detalles, como la creación de la portada y contraportada, del nuevo libro. La cita había sido planeada por Alice e irían directamente con los hermanos Li y unos cuantos editores gráficos.

    —Buen día —dijo ella, dirigiéndose a una recepcionista que se encontraba en el primer piso—. Venimos a la cita de las 11 de la mañana.
    —Oh sí —aclaró ella sonriendo—. Por el elevador hasta el quinto piso, por favor.

    Señaló los elevadores y ambos chicos se dirigieron hacia ellos, sin soltarse de las manos.
    En cuanto entraron, ella dejo caer la falsa sonrisa que tenía en el rostro y escondió su rostro en el pecho de él.

    —¿Estás bien? —preguntó preocupado.
    —Sí, sí. Todo está bien —afirmó.
    —Sakura…
    —En serio, Matt —dijo sonriendo, y está vez era una sonrisa de verdad—. Podré con esto.

    Sakura se puso de puntitas y le dio un breve beso en los labios en forma de agradecimiento, en un gesto que decía ‘gracias por estar aquí’; en ese momento las puertas del elevador se abrieron.
    Ambos voltearon hacia la puerta ya abierta y vieron con asombro a Alice y a los hermanos Li en el pasillo, parecía como si el destino quisiera que el plan que Sakura había armado con Matt se cumpliera, ya que ellos iban a entrar apenas a la sala de juntas que se encontraba a la derecha.

    —Buen día, señor Shizuka, señorita Carter —saludó la asistente con una sonrisa.
    —Buen día —respondió sonriente Matt, tomando el brazo de Sakura con ternura y haciendo círculos en la palma de su mano buscando tranquilizarla, sacarla de aquel momento—. Buen día, Li, señoritas.

    Feimei le dirigió una mirada que demostraba en esos momentos el cómo medía sus aptitudes y defectos. Calificándolo.

    —Pasemos —dijo la mayor de los hermanos Li.

    Matt asintió y besó la frente de Sakura antes de caminar, sintiendo a la castaña comenzar a reaccionar pero todavía completamente tensa.

    Después de las respectivas presentaciones entre Esmeralda, Matt y los editores, comenzaron a planear los primeros borradores del proyecto a realizar.

    —Esmeralda siempre ha manejado portadas sencillas, sin sobrecargarlas demasiado. No le interesa vender por la portada —aclaró Matt, sosteniendo aún en su mano izquierda la, nunca le había parecido tan pequeña, mano de Sakura.
    —Eso se puede notar —dijo uno de los editores—. Pero sería interesante manejar algo un poco diferente ahora que está en esta compañía, ¿no le parece joven Li?

    Syaoran, quien hasta ese momento se encontraba mirando con recelo a las manos unidas frente a él, desvió la mirada un momento. De esa manera se perdió el momento cuando Sakura soltó un suspiro.

    —Lo éticamente correcto sería modificarlo un poco. Claro que aún no ha decidido si prefiere manejar ese nombre o cualquier otro.
    —En ese caso supongo que podríamos hacer unos borradores basándonos en el perfil de Esmeralda, si decide cambiar de opinión siempre podemos cambiar la edición.
    —Lo correcto sería cambiar de nombre, sin embargo —murmuró Feimei, notando como su hermano se ponía más furioso conforme la reunión avanzaba.

    Esmeralda y Matt no habían hecho nada que demostrará su noviazgo, tan sólo la escena del beso en el elevador. En cuanto entraron a la junta lo único que habían hecho era tomarse de las manos y él de vez en cuando acariciaba su brazo con ternura.
    Feimei estaba analizándolos para intentar definir si eso, el hecho de no mostrar su relación, era sólo por profesionalismo o porque no existía tal cosa.

    —Bueno, cualquier cosa sería bueno que nos dijera el nombre al que podría cambiar, para analizar la tipografía a usar. Ya tenemos claro el tema del libro.
    —¿Lo han leído? —preguntó Esmeralda, hablando por primera vez.
    —Sí, así es —dijo una de las editoras sonriendo—. Soy su fan y no pude evitarlo, realmente —parecía algo avergonzada. Sakura le sonrió con ternura—. Así que tengo algunas ideas que pienso compartir con mis compañeros.
    —Me parece bien, gracias por leer mi historia —mencionó la castaña haciendo una inclinación con la cabeza.

    Syaoran notó como Matt sonrió ante tal muestra de sencillez por parte de la escritora y gruñó, ganándose una mirada reprobatoria de su hermana.
    Pero es que él realmente no entendía nada.

    Hacía ya una semana desde que le había prácticamente gritado que sabía quién era y, aún así, seguía comportándose como Esmeralda Carter y no como Sakura Kinomoto.
    No había recibido ninguna llamada o reclamo, y no es que los esperara realmente, pero creía que de alguna forma lo enfrentaría, pero sí había acudido de la cita de ese día.

    A Syaoran le molestaba verla tan tranquila, con una expresión imperturbable que tenía en su rostro, sin aquella sonrisa sincera que tenía cuando hablaba con el chico del otro día… con esa máscara donde se sentía protegida aún y cuando su secreto ya no lo fuera más.

    —Bueno —interrumpió Alice—, ¿cuál sería el nombre a usar si no fuera ‘Esmeralda Carter’?

    Sakura vio de reojo a Matt, quien levantó su mano y besó con delicadeza su dorso en muestra de apoyo.

    —Sería Sakura Kinomoto, mi verdadero nombre.

    &.

    Sakura se llevó un poco de agua al rostro, realmente necesitaba salir de ese edificio antes de terminar colapsando.
    Minutos antes se había topado con tres rostros sorprendidos al admitir su verdadera personalidad. Además de Feimei y Syaoran, se había encontrado con que Alice también había reaccionado ante su nombre.

    Frunció el ceño ante la idea de que ella fuera algo de Syaoran y que, por lo tanto, la conociera como la ex-novia.
    Negó con la cabeza rápidamente, de todas formas no era como si le importara demasiado.

    Justo al terminar la junta le había pedido apoyo a la asistente para ubicar el servicio más próximo; necesitaba unos minutos para pensar y para despejar su cabeza, no quería preocupar a Matt más de lo que seguramente ya estaba.

    Al abrir la puerta gimió de angustia. ‘Bien, Sakura’, se regañó a sí misma, ‘estás en territorio hostil y terminas perdiéndote en la oficina de tu ex-novio, la cual seguramente se conoce de memoria y tú no prestaste la atención suficiente para recordar cada vuelta que diste’.

    —Genial —bufó. ¿Qué acaso Alice tenía que llevarla hasta el último baño del edificio? O tal vez sólo el más difícil de ubicar, quien sabe… tal vez buscaba que se perdiera ahí por años hasta que terminará muriendo y…

    —Basta, Sakura, basta. No pienses locuras —se recriminó en voz alta.
    —Estoy completamente de acuerdo —dijo una voz a su derecha.

    Sakura levantó la mirada después de unos segundos de indecisión, de todas formas no se podría librar de él, no en ese lugar.

    —Li —dijo tranquilamente. Su práctica sobre ser ‘Esmeralda Carter’ funcionando perfectamente, aunque por dentro sentía que en cualquier momento se desmayaría.
    —Vaya, no recuerdo que alguna vez me hablaras así en el pasado —mencionó acercándose más a ella—. Ni siquiera cuando éramos amigos.
    —Bueno —comenzó, dando un paso hacia atrás—. Eso puedo aclararlo fácilmente —sonrío un poco—: ya no somos amigos.
    —Eso lo sé —susurró él, su voz tenía un deje de tristeza—. Lo eché todo a perder.

    Sakura asintió levemente mientras medía la distancia entre el lugar donde se encontraban y el pasillo más próximo. Ahora que se encontraba acorralada recordaba los últimos lugares por donde había pasado.

    Dio otro paso hacia atrás cuando el aroma de Syaoran la envolvió, entonces frunció el ceño. ¿Era su idea o cada vez se encontraba ella más cerca de la pared y más lejos del pasillo?

    —Debo irme, Li —murmuró casi sin voz, recriminándose mentalmente ante eso—. Mi novio me espera.
    —¿Él es tu novio, Sakura? —preguntó, acercándose un poco más.

    Sakura quiso dar un paso hacia atrás pero se encontró con que ya se encontraba pegada a la pared, con Syaoran frente a ella, ocupando su espacio personal y distrayéndola con aquel aroma que aún la volvía un poco loca.
    Aquel que la había aturdido durante toda su relación, cuando él la abrazaba y ella olvidaba todo lo que la rodeaba. Con aquel efluvio con el que ella sonreía por el simple hecho de detectarlo en su ropa o en ella misma… y que había remembrado día tras día mientras lloraba por él.

    —Sí, lo es —afirmó sin poder evitar mirarlo a los ojos—. Si me permites…

    La castaña dio un paso hacia un lado, saliendo del claustrofóbico espacio donde se encontraba, y después hacia enfrente. Quedando a su misma altura.

    —Nos veremos después, Li…

    Pero no terminó de hablar, porque él la había tomado del brazo, sorprendiéndola, y la había arrastrado de nuevo al lugar donde se encontraba momentos antes.
    Syaoran colocó sus manos en la pared a cada lado de la cabeza de Sakura y se inclinó hasta estar cerca de su rostro, demasiado cerca.

    —No me mientas, Sakura. Veme a los ojos y dímelo —gruñó—. Nunca pudiste mentirme viéndome a los ojos.
    —Las cosas han cambiado, Li —respondió ella, colocando sus manos en el pecho de él, intentando alejarlo—, yo ya no te debo ninguna explicación —exclamó molesta—. Y el que tú no me hayas querido más como novia es diferente a que otros no quieran —dijo con la ponzoña que los años habían impregnado a aquellas palabras—. Matt Shizuka es mi novio —mencionó sin dejar de verlo a los ojos.

    Entonces Syaoran se acercó a ella y la besó, con fuerza, sin una pizca de ternura, tomándola desprevenida. Por unos segundos se quedó estática hasta que dos voces comenzaron a pelearse en su cabeza, una que le decía que continuará, que aún se sentía todo como antes, y la otra que le decía que lo alejara, que gritara y lo golpeara hasta quitárselo de encima.
    Levantó sus manos y golpeó los hombros de Syaoran, alejándolo por fin de ella. Sakura sólo atino a alejarse un poco para tomar aire antes de volver a ser besada.

    Porque Syaoran llevaba interminables segundos observando aquel par de esmeraldas verlo con algo mezclado entre el miedo, el enojo y la añoranza.
    Y, aunque fuera un momento, él quería volver a probar a aquellos labios que tanto amaba.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  10.  
    Fayth.

    Fayth. Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    4 Julio 2009
    Mensajes:
    194
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    ¡Séh! ¡Inútiles! :mad: (?) Me duró muuucho la intrigaa. DD: Y me dio un infarto para luego revivir en este capítulo. D: (?)

    ¡Omfg, omfg, omfg!

    ¡LO AMÉEEEEEE
    EEEEEEEEEE
    EEEEEEEE!!!

    (Si hubiera letra más grande lo colocaría. D: )

    El momento de amigas me puso cuuursi. DD: Pero luego me quedé en trance con lo que pasó con Matt y Sakura. D: Luego me volvió a dar un infarto con eso de que SakuritA "encaraba" a Syaoran; y luego me dieron diez infartos cuando Syaoran la besó. DDD: Amo este fic. ;___; (?)
    Weh, el beso de Matt y Sakura me puse en trance, y luego lo de Syaoran y Sakura mereció otro trance de fan-girl. x'D Amé este capítulo, lo amé compleeeeeto. *-------------*
    Sobre el beso de Syaoran y Sakura, de verdad casi jodí a mi primA con el grito que di. x'DD Y me moría de ganas de comentar ayer, pero no podía porque como estaba en la casa de mi primA el pc en donde estaba no cargaba y de repente me salía que no podía cargar la página. DDD: (Lo sé; soné repetitiba~~)
    Dejando eso; de verdad me gustó este capítulo. *----* Esperé mucho para eso. ;__; Y valió la pena, si alguien dice que no; tengo que quitarle la motosierra eléctrica a mi papá. e__é (?) Ok, no. x'DD

    Grité, me suicidé y me volví a asesinar. ;___; Fan-girleé mucho ahora, y me volvió a maravillar este fic~~ *----*
    Bien, resumiré; precioso hermoso eplendidamente perfeeecto. *----------* Ya no sé qué decir; te quedó fantástico. ;)
    Espero continuación, más que ansiosa porqué pasará, ¿Sakura qué hará? (Quiero ver ya. ;___; Ok, no. xD Esperaré y esperaré~~)

    Saludos.

    Quiero poner más spoiler's pero creo que quedaría demasiado fan-girl. DDD: (L)
     
  11.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    No puedo creerlo, ¡dijo su verdadero nombre! :eek:
    No pensé que enfrentaría la realidad así de rápido y pudo soportar la presencia de Syaoran recriminándola por estar con Matt. Una dulce venganza por cierto (es broma xD). Pero el beso fue lo que más me gusto, aunque haya sido forzado al menos logró tenerla cerca por algunos momentos. Logró despertar sentimientos que aún seguían allí, esperando el momento oportuno para salir a la luz. Tal vez eso signifique que de ahora más no será muy grato verse de vez en cuando y soportar la distancia que intentan mantener ambos.
    ¡Lo adore! Te quedó emocionante, realmente, un trabajo impecable.
    Me quito el sombrero para felicitarte, eres buena escritora :P.
    Continualo en breve, por favor. No aguanto esperar tanto ToT.
    Salu2.
     
  12.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Todo está bien [CCS]

    AlexA; primero que nada, que lindo avatar. Creo que a todo el foro le pegó el trauma por Kobato. Segundo, no tienes idea de cómo adoro tus comentarios, y es que cuando algo me gusta me transformo en una fangirl que comenta igualito a ti. Entonces... me gusta saber que yo logro hacer lo mismo con alguien. En serio xD!

    Pam; muchísimas gracias por tu comentario. Creo que he avanzado y mejorado mucho del año pasado para acá, así que me encanta que crean que escribo bien, decente mínimo, que aún tengo mucho que aprender. Sobre la historia, uff... que ya la metí en un punto clave.

    Que quede claro que a partir del próximo capítulo entramos ya en 'la recta final'. Cuando comencé la historia la pensé de 20 capítulos, obviamente no quedarán en cuatro todo lo que quiero poner, pero sí ya no habrá punto de retorno.
    En este que pongo ahorita, bueno... ya verán al final.

    Y probablemente, si la cosas van bien, les dé un capítulo extra por San Valentín (y un auto-regalo, por supuesto) entre semana, y si no esta, la próxima :D!

    Capítulo XVI
    Entre sollozos y murmullos

    Gimió cuando aquellos labios alcanzaron su cuello y ella, inconscientemente, echó la cabeza hacia atrás para darle más espacio. Sabían que no deberían de estar haciendo eso, no en ese momento, no en ese lugar.
    Syaoran colocó una de sus manos en su nuca e inclinó aún más su cabeza, mordiendo delicadamente aquella piel que tenía justo detrás de la oreja derecha. La otra mano se perdía entre la blusa del uniforme y su espalda.

    Escucharon un ruido, o dos, pero no les importo. De todas formas Tôya no llegaría hasta un par de días después y ellos tenían un poco de libertad en esos momentos.
    De disfrutar un poco más.

    Un nuevo sonido llegó hasta ellos y ella sonrió cuando él comenzó a besarla para bloquear cualquier otro sentido que no fuera el tacto. Pero ella aún recordaba que se encontraban en su habitación, y que, aunque estaban solos, no era buena idea continuar con aquello en esos momentos.

    Ella levantó sus manos empujándolo levemente, debían parar, debían hacerlo o no sabía hasta donde llegarían. Hasta donde ella lo dejaría.

    Sakura abrió los ojos y volvió a empujar con más fuerza a Syaoran, quien aún la besaba como si se le fuera el alma en aquel gesto. Se encontraba atrapada entre aquel varonil cuerpo y la pared que estaba detrás de su espalda.

    No se encontraban en su casa siendo unos adolescentes con las hormonas alborotadas, ni en la libertad que tenían siendo que su hermano mayor no llegaría a interrumpirlos.
    Estaban a la mitad de la oficina de él, besándose como posesos y definitivamente no eran novios.
    Y jamás lo serían nuevamente.

    Sakura empleó toda su fuerza y lo alejó unos centímetros de su cuerpo, después se dejó caer al suelo arrastrándose por toda la pared. Se encontraba aturdida, porque por unos instantes se sintió como aquellas tardes que pasaban juntos, hacía ya algunos años.
    Porque le había correspondido a pesar de que no debía, su cuerpo reaccionó ante él, sus labios, sus besos, su olor, y no quería reconocer que había pasado, de alguna forma, con su permiso.

    Levantó la mirada cuando sintió como él comenzaba a moverse; Syaoran se encontraba respirando entrecortadamente, con los labios hinchados por los besos que se habían dado y con una extraña mirada.
    Entonces notó que ella también respiraba con dificultad y sentía sus mejillas sonrojadas por lo que había sucedido.

    La morena tembló al reconocer algo de la pasión que él tenía en ella misma.

    —Me correspondiste… —murmuró él, aún de pie.
    —Nunca volverá a pasar, te lo aseguro —gruñó Sakura de regreso unos segundos después, buscando fuerzas para salir de ahí.

    Tenía la intención de meterse al baño, que se encontraba a unos pasos, pero no creía poder soportar el verse desarreglada y recién besada por aquel patán que tenía como ex-novio.

    —¿Cómo puedes estar tan segura de eso? —preguntó con sarcasmo.
    —Porque jamás volvería a caer tan bajo, Li —respondió ella viéndolo como si fuera un ser que pronto desaparecería.

    Sakura se puso de pie cuidadosamente, intentando no perder la compostura ni el equilibrio.
    Cuando se encontró frente a frente con él levantó su mano, colocándola en sus propios labios y quitando los restos del labial que seguramente tendría ahí. Después, la movió hasta llegar a la mejilla de él y colocar aquellos residuos ahí.
    Como el último recuerdo.

    Él cerró los ojos cuando sintió aquella pequeña mano recorrer su rostro. Volvió a abrirlos cuando ella la retiró y la vio acomodándose en cabello y la ropa sin mirarlo ni una sola vez.

    —Espero jamás volver a cruzarme contigo en mi vida, Li —exclamó viéndolo directo a los ojos.

    Se movió hasta quedar fuera de su alcance con rapidez y decisión, para después desaparecer por uno de los tantos pasillos de la empresa.

    &.

    Matt alcanzó preocupado a su amiga. Ella había aparecido por uno de los pasillos y, sin mirarlo, había avanzado hasta la salida con la mirada altiva pero con una expresión que decía muchas cosas y ninguna era buena.
    El chico maldijo al hermano Li mientras casi corría para alcanzarla.

    —Sakura, espera —dijo cuando por fin pudo tomarla del brazo, ya se encontraban en el hermoso parque frente a la compañía.

    Ella se volvió hacía él y se abrazó a su cuerpo como si fuera su tabla de salvación. Sintió como ella comenzó a temblar y, sin decir ni una sola palabra, la guió hasta su auto.

    Minutos después se encontraban en el portón de la casa Kinomoto; Sakura no había abierto la boca ni una sola vez y veía siempre hacia el horizonte por la ventana. Matt se prometió golpear al tipo que la había encerrado en sí misma.
    Porque estaba seguro que él no había conocido a la maravillosa persona que era en realidad Sakura, sólo una máscara que había creado y que le ayudaba a seguir.

    Sakura Kinomoto no sólo tenía una máscara llamada Esmeralda Carter, también tenía una para ella misma.

    Él bajó del auto y lo rodeó para acercarse a la puerta del copiloto y ayudarla a bajar. Caminaron aún en silencio hasta la puerta principal.

    Sakura suspiro de alivio cuando notó que su mejor amiga no se encontraba en casa, no quería enfrentarla aún.
    Se sentó en uno de los sillones que le traían recuerdos de su niñez junto a su hermano, ambos sentados en ellos mientras ella hacía su tarea y él le ayudaba con su poca paciencia.

    —Matt, ¿sabes por qué comencé a escribir? —preguntó, rompiendo el silencio que caía sobre ellos. Él negó con la cabeza, tomando sus frías y pequeñas manos entre las propias—. Porque tenía tantas cosas dentro de mi cabeza que temía volverme loca. Cuando él me dejó aquella tarde yo no le respondí nada, recuerdo haberle sonreído nada más —mordió su labio inferior un instante y tomó aire—. Sus exactas palabras fueron: ‘Sakura, fue un lindo sueño pero tiene que terminarse ya. Me casaré en un mes’…

    Ella calló unos minutos mientras se perdía su sus recuerdos, en su mente.

    —Yo… yo le sonreí y le dije que estaba bien, que fuera feliz. No lloré ese día, ni los siguientes —aclaró—. Seguí con mi vida como si nada hubiera pasado. Sonreía, comía, reía e iba a la escuela. Faltaban tan solo unos días para terminar la preparatoria, yo no sabía qué iba a hacer de mi vida porque jamás lo consideré —bufó—. Yo creía que sería ‘Sakura Li’ algún día, no en esos momentos, pero sí en un futuro y… jamás consideré nada más.

    Matt sintió como ella comenzó a temblar de nuevo, aguantando sus ganas de llorar. Porque Sakura no había derramado ni una sola lágrima esa tarde, no había demostrado cuánto le dolía.

    —Yo acudí a su boda porque él me envío la invitación. Creo que tenía la impresión de que no me dolería, que era sólo un sueño o qué sé yo —volvió a callar unos instantes—. Cuando lo vi aparecer por el pasillo de la iglesia con aquel traje negro me quedé sin respiración —sonrío un poco—. Hasta tú te hubieras enamorado de él, lucía guapísimo —rió sin ganas sabiendo que en ocasiones Matt y ella se fijaban en el mismo chico, aquella breve felicidad no llegaba a sus ojos—. Cuando se dieron el beso con el que sellaron el compromiso, mi corazón se rompió… fue cuando caí en cuenta que lo nuestro en verdad había terminado, que jamás volvería a ser mi novio.

    Sakura comenzaba a hiperventilar, el dolor que sentía en el pecho no le permitía respirar con normalidad y el picor de las lágrimas en sus ojos era cada vez más difícil de ignorar.

    —Me mudé porque sabía que no podía seguir fingiendo aquí en Tomoeda. Terminando la preparatoria Tomoyo tuvo que seguir a su madre a Inglaterra y comenzó con su carrera, Eriol también salió de la ciudad. Mi padre tomó aquel trabajo y yo encontré un salvavidas para poder mudarme —murmuró—. Y así lo hice —apretó un poco la mano que la sostenía—. Durante aquellas primeras semanas no sabía qué hacer, de hecho no hacía mucho, creo que me arrastraba de un lado a otro. Un día me encontré escribiendo en la computadora una historia que, sin saberlo, había comenzado. Era la historia de una chica que era abandonada por su novio y que no podía continuar, por lo que se congeló y…
    —Tu primer libro —exclamó él asombrado.
    —Sí, ese es. Lo escribí antes de hacer la carrera de literatura, ¿nunca te dije? —Matt negó con la cabeza—. Lo más divertido es que no recuerdo cuando comencé a escribirlo. Cuando re-leí lo que llevaba recordé que había leído algo sobre la universidad donde estudié la carrera y decidí intentarlo —suspiró—. Decidí hacerlo porque cuando escribía no sentía, no recordaba y no lloraba. Nunca me imaginé realmente como escritora, era más bien una necesidad. Un desahogo para no volverme loca como tanto temía.

    La casa volvió a quedarse en silencio mientras el atardecer llegaba. Matt conocía poco a poco los detalles que Sakura celosamente había guardado para ella, esos que la hacían como era ahora.

    —Yo lo amaba tanto, Matt… tanto —sollozó, su voz quebrándose ante aquellas palabras.

    La primera de un mar de cristalinas lágrimas comenzó a caer por sus mejillas y se sintió como en aquellos días solitarios.
    En los que, a pesar de estar rodeada de gente, no sentía a nadie.

    Porque sólo lo quería sentir a él.
    &.

    Feimei estaba preocupada por su hermano, como nunca lo había estado.

    Ella sabía cómo era Syaoran de impulsivo en algunas ocasiones, sobre todo cuando se trataba de su relación con Sakura, o lo que había sido su relación, porque ahora temía que todo lo que hubieran podido lograr se hubiera perdido.
    De hecho, si lo pensaba bien, únicamente era así cuando se refería a ella. Normalmente era frío y calculador y no daba un paso sin revisar a dónde lo llevaba.

    Cuando habían descubierto que Esmeralda era realmente Sakura, Feimei empezó a planear alguna forma para poder enfrentarla y explicarle lo sucedido, pero no había podido siquiera pensar en hacer algo porque Syaoran había corrido hasta Sakura y le había dicho directamente que sabía quién era ella.

    Cuando Sakura no había hecho nada en contra de su hermano, había considerado que tal vez, aunque un poco rotas, las cosas se podían dar. Pero entonces el idiota de su hermano menor tenía que ir a acosarla en su propia empresa, justo cuando ella los había enfrentado diciendo su verdadera personalidad frente a todos.

    Por cómo lucía cuando había regresado por las llaves de su auto a la oficina del director, parecía como si hubieran estado muy entretenidos besándose en algún rincón de la empresa.
    Feimei se llenó de esperanza por unos instantes, hasta que él recogió las llaves y salió de la habitación con rapidez, con aquella expresión desencajada en el rostro.

    De eso ya eran un par de horas y ella esperaba pacientemente en la sala de su pequeña mansión el que regresara para poder enterarse de lo sucedido.

    Suspiró de alivio cuando escuchó cerrarse la cochera, sabía que solamente podía ser él.

    —Syaoran… —le llamó cuando él apareció por la puerta de servicio dispuesto a entrar en su habitación.

    Él le dirigió una vacía mirada y ella pudo oler claramente todo el alcohol que se había metido al cuerpo. Frunció el ceño, ¿cómo había logrado llegar en una pieza si ella se estaba embriagando con sólo olerlo?

    Dio un paso hacia él y entonces notó otra cosa, la mirada de Syaoran no solamente estaba vacía, estaba perdida. Había dejado caer sus barreras y podía ver claramente cómo todo lo sucedido horas antes le había afectado… y demasiado.
    Se acercó hasta él y lo abrazó con fuerza, intentando de alguna forma protegerlo y estar ahí, él comenzó a sollozar en cuanto sintió el calor de su hermana queriendo reconfortarlo un poco.

    Una hora más tarde, cerró la puerta de la habitación de su hermano con cuidado. Había escuchado entre murmullos y sollozos lo que él había hecho (y ella se había guardado cuidadosamente todos los reclamos hacía su impulsividad), llorando junto a él cuando comprendió todo lo que tenía que cargar en esos momentos por ser un Li.

    Se prometió arreglar la vida de Syaoran y hacerlo feliz.
    Aunque para eso ella tuviera que ir a rogarle de rodillas a Sakura para que la escuchara.

    Aunque… Feimei tenía una idea muy clara de a quién podía acudir para lograrlo con mayor facilidad.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Fayth.

    Fayth. Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    4 Julio 2009
    Mensajes:
    194
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    Gracias. :333 Séh, es que son tan monos. xD ¡Aww~~! :3 Sos una dulce. ;3 Es que; ¿quién no se volvería fangirl por esta historia? ¡Lo amo! (Queconstequeteacosaríaporperfilconeso. xD)

    Al cap. :3

    ¡LO AMEEEE CON DESEOOOOOOOOOO! (SonópervertidoperoquéxD)

    De verdad. Lo juro. No sé cómo expresarme, si no fuera como soy ahora estaría llorando happy~~. xD

    La narración perfecta y asdasfa. No soy nadie para decirte, aunque pillé dos fallas:
    Tilde.
    Y un "su sus" que no me acuerdo por dónde estaba, ya que simplemente me viene a la mente gritar, matar y fangirlear. xD
    Juro que ahí me maté. Me dio un asdasda porque me sonó a peleas. *----* (?) Amo cuando pasa algo así. Al final algo pasa y son happies~~. xD Aunque a veces no. u,u (??)

    Okey. Lo amé, segurísimo. Si creías que no se podía amar más a un capítulo; te equivocaste, porque yo lo re re re re re re re y más re amo. :she:

    Me gustó lo que hará Feimei, no sé que diablos irá a hacer pero me da un nervio para que todo le salga bien. ¡Ya quiero saber quién le ayudará! De verdad; mi chicle no está disponible para pensar otra cosa que "alabar a Pami-Sama por sus capítulos tan seximente sexi". :*---------*
    Me dio un tic nervioso cuando SakurA lo alejó. D: Aunque me agradó, porque mostró un orgullito. *----*

    De veras, al principio del capítulo pensé que se dejarían llevar; pero cambió rápidamente cuando SakuritA lo alejó. Yo quería que siguieran... :OJITOS: Ok, olvídalo; estoy viviendo un mundo rosa. xD

    Cuando pasó todo aquello, ya me vi a Syaoran tirándose un océano de licor. De verdad. :she:
    Y lo de SakurA y Matt... Diablos, me dio tristeza por todo lo que pasó. Me pareció frío que ella ignorara así lo de Syaoran, pero luego noté todo su sufrimiento. De hecho; como dije arriba, hubiera llorado. D: Pero me ser fuerte. ;___; (?)

    De verdad, sin más qué decir; lo amé completamente. Lo re leería mil veces, será un gusto hacerlo. Cada día me atrapas más, no importa qué pase; seré eternamente una fangirla de esta historia. :33

    Bueno. Espero la continuación intrigada-ansiosa-impaciente-muerta-para-revivir-al-siguiente-y-volver-a-morir-sucesivamente-por-tus-emocionantes-capítulos-y-amarte-quererte-e-idrolatarte. :OJITOS:
    Omfg. Yo que amo tanto este fic. ;___;
    Dios santo... Recibirías unos agudos gritos por parte mía y muchos asesinatos de fangirl que soy. *------* (?)

    Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé -Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé - Lo amé y lo amé. :gex2: Pondría más; pero sería muy largo. D:

    De verdad. Resumiré: Lo amo cada día más. Alimentas perfectamente mi sed de fangirla. :33
     
  14.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    La peor cosa que te puede suceder es seguir enamorada de tu ex y reencontrarte con él nuevamente; pero 'lo peor' que les paso a ellos es el besarse nuevamente y revivir esos momentos de felicidad infinita que parecía que nunca iban a acabar.
    Creo que es lo más duro que le pudo pasar hasta ahora a Sakurita ToT. Al menos tiene a su lado a Matt mientras Syaoran tiene a Feimei, aunque no estoy muy segura a quien podría recurrir si realmente quiere arreglar la vida de su hermano. Pienso en Tomoyo en esta ocasión puesto que ella siempre esta dispuesta a hacer sonreír a Sakura y de ser posible, lograr hacerla feliz.
    Ya veremos que tanto tramará ella. Sólo espero que se salga con la suya.
    Eso de que entramos en la recta final me deja en shock :eek:. Esta demasiado emocionante como para que termine tan pronto ToT.
    Pero todo tiene un final, es imposible evitar esa pesadilla xD.
    Sigue así. Todo esta de maravillas.
    Salu2.
     
  15.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Todo está bien [CCS]

    AlexA y Pam; gracias por sus comentarios. Soy una malagradecida por no responderlos adecuadamente pero juro hacerlo el miércoles que suba un comentario extra. Ahora, simplemente, si me quedó más en el techo de mi casa para publicar esto les juro que me congelo.

    Capítulo XVII
    Alice

    Escuchó la puerta de la habitación cerrarse suavemente y soltó el aire lentamente. Llevaba ahí encerrada casi dos días y estaba segura de que a Tomoyo le faltaba poco para ir por Matt o Hideki, cualquiera que pudiera sacarla de ese lugar.

    Sakura se enderezó de aquel cómodo sillón donde había decidido tomar una pequeña siesta y bostezó ante el cansancio acumulado.
    Vio a su alrededor y notó el desorden que había causado en aquella ocasión, había papeles por todos lados, montones de envolturas de las paletas que le gustaba comer cuando escribía y se notaba dónde había ido a parar a cada momento, porque no solía quedarse en un solo lugar al escribir.
    Una de las peticiones que tenía sobre su lugar de trabajo era estar completamente habitable: baño, muebles cómodos, espacio suficiente para moverse y hasta una pequeña cocina. En ocasiones era más su cuarto que su habitación propia.

    En su casa anterior contaba con una estufa ahí dentro, y hasta con despensa, ahora sólo tenía que subir las escaleras y tenía una. Considerando eso… era hora de ir por café, realmente lo necesitaba.

    Subió las escaleras y no se asombró de toparse a Tomoyo en la cocina, preparando un rico desayuno.

    —¿Me acompañarás a desayunar? —preguntó la amatista mientras servía dos tazas con agua caliente. Aquella pregunta era un disfrazado ‘¿estás bien?’.
    —Sí, pero después volveré a mi libro —respondió Sakura, lo cual era ‘no del todo, pero ya no duele’.

    Tomoyo sonrío melancólicamente ante su manera tan extraña de comunicarse cuando sabían que preguntar directamente no serviría de nada.

    —¿Qué tal vas con tu libro? —cuestionó mientras tomaba asiento.
    —Bien, bien… —mencionó Sakura imitándola—. De hecho ya estoy por terminarlo, tanto así que ayer comencé otro.
    —¿Otro? —preguntó preocupada—. ¿Y lo vas a lanzar con Yamska?
    —¿Y por qué no? En la otra editorial estoy pausada porque aún les falta sacar uno que ya entregué, y aquí me ofrecieron la oportunidad y…
    —Y es la empresa de los Li —exclamó un tanto molesta.
    —No es por ellos que deseo estar ahí —murmuró Sakura cruzándose de brazos.
    —Pero te lastiman, ¡y lo sabes!

    Sakura suspiró y bajó la mirada. No podía negar eso; realmente el verse con Syaoran le iba a doler más ahora que antes. Syaoran Li seguía siendo alguien importante en su vida, aunque se hubiera puesto a la tarea de negárselo a sí misma por años.

    —Podré soportarlo, Tomoyo —dijo con una sonrisa melancólica—. Tal vez estoy loca, demasiado… pero… —levantó la mirada para posarla en el rostro de su mejor amiga— pero siento que si lo hago, por fin podré cerrar esa parte de mi vida.

    La amatista suspiró con tristeza ante la idea de que Sakura siguiera soportando a Li, que volviera a verlo y escucharla llorar cada noche como en aquellos días.
    Pero de algo estaba segura, la idea de cerrar aquella tristeza que empañaba su vida era buena idea.
    De todas formas, ella haría todo lo posible porque jamás volvieran a lastimar a su mejor amiga.

    &.

    “Entonces, como si hubiera sido planeado, ambos levantaron la mirada y la clavaron en el otro. Jennifer se sonrojó ante aquello; le resultaba extraño el poder decir que eran algo, que no sólo era una fantasía suya, un sueño despierto o algo parecido.
    Bajó la mirada cuando sintió cómo Jacob se acercaba a ella, las palmas de las manos comenzaron a sudarle y sintió cómo su corazón comenzó a palpitar más deprisa.

    Él la apresó contra la pared y le sonrío de esa forma que sólo él tenía, medio ladeada pero con toda la ternura que podía tener un hombre. Jennifer comenzó a temblar ante la expectación, el suave aroma que ella denominaba ‘de Jacob’ la envolvió.

    Sintió un par de gentiles dedos en su barbilla que le levantaron el rostro con cuidado y subió la mirada. Cerró los ojos cuando sintió el aliento de él encima de sus labios, hasta que él posó aquella boca que siempre imaginó besándola… pero esta vez no era un sueño.
    Ya no.
    Ahora era real.”

    Sakura gimió cuando notó que lo que había escrito; no era la primera vez que sus palabras terminaban guiándola a un párrafo llenó de las emociones que había experimentado con Syaoran, o una descripción detallada de lo sucedido en aquella ocasión.

    Seleccionó el texto y lo borró con saña, tanta que por un momento creyó que su portátil la regañaría con un ‘¡hey, que yo no tuve la culpa!’, y no, ella lo sabía, toda la culpa era suya y sólo suya.
    Subió sus piernas a la silla y acomodó su barbilla en las rodillas.

    No podía evitarlo, simplemente era algo que se repetía en su mente una y otra vez. Y lo peor era que el poco tiempo que había podido dormir tuvo un sueño donde el beso se transformaba en algo más íntimo, recordando cuando hacía el amor con él.
    Sonrío un poco cuando recordó su primera vez, los dos llenos de inquietudes y miedos, sin saber qué esperar, qué hacer o si estaban haciéndolo bien.

    Las lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas, dejando más marcas de las que ya tenía en ellas. Porque nunca había dejado de llorar en realidad, únicamente se calmaba lo suficiente para no empañar su visión, pero por dentro sentía cómo se rompía.

    —Te odio, Syaoran Li —murmuró entre sollozos—. Te odio tanto…

    Claro que lo peor, era saber que no era verdad.

    &.
    —¿Alguna vez has leído un libro de ‘Esmeralda’? —preguntó Alicia, imitando un gesto de incredulidad ante el nombre.
    —¿Por qué estamos hablando de esto? —cuestionó Syaoran mientras revisaba los documentos de su escritorio.
    —Porque tal vez deberías hacerlo…
    —Alice —mencionó con firmeza, levantando la mirada para verla directo a los ojos—. No intentes meterte, en serio.
    —Pero necesitas que alguien te guié, Syaoran —murmuró con una pequeña sonrisa—. Porque ahora no sabes qué hacer.
    —Sí qué sé.
    —¿Entonces qué harás?

    El chico clavó su mirada chocolate en su amiga y asistente, intentaba ser duro con ella pero Alice ya estaba acostumbrada a esa forma que tenía para evadirse y no lo dejaría, no en esa ocasión.

    —Lee este —exclamó, dejando un libro en el escritorio—. Te ayudará.

    Dicho eso, se levantó de la silla y se encaminó a la salida, sin voltear nuevamente hacia atrás.

    Syaoran murmuró un ‘ajá, ¿qué más?’ y decidió continuar con su trabajo. Los números, las vistas al futuro, decisiones importantes a tomar, ¡eso era lo que él disfrutaba e su trabajo!
    Porque lo mantenían alejado de su realidad.

    Gruñó cuando cinco minutos después notó que había fallado en el balance que estaba haciendo para asegurar las ganancias debido a que el libro había aumentado de tamaño, o tal vez no, pero como si estuviera más grande.

    Lo tomó y observó con cuidado el título del libro, la imagen que tenía en la portada, que era tan sencillo cómo sólo algo de Sakura podía ser y, sobre todo, el nombre de la escritora en letras grandes sobre el adverso.
    Sonrío un poco cuando recordó a la Sakura que vivía en las nubes todo el tiempo, aquella que conoció cuando no sabía que él la observaba. Suponía que la elección de la carrera podría ser por todas aquellas fantasías que seguramente tenía en aquellos momentos, cuando se escapaba del mundo en el que vivía e inventaba alguno propio.
    Suspiró. Él ahora que necesitaba escapar del suyo.

    Syaoran vio los documentos que aún esperaban por su revisión y los movió a su derecha, aún tenía tiempo de sobra para revisarlos. Toda la vida si quería.
    En esos momentos, debía arreglar primero su vida personal.
    Eso era lo importante.

    &.

    —¿Entonces? —preguntó Feimei, sentándose con elegancia en la silla frente al escritorio de Alice.
    —Sigue esperando, Feimei —dijo la chica de cabellos cortos mientras anotaba unas cosas en la libreta de citas—. Ustedes en ocasiones son tan impacientes e impulsivos, ¿sabías?

    Feimei gruñó alto ininteligible ante la afirmación.

    —En ocasiones primero se deben intentar otras cosas.
    —¿Cómo lo que hiciste? —cuestionó con sarcasmo.
    —Justo como eso —mencionó con una sonrisa en el rostro—. Syaoran es un buen chico y estoy segura de que sabrá qué hacer con lo que le he dado.
    —No merece que seas su amiga.
    —Tú tampoco y mírame, aquí estoy arreglándoles la vida.

    La descendiente de la familia Li negó con la cabeza, ¿para qué negarlo? No era la primera vez que Alice hacia algo por su familia, por ella, por Syaoran.
    La creación de la editorial había sido un sueño suyo, la decisión de Alice por ayudar a cumplirla y el deseo de la misma chica por sacar a su mejor amigo del pozo donde se había metido eran la razón del porqué Syaoran estaba al frente.

    Sonrío melancólicamente, ¿quién diría que todo lo que había sucedido los llevaría a ese día?
    Bueno, en este mundo no existen las coincidencias.
    Solamente lo inevitable.

    Y tal vez lo inevitable en ese momento, en ese mundo, en ese ahora, era que tuviera que pasar lo que sucedió para asegurarle un final feliz a su hermano.
    Rezaba por eso.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    Creo que Syaoran se llevará una grata sorpresa al leer los libros de Esmeralda Carter. Las semejanzas con las cosas que vivieron le ayudará a darse cuenta que aún no la ha olvidado xD. Me encanta como se va dando todo y la manera inesperada en que llegue a acabar todo este embrollo es lo que más me emociona ^^.
    Tal vez Feimei logre su cometido aunque no sé exactamente lo que tiene en mente pero más o menos me hago la idea ._..
    No te preocupes por no contestarnos como tu desees, con que coloques la conti estoy feliz xD. Sé que tienes también cosas por hacer de modo que no te culpo. Yo trabajo y de modo que agradezco que coloques tus caps los sábados, que son mis días libres :(. Pero bueno, eso me alegra el día de modo que espero con ansias los fines de semana (eso pasa cuando eres fan y no puedes esperar tanto tiempo xD).
    Como siempre, un trabajo excelente. Sigue así.
    Salu2.
     
  17.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Todo está bien [CCS]

    Pam; sobre todo ese libro. A mí sí me importa responder porque ustedes se toman el tiempo para dejarme un comentario :'(

    Capítulo XVIII
    Kat y Carl

    ‘Durante días enteros se preguntó si no estaba llevando todo al extremo, después de todo iba a abandonar su vida completa por alguien que no lo merecía.
    Su madre una vez le dijo que si un chico la hacía llorar no valía la pena, Kat estuvo de acuerdo… pero era diferente el vivirlo. Por más que sus amigos le gritaran que Carl no la merecía, que no valía sus lágrimas o sus sueños, ella no podía evitar derramar algunas en cualquier momento que el recuerdo la atacaba.

    Sonrío con tristeza cuándo intento adivinar dónde no había llorado en los últimos meses, sí, meses. Ya había pasado tanto tiempo.
    Se había sumido en una depresión que la llevaba con zombie de un lugar a otro. Universidad, trabajo, casa, universidad, trabajo, casa. Como un círculo sin fin.

    Kat lo había decidido desde que él pronunció las palabras que nadie quiere escuchar: ‘necesito hablar contigo’. Se preguntaba si sería cobarde por hacerlo o completamente lo contrario.
    Negó con la cabeza, después de todo no iba a suicidarse.
    Iba a desaparecer.

    El mes siguiente ordenó toda su vida hasta empaquetarla en dos cajas. Era triste el reconocer que todo lo que alguna vez había sido de importancia se reducía a eso.
    Convivió con sus amigos como antes de que él la dejara, mostrándoles a una Kat sonriente y, al parecer, muy restablecida. Quería que mantuvieran ese recuerdo de ella, el de una chica feliz y luchadora.

    Además, observó día tras día a Carl en la universidad donde ambos estudiaban. Le vio reír, divertirse, molestar a sus amigos y besar a aquella chica que ahora era su prometida.
    Lloró de frustración al provocarse tal dolor, pero de alguna forma eso le aliviaba el alma. Después de todo lo que Kat había querido alguna vez era verlo feliz.

    Escribió una carta a sus padres y otra a sus amigos, se despidió de ellos con una sonrisa en los labios. Después, guardó todo en lugares estratégicos donde podrían encontrarlo y partió a aquel lugar.
    Donde viviría a partir de ese momento y para toda la eternidad.’

    Aquella noche Syaoran no había dormido. Raramente, tampoco tenía un solo miligramo de alcohol en el cuerpo. Había decidido enfrentar aquello con la mayor sobriedad posible, mínimo al comienzo, después se había enfrascado tanto en la lectura que no se había movido demasiado de su cama.

    Cuando tomó el libro entre sus manos al llegar a su habitación se había auto-convencido de que el libro era de Esmeralda Carter, alguien ajeno a Sakura Kinomoto.
    Sin embargo, cuando iba por el cuarto capítulo entendió el porqué Alice le había recomendado exactamente ese libro: era la historia de lo que Sakura había vivido después de que se alejaran, también venía un poco de la historia de su amor.

    Un resumen algo burdo comparado con todo lo que él recordaba; escenas completas eran extractos sacados de aquellos días.
    Sonrío melancólicamente al notar cómo en la declaración de Carl a Kat, el sonido de las campanas de medianoche los sacó de su ensoñación, y recordó exactamente el lugar exacto donde había sucedido todo eso en la vida real.

    Él le había pedido que fuera su novia un día a mitad de la noche, había sido espontaneo y aún así digno de recordar. Habían pasado la noche entera en aquel festival que hacían en el Templo Tsukimine y cuando llegaban a la casa de ella, Syaoran había sentido la necesidad de decírselo.
    Tenían tan solo 15 años.

    Syaoran comenzó a llorar sin notarlo, las lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas sin pudor alguno por mostrarse tan débil. Él sabía cuándo había sufrido él con toda la situación, pero nunca se imaginó que fuera el causante de la transformación de Sakura en Esmeralda; en aquella chica con frío corazón y encerrada en un mundo donde nadie podía alcanzarla.

    Vivió palabra tras palabra, enunciado más enunciado, párrafo y párrafo, la vida completa de la mujer a quien amaba después de que él la abandonó. Sufrió al recordar por aquellas líneas lo sucedido.
    Las palabras dichas por él habían sido plasmadas en aquel libro, en el capítulo cinco, en un recuerdo que tenía Kat al despertar.

    Logró preguntarse si para Sakura despertar se refería a comenzar a ser Esmeralda.

    Syaoran Li se prometió intentar una y otra vez en devolver a Sakura a la vida, a aquella que él había conocido. De la que se había enamorado.
    La única chica que había podido derretir su corazón con una simple sonrisa y le hacía feliz con sólo su compañía.
    &.

    —¿Sabías que Li está divorciado? —preguntó Tomoyo aquella noche, como quien no quiere la cosa.

    Matt dirigió su mirada hacia ella, cuestionándose cuándo el nombre de él había comenzado a aparecer en la casa. Hasta donde él sabía Syaoran Li era un ente innombrable.

    —Sí, lo sé —respondió.
    —¿Por qué crees que sea?
    —¿Qué planeas? —preguntó de vuelta, frunciendo el ceño.

    Tomoyo bebió un trago del vino que tenía en su mano y recorrió la sala con la vista.

    —Sakura luce bien —murmuró sin aclarar nada.
    —Ella está bien —exclamó Matt.
    —No lo está —suspiró—. Se ve igual que antes, cuando Syaoran terminó con ella: tranquila, feliz, despistada. Luce bien, pero no lo está —calló unos instantes—. ¿Sabes que Kat primero se llamaba Esmeralda?

    Matt levantó la mirada de donde la había depositado entendía perfectamente de qué hablaba la amatista. Del primer libro de Sakura, aquel que había escrito con el dolor de todo lo que sentía en aquellos días.

    —¿De ahí sacó su nombre? —cuestionó.
    —Sí, de ahí —afirmó ella—. Cuando se dio cuenta qué tan parecidas eran sus recuerdos con la situación de ‘Esmeralda’ comenzó a hacer que el resto la llamaran así, yo no entendía el porqué hasta que sacó el libro y tomó el sobrenombre. Más aún —levantó la manos en señal de molestia—, cuando lo leí fue… revelador.
    —¿Insinúas que Sakura alguna vez quiso…? —no terminó la frase.
    —Congelarse no, por supuesto. No es posible en la vida real —exclamó—. Pero suicidarse, probablemente sí.

    El silencio cayó sobre ellos mientras cada uno reflexionaba la situación por separado. Tomoyo era quien conocía más a la castaña, quien en estos momentos se encontraba encerrada de nuevo en el sótano, escribiendo sin parar, y sabía que necesitaba algún tipo de ayuda en esos momentos. Se sentía inútil sabiendo que no podía hacer nada.

    Matt, por otra parte, conocía a Esmeralda. A Sakura dentro de su papel de una chica que todo le resbalaba sin tomarle ninguna importancia.
    Vivió con detalle todo el romance que ella había tenido con un tal Yao años antes y, a pesar de la enorme ternura que el hombre tenía hacía ella, y ella hacía él, nunca la había visto precisamente feliz.

    —¿Sakura era feliz al lado de Li? —preguntó de pronto.
    —No tienes idea de cuánto —susurró ella, negando con la cabeza. Después levantó la vista y la clavó en Matt, decidida—. ¿Qué tal están tus contactos en Hong-Kong?

    Matt asintió solemnemente.
    Podía ser la mayor estupidez que hicieran en sus vidas, pero si para sacar a Sakura de aquel estado de mutismo, donde parecía más un zombie que alguien vivo, era necesario hacerlo. Lo harían.

    Después de todo eran sus mejores amigos.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    Pam

    Pam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    25 Diciembre 2006
    Mensajes:
    491
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    Ya me parecía que Tomoyo tendría que entrar en escena para poder quitar a Sakura de aquel enorme hoyo en cual que se hallaba. Después de todo, cuenta con Matt y quien sabe si llegue a aliarse a Feimei con sus planes. Aunque actuén de momento por separado, ambas estan de acuerdo en sacar a esos dos al mundo real nuevamente. Al fin y al cabo sólo intentan ayudar a sus seres queridos, aunque para ello tuvieran que arriesgarse a usar sus últimas cartas.
    No te preocupes Pami, para mi es un placer dejar un comentario (aunque no se si es de utilidad pero de todos modos lo hago xD).
    Verdaderamente te esta quedando increible todo, sólo espero que todo les vaya bien a nuestros personajes y logren su cometido.
    Ojala puedas publicarlo en breve de nuevo, el quedarse en ascuas no es muy gracioso xD.
    Sigue así y ya sabes que tienes mi admiración con tus escritos ^^.
    Salu2.
     
  19.  
    Himawari

    Himawari Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    4 Enero 2010
    Mensajes:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Re: Todo está bien [CCS]

    ¡¡Hola!!
    amoo totalmente tus historias Pamii!!
    Tiene poco que empezé a leer fics en CemZoo y me encantó *.*
    en especial este fic!!! tienes una maravillosa idea y sabes plasmarla a la perfección!!!! te felicito.

    En mi opinion (Oh cielos!! me siento como político hehehe) me parte el alma que hagas sufrir así a Sakurita eehh :mad: y también otra cosa... ¡Cómo te atreves a hacer de mi lindo Shaoran un alcohólico!!! O.o está bien, lo pasaré por alto sólo porque no creo que la droga sea mejor... xD

    Espero con ansias ver que trama Tomoyo... y también que piensa hacer Feimei ahora...
    uuu n_n ¡La sola idea me emociona!!!
    OMG!! eres una muy buena escritora!!! sigue así y haz que se cumpla el objetivo de hacer felices a esos 2...
    hehe saludos!!!!
     
  20.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Pluma de
    Re: Todo está bien [CCS]

    Pam; claro que es de utilidad :D! A mí me hacen muy feliz leerlos. Siento que los amigos son los mejores para sacarnos de nuestros problemas, aunque en este caso necesitarán de más ayuda de la que parece.

    Yinn Lang; ¡bienvenida a mi historia! Muchísimas gracias por tus comentarios :D!

    Perdón por no publicar la semana pasada, varios problemas y eso. Y en este encontrarán más errores que de costumbre porque está recién terminado, no lo he ni revisado.
    Perdón u_ú

    Capítulo XIX
    Sólo hablar

    —Me niego.

    Tomoyo suspiró y Matt murmuró un ‘terca como una mula, Dios’.

    —Sakura, entiende, no necesitas ir a enfrentarlo, no es tu método normal…

    La castaña le lanzó una mirada envenenada a su mejor amiga.

    —No, no lo es —aseguró—. Pero no dejaré que se crea el ganador de esto.
    —¿De qué? —preguntó exasperado Matt—. ¿Por qué compiten? ¿Por ver quién le hace más daño al otro?
    —En eso obviamente él me lleva ventaja —murmuró entrecerrando los ojos—. No, no es eso. Es sólo que —suspiró y bajó la mirada—… quiero ir, enfrentarlo.

    Tomoyo negó con la cabeza.
    Algo que no podía negar era que de aquella relación entre Sakura y Syaoran a ambos se les habían pegado costumbres del otro; ella era mucho más terca, como se notaba justo ahora.

    —Iré contigo —afirmó él.
    —Eso esperaba —respondió Sakura con una sonrisa—. Ahora, si el debate ha terminado, debo terminar el siguiente capítulo antes de que las ideas se esfumen de mi mente.

    Matt y Tomoyo observaron en silencio como la castaña daba media vuelta y se metía rumbo al sótano, de donde apenas la habían sacado en pocas ocasiones.

    —¿Has descubierto algo? —preguntó ella cuando reviso que la puerta estuviera bien cerrada.
    —Algo, sí… —dijo Matt suspirando—. He descubierto muchos más detalles de los que esperaba siendo la familia Li, parece que a Syaoran no le importó mucho guardar aquellos chismes y rumores sobre su matrimonio.

    El chico sacó una carpeta de su portafolio y se la ofreció a Tomoyo.

    —Ahí podrás encontrar toda la información.

    La amatista asintió y comenzó a leer con rapidez.

    &.

    —Syaoran —comenzó Feimei—. Espera, ¿a dónde crees que vas?

    La mayor de los hermanos Li acaba de toparse con el chico, quien salía de su habitación con una expresión decidida en el rostro. Comenzó a perseguirlo por los pasillos de la mansión.

    —¡Espera! —exclamó—. ¡Qué esperes te digo! —gritó al tomarlo el brazo para detener su avance—. ¿Qué vas a hacer?
    —Iré con Sakura —afirmó seguro de sí mismo.
    —¿Estás loco o qué? —mencionó un poco exasperada—. Primero piensa que vas a hacer, no vayas simplemente a ver que se te ocurre en el camino.
    —Feimei... —comenzó él.
    —No, escúchame bien Syaoran Li —comenzó—. Ya una vez fuiste a decirle las cosas sin antes analizarlo y mira cómo has terminado. En esta ocasión nadie te está presionando para hacerlo —tomó un poco de aire, ese hombre sí que le exasperaba.
    —Yo ya sé qué decirle —aclaró evidentemente molesto.

    Feimei frunció los labios, eso le había dicho la última vez.

    —Xiao Lang… —dijo, pronunciando como cuando vivían en Hong Kong y eran unos niños. Siempre había sido más unida a su único hermano que a sus tres hermanas mayores. Él levantó la mirada y leyó en ella lo decidido que se encontraba—. Confío en ti —murmuró.

    El castaño le dio un abrazo y un beso en la frente antes de tomar las llaves de su auto y salir corriendo rumbo al estacionamiento.

    Syaoran Li había tomado una decisión cuando termino de leer aquel libro que resumía la vida que no conocía de la mujer que amaba, iba a recuperarla. No le importaba cuánto tiempo tardara en lograr convencerla, en lograr acercarse.
    Iba a demostrarle a Sakura Kinomoto que seguía amándola.

    Condujo hasta aquella casa que conocía desde su adolescencia con la mente en otro lado; hasta que bajo del auto notó que con las prisas su cabello seguía húmedo y tenía la ropa desarreglada. Suspiró profundamente mientras consideraba el cómo acercarse al lugar y qué decir.

    Tocó la puerta y alguien gritó un ‘voy’, entonces mordió su labio inferior, se encontraba nervioso. Y hacía ya demasiado tiempo desde que alguna vez se había sentido así.
    Por unos instantes se imaginó a la Sakura que ella recordaba sonriente, enfundada en una de sus faldas cortas, el cabello corto y aquella mirada que le decía cuánto lo quería. Siempre solía abrir la puerta gruñendo algo para su hermano, ahora que lo pensaba: ¿dónde estaba ese idiota?

    La puerta se abrió de pronto, sacándolo de sus ensoñaciones, y se topo de frente con Tomoyo Daidouji.

    De pronto, ya no se sentía tan valiente.

    —Eh… —comenzó.
    —¿Qué haces aquí, Li? —preguntó la amatista de una forma cortante.
    —Vine a hablar con Sakura.
    —¿Con quién? —cuestionó—. Aquí no vive ninguna Sakura.
    —Sé que ahora su nombre es Esmeralda, ¿sí? —aclaró frunciendo el ceño—. Sólo quiero hablar con ella.
    —¿Para qué? —volvió a preguntar—. ¿Para decirle algo que la va a dañar? Porque esta vez no te lo voy a permitir, Li.
    —¡No tiene nada que ver contigo! —reclamó molesto.
    —Ella es mi mejor amiga y mi prima, ¿por qué no habría de meterme? Tú la estás dañando.

    Syaoran iba a gritarle de nuevo cuando un movimiento detrás de la chica frente a él llamó su atención: Sakura acababa de pasar por el pasillo y justo detrás de ella Matt.

    —Sakura… —murmuró.

    Tomoyo dio media vuelta y se topó con una Sakura petrificada al pie de la escalera.

    —¿Qué hace aquí? —preguntó Matt, rompiendo el silencio.
    —Vine a hablar con Sakura —respondió Syaoran. ¿Qué hacía ese hombre ahí?

    Matt frunció el ceño y dirigió su mirada a Sakura, quien veía a Syaoran con un extraño anhelo y con algo de terror en la mirada.

    —Sakura —comenzó Syaoran, al ver la escena—. Quisiera hablar contigo.
    —Amor, no es necesario que hables con él si no quieres —mencionó Matt, tomando la mano de la castaña entre las suyas—. Ve a tu habitación y te veré ahí en unos momentos.

    Syaoran gruñó bajo, ya sabía que eran novios, pero ¿por qué diablos en la habitación de ella?

    —Tomoyo —murmuró Matt, viendo que Sakura seguía sin moverse—. ¿Puedes llevarla?
    —Sí —afirmó la amatista caminando hasta la flor de cerezo e incitándola a subir por las escaleras.

    Matt caminó hasta la puerta y vio con dureza a su jefe.

    —No tiene ningún derecho a venir —exclamó cuando escuchó una puerta cerrarse en la segunda planta—. Es nuestro jefe, sí. Pero no se le permite venir a molestarla en su vida privada.
    —¿Eres su novio? —soltó sin voz.
    —¿Y qué si lo fuera? —preguntó de regreso—. ¿Por qué eso habría que importarle a usted?

    Shizuka lo sabía, ese chico sabía la historia que estaba en el pasado de ellos.

    —Sólo quiero hablar con ella —murmuró.
    —Hagamos algo —comenzó Matt—, hablaré con ella. Si quiere hablar con usted, me comunicaré. Si no, entonces le pido que no vuelva a venir a esta casa. Que tenga buena noche —dijo antes de cerrar la puerta.

    Syaoran frunció el ceño. No era lo que tenía en mente, pero no contaba con Daidouji, y mucho menos con el novio. Tragó saliva. ¿Eso significaba que su plan no podría ser?
    ‘No’, se dijo. Después de todo no había hablado con ella, aún tenía una oportunidad.

    Caminó hasta la calle y cerró la cerca con cuidado, después levantó la mirada y vio prendida la luz del cuarto que era del padre de Sakura, suponía que ahí vivía ella ahora.

    —Li —escuchó cuando acababa de dar media vuelta. Era Tomoyo—. Ella dice que hablará con usted mañana, a las seis de la tarde, aquí —dijo con seriedad—. Si vuelves a lastimarla, me temo que tendrás que enfrentarte con Matt y conmigo, ¿queda claro?
    —Sí —respondió el castaño sin voz.

    Mañana hablaría con ella.
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso