Tiempo compartido

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por Nopal, 17 Noviembre 2014.

  1.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    200
    @Alessandra

    FFC: Originario de Crystal Tower (cancelado)
    Personajes: Ian Strahovski & Deimos Achilles


    Tiempo Compartido

    Las luceas de la ciudad siempre habían opacado a las estrellas, por ello Achilles casi se podía considerar un ermitaño. No tenía casa propia todavía, y no pensaba tenerla aún.

    - Ya tienes tu boleto y la habitación...aunque esta...

    -No importa, lo que sea está bien. -Le dijo a su servicial e interesada en su entrepierna, chica de recados.

    -Nos vemos Caíl -se despidió la mujer no recibiendo respuesta. ¿Por qué siempre se interesaba en los patanes?

    ***

    Achilles fue a buscar su maleta en la cinta transportadora, y por un instante creyó ver una mata de pelo rubio conocido balancearse por allí. Sacudió levemente la cabeza, era una locura.

    Esta vez estaba en Curacao, al parecer estaban empeñados en tostarle la piel. Contaba ya con 24 años era más fuerte y eficiente que antes. Así que solo estaría dos noches como máximo allí. La habitación no le interesaba mucho. Retiró su llave esperar explicación...

    -Doscientos siete -introdujo la llave en la cerradura y entro. Al hacerlo se encontró con una pistola apuntando, y detrás unos ojos y cabello que conocía bien-. ¡Al carajo!
     
    Última edición: 17 Noviembre 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Lexa

    Lexa Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,221
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    235
    -¡Sopresa~! -Canturreó Ian con una amplia sonrisa en sus labios, y el cañón del arma posicionada en la frente de Deimos. Pudo ver, por un segundo, la sorpresa en los ojos del griego, pero rápidamente Deimos le frunció el ceño y le dedicó una mirada de pocos amigos-. ¿Te he sorprendido, Dei~?

    El australiano bajó el arma y se acercó a Achilles, besandole en la mejilla como solía hacerlo cuando le veía. Se estaba convirtiendo en una costumbre, pensó el griego.

    -¿Qué carajos, Ian? -Gruñó el mayor, echándose hacia atrás y quitándose la chaqueta-. Curacao Ian, ¿en serio?

    -Oh~ Cosas del destino~ -burló el rubio, con su típica sonrisa en sus labios.

    Habían pasado varios años desde la última vez que se habían visto, a pesar de que Ian llamaba al griego de vez en vez para molestarlo un poco. Y ciertamente el pasar de los años se evidenciaban en las facciones de ambos. Seguían igual, pero eran diferentes. Simplemente es como si se les viera con más fuerza.

    -Me costó mucho cuando te vi en el aeropuerto no lanzarme hacia a ti, pero me contuve para darte esta sorpresa~ Ahora viene la parte donde me dices lo mucho que me has echado de menos, y me besas~ -Rió el australiano, acercándose a Achilles y posando sus manos en los hombros del otro-. Por qué yo te he echado mucho de menos, Dei, muchísimo~
     
    Última edición por un moderador: 17 Noviembre 2014
  3.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    229
    -Bien por ti Ian. Bien por ti -dijo con desgana, haciendo a un lado al chico y yendo a la habitación.

    Una sala espaciosa, con una mesa/comedor larga, de a un solo espacio, cabrían unas cuatro personas, sofás cafés y mesas auxiliares con fruta fresca y flores. A su izquierda estaba la pequeña cocina, que no pensaba utilizar. Vio dos puertas a los costados y fue a la izquierda, alli estaban las maletas del australiano, mientras sentía que este lo seguía de cerca, sonriente.

    Fue a la puerta derecha y al entrar sintió sus sienes palpitar.

    Era un baño.

    -No compartiremos cama, y te jodes -arrojo las maletas a un lado y bajo a recepcion.

    -¿En que le puedo servir? -pregunto la secretaria, sonriente.

    -Necesito un cambio de habitación esto es un error...Yo no pedí esto. Sin compañeros debieron aclararle -paso la mano por su cara, respirando y calmandose.

    -Lo lamento, pero este hotel es solo tiempo compartido. Para parejas casuales o fijas, el Sr. Strahovski se encargó de las reservaciones y no se puede hacer nada. -La chica levantó la vista de la pantalla, buscando el registro de habitación, y vio que no había nadie. Solo una estela perdiéndose en las escaleras.

    A penas oyó el nombre del australiano salió hecho una furia a la habitación.

    Ian solo oyó el azote de la puerta principal.
     
    Última edición: 17 Noviembre 2014
  4.  
    Lexa

    Lexa Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,221
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    233
    Cuando Ian escuchó que la puerta principal fue cerrada con una fuerza descomunal, sabía que un Deimos rabioso se había topado con otra sorpresa. Rió por lobajo.

    El australiano estaba acostado en la cama, con su porte relajado y desinteresado en el mometo en el que Achilles irrumpió el cuarto. El rubio pudo ver pequeñas chispas de furia bailando en sus ojos.

    -Explícame -le gruñó el griego, acercándose a Ian con ganas de estrangularlo en ese instante. Habitaciones compartidas, dormir con Ian más de una noche, en una misma cama, no, no, eso no era posible. No conociendo como era Ian.

    El australiano en ese momento contuvo una carcajada que amenazó con brotar de su garganta ante la situación. Se colocó entonces de pie, casi sonriendo con burla mietras posaba sus manos en los hombros de Deimos y le palmeaba.

    -Oh, Dei, no te enojes~ -Canturreó cerca del rostro del griego, ladeando una sonrisa-. Es que tenemos tanto tiempo sin vernos que organicé que este encuentro fuese inolvidable~ -Con las manos en los hombros ajenos, hizo un poco de presión para sentar a Achilles en la cama. Cuando estuvo así, Ian bajó hasta la altura del otro, muy cerca-. Así pasaremos las mejores vacaciones aquí en Curacao junticos~ -Y con el descaro que se le caracteriza, le robó un beso a Deimos, sonriendo así sobre labios ajenos.

    La iban a pasar tan bien~
     
  5.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    211
    Decir que quería estrangular al australiano no era nada en comparación con lo que de verdad queria hacerle, ¿era posible que siempre este hallara cómo joderle? Siempre.

    Era más que inaudito.

    Pero la sonrisa en los labios del otro le demostraban que, ciertamente, eso estaba en sus planes, eso y mucho más. Frunció el ceño, y casi creyó que podría gruñirle de la mera rabia que estaba sintiendo, jurando que le sacaría los ojos un día de estos, quizás, incluso esa misma noche, luego de que seguramente el otro acurrucarse a su lado, por que simplemente buscaría hacerlo, así no estuviese de humor, así tuviese que ir a una misión, así tuvie...

    ¿Y la misión?

    Que se lo llevara el mismísimo diablo si lo que estaba pensando era cierto. Se irguió en seguida, no importándole que el otro se echara hacia atrás o no.

    —Ian, dime que no compartiremos misión ——casi amenazó, achicando los ojos, apretando los puños.
    Era imposible que solo le hiciera venir para ayudarlo en una misión o peor...

    —No hay misión, Dei, querido —sonrióm arrastrando las palabras en un deleite único.

    ...que solo lo haya traído para estar n él.

    Ahora era el australiano el que estaba con la espalda contra la cama, el otro encima, furioso.
     
    Última edición: 23 Noviembre 2014
  6.  
    Lexa

    Lexa Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,221
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    332
    -¡Wow! Con calma, Dei, con calma -habló el rubio con cierta sorpresa. Ciertamente la acción del griego le había pillado desprevenido, haciéndole incluso pestañear rápidamente por ello, pero al cabo de unos segundos retomó su semblante de serenidad y diversión-. Primero nos besamos, luego nos quitamos la ropa mientras nos besamos, y luego, cuando estamos desnudos, es que vamos a la cama y hacemos cositas~ -Canturreó el australiano con una voz cargada de picardia pura, haciendo énfasis en la última oración ante la posición que estaban.

    Pero Deimos estaba furioso, Ian lo sabía. Lo veía en sus ojos, su rostro, su ceño. Simplemente todo en Deimos en ese instante destilaba furia gigantesca. Y el rubio quería usar eso a su favor. Entonces Strahovski aún con aquella sonrisa que nunca se le borraba estampada en sus labios, subió sus manos hasta las hebras castañas de Achilles y atrajo una vez más los labios del otro hacia los suyos, en un beso que el otro correspondió con nada de gentileza.

    -Y, adivina qué~ -Susurró el rubio sobre los labios del otro, alzando una ceja-. También me he encargado de los boletos de avión, estaremos 3 días en esta maravillosa isla juntos~ Y no, no se puede re-programar el vuelo de vuelto, se agotaron~ -Ian vio como el ceño de Achilles se fruncía aún más (si eso era posible) y, por un instante, lo sintió temblar de rabia ante sus palabras. Ian ni se inmutó, todo lo contrario, su sonrisa se amplió.

    Cuando el griego estuvo por abrir su boca para decirle algo al rubio, quizá gruñirle en la cara alguna amenaza, el australiano lo vio venir y rápidamente posó un dedo en los labios de Deimos, acallandolo.

    -Así que relajate un poquito, Dei, y disfruta estas hermosas y placenteras vacaciones~ -Canturreó con evidente coquetería mientras una de sus manos se iba colando por dentro de la camisa del griego y palpaba su piel desnuda-. Y vamos a la parte donde nos besamos y nos desnudamos~
     
  7.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    226
    Se dejó hacer por el momento. La mano del australiano siempre había sido atrevida, jodidamente atrevida, como todo él, con cejas y pestañas incluídas. Y estas últimas estaban casi acariciando su mejilla al momento en que el de ojos azules se alzaba un poco, buscando retirar la camisa.

    Allí vio su oportunidad.

    Hizo ademán de echarse hacia atrás y retirar su propia camisa, vio el deseo instaurado en la mirada del otro.

    Era interesante.

    El rubio se quedó a la expectativa...y cabe decir que lo dejaron vestido y alborotado.

    Deimos se levantó de la cama, limpió con el dorso de su mano sus labios (gesto que a Ian le dolió. Cosa que para Achilles demostraba su creciente enojo), se arregló la camisa, y salió.

    -No me vuelvas a dirigir la palabra en estos días, Strahovski. -El que solo usara su apellido daba pie a que se mantuviese a raya.

    La puerta fue cerrada sin cuidado alguno.

    Achilles quería intentar hablar con la aerolínea, un bote, ¡un delfín! (así de desesperado estaba) con tal de irse. Pero no le daría el gusto al australiano de exasperarlo más, claro, si aquello era posible.

    Así que solo fue a buscar un bar, o de última instancia a una discoteca. Se alejaría lo más que pudiese de aquél hotel. Así tuviera que dormir a la intemperie esas dos noches.
     
  8.  
    Lexa

    Lexa Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,221
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    391
    Ian se quedó picado, sí, lo admitía. Él quería más, mucho más. Suspiró mientras veía al griego marcharse echo una furia, y pensó en ese momento que quizá se había excedido en su "pequeña" sorpresa, quizá había abusado, quizá no debió hacerlo, quizá...

    Nah.

    Con una nueva sonrisa formándose en sus labios se dispuso a salir de la estancia e intentar alcanzar a Achilles y calmarle un poco, pero ya para cuando salió el griego no estaba y la recepcionista tenía una mueca de miedo plantada en su rostro. Ian apretó sus labios para no carcajear en ese momento. Por un segundo se detuvo en medio del lobby del hotel pensando donde podría ubicar a Achilles. Más o menos lo conocía, así que sólo le tomó un par de minutos descartar lugares y encontrar el indicado quizá.

    Tomó un taxi y le indicó que lo llevara a uno de los mejores bares de la isla. Deimos no se metería en cualquiera de mala muerte.

    Cuando entró, el lugar estaba atestado de gente. Mucha, tanta que Ian consideró que era imposible buscarlo entre tanta multitud pero, quería encontrarlo. Conociéndolo, era capaz de no volver al hotel. Debía convencerlo, debía y quería contentarlo. Después de estar unos minutos dando vueltas por el lugar y tropezando con gente, no lo encontraba. Creía que no estaba, que debía ir a otro lugar hasta que vio cierta caballera castaña en una de las esquinas de la barra, bebiendo un sorbo de su bebida.

    El rubio no evitar ladear una gran sonrisa mientras se acercaba a él con pequeños y cautelosos pasos. Cuando estuvo a escasos centímetros de llegar al griego, éste volteó a mirarlo con el ceño aún fruncido -Ian incluso pensó que Dei no había cambiado esa expresión desde que lo vio en la habitación- y la mandíbula tensa.

    -Lárgate, Ian -Le gruñó, tomando otro sorbo de su bebida y volteando el rostro, ignorando la presencia del australiano.

    -Oh, vamos, Dei~ No puedes estar los 3 días enfadado conmigo -Achilles lo miró con esa mirada que le daba a entender al rubio que si podía, y quería-. Yo solo quería sorprenderte~ Trabajas taaaaanto, unas vacaciones no te caen nada mal~ -Se acercó entonces a Achilles por detrás, posando sus manos en los hombros del griego y masajeandole un poco ahí-. Atrévete a divertirte, Dei, vamos~
     
  9.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    206
    ¿Había dciho ya que quería ser un animal para poder gruñirle? Rugirle la molestia en la cara.
    Oh, estaba tan tentando a tomarlo por la camisa, alzarlo y lanzarlo al suelo, molerlo a golpes. ¿Tan bajo lo hacía caer el australiano? Sí, lo hacía.

    Se tomó la bebida de un trago, y pidió un shot de vodka puro.

    Quizás si se emborrachaba las cosas se harían más ligeras.

    Tres tragos de golpe más tarde el chico seguía allí, sentado a su lado.

    —Vete Ian —trató de no perder la compostura, pero la sonrisa contenta del chico...

    —Pero Deicito...

    A la mierda.

    —¿Qué tienes en la cabeza que te gusta joderme? Quería una misión, tener buena pasta, ir a Alaska quizás, un jodido lugar frío donde nadie me jodiera, pero tu Ian, tienes un radar, un imán de problemas, y me jode, madura de una vez.

    ¿Hace falta decir que mientras hablaba se había levantado y gritaba a todo pulmón? Al final solo escupió unos insultos en Ruso, oh, el alcohol en su sistema ya estaba ahciendo efecto, y sabía que eso el australiano lo iba a usar a su favor.

    Que le cayera una viga encima, por favor, o unos terroristas, nunca estaban demás, nunca.
     
  10.  
    Lexa

    Lexa Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,221
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    267
    Apretó los labios para no carcajear ante la explosión de Deimos, sabía que eso irritaría aún más al griego. Carraspeó la garganta, mostrando sólo una pequeña sonrisa mientras se colocaba de pie y tomaba a Achilles por los hombros, sentándolo en el taburete. Se acercó entonces al rostro del griego, ampliando su sonrisa llena de descaro. No le había afectado que Deimos le gritara, todo lo contrario, le divertía. Y más si éste seguía bebiendo alcohol, con molestia, sabía que podría tener una oportunidad de apaciguarle un poco.

    Achilles le miraba directamente, con rabia, como si quisiera con la mirada hacerlo chiquito y aplastarlo. Ian le exasperaba como pensaba que nadie podría hacerlo.

    -Shh, Dei, respira, que siento que te dará algo~ -Canturreó Ian, depositando un rápido beso en sus labios y luego echándose hacia atrás. Suspiró, sentándose en uno de los taburetes y clavando sus ojos azules en los verdes del griego. Acercó su mano, y con sus dedos acarició la piel de la muñeca de Achilles, mientras que éste tomaba otro trago de su bebida aún con su ceño fruncido-. Además, alivia esa frente, le saldrán arrugas a ese sexy cara que tienes~

    Entonces Ian miró a su alrededor, el lugar estaba atestado de gente. Por doquier. Demasiada. El rubio detestaba lugares con demasaida gente, sentía que lo embriagaba cierta sensación de incomodidad. Ian quería salir de ahí, pero con Achilles.

    -Dei, ¿Qué tal si vamos a dar una vuelta? Así te relajas un poco, verás como me porto bien contigo -le sonrió coqueto-. Vayamos a descubrir los grandes secretos que tiene esta isla, junticos ~
     
  11.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    183
    —Cualquier cosa es mejor a que me esté jodiendo a cada rato, Ian —lo miró despacio.

    Sabía que el alcohol estaba haciendo estragos, debía sudar el licor, o bien dormir un buen rato, pero con el australiano cerca cualquier opción parecía inalcanzable. Su sola presencia lo irritaba, aunque no entendía tanto el por qué, quizás se debía a que eran muy opuestos.

    —Señor, por favor retírese del establecimiento.

    Alzó las cejas ante el hombre que se acercó a él por un costado, sin duda un guardia, ¿tanto alboroto había armado?

    —Oh, pero qué nenas son acá, fue un poco de barrullo, nada comparado con la música —¿Acaso de verdad ese era él hablando? Oh Dios, que alguien se apiadara de su emborrachada alma en ese instante—. Tu ganas Ian, sácame de aquí.

    El otro no pudo hacer más que sonreír, ¿había dicho que Deimos era adorable ebrio? ¿No? Pues ahora lo hacía.

    —Eres una cosa adorable ebrio Dei~

    Creyó sentir una sonrisa aparecer en sus propios labios, ¿le causaba gracia o rabia que le dijeran adorable? Solo era una mueca de desagrado decidió.
     
  12.  
    Lexa

    Lexa Fanático

    Tauro
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2011
    Mensajes:
    1,221
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tiempo compartido
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    310
    Y es que, si Ian se ponía a pensar, la suerte le había sonreído. Completamente. Tenía a un Deimos dejándose guiar por él, pasado de copas, y muy enojado. El rubio conocía lo suficiente al griego para saber que unos tragos más, un ambiente más tranquilo y una actitud algo sumisa, podía conseguir algo con Achilles. Y mucho más. Pero sólo suponía, e Ian quería que sus suposiciones se hicieran realidad ciertamente.

    —Oh, dudo que nos vuelvan a dejar entrar a ese bar nuevamente~ —comentó el rubio con una sonrisa que delataba su buen humor para ese entonces, cruzó la calle haciéndole un ademán a Deimos para que éste le siguiera. Ian vio dudas en los ojos verdes del griego, pero éste le siguió casi al minuto—. Así que tenemos que buscarnos un nuevo lugar de diversión~ Preferiblemente que sea oscuro, cerrado y con cama, ¿podremos conseguir algo así, Deimos?

    Achilles le miró entonces, sintiéndose momentáneamente pesado por el alcohol en su organismo, pero la mirada llena de acusación y fastidio que le dedicó a Ian ni se inmutó. Suspiró, pasando sus manos por sus hebras e internamente clamando paciencia. Quizá todo sería más fácil si se dejara llevar....

    No.

    —No pienso volver a esa habitación contigo, Ian —le gruñó, pero ya su rabia empezaba a perder fuerza.

    Maldito alcohol.

    —Ohh, así que si sabes lo que pienso~ —llevó sus manos hasta los hombres del griego, pasandole sus manos por el cuello y acercando su rostro. En sus labios bailaba una sonrisa llena de travesura—, vamos, Dei, será una noche tranquila y divertida~

    Y, sin mucho más que decirle, atrapó los labios de Deimos en un beso lento y profundo, disfrutando de la experta boca del griego mientras detrás de ellos el cielo se había teñido de naranja, y el Sol parecía hundirse en el horizonte.

    ...Fin~
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso