Audiohistoria Thirty days challenge [Experimentos peligrosos]

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por Fenix Parker, 1 Noviembre 2018.

  1.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Spider-man Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,124
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Thirty days challenge [Experimentos peligrosos]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Horror
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    770
    Tu entre todos has sido elegido, te presentamos este reto, si lo completas, tu mundo entero cambiará.


    Aquel mensaje apareció en la pantalla del navegador como un anuncio cualquiera, en condiciones normales hubiera presionado el botón para cerrar la ventana y hubiera continuado en mi búsqueda, pero de pronto quedaron de lado de manera drástica en mi mente cualquier otro pensamiento, imperando el deseo de presionar el url que señalaba en la parte inferior de la ventana.

    Mis dedos se deslizaron hasta el mouse y presionaron generando una nueva, la pantalla quedó congelada un momento distorsionándose unos instantes, mientras yo sentía que mi respiraron también se detenía, era una pantalla negra, sin una dirección, hipervínculo o imagen, solo una ventana de búsqueda y dos líneas de texto debajo de ella. Versaba:

    Ingresa a esta ventana durante 30 días lee el texto, escríbelo sin copiar mientras lo haces.

    Nolite intrare, ubi haec clavis est recide tenebris.


    Parecía, simple, absurdo y hasta estúpido, no perdería más de cinco segundos en hacer esas tonterías y cuando viera que nada ocurría, podría seguir con mi vida.


    Día tres:

    No recuerdo el camino de vuelta de la escuela, los detalles de las pláticas con mis amigos o las clases son solo recuerdos vagos. Mi hermano lloraba hoy, creo que necesitaba atención, pero se ha ido luego de ver que no lo he escuchado hablar.

    Enciendo el navegador, ver la pantalla que carga me proporciona una extraña calma como si previamente hubiera sentido un agonizante dolor, hablo la ventana y recito el texto, mis labios se mueven con fluidez como si el idioma lo conociera desde siempre y los transcribo de manera mecánica como si lo supiera de memoria.


    Día seis:

    Mis padres salieron de casa, mi hermano ingirió unas pastillas y ahora está en el hospital, intentó pedirme ayuda ¿Por qué no me siento culpable?, mi padre ha resistido lanzarme un golpe ante la indiferencia que mostrado mientras me lo decía, mi madre me ha mirado como un desconocido.

    Solo quiero escrirlo, entonces todo estará bien.


    Día doce:

    Me encuentro en la casa de un amigo, me ha pedido que le ayude con la tarea. El día anterior me quitaron el ordenador, me dicen que paso demasiado tiempo allí, me asusta un poco las ideas que vinieron a mi mente en contra de ellos cuando lo dijeron, apenas pude subir el texto. Aquí tengo una oportunidad, vi un laptop, alguien la estaba usando en la sala, pero solo bastara un segundo, necesito hacerlo. Mi mente se ha vuelto en blanco, nos disponíamos a ir a comer, sin recordar nada previo, dos personas me sujetan mientras que quien estaba en la computadora está en el piso, lo he arrancado de allí luego de que ignorara mi petición, entre su padre y mi amigo me toman con fuerza de los hombros para alejarme de la pantalla mientras grito enloquecido tecleando cada letra que se susurra en mi mente.


    Día 23:

    La casa está sola, hay silencio, quietud, en la pantalla se proyecta un rostro demacrado que no reconozco como el mío, no duermo, no puedo comer, soy un simple espectador espectral en mi vida, que dibuja una oscura sonrisa en su rostro al escribir la última letra de esa oración.


    Día 30:

    Mi cuerpo tiembla, tengo sangre en mis manos que no es mía, he atacado a alguien, se estaba interponiendo. Me encuentro lejos, el hogar que tuve o la vida que viví son fantasmas que se vuelven polvo entre las sombras de mi mente, no siento el viento en mi rostro, no siento dolor en la herida de la que brota sangre en mi costado, no siento hambre o cansancio.

    He irrumpido en una casa. La luz del monitor me baña con su luz opaca como si observar aquella ventana nutriera de forma terrible mis sentidos. Vienen por mi, puedo escuchar sus pasos.

    Cada letra tecleada inunda mi ser, emite una energía que me envuelve detonando algo que una de mis células, continuo como ejercicio eterno, presionando una y otra vez la frase de manera compulsiva, la recito, como un credo, como un todo.

    Frio, siento frío…abandono, como si cada cosa que me formara estuviera siendo despedazada y arrancada de mí, desolación, como si todo desapareciera…cada memoria, cada instante se consumiera en la nada…miedo…tengo mucho miedo…de aquello que reside en las tinieblas que ahora rodean y de las que ya no puedo escapar.


    Tu entre todos has sido elegido, te presentamos este reto, si lo completas, tu mundo entero cambiará.

     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso