One-shot de Naruto - The open door (Sasu ~ Saku)

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Leonhart, 22 Diciembre 2010.

  1.  
    Leonhart

    Leonhart Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    656
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    The open door (Sasu ~ Saku)
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1167
    ¡OMFG! :'D
    Muy bien, este es el inicio de una colaboración genial entre LacrymoshA y yo :3

    Es una serie de historias SasuSaku en base a canciones de el disco "The Open Door" de Evanescence. No son song-fics en sí, simplemente tomamos la canción como referencia del fanfic.
    Por tanto, entre Lacry y yo estaremos subiendo las partes de esta serie de historias. ¡Ojalá es gusten!<3

    Voy yo primero, mientras ella termina su primera colaboración (que sé que le quedará genial X3). Espero les agrade este coso inicial que, aunque está MUY raro, me agradó :L

    Título: The only one
    Summary: <<Sé que estás sufriendo, Sasuke; lo lamento, pero no eres el único.>>
    Pareja: Sasuke ~ Sakura
    Tipo: One-shot
    Género: Angst.
    Clasificación: K+
    Advertencias: UA, leve OoC y trama extraña. Les recomiendo leer bien para comprenderla al 100 x'D
    Canción: Aquí :L

    The only one

    Don't look down, don't look into the eyes
    Of the world beneath you
    Don't look down, you'll fall down
    You'll become their sacrifice

    El abatimiento no parece dejarte tranquilo ni un momento. Pareciera una lucha constante entre tu atormentado subconsciente y la utópica realidad. A mí tampoco me gusta, pero hay que acostumbrarse, supongo.

    Es curioso que no te hayas imaginado de esta manera nunca, jamás. Siempre te has visualizado como el ser perfecto por el que todo el mundo sentiría envidia, pero nunca has podido verte sintiendo envidia por alguien más. ¡Qué irónico! En nuestra posición, terminamos envidiando a cualquiera que esté fuera de nuestro alcance; no tenemos cielo, pero tampoco infierno.

    Continúas con los ojos cerrados. Me pregunto ¿cuándo te dignarás a abrirlos…?
    Me parece inaceptable que yo esté aún mejor plantada que tú; que sea más valiente y tenga una mejor visión de nuestra miserable tal vez indeseable existencia. No existimos para bien, pero tampoco para mal. Nunca he entendido esto, ¿sabes?

    Cállate sueltas con egocentrismo frunciendo el ceño.

    Sé que no estoy en posición de querer comprender el posible castigo de ser ahuyentados del cielo, quedando a merced del limbo… porque posiblemente no lo merezco. Bueno, la verdad es que me lo has dicho tantas veces que estoy comenzando a creerlo. Pero tú sabes bien que no soy la única.

    No. No soy la única, Sasuke.

    Aquí todos estamos sufriendo, lamentándonos por lo que hicimos o pudimos haber hecho. Por aquellas mentiras que alguna vez creímos, pero que no dijimos. Tu pecado es aún más grande.
    Pareciera que el cielo se burla de nosotros, mostrándonos sólo pequeños rayos de luz sobre la densa oscuridad, mientras intentamos caminar hacia la luz e ignorar los pecados que se cometen de la manera más descarada justo debajo de nosotros.

    Miramos a la gente errar, deseando estar en su lugar; el lugar en donde aún conservan la libertad sin tener que pagar un absurdo precio por ella. Ése lugar… en donde alguna vez estuvimos tú y yo; más arriba tal vez…

    Al fin abres los ojos y me muestras esa mirada apagada. Aún sigo sin convencerme de que eres el mismo de antes.
    A decir verdad ya no eres el mismo, pero no eres el único.

    Posas tu mirada ópalo sobre mí mientras yo te sonrío débilmente. Hago un vano esfuerzo por tomar tu mano buscando algo de calor, queriéndola aproximar a mi rostro para distraerte aunque sea un poco. No quiero que mires más abajo, Sasuke. Podrías quebrarte.
    Si persistimos envidiando al mundo que está debajo de nosotros, podríamos caer; yo no quiero que caigas por ningún motivo…

    Esté bien o esté mal, estoy deseando únicamente poder salir de aquí bien, contigo a mi lado. No quiero imaginarme lejos de ti; no quiero desvanecerte de mi vida o de mis recuerdos. Por más que mientas, por más que peques, sabes que no eres el único.

    Sonríes con sorna mientras dejas caer tu cabeza de forma lenta sobre mi regazo. Una lágrima surca tu rostro y yo acaricio tu melena renegrida con pena y tristeza. Sé que estás sufriendo, Sasuke; lo lamento, pero no eres el único.

    También yo estoy derrotada, también yo entristezco, también yo sangro interiormente. También suelto lágrimas desde los más profundos deseos de mi alma; también estoy tentada a mirar hacia abajo, envidiando a los humanos por su estado actual…

    También quisiera dejar de ser un maldito ser caído, sin derecho de cielo o infierno, con el propósito único de vagar por el limbo hasta que el alma se purifique…

    No eres el único, Sasuke.

    Sonríes torcidamente mientras pierdes tu mirada en mis ojos sin brillo. Aproximas una de tus manos a mi rostro, y de pronto comienzas a desvanecerte. Yo niego con la cabeza.

    Sasuke: eres un idiota. Olvidaste lo que siempre te dije.
    Hmph sueltas tu última sonrisa…

    Y me dejas sola en la insania, pasando al infierno; a tu tormento eterno.
    Pude ver la pena de tu alma esfumarse, así como su felicidad y regocijo terminarse en un santiamén. Tus deseos y los míos han terminado justo en ese momento.

    Me recuesto en medio de la nada mientras abrazo mis rodillas, quedando en posición fetal. Pierdo mis ojos desorbitados y siento tus pecados consumirme lentamente mientras lo poco que restaba de mi felicidad se esfuma junto con mi pureza y tu existencia.

    Manifiesto la misma sonrisa que tú antes de desfallecer, procurando quedarme en el desgraciado limbo, sin querer huir al infierno que es un tormento mayor en el que ya nos hallábamos…
    Y recuerdo mis propias palabras:

    Nunca mires abajo, o te convertirás en su maldito sacrificio.
    Estúpida burla, un humano perdido; un humano caído.
    ---

    Amé cuando Sakura le dice idiota a Sasuke. No sé porqué, pero no pude evitar ponerlo y morirme de risa x'D Perdón por el OoC :B
    Les dije que estaba raro x'D​
    Como quiera, espero que les haya gustado. Por mi parte, es todo por ahora. La próxima en publicar será Lacry con una canción excelente, así que espérenla X3​
    Gracias por leer y espero nos sigan con esta loquería :'D. ¡Nos vemos~! /Se esfuma a terminar su NaruIno.​
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2.  
    LacrymosA

    LacrymosA ShikaTemaDai<3 Comentarista empedernido

    Leo
    Miembro desde:
    12 Enero 2009
    Mensajes:
    941
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    The open door (Sasu ~ Saku)
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1441
    ¡Hellou~!

    Bien, primero que nada. Perdónenme por tardar tanto en terminar la parte que me correspondía escribir. Tuve algunas cositas que no me convencían, pero gracias a Kuroi Sakura que me ayudó mucho pude acabar. Denle créditos a ella también por ayudarme con el final. Te adoro, KuroiA <3!

    Bien, ficha:

    Título: Snow White Queen
    Summary: <<
    No grites más, mi amor. Sólo te quiero a ti.>>
    Pareja: Sasuke ~ Sakura
    Tipo: One-shot
    Género: Angst.
    Advertencias: UA. No sé si algo de Ooc.
    Canción:
    http://www.youtube.com/watch?v=erT4iJjY4VU



    Snow White Queen

    Don’t screem anymore my love

    Cause all I want is you

    Un nuevo día comienza en tu monótona y vacía vida. Miras los tenues rayos de luz que entran a través de las cortinas de la ventana. Hace aproximadamente seis meses que no sales al exterior; extrañas con todo tu corazón lo libre que eras antes de caer en este tormento. Sola, vacía y atrapada en esa oscura habitación anhelas que él llegue a rescatarte como tantas veces lo ha hecho, pero al mismo tiempo te lamentas al saber que eso nunca sucederá ya que está muy lejos de ti… Es más, cree que estás muerta, hecho que desearías más que estar en ese estado tan miserable.

    Tus ojos, tus angelicales ojos que alguna vez brillaban de vida y energía juvenil yacen opacos, sin esa chispa contagiosa que te caracterizaba. Tus exóticos cabellos rosáceos están desarreglados, enmarañados. Tu cuerpo débil, tu mente frágil a punto de perder la cordura, tu ser completamente devastado…
    Ya no eres tú, ya no eres nadie. Sólo le perteneces a aquél que creías que era el indicado.

    En lo más recóndito de ti sabes que, de alguna manera, es tu culpa. No debiste pasar por alto aquellas inestables señales, no debiste ignorar su comportamiento posesivo en exceso. Pero eso no tiene importancia, ¿de qué vale lamentarse por lo que pudiste haber hecho antes cuando ya no se puede cambiar ahora?

    Miras la parte izquierda de la cama suspirando con alivio al ver que no está a tu lado, por ahora. Sin embargo, tu momento de tranquilidad se acaba muy rápido; oyes con detenimiento los pasos acercarse a la habitación. Tu corazón deja de latir por fracciones de segundo y tiemblas de miedo.

    La puerta se abre con lentitud, haciendo que la luz de afuera perturbe tus orbes sensibles. Sientes su aroma, sientes su respiración paulatina, te atrae, sabes que sí y te maldices ante tal muestra de debilidad y sumisión. Él entra sin preocupación cerrando la puerta tras de sí y, sin mirar atrás, se acerca más y más a ti. Tienes miedo, estás aterrada; cubres tu cuerpo desnudo bajo las sábanas en un inútil intento de esconderte.

    —Aún no te entiendo —escuchas su voz varonil susurrar en tu oído, es estremecedor y cautivante al mismo tiempo—. Esto era lo que querías, me deseabas y sigues haciéndolo, ¿por qué tanto miedo? —él posa su mano en tu pálida mejilla y te acaricia con suavidad.

    Tú sólo lo miras con desprecio y odio. Está totalmente loco, ¿qué no entiende lo que está ocurriendo? Sabes de sobra que no es normal, está enfermo. Te atormenta la forma en que te habla, es tan cínico y sarcástico. No se da cuenta en la condición en la que estás.

    Diriges tu mirada de furia hacia él y mueves la cabeza tratando de zafarte de su agarre. Pero él ve lo que intentas hacer, él lo ve todo. Inmediatamente toma tu frágil cuello entre su mano, sujetándolo con fuerza te empuja contra el colchón de la cama al mismo tiempo que se posa sobre ti con brusquedad. Estás indefensa, sientes todo su cuerpo sobre ti y te asfixia. Su rostro completamente cambiado, está furioso, indignado, frustrado, necesita que seas sólo suya en cuerpo y alma; no se conforma con lo físico, necesita… Que lo ames, sólo te quiere a ti.

    Sa… Sasuke-kun…

    Tratas inútilmente de detenerlo, pero su fuerza es mayor que la tuya. No puedes gritar, solamente sientes la presión que ejerce en tu cuello y como poco a poco pierdes la visión de todo.

    —¡Con un demonio! ¡¿Por qué, Sakura?!

    Después de aquel grito desgarrador ya no oyes nada; te desvaneciste. Sin embargo, después de todo, aún sigues con vida.


    ****​


    Reaccionas rápidamente abriendo tus ojos desorbitados, llenas tus pulmones de aire mientras un escalofrío recorre tu cuerpo e instintivamente llevas tus manos al cuello. Respiras con dificultad. Volteas la mirada y ves las congeladas manos de Sasuke sobre ti; se ve tan lindo de esa manera… ¡Por el amor a Dios, Sakura! ¿Cómo se te ocurre pensar eso? ¿Estás tú más loca que el mismo Sasuke?

    De alguna manera extraña eso es lo que sientes; un Sasuke dormido es totalmente diferente a uno despierto, parece que fuera otra persona distinta. Sonríes débilmente al verlo así mientras vuelves a acomodarte a su lado dispuesta a dormir… ¿Quién sabe? Tal vez aparezca en tus sueños.

    Tu ingenuidad es exquisita e inocente. ¿Realmente aún crees en él?
    Y como si fuese una indeseable invocación, Sasuke abre los ojos. Tú estás tan preocupada en tus fantasías que no te das cuenta.
    Él te observa por varios minutos y acaricia tu piel, blanca como la nieve. Sonríe torcidamente pasando sus temblorosos dedos por tu rostro. Está aterrorizado, pero alegre a la vez. Tal vez tú y él no sean tan diferentes…

    Se aproxima a tu oído mientras su respiración pausada se agita levemente y coloca sus manos sobre tu cintura, rodeándote posesivo. Como siempre, posesivo.

    Eres mía susurra con cautela mientras tus sueños se vuelven turbios, alejándote de un paraíso creado por ti misma, y él lo disfruta.

    Disfruta ver tu mundo quebrarse y tus sueños desdibujarse… a su lado.

    No grites más, mi amor. Sólo te quiero a ti.

    Y abres los ojos, reanudando tu eterno tormento…


    Fin~
    Espero que les haya gustado. Cualquier cosa me dicen ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  3.  
    MelodiaVal

    MelodiaVal Noctambula

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Agosto 2009
    Mensajes:
    666
    Pluma de
    Escritora
    vaya vaya, miren con que me encuentro xD
    me encantaron sus fics, son excelente, y para colmo ¡son de evanescence!
    wiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    en fin, me gustaron mucho las historias, no noté errores y... no lo se, no tengo mucho que decir.
    no puedo esperar la historia con sweet sacrifice, kukuku :D
    en fin, me despido

    Ruriko-chan
     
  4.  
    Leonhart

    Leonhart Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    656
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    The open door (Sasu ~ Saku)
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    2037
    Ajá. ¿Quién quiere matar a Kuroi? :')
    Lamento la tardanza, y la verdad es que no puedo decir nada más que fue por trabajo y ahora la escuela. Bien, ya traigo mi parte ésta vez con una hermosa canción de Evanescence, ¡ojalá les guste!
    Es más larga :3

    Título: Good enough
    Summary: <<Deseaba besarla de nuevo, esperando esta vez que no se desvaneciera como en anteriores ocasiones luego del roce de sus labios y los míos. No quería perderla, pero tenía fe en que eso no pasaría.>>
    Pareja: Sasuke ~ Sakura
    Tipo: One-shot.
    Género: Angst, hurt/comfort.
    Clasificación: T
    Advertencias: UA, leve OoC, mención de drogas y demás sandeces.
    Canción: Aquí~

    Good enough
    And I'm still waiting for the rain to fall.
    Pour real life down on me.
    'Cause I can't hold on to anything this good enough.
    Am I good enough for you to love me too?

    Sonreí plácidamente mientras una sensación de bienestar recorría todo mi cuerpo. Mis músculos se relajaron uno a uno y mi respiración se suavizó casi al cien por ciento.

    Me sentía bajo su utópico hechizo de nuevo. Era como olvidar todos mis problemas en un santiamén… sólo porque ella estaba ahí conmigo. La ira, preocupaciones, tristezas y mis debilidades desaparecían cuando estaba a su lado.
    Me sentía tan bien…

    Visualizaba cada parte de ella, deteniéndome en todo detalle que llamaba mi atención:
    Su cabello exóticamente rosa, sus ojos idénticos a dos piedras preciosas brillantes e inocentes, sus labios delgados y delicados arqueados en una molesta pero encantadora sonrisa; sus pechos de tamaño perfecto, su plano vientre, sus caderas ligeramente pronunciadas, sus finas y delgadas piernas que por poco me hacen perder el control; su blanquecina piel que anhelaba rozar cada segundo de mi existencia.

    Sonreí de medio lado procurando enterrar mis patéticos pensamientos en algún recóndito lugar de mi mente y negué raudo mientras llevaba una mano a mi trepidante pecho.

    Se acercó a mí acariciándome el cabello de manera grácil, como hace mucho nadie lo hacía. Me observó por unos segundos y soltó un suspiro que me incitó a probar sus labios… enorme peligro. Mordí mi labio inferior. Ella conocía bastante bien mis endebleces; mi debilidad.

    Ella…

    Sasuke…

    Me tenía.

    No podía ni quería negarme. No, la perdería.
    Y aunque nunca se lo dijera, no tenía planeado alejarme de ella jamás. Por más daño que me hiciera, no importaba si sabía que cada que le veía me estaba matando… no quería perderla. Quería verla todos los días, eternamente; deseando suprimir el afán que daba fin a su etérea visita.

    Pero aquel problema no podía ser mayor a los demás que ya me rodeaban.
    Estar con ella no podría ser peor que tener una familia a medias, donde tu madre ha muerto, tu padre es un bastardo y tu hermano, la única persona en la que de verdad podrías confiar, está en otro país; muy lejos.
    Tampoco podría ser peor que tener amistades con intereses, que sólo te buscan por tu grado de popularidad o porque eres guapo. Mucho menos podría ser peor cuando estás jodido por completo en las materias escolares; cuando pierdes el interés por lo que la gente común hace…

    Porque tu vida está hecha una mierda.

    Por eso preferiría desvanecerme lenta y dolorosamente, pero con ella. No estaría solo; no más.
    Ella era mi tortuosa y placentera compañía. Ella y sus caricias, ella y sus abrazos, ella y su voz... ella y sus besos.

    Aproximó las yemas de sus dedos y las paseó por mi flequillo, sentí un leve cosquilleo en mis labios producto de la cercanía de su melena con mi rostro. Posó sus enormes ojos jade sobre mí y sonrió de manera infantil; yo sentí mi pecho trepidar y, sin siquiera desearlo, el corazón bombeó sangre velozmente, iniciándome taquicardia.

    Me perdí, me perdí en ellos…

    De color tan embriagante y exótico, esparciendo confianza y deseo de tenerle el resto de mis días. Ese verde brillante que jamás me cansaría de observar, por el que cruzaría mares, tormentas y mataría a mil hombres si fuese necesario; el que me tenía hipnotizado, sin ganas de alejarme de aquel semi-caótico lugar. Jamás debí mirarlos fijamente…

    Mi respiración se pausó por un momento, no sentía que inhalara o exhalara pizca de aire. Moví mis labios dejando una pequeña abertura por la que pudiera pasar un poco de oxígeno, pero fue completamente inútil. Ella me miró y acarició una de mis mejillas mientras se acercaba un poco más a mis labios. Exhaló su respiración sobre ellos, mas yo seguía en la misma situación.
    Sin embargo, no me preocupaba. Estaba relajado y la tenía a escasos centímetros de mí, ¿qué más podría pedir? Sencillamente, me sentía tan bien…

    Mi cuerpo comenzaba a debilitarse a paso lento pero seguro, aún así no tenía intenciones de separarme de ella. Casi puedo asegurar que palpé los brazos de la locura y la decadencia que me invadía en el momento, mas no cedí, por supuesto.

    Empecé a ver y sentir cómo todo se caía en pedazos; mis ilusiones y deseos se desmoronaban nuevamente.
    No, ¡no quería eso! Me aferré a sus manos mientras percibía mi cuerpo caer. Ya podía respirar, pero el abatimiento a mi alrededor era de verdad insoportable. Abrí los ojos de manera débil y sonreí al ver que ella seguía conmigo y todo estaba normal… qué suerte.

    Una presión sobre mi sien no tardó en presentarse a la par de un fastidioso dolor en mi brazo izquierdo. Gemí de dolor y me encorvé hacia adelante mientras ella me tomaba por las mejillas y hundía su rostro en mi pecho.

    Estaba mareado, todo daba vueltas cual giroscopio imparable. Poco a poco caía, perdiendo conciencia de mí mismo y mi alrededor.

    Sasuke… gimoteó. Resiste.

    Y cómo no, no podía resistirme a esa voz angelical que rogaba por mí, como si ella fuera la que me necesitase y no al contrario. De ninguna manera podría contradecirla.

    El malestar continuaba al igual que su cabeza sobre mi torso. Mierda, ¿cómo pude permitirme sufrir tanto sólo por ella? Mi necesidad de tenerla era increíble, ya no podría escapar de ese apego jamás…

    No puedo creer que, a pesar de todo, por dentro me sintiera tan bien. Aún con regocijo, aún relajado. Hacía ya tiempo que me encontraba en ese estado y seguía bien.

    Sakura….

    Llamé dificultosamente luego de unos momentos. Ella me miró asustada y yo sonreí de medio lado. Sentía que mi cabeza estallaría, pero no podía más.
    Deseaba besarla de nuevo, esperando esta vez que no se desvaneciera como en anteriores ocasiones luego del roce de sus labios y los míos. No quería perderla, pero tenía fe en que eso no pasaría.

    Fe…

    Déjame besarte.

    Abrió los ojos de par en par y sonrió un poco mientras se sonrojaba. Demonios, cómo adoraba verla así…

    Se quedó quieta. Sabía lo que aquello significaba.
    Como pude la tomé por la nuca y junté sus labios con los míos. Lo deseaba, en verdad lo deseaba. Le sentí corresponder por unos momentos, pero la sensación de vacío no tardó en hacerse presente.

    El corazón se me fue a los pies; no de nuevo…

    El hueco se hacía cada vez más grande, chupándose todo en mi interior como un hoyo negro mental y espiritual. Sentí ira y deseos de destruir todo a mi paso junto conmigo mismo.

    Una brisa helada me despertó del ensueño, estaba en mi mierdosa habitación.

    Apreté el puño derecho, ya que mi brazo izquierdo estaba entumido; me odiaba por no soportar un poco más, por no poder estar junto a ella en ese preciso momento.
    Lancé un gritito al aire mientras intentaba pararme de la cama y me dirigía a mi buró. Abrí un cajón rápidamente y tomé una bolsilla con una jeringa dentro. La mezcla era mucho más espesa ya, pero estaba seguro de que el efecto sería el mismo… sólo dolería un poco más.

    Me preparé y gemí lastimosamente al sentir el líquido aceitoso recorriendo mis venas de forma pesada. Mi rostro se desfiguró en una mueca de dolor, pero valdría la pena.

    Esperaría hasta que ella apareciera; esperaría para tomar de nuevo sus blancas mejillas y besarle cuanto fuera necesario. Estaba dispuesto a cualquier cosa sólo por estar con ella. Tal vez no fuese yo el indicado, pero estaba bien seguro de que ella era la indicada para mí.

    Inyecté de más aquel líquido negro. Sabía que me había pasado por bastantes gramos, mas estaba dispuesto a aceptar las consecuencias que aquello acarreara.

    Y esperé. Y esperé… y esperé.

    ~​

    Sasuke…

    Su voz parecía distorsionarse. Era como si me llamara debajo del agua.
    La busqué con la mirada, notando que aquél lugar era muy diferente al anterior. Me encontraba sobre la banqueta helada de concreto, sin ninguna pared a mi alrededor… y llovía.

    ¿Dónde estás?

    Alcé la mirada, su voz angelical parecía provenir del mismísimo cielo.
    Varias gotas colisionaron contra mi rostro. Cerré los ojos sintiendo la pequeña brisa que cada una de ellas disipaba antes de chocar con la piel. Inhalé aire fuertemente… era tan fresco, tan puro. Abrí mis labios dejando una ranura entre ellos; de nuevo llené mis pulmones de aire y una gota cayó sobre mi lengua. Era agua dulce.

    Sonreí saboreando la diminuta gota y levanté mis manos como queriendo tocar el cielo. Por segunda ocasión tomé aire por la boca, mas en un momento sentí como si algo me lo hubiese impedido.
    La sensación de un fino rostro frente al mío, y varios mechoncillos cosquilleándome la nariz…

    Sin duda era ella.

    Me envolvió en caricias y un cálido beso; tuve miedo. Miedo a que desapareciera, miedo a regresar a mi realidad y tomar más droga sólo para verla…
    Pero nada de eso pasó.

    Abrí los ojos con lentitud y le observé postrada frente a mí. Se veía como un precioso ángel de vestiduras claras.
    El corazón me dio un vuelco y por segunda ocasión sonreí… pero ésta vez sólo para ella.
    Tomé su fino rostro entre mis heladas manos. Ella puso una de sus delicadas palmas sobre mi mano diestra y la acarició con primor. Era tan cálida…

    Vámonos, Sasuke dijo sonriéndome.

    Yo sin pensarlo, dos veces, asentí. La seguiría hasta el fin del mundo.

    Todo estará bien.

    Caminó elevándome junto con ella. La sensación que me inundó en ese momento era ciertamente inexplicable. Cruzamos el limbo entero y percibí un calor acogedor arrullándome.
    Me sentía bien; me sentía demasiado bien.

    Sakura… gracias.
    ---​

    Ya, espero les haya gustado :3
    ¡Sigue Lacry con algo muy bonito!

    Gracias por leer (;
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  5.  
    MelodiaVal

    MelodiaVal Noctambula

    Tauro
    Miembro desde:
    5 Agosto 2009
    Mensajes:
    666
    Pluma de
    Escritora
    Waaa!!! excelente Kuroi, me gustó mucho!!!! Narracion perfecta, ortografia perfecta, historia perfecta!!! No puedo creer que Sasuke se haya matado por ver a Sakura, porque se mató, cierto? Amé la parte de la lluvia, no pudo ser mas tierna, mis felicitaciones, y espero con muchas muchas ansias la continuacion de Kiiori-chan que probablemente sea tan wrandriosa como esta, atte:

    Ruriko-chan
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6.  
    Orianthi

    Orianthi Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Marzo 2008
    Mensajes:
    517
    Pluma de
    Escritora
    ¡KuroiA! (8)
    /fangirlea. Awww, ¿qué te puedo decir? *----* Me re-encantó.
    Esque... Sasuke fue tan Sasuke. No sentí OoC ni nada, pensé que Sakura estaría con él, pero resulta que el niño se drogaba para verla. Me gustaría saber, nosé, si ella murió y él para verla se drogaba o no sé. xD
    ¡Y casi al final! Por fin los dos se reunieron, podía notar que Sasuke sufría, pobre. :/
    Estuvo cute, como todo lo que haces, mosha. :3 Me encanta la forma en la que narras y escribes, aww, pudo sentir a los personajes. (L

    Ya quiero la siguiente canción. Por cierto, mi se compró el disco y esta... omg! xD
    Eso es todo, espero la próximo extrega Kuroi-bonita. (L
     
  7.  
    Laile

    Laile Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    6 Abril 2009
    Mensajes:
    465
    Pluma de
    Escritora
    Ahahahaha, .m o r í. Con el último.
    De veras, aunque sea triste en la situación en que se encuentra Sasuke... me encanta cuando lo relacionan con las drogas y todos esos problemas. Yo me lo imagino, yo me lo imagino como un chico drogadicto donde la única que puede sacarle de ese hoyo es Sakurita <3! [Fangirl_SasuSaku]

    Lo amé, el hecho de que Sasuke sólo se drogara para verla a ella... fue tan o m g °-°
    Ya sabes, amo todo lo que haces. °-° Y también lo de Lacry (:

    Espero el próximo.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso