Tan importante

Tema en 'One Piece' iniciado por AikoSan, 8 Abril 2015.

  1.  
    AikoSan

    AikoSan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    8 Abril 2015
    Mensajes:
    85
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tan importante
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1661
    Título: Tan importante
    Personajes: Zoro, Sanji
    Tipo: One-shot
    Palabras: 1519
    Advertencias: no he puesto el prefijo de shonen-ai porque es tan sutil que apenas se nota. Pero atención, si zosan es algo absolutamente insoportable para ti, mejor no sigas leyendo.

    © One Piece y todos sus personajes pertenecen a Eiichiro Oda.


    Tan importante


    Hasta aquel día el tiempo había pasado extrañamente rápido para Zoro. Rápido y monótono. Se había acostumbrado a estar en aquella maldita y tétrica isla y se había acostumbrado también a la rutina del entrenamiento con Mihawk.

    Sabía que para poder superar aquella prueba y hacerse más fuerte no podía permitirse pensar en sus nakama, en cómo o dónde estarían o en si se encontrarían bien. No. Tenía que volver a ser el frío “cazador de piratas” que sólo se preocupa por su propia supervivencia. Tenía que hacerlo si quería mantenerse con vida.

    Y hasta el momento le había dado buenos resultados su abstracción. Hasta el momento en que recibió la carta.

    Aquel día se había levantado con la idea de hacer lo mismo de siempre. Creía que las horas transcurrirían sin incidentes, como de costumbre. Fue justo antes de desayunar cuando descubrió lo equivocado que estaba.

    —Roronoa —la voz de su maestro le hizo darse la vuelta y le preguntó con la mirada qué demonios quería—. Ha llegado una carta para ti.

    “¿Una carta? ¿Para mí? Debe ser un error.”

    Se acercó lentamente hasta el Shichibukai y le arrebató el sobre que sostenía en el aire. A continuación, observó el trozo de papel amarillento que tenía entre sus manos. No tenía remitente. Sólo estaba escrito su nombre. Roronoa Zoro. Nada más.

    Era muy extraño. En teoría nadie sabía que él se encontraba allí. ¿Cómo podía recibir una carta alguien que se suponía que había desaparecido del mapa? No le daba buena espina aquel asunto.

    Miró hacia los lados insistentemente para comprobar que se encontraba a solas en la habitación antes de abrir el sobre. Mihawk había desaparecido. Mejor así.

    Lo analizó con la mirada una vez más pero por mucho que buscaba sólo estaban aquellas dos palabras: Roronoa Zoro.

    Quien las había escrito tenía buena letra. No era llamativa a la vista pero sí agradable. Era una escritura fina y alargada. Habría apostado una mano a que era letra de mujer.

    Y la habría perdido.

    Tan sólo con leer el “amistoso” saludo de la carta supo quién era el remitente.



    Para el marimo idiota:

    Si estás leyendo esto, he conseguido de algún modo que el estúpido pájaro del periódico te haya hecho llegar la carta.
    Ahora mismo estarás en algún sitio parado como un idiota preguntándote cómo demonios he sabido dónde estabas, ¿verdad? ¡Je! Los hombres como yo tenemos recursos…


    En fin, realmente, el monstruo que reina en esta isla resulta ser un pez gordo de la Armada Revolucionaria y ya sabes, tienen contactos y mucha información. Así que le pedí que averiguara dónde estabais todos y ¡voila!

    Pero no creas que te escribo porque me aburra o algo así. Aún en este puto infierno hay mejores manera de matar el tiempo que con un marimo como tú. El caso es que mi memoria me ha jugado una mala pasada. Me he acordado de qué día es hoy.
    Me juego el cuello a que a ti se te ha olvidado. Y estoy seguro de que no lo perdería.


    Hoy es once de noviembre, marimo.

    El año pasado te enfadaste mucho porque fui el único que no te regaló nada de toda la tripulación. Este año al menos te felicito así que date por satisfecho. Aunque si quieres un regalo, puedo darte una paliza cuando nos veamos de nuevo. Eso sí, una paliza con cariño.
    Así que más te vale prepararte en el tiempo que nos queda hasta el reencuentro. Yo me estoy haciendo tan fuerte que la primera patada que te dé te mandará directo a Skypiea. Hasta este infierno tenía que tener algo bueno.


    Aquí hay gente a la que odio, aunque quizá sería más correcto decir que siento repulsión hacia ellos… pero aún no he encontrado a nadie que me saque de mis casillas tanto como tú. ¡No sabes lo tranquilo que estoy sin tener que aguantarte!
    En fin, no voy a gastar más tiempo contigo. Tengo que matar unos cuantos “demonios”.


    Asegúrate de no morirte en esa isla. Sólo yo tengo permiso para matarte, cabeza de alga.


    Feliz cumpleaños.


    Sanji.


    Leyó la carta unas cinco veces seguidas y al terminar dobló el papel y lo metió en el sobre ceremoniosamente. No pudo evitar que se le escapara una risita autosuficiente.

    Después de todo, hasta el cocinero pervertido podría ser amable cuando quería. Aunque había dudado por un momento si se trataba más bien de una nueva forma de tocarle los cojones.

    Y tenía que reconocer que, por mucho que le pesara, el imbécil del cocinero tenía razón. No sabía en qué día vivía así que era lógico que no recordase su propio cumpleaños.

    —¿Era algo importante?

    Ojos de Halcón había aparecido de la nada y le observaba perspicazmente apoyado en el dintel de la puerta.

    —No demasiado.

    El Shichibukai le dio la espalda poniendo rumbo a la puerta principal del castillo.

    —Si quieres responder hazlo ahora antes del entrenamiento —le dijo sin darse la vuelta para mirarle—. Tienes cinco minutos.

    Zoro se sonrió de nuevo. Incluso el infame Ojos de Halcón podía ser amable. ¿Qué más sorpresas podría llevarse en un mismo día?

    Pero no fue a escribir. El también se dirigió a la puerta principal, dispuesto a comenzar su entrenamiento sin demora. Justo antes de cruzar el umbral, apretó una vez más la carta entre sus manos y tras darle una última mirada se la guardó en el haramaki.

    Las ásperas palabras del cejas de sushi le habían subido, en cierto modo, la moral. Que un cocinero pervertido se acuerde de tu cumpleaños no es algo que suceda todos los días, a menos que seas una mujer.

    Pero para qué engañarse. Él ya sabía de quien era la carta antes de leerla. Lo sabía incluso antes de quitársela de las manos a Mihawk. Quizás sólo había sido una intuición, un pensamiento inconsciente que había cruzado su cabeza, o tal vez fuera otra cosa que desconocía.

    Se quitó la camiseta antes de comenzar. Mihawk le estaba mirando con una ceja alzada, como si le estuviera preguntando si no pensaba contestar. Después de todo, alguien se había tomado las molestias de localizarle y hacerle llegar la dichosa carta. No era moco de pavo.

    El de cabellos verdes ignoró esa mirada y antes de desenvainar sus espadas, se llevó la mano inconscientemente al haramaki. Al lugar donde había guardado su regalo de cumpleaños.


    ~~~~​

    Expulsó de sus pulmones el humo con suavidad y lo vio desaparecer en el aire. Qué bien sabía después del trabajo bien hecho.

    Intento limpiarse la sangre seca que le quedaba en las comisuras de los labios pero, como se temía, estaba demasiado seca. Así que centró su atención en los agujeros y rotos que tenía su chaqueta.

    El último okama le había costado. No era un principiante. Pero tampoco había sido tan duro como para tener que dejarse la piel en ello. Ahora ya tenía una receta más. Pero aún le quedaban 47… y la dificultad aumentaba con cada uno de ellos.

    Estiró las piernas y enterró las manos en la fina arena de la playa. Sentir cómo sus dedos resbalaban por la suave arena le tranquilizaba y le ayudaba a relajarse. Y no sabía muy bien por qué, pero cuando disfrutaba de esos escasos momentos de serenidad en la playa siempre se acordaba del imbécil del marimo.

    Pensó inmediatamente en la carta que le había escrito y en si le habría llegado. Pero no tenía forma alguna de saberlo, por mucho que pensara en ello.

    Pensó también en lo mucho que le había costado conseguir la localización del espadachín. Iva-san se negaba a darle ninguna información sobre sus nakama. Casi le tuvo que suplicar para que al final accediera a dársela después de haber derrotado al menos a 50 okamas.

    Y se acordó también de lo siguiente que dijo esa maldita reina okama que tanto disfrutaba torturándole…

    —Muy bien candy-boy… te daré todas las direcciones para que puedas escribirles —Ivankov le sonrió de una forma que Sanji aborrecía—. ¡O mejor no te las daré! ¡Heehaw!

    El coro que indudablemente seguía al teatrillo de Iva-san sólo consiguió cabrear más al rubio.

    —De acuerdo. Te daré información pero sólo de uno de tus nakama. Así que elige con cuidado.

    E impulsivamente, sin darse ni cuenta, el nombre del espadachín había salido de sus labios. Ni siquiera lo pensó. En cuanto pensó en sus chicas se arrepintió pero como hombre no quería dar marcha atrás.

    Sin embargo ya no se arrepentía.

    La dio la última calada a su cigarro y lo arrojó lejos. Su tumbó por completo sobre la arena dorada e intentó averiguar cómo aquel marimo imbécil y sin cerebro se había vuelto tan importante para él.

    ~~~~
    Ambos se encontraban en la misma situación. Los dos se habían dado cuenta de que su incansable compañero de peleas era, después de todo, alguien sumamente importante.

    Tan importante como para que uno de ellos elija al otro por encima de cualquier otra persona.

    Tan importante como para que uno de ellos guarde las palabras del otro pegadas a su propia piel.

    ~~~~
    ~~~~

    Este fue uno de mis primero one-shot y está colgado también aquí. He hecho un par de cambios estilísticos y alguna corrección pero, por si lo encontráis en fanfic****, que sepáis que es mío, no le he plagiado de ningún sitio xD

    En fin, ¿tomates, piedras, algo para lanzarme? Cualquier comentario o crítica es bien recibido.

    Saludos,

    Aiko
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Sakuno kun

    Sakuno kun Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Abril 2011
    Mensajes:
    315
    Pluma de
    Escritor
    Hola. En primer lugar, disculpa la tardanza pero no tengo mucho tiempo. En segundo lugar, gracias por haberme invitado a leer tu historia.

    Ahora la crítica. Me gustó mucho tu historia. Tiene una excelente narración y descripción por lo cual se nota que estuviste trabajando de forma muy dura en la misma. Considero que manejaste bien a los personajes porque cuidas te no sacarlos de su personalidad original. También usaste un humor muy ligero y agradable en la historia y la hizo más amena y cálida.

    Algo con lo que debes tener cuidado es con el uso de la misma palabra más de dos veces en un párrafo, es recomendable usar sinonimos para dar fluidez.

    No noté faltas ortográficas graves. Eres muy buena escritora.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    AikoSan

    AikoSan Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    8 Abril 2015
    Mensajes:
    85
    Pluma de
    Escritora
    Me alegro mucho de que te haya gustado la historia. Gracias a ti por tomarte el tiempo de leerla y comentarla.
    Lo cierto es que le tengo un cariño especial a este one-shot porque fue uno de los primeros que escribí. Invertí muchas horas en él; tardé mucho tiempo en conseguir que la carta me gustara la suficiente... fue un reto. Y lo cierto es que nunca ha sido muy popular. Puede que sea por la temática "shonen ai", no lo sé.
    Por eso me alegra tanto que un crítico me diga que está bien escrito y, lo que más me preocupaba, in character. Ahora mi mente puede quedarse tranquila :)
    Gracias también por señalizar lo de las repeticiones. Es cierto que tiendo a abusar un poco de ello. ¡Intentaré corregirlo!
    ¡Muchas gracias de nuevo!
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso