Colección de Inuyasha - Típico

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Kai, 28 Junio 2011.

  1.  
    Misaky-chan

    Misaky-chan Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    6 Junio 2011
    Mensajes:
    171
    Pluma de
    Escritora
    Hola!!!
    realmente me gusto mucho tu historia, me gusta mucho como inu es tan tímido que le gusta es hacer las cosas sin que nadie lo sepa, quisiera que apareciera mas la pareja de inuxkag, pero bueno es tu historia tu sabrás que hacer!!!
    sayo, cuídate y besos.

    By: lovemile
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Miss Adidas

    Miss Adidas Spameadora (?)

    Piscis
    Miembro desde:
    28 Enero 2011
    Mensajes:
    394
    Pluma de
    Escritora
    Hola!!!
    Bueno gracias por invitarme , me ha encantado , y a decir verdad es cierto que inu es tímido ( aunque a veces demasiado ) pero olvidarse del cumpleaños de Kagome y además el día que se conocieron ? ( Esperemos que no lo empeore más ) .
    Bueno espero conti
    Att: MariaIsabella Swan
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola, hola!

    Robin: Gracias por tu comentario, lo borraron, por bueno, falta de textura, por asi decirlo.
    Asurama: Yeah! hola. Bueno tus comentarios tan objetivos como siempre. El guión, chale con el, correjí lo de Kaede, y ya acomodé mejor el otro capi. Nunca pensé tener buena puntuación, era faltal en eso, la practica hace al maestro, muy cierto. :)
    George Asai: Bueh, las tildes, ¿que carajo haré con ellas? Mejorar obvio. Inuyasha, seeh, iagual que siempre. Tranquis, no lo emperorará, al menos no en este capi.
    lisseht: Inuyasah es Inuyasha, y tranquila, tiene sus motivos, no tan centrados, pero son motivos estilo Inuyasha.
    sesshumaruxkagomeii: Bueno, este fic lleva al aire como semana y media, asique va rápido en realidad. Quiero terminarlo antes que el tiempo se me vaya de las manos, espero verte mas por aqui.
    lovemile: Holas! La verdad, este fic es un InuxKag, soy fiel a la pareja como perro a su dueño *O Inuyasha a Kagome*... A Inuyasha siempre lo he visto tímido, detesto cuando lo ponen como el señor salgo-con-quien-quiera-cuando-quiera-y-mi-cama-siempre-está-disponoble....Eso es Ooc Extremo, lo detesto. Claro qeu tiene la cosa, de decir todo a su estilo, directo, claro, y en medio de un grito.
    MariaIsabellaSwan: ¿Te puedo decir Mary?...Como diej por ahi, no lo va a emperora más, por ahora, es Inu, con él todo puede pasar. Su mente es un dilema, asique, no se si entere verdaderamnte de las cosas este niño.

    Pd: En la tarde la conti, y aviso con todo y link... ;)
     
  4.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Típico
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    1504
    Capítulo especial: One shot
    One shot 1 (Drabble 7): 1165 palabras.

    VII: ¡Feliz cumpleaños!

    Inuyasha no sabía ni lo que hacía.

    Bueno, siendo sincero, si lo sabía, pero admitirlo completamente haría que girara sobre sus talones y saliera pitando de allí, hasta que la furia de Kagome se aplacara. La idea era demasiado tentadora pero, esta vez no se acobardaría. El año pasado no hubo tiempo de regaños, reclamos u osuwari’s ―lo cual agradecía enormemente―. Pero ésta vez había metido la pata a lo grande, sólo hasta que se encontró con esa la aldeana cayó en cuenta del día que era.

    Se alejó de la chica despidiéndose con la mano. Escuchó el último consejo de Tsuki y se sonrojó. Esa mujer estaba loca, si es posible, más que Kagome. Emprendió su camino a la carrera.

    Él también lo esperaba ese día con ansias, y no quería hacer sentir mal a Kagome. Sin contar que durante los días anteriores huía de la chica para no sonrojarse ni tartamudear, pero dios, como le era difícil. Luego de saber lo que sentía por la joven, esperaba el momento adecuado para decirlo, pero no, había escogido ese día, e incluso por los nervios que lo acosaba se le olvidó…

    A pesar de eso, Kagome sabe cómo amanece después que lo despierten, no debió haber hecho eso ¡Tenía sueño por Kami-sama! Obviamente iba a estar cabreado, más de lo normal cabe decir, pero iba a estarlo.

    Salió de la pagoda del pozo. Se desperezó un poco y se armó de valor al salir de la “casita” del pozo. Estiró la oreja canina al percibir un sonido, ¿música? Le parecía extraño, era muy escandalosa para ser música. Brincó hasta la ventana de la azabache y allí se quedó, esperando.
    Impregnó sus fosas nasales con el olor a jazmín, el olor de Kagome. Puso un pie dentro de la habitación…Y entró.

    ―¡Vamos al cuarto! ―Sonaron pasos por las escaleras, le dio pánico y se escondió, donde Kagome guardaba esa ropa extraña.

    Allí el olor fue más intenso, se mareó un poco del exquisito almizcle y casi se desmaya. Una vez la puerta cerrada percibió el olor de la azabache, con cuatro olores alrededor de ella. Los reconoció al instante, las amigas bulliciosas de Kagome y el descendiente de Akitoki. Gruñó por lo bajo ante esto, eso no le agradaba. Mejor dicho el chico no le agradaba.

    ―Higurashi me alegro que te haya gustado ―Se acercó a la chica y miró las diapositivas que había elaborado con las demás.

    ―¡Claro que sí! ―sollozó―. Es hermoso, todavía no creo que tenga una portátil.

    ―Así no das tantos tumbos para los apuntes ―acotó Ayumi.

    ―Y no perderemos contacto contigo cuando enfermes ―Abrazó a su amiga candorosamente.

    El hanyou parpadeó asombrado, ¿Kagome se iba por qué enfermaba?¡¿Por qué narices no sabía eso?! Se sintió ruin, el no estaba protegiendo de todo a Kagome. Quizás de demonios sí, pero no la protegía en su época…

    ―Déjenme guardarla en el closet y vamos al centro comercial―hizo una pausa―.Todavía son las tres, es temprano.

    ¿”Clote qué”?.

    Nadie le respondió.

    En cuanto la chica abrió la puerta supo qué era un “clote algo”. Se golpeó en toda la nariz. Se sentó de golpe en pose india y movió la nariz para cerciorarse de los daños recibidos. Alzó la cara ante las sorprendidas miradas de los presentes, bueno la de Kagome estaba ¿triste? Se supone que debería estar furiosa.

    ―¿Qué haces aquí? Se supone que andabas muy feliz calumniando mi apariencia. O mintiendo, ya que te conozco. Mejor te vas ―Señaló la ventana de la habitación y el parpadeó sorprendido.

    ―Ese es ¿no?.

    ―Creo que sí, pero le gusta mucho el cosplay.

    ―No creo que Kagome tenga esos gustos ―intervino Houjo, siendo acusado por la mirada de Eri.

    ―Está como un tren ―Ese tipo de comentarios no les interesaban asique centró su concentración en la joven.

    ―¡Eres un idiota! ―espetó―. ¡Mejor te vas! Supongo que ni sabes por qué estoy enojada y simplemente viniste a preguntar el motivo ―hipó―. La verdad ni te importo.

    ¿Cómo que no le importaba? Eso era mentira. Miró más que dolido a la chica. Se sentía peor que Naraku, y no quería verla llorar. Se hinchó de valor de quién-sabe-dónde y empezó a consolarla, a pesar de tener a todos esas curiosas cerca ―incluso en género femenino era por Houjo―.

    ―¡Feh! No llores ―Le limpió una lágrima―. Mira, Kagome, esta mañana no estaba de humor ―La chica alzó una ceja―. Bien, del humor de siempre, es solo que…― Se congeló. Las palabras no salían de su boca, así pasaron unos instantes.

    ―¡Qué!―espetó―. No puedes ni decir algo coherente. Seguro los chicos te enviaron, claro, como a ti… señor gruñón, que se cree la gran cosa y solo anda pendiente de un zombi ―Reventó a llorar. Sus amigas intentaron acercarse, pero el hanyou les gruñó.
    Eso si era horrible. La chica todavía pensaba que la miko del pasado le importaba. ¡Já! Estaba de verdad muy dolida con eso. No pudo más y ésta vez, él explotó.

    ―¿¡Kikyo?! ¡Estás loca mujer! Ella no tiene nada que ver. ¿Por qué te crees inferior a ella, por qué crees que la prefiero a ella? ―Captó su atención.

    ―Siempre te vas con ella―sollozó.

    ―¿Te he dicho el porqué? ―Ella negó― Entonces no es por lo que crees, no tiene que ver con eso.

    ―¿Entonces por qué? ―vociferó, cansada de tantas vueltas.

    ―Ella me tiene atado, mas no es por amor, compasión y culpa quizá. ―Se le suavizó la mirada, a una más tierna―. No estoy enojado contigo sino conmigo. He sido estúpido y no lo niego ,pero… tengo mis motivos y bueno con respecto a lo de hoy…―Se ruborizó y enmudeció.

    ―¿Hoy? ―Le animó más serena.

    ―Estaba angustiado por esa ropa que traes, es decir cómo te ven normalmente…pues yo no quería que dijeran algo mal de ti, si habían visitas…―Se trabó―. Y tampoco que Miroku se azorara, y menos que las cosas se salieran de control…sé que soy un bruto pero hay motivos. No es que no me gustara como te ves, pero no me parecía correcto siento tu una miko y yo, bueno yo ―La chica se enterneció enormemente, no le había entendido mucho a Inuyasha, ya que soltó todo como un fusil de bala, pero por lo sonrojado que estaba supuso que era difícil para él. Incluso no le importaba que se le hubiese olvidado su cumpleaños.

    ―¡Qué ternura! ―exclamaron sus amigas. Houjo se sentía como lámpara° y ellos se sonrojaron.

    ―Qué carajo ―musitó Inuyasha― Hoy, es un día especial Kagome. Hace dos años nos conocimos y por eso te agradezco. Nunca olvidaría este día. Feliz cumpleaños ―dijo atropelladamente y le tendió una mano temblorosa, depositó en la nívea piel una pequeña cajita hecha de madera.

    Kagome no se lo creía. ¡No lo había olvidado! Sin pensarlo se lanzó a sus brazos. El hanyou cayó al piso medio aturdido con el peso de la chica sobre él. La abrazó contra él y ella sollozó. Suspiró. Kagome era así, y así la amaba.

    ===============================================

    N/A: Esto es lo más romántico que me ha salido y sé que gustó. ¿Hubo Ooc? creo que no pero eso lo dicen ustedes. Me enamoré de este capítulo, no porqué yo lo haya hecho, pero si me gustó. Creo que logre lo que yo quería.
    Todavía faltan dos o tres capis. Creo que dos es más seguro. Sabrán bien el motivo del título, no solo el principio de la historia.
    ° Lámpara: No sé si ese término se use solo aquí en Vzla pero significa demás, mal tercio…Cuando estas con una pareja sientes que desentonas ¿no? Así se sentía el pobre.
    PD : Si preguntan ¿acaso no vieron las orejas?...Pues si, por eso puse “―Pero le gusta mucho el cosplay”
    PD 2 : No sería molestia si me dicen si pele alguna coma. Es que, bueno, ésta servidora habla demasiado rápido y leo de igual forma… por eso no me vendría mal que me lo dijeran…espero no haber pelado nada.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  5.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    228
    Pluma de
    Escritora
    Ay que bonis!!

    Me imagino a inu todo muriendose de la verguenza, pero todo decidido, y me imagino las caras de las amigas de kagome y houjo, pobrecito la verdad, lo dejaron como novia de rancho cofcof novio vestido y alborotado xD el todo lindo regalandole una laptop wow yo quiero un chico que ande regalandome laptops y unas amigas asi!!XD

    Muero por saber que le regalo inu a kagome!!!jajaja me dio risa el ataque de celos de kagome y cuando lo encontraron en el closet eso feu gracioso!!!pero mas el imaginarmelo!!!jojojo muero por saberlo!!!

    Espero la conti pronto!!
    XOXO
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6.  
    liisseth

    liisseth Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    21 Noviembre 2010
    Mensajes:
    59
    Pluma de
    Escritora
    Waaa! Kawai *¬*Gracias por avisarme(: ¡AH! ¡Que lindo! Inu-sama le dio un regalo y no se le había olvidado ¡AH! No parare de gritar como toda un fangirl *.*No me lo creo ¡Que lindo puede ser a veces Inuyasha (¿Como que a veces? Él siempre es lindo) Vale, no lo negare :D Te juro que ahora estoy gritando... bailando de emoción (?) ¿Qué le habrá regalado? No creo que Kagome se enoje con él por un buen tiempo pero... Ya eso es imposible u.u :D Espero pronto la conti porque sino... jihijihi :risita malvada: Esta chica dice:

    -Cambio y Fuera
    ¬ |•‡•_|[°o.Liizeeth--Annahhi.o°]|_•‡•|¬?

    Toda pregunta tiene respuesta. Búscala y la encontrarás
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Típico
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    381
    Drabble 8: 322 palabras.
    Parte VIII: Ayudándolo.

    En el Sengoku el crepúsculo despuntaba en el alba. Fueron prendiendo las antorchas una a una. Los faroles de papel llevaban hasta la aldea y de allí un camino se bifurcaba hasta el Goshimboku.

    Las mujeres sonrieron satisfechas. Se veía genial. Suerte la de ellos que los árboles de Sakura florecían en esa época del año. Haciendo ver todo más mágico. Miroku se dejó caer en el pasto, agotado. ¡Dios! Esas mujeres le habían hecho cargar de todo, desde troncos hasta tobos de bambú lleno de agua. Suspiró en un jadeo.

    Se levantó de golpe y se encontró con una sonriente Sango…Por eso lo había hecho, ver la sonrisa de su amada exterminadora bastaba y si ella estaba tan sonriente, no imaginaba como estaría la señorita Kagome al ver todo aquello.

    ―Está divino, a Kagome-chan le encantará ¿no su excelencia? ―Sango le miró con ojos soñadores y sonrió. Sí, a Kagome la casi hermana de la mujer que amaba le iba encantar.

    ―Estoy seguro Sango. Además, debería encantarle. Me duele todo el cuerpo por cargar tanto ―La chica le sonrió, y no hizo más que sollozar como un niño por que no le habían dado las gracias, al menos no como él quería.

    ―¡Miroku-sama!¡Sango-sama! ―llamó a lo lejos Tsuki. Voltearon a mirarla y sonrieron, esa chica tenía unas ideas geniales.

    ―¿Ya es hora Tsuki-chan? ―Tsuki asintió jadeante. Los chicos entraron a la cabaña y salieron al tiempo con unas cestas.

    ―Espero que Inuyasha no meta la pata y agradezca esto ―Se echaron un tanto atrás en cuanto Sango empuñó su mano.

    Se marcharon al Goshimboku. De verdad esperaban que Inuyasha no lo arruinara.

    Sonrieron satisfechos en cuanto vieron el lugar listo. Le explicarían todo al hanyou en cuanto se estuviese armando la celebración en grande. Esperaba que entendieran todas sus instrucciones sin pelar ni una…o que si iba a improvisar, no fuera de mala manera. Un milagro al cabezota del hanyou les vendría de maravilla.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  8.  
    Verloren Sadasto

    Verloren Sadasto Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    14 Abril 2011
    Mensajes:
    132
    Pluma de
    Escritor
    Bueno, he de decir que no he comprendido prácticamente nada, por el simple hecho que no conozco a los personajes ni la serie... pero dije que leería y me enfocaré en tu escritura, que es lo que puedo criticar.
    • Tienes la costumbre de repetir varias veces la misma palabra seguidamente, te recomiendo usar sinónimos.
    • En ciertos diálogos no mencionas quién los dijo, y eso hace perder coherencia a la historia.
    • Algunas personas, como yo, no encontramos sentido a una historia que no cuenta con la más mínima introducción, sino al fandom, mínimo a lo que tratará la historia.
    • Te recomiendo revisar ortografía y gramática, un par de veces.
    • Una historia debe estar basada en más que un diálogo, pues éstos son solamente un complemento. Por sí solos pueden aburrir al lector.
    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Valorden: Me ha encantado tu comentario. Ves las cosas desde el punto de vista de un lector y escritor, no el de un fanático empedernido. Mantendré eso en cuenta, la ortografía, creo que ya es hora que le saque brillo. Lamento que no entiendas la trama ni nada, es primera vez que escribo algo tan metido en el fandom, si quieres te podéis pasar por otro...Gracias por comentar.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Típico
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    708
    Rayos, rayos, rayos. Lamento la graan demora, pero sin entretener mucho acá lo dejo, nos vemos abajo (;

    Drabble 9: 493 palabras.
    Nota: Durante este capi, se va a hablar de la época de Kagome durante el periodo dónde en el Sengoku organizaban.

    Parte IX: Centro comercial igual a: Dolor de cabeza. I.I

    I.I: Llegada.

    Engullía todo a su paso. No le importaban las miradas desaprobatorias que le daban los “amigos” de Kagome, y la misma Kagome. Era ramen ¡Ramen!. Les miró un instante profirió un «¡Feh!» y siguió devorando el ramen.

    Una vez que sorbió ruidosamente el último trozo de carne, agitó la cabeza y dejó el plato en la mesa. Recibiendo miradas de reproche de la azabache.

    Una vez fuera del recinto ella pudo “regañarlo”.

    ―¿Y la educación? ―Ladeó la cabeza.

    ―Se fue de viaje ―Y se encogió de hombros.

    ―En tal caso ese viaje es eterno…―farfulló. Se detuvo al mirar una vitrina en especial.

    Simple: Peluches.

    ―¡Kyaa! ―chillaron las amigas de Kagome. Muy fuera de lugar para el hanyou y el chico que le acompañaba.

    ―Me alegra de Kagome no sea escandalosa ―musitó con cierto alivio Houjo a Inuyasha.

    ―¡Que monada! ¡Inuyasha vamos ¿sí?!...¡Anda gana uno para mi, gana uno! ―chilló entre brincos jaloneando el haori del muchacho ―. ¡Quiero uno, un perrito! ―eso último no le gustó.

    ―¿Decías? ―alzó una ceja en dirección al humano que le miraba con pena.

    ―¡Apúrense! ¡Houjo y el novio de Kagome nos regalaran los premios! ―apremiaron las chicas haciéndole señas desde la entrada del recinto.

    De la tienda, justo en la puerta, colgaba un cartel pastel y pomposo que rezaba…

    « ¡Concurso de inauguración! Llévense los peluches en promoción sólo con ganar las distintas etapas de la yinkana» En letras más pequeñas decía «Sorprende a tu novia siendo el más cariñoso del mundo, prueba que la amas…» Y más pequeñas todavía: «Advertencia: no nos hacemos responsables por traumas que pueda causar el concurso, mucho menos si la pareja decida terminar»

    En hanyou tragó duro mientras era arrastrado por una ilusionada Kagome, relacionó dos cosas: El cartel decía novio, a él las bulliciosas le decían novio de Kagome. No sabía el concepto, pero esa advertencia le erizaba los pelos; era un hanyou tenía que ser valiente, muy valiente.

    ―¡Bienvenidos sean! ―recibieron los dueños del local. Una pareja de unos treinta años. Sonrientes, terroríficos las verdad. Esas sonrisas que daban escalofríos, eso le paso tanto a Houjo como Inuyasha, tenían mala espina.

    ―Por lo que veo estos jóvenes estás rodeados de adorable chicas ―Sonrojo, improperio, sonrojo.

    ―¿Adorables? ¡Feh! Estas son chillonas ―Señaló al trío―. Y Kagome es... inestable ―completó.

    Kagome se mordió la lengua para no sentarlo y sonrió bobamente. Los dueños parpadearon y les invitaron a pasar.

    ―Yo concuerdo con los señores, estás chicas son adorables, en especial Higurashi ―La aludida se sonrojó ante el comentario de Houjo. El hanyou se quedó en el sitio, meditando.

    «¿Higurashi?¿ de dónde he escuchado ese apellido?»

    Rápidamente la idea le vino a la cabeza: Templo Higurashi, Kagome. Kagome, Templo Higurashi. ¡Kagome Higurashi!

    ―¡Crío! ―gruñó.

    Kagome le fulminó con la mirada y mientras él corría susurró un «Siéntate». El hanyou se estampó en el suelo mientras por los parlantes anunciaban:

    <<La primera prueba señores, para conquistar a sus damiselas tienen que ser: ¡Educados!>>

    ===========================================

    N/A: Perdí el hilo argumentativo. ¡Lo sé! Pero con tanto tiempo sin publicar mi mente maquina mucho, se le ocurre de todo y he visto mucho. Espero haya sido de su agrado.

    Y si, Educados, prueba en la que, quiero ver como se desempeña Inuyasha.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  11.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    379
    Pluma de
    Escritora
    Yahhh amo esto!!! Me gusta mucho, pero de lo que se dice mucho, me fasina. Me gusta tu narracion, sencilla y no exageras, intentas mantener el margen de los personajes y eso es bueno. :D haaa me dejas con ganas de leer mas, definitivamente me hace reir mucho, ojala le sigas no te presiono pero me encantaria leerlo de una vez :3 avisame cuando sea la continuación
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Inuyasha-sama

    Inuyasha-sama Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Septiembre 2011
    Mensajes:
    35
    Bueno al fin termine de leer, y tu fic Kai-chan sera el primero que comente :D
    Hi-chan me dijo que los comentarios tienen que ser largos ya que si no te los borran porque se consideraban algo, que ahora no me acuerdo que era (soy olvidadizo jeje)
    Esta muy bueno, casi nunca me cruzo con alguna comedia o algo por el estilo, pero esto me hizo reír bastante, con los celos de Inuyasha, o sus malos modales, ese hombre si que se pasa eh jaja
    Al menos tu no cambias su personalidades, hay muchas personas que si, y bueno eso no me gusta mucho :(...
    Pero como dije antes este fic esta muy bueno...vamos a ver que pasa en la tienda, si Inuyasha gana algo para Kag-chan o le pega a Houjo-bobo jaja, me gusta decirle así >,<
    Bueno Kai-chan, me avisas cuando subas otro capitulo si :D, un besote...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Típico
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    916
    Desempolvando mi notebook encontré esto, genial *nótese el sarcasmo*, tengo que terminarlo, no me hago responsable por su mala calidad ._. Ni los problemas que le cause tal mini fic.
    Queridos míos, ni me pregunten. ¡Quiero terminar!
    Drabble/One Shot: 698 palabras.
    Parte X:
    Centro comercial igual a: Dolor de cabeza (2)

    ¡Era estúpido hacer eso para ganar algo para ésas chicas!, ¿decir por favor y gracias sólo porque alguien te estorbaba?, ¡era inaudito! Que se quitara y ya, al menos ésa era su solución. Miró el lugar con detalle, el color rosa reinaba, le producía náuseas, y dolor de cabeza, no era la mejor manera de presentarse “amable”.

    ―Bien queridos, como ya han escuchado lo suficiente de esta lección de educación, comencemos.

    Miró como el primero al pasar hacía gestos extraños con las manos, inclinándose hacia adelante mientras dejaba pasar a una chica con dos coletas. Oyó las “palabras mágicas” ―como las habían llamado―, y varias risillas extrañas provenientes de las féminas.

    ―Esto es absurdo ―musitó mientras se cruzaba de brazos.

    ―Joven, usted sigue ―anunció la dueña.

    Alzó una ceja mientras la miraba de costado.

    ―Es ridículo, ni de chiste lo haré. ―Un escalofrío le recorrió, sin necesidad de ver, ya sabía por quién era. Tragó duro, casi podía saborear el suelo.

    ―Tranquila señorita, discúlpelo. Pasaré yo. ―Houjo-bobo -como lo bautizó Taisho-, pasó por un lado con delicadeza, y siendo altamente educado ganó un pequeño peluche para cada chica.

    ―¡Feh! Que idiotez. ―Se sentó en un asiento muy blando, al que Kagome llamó “puff” y se hundió en él.


    Cuando se despertó, se dijo algo: «El ramen me cayó pesado», y eructó. Ese sonido altamente desagradable no pasó desapercibido por la gente de la tienda, la gran mayoría lanzada boca abajo en el piso, con los brazos sobre su cabeza. Alzó una ceja, olfateó el lugar y el miedo no le pasó por alto a su nariz.

    ―¡Inuyasha! ―gritó la chica, aliviada. Se había asustado al no verlo.

    ―Kagome, ¿qué sucede?. El “foff” ése me tragó y me dormí. ―Puff, pensó Kagome. Era eso lo que había pasado.

    ―¡Oye tú!, ¡lánzate boca abajo y no hagas ningún movimiento! ―Un hombre con la cara envuelta en un raro trapo negro le apuntó con algo metálico, mientras otro hacía lo mismo desde otro ángulo―. ¡Obedece! ―gritó el mismo hombre mientras movía esa cosa que no conocía.

    Movió sus orejas ante la ‘orden’, en tal caso la única que podía ordenarle algo era Kagome, y sólo porque ella tenía el poder del collar en sus manos, nadie le iba a amenazar con una cosa metálica.

    ―¿Disculpa? ―musitó mientras ladeaba la cabeza. Metió las manos en sus mangas y se volteó completamente hasta los hombres que se habían reunido, apuntándole desde el mismo lugar.

    Brincó rápidamente hacía donde ellos estaban, los hombres lo miraron con la boca abierta y antes de que se dieran cuenta sus armas no estaban.

    ~~~

    ―¡Que genial es tu novio Kagome! ―exclamaron las chicas al unísono.

    ―Sí que lo es, mira que enfrentarse a dos vándalos y luego llevarlos con la policía, ¡es genial!

    La chica suspiró mientras se recostaba con más ganas en la espalda del chico perro. No es que no fuese sorprendente, pero admitía que era de locos. Si no fuese porque un chico la atrapó cuando palideció en esa tienda, estaría con un gran chichón, chico que no era Houjo, pero Inuyasha había asustado.

    ―Sólo a ti se te ocurre semejante cosa, ¡si te hubiesen disparado, muero! ―gritó mientras lo abrazaba con fuerza.

    ―¡Feh! No seas exagerada mujer, sólo olían a pólvora ésas cosas. ―Ella le dio un leve pellizco y él se quejó.

    ―Algún día te explicaré qué es una pistola, en serio.

    ―Bueno, fuera de eso todo bien. Mira que no se pudo hacer nada con la competencia, pero darnos un oso de felpa a cada una y aparte un puff por eso, mola mucho. ―Las chicas gritaron otro poco y Kagome cubrió las orejas del chico―. Nos vemos chicos, disfruten ―hablaron en tono pícaro y marcharon por otra calle.

    Un silencio incómodo los invadió, los dos se sonrojaron, aún les quedaba cosas que hablar. Era cuando mucho las siete de la noche, temprano según su madre, y también según ellos para pasar el resto del día en el Sengoku. Escucharon que algo se caía, no fuerte, pero si era escuchado; voltearon y vieron un puff con pies y unos peluches.

    ―¿Me ayudan? ―suplicó un puff caído, mejor conocido como Houjo.
    ~~~~~~~~~

    N/A: ¿Me ahorcaran por tardarme un siglo? No creo, soy adorable. Bien, no.
    ¿Un giro inesperado? Sí, no quise escribir otras partes en el centro comercial y lo corté por lo sano, para ir a lo interesante :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Típico
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    765
    629 palabras
    Parte XI
    Típico

    Lanzaron por el pozo la gran bolsa amarilla de siempre y más atrás un peluche. «Para Shippo» Había dicho Kagome. Inuyasha salió primero para cerciorarse de que no había peligro alguno. Comprobado lo anterior le dijo a la chica que subiera, al salir le tendió una mano, ésta, sonrojada la tomó sin dudar y se impulsó hacia afuera. Se miraron por un instante, aún tomados de las manos, Kagome se mordió el labio, él quería decir algo, lo sabía.

    ―Kagome…yo…

    ―¡Señorita Kagome!, ¡felicidades! ―gritó una chica desde unos arbustos, más atrás llegaron más felicitaciones, sobre todo de sus amigos.

    Cuando vio con detalle, pequeñas farolas de papel alumbraban un camino hacia la aldea. Sintió todo casi mágico, sólo faltaba que Inuyasha no tuviera una cara enfurruñada. El chico tomó las cosas, tanto peluche como morral y se dirigió, con paso pesado, hacía el bosque, refunfuñando algo sobre los aldeanos y su inoportunidad.

    ―Creo que no fue bueno salir así…―susurró Miroku a los demás. Como respuesta todos negaron con temor.

    ―Fue sin pensar, me emocioné. ―Se excusó Tsuki, no quería que el chico se enojara, no así.

    ―¡Son los mejores! ―Kagome los abrazó con fuerza a los tres juntos―. Los adoro, no era necesario ―gimoteó.

    ―Todos pusimos de nuestra parte ―recordó la anciana Kaede.

    La joven chica sonrió alegre y miró a las personas, altamente agradecida. Un calor agradable la recorrió completamente, se sentía tan agradecida, pero no completa, más bien: vacía. Hizo una reverencia apurada, agradeciendo. A pesar de ver las caras contrariadas los chicos asintieron, fue corriendo en dirección contraria a la que iban los aldeanos, adentrándose en el bosque.


    Fue tropezando en el camino, a pesar de conocerlo de memoria el apuro la consumía, debía estar allí, tenía que estarlo. Vio por el camino rastros de felpa y eso le aceleró el ritmo cardiaco. Sonrió con dulzura y rodeó los arbustos que cubrían al árbol sagrado. Lo miró con la boca abierta, papeles de colores colgaban de las ramas, las farolas eran de un color rosa fuerte, que le daba una iluminación agradable al lugar.

    ―¿Inuyasha? ―Lo llamó. Esperó una respuesta y nada pasaba―. ¿Inuyasha? ―insistió.

    Trató de concentrase para percibir la energía demoníaca del mismo, pero nada. No oía absolutamente nada. De repente un dolor agudo la invadió, ¿dónde estaba él?, ¿dónde? Las lágrimas se apoderaron de sus ojos. Se abrazó a sí misma, con un frío repentino, en un segundo llegaría, estaba segura de ello. Recostó su espalda al tronco del árbol, oyó algo caer al suelo, seguramente una rama.

    Pasaron quizás unos cinco minutos y entró en pánico, aún dispuesta a esperar se sentó al pie del árbol con lentitud. Él tenía que llegar.

    Quince minutos.

    Sintió que el corazón se le comprimía con dolor, como si una mano lo apretase. ¡Se sentía horrible! Vio el peluche cerca de allí y lo tomó, estaba cerca, ella lo sabía. No podía dejarla allí así no más, tendría que ir a buscarla, tendría que hacerlo.

    Diez minutos.

    A cada segundo era como un puñal atravesando su ya lastimado corazón. Las lágrimas no tardaron en consumirla, sollozaba mientras abrazaba con fuerza el peluche. Gritó contra él y su dolor no aplacaba. ¡¿Cómo pensó que las cosas cambiarían?!, ¡claro, había creído lo que le dijo en la mañana!

    «―Qué carajo ―musitó Inuyasha― Hoy, es un día especial Kagome. Hace dos años nos conocimos y por eso te agradezco. Nunca olvidaría este día. Feliz cumpleaños ―dijo atropelladamente».

    ―¡Tonta, tonta Kagome!, dijo que no olvidaría este día, mas no dijo que me quería de verdad. ―Un gemido se atoró en su garganta. Un puñal no se comparaba a lo que sentía. Entre llantos se quedó adormitada, dolida.

    Con Inuyasha siempre era lo mismo, no cambiaba, nada cambiaba, era tan típico.
    ~Fin~

    N/A: Y eso es, me fui del tema ‘comedia/romántica’. Pero era necesario para lo que quería, y sí, van a querer matarme por este fin, pero para mí fue adorable (?
     
  15.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Típico
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    12
     
    Palabras:
    946
    No esperaré comentarios, quiero colocar "terminado" y olvidar este escrito

    Y como yo los quiero mucho yparatenerotrocapítuloenmicontador traigo un Epílogo, quise compensar un poco, y no dejar a Inuyasha tan mal, que bien sabemos que es capaz de hacer semejante idiotez, es simple, quiero que sepan dónde estaba el hanyou. Disfruten

    754 palabras
    Epílogo

    Apretó sus manos hasta que las garras las hicieron sangrar. Eso no era nada comparado a lo que de verdad sentía. Una daga helada y con veneno lo atravesaba cada vez que escuchaba el corazón de la chica latir con fuerza, esperándolo a él, esperanzada en que llegaría y diría lo que tenía que decir: «Te amo»

    El chico deseaba desde el fondo de su alma saltar frente a ella y decírselo, que era una tonta pero aún así la amaba, y disculparse por todas las veces que la había hecho llorar, como ahora. Se maldijo internamente, oh vaya, que fuera ahora mismo Sesshômaru y le pateara el trasero por idiota, o Kouga y le insultara por no tratar a Kagome como debía, ¡lo que fuera con tal de reaccionar! Su cuerpo no se movía ni un ápice, el valor había huido como si fuese un ratón perseguido por un gato.

    Trataba en vano de que sus piernas reaccionaran, incluso rogaba que un viento lo moviera lo suficiente como para hacerlo caer de la rama donde estaba, ¡por Dios! Estaba ―técnicamente― sobre la chica y no podía ni decir su nombre, llamarla, decirle que estaba allí, por ella y para ella.

    Apretó con más fuerza sus ojos, le ardían, dolía, ni se imaginaba cómo podría estar Kagome. Siempre era él quien causaba sus males, su dolor; deseaba, por una vez, ser quien lo aplacaría. Pero por lo que sucedía, lo estaba ocasionando, de nuevo.

    ―¡Tonta, tonta Kagome! Dijo que no olvidaría este día, mas no dijo que me quería de verdad. ―¡Mentira! Él si la quería, ¡la amaba! Lo juraba por su difunta madre.

    El miedo lo tenía tan paralizado que rió por lo bajo, con ironía. «Eres un desgraciado» Se dijo mentalmente, aún no comprendía cómo ella lo amaba de ésa forma, cuando él, ni siquiera podía evitar que sintiera ése tipo de dolor. Sintió algo frío recorrer su mejilla, genial estaba lloviendo. Una mano reaccionó y se dio cuenta de que no era lluvia, no olía a tierra mojada, era algo más salado, no provenía de la chica, ¡era él! Tocó su mejilla y la dirección de la gota, mejor dicho de la lágrima, ¡estaba llorando, por Dios que lo estaba haciendo!

    Con un nudo fiero en la garganta, con dificultad para respirar y el corazón encogiéndose, lloró; lloró como no lo hacía desde niño, cuando su madre también lo hacía. Le dolía lo que a Kagome le dolía. Mientras las lágrimas aún se derramaban secó parte de ellas y pudo bajar de la rama donde estaba. Aterrizó levemente cerca de la chica, ella se movió un poco, y él sonrió, ¡había logrado bajar!

    Ahora, con más valor del que nunca creyó tener se arrodillo cerca de ella. Estaba dispuesto a despertarla cuando vio algo en el suelo, era la cajita de madera que le había dado a Kagome, y por lo que vio aún no la había abierto. Con cuidado la tomó entre sus manos, la caja se abrió con un pequeño quejido, muy leve y dejó ver una cadena fina de plata, de ésta colgaba un pequeño dije en forma estrella de ocho puntas, en cada punta un pequeño diamante ―proveniente de colmillo y uno de sus ataques―, detrás de esta rezaba: “No fue coincidencia” Te ama, Inuyasha.

    Recordó cuando le dijo a Totosai que la hiciera, sólo en él confiaba para ello. La idea se le había ocurrido un día que hablaba con la madre de Kagome y surgió el tema de su nombre, la estrella de ocho puntas, era perfecto. Era Kagome. Claro que pensar en lo que decía atrás le había costado un mundo, aunque le sirvió lo que siempre pensó de ellos. No era equivocación que ella estuviese allí, ni que él siempre la hubiese esperado, nacieron para estar juntos.

    Tomó la cadena y como pudo se la colocó en el cuello, la cargó en sus brazos y la acunó en su pecho, ya dormida. En la mañana vería la cadena, y bueno la cosas no serían tan difíciles, pero para empezar tenía que decírselo, así estuviese dormida.

    ―Te amo Kagome y siempre será así .―La tomó con más fuerza y besó su frente.

    Quizás no fuese el más romántico y sí un idiota, quizás Kagome mañana lo sentaría hasta que quedase inconsciente, quizás y sólo quizás, ella aún lo amarara. Con esa esperanza y temor implantado fue hacía la aldea. No importa que tan idiota fuese, lucharía por merecer a Kagome, cueste lo que cueste.
    ~Fin~

    N/A: Ahora sí, se acabó.
    Un debate interno del susodicho me pareció lo más correcto. ¿Creyeron que había olvidado la cajita? Nada que ver, lo que sí, me disculpo por la mala descripción de la misma, y la cadena y eso. Me acabo de dar cuenta que describir joyería no es mi fuerte ._.
    ¡Saludos!
     
    • Ganador Ganador x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso