Romántico sweet dreams, baby girl

Tema en 'Relatos' iniciado por satellite, 29 Mayo 2019.

Tags:
  1.  
    satellite

    satellite ᵇᵃᵇʸᵍᶦʳˡ (▰˘◡˘▰)ノ⌒♡*:・。. Usuario VIP

    Cáncer
    Miembro desde:
    18 Mayo 2015
    Mensajes:
    585
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    sweet dreams, baby girl
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1590
    sweet dreams, baby girl
    by satellite; for rhapsodic

    .
    .
    .

    El sol se sentía cálido sobre su rostro y el resto de su cuerpo, pero la refrescante y permanente brisa opacaba esa calidez antes de que se volviera algo ardiente e insoportable; un perfecto equilibrio. Sentía el aroma de las flores bailar en su nariz al mismo compás que los pequeños pasos que ella daba para recorrer aquella pequeña porción de pradera.


    No tenía que abrir los ojos para saber que aquella pequeña bailarina no era nadie más que la flor más preciosa en su propio jardín, así que en vez de abrir los ojos y descubrir lo que estaba haciendo y arruinar la dicha y ansiedad del misterio, se permitió escucharla en silencio, imaginarla en su cabeza.


    Los pájaros cantaban en la copa del árbol sobre el cual él se había recostado, pero había una tenue melodía que sobresalía por entre los ecos de las hojas de los árboles chocando entre ellas, por sobre el zumbido del viento al atravesar los arbustos, y por sobre el sonido de su propia, profunda y tranquila, respiración. Mady estaba tarareando notas al mismo tiempo que bailaba sola al compás de una canción que él jamás había escuchado, pero que no olvidaría jamás.


    Había algo curioso en sus movimientos. Sabía que estaba bailando por lo errático de sus movimientos y las direcciones en las que su cuerpo se movía, sintiendo también la variación en el volúmen de su cantar, como si estuviera girando sobre sí misma, pero había momentos de total confusión en donde todo movimiento se detenía por breves instantes para comenzar otra vez.


    Tenía ganas de abrir los ojos y descubrirla, pero simplemente se sonrió apenas y mantuvo los ojos cerrados, volviendo a la tarea de imaginarla.


    ¿Acaso estaría dándose vuelta para cuidar que él siguiera dormido contra aquel tronco?


    ¿Acaso estaría tratando de recordar los complicados pasos de baile y practicando la coreografía por sí misma?


    ¿Acaso estaría tratando de evitar que se le enganchara la falda del vestido entre las ramas y los pastos?


    No era ninguna de esas opciones. Mady estaba arrancando flores del pasto, podía sentir el aroma a yuyos que traía la brisa.


    Fue sorprendido por unos pequeños y rápidos pasos en su dirección, y trató de contener la sonrisa que se le había formado en los labios, tratando de mantener su semblante serio y sereno, metiéndose en su papel de vampiro dormido; era una lástima qu Zaac fuera tan pésimo actor.


    No era como si se necesitara actuar cuando se era un vampiro con más años que el vino, pero tampoco se podía ser perfecto, ¿verdad? Bueno, según Zaac, uno se podía aproximar a la perfeción, y él era lo más próximo a la definición ante sus propios ojos. Tampoco era como si alguien se atreviera a llevarle la contra a su ego.


    —¿Señor Zaac? —preguntó Mady, con aquella melodiosa y suave voz tan suya y única en el mundo.


    Zaac no contestó, por supuesto, que los dormidos no hablan.


    —¿Señor? —insistió ella, aproximándose hasta el rostro del vampiro, como si estuviera revisándolo y no se creyera para nada su pésima interpretación.


    Él la rodeó con los brazos antes de que pudiera hacer algo al respecto, aprisionándola entre sus extremidades y su pecho, lugar donde Mady ahogó un grito de sorpresa, y en donde seguramente escondería su rostro enrojecido hasta que tuviera valor suficiente para sacarlo de su escondite. Podría haber fingido ser mejor actor y dejarla que pensara lo que quiera, pero Mady, tan curiosa, no iba a darse por vencida tan fácil, y él no iba a desaprovechar una oportunidad súper justificada de tenerla así de cerca.


    Justificada como castigo por ser tan curiosa, por supuesto.


    —¿Nunca escuchaste eso de que al gato lo mató la curiosidad, Madelaine? —preguntó Zaac, divertido, porque ya podía sentir su pecho calentándose a cuestas del rostro de Mady.


    Mady suspiró profundamente contra la tela de la ropa de Zaac y se terminó de desplomar sobre su regazo; sus piernas temblaban por la posición incómoda en la que se encontraba y si conocía a Kana en lo más mínimo, sabía que él no iba a soltara, así que no había forma en la que se pudiera zafar de su agarre.


    —¿E-estoy en problemas, señor? —inquirió desde su rincón, haciéndose pequeña entre sus brazos.


    A quién engañaba Mady. Ella había dejado de tenerle miedo a ese vampiro gruñón hacía mucho tiempo, pero si fingir una sumisión no tan fingida (porque después de todo aún no encontraba en ella agallas suficientes como para negarle cualquier cosa que le pidiera) le permitía quedarse entre los brazos del señor Zaac, entonces ella iba a aprovecharse de su carita inocente para sacarle el jugo a la situación.


    Porque nadie se podía quedar al lado de Zaac y pretender mantenerse pura.


    —Si te hubiera atrapado queriendo ponerme flores en la cabeza habrías estado en serios problemas —advirtió, con una sonrisa en los labios y la mirada perdida en el alguna parte de la pradera—. Pero ahora dime, ¿por qué me trajiste aquí, Madelaine?


    Ella volvió a suspirar, atreviéndose a despegar la cara del cuerpo de Zaac solo para acomodarse de lado entre sus brazos, mirando hacia el horizonte. Había algo de los sueños y era que sin importar cuán reales podrían parecer, sin importar cuánto detalle y empeño ponía uno en crearlos, no eran lugares cuyo fin pudieras encontrar. Se sentían como espacios pequeños rodeados de nubes a lo lejos, todo porque los sueños no eran reales, así que no podían verse exactamente reales.


    —Llevo varios días en cama con f-fiebre y yo… —Mady quería ver las flores de la primavera, pero al darse cuenta de un pequeño detalle, abrió los ojos como platos y sonrió de oreja a oreja—. E-espere… s-si usted está aquí conmigo… —hizo una pausa, sonriendo aún más, dándose vuelta a mirarlo—. ¿Usted se durmió conmigo, señor Zaac?


    Había cierto tono de confianza en las palabras de Mady, como si lo hubiera atrapado con las manos en la masa. Zaac, por su parte, se sonrió divertido y tomó su rostro encendido entre sus manos, mordiéndose el labio inferior mientras la veía.


    —Qué imaginación tienen los humanos de las épocas modernas. Este es tu sueño y estamos haciendo exactamente lo que tú quieres hacer.


    Entonces calló cualquier queja de Mady con sus propios labios, impidiéndole siquiera acomodar sus sentimientos dentro de su cabeza, ocupando toda su concentración en un beso que le robara hasta la consciencia.


    Mady no supo cómo reaccionar al principio, sintiendo que le faltaba el aire, el coraje y el equilibrio mental para identificar lo que estaba pasando. Su cerebro, de cierta foma, podía reconocer que tenía al señor Zaac pegado a sus labios, dándole uno de esos besos de los cuales solo había leído en esos libros románticos que ninguna joven señorita debería leer para no hacerse ideas impuras en la cabeza, pero sus labios inexpertos no tenían ni la más pálida idea de cómo responder a semejante ataque. Llevó sus manos temblorosas hasta el rostro del vampiro, como si sostener algo pudiera detener las vueltas que su cabeza daba, y se sintió tanto en la gloria como en el infierno cuando él por fin se separó de ella, dándole un respiro.


    —Zaac… —le llamó en voz baja, con evidente necesidad.


    Ya no era señor Zaac. En realidad, Zaac ya no era nada, porque para cuando Mady logró abrir los ojos porque el aire en sus pulmones se sentía sumamente sobrevalorado cuando podía tener los labios de Kana asfixiando los suyos propios, se encontró sosteniendo a la nada misma.


    Zaac se había esfumado de ahí.


    ~♥~​


    Zaac abrió los ojos lentamente, sin necesidad de acostumbrarse a la luz porque aún se encontraban en el auge de la noche. Se había quedado dormido, sentado en la cama y al lado de una profundamente dormida Madelaine. Había sentido una urgente necesidad por venir a revisar personalmente la fiebre de su humana favorita (en horas que no eran de Dios, por supuesto, porque nadie podía verlo estar allí) y asegurarse de que estuviera bien atendida mientras se recuperaba de esa ‘gripe’ o como fuera que lo había llamado el médico que la había revisado hacía unos días.


    Se relamió los labios mientras se levantaba de la cama, como si aún pudiera sentir los labios de Mady contra los suyos, tal cual lo había hecho en los sueños, y sonrió divertido como si le hubieran contado el más divertido de los chistes. No se había imaginado encontrarla recogiendo flores en sus sueños cuando había decidido husmear en ellos, pero tampoco iba a marcharse de su fantasía sin haberla molestado a gusto.


    Él, por su parte, se marchó de la habitación con la mayor de las satisfacciones. No era como si no supiera ya que aquella niña se babeaba por él, pero haber tenido la lengua de Madelaine en su boca (aunque fuera en un sueño), le daba una satisfacción sobrehumana, digna de alguien que hacía mucho había dejado de ser humano.


    Ahora tenía que volver a su propia habitación sin despertar a nadie, pero antes, buscaría al primer bastardo que se le cruzara y lo obligaría a llenar la habitación de Madelaine con todas las flores silvestres que pudiera encontrar antes de que ella se despertara.

    .
    .
    .

    quien no entienda de qué hablo y tenga huevos para querer averiguarlo, lea el desastre de hilo que quedó del colectivo 'le rouge'. este ship viene de ahí♥
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    rhapsodic

    rhapsodic Adicto Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,238
    Pluma de
    Escritor
    Zaady es oficialmente mi ship favorita de todos los tiempos. Zaac es my daddy y Mady es my mommy, they're my parents(?.

    Es imposible no amar cómo Zaac, que usualmente por norma es tan hijo de puta y csm y malo, trata con delicadeza y falsa rudeza a Mady en ocasiones. Le digo falsa porque aparenta ser un hdp pero es juego y la misma Mady lo sabe y también le sigue el juego. Tienen una dinámica súper especial, tierna que se puede tornar súper sucia en un abrir y cerrar de ojos. Es lo que me encanta. El gran Zaac Kana, que se le agua el güarapo cuando la humana Madelaine le hace ojitos.

    Amé el detalle del sueñooo, es tan romántico ;-; que la haya ido a ver porque estaba enferma. Y que se haya quedado dormido junto a ella cuando Zaac sufre como que de insomnio, ¿no? AAAA. Mi amor, me lo como a besos.

    Me encantó Chechu los amo y te amo, ah. Me iré feliz.
    zaac is mine.
     
    • Adorable Adorable x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso