Microrrelato Sunburn (del otro lado del plástico)

Tema en 'Nano y Microrrelatos' iniciado por sessxrin, 3 Septiembre 2010.

  1.  
    sessxrin

    sessxrin Fanático

    Virgo
    Miembro desde:
    17 Enero 2009
    Mensajes:
    1,047
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Sunburn (del otro lado del plástico)
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    433
    Sunburn (del otro lado del plástico)

    Hace tiempo, mucho tiempo (?) hice un drabble que se llamaba "plástica" y pues ha muchos no les gustò. Tomò una importancia que ni yo se lo di. En fin, un usuario me sugiriò que hiciera otra version de ese drabble, pero no como veian a la chica por fuera, sino por dentro.

    Y escuchè la cancion Sunburn de Muse. Este escrito esta inspirado en esa cancion. Espero les guste y por si acaso, tengo una sombrilla de hierro :o

    ::::::::::::
    Ella se esconde.

    Ella tiene todo, todo perfecto, perfectísimo. Lo consigue todo, lo puede todo. Todo se lo dan, todo, todo…un círculo vicioso y peligroso. Ella no siente la necesidad de rogar, ni de sentir culpabilidad, todo se lo merece, todo es para ella. Ella es seca, vacía, no siente nada, nunca ha tenido el deseo de sentir. Ella se mira en el espejo y sonríe, sonríe con los labios pintados, los pechos plásticos y los ojos pintoreteados. Ella se esconde. Sonríe y ya no se acuerda de su verdadera apariencia; la odia.

    Frunce las cejas y con un trapo se va quitando el labial. Poco a poco, la mano le tiembla y sus cejas se juntan más. Delineador corrido, manchas de polvos, espacios en blanco, círculos de piel limpia. Mitad de los labios sin pintura.

    Odia lo que ve, le avergüenza y la rabia le quema las venas. No quiere, no siente, no ama. Ella se detesta, siente la necesidad de esconderse, de mostrar alguien que no es, de sentir la necesidad de cambiar. Pero siempre por las noches el espejo la tortura, porque ella no es ella.

    Llora, grita, odia. Ella no siente, es vacía, es un hueco profundo de falsedad. Siente pena y rompe, rompe el espejo con un jarrón, jarrón perfectísimo. Ella lo tiene todo, menos a ella. Ella no es ella. Las manos le tiemblan y sigue rompiendo con sus manos el espejo, manchando el piso perfecto, perfectísimo de sangre.

    Todos los días un espejo, sus padres lo cambian por otro más perfecto.

    Ella no es ella, ella es un espejo roto, lleno de grietas y espacios que quiere rellenar. Ella se esconde tras la ilusión falsa de alguien perfecto, de un espejo perfecto.

    Ella se esconde.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso