Otro Sueño (Reign)

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por AnnaClearwater, 21 Septiembre 2014.

  1.  
    AnnaClearwater

    AnnaClearwater Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Enero 2012
    Mensajes:
    40
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Sueño (Reign)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    452
    -Fanfic sobre la serie REIGN-

    Tenía la tripa tan abultada que le resultaba casi imposible dormir del tirón. Se dio la vuelta con dificultad y tironeó del enredado camisón. “Estúpidos e incómodos ropajes”, pensó malhumorada.
    Se incorporó haciendo un gran esfuerzo, se acercó al ventanal y descorrió las cortinas para poder sentarse en el alféizar. La puerta del dormitorio se abrió y al girar la cabeza descubrió a su esposo observándola con una amplia sonrisa. Llevaba puesta una camisa blanca de algodón y unos pantalones de lino del mismo color que le colgaban de la cintura. Supuso que acababa de darse un baño, pues aun tenía el pelo húmedo y varios mechones ondulados le caían sobre los ojos.
    Mary se levantó pesadamente y él caminó a su encuentro, arrodillándose en el suelo cuando llegó a su lado. Sujetando los bajos del camisón, lo elevó hasta que el vientre de su esposa estuvo expuesto, colocó ambas manos sobre él, besándolo con dulzura para después poner el oído a la espera de cualquier señal.
    —Es un niño –le dijo soñadora.
    Al oírle, Francis alzó la cara para poder mirarla. Sus ojos brillaban de forma casi sobrenatural.
    —¿Cómo puedes saberlo?
    —Simplemente lo sé.
    —¡Oh, Mary! –respondió al tiempo que se levantaba y le rodeaba la cintura para atraerla hacia él-. Soy el hombre más afortunado del mundo.
    La besó con fervor, pegándose a su cuerpo tanto como le era posible. Alzándola del suelo, la llevó a la cama. La mente de la joven reina pronto se vio nublada a causa de sus besos y caricias. Era incapaz de percibir nada que no fuese él.
    Cuando por fin pudo recuperar la consciencia y retomar el control de sí misma, el sol empezaba a asomar sus dedos por entre las cortinas. Apoyó la cabeza sobre el pecho de su marido, cerrando los ojos y concentrándose en el sonido de los latidos de su corazón mientras él se las arreglaba para pasar el brazo bajo su cuerpo y poder así acariciarle el abultado vientre.
    —Te quiero –susurró ella.
    —Me duele… Me duele mucho….
    Mary abrió los ojos alarmada. La habitación estaba en penumbras. La única luz provenía de una vela a punto ya de consumirse por completo. Se llevó las manos al abdomen, sólo para descubrir que seguía igual de plano que siempre. A su lado, en la cama, Francis gimió en sueños. Cogió el pañuelo limpio que guardaba bajo la almohada y lo cambió por el que cubría el oído derecho de su esposo, completamente empapado en sangre. Le apartó el pelo de la ardiente frente con cuidado de no despertarle y le observó en silencio mientras la vista se le nublaba a causa de las lágrimas.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso