Explícito de Pokémon - Sueño dorado

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por Deskhore, 9 Junio 2019.

Cargando...
  1. Threadmarks: Capítulo 1: Algo nuevo por conocer
     
    Deskhore

    Deskhore Ocelot made in heaven Orientador Estudiante de Edición

    Acuario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2015
    Mensajes:
    108
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Sueño dorado
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1701
    El metro perdía velocidad… Miré por la ventana del mismo para encontrarme con una estación de metro desierta, en la que solamente hay un guardia apostado. Los pisos, pilares y bancas de la estación se encontraban sumamente sucios, aquello daba a la estación un aspecto aún más abandonado. El ambiente climático era frío en la estación, por lo que permanecer ahí no era la mejor opción hasta el momento. Me senté en una de las bancas para descansar y comer una tableta de chocolate. Comencé lentamente a degustar el dulce mientras cerraba los ojos. Poco tiempo después alguien súbitamente me arrebató el dulce que tenía en la mano. Rápidamente abrí los ojos… pero lo único que pude divisar a lo lejos fue una cola azul. No me molesté para por el hecho de que me robaran el dulce, así que lo dejé pasar y me levanté de aquella sucia banca. Me dirigía hacia la salida, pero no sin antes el averiguar quién fue el que me robó el dulce. Tomé la dirección contraria de la salida, y miré cuidadosamente pilar por pilar, hasta que en uno de los pilares una pequeña criatura se encontraba comiendo de aquel dulce del cual había sido despojado. Una criatura azulada con una altura aproximada a la de un metro, era un riolu. Este se asustó de manera repentina por la forma en la cual me le acerqué y con una de sus patas utilizó Palmeo contra mí, para así tratar de hacerme el mayor daño posible. Esta falló el ataque cayendo de manera torpe al suelo. Lo único que pude hacer fue acercarme de manera tranquila para no asustarle más.

    —¿Estas bien? —pregunté—. No temas, no pienso hacerte daño, solo quiero saber cómo te encuentras. — dije de manera clara y leve.

    Como era de esperar el Pokémon comenzó a gruñir de manera desconfiada. Aquel riolu permanecía en desconfianza por mi presencia, así que tome el chocolate que había robado con anterioridad, y de manera calmada se lo acerque en su hocico. Aquel riolu procedió a olfatearlo para nuevamente seguirlo comiendo. Me le quede mirando fijamente, como desesperadamente aquel riolu comía de aquel chocolate, para luego ver de manera más detallada como esté Pokémon estaba en un estado de higiene muy deplorable. Su cuerpo se encontraba lleno de suciedad, tierra seca por casi todo su cuerpo y ni hablar de las múltiples heridas que esta tenía en la mayor parte de su espalda, además de ver que uno de sus ojos estaba parcialmente inflamado. Me dio demasiada tristeza el verle así, lo único que pude hacer fue ofrecerle donde vivir si es que no tenía un entrenador. Me acerqué lentamente hacia el riolu, el pequeño canino azulado observaba con precisión mis acciones, y rápidamente lo recogí con mis brazos a lo que este actuó de manera más dócil. Aquel riolu se mostró más sumiso y pacífico. Tiempo después acudí con el guardia para saber más sobre el riolu que tenía cargando en mis brazos.

    —¡Disculpé señor! —palpé el hombro del guardia—. ¿Sabe de casualidad quien es el dueño de este riolu?


    —¿Eh? —volteó el guardia—. ¡Ese Pokémon no debería de estar aquí! He tratado de sacarlo de la estación durante tres días, pero cada vez que lo sacó del lugar vuelve a entrar. —exclamó enojado.

    —De acuerdo señor, cálmese, ya que enojándose no arreglará nada. —respondí de manera calmada.


    —¡Es mejor que te lleves contigo a ese Pokémon! —exclamó el guardia— yo no quiero seguir perdiendo mi tiempo sacando a un estorbo. Soy un guardia de seguridad, a parte son las cinco de la madrugada, el cambio de turno acaba de comenzar y yo me tengo que ir—refunfuñó el guardia.


    Después de escuchar las palabras del malhumorado guardia procedí a salir. Cerca de la entrada de la estación vi una máquina de bebidas, me acerqué al armatoste para así comprar algo que tomar. Compré una botella de agua y con mucha dificultad pude hacer que aquel riolu tomara agua. El Pokémon agradecido mostró una pequeña sonrisa y con un poco más de confianza regresó a mis brazos. El frío empieza a mostrarse de una manera más agresiva y al estar afuera de la estación del metro es más notorio, el ver que una llovizna comienza a empezar. Me percaté que no tenía un paraguas en la mochila con el cual evitar que riolu y yo nos empapemos, así que tomé a la pequeña criatura azulada con mayor agarre y comencé a caminar hacia el departamento donde vivo, el cual está a cinco cuadras alejado de la estación del metro.


    Es raro que lloviera en estas partes de la ciudad, ya que normalmente el ambiente es demasiado seco. —Oye riolu, ¿tienes algún nombre? —pregunté, a lo que este respondió negando con la cabeza—. Bueno, el mío es Erem y es un gusto conocerte.


    Desconocía si riolu era un macho…, o podía darse el caso de que sea una hembra. —Riolu…, ¿eres macho o por casualidad eres una hembra? —pregunté curiosamente, a lo que respondió asintiendo con la cabeza al escuchar la mención de hembra—. Me alegra saber eso, sabes…, es difícil saberlo ya que no se puede notar la diferencia por algún rasgo físico a simple vista.


    Después de conocer muy poco acerca de riolu aceleré el paso para llegar temprano a donde resido, ya que el clima con el pasar del tiempo empeoraba más. —Tengo que tener en cuenta los papeles que cargo en la mochila, en especial a riolu, no vaya a ser que por culpa de mi lentitud ella se enferme.


    Y en alrededor de veintitrés minutos llegué al departamento. Entré con riolu totalmente mojado en la sala de recepción del lugar, la portera, una señora de edad avanzada. Me recibió con alegría y con mayor razón, porque ella me vio con un Pokémon en brazos. Eso fue bueno, porque no le molestó el hecho de que yo estuviera mojado y que riolu estuviera manchada por la suciedad y sangre, ya que ella es una persona sumamente estricta con la limpieza. Subí las escaleras del recinto para luego llegar a un pasillo alfombrado de color rojo y divisar a lo lejos a dos mujeres de edad avanzada conversando, estas comenzaron a cuchillera acerca de mí en el momento que me vieron. — ¿Supiste lo que paso en el departamento de ese chico? —pregunto una de las señoras—. ¡Sí!, ¿Qué el padrastro de ese muchacho maltrata seguido a su mujer? —respondió la otra. Ambas señoras doblaron la vista al percatarse de que les observaba. Me dio igual y caminé hacia la puerta del departamento. Toqué la puerta del departamento repetidas veces, para luego ser abierta por mi madre, la cual había estado discutiendo con mi padrastro por cosas sumamente inútiles a mi parecer. Mi madre al verme en ese estado se enojó por el hecho de estar totalmente mojado y traer a un Pokémon en brazos. Entré en el dichoso departamento sin importar los regaños y me dirigí hacia mi habitación. Abrí una puerta de color marrón oscuro y se vio un pequeño cuarto. el cual estaba totalmente ordenado nos recibió. Una cama individual con una ventana en la cual las gotas de lluvia rebotaban constantemente con el cristal, seguidos por un pequeño ropero y una segunda puerta la cual dirigía hacia un baño personal.


    Lancé mi mochila sin importar del estado de su contenido y me dirigí lentamente con riolu hacia el baño. Abrí la puerta de aquel baño para luego abrir la llave del agua caliente y esperar a que esta se llenara a mediación. Tomé levemente a riolu y acto seguido comencé a humedecer su pequeño cuerpo con él agua, la ayuda de una esponja fue útil para quitar la suciedad y sangre que contenía la espalda de riolu. Por error presione una de las heridas de riolu, esto provoco que ella emitiera un lloriqueo. —¡Perdóname!, no era mi intención hacer eso. —dije preocupado, a lo que ella asintió un si con su cabeza. Y con mucho más cuidado limpié el resto de sangre y lodo de su espalda y cuerpo. Minutos después quite el tapón de la tina y nuevamente abrir la llave para en esta ocasión yo tomar el baño…, sabía que no podía dejar sola a riolu por consiguiente ella se quedó en la tina conmigo en ella. Por obvios motivos no entré desnudo y tenía puesto lo necesario para que no ocurriera algo indeseado. Riolu plácidamente se acomodó en la tina y nuevamente le enjagüé su algo largo pero sedoso pelaje con la relajante espuma del jabón para pelo que tenía en el baño. Tiempo después estábamos riolu y yo totalmente limpios, salimos del baño y ella permaneció con mucha calma en la cama. Cure las heridas que ella tenía en la mayor parte de su espalda y vendé dándole vueltas con el vendaje, para que así no tuviera el problema de portar con vendajes sueltos. Miré la hora y ya eran casi las nueve de la mañana. Salí de mi habitación y me dirigí hacia el refrigerador en donde tomé varios tipos de bayas comestibles y nuevamente me fui hacia mi habitación. Al entrar riolu permanecía en su lugar. Ella se alegró por mi regreso. Tomé cierta cantidad de bayas y ella no esperó para devorar los diferentes tipos. Ella repentinamente se lanzó sobre mí. Lo que hizo fue darme un sincero abrazo, una cosa que yo nunca fui capaz de soportar. Nunca me agradaba la idea de demostrar ese tipo de afección sentimental hacia las personas, y solamente lo demostraba hacia los Pokémon. Este caso fue muy especial. Fue algo que me dio con mucha sinceridad…

    Devolví su abrazo y fue la cosa más hermosa que he sentido en casi toda mi vida. El ayudar desinteresadamente y a cambio recibir esto. Fue lo mejor que me haya pasado en la vida. Abrí aquel ropero en el cual una pokébola de color blanco con centro rojo tenía guardado.

    —Riolu, Nunca he sido uno de esos entrenadores Pokémon de los cuales la gente habla bien. O de un cuidador que sea el mejor. Pero te haré esta simple pregunta —comenté de forma seria.

    —¿Quieres ser mi primer Pokémon?...
     
    Última edición: 2 Julio 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  2. Threadmarks: Capítulo 2: Un sueño a la mitad
     
    Deskhore

    Deskhore Ocelot made in heaven Orientador Estudiante de Edición

    Acuario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2015
    Mensajes:
    108
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Sueño dorado
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1798
    Riolu se mostro de manera algo interesada en aquella pregunta…, por alguna razón se lo pensó demasiado. A tal grado de negarlo con algo de miedo. No la culpo por tener que rechazar aquella propuesta, sabiendo ella misma lo que tuvo que pasar en aquella estación de metro por algún entrenador o persona que le dejo en aquel sucio lugar. Aquel rechazo por parte de ella me desilusiono. Guarde aquella bola esférica de color blanco lentamente para que tiempo después un incomodo silencio se presentara.
    Mi madre tiempo después entro a mi habitación para presenciar la estadía de un pequeño canino antropomórfico. Ella rápidamente se enfureció, alagando que el traer a un Pokémon al departamento conllevara demasiado cuidado, también haciendo excusa de que podría solo estar fingiendo el estar herida…
    Negué aquellas palabras…, pero ella simplemente lo rechazo. No optaba por la idea de que un riolu habitara en su morada. —¡Tienes que sacar a ese Pokémon de aquí, rápido y enseguida! —cito de manera inoportuna—. ¡¿O prefieres ser como el inútil de tu padre?!

    Eso último que pronuncio fue el colmo, simplemente alegue que ella estaba mal. El que mi padre se alejará de aquí no era un pretexto para que ella misma repudie a estas bellas criaturas, por más feas que estén, siempre habrá algo de belleza en ellas. Pero ella no escucho, simplemente no lo quiso comprender…, después de aquella discusión me dio a elegir… El tener que abandonar aquel riolu de donde lo saque o el buscar una mejor opción donde vivir. Me dio a entender que me tenía que largar de aquel departamento si la quería conservar. Ella solamente dejo la habitación para cerrar de manera violenta la puerta.
    Una ira iracunda me invadió…, el tener que soportar a una madre así era un infierno, el poco cariño que le guarde no paso a ser algo que ya no existía en mi pensar. No lo dudé, y tome nuevamente aquella mochila con papeles y tome en brazos a riolu. Tomé un cambio de ropa, cogí unos libros más que había en aquel ropero. Para seguidamente salir de aquella habitación y ver a mis padres sonreír de manera satisfactoria. Sali de aquel departamento para solamente ver a un señor de limpieza en el fondo. Sali apurado de aquel condominio, a tal punto de ni siquiera despedirme de aquella tierna portera.

    Me dirijo a un lugar en especial, uno que ni siquiera mis padres tenían el conocimiento de que este existiera o el interés hacia el mismo. Un gran lugar donde la gente que innova o crea cosas para las demás criaturas, el laboratorio Pokémon de la ciudad Heliolisk. Uno en donde el avance de la tecnología es meramente increíble. No sabia realmente el que hacer. si volver y seguir viviendo una aburrida vida en la cual no disfrutare de lo que mayormente me atrae, el bienestar de los Pokémon o arriesgarlo todo y realmente experimentar una vida de aventuras y posible bienestar. Solamente me dedique a seguir caminado de manera tranquila. Riolu en cambio, parece ser que ella si comprendido las palabras de mi madre. Riolu me guardo algo de cariño en el poco tiempo que le rescate. No le quiero dejar en algún lugar precario e inhabitable. Realmente la quiero. Pero solamente puedo seguir caminando y de esa manera alejarme de esa forma de vivir.

    Una decisión que tengo que pensar de manera meticulosa. El elegir mal seria aceptar algo que no quiero.

    Pasaron las horas, el claro azul del cielo paso a ser un calmado azul tenuemente oscuro. Desde lejos un inmenso lugar se divisaba, un edificio totalmente blanco, con unos grandes paneles transparentes en forma circular acompañados de uno que otro panel totalmente negro. Aquel tan mencionado lugar, mi actual destino. El laboratorio Pokémon, apresure el paso mientras podía, el clima, comenzaba a cambiar nuevamente. Paso de se estar seco a un estado climático de lloviznas. No tenia el lujo esta vez de quedarme mojado por aquella luvia, riolu se encontraba durmiendo en ese momento entre mis brazos, pero lamentablemente paso a estar despierta por mi necesidad de llegar lo antes posible a aquel laboratorio. Todo paso rápido en ese momento, afortunadamente llegue a ese asentamiento, el inconveniente era el que aquella puerta de cristal permanecía cerrada. Toque con desesperación, pero nadie se divisaba en aquel interior del laboratorio. El clima…, el maldito clima empeoro en ese momento, la llovizna había tomado una gran fuerza por parte del viento. Sentía como la temperatura cada vez bajaba más. Cada vez comenzaba a tocar aquella puerta con mayor necesidad, los demás edificios y locales de venta estaban totalmente cerrado. Voltee nuevamente en la puerta de cristal para ver que las luces se comenzaban a encender y de ahí una figura femenina se comenzaba a acercar. Era una fortuna para mí en ese momento. Aquella persona introdujo unas grandes llaves en aquella cerradura electrónica, para luego pasar de estar cerrada a abierta. La puerta se abrió dejándome pasar…

    —¿Qué se te ofrece muchacho? —una voz arisca voz pregunto—. Estas no son horas como para que los jóvenes vengan a deambular a este lugar.
    —Se que es tarde pero solo necesito estar aquí mientras la lluvia termina— respondí mintiendo sobre mis intereses en ese lugar.
    —Tu…, te pareces a alguien…—comento de manera curiosa—¿Eres hijo de Javier? —pregunto de manera confundida.
    —Javier Alexander Deterra, el es mi padre —respondí de manera amable.
    —Te pareces mucho a el de joven…, tu padre y yo fuimos compañeros de trabajo aquí en el laboratorio. Hasta que un día le dieron la orden…
    —¿Cuál orden profesora? —pregunte de forma curiosa.
    —será mejor que me sigas, de cierta manera no te lo puedo explicar con palabras. Pero por el momento iré a buscar algo con lo cual te seques y en especial a tu pequeño riolu, la lluvia en este sector de la ciudad es mucho más fría, por el hecho de que estamos experimentando con máquina nueva.

    Era algo extraordinario para mí, esa señorita de aproximadamente treinta años de edad conoció a mi padre... A parte de dejar que me quede en aquel laboratorio a pasar la noche, ya que de cierta manera las instalaciones están equipadas con cámaras para pokémon o personas con la cual se experimente algún antídoto o medicamento…
    Aquella profesora se llevó consigo a riolu. Me dijo que no tenía por qué preocuparme, simplemente curaría aquellas heridas de manera más profesional.
    No podía dormir…, no sabia si mis padres realmente se tomaron en serio aquella decisión que acabo de tomar. O si de perdido ellos trataran de buscarme o hacer llamadas acerca en donde me encuentro…, comencé a reflexionar acerca de mi padre. Me daba tristeza casi nunca haberlo conocido, o el tener algún bello recuerdo con él. Su trabajo…, ser un científico era lo que le apasionaba, trabajar con Pokémon. Nunca lo conocí, solo tenia un vago recuerdo de su rostro, el cual con el tiempo fue desapareciendo. Pero dejando en lada a mi familia. Mi deseo… el ser un investigador…, conocer y aprender de los Pokémon. Después de eso solo cerré los ojos y descansé plácidamente.
    una nueva mañana comenzó, tome mis cosas, para seguido bajar a la planta baja y encontrarme con aquella profesora sentada en una mesa acompañada de riolu.

    —¡Buenos días muchacho! — grito levemente alegre, seguido de riolu, la cual estaba comiendo algo especial.
    —Buenos días profesora, es un gusto verle nuevamente. Además de agradecerle por lo de ayer —cite de manera honrada.
    —No seas tan modesto conmigo cariño, mi nombre es Carolina, un gusto. ¿tu padre si se decidió llamarte igual que él?
    —No…, mi nombre es Erem…, Erem Alexander Deterra y tengo un sueño…
    —Oh… vaya, sigue siendo un precioso nombre dulzura
    —G-gracias, señorita Carolina.
    —Bueno, Erem. Como lo prometí, aquí esta tu riolu. A lo mejor no lo abras notado, pero tienes a una saludable hembra por Pokémon. No es fuerte todavía, pero si te esfuerzas, podrá ser demasiado fuerte. ¿Por qué no la capturas todavía? Ayer no dejaba de moverse cuando te fuiste a dormir. La tuve que sedar por ese inconveniente. Además, sus heridas ya están curadas por completo, por lo que ya no deberá llevar aquel horrendo vendaje. Riolu esta demasiado emocionada por querer ser tu compañero.

    Esas últimas palabras que aquella señorita dijo, fueron la clave. Riolu…, Riolu realmente quiere estar conmigo?, esa vez que trate de ofrecerle aquella oferta y lo rechazo. ¿Habrá sido la desconfianza o solo me estaba jodiendo?, la mire fijamente a lo que ella puso parcialmente nerviosa. Ella de se sintió algo avergonzada. Luego de eso la decisión fue definitiva. Carolina tuvo la amabilidad de regalarme alguna pokéball de sobra y ese fue el momento…
    Tome aquel objeto esférico y justamente lo lance a aquella pequeña criatura. Un pequeño botón choco con la piel de aquel canino y en un chistar, riolu solo se redujo a una línea de luz y en aquella bola esférica solo se dedico a moverse de manera lenta. Este movimiento se repitió tres veces y por fin...
    Aquel botón blanco se ilumino y haciendo un sonido de clic y por fin paso.
    Riolu era mío…

    Esto…, esto es nuevo para mí…
    Nunca tuvo la gran oportunidad de ser poseedor de uno de estos pequeños monstruos, o por mas grandes que sean. Las expectativas de muchos era el ser poseedor del titulo con mayor prodigio, el de campeón a la liga Pokémon. El mío…, ser un investigador Pokémon. Al ser hijo único de una familia en la cual la ausencia de un padre era notoria, y la desesperación de una esposa y madre por el sacar adelante a su único hijo, era mas que obvia. El alejamiento de ambas personas no acabo más que en una ruptura matrimonial, la razón de esto… El ser un científico Pokémon, la verdadera razón por la cual mi padre…, mí verdadero, se marchó de esa relación amorosa. Mi madre no lo tomo para bien, solo causo que tuviera cierto odio hacia esas criaturas. Una de las razones por la nunca tuve un Pokémon, hasta ahora…
    En cambio, mi padre…, bueno, nunca le tuve odio hacia el por la decisión que tomo de separase de mi madre. No es como si realmente hubiera pasado muchos momentos felices con el o con mi madre. Cosas como esas, con el pasar de los años no fueron más que afectos emocionales que fui perdiendo de mis padres.

    Pero dejando de lugar eso. Me alegraba el que riolu por fin estuviera a mi lado. Mi padre…, alguien del cual conocer de sus acciones, conocer su necesidad y razón de marcharse. Algo que pronto conoceré

    No se si esto me comienza a gustar…, o es algo que se esta haciendo extraño para mí…
     
    Última edición: 28 Junio 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  3.  
    almiok

    almiok vamos, escribamos con fervor. Estudiante de Edición

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Mayo 2018
    Mensajes:
    348
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola buen Deskhore , tiempo sin leerte. :char:

    Aquí unos pequeños señalamientos que puedes pulir, cambiar, redefinir o lo que mejor se adapte a tus ideas en el escrito.

    Quizás querías decir desierta o algun sinonimo, ya que se contradice un poco con la descripción que se da de la ciudad más adelante.

    En este punto ya se hace la mención de que riolu es un ella, pero líneas más adelante se explica que no se sabía que genero es, una pequeña contradicción.

    En esta línea puedes usar algún verbo o una frase para complementar, ya que la parte anterior y lo que sigue hacen que esta parte tenga una sensación de que algo falta, podrias usar un se vio un pequeño cuarto, fuimos recibidos por un pequeño cuarto o algo al final como: el cual estaba totalmente ordenado nos recibio, era mi hogar, etc.

    eso del primer cap y alguno que otro acento que falta y otro que no debería estar.

    Fuera de eso es muy interesante. :cynda::cynda:
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    Deskhore

    Deskhore Ocelot made in heaven Orientador Estudiante de Edición

    Acuario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2015
    Mensajes:
    108
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Gracias, lamento las faltas. Se me había olvidado el actualizar unas cosas como esas. Lo corregiré lo más pronto que pueda
     
  5.  
    Laker

    Laker Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    2 Agosto 2011
    Mensajes:
    72
    Pluma de
    Escritor
    Qué tal. Muchas gracias por la invitación a leer tu trabajo.
    Seré sincero. Soy un usuario ya algo antiguo desde el 2011 (me parece), con muy poca actividad porque apenas regresé y no sé qué tanto pueda llegar a hacer o ayudar a otros por las actividades que aúm desempeño en mi díaa día. Lo dejo como mera nota para futuros avisos en los que publiques nuevos capítulos o me los notifiques. Sin embargo, con gusto continuaré este interesante relato hasta su fin e intentaré apoyarte con lo que he adquirido de experiencia, pues yo también fui escritor.

    Ahora sí, a lo que nos interesa.
    Tenemos que empezar por tu redacción, hay partes en las cuales estás siendo muy repetitivo, y una de ellas es el uso de la palabra Riolu. Hay otros modos de llamarlo para que no sea tedioso ver el mismo nombre: como el pequeño lobo, la criatura, el pokémon, el pequeño tipo peleador... por mencionarte algunos. Puedes seguir usando su nombre pero que no sea tan seguido, sino, en lo personal, puede llegar a ser cansado y hay que tener variedad para no aburrir al lector.

    Otra muy importante. Citaré uno de tus textos, el cual modifiqué, si no te molesta:

    "Poco tiempo después alguien súbitamente me arrebató el dulce que tenía en mano, por lo que abrí rápido los ojos, pero lo único que pude divisar a lo lejos fue una cola azul."

    Aquí utilizaste el verbo "rápido" 2 veces continuas, y no, para ello tienes más sinónimos o adverbios con los cuales apoyarte para no perder fluidez en la redacción.

    Otro muy importante. El tiempo de los verbos en presente vs pasado. Aquí involucramos el uso de acentos/tildes.

    Columna de tiempo presente - Columna Pasado
    Acerco - Acercó
    Ayude - Ayudé
    Arrebato - Arrebató
    Compro - Compró / Compre - Compré
    Necesito - Necesitó

    Un tip que te dejo es que una vez que lo termines de escribir, lee su pronunciación, te puedes apoyar con Word que entre sus actualizaciones ya dispone del uso de voz para pronunciar palabras por ti. Hay que tener cuidado con esos detalles, porque también las acciones futuras llevan tildes/acentos al final, pero eso ya lo veremos conforme avances en tu redacción.

    Finalmente. Justifica tu texto. Dispones de esta herramienta en el mismo Word para darle justificado y por ende otra imagen a tu escritorio, es decir, más ordenada y agradable a la vista.

    Me agrada tu trama, y me agrada que no hayas involucrado el shippeo con personajes por ahora que lentamente ya está pasando a la historia (o al menos para mí). Espero leer más de esta historia. Has ganado un lector más.
     
    Última edición: 1 Julio 2019
    • Fangirl Fangirl x 1
  6. Threadmarks: Capítulo 3: Vientos dorados de la región
     
    Deskhore

    Deskhore Ocelot made in heaven Orientador Estudiante de Edición

    Acuario
    Miembro desde:
    11 Agosto 2015
    Mensajes:
    108
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Sueño dorado
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1463
    Después de aquel pequeño logro de atrapar a un Pokémon decidí dar las gracias y retomar el recorrido necesario para llegar a mi meta, algo que todavía no tenía bien predestinado. La profesora Carolina me detuvo en ese instante, “todavía no tienes por qué irte, ocupas algunas cosas más” me dijo aquella señorita. Aquella mujer me llevo a una sala meticulosamente limpia, con aparatos complejos y tubos de ensayo. Cosas normales que se encuentran en un laboratorio. A lo lejos en un estante se divisaba varios complejos aparatos de recopilación. Eran conocidos como pokédex, la profesora tomó una pequeña escalera para alcanzar aquella repisa que se encontraba demasiado alto para la estatura de la mujer, abrió una de las compuertas transparentes y comenzó a ver que me podía dar. Esperaba con ansias uno de esos modernos aparatos, pero lamentablemente termino tomando un pequeño aparato rectangular. Me lo obsequio de manera imprevista. Guardé aquel pequeño obsequio que ella me había regalado y rápidamente me explicó que las demás pokédex ya estaban apartadas para los nuevos entrenadores que habían sido seleccionados por un sindicato especializado. Luego de eso inmediatamente saco de su bolsillo una pokéball y las lanzó hacia su derecha. Luego de que ella lanzó aquel objeto circular al aire una línea blanca salió de ella. tomando una forma mucho mayor. Era un Metapod. Ella se tomó la amabilidad de presentar a aquel monstruo verde de manera simple y cordial. Saqué a Riolu de su esfera para que luego viera con precisión parte de aquel rígido Pokémon. La profesora con simple chasquido logró hacer que aquel Pokémon se formaran en frente de mi vista. —¡Será mejor que aprendas a usar en batalla a un Pokémon de una vez, ya que te será de ayuda el tener práctica, ya que tu pequeño chacal peleará contra mí algo torpe Metapod, ya que sería desventaja el que pelearas sin experiencia alguna contra otro tipo de Pokémon! —cito con una cálida sonrisa.

    Después de un corto tiempo regresó a su camarada Pokémon a su respectiva pokéball y un período después salimos los dos por una compuerta que se encontraba en el laboratorio. Un campo de tierra era lo que se encontraba delante de aquella puerta. Marcado con color blanco un rectángulo con sus respectivos lugares y medidas para cada entrenador, era lo que se observaba. Era un lugar totalmente perfecto, las peores condiciones del terreno eran las mejores. Ya que nunca se sabe cuándo la pelea estará enfrente de uno. Aquella señorita de tez blanca con cabello de color castaño y la típica bata de laboratorio se posicionó mirando de frente hacia el otro extremo de la cancha. Me puse en aquel vació extremo para luego lanzar aquella pokéball de la cual mí pequeña compañera salió. Carolina solo se dedicó a nombrar a Metapod para que de manera instantánea aquella rara masa rígida saliera sin la necesidad de que su pokéball fuese tocada. —¡Las reglas son sumamente simples: el primer entrenador que se quede con todos sus Pokémon debilitados perderá, dándole la victoria a su contrincante! —gritó la profesora carolina.



    Cuando ella dio la indicación de que el combate había comenzado yo rápidamente le ordené a Riolu que utilizara palmeo sobre aquel Pokémon de tipo bicho, parecía que aquel pequeño ataque había sido efectivo, pero lamentablemente no fue lo suficiente como para haber provocado daño sobre aquel bicho extraño. Carolina se tomó la molestia de ordenarle a Metapod el utilizar picotazo contra riolu en ese instante. Fue algo inesperado que aquella pequeña criatura azulada dejó pasar, provocando que riolu fuera impulsada hacía atrás. Escuché como a lo lejos la pequeña criatura de cola azul comenzó a dar pequeños gimoteos de dolor. No permití el que recibiera más daño, así que nuevamente le ordené al pequeño chacal que se le acercara más a aquel metapod de manera veloz esquivando ahora con mayor precisión aquellos picotazos proporcionados por aquel rígido saco verde. Riolu vio la oportunidad y lanzo con su puño izquierdo un potente palmeo que logró hacer que aquel metapod callera inconsciente hacia el suelo…Riolu había derrotado al Pokémon… por consiguiente había ganado…


    Noté como Carolina a lo lejos festejaba con aplausos mi primera victoria, había sido algo sumamente rápido, pero fue algo bueno. Ella rápidamente se acercó a metapod para seguido regresarlo a su pokéball. Luego de eso ella simplemente se dedicó a alagarme sobre mi victoria. —En pocas palabras te digo que ya estas listo para comenzar tu aventura o cualquier otra cosa que gustes hacer con tu pequeña bolita de pelos azul. ¡Felicidades en teoría ya eres un entrenador Pokémon! —comento de manera acelerada. En ese momento me sentía totalmente alegre. Agradecí nuevamente a la profesora para después tomar a riolu e irme hacía algún otro lugar. El clima se notó algo frío, pero en ese entonces no le di importancia alguna. Comencé a caminar en las calles hacia un rumbo sin destino alguno. Después de un largo tiempo de caminar de manera recta me topé con los límites de la ciudad, a partir de ahí lo único que pude divisar fueron cantidades exorbitantes de árboles. El ambiente era cálido... El viento soplaba… los Pokémon rondaban a lo lejos en la zona, era casi como estar en el paraíso. Caminaba de manera más calmada, observaba a mis alrededores las bellas criaturas que jugueteaban, comían bayas o algún otro tipo de alimento. Algunos de estos pequeños seres vivos se escondían detrás de algún árbol al ver mi presencia. Notaba como muchos de ellos me miraban de reojo para luego tomar un camino alejado de mi presencia. Uno de esos Pokémon decidió el quedarse viéndome. Este estaba postrado en una de las ramas en uno de los variados árboles que había en el lugar. Me entró la curiosidad de saber qué tipo de Pokémon era el que estaba viendo. Saqué mi pokédex y rápidamente apunte hacía aquel pequeño ser emplumado. ¡Era un Rufflet!, pero este no tenía parecido alguno a como en la pokédex lo marcaba. Normalmente estos Pokémon tenían un plumaje de color azul. Pero este lucia bastante diferente, el Rufflet que estaba en frente tenía un plumaje más amarillento. Estos Pokémon son conocidos como Pokémon brillantes. Era fantástico, tenía muy cerca un Pokémon sumamente difícil de conseguir, así que tomé lentamente una pokéball de mi mochila. Seguidamente lancé aquel objeto circular en dirección de aquel ser emplumado, a aquel pajarraco le dio suficiente tiempo para esquivar aquella bola metálica. Esto solo provocó que aquel ser emplumado se enfureciera y tomara la decisión de atacarme. Saqué rápidamente a mí compañera, pero aquel Rufflet fue demasiado rápido, por lo cual recibí repetidos ataques en mi hombro derecho. Aquel ataque me disparo en dirección hacia el suelo, impactando rápidamente con aquella superficie rocosa. El dolor de aquel ataque era inmenso, rápidamente aquel Pokémon trato de repetir la misma acción. Por consiguiente, me quité del lugar lo más rápido que pude. En cambio, mi Pokémon… repentinamente el Pokémon peleador dio un gran salto, para luego impactar un palmeo hacia el pecho de aquella ave enfurecida. El ataque tuvo efecto… ¿Pero a que costo? Aquel golpe solo terminó enfureciendo con mayor nivel al emplumado pajarraco amarillo. Rufflet tomó con sus afiladas garras a la pequeña criatura azulada. Dándole con su pico repetidos golpes en el rosto, cosa que provoco mucho dolor hacia el chacal azul. El enfurecido Rufflet lanzo por el aire a riolu de manera violenta. Este me miró rápidamente con unos ojos totalmente enfurecidos. Acto seguido el ave amarilla vuela hacia los cielos para así finalizar su ataque con un certero ataque de garras. Pero… No permití que aquel ultimo ataque impactara… No lo pensé, solo lo hice… me abalancé hacia mi Pokémon… y simplemente lo recibí. Un terrible golpe aéreo después de escuchar un gran gañido… rápidamente un gran ardor comenzó a propagarse por el largo de mi espalda… Luego de recibir aquel ataque, las heridas comenzaron a sentirse calientes… Dolían demasiado… era un dolor totalmente fuerte... Las lagrimas comenzaban a salir de mi rostro… pero no importaba… me daba igual el tener que sufrir, con tal de ver a mi pequeña amiga bien me era suficiente… pero cuando vi el rostro de riolu… mis lagrimas cayeron sobre su rostro… ella se veía impactada… ya no soportaba el estar en aquella posición… me tumbe quedando en posición fetal… En cambio, riolu… ella se levanto del suelo para momentos después comenzar a crear un destello de luz. Solamente pude observar como ella saltó y con aquel destello azul lanzar un ataque asemejando al ataque que Rufflet en un principio lanzó… Riolu… Ella estaba utilizando copión… aquel ataque que utilizo de aquel pájaro. Fue efectivo… aquel pajarraco se rindió…

    Aquel Rufflet cayó debilitado… al igual que yo…


     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso