Soy la hija de...¿¡Inuyasha!?

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Sumi Chan, 10 Diciembre 2010.

?

¿Les gusta el fic?

  1. Siii me encanta esta genial

    23 voto(s)
    82.1%
  2. Pues...¿Creo?

    4 voto(s)
    14.3%
  3. Mejor no te digo ¬¬

    1 voto(s)
    3.6%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Me acabo de encontrar tu fic, la verdad esta muy interesante, si bien ya eh leido otros fics donde se habla de una hija o hijo de inu, que regresa en el timpo, tu historia tiene algo distinto que te atrae, me engancho tu manera de escribir, espero poder leer pronto el siguiente capitulo, =) te recomiendo publicarlo en fanfiction.net tmb, es bastante bueno, bien sin mas que decir , me despido =) byee
     
  2.  
    Mikura

    Mikura Usuario VIP

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Diciembre 2006
    Mensajes:
    2,397
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    hola. disculpa la tardanza. pero ya estoy encadenada a los estudios nuevamente T_T

    ya habia leido tu histroria bueno, los primeros capitulos, pero no habia tenido en momento para dejar un comentario.
    me gusta mucho tu historia. la forma en que narras cada situacion es simplemente un deleite para mi imagiacion. tampoco vi faltas, tal vez un pequeño error pero nada grave, eso le pasa a cualquiera.
    me gusta tu manera de escribir. espero que me sigas avisando cuando actualices tu fic, ya que es simplemente excelente ^_^
     
  3.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    379
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Soy la hija de...¿¡Inuyasha!?
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2769
    Capitulo cuatro: Luz del ocaso.

    “Dicen que los peores errores son aquellos que cometes sin saber el por qué. Nunca debí tomar esa mano, nunca debí sonreí, nunca…Nunca hice nada bueno. Sólo quise ser algo que nunca fui, algo que nunca seré, algo extinto que se perdió en el mundo tras muerte y tras muerte. Sólo la luz del ocaso se da cuenta de la gran verdad y de la vida. Tal vez después de todo quise vencer aquél pensamiento: todo tiene solución excepto la muerte, creí que podría vencerlo, que si hay solución…Pero… ¿Realmente lo hice?”

    Solo fue una fracción de segundo, solamente fue un instante, pero jamás olvidaré ese rostro; sus pies eran descalzos, su vestimenta era rojiza, con unas mangas enormes parecidas a las vestimentas de un templo, con bordes casi cortadas mostrándose otra prenda. Un rosario de cuencas moradas y colmillos blancos, se mostraban alrededor de su cuello. Su cabello plateado de hecho más largo que el mío, plata, del color de la luna, sonreí al ver su rostro, sus facciones y su mirada. Su recuerdo vino en mi mete tan rápido cuando acabó el encanto. Me di cuenta que atrás de él se encontraba mi madre, ella me miraba de reojo, su expresión del rostro era de sorpresa, no me había percatado de su presencia hasta cuando se movió.
    El rostro de mi futuro padre perdió total calma cuando me miró, las facciones de su cara cambió y sus cejas se juntaron, su mirada no era odio, era enfado, una mezcla de enojo y burla.

    ¿Era yo la mala? ¿Acaso eso era él lo que pensaba?

    Miré rápidamente mis manos, era de esperarse, tenía las manos manchadas. Respingué al ver su espada apuntando hacia a mí.

    Ya me lo imaginaba…— su voz era tuene, demasiado tuene, miles de recuerdos volvieron a mi pero los ignoré. Mis sospechas fueron acertadas…

    ¡Eso es mentira!—increpé deseando, con toda mi alma que me creyeran.

    ¡No mientas! Tu olor es igual al de Naraku—eso desconcertó bastante al grupo y al pequeño niño que me miraba con sus ojos esmeraldas. Tensé la mandíbula, lo comprendía. Comprendía, que mi olor estaba teñido de la sangre de aquel demonio, no obstante al darme cuenta que mi sangre era negra me daba la única respuesta. La sangre de Naraku corría por mis venas.

    ¡Pues no estoy mintiendo!—volví a gritar, la verdad nadie me gritaba de hecho me molestaba…Sabia que yo era la mala pero ¡Que entendieran mi situación! Vi que gruñía y yo también lo hice. Iba a decir algo pero un temblor hizo que callara. Fue un crujido y solo suspiré, bastantes suspiros en un día…Que crueldad. El rugido del demonio no se hizo esperar.

    El golpe iba dirigido hacia a mi lo cual lo pude esquivar con facilidad, sin embargo otro golpe por parte de él cayó en mi espalda ¿Acaso siempre me iba a golpear allí? Caía al suelo sin aliento, me dejo aturdida el ataque; los ruidos se distorsionaron al igual que mi vista, dude unos segundos antes de levantarme. Parpadeé un poco esperando que todo aquello se aclarará, aun adolorida por el golpe pude ver claramente el demonio.

    ¿Por qué? Hace unos momentos no tenía la otra mano…—deje que mi voz se apagara, el demonio estaba en su más perfección. Exclame de frustración—estoy comenzando a creer que es invencible—pensé determinadamente mientras veía como ellos peleaban. No pude evitar el asombro al verlos pelear, sus movimientos y reflejos. Me sentí una ignorante al verlos.

    Me enfoqué en mi padre y mi madre, tenía bastante tiempo en verlos pelear, de hecho solo una vez los vi…Un recuerdo vago atravesó mi mente desvié la mirada con la sensación de algo amargo, de hecho en recuerdo mucho el tiempo que estuve con ellos. Volví la mirada, ese monstro golpeó el boomerang de Sango desviándolo de su trayectoria. Sango y Miroku eran sorprendentemente fuertes para ser simples humanos pero si ese monstro los derroto, tenían que tener cuidado.
    ¿Qué estaba haciendo yo? Nada; vi con detenimiento la sombra de ese ser, esta se movía sin el cuerpo, se dirigía a Sango.

    ¡Cuidado!—grité alarmada, la sombra salió distrayéndola, parecía una gran cuchilla. Me atravesé esperando que no pasara nada, que ese veneno o lo que sea que me protegiera funcionara…Y lo hizo. Era como un rio de lava ardiente travesando mi ser acumulándose en mi brazo, era una sensación extraña como si todo el calor de mi cuerpo fuera hacia mi brazo bloqueando el ataque. Si este era el poder del veneno que Midoriko había hablado estaba comenzado a creerlo. La exterminadora me miró con sorpresa, hizo una sonrisa y yo le respondí.

    Gracias.

    No es nada.

    ¡Sango! ¿Estás bien?—la voz del monje hizo que ambas lo volteáramos a ver, el se detuvo y me miró, demonios… ¿Acaso soy un bicho raro? Esto me estaba molestando. Pero me di cuenta de algo su mirada expresaba agradecimiento aunque no lo decía. Me aleje de ellos enfocándome en la batalla.

    Volteé otro lado, me encontré con mi madre que me miraba, examinándome. No pude evitar sonreír y ella me devolvió el gesto. Era extraño pensar en saludos y sonrisas en medio de una batalla, alcé la mirada y vi ese ser que no podía ser destruido.

    ¡Kagome! ¿Tiene algún fragmento de la perla de Shikon?—preguntó Inuyasha quien esquivaba hábilmente un ataque de la espada de ese demonio.

    No…Al parecer…No…pero…—ella examinaba con cuidado ese demonio.

    Volteé e Inuyasha me vio, respingué un poco y él me miró, luego bufó y espero la respuesta de mi madre, era obvio que me ignoraba mi padre, eso me molesto demasiado ¿Por qué todos actuaban así? ¿Acaso nunca habían visto otro hanyou? Claro, ellos no sabían que era su hija pero…¡Que tuvieran compasión!

    ¡Tú me las pagaras!—me tomo del cuello, fue un movimiento rápido y no pude esquivarlo a tiempo. Ampliaba tanta fuerza, no podía respirar. Intenté zafarme pero cada sacudida equivalía un dolor agudo entorno a mi cuello—ahora te cortare la mano.

    No….Creo…que…que lo hagas—lo dije sin medir las consecuencias. La fuerza aumento—vamos Izayoi, tienes que pensar en algo—pensé, ahora e tiempo era vital, sabía que muy pronto estaría muerta o inconsciente. Cada golpe por parte de él lo esquivaba sin embargo solo quería asesinarme en mano limpia. Me daba tristeza saber que nadie me ayudaba, ellos, ni si quiera Shippo…o Shippo de seguro debe odiarme, destruí su amada tumba donde descansaban los restos de su familia— ¿Quién eres?

    Joyuromaru —su nombre era extraño. Apretó más mi cuello. Exclame de dolor.

    ¡Hiraikotsu!—vi la enorme arma que despedazaba el brazo. Caí al suelo y el aire por fi entro en mi cuerpo, tuve que toser para poder tomar suficiente aire. Vi a la exterminadora que tomaba nuevamente su arma en el aire, me dé dedicó una mirada y yo solo asentí agradecida.

    Joyuromaru tomo su espada mientras veía su mano mutilada. Enseguida esta volvió a nacer. Algo capto mi atención, en la espada existía un brillo, algo negro que formaba la espada alrededor de ella, como un poder místico que surgía.

    ¿Por qué la espada tiene ese brillo?—me pregunté incorporándome.

    ¿Tú también lo ves?—la voz de mi madre me saco de mis pensamientos, ella me miraba seria, preocupada entre tantas mezclas de emociones en su rostro. Yo moví la cabeza en aprobación. En ese momento no hubo ninguna otra pregunta y desconfianza, su castaña miraba paso en mi brazo izquierdo y volvió a parpadear. En un acto de distracción me cubrí la el brazo con el otro.

    ¡Kagome!—mi padre gritó, Joyuromaru, aprovechó esa minuto de distracción para atacar a mi madre, quería atraparla como lo hizo conmigo—¡Hijin Kessô!—cuchillas rojas cortaron la extremidad del demonio. Las manos de mi padre estaban sangrando, comprendí que había clavado sus garras en sus manos para provocar ese daño. Su sangre le era útil.

    ¿Estás bien?—le pregunté a ella. La chica asintió algo sorprendida. Mientras los demás hacia lo posible para deshacerse de joyuromaru; ambas nos miramos y vimos la espada que tenía en su mano. No había palabras solo entendimientos y entendimos a la perfección lo que debía hacer.

    Lanzare la flecha.

    Te dejare libre el paso.

    Fueron aquellas palabras para confirmar que haríamos lo siguiente. El hanyou de la vestimenta roja movió su espada para hacer un ataque mientras Miroku y Sango se montaron en aquel animal para atacar en arriba del demonio, esta era mi oportunidad.

    ¡Kaze no Kizu!—una ráfaga de viento se abrió paso ante él, y sin decir anda salté apoyándome en su cabeza y hombro para saltar hacia el demonio, solo fue un ágil movimiento pero pude sentir y escuchar su reclamación, gruido y enfado a la hora de impulsarme de él.

    Tengo que intentarlo— la cortada de mi brazo hizo que me manchara de ese liquido negro que ahora era mi sangre. Hice un movimiento en mi mano flexionado mis nudillos y provoca algo que nunca antes había sentido. En aquel segundo o fracción mi sangre se alargo como hilos que sujetaron su brazo inmovilizándolo por completo. El boomerang y el báculo de los demás cortaron parte del cuerpo de Joyuromaru para distraerlo. Jalé fuertemente haciendo que el brazo quedara totalmente torcido y la espada quedara en un Angulo perfecto.

    ¡Allá va!—esa era mi madre, por supuesto.

    Sélo fueron cuestión de segundos para que la flecha quedara encertada y atravesara la espada rompiéndola en mil fragmentos Me di cuenta que el verdadero demonio era la espada. Aquél nombre del Joyuromar era la de la espada. Era una espada demoniaca, solo había tomando el cuerpo de cualquier Youkai del inframundo para utilizarlo como una marioneta, era pro eso que nada lo destruía por más que el cuerpo fuera destruido siempre se recuperaría ya que al espada ampliaba la fuerza que absorbía por los ataques en este caso, el de Inuyasha y el mío.

    Fue una explosión la cual me hizo volar por los aires caí al suelo en una distancia no tanto alejada. Me levante enseguida, el polvo comenzó a desaparecer y vi a mi futuro padre cubriendo a mi padre, abrazándola. Eso me dio un toque de ternura ¿A esta altura ellos ya se amaban? La curiosidad para esa respuesta comenzaba picarme por todos lados. Vi el lugar donde antes era un lugar floreado, con hermosos prados y bellas flores, este lugar estaba marchito. Me sentí como una escoria al recordar el daño que le cause a Shippo. Me di media vuelta, tal vez debería irme de aquí. No estaba del todo segura n estar con ellos, aunque me provocaba escalofríos en tan sólo pensar mil cosas. Por ejemplo ahora la relación con mi padre…Ah, no era del todo buena ¡Puf! ¿Qué debería hacer? ¿Irme? Me di cuentas que ya llevaba una distancia hacia ellos. Podía escuchar las voces de cada uno, hablando serio, relacionándose con Naraku ¿Si era un enemigo nuevo? O quién era ese hanyou…¿¡Hablaban de mi!?

    Creo que es un hecho que me voy—pensé detalladamente.

    ¡Espera!

    Un pequeño latir escuche en mi cuerpo, vi a Shippo que corría hacia a mi mientras se detenía para tomar aire. Me sentí apenada, no lo quise mirar aunque al parecer malinterpretó las cosas por que ahora el fue quien bajo la mirada.

    Dijiste que ibas a estar con nosotros…—dejo que su voz muriera mientras levantaba la mirada para encontrarse con la mía. Jamás había visto su mirada tan seria y fija.

    Nunca lo dije en aprobación—susurré inclinándome a su estatura, era extraño ahora era yo quien me inclinaba—además no creo que les agrade—miré de reojo al pequeño grupo que me miraba con curiosidad—incluso puede que hay algunas personas que están en desacuerdo.

    Mi padre por ejemplo…

    ¡Inuyasha es un perro tonto de primera!—alzo al voz, tal vez para que lo escuchara—eres muy fuerte y buena. Además eres de gran ayuda Acaso no querías derrotar a Naraku?

    Gran golpe.
    Creo que no es una mala idea después de todo Shippo—la voz de la chica me tomó por sorpresa. Mi futura madre me miraba con unos ojos llenos de una calidez, no había duda, desconfianza ni enfado a comparación de mi padre—eres muy fuerte, incluso salvaste a Sango.

    Así es—contestó la exterminadora mientras acariciaba a la gatita de dos colas. Me quede sin palabras—gracias, otra vez.

    No, enserio, no fue nada—sacudí la cabeza sonriendo, me era extraño, era un mar de sentimientos en ese momento, una mezcla de alegría, tristeza, feliz, apenada, avergonzada, eufórica…Todo.

    ¿Entonces qué dices Izayoi?—preguntó entusiasmado Shippo.

    ¿Izayoi?—solo un susurró casi inaudible, pero sabía de dónde provenía esa voz. Mi padre cambio su postura y endureció el rostro. Creo que le sorprendió el nombre aunque no era de esperarse, ese nombre era de mi abuela y de hecho él fue quien lo escojió—eso me lo dijo mi madre— era obvio que lo había pillado por sorpresa.

    Bueno…—sol sonreí y creo que eso era un sí, aun no estaba segura, era extraño pero al verlos, cada uno de ellos, tanto como mi madre y lso demás me daba una cierta tranquilidad.

    Mi nombre es Kagome…—me estrechó la mano y yo la acepté sonriendo nuevamente.

    Y nunca pensé que en ese momento había cometido la peor estupidez y error de toda mi vida…


    Continuará...

    ¡Hola! Muchas gracias por las nuevas lectoras,e so hace que me sienta mas conmovida. gracias Izayoi Sama, aprecio mucho tu post XD y también igual ti Mikura 700 y Dika, en verdad muchas gracias, espero con ansias sus apoyos ;D

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    228
    Pluma de
    Escritora
    O.O me encantó!!!!!borraron mi post!!!T.T yop habia sido la primera la otra vez, OMG!!!nop lo puedo creer!!!!!
    me dejaste con la duda tremenda!!!me encanto como shippo insultaba a inuyasha!!
    pobre shippo, pero adore la forma en que inuyasha se sorprende por su nombre
    por favor continualo pronto!!!adoro este fic!!esperare impaciente!!!
    XOXO
    bye!!!
     
  5.  
    Kyouko Kiryuu

    Kyouko Kiryuu Adicto

    Sagitario
    Miembro desde:
    27 Noviembre 2008
    Mensajes:
    1,588
    Pluma de
    Escritor
    ¡Hola!
    Me puse al corriente con tu fic y aquí me tienes... Me dejaste en suspenso, ¿por qué dijo eso último? ¿Qué les va a pasar? D:, ok, mejor esperaré la continuación.
    Me imagine el rostro de Inuyasha y se me salió la baba (ok. No). Supuse que Kagome reaccionaría de esa manera tan amable.
    Tu fic es un misterio, hay mucho por descubrir y quedé más picada. *¬*
    Sabes, pude percatarme de que te comiste algunas palabras y también noté errores de dedo, hay que tener cuidado con eso. Sin más que decir yo me despido.

    Adiós.
     
  6.  
    DiKa

    DiKa Usuario común

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    La verdad es que me quede ccasi en las mismas del fic pasado, osea super intrigasa u.u, muero por saber que pasara, cual sera la reaccion de todos, sinceramente no esperaba que su sangre fuera como la de naraku, supongo que es por el veneneno, en fin te dejo un saluudo y espero quecontinues pronto =) y si es posible un poco mas largo gracias me vooy =)
     
  7.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    340
    Pluma de
    Escritora
    Mi adorada kicsu!!! Ya te extrañaba!!
    Que buen capitulo! Ahh!! Que genial! La aceptaron!! Aun que siento feo por Shippo.. Ahh!!
    Sentí tan bonito cuando Inu abraza a Kag y Iza preguntandose... mi vida!!!
    Amo como Shippo lo insulta jajaja "perro tonto de primera" ahh!! Me mata de la risa eso!! Hahahahahahaha!!
    Bueno... Ahora deseguro vienen las preguntas del: ¿Quienes son tus padres? ¿Por que te llamas "izayoi? ¿Por que hueles a naraku? Etc.. Etc... La pobre tiene que inventar tantas mentiras... Acepto su nombre... Y el perrito se quedo en shock
    lol!! Bueno si el escogió ese nombre... No se tiene que enojar... Hay muchas "Izayoi" en esa época.
    Te espero y me alegra que no se te hayan ido las ideas! Hehe
    Gracias por avisarme... Ando muy mal de la garganta y gripa... Pero aquí ando!

    KagomeG
     
  8.  
    Mikura

    Mikura Usuario VIP

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Diciembre 2006
    Mensajes:
    2,397
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    hola
    ya vie a leer tu hermoso fic. me ha encantado.
    porque lo dejas ahi? me dejaste en total suspenso, por que dijo que era su error?
    espero que se solucione todo con inuyasha, aunque creo que le costara un poco aceptar que ella se llame como su madre xD
    bueno, espero que pronto vengas y nos vuelvas a deleitar con tu hermoso fic. ^-^
     
  9.  
    Kai

    Kai Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,467
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hump. Te olvidaste de mi en los agradecimientos, puaj da igual linda.
    Has tenido varios errosilos de dedos, con hacernos esperar un día no se acaba el mundo.
    Nos ponemos impacientes por contis, pero necesitas tu tiempo para poder corregirlo con calma.

    Las dos veces escribistes Tuene, en ves de Tenue.
    Supongo qeu eso y te comes unas letras o pones unas primero que otras.

    Con la trama...Humm

    ¡Cada día me sorprende más!...Es increíble como manejas las situaciones, y nos haces sentir como si estuvieramos en la batalla. Dominas muy bien las personalidades *aplaude con entusiasmo*, y no cometes errores en la narración es muy explicita y llega a atrpar en el contexto.
    Espero impaciente la conti, ¡quiero más!, quiero saber que sucederá..Oh es muy exitante mantener la espectativa aun escrito como el tuyo ¿no crees?..
    Sayo.
     
  10.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    490
    Pluma de
    Escritora
    Hola... en verdad la historia... està increible, modificaste todo desde el futuro hasta el pasado dandole algo de originalidad, me conmovì mucho cuando sintiò todas esas emociones, felicidad, tristeza... a pesar de todo eso me preocupan las ùltimas lìneas "Y nunca pensé que en ese momento había cometido la peor estupidez y error de toda mi vida…"
    En verdad... pero me sentì feliz, esperarè a que pongas la continuaciòn, gracias, gracias .__. me siento tan emocionada que quiero llorar, ESPERARÈ LA CONTINUACIÒN! n...n ansiosa, chauu! :3
     
  11.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    379
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Soy la hija de...¿¡Inuyasha!?
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3226
    Capitulo cinco: Conociendo a mi antigua familia.

    “Mar de sensaciones, miles de sentimientos acumulados y volviendo al pasado, sintiendo aquella calidez que nunca había tenido, sólo vagos recuerdos cuando era una niña. Volviendo a una manera diferente y extraña a convivir, tener ese cariño; risas, enojo, tristeza, alegría, y volver a reír… ¿Cómo se llama esta sensación que desconozco? ¿Qué una vez tuve? Ah…Es cierto, se llama hogar…”

    ¡Esta delicioso!—exclamé saboreando, desfrutando con toda la paciencia del mundo aquel platillo que jamás había comido, de hecho era la primera vez que comía una cosa tan extraña y exquisita ¿Por qué nunca había comido esto? Ah, sí, era algo del futuro, nunca lo probé…Que crueldad… ¿Por qué mi madre nunca pensó en traer este manjar cuando se iba ir de por vida? Mientras comía mi deliciosa sopa instantánea miraba a los demás.

    Para ser precisos no sabía exactamente el tiempo que estaba con ellos, a veces sentía los días tan pocos y algunos tan largos, me era difícil distinguir el tiempo con ellos, pero sin duda era tres o cuatro días, al menos me hacia la idea…
    Al principio todo era extraño, no sabía con exactitud actuar, de hecho esperaba que no me atacaran con preguntas pero al parecer todo iba muy bien. Mi relación con Kagome y Sango era una gran amistad, de hecho habla con Kagome las veces del tiempo, me era difícil creer la gran amistad y cariño que aportaba ella hacia a mí. Hablamos de cosas que no había de mi pasado ni tampoco del futuro, simplemente hacia yo las preguntas de como era su época; me aprovechaba de eso, cuando era apenas una niña no podía hablar sobre eso, no era que me prohibieran simplemente había respuestas de las cuales no entendía ¡Además estaba en la edad de los porque!
    Me describía como era allá, el futuro, con sus parques y edificios, tan altos que incluso podías tocar el cielo. Sí, era una extraña relación de amistad, comenzaba a sentirme en casa cuando ella me sonreía, cuando apenas era una niña y ella siempre me sonreía.
    Con Sango era diferente, desde un principio era igual, manteníamos esa conversación de pelea y bromas, algunas que a veces reíamos sin razón. Nunca me había imaginado que era una persona tan fuerte, siempre la vi tan maternal con sus dos hijas, tal vez por que ella nunca tuvo una madre… ¿Algunas veces me había querido como su hija? Volteé ella me sonrió y supe la respuesta.
    Miroku, ese monje mantenía su curiosidad, lo percibía…Quiera hacer preguntas y yo rogaba al cielo que no las hiciera y milagrosamente no las hacía. No sabía que contestar ante sus dudas, de hecho enviaba indirectas para ver mi pasado, pero las esquivaba con facilidad. Una vez me dijo que tenía una hermosa mirada. Tres pares de fulminantes ojos hicieron que jamás volviese a hablarme así. Tenía en claro que Sango y Miroku tenían una relación parecida al compromiso, es decir…Conocían sus sentimientos. Me hice una ilusión al pensar que mis padres también tenían algo así o mejor, pero fueron destruidas al día siguiente de mi presencia con ellos; era sumamente gracioso verlo caer al suelo ¡Hacia un esfuerzo para no reír! Pero no podía mucho, era totalmente gracioso, caer al suelo, con una sola palabra ¿Por qué mi madre nunca me lo contó? No sabía la respuesta. Pero a pesar de los esfuerzo todo se vino abajo con la relación que establecía con Inuyasha, es decir…Mi futuro padre. Tenía desconfianza, sabía que por mi olor en la sangre, al menos muchas dudas habían nacido en su cabeza, sin embargo me daba la gran idea de que podía cambiar. Agradecía a dios que no me matara el primer día; aunque a veces hablamos, creo que yo hacia la pregunta y a veces contestaba con un sí y un no…Trabajaba en ello.

    El chocolate y las galletas son deliciosas, así que esto no es el mejor mangar del mundo—me dijo Shippo que comía con toda la calma del mundo su sopa. Yo sólo oculté una sonrisa.

    Es cierto, han infinidad de cosas en el fututo, como dulces, o a veces fotografías…—susurró Sango, acariciando a Kirara.

    Ni que olvidarse de los tés—agregó el monje dando un sorbo de su tasa.

    Chicos…No es para tanto—Kagome dio una sonrisa desganada, tal vez para ella no era lo mejor del mundo.

    Sonreí apenas. El cielo estaba totalmente esplendido, su frescura me acariciaba el rostro. Era una brisa totalmente agradable; hacia que mis penas o mis preocupaciones desaparecieran al momento. Aunque a decir verdad estaba algo inquieta. Por lo que eh entendido la última vez que se enfrentaron a Naraku fue cuando estuvieron atrapados en el estomago de un monstruo que desafortunadamente casi se quemaron los pies…Y mi padre los salvo gracias al fragmento de la perla que estaba en su espada. Me pregunto ¿Esta situación es algo desesperante o es sólo Inuyasha? Respiré hondamente, tranquilizándome esta sensación era maravillosa…La brisa, la calma…

    ¡Dame!

    ¡No!

    ¡Dame!

    ¡No! ¡Tú ya te lo has acabado!

    ¡Enano que me des!

    Ahora ya no te doy, porque me dijiste enano. Y yo tenía pensado darte.

    ¡Hay enano que me des!

    Y allí van de nuevo—musitó Miroku, dando un sorbo de té.

    Mordí mi labio inferior conteniendo la risa, era tan gracioso ver como mi padre peleaba como un niño por un poco de esa comida…La situación era la siguiente. Un niño de ocho años peleando con un bebe por una paleta ¿Quién ganará? Veía con admiración como mi propio padre resolvía esto. Sacudía a Shippo y este lo pateaba en la mejilla mientras ambos gruñían y jadean; Sango roló los ojos y Miroku bebía amistosamente su té, el cual daba a comprender que no quitarían su calma ¿Shippo había mordido a Inuyasha? Auch, que dolor. Mientras mi padre jaloneaba al pequeño zorro mágico este lo mordía con más fuerza. Hice una mueca al ver lo que pronto iba a suceder en…

    3, 2, 1, Y…

    Golpe sordo.

    ¡Bua! ¡Kagome, Inuyasha me pegó!

    ¡Hay ya cálmense!

    ¡Que me des enano!

    ¡Inuyasha, abajo!

    No pude reprimir la risa que surgía en mis labios, era tan divertido verlo comer tierra…De hecho era lo mejor que había visto, la risilla solo fue un chillido agudo, para más Shippo se burlaba a carcajadas mientras comía otra vez de su platillo. Negué con la cabeza, esto se iba a salir de control y pareciera como si lo hubiera invocado. Inuyasha se levantó furioso y tomó la cola de Shippo, mientras mi madre alzaba la voz y los llamaba a ambos pero estos no obedecían. Era una pelea por una estúpida comida; ambos se empujaron y tiraron aquella sopa instantánea sobre mí al igual que me arrebataban la mía entre empujones e insultos y también cayera sobre mí. Me levanté rápidamente, mi cabello, mi kimono estaba empapado de esa sopa. Aquel liquido caliente mancho abundantemente mi traje.

    ¡Perro tonto tiraste la sopa!

    ¿Yo? ¡Fhe! No me metas en tus estupideces enano cara de…

    ¡Ya cállense!—me levanté enfadada, la ira surgió. Ambos me miraron y se soltaron. No me importaba quien era, de repente en mi cabeza con un dolor agudo surgieron imágenes de mi madre con lagrimas en los ojos y que al mismo tiempo me abraza y yo decía algo…Una promesa.

    Te prometo que siempre la cuidare.

    Parecen unos niños…—no terminé la frase al ver como todos me miraban. Shippo bajó la mirada avergonzado mientras Inuyasha me miraba de pocos amigos. Yo le respondí igual, al parecer era una pelea de miradas la cual gané porque mi futuro padre bajó la mirada y bufó. Cruzó los brazos y tomó una postura de un niño enfadado mientras saltaba hacia la rama de un árbol. Su movimiento fue rápido, Kagome se levantó también un poco molesta brindándome un pañuelo una mirada de disculpa destiló sus ojos castaños. Ahora fui yo quien estuvo avergonzada. Me sentí muy mal en haberlos gritado…¡Esto era tan extraño! ¡Acababa de gritarle a mi padre! Pero el no sabe que lo es…Pero, es muy…muy extraño.

    Lo siento en verdad—susurró Shippo y yo suspiré y tomé el pañuelo de Kagome, estaba demasiado conmocionada para aceptar una disculpa.

    Mientras los demás volvían a su comida ‘normal’ Kagome me miró de reojo.

    ¿Estás bien?—me preguntó y yo asentí.

    Sí, lo que sucede es difícil esto para mí—mencioné con la voz baja.

    ¡Oye de que te quejas! ¡Tu kimono está hecho con la lana de las ratas de fuego! Creo que es bastante obvio que se secará rápido.

    Eso fue un golpe bastante cruel…Una torrente de agua helada recorrió mi cuerpo y volteé a verlo. Este me miró sin la gran cosa mientras bufaba nuevamente. Parpadeo tres veces y bajo la mirada y luego hizo esos dos parpadeos y subió su mirada.

    Hice una mueca en mis labios, y volteé a ver mi madre que sonreía ¿Por qué sonreía todo el tiempo? Un recuerdo vino en mi mente:

    ¿Enserio mamá?
    Sí, antes, cuando estaba con tu padre podía ver todas su facciones incluso memorice unas.

    ¿Cómo cuales?—cuestione emocionada mientras tomaba un poco de té.

    Cuando estaba arrepentido parpadeaba muchas veces, tres veces y luego bajaba la mirada y dos veces más y la subía—colocó un dedo en su mandíbula y subió la vista. Yo sólo sonreí y la abracé— ¿Sucede algo Izayoi?—me preguntó. Y yo negué la cabeza.

    No sucede nada.

    Parpadeé un par de veces ante el recuerdo. Vi que Sango se levantaba.

    Con razón…

    ¿Eh?—vi que ella tocaba una manga de mi kimono.

    Sí, esta suavidad…Tienes mucha razón Inuyasha—murmuró y se oyó una exclamación por parte de él. Kagome también se intereso al igual que Miroku, en tres segundo más tarde me vi rodeados de miradas de interrogación— es que es extraño…

    ¿A qué te refieres con eso Sango?—preguntó el monje examinado el color azulado.

    Para los exterminadores, las ratas de fuego eran un verdadero problema. Pero este al parecer era un jefe de las ratas de fuego—hizo una pausa mientras me miraba— su piel era suave pero quemaba al instante y ni que se diga de sus ataques. Pero quien debió conseguir esta piel no pudo ser un humano, cualquier ser humano hubiera sido víctima con tan sólo tocar esta piel… Incluso pelear con él. Debió ser un ser muy poderoso para acabar con un jefe ratas de fuego.

    Ah, ¿Enserio?

    ¿No lo sabías Izayoi?

    Ah… ¿No?

    Me parece adorable el Kimono—musitó Kagome tocándolo mientras lo veía con adoración. Esto me inquietaba.

    ¡Pero qué suavidad!—fulmine con la mirada a Miroku que se iba en la parte de atrás, él instintivamente retrocedió.

    Pero el proceso paraa convertirlo en una tela tan delicada debió ser un arduo trabajo… Porque sin cuerpo quemaba la piel…

    ¡Ya basta por favor!

    Sabía lo que sucedería después, me interrogarían. Y como lo pensé sucedió, sin palabras, los tres pares de ojos se concentraron en mí y yo retrocedí brindándole una sonrisa a todos, excepto aquel hanyou que miraba desde su respectivo sitio como si no fuera la gran cosa ¿¡Por qué no tomaban la actitud de Inuyasha!?

    Ah…Este… ¿Desenvuelves el pañuelo por favor Kagome?

    Camina.

    Camina…paso, otro paso, otro y uno más.

    Definitivamente no hablaré, de hecho mis labios estaban pegados. Hace unas horas a tras ellos me interrogaron con la mirada, esperaba que no fuera por su voz…Inuyasha estuviera adelante de mí, veía su largo cabello ¿Por qué nunca se lo cortaba? Para ser sincera, era la primera vez que veía a mi padre detalladamente, al menos a mi parecer, tenía que concentrarme en otra cosa y quitarme esta inquietud…Al menos como dijo él, esa mancha se había quitado pero el olor para nada…Olía a sopa al menos él y yo la olfateábamos. Di mi quintó suspiro, agradecía el silencio.

    Oye Izayoi ¿Quién te hizo tu traje?—la voz de Shippo fue rápida pero entendible.

    Hasta que la desgracia del ruido vino.

    ¿Si, yo también quiero saber?—se acercó mi madre a mi izquierdo y Sango me pilló por la derecha.

    Ah…Bueno…Yo….

    De seguro fue un Youkai.
    ¿Enserio?

    Algo así—deje que mi voz se apagara…

    ¿¡Que rayos iba a decir!?

    ¿Un hanyou?

    ¡Gracias Shippo! ¡Mil gracias!

    Bueno, sí. Digamos que mi padre era un hibrido y mi madre una sacerdotisa…—Vi como la oreja derecha de Inuyasha se movía. Kagome lo volteo a ver y tardo varios minutos en apartar la vista de él. No sabía que en su mirada una muestra de tristes estaba en ella… ¿habré hecho algo mal? Me quede pensando en un segundo hasta que medio comprendí… ¿Era esa sacerdotisa llamada flor de campanilla? Hice una mueca ante esta situación. Sentía la soga que estaba en mi cuello, cualquier error lo cometería muy caro.

    Qué extraño—argumentó Miroku— jamás pensé que un hanyou se casara con una sacerdotisa—mordí mi labio en muestra de actitud.

    Ah…Bueno…—quería cambiar de conversación pero no me lo permitía me hacían preguntas que al caso contestaban unos entre otros.

    ¿Vivías en una aldea?

    Ah…

    De seguro sí, aunque es extraño que estés aquí.

    ¿Eh?

    Aunque ella dijo que murieron sus padres…¿Oye Izayoi y también la aldea fue por culpa de Naraku?—esa pregunta hecha por Shippo me clavo miles de cuchillas en cualquier parte del cuerpo. No dije nada cuando todos-incluso mi padre-esperaban la respuesta. Comencé a caminar y adelantarme…Tensé la mandíbula, esto estaba llegando muy lejos.

    Iza…

    Shippo—mi voz me fue desconocida, seria, pareciera como si ese tono dulce hubiera desaparecido—No quiero que vuelvas…a preguntar esas cosas—volteé y le brinde una sonrisa, al parecer todos entendieron lo que dije. No quería que supieran nada, solo daría pequeños detalles…—si quieres saber te lo diré: mi padre murió cuando tenía cinco años y mi madre cuando tenía siete.

    Finalicé con esto, todos se sorprendieron y callaron, la tensión subió de grado sabia que tenían dudas y no podía contestarlas. Bajé la mirada… Su preguntaba estaba en mi mente.

    ¿Oye Izayoi y también la aldea fue por culpa de Naraku?

    No, era mi culpa…Yo los asesine a todos, por mi culpa…Todos están muertos.

    Lo siento…—solo fue un débil susurró pero para mí audible, tragué duro volviendo a sentir ese ardor e los ojos. No lo culpaba…Pero no podía decirlo.

    Así quiere que confiemos en ella—fue un resoplido, el dolor me travesó, era un dolor nuevo para mí. Me hirieron las palabras de mi padre a pesar de que eran ciertas. Me dolía que él me odiara, que desconfiara de mi y ahora todos…

    ¿Es un error estar con mi antigua familia?

    Esa pregunta me mortificaba.

    Continuara...

    ¡Hola! Les agradezco en verdad por su apoyos y gracias a las nuevas lectoras que se toman la molestia de leer esta humilde historia xD, también a las personas que siempre me apoyan y me dicen mis errores. Bueno, aquí esta otro capitulo en donde si me inspiré, pero la falta de tiempo hace que se vuelva dificil todo. Pero siempre habrá lugar para este fic. Espero que les agrade.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    228
    Pluma de
    Escritora
    T.T este fic me deprime!!!
    me hace tener tantos sentimientos encontrados!!
    ashhh inuyasha como puede ser tan malo!!
    a el nadie nunca la a preguntado sobre su madre!!!ni sobre su traje!!
    por que se mete en lo que no le importa!!!
    pobre izayoi!!!!ella debe de sufrir demasiado!!!
    espero conti!!por favor!!no tardes!!sabes que adoro este fic!!!
    XOXO
    bye!!
     
  13.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    490
    Pluma de
    Escritora
    Izayoi estaba entre la espada y la pared... debió ser realmente difícil, el no querer mentir hizo que para al menos Inuyasha eso fuera más como una mentira, a Kagome la lastimó y todos los demás se debieron sentir mal... en verdad ella asesinó la aldea? ¿A eso se refería el que no pudiera hacer nada? ¿O... será acaso que ella huyó de ese monstruo llegando a la aldea... y que ella se siente culpable?, Shippo me parece muy lindo en la historia, es su personalidad, pero le encuentro mucha compatibilidad con ella... como si la comprendiese, después de todo el también perdió a sus padres... La aldea~ ¿Cómo podrá vivir con ellos y tenga su confianza al mismo tiempo? Sé que lo que más le gustaría es decir la verdad, pero eso rompería o torcería aún más el ciclo del tiempo .__.

    Se nota que te inspiraste, hasta a mí me llegó, por cierto, la pelea de Inuyasha y Shippo fue idéntica!! :3 esperaré la continuación... Ah! y una cosa más! ¿Qué edad tiene Izayoi?
     
  14.  
    Nejiki

    Nejiki Iniciado

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Julio 2010
    Mensajes:
    41
    Pluma de
    Escritor
    Muy buen episodio la joven hija de Inuyasha y Kagome cada vez se siente mas acorralada, de verdad que se esa ultima escena fue bien hecha hubo un mar de sentimientos en contra de la joven, sin mas que decir espero ver mas de estos episodios
     
  15.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    340
    Pluma de
    Escritora
    Ahhh!! Que horror!!! Iza solo se mete en problemas!! T.T debió haber dicho otra cosa! No que sus padres eran un Hanyou y una Saserdotiza! Muy mala idea querida Iza! Hasta se podría mal interpretar... Y mas por el traje!
    Ahhh!!! Lo ultimo fue lo que derramo el baso... Que feo se ah de sentir que no la quiera su padre... Pobre! Aun que sería muy extraño gritarle a tu padre... Aun que el no lo sepa... A! Eso se pone cada vez peor...
    Amiga gracias por avisarme! Y aquí me tienes!
    Me alegra mucho que lo sigas y no me canso de decirtelo!

    KagomeG
     
  16.  
    Mikura

    Mikura Usuario VIP

    Capricornio
    Miembro desde:
    15 Diciembre 2006
    Mensajes:
    2,397
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    me encato tu capitulo, en serio, se encontraba muy acorralada. espero que inuyasha pueda llegar confiar en ella.
    me encanta tu fic, llegas a un extremo tales acciones y sentimientos que se me hace muy bonito imaginarme tales cosas. te felicito escribes genial
    espero que pronto vengas con mas!
    Atte: Mikura 700
     
  17.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    782
    Pluma de
    Escritora

    La verdad no lo sé Shippou y no me preguntes más xD jajaj, ni al tema pero... lamento no haber estado antes, veo que vas mejor chiquilla :D solo que siento que a veces cuentas las cosas muy de repente, un poquito masd de letras... no lo sé, es mi humilde opinión xD

    Y como ultimo detalle, no abuses tanto de los tres puntos... ¡matta ne!
     
  18.  
    Asurama

    Asurama Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    21 Octubre 2008
    Mensajes:
    648
    Pluma de
    Escritora
    Paso a leer tu fic. En cuanto al prefacio y primeros capítulos, me parece que has exagerado poniendo demasiadas palabras, mezclándolas de una forma complicada, inadecuada, palabras “extra” en donde no deberían ir. Sí, definitivamente, muchas frases mal hechas, que lucen incoherentes.
    Hiciste abuso del “mientras” , el “de hecho”, “es un hecho” y otras palabras y expresiones. Veo que es algo que se repite a lo largo del fic…

    Creo que faltan algunos signos de puntuación y sobran otros tantos. Comas donde debería haber puntos, puntos donde debería haber comas… También veo falta de tildes y sobra de algunas letras. Tienes muchos errores de tipeo.

    Mezclas tiempos verbales, el pretérito imperfecto con el presente… hay como cuatro conjugaciones distintas en un mismo párrafo.
    No debes olvidar leer en voz alta pasa saber cómo queda el texto y corregirlo al menos unas tres veces antes de publicarlo.

    No, no está bien estructurado y a veces, carece de sentido. Tus muchos errores definitivamente impiden la lectura fluida.
    Por las dudas ¿Leíste Crepúsculo? Es que a veces, eres igual de repetitiva y exasperante y la lectura no avanza demasiado bien…

    En el tercer capítulo, me sorprendió la primera aparición de Shippou. Hay menos errores, pero siguen faltándote algunos signos de puntuación, para que sea más pausado… Me dio gracia cuando pusiste “aromático aroma”, demasiado redundante para mí.

    Sin embargo, te he visto mejorar poco a poco a lo largo de los capítulos

    En cuanto a trama, hay un pequeño error. Kagome desea “Shikon no Tama, desaparece para siempre”. De modo que supongo debías haberte buscado otro rollo, jeje. Yo considero a Naraku muy muerto, pero bueno…
    Los cambios en Midoriko me causaron cierto escozor, pero sólo por esta vez, me adaptaré un poco a las reglas del fic.
    Me gusta el modo en que se conocen, aunque me parece que el grupo se adapta demasiado rápido a ella. Si en verdad tiene el olor de Naraku, por mucho que les hubiera salvado, me parece que deberían caerles las fichas de la duda…
    Después de todo, no les abres las puertas a desconocidos en tu casa, ni les sonríes sin saber por qué. Las personas no son realmente confiadas, no desde mi punto de vista. Menos en un estado de guerra. Si realmente no confiaban en ella, nunca debieron meterla al grupo, es una situación extraña y se figura como que ella está mintiendo todo el tiempo.
    En el cuarto y quinto capítulo, me gustan bastante las escenas graciosas y aquellas en las que Inuyasha se muestra como es. Las preguntas —o el interrogatorio insidioso, como le quieras decir— no me dejaron muy satisfechas y me quedé con la impresión de que Izayoi es algo torpe.
     
  19.  
    Sumi Chan

    Sumi Chan Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2008
    Mensajes:
    379
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Soy la hija de...¿¡Inuyasha!?
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1694
    Capitulo seis: Una espada.

    Nunca tuve admiración por nadie. Mi madre y padre solo eran personas que en verdad necesite sin embargo nunca tuve la necesidad de convertirme en alguien o parecerme a algo. Nada. Siempre dicen que existe una priemra vez para todo.

    Miré las estrellas con tanta admiración, era imposible no verlas ante la noche infinita y oscura pero la luna hacia que el cielo resplandeciera como nunca. Las estrellas eran tan distantes como los sueños. Eso creía. Desvié la mirada y vi a los demás, la espina del remordimiento volvió a atacar. Después de aquella conversación todos no hablaron durante un buen tiempo, el más callado ahora era Shippo, ya llevaba varios disgustos con él y era un tonta al decir eso, pero no tenía otra opción. Me sentía acorralada, desorientada sin nada para que sostener.
    No podía decir la verdad eso sería bastante estúpido de mi parte, y acabaría con todo, mi existencia, y tal vez la existencia de las futuras hijas de Sango y Miroku, Sayara y Sayuri. Pero, si no decía nada, jamás me ganaría la confianza de ellos. Suspiré tocándome la frente esperando que el mismo aire me hiciera saber una gran opción.

    ¿Y si me alejo de ellos?

    La pregunta llegó tan rápido como la respuesta, volteé a ver mi antigua familia que reposaba entre los sueños. Mi madre dormía profundamente al igual que Shippo y ni que se diga de Sango y Miroku. Noté como un pequeño ronquido escapaba de la boca del monje lo cual me hizo emitir una risilla, pero fue callada ante la respiración de mi padre. Eso, también era un problema; su desconfianza me lastimaba pero tenía razón.

    ¿Me alejo de ellos?

    La respuesta era tan a tentadora que no quise pensar más, me levanté con cuidado esperando que ninguno de los sentidos de mi padre reaccionara al instante. Fui cuidadosa y volteé a verlo, sus facciones eran tranquilas pero no me confiaba. Sabía que Inuyasha era un experto en el disimulo así que era imposible verlo dormir tan tranquilo. Con sigilo me deslicé hacia el tronco que estaba recargada, maldije al crujir una rama atrás de mí, vi como todos se movían a excepción de Inuyasha que respiraba tan tranquilo.

    ¿Estará dormido?

    No. No era posible, lentamente di un paso hacia tras hasta alejarme de ellos. Una vez asegurada de que no pudiesen escucharme caminé sin ningún apuro con la oscuridad de la noche. Era una gran Calma, lo cual me alegraba a pesar de estar en la penumbra del bosque me daba la sensación de bienestar; algo dictándome a seguir caminando sin ningún apuro y no me atormentaba aquellos pensamientos, ahora no. Cerré los ojos disfrutando de la maravillosa calma. Mis pies descalzos disfrutaban todo, la tierra y las hojas secas. Respiré hondo. Sabía que la calma pronto terminaría pero ahora solo disfrutaba.

    ¿Qué pasara ahora?—me dije a mi misma mientras me detenía. Los ruidos de los animales me distrajeron y volteé a ver todos lados; agudicé mi oído esperando captar algo, tal vez Inuyasha se dio cuenta de que no estaba y me viniese a buscar…

    Primero fue un risilla y luego una gran carcajada, era obvio que saltaría de felicidad al ver que no estaba, aunque conociéndolo malentendería más las cosas y tuviera más desconfianza hacia a mí. Aun así no escuché ningún ruido, solo grillos, pájaros. Hice una mueca, lo sabía la calma se había espumado. No tenía la menor idea que hacer ahora, estaba algo desorientada sobre Naraku; con ellos, al menos me hacían compañía pero ahora estaba sola. Respiré hondamente y seguí caminado. Un ruido se escucho cerca. Me detuve y volteé a todos lados, concentre mi mirada en uno de los arboles, estaba completamente en penumbras. El silbido de un artefacto me alerto esquivándolo al instante, gran sorpresa al darme cuenta que era una flecha; se había clavado en un árbol que ahora su corteza se pudría, volví la mirada y la silueta de mi atacante huyó con velocidad.
    Lo seguí. Su velocidad era tan rápida como la mía, sin embargo brincaba de un lugar a otro, intente identificar su aroma pero me era extraño…Esto se e hacia familiar.
    Agitada me detuve; con el corazón en la garganta. Tragué duro esperando que se tranquilizara mi latido.

    ¿Acaso…Acaso era él?—me dije un tanto jadeante— ¿Era él?—me pregunté a mi misma. No tenía olor y su silueta era exacta al sujeto de aquella vez, aquel ser que me clavo la flecha. Me lleve una mano en mi brazo izquierdo; otro ruido se escucho, provenía del norte. Seguí corriendo a ciegas, no había aroma que detectar ni siquiera una voz, nada.

    Otro impacto de la flecha me distrajo. Miré a mi izquierda, la flecha estaba clavada a un lado de mí.

    Está jugando conmigo—pensé mientras seguía corriendo, ahora un lado hacia el otro. Aunque no lo distinguiera buscaría cada paso de él. Una vez que encontré el ritmo en sus pasos me dedique a acorralarlo. Lo atrape cuando se dirigía a un árbol. Ambos caímos gracias a la velocidad que ampliamos. Su rostro quedo en el suelo.

    ¿¡Cómo volviste!?—grité, alzando una mano, amenazándolo con mis garras. Él como siempre sonreía, burlándose de mi—¿Cómo llegaste aquí?—pregunté seriamente. Me enfurecía al ver que no tenía respuesta—¡Contéstate!—lo golpeé pero el ladeó el rostro y comenzó a consumirse sin decir ninguna palabra. Se fue, desapareció y solo quedaba yo en la tierra. Tensé la mandíbula y exclamé de rabia.

    ¿¡Cómo llegó!? ¡Volvió al pasado como yo! Ahora explicaba aquella espada demoniaca, ese demonio. ¡Todo había sido por culpa de él! Ahora lo entendía. Era Naraku…Pero ahora convertido en humano o algo así, su velocidad y aroma no se justificaba para tener las cualidades de un humano.

    Hice una mueca y seguí con mi caminó.

    No sé ahora donde estoy—comenté irritada. Aun estaba alerta. Había corrido bastante y parar ser exactos no sabía en donde me encontraba y más en la noche. Tome un poco de aire y volví la mirada esperando que algo apareciera pero anda llegó.

    Mientras me adentraba más en la profundidad del bosque un aroma familiar se acercaba.

    Este olor...—después de quitar unas ramas me encontré con una cueva, bastante extraña. El olor provenía de allí. Decidida me adentre. Mis pies podían sentir el musgo y al mismo tiempo las rocas que se formaban. La luz de la luna se filtraba algunas aberturas hacia arriba. Esto se parecía más a un claro qué cueva. Lo Que vi me dejo sin aliento—¿Midoriko?—era ella, no había duda, pero estaba rodeada de demonios, estaba inmóvil, muerta. Parecía una estatua—¿Con que…con que esta es tu muerte no es así? Tu tumba—mi voz resonaba por el eco de la cueva. Me daba curiosidad su expresión era tranquila a pesar de la gran multitud de demonios que parecían devorarla—¿Y sonríes?—musité mientras me acercaba a ella. El polvo resplandecía gracias a la luz de la luna. Su pecho tenía un enorme agujero donde me imaginé que provenía de allí la perla de Shikon.

    Alce el rostro para ver a ella. Era igual como la recordaba solo que ahora tenía sus ojos cerrados y algo vivo en su ser. Un pequeño crujido llamo mi atención, en su mano derecha se encontraba sujeta a la boca de un monstruo y su izquierda…No tenia brazo.

    Ahora me doy cuenta que eras una gran persona—dije.

    Un palpitar resonó en mi brazo, y poco a poco la boca de mostro comenzó a cuartearse hasta destruirse dando paso a su brazo extendido. Le llevaba una espada la cual estaba en buenas condiciones, lo supe al ver el brillo del filo. Miré incrédula a la mujer y sonreí. Entendí la indirecta. Tomé la espada, no pesaba. Volví la vista a Midoriko.

    ¿Acaso…quieres que la utilice para derrotar a Naraku?—mi pregunta fue estúpidamente obvia. Moví la cabeza formando la línea de mis labios antes de suspirar—Ahora me doy cuenta…—deje que mi voz se apagara mientras tomaba entre mis manos la espada que ahora poseía.

    Yo estaba tomando en juego esta situación, Naraku, mis padres, todos. No me había dado cuenta de la situación hasta ahora, cuando vi la espada me di cuenta que ahora estaba sola como antes y tenía que poner fuerza, no sería una niña desolada y tonta. Tenía que ser fuerte ahora, a pesar de la culpa y el remordimiento, y dejar de ser alguien que no soy.

    Está bien Midoriko—susurré mientras daba la espada sosteniendo el sable con firmeza.

    Deje la cueva y miré nuevamente la noche.

    Ojala fuera así de fuerte como tú…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  20.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    490
    Pluma de
    Escritora
    Me siento mal por Izayoi, amm de hecho creo que Inuyasha si se dio cuenta de que se fue, solamente que lo dejó a su criterio, confíe en ella o no~ hay algunas cosas que no me atraparon tanto, quizás porque quería más diálogo con ese ser misterioso, igual y sales con que es el hijo de Naraku y al final se enamoran (L) pero ella destruye a su padre y él desaparece :C... ~~~~+ ¿Qué edad tiene? XDDDD eso puede responderme muuuchas dudas, me sentiría agradecida n....n haam... sería Lindo algo de amor paternal de parte de Inuyasha T___T yo también me sentí sola [​IMG]
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso