Home Alone Solos en tu Casa (Forever Evil)

Tema en 'Fanfics sobre TV, Cine y Comics' iniciado por Luncheon Ticket, 4 Octubre 2020.

  1.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket THE BE(a)ST Guardián de Fanfiction e Historias Originales El Azote de las Actividades y Concursos Escritos

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    510
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Solos en tu Casa (Forever Evil)
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2141
    ¿Qué clase de escritor escribe un fic sobre una película ambientada en la Navidad para una actividad de Halloween? ¡Pues yo, todo un transgresor! (Nah, la verdad no). Pero sí que me gustó explorar esta premisa para "Mi Pobre Angelito" o "Solo en Casa", según se adaptara el título original ya sea en Hispanoamérica o en España. ¿Qué hubiese sucedido si Kevin no existiera o si no estuviese presente durante la irrupción por parte de Harry y Marv a su hogar? La respuesta (según mi humilde ingenio) figura a continuación.



    [​IMG]



    Solos en tu Casa



    Ni bien salió del taxi, el niño se acercó apresuradamente hasta el individuo que le esperaba en la entrada del aeropuerto. Hacía mucho frío y ya empezaban a caer unos cuantos copos de nieve. El señor abonó el importe por el viaje de su hijo sin más dilación. Cuando el vehículo se alejó, aquel hombre se agachó frente al jovencito de cabellos rubios para decirle unas cuantas palabras, entre severas y aliviadas.

    —Escucha, Kevin, no te preocupes. Fue una suerte que tu madre se diera cuenta de que no estabas justo antes de subir al avión. Ella y los demás pudieron abordar, mientras que yo reprogramé mi vuelo y el tuyo para dentro de unas horas —suspiró al ver su reloj de muñeca, y ahora con más tranquilidad, continuó hablando—. No será directo, haremos unas cuantas escalas, pero llegaremos más o menos a tiempo. Menos mal que no te quedaste solo en casa. Vamos, es por aquí.

    Entraron al aeropuerto poco después. El pequeño Kevin siguió con lentitud el andar seguro y decidido de su padre. Se volteó a mirar atrás y pensó que, a pesar de la poca atención que le solía prestar cada integrante de su numerosa familia, sería mucho mejor pasar la navidad con todos ellos en vez de estar a solas en su hogar. ¿O tal vez no?



    *******​



    Una mano se aproximaba lentamente hacia el pomo de una puerta, como si fuese una serpiente a punto de atacar a su presa. Comprobó entonces que estaba trabada, pero que el mecanismo del cerrojo no era tan seguro, sino de una confiabilidad un tanto convencional. A continuación, una palanca se introdujo entre la ranura del marco y la hoja. Se produjo un sonido seco y breve, cuando acto seguido la puerta cedió. Un hombre alto, con el pelo enmarañado y una barba lampiña ingresó al sótano. Era seguido por otro de estatura más baja y un tanto robusto en comparación. Estaban vestidos con unas gabardinas ya desgastadas por el paso del tiempo, acompañadas por guantes y bufandas de lana. Los dos pararon sus orejas, esperando oír algún sonido. El silencio confirmó lo que esperaban, y se miraron sonrientes.

    —Te lo dije, Marv: ¡esta casa está completamente vacía! —puntualizó el intruso de menor altura, frotándose las manos.

    —Oye Harry, ¿crees que se tardarán mucho en regresar? —preguntó su compañero, sin dejar de mirar todo cuanto había a su alrededor con deleite, como si se relamiera al toparse con semejante botín—. No quisiera arriesgarme a que nos descubran en medio de la faena.

    —Tampoco me gustaría eso, amigo —contestó Harry, subiendo las escaleras con absoluta confianza—. Sin embargo, sé que al menos por esta noche, no vendrán. Por si acaso, nos llevaremos lo que podamos hasta antes del amanecer.

    La pareja de facinerosos recorrió la vivienda en búsqueda de cualquier objeto de valor. Todo lo que consideraran útil o beneficioso, iba a parar dentro de sus bolsas. Harry se sintió dichoso al toparse con una caja de joyas, pese a que solo algunas no fuesen de imitación. Estaba en su labor, cuando notó que su colega no parecía estar haciendo su recorrido pertinente; en lugar de eso, Marv permanecía en el living, quieto. Cuando lo descubrió allí, Harry se le aproximó para regañarlo por su falta de empeño, pero cuando su amigo lo vio, levantó su mano para indicarle que guardara silencio. Después, apretó un botón de la máquina contestadora. Entonces, se oyó un mensaje.

    «Ey Peter, habla tu amigo Mark. Tenía ganas de pasar a visitarte estos días, pero me enteré por Phil que te ibas de viaje a París con toda tu familia por una semana. Te felicito a ti y a Kate, y te deseo una feliz navidad y, por si acaso, un próspero año nuevo también. Lo mismo a los chicos. Me llamas al volver, ¿de acuerdo?»

    Un pitido dio la señal de que el mensaje había acabado. Marv volteó su cara hacia su socio mientras movía sus cejas hacia arriba y hacia abajo con la boca sonriente, un rictus ladino también se dibujó en el rostro de Harry. Podrían hacer uso de todos los lujos y las comodidades de la locación durante varios días con total impunidad. Claro que llevarían a cabo sus planes con suma discreción, no sea cosa de alertar a los vecinos, quienes podrían estar al tanto del viaje a Europa de la familia McCallister. Ellos solo se dedicaban a robar casas sin protección ni vigilancia, nunca antes habían tenido la oportunidad de vivir como sus acomodadas víctimas. No podrían desaprovechar este golpe de suerte.

    Prolongados y relajantes baños de burbujas en la bañera, siestas sobre amplias y suaves camas, comida, bebida y aperitivos tan deliciosos como generosos, noches enteras viendo películas o la programación más destacada. Los dos trúhanes estaban pasando unos días de maravilla. Usaban las batas y las pantuflas del dueño de la casa. Posaban sus pies sobre la mesa del comedor a la vez que empleaban unos mondadientes o fumaban puros. Nadie podría hacerles reclamo alguno. A veces hasta jugaban a las cartas apostando paquetes de snacks o postres. No se molestaban en limpiar sus desechos, pero a la vez tenían cuidado al manipular cada bien o electrodoméstico que más adelante sustraerían, era como si todo fuera de ellos y a la vez no poseyeran nada. Por primera vez de daban cuenta de lo que era tener una vida llena de despreocupación.

    En una ocasión, Marv estaba afeitándose frente al espejo del baño. Removió toda la crema de afeitar de su cara con la cuchilla y tomó un frasco de loción. Abrió la tapa y se la llevó a la nariz, para solazarse en aquella fragancia tan agradable. Se aplicó unas cuantas gotas sobre sus mejillas, y entonces se llevó cada una de sus manos a los costados de su cara mientras abría su boca, como si fuera la mueca de El Grito, de Edvard Munch. Harry ingresó un momento a buscar algo que se había olvidado, pero mejor consideró lavarse los dientes, cuando miró lo que hacía su amigo.

    —¿Y ahora qué te sucede, Marv? —preguntó el ladrón, agarrando el dentífrico para aplicar un poco sobre su cepillo de dientes—. No me digas que te hiciste algunas cortadas y te arde la piel.

    —No, Harry —contestó su socio, sin dejar de hacer tales ademanes—. Solo estoy revisando mis muelas, sería preocupante descubrir alguna caries.

    —Vaya forma de realizar una revisión dental, amigo —concluyó Harry, cepillándose el interior de la boca frente al espejo—. A veces eres un poco extraño.

    —¿Sabes lo que sí es verdaderamente extraño? —preguntó Marv, dando por concluido su chequeo—. Hace un rato encontré una enorme araña al entrar al ático. Me parece que es una tarántula. Creo que alguien de la familia la tiene de mascota. Me agrada, me la quedaré.

    Al oírlo, su acompañante simplemente se encogió de hombros.

    Una mañana, Harry estaba cocinando unas tiras de tocino con huevos fritos para el desayuno. Su colega permanecía sentado en la mesa degustando un gran tazón de cereal con leche. En un momento, Harry emitió un jadeo doloroso y sacudió su mano, alejándola rápidamente de la sartén. Marv, asumiendo que se trataba de una quemadura, sonrió levemente con los cachetes inflados, antes de tragar. Harry lanzó un improperio por su mala suerte y apagó la hornalla. Más tarde alcanzó unos cubiertos y colocó la preparación en un plato. Luego fue hasta el refrigerador, extrajo una caja de jugo de naranja y se sirvió un poco en un vaso. Entonces miró la quemadura con decepción, lo molestaría por un rato.

    —Deberías ser más cuidadoso, Harry —comentó Marv, señalando a su colega con una cuchara—. Ayer leí un artículo en el periódico que decía que algunos accidentes domésticos pueden ser realmente peligrosos —y se llevó un bocado de cereal a la boca.

    —No me digas, ¡qué interesante! —exclamó Harry, sin ocultar su actitud sarcástica—. Pero más sorprendente que enterarse de eso, es descubrir que sabes leer —dejó su plato sobre la mesa y se sentó a comer.

    —Te estoy hablando en serio, amigo —insistió Marv, sin ofenderse frente a aquellas palabras, ya que su atención había caído sobre la caja de cereales que acababa de agarrar para llenar su tazón otra vez—. Las quemaduras, electrocuciones, cortes o hasta golpes en un ambiente doméstico pueden parecer algo inofensivo, pero también ocasionarían heridas graves sin la prevención adecuada.

    Harry acercó el vaso a sus labios para beber un buen trago de zumo, luego de negar con la cabeza. Entonces se prestó a dar su opinión.

    —No me imagino qué tan idiota e inútil hay que llegar a ser para lastimarse severamente con las cosas que hay en una casa. No existe nada más seguro y confiable que la comodidad del hogar —aseguró, demostrando una convicción evidente.

    Marv no quiso seguir departiendo, en vez de eso decidió continuar con su ingesta matutina. Puede que Harry tuviera razón. Había que ser muy estúpido como para sufrir un accidente que afectase significativamente la salud en un lugar como en el que estaban, a menos que tales inconvenientes se den de un modo intencional, quizás.

    —Come tanto como puedas, amigo —sugirió Harry—. Tengo entendido que mañana regresarán quienes viven aquí. Tomaremos lo poco que falta por juntar y nos largaremos de una vez.

    Dicho y hecho, los bandidos terminaron de hacer su trabajo esa misma noche, habiendo quedado satisfechos con su oportuna estadía. Antes de irse, Marv no dudó en dejar una señal para demostrar que ellos habían sido los autores de tales fechorías, una manera particular para que sus víctimas y las autoridades pudieran reconocer a los, según su propia creencia, temidos e increíbles Bandidos Mojados. Cuando el hombre de cabellera enmarañada abordó el vehículo donde previamente habían acumulado su botín, no pudo evitar sentir que ese robo había sido fácil. Demasiado fácil, pero excesivamente gratificante.



    *******​



    Después de abrir la puerta cancel, los niños, adolescentes y adultos ingresaron a la casa casi como si fuera una estampida. Apenas si demoraron unos minutos en percatarse de que habían sido desvalijados. Algunos se quejaron de que tanto el refrigerador como la alacena estaban completamente vacíos, las camas permanecían sin hacer, la ropa parecía haber sido usada por alguien, todo estaba desordenado o sucio y, para colmo, la cocina estaba inundada de agua. Kevin lo presenciaba todo muy asombrado. Kate, su madre, estaba llamando a la policía para denunciar el robo. Peter, su padre, trataba de imponer orden y de sobrellevar las consecuencias, respondiendo como podía las quejas y reclamos de su familia. El festejo de navidad se vio empañado de manera irreversible. Todos intentaban dejar de lado el desánimo, aunque era difícil. Unas horas más adelante, el matrimonio tuvo una charla en privado en su habitación.

    —No puedo creerlo, amor —la señora McCallister se mostraba muy angustiada—. ¿Te imaginas lo que hubiese pasado si dejábamos atrás a Kevin? ¿Qué crees que hubiese ocurrido al estar solo frente a un peligroso ladrón? Oh Dios, ¡qué terrible hubiera sido! —y se llevó las manos a la boca sin poder disimular su preocupación al considerar un escenario como el que acababa de plantear.

    El señor McCallister se acercó a ella y le dio un abrazo para contenerla.

    —Tranquila, cariño —Peter consideró darle un beso en la cabeza—. Ya pasó. Somos afortunados de que eso no sucediera. Y nunca sucederá. A partir de ahora tomaremos todos los recaudos necesarios para que la integridad de ninguno de nuestros hijos se vea comprometida. Y lo mismo con la seguridad de nuestro hogar. Te lo prometo.

    Detrás de la puerta, Kevin escuchó lo que habían hablado sus progenitores. Continuó caminando por el pasillo, con la extraña sensación de que algo no encajaba. Era como si todo lo acaecido durante los pasados siete días no debería ser así. O que, de una manera u otra, había fracasado en un asunto que contradictoriamente le era impropio. Se preguntó si realmente, y llegado el momento, tendría miedo de enfrentarse a un delincuente. Queriendo despojarse de ese pensamiento tan atípico, se fue a dormir. Simplemente era mejor olvidarlo.
     
    Última edición: 25 Noviembre 2020
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  2.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador Hice un juramento... y he sido fiel a eso.

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    3,099
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Aborrezco Home Alone pero tal vez solo sea por Kevin y sus travesuras hacia los ladrones qué dan pena ajena... Después de todo también tenían derecho a disfrutar una buena velada en una casa sola y descuidada, aunado a tomar algunas cosas a préstamo, o no?

    Como sea tu escrito es genial y a mi parecer les da el respiro merecido a ese par, así que gracias por participar
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket THE BE(a)ST Guardián de Fanfiction e Historias Originales El Azote de las Actividades y Concursos Escritos

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    510
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    ¡Jajajaja! En mi país (no sé si en el tuyo también), emiten esta película todos los 24 de diciembre (y su secuela directa, no tanto las otras dos) en la mayoría de los canales sin excepción, además de El Grinch y El Regalo Prometido, entre otros.
    A mí nunca me ha desagradado, creo que hasta se lo puede considerar de culto.
    Claro que verla ahora no será lo mismo que en mi infancia, pero es que eso, es un clásico.
    En cuanto a los ladrones, más que el hacer que se dedicasen a otra cosa (una de las pautas de la actividad) quise aprovechar la oportunidad para hacerles ganar al menos una vez.
    Supongo que después de tantos años de golpes y quemaduras ininterrumpidas, se lo merecían.
    Saludos, amiga.
    XD
     
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Ichiinou

    Ichiinou Líder de críticos Comentarista destacado Crítico

    Sagitario
    Miembro desde:
    4 Septiembre 2015
    Mensajes:
    4,833
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    En mi vida, me habré visto la primera de Home Alone unas 30 veces, sin exagerar. Hubo una época que me sabía varios diálogos de memoria. Este tipo de películas navideñas siempre me han parecido muy entrañables, y bueno, así también me lo pareció el relato que has hecho. Ha sido bastante bonito de leer, pese a que en este caso, los malvados pudiesen salirse con la suya, se me hizo bastante cómico. Aunque por alguna razón, estuve todo el relato pensando en que la tarántula se lo iba a hacer pasar mal, pero quizás solo fuesen figuraciones mías.
    Me gustó el paralelismo entre Marv frente al espejo y el propio Kevin. Fue un guiño muy curioso y bonito que se agradece leer. Me hizo sacar una sonrisa.
    En cualquier caso, como finaliza, con Kevin sintiéndose fuera de lugar también me resulta gracioso. Es que realmente... la madre de Kevin no sabe lo que su angelito podría llegar a hacer... Por lo que quizás la película se titulo en Latinoamérica mal, teniendo que ser: "¡Pobres ladrones!" ya que el bueno de Kevin, era todo un artista en lo que compete a la defensa del hogar.
    En fin, me ha agradado leerte. Quizás eché de menos que le ocurriese alguna catástrofe a Buzz, pero eso ya es algo personal (?).
    ¡Sigue escribiendo!
    :Okibeta:
     
    • Adorable Adorable x 2
  5.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket THE BE(a)ST Guardián de Fanfiction e Historias Originales El Azote de las Actividades y Concursos Escritos

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    510
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Muchas gracias, señorita IchiiDou.
    Aprecio enormemente tu comentario, y sobre todo las referencias y detalles que has percibido en el relato. Me encanta que me los señalen, el saber que se han podido identificar y que por ello se asegure su efectividad al haberlos incluido.
    Ya se nota que le he tomado gusto a esto de escribir en actividades, debo decir.
    Y justamente por esto, ya que estamos, luego espero volver a participar en alguna actividad tuya, que pese a que me he enmendado con los haikus este año, aún recuerdo que en su momento te he debido alguna que otra participación.
    Un saludo, amable señorita.
    C:
     
    • Adorable Adorable x 1
  6.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,317
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Bueno señor Lucheon, pues si que es original, a causa de esto estaré pensando en ti como Jack, después de todo todo hasta ahora era el único ser que fusionaba ambas festividades. Respecto a la trama, la verdad es que la película es alguna de esas clásicas que por más que ves, no te hartas, es prácticamente obligatorio que estas películas se vean en cable o televisión abierta al menos un par de veces para que se sienta que será navidad, si no al final capaz y no termina por llegar. La esencia de la película y de aquellos ladronzuelos, lo cual a mi parecer es grandioso, pienso que hablar de algún fandom de moda como Kimetsu no yaiba o alguno popular como dragon ball sería un tanto más sencillo sacar adelante algún escrito, pero aventurarse a una película que sin bien transmiten cada año no tiene fans en aspectos de fanfics muy activos, es genial.
    Lo que más disfruté de tu escrito fue aquellos guiños dentro de la trama hacia la historia original, la araña, la icónica escena frente al espejo, la ironía de que como fuera su mano si quedara marcada. Me pregunto que haría en todo este tiempo el barredor, sería una pena que sin la intervención de Kevin, este jamás se hubiera reunido con su nieta. La premisa me agrada, este tipo de villanos son como el equipo Rocket, parte de ti espera al menos alguna vez, verlos ganar.

    Te agradezco participar en la actividad. Te saluda el amigable escritor del vecindario Fenix Parker.
     
    • Ganador Ganador x 1
  7.  
    Luncheon Ticket

    Luncheon Ticket THE BE(a)ST Guardián de Fanfiction e Historias Originales El Azote de las Actividades y Concursos Escritos

    Virgo
    Miembro desde:
    30 Octubre 2017
    Mensajes:
    510
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Muchas gracias, compañero.
    Fue un gusto haber participado en esta actividad, y sobre todo, explorar esta idea tan... curiosa.
    Te animo a seguir organizando más actividades cono esta, que se son muy interesantes y recreativas.
    Un saludo amistoso, buen vecino.
    :)
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Ganador Ganador x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso