Long-fic Solamente tú

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Inu Girl, 3 Abril 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    SangoHanyou

    SangoHanyou Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    90
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    :hi:
    Amiga... te quedó genial la conti... :oki:
    Me gustó mucho la parte en que Inuyasha hablaba sobre su "enfermedad"... me gustó como lo expresaste... je... Pienso que está bien en que Kagome no confíe en él... espero que se haga rogar un poco... jeje...
    Bueno... en fin... espero pongas conti pronto... Besitos...
    :ANYWORD:
     
  2.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    Las palabras: comento, hablo, alzo, levanto, etc… llevan acento en la “o” cuando se habla en tiempo pasado, varias palabras se te escaparon por ahí. Me gusta la actitud que toma Kagome ante la situación con InuYasha, se nota que no es una mujer fácil de conquistar — según los pensamientos de ella — me imagino que InuYasha ya venia por ella cuando la dejaste ahí, la verdad no se me hizo corto, se me hizo bastante entretenido, tu narración no es aburrida como suele a salirle a muchos, sabes entretener muy bien con palabras simples.
    Sayonara
    :llora:
     
  3.  
    Its

    Its Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Julio 2005
    Mensajes:
    149
    Re: Solamente tú

    Aunque te has olvidado algún acento por ahí, has rectificado ma mayoría :)

    El capítulo me ha gustado mucho, me gusta la actitud de Kagome hacia Inuyashas. Las escenas de Souta y Kagome son muy tiernas, espero que haya más de esas.
    Esta parte me ha gustado mucho
    Hasta el próximo capítulo ;)
     
  4.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    Hola de nuevo! Ya estoy aquí para aburrirte con mis comentarios jajaja
    Siento no haberte posteado antes, pero acabo de ver que habías puesto conti.
    Bueno, a lo que vamos. No sé por qué, pero este capitulo me ha echo reír muchísimo. Es que me imagino las caritas de Kagome... XD
    Una cosa que me llamo la atención (y al parecer no soy la única por los comentarios de todos los que me preceden) fue la enfermedad de amor de Inu... (L) Dios esa frase pasará a la historia, es tan kawaiiiii :P
    Jajaja Kagome pensando cosas indecentes, eso ha sido buenísimo. Y también me ha gustado un montón lo maternal que se muestra Kagome con Souta.
    En fin, como siempre me quedo con la intriga... ¿cómo es que Inu está allí tan pronto? Bueno ya lo descubriré XD
    Un besito, y sigue así, o mejor!
     
  5.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Solamente tú
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    1824
    Re: Solamente tú

    Perdonen la tardanza y lamento haber hecho esta conti tan corta, pero ando en examenes y es una lata, lo siento... T.T de todas formas... pronto les subire la conti para compensarlas XD


    Capitulo 04

    - ¡Kagome! – gritaban a mis espaldas. Reconocía esa voz… No puede ser. Voltee para encontrármelo de nuevo.

    Un joven de cabello castaño y corto, ojos azules y corte de chico bien portado. El mismo de siempre, desde que nos conocíamos no había cambiado nada.

    -Houjou-kun- dije al tenerlo a un metro de distancia - ¿Cómo has estado? – comenté secamente, la verdad no tenía muchas ganas de hablar con él, y menos cuando tenía a Souta a lado.

    - ¿Estás bien, Kagome? Te ves algo enferma, ¿sabes? Tengo unos remedios chinos que te podrían ayudar con cualquier –

    - ¡Houjou! - grité interrumpiendo su discurso – Perdona, pero ahora tengo algo de prisa, y de veras no quiero ser descortés ni nada por el estilo, pero en serio, necesito irme… lo lamento, en otro momento será- dije suavemente para no alterarlo.

    - Ah claro, si… no te preocupes Kag – comentó mientras sonreía, para después guiñarme el ojo. Yo le di una sonrisa y continué con mi camino.

    - Hermana, ese era el chico con el que salías hace unos años, ¿verdad? – dijo Souta algo curioso mientras seguíamos caminando.

    Yo sinceramente estaba sorprendida, como era posible que un niño de su edad ya estuviera tan atento en ese tipo de cuestiones. Lo miré, tenía esa misma mirada inocente de siempre viéndome dubitativamente, sus ojos chocolate me recordaban a los de mamá, yo en cambio tenía los de papá.

    -Si cariño, con el salí un tiempo hace ya dos años- comenté mientras volteaba hacia el frente para atravesar una calle. El sólo asintió y no dijo nada más. Llegamos al parque sin problemas, sólo que al llegar estaba repleto de gente, y era de esperarse… siendo sábado por la mañana, todos los niños querían estar en el parque. Nos dirigimos a los helados, uno de chocolate para él y uno de vainilla para mí. Nos fuimos a sentar a una banca, y mientras el comía su helado, yo veía el mío curiosamente.

    La vainilla era mi sabor favorito… pero su color. El color amarillo que distingue a la vainilla era ligeramente más brillante que sus ojos, esos orbes de sol que también tenían un tono amarillo. Dos soles que alumbraban mis recuerdos, memorias que penetraban lentamente en mi corazón y que por más que intentara no podía evitarlo. Pero ¿cómo era eso posible? Una vez más me preguntaba sin encontrar respuesta, al chico sólo lo conocía de una semana, o incluso menos porque no nos habíamos visto mucho últimamente. Aun así, reclamaba cada parte de mi ser con anhelo, y yo deseaba adentrarme en él para nunca más salir.

    -Oye- escuché una voz que interceptó mis pensamientos súbitamente. Voltee a verlo y una vez más, no podía creer lo que veían mis ojos. Vaya… el día de hoy, sólo me estaba llevando puras sorpresas.

    POV Inuyasha

    Intenté levantarme después de escuchar el despertador a las 11. Era sábado ¿por qué tendría que levantarme temprano? Pero en eso una imagen cubrió mi mente, Kagome. Abrí los ojos rápidamente para voltear a ver el reloj y confirmar que eran las 11, temía que fuera más tarde y no llegara a tiempo. Por suerte, el reloj estaba bien y yo me encontraba con tiempo suficiente para alimentar mi organismo y por supuesto, arreglarme. Verme presentable era sumamente importante el día de hoy.

    - Inuyasha, ¿por qué tan temprano? – dijo Izayoi, mi madre. La mujer era sin duda, la mejor madre del mundo. Tenía mucha actitud, y era sumamente estricta, nunca se conformaba con nada, pero eso no le quitaba lo graciosa, era sumamente carismática, simpática y bella, por supuesto.

    - Ah no, por nada madre – mentí para evitar cualquier conversación que implicara un sermón después.

    - Jaja por favor Inuyasha, ¿qué me crees? ¡Una tonta! Dime a dónde vas – exclamó la señora, obviamente yo me sorprendí, no sabía que fuera tan malo mintiendo. Me volteé para verla con una mirada resignada que indicaba mi derrota.

    - Tengo una cita – dije suavemente y con cierto tono de inocencia, para que se sintiera culpable y me dejara ir.

    - Ahh ¿en serio? A ver cuéntame, y ¿por qué no me pediste permiso jovencito? – preguntó con un tono de sarcasmo, que yo ya conocía en ella. Era en estos casos cuando se enojaba y no me dejaba salir o me castigaba por semanas, pero yo estaba harto de este comportamiento.

    - Ahh madre, por favor, sabes que ya no soy un niño, creo que ya puedo tomar mis decisiones solo, ¿no crees? – me quejé mientras hacía muecas para expresar mis ideas.

    - Ay si señor grande, entonces a ver ¿tú te vas a pagar la escuela sólo, eh? – cuestionó ya algo molesta.

    - No mamá, pero por favor, quiero ir… esta chica me gusta mucho, en serio – dije suplicándole haciéndole carita de perro para que cayera.

    - ¿Cuál es su nombre? – preguntó curiosa. Bien, esto indicaba que ya estaba bajando la guardia.

    - Se llama Kagome mamá, y es simplemente hermosa – dije tratando de convencerla de que era un excelente partido… y bueno, lo era.

    - Mmm Kagome ¿qué? – cuestionó mientras se dirigía a la cocina para preparar el desayuno.

    - Higurashi… Kagome Higurashi – repetí mientras la seguía. Hasta su nombre era singular, toda ella era una diosa encarnada… una criatura mítica que no pertenecía al mundo, y yo tenía toda la suerte del mismo para salir con ella.

    - Ah espera, ¿Kagome Higurashi? ¿No es esa chica heredera que salió en las noticias? – preguntó mi mamá volteándome a ver dubitativa.

    - Ahm no lo se, no creo – dije con aires de duda, es decir… no sabía nada de una chica heredera.

    - Si… no recuerdas que hace como medio año salió en las noticias que una tal Kagome Higurashi quedó heredera de la fortuna de sus padres cuando fallecieron, o algo así ¿no? – continuo mientras yo no entendía nada de lo que decía, ¿sería ella? Es decir, realmente ella era la Kagome Higurashi que había heredado una fortuna por sus padres muertos. Vi a mi mamá que estaba dándome la espalda mientras colocaba huevos en la sartén.

    - Bueno madre, entonces ¿qué? ¿Sí me dejas ir? – pregunté con cautela para no alterar su ya voluble estado de ánimo.

    - Bueno, y a ¿qué hora vas a regresar? No quiero que te excedas como aquella vez que llegaste como a las 5am, además mañana es domingo, recuerda que tenemos lo de tu hermano- dijo mientras seguía cocinando.

    - Ahh si es cierto, pues regresaré temprano, supongo que ella tampoco puede llegar tarde a su casa porque tiene un hermano pequeño, y por lo de Sesshoumaru, no te preocupes, sé que es mañana y no faltaré, pero por favor, no lo llames mi hermano, sabes que detesto eso – comenté haciendo un gesto de desagrado al pensar en mi estúpido y creído medio hermano mayor.

    - Ay por Dios Inuyasha, eres un exagerado. Bueno, ya vete ándale que no quiero que dejes a esa pobre niña plantada – volteó a verme para luego inflar el cachete derecho. Yo me acerqué y le planté un beso en la mejilla antes de salir corriendo de la casa, para luego gritarle desde el marco de la puerta: GRACIAS.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Kourei

    Kourei Acosando a Gray-sama (kagome-chan) ;D

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Abril 2009
    Mensajes:
    798
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    Me encantó el capitulo. Aunque genralmente mi Inu no es cortés con nadie lo es con Kagome, de una forma algo disimulada y a la vez tan explosiva. y Yo en la escena soy tan genial cutekyoko tan linda, amable, hermosa, divina (chiflada, egocentrica... etc...) jaja *sarcasmo* bueno, ya te entendí, me exedí...

    Corto pero lindo, vamos Inu apresurate o no vas a llegar a la cita...
     
  7.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    848
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    Lindo capitulo, solo que me hubiera gustado que lo hicieras mas largo. Pero recuerda que todas las palabras que pongas al momento de narrar tu historia deben ir del mismo tamaño, en este caso fueron muy disparejas más o menos cuando empezó a narrar Inuyasha cambio la letra mas grande. Ten cuidado con esos detalles.
    Sayonara
    :tarea:
     
  8.  
    SangoHanyou

    SangoHanyou Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    90
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    Hola... te quedó lindo el capítulo... me gustó mucho el trato que le diste de Inuyasha a su madre... esa es una relación que me hubiese gustado mucho ver en el animé... pero bueh... ya quiero saber lo que pasará en la cita... espero que no se peleen ni nada de eso... y que su relación se vaya haciendo más fuerte... sin más me despido... ojala pongas conti pronto... no me aguanto por saber lo que va a pasar..! besitos...
    :ANYWORD:
     
  9.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses Comentarista destacado

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,180
    Pluma de
    Escritor
    Re: Solamente tú

    Perdón, me atrasé con FMA y apenas me leo las 3 continuaciones.

    Que ego xD

    Me encantó todo, espero pronto ver lo de la cita ¿eh? :o

    Me gusta mucho la etapa romántica :aiz: Sobre todo que Inuyasha este enamorado. Tienes que ser felices o sufrirás e.e xD
    Sesshoumaru *w* Aunque no me lo pongas patán ToT

    O bueno xD mis comentarios, tú haslo cómo planeas.

    Suerte con tus exámenes y esperamos tu regreso!

    Cierto, chécate los errores de ortografía en los verbos en pasado. Recuerda la tilde que va para marcar la diferencia.
     
  10.  
    ahomexInu

    ahomexInu Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    13 Octubre 2009
    Mensajes:
    152
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    Hola yo nuevamente por aqui (y que importa solo deja el comentario) bueno ya! solo salude...
    Primero te reclamare algo : ¿como te atreves a dejar el capitulo hasta hay yo quera saber a quien vio Kag, no es justo yo queria saber (llorona) por lo menos tengo sentimientos (ese fue un golpe bajo) no que nada te importa doctora amira?? (mejor termina el comentario) si tienes razon...
    Me encanta tu forma de narrar y el suspenso que le metes a la historia, espero que Inu sepa ganar la confianza de Kag y que le demuestre que la quiere de verdad y no es un juego mas y ella solo debe dejarse llevar por el amor (me consigues una bolsita?) si pero para que es...(para vomitar ya deja de soñar con tantas cursilerias) ya callate solo eres una envidiosa.
    Bueno espero que continues pronto...
    Cuidate...Besos...
     
  11.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Solamente tú
    Total de capítulos:
    5
     
    Palabras:
    4691
    Re: Solamente tú

    Perdonen el retraso pero es que he estado muy ocupada con examenes y entregas, lo lamento, pero bueno aquí esta la conti, espero les guste ;)

    Capitulo 05



    POV Kagome



    -Vamos Souta, tenemos que ir con Kaede oba-chan – grité a mi pequeño hermano quien se encontraba divertido jugando en los columpios.



    - Si onee-san – gritó mientras se despedía de sus nuevos amiguitos. Me daba tanta curiosidad y nostalgia pensar que los niños siendo tan inocentes pueden hacer amigos fácilmente, sin pretensiones ni prejuicios. En cambio, los adultos siempre complicábamos todo para conseguir una conversación.



    --------------------Flash back------------------------



    -Oye- escuché una voz que interceptó mis pensamientos súbitamente. Volteé a verlo y una vez más, no podía creer lo que veían mis ojos. Unos orbes dorados como los de Inuyasha eran los que me veían en ese momento, yo no supe como reaccionar.



    - ¿Si, se le ofrece algo? – comenté suavemente tratando de disimular mi sonrojo, ya que el hombre que se encontraba parad enfrente de mí era muy apuesto, gallardo y se le veía cortés.



    - Estas aplastando mi chaqueta, ¿te podrías quitar? – dijo de una manera grosera mientras señalaba la prenda oscura que estaba aplastando con mi espalda.



    - ¡Ah claro! – Asentí de inmediato mientras me levantaba – lo siento, no la había visto – excusé mientras le daba la chaqueta.



    - No, ya vi que no – comentó despectivamente mientras recorría su mirada de arriba abajo ofensivamente. Como si yo fuera una persona corriente y vulgar.



    - Le he dicho que lo lamento, no fue mi intención joven Taisho – dije con el cejo fruncido mientras lo veía. Al parecer su cara mostró algo de sorpresa al principio pero quitó el gesto de inmediato mostrando nuevamente esa mirada fría que tenía.



    - Vaya señorita, entonces ¿sabe quién soy? – preguntó de una manera muy petulante.



    - Si no lo supiera no le hubiera llamado por su nombre, ¿no cree? – respondí inmediatamente. El hombre vio que le había dado una probada de su propia medicina. Me lanzó una mirada asesina y se dio la vuelta ignorándome por completo.



    Yo no lo podía creer, ahora me tocaba conocer a Sesshoumaru Taisho, el empresario más joven en Tokio. Pero ese encuentro había sido muy desagradable, al parecer los Taisho tenían malos modales, no sabían como tratar a las personas y se creían los amos del mundo. A pesar de que fueran hermanos, Inuyasha no tenía ese carácter escalofriante como Sesshoumaru, aunque debía admitir que el mayor era de lo más atractivo e irresistible. Seguí comiendo mi helado tranquilamente mientras me sentaba nuevamente en la banca.



    --------------- Fin del Flash Back ---------------



    Souta y yo caminábamos hacia el templo de Kaede oba-chan, era mi abuela materna y siempre había sido muy linda con nosotros, desde el fallecimiento de nuestros padres cuidaba de Souta mientras iba a trabajar o cuando tenía algún otro compromiso.



    - Bien Souta, ya sabes lo que te he dicho ¿si? – Le comentaba a mi hermanito mientras me hincaba para acomodarle el suéter – pórtate bien, no corras ni brinques dentro de la casa, porque puedes llegar a romper algo y…



    - Obedece a la abuela, si onee-san, ya lo se – interrumpió para luego darme un beso en la mejilla. Yo sólo pude sonreír, ese niño era mi vida y lo adoraba como a nadie – Hermana… eres mejor que mamá – susurró.



    Yo me sorprendí por su comentario, y estaba a punto de reprochárselo cuando nos llamaron de lejos.



    - Niños, ah que bueno que llegan, ya era hora – decía Kaede oba-chan, iba caminando lentamente con las manos detrás de la espalda. Me levanté y alcancé a saludarla – ¡Ay mi niña! Tu siempre trabajando tan duro, de veras que si no haces algo al respecto, no tendré bisnietos – rió abiertamente después de decir eso. Yo sólo atiné a sonrojarme.



    - Disculpa abuela que te cause todos estos problemas, pero hoy tengo una cita – comenté sumamente nerviosa.



    - ¡Oh por todos los cielos! ¿Y qué haces aquí? Anda, apúrate que se te va la luz del día, y no tardes tanto en darme bisnietos, no viviré para siempre – dijo Kaede oba-chan haciendo que mi sonrojo aumentara notablemente.



    - Ay abuela, pero ¿qué dices? – decía mientras me agachaba para despedirme de mi hermanito y luego salir corriendo de ahí, ahora tenía que llegar a casa para terminar de arreglarme.



    Al llegar a la casa, me deje el atuendo pero me retoqué el maquillaje que se me había deshecho durante la mañana, me enchiné las pestañas y me coloqué rímel. Pinté mis labios de un rosa tenue para luego agregar un brillo labial rojo que le daba el toque final a estos. Me veía sumamente atractiva, apuesto que si Sesshoumaru Taisho me viera de esa manera, en vez de verme despectivamente con su frívola y altiva mirada, me pediría una cita. Reí ante ese pensamiento.



    Y el momento que esperaba, había llegado, de un momento a otro ya sonaba el timbre. Le abrí a Inuyasha la puerta principal para que pudiera pasar y subir a mi departamento, le había indicado que era en el tercer piso a la izquierda por el interphone. Y si, a los 2 minutos ya estaba tocando mi puerta, al parecer había saltado los escalones para haber llegado tan rápido.



    - En seguida voy – grité mientras me acomodaba el cabello y levantaba mi busto para que resaltara el escote. Abrí la puerta, y allí estaban esos hermosos ojos amarillos que me tenían cautivada, pero olvidé ese pensamiento al recordar que debía mantenerme firme para no caer como cualquiera.



    - Hola Inuyasha – dije al verlo totalmente pasmado, yo reí ante su gesto. Lo observé nuevamente y noté que su atuendo era casual pero se veía caro, utilizaba unos jeans desgastados pero que le daban un toque muy juvenil, una playera con estampado, me supuse que era importada y una camisa encima, sin duda sabía vestir. En cambio yo, había elegido lo más normal y usual de mi ropero, no lo podía creer.



    - Ka… Kagome, te ves hermosa – dijo arreglándose la camisa. Yo sólo pude sonreírle, si me sonrojaba como usualmente haría sabría que me sentía halagada por su comentario, y la verdad es que quería dejar en claro que no iba a ser una más, que sí realmente quería estar conmigo, tendría que trabajar mucho.



    - Gracias, tu también – respondí – Entonces ¿nos vamos? ¿O nos vamos a quedar parados aquí? – pregunté divertida mientras el asentía totalmente rojo. Cerré la puerta con llave mientras el caminaba hacia el elevador, volteé y el ya había apretado el botón para bajar – No, espera Inuyasha, mejor por las escaleras – le comenté mientras me dirigía hacia las mismas.



    - Bueno, al fin sólo son dos pisos – dijo sonriendo mientras bajaba conmigo los escalones - ¿Y tu hermano? Quería tener la oportunidad de conocerlo… es mayor que tu, me supongo – cuestionó mientras lo veía curiosa.



    - ¿Por qué supones eso? – pregunté mientras seguíamos bajando.



    - Es que, eres una chica muy joven, supongo que vives sola con tu hermano porque el te ayuda económicamente, ¿no es así? – volvió a cuestionar pero ahora tenía una cara de intriga como leyendo mi pensamiento al saber que estaba incorrecto.



    - Jaja ¿de veras me veo tan joven? – reí divertida ante su comentario. El sólo me miró extrañado, al parecer no había entendido que no era ya una niña y que me podía valer por mi misma.



    - Si, te ves muy joven además eres muy bella – atinó a decir mientras bajaba la cabeza.



    Llegamos a la planta baja y salimos del edificio. El sol pegó completamente en su rostro y esos bellos ojos ámbar me hipnotizaron, su cabello oscuro ondeaba con el viento y sentí que el tiempo se detuvo alrededor. Sentí que nosotros éramos los únicos en el mundo, en este vasto globo lleno de imperfecciones, destrozos y horrores nosotros percibíamos su belleza de manera muy diferente, la observábamos inerte en lo que iluminaba el sol, todo aquello que brillara con tanta fuerza como sus ojos, era lo que al menos yo podía llamar belleza. Y eso eran, esos orbes amarillos eran lo más hermoso que había visto en un hombre, más bien, en una persona. Jamás había sido fan de los cuerpos musculosos o las facciones finas, pero unos ojos tan claros como los de el, fueron totalmente inmunes ante mi campo de indiferencia.



    - Kagome, ¿estas bien? – preguntó mientras yo seguía totalmente embobada en su mirada, en su rostro. Reaccioné al verlo de repente muy cerca… estaba entrecerrando los ojos.



    - Ah si, claro… vamos – dije volteando el rostro, empecé a caminar y vi que el me seguía – lo siento, es que me quedé pensando en algo, lamento haberte preocupado – dije sonriente. Lo vi y el no se veía muy convencido por lo que le había dicho.



    - Parecía como si te hubieras quedado distraída con algo – dijo viéndome de reojo, esperando mi respuesta. Yo simplemente no sabía que decirle, me estaba poniendo muy nerviosa a su lado, me sudaban las manos y mi palpitar aumentaba cada vez más – Lo más curioso es que me estabas viendo a mí cuando te quedaste así, pero ya que tu dices… ¿en qué pensabas? – preguntó sonriente como si me hubiera descubierto, pero no le iba a dejar salirse con la suya.



    - En lo que dijiste de mi hermano, la verdad es que el es más chico que yo, tiene 8 años – dije seria mientras seguíamos caminando por la calle – Pero bueno, ¿A dónde nos dirigimos? – cuestioné viendo el semáforo que se prendía de verde e impedía que cruzáramos.



    - ¡Oh…Espera! ¿Tu hermano tiene 8? ¿Entonces cómo? – preguntó Inuyasha totalmente pasmado, como si le hubieran dado una noticia grave. Yo me reí por su reacción.



    - Inuyasha… eres un exagerado, la verdad es que trabajo medio tiempo por las tardes en un restaurante llamado Sengoku, de ahí es de donde saco el dinero para nosotros, el departamento, comida, vestido, calzado, una que otra diversión, la verdad no me quejo, vivimos muy bien – comenté mientras cruzaba la calle, Inuyasha me seguía pero todavía estaba asombrado.



    - Pero el Shikon… ¿cómo es que estás ahí? Tu misma me dijiste que no estabas becada – preguntó nuevamente.



    - Pues es una historia algo larga pero no quiero hablar de ello, sólo necesitas saber que heredé mucho dinero y con ello pago la educación de Souta y la mía – dije con la cabeza gacha al recordar la muerte de mis padres. Un recuerdo que no dejaba el umbral de mi corazón por mucho que haya pasado.



    - Vaya… mi madre tenía razón – susurró. Yo lo miré curiosa.



    - ¿En qué tenía razón? –



    - Ah no, nada olvídalo… bien ¿te gustaría ir al cine? – cuestionó mientras parábamos nuevamente en una esquina.



    - Pero no tengo mucho dinero conmigo, no se si… -



    - Ay Kagome – comentó interrumpiéndome – Por pura casualidad ¿has tenido alguna cita? – preguntó otra vez. Al parecer el día de hoy era como un interrogatorio, aunque esa pregunta en particular me molestó un poco, pero en realidad no sabía a que se refería con eso.



    - ¡Claro que si! – grité algo molesta.



    - Kagome, en las citas es adecuado que el hombre pague todo, eso es lo que se enseña a la antigua ¿o no? – dijo riendo mientras veía mi ceño fruncido.



    - Si pero… -



    - Anda, vamos a la plaza – comentó mientras tomaba mi mano y me llevaba básicamente trotando de ahí. Yo me sonrojé ante ese gesto, olvidé que eso era lo que realmente se acostumbraba, con Houjou no pasaba eso. Como el no tenía mucho dinero y no ganaba suficiente trabajando, nos dividíamos costos a la mitad o a veces yo pagaba ciertas cosas, por eso había olvidado que el hombre es quien debería cotizar y pagar todo como un caballero, y tal vez eso era lo que Inuyasha era, un caballero.



    Llegamos a una plaza donde encontramos cines y varias tiendas de ropa y objetos varios. Al entrar a los cines, empezamos a ver la cartelera, había varias de acción, una que otra romántica, otras de comedia, y de miedo. Yo me interesé por una romántica, la verdad es que desde pequeña me habían llamado la atención aquellas historias donde el joven y la chica se conocen, tienen un romance luego se separan pero al final quedan juntos. Eran totalmente predecibles pero lo que me fascinaba a mí era la originalidad de la historia. El estuvo de acuerdo conmigo y compramos boletos.



    - Bien, la película comenzará en un hora y media, ¿qué te gustaría hacer mientras? – preguntó mientras guardaba los boletos en su cartera.



    - Pues me gustaría comer – dije algo indecisa, la verdad es que no sabía como comportarme en una primera cita, tenía mucho que no tenía una.



    - Claro, hay un restaurante aquí abajo, he escuchado que es muy bueno, tienen buena comida extranjera – comentó algo emocionado, al parecer le habían dado muy buenas recomendaciones.



    - Pero, es algo lujoso, ¿no? Imagínate cuanto ha de costar la comida ahí, mejor vayamos a algo más barato, creo que por allá hay un McDonald’s – comenté algo nerviosa mientras empezaba a caminar.



    - Kagome… espera, ¿de qué hablas? Esta es una cita, nuestra primera cita y la verdad es que quiero llevarte a un buen restaurante para comer, ¿por qué no me dejas? – preguntó completamente confundido y al parecer algo molesto.



    - Ah pues yo… la verdad, es que no quiero que gastes tanto dinero en esto, es sólo una cita, no es tan importante – dije completamente resignada, ya no podía seguirle ocultando. Darme esos lujos jamás se me había dado y menos desde que me dedicaba a trabajar, me di cuenta que no era sencillo conseguir todo lo que uno quería, por eso no podía permitir que el hiciera eso por mí, apenas y lo conocía y ya quería gastar una fortuna en comida.



    - Kagome – susurró mientras se acercaba a mí. Yo me puse algo tensa - ¿por qué piensas que no es tan importante? ¿Crees que eres una persona más en mi lista de citas o piensas que es por qué apenas nos conocemos? – Preguntó mientras yo abría los ojos asombrada, había leído mi pensamiento, de repente tomó mi mano, acariciándola – Quiero decirte que jamás había sentido esto por alguien, siento que debo estar contigo, tengo la impresión de haber hallado algo realmente sorprendente y no puedo evitar ser así. Quiero darte todo lo que me sea posible darte, quiero que disfrutes… no que te estés limitando todo el tiempo, o que te guardes antojos o deseos por tu pensamiento antiguo como tu le llamas, pero sobre todo… quiero que seas feliz, así que porque no me dejas llevarte a comer comida extranjera y solamente lo disfrutas – dijo convencido mientras besaba mi mano. Simplemente no lo podía creer, estaba boquiabierta, totalmente paralizada por su discurso. Que el me haya dicho todas esas cosas hizo que una lágrima cayera por mi mejilla, el la vio y pasó su mano por mi mejilla, quitando el rastro de la gota salada que acababa de derramar. Su mano paseó tranquila por mi rostro y lentamente se fue acercando a mí, con su otra mano tomó suavemente mi hombro. Podía sentir su respiración, se había inclinado para estar a mi altura y cuando lo tenía frente a mí, a unos pocos centímetros de mi rostro cerré los ojos. De repente sentí su respiración en mi oreja.



    - Y Kagome…toda tú eres muy importante – susurró mientras me jalaba para irnos caminando. Yo abrí los ojos sorprendida por todo lo que había pasado. Tal vez el tenía razón y realmente lo único que debía hacer a su lado era disfrutar… y ser feliz. Y nada me había llenado tanto como ahora estaba, caminando mientras el tomaba fuertemente mi mano… y yo sólo atiné a entrelazar nuestros dedos. Posiblemente mi historia de película estaba empezando y el ahora era mi caballero, no uno de brillante armadura. No, el era un caballero real… de este mundo, dedicado a hacerme lo que nadie había hecho antes, hacerme sentir como la protagonista de mi propia película.



    -Gracias Inuyasha- pensé mientras otra lágrima se derramaba y se acompañaba de una sonrisa silenciosa.


    Espero les haya gustado, estense atentos a la prox. conti :D y lamento lo del cambio del tamaño de letra pero no puedo hacer nada T.T se cambia solo
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    Yrim

    Yrim Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    31 Diciembre 2009
    Mensajes:
    101
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    Gomen, gomen, gomen, gomen!!! Siento no haberte comentado antes, no me di cuanta de que habias puesto un capi antes que este... Pero bueno, ahora estoy aqui otra vez! xD Bueno, que quieres que te diga? Siempre me gustan tus continuaciones, y esta mas todavia! Es que Inuyasha es tan mono... tan tierno... Casi lloro cuando le empezo a decir todo eso a Kagome... Se ve que la trata como a un tesoro... Jope, yo tambien quiero un chico asi xD Ademas, me encanta tu forma de describir, sobre todo me gustola parte enla que Kagome admira los ojos de Inuyasha, esta super genial.
    Bueno, un besito, cuidate
    :rosa:
     
  13.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses Comentarista destacado

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,180
    Pluma de
    Escritor
    Re: Solamente tú

    Qué hermoso ojitos

    La verdad ya estaba ansiosa por que pusieras el capítulo, hace tanto que no leía un fic y me emocionaba ojitos.

    Que galante Inuyasha, me enamoré de lo último que le dijo y cómo se lo dijo *w* Casi se me cae la lágrima como a Kagome ToT

    Ya quiero ver que pase cuando coman ojitos y ese Sesshoumaro, me sospecho algo ¬¬

    Cuídate mucho. Besos

    P.D. Chécate esas tildes en los tiempos en pasado, y cuando te refieras a persona recuerda la tilde en "él"
     
  14.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    223
    Pluma de
    Escritora
    Re: Solamente tú

    oLa amiga wow tanto sin saber de ti en fin me encontre con thu ff y dejame decirte qe esta de perlas si¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ super lindo espero la conty pronto qe lindo qe inu sea asi de lindo la vdd me encanta como planteas al personaje wow asi lo amo jaja amiga felicidades thu historia esta super bien mmm me gustari amucho qe hicieras la letra mas grande me costo un poco de trabajo leer pero bueno nada del otro mundo bueno amiga no se si sea mucha molestia pero me gustaria mucho qe me pasaras a avisar a mi perfil cuando pongas conty desde ahora considerame una lectora mas¡¡¡¡¡¡¡¡ ^^
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso