de Inuyasha - Siete minutos en el paraíso

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Onigiri, 27 Noviembre 2010.

  1.  
    Onigiri

    Onigiri Guest

    Título:
    Siete minutos en el paraíso
    Clasificación:
    Selecciona la clasificación
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1463
    Capítulo I
    La nueva “princesa” de la fiesta

    Eran alrededor de las nueve de la noche y en una casa a las afueras de la ciudad se celebraba el treceavo cumpleaños de una alegre castaña. Su hermano menor se encontraba en la otra habitación viendo sus caricaturas y no imaginaba lo que sucedía al otro lado del pasillo.

    —De acuerdo, mi papá salió a buscar unos documentos importantes a su oficina así que tenemos poco más de una hora—indicó la cumpleañera cerrando la puerta tras de sí para que las dieciséis personas quedasen encerradas en una amplia sala de estar.

    —¡De una vez que traigan a las strippers! —gritó uno de los invitados con cara pervertida.

    —Cállate de una buena vez, no habrá ninguna stripper—recriminó el chico detrás de él. —Y si sigues diciendo estupideces te echarán de la fiesta.

    —¿Quién quiere jugar “siete minutos en el paraíso”? —preguntó una emocionada pero perversa chica de cabello azabache y ojos carmín.

    Al principio, todos se mostraban dudosos ya que las ideas de aquella chica no siempre eran algo bueno. Además, la tipa solamente había sido invitada ya que si ella no iba su padre no dejaría ir a su hermanastro y éste último realmente deseaba presentarse.

    Aunque claro, ante la oportunidad de tener la perfecta excusa de hacer lo que quisieran con alguien más encerrados en un clóset, llenaba de morbo a la mayoría de adolescentes que se encontraban celebrando por lo que la dubitación no duró más de un par de minutos cuando finalmente aceptaron participar del juego.

    Después de girarla algunas veces y que la botella siempre señalara a personas del mismo sexo (claro que se rehusaban a participar de actividades homosexuales), la frustrada cumpleañera tomó la botella y la giró con todas sus fuerzas y todos la observaron expectantes de que finalmente cayera con alguien del sexo contrario…

    —¡Maldición! —exclamó molesta. —Otra vez, chico y chico…

    —Este juego se debería llamar “siete minutos girando la botella maricona” —murmuró un aburrido pelinegro de cabello corto que no despegaba la vista de la cumpleañera.

    —Lo siento, Inuyasha, tendremos que girar la botella de nuevo…

    —Lo haré —dijo interrumpiendo las palabras de la castaña.

    —¿¡¿Qué?!? —exclamaron todos los sorprendidos presentes.

    —Dije que lo haré —repitió levantándose y tomando el rostro del otro chico para clavarle un largo beso que dejó atónitos a todos los invitados.

    Los años habían pasado… dos, para ser exactos, y ahora las personas se habían acostumbrado al estudiante homosexual de la institución. Además, no se atrevían a retarlo ya que, a pesar de sus preferencias sexuales, Inuyasha podía ser todo un matón cuando se lo proponía…

    —¿Me llamaste, Naraku? —preguntó el pelinegro al entrar a la oficina privada de su padre.

    El aludido simplemente rió malévolo y lo observó a los ojos por varios minutos antes de articular palabra alguna:

    —Dile a Kagura que si cree que no me he dado cuenta de su nueva perforación en el ombligo, está muy equivocada y que necesitaré hablar con ella cuando regresen del instituto—dijo con tono serio y autoritario. —Eso es todo. Ahora vete si no quieres llegar tarde.

    El frustrado pelinegro abandonó la habitación y recogió su mochila del piso para encaminarse en dirección al colegio donde él y su hermanastra asistían desde el séptimo grado.

    —¿Se puede saber qué demonios quería el imbécil de Naraku ahora? —inquirió la azabache mientras caminaba a su lado.

    —Solamente quería que te advirtiera que tienes problemas—murmuró como si no tuviese ninguna importancia. —Ya sabe lo de tu piercing en el ombligo…

    —¡Ja! Pues ya era hora, ¿no crees? Desde el lío con la prueba de embarazo que encontró en mi habitación no ha querido hablarme y pensé que jamás notaría mi nueva perforación —bufó cínica.

    —¡Je! Pues tienes suerte: ¡mira que haber estado con Bankotsu ha sido mi sue…!—carraspeó y se mantuvo en silencio durante el resto de la caminata.

    Caminaron hasta que finalmente llegaron a la parada de buses. El pelinegro se encontraba recostado sobre un muro mientras esperaban el autobús que los llevara al colegio, pero mientras tanto, un morocho de cuerpo atlético y cabello oscuro sujeto en una cola alta se acercó solamente para molestar al…

    —¡Maricón! —exclamó el morocho quien, como siempre, venía seguido por sus secuaces. —¿Qué es esto, una nueva bufanda de colores homosexuales? —bufó cínico.

    —Como molestas, Kouga —replicó el frustrado pelinegro.

    —¡Uy, qué miedo tengo, la gatita rabiosa se ha enojado y piensa sacar sus garras, miau! —bufaba con su típica mirada desdeñosa.

    —Mejor gatita rabiosa que rata inmunda—replicó sin perder la calma.

    —Kouga, ya deja de joder al pobre mariposita, ¿quieres? Ya suficiente ha tenido con haberte visto la horrorosa cara que tienes como para que vengas a estar diciendo idioteces—replicó una seria pero decidida pelinegra de ojos rojizos.

    —Vaya, vaya… al mariposita lo defiende su hermana la ramera —rió cínicamente provocando enojo en ambos hermanastros.

    El pelinegro se encontraba apunto de darle un buen golpe en el rostro cuando su hermanastra se le adelantó pateando al morocho en sus partes íntimas.

    —Vaya, siento como si acabara de patear dos pequeños nances y una lombriz —rió la divertida pelinegra. —¡Oh, mira! Kouga, ¿esas de ahí no son tus testículos? Oh, lo siento… solo son dos piedritas.

    —¡Ja! Y una niña te vence… qué patético —rió el desdeñoso homosexual. —Que te quede claro que nadie la puede llamar “ramera” —murmuró para luego escupirle en el rostro.

    —Vámonos, mariposita, nuestro bus ya llegó—dijo la pelinegra mientras se acercaba al transporte público.

    —Te sigo, ramerita —murmuró siguiéndola.

    Mientras tanto, una chica que no llevaba más que un par de meses en la institución acababa de convertirse en la nueva novia de uno de los más codiciados del instituto… Sesshomaru. Aquello parecía ser bueno para la recién llegada quien jamás hubiera imaginado que captaría la atención del serio albino, pero toda la situación era más como un problema… un problema el cual tendría que enfrentar con una muy celosa chica rebelde de ojos rojos.

    Continuará……
     
  2.  
    blackrose18

    blackrose18 Usuario VIP Comentarista Top

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Diciembre 2006
    Mensajes:
    3,374
    Pluma de
    Escritora
    Ehmm... te daré la oportunidad, las relaciones homosexuales o yaoi no son permitidas, será mejor que de ahora en adelante las ignores completamente, puede haber un personaje con preferencias distintas sí, pero por cosas del foro no puedes mostrar ni un romance ni nada parecidfo,.
     
  3.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritora
    kyaaaaaaaaa!
    No se que decir, me siento feliz que regreses a Cz, y mas aun con un fan fin nuevo
    "Siete minutos en el paraiso"
    que historia tan peculiar jajaja, se me hace conocida como si la estuviera viviendo JAJAJAJAJ
    me gusta como va empezando la historia, le veo futuro (snif snif, a mi no)
    como siempre tu gramatica es buena, y tu redaccion tambien, me gusta
    espero el proximo capitulo.
    Gracias por el ff
     
  4.  
    Onigiri

    Onigiri Guest

    Título:
    Siete minutos en el paraíso
    Clasificación:
    Selecciona la clasificación
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1725
    Capítulo II
    El problema tiene nombre y apellido
    Me levanté con todas las energías del mundo, ¡era la nueva novia del guapo Sesshomaru Taisho! Se preguntarán cómo fue posible que el serio y codiciado peliblanco de hermosos ojos ámbar se haya fijado en mí: una simple chica de Osaka que, por si fuera poco, solo llevaba dos meses en esa institución. ¡Era una completa desconocida! Claro, a excepción de mis amigas: Sango y Rin (ésta última es la hermana de Sesshomaru), quienes fueron amables conmigo desde el primer día.

    Para no extenderme con la historia, me levanté emocionada y abracé mi almohada con fuerza. Después de todo lo que había pasado para poder estudiar en tremenda institución tan importante, tener un novio tan guapo me hacía realmente feliz. Y es que debí abandonar a mis padres y mi hermano (quien está en primero de secundaria), para mudarme con mis tíos ya que viven a sólo media hora (a pie, que es como me traslado) de la preparatoria Shikon no Tama. Todo me estaba saliendo bien a excepción de un pequeño problema…

    … la verdad, uno muy grande.

    Mi familia nunca me había dejado tener novio. Ni siquiera se enteraron de Houjo, a quien tuve que dejar antes de mudarme, ¡y si mi tía se enteraba que estaba con Sesshomaru, un tipo de dieciocho años de edad, me asesinaría! O peor aún… me enviaba a una un colegio de monjas.
    En fin, al levantarme de mi cama tropecé con mi gato (el cual emitió un terrible sonido) y caí de boca al suelo. Al levantarme, completamente aturdida, mi vista se posó directamente en mi reloj de mesa…

    ¡Maldición, ya son las siete y media, jamás llegaré a tiempo! —exclamé corriendo apresuradamente al baño.

    Se suponía que las clases comenzaban a las ocho en punto y si no estabas dentro de la institución para las ocho y cinco el portón se cerraba. Luego de bañarme, vestirme, coger mis cosas y tragarme un trozo de pan en tiempo récord, salí corriendo de la casa… faltaban quince minutos para que cerraran el portón y quizás lograría alcanzar el último bus que pasaba a una cuadra de la casa.


    Cuando llegué a la parada de buses me dijeron que el último bus que pasaba cerca del instituto ya se había ido así que, decepcionada, comencé a correr con todas mis fuerzas con las esperanzas de llegar a tiempo.


    A mitad del camino me resigné a que no llegaría a tiempo ni me dejarían entrar. Sabía que al siguiente día me pondrían algún castigo, por lo que simplemente comencé a caminar hasta que llegué a un pequeño parque cerca del colegio. Tal vez podría entrar por la parte de atrás en el receso; estaba segura que Sango me ayudaría con eso pero, mientras tanto, me encontraba descansando bajo la sombra de un árbol.


    ¡Demonios, ¿qué me sucede hoy?! —exclamé al abrir mis ojos… me había quedado dormida y el receso estaba apunto de finalizar.

    Comienzo a creer que los relojes tienen algo en mi contra… en fin, me levanté y me dirigí a la parte de atrás del instituto. Solamente debía llamar a Sango a su móvil y ella me llevaría las escaleras; solamente necesitaba distraer al guardia de seguridad.


    ¿Ya oyeron que Sesshomaru Taisho tiene una nueva novia? —preguntó un joven de largo cabello recogido en una trenza.

    ¡Ja! Bankotsu, no sabía que te importaba tanto ese sujeto—rió burlón un joven de cabello negro recogido en una cola de caballo.

    Kouga, cierra la boca—replicó el molesto sujeto de la trenza. —Solamente estaba pensando cómo reaccionará Kagura… después de todo, siempre tuvo cierta clase de obsesión con ese idiota.

    ¿Y eso te da celos? ¡Bah! Creí que habías estado con esa ramera por puro placer y no porque de verdad te gustara—dijo cínico.

    ¡Booom!


    El golpe en la cabeza del morocho fue tan fuerte que dejó un chichón en su cabeza.


    ¿¿A quién crees que le dices ramera, estúpido?? —preguntó la furiosa chica de ojos rojos.

    Kagura, ¿qué haces aquí? —preguntó el curioso chico de nombre Bankotsu.

    Escuché que dijiste que Sesshomaru tiene novia, ¿es verdad eso? —preguntó con un dejo de rabia en su voz.

    Si, por lo que sé es la chica nueva de noveno—contestó despreocupadamente.

    ¿¡¿Esa mocosa?!? —exclamó casi sin poder creerlo.

    Mientras tanto, un joven de cabello azabache y ojos del mismo color, se encontraba en la parte trasera de la institución fumando a escondidas con su mejor amigo.


    Vaya, Miroku, ¿cómo hiciste para que el guardia no nos viera? —preguntó el de cabello largo.

    No te preocupes por eso… además, ya tenemos ésta parte del patio para nosotros y eso es bueno, ¿no crees?

    Supongo que tienes razón…—murmuró inhalando el humo de su cigarro. —Oye, ¿y Sango acepta que fumes? —preguntó curioso.

    No creo que le importe… sabes que terminamos la semana pasada—murmuró con tono melancólico.

    Creo que fue para mejor…—murmuró viéndolo seriamente. —Eres demasiado mujeriego.

    No entenderías de eso, Inuyasha—dijo con una sonrisa burlona. —No es lo mismo buscar mujeres que buscar hombres.

    El aludido simplemente viró su rostro con las mejillas coloradas. Mientras tanto, una chica de cabello azabache trataba de subir por el muro de la parte trasera del instituto.


    Demonios, está muy alto—me quejé luego de estar saltando pura loca sin lograr sostenerme de la orilla.

    Repentinamente una idea cruzó por mi cabeza: podría subirme por el árbol que estaba al lado mío para cruzarme el muro… ¡era a prueba de tontos! Así que así lo hice pero…


    ¡Hooee… ¿Y ahora cómo me bajo?!

    La rama de la cuál me estaba sosteniendo se quebró haciendo que perdiera el equilibrio y cayera sobre dos chicos que estaban sentados bajo el árbol.


    ¡Lo siento mucho! —dije levantándome adolorida.

    ¿Está bien, señorita? —preguntó uno de ellos de cabello corto. Simplemente asentí mientras me sobaba la espalda. —¿Y qué hay de ti, Inuyasha?

    No te preocupes…—murmuró alguien que se encontraba tirado atrás mío. —No fue mucho el golpe.

    Me di la vuelta para verlo y disculparme pero las palabras simplemente no pudieron salir de mi boca. ¡Era guapísimo! No había visto a nadie tan lindo como ese chico… aunque bueno, mis mejillas fuertemente coloradas y mi reciente caída no hacían más que avergonzarme así que recogí mis cosas del suelo y me di la vuelta para dirigirme al aula.


    ¡Espere! —gritó autoritariamente el de cabello corto mientras tomaba mis manos.

    ¿Sucede algo? —pregunté nerviosa.

    ¿No le gustaría tener un hijo conmigo? —preguntó causando que tuviera una típica caída estilo anime.

    Debo ir…

    Detuve mi hablar al sentir sus manos rozando mi trasero suavemente. Después de todo, sí se merecía que les hubiera caído encima… en fin, le dejé marcada mi mano en la cara y simplemente me fui.


    Cuando llegué a los pasillos me encontré con Sango que, al verme tan desaliñada, corrió preocupada a verme.


    Kagome, ¿te encuentras bien? —me pregunto con tono de angustia.

    Si, no te preocupes…—murmuré fingiendo una sonrisa. —¿Por qué no fuiste a llevarme la escalera?

    Me encontré con el enfermero Suikotsu y comenzamos a hablar…—murmuró sonrojada jugando con un mecho de cabello.

    Simplemente la observé con una enorme gota de sudor detrás de mi cabeza.


    ¡Pues hubieras ido! Por tu culpa acabo de hacer el ridículo frente a un chico realmente apuesto…—me autocorregí automáticamente aclarándome la garganta. —Digo… frente a dos chicos que estaban fumando atrás.

    ¿Dos chicos fumando? —repitió y se puso a pensar por unos momentos. Luego de analizar todo añadió: —Seguramente eran Miroku e Inuyasha. Pero no te preocupes, te aseguro que no les ha de importar.

    ¿Miroku? —repetí confusa. —¿Hablas de tu ex novio Miroku?

    Ese mismo—murmuró mientras su rostro cambiaba a uno de enojo y tristeza juntos. —Es un chico de cabello corto…

    Ya veo… entonces el otro era ese tal Inuyasha—murmuré y no pude evitar sonrojarme nuevamente.

    Kagome, ¿no será que te gusta Inuyasha? —preguntó con una sonrisa pícara.

    ¡No! No puede gustarme, tengo novio—repliqué rápidamente. —Aunque admito que es realmente guapo…

    ¡Jajajaja! No te avergüences… muchas han pasado por tu mismo error—dijo burlona y yo sin comprender ni una palabra.

    ¿Error?

    ¡Si! ¿Qué acaso no te han contado del chico gay del colegio? —preguntó y luego comenzó a reírse en mi cara mientras yo moría de la decepción por dentro.

    Mientras tanto, una chica ruda de ojos rojos tomaba por el cuello de la camisa a una asustada chica con una coleta al lado de su cabeza.


    Escucha, yo sé que tú sabes quién es la nueva novia de tu hermano y si no me dices te irá mucho peor a la salida—decía amenazándola con el puño. —Así que dime, ¿¿cómo se llama esa mocosa??

    Ka… Ka…—tartamudeaba asustada. —Kagome Higurashi.
    Continuará……
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho Orientador del Mes Orientador Comentarista destacado Morir es nada cuando por la patria se muere Patrocinador Nº1

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    2,959
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    te comento solo por dos razones: porque me habia sonado interesante pero ... ya no, las relaciones asi no me laten; y no me gusta que pongas a inu de gay y a otros, tampoco que apartes a miroku y a sango, no se que pretendas despues pero... a ver si lo arreglas. te deseo suerte de todos modos porque hay lectores a los que si les llama la atencion tu trama.sayonara y gomenasai.
     
  6.  
    Dark Phoenix

    Dark Phoenix Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    4 Marzo 2010
    Mensajes:
    161
    Pluma de
    Escritora
    Waaah linda es genial, esa Kagome se me hace tan parecida...
    jejeje se quyedo sin palabras ante la belleza inmaculada de D... Inuyasha.
    Me gusta la forma en la que narras aunque en una parte me confundi por que estabas narrando en 1°persona (Kagome) y en 3° para mostrar lo que hacían los otros personajes... tu ortografia es buena, se ve que revisas tus textos antes de publcarlos te felicito.
    Me encanta la historia
    arigato linda

    No se por que a Inunotaisho no le gusto... supongo que no a todos les agradan los gay...lo bueno que no soy omofobica
    besos linda, espero com muxiiiisimas ancias el proximo capitulo.
     
  7.  
    Whitemiko

    Whitemiko Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    9 Agosto 2010
    Mensajes:
    230
    Pluma de
    Escritora
    la verdad es que me habia empezado a gustar la historia pero pienso igual que InunoTashio no me agradan mucho las relaciones de ese modo(bueno solo si se trata de inuyasha y sabes que yo pienso lo mismo)yo no estoy en contra de eso pero pienso que(que desperdicio)bien dicho kimiko pero espero que sango y miroku se reconcilien y la verdad si hicieras a inuyasha de nuevo heterosexual, me encantaría seguir leyendo tu fic!!!!
    seguiré tu fic y prometo seguir leyendolo(espero que inu y kag sean novios)
    XOXO
    bye!!!
     
  8.  
    rhapsodic

    rhapsodic кучко. Comentarista empedernido

    Géminis
    Miembro desde:
    12 Julio 2010
    Mensajes:
    2,246
    Pluma de
    Escritor
    Me encantó! dios, me hizo reir mucho ><
    ¿Cuando vas a seguirlo?
    Espero que pronto porque la verdad quiero seguir leyendo.
    Tu narración es estupenda... Espero que pongas continuación. En serio. Tienes mi apoyo en este fic.
    Es super gracioso.
    ¡Sayooo!
     
  9.  
    kagomeLoveInu

    kagomeLoveInu Guest

    Título:
    Siete minutos en el paraíso
    Clasificación:
    Selecciona la clasificación
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    27
    no soy mala onda(enserio)pero no se permite yaoi , yuri , lemon y lime pero esta buena.quien no se enamorarias de inu?0////o lo dije:oops:
     
  10.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,469
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola!!!
    Comparto la misma teoría de mi linda Honai..Inuno Taisho.
    Me gusta tu manera de narrar y todo, me haces reir mucho pero...Deberías haber colocado una advertencía en el primer post..Para muchas Inufanaticas verle así, es hay no se ¿asqueroso, repulsivo, extraño? y resulta un aperdida total para la parte femenina...quizás cambien sus preferencias, pero después de todo no me identifico ni la ostra con el escrito...Supongo que...¡Suerte!, no es hipocresía si eso piensas, tienes un talento muy bueno para escrbir, pero..
    "Entre gustos y colores no han escrito los autores"...Sayo. Suerte, ánimo.
     
  11.  
    kagomeLoveInu

    kagomeLoveInu Guest

    Título:
    Siete minutos en el paraíso
    Clasificación:
    Selecciona la clasificación
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    24
    concuerdo con kag love inu,justo era fan de inuyasha yo!pero cambia ese aspecto o*aparece aura negra*sacare el arco y flecha
     
  12.  
    kaome

    kaome Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    4 Julio 2010
    Mensajes:
    61
    Pluma de
    Escritora
    waaaaa noooo inuyasha gay no eso no es justo bueno mira que sesshoumaru es novio de kagome rarooo pero original y sesshoumaru no es hermano de inuyasha rarooo y kagura es hermana de inuyasha raro pero me gusto mucho el fic es muy original que raro miroku pervertido jaja eso nunca cambia a ver pobre kagome esta vez si que se le va a hacer dificil conquistar a inuyasha mira que es gay que orrendo pobre de kagome mira que perder toda esa bellesa po otro hombre noooo bueno espero la conti
     
  13.  
    kagomeLoveInu

    kagomeLoveInu Guest

    Título:
    Siete minutos en el paraíso
    Clasificación:
    Selecciona la clasificación
    Género:
    Selecciona un género
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    19
    concuerdo con kaome!que raro eso de kagura es hermana de inu y naraku es el padre O.o
     
  14.  
    *Kurayami*

    *Kurayami* Usuario popular

    Leo
    Miembro desde:
    15 Febrero 2007
    Mensajes:
    518
    Pluma de
    Escritora
    Nunca me habà encontrado algo asì, Inuyasha es Gay, Kagome es novia de Sesshoumaru... parece divertido.
    Me sentì mal por Sango... a ella y Miroku, se nota que les doliò mucho terminar... .__. no pude evitar imaginarme la escena del muro, parecìa de comedia... haa sabes? odio que se burlen de Inuyasha .__. pero me parece lindo que Kagura lo defienda y viceversa n....n nos vemos Onigiri? :3 un gusto en leer lo que escribes y gracias *W*!!
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso