Si el corazón es ciego, ¿quién necesita mirar? [KibaHina♥]

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Mizuko, 29 Junio 2012.

Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Mizuko

    Mizuko Guest

    Título:
    Si el corazón es ciego, ¿quién necesita mirar? [KibaHina♥]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    685
    Hi! este es mi primer FanFic, de una de mis parejas favoritas el KibaHina *w* . Soy nueva aquí, yo espero que os gusten mis Fic's y que los disfrutéis tanto como yo, ¡Arigatou minna! <3

    [Introducción]
    - Estoy tan cansado de observar como tus hermosos ojos perla solo le contemplan a él, cansado de que le protegas. Sé que le amas, pero yo me e preguntado tantas veces ¿y qué hay de mí? de esa persona que siempre te a ayudado, que se ha preocupado por tí.. creo que ya es hora de que sepas la verdad y de que te des cuenta de la persona que tienes a tu lado. Aunque suene egoista, tendrás que elegir entre él; alguien que no piensa más que en otra chica que no eres tú y que no te verá como más que una buena amiga, o yo; alguien que siempre te a querido como más, que una buena amiga.

    Capítulo 1 - Hace calor
    ''En la Aldea de Konoha''
    Estoy tan cansado de caminar por estas solitarias calles.. normal, a estas horas de la tarde, en pleno verano, y con una sofocante e insoportable calor, ¿quién saldría? ¡ah, si! un loco como yo. No se me ocurre nada mejor, en vez de quedarme en casa con la agradable brisa del ventilador o el aire acondicionado, comiendo una sabrosa sandía o leyendo alguna revista.
    Realmente, soy un cabeza hueca.
    Aunque, ahora no es esa mi mayor preocupación.

    - Akamaru, ¿deberíamos volver a casa? - agaché la cabeza para fijarme en el hocico de Akamaru, aunque con lo rápido que había crecido en este tiempo, no me hizo falta hacer mucho.

    - ¡Gruaf, gruaf! - sonreí, el pobre chucho me ponía carillas de pena, no era muy amigo de la calor. A si que decidí volver a casa.

    Cuando torcí la esquina de la calle, escuché escandalosos gritos y golpes. Como me imaginaba, ya estaba ahí, Naruto, como siempre incordiando a la verdulera de Sakura, que en vez de discutir con una voz medianamente normal, tenía que gritar a los cuatro vientos lo mucho que detestaba a Uzumaki.

    Todo de él me incomodaba. Sus bonitos ojos azules, su rubio cabello siempre despeinado, esas peculiares rayas en su rostro, su estúpida e irritante sonrisa de tonto y lo que es peor, escucharle decir cada dos por tres ''¡Me convertiré en el mejor Hokage que nunca jamás haya existido!''
    ¿Pero en que pienso? Todo esto es muy borde de mi parte, pero no me gusta tener que fingir que tengo buenas migas con ese chico. Sobretodo, cuando hace sufrir a una persona tan importante para mí.

    -¡Ey, Sakura, déjalo! - sonreí, cuando en verdad, lo que más tenía ganas de hacer, era arrojarle la primera piedra que tuviese a mi alcanze para hacerle un chichón más en esa cabeza tan dura que tiene.

    -Unf, supongo que tienes razón Kiba, ¡ajajaja! - se rió, mostrando algo de vergüenza por tal escandalo que había formado a ciertas horas de descanso. -¿A dónde vas? Te veo, aburrido.

    -Bueno, no es la palabra exacta, pero, sí, algo así. Por eso, en vez de pasar tantísima calor, decidí regresar a casa.

    En ese momento, sucedió lo que tanto me esperaba y que por desgracia no me hacía gracia.

    -¡Kibaaaaaaaaaaaaaaaaa! ¿nos invitas a Sakura-chan y a mí a tu casa? Ya sabes, eres mi amigo, hace calor y hay que ayudarse como buenos compañeros cuando uno esté en apuros ¿eh, eh? - dijo con un tono dramático de telenovela en su voz. Sí, ''en apuros'' pensé. Ni que fuera una damisela a la que hay que rescatar. Maldito perro encalomado.

    -¡Gruaf! - gruñó Akamaru. Creo que descubrió lo que estaba pensando, así que, le hice un gesto de disculpa.
    Y con todo mi pesar, tube que decirle que sí al tarado de Naruto, con tal de no hacer feo o quedar mal ante la bruta de Sakura, al menos, ella todavía me caía bien.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Anh Peárys

    Anh Peárys Bubbles

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    1,108
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Saludos~

    Je, perdón si no comento mucho. Diré que te recomiendo el uso del guión largo. Ahí el link para que lo uses. :) y que ánimos, narra más; está muy cortito. Como usas las palabras me gustas, no pierdas el hilo.
     
  3.  
    Mizuko

    Mizuko Guest

    Oh, gracias! lo tendré en cuenta! :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Mizuko

    Mizuko Guest

    Título:
    Si el corazón es ciego, ¿quién necesita mirar? [KibaHina♥]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    766
    ¡Hi! aquí traigo la continuación del 1 capítulo. ¡Espero que os guste y lo disfrutéis!
    Intentaré no retrasarme mucho escribiendo, ya que habrá día que no podré conectarme :3

    Capítulo 2 - Sueño

    Una vez llegamos a mi humilde casa, abrí la puerta y entré detrás de Akamaru, que siempre tenía esa mala costumbre de correr adelantándose a mí, provocando muchas veces que me cayese de bruces contra el suelo, el cual no tiene un buen sabor precisamente.

    Me quité los zapatos, dejándolos ordenados en la entrada.

    -Vamos, entrad .- Como era de esperar, vi que Naruto se quitó descuidadamente sus zapatos dejándolos desperdigados por ahí, mientras que Sakura los dejaba en completo orden, como debería ser. Me llevé la mano a la frente, suspirando, pues sabía que acababa de comenzar una agobiante tarde de interrogatorio con el cazurro de Uzumaki.
    Les invité a pasar al salón mientras yo iba a la cocina a cortar algo de sandía, la cual tenía que compartir con él y tampoco me hacía gracia.
    Suspiré por segunda vez.

    Aquí traigo la sandía.- la dejé sobre la mesa. Mostré un rostro de indiferencia, sabía desde hace un buen rato que Naruto había encendido la televisión. Que morro, ya ni me pedía permiso el muy ..
    -Muchas gracias Kiba, que amable.- sonrió Sakura.
    -De nada, hay que mantenerse hidratados y la sandía es una fruta con mucha agua, perfecta para el verano. - dije con tono simpático, lo que la hizo reír y que esa risa me contagiase.
    -¡Ey, Kiba! .- decía el joven rubio mientras tenía la boca llena de sandía, y con las pepitas entre dientes. ¡que asco! .
    -Dime Naruto..-
    -¿Qué tal está Hinata? Hace bastante que no sé nada de ella desde que la saludé aquella vez que volví a Konoha..- Eso fue algo que hizo interesarme por la conversación, preguntaba por ella, al menos, parecía preocuparse un poco y no hacía como que no existía.
    Pues, hemos estado entrenando todo este tiempo con Kurenai-sensei, y la verdad, hasta hace poco no tuvimos tiempo libre.-
    Tardó muy poco en desviar el tema de ''Me preocupo por Hinata'' a ''¿Sabes que la serie que ahora sale en la televisión está basada en hechos reales?, ¡Que buena está la sandía, quiero más! '' en esa ultima frase, me entraron ganas de decirle algo como ''Levántate y ve tu a comprar otra con todos los h*****, que te la comiste todo casi tú solo'' . Aun sigo dándole vueltas, ¿cómo Hinata puede fijarse en este individuo? Realmente, hay veces que no la entiendo. A pesar de que me cuenta todos sus problemas y dificultades, esta es una de esas que las veo imposibles de resolver.


    Las horas pasaron y con ellas, aumentaban mis ganas de echar al terco de Uzumaki de mi casa. Menos mal que no hizo falta, pues el mismo dijo que era tarde y debía volver. Me susurró al odio, con la total confianza de ''un amigo'' que quería acompañar a Sakura hasta su casa. Idiota, ¡ni que fuera a fijarse en tí! .

    Me despedí de ellos en la entrada, cerré la puerta y apreté los dientes con fuerza, cerrando también los puños. Luego aflojé la fuerza muy lentamente, ande hacia mi habitación, apagando todas las luces de la casa a mi paso y me tiré en la cama, soltando un gran suspiro.
    Sabía que hoy mis padres llegarían tarde, pues tenían una cena con unos amigos, a si que tenía tiempo suficiente para conciliar el sueño tranquilo, sin ruidos ni jaleos. Tan cierto era, que mis párpados bajaron como persianas y quedé sumido en un profundo sueño.


    En sueños
    -Quizás tenías razón, Kiba-kun..- Hinata tenía esa costumbre de chocarse los dedos cuando se ponái nerviosa o algo andaba mal y ahora, lo estaba haciendo.
    - ¿Eh? ¿razón de qué? ¿de que hablas Hinata?- pregunté extrañado, acercándome algo más a ella.
    -Sabía que nunca se fijaría en mi y sin embargo, dudé de tí. A pesar de que me aconsejabas que el no era bueno para mí, preferí cegar mi corazón y no ví.. -
    -No.. ¿viste...? ..- dije intrigado.
    -No ví a la persona que, desde un principio, estuvo ahí, que no me ignoró y que siempre se preocupó por mí. Tú.. Kiba-kun..
    -Hinata..- lo estaba esperando, ese momento, sabía que llegaría. Como lo deseaba.. quería oirlo de su boca, estaba seguro de que me diría lo que tanto tiempo llevo deseando escuchar.
    -K-Kiba-kun.. y-yo te..
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  5.  
    Mizuko

    Mizuko Guest

    Título:
    Si el corazón es ciego, ¿quién necesita mirar? [KibaHina♥]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    634
    Capítulo 3 – Fíjate en mi
    -¿Y-yo.. te..? - tragué saliva, mis manos comenzaban a sudar y mi corazón palpitaba a mil por minuto.
    -Yo te.. q-qu..
    -¡KIBA! - los chillidos de mi hermana mayor me despertaron de lo que creía un sueño real . - ¡Ya llegamos! .


    Suspiré, levantándome de golpe de la cama, lloriqueando por haberme despertado de la gloria. Bajé a recibir a mi madre y a mi hermana, charle algo con ellas, pero les dije que me encontraba cansado y volví a mi habitación a dormir.
    Vale, ahora era imposible volver a conciliar mi sueño, miré hacia la ventana, y me fijé en la luna, tan blanca pero brillante, luminosa.. aunque nada que envidiarle a los ojos de Hinata. Sus ojos eran más brillantes que cualquier estrella en medio de la noche, más profundos que cualquier océano y más dulces que cualquier chocolate.. o al menos eso sentía yo.
    Cada vez era más consciente de estos sentimientos, yo la amaba. Yo sabía que podría darle la felicidad que Naruto nunca sabría darle. Ahora que pienso, Naruto no es que sea mal chico, tampoco me cae tan mal.. pero, preferiría ser yo la persona en la que Hinata piensa todos los días, ser la persona que quiere a su lado..yo quiero ser él..¿porqué no puedo sentirme tan afortunado como él?, ¿porqué que está tan ciego que no ve el tesoro que le intenta siempre proteger..?
    Cerré los ojos. Dejé que algunas lágrimas de desesperación corrieran por mi moreno rostro, buscando alguien que las secara.. pero sabía que eso no iba a suceder..
    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    ''A la mañana siguiente''
    Me levanté de la cama, sudoroso, hacía bastante calor fuera y se me olvidó anoche cerrar la ventana para que no entrase la flama. Tan rápido salté de la cama, cojí mi ropa para cambiarme y me metí en la ducha.
    Suspiré. Abrí el grifo y dejé que el agua fría corriese por mi desnudo y medianamente musculoso cuerpo, sin dejar una esquina sin conquistar. Me gustaría que el agua que corría por mi pecho fueran las manos de Hinata.. esas suaves y pálidas manos..
    -¡P-Pero en que pienso!¡Kiba pervertido! - me golpeé levemente la cabeza con mi mano, haciendome reaccionar. Cuando salí de la ducha, me vestí y colocándome una vez más el protector de mi aldea, busqué a Akamaru, desayunamos juntos y partimos a las calles en busca de nuevas noticias, ya que mi mejor pasatiempo era salir con mi mejor complice.

    Faltó poco para oler la presencia de Shino, aparte de que uno de sus irritantes bichitos se me coló en la naríz.
    - A..a..¡a-achís! - estornudé. - Maldito Shino.. aish..- me rasqué la naríz, mientras veía como se acercaba más y más a mí.
    - Ey, Kiba. - Me miró con su misma expresión seria e indiferente de siempre. - Tienes los ojos rojos, ¿no descansaste bien anoche? ¿pasó algo? .
    - No.. n-no te preocupes, jaja, es que me quedé viendo la televisión hasta tarde, el calor no me dejaba dormir ni a mí ni a Akamaru, ¿cierto? - le eché una mirada perruna.
    - ¡Gruaf! - asintió, aun sabiendo que eso era mentira. Sabe perfectamente que nunca duerme solo, y que ayer fué una de las noches en las que necesitaba mi espacio, ya sabes, soledad para pensar en mis cosas, o mejor dicho, comerme el coco.
    -Bueno, debemos ir dónde Kurenai-sensei, nos encargará un fácil misión, es por eso que fuí a buscarte, ya que pensé que volverías a quedarte dormido. - suspiró. - Hinata ya nos está esperando allí.

    Escuchar el nombre de Hinata me hizo sonreír, aunque no del todo.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  6.  
    LaVampira de Lobito

    LaVampira de Lobito Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2012
    Mensajes:
    39
    Pluma de
    Escritora
    Me encanta tu historia Mizuko-chan sigue así, la historia yo la vi bien narrada y pues no vi errores de ortografía XD me encanta la pareja tkm me ivitas a leer el otro capitulo =^^=
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso